Está en la página 1de 2

No temas, que yo te he No temas, que yo te he

rescatado, te he llamado por tu rescatado, te he llamado por tu


nombre. Tú eres mío. nombre. Tú eres mío.
(Is 43, 1) (Is 43, 1)

Si pasas por las aguas, no te Si pasas por las aguas, no te ahogaras.


ahogaras. Si andas por el fuego no te Si andas por el fuego no te quemaras.
quemaras. Porque yo soy tu Dios, tu Porque yo soy tu Dios, tu salvador. (Is
salvador. (Is 43, 2) 43, 2)

Tú dices Dios: Dios me ha Tú dices Dios: Dios me ha abandonado,


abandonado, el Señor me ha el Señor me ha olvidado. ¿Acaso olvida
olvidado. ¿Acaso olvida una madre a una madre a su niño de pecho y deja de
su niño de pecho y deja de querer al querer al niño de sus entrañas? Pues
niño de sus entrañas? Pues aunque aunque ella se olvide yo no te olvidare.
ella se olvide yo no te olvidare. (Is 49,15)
(Is 49,15)

Mi amor y mi bondad te Jesús me amó y se entregó por mi.


acompañaran todos los días de tu (Gal 2,20)
vida. (Sal 23,6)

Aunque pase por un valle tenebroso Aunque pase por un valle tenebroso
ningún mal temeré, porque tú estás ningún mal temeré, porque tú estás
conmigo; tu vara y tu bastón me dan conmigo; tu vara y tu bastón me dan
seguridad. seguridad. (Sal 23,4)
(Sal 23,4)

Mi Dios cuando me parece que me Mi Dios cuando me parece que me voy a


voy a tropezar, tu amor me sostiene. tropezar, tu amor me sostiene. Aunque
Aunque tenga mil preocupaciones me tenga mil preocupaciones me alegran
alegran tus consuelos. (Sal 94,18) tus consuelos. (Sal 94,18)

El Señor es misericordioso y El Señor es misericordioso y compasivo,


compasivo, paciente y lleno de amor; paciente y lleno de amor; no nos trata
no nos trata como merece nuestros como merece nuestros pecados, sino
pecados, sino que perdona todas que perdona todas nuestras culpas y
nuestras culpas y nos colma de amor nos colma de amor y de ternura.
y de ternura. (Sal 103 )
(Sal 103 )

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a


quién temeré? El Señor es mi quién temeré? El Señor es mi fortaleza
fortaleza ¿Quién me hará temblar?. ¿Quién me hará temblar?. Él me dará
Él me dará refugio en el día del refugio en el día del peligro y me
peligro y me concede la victoria concede la victoria sobre los enemigos
sobre los enemigos que me rodean. que me rodean. (Sal 27)
(Sal 27)

Mi auxilio me viene del Señor que Mi auxilio me viene del Señor que hizo
hizo el cielo y la tierra: No te dejara el cielo y la tierra: No te dejara caer, tu
caer, tu guardián no duerme; no guardián no duerme; no duerme ni
duerme ni reposa el guardián de reposa el guardián de Israel. El Señor
Israel. El Señor es tu guardián, tu es tu guardián, tu sombra protectora; Él
sombra protectora; Él protege tu protege tu vida, cuando sales y
vida, cuando sales y regresas, ahora regresas, ahora y por siempre. (Sal
y por siempre. (Sal 122) 122)

Aunque las montañas cambien de Aunque las montañas cambien de lugar


lugar y se muevan los cerros, no y se muevan los cerros, no cambiara mi
cambiara mi amor por ti, ni se amor por ti, ni se moverá mi alianza de
moverá mi alianza de paz. Te lo dice paz. Te lo dice el Señor, que te ama. (Is
el Señor, que te ama. (Is 54,10) 54,10)

Tú vales mucho para mi, eres valioso Tú vales mucho para mi, eres valioso y
y yo te amo. Por eso entrego yo te amo. Por eso entrego hombres a
hombres a cambio de ti, pueblos a cambio de ti, pueblos a cambio de tu
cambio de tu vida. No temas que yo vida. No temas que yo estoy contigo.
estoy contigo. (Is 43, 4)
(Is 43, 4)

Hijo, tú estás siempre conmigo, y Hijo, tú estás siempre conmigo, y


todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es
mío. mío.
(Lc 15,31) (Lc 15,31)

Nadie tiene amor más grande que Nadie tiene amor más grande que quien
quien da la vida por sus amigos. da la vida por sus amigos. Ustedes son
Ustedes son mis amigos. Desde mis amigos. Desde ahora los llamaré
ahora los llamaré mis amigos. (Jn mis amigos. (Jn 15,13-15)
15,13-15)

No has sido liberado con bienes No has sido liberado con bienes
perecederos, el oro o la plata, sino perecederos, el oro o la plata, sino con
con la sangre preciosa de Cristo, la sangre preciosa de Cristo, cordero
cordero sin mancha sin tacha. (1Pe sin mancha sin tacha. (1Pe 1,18)
1,18)

Jesús, que había amado a los suyos, Jesús, que había amado a los suyos,
que estaban en el mundo, los amó que estaban en el mundo, los amó
hasta el extremo. (Jn 13,1) hasta el extremo. (Jn 13,1)