Está en la página 1de 4

Cálculo de Cargas

Una de las tareas más importantes del proyectista es determinar de la manera más precisa posible el valor de
las cargas que soportará la estructura durante su vida útil, así como su posición y también determinar las
combinaciones más desfavorables que de acuerdo a los reglamentos pueda presentarse.

Aquí analizaremos el cálculo de los siguientes tipos de cargas:

• Cargas muertas
• Cargas vivas
• Cargas eólicas o de viento
• Cargas de Sismo

Cargas Muertas

Son aquellas cuya magnitud y posición permanecen prácticamente constantes durante la vida útil de la
estructura. Consisten en los pesos de los diversos miembros estructurales y en los pesos de cualesquiera
objetos que estén permanentemente unidos a la estructura, entre otros:

• Columnas
• Vigas
• Trabes
• Losas
• Muros
• Ventanas
• Plomería
• Instalaciones eléctricas y sanitarias

En algunos casos, una carga muerta estructural puede estimarse satisfactoriamente por medio de fórmulas
basadas en los pesos y tamaños de estructuras similares. Con experiencia, se puede también estimar la
magnitud de esas cargas. Sin embargo, una vez determinados los materiales y tamaños de los diversos
componentes de la estructura, sus pesos pueden determinarse a partir de tablas que dan sus densidades.

Cargas Vivas

Son cargas variables en magnitud y posición debidas al funcionamiento propio de la estructura. Pueden ser
causadas por los pesos de los objetos colocados temporalmente sobre una estructura, por ejemplo:

• Personal.
• Mobiliario.
• Empujes de cargas de almacenes.

Las cargas mínimas especificadas en los códigos se determinan estudiando la historia de sus efectos sobre
estructuras existentes. Usualmente esas cargas incluyen un margen para tener una protección contra
deflexiones excesivas o sobrecargas repentinas.

Se supone que los pisos de edificios están sometidos a cargas vivas uniformes, que dependen del propósito
para el cual el edificio es diseñado. Estas cargas están tabuladas en códigos locales, estatales o nacionales. Un
ejemplo representativo de esas cargas mínimas uniformes, tomadas del American Standard Building Code, se
muestran en la tabla. Estos valores se determinaron con base en la historia de carga de varios edificios. Ellos

1
incluyen márgenes contra la posibilidad de sobrecarga debido a cargas de construcción y requisitos de
servicio. Además de las cargas uniformes, algunos códigos especifican cargas vivas concentradas mínimas,
causadas por carretillas, automóviles, etc. Por ejemplo, cargas vivas, tanto uniformes como concentradas
deben considerarse en una losa de un estacionamiento para automóviles.

Las cargas vivas en estructuras especiales se diseñan según las especificaciones de las siguientes instituciones:

• Puentes de ferrocarril: American Railway Engineering Association (AREA).


• Puentes carreteros: American Association of State Highway and Transportation Officials
(AASHTO).

Cargas Eólicas o de Viento:

Cuando las estructuras impiden el flujo del viento, la energía cinética de éste reconvierte en energía potencial
de presión, lo que causa la carga de viento. El efecto del viento sobre una estructura depende de la densidad y
velocidad del aire, del ángulo de incidencia del viento, de la forma y de la rigidez de la estructura y de la
rugosidad de su superficie.

En las NTC−Viento del RCDF−87 se especifica el cálculo de estas presiones de acuerdo a las características
de la estructura.

En general ni se especifican normas de diseño para el efecto de huracanes o tornados, debido a que se
considera incosteable el diseño contra estos efectos; sin embargo, se sabe que el detallado cuidadoso del
refuerzo, y la unión de refuerzos en los sistemas de piso con muros mejora notablemente su comportamiento.

Para propósitos de diseño, las cargas de viento pueden tratarse usando un procedimiento estático o uno
dinámico.

En el procedimiento estático, la fluctuación de la presión causada por un viento soplando continuamente se


aproxima por una presión media que actúa sobre los lados de barlovento y sotavento de la estructura. Esta
presión q se define por su energía cinética q = ½½v2, donde es la densidad del aire. Si tomamos =2.376
(10−3) slug/ft3 y especificamos la velocidad del viento v en millas por hora, tenemos después de convertir
unidades

q psf = 0.00256 (v mi/h)2

Aquí q se mide en libras por pie cuadrado y actúa sobre una superficie plana perpendicular a la velocidad del
viento. Un viento de 100 mph suele usarse para el diseño de muchas estructuras de poca altura. Sin embargo,
valores más exactos de la velocidad, que dependen de la localización geográfica de la estructura y de su
elevación, pueden obtenerse en los mapas de zonificación eólica, dadas generalmente en las reglamentaciones
de diseño (como las de la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles, ASCE por sus siglas en inglés). Esos
mapas son elaborados por el Servicio Meteorológico y representan en general la máxima velocidad del viento
en una elevación especificada del terreno, durante un período de recurrencia de 50 años. La elevación sobre el
terreno es aquí importante ya que la velocidad del viento crece con la elevación. En consecuencia, cuanto más
alta es la estructura, más severa resulta la carga de viento.

Una vez calculada la presión q del viento, su magnitud se multiplica por varios coeficientes para obtener la
presión p estática de diseño que se aplica a la estructura. Por ejemplo en el código ANSI A58. 1−1982 hay 3
coeficientes que toman en cuenta la importancia de la estructura, la posibilidad de ráfagas de viento y la
diferencia de presión dentro y fuera de la estructura. La selección de esos factores depende de la altura y
orientación de la estructura, de sus características de vibración y del número de aberturas en la estructura. En
el reporte ASCE se usan también coeficientes geométricos o de forma.

2
Para edificios altos o cuya forma los hace sensibles al viento, se recomienda usar un procedimiento dinámico
para determinar las cargas de viento. Esto requiere efectuar pruebas en túneles de viento de un modelo a
escala del edificio y sus alrededores que simule el ambiente natural. Los efectos de la presión del viento sobre
el edificio se determinan a partir de transductores de presión unidos al modelo. Además, si e modelo tiene
características de rigidez en escala apropiada a la del edificio, pueden determinarse entonces las deflexiones
dinámicas de éste.

Cargas de Sismo:

Los sismos producen cargas sobre una estructura por medio de la interacción del movimiento del suelo y las
características de respuesta de la estructura. Esas cargas resultan de la distorsión en la estructura causada por
el movimiento del suelo y la resistencia lateral de ésta. Sus magnitudes dependen de la velocidad y tipo de
aceleraciones del suelo, así como de la masa y rigidez de la estructura.

Estas cargas se pueden determinar como fuerzas estáticas horizontales aplicadas a las masas de la estructura,
aunque en ocasiones debido a la altura de los edificios o esbeltez se hace necesario un análisis dinámico para
determinar las fuerzas máximas a que estará sometida la estructura.

En la práctica, los efectos de la aceleración, velocidad y desplazamiento de una estructura pueden


determinarse como un espectro de respuesta sísmica. Una vez establecida esta gráfica, las cargas sísmicas
pueden calcularse usando un análisis dinámico basado en la teoría de la dinámica estructural. Este análisis es a
menudo muy elaborado y requiere el uso de una computadora. Aunque éste puede ser el caso, tal análisis es
obligatorio si la estructura es muy grande.

Algunos códigos requieren que se preste atención específica al diseño sísmico, especialmente en zonas que
predominan sismos de alta intensidad. Además, tales cargas deben considerarse seriamente al diseñar edificios
de gran altura o plantas de energía nuclear. Para evaluar la importancia del diseño sísmico, puede consultarse
en un mapa sísmico como el publicado en ANSI A58.1−1982 (que divide a EE.UU. en 5 zonas clasificadas
entre 0 y 4 según la magnitud de riesgo sísmico).

Para estructuras pequeñas, un análisis estático de diseño sísmico puede ser satisfactorio. Este método
aproxima las cargas dinámicas mediante un conjunto de fuerzas estáticas externas que se aplican lateralmente
a la estructura. Una fórmula para hacer esto se da en ANSI A58.1−1982; sirve para determinar el cortante
basal V en la estructura y puede escribirse como

V=ZIKCSW

Aquí, los términos representan factores que están tabulados en el código ANSI y dependen de la zona sísmica
(Z), de la importancia del edificio según la ocupación (I), de su configuración estructural (K), de sus
características vibratorias (C), del tipo de suelo que soporta la estructura (S) y del peso de ésta (W). Con cada
nueva publicación del código ANSI, los valores de estos coeficientes se actualizan al obtenerse datos más
precisos sobre la respuesta sísmica.

Líneas de Influencia

Para la determinación de las solicitaciones características originadas por cargas se ubicarán las sobrecargas en
la posición más desfavorable. Si fuera necesario se determinará ésta mediante líneas de influencia. Cuando las
sobrecargas a considerar sean uniformemente distribuidas, bastará, en general, disponerlas por tramos enteros
en la ubicación más desfavorable

Bibliografía

3
• Hibbeler, Russell C.; Análisis Estructural; 3ra. Edición. Prentice−Hall Hispanoamericana, S. A.,
Naucalpan de Juárez, México; 1997.
• http://www.ansi.org
• http://www.asce.org
• http://www.construaprende.com
• http://www.construir.com/Edifica/document/201m_5.htm
• http://www.consultor.com.mx/cah/archivos/reg−tit−6.htm
• http://www.geocities.com/ivanfq/Tesis2/CAP1/CAP1_4.html