P. 1
plutón en capricornio

plutón en capricornio

|Views: 812|Likes:

More info:

Published by: Jesús Gabriel Gutiérrez on Jun 08, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/10/2014

pdf

text

original

PLUTÓN EN CAPRICONIO

(Gestionando el Caos)   Tras  la  estancia  del  planeta  Plutón  en  el  signo  de  Sagitario,  instalado  allí  desde   finales  de  1995  hasta  finales  de  2008,  hemos  asistido  a  cambios  y  sucesos  que,  si   miramos   hacia   atrás,   pueden   parecernos   muy   evidentes   en   muchos   casos,   o   solapados  y  sutiles  en  otros,  tan  solo  perceptibles  si  somos  capaces  de  observar,   sumergirnos  en  el  inconsciente  colectivo  y,  tener  una  visión  critica  y  profunda   de  los  entresijos  del  comportamiento  humano.   De  alguna  manera  es  así  como  el  planeta  Plutón  nos  hace  saber  su  presencia,  en   un  contexto  en  el  que  bajo  una  aparente  calma  emerge  lentamente  una  erupción   que   aparenta   estar   desconectada   de   síntomas   previos   no   demasiado   evidentes   en  un  primer  momento,  a  no  ser  que  seamos  capaces  de  entrever  en  las  sombras   de  su  reino  subterráneo.   Mientras  escribo  estas  líneas,  todavía  Plutón  tiene  que  acabar  su  recorrido  por   Sagitario  para  pasar  a  Capricornio,  en  el  que  durante  el  año  2008  oscilara  en  la   frontera  entre  uno  y  otro  signo.  No  se  puede  y  no  pretendo  explicar  solamente   la  realidad  de  los  acontecimientos  desde  el  punto  de  vista  astrológico  tan  solo   recurriendo   al   tránsito   de   Plutón,   pero   sí   al   menos   enfocar   la   mirada   en   su   influencia   y   en   el   ámbito   que   le   corresponde,   transpersonal   y   por   ello   social   y   colectivo,  principalmente.   La  estancia  de  Plutón  en  Capricornio  desde  finales  del  año  2008  hasta  inicios  del   año   2024,   algo   más   larga   en   el   tiempo   que   su   anterior   estancia   en   el   signo   de   Sagitario,  nos  abre  a  una  nueva  dinámica  colectiva  con  lógicas  implicaciones  en   el   plano   personal   en   mayor   o   menor   medida.   La   dominante   de   esta   futura   influencia,   evidentemente   distinta   a   la   actual   a   fecha   de   hoy,   viene   precedida   por  los  acontecimientos  vividos  con  Plutón  en  Sagitario,  y  es  por  ello  y  a  modo   de  ejemplo  que  quisiera  describir  cuál  es  y  ha  sido  su  legado,    a  efectos  de  poder   entender  y  valorar  mejor  su  próxima  estancia  en  Capricornio.   Es   por   ello   que   quisiera   primeramente   hacer   un   repaso   por   el   tránsito   en   Sagitario   vigente   aún   en   el   momento   en   que   escribo   estas   líneas.   En   primer   lugar,   diría   que   a   mitad   de   su   tránsito   por   ese   signo,   asistimos   atónitos,   al   derrumbe   de   las   torres   gemelas   en   Nueva   York,   lo   cual   marcó   un   punto   de   inflexión   en   la   política   internacional,   a   modo   de   señal   de   inicio   de   la   denominada   guerra   contra   el   terrorismo   y   a   partir   de   ello,   el   intento   de   instaurar   un   nuevo   orden   mundial,   como   bien   se   encargaron   de   anunciarnos   ciertos  personajes  con  más  o  menos  poder  e  influencia.   En   Sagitario   encontramos   todo   lo   referente   a   los   valores   éticos   ,   morales   y   de   justicia  fruto  de  la  reflexión  y  su  proyección  en  el  tiempo  .  El  planeta  regente  de   Sagitario,  algo  así  como  su  patrón  es  Júpiter;  allí  encontramos  la  búsqueda  de  la   por  Jaime  Baiget  -­‐‑  jaumebai@yahoo.com  

verdad  y  de  una  expansión  más  allá  de  los  límites  conocidos.  Es  así  como  en  los   acontecimientos   de   estos   últimos   años   de   guerras   locales   de   implicaciones   globales,  la  primera  víctima  ha  sido  la  verdad  como  ya  va  siendo  cada  vez  más   evidente.   España,  un  Estado  marcado  fuertemente  por  el  signo  de  Sagitario,  a  sufrido  en   estos  últimos  años  el  atentado  terrorista  más  sangriento  y  brutal  de  su  reciente   historia,   y   es   así   como   la   erupción   plutoniana   se   manifiesta;   dejándonos   paralizados,  trastornados  y  acongojados,  conforme  a  lo  que  es  una  de  las  facetas   habituales  de  su  efecto.   Si  en  Júpiter,  regente  de  Sagitario,  encontramos  lo  que  entendemos  que  valora   la   sociedad   como   filosofía   y   valores   positivos,   vemos   que   cuestiones   como   las   religiones  y  los  valores  éticos  han  tenido  estos  años  un  protagonismo  especial.   El  auge  del  islamismo  radical,  la  infiltración  a  todos  los  niveles  del  Opus  Dei  en   la   jerarquía   de   la   iglesia   católica,   o   del   fundamentalismo   evangélico   en   el   gobierno  de  algunas  naciones  poderosas,  se  contrapone  con  la  efervescencia  de   las   ONG   como   movimientos   éticos   y   laicos,   portadores   de   valores   emergentes   de   principios   universales   o   humanistas,   dejando   muestras   palpables   de   su   protagonismo  durante  estos  años.   El  eje  Géminis-­‐‑Sagitario  activado  por  este  tránsito  de  Plutón  en  Sagitario,  incide   en   los   medios   y   formas   de   comunicación,   los   valores   éticos   de   lo   que   se   comunica  y  de  lo  que  se  pretende  con  ello,  (no  lo  olvidemos).  Aunque  no  es  solo   la  influencia  de  Plutón  lo  que  incide  sobre  todo  ello,  está  claro  a  mi  entender  el   cambio  que  a  significado  en  estos  años  la  absoluta  implantación  de  la  tecnología   móvil   y   de   las   redes   de   Internet   y   su   implantación   masiva   a   nivel   global.   También,   y   no   esta   de   más   recordar   el   papel   de   Júpiter   como   planeta   de   lo   foráneo   o   extranjero   y   su   faceta   de   payaso   como   maestro   de   excesos,   por   ejemplo,   en   los   contenidos   televisivos   y   cinematográficos,   podemos   encontrar   un   auge   de   la   truculencia   y   del   exceso   moralmente   cuestionable;   el   carácter   invasivo   de   Plutón   hace   que   esto   sea   tal   vez   más   evidente   en   la   televisión,   omnipresente  en  la  mayoría  de  los  hogares.     Los   procesos   migratorios   cabe   atribuirlos   a   la   influencia   de   Sagitario   y   por   supuesto   de   Júpiter,   que   impulsa   el   deseo   de   viajar,   aunque   Plutón   pone   en   juego   un   factor   de   supervivencia   y   una   indudable   motivación   económica   en   todo  ello.  Para  un  estado  tan  fuertemente  marcado  por  Sagitario  como  España,   este   fenómeno   a   tomado   un   protagonismo   singular   en   los   últimos   años.   Es   cierto   que   el   fenómeno   de   la   emigración   del   tercer   mundo   hacia   los   países   occidentales   no   es   nuevo   y   existe   con   anterioridad   al   transito   de   Plutón   por   Sagitario,   pero   de   la   misma   manera,   es   en   estos   últimos   años   donde   parece   haber   generado   mayor   conflicto   en   nuestro   estado,   abriendo   un   profundo   debate  sobre  los  valores  de  identidad  en  profunda  transformación.  Me  limito  a   señalar   lo   que   para   mí   son   evidencias,   en   todo   momento   coincidentes   con   los   efectos  que  pueden  derivarse  de  un  transito  plutoniano  en  Sagitario  y  sobre  este  

tema,  en  concreto  en  España,  esta  cuestión  se  ha  disparado  como  un  fenómeno   nuevo  a  partir  del  inicio  de  ese  tránsito.   Un   análisis   critico   de   los   mensajes   subliminales   tras   la   política   internacional   y   los   cambios   sociales,   parecen   apuntar   al   mensaje   del   miedo   para   justificar   actuaciones  de  fuerza  en  el  sentido  de  algo  así  como  “mirad  a  otro  lado,  pues   aunque  no  se  sostiene  moralmente,  no  hacerlo  significaría  el  fin  y  el  caos,  y    tú   también  serias  victima  y  luego  lamentarías  no  haberme  apoyado”.  Un  enemigo   vago,  difuso,  oculto  bajo  tierra  como  Bin  Laden  o  el  Mulá  Omar,  ¿se  acuerdan?,   cuyas  capturas  justificaron  en  buena  medida  sendas  campañas  militares  y  que  a   por   lo   que   se   ve,   parecen   haber   encontrado   refugio   en   las   sombras   tenebrosas   de   Plutón,   señor   del   poder   con   mayúsculas,   del   mundo   subterráneo,   del   petróleo,   del   gas,   de   la   energía   nuclear   y   de   las   altas   finanzas.   Parece,   por   lo   tanto,  que  Plutón  tiene  un  protagonismo  omnipresente  estos  últimos  años,  aun   más  si  cabe,  a  pesar  de  ser  relegado  a  las  sombras  del  exilio  planetario,  tras  la   decisión   de   la   unión   de   astrofísicos   internacionales.   Si   nos   atenemos   al   significado  de  Plutón  sin  más,  podemos  deducir  que  la  lucha  por  el  poder  y  el   manejo  de  los  recursos  energéticos  puede  explicarlo  todo,  sin  embargo  el  que  se   dé   en   Sagitario   hace   sospechar   algo   más;   como   si   lo   que   se   pretendiera   fuese   además   haciendo   honor   al   componente   de   Júpiter,   haciéndolo   con   un   afán   de   enriquecimiento  exacerbado  y  bajo  el  dominio  de  una  ética  e  intención  de  fondo   en   la   que   el   objetivo   ultimo   es   la   instauración   de   una   globalización   uniformadora  de  pensamiento  único.  Y  todo  ello  a  mayor  gloria  de  un  gobierno   mundial   solapado,   en   manos   del   entramado   de   una   elite   que   incluye   entre   otros,   la   trilateral,   el   club   Bildenberg,   el   CFR,   el   foro   de   Davos,   el   Banco   mundial,  la  FMI,  la  OMS  y  una  ONU  como  instrumento  policial  al  servicio  de   una  filosofía  que,  no  por  ser  denunciada  por  los  movimientos  anti-­‐‑globalización   de   estos   últimos   años   deja   de   proseguir   su   inexorable   estrategia   en   busca   de   materializar   sus   objetivos.   Debo   decir   que   las   denominadas   teorías   conspiro-­‐‑ paranoicas   tienen   en   mi   opinión   un   núcleo   de   certeza,   en   mi   modesta   opinión   evidente,  a  poco  que  observemos  la  concentración  y  atomización  del  poder  cada   vez  en  menos  manos,  si  bien  es  cierto  que  algunos  autores  parecen  querer  ver  la   huella   del   maligno   y   de   siniestros   conspiradores   en   cualquiera   que   maneje   recursos  o  tenga  una  responsabilidad  gubernamental  o  empresarial,  lo  cual  me   parece   exagerado.   Por   otra   parte   no   dudo   que   existen   divergencias   y   luchas   internas  incluso  en  ese  hipotético  núcleo  con  una  visión  peculiar  de  la  inevitable   globalización,  como  cabe  esperar,  por  mucho  que  puedan  estar  de  acuerdo  en  lo   fundamental,   lo   cual   siempre   puede   favorecer   que   el   resultado   final   sea   más   inesperado  e  imprevisible  de  lo  que  algunos  pretenden  o  pretendemos  deducir.   En   todo   caso,   es   evidente   que   igualmente   un   gran   numero   de   personas,   una   masa  crítica  de  conciencia  más  amplia  y  grupos  organizados  en  torno  a  ideales   más  nobles  y  espirituales,  tienen  una  visión  contrapuesta  a  estas  organizaciones   mencionadas,   y   el   resultado   final   de   todo   ello   parece   difícil   de   precisar,   si  

observamos   las   contradicciones   de   nuestra   sociedad   en   la   que   parecemos   retroceder  y  avanzar  a  la  vez.   Siempre   queda   el   consuelo,   cómo   dijo   alguien,   de   exclamar:   “El   hecho   de   que   sea  un  paranoico  no  quita  que  me  quieran  controlar  y  quieran  perjudicarme”.   La   conexión   con   las   finanzas   y   la   inversión     de   Plutón   parecen   confirmarse   si   vemos   que   ha   sido   en   este   transito   cuando   hemos   asistido   al   nacimiento   del   Euro  y  al  boom  inmobiliario.   En   España,   el   clima   instaurado   de   crispación   política,   en   el   que   se   recurre   a   cualquier   excusa   para   alentar   la   confrontación,   el   terrorismo   en   el   ojo   del   huracán,   la   propia   supervivencia   como   estado   en   entredicho   según   algunas   voces   que   a   fuerza   de   repetirlo   pueden   acabar   materializando   ese   fantasma,   recuerdan   el   clima   de   la   época   previa   a   la   guerra   civil,   aunque   en   un   marco   diferente,  afortunadamente,  bajo  el  ala  protectora  del  al  fin  y  al  cabo  benigno  y   paternalista   Sagitario   y   el   tránsito   de   Júpiter   por   el   mismo   signo.   Lo   cierto   es   que  Plutón  ha  hecho  emerger  las  miserias  de  este  estado,  en  el  que  procesos  a   medio   hacer,   problemas   solucionados   en   falso   y   una   indefinición   sobre   el   modelo  de  estado  en  el  que  lo  único  que  parece  claro  es  la  resistencia  a  querer   reconocer  el  paso  del  tiempo  y  a  estar  abiertos  al  sentido  común  y  al  verdadero   significado   de   la   palabra   democracia,   han   acabado   por   radicalizar   posturas   y   provocar   un   clima   en   ocasiones   irrespirable   y   tóxico   como   las   emanaciones   sulfurosas  de  las  entrañas  de  la  tierra.     Igualmente,   el   nivel   de   toxicidad   parece   haberse   extendido   y   expandido   globalmente,   no   sólo   en   las   mentes   sino   en   la   misma   naturaleza   a   nivel   planetario,   como   es   ya   evidente   en   el   cambio   climático.   De   hecho,   frente   a   problemas   como   el   hambre,   las   guerras,   la   plaga   del   Sida   en   África,   la   contaminación  del  medio  ambiente  y  la  sobreexplotación  de  recursos  naturales,   tal  vez  no  sea  algo  tan  trascendental  ni  previsible  en  sus  consecuencias,  y  como   es   característico   de   Sagitario   en   sus   horas   bajas,   parece   quererse   dejar   la   solución   para   mañana   y   ya   se   apañaran   los   que   vengan   mientras   yo   hago   la   mía.   Si   durante   estos   largos   años   Plutón   ha   transitado   bajo   el   tono   marcado   por   Júpiter:   de   un   gran   hermano   de   rostro   protector   que   secuestra   a   los   informadores  alistándolos  en  el  ejercito  invasor,  que  alienta  fanatismos  de  tintes   medievales  como  insulto  a  la  inteligencia  y  tiempos  de  banalización  absoluta  y   superficialidad   en   sus   contenidos   audiovisuales   y   de   manipulación   sin   parangón   en   la   información   en   manos   de   poderosos   grupos   al   servicio   de   la   elite,  de  exaltación  del  crecimiento  ilimitado  sin  capacidad  de  autocontención  y   rigor,  y  de  discursos  apelando  a  Dios  tras  el  rayo  que  cae  del  cielo,  que  a  la  hora   de   la   verdad   no   deja   restos   ni   en   las   cajas   negras   del   World   Trade   Center     silenciando   a   quien   pretende   cuestionar   la   verdad   de   lo   que   se   nos   presenta   como  real,  e  igualmente,  también  hay  que  decirlo,  despertando  cada  vez  más  un   urgente   afán,   en   mucha   gente   de   una   búsqueda   mas   profunda   del   significado   de  su  vida  y  una  mayor  expansión  de  la  conciencia  moral  y  espiritual.    

En   Capricornio   será   otra   la   cuestión.   El   transito   por   Capricornio   vendrá   marcado  por  el  signo  de  Saturno,  algo  así  como  el  patrón  de  Capricornio,  que   no  se  caracteriza  precisamente  por  su  laxitud,  proteccionismo,  ni  su  buen  rollito   dicho  en  términos  vulgares.   Bajo   la   óptica   de   Saturno,   regente   de   Capricornio,   toman   protagonismo,   las   estructuras   que   dan   forma   al   sistema   social,   la   conciencia   de   los   limites   asumidos,   lo   que   podemos   denominar   poderes   fácticos,   lo   construido   materialmente,   y   por   supuesto,   todo   lo   asociado   con   Saturno   como   recursos   minerales,  edificios,  estructuras  de  poder,  aplicación  de  la  justicia,  seguridad  y   control.   En   definitiva,   todas   las   estructuras   del   sistema   y   su   misma     esencia   organizativa.   Si   en   Sagitario   Plutón   nos   pedía   asumir   la   profunda   lección   espiritual   de   su   signo   opuesto,   Géminis,   de   comprender   que   es   fundamental   la   flexibilidad,   la   movilidad,  la  comunicación,  y  que  es  fundamental  tender  puentes  hacia  el  otro   dándole  alternativas  respetuosas,  la  necesidad  absoluta  de  comunicar  nuestras   necesidades,  establecer  una  relación  con  el  entorno  de  intercambio  y  dialogo,  el   papel   del   aprendizaje   de   habilidades   como   una   necesidad   vital,   el   esforzarnos   por  comprender  y  hacernos  comprender  por  los  demás  y  para  ello  no  condenar   ni   enjuiciar,   y   fundamentalmente   entender   que   el   hermano   oscuro   como   buen   signo  dual  que  es  Géminis  y  que  representa  el  fanático  egocentrico  convencido   de  su  razón,  reside  en  cada  uno  de  nosotros,  y  solo  esa  aceptación  y  una  mirada   amorosa  puede  ser  el  principio  de  una  real  curación.     En   Capricornio,   en   el   eje   que   comparte   con   el   signo   de   Cáncer,   su   opuesto,   la   profunda   lección   espiritual   pasa   por   tomar   conciencia   de   nuestro   origen   tanto   personal   como   colectivamente,   tomar   conciencia   de   la   estrecha   relación   con   el   ciclo   lunar   y   su   relación   con   la   madre   tierra,   la   restauración   de   la   energía   y   valores   femeninos   de   protección   y   cuidado   como   una   necesidad;   el   aceptar   el   fin  de  algo  como  el  inicio  de  otra  cosa;  el  instalar  una  transformación  o  al  menos   una   mayor   conciencia   e   identificación   en   el   cuerpo   emocional,   personal   y   colectivamente;  proteger  y  cuidar  la  tierra  y  nuestra  casa,  que  es  al  fin  y  al  cabo   el  planeta  entero,  comprendiendo  sus  dinámicas  y  necesidades;  comprender  la   sabiduría  de  los  sentimientos  como  agente  que  nos  conecta  con  la  memoria  y  la   historia   que   hay   que   conocer   y   que   puede   ser   transformada;   nuestro   concepto   de  familia,  clan  e  identidad  y  por  ultimo,  tal  vez,  la  muerte  de  un  estado  para   nacer  y  elevarse  a  las  cimas  de  las  altas  cumbres  Capricornianas  a  través  de  un   salto   de   conciencia   espiritual   y   de   rol   de   carácter   personal   y   colectivo,   asumiendo   con   un   nuevo   sentimiento   palabras   como   responsabilidad,   compromiso  y  dignidad.   Por  todo  ello,  si  durante  el  transito  de  Plutón  en  Sagitario  los  enfrentamientos   ideológicos   y   de   civilizaciones,   las   neo-­‐‑colonizaciones   disfrazadas   de   expediciones   militares   de   “fuerzas   de   paz”   y,   el   modelo   de   un   crecimiento   ilimitado   y   depredador   se   ha   visto   realzado   más   que   nunca,   es   de   prever,   siguiendo   esa   línea   de   inercia,   que   en   Capricornio   vea     la   luz   y   sean   una  

realidad  las  consecuencias  de  nuestros  actos  en  los  últimos  doscientos  cincuenta   años,  y  que  la  conciencia  de  los  límites  materiales  y  de  la  forma  de  organizarse   y   estructurarse   de   nuestra   sociedad   sea   puesta   en   tela   de   juicio;   que   la   necesidad   de   cambiar   nuestras   “tradiciones”   y   comodidades   sea   simplemente   una   necesidad   imperiosa   para   sobrevivir   y,   que   entre   en   crisis   y   se   ponga   en   cuestión  aquello  que  consideramos  serio  y  fundamental,  como  es  nuestro  papel   personal   en   el   orden   jerárquico   y   el   modelo   de   status   e   imagen   con   el   que   deseamos  ser  reconocidos  en  el  mundo,  o  dicho  de  otro  modo:  lo  que  valoramos   como  nuestra  identidad,  sufriendo  todo  ello  una  profunda  mutación,  frente  a  lo   que  sólo  quedará  renovarse  o  morir.     En   Capricornio,   el   planeta   Marte   se   halla   exaltado,   es   decir,   en   su   máxima   expresión.  Esto  indica  la  ambición  en  su  máximo  apogeo,  por  lo  que  tomando   las   características   ciertamente   agresivas   de   este   planeta   y   su   dinámica   impetuosa  y  de  escasa  consideración  protectora  ante  la  debilidad  ajena,  vemos   que   las   características   de   este   periodo   apuntan   a   otro   escenario   distinto   al   anterior  en  Sagitario.   Junto  a  los  tránsitos  de  Plutón,  es  justo  considerar  como  grandes  marcadores  de   los   cambios   sociales   a   las   conjunciones   de   Júpiter   y   Saturno   que   ocurren   aproximadamente  cada  veinte  años.  La  ultima  de  ellas  aconteció  a  mediados  del   año   2000,   bajo   el   signo   de   Tauro,   definiendo   el   tema   de   los   recursos;   agua,   alimentos,   recursos   de   materias   primas   y   energéticos,   como   algo   fundamental   en  este  largo  ciclo  que  culminaría  en  2019.  Evidentemente,  también  podríamos   considerar   reveladores   los   ciclos   de   Neptuno-­‐‑Plutón,   pero   no   quisiera   ampliar   excesivamente  los  elementos  de  referencia,  ya  que  tampoco  pretendo  hacer  una   prospección   exhaustiva   de   las   posibilidades   que   nos   depara   colectivamente   el   futuro,   ni   tampoco   jugar   meramente   a   adivino   sin   tener   en   consideración   el   elemento   de   libre   albedrío,   al   menos   en   lo   que   concierne   a   la   libertad   de   elección  existente  al  enfrentarse  a  cualquier  acontecimiento.     Si   realizamos   una   valoración   por   países   y   zonas,   así   como   EE.UU,   país   fuertemente   influido   por   el   eje   Géminis-­‐‑Sagitario,   ha   tenido   un   fuerte   protagonismo   durante   estos   últimos   años,     zonas   del   planeta   como   India   o   China,  a  las  que  se  asocia  tradicionalmente  con  el  signo  de  Capricornio,  tendrán   un   gran   protagonismo   y   fuertes   transformaciones.   Así   mismo   EE.UU.,   país   Canceriano,   (nacido   el   4   de   Julio),   recibirá   la   oposición   exacta   a   su   Sol     en   los   próximos   años   (muy   poco   después   del   2012)   No   es   desdeñable   el   aspecto   de   cuadratura,   -­‐‑un   aspecto   de   reto,   tensión   y   desafío-­‐‑   a   países   tradicionalmente   Aries   como   Inglaterra   y   en   el   estado   español   la   conjunción   de   Plutón   al   país   vasco,   tradicionalmente   relacionado   con   el   signo   de   Capricornio,   de   la   misma   manera   que   Catalunya,   que   se   halla   relacionada   con   el   signo   de   Escorpión,   y   que  en  los  años  80  y  90  vivió  el  efecto  transformador  del  transito  de  Plutón  en   ese  signo  en  la  fase  de  las  olimpiadas  del  92.             Aunque  el  asignar  un  signo  a  un  país  o  nación  es  materia  de  controversia,  dada   la   dificultad   de   precisar   en   ocasiones   fechas   fundacionales,   éstas   suelen   verse  

corroboradas   por   la   observación   en   el   tiempo   a   la   hora   de   confirmar   o   desestimar   dichas   correspondencias.   Dando   por   sentado,   al   menos   desde   mi   óptica,   el   libre   albedrío   como   inmutable   ley   cósmica,   hay   que   asumir   que   la   vivencia,  y  sobre  todo  las  decisiones  a  las  que  nos  lleva  el  tránsito  en  cuestión,   dependen   en   ultima   instancia   de   nuestra   responsabilidad   y   por   lo   tanto,   a   mayor   conciencia,   mayor   lucidez   y   más   sabiduría.   Si   hablamos   de   responsabilidad,  palabra  clave  para  entender  el  ámbito  de  Saturno,  Plutón  hará   emerger  los  errores  de  nuestra  falta  de  conciencia,  a  la  vez  que  hará  presente  y   palpable   lo   que   es   necesario   transformar   para   ejercerla.   Es   indudable   que   el   ejercicio   adecuado   de   la   conciencia   exige   voluntad,   conocimiento   y   acción.   La   buena   o   mala   voluntad,   el   conocimiento   en   buena   medida   controlado   en   mi   opinión  por  intereses  que  temen  el  cambio,  una  de  las  características  de  Saturno   en  un  bajo  nivel,  y  la  acción  o  falta  de  acción  consecuencia  de  todo  ello,  se  verán   puestos  de  relieve  por  este  tránsito.   Plutón  nos  lleva  a  confrontarnos  con  la  crisis,  por  lo  que  la  crisis  de  la  estructura   y  modelo  económico  y  social,  las  formas  de  gestión  y  de  gobierno  y  los  valores   considerados   como   serios   y   eficaces   se   verán   sometidos   a   duras   pruebas   con   este  tránsito.   La   última   visita   de   Plutón   a   Capricornio   tuvo   lugar   en   1763   como   fecha   de   ingreso   y   como   fecha   de   salida,   alrededor   de   1780.   Obviamente   todo   ello   era   simultaneo  a  otros  tránsitos  de  planetas  lentos  situados  en  signos  distintos  a  los   actuales,   lo   cual   implica   que   no   podemos   esperar   una   repetición   de   lo   que   aconteció,  pero  no  me  cabe  duda  de  que  se    reproducirán  ciertas  resonancias  y   similitudes.     En  esa  época,  junto  a  un  movimiento  al  menos  en  occidente,  que  no  olvidemos   que  no  es  todo  el  planeta,  se  dio  un  auge  de  la  ilustración  y  de  la  razón  como   modelo  de  aproximación  a  la  realidad,  que  empezó  a  enfrentarse  frontalmente  a   los  modelos  establecidos    de  las  monarquías  absolutistas  y  a  la  dominancia  de  la   visión  de  la  iglesia  en  el  modelo  de  gobierno  y  de  vida  cotidiana.  Todo  ello  se   contraponía   al   auge   imparable   de   movimientos   como   la   masonería   y   un   pensamiento   cientifista   que   empezaba   a   desechar   lo   esotérico   e   impalpable   al   menos  de  manera  oficial,  como  un  freno  para  la  evolución.  Todo  ello  culminaría   en  el  nacimiento  de  la  revolución  industrial,  que  transformó  a  la  sociedad  y  a  la   relación   del   ser   humano   con   su   entorno   y   con   la   naturaleza,   como   bien   sabemos,  y  culminaría  también  en  la  revolución  americana  o  la  independencia   de   EE.UU   en   1776   como   el   primer   ensayo   de   gobierno   ideal   basado   en   los   principios  inspirados  en  la  masonería  con  un  notable  reajuste  y  aumento  de  los   conceptos   de   representación   democrática   que   no   impedían,   sin   embargo,   considerar  lícito  el  comercio  de  esclavos,  especialmente  si  eran  africanos.  Ya  con   Plutón   en   Acuario,   estallaría   la   revolución   francesa   como   consecuencia   de   las   bases,  -­‐‑con  un  elemento  conspirativo  organizado  innegable-­‐‑,  establecidos  en  la   estancia   de   Plutón   en   Capricornio.   Deberíamos   remontarnos   históricamente   alrededor  del  año  1517  para  encontrar  un  periodo  histórico  donde  encontramos  

a   Plutón   en   Capricornio   y   al   planeta   Neptuno   en   el   signo   de   Acuario   al   igual   que  en  el  periodo  que  va  de  los  años  2008  al  2012.  En    esa  época  y  sin  afán  de   extenderme   en   un   exhaustivo   análisis   histórico,   Occidente   se   hallaba   en   un   periodo   de   expansión   sin   precedentes   y   en   un   proceso   de   exploración   de   los   limites  del  planeta.  Nuevos  mundos  y  nuevas  rutas  habían  sido  descubiertas  y   había   nacido   el   cisma   de   Lutero   enfrentándose   al   omnipotente   poder   papal   donde   convivían   el   renacimiento,   el   dogma   y   el   fanatismo;   este   ultimo   dato,   personalmente,  me  parece  muy  revelador.       Es   de   prever,   en   mi   opinión,   que   los   esfuerzos   de   los   poderes   fácticos   representados   por   el   gobierno   mundial   solapado   que   intenta   manejarnos,   pueden  intentar  cristalizarse  de  manera  firme  y  sólida  con  un  nuevo  y  decisivo   impulso  de  control,  aunque  de  manera  sutil,  haciendo  gala  de  la  personalidad   de   Plutón,   y   es   probable   que   la   implantación,   por   ejemplo   de   microchips   personales,  bajo  pretextos  más  o  menos  lógicos,  puedan  complementarse  con  la   consolidación   de   la   ONU   como   mecanismo   de   gobierno   Universal   y   la   progresiva  eliminación  o  asimilación  controlada  de  ámbitos  minoritarios.  En  el   peor   de   los   escenarios,   el   intento   de   eliminación   de   amplias   capas   de   la   población  puede  parecer  como  algo  deseable  a  dichos  poderes  de  visión  pobre  y   reduccionista,  basada  en  que  “no  hay  suficiente”,    y  en  que  ,“es  imposible  que   la  abundancia  alcance  a  todos”,  todo  ello  basado  en  el  temor,  la  explotación  del   miedo  y  la  ignorancia,  y  en  una  forma  sofisticada  de  nazismo  bajo  el  pretexto  de   la  eficacia,  la  seguridad  y  un  futuro  controlable  y  esperanzador;  eso  sí,  a  costa   de   la   restricción   de   la   libertad,   de   la   información,   de   la   independencia   y   del   criterio,   la   elección   y   la   diversidad.   La   supervivencia   de   las   estructuras   conocidas   se   pondrá   en   tela   de   juicio.   Cuando   hablaba   de   la   arquitectura   y   la   vivienda  como  elementos  asociados  a  Saturno,  debo  incluir  la  forma  tradicional   de  familia  que  puede  verse  cuestionada  todavía  mucho  más.   El  frío  análisis  de  la  realidad  de  Saturno,  santo  patrón  del  transito  de  Plutón  en   Capricornio,   se   alejará   de   las   justificaciones   y   polémicas   morales   de   estos   últimos   años,   para   abordar   la   realidad   desde   un   punto   de   vista   más   aséptico,   justificando   actuaciones   y   decisiones   bajo   el   pretexto   de   evitar   el   caos,   la   inseguridad  y  actuaciones  irresponsables.   Aunque   ya   en   la   actualidad   la   tecnología   permite   la   posibilidad   de   sustituir   materias   primas   y   tecnologías   obsoletas   de   obtención   de   energía,   así   como   bienes   de   consumo   o   medicamentos   de   una   manera   inocua   y   sin   efectos   secundarios  de  ningún  orden,  y  por  consiguiente  un  remedio  para  el  peligroso   camino   que   parece   haber   tomado   no   solo   nuestra   civilización   sino   nuestro   planeta,  es  una  incógnita  que  exista  una  plena  voluntad  de  evitar  las  peligrosas   consecuencias   que   se   derivarían   de   no   hacerlo   en   este   periodo.   Si   existe   un   planeta  kármico,  uno  de  ellos  es  Saturno,  y  Plutón  en  Capricornio  no  hará  más   que  manifestarlo  como  directa  consecuencia  de  actuaciones  pasadas,  que  bajo  la   ley  de  la  gravedad  tienen  unas  consecuencias  inapelables  e  irreversibles,  de  no  

mediar  una  masa  crítica  y  alguna  acción  de  cierta  contundencia  y  radicalidad  en   contra  de  esa  inercia.   El  cuestionar  la  forma  en  la  que  nos  organizamos  jerárquica  y  funcionalmente   en   sociedad   parece   lógica   e   incluso   saludable   bajo   este   transito,   así   como   el   cuestionar   los   límites   al   crecimiento   desenfrenado   ya   puesto   en   entredicho   y   observado   con   cierto   temor   en   los   últimos   años   del   transito   de   Plutón   en   Sagitario.   Lo   cierto   es   que   cualquier   cambio   y   transformación   debe   comportar   bajo   Capricornio   un   rigor   y   una   disciplina   concreta   difícilmente   imaginable   en   su   estancia   en   Sagitario.   La   cuestión,   en   Capricornio,   puede   tomar   la   forma   de   hechos  consumados  y  de  inevitable  dolor  si  no  tomamos  plena  responsabilidad   de  lo  que  implica.     El  gran  aumento  de  la  manipulación  solapada  de  la  información  durante  estos   últimos   años,   bajo   una   avalancha   de   noticias   sin   sustancia,   puede   verse   contrarrestado   en   los   próximos   con   una   descarada   censura   en   nombre   de   una   difusa  seguridad  y  respeto  por  las  formas,  o  por  el  contrario,  finalmente  pueden   ver   la   luz   montañas   de   información   ocultadas   y   hurtadas   al   público   por   parte   del  poder  y  sus  estructuras  organizadas.   La  conciencia  de  la  responsabilidad  individual  en  el  entramado  de  la  sociedad   debería  ser  uno  de  los  frutos  de  este  tránsito.   Tenemos  los  siguientes  temas  que  rigen  el  eje  Cáncer-­‐‑Capricornio,  fuertemente   activado  por  el  transito  de  Plutón:   -­‐‑Rigor,  eficiencia,  paciencia,  austeridad  y  seriedad.   -­‐‑Identidad  (nacional/  familiar/  origen);  lo  tradicional.   -­‐‑Un  nuevo  concepto  del  ámbito  de  la  privacidad  y  lo  público.     -­‐‑La  geología  de  la  tierra  (placas  tectónicas).   -­‐‑Revisión  del  concepto  de  status  social,  imagen  publica,  social  y  profesional.   -­‐‑Jerarquías  políticas.  Estructuras  organizadas  de  gobierno.   -­‐‑Madre  Tierra,  conexión  con  el  origen  y  con  el  inconsciente  como  referencia  que   configura  la  realidad  presente.   -­‐‑Ordenamiento  y  organización  de  los  recursos  y  de  la  relación  con  la  naturaleza.   -­‐‑El  tiempo  lineal  productivo  como  medida  asumida  colectivamente.   -­‐‑Intento  de  instaurar  en  la  tierra  la  materialización  de  un  orden  superior.   -­‐‑El  eje  padre-­‐‑madre.  Conceptos  de  maternidad-­‐‑paternidad.     La   lista   podría   alargarse   todavía   más,   pero   si   tan   solo   nos   atenemos,   por   ejemplo,   al   último   punto   descrito,   es   fácil   deducir   que   el   tema   de   la   manipulación  genética  y  el  gran  cambio  del  concepto  tradicional  de  la  familia  se   verán   cuestionados   por   el   papel   transformador   y   de   metamorfosis   que   a   la   postre  es  una  de  las  características  principales  de  Plutón,  esté  donde  esté.   El  componente  de  Saturno  como  rector  de  Capricornio  podría  hacernos  vivir  un   tiempo   regido   por   el   frío   análisis   pragmático   en   términos   de   sí   o   no,   un   tanto   similar  al  pensamiento  digital  informático  en  blanco  y  negro,  unido  a  una  cierta  

desconexión   con   el   sentimiento   y   lo   emocional,   propias   de   Capricornio,   esbozando  un  futuro  más  propio  de  la  película  Mad-­‐‑  Max,  tras  la  catástrofe  y  el   colapso  funcional    del  sistema.     Sin   embargo   ésta   es   sólo   una   posible   interpretación,   insisto;   sólo   una   posible   variable.     No  me  cabe  duda  de  que  cierto  colapso  del  sistema  social  verá  la  luz  bajo  este   tránsito,   incluyendo   en   ello   las   estructuras   de   poder   organizadas   hasta   ahora,   que  bajo  Plutón  se  verán  obligadas  a  transformarse  profundamente,  o  a  perecer,   victimas  de  sus  propios  demonios  y  sombras  ocultas.     En   el   terreno   personal,   para   quienes   tengan   este   planeta   con   una   fuerza   y   protagonismo   significativo   en   su   tema   de   nacimiento,   este   tránsito   supondrá   una   nueva   etapa   de   transformación   en   el   ámbito   donde   se   halle   ubicado   Capricornio   en   su   carta   natal,   más   o   menos   consciente   según   el   grado   de   evolución,  edad  y  determinación  de  nacimiento.   Para  los  Capricornio,  no  cabe  duda  de  que  el  transito  de  Plutón  sobre  su  Sol  que   se   determina   según   el   día   de   nacimiento,   tendrá   también   un   efecto   lento   pero   claro   y   contundente   al   final   de   dicho   tránsito,   aportando   cambios   y   transformaciones  más  o  menos  fáciles  o  difíciles,  según  diversos  factores  sobre   los   que   no   me   extenderé   y   que   requieren   un   estudio   mucho   más   individualizado   y   profesional   en   manos   de   un   astrólogo   cualificado.   Para   los   nacidos  al  principio  del  signo,  los  efectos  de  Plutón  sobre  su  Sol  se  notaran  más   pronto,  evidentemente,  que  para  los  nacidos  al  final  del  signo.   Por   último,   señalar   que   también   en   lo   particular,   el   aspecto   que   realice   Plutón   en  tránsito  sobre  algún  otro  planeta    natal  situado  en  los  signos  de  Cáncer,  Aries   o   Libra,   por   citar   los   más   significativos,   aportarán   cambios,   retos   y   modificaciones   en   las   áreas   y   aspectos   definidos   por   dichos   planetas   según   la   zona  del  horóscopo  en  que  se  hallan  situados.   La   astrología   nos   enseña,   entre   otras   cosas,   que   una   de   las   pocas   cosas   que   es   permanente  es  el  propio  cambio:  a  un  tránsito  le  sigue  otro;  a  una  conjunción  le   sigue  otro  aspecto  que  desarrolla  su  significado  en  un  ciclo  más  o  menos  largo;   a  un  eclipse  sigue  otro;  a  un  aspecto  importantísimo  le  seguirá  a  continuación   otro  aspecto  importante  en  una  rueda  incesante.   La  importancia  de  todo  esto  siempre  puede  ser  relativa  en  el  ámbito  personal,   pero  no  obstante,  cuando  asistimos  simultáneamente  de  manera  sincronizada  a   varios   eventos   astrológicos,   podemos   deducir   que   este   momento   reviste   una   importancia   mayor,   ya   que   los   efectos   de   todo   ello   serán   más   visibles   y   significativos  como  así  parece  ser  en  estos  momentos  para  nuestro  planeta,  a  las   puertas  de  la  era  de  Acuario  y  al  final  de  un  año  cósmico  de  más  de  25.000  años,   por  no  mencionar  las  innumerables  profecías;  entre  otras,  la  profecía  maya,  que   señalan   la   excepcionalidad   de   estos   tiempos   como   especialmente   importantes   para  la  humanidad.     Los  astrólogos  definimos  al  signo  de  Cáncer  entre  otras  cosas  como  el  punto  de   nacimiento   de   la   primera   y   más   elemental   vinculación   con   el   clan,   el   útero  

acogedor   en   donde   el   cuidado   y   la   protección   requieren   de   sentimiento,   emoción   y   una   estrecha   unión   que   deja   una   profunda   huella,   siendo   todo   ello   determinante  en  el  sentido  de  nuestra  identidad.  Lo  vinculamos  con  la  familia,   tanto   la   que   nos   acoge   al   nacer   como   la   que   formamos   de   adultos.   En   el   simbolismo   del   cangrejo   se   observa   un   caparazón   duro   que   nos   aísla   del   ojo   público  en  la  intimidad  del  hogar,  un  caparazón  que  es  el  escudo  que  permite   que  en  la  privacidad  se  dé,  o  al  menos  se  favorezca,  la  primera  y  más  elemental   educación   por   osmosis   e   imitación.   Bajo   el   caparazón,   encontramos   una   carne   tierna   y   sensible,   altamente   frágil   y   vulnerable   ante   el   entorno.   Como   primer   signo  del  elemento  agua,  es  en  Cáncer  donde  encontramos  las  primeras  huellas   visibles  de  toda  impronta  que  dejan  los  acontecimientos.  Como  signo  opuesto  y   a  la  vez  complementario  de  Capricornio,  es  en  él,  donde  en  mi  opinión  vamos  a   vivir   el   caballo   de   batalla   de   este   próximo   transito   de   Plutón   y   por   lo   tanto,   puede  ser  que  en  estos  tiempos  se  establezca  un  intento  de  control  del  ámbito   familiar   por   parte   del   poder;   puede   ser   el   despertar   de   fuertes   sentimientos   nacionalistas   e   identitarios   frente   a   estructuras   de   ámbito   superior;   puede   ser   que  en  estos  tiempos  se  pretenda  aglutinar  el  sentido  de  la  existencia  humana   en   la   matriz   protectora   de   una   seguridad   cómoda   anestesiante   y   sonriente,   mientras   nadie   la   cuestione,   ni   se   oponga   a   corresponder   a   cambio   con   un   sacrificio  o  un  precio  al  que  realmente  nadie  le  obliga.  Cáncer,  el  signo  del  final,   pero   también   el   de   un   nuevo   nacimiento;   el   final   del   sentimiento   de   individualidad   única   y   diferenciada   y   el   nacimiento   de   un   nuevo   sentimiento   de  vinculación  a  un  todo  mayor  que  lo  acoge,  con  la  esperanza  de  que  algún  día   vuele   por   sí   mismo   perpetuando   la   vida,   habiendo   ganado   en   sabiduría   y   habiendo   subido   un   nuevo   peldaño   en   la   evolución.   Es   en   el   agua   donde   se   halla  almacenada  la  memoria,  en  el  agua  de  nuestro  cuerpo,  en  sus  células  y  en   el  agua  que  surca  los  océanos,  los  ríos  y  las  fuentes,  como  bien  ha  demostrado  el   doctor  Masaru  Emoto  en  sus  investigaciones.  Éste  puede  ser  un  tiempo  donde   el   agua   se   convierta   en   un   elemento   de   protagonismo   excepcional   y   en   ella   acaben  convergiendo  todos  los  dioses  y  demonios,  trabajar  con  y  para  ella...  tal   vez  debería  ser  más  importante  que  nunca  en  estos  tiempos,  haciendo  honor  al   símbolo  del  aguador  de  Acuario  el  limpiar  y  sanar  nuestra  memoria  emocional   individual  y  colectiva.  Sería  la  mayor  contribución  posible  ante  los  retos  de  este   tránsito     tan   peligroso   o   benéfico,   como   seamos   capaces   de   creer   y   crear   de   forma   colectiva.   No   creo   que   ni   el   día   ni   la   hora   estén   escritos,   ni   tan   solo   la   forma   concreta   en   que   los   marcadores   celestes   de   las   energías   planetarias   nos   inclinen.   Éstos   pueden   ser   tiempos   duros   y   profundamente   turbulentos,   pero   también  la  puerta  a  una  nueva  dimensión  superior  más  universal,  responsable  y   madura,   como   lo   marca   el   signo   de   Capricornio.   Lo   cierto   es   que   todo   lo   que   aquí  escribo  no  deja  de  ser  una  reflexión  personal  más  o  menos  fundamentada,   pero   tan   solo   una   más,   y   tan   sólo   pretende   llamar   a   la   reflexión   y   tal   vez   a   la   duda,  en  contra  de  la  parcialmente  confortable  seguridad  que  se  obtiene  al  dar   algo   por   sentado.   Lo   que   sí   creo   que   es   más   cierto   que   nunca,   es   que   de   no  

mediar   un   impulso   al   que   por   otro   lado   nos   llama   la   entrada   de   Plutón   en   Capricornio,   y   de   seguir   la   línea   de   inercia   por   el   camino   marcado   en   estos   últimos   tiempos,   este   tránsito   puede   conllevar   momentos   sumamente   duros   y   desagradables,  especialmente  cuando  asistamos  al  desmoronamiento  de  lo  que   estaba  mal  construido.  Por  ello  no  es  de  extrañar  que  dichas  estructuras  acaben   derrumbándose,   cuando   corrompidas,   degradadas   y   agotadas,   acaben   viniéndose  abajo  como  consecuencia  lógica  del  paso  del  tiempo,  la  ineficacia  y   la  inconsciencia  de  los  límites  que  pueden  soportarse  en  cada  momento.       JAUME  BAIGET     Astrólogo-­‐‑Terapeuta    -­‐‑Noviembre  2007                                            

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->