P. 1
Infección de Vías Urinarias

Infección de Vías Urinarias

|Views: 675|Likes:
Publicado porDiannyCCU

More info:

Published by: DiannyCCU on Jun 06, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/28/2013

pdf

text

original

IVU en Pediatría

I. Introducción.

Bajo el término de infección de vías urinarias (IVU), se incluyen infecciones de vías urinarias altas y bajas La IVU es la enfermedad más común del riñón y de las vías urinarias en la infancia. El 1.6% de los varones y el 7.8% de las mujeres han tenido al menos una IVU. Su frecuencia tiene importancia como marcador de posibles anormalidades anatómicas o funcionales. (1, 2) Los lactantes son de particular importancia por el alto riesgo de daño renal y las dificultades para el diagnóstico. Al aumentar la edad la sintomatología se relaciona más con el aparato urinario, son menos frecuentes los Factores predisponentes, hay menor riesgo de daño renal y el control de esfínteres permite recolectar orina de mitad de micción (1). La Escherichia coli es el patógeno aislado con mayor frecuencia como causante de ITU en niños, seguido de Enterococcus faecalis, Pseudomonas aeruginosa y Proteus mirabilis. E. coli es también el germen que con más frecuencia origina bacteriemia, siendo en algunas series el único presente en los hemocultivos después período neonatal. (3)

Marco Teórico. Infección de Vías Urinarias. II. Epidemiología. Página 1

9 y niñas 8. Enterococcus faecalis. se han descrito como nuevos agentes etiológicos. Pseudomonas aeruginosa. (1. Factores de Riesgo. Streptococcus agalactiae. • • • Circuncisión Alteraciones anatómicas o funcionales en el tracto urinario Hipercalciuria Se ha sugerido relación entre hipercalciuria e IU recurrente en niños con tracto urinario normal. Se ha estimado que al menos 8% de las niñas y 2% de los niños tendrán IVU durante la infancia. el riesgo de IU es mayor en los varones. Etiología. (1. en menores de dos años con fiebre de origen desconocido la prevalencia fue de 2. cirugía o tratamiento antimicrobiano aumenta la frecuencia de bacterias como Proteus sp. Serratia marcescens.2% En Unidades de Cuidado Intensivo la prevalencia de IU nosocomial en menores de cinco años fue de 15%. y Acinetobacter spp.IVU en Pediatría La IVU es una de las infecciones más frecuentes en niños. 4). con el daño subsiguiente de hipertensión arterial y falla renal. Otros microorganismos poco frecuentes son: Enterobacter cloacae. En menores de un año. y particularmente en los primeros tres meses. IV. siendo superada solo por la faringoamigdalitis aguda y la otitis media aguda.1% a 5. con factores de virulencia que les permiten colonizar el periné en la mujer y el prepucio en el hombre y luego ascender a la vejiga y al riñón. La mayoría de los patógenos urinarios forman parte de la flora intestinal normal. Los pacientes con IVU alta y pielonefritis entre los más afectados están los niños de 1 a 5 años. especialmente en el niño pequeño. (5) Los Citrobacter freundii y koseri y el Staphylococcus saprophyticus. El tracto urinario normal es estéril pero dependiendo de la interacción entre la virulencia del germen y la resistencia del huésped se puede presentar IVU. la inflamación produce lesiones irreversibles en el parénquima renal. (2) III.1). 5) Debemos considerar también. Alcaligenes fecalis.2. El riesgo en niños circuncidados es 5 a 20 veces mayor que en niños no circuncidados. Morganella morganii. con el aumento de la edad y especialmente a partir del primer año es mayor en las mujeres (niños 1. (1) La Escherichia coli es el germen predominante en IVU complicada y no complicada entre el 70 7 90% de los casos. Staphylococcus spp. (1) Página 2 . Klebsiella aerobacter. Citrobacter spp. . En servicios de urgencias. Se reconoce que la pielonefritis es una de las infecciones comunes en la infancia. En pacientes con anormalidades del aparato urinario o sometidos a instrumentaciones urológicas. en el 50-65% de los niños afectados.

y polisacáridos capsulares (que disminuyen la activación del complemento). Edad: Los neonatos tienen mayor predisposición a IVU por la inmadurez de su sistema inmunológico. también es un factor de virulencia importante: El 91% de las cepas de E. desde el recto. Este hecho podría tener que ver con la disminución de la prevalencia de IVU en niños circuncidados con respecto a los no circuncidados. contra 19% en las que producen cistitis. (4) 4. (4) 2. Hematógena: En pacientes inmunocomprometidos ó en neonatos. tan sólo la tinción y el examen microscópico de la orina pueden ayudar a seleccionar un determinado tratamiento. diez de ellas son responsables de la mayoría de las IVU. Linfática.(4) 3.(4) • Factores del huésped: Las bacterias pueden acceder al tracto urinario a través de cuatro vías: 1. a través de fístulas rectovaginales ó a cualquier parte del tracto urinario. sideróforos (proteína quelante de hierro que prolonga la vida de la bacteria). Esta relacionado con la presencia de factores bacterianos virulentos. coli. coli que producen pielonefritis tienen fimbrias. Patogenia. que favorecen su adherencia al urotelio. Directa. como la alfa hemolisina (proteína citolítica que lesiona la membrana celular). desde la uretra y la vejiga a los riñones. colon y linfáticos periuterinos. Género: Los factores anatómicos inherentes a la mayor accesibilidad de la vejiga a los gérmenes en las niñas que en los niños por tener la uretra más corta. 14% en las obtenidas en bacteriuria asintomática y el 7% en las cepas fecales en controles. la más común. El uso indiscriminado de antibióticos favorece la proliferación de cepas virulentas y multirresistentes. Vía ascendente. • Factores bacterianos: De las 150 cepas de E. (4) 2. (4) Página 3 . Colonización fecal. (4) 3.(4) Los factores del huésped que están implicados en la presencia de bacteriuria se pueden resumir en: 1.IVU en Pediatría La información clínica disponible al diagnóstico no permite predecir con seguridad la etiología. La presencia de fimbrias en las bacterias. Además existe una elevada colonización periuretral en el primer año de vida. (5) V. periuretral y prepucial: El mecanismo de infección ascendente es el más frecuente. difícil de comprobar.

que facilitan la adhesión de las fimbrias o pili de E. vaciamiento vesical incompleto y manipulaciones frecuentes. duplicación del sistema colector. Genéticos: Con mayor frecuencia los niños con IVU recurrentes tienen en su epitelio urinario receptores. la incidencia aumenta a un 8 a 40%. la duración de la Página 4 . Manifestaciones Clínicas. sin embargo existen estudios que no son consistentes con este resultado. urgencia urinaria ó enuresis secundaria. En lactantes la manifestación más frecuente (a menudo la única) es la fiebre. En niños con IVU sintomática. glucolípidos antígenos del grupo sanguíneo P. pueden pasar inadvertidos o se atribuyen a otras infecciones. micción entrecortada. ya que indican frecuentemente anormalidades anatómicas del tracto urinario. posturas para evitarla. Se puede acompañar de estreñimiento ó encopresis. es la causa más común de cicatrices renales en niños. síndrome de Prune belly. ureteroceles ectópicos.2) Un niño con fiebre sólo tienen valor predictivo de IVU con una edad inferior a 12 meses. Anormalidades genitourinarias: Las IVU en los niños requieren especial atención. (1. (4) c) Síndrome de eliminación disfuncional ( SED): Se llaman así a las manifestaciones de disfunción vesical sin alteración neurológica ni anatómica. puede estar asociado a otras anomalías genitourinarias: vejiga neurogénica (mielomeningocele.4) VI. (4) a) Reflujo vesicoureteral ( RVU): Flujo retrógrado anormal de la vejiga al tracto urinario superior a través de una unión ureterovesical incompetente. Estas alteraciones deben ser identificadas tempranamente.IVU en Pediatría 4. lesión de la médula espinal). obstrucción (disfunción vesical. siendo mayor la prevalencia a menor edad del paciente. (4) 5. valvas ureterales posteriores. extrofia vesical). Aunque en la mayoría de los casos se presenta como una entidad aislada y primaria. por esta razón que se recomienda el estudio imagenológico en todos los pacientes que se presenten con IVU. la temperatura superior a 39ºC. micción infrecuente. En la mayoría de los casos y en especial en lactantes los síntomas y signos son inespecíficos. retención seguida de mojada. confirmando por gammagrama renal la pielonefritis observaron un amplio rango de sensibilidad (53 a 84%) y especificidad (44-92%) de la fiebre. Incluye problemas como inestabilidad vesical. tradicionalmente se acepta que fiebre 39°C en niños con IVU es un marcador clínico de pielonefritis. Varían con la edad. coli. (1. Puede influenciar la severidad y la frecuencia de IVU. Cuando se asocia a IVU recurrente. Tienen alto riesgo de deterioro de la función renal con IVU debido a aumento de la presión en el tracto urinario. (4) b) Vejiga neurogénica: es la función anormal de la vejiga causada por un problema nervioso.

meningismo. ya que menos del 50% de pacientes con diagnóstico de IVU con esta sintomatología tienen compromiso de las vías urinarias altas. pañales “fétidos” y menos a menudo hematuria macroscópica. Hemos de examinar el área genital para detectar la presencia de fimosis o vulvovaginitis. (1) Es importante anotar que síntomas como la fiebre ó dolor en el flanco. En esta primera valoración tendremos que explorar de forma adecuada la presencia de debilidad en los miembros inferiores o de cualquier falta de coordinación que nos orienten hacia la existencia de un trastorno neurológico. vómito y fiebre. 2) Cerca del 5% de los menores de dos años con fiebre sin foco aparente tienen IVU. llanto con la micción. son inespecíficos en lactantes con IVU (1. la enuresis secundaria y la orina fétida. De los 2 a los 5 años la fiebre y el dolor abdominal. La prevalencia de IU en niños con enuresis diurna es mayor que en la población normal (18%). El interrogatorio dirigido puede revelar disuria evidenciada por llanto y pujo con la micción. orina en gotas. 4) Los síntomas irritativos de la cistitis pueden llevar a incontinencia. De otro lado. que la existencia de otro foco Página 5 . además. fosita lumbosacra. 2. problemas para la alimentación. En todo caso se debe examinar de manera completa el abdomen y los genitales del niño ó niña (1.IVU en Pediatría fiebre de 2 o más días y la ausencia de otro foco infeccioso en la exploración. Después de los 5 años de edad los signos y síntomas clásicos de IVU son frecuentemente encontrados a diferencia de los lactantes. que habitualmente se consideran signos de pielonefritis. dolor abdominal. Debemos tener presente. En algunos pacientes se puede limitar a dolor a la palpación en los puntos ureterales abdominales ó puño percusión lumbar positiva. Sin embargo. Al aumentar la edad son más frecuentes las manifestaciones uretrovesicales (disuria. presencia anormal de heces o distensión vesical. urgencia. se correlacionan poco con localización alta de las bacterias en el tracto urinario. Otros signos y síntomas comunes son vómito. Revisaremos el resto del perineo. (4) Si sospechamos la presencia de una IVU realizaremos una exploración física completa. la zona anal y sacra en busca de signos que puedan advertirnos de la presencia de una espina bífida oculta (hemangioma central. micción entrecortada y aumento en la frecuencia miccional. un 20% de los pacientes con IVU sin estos síntomas tienen presencia de bacterias en el tracto urinario alto. polaquiuria. (3) El examen físico tiene un valor limitado para la detección de IVU el dolor en flanco y dolor suprapúbico. incontinencia o retención urinaria). que pueden condicionar la recogida de la muestra de orina y su interpretación. lipoma o cordón dérmico). mechón de pelos. la urgencia exclusiva con enuresis sólo diurna orienta hacia SED. en la que no debe faltar la toma de TA y la palpación abdominal en busca de masas. retardo pondoestatural. Se ha reportado que de acuerdo a la edad el síntoma más común en los primeros 2 años de vida fue la falla para crecer. sensibilidad suprapúbica. irritabilidad.

esto es menos válido para los niños. El riesgo de introducir la infección durante el cateterismo o de otras complicaciones es bajo si el personal entrenado emplea la técnica correcta. constituye una buena alternativa en niños sin control de esfínteres. hipertensión arterial. Es el procedimiento ideal para el cultivo. (1) Punción Suprapúbica PSP. alteración de la función glomerular. especialmente cicatrices renales. de desarrollo progresivo y que sólo se evidencian uno a tres años después de la IU. De elección en lactantes y niños pequeños sin control de esfínteres. No se recomienda emplear la PSP para el examen general de orina pues no permite evaluar la leucocituria ni la hematuria. su incidencia aumenta con cada nuevo episodio de PNA y son más frecuentes en niñas preescolares con PNA recurrente o cuando hay demora en el tratamiento. (3) VII. complicaciones durante el embarazo e insuficiencia renal crónica terminal. (1) VIII. en especial cuando se necesitan muestras confiables y rápidas antes de iniciar terapia. (1. pero si no se usa las medidas adecuadas puede contaminar la muestra. son difusas y en la mayoría de los casos asociadas a displasia renal. La recolección de muestras inadecuadas de orina limita el diagnóstico. Evolución y pronóstico Después de la primera IVU cerca del 50% de las niñas tendrán otra IU en el siguiente año y el 75% en el transcurso de dos años. (1) El “patrón de oro” para confirmar IVU es cualquier crecimiento de un patógeno urinario en el cultivo de una muestra obtenida por PSP. hipoplasia renal o RVU dilatado. tiene una con confiabilidad diagnóstica cercana a la de la PSP (sensibilidad 95%. El pronóstico final de la IU depende de si hay alteración de la función renal o anormalidades del aparato urinario. Diagnóstico. (1. Es invasiva. En estos casos se recomienda tomar la muestra por CVT. Dependiendo de la severidad y extensión de las cicatrices existe riesgo variable de episodios recurrentes de PNA. La selección del método requiere considerar tanto el control de esfínteres como otras condiciones que hagan una técnica más confiable. (1) Las cicatrices primarias son más frecuentes en varones lactantes. salvo si el paciente ha sido tratado con antibióticos.IVU en Pediatría infeccioso (una infección respiratoria alta o una otitis) como posible origen de la fiebre no garantiza la exclusión de una IVU. En lactantes con micciones frecuentes la PSP puede fallar si al realizarla hay escasa orina en la vejiga. (1) De 6 a 15% de los casos de IU presentan cicatrices secundarias. 4) Cateterismo Vesical Transuretral CVT.4) Página 6 . Las complicaciones si se sigue una técnica adecuada son muy raras. especificidad 99%).

los falsos positivos son muy altos. usando solución salina o agua estéril. etc. vaginitis. o en caso de no presentar micción retirar a la hora de la colocación y repetir el aseo. se debe retirar la bolsa de orina tan pronto que el paciente haya presentado la micción. Desafortunadamente. fimosis o sinequia de labios menores. La esterasa leucocitaria es liberada por los leucocitos. pero no para confirmarla si es positivo (1. entre el 85 al 99%.2.IVU en Pediatría Micción Espontánea ME. El test de nitritos se basa en la capacidad de las bacterias (excepto las Gram positivas y pseudomonas) de reducir los nitratos a nitritos. aunque no necesariamente de origen infeccioso. prepucio redundante. Períodos mayores de 30 minutos a temperatura ambiente entre la toma y el procesamiento en el laboratorio aumentan el riesgo de falsos positivos debido a la replicación bacteriana. Esto también aplica a muestras obtenidas en el hospital o en el laboratorio si no se pueden procesar antes de 30 minutos (1). (1) Manejo de la Muestra. No se debe utilizar bolsa recolectora si se requiere iniciar antibióticos de inmediato o si hay lesiones perineales. el alto riesgo de contaminación. (1) Pese a ser la forma menos traumática para obtener la orina. En su interpretación debemos atender fundamentalmente a la esterasa leucocitaria y al test de nitritos. Si se obtiene en casa se debe llevar de inmediato al laboratorio y de no ser posible. Los nitritos. indicadores indirectos de Página 7 . que ocasionan contaminación. Este hecho hace que sea útil para descartar IVU si el urocultivo es negativo. (3) La estearasa es la prueba única más sensible. (1) Se aconseja tomar la muestra de la primera orina de la mañana en el hospital o el laboratorio clínico. siendo por tanto signo indirecto de la presencia de una inflamación en las vías urinarias. Además aumentan los costos pues se necesitan varios cultivos contra uno solo por PSP o CVT..4) Mitad de la micción cuando no hay control de esfínteres (1) • En ambos casos se debe realizar un aseo exhaustivo de los genitales con agua sin jabón ni antisépticos. Tiras reactivas / elemental y sedimento El uso de tiras reactivas para orientar el diagnóstico de ITU es una práctica generalizada. sin embargo su especificidad no es buena. la muestra se debe refrigerar. Existen dos formas de recolectar orina por ME en niños: • Las bolsas recolectoras se usan cuando aún no hay control de esfínteres.

o más de 5 leucocitos por campo en niños y 10 en niñas (recuento en orina centrifugada). (1.IVU en Pediatría bacteriuria. Además es más costoso que otras pruebas. La presencia de cilindros leucocitarios es un dato que señala la participación parenquimatosa. Indica infección la presencia de más de 10 leucocitos/ mm3 en los varones y más de 15-20 en niñas (recuento en orina fresca).Micción espontánea > 100. con una especificidad del 92%.Sondaje vesical 10.(3) La realización combinada de una tira reactiva y estudio microscópico del sedimento en muestra aislada rinde una sensibilidad del 82%. Por el contrario.3) El recuento de ufc utilizado para el diagnóstico de infección urinaria dependerá del método de recolección de la muestra. independientemente de la edad. Puede observarse en otras situaciones patológicas. deshidratación.000-50. Sin embargo sus resultados sólo están disponibles algunos días después.000 UFC/ml . tienen una especificidad muy alta pero la más baja sensibilidad. pero un resultado negativo tiene poco valor para excluir la infección. tras cateterización de la vía urinaria o instrumentación urológica. (1) La muestra de orina que se utilice debe ser lo más reciente posible y la más recomendable es la primera de la mañana.000 UFC/ml Página 8 . cuando sólo una prueba se revela como positiva. lo que limita su utilidad cuando hay urgencia terapéutica. como síndrome febril agudo.(3) La piuria es un marcador que muestra escasa sensibilidad y especificidad. Siempre debe de confirmarse el diagnóstico por el crecimiento en un medio de siembra adecuado de un número significativo de gérmenes uropatógenos a partir de una muestra de orina recogida y procesada en condiciones óptimas. Como valores de referencia se aceptan: . especialmente si ésta es la prueba de la esterasa. (3) Resultados negativos de ambos prácticamente confirman la esterilidad de la orina analizada.(3) Urocultivo En pediatría es esencial el diagnóstico de ITU mediante urinocultivo cuantitativo. (3) Análisis microscópico del sedimento. mientras que resultados positivos de los dos casi aseguran la existencia de infección. Sin embargo. La tinción de Gram sobre una gota de orina no centrifugada y la presencia en la misma con objetivo de inmersión de una sola bacteria por campo se ha aceptado como dato de predicción de 105 unidades formadoras de colonias (ufc)/ml en el cultivo. una “falsa” piuria negativa puede originarse por lisis celular debida a retraso en el procesamiento de la muestra. los valores predictivos descienden notablemente. por ello pueden ser útiles para confirmar IU cuando son positivos.

IVU en Pediatría . es deseable realizar una ecografía Página 9 • . asegurando su idoneidad y ampliando nuestras posibilidades de éxito. Esta tendencia no cambia. PCR y hemocultivo deben ser realizados en lactantes y niños de corta edad con fiebre. cistitis ó pielonefritis. Los niños de más de 5 años de edad tienen menor riesgo para cicatrices renales postinfecciosas. si existe afectación del estado general y para establecer un diagnóstico de localización fiable e iniciar una pauta de tratamiento más segura. bioquímica con iones). En el transcurso de los siguientes cuatro años de la IVU inicial el 8% recurrirá con la misma. neutrofilia. (4) Cicatrices renales: Están asociadas con reflujo vesicoureteral e IVU en niños.(3) Otros estudios de laboratorio El análisis básico de sangre (hemograma. El rendimiento del hemocultivo es bajo y su positividad no modifica las pautas de tratamiento antibiótico. de desarrollo progresivo. ellos no están completamente libres de tenerlas hasta la pubertad. aumento de la VSG (> 30 mm/1ª hora) y PCR (> 30 mg/l) suelen aparecer en las PA. que se correlaciona con la intensidad de las lesiones renales y disminuye de forma rápida cuando el tratamiento es eficaz. Dependiendo de la severidad y extensión de las cicatrices renales.000 cocos Gram positivos El antibiograma nos permitirá conocer la sensibilidad a los antibióticos del germen causante y va a determinar el tratamiento posterior. Esta razón ha llevado a que se recomiende. siendo mayor el riesgo de padecerla en menores de dos años y en aquellos con mayor compromiso clínico. La procalcitonina sérica elevada (> 0. hipertensión arterial. • IVU recurrentes: Después de la primera IVU cerca del 50% de las niñas menores de un año de edad tendrán otra infección urinaria en el siguiente año y el 75% en el transcurso de dos años.5 mg/l) se ha mostrado con un marcador precoz. con el fin de diagnosticar pielonefritis aguda. independientemente su la primera IVU fue asintomática ó sintomática. complicaciones durante el embarazo e insuficiencia renal crónica terminal. sensible y específico de afectación parenquimatosa.Punción suprapúbica cualquier recuento de Gram negativos > 5. varía el riesgo de episodios repetidos de pielonefritis aguda. alteración de la función glomerular. junto a un déficit de la capacidad de concentración urinaria. En niños el 18% recurrirán en el año siguiente. la práctica de una gamagrafía renal con ácido dimercaptosuccínico-Tc99m (DMSA) en la fase aguda de la enfermedad.(3) Leucocitosis. sobre todo en niños con las características descritas. que se evidencian entre uno a tres años luego de la infección. (3) IX. La pielonefritis aguda se presenta entre el 50 al 80% de IVU. Entre el 6 y el 15% de los niños con IVU presentan cicatrices renales secundarias. de manera discutida. Complicaciones. Si esto no es posible.

muy superior al 1% de la población pediátrica general. deshidratados. El tratamiento antibiótico inmediato está indicado en todo niño con IVU sintomática ó en niños menores de 2 años en los que el uroanálisis esa sugestivo de la enfermedad. La mayor parte de las infecciones bajas pueden ser tratadas con tratamientos de 7 a 10 días de antibióticos. Se ha encontrado una prevalencia de hipertensión entre el 12% y el 30% en niños con cicatrices renales. es de 48 a 72 horas hasta que el niño está afebril y clínicamente estable. aunque pensemos que pueda tener una ITU de bajo riesgo (difíciles de diagnosticar pues suelen tener fiebre asociada) ya que tienen mucho mayor riesgo de cicatriz si la ITU no evoluciona bien (opinión de experto). (6) En el niño menor de 2 años es recomendable realizar tratamientos prolongados. No parece existir diferencia en cuanto a cicatrices renales e IVU recurrentes con manejos parenterales más prolongados. Si no se dispone de ellas el diagnóstico se basará en el cuadro clínico y en el hemograma y los reactantes de fase aguda (PCR y VSG). Una vez tomada la muestra para el cultivo. 4) Se debe recordar que la mayoría de bacterias causantes de IVU son E. los casos con cuadro clínico Página 10 . La duración del tratamiento de las ITU de alto riesgo o pielonefritis será superior a 7 días (7-14 días).(4) Los objetivos que se persiguen con el tratamiento de IVU son curar la infección y eliminar los síntomas de la enfermedad. • Hipertensión arterial: La causa más común de hipertensión arterial en niños continúan siendo las cicatrices renales. (4) Las pautas cortas de tratamiento antibiótico (3-5 días) sólo se recomiendan para el tratamiento de las ITU de bajo riesgo o cistitis. la cual tiene una baja sensibilidad para pielonefritis aguda (50% a 60%). con enfermedad sistémica. En este evento parece estar involucrado el mecanismo de la renina – angiotensina – aldosterona. La duración del tratamiento inicial parenteral. coli y otros gérmenes entéricos. Es además esencial asegurar que el antibiótico llegue en concentraciones suficientes (dosis crítica/eficaz) al tejido renal y sea eliminado mayoritariamente a través de la orina (3. apariencia tóxica ó inmunocomprometidos se debe considerar la hospitalización para manejo parenteral con antibióticos de amplio espectro. Tratamiento.IVU en Pediatría renal. a pesar de su alta tasa de falsos positivos. proteger al riñón de la lesión renal e identificar la causa de la infección para prevenir la recurrencia. se puede iniciar el tratamiento. (4) La selección y la vía del antibiótico dependen de la gravedad del cuadro clínico y de la sensibilidad de los gérmenes locales. En niños menores de 3 meses. (4) X. incapaces de tolerar la vía oral.

IVU en Pediatría inicial severo y pielonefritis aguda. Seguimiento del tratamiento La respuesta del paciente al tratamiento debe evaluarse clínicamente y con urocultivo. deberían recibir tratamiento por 14 días. los primeros 7 a 10 días parenterales.(4) En pacientes clínicamente estables. (4) XI. antibiótico oral de amplio espectro (4) se recomienda el uso de un En niños pequeños con síntomas inespecíficos (anorexia. cuando el uroanálisis no son suficientemente claros. el tratamiento oral debe retrasarse hasta conocer el resultado del urocultivo. Este último no está indicado de rutina para el Página 11 . La misma conducta se debe tomar en niñas con síntomas característicos de disfunción vesical y uroanálisis negativo o no concluyente. mala ganancia de peso).

fosfomicina. Está indicado un seguimiento periódico a intervalos crecientes.IVU en Pediatría seguimiento inmediato del paciente. (6) Página 12 . debe repetirse a las 48 horas de iniciada la terapia.(4) XII. Profilaxis Al finalizar el tratamiento inicial se debe continuar profilaxis antibiótica hasta descartar factores predisponentes en los menores de 5 años. El urocultivo deberá realizarse siempre que se compruebe fiebre sin foco y en presencia de síntomas miccionales. podría emplearse amoxicilina o amoxicilina-ácido clavulánico. tampoco en pacientes con reflujos vesicoureterales grados I-III. y posteriormente. debe prescribirse hasta que se tengan los resultados de los estudios imagenológicos en busca de factores predisponentes. (4) No se recomienda la profilaxis con antibióticos de forma sistemática en niños con tracto urinario normal tras un primer episodio de infección urinaria. La duración de la misma dependerá de estos estudios: Si son negativos se pueden suspender los antimicrobianos. no se recomienda la profilaxis antibiótica. pero si existe mala respuesta clínica ó si el germen aislado en el urocultivo inicial muestra resistencia in Vitro al antibiótico usado. En menores de un mes. Si bien no es clara la efectividad. por el alto riesgo de recurrencia ya mencionado anteriormente. se recomienda un urocultivo mensual los tres primeros meses. cada tres meses durante el primer año y semestral el segundo año. asi como en niños con cicatrices renales en ausencia de reflujo vesicoureteral tras un primer episodio de infección urinaria (6) Se consideran antibióticos apropiados para profilaxis la nitrofurantoína (en niños mayores que tomen tabletas). Serían antibióticos de primera elección nitrofurantoína y trimetoprim. salvo en el neonato. trimetoprim y cotrimoxazol (trimetoprim-sulfametoxazol). que sería amoxicilina. Así. (4) Debe realizarse en todos los casos un urocultivo de control dentro de los 7 días siguientes al término del tratamiento. incluso en los niños que reciben profilaxis antibiótica.

XIV. cistografía y gamagrafía renal DMSA – Tc99m. 3) Aspecto tóxico. las condiciones para que un niño diagnosticado de IVU pueda ser dado de alta para su control extrahospitalario podrían quedar enumeradas en tres puntos: 1) Paciente afebril. Estarían definidos por unos criterios clínicos: 1) Edad menor de 3 meses. aunque algunos autores prefieren fijar el límite seguridad en 6 meses y hasta un año de vida. se les debe solicitar ecografía renal. deshidratación enfermedad grave. o datos clínicoanalíticos de 4) Imposibilidad de realizar terapia oral. un manejo domiciliario adecuado y Del mismo modo. 5) Dificultades para realizar seguimiento ambulatorio. Motivo de Ingreso. (4) Página 13 . 2) Alteración malformativa significativa de las vías urinarias. con dificultades buen aspecto general y que come sin 2) Participación de la familia en el cumplimiento terapéutico 3) Posibilidad de seguimiento ambulatorio adecuado. Estudios Complementarios. A todos los niños y niñas menores de 5 años de edad con IVU confirmada y en niños mayores con pielonefritis aguda ó IVU recurrentes.IVU en Pediatría XIII. Esto debido a que es importante detectar alteraciones anatómicas ó funcionales del sistema urinario.

(4) La gamagrafía en el proceso agudo permite evaluar el riesgo de desarrollo de cicatrices de acuerdo con la extensión de la pielonefritis y de la presencia de RVU: si la gamagrafía inicial es normal y no hay reflujo ó es de grado I ó II. que tiene hasta un 40% de probabilidad de presentar el mismo trastorno. aunque estas últimas no las descarta. Si hay lesiones leves con ó sin reflujo ó lesiones extensas sin reflujo. como quistes ó cicatrices. el riesgo es del 14% al 38%. (4) La cistografía con radioisótopos reduce la radiación pero no permite clasificar el RVU ni da información anatómica de la vejiga y la uretra. además de hacer diagnóstico de RVU. no hay riesgo de daño renal. (4) Página 14 .IVU en Pediatría 1. Gamagrafía renal con DMSA – Tc99 m: 18 La gamagrafía renal con DMSA – Tc99m. Cistografía: Los estudios de elección para el diagnóstico de RVU son la cistouretrografía miccional (CUM) y la cistografía con radionúclidos. establecer la presencia de ureteroceles. Está indicada en niñas sin sospecha de SED y para el seguimiento de RVU en los dos sexos. por lo que es de elección como estudio inicial de IVU en niños así como en niñas con síndrome de eliminación disfuncional (SED). Tiene indicación de urgencia sólo en caso de mala respuesta inicial al tratamiento. Ecografía renal: Se busca anomalías estructurales renales congénitas. por lo que se ha convertido en el gold estándar para el diagnóstico de las mismas. Igualmente es el estudio de elección en el caso de evaluación de un gemelo con un hermano con RVU. Si la pielonefritis es extensa y hay RVU asociado el riesgo es del 88%. En otros eventos se puede realizar de manera rápida pero no urgente. Igualmente se buscan cálculos renales y se examina la vejiga en busca de dilatación distal de los ureteres. La primera permite. y es superior a la urografía excretora y a la ecografía. divertículos vesicales ó valvas uretrales posteriores en niños. 3. hipertrofia de la pared vesical y presencia de ureteroceles. (4) El estudio se puede realizar cuando el paciente esté estable y tenga un urocultivo negativo y no se debe retardar mayor tiempo. No descarta reflujo vesicoureteral ni pielonefritis aguda. tiene una alta sensibilidad y especificidad para la detección de cicatrices renales (96% y 98%). hidronefrosis y alteraciones en el parénquima renal. clasificar el mismo. (4) 2.

Disponible en: http://pujPágina 15 . 1. Manejo de la infección urinaria en niños entre dos meses y cinco años. Bibliografía. Morales Sabogal Y.IVU en Pediatría Conclusiones. Figueroa Serrano J. Lozano León J. De la Cruz París J.

vol. Martínez Suarez V.67:517-25. AC.co/portal/page/portal/Facultad%20de %20Medicina/1documentos/guias_pediat/ivu. Sociedad de Pediatría de Asturias. Cantabria. Ochoa Sangrador C.es/en/node/2059152.es/es/revistas/anales-pediatria37/recomendaciones-conferencia-consenso-manejo-diagnosticoterapeutico-las-13111604-articulos-especiales-2007 7. Volumen 22. Castilla y LeóBOL PEDIATR 2006. Infección de Vías Urinarias en niños. Disponible en: http://www. 6. Eiros Bouza JM.co/Revista/PDF/2005/07020620 0505 5. Narváez Gómez A. Publicado en An Pediatr (Barc). Díaz Ponce H.elsevier. 2007. 46: 222-229.medigraphic. F. .67 núm 05. Santos Rodríguez.IVU en Pediatría portal. Sandoval Mex A.org/boletin/46_supl2/BolPediatr2006_46_supl2_222229. Recomendaciones de la Conferencia de Consenso “Manejo Diagnóstico y terapéutico de las infecciones del tracto urinario de la infancia. Disponible en: http://www.com/pdfs/micro/ei-2002/ei021c. Perfil etiológico de las infecciones urinarias y patrón de sensibilidad de los uropatógenos. 2.javeriana.facultadsalud. Ochoa C.67 núm 05. Página 16 . Disponible en: http://www. Copyright © 2002. Infección de las vías urinarias (ITU) en el niño: Plan diagnóstico-terapéutico. 2007. vol. Asociación Mexicana de Infectología y Microbiología Clínica.elsevier. Publicado en An Pediatr (Barc).67:461-8. Disponoble en: http://www.sccalp. Málaga Guerrero S.pdf 4.unicauca.pdf. Disponible en http://www.pdf 3.edu. Infección de vías urinarias en pediatría.edu.

IVU en Pediatría Página 17 .

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->