Está en la página 1de 48

INTRODUCCIÓN

El Medio Ambiente es todo aquello que rodea al ser humano y que se


debe ciudad cuidar para mantener limpia las ciudades, colegios, hogares, entre
otros., en fin todo en donde se puede estar.
La lluvia ácida se forma cuando la humedad en el aire se combina con
los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos por fábricas, centrales
eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo.
En interacción con el vapor de agua, estos gases forman ácido sulfúrico y
ácidos nítricos. Finalmente, estas sustancias químicas caen a la tierra
acompañando a las precipitaciones, constituyendo la lluvia ácida.
Los contaminantes atmosféricos primarios que dan origen a la lluvia
ácida pueden recorrer grandes distancias, siendo trasladados por los vientos
cientos o miles de kilómetros antes de precipitar en forma de rocío, lluvia,
llovizna, granizo, nieve, niebla o neblina. Cuando la precipitación se produce,
puede provocar importantes deterioros en el ambiente.
Se considera lluvia ácida si presenta un pH de menos de 5 y puede
alcanzar el pH del vinagre (pH 3).
Este tema nos intereso ya que hay grandes cambios climáticos a causa
de la masiva contaminación en el medio ambiente. Uno de los efectos es la
lluvia ácida, esta nos cautivo por su complejidad en su formación.
Con este proyecto intentamos difundir la información dentro de la
sociedad para poder causar una reflexión dentro de ellos para disminuir los
contaminantes que la provocan.
En el presente trabajo de investigación ambiental se tratan temas
relacionados con el medio ambiental, tales como: Lluvia ácida, Educación
Ambiental, La Carta de la Tierra, Cultural, Valores y Modelos Ambientales en
el mundo y en Venezuela, así como también se dará a conocer una ONG´S de
Educación Ambiental.
LLUVIA ACIDA Y MEDIO AMBIENTE

LLUVIA ACIDA – CONCEPTO

Se denomina lluvia acida a un tipo de desastre natural caracterizado por


la precipitación pluvial que, según estudios bioquímicos, presenta un pH o
grado de acidez menor a 5.65 (atención: también puede presentarse como
nieve, niebla, roció, etc.). Esto es así porque las sustancias químicas que se
encuentran suspendidas en la atmósfera precipitan junto con el agua.
La mayoría de estas sustancias acidas provienen de las centrales
térmicas aunque también están presentes los resultantes de la combustión de
combustibles fósiles como por ejemplo aquellos utilizados en los motores a
explosión.
Este problema ecológico se remonta a los inicios de la Revolución
Industrial, incrementando los niveles de smog acido desde ese momento que
por mecanismos eólicos (vientos) son depositados o transferidos a zonas
alejadas no industrializadas. El comienzo de los estudios y la denuncia de este
problema, por pertenecer a un área ampliamente afectada, son los países del
norte de Europa.

Historia de la lluvia acida


La primera vez que se planteo este inconveniente en un foro ecológico
fue en el año 1972 durante la Conferencia de las Naciones Unidas realizada en
Estocolmo. El objetivo de esa reunión era plantear los problemas sobre el
Medio Ambiente. El gobierno de Sueciapresento un amplio informe en relación
a la polución del aire desde países remotos (por medio de los vientos
provenientes del este, se arrastaban altas concentraciones de azufre
generando la precipitación con este componente con las lluvias). El origen de
los compuestos oxidados de azufre eran las plantas térmicas ubicadas en Gran
Bretaña. Manifestaron, además, que esta contaminación dañaba los
ecosistemas nórdicos generando la contaminación de los lagos y el agua a
través de las lluvias acidas o nevadas con altos contenidos de acido sulfúrico.
Origen de la lluvia ácida
La lluvia ácida se forma cuando la humedad en el aire se combina con
los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos por fábricas, centrales
eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo.
En interacción con el vapor de agua, estos gases forman ácido
sulfúrico y ácidos nítricos. Finalmente, estas sustancias químicas caen a la
tierra acompañando a las precipitaciones, constituyendo la lluvia ácida.
Los contaminantes atmosféricos primarios que dan origen a la lluvia
ácida pueden recorrer grandes distancias, siendo trasladados por los vientos
cientos o miles de kilómetros antes de precipitar en forma de rocío, lluvia,
llovizna, granizo, nieve, niebla o neblina. Cuando la precipitación se produce,
puede provocar importantes deterioros en el ambiente.
La lluvia ácida y otros tipos de precipitación ácida como neblina, nieve,
etc. han llamado recientemente la atención pública como problemas
específicos de contaminación atmosférica secundaria; sin embargo, la
magnitud potencial de sus efectos es tal, que cada vez se le dedican más y
más estudios y reuniones, tanto científicas como políticas ya que en la
actualidad hay datos que indican que la lluvia es en promedio 100 veces más
ácida que hace 200 años.
La oxidación adicional de los óxidos de azufre (1) y de nitrógeno (2)
puede ser catalizada por los contaminantes atmosféricos (3), incluyendo las
partículas sólidas y por la luz solar. Una vez formados los óxidos SO3 y NO2,
reaccionan con facilidad con la humedad atmosférica para formar los ácidos
sulfúrico (4) y nítrico (5) respectivamente. Estos permanecen disociados en la
atmósfera y le imparten características ácidas y, eventualmente, se precipitan
con la neblina, la lluvia o la nieve, las que, por lo tanto, tendrán mayor acidez
en las áreas que reciben continuamente dichos óxidos que en las que no están
alteradas.
La lluvia acida genera severos daños ambientales y de ahí su
importancia desde el punto de vista ecológico. Sin lugar a dudas, existen
diferencias entre algunos ecosistemas que los hacen mas susceptibles que
otros. Las características biológicas de los suelos mas afectados son: los
formados por partículas gruesas sobre principalmente granito, de poca
profundidad y no calcáreos, presentan poca capacidad de procesar la materia
orgánica lo cual genera que toda sustancia que ingresa al ecosistema sea
eliminada de forma pausada. Debemos pensar que además del daño producido
a través de la tierra existe un daño directo sobre los elementos vegetales
producidos por los tóxicos presentes en la lluvia acida.

Consecuencias provocadas por la lluvia acida


Uno de los ecosistemas mas afectados por la lluvia acida son
los acuáticos y en especial aquellos de agua dulce. Esto es así porque cuando
se depositan los tóxicos presentes en la lluvia acida generan una disminución
del pH del agua y los seres vivos que habitan dentro (peces, crustáceos y
plantas acuáticas) no soportan niveles de acidez mayores a un pH de 5. Esto
provoca irremediablemente la muerte de ellos e incluso algunos lagos del norte
de Europa se ha descrito que han quedado totalmente estériles (sin presencia
de organismos vivos) luego de la contaminación por lluvia acida.

Efectos de la lluvia ácida en los ecosistemas terrestres.


Hay países como Estados Unidos, Canadá y Escandinavia en los que
ellos tienen muchas perdidas económicas debido a que los lagos y los bosques
de estos países son muy importantes porque todos están metidos en áreas
turísticas. Bueno la verdad es que se ha demostrado que la lluvia ácida
moderadamente (pH 4.6) daña las plantas recién nacidas.
Todos los investigadores están investigando el papel de la lluvia ácida
en el aumento de la vulnerabilidad de los árboles ante enfermedades de
insectos y otros organismos. Porque la muerte y el marchitamiento de los
árboles de la Europa central, es también una gran preocupación para todo el
mundo ya que hay muchas hectáreas de bosques se están degradando debido
a la lluvia ácida. Lo peor de la Europa central le esta cayendo a Alemania debió
a la sequía que esta atravesando, aunque mejora algo en algunos años, pero lo
están pasando muy mal desde el año 1975.
También se ha inventado algo para mirar por encima cuanto perjudica a
la planta la lluvia ácida, mediante unas anillas de madera que se ponen
alrededor del tronco y según su ensanchamiento. Se pueden sacar varios
efectos nocivos en los que entran los siguientes:
Efectos sobre la salud humana.
No esta del Todo claro que las aguas subterráneas ácidas sean por si
mismas nocivas para la salud. Pero si se conoce el efecto negativo de los
metales como el aluminio y el cadmio que se libera en la tercera etapa a pH
inferiores a 5. Aunque se ha encontrado casos altos de niveles de plomo zinc y
cadmio aun a pH superiores (entre 5.2 y 6.4). Podemos poner ejemplos que
perjudican al ser humano:
• Cadmio: Produce su acumulación en la corteza renal causando graves
lesiones.
• Cobre: Es el principal efecto de la diarrea y la colitis en lo niños.
• Aluminio: Se penetra en la corriente sanguínea y nutricional del cuerpo,
ataca a las barreras de protección del ser humano , produce daños
graves en el cerebro y en el sistema óseo.
• Plomo: Produce daños importantes en el cerebro, normalmente en los
niños.
• Efectos sobre los bosques.
• Los árboles dañados exhiben una serie de síntomas pero es muy difícil
establecer una conexión entre cada tipo de daño y las causas
correspondientes. El aire contaminado puede afectar a los árboles de
forma indirecta o también directamente.
• Los efectos directos consisten sobre todo en que atacan a las hojas del
árbol que es corroída por el deposito seco de SO2, la lluvia ácida y el
O3.
• Los efectos indirectos están relacionados con la acificación del suelo lo
que produce una reducción de nutrientes y una liberación de sustancias
perjudiciales para el árbol. La sensibilidad de las especies a las que
atacan varia su según la superficie de la hoja y la caducidad de las
mismas.
• Efectos en los cultivos:
• Resumiendo todo el rollo que he encontrado, es que queda ya claro que
lo sistemas terrestres son menos sensibles a la sedimentación ácida que
los sistemas acuáticos. Algunos efectos a corto plazo de la lluvia ácida
pueden ser beneficiosos probablemente a causa de las aportaciones de
nitrógeno fertilizante. Sin embargo, a largo plazo es muy posible que se
produzcan efectos dañinos. Sin duda se afectaran los ciclos y equilibrios
de los nutrientes en el bosque, y e crecimiento de los árboles para
menguar.
• Efectos sobre la fauna y la flora:
• Con respecto a las plantas, las especies que se ven mas afectadas son
los líquenes y los musgos que toman directamente el agua a través de
sus hojas. Además estas especies son indicadores directos de la
contaminación atmosférica como es el caso de los líquenes respecto a
las emisiones de dióxido de azufre. Pero resumiendo todo al igual que lo
anterior, lo que podemos afirmar que la fauna también se vera afectada
por los cambios en la composición y la estructura de la vegetación. Si,
por ejemplo, los bosques son dañados, se producirán grandes cambios
en las especies animales que integran el ecosistema forestal.
• Efectos sobre las aguas subterráneas
• Las aguas en los lagos son siempre mas ácidas que las aguas que
tenemos bajo nuestros pies (aguas subterráneas) debido a que el suelo
la filtra y el agua coge una gran parte de materiales que disueltos en
agua forman los ácidos.
• Las acificaciones de las aguas subterráneas se realizan en tres etapas.
• Primero disminuye la capacidad de los suelos de neutralizar las
precipitaciones. Aumentan los niveles de sulfato, calcio y potasio, en las
aguas subterráneas, no existiendo ningún otro efecto que altere la
calidad del agua. En esta etapa el agua se torna corrosiva y ataca las
cañerías.
• Luego de esta etapa la acción neutralizante del suelo decae aún más y
el efecto buffer de las aguas subterráneas comienza a disminuir. Se nota
en esta etapa un aumento en el poder corrosivo sobre metales y
concreto.
• Por último, la capacidad neutralizante del suelo desaparece y los valores
de pH descienden con un aumento en las concentraciones de metales
en las aguas de los pozos, tornándose aún más corrosivos.
Daños originan la lluvia ácida
La lluvia ácida causa multitud de efectos nocivos tanto sobre los
ecosistemas como sobre los materiales. Intentemos sintetizarlos:
- Aumentan la acidez de las aguas de ríos y lagos, lo que se traduce en
importantes daños en la vida acuática, tanto piscícola como vegetal.
- Aumenta la acidez de los suelos, lo que se traduce en cambios en la
composición de los mismos, produciéndose la lixiviación de nutrientes
importantes para las plantas, tales como el calcio, y movilizándose metales
tóxicos, tales como el cadmio, níquel, manganeso, plomo, mercurio, que de
esta forma se introducen también en las corrientes de agua.
La vegetación expuesta directamente a la lluvia ácida sufre no sólo las
consecuencias del deterioro del suelo, sino también un daño directo que puede
llegar a ocasionar incluso la muerte de muchas especies. Vamos a señalar
algunos sucesos que origina la lluvia ácida sobre los sistemas acuáticos y
terrestres.
En el ecosistema acuático: descenso de la poblaciones de peces, que
conlleva a que los pescadores tengan menos trabajo y haya mas problemas en
la economía que tiene que ver con la pesca. Ejemplos: salmón, trucha... que
les produce problemas en su reproducción y malformaciones en su esqueleto.
También se ven afectados lo crustáceos al absorber el placton contaminado de
lluvia ácida (Ph y aluminio altos). Ejemplo de ecosistemas dañados por la lluvia
ácida en la actualidad:
* Unos 200 lagos de los Adirondacks del norte del estado de Nueva
York.
* Alrededor de una docena de ríos de nueva Escocia.
* De los 4.016 lagos evaluados en la provincia de Ontario, se han
encontrado acidificados 155, el 4% , y su capacidad para sustentar vida
acuática en muy limitada.
- Los ejemplos mas significativos que se producen en el ecosistema
terrestre:
* Disminución de los valores de pH.
* Incremento en los niveles de aluminio libre y otros metales tóxicos en
las aguas que están en contacto con dichos suelos.
* Pérdida de los nutrientes de las plantas como el potasio, calcio y
magnesio.

LA CARTA DE LA TIERRA

Preámbulo
Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la
humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez
más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y
grandes promesas. Para seguir adelante debemos reconocer que en medio de
la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia
humana y una sola comunidad terrestre con un destino común. Debemos
unirnos para crear una sociedad global sostenible, fundada en el respeto hacia
la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una
cultura de paz. En torno a este fin, es imperativo que nosotros, los pueblos de
la Tierra, declaremos nuestra responsabilidad unos hacia otros, hacia la gran
comunidad de la vida y hacia las generaciones futuras.

La Tierra, nuestro hogar


La humanidad es parte de un vasto universo evolutivo. La Tierra, nuestro
hogar, está viva con una comunidad singular de vida. Las fuerzas de la
naturaleza promueven que la existencia sea una aventura exigente e incierta,
pero la Tierra ha brindado las condiciones esenciales para la evolución de la
vida. La capacidad de recuperación de la comunidad de vida y el bienestar de
la humanidad dependen de la preservación de una biosfera saludable, con
todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y animales, tierras
fértiles, aguas puras y aire limpio. El medio ambiente global, con sus recursos
finitos, es una preocupación común para todos los pueblos. La protección de la
vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado

La situación global
Los patrones dominantes de producción y consumo están causando
devastación ambiental, agotamiento de recursos y una extinción masiva de
especies. Las comunidades están siendo destruidas. Los beneficios del
desarrollo no se comparten equitativamente y la brecha entre ricos y pobres
se está ensanchando. La injusticia, la pobreza, la ignorancia y los conflictos
violentos se manifiestan por doquier y son la causa de grandes sufrimientos.
Un aumento sin precedentes de la población humana ha sobrecargado los
sistemas ecológicos y sociales. Los fundamentos de la seguridad global están
siendo amenazados. Estas tendencias son peligrosas, pero no inevitables.

Los retos venideros


La elección es nuestra: formar una sociedad global para cuidar la Tierra
y cuidarnos unos a otros o arriesgarnos a la destrucción de nosotros mismos y
de la diversidad de la vida. Se necesitan cambios fundamentales en nuestros
valores, instituciones y formas de vida. Debemos darnos cuenta de que, una
vez satisfechas las necesidades básicas, el desarrollo humano se refiere
primordialmente a ser más, no a tener más. Poseemos el conocimiento y la
tecnología necesarios para proveer a todos y para reducir nuestros impactos
sobre el medio ambiente. El surgimiento de una sociedad civil global está
creando nuevas oportunidades para construir un mundo democrático y
humanitario. Nuestros retos ambientales, económicos, políticos, sociales y
espirituales están interrelacionados y, juntos, podemos proponer y concretar
soluciones comprensivas

Responsabilidad universal
Para realizar estas aspiraciones debemos tomar la decisión de vivir de
acuerdo con un sentido de responsabilidad universal, identificándonos con toda
la comunidad terrestre, igual que con nuestras comunidades locales. Somos
ciudadanos de diferentes naciones y de un solo mundo al mismo tiempo, en
donde los ámbitos local y global se encuentran estrechamente vinculados.
Todos compartimos una responsabilidad hacia el bienestar presente y futuro de
la familia humana y del mundo viviente en su amplitud. El espíritu de
solidaridad humana y de afinidad con toda la vida se fortalece cuando vivimos
con reverencia ante el misterio del ser, con gratitud por el regalo de la vida y
con humildad con respecto al lugar que ocupa el ser humano en la naturaleza.
Necesitamos urgentemente una visión compartida sobre los valores
básicos que brinden un fundamento ético para la comunidad mundial
emergente- Por lo tanto, juntos y con una gran esperanza, afirmamos los
siguientes principios interdependientes, para una forma de vida sostenible,
como un fundamento común mediante el cual se deberá guiar y valorar la
conducta de la gente, organizaciones, empresas, gobiernos e instituciones
transnacionales.

Principios
I. Respeto y cuidado de la comunidad de la vida
1. Respetar la Tierra y la vida en toda su diversidad
a. Reconocer que todos los seres son interdependientes y que toda
forma de vida, independientemente de su utilidad, tiene valor para los seres
humanos.
b. Afirmar la fe en la dignidad inherente a todos los seres humanos y en
el potencial intelectual, artístico, ético y espiritual de la humanidad.
2. Cuidar la comunidad de la vida con entendimiento, compasión y amor
a. Aceptar que el derecho a poseer, administrar y utilizar los recursos
naturales conduce hacia el deber de prevenir daños ambientales y proteger los
derechos de la gente.
b. Afirmar que a mayor libertad, conocimiento y poder se presenta una
correspondiente responsabilidad por promover el bien común.
3. Construir sociedades democráticas justas, participativas, sostenibles y
pacíficas
a. Asegurar que las comunidades, a todo nivel, garanticen los derechos
humanos y las libertades fundamentales, y brinden a todos la oportunidad de
desarrollar su pleno potencial.
b. Promover la justicia social y económica, posibilitando que todos
alcancen un modo de vida seguro y digno, pero ecológicamente responsable.
4. Asegurar que los frutos y la belleza de la Tierra se preserven para las
generaciones presentes y futuras
a. Reconocer que la libertad de acción de cada generación está
condicionada por las necesidades de las generaciones futuras.
b. Transmitir a las futuras generaciones valores, tradiciones e
instituciones que apoyen la prosperidad a largo plazo, de las comunidades
humanas y ecológicas de la Tierra.

Para poder realizar estos cuatro compromisos generales es necesario:

II. Integridad ecológica


5. Proteger y restaurar la integridad de los sistemas ecológicos de la
Tierra, con especial preocupación por la diversidad biológica y los procesos
naturales que sustentan la vida
a. Adoptar, a todo nivel, planes de desarrollo sostenible y regulaciones
que permitan incluir la conservación y la rehabilitación ambientales, como
parte integral de todas las iniciativas de desarrollo.
b. Establecer y salvaguardar reservas viables para la naturaleza y la
biosfera, incluyendo tierras silvestres y áreas marinas, de modo que tiendan a
proteger los sistemas de soporte a la vida de la Tierra, para mantener la
biodiversidad y preservar nuestra herencia natural.
c. Promover la recuperación de especies y ecosistemas en peligro.
d. Controlar y erradicar los organismos exógenos o genéticamente
modificados, que sean dañinos para las especies autóctonas y el medio
ambiente y, además, prevenir la introducción de tales organismos.
e. Manejar el uso de recursos renovables como el agua, la tierra, los
productos forestales y la vida marina, de manera que no se excedan las
posibilidades de regeneración y se proteja la salud de los ecosistemas.
f. Manejar la extracción y el uso de los recursos no renovables, como
minerales y combustibles fósiles, de forma que se minimice su agotamiento y
no se causen serios daños ambientales.
6. Evitar dañar, como et mejor método de protección ambiental, y
cuando el conocimiento sea limitado, proceder con precaución
a. Tomar medidas para evitar la posibilidad de daños ambientales graves
o irreversibles, aún cuando el conocimiento científico sea incompleto o
inconcluso.
b. Imponer las pruebas respectivas y hacer que las partes responsables
asuman ¡as consecuencias de reparar el daño ambiental, principalmente para
quienes argumenten que una actividad propuesta no causará ningún daño
significativo.
c. Asegurar que la toma de decisiones considere las consecuencias
acumulativas de las actividades humanas, a largo término, indirectas, de
larga distancia y globales.
d. Prevenir la contaminación de cualquier parte del medio ambiente y no
permitir la acumulación de sustancias radiactivas, tóxicas u otras sustancias
peligrosas.
e. Evitar actividades militares que dañen el medio ambiente.
7. Adoptar patrones de producción, consumo y reproducción que
salvaguarden las capacidades regenerativas de la Tierra, los derechos
humanos y el bienestar comunitario
a. Reducir, reutilizar y reciclar los materiales usados en los sistemas de
producción y consumo y asegurar que los desechos residuales puedan ser
asimilados por los sistemas ecológicos.
b. Actuar con moderación y eficiencia al utilizar energía y tratar de
depender cada vez más de los recursos de energía renovables, tales como la
solar y la eólica.
c. Promover el desarrollo, la adopción y la transferencia equitativa de
tecnologías ambientalmente sanas.
d. Internalizar los costos ambientales y sociales totales de bienes y
servicios en su precio de venta y permitir que los consumidores puedan
identificar productos que cumplan con las más altas normas sociales y
ambientales.
e. Asegurar el acceso universal al cuidado de la salud que fomente la
salud reproductiva y la reproducción responsable.
f. Adoptar formas de vida que pongan énfasis en la calidad de vida y
en la suficiencia material en un mundo finito.
8. Impulsar el estudio de la sostenibilidad ecológica y promover el
intercambio abierto y la extensa aplicación del conocimiento adquirido
a. Apoyar la cooperación internacional científica y técnica sobre
sostenibilidad, con especial atención a las necesidades de las naciones en
desarrollo.
b. Reconocer y preservar el conocimiento tradicional y la sabiduría
espiritual en todas las culturas que contribuyen a la protección ambiental y al
bienestar humano.
c. Asegurar que la información es de vital importancia para la salud
humana y la protección ambiental, incluyendo la información genética, sea
del dominio público.

III. Justicia social y económica


9. Erradicar la pobreza como un imperativo ético, social y ambiental
a. Garantizar el derecho al agua potable, al aire limpio, a la seguridad
alimenticia, a la tierra no contaminada, a una vivienda y a un saneamiento
seguro, asignando los recursos nacionales e internacionales requeridos.
b. Habilitar a todos los seres humanos con la educación y con los
recursos requeridos para que alcancen un modo de vida sostenible, y proveer
la seguridad social y las redes de apoyo requeridos para quienes no puedan
mantenerse por si mismos.
c. Reconocer a los ignorados, proteger a los vulnerables, servir a
quienes sufren y posibilitar el desarrollo de sus capacidades y perseguir sus
aspiraciones
10. Asegurar que las actividades e instituciones económicas, en todos
los ámbitos, promuevan el desarrollo humano de forma equitativa y sostenible
a. Promover la distribución equitativa de la riqueza dentro de las
naciones y entre ellas.
b. Intensificar los recursos intelectuales, financieros, técnicos y sociales
de las naciones en desarrollo y liberarlas de onerosas deudas
internacionales.
c. Asegurar que todo comercio apoye el uso sostenible de los
recursos, la protección ambiental y las normas laborales progresivas.
d. Involucrar e informar a las corporaciones multinacionales y a los
organismos financieros internacionales para que actúen transparentemente por
el bien público y exigirles responsabilidad por las consecuencias de sus
actividades.
11. Afirmar la igualdad y equidad de género como prerrequisitos para el
desarrollo sostenible y asegurar et acceso universal a la educación, el cuidado
de la salud y ta oportunidad económica
a. Asegurar los derechos humanos de las mujeres y las niñas y terminar
con toda la violencia contra ellas.
b. Promover la participación activa de las mujeres en todos los aspectos
de la vida económica, política, cívica, social y cultural, como socias plenas e
iguales en la toma de decisiones, como líderes y como beneficiarlas.
c. Fortalecer las familias y garantizar la seguridad y la crianza amorosa
de todos sus miembros.
12. Defender el derecho de todos, sin discriminación, a un entorno
natural y social que apoye la dignidad humana, la salud física y el bienestar
espiritual, con especial atención a los derechos de los pueblos indígenas y las
minorías
a. Eliminar la discriminación en todas sus formas, como la basada en la
raza, el color, el género, la orientación sexual, la religión, el idioma y el
origen nacional, étnico o social.
b. Afirmar el derecho de los pueblos indígenas a su espiritualidad,
conocimientos, tierras y recursos y a sus prácticas vinculadas a un modo de
vida sostenible.
c. Honrar y apoyar a los jóvenes de nuestras comunidades,
habilitándolos para que ejerzan su papel esencial en la creación de
sociedades sostenibles.
d. Proteger y restaurar lugares que tengan un significado cultural y
espiritual

IV. Democracia, no violencia y paz


13. Fortalecerá las instituciones democráticas en todos los ámbitos y
brindar transparencia y rendimiento de cuentas en la gobernabilidad,
participación inclusiva en la toma de decisiones y acceso a la justicia
a. Sostener el derecho de todos a recibir información clara y oportuna
sobre asuntos ambientales, igual que sobre todos los planes y actividades de
desarrollo que los pueda afectar o en los que tengan interés.
b. Apoyar a la sociedad civil local, regional y global y promover la
participación significativa de todos los individuos y organizaciones interesados
en la toma de decisiones.
c. Proteger los derechos a la libertad de opinión, expresión, reunión
pacifica, asociación y disensión.
d. Instituir el acceso efectivo y eficiente de procedimientos
administrativos y judiciales independientes, incluyendo las soluciones y
compensaciones por daños ambientales y por la amenaza de tales daños.
e. Eliminar la corrupción en todas las instituciones públicas y privadas.
f. Fortalecer a las comunidades locales, habilitándolas para que puedan
cuidar sus propios ambientes y asignar la responsabilidad ambiental en
aquellos niveles de gobierno en donde puedan llevarse a cabo de manera más
efectiva.
14. Integrar en la educación forma! y en el aprendizaje a lo largo de la
vida, las habilidades, el conocimiento y los valores necesarios para un modo
de vida sostenible
a. Brindar a todos, especialmente a los niños y los jóvenes,
oportunidades educativas que los capaciten para contribuir activamente al
desarrollo sostenible.
b. Promover la contribución de las artes y de las humanidades, igual que
de las ciencias, para la educación sobre la sostenibilidad.
c. Intensificar el papel de los medios masivos de comunicación en la
toma de conciencia sobre los retos ecológicos y sociales.
d. Reconocer la importancia de la educación moral y espiritual para una
vida sostenible.
15. Tratar a todos los seres vivientes con respeto y consideración
a. Prevenir la crueldad contra los animales que se mantengan en las
sociedades humanas y protegerlos del sufrimiento.
b. Proteger a los animales salvajes de métodos de caza, trampa y pesca,
que les causen un sufrimiento extremo, prolongado o evitable.
c. Evitar o eliminar, hasta donde sea posible, la toma o destrucción de
especies por diversión, negligencia o desconocimiento.
16. Promover una cultura de tolerancia, no violencia y paz
a. Alentar y apoyar la comprensión mutua, la solidaridad y la
cooperación entre todos los pueblos, tanto dentro como entre las naciones.
b. Establecer estrategias amplias y comprensivas para prevenir los
conflictos violentos y utilizar la colaboración en la resolución de problemas para
gestionar y resolver conflictos ambientales y otras disputas.
c. Desmilitarizar los-sistemas nacionales de seguridad al nivel de una
postura de defensa no provocativa y emplear los recursos militares para fines
pacíficos, Incluyendo la restauración ecológica.
d. Eliminar las armas nucleares, biológicas y tóxicas y otras armas de
destrucción masiva.
e. Asegurar que el uso del espacio orbital y exterior apoye y se
comprometa con la protección ambiental y la paz.
f. Reconocer que la paz es la integridad creada por relaciones correctas
con uno mismo, otros individuos, otras culturas, otras formas de vida, la Tierra
y con el todo, del cual somos parte.

El camino hacia adelante


Como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamado
a buscar un nuevo comienzo. Tal renovación es la promesa de estos principios
de la Carta de la Tierra. Para cumplir esta promesa debemos comprometemos
a adoptar y promover los valores y objetivos en ella expuestos.
El proceso requerirá un cambio de mentalidad y de corazón; requiere
también un nuevo sentido de interdependencia global y responsabilidad
universal. Debemos elaborar y aplicar imaginativamente la visión de un modo
de vida sostenible a escala local, nacional, regional y global. Nuestra diversidad
cultural es una herencia preciosa y las diferentes culturas encontrarán sus
propias formas para concretar lo establecido. Debemos profundizar y ampliar el
diálogo global que generó la Carta de la Tierra, puesto que tenemos mucho
que aprender en la búsqueda colaboradora de la verdad y la sabiduría.
A menudo la vida conduce a tensiones entre valores importantes. Ello
puede implicar decisiones difíciles; sin embargo, debe buscarse la manera de
armonizar la diversidad con la unidad; el ejercicio de la libertad con e] bien
común; lo; objetivos de corto plazo con las metas a largo plazo. Todo individuo,
familia, organización y comunidad tiene un papel vital que cumplir. Las artes,
las ciencias, las religiones, las instituciones educativas, los medios de
comunicación, las empresas, las organizaciones no gubernamentales y los
gobiernos están llamados a ofrecer un liderazgo creativo. La alianza entre
gobiernos, sociedad civil y empresas es esencial para la gobernabilidad
efectiva
Con el objeto de construir una comunidad global sostenible, las naciones
del mundo deben renovar su compromiso con las Naciones Unidas, cumplir con
sus obligaciones establecidas en los acuerdos internacionales existentes y
apoyar la realización de los principios de la Carta de la Tierra por medio de un
instrumento internacional legalmente vinculante sobre medio ambiente y
desarrollo.
Que el nuestro sea un tiempo que se recuerde por el despertar de una
nueva reverencia ante la vida; por la firme resolución de alcanzar la
sostenibilidad; por el aceleramiento en la lucha por la justicia y la paz, y por la
alegre celebración de la vida.

La Carta hoy
Especialmente en la última década, la opinión pública ha ido
concordando con la opinión científica de que se avecinan cambios dramáticos
en los patrones de producción y consumo. El desarrollo (económico o de
cualquier otro tipo) no puede lograrse en un mundo en el que los frutos del
crecimiento no se compartan más equitativamente. Las guerras, el terrorismo y
los abusos cometidos contra los derechos humanos son la causa de un
desarrollo desequilibrado.
Desde el nacimiento del texto, y especialmente desde 2007, no ha
dejado de crecer el respaldo formal y la legitimidad social de la Carta. Han
dado su apoyo explícito más de 5.000 organizaciones junto con multitud de
adhesiones personales directas, configurando un respaldo global de millones
de personas.
Lo más atractivo de la Carta parece ser precisamente su estilo, lejos de
lo habitual en los grandes programas internacionales. No es una lista detallada
de obligaciones, minuciosos controles o auditorías, sino que llama directamente
al corazón y a lo más noble del ser humano, fundamentando esa apelación en
una sólida base moral y analítica. Por ello es una declaración motivadora, viva,
con fuerza movilizadora, de la que suelen carecer los documentos
internacionales.
Hay también algunos temas controvertidos en la Carta. El alcance de la
propia Carta, o su consideración de la ecología, son algunos de los puntos en
debate. Cuando la Comisión de la Carta de la Tierra aprobó en el 2000 la
versión final del documento, se reconoció que el diálogo global sobre los temas
que aborda la Carta debía continuar.
Más allá de discrepancias y debates civilizados, la declaración ha sido
objeto frecuente de campañas de sectores de opinión ultraconservadores y
minoritarios aunque generadores de bastante ruido mediático en Internet.
Véase también: La Carta de la Tierra - Temas controvertidos

El tercer pilar del desarrollo pacífico


Jerusalén. Cúpula de la Roca. Al fondo, iglesia del Santo Sepulcro. En
primera línea, abajo, almenas del Muro de las
Lamentaciones.
"En medio de la magnífica diversidad de culturas
y formas de vida, somos una sola familia humana
y una sola comunidad terrestre con un destino
común". (Preámbulo de la Carta).
Mijaíl Gorbachov[10] afirma que el mundo actual encara tres problemas
principales que abarcan a todos los demás:
el reto de la seguridad, armas de destrucción masiva y terrorismo;
el reto de la pobreza y de las economías subdesarrolladas; y
el reto de la sostenibilidad ambiental.
Existen dos documentos en el derecho internacional al servicio de la
comunidad mundial para enfrentar los dos primeros:
La Carta de las Naciones Unidas, que reglamenta las relaciones entre
estados y, por consiguiente, establece normas de conducta para conseguir la
paz y la estabilidad.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos, que regula las
relaciones entre estados y personas, y garantiza a todos los ciudadanos un
conjunto de derechos inalienables que sus respectivos gobiernos deberán
asegurarles.
La trascendencia de ambos documentos no debe sobreestimarse.
Resulta evidente la necesidad de un tercer documento que pueda
reglamentar específicamente las relaciones entre estados, individuos y
naturaleza, definiendo los deberes de los seres humanos hacia el medio
ambiente y hacia la comunidad de la Tierra.
La Carta de la Tierra, que recoge los tres problemas, y no sólo el
ambiental, bajo una idea amplia de sostenibilidad, parece estar llamada a llenar
ese vacío, convirtiéndose en ese tercer pilar del desarrollo pacífico del mundo
moderno.
Sigue en marcha un proceso internacional de apoyo, con un número
creciente de gobiernos locales y nacionales respaldando a la declaración (los
de España, Brasil y México entre otros), así como la Unesco y multitud de
organizaciones no gubernamentales[cita requerida].
El objetivo de ese proceso es la adopción de la Carta de la Tierra como
referencia ética y jurídica sobre la sostenibilidad por las Naciones Unidas y la
comunidad internacional. Se sigue trabajando a favor del reconocimiento oficial
que, aunque pueda sorprender, todavía no se ha producido.
Sudáfrica, país anfitrión de la Cumbre de Johannesburgo en 2002, lideró
entonces un gran esfuerzo internacional por reconocer la Carta de la Tierra,
malogrado principalmente debido a la oposición de los Estados Unidos. Esto no
es obstáculo a que la Declaración de Johannesburgo apoye explícitamente
conceptos introducidos por la Carta, como el cuidado de la comunidad de la
vida.[9]
La gran comunidad de la vida: una visión
solidaria de la sostenibilidad
"El proceso requerirá un cambio de mentalidad
y de corazón" (Texto final de la Carta: El camino hacia
adelante).
Perritos de la pradera (Cynomys).
"Cuidar de la comunidad de la vida, formada por
todos los seres vivos, hasta los más pequeños".
El ideal colectivo propuesto por la Carta no es
sólo el de un desarrollo sostenible centrado en el
medio ambiente y en sus factores económicos y sociales, sino el de un estilo o
modo de vida sostenible.
Éste incluye a aquél, pero va más allá, promoviendo el cuidado de todas
las formas de vida y la responsabilidad colectiva, solidaria, frente al destino
común de la Tierra y la humanidad.
Porque "el desarrollo humano se refiere primordialmente a ser más, no a
tener más".
Un desarrollo sostenible permite a la Tierra, conservando su belleza, su
integridad y sus abundantes pero limitados recursos, satisfacer las necesidades
actuales de toda la humanidad de manera incondicional. Pero lo hace de forma
que la Tierra pueda reproducirse, regenerarse y continuar su evolución, como
lo ha hecho durante cuatro mil quinientos millones de años, satisfaciendo así
también las necesidades de futuras generaciones.
La forma actual de desarrollo, a nivel mundial, es absolutamente
insostenible. Se dijo por el Club de Roma que de persistir éste modelo de vida,
la humanidad podría sufrir el mismo destino que los dinosaurios (cita requerida)
La Carta habla de desarrollo sostenible, pero no hace de él su postulado
central. Ese desarrollo sostenible, entendido en un sentido técnico, es lo que
predomina en documentos oficiales de gobiernos y organismos internacionales.
Tan abusivo ha sido su uso, que la palabra sostenibilidad (desde su nacimiento
en el Informe Brundtland), se ha ido vaciando de contenido hasta equipararse a
una mera técnica medioambiental, utilitaria.
La Carta recupera y activa de nuevo el concepto de sostenibilidad
uniéndola a la solidaridad. Es la vida quien tiene prioridad, no la técnica, mera
herramienta a su servicio. La Carta asume como necesario el desarrollo
sostenible, y a la vez dirige su enfoque hacia la comunidad de la vida, formada
por todos los seres vivos, hasta los más pequeños. Esta comunidad, en toda su
espléndida diversidad, constituye la realidad más amenazada.
Junto con la comunidad de la vida, la Carta plantea su protección, la
atención hacia ella, y el reconocimiento de cada ser vivo y de su valor
intrínseco. Éste es, pues, un nuevo concepto de sostenibilidad a partir de la
Carta de la Tierra: cuidado de la comunidad de la vida con entendimiento,
compasión y amor.
Este modo de vida sostenible, solidario, retoma lo ambiental y lo
biológico como ejes, pero dentro de un conjunto más amplio junto con lo social,
lo político, lo económico, lo cultural, lo ético y lo personal: todos los aspectos de
la vida están entrelazados, y de ahí que sea necesaria esa visión de conjunto,
amplia, fraternal y solidaria, de la ecología y la sostenibilidad. Todos somos
uno.

Un punto de partida, un proceso


Marcha pacifista hacia el Capitolio en Washington D.C. (Estados Unidos)
15 sept. 2007). "Somos ciudadanos de diferentes naciones y de un solo
mundo al mismo tiempo" (Preámbulo de la Carta)
Desde sus primeros años, la Carta de la Tierra ha buscado promover un
proceso de transformación, de crear una conciencia de ciudadanía global, un
sentido de responsabilidad universal. Este proceso o Iniciativa se basa en una
extensa red colectiva internacional, diversa, descentralizada y voluntaria, que
se ha ido formando estos años.
La Carta de la Tierra no es, pues, algo cerrado y finalizado en el 2000,
sino un punto de partida para esa Iniciativa, cada día más viva y más abierta.
Esto es especialmente importante en estos tiempos de crisis.
Se están produciendo transformaciones intensas en lo económico, en lo
financiero y en la energía, pero también en lo político, en lo social, en la
educación, en las empresas, en la comunicación, en la forma de pensar y de
vivir, en las ideas, en las actitudes. Probablemente las cosas nunca vuelvan a
ser como antes.

"Vivir con reverencia ante el misterio del


ser, con gratitud por el regalo de la vida, y con
humildad respecto al lugar que ocupa el ser
humano en la naturaleza" (Preámbulo de la
Carta).
Se ha dicho que ésta no es sólo es una crisis material o económico-
financiera, sino una crisis del modelo de sociedad actual. Así pues, esta crisis
reflejaría otra más profunda, una crisis de fundamentos, de los principios que
han presidido la evolución humana durante los últimos siglos: interés individual,
competición, rendimiento financiero, acaparamiento, dominación, despilfarro
ecológico. De todos es conocido que la sociedad mundial vive ahora en el
centro de una formidable crisis de sentido, de falta de rumbo histórico. Es a ese
nivel donde la Carta de la Tierra puede aportar su contribución más singular.

CULTURA AMBIENTAL

La cultura ambiental, entendida como aquella postura ante la vida que


nos permite cuidar y preservar nuestro medio ambiente, es un asunto de
interés para todo el mundo.
Según Pablo Guadarrama (1990) “La cultura expresa el grado de control
que posee la humanidad en una forma histórica y determinada sobre sus
condiciones de existencia y desarrollo. Ese dominio se ejecuta de manera
específica y circunstanciada, por lo que puede ser considerada de manera
auténtica cuando se corresponde con las exigencias de diverso carácter que
una comunidad histórica, pueblo o nación debe plantearse”.
"Siempre que el hombre domina sus condiciones de existencia lo hace
de forma específica y en una situación espacio-temporal dada. En tanto no se
conozcan estas circunstancias y no sean valoradas por otros hombres, tal
anonimato no le permite participar de forma adecuada en la universalidad”
(Guadarrama, P, 1990). En consecuencia las organizaciones, como sistemas
abiertos, deben de mantener su acoplamiento estructural con la relación
cultura-naturaleza.
El hombre en su perenne evolución biológica y social tendrá en el
perfeccionamiento de la cultura uno de los requisitos indispensables para su
realización y para la consecución de relaciones más armónicas entre la
naturaleza y la sociedad. Si desaprovecha esa oportunidad que le ofrece la
cultura, el resultado será fatal tanto para una como para la otra. No hay tal
paradoja en afirmar que la cultura salvará al mundo, si el mundo sabe salvar la
cultura (Guadarrama, P., 1990).
Los estudios de Labarrere y Vargas (Labarrere, A. y Vargas A., 1999),
conducen directamente a la concepción instrumental de la cultura de E. S.
Marcarían (1987), que expresa que la cultura puede contemplarse como un
"Sistema de medios elaborados extrabiológicamente, de realizar la actividad
humana, medios gracias a los cuales se produce el funcionamiento y desarrollo
de la vida social de los hombres", por lo que se entiende que las
transformaciones en el hombre, su desarrollo, se producen al tomar la cultura
como medio, para operar con ella y sobre ella.
Resulta interesante la relación estrecha que se puede establecer entre la
cultura y las ideas, para lo cual puede ser ilustrativo el siguiente planteamiento:
…No debemos dejarnos someter por las ideas, pero no podemos resistir a las
ideas más que con ideas. Una parte de nuestra vida está en la vida de las
ideas.
Por otra parte La cultura ambiental se expresa en esa segunda
naturaleza construida por el hombre, las relaciones no solo materiales sino
también espirituales que se establecen, formando parte de ese concepto
grande que es Medio Ambiente.
La formación de la Cultura Ambiental transcurre como un proceso al cual
le son inherentes determinadas particularidades de ahí la necesidad de tener
en cuenta los requerimientos que precisan los mismos.

El Proceso de Formación de la cultura Ambiental:


Los procesos formativos están dirigidos a la formación de sentimientos,
voluntad, ideología, convicciones, ideales, cualidades y modos de actuación,
por lo que es un proceso que no termina, que se enriquece, donde intervienen
las personas, en los que la ciencia está llamada a jugar un importante papel y a
través de esta se producen aportes a la identidad, a la formación de valores, a
la toma de conciencia, a fortalecer el patriotismo, al desarrollo de
conductas.etc.
El proceso de formación de la cultura tiene entre sus componentes
elementos de carácter cognitivo, los cuales proporcionan los conocimientos
generales acerca del Medio Ambiente y también, también incluye las esferas
afectiva y motivacional que se posibilitan el desarrollo de una conciencia
ambiental propiciando el desarrollo de actitudes positivas o negativas hacia el
medio ambiente y de comportamientos ambientales responsables e
irresponsables en este sentido y derivadas.
De esta manera en la medida en que esté mas fortalecido sea el
conocimiento, o sea la formación en las esferas cognitivo y afectivo
motivacional, entonces, se podrá desarrollar una actitud positiva, expresada en
una disposición hacia el Medio Ambiente y por último una manera de accionar
que propicia comportamientos ambientales más responsables.
En este sentido deben ocupar un papel importante el reconocimiento del
Medio Ambiente en particular y de las ciencias en general y de las diferentes
disciplinas en particular así como de la Educación Ambiental, que es en
definitiva una proyección Pedagógica del entendimiento del Medio Ambiente.
Como hemos referido la cultura se manifiesta en su carácter de sistema en su
proceso de formación, si hablamos de la cultura ambiental como una dimensión
de la cultura general del individuo tenemos que remitirnos necesariamente a
esos sistemas con los cuales interactúa en ese proceso que no so más que los
componentes fundamentales de esa categoría mayor que es el Medio
Ambiente. Y a los nexos interdisciplinarios existentes entre estos.
En nuestra cultura de lo ambiental, parecería primar una visión
particularista. Quizá el ejemplo de la basura sea el más común. “Mi problema”
termina al sacar la basura de mi casa a la calle, y cuando me organizo,
frecuentemente demando al municipio la limpieza de mi cuadra y a lo sumo del
barrio en el que vivo, sin importarme el tratamiento global de los residuos
urbanos, quedando satisfecho si el basural de la esquina es erradicado. Los
montevideanos tiran basura por igual en toda la ciudad sin importar el nivel
socioeconómico ni las características del barrio. Un indicador de esto es la
existencia de basurales en todas las zonas.
Esta visión se repite al considerar la predisposición individual para
trabajar en temas ambientales como por ejemplo las campa-as de reciclaje. Si
bien las encuestas se-alan interŽs y deseo de colaborar con las campa-as de
recolecci-n y reciclaje que hoy se desarrollan en la ciudad (vidrio, bolsas de
leche, latas de aluminio) reciben, en general, poco apoyo. Muchos se dan por
satisfechos al depositar las latas, una vez consumidas, en los recipientes
adecuados, sintiendo que ya han participado, pero no limpian las bolsas de
leche y tiran las botellas o frascos de vidrio junto al resto de la basura del
hogar.
Desde otro aspecto, el problema se manifiesta en el concepto mismo de
“basura” que se tiene, en tanto no discrimina los residuos producidos por la
actividad humana y los desechos, es decir aquellos objetos que
voluntariamente tiramos y que difícilmente puedan ser recuperados. Todo
indica que aún visión ambiental dominante se disociara del cambio de cultura
imprescindible para lograr estos objetivos.
Otro distintivo de nuestra incipiente cultura ambiental parece ser la
perspectiva fragmentada, que nos lleva a percibir como separados de los
temas ambientales muchos de los problemas más serios que padece el país,
como ser la erosión o la falta de saneamiento. Esta misma perspectiva es la
que nos lleva a preocuparnos por temas ambientales globales, como los
ensayos nucleares franceses y a desmentir muchas veces problemas locales
serios. Ambas visiones deben ser tenidas en cuenta a la hora de realizar los
balances, interpretar las encuestas y considerar los niveles de organizaci-n y
participaci-n ciudadanos en temas ambientales. Ni mucho ni tan poco parecer'a
ser la respuesta. Nuestra sociedad est‡ siendo cada vez m‡s receptiva a los
temas y problemas ambientales aunque aœn queda mucho camino por andar.

VALORES AMBIENTALES

Valores Ambientales: son el conjunto de cualidades que definen un


ambiente como tal, incluyendo las características de los componentes vivos,
inertes y culturales.
Las actitudes ambientales es en lo general el comportamiento ecológico
de los ciudadanos en términos, analizando el comportamiento ecológico de los
mismos. En la actualidad hay que considerar los problemas ambientales los
cuales se dan en todo el mundo, desde las grandes ciudades hasta nuestras
fábricas, escuelas, hogares y campo rural. Son muchos los problemas
ambientales que están enfermando a nuestro planeta. Estos no son solo
problemas ecológicos como basura, contaminación de los ríos y el aire, la tala
de árboles, derretimiento de los polos y pérdida de biodiversidad, sino también
los de índole social-cultural, pobreza, inequidad, sobrepoblación, vinculados a
los problemas ecológicos y económicos.
Es fundamental que los conozcamos, sepamos qué es lo que está
pasando, por qué pasa lo que pasa, que hay de malo en ellos y, lo más
importante de todo, que podemos hacer para ayudar a proteger a nuestro
ambiente. Una manera en que podemos ayudar a nuestro planeta es
conociendo todo acerca de los valores, los cuales son cualidades o conjunto de
cualidades por las cuales algo es apreciado de manera positiva, y luego
aplicarlos a nuestra vida diaria, ya que en los días de hoy no los aplicamos y se
está destruyendo completamente el ambiente y por ende nuestro planeta. De la
misma manera que los valores, debemos conocer todo acerca de la actitud,
que es considerada como una condición mínima de conducta social, las
creencias, que son un conjunto de elementos que se relacionan entre sí, los
principios, que hacen una valoración de los actos humanos. Los valores son
más centrales y estables que las actitudes.
Las actitudes reflejan los valores más relevantes que una persona tiene
sobre el mundo y sobre sí misma. Es decir, las actitudes son indicadores de los
valores que posee un individuo. Todas estas: los valores, las creencias, la
actitud y los principios son de vital importancia para contrarrestar los
problemas ambientales.
Desde el momento en que llegamos a la vida, sin darnos cuenta,
comenzamos a desempeñarnos y aprendemos de nuestros seres mas
cercanos el, “Valor” a las cosas, de la misma manera en que se la damos a las
personas o a las acciones que se realizan. Todo en la vida tiene cierto valor,
aquello que no notamos no forma parte de nuestra vida, lo que no forma parte
de nuestras vidas no existe, lo que no existe carece de valor.
Esto nos pone a pensar que es lo que forma parte nuestras vidas y el
valor que tiene y así mismo nos damos cuenta de que es lo que carece y no
tiene valor en nuestras vidas, en ocasiones no somos capaces de, si no
observar, al menos ver lo que a nuestro alrededor ocurre. Desgraciadamente
en ocasiones no somos capaces de darnos cuenta lo que ocurren en el planeta
donde habitamos mucho menos tomamos acciones para evitar el daño al
planeta en donde vivimos. Por lo anterior es necesario el valor a nuestro medio
ambiente, el concientizar a las personas que nos rodean y muy importante
tonar acciones para revertir el daño y detener la contaminación, el realizar una
actividad de la conservación ambiental individual mente seria una ayuda para
mejorar nuestro medio ambiente porque al sumar las actividades individuales
da como resultado una gran paso en la conservación de nuestro medio
ambiente.
Hoy en día los valores más conocidos son el amor, el respeto, la
tolerancia y el perdón. Quizás no sean los más practicados, pero todo aquel
que por azares del destino provenga de una familia que crea en algún Dios al
menos a escuchado hablar de ellos.
Cabe destacar que el hombre es un animal racional, por lo tanto su bien
se consuma si cumple aquello para lo cual ha nacido. ¿Pero qué es lo que la
razón exige de él? Una cosa muy fácil: vivir según la naturaleza.
La educación en materia ambiental supone la formación en sentido
integral de la persona, en especial en lo que se refiere a fomentar actitudes y
comportamientos orientados a la convivencia. El medio ambiente es más que
un entorno donde desarrollar las actividades “humanas”, de hecho, el hombre y
sus múltiples manifestaciones son parte de él. “El ambiente no es un lugar
ajeno a las condiciones sociales de vida del hombre, sino por el contrario es
dependiente de las relaciones sociales que el hombre establece consigo
mismo” .
Formar a la persona, fomentando actitudes y comportamientos que la
promuevan como sujeto de interacción en la sociedad y en el medio ambiente,
es el objetivo de educar en valores. Entendiendo la educación como “algo
omnipresente en la existencia cotidiana de los seres humanos”, considerando
que “la presencia de algún modo de educación es constante en la vida de los
individuos” (Barra Ruatta, 2002). Es decir, la educación es entendida en su
sentido más pleno, y no solo como transmisora de información o conceptos.
Seguidamente al análisis de estas cuestiones es que abordamos la
educación ambiental como educación en valores, pues en entre ambas se
descubre que los valores superan al mero concepto, afectando al ser humano,
en un proceso permanente de formación y participación.
Pero antes de enfocarnos en las actitudes y valores de una comunidad
debemos definir actitudes ambientales para evitar problemas de entendimiento
en esta redacción.
Actitudes ambientales: son las predisposiciones que tiene una persona
para con su entorno ya sean a favor o en contra de este, basándose en
vivencias, conocimientos y valores adquiridos por la persona. Son una
organización relativamente duradera de creencias entorno a un objeto o
situación concreto que predispone a la persona a responder de una determinad
manera.
Escala de valores: Es el sistema de referencia básico que orienta y
determina la conducta y forma de vida global de un individuo. Estos sistemas
de valores son el resultado de la interacción del conjunto complejo de actitudes
que posee la persona.
Ahora habiendo diferenciado lo que son las actitudes de los valores
podemos determinar que ambos son de suma importancia en el cuidado del
medio ambiente, las actitudes de una persona llevan al aumento y mejora de
los valores que aprendió en su hogar y en la escuela.
El medio ambiente manifiesta, cada vez más, un mayor deterioro debido
al uso indiscriminado que el hombre da a los recursos naturales y a la
insuficiente atención que se le da a la solución de los efectos negativos que
esto produce sobre lo seres vivos, incluidos nosotros mismos.
A pesar de los esfuerzos por conservar los recursos naturales no se ha podido
frenar el deterioro ambiental, debido a que no logramos tener conciencia y
actitud de respeto hacia la naturaleza. La enseñanza de valores ambientales
desde la infancia es una forma de respeto hacia la naturaleza.
Stern y Oskamp han señalado la importancia que tiene que las personas
lleven a cabo conductas ecológicas para facilitar de esta manera la formación
de actitudes favorables hacia el medio ambiente. Yo pienso que esto es algo
muy cierto, porque mientras más conductas favorables tengamos hacia el
ambiente, estaremos dando un mejor ejemplo a nuestros hijos y demás
personas, lo cual sería como una invitación a que ellos realizaran lo mismo.
El saber ambiental es un valor que está muy relacionado con la ética, es un
cuestionamiento sobre las condiciones ecológicas de la sustentabilidad y las
bases sociales de la democracia y la justicia. Para mí este valor es el más
importante, ya que si no tenemos el saber, es decir, el conocimiento de los
daños que se están causando a nuestro medio, nunca podremos poner en
práctica los demás valores que al igual que este tienen muchísima importancia.
Puedo concluir haciendo mención de que el conocimiento de todos estos
valores, los podremos adquirir, asumiendo una educación ambiental
principalmente desde nuestro hogar, por lo cual, debemos darles las bases a
nuestros pequeños para que al entrar en contacto con estos valores, ya sea en
la escuela o en medios de difusión, tengan alguna idea sustentada de lo que se
les está informando y siempre tengan en cuenta el futuro de nuestro planeta.
En los últimos años ha sido muy polémico el tema de la contaminación
mundial, debido a que es ahora cuando nos estamos dando cuenta de todos
los daños que le hemos causado a lo largo de los años a nuestro planeta.
Estos daños en nuestro planeta han ido existiendo gracias a la evolución
de la sociedad, ya que con esta evolución la sociedad requiere el aumento en
el uso de los recursos naturales.
El estudio de los valores y actitudes ambientales juegan un gran papel
en la actualidad ya que a partir de estos podemos determinar el modo en que
actúan los habitantes de una cierta comunidad. Estos estudios se empezaron a
realizar en los años 70´s cuando surgió la inquietud por el gasto de energía
eléctrica en los hogares.
Pese a los esfuerzos por conservar los recursos naturales no se ha
podido frenar el deterioro ambiental, debido, posiblemente, a que no logramos
tener conciencia y actitud de respeto hacia la naturaleza. La enseñanza de
valores ambientales desde la infancia es una forma de generar cambios de
visión y de apreciación de la naturaleza.

Principios básicos de la educación o valores ambientales


• Considerar al ambiente en forma integral, es decir, lo natural y lo
construido, no sólo los aspectos naturales, sino los tecnológicos, sociales,
económicos, políticos, morales, culturales, históricos y estéticos.
• Asumir un enfoque interdisciplinario para el tratamiento de la dimensión
ambiental, que se inspira en el contenido específico de cada disciplina
para posibilitar una perspectiva holística y equilibrada.
• Tratar la temática ambiental desde lo particular a lo general tiene como
finalidad que los estudiantes se formen una idea de las condiciones
ambientales de otras áreas, que identifiquen las condiciones que prevalecen
en las distintas regiones geográficas y políticas, además de que reflexionen
sobre las dimensiones mundiales del problema ambiental para que los
sujetos sociales se involucren en los diferentes niveles de participación y
responsabilidad.
• Otro principio orientador hace énfasis en la complejidad de los
problemas ambientales, por lo cual es necesario desarrollar el pensamiento
crítico y las habilidades para resolverlos.
• Promover el conocimiento, la habilidad para solucionar problemas, la
clasificación de valores, la investigación y la evaluación de situaciones, en
los estudiantes en formación, cuyo interés especial sea la sensibilización
ambiental para aprender sobre la propia comunidad.
• Capacitar a las alumnos para que desempeñen un papel en la
planificación de sus experiencias de aprendizaje y darles la oportunidad de
tomar decisiones y aceptar sus consecuencias.
• Evaluar las implicaciones ambientales en proyectos de desarrollo.
• Insistir en la necesidad de cooperación local, nacional e internacional,
para la prevención y la solución de los problemas ambientales.

MODELO CULTURAL AMBIENTAL EN EL MUNDO

En los últimos años el tema ambiental, y en general todo lo que incluya


en su discurso prefijos asociados a los términos eco y bio, suele ser bien visto y
recibe la aceptación inicial en los círculos en los cuales pretende moverse.
El tema pasó de ser una preocupación científica, orientada a garantizar
las condiciones de vida sobre el planeta, a recorrer un camino polisémico
conquistado por distintos discursos que han pretendido capturar o por lo menos
aprisionar los límites de su alcance e impacto.
La creciente preocupación por la crisis ambiental y los eventos que a
diario certifican la destrucción de los recursos naturales, han llevado a que la
sensibilidad por el tema sea colectiva y se hayan generado cientos de
iniciativas orientadas a contribuir, así sea de modo equivocado, en parar la
destrucción del único planeta que tenemos para vivir (Manifiesto ¡Un Mundo
Sostenible es Posible!. 2002.).
Desde las aproximaciones políticas, ideologizadas por distintas
corrientes de pensamiento, hasta la instrumentalización total del término por
parte de gobiernos que la redujeron y condujeron a una norma de obligatorio
cumplimiento y en el peor de los casos, a un sello que tranquiliza la conciencia
de quienes continúan consumiendo y devorando el entorno en beneficio de un
modelo economicista que apunta al desarrollo de una sociedad capaz de
mantener el peligroso equilibrio entre el desarrollo de la técnica y el consumo
de los limitados recursos naturales.
Desde los años 70, donde se formaliza e internacionaliza la
preocupación por el tema ambiental (Club de Roma, los límites del crecimiento
entre otros), se han escrito múltiples textos con discursos, arengas,
advertencias, investigaciones y solicitudes que van llegando a los angustiosos,
pero a veces ignorados, llamados para intervenir en este proceso de
degradación continua y permanente de un entorno que cada vez se parece
menos a lo que esperamos heredar a las generaciones futuras.
Las banderas del discurso ambiental ha pasado por distintos exponentes
que van desde los más radicales defensores de la tierra (p.e. Greenpeace), que
han enarbolado la banderas de la urgencia de una nueva manera de
aproximarse a lo natural (Cumbre de Rio, nuestro futuro común), hasta los
negacionistas del cambio climático que aseguran que todo lo que pasa es
producto del desarrollo natural en la breve historia de la humanidad en la tierra
y que por tanto nada de lo que hagamos impedirá el destino final al cual nos
aproximamos inevitablemente.
Sin embargo, la legítima preocupación por los intereses de la tierra, ha
llevado a que de las diferentes cumbres sobre los temas ambientales, surjan
documentos que lentamente han sido incorporados en las legislaciones de los
diferentes países con el fin de contribuir a lo que se ha dado en llamar
“desarrollo sostenible” y que apuntan a establecer rutas de acción que
garanticen modelos de gestión que protejan los diferentes recursos que aún
quedan (ONU, PNUMA p.e.).
De especial relevancia en esta reflexión, la necesidad de reconocer el
énfasis de algunos autores que hablan de “crisis ambiental como crisis de la
racionalidad”* (Leff), que muestra de modo sintético las reflexiones éticas,
epistemológicas y semánticas que dejan en evidencia que la relación hombre-
naturaleza está condicionada por un principio hermenéutico que nos lleva a
considerarnos como sujetos en un mundo de objetos, lo cual significa que todo
aquello que no pueda incluirse en la llamada “comunidad del
pensamiento”*(Kant), no podrá tener otro destino más que el de subordinado
frente a la acción humana. Este modelo de pensamiento es el que circula por
todos los componentes de los sistemas de sociales y culturales y ha sido
abordado con suficiencia para mostrar que desde la “res cognitas” todo lo
demás quedó convertido en “res extensa” y por tanto sometido al dominio de un
ser cuya existencia está determinada por su capacidad de pensar, en el famoso
“pienso luego existo” (Descartes).
Volviendo al tema de los procesos legislativos y normativos vale la pena
mencionar todos aquellos que se rigen por acuerdos internacionales y
nacionales, entre ellos los contemplados en las normas ISO y todas aquellas
que atienden la necesidad de que las empresas y los empresarios se hagan
responsables del impacto que causa su organización en términos de
contaminación, degradación, etc. y por tanto que asuman las diferentes
acciones preventivas o correctivas que les lleve a disminuir, mitigar o eliminar
los niveles de impacto en su gestión.
Estos temas han sido abordados con idoneidad por diferentes autores y
siguen siendo motivo de constante preocupación en razón a la responsabilidad
que tienen los organismos de control en cuanto se hace indispensable seguir
documentando la huella que el hombre ha dejado en los diferente paisajes por
donde ha transitado en su historia (Gachet, 2002); encontramos entonces, que
para cada uno de los horizontes por donde la humanidad se ha establecido,
han sido muchos los pioneros que han gastado su vida generando
conocimiento sobre los múltiples impactos que el hombre ha producido en
estos escenarios.
Uno de los componentes que atraviesa los diferentes escenarios de la
vida social es la Educación Ambiental, la cual va, desde los esfuerzos de los
maestros en las escuelas y demás centros de educación formal, hasta las
iniciativas que se realizan en empresas y comunidades por alfabetizar en los
temas requeridos para que las prácticas y comportamientos sociales sean
amigables con el ambiente que les rodea.
La educación ambiental es uno de los ejes alrededor del cual reposa la
esperanza de alcanzar resultados positivos en la búsqueda de acciones que
aseguren que es posible transformar la manera de pensar y actuar frente a la
naturaleza; en este sentido, se cuenta con planes y programas diseñados para
niños, jóvenes y adultos que aseguran experiencias y conocimientos que le
permitan comprender que la naturaleza hace parte de su desarrollo vital. Ahora
bien, lo que las evidencias dicen, después de 40 años, es que esta ruta no
parece llevar al destino esperado (Eschenhagen 2008).
La vida empresarial, por su parte, consolidada desde la revolución
industrial como espacio de realización personal, entiende también que lo
ambiental, lejos de ser una moda pasajera, es una urgencia que debe ser
incluida en todos los procesos en los cuales intervienen las personas, de tal
manera que la preocupación por estos temas deben trascender el cumplimiento
satisfactorio de la normatividad expresada en la ley y debe ir más allá de las
acciones propuestas por los auditores que salvaguardan la aplicación de la
ISO.
Las organizaciones se han convertido en espacios vitales para las
personas y por tanto desarrollan en ella buena parte de lo que desean ser en
tanto seres en relación (Hegel). La organización, por su parte, expresa en su
ser, la condición por la cual existe y ésta tiene que ver con los tres pilares sobre
los cuales se fundamenta toda su gestión: La rentabilidad, el crecimiento y la
permanencia*(Sallenave,1994). Estos tres pilares son constitutivos de la razón
y esencia de la organización, en este sentido el pensamiento estratégico se
dirige también a la formulación de los tres factores clave que permiten asegurar
y consolidar el diseño de una organización capaz de mantenerse en el tiempo,
ellos son:
La estrategia que anticipa o por lo menos prevé las diferentes
actividades que debe realizar la organización y en este sentido desarrolla el
QUÉ, lo cual permite identificar los factores de éxito de la empresa. El segundo
factor tiene que ver con la Estructura que tiene la empresa, es decir encontrar
el CÓMO lograr estos objetivos propuestos y por último, pero no menos
importante la CULTURA como factor de éxito empresarial, es decir el QUIÉN y
es aquí donde las organizaciones marcan la diferencia al momento de obtener
sus resultados.
Por otra parte, la cultura organizacional se manifiesta como un factor
determinante para el logro de los objetivos corporativos; las personas que
integran la organización desarrollan una forma de actuar, una manera de ser,
un estilo propio que está determinado por las tradiciones y costumbres que se
han hecho parte de la identidad de la organización. La cultura hace referencia
entonces a la configuración de hechos que expresa la manera cómo se
relacionan las personas en los diferentes equipos de trabajo. La cultura está
determinada también por la historia de la empresa por los hechos relevantes
que han construido los metalenguajes que a diario generan sintonía y conflicto,
de tal manera que su identidad es capaz de ser reflejada e interpretada por
todos aquellos que no pertenecen a la misma e incluso la pueden
caracterizar(Garzón, 2005).
La cultura tiene un componente fundamental y es el llamado “talento
humano”, título que ha ido evolucionando o por lo menos cambiando a lo largo
de la historia organizacional, hace referencia a las personas que forman parte
de una empresa y son las responsables de dar vida a la estrategia planteada
mediante la estructura disponible. No me detendré a comentar el papel de las
personas en la organización como fuerza laboral o como recurso necesario en
el ejercicio de la transformación de la materia prima, etc.., y tampoco
profundizaré sobre la condición de la relación vertical en el manejo del poder y
sus consecuencias en la historia, especialmente del siglo XX, sino que
aterrizaré, espero que no groseramente, en la discusión sobre el ser humano
como capital humano de la organización y como sujeto de transformación por
medio del conocimiento.
Volviendo entonces al papel del talento humano en la organización,
encontramos que cuando se habla de talento se requiere entonces hacer una
desagregación del término para encontrar cuáles son los componentes del
mismo, ya que en muchas ocasiones consideramos que todas las personas
que trabajan en la organización son talentosas, cuando en realidad su
desempeño demuestra lo contrario. Una persona con talento (Pilar Jericó) es
una persona que reconoce que sus resultados son producto de la contribución
que recibió de otras personas, es decir que acepta que los demás son
necesarios y hacen parte de la gestión que realiza.
El talento humano se puede expresar, entre otras, a través de tres
componentes que reunidos generan los resultados sobresalientes y
diferenciados que esperamos para la organización. Ellos son el compromiso, la
acción y la capacidad, de tal manera que, más adelante en este proceso, habrá
que retornar sobre cada uno de ellos para profundizar y evidenciar su
contribución en la consolidación del talento como diferenciador requerido para
los resultados en la organización.
Una vez asegurados de establecer el marco de la reflexión en la organización y
específicamente en la cultura, como manifestación de la experiencia colectiva
de quienes participan de una misma estructura empresarial, es preciso ahora,
sin embargo, señalar que las personas mantienen una relación regida por una
normatividad legal que asegura que este contrato sea cumplido de acuerdo con
las expectativas mutuas planteadas al momento de iniciar el vínculo laboral.
En este sentido la expectativa inicial tiene que ver con el desempeño*
(Cintefor) de la persona, el cual puede dividirse básicamente en rendimiento
(que hace relación a la manera como realiza su tarea, es decir a la gestión) y
sus resultados que manifiestan el cumplimento o alcance de las metas y
objetivos previamente establecidos. De tal manera que el desempeño es
medido en términos de efectividad, es decir mediante la combinación de la
eficiencia y la eficacia.
La propuesta de un modelo de competencias ambientales se apoya
entonces en los modelos conceptuales que para el tema de competencias
diseñó y desarrolló David McClelland que fundamenta el modelo a partir de tres
grandes componentes desde donde parte la reflexión que nos lleva a la
formulación y caracterización de las competencias ambientales como
necesarias y requeridas para un desempeño superior y que trasciende en su
actuar el ámbito organizacional.
Por su parte, señala S. Covey, que el cambio verdadero y profundo
ocurre “de adentro hacia afuera” y que por tanto, lo que somos ya está en el
interior como una semilla capaz de desarrollarse y de mostrar todo su
potencial. Ya en épocas remotas Platón señalaba también en su mito de la
caverna, que la verdad era un resultado que se alcanzaba después de un
esfuerzo que nos llevaba a superar las sombras de la opinión*(Platón, la
república). De tal manera que la posibilidad de ser, en este modelo de
pensamiento significa que todo lo que somos ya estaba contenido en nuestro
interior, estamos entonces en capacidad de desarrollar nuestro potencial y
hacerlo manifiesto a través de nuestras acciones.
La competencia, entendida entonces, en uno de sus componentes, como
la capacidad de entregar un desempeño superior tendrá, en esta reflexión, tres
factores en los cuales se desagrega el término, ellos son: Ser, saber y hacer.
Ahora bien, es preciso aclarar que la competencia de una persona se hace
evidente en la acción, lo que nos lleva a consolidar la opinión de que una
persona competente lo es en cuanto lo expresa a través de sus
comportamientos observables y evaluables en un evento determinado
susceptible de ser repetido en situaciones similares (Alles).

Los 10 consejos para proteger el medio ambiente:


Todos podemos aportar nuestro granito de arena para proteger el
planeta. Pensar en verde no es tan difícil como parece. A continuación te
ofrecemos la manera de reverdecer tu rutina diaria. Todo comienza cuando
apagas el despertador... El próximo despertador que te compres que sea solar,
no eléctrico.
1. Utiliza una máquina de afeitar eléctrica o manual con cuchillas de
repuesto en lugar de las desechables. Será una gran ayuda para reducir
desechos. No permitas que corra el agua mientras te estás afeitando, lavando
la cara, o cepillando los dientes. ¡Ahorras mucha agua!
2. Después de leer el periódico encárgate de reciclarlo. Para los
amantes del zumo, la próxima vez que te toque hacer la compra busca los
zumos que vienen en envases reciclables, nunca en individuales. Y cuando
salga de casa, no olvides apagar todas las luces y aparatos eléctricos.
Incluso desenchufa los que se mantienen en stand by, continúan consumiendo
aún cuando no están siendo utilizados. Ahorrar energía ayuda a reducir la
polución del aire.
3. Para ir al trabajo, la manera más fácil de reducir tu huella de carbono
es evitar las prisas. Así que disminuye la velocidad . Aunque lo ideal sería
montar en bicicleta, caminar, viajes compartidos con compañeros, transporte
público... Si no puedes prescindir del vehículo, al menos mantén los
neumáticos inflados a la presión correcta, contamina menos.
4. Una vez en el trabajo, si necesitas apuntar algo, voltea un antiguo
documento y escribe en la parte de atrás.
5. Recicla la basura en el trabajo, en el colegio y en casa. Esta es una
de las acciones que más contribuyen a reducir el calentamiento global . De
hecho, se estima en actualidad sólo el 25% de lo que arrojamos a la basura es
reciclado.
6. Para personalizar tu área de trabajo, busca una planta , además de
decorar, ésta elimina cantidades contaminantes presentes en el aire.
7. En los meses más calurosos de verano, utiliza un ventilador interior
junto con el aire acondicionado para expandir el aire fresco por toda la casa.
Ahorras electricidad.
8. Cuando cocines la cena, utiliza un recipiente del tamaño del elemento
calorífico para disminuir el consumo de energía.
9. No arrojes la ropa limpia en la cesta de la ropa sucia para evitar
colgarla. ¡Ahorras agua! Utiliza los pantalones más de una vez. Y
cuando laves, utiliza sólo productos ecológicos. ¡Es mejor para ti y el medio
ambiente!

MODELO CULTURAL AMBIENTAL EN EL VENEZUELA

Estos son algunos de los proyectos que se encuentran ejecutando


actualmente en Venezuela

Es una iniciativa del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela


orientada a la participación protagónica de la comunidad en la construcción de
un nuevo modelo de desarrollo que se fundamente en la recuperación,
conservación y uso sustentable de los bosques para el mejoramiento de su
calidad de vida.
Un amplio grupo de especialistas encargados del saneamiento del rió
Guaire, desarrolla el proyecto mediante ejes identificados en mitigación de
riesgo, proyección y construcción de colectores, propuestas de diseño en
cuanto a obras hidráulicas, promoción de la organización social y articulación
institucional con las comunidades vecinas.

El saneamiento ha comenzado con la realización de la planta de


tratamiento, El Chorrito en Los Teques, que se encargará de sanear el río San
Pedro, naciente del río Guaire, mediante colectores de aguas negras y
separación de los sistemas mixtos que existen en un porcentaje bastante alto,
para luego conducirlo a una planta de tratamiento, que va a estar ubicada en la
misma cuenca, a fin de entregarla al río San Pedro.

El componente social es la base de la verdadera ejecución de limpieza


del río Guaire, evitemos la desembocadura de aguas negras y los desechos
sólidos. Luchemos por el reordenamiento urbano y la integración de la ciudad.
Proyecto de Saneamiento del Río Guairé

La limpieza del Guaire es uno de los grandes retos del Ministerio del
Ambiente, que hoy hace posible el sueño de los habitantes de la gran Caracas
y sus alrededores.

Proyecto de Saneamiento del Lago de Maracaibo

La limpieza del Lago de Maracaibo se traduce en una mejor calidad de


vida para toda la región. El Ministerio del Ambiente tiene como meta ofrecer a
los zulianos un ambiente sano, libre de malos olores, un cuerpo de agua que
pueda ofrecer beneficios y nos más dificultades.
Reserva de Biosfera Delta del Orinoco

El Proyecto “Conservación y Uso Sustentable de la Diversidad Biológica


en la Reserva de Biosfera y los Humedales del Delta del Orinoco”, a cargo del
Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (MINAMB) y surgido de un
acuerdo de cooperación firmado en el año 2001 entre el Gobierno Nacional y
el Fondo Mundial para el Ambiente (GEF).

Desechos Sólidos

Mejorar la calidad de vida de la colectividad, con la puesta en marcha del


plan estructural diseñado para el manejo integral de los desechos sólidos,
trabajando conjuntamente con las comunidades respectivas para lograr la
cogestión del mismo.

Diferentes formas que existen para conservar nuestro planeta.

1. Apaga tu terma o calentador de agua cuando no la estés usando. (En


el caso de hoteles o negocios, las termas solares son una excelente
opción).
2. Apaga las luces cada vez que salgas de un cuarto en donde no quede
nadie, así salgas por un periodo corto de tiempo.
3. Cuando sea posible, cocina en tu horno microondas en vez de en
hornos a gas.
4. Cuando cocines con el horno a gas, trata de abrir la puerta la menor
cantidad de veces posibles para que la temperatura del horno no baje
y tengas que utilizarlo por más tiempo.
5. Mantén desconectados los aparatos eléctricos que no uses con
frecuencia.
6. Lava tu ropa con agua fría o tibia en vez de usar agua caliente.
7. Apaga tu computadora cuando no estés usándola (no olvides apagar
el monitor).
8. Reemplaza las luces de tu casa con focos ahorradores (ahorran
energía y dinero)
9. Planta árboles alrededor de tu casa, cuando sea posible. Estos
brindan sombra y refrescan el ambiente.
10. Cuando vayas a pintar, compra solo la cantidad de pintura necesaria.
11. Pinta con brocha o rodillo en vez de usar pintura en spray.
12. Utiliza trampas para ratones/ratas en vez de veneno.
13. Riega tu jardín bien temprano en las mañanas.
14. No quemes tu basura en la calle
15. Copia, imprime en ambos lados de una hoja.
16. Reutiliza sobres, folders y clips.
17. En el trabajo, ahorra el uso de papel implementando un boletín de
anuncios en vez de mandar copias impresas de cada anuncio a cada
empleado de la oficina.
18. Usa el correo electrónico en vez del correo regular
19. Usa papel reciclado.
20. Es preferible que asignes tazas para bebidas a cada empleado en vez
de utilizar tazas o vasos descartables.
21. Recicla los cartuchos de impresoras.
22. Apaga las luces, computadoras y demás accesorios de tu oficina si
eres el último en retirarte.
23. Trata de usar la energía solar cada vez que sea posible.
24. Ve al trabajo en bicicleta en vez de ir en auto cada vez que puedas
(ayudas al medio ambiente y a tu salud)
25. Para ahorrar agua, revisa tu sistema de tuberías para asegurarte que
no haya fugas.
26. Instala dispositivos ahorradores de agua en tus caños y el baño. (Un
buen truco, por ejemplo, es colocar una botella de plástico llena de
arena en el tanque de agua de tu water, ya que usualmente estos
almacena más cantidad de agua de la realmente necesaria).
27. Cuando laves platos, abre el caño solo cuando los enjuagues. No es
necesario tener el caño abierto todo el tiempo.
28. Lava platos y ropa por montones y no por partes.
29. Cierra el caño mientras te cepilla los dientes. Puedes usar un vaso con
agua para enjuagarte.
30. Recicla el aceite para el motor de tu vehículo.
31. Trata de reducir tu consumo de bolsas plásticas Embolsa cuantos
productos puedas en cada bolsa.
32. Trata de comprar productos que puedas reutilizar.
33. Repara productos cada vez que sea necesario, en vez de comprar
algo nuevo.
34. Reutiliza bolsas y contenedores cada vez que sea posible.
35. Utiliza platos reusable cada vez que sea posible en vez de platos
descartables.
36. Lleva tu propia bolsa grande de tela u otro material similar cuando
vayas a hacer tus compras, así evitarás recibir bolsas plásticas.
37. Compra baterías recargables para dispositivos que uses con
frecuencia.
38. Reutiliza cartones o periódicos viejos para usarlos como material de
empaque.
39. Compra muebles usados cuando te sea posible (de paso que son más
baratos).
40. Infórmate acerca de que tipos de materiales se pueden reciclar
(plástico, vidrio, papel, entre otros.

ONG´S “LA EDUCACIÓN AMBIENTAL”

Es aquella impartida por un instructor o facilitador, que aporta los


conocimientos necesarios, basados en estudios científico – didáctico -
educativos que permiten la transmisión de conceptos generados a través de la
experiencia positiva sobre la conservación y el cuidado del medio ambiente,
sostenido en materiales impresos y audiovisuales que aseguren la
permanencia de estos conocimientos en el Educando.
A nivel formal la Educación Ambiental actúa principalmente en
instituciones educativas y Gubernamentales, actuando como eje transversal
para que los educandos, aprendan a vincular sus funciones con la
conservación y protección del ambiente.
Durante las últimas décadas se ha desarrollado un creciente interés por
la protección del aire libre y el medio ambiente de la polución, de los
desarrollos industriales innecesarios, de la expansión urbana descontrolada y
de la destrucción sin sentido de los recursos naturales.
Ello ha generado la conformación de movimientos que asumen
diferentes formas, y si bien estos esfuerzos han tenido algún impacto sobre el
movimiento recreativo, son precisamente los participantes en escuelas al aire
libre y en procesos de educación ambiental quienes han tenido una relación
más cercana con los sistemas institucionales de recreación y tiempo libre.
El inmenso potencial de articulación recreación - ambiente se deriva del
hecho concreto que la naturaleza brinda el mejor ambiente de aprendizaje para
su estudio, y que éste se potencia aún más si se asume desde una perspectiva
y una metodología lúdica.
Para que la recreación ambiental pueda dinamizar procesos de
educación ambiental consideran fundamentales las siguientes premisas:
Desarrollar una ética ambiental que impulse el trato a la tierra y sus
recursos con respeto y resulte en una acción ecológica ética en la gestión de
los parques y reservas naturales, de desarrollar aspectos cognitivos de las
interrelaciones de todas las facetas del ecosistema, incluyendo una
comprensión básica de principios ecológicos, sociológicos y culturales y que
preparen lúdicamente a la persona para sopesar el impacto de su acción sobre
el ambiente, la cultura y la humanidad, a través de estas Necesidades surge el
Proyecto sostenible de AREA RECREACTIVAS CULTURAL DEL MEDIO
AMBIENTE VISTA ESTUPENDA.

Misión: Ser una institución social no lucrativa, que ofrece servicios de


calidad profesional en la recreación, educación ambiental, ecoturismo e
investigación, a través de la difusión y conservación del patrimonio y la
diversidad cultural, recuperando su riqueza histórica y de tradición,
promoviendo una mejor calidad de vida para sus habitantes, impulsando el
desarrollo sustentable.
Visión: Consolidarnos como una institución social, pionera en el
desarrollo comunitario sustentable, reconocida por la calidad de sus servicios,
contribuyendo al desarrollo a la educación ambiental, eco turístico, cultural y
recreativo.
Beneficios: Ofrece cursos que desarrollan un conocimiento básico,
habilidad y experiencias necesarias para un mínimo impacto del uso y disfrute
de ambientes naturales enfatizando seguridad, juicio, liderazgo, trabajo en
equipo, habilidades al aire libre y estudios ambientales, son específicamente
diseñados para gente que quiere trabajar profesionalmente como educadores
silvestres.
Otro aspecto relacionado con el cómo los recursos naturales deberían
ser usados se centra en el de la problemática de su preservación y
conservación. La preservación de los medio ambientes naturales incluye el
mantenimiento de procesos ecológicos de largo plazo y la gestión para
proteger los recursos de la influencia humana. La conservación es asociada
usualmente con los recursos naturales renovables y su uso en el tiempo de la
manera más benéfica posible, evitando su derroche. La conservación involucra
el ciclo de uso inteligente y reabastecimiento oportuno de los recursos a
medida que ellos se van dañando o agotando parcialmente. Así, la
reforestación apropiada es un ejemplo de conservación pero no de
preservación.

Planeación
Ha sido necesario para la difusión de la Cultura y Educación ambiental
escuchar las necesidades básicas en diferentes Municipios y comunidades, a
través de talleres y pláticas, ello ha marcado la pauta para crear materiales
propios para la región, cuyas soluciones sustentables se basan en la
investigación científica – didáctica – educativa y en la experiencia.
Estos materiales impresos y audiovisuales atañen problemáticas como la
pérdida del agua, la sobre explotación de recursos naturales, la contaminación
ambiental, y otros de importancia para el desarrollo y sustentabilidad en
materia de medio ambiente y cuidado del agua.

Desarrollo:
La educación ambiental debe fomentar el cambio social a partir del
desarrollo de valores, actitudes y habilidades para asumir una responsabilidad
ambiental. Es una herramienta para mejorar las relaciones de los seres
humanos con su medio, y por lo tanto debe incidir en la prevención y resolución
de problemas ambientales La educación y cultura en materia ambiental es
susceptible a desarrollarla en dos plataformas, la educación ambiental formal y
la educación ambiental no formal (informal).
Para entender estos conceptos, en donde es necesario abarcar los
diferentes niveles de Concientización, capacitación y reforzamiento de
conocimientos sobre los recursos naturales, su valor como recursos renovables
y no renovables, debemos separar usos, costumbres y actividades
Cotidianas que perjudican día a día a nuestro entorno o espacio de vida.

¿Qué es la Educación Ambiental no formal ó informal?


Es aquella difusión de conocimientos ambientales, que no requieren de
un instructor y que está basada en la experiencia diaria mediante algún
mensaje escrito, auditivo y/o visual que permite interactuar mediante la
observación y propiciar un cambio ya sea de información o bien haga de ello un
cambio de conducta o actitud, todo ello a través de materiales impresos,
auditivos o visuales. A nivel informal, la educación ambiental tiene más radio de
acción y puede ser más poderosa por su capacidad de atender no sólo a la
niñez, sino que su marco de acción puede contemplar adolescentes, adultos y
adultos mayores. Esta actividad puede depender de los gobiernos,
instituciones, la misma comunidad organizada, organizaciones no
gubernamentales, y otros grupos conservacionistas, hasta los medios de
comunicación, todos ellos representan una gama rica de oportunidades para
impartir Educación Ambiental y así poder llegar a miles de personas y, propiciar
y conseguir un cambio de actitud favorable hacia la conservación de nuestros
recursos naturales.

El Agua y el Medio Ambiente.


El Agua: Elemento natural, no renovable indispensable para cualquier
forma de vida orgánica, en este tema es vital incluir el ciclo del agua, los
estados en que se encuentra en la naturaleza, el ¿por qué? de su importancia
para la vida, potabilización, extracción y el ¿Por qué? cuidar tan vital líquido,
sus principales contaminantes y la causa de la pérdida de ésta.

El medio ambiente
Es aquel sitio o lugar que por sus características físicas, químicas y
biológicas adecuadas permite la existencia o la vida, que rodea a uno o más
organismos, siendo éste parten fundamental para su supervivencia y desarrollo
en ese medio.
La importancia del cuidado del medio ambiente se basa en el principio
fundamental de la materia llamada ecología, que es el cuidado de nuestro
entorno, ¿pero que quiere decir esto?, en algunas ocasiones el lugar llamado
medio ambiente ha sido perturbado por diferentes causales, entre ellas y
muchos factores el fenómeno llamado contaminación, el medio ambiente es
enrarecido por su mal aprovechamiento o su mal funcionamiento hasta que
este no es satisfactorio para desarrollar una vida interior y muere.

Sostenibilidad en el área recreativa


El uso recreativo de espacios de interés ecológico-paisajístico se ha
incrementado notablemente en los últimos años generando una afluencia
masiva de visitantes las autoridades locales de la Región ha creado áreas
recreativas con el objeto de minimizar los impactos provocados por un acceso
desordenado, así como para evitar la progresiva reducción del grado de
satisfacción de los visitantes.
La área Recreativa tomar la iniciativa para crearlas y de este modo
intervenir en la conservación y mejora del medio ambiente local. Esto
constituye un interesante para potenciar turísticas de calidad y contribuye a
afianzar posiciones de mercado más competitivas. En este artículo planteamos
algunos criterios para la gestión ambiental de las áreas recreativas bajo los
principios de la sostenibilidad.

Objetivos en el área recreativas


• Coordinar los conocimientos en humanidades, ciencias sociales y
ciencias del medio ambiente.
• Estudiar una comunidad de seres vivos en sus condiciones naturales.
• Dar a conocer una variedad de problemas.
• Discernir los aspectos importantes de los problemas para aplicar así las
soluciones correctas.
• Enseñar soluciones generales aplicables a diversas situaciones
análogas.
• Fomentar las cualidades personales para superar los obstáculos y
desarrollar las aptitudes.

CONCLUSIÓN

El medio ambiente, independientemente del significado del término,


representa la condición indispensable para la continuidad de existencia de la
especie humana, los animales y las plantas. Nunca serán sobrados los
esfuerzos para evitar que el aire que respiramos, el agua que bebemos, los
suelos, los bosques, el mar y todo lo creado por el hombre sean destruidos por
él mismo; todo parece indicar que los daños ocasionados son irreversibles,
pero en nosotros está la necesidad y voluntad de su conservación y protección
acudiendo a las vías más diversas entre las que se destaca la educación
ambiental.
La educación ambiental constituye uno de los elementos más
revolucionarios del proceso educativo al tener en cuenta los ámbitos formal, no
formal e informal; debe estar dirigida a diagnosticar, proteger y conservar el
medio ambiente para lograr el desarrollo sostenible como fin supremo. Como
proceso debe ser planificado y estructurado de tal forma que posibilite las
formas y vías en que pueda intervenir toda la sociedad; así, debe cambiar los
métodos tradicionales y proponer estrategias específicas para cada uno de los
sectores a que esté dirigida.
La educación ambiental además de brindar los elementos para la
formación de la conciencia ecológica, también ofrece la posibilidad de toma de
decisiones y requiere de la participación activa de los miembros de la
comunidad.
La educación ambiental se ha convertido en una necesidad insoslayable,
por cuanto a través de ella se contribuye a la formación integral de la
personalidad, que encierra además del conocimiento intelectual y cultural, la
esfera afectiva, convicciones, valores, necesidades, habilidades, hábitos, y
conductas correctas ante el entorno, sobre todo, de la comarca donde viven.
El proceso de educación ambiental permite precisar qué aspectos tener
en cuenta para sustentar los criterios y requerimientos para la conservación y
protección de la naturaleza y, contribuir a la reducción de manifestaciones de
conductas inadecuadas que presentan los ciudadanos de la comunidad, de
forma tal garantice una relación directa del hombre con su medio; está
orientada a garantizar el desarrollo sostenible para las presentes y futuras
generaciones.
REFERENCIAS

-Raudel Ramos Olmos, Rubén Sepúlveda Márquez, Francisco Villalobos


Moreto (2003). El agua en el medio ambiente: muestreo y análisis. 225
páginas.
-Rubén Sette Ramalho, Domingo Jiménez Bertrán, Federico de Lara.
(1996). El tratamiento DE AGUAS Residuales. 705 páginas.
http://www.fcyt.umss.edu.bo/docentes/29/documentos/lluviaAcidaSusEfe
ctos.pdf
http://www.sagan-gea.org/hojared/Hoja13.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Lluvia_%C3%A1cida

También podría gustarte