Está en la página 1de 3

¡CAROLINA!

HABLANDO ALTO Y CLARO


Por José Cheo Cruz
“Volver al pasado teniendo el presente y el futuro presente es necesario”.

Hablemos claro hoy bajo la pertinaz lluvia, me dicen mis informantes que los
altos funcionarios del Municipio de Carolina, andan rompiéndose la cabeza,
sus estrategas ya no saben que hacer con la hemorragia de informaciones
que a diarios nos llegan sobre las acciones y desmanes del alcalde de
Carolina y su grupo cercano, el anillo de palacio sobre todo de las acciones
desmedida y de corrupción, hoy les quiero comparar de porque suceden
estas cosas, y como fiel creyente de la Biblia y de nuestro gran Dios aquí
esta la razón.
Los pueblos no son grande por su extensión territorial sino por los hombres
que lo componen y ese grupo son forajidos, incluso no viven en Carolina y
los que viven son de segunda no de primera, los funcionarios de primera no
son de aquí viven en mansiones de diferentes pueblos, por ejemplo Isamís
Ayala vive en Canovanas, Enrique (Kike) Rodríguez en Trujillo Alto, Roberto
D. Vallés Álvarez, Canovanas, Muchos otros en San Juan, Guaynabo ect, por
ejemplo el hostigador sexual Lcdo. Díaz es de Vega Alta Parcelas carmen y
así por el estilo y sucesivamente casi todos sus funcionarios se han
corrompido y no viven ni son de aquí porque no creen en la seguridad de
Carolina ni en este lugar para vivir.
Lo que le ha sucede a Carolina como pueblo bajo la tutela del Principito José
Carlos Aponte Dalmau, su mujer Mabel López y su monarquía es que al
igual que las ciudades de Sodoma y Gomorra se han corrompido y se han
metido en la corrupción dándose a la carne, hombres con hombres y
mujeres con mujeres, además de ladrones de los dineros del erario público
impunemente y mantiene un anillo de palacio muy cerrado y no te permiten
ni entrar al bunker sino eres de su agrado y nadie, pero nadie ni los
populares de la mata pueden ver al principito en la casa alcaldía, en cambio
su padre José E. Aponte de La Torre, comía en fonditas alrededor del
Municipio y con aguacate en mano y cualquiera lo podía abordar y
plantearles sus problemas, yo era uno que salía a las doces y esperaba al
alcalde en las afueras y de seguro que le cacheteaba un almuerzo, incluso en
ocasiones junto a Enrique (Kike) Rodríguez y tú lo sabes Kike que es verdad,
y hablábamos de todo, y si traíamos un problema deportivo, que a la sazón
era lo único que hablábamos, otras veces temas de política pública y de los
sectores específicos, y me vacilaba si había perdido el equipo de beisbol el
fin de semana, así transcurría la vida para todos los Carolinenses, ahora no
hay acceso al pueblo a su gobernantes, odian al humilde, hay que ser
blanquito, si total a Willy Miranda Marín y a Héctor Ferrer, el principito los
hizo esperar más de tres horas y no los atendió que ¡Bárbaro!, que echón es
este señor.
Y hoy podemos decir que cuando los pueblos se corrompen, cuando los
grupos humanos se dañan, y cuando una familia también internamente se
llega a corromper como el caso de Los Aponte en Carolina, después de la
muerte del patriarca José E. Aponte de La Torre, la lealtad sufre daños
irreparables y esa lealtad férrea y disciplinada que mantenía Aponte padre
ya se ha perdido por la corrupción descarada que llevan a diario en este
pueblo sus funcionarios municipales, no los empleados, quienes son
humildes y servidores públicos excelentes , pero los masacran y los
persiguen, los acosan impunemente, les fabrican casos, ¡qué barbaridad
manifiesta..!
Cuando el pueblo de Israel, y así lo encontramos en la Biblia, pasó por esos
momentos difíciles de traiciones porque se había perdido el sentido de la
moral y de la ética, la Biblia recoge esta frase: “La lealtad se ha perdido en
la tierra”.
Es una pregunta que podemos hacernos también en Carolina Puerto Rico
hoy, y decirnos que la lealtad a la palabra dada se ha ido perdiendo. Hay
grupos que conservan esa firmeza leal ante el compromiso de lo dicho en
beneficio del pueblo, por ello Alcalde tengo tantos informantes que se
cansará de averiguarlos porque cada día paren mas y mas y ya no tengo
control , por eso usted descaradamente ha tenido que recurrir a enviarnos
virus desde las cámaras virtuales, a enviar personeros clandestinos con
falsos nombres, en facebook con cuentas falsas sin fotos reales ni sus
nombres reales se atreven a usar porque se abochornan de usted, cuentas
hechas con email falsos ejemplo justiciero@yahoo.com y un sin número de
personas y nombres supuestos que hemos identificados para los fines de
récor investigativos.
Esas acciónes son ilegales también y es que no se atreven a defenderlo ni su
política publica de frente, porque están consiente que nadie lo puede
defender a usted, como un tal “justiciero: que usa la computadora del
Municipio en horas laborables con el Numero de IP 72.50.119.17, también
desde las cámaras usan las computadoras compradas con los fondos del
programa federal Cops, para tratar de confundir al pueblo y expiar a las
personas ilegalmente, la policía Municipal está violando flagrantemente la
Ley 140 de la Policía Municipal ya que ustedes no están facultados en ley
para iniciar investigaciones criminales, tampoco mantener una escuadra
ilegal de 16 matones vestidos de civil con armas largas, miras telescópicas,
ametralladoras, ect y dirigidas por Moyeno el capitán sin frontera que
defiende el narcotráfico en esta ciudad y expulsado de calle segura del FBI
por sus manejos turbios con los traficantes y sus supuestos confidentes de
cartones.
La policía Municipal no se puede usar mucho menos para espiar a los
empleados y a los ciudadanos en general, pero así actúan los dictadores y
los corruptos como usted, y usted es ingeniero, y debe saber hasta la
saciedad que eso se descubre con técnica virtuales y ya la tenemos una lista
de las computadoras que hacen esas fechorías y solo falta un discover a sus
computadoras municipales para cuando venga el allanamiento.
Así que tendrá que cambiar todas las computadoras, porque hemos radicado
de nuevo otra querella a la unidad especializada de terrorismo virtual al FBI
unidad de corrupción de cuello blanco, para que cuando se intervenga el
Municipio por lo de su corrupción, su extorsión a los contratistas dentro de
Infraestructura, con un personal que ya identificamos y que recoge el dinero
cash y tuvo uno de ellos la desfachatez, la cachaza de decirme
personalmente que eso era legal, en Obras Publicas con Víctor Rodríguez
Mangual, en Ornato con Delia Muñiz que esa es la de más experiencia en ese
asunto, ya que hasta propiedades tiene que no le pertenecen a su nombre
sino a ustedes, vehículos comprados por contratistas y hay varios de sus
funcionarios que contratistas le pagan los autos, hasta Mercedes Bentz usan
ustedes, vehículos de lujos que mafia esta verdad, al estilo de los capos de
las drogas actúan y de eso si que hay tela para cortar, ese es el mismo estilo
de los capo de la drogas, Coquito tenía muchas propiedades a nombre de
otro, Ángelo Millones y Jr. Capsula también ,etc.
Cuántas veces los Carolinenses nos comentan en la calle, sobre la falta de
lealtad en la política local y cómo la competencia política les lleva a faltar a
la lealtad, como también en el mundo de los negocios se habla de falta de
lealtad en la competitividad.
Es una pista que hemos de decir en Puerto Rico, y nosotros mismos como
personas hemos de volver la mirada a la lealtad. La lealtad en los pueblos,
en la familia, en los individuos, es un signo de que los grupos andan y están
sanos. Si falta la lealtad, si se ha perdido en la tierra, algo anda mal, algo
malísimo está pasando en Carolina, extorsión, corrupción, malgasto del
erario publico, lambeojismo, arrogancia, blanquismo, dándose en
casamiento de concubinato de hombres con hombres, mujeres con mujeres,
en otras palabras la inmoralidad es la orden del día, tampoco se quiere saber
de los negros, son racistas, son una especie de aparjei, son Barbaros y ¡Es
pa’ fuera que van! Y el pueblo va creando conciencia y los derrotará a la
larga, el pueblo se levantara Porque quien ríe ultimo ríe mejor no hay duda
y no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo recista.

También podría gustarte