Está en la página 1de 67

El secreto del mando

La educación cristiana del niño

01/01/1964
Consejero Matrimonial, Familiar y Juvenil
Autor: Gastón Courtois
ISBN: 25040811959
El secreto del mando

EL SECRETO DEL MANDO


Abate GASTON COURTOIS

EL SECRETO DEL MANDO .....................................................................................................2

EL SECRETO DEL MANDO .....................................................................................................4

PROLOGO DEL CARDENAL VERDIER ARZOBISPO DE PARIS ................................................................................ 8

CAPITULO PRIMERO ......................................................................................................................................................... 10

V I D A I N T E R I O R ....................................................................................................................................................... 10
I. Ver claro ....................................................................................................................................................................... 11
II. Unión con Dios. ........................................................................................................................................................ 12
III. Espíritu de fe ............................................................................................................................................................. 14
IV. Espíritu de oración .................................................................................................................................................... 15
V. Influencia del ejemplo .............................................................................................................................................. 16
VI. Humildad .................................................................................................................................................................. 17
VII. Devoción al Corazón de Jesús .................................................................................................................................. 18

CAPITULO SEGUNDO ........................................................................................................................................................ 19

C U A L I D A D E S D E L D I R E C T O R ................................................................................................................... 19
I. Competencia. ................................................................................................................................................................ 20
II. Conocimiento del niño. ............................................................................................................................................. 20
III. Acción colectiva y acción individual. ...................................................................................................................... 25
IV. Bondad y sacrificio. .................................................................................................................................................. 26
V. Justicia y prudencia. .................................................................................................................................................. 27
VI. Paciencia y tiempo .................................................................................................................................................... 28
VII. Voluntad firme .......................................................................................................................................................... 29
VIII. Voluntad sosegada ................................................................................................................................................ 30
IX. Optimismo y buen humor ......................................................................................................................................... 31
X. Autoridad .................................................................................................................................................................. 33

CAPITULO TERCERO ........................................................................................................................................................ 35

DIRECCION ........................................................................................................................................................................... 35
I. El arte de mandar .......................................................................................................................................................... 36
II. El arte de enseñar a orar ............................................................................................................................................ 38
III. El arte de hablar a los niños ...................................................................................................................................... 41
IV. El arte de hacer jugar ................................................................................................................................................ 43
V. El arte de hacer cantar ............................................................................................................................................... 44
VI. El arte de animar .................................................................................................................................................... 45
VII. El arte de reprender ................................................................................................................................................... 46
VIII. El arte de castigar .................................................................................................................................................. 47
IX. Educación de la caridad ............................................................................................................................................ 48
X. Educación de la lealtad ............................................................................................................................................. 49
XI. Educación del valor .................................................................................................................................................. 50

CAPITULO CUARTO ........................................................................................................................................................... 51

ORGANIZACION Y COLABORACION ............................................................................................................................ 51


I. Prever ............................................................................................................................................................................ 52

Abate Gastón Courtois Página 2


El secreto del mando

II. Orden y organización ................................................................................................................................................ 53


III. Presupuestos ............................................................................................................................................................. 55
IV. Capital salud ............................................................................................................................................................ 56
V. Sentido de la adaptación ........................................................................................................................................... 57
VI. Sentido de la jerarquía .............................................................................................................................................. 57
VII. No desanimarse nunca .............................................................................................................................................. 59
VIII. Confía en tu obra sin ser exclusivista ................................................................................................................... 60
IX. Hacerse ayudar .......................................................................................................................................................... 61
X. Saber partir................................................................................................................................................................ 67

Abate Gastón Courtois Página 3


El secreto del mando

EL SECRETO DEL MANDO


Abate GASTON COURTOIS

Sexta edición española

Impreso en España. 1964


Sociedad de Educación «ATENAS», S.A.
Mayor, 81 - Apartado 1.096
Madrid - 13

******************************************

Abate Gastón Courtois Página 4


El secreto del mando

LICENCIA ECLESIASTICA
__________

Nihil obstat:
D. MARTIN ARROYO
CENSOR.

Imprimátur:
José María, Ob.
VICARIO CAPITULAR, S.V.

Madrid, 3 de octubre de 1963.

Con autorización de la Editorial francesa «FLEURUS», de París.


Título del original:
«POUR RÉUSSIR AUPRÉS DES ENFANTS»
Traductor: P. Antonio V. de Frutos, S.S.

______________________
ES PROPIEDAD
Copyright por Sociedad de
Educación «ATENAS», S.A.
MADRID
______________________

Impreso en España
1964

N.R.: 2.703-45.- Depósito Legal: M. 1.229-1964


MARIBEL, ARTES GRAFICAS. Tomás Bretón, 51, Madrid.

Abate Gastón Courtois Página 5


El secreto del mando

Abate GASTON COURTOIS

Sacerdote francés, perteneciente a la congregación de los Hijos de la


Caridad.

-- Es procurador general de los Hijos de la Caridad.

-- Dignatario de la Iglesia Católica Oriental.

-- Director General de la UNIÓN DE LAS OBRAS CATÓLICAS DE FRANCIA

-- Fundador del Movimiento de CORAZONES VALIENTES Y ALMAS VALIENTES de


Francia. (Dos billones de muchachos)

-- Asesor general, nombrado por la Santa Sede, de la OFICINA INTERNACIONAL


CATÓLICA DE LA INFANCIA.

-- Director eclesiástico de la UNIÓN DE LAS RELIGIOSAS PARROQUIALES de


Francia.

-- Asesor general de la OFICINA INTERNACIONAL CATÓLICA DE LA INFANCIA.

--"Sacerdote ejemplar y que viene realizando una labor verdaderamente


meritoria." (Carta del Excelentísimo Sr. D. Juan Ricote, de 28 de julio de
1955, en nombre y por encargo del Excelentísimo Señor Patriarca - Obispo de
Madrid - Alcalá al Abate Gastón Courtois.)

Abate Gastón Courtois Página 6


El secreto del mando

OBRAS DEL ABATE GASTON COURTOIS

Editadas por la Sociedad de Educación «ATENAS», S.A., con permiso de la Editorial «FLEURUS», de
París.

El secreto del mando (160 páginas), 6ª edición.

El arte de dirigir (208 páginas), 5ª edición.

¿Sabemos educar? (168 páginas), 4ª edición.

¿Sabemos mandar? (118 páginas), 3ª edición.

El arte de educar a los niños de hoy (240 páginas), 5ª edición.

Rutas de espiritualidad I (224 páginas)

Rutas de espiritualidad II (238 páginas)

El Magnificat, meditado (64 páginas)

Prácticas de perfección (196 páginas)

El joven sacerdote (184 páginas)

La hora de Jesús. - I (262 páginas), 2ª edición.

La hora de Jesús. - II (240 páginas), 2ª edición.

La hora de Jesús. - III: La religiosa frente a su vocación (182 páginas).

Estados de perfección. - I: Eligieron lo mejor (250 páginas).

Estados de perfección. - II: Vidas inmoladas (288 páginas).

Unidos con Jesús (272 páginas)

¡Orar! ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? (208 páginas).

El tamaño de todos estos títulos es de 20 x 40 cm.

Abate Gastón Courtois Página 7


El secreto del mando

PROLOGO DEL CARDENAL VERDIER ARZOBISPO DE PARIS

París, 1 de marzo de 1938.

Querido amigo:

La formación de los nuevos sacerdotes es el pensamiento cumbre de su vida.


Ha comprendido que el éxito o fracaso de un sacerdote joven en los primeros años de su
ministerio, tiene una profunda influencia sobre la vida sacerdotal.

***

Al salir del seminario, la mayor parte de los nuevos sacerdotes tienen que ocuparse de los
niños: catecismos, monaguillos, patronatos.
Es un ministerio muy atractivo que responde a sus más ardientes deseos. ¿No es el
pensamiento de las almas de los niños, que ellos tendrán a su cargo el futuro, el mejor
estimulante de sus generosos esfuerzos durante los largos años de preparación sacerdotal?

Por eso el nuevo sacerdote se entrega generalmente, con toda la fuerza de su temperamento
y el ardor de su celo a este primer ministerio. Tiene, pues, una importancia enorme el que
salga con éxito.

En efecto, si triunfa, toda su vida sacerdotal se beneficiará. Si por falta de autoridad, de tacto,
de psicología o de habilidad naufraga, está a punto de desanimarse y su ardor apostólico
puede sufrir un grave daño.

Para ayudarle a conseguir el éxito, usted ha trazado estas observaciones pedagógicas.

***

Su libro se presenta bajo la forma original de pensamientos claros, agrupados bajo títulos que
expresan la idea general.

El orden que se deja entrever no quiere ser ni sintético ni didáctico, para permitir a los
lectores encontrar materia de reflexión por cualquier sitio que se abra.

Al principio de esta colección de pensamientos ha agrupado algunos principios relativos a la


vida espiritual. ¿No es acaso el apostolado el resplandor de la vida interior?

Los capítulos que siguen: «Conocimiento del niño», «El arte de hacerles rezar, orar, de
hacerles jugar, de hacerles hablar», nos parecen ser el fruto de una experiencia vivida.

Los capítulos sobre «La educación de la caridad, de la lealtad, de la valentía», revelan las
preocupaciones del que, bajo el seudónimo de Jacques Coeur, dirige el periódico y el
movimiento de los Corazones Valientes de Francia.

Abate Gastón Courtois Página 8


El secreto del mando

Y estos otros capítulos: «El presupuesto», «Capital salud», «Capacidad de adaptación»,


«Sentido de la jerarquía», «El arte de hacerse ayudar», indican el cuidado que usted tiene de
aclarar todo lo que pueda contribuir al éxito del apostolado sacerdotal.

Finalmente, en el último capítulo, «Saber partir», se preocupa del futuro, y, muy sagazmente,
advierte a los nuevos apóstoles, que, si los hombres pasan, las obras permanecen.

***

Este corto análisis muestra la riqueza de descubrimientos y de consejos que encierra el librito.

Le doy las gracias con mucho interés, padre Courtois. Ha dado hoy a su obra de AYUDA
MUTUA SACERDOTAL un directorio práctico que servirá a muchos jóvenes compañeros en su
apostolado. Muchos de los antiguos encontrarán un verdadero provecho a su lectura.

¡Que Dios bendiga estas páginas!

Crea, querido amigo, en mi sincero afecto en Nuestro Señor.

JUAN, CARDENAL VERDIER,


Arzobispo de París.

Abate Gastón Courtois Página 9


El secreto del mando

CAPITULO PRIMERO

VIDA INTERIOR

S U M A R I O

I. Ver claro.

II. Unión con Dios.

III. Espíritu de fe.

IV. Espíritu de oración.

V. Influencia del ejemplo.

VI. Humildad.

VII. Devoción al Corazón de Jesús.

Abate Gastón Courtois Página 10


El secreto del mando

I. Ver claro1

1. El Divino Maestro aconseja que imitemos a aquel buen hombre que, antes de construir una
torre, se puso a reflexionar para ver claro. Sigamos su enseñanza, y cuando vayamos a
emprender un negocio, precisemos bien el fin, examinemos los medios.

2. ¿No se termina por tomar lo accesorio por lo principal, los medios por el fin, lo secundario
por lo esencial, cuando se está sin cesar asaltado y atraído en todos los sentidos por
preocupaciones fútiles?

3. El gran peligro para muchos educadores es olvidar prácticamente, durante el ardor de la


acción, el objeto supremo de su actividad.

4. Los ojos que leen se fatigan y se cansan si, de tiempo en tiempo, no se apartan del texto
para mirar a lo lejos.

¿Queremos guardar una visión clara y exacta de las cosas? Considerémoslas no desde nuestro
punto de vista, sino desde el punto de vista de Dios.

5.- Si en un momento de prueba o de fatiga el fin se ha esfumado en una lejanía brumosa,


cueste lo que cueste, hay que recobrar la calma y, lentamente, enfrentarse con las preguntas
que siguen:

¿Por qué estoy aquí?


¿Qué es lo que Dios espera de mí?
¿Qué es lo que busco en las almas que me han sido confiadas, mi gloria o la de Dios, mi éxito
o el éxito de Dios?

Mi constante deseo, mi aspiración profunda, ha sido siempre elevarme y elevar moralmente a


aquellos sobre los que puedo tener influencia.
(CARDENAL MERCIER.)

1
No hay que admirarse de encontrar al principio del libro algunos pensamientos
referentes a la vida espiritual en función de apostolado. Este libro no tiene la
pretensión de ser un catálogo de espiritualidad sacerdotal; pero es necesario
señalar, al menos en algunas páginas, la primacía de lo espiritual en materia de
educación cristiana.

Abate Gastón Courtois Página 11


El secreto del mando

II. Unión con Dios.

6. Varios medios se ofrecen para conseguir sus fines: medios de acción individual, medios de
acción colectiva.
Desde el juego hasta los avisos, desde las proyecciones hasta la visita al Santísimo
Sacramento, todo puede servir para la formación cristiana y apostólica de sus niños.
Pero hay una condición de fecundidad espiritual que no puede suplirse con nada: la unión de
ustedes con Dios.

7. Sólo Dios es el maestro de las almas. Sólo Dios es el autor de todo bien. Sólo Dios puede
iluminar los espíritus. Sólo Dios puede tocar los corazones. Nosotros no somos más que
causas secundarias.
No hacemos bien real y durable más que en la medida en que lo hace Dios por nosotros.
Y Dios no puede hacer bien real y durable más que en la medida en que estamos unidos a Él.
Estas son verdades conocidas, pero hay que repetirlas para que no se olviden..., y las
verdades pronto se olvidan cuando no se las vive.

8. El momento en que se está menos dispuesto para recapacitar y descansar es cuando es


más necesario.
No digan: «No me puedo retirar a descansar; no tengo tiempo.» Si fuese verdad eso, sería
una razón de más para aislarse y reposar un poco (MAHAUT: El católico de acción.)
«Los días en que estoy abrumado de trabajo y no sé por donde comenzar, hago, desde luego,
una media hora de meditación suplementaria» (P. RAVIGNAN).
Cuando me inquieto ante trabajos urgentes y no veo claro, me detengo y digo: «Nuestro
Señor no desea que continúe con esta fiebre.» Después rezo. Hago un poco de oración.
Cuando la calma vuelve, examino mi labor, y, es bien curioso, me da la impresión entonces de
que va a resolverse todo» (P. POPPE).
Algunos textos para meditar a menudo:
«No me eligieron ustedes a mí, sino que yo soy el que los ha elegido a ustedes, y destinado
para que vayan y hagan fruto, y su fruto sea duradero (Ju. XV, 16).»
«Al modo que el sarmiento no puede de suyo producir fruto si no está unido con la vid, así
tampoco ustedes si no están unidos conmigo....»
«Quien está unido conmigo, y yo con él, ése da mucho fruto, porque sin mí nada pueden
hacer (Ju., XV, 4, 5).»
«Y así, ni el que planta es algo, ni el que riega; sino Dios (Cor., III, 7).»
«Y yo, por amor de ellos, me santifico a mí mismo, con el fin de que ellos sean santificados en
la verdad (Ju., XVIII, 19).»

9. El director de una obra educativa que no tenga el deseo de vivir plenamente su sacerdocio
podrá ser un brillante orador, un excelente director de escena, un prestigioso organizador de
fiestas; pero su influencia será superficial y no llegará al fondo de las almas.

10. ¿De qué se trata, en realidad? Se trata, ante todo, de formar cristianos.
Entre sus niños, unos han recibido cinco talentos; otros, dos; otros, uno. Lo esencial es que
cada uno haga fructificar lo que ha recibido hasta el máximo. Que el que ha recibido cinco

Abate Gastón Courtois Página 12


El secreto del mando

produzca diez; que el que ha recibido dos produzca otros dos; que el que ha recibido uno, en
lugar de ocultarlo en la tierra, lo duplique.
En otros términos: lo que Dios reclama de ellos no es el tres por ciento o el cinco por ciento;
es el cien por ciento.
Vivimos en un tiempo en el que no se puede permitir el ser cristianos a medias. ¿Quién sabe
si algunos de sus niños están destinados a dar a Dios el testimonio de su sangre? Al menos,
todos tendrán que dar el testimonio de su vida.
Si queremos formar cristianos cien por cien, es preciso que seamos sacerdotes cien por cien.

11. La misma palabra dicha a la misma alma por dos sacerdotes diferentes produce efectos
distintos. ¿Por qué? En uno es Cristo el que ha hablado; el otro, es el hombre.
El santo cura de Ars se encontró un día a un cazador con su perro, y le dijo: «Señor, que
bonito animal tenéis... Ojalá que vuestra alma fuese tan bella como él.» Y el cazador se
confesó con él, en lugar de disgustarse por este original saludo.

12. La mejor manera de dar a Dios es separarse de Él lo menos posible.


Cuando era joven, creía que la conversión de las almas era cosa fácil. Ensayaba a cada
instante, hablaba, discutía; pero sin éxito alguno.
Es necesario que sea Dios el que hable a las almas y las toque, y su gracia no puede ser
obtenida más que por una alma santa, íntimamente unida a Él (MARMION).

13. Dios no nos pide una unión forzada y siempre consciente, sino una adhesión afectuosa y
profunda a sus divinos deseos.
Nos pide, además, que no olvidemos nunca nuestro papel de causa instrumental y que jamás
nos atribuyamos el bien que hace por nosotros.

14. ¿Quieren conocer una buena regla para hacer obra sobrenatural y profunda en medio de
una vida muy ocupada? Confíense frecuentemente al Espíritu Santo y a la Santísima Virgen.
Veamos por qué.
Si Dios los ha puesto ahí donde están, es para que den frutos: ut fructum afferatis.
Pero el fruto de que se trata no es otro que Cristo naciendo y creciendo en las almas: Jesum
benedictum fructum.
Por la acción conjunta del Espíritu Santo y de María producirá a Jesús en las Almas, puesto
que por la acción conjunta del Espíritu Santo y de María vino Jesús a la tierra: Conceptus de
Spíritu Sancto, natus ex María Virgine.
Y el Espíritu Santo y María obrarán tanto más por medio de ustedes cuanto más acudan a
ellos y sean más dóciles a su influencia.

15. ¿Qué sé yo de la vida espiritual de un alma, lo mismo de la de un niño que de la de un


adulto, de su espíritu religioso, de su piedad sincera, de su gusto por las cosas de lo alto,
«quae sursum sunt», de su atracción por la pureza y de su odio por el pecado? Ese fondo en
el que se representa el drama de su Eternidad, entre los amores y los odios, no nos
pertenece. Se nos escapa. Nos es tan oscuro como un misterio de fe.
El trabajo solapado de la concupiscencia, es lo más íntimo del adolescente, el arranque súbito,
los manejos encontrados y caprichosos y la lucha inconsciente de las pasiones; la inteligente
trama formada de hilillos diabólicos, los encuentros imprevistos de los sentidos con las

Abate Gastón Courtois Página 13


El secreto del mando

seducciones emboscadas en el camino, la táctica sutil y silenciosa de los buenos espíritus, la


actividad prodigiosa del amor divino, que con la sangre de Cristo quiere asegurar su
conquista; esa región del alma juvenil, más poblada y agitada que el mar, se encuentra tan
lejos de nuestra mirada y de nuestra intervención, que sería preciso ser locamente
presuntuoso para creerse capaz de dominarla (PADRE CHARMOT)
Afortunadamente, si el alma del niño escapa a nuestra vigilancia humana, permanece en las
manos de Dios.
El maestro exterior, que somos nosotros, puede desempeñar bien su cargo gracias al Maestro
interior, que es Dios.

16. El secreto de la pedagogía espiritual está en la alianza con el Maestro interior.


Las conquistas del bien se hacen como las conquistas del mal: éstas, por la complicidad de los
traidores en el interior de la fortaleza; aquéllas, por cooperación de las fuerzas fieles. Aun la
misma medicina no cura el mal sino la reacción vital del organismo.
Es preciso tratar con Dios, Huésped de los corazones, y asegurar su luminosa y omnipotente
colaboración. Nuestro poder espiritual sobre los otros se valúa por el poder que tengamos
sobre el Espíritu Santo.

III. Espíritu de fe

17. El mundo en el que viven sus niños está impregnado de materialismo. Hoy son muchos los
que sólo aprecian lo que se ve, lo que se toca, lo que se palpa. Su misión es revelar a esos
niños el mucho mundo de lo sobrenatural.

18. El sacerdote es el testigo visible de realidades invisibles. La noción que los niños se
formen, para toda su vida, de la religión, dependerá en gran parte de ustedes.

19. La fe es esencialmente contagiosa. Los niños deben sentir a su contacto que Jesucristo no
es para ustedes cualquier cosa, sino alguien. Que no es un ser indefinido y lejano, sino el gran
Amigo con el que tienen amistad íntima.

20. Demuestren con su modo de hablar de las cosas religiosas que la fe es fuente de alegría,
de dicha y de entusiasmo. No hay derecho a tener un aire hastiado y desagradable cuando se
habla de Dios.
Ministro y distribuidor de realidades que no se ven, han de ser uno para quien las apariencias
no son nada (P. PLUS).

21. Tengan el hábito de ver a través de las fisonomías de los niños a sus almas y, a través de
esas almas, a Cristo, que quiere vivir y crecer en ellas.

22. A través de todo, a través de todos, ver a Dios. ¡Qué bello ideal! Pero para ver a Dios hay
que purificar frecuentemente las intenciones y los afectos.
Esta visión habitual de lo divino sólo es posible a los corazones puros. «Beati mundo corde
quoniam ipsi Deum videbunt.».

Abate Gastón Courtois Página 14


El secreto del mando

Cuando nos buscamos en algo, por poco que sea, una niebla, una niebla nos oculta a Dios;
pero, en cambio, si nos damos cuenta de nuestro egoísmo y reaccionamos limpiamente, el
horizonte se aclara y Dios se deja ver de nuevo.

23. Infundan en todos los que se les acerquen deseos de amar lo que aman y de creer lo que
crean.

IV. Espíritu de oración

24. Tengan el convencimiento de la necesidad y eficacia de la oración que hacen por las
almas que les han sido confiadas. Persuádanse de que el tiempo de la misa, del rezo del
breviario, de la oración y de la visita al Santísimo Sacramento nunca es tiempo perdido para el
apostolado; antes al contrario, ganado.

25. Hay demonios que no se echan más que con oración y ayuno. Hay gracias que sus niños
no obtendrán si no las piden para ellos.

26. La oración perseverante todo lo consigue. Recuerden la parábola evangélica del amigo
importuno. Pueden encontrar obstáculos inesperados en sus ministerios. Si tienen fe, como un
grano de mostaza, moverán las montañas.

27. Figúrense que son mediadores: deben, pues, adquirir el hábito de pluralizar su oración. El
rezo del breviario será más perfecto y tendrá un alcance más eficaz si con el pensamiento
acercan a ustedes todas las almas que les han sido confiadas, para rogar por ellas.

«Me gusta decir lentamente el Padrenuestro, unida a Jesús y al mundo. Uniéndome a todas
las almas hago una alabanza universal. Uniéndome a Cristo, la hago infinita en cada uno»
(MARIA ANTONIETA DE GEUSER)

«Lejos de ser una distracción, el pensamiento de mis niños me estimula en la hora de la


oración. Me parece verlos entonces a todos unidos a mí, cada uno implorando y rezando por
mí, según las necesidades de su alma.» (MARMION)

28. Otro método de oración apostólica. Piensen que Cristo habita en ustedes y en todas las
almas; y que pide sin cesar por las necesidades actuales de todos aquellos que están
confiados a su cargo. Semper vivens ad interpellandum pro nobis. No hay nada tan eficaz
como unirse de este modo a la oración incesante de Jesús por ellas.

29. No olviden tampoco que de Jesús - Hostia se escapa un fluido misterioso, una suerte de
radioactividad divina. «Salía de él una virtud que daba la salud a todos» (Lucas VI, 19)
Por el pensamiento podemos exponer a estos «rayos» divinos las almas ciegas, sordas,
mudas, leprosas, paralíticas.

Cuando una alma les inquiete, preséntenla a Nuestro Señor con insistencia, como los
discípulos presentaban los enfermos a la piedad del Maestro que pasaba.

Abate Gastón Courtois Página 15


El secreto del mando

No comiencen nunca un catecismo, unos avisos, un acto o cualquier ocupación que les ponga
en contacto con un grupo de niños, sin presentar interiormente sus almas a la bendición del
Salvador.

30. No teman buscar auxiliares espirituales. Tengan relación con algunos Carmelos o Trapas,
escribanles o hagan que les escriban para confiarles sus intenciones y ponerles al corriente de
los trabajos que hayan emprendido.

31. Crean también en la eficacia de la oración de los enfermos. Háganles comprender y


utilizar, en bien de las almas que les han sido confiadas, su fuerza redentora.

V. Influencia del ejemplo

32. El ejemplo es uno de los más poderosos medios de educación. Nuestro Señor comenzó
por obrar antes de enseñar. «Coepit facere et docere» (Hap., I, 1)

33. Nuestra actitud en la oración, nuestro modo de hacer el signo de la cruz, el respeto con
que pronunciamos las palabras de la Santa Misa, la mirada de fe que dirigimos a la Hostia,
tienen, sin darnos cuenta, más influencia sobre las almas que los más bellos discursos.

34. Lo que vale en materia de educación es lo que somos o, al menos, lo que nos esforzamos
en ser, más bien que lo que decimos.
«Se hace más bien por lo que se es o por lo que se hace, que por lo que se dice» (Ollé -
Laprune).

35. Lo mejor que podemos hacer para despertar o afirmar la fe de los que nos rodean es
probarles con toda nuestra vida - al obrar conforme a lo que afirmamos - que creemos
verdaderamente lo que decimos.

36. Se causará un grave daño al niño si se le habitúa a considerar las virtudes del cristianismo
como cosas que se dicen, pero que no se hacen. El cristianismo no es entonces más que una
lengua sublime, cesa de ser vida.

«Habría que buscar más lejos, en la psicología mismo del adolescente, las razones que dan al
ejemplo la superioridad sobre la palabra. En el niño crece la independencia al mismo tiempo
que la afirmación de su personalidad.
«Un buen día tiende a sacudir el yugo: no solamente el que pesa actualmente sobre él, sino el
que pesa sobre su porvenir. Por un instinto sutil, distingue claramente lo que debe a otro y lo
que se debe a sí mismo. Deseoso de sacudir toda influencia extraña, guarda celosamente lo
que ha adquirido por propia elección. Desde entonces es cuando hay que empezar a conceder
a la influencia indirecta, y por así decir, involuntaria y anónima, una eficacia mucho más
profunda y tenaz, que a la influencia directa, que se ejerce sobre la voluntad, por presión y
por violencia.

Abate Gastón Courtois Página 16


El secreto del mando

«El espíritu de contradicción no es solamente un juego con el que se goza el humor juvenil; es
algo que está en su misma naturaleza. La vida es tan egoísta y se ama de tal modo a sí
misma, que termina por despojarse, en cuanto puede, de todo lo que no es ella.
"Por eso importa tanto que la formación espiritual se derive no de un mandato, al que uno
está tentado a oponerse, sino de la estima y del amor secreto de la virtud que todo ejemplo
vivo produce» (P. Charmot)

VI. Humildad

37. Tendremos tanta más autoridad e influencia beneficiosa sobre las almas, cuanto menos
busquemos la visible satisfacción de nuestro amor propio.

38. La humildad bien comprendida es una fuente de luz que nos hace ver por encima de las
apariencias; una fuente de fuerza, pues nos asegura la plenitud del apoyo divino.

39. «El hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir» (Mt, XX, 28).

40. Las obras a las que estamos consagrados no son «nuestras obras», sino las obras de
Cristo. Debemos hacerlas, no según nuestras ideas, sino según su espíritu. El espíritu de
Cristo es un espíritu de servicio.

41. Lejos de buscar en el apostolado la ocasión de satisfacer nuestro amor propio, debemos
vivir la palabra del precursor. «Conviene que él crezca y que disminuya yo» (Ju., III,30).
«La fecundidad divina se promete a la abnegación suprema, y ésta la posee el que se
esfuerza por renunciarse de tal modo, que abandona todo provecho personal, y no quiere
levantar un pedestal con el bien realizado, ni a sí mismo, ni a los suyos» (P. Thellier de
Poncheville).
42. Hay que evitar el hacerse centro del mundo o centro de una obra. No somos más que un
elemento de un gran conjunto - otros han trabajado antes que nosotros; otros continuarán
después que nosotros -; otros trabajan al lado nuestro y al mismo tiempo que nosotros. Hay
que aceptar alegremente que otros trabajen mejor que nosotros.
Lo esencial es que Dios sea más conocido, más amado, más bien servido.
43. Cuando una cosa no marcha bien, cuando alguna falta ha sido cometida, busquen al
momento la parte que tengan de responsabilidad, antes de buscar la de otros. Y al contrario,
cuando tengan éxito, no se atribuyan el mérito: «Non nobis, Domine, non nobis, sed nomini
tuo da gloriam.» El orgullo ciega y esteriliza.
Jesús, concédeme la gracia de hacer el máximo de bien, con el máximo de oscuridad
compatible con ese bien.

Abate Gastón Courtois Página 17


El secreto del mando

VII. Devoción al Corazón de Jesús

44. El educador que tenga una devoción intensa y práctica al Corazón de Jesús tendrá 100
por 100 de probabilidades de éxito.
«Mi divino Maestro me ha dado a conocer que aquellos que trabajan por la salvación de las
almas, trabajarán con verdadero éxito, y sabrán el arte de tocar los corazones más
endurecidos, si ellos tienen una tierna devoción a su Sagrado Corazón, y se esfuerzan por
inspirarla y establecerla en todas partes (Santa Margarita M. de Alacoque).
45. Inculquen a los niños esta devoción. Descúbranles el valor inmenso de las oraciones, los
sacrificios y los trabajos hechos por el alto ideal de acelerar el reinado de Jesucristo.
Repartan estampas, hojas y folletos que den a conocer la verdadera devoción al Corazón de
Cristo. Entusiasmen a los niños con esa propaganda.
46. Procuren que los niños se acostumbren a decir jaculatorias. Estas oraciones cortas, hechas
durante el día, atraerán una lluvia de bendiciones sobre sus obras.
47. Si quieren que la promesa hecha por el Corazón de Jesús, de reinar con más veneración
que en otras partes, se haga una pronta realidad, deben poner toda su vocación de
educadores al servicio de tan alta empresa.
48. Enseñen siempre que el camino del amor y de la confianza es mucho más fácil y seguro
que el camino del temor.
«Nunca se tiene demasiada confianza en Dios, tan misericordioso y omnipotente» (Santa
Teresa del niño Jesús).
49. «Sagrado Corazón de Jesús, concédeme que todo lo que haga o padezca, reciba o dé, sea
por esto; porque Tú me amas, porque te amo. Eso me hará más santo» (D. Manuel González,
Obispo de Palencia).

Abate Gastón Courtois Página 18


El secreto del mando

CAPITULO SEGUNDO

CUALIDADES DEL DIRECTOR

SUMARIO

I. Competencia.
II. Conocimiento del niño.
III. Acción colectiva y acción individual.
IV. Bondad y sacrificio.
V. Justicia y prudencia.
VI. Paciencia y tiempo.
VII. Voluntad firme.
VIII. Voluntad sosegada.
IX. Optimismo y buen humor.
X. Autoridad.

Abate Gastón Courtois Página 19


El secreto del mando

I. Competencia.

50. Se trata de poner al servicio de Dios y de las almas todos nuestros talentos sin excepción,
tanto los de orden natural como los de orden sobrenatural.
51. La gracia es superior a la naturaleza, pero no prescinde de ella. Lo sobrenatural
transfigura las leyes naturales, pero no las suprime.
52. Cuando Dios pide la colaboración de un ser humano, la pide conforme a su naturaleza de
ser inteligente, dotado de una voluntad libre.
Dios hace depender su acción de la colaboración más o menos inteligente y generosa que
aportamos.
53. Cierto Cardenal se quejaba al Santo Padre de la situación angustiosa de Europa. Según él,
no había más que un remedio: la oración. El Papa, al oír esto, respondióle: «No está en mi
ánimo el apartarlo de la oración, pero la oración no es suficiente. Dios nos ha puesto una
cabeza sobre los hombros para servirnos de ella.»
54. El educador que quiera tener éxito con los niños debe comenzar por conocer su oficio.
Ninguno se hace de pronto educador: esto es un arte y una ciencia. Se necesitan principios y
reglas, conocimientos precisos y habilidad. La piedad y buena voluntad no bastan.
55. La competencia profesional no sólo es cuestión de prestigio, es cuestión de honradez.
56. Para ser un buen educador es necesario:
Tener, si no intuición, al menos comprensión rápida de los deseos, de las necesidades, de las
relaciones de los niños.
Saber reaccionar con palabras, actos y decisiones apropiadas.
Conocer los métodos apropiados para crear una atmósfera clara, luminosa, simpática.
Poseer un bagaje abundante y práctico de cosas qué mandar a hacer.
Manejar con viveza y alegría las diversas actividades educadoras.
57. Para adquirir esta competencia es absolutamente preciso juzgar, comparar, reflexionar,
leer, estudiar, consultar y adaptarse a las almas confiadas a uno.
58. La pedagogía es sin duda de ninguna clase, una ciencia que no se adquiere en libros. Hay
cosas que no comprenderán más que a fuerza de experiencia. Sin embargo, sería bien necio y
bien peligroso querer encontrar por sí mismo todas las leyes de toda la psicología infantil, a
imitación de Pascal, que encontró por sí mismo todos los teoremas de la geometría hasta la
proposición 32 de Euclides.
¿Por qué no aprovechamos las observaciones y experiencias de los otros, sobre todo si
atendemos a loa grandes progresos hechos en esta materia desde hace algunos años?
59. Un ingeniero que no leyese ninguna revista técnica caería en el peligro de ser rebasado
por los últimos progresos de la ciencia. El director de un centro de enseñanza debe también
estar al corriente, participar, en cuanto pueda, de jornadas de estudio o de Congresos, pero
sobre todo leer - con el lápiz en la mano - las revistas técnicas que se refieran a su
especialidad.
60. Nunca ha prometido Dios hacer milagros para suplir nuestras insuficiencias.

II. Conocimiento del niño.

Abate Gastón Courtois Página 20


El secreto del mando

61. Conocer al niño es saber el ambiente que influye sobre él: ambiente de familia, de
escuela, de vivienda.
Es también saber discernir, a través de cada uno de sus actos, los motivos que consciente o
inconscientemente han inspirado aquello.
62. No olvidemos que el niño es un compuesto muy complicado de energías que tienden a
expansionarse y a satisfacerse. Ahora bien: una misma tendencia puede encontrar su
satisfacción en actos diferentes.
En consecuencia, cuando una tendencia encuentra su expresión en actos buenos, es preciso
reforzar la asociación entre la tendencia y esos actos, volviéndolos cada vez más fáciles y
agradables. Pero, al contrario, cuando una tendencia se dirige hacia un acto malo, es preciso
sugerir una actividad derivada que reemplace la acción mala, dejando, sin embargo, a la
energía vital la posibilidad de exteriorizarse.
Ejemplo:
Supongamos que los niños arrojan piedras sobre los coches que pasan. ¿Qué debe hacerse
entonces? Pues no contentarse con impedir esa mala acción, sino organizar un juego con el
que puedan satisfacer la necesidad que experimentan de arrojar algo sobre un objeto movible
(v. gr.: el juego de pelota, o el del cazador).

63. El niño es niño, no porque es pequeño, sino porque aún no se ha hecho grande. Es un
hombre en formación. Con todas sus fuerzas tiende a crecer, a aparentar, a sobresalir. No
gusta que le traten como a un pequeño, ni que le llamen «pequeño».

Miguel tiene tres años y medio.


Su tía le dice: «¡Cuándo serás un hombrecito...!»
Miguel la interrumpe vivamente y con aire convencido le dice:
«Pero si soy un hombrecito».
64. El niño quiere que se le tome en serio: quiere ser uno y no una cosa.
Al educador que llega destinado a un sitio le importa conocer, lo más pronto posible, los
apellidos y, sobre todo, los nombres de los niños.
El P. Lenoir, del que se ha escrito su vida como heroico apóstol de los «marsouins» durante la
guerra, se esforzaba por aprender los nombres de memoria.
Antes de la guerra fue destinado a un colegio de Bélgica. El joven profesor quiso conocer el
grupo de alumnos que debía componer su clase y pidió la foto del mismo unos días antes de
comenzar el curso. Cuando llegaron los niños, tuvieron la grata sorpresa de oírse llamar por
sus nombres desde el primer día por un profesor a quien veían por primera vez.
Cuando se tiene a los niños por poco tiempo, como ocurre en las colonias de verano, sería un
grave error psicológico llamarlos por el número de matrícula.
65. El niño experimenta la necesidad de afirmarse en todos los dominios. Para hacer valer su
personalidad, tiende a luchar contra todo lo que se oponga a ella.
Por ejemplo: Niño que contradice y critica todo lo que se hace, porque no se le ha preguntado
su parecer o porque no se ha tenido en cuenta lo que dijo, niño vuelto un revoltoso, un
cabecilla. No se supo utilizar sus cualidades de conductor.
Conclusión: no tratar al niño como a un inferior sino como a un colaborador.
66. Antes de calificar al niño de calavera, vean si por la torpeza de ustedes se ha resentido su
dignidad de hombre responsable y libre.

Abate Gastón Courtois Página 21


El secreto del mando

No traten al niño como si fuese un siervo que no tiene más que ejecutar sus órdenes, sino
trátenlo como ser dotado de inteligencia y de libertad, que tiene un papel activo que llenar: el
de trabajar para su formación propia y en bien de los otros.
67. El niño quiere vivir. Como la planta joven tiende hacia la luz, él tiende con todo su ser
físico y moral hacia todo lo que le expansiona.
De ahí la necesidad de crear alrededor del niño una atmósfera de alegría y de entusiasmo.
68. El niño es todo movilidad. Su sistema muscular está muy desarrollado, si lo comparamos
con su cerebro. Tiene necesidad del movimiento. Lo que es inmóvil le interesa menos que lo
que se mueve.
De ahí la necesidad de comprender su exuberancia, de no dejarlo mucho tiempo inmóvil con
los brazos cruzados, de orientarlo hacia un juego de conjunto.
69. Para el niño, vivir es jugar. El niño aprecia al que organiza con facilidad los juegos en los
que su imaginación, sus fuerzas nuevas, su necesidad física y de pruebas, su inclinación
natural hacia la competencia pueden darse libre curso.
No olviden utilizar este amor al juego para su propia formación.
70. Como el niño no tiene apenas experiencia, es mucho más impresionable que el adulto, y
esta sugestibilidad es proporcional al prestigio que poseen sobre él las personas mayores.
El educador debe cuidar - aunque manteniendo siempre la autoridad necesaria para el bien
del niño - de no emplear nunca medios de intimidación, y evitar siempre lo que pueda
paralizar su desarrollo y ahogar su espontaneidad.
71. El niño atribuye a las cosas el valor y la importancia que sus educadores les dan.
De ahí la necesidad que tiene el educador de poseer el sentido de las proporciones, de no
atribuir a lo accesorio una importancia desmesurada.
72. Teniendo el niño el sentimiento instintivo de su debilidad, experimenta la necesidad de
apoyarse sobre otros; está más sometido que el adulto al instinto gregario, al espíritu de
banda.
De ahí la importancia que tienen los equipos.
73. Todas las leyes de la psicología de las muchedumbres se encuentran con mayor motivo en
el niño:
Una cosa es tenida por verdadera en la medida en que muchos la tienen por verdadera.
Un sentimiento experimentado al mismo tiempo por muchos se refuerza en cada uno
proporcionalmente al número de los que lo experimentan.
Una convicción afirmada al mismo tiempo por varios, adquiere en cada uno una nueva fuerza,
proporcional al cuadrado del número de los que lo afirman.
En consecuencia:
No teman proclamar colectivamente el bien y vituperar colectivamente el mal.
Ejemplos: Hagan lanzar palabras de menosprecio sobre todo lo que está mal: sobre las malas
conversaciones, sobre los engaños, sobre los juegos de mano, sobre las mentiras... Hagan
aplaudir todo lo que ha exigido un esfuerzo para el bien.
74. Como el niño da mucha importancia a la opinión que de él se tenga, está dispuesto a
realizar con prontitud la idea que su educador o la opinión se ha forjado de él.
Ejemplos: Si un niño pasa en su grupo por un valiente, se hará el valiente aunque tenga
miedo; si le dicen sin cesar al niño que no tiene memoria, hará pocos esfuerzos por aprender.
«No vale la pena, porque no tengo memoria.»
Conclusiones prácticas:
- Suponer siempre en el niño la calidad que se desea ver en él,

Abate Gastón Courtois Página 22


El secreto del mando

- no considerar sus faltas más que como accidentes y no como la expresión de un estado
permanente,
- animarle y no perder ninguna ocasión de comprometerle para el bien.
75. El es sensible a los estímulos y a los reproches en proporción al prestigio que sobre él
tiene la persona que los hace. Estos estímulos y reproches pierden toda su eficacia si son
demasiado frecuentes e ilógicos.
76. El niño - sobre todo si está animado - desea agradar, dar gusto a los demás y volverse
útil.
77. En cada niño hay cuerdas vibratorias que es preciso descubrir y utilizar para el bien. «En
todo ser humano, aunque sea un bandido - dijo Baden-Powell -, hay al menos un cinco por
ciento de bueno.»
Sepan buscar en cada niño la cuerda para hacerla vibrar, «El amor hacia la madre, el
pensamiento del Niño Jesús, el deseo de agradar.»
Algunas veces aún pueden poner de su lado el amor propio: «Yo sabía que eras animoso.
¡Qué habilidoso serías si hicieses eso!»
78. El niño tiene una facilidad prodigiosa de imaginación; la imaginación tiene en él entrada
en la voluntad; su inhibición es restringida; toda idea que pasa por su espíritu tiende a
traducirse en acto, de ahí la importancia de elección entre historias, temas, fábulas; el peligro
de ciertas escenas del cine.
79. Al niño no le interesan los juegos demasiado perfeccionados, en los que su imaginación
apenas trabaja. Un juego que ha inventado le interesa más que un juego todo hecho. Ejecuta
el plan que ha concebido con más gusto que el que le es impuesto desde afuera (por eso
podemos apreciar en el niño normal una clara inclinación hacia la construcción y los bloques).
80. Para el pequeño nada es inverosímil. Encuentra completamente naturales los cuentos de
hadas, las historias fantásticas; presta gustoso una alma a la muñeca, un lenguaje a las
cosas, a los animales: un cabo de madera pronto es un buque; un mango de escoba, un
caballo.
Con la edad, este atractivo evoluciona y se transforma en el gusto por las aventuras, en las
cuales se cree con facilidad el héroe principal.
De ahí la importancia que tiene la elección de libros y la necesidad de que los héroes de
aventuras se comporten moralmente.
81. La emulación es natural en el niño. El tiene el deseo de sobresalir y vencer. Es capaz de
hacer cosas fastidiosas por ganar.
Se puede utilizar este atractivo que siente por los concursos en bien de su propia formación,
pero es preciso vigilar para que el orgullo no le ciegue. Más vale orientarlo a la superación de
sí mismo que a la de los otros.
82. Este atractivo por la competencia se refuerza si ésta es colectiva: equipo contra equipo,
partido contra partido.
Pero hay el peligro del egocentrismo, del orgullo colectivo; por lo tanto, es necesario
engendrar el verdadero espíritu deportivo y recordar a cada uno el deber de trabajar en bien
del conjunto.
83. El niño está hundido en lo sensible: es refractario a las abstracciones; las ideas no
penetran en él más que cuando van envueltas en una imagen, o mejor aún, en una acción.
Conclusiones prácticas:
Hablen a los niños en lenguaje concreto.
Empleen la imagen en las palabras.

Abate Gastón Courtois Página 23


El secreto del mando

Utilizen la mímica y el juego.


Muestren con ejemplos el modo de realizar en la vida cotidiana lo que se ha enseñado.
84. El poder de atención del niño es limitado. Se cansa muy pronto. Tiene necesidad de
cambio y gusta de las cosas imprevistas.
De ahí la necesidad de variar las ocupaciones.
85. El niño, envuelto en el mundo exterior, examina sus actos con mucha dificultad, y cuando
lo hace, realiza un esfuerzo que no puede sostener largo tiempo.
Por consiguiente, no hay que imponerle un trabajo prolongado de reflexión.
86. El niño vive enteramente del presente; no ve las consecuencias de sus actos ni de sus
palabras.
De ahí la necesidad de inspirarle el sentimiento de su responsabilidad, pues ignora la palabra
y aún más la cosa.
87. El niño carece de experiencia y del sentido relativo de las cosas. Se cree el centro del
mundo. Limita el mundo a lo que él es, a lo que ve, a lo que toca. El egoísmo, o al menos el
egocentrismo, en él es cosa natural.

Conclusiones:
Desenvolver y educar en él la caridad, el pensamiento y el servicio de los otros: «los otros
antes que yo; los otros, desde luego».
Apelen frecuentemente al «buen corazón».

88. El niño tiene, por naturaleza, el deseo de atraer la atención sobre sí.

No sean cómplices de esta tendencia.


Eviten los elogios en público.
No demuestren interesarse por un niño más que por otro.
Desconfíen de la adulación.
89. El niño tiene un claro sentido de la justicia y aún más de la injusticia, sobre todo cuando
se cree la víctima.

90. El niño no posee el sentido de la medida ni de los matices. No comprende la broma; si


bromean con él, les faltará al respeto fácilmente.

91. No basta conocer al niño en general, es preciso conocer a cada niño en particular.
Debemos conocer al niño por el nombre de familia, el nombre de bautismo, y el sobrenombre
familiar.

- Para enseñar latín a Juan, ¿qué es necesario saber primeramente?


- Es necesario saber latín.
- No, es necesario conocer a Juan (Chesterton).
92. Hay sentimientos que sólo se conocen desde lo interior, instalándose por una especie de
simpatía en el fondo de las almas. El niño se descifra como un libro; para conocerle es preciso
prestarse a él, comunicarse con él por una constante simpatía, sentir lo que él siente,
experimentar todas sus disposiciones, adivinar todas sus tendencias, entrar en el movimiento
de su vida.

Abate Gastón Courtois Página 24


El secreto del mando

93. Antes de pedir o decir cualquier cosa a los niños, pónganse en su lugar, y acuérdense de
ustedes cuando eran también niños; después pregúntense cuál sería su reacción si les dijesen
lo que van a decir. Esto es lo que se llama, según Pascal, «ensayar sobre su corazón».

III. Acción colectiva y acción individual.

94. Es muy razonable que empleemos medios colectivos. El sacerdote no puede hacerlo todo,
decirlo todo a cada uno.
95.Hay una enseñanza, una formación general que puede y debe ser dada a todos, no
solamente por razón de comodidad y de tiempo, sino por razón de orden psicológico, pues
como dijimos, «los sentimientos experimentados al mismo tiempo por varios son reforzados
en cada uno en razón directa del número de los que los experimentan».
96. Lo que constituye la colectividad no es la yuxtaposición de los individuos, es la comunidad
de intereses individuales y de necesidades que se procurará dar a conocer a todos. La fuerza
de coagulación será tanto más grande cuanto más fuertes sean los lazos que aten unos con
otros. Por este medio se conseguirá crear una atmósfera, un ambiente, un alma común que
influirá sobre el alma individual.
97. Esta formación colectiva - tal como la concebimos - no es solamente la obra de uno sobre
todos, sino la obra de todos sobre cada uno. Se deduce, pues, de lo dicho, que exigiendo la
colaboración consciente y activa de todos los miembros, se consigue una mayor asimilación de
ideas, y unas actividades mucho más importantes. La razón de todo esto la tenemos en una
ley fundamental de la sociología, que es el fundamento de la escuela activa; «cada uno se
encariña tanto más con una idea cuanto más obligado se encuentra a examinarla por sí
mismo, a propagarla y a comprometerse por ella».
98. Pero a su vez la comunidad está compuesta de individuos y, en cierto sentido, su valor
depende, al menos, del valor de cada uno de sus miembros.
99. En contra de ciertas ideas sociales modernas que no se preocupan del individuo más que
en función del grupo a que pertenece, y sacrificando voluntariamente la persona a la
sociedad, dejan de armonizarla y adaptarla al conjunto, nosotros debemos sostener que la
persona humana no desaparece en el grupo, y que debe ser respetada en sí misma y por sí
misma, cuidando de armonizarla y adaptarla al conjunto. Pues no todos tienen la misma
función, la misma vocación, la misma cantidad de talentos.
100. Es preciso, en fin, adaptar la formación general dada a todos, a las condiciones del alma
individual, con arreglo al temperamento moral y al «temple espiritual» de cada uno; éste tiene
la necesidad de ser estimulado, aquél de ser refrenado, tal de ser alentado, tal otro de ser
tranquilizado, etc.
101. Cada uno tiene sus dificultades especiales, su carácter particular, oscuridades o luces
que le son propias. A un jovencito se le presentarán casos de conciencia concretos, que no
serán exactamente iguales a los de su compañero y que exigirán por lo mismo una solución
especial.
102. Hay cosas que no pueden decirse a todos reunidos. Hay cuestiones tan personales que
no pueden tratarse más que cara a cara con el interesado.
103. Esta acción personal la vemos bien clara en el Evangelio. Acordémonos de la parábola
del Buen Pastor: «Conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí...» (Ju., X, 14).

Abate Gastón Courtois Página 25


El secreto del mando

El no las conoce solamente en general, sino a cada una en particular: «Llama por su nombre
a las ovejas» (Ju., X, 3)
104. Dios no ha creado las almas en serie. Lo mismo que no se puede en el bosque dos hojas
iguales, menos pueden existir dos almas completamente idénticas.
Así pues, nuestro deber consiste en inclinarnos sobre ellas con una atención llena de simpatía
y de respeto, para intentar comprender su viva complejidad y para ayudarlas a realizar lo que
Dios espera de cada una de ellas.

IV. Bondad y sacrificio.

105. Hemos sido escogidos por Dios como instrumentos de su inmensa y paternal caridad;
caridad que tiende a establecerse y dilatarse en las almas (SAN VICENTE DE PAUL)
106. Los niños se dan a la persona que los quiere. Amar al niño y hacerse amar de él será
siempre el gran secreto de la educación.
107. Que con nuestro tono de voz, con nuestras actitudes, con nuestro modo de ser y de
obrar, no demos que pensar lo contrario de esta verdad fundamental: somos lo ministros de
la caridad divina.
108. La bondad ha convertido más almas que el celo, la ciencia o la elocuencia, y estas tres
cosas nunca ha convertido a nadie sin que para algo haya intervenido la bondad (P. Fáber).
109. Dios ha querido que ningún bien se haga al hombre sino mediante el amor, y que la
insensibilidad no haya sido nunca a propósito para atraerlo a la verdad o para hacerlo virtuoso
(Lacordaire).
110. La frialdad hiela, la ofensa hiere, la maldad irrita, la desconfianza cierra las almas. Si se
quiere ganar el corazón de un niño es necesario demostrarle confianza e interés.
111. La influencia del educador sobre el niño será tanto más grande cuanto más
particularmente conocido y amado se sienta éste por él.
112. Dios no pide a sus sacerdotes que achiquen el corazón, sino al contrario, que lo dilaten a
la medida del suyo. Debemos amar a las almas con el mismo amor con que Jesús las ama.
113. Es preciso que los niños sientan que les aman por ellos mismos y no por ustedes. Eso
exige de su parte una cierta dosis de abnegación que los impela a salir de ustedes mismos
con el fin de interesarlos por todo aquello que interesa al niño. Esa es una de las cosas que el
niño mejor comprende, sin que haya necesidad de decirselo, y uno de los mejores medios
para hacer que confíe en ustedes.
114. No tengan miedo de ser amados, cuando sólo consienten serlo para hacer amar más a
Dios.
115. Es necesario que sean amados de los niños. Mientras no hayan ganado los corazones no
tendrán apenas fuerza sus consejos. Aunque tengan todas las cualidades que dan prestigio y
atraen el respeto, si no han sabido captar la simpatía y el afecto, pueden obtener una cierta
disciplina exterior (al menos en su presencia), pero no podrán suscitar un gran arranque hacia
el bien.
116. La confianza, la estima y el afecto no son cosas que se exigen, sino que se merecen. No
obtendrán la confianza y el amor diciendo a los niños: «Quiero que me amen o que tengan
confianza en mí.»
117. «El Buen Pastor da su vida por sus ovejas. No hay mayor prueba de amor que dar la vida
por aquellos que se ama.»

Abate Gastón Courtois Página 26


El secreto del mando

Estén dispuestos a dar el tiempo, las fuerzas, la vida y, si fuera preciso, toda la sangre por
cada uno de los pequeños.
118. El gran secreto para amarlos sobrenaturalmente: a través de cada uno de ellos, ver a
Jesús. «Lo que hagan a cada uno de estos pequeños, a mí mismo lo hacen.»
119. Sacrifíquense desinteresadamente. No esperen recompensa material. No se admirn de la
ingratitud. No es por la recompensa terrena por la que trabajamos, y es precisamente ese
desinterés, caracterizado por el más total desapego, el que constituye su fuerza y les da un
cierto derecho a la confianza, a la estima y al afecto.
120. El que piensa que hace siempre bastante para la recompensa que recibe, tiene el alma
de un mercenario. Su alma no es la de un jefe y menos aún la de un apóstol.

V. Justicia y prudencia.

121. El niño tiene un claro sentido de la justicia. Un maestro del cual pueda decir él que es
injusto, podrá hacerse temer, pero nunca hacerse amar.
122. No olviden que el niño desconoce el verdadero sentido de las cosas, y que juzga
conforme a lo que ve. Ser justo, pues, no es suficiente, es preciso parecerlo.
123. No engañen nunca a un niño, ni con promesas que no tienen intención de cumplir, ni con
amenazas que no tienen ni gusto ni posibilidad de ejecutar.
124. El niño cree, por inclinación natural, en la lealtad del maestro, con más razón en la del
sacerdote. La más escrupulosa sinceridad es de rigor.
125. No se engaña impunemente al niño. El educador que para dar un par de guantadas a un
muchacho revoltoso le llamase diciéndole, con voz insinuante: «Juan, ven aquí, que te voy a
dar una cosa», puede estar bien seguro de haberse cerrado para siempre el corazón de aquél
niño.
126. Eviten dar señales de preferencia a un niño. Nada hay más dañoso para este mismo
niño, y nada que pueda desacreditarnos más a los ojos de sus compañeros.
127. Crean que todo niño al que hubieran dado señales particulares de afecto o estima les
servirá de desengaño algún día.
128. Sólo hay una preferencia que acepten los niños. Aquella que conceden a los enfermos, a
los pobremente vestidos, a los desgraciados.
129. Eviten el dar la menor muestra de antipatía a un niño; para ello, amen a todos
indistintamente con el mismo amor con que Nuestro Señor les ama.
130. No den nunca a un niño una señal de afecto sensible. No acaricien, no abracen bajo
ningún pretexto a un niño. Un apretón de manos enérgico, eso basta.
131. Las señales de afecto son, por lo menos, inútiles. Muchas veces son perjudiciales, si no
para el educador, al menos para el niño, que no siempre será niño y que, cuando se convierta
en hombre, las juzgará severamente y las considerará como señales de debilidad.
132. Si tienen a su cargo una colonia de vacaciones no se detengan por la noche junto al
lecho de los niños, bajo el pretexto de decirles alguna palabrita; es mejor que ellos pasen a
darles las buenas noches al fin de la recreación, antes de subir al dormitorio.
133. No olvidemos nunca que debemos ser educadores antes que ser consoladores.

Abate Gastón Courtois Página 27


El secreto del mando

134. El sacerdote debe ser prudente siempre, cualesquiera que sea su virtud y su edad,
aunque no debe ser exagerado, ni convertir la prudencia en obsesión. «Qui se existimat stare,
vident ne cadat.»
135. Siempre que sea posible, tengan un despacho. No reciban a los niños en la habitación de
ustedes.
136. No den nunca motivos a la malevolencia. Que la actitud general, recta y enérgica,
desarme anticipadamente a los que están dispuestos a lanzar en el momento menos pensado
las peores calumnias.
137. No les extrañe experimentar de vez en cuando una viva simpatía por tal o cual niño; pero
procuren no dar señal de ello ni exteriorizar de ninguna manera el afecto de ustedes.
138. Si se unen frecuentemente al amor que Jesús tiene a cada uno de sus niños, amarán a
éstos con el mismo amor con que Jesús les ama, y su corazón permanecerá siempre libre.
139. Una regla de oro: darse, pero nunca dejarse tomar.

VI. Paciencia y tiempo

140. Sean pacientes. Los progresos, paso a paso, pero persistentes, son más eficaces y más
duraderos que una manifestación ruidosa. Esto, de un solo golpe gasta todas las fuerzas
disponibles, con perjuicio de las empresas posteriores.
141. No procuren tener resultados demasiado rápidos. «No se gana tiempo cuando se
prescinde de él.»
141*. Tirar de una planta para hacerla crecer más deprisa es un mal método; se corre el
peligro de arrancarla.
142. La educación es una obra de paciencia. No se desanimen ante las dificultades del
comienzo. El papel de ustedes consiste en inculcar costumbres buenas y hábitos saludables. Al
cabo de cierto tiempo, el esfuerzo será menor, y el hábito aparecerá como una segunda
naturaleza. Mas no se apresuren ni cometan la imprudencia de pedir más de lo que puedan
dar las posibilidades actuales de cada uno.
143. Cuando estén tentados de ir demasiado deprisa o de querer la perfección
prematuramente, acuérdense de la paciencia del Señor, Maestro de educadores: Non potestis
portare modo (Ju., XVI, 12). «Por ahora no pueden comprenderlo.»
144. Se necesita, a veces, más voluntad para callarse que para hablar, para estarse quieto
que para obrar, para esperar que para ir adelante.
145. Es un arte elaborado con una onza de buen sentido y dos onzas de paciencia el saber
esperar para elegir el momento psicológico de hacer una advertencia, una observación, una
reprimenda.
146. Para conseguir la paciencia, acuérdense de la parábola del sembrador. Dios les pide la
siembra del buen grano. El mismo se encargará de hacerlo germinar.
147. No se desanimen cuando los resultados se hagan esperar. Se necesitan varios meses
para que maduren los trigos. Se necesitan, a veces, varios años para apreciar los progresos
de un alma o de un grupo.
148. La paciencia y el tiempo hacen más que la fuerza y el ímpetu. Un educador que da
muestras de impaciencia delante de los niños, que se permite decir palabras duras o da

Abate Gastón Courtois Página 28


El secreto del mando

señales de mal genio, da clara prueba de que, no sabiendo educarse a sí mismo, no puede
pretender ser educador de los otros.

VII. Voluntad firme

149. El más pequeño resultado exige cierta firmeza y cierta tenacidad.


150. Los niños tienen la necesidad de apoyarse sobre alguien que sea fuerte; es indispensable
que puedan estar orgullosos del superior y que se encuentren seguros bajo su autoridad.
151. El niño y el joven no buscan la satisfacción que pudiera producirles una autoridad débil;
se gozan cuando encuentran alguien fuerte sobre el que puedan apoyarse. La firmeza viril los
tranquiliza; la debilidad complaciente les produce desconfianza y, finalmente, disgusto
(Lacordaire).
152. No digan nunca: «No tengo voluntad», porque perderán la poca que les reste. Crean que
son más ricos de lo que piensan en posibilidades de voluntad; digan frecuentemente: «Tengo
mucha voluntad y la desarrollo cada día para el bien.» Esta afirmación quizá no esté muy
conforme con la realidad, pero no cabe duda de que ayudará poderosamente a realizar lo que
ella afirma.
153. Sean siempre dueños de ustedes mismos. Obtendrán de los niños fácilmente lo que
quisieran sin tener la necesidad de multiplicar sus órdenes, pues de una voluntad fuerte se
desprende una corriente de energía que obtiene la adhesión más rápida y fácilmente la
ejecución.
154. Les interesa tener una voluntad firme; con ella gastarán menos esfuerzo y evitarán, por
lo mismo, el fatigarse inútilmente.
155. No digan a cada instante: «Quiero hacer esto o aquello.»«Si quisiera, podría hacer esto o
aquello.» Hacedlo.
156. No tomen decisiones a la ligera. Procuren tiempo para reflexionar según la importancia
del asunto; pero aprendan a tomar las decisiones.
157. Estudien, consultad las obras y revistas pedagógicas. Hagan pruebas. Confronten sus
ideas con las de sus compañeros.
158. No se pierdan en teorías, no gasten el tiempo discutiendo estérilmente. Es preciso pasar
a la acción. Lo que vale es lo que hayan producido. Sean realizadores.
159. La acción es la lucha cotidiana entre nuestro ideal y la realidad.
Es el punto fijo donde nuestro esfuerzo viene a insertarse en la duración, donde nos
ensayamos, a costa de un gran esfuerzo, el modo de introducir en la realidad aquello que
soñamos si tiene posibilidades de realización.
Es conformarse a no ir más lejos precisamente para que aquello sea viable, para que haga
verdaderos progresos y para que otros puedan ir más lejos un día (R. Garric).
160. Vale más tener pocas ideas y realizarlas que tener muchas y no realizar ninguna.
161. Escoger es sacrificar una cosa. Una buena decisión, aunque sea imperfecta, seguida de
una firme ejecución, vale más que la espera prolongada de una resolución ideal, que no se
realizará nunca o que se ejecutará quizá demasiado tarde. Decisión vale más que precisión.
162. A no ser que ocurran hechos nuevos o razones graves, no deben cambiar nunca el plan
que han fijado después de madura reflexión o después de haberse aconsejado por autoridad
competente.

Abate Gastón Courtois Página 29


El secreto del mando

163. Si cambian de método a cada instante vendrán a parar en la confusión. Los que cambian
de orientación sin cesar dan muchos pasos y terminan por encontrarse siempre en el mismo
camino.
164. Lo que caracteriza a un jefe; arranque, equilibrio y dominio de sí mismo.

VIII. Voluntad sosegada

165. La intranquilidad es contagiosa; la calma, también. Es necesario que den la impresión de


tener serenidad; el menor signo de inquietud, de depresión y, especialmente, de
atolondramiento - que no tendría consecuencias graves si estuvieran solos -, puede tener
repercusiones lamentables sobre una colectividad.
166. Ustedes dicen que centenares de miradas interrogadoras se fijan sin cesar sobre sus
obras; si en su cara sorprenden la intranquilidad, la fatiga, el desánimo, esta impresión se
refleja inmediatamente sobre la colectividad con un coeficiente tanto mayor cuanto más se
confiaba poder contar con ustedes.
167. Supongamos que se han extraviado en un bosque. Si pierden la tranquilidad, lo pierden
todo, porque la privación de sus facultades y la perturbación de los niños terminarán por
desanimarlos del todo. Canten entonces; todos los niños cantarán, y ustedes experimentarán
más ánimo y sangre fría para encontrar la decisión más adecuada y el camino.
168. No dejen escapar nunca ninguna palabra que haga pensar que están inquietos, que no
aciertan, que no pueden más; su autoridad se aminoraría considerablemente.
169. La moral de un grupo está patente en la fisonomía del que dirige; todas las actitudes y
casi todos los pensamientos - aún los más íntimos - repercuten en la conducta y en los
sentimientos de los niños.
170. No digan nunca que están agobiados, porque al cabo de cierto tiempo se verían en la
necesidad de afirmarlo sin cesar; además, terminarían por creer en eso y sería la puerta
abierta para todas las impaciencias y todas las negligencias.
171. Sepan reservar las fuerzas y graduar los fines. Tengan el sentido de las proporciones; no
hagan ninguna reconvención severa por una falta de poca importancia. No intervengan a cada
instante; las intervenciones demasiado frecuentes o por cosas pequeñas terminan por cansar
a los niños y gastar la autoridad.
172. Eviten los aplausos y silbidos persistentes.
173. Si una palabra basta para dar una orden, no digan dos. Si dudan entre decir una palabra
o hacer un gesto para hacerse comprender, no vacilen en preferir el gesto a la palabra.
174. No griten nunca ni den la impresión de estar agitados. Tengan esto por norma general.
Construyan, al contrario, una atmósfera de confianza al derredor del niño.
175. Nunca se debe dramatizar nada. Aprendamos este consejo de Foch: No tomemos por lo
trágico las cosas sencillas; hagamos sencillas las cosas trágicas.
176. En X... se declara un incendio en el escenario de un teatro. El director dice al público:
«No es nada; no existe peligro para nadie. Salgan tranquilamente, que todo marchará bien.»
Ninguna víctima.
En otra ciudad el fuego prende en una cabina de cine. No hay ningún peligro para los
asistentes. El director grita, con voz apurada: «Ay, Dios mío, esto es horroroso!» Entra el
miedo en la gente, cunde el pánico, la multitud se estruja. Hay varios muertos y numerosos
heridos.

Abate Gastón Courtois Página 30


El secreto del mando

177. Para guardar serenidad acostúmbrense a sufrir alegremente las contradicciones


pequeñas. No rumien sus inquietudes. No dejen que las ocupaciones se conviertan en
preocupaciones.

IX. Optimismo y buen humor

178. El educador que quiera tener una gran influencia sobre los niños debe aparecer siempre
lleno de animación y buen humor. Obtendría de ellos mucho más que si se presentara con
cara austera, fría, desagradable o hastiada.
179. Tengan por regla entusiasmar a los niños con aquello que tengan que hacer. Para ello
razonen las órdenes con frases como éstas: «¡Qué buen día vamos a pasar juntos!» «Van a
ver como esto marcha bien.» «¡Qué dichosos seremos después de haber llevado a cabo esa
acción difícil!»
180. Hay que persuadir igualmente a los niños de que son capaces de hacer lo que deban de
hacer: «Ten en cuenta que para niños tan inteligentes y generosos como tú eso es tan fácil
como jugar.»
181. No presenten nunca un contratiempo bajo el aspecto de una mala noticia.
Ejemplo: El hecho ocurre en una colonia veraniega. Han preparado una hoguera para
encenderla en la tarde, pero como empieza a llover durante la comida, tienen que aplazar el
juego tan impacientemente esperado. No sería prudente sentar a los niños sobre la hierba
mojada.
En lugar de anunciar la cosa con aire triste, diciendo: «Niños, les tengo que dar una mala
noticia. No podremos encender esta tarde la hoguera; nos tendremos que contentar con
referir una historia...»
Díganles:
«¡Qué suerte, niños míos! Vamos a tener veinticuatro horas de lluvia para preparar bien los
cantos de la hoguera, y van a conseguir que les refiera esta tarde una bonita historia que no
esperaban.»
182. Una actitud sonriente y optimista atrae la simpatía y la confianza. Si muestran disgusto a
la vida y a las gentes, serán igualmente correspondidos. Tengan en cuenta eso.
183. Tengan un optimismo activo. El optimismo «activo» hay que distinguirlo del optimismo
«pasivo».
El optimismo pasivo no obra, pero espera tranquilamente que todo termine para su utilidad.
184. El optimismo activo, ilustrado, reconoce que todas las cosas tienen su parte buena y hay
que sacar partido de ellas. ¿Acaso no decía San Pablo: Todas las cosas contribuyen al bien de
los que aman a Dios? (Rom., VIII, 28), y añadía San Agustín: Etiem peccata, et peccata
aliorum; «Hasta los pecados propios y ajenos».
El optimismo pasivo dice: «Todo va muy bien.»
El optimismo activo declara: «Todo acontecimiento tiene una parte buena; hay que
aprovecharse de ella.»
185. Unos no ven más que dificultades. Otros quieren ignorarlas. Lo mejor es ver las
posibilidades pensando en las dificultades y encontrar en las primeras la fuerza para vencer
las segundas.
186. «Hay un método de vida y de pensamiento al que llamaré negativo; otro al que llamaré
activo.

Abate Gastón Courtois Página 31


El secreto del mando

«El primero consiste en enfrentarse alegremente con la vida y con los deberes que ella
impone, en buscar en cada ser lo que tenga de bueno para desarrollarlo y cultivarlo; en no
temer los sucesos futuros, frutos de nuestra imaginación; en sentir por las faltas y miserias
humanas una valiente compasión. Compasión que nos hará activos y que no permitirá que
nuestra vida sea inútil» (Elisabeth Lesseur).

187. Enseñen a los niños:


Que la virtud encierra el secreto de la dicha verdadera;
que la religión no es nunca amiga de la tristeza;
que ella fomenta y bendice toda la alegría pura;
que la risa verdadera es cristiana;
que la alegría es un don de Dios.
188. «Hilarem datorem diligit Deus» (Cor., IX, 7). Dios ama al que da (y al que se da) con
alegría.
189. Exijan a los niños que «tomen todo por el lado bueno y que estén siempre sonrientes».
Eso les fortalecerá grandemente para la lucha de la vida, y no cabe duda de que será uno de
los mayores servicios que puedan prestarles.
190. Además, el método de «sonreír siempre», en la mayoría de los casos, es eficaz.
Dos niños se están peleando; los compañeros acuden y en torno de ellos se ponen a gritar:
«¡Que se rían! ¡Que se rían! ¡Que se rían!» El enfado desaparece como por encanto.
Cuando un niño venga a quejarse llorando, comiencen por decirle que no le atenderán hasta
que no se haya sonreído; la queja será ciertamente menos amarga.
191. Con la tristeza, las cuestas se hacen montañas; con la alegría, los montes se allanan.
Un proverbio oriental dice: «Si tienes alegría, te sentirás capaz de escalar las montañas.»
192. El buen humor da arranque y aumenta las energías; gracias a él se siente menos la
fatiga y se soporta mejor la contrariedad, la contradicción o la prueba; gracias a él es más
lúcida la imaginación, el pensamiento más claro y el alma más serena; lo que se hace con
buen humor está siempre mejor hecho y tiene más posibilidades de éxito.
193. Insistan sobre este hecho: «Tendremos tanta más alegría cuanto más la procuremos a
los otros.» Si llegan a conseguir que en el grupo encomendado cada uno procure alegrar a los
otros con su propia alegría, habrán creado el mejor clima para el florecimiento de las más
bellas virtudes cristianas.
194. Si hacen que la confianza y la alegría formen el ambiente que se respire en vuestro
grupo, los peores miasmas - engaño, malicia, hipocresía - desaparecerán sin necesidad de
muchas reconvenciones y castigos.
195. «La alegría se adquiere, se cultiva, se conserva, se perfecciona. No es cuestión de edad,
de juventud. La alegría debe dilatar el corazón con los años.
«Es, desde luego, una postura valiente; ser jovial no es una facilidad; es una voluntad, una
fuerza; representa un constante triunfo, una actitud de victoria, una mentalidad de marcha.
Para mantener la alegría es preciso, a veces, empezar de nuevo; la victoria nunca es
definitiva.
«Muchas veces tendremos que descansar y detenernos; tendremos quizá que ocuparnos en
cosas vulgares; entonces la monotonía y la rutina serán los principales factores de la tristeza y
del descontento.
«La alegría, renovada sin cesar, inventa, es fértil en imaginación, reparte en torno de ella un
ambiente de inventiva.

Abate Gastón Courtois Página 32


El secreto del mando

...................................................................
«Así, porque es vigorosa es caritativa; quiere a los otros y a todo lo que no sea uno mismo;
mira al exterior con la idea de dar y recibir, lo cual constituye la caridad; contar con los otros
lo mismo que los otros cuentan con uno.
«No es egoísta, porque exige que los otros tampoco lo sean. El que tiene alegría se da a los
otros, los atrae, no se queda solo, crea fraternidad.
«Por eso, la frase cristiana ámense los unos a los otros es una verdadera fuente de alegría.
«Sin duda alguna que no ignora el sentido crítico, sabe reprender con valor y oportunidad;
pero mira con tan decidido optimismo y tal confianza las virtualidades y probabilidades de
progreso, que se podría decir que ella casi las ha hecho nacer.
«Su optimismo no es pasivo, sino creador, en el sentido propio de la palabra. Ella tiene gran
potencia, podríamos decir calorías. Ciertamente que la alegría forma parte de las cosas
creadas, y podríamos pensar en la inmensa alegría que tuvo el Creador al crear.
...................................................................
«La Alegría es una confianza = fe; es decir: la confianza = fe en el bien, la confianza = fe en
la ayuda de Dios. La alegría encuentra su optimismo en la redención, que lo hace todo
posible, porque todo es santificable.
«¿No es la alegría la mejor prueba de reconocimiento?
«No se trata, pues, de dar las gracias verbalmente con la boca, sino de darlas completamente
con la actitud, con la fisonomía. Se trata de irradiar reconocimiento.
«Que la alegría brille y atraiga como una estrella de la mañana. »

(Pierre Deffontaines: U. T. O., octubre de 1936.)

X. Autoridad

196. La autoridad es un conjunto de cualidades con las que el educador conduce fácilmente
los niños al amor y cariño de cuanto estima serles de mayor provecho.
197. La autoridad no se consigue ni por el nombramiento ni por el cargo desempeñado: la
autoridad se conquista mereciéndola.
198. Siempre que el educador haga uso de la autoridad, ha de ser para el mayor bien de los
niños. Nunca se puede aplicar mejor el dicho: «Mandar es servir.»
199. No confundan autoridad con autoritarismo. Este es la caricatura de la autoridad; se dan
órdenes sin ton ni son, sin razón suficiente. No hay cosa más perjudicial, porque a puro
intervenir constantemente, a diestro y siniestro, se peligra ahogar toda iniciativa espontánea
en los que reciben los mandatos, llegando hasta hacerlos aborrecibles.
Y es para notar que muchas veces son los caracteres tímidos los más autoritarios. Como
carecen de confianza en sí mismos, sienten la necesidad de convencerse de que son los
maestros por la repartición de sus órdenes, con frecuencia intempestivas.
Lo esencial no está en mandar, sino en conseguir, y lo ideal es conseguir mandando lo menos
posible.
200. Tienen ustedes autoridad porque tienen responsabilidad y en proporción de su propia
responsabilidad. Si las cualidades sustentadoras de su autoridad no están a la altura del
cargo, hay desorden y puede ser causa de graves daños para ustedes y para los demás.

Abate Gastón Courtois Página 33


El secreto del mando

Efectivamente, si por su falta de autoridad no la hacen respetar, darán facilidades a la


independencia, a la rebeldía, a la anarquía.
201. En regla general: cuando los niños no obedecen, la falta está en quien manda. El director
de una agrupación, si no tiene autoridad, verá muy pronto entrar la confusión en su obra.
Al repetir las órdenes sin resultado y necesitado de hacer por sí mismo gran parte del trabajo
que no alcanzó de los otros, se cansa, se desilusiona, se descorazona, y con todo esto sólo
alcanza resultados deplorables. Como no tiene influencia en los niños, con dificultad
conseguirá de ellos el esfuerzo necesario para adquirir costumbres buenas y saludables.
202. Los niños necesitan ayuda para rechazar las malas inclinaciones, para adquirir poco a
poco las cualidades buenas que no poseen y para desarrollar las que sólo tienen en germen.
Todo el problema de la educación cristiana está en esto, y no se resuelve, por desgracia, ni en
la escuela, ni, las más de las veces, en la propia familia. Para esto se han ideado los
Patronatos; ésta es su razón de ser. Y no responden a su misión sino en cuanto se dedican a
educar, ya colectiva, ya individualmente, motivo por el cual el director de tales centros, para
estar al nivel del cargo, debe tener autoridad. En la medida en que el director tenga y use de
la autoridad inteligente y sobrenatural, hallará el cargo más leve y con el mínimo esfuerzo
logrará el máximo rendimiento.
203. Hay hombres a quienes es connatural la autoridad: les resulta innata. Es palpable la
influencia que ejercen en su derredor. Diríase que de ellos emana un fluido magnético con el
que cambian a su gusto el ambiente del medio en que se hallan. No necesitan pedir silencio:
el silencio se impone naturalmente en comenzando ellos a hablar. Mientras que de otros se
dice: «No consiguen hacerse escuchar de los niños»; el sacerdote con autoridad entra en una
sala y, sin forzar la voz, impone el orden con sólo su presencia.
204. Lyautey se imponía por un como resplandor físico; era reflejo de su alma de fuego. Nadie
escapó de esta impresión: como de fuerza de alta tensión que salía de su persona, de aquella
temperatura de brasa, de aquel potente rayo vital que despedía, invisible, pero directo, para
imantar las almas y galvanizarlas (G. de Tarde).
205. Algunas veces la autoridad puede provenir de temperamento, hasta de atavismo. No
obstante, la autoridad puede adquirirse, puede desarrollarse y puede perderse, conforme a
normas seguras, que siempre es muy útil tener conocidas.
206. Si quieren que el niño los respete, respétense. Nunca digan palabras destempladas;
jamás usen palabras ruines, del argot; nunca se permitan una frase picaresca; nunca una
familiaridad. Eviten todo descuido o negligencia en su persona. Véase en ustedes al padre, al
maestro, al sacerdote.

Abate Gastón Courtois Página 34


El secreto del mando

CAPITULO TERCERO

DIRECCION

SUMARIO

I. El arte de mandar.
II. El arte de enseñar a orar.
III. El arte de hablar a los niños.
IV. El arte de hacer jugar.
V. El arte de hacer cantar.
VI. El arte de animar.
VII. El arte de reprender.
VIII. El arte de castigar.
IX. Educación de la caridad.
X. Educación de la salud.
XI. Educación del valor.

Abate Gastón Courtois Página 35


El secreto del mando

I. El arte de mandar

207. «No es la importancia del mando lo que hace grande al jefe, sino el modo como manda»
(Foch).
208. Si el mandar consistiese en dar órdenes, su papel no sería difícil. La dificultad está en
obtener la ejecución de lo que se manda.
209. Desde luego, y ante todo, deben tener la norma de saber con exactitud lo que van a
mandar; después dar las órdenes consiguientes, con la firme intención de hacerlas ejecutar.
Obrando de otro modo, los niños se darían cuenta, y ciertamente que no se tomarían el
trabajo de atender sus órdenes.
210. Cuando vayan a mandar, háganlo con tranquila firmeza y verdadera seguridad de ser
obedecidos.
211. No den nunca una orden en tono suplicante. No mendiguen nunca la obediencia.
212. Es necesario procurar que la misma orden no se repita varias veces. Para eso no hay
más que darla de tales condiciones que los que deban ponerla en práctica la entiendan y
puedan realizarla inmediatamente.
213. Para estar bien seguros de haber sido entendidos y comprendidos, hagan que los niños
repitan lo que les habían dicho.
214. No exijan más que cosas razonables. Por ejemplo: se desgasta su autoridad obligando a
los niños a permanecer durante cierto tiempo inmóviles y silenciosos, sin ocuparlos en nada.
215. Igualmente, será imprudencia la prolongación excesiva de una actividad en la que el niño
comienza a experimentar cansancio. Esta regla sirve incluso para el juego.
216. No multipliquen las prohibiciones. Elijan anticipadamente unas cuantas órdenes claras y
razonables. Háganlas cumplir después, con el fin de obtener una disciplina absoluta. Cuando
se es intransigente en el cumplimiento de estas disciplinas fundamentales, obra uno con
amplitud y deja libre el campo a la libertad individual.
217. Lo que facilita la alegría en un grupo es el sentimiento de la libertad individual unido al
del orden colectivo.
218. Un esfuerzo, hasta un sacrificio, es aceptado de buen grado si se considera desde el
principio como una condición precisa para el buen funcionamiento del juego o para la buena
marcha de la jornada.
219. Si al principio hay más o menos tolerancia, no tardará en llegar el desorden.
220. Eviten, siempre que puedan, las órdenes negativas: la prohibición de hacer una cosa
hace nacer la idea y el deseo de la cosa prohibida.
Algunos ejemplos:
En lugar de decir: «No hagan fullerías»,
digan: «Jueguen con lealtad».
En lugar de decir: «No vuelvan la cabeza en la capilla»,
digan: «Miren hacia el sagrario».
En lugar de decir: «No sean inadecuados en los juegos»,
digan: «Tengan siempre buenos modales y sean educados».
En lugar de decir: «No sean sucios»,
digan: «Sean limpios y serán dichosos».
En lugar de decir: «No lleguen tarde»,
digan: «Lleguen cinco minutos antes de la hora».

Abate Gastón Courtois Página 36


El secreto del mando

221. Otro método. Procuren que sus órdenes tengan más bien un aspecto restrictivo que
prohibitivo. Manden con gracia.
Ejemplos:
En lugar de decir: «Se prohíbe subir a los árboles y trepar por los muros»,
digan: «Sólo puede subir a los árboles el que traiga un permiso escrito de su mamá».
En lugar de decir: «No cojan manzanas»,
digan: «Es necesario el permiso del arrendatario o del guarda para que puedan coger
manzanas».
En lugar de decir: «No permito que se juegue en la carretera»,
digan: «Pueden correr o jugar hasta la carretera. No digo sobre la carretera, pues por ella
pasan «autos», y, la verdad, no me gustaría ver a un hombrecillo hecho pedazos y tener que
presentárselo así a su madre».
222. Para conseguir que los niños ejecuten lo que les manden, supongan el problema
resuelto. Aviven su imaginación con el retrato de lo que ellos llegarán a ser si trabajan por
superarse.
Ejemplo: Vamos a ver lo que tenemos que hacer para obrar como verdaderos jóvenes
católicos.
223. ¿Desean que el niño ejecute su voluntad? Hagan nacer en él ideas sanas. Enséñenle el
ideal de su vida. Entusiásmenlo con ese ideal.
224. Hay en el fondo de todo niño un heroísmo latente, al que conviene recurrir con
frecuencia, si deseamos ayudarle en la tarea de su formación.
225. Cuando tengan que aconsejar al niño o reprochar su conducta, figúrense que tiene, al
menos en germen, aquellas cualidades que desean ver en él.
En lugar de decirle: «Eres un perezoso; no tienes corazón; qué torpe eres»; díganle: «Buena
ocasión para que muestres tu buen corazón; ya me figuraba que tenías buen carácter; si tu
quisieras, sorprenderías a todos con tu buena conducta.»
226. Inclúyanse frecuentemente en la colectividad.
Ejemplos: En lugar de decir: «Harán esto o aquello»;
digan: «Haremos...»
En lugar de decir: «Cállense al llegar a la capilla»; digan: «Nos callaremos al llegar a la
capilla».
227. No deben dejar que el niño haga todo lo que quiere, pero deben procurar que quiera
todo lo que hace.
228. No traten al niño como adversario, sino como un colaborador.
229. No humillen nunca a un niño después de haber obedecido. No digan nunca: «¡Ah! Ya me
figuraba que terminarías sometiéndote».
230. Pongan en práctica el sistema de afirmaciones colectivas: «Aquí jugamos sin trampa,
somos disciplinados, sabemos callar cuando es necesario, nos amamos los unos a los otros
como Jesús nos ha amado, somos muchachos ordenados, llegamos siempre a la hora,
tenemos siempre la sonrisa en los labios, etc.
231. Para obtener silencio:
En lugar de decir: «Silencio», lancen una frase que todos tengan la costumbre de responder
con una suerte de reflejo espontáneo, como «Ave María Purísima, sin pecado concebida.»
Otro medio: Pongan un dedo sobre la boca, y con la mano izquierda cuenten los segundos
para ver cuánto tiempo tarda en hacerse silencio. Cuando éste se consiga, díganles: Hemos

Abate Gastón Courtois Página 37


El secreto del mando

tardado quince segundos en hacer silencio; la próxima vez serán capaces de conseguirlo en
tres.
Se puede conseguir el silencio diciendo: «Aquí todos sabemos callarnos»; pero no basta con
eso; hay que captar inmediatamente la atención de los niños, empezando a contarles en voz
baja alguna historia o aquello que tengan que decirles, y el silencio aumentará.
232. Siempre que sea posible, pongan la ejecución de una orden en concurso.
Por ejemplo: si se trata de evitar el ruido en la capilla, sobre todo cuando los niños se
levantan y arrodillan, pueden decirles: «Vamos a ver cuál es el lado que se levanta y arrodilla
con más silencio, si el de la Epístola o el del Evangelio»; y dicho esto, hagan un simple
movimiento con la mano para que los dos lados se levanten sucesivamente.
233. Para reunir a los niños debemos obrar siempre con el mismo orden y procurar colocarlos
en el mismo sitio, obrando de este modo:
- la reunión debe hacerse preceder de un primer toque de silbato. Este indica el fin del juego
y atrae la atención de todos. Un segundo toque ordena la marcha.
- para que el acto de reunir a los niños resulte ameno, lo mejor es considerarlo como un
juego que responde a las siguientes reglas:
1) Al primer toque todos deben dejar lo que estaban haciendo y quedar como estatuas
silenciosas.
2) Al segundo toque, cada uno se ha de dirigir a su puesto, pero sin correr y en silencio.
- agrupen a los niños formando equipos, cada equipo en fila indiana y con su jefe, procurando
que cada grupo se coloque en el lugar designado para el avance.
- colóquense en el lugar más apropiado para tener de frente a los niños cuando se reúnan.
- los niños deben colocarse uno detrás de otro, de modo que cada uno pueda, al extender el
brazo, tocar la espalda del que está adelante.
234. No permitan nunca que se discutan en público las órdenes dadas. Si un niño expresa su
descontento ante los demás, estén ciertos que polarizará alrededor de sí otras resistencias.
Dejen que hablen con franqueza, pero en particular. «Si alguno tiene algo que decirme, que
venga a mi despacho.» Cuando se presenten varios juntos, deben procurar que vayan
pasando uno después de otro.
235. No hagan amenazas que no piensen llevar a cabo. No prometan recompensa que no
piensen conceder.
Promesa es cosa sagrada, y el niño, que tiene un claro sentido de la justicia, se desconcertará
y escandalizará si aprecia en ustedes el menor síntoma de informalidad, aunque obren por
buen motivo.
236. Nuestra fuerza educativa no está en las reglas y procedimientos que se emplean en la
enseñanza del niño, sino en la vida y en los recursos vitales de su alma. No hay que trabajar
al niño, sino inclinarlo a que trabaje y a que se trabaje, para que realice alegremente lo que
Dios espera de él.

II. El arte de enseñar a orar

237. La misión que tienen encomendada es la de llevar los niños a Nuestro Señor. No habrán
hecho nada si dejan que tengan una idea vaga de Jesucristo, si permiten que lo consideren
como a un ser lejano.

Abate Gastón Courtois Página 38


El secreto del mando

238. Jesús debe ser para ellos el Amigo divino, con el que puedan hablar de corazón a
corazón. El Gran Amigo que conoce a todos, que ama particularmente a cada uno.
Insistan mucho sobre esta definición de la oración dada por un niño: «Orar es charlar con
Dios.»
Ahora bien: para hablar con alguno es necesario comenzar por mirarle. Deben, pues, poner en
presencia del interlocutor divino a los niños que van a rezar.
239. Cuiden igualmente la compostura externa:
«Atención, vamos a hablar con Dios - Dios nos mira -; juntemos las manos o crucemos los
brazos - miremos al Sagrario -(al Crucifijo, a la estatua del Sagrado Corazón)», o bien:
«Vamos a pensar en Dios, que está en nosotros; cerremos los ojos del cuerpo para verlo con
los ojos del alma.»
240. Cuando manden rezar en alta voz, procuren que se haga sin gritar, ni muy de prisa ni
muy despacio, marcando con claridad un pequeño segundo de descanso por cada período de
la frase. Recalquen al principio esta parada y no teman volver a comenzar si la oración no se
ha dicho perfectamente.
Nunca hagan rezar una oración sin antes haberla explicado.
241. Enseñen oraciones cortas, pues las que son demasiado largas pueden fatigar al niño y
quitarle el gusto de la oración.
242. A los niños menores de doce años no se les debe obligar a que recen más de una decena
del rosario de una vez. Esto lo debemos tener como regla general.
243. Un buen método para rezar. Hagan que un grupo de niños repita en alta voz
invocaciones sencillas, cortas y bonitas:
Jesús, te adoramos.
Jesús, sabemos que estás ahí realmente presente.
Jesús, te amamos.
Jesús, queremos amarte cada vez más.
Jesús, haznos más obedientes.
Jesús, haznos más generosos.
Jesús, haznos apóstoles tuyos.
Jesús, bendice a nuestros padres.
Jesús, bendice a nuestros maestros.
Jesús, bendice a todos los que nos hacen bien, etc.
244. Para que el niño se acostumbre a la oración privada se puede utilizar el método
siguiente:
Se empieza diciéndoles que cierren los ojos, o pongan la cara entre las manos, y después de
haberlos puesto en presencia de Dios - que oye a todos aunque hablen bajo - ordénenles que
repitan muy bajito las oraciones que van a decir en su nombre. No olviden hacer de cuando
en cuando alguna pausa, para que todos puedan seguirlos sin apresurarse, ni dejen de
emplear el singular por el plural. Teniendo en cuenta estas normas pueden empezar a decir:
Señor, Jesús mío, tú sabes que yo te amo, pero quisiera amarte más. Concédeme la gracia
de no ofenderte nunca. Te quiero agradar, etc.
245. Al cabo de cierto tiempo pueden decirles: «Ahora van a estar unos instantes sin decir
nada a Jesús, pero con los sentimientos más íntimos de vuestro corazón van a mostrarle que
le aman con todas las fuerzas del espíritu.»
246. Si les han hecho decir a los niños: Señor, yo quiero agradarte siempre, añadidles:
Piensen durante unos instantes en lo que pueden hacer hoy bien para agradar a Jesús; y poco

Abate Gastón Courtois Página 39


El secreto del mando

después: Creo que ya lo habrán pensado; ahora, desde lo más íntimo de su corazón, háganle
la promesa de llevarlo a la práctica.
247. Insistan también sobre la oración que han de hacer por las noches en sus casas,
arrodillados junto a la cama, antes de acostarse. Que la práctica de rezar junto a la cama, de
rodillas, se convierta en un hábito arraigado.
248. Tiene una importancia capital el que vuestros niños tengan un sentido exacto de lo que
debe ser para ellos la Santa Misa.
Si Jesús renueva sobre el altar la ofrenda del Calvario, es para poder unir la ofrenda de todos
a la suya. Y Jesús desea nuestra ofrenda para aplicarle los frutos de la Redención.
249. Está bien que se les explique el sentido de las ceremonias que constituyen el principio de
la Misa, desde las oraciones que se dicen en voz baja hasta el «Credo» inclusive; pero es
indispensable - en virtud de la ley psicológica que quiere que el niño atribuya a las cosas la
importancia que nosotros mismos les atribuimos, - el poner más en relieve el Ofertorio, la
Consagración y la Comunión.
250. Procuren que los niños digan en el Ofertorio una oración personal, la cual debe consistir
en el ofrecimiento mental de sus esfuerzos, de sus sacrificios, de sus promesas. Explíquenles
el simbolismo de la gota de agua mezclada con el vino en el cáliz.
251. Cuando llegue el Canon den la importancia que se merece al «Memento de los vivos»
(acuérdate de los vivos): que se acuerden de rezar por los padres, por las intenciones
generales de la Iglesia, por los pecadores, por los enfermos, por las Misiones, etcétera...
252. Enséñenles una oración para que la digan privadamente en el momento en que el
sacerdote eleve la Ostia y el Cáliz.
253. Después de la Consagración procúrenles algunos instantes de recogimiento y hagan que
comulguen espiritualmente, si es que no lo hacen sacramentalmente.
Si los niños han recibido la comunión, pídanles que hagan una oración de gracias personal; no
les manden leer enseguida los actos después de la comunión, ni les hagan cantar.
254. Si hacen que recen la oración indulgenciada «Oh bueno y dulce Jesús», no les hagan
añadir cinco Padres nuestros y cinco Ave Marías; abusarían de su atención, con peligro de
cansarlos enseguida; vale más decir un «Padre nuestro y un Ave María» lentamente, o
cualquier otra oración de longitud parecida. Varíen la oración de cuando en cuando para pedir
por las intenciones del Santo Padre.
255. Que todas las oraciones que hagan decir tengan espíritu litúrgico. Desechen el cántico
que no tenga relación alguna con la Santa Misa.
No es el tiempo de la Misa el más a propósito para el rezo del rosario.
256. Deben evitar las explicaciones que duren todo el tiempo de la Misa y no dejen momento
libre a la oración privada.
Coloquen a los niños de tal manera que todos puedan ver el altar. No les hagan permanecer
demasiado tiempo de rodillas.
257. Cuiden de que todas las ceremonias religiosas a las que asistan sean verdaderamente
útiles para su piedad y comprensibles para su inteligencia y para su corazón.
258. No hagan cantar nada - aún en español - sin antes explicarlo, pues siendo limitada la
atención del niño, no se puede ocupar a la vez en el canto y en el sentido del mismo. Si no se
lo explican, se preocupará más del tono que de la significación de lo que canta.
259. Con más razón cuando se trata de latín. En este caso deben hacerles cantar un poco,
traduciéndoles palabra por palabra, sirviéndose de la analogía con el español. Traduzcan,

Abate Gastón Courtois Página 40


El secreto del mando

pues, el O Salutaris Hostia, el Ave maris stella, el Tantum ergo. Los niños se entusiasman
cuando entienden el significado de algunas palabras latinas.
260. Cosa buena es hacer que los niños asistan a la Visita y reciban la bendición con el
Santísimo Sacramento, vigilando para evitar la rutina. Mientras se pueda, antes del Tantum
ergo dediquen unos instantes a la oración, ya colectiva, ya individual, y sugieran la oración
que han de decir cada uno en particular en el momento en que tenga lugar la Bendición.
261. El Vía Crucis puede ser una oración que haga mucho bien al alma del niño si se adapta a
los mismos:
1º No dejen a los niños inmóviles en su lugar: organícenlos en grupos que vayan de estación
en estación.
2º Digan claramente el título de la estación; explíquenla en pocas palabras de forma que
todos se enteren y eviten las exageraciones y las fórmulas anticuadas. Deben sacar
conclusiones sencillas, como éstas:
Vamos a pedir a Jesús, que ha sufrido tanto por nosotros, que sepamos sufrir nosotros
también.
O esta otra:
Vamos a prometerle hacer tal esfuerzo.
3º Hacer algunos segundos de silencio y repetir con ellos dos o tres invocaciones variadas,
como en la visita dialogada al Santísimo Sacramento.
Jesús, hazlos buenos y generosos.
O bien:
Jesús, que nos has amado tanto, danos gracia para amarnos más los unos a los otros.
4º No digan al final de cada estación un Padre Nuestro y Ave María; sería demasiado largo
para los niños.
5º Los cantos latinos que estén sin explicar no deben cantarlos durante las estaciones. Es más
fácil repetir el estribillo de algún cántico en castellano. Ejemplo: «Viva Jesús, viva su Cruz», o
bien otras variaciones con el tono de «Jesús, dulce y humilde de corazón».

III. El arte de hablar a los niños

262. Hablen con sencillez a los niños; no busquen la elocuencia.


263. El vocabulario del niño es muy restringido; no usen más que las palabras que ellos
puedan entender. Si emplean alguna palabra nueva, explíquenla antes.
264. Sean vivos en la expresión. Varíen la entonación de la voz. Hablen con la fisonomía, con
los gestos, tanto como con los labios. Pero eviten las excentricidades, las cuales pueden
disminuir el respeto debido a su palabra... y a su ustedes.
265. No olviden que los niños escuchan los mismo con los ojos que con los oídos.
266. Miren hacia el auditorio. Que sus ojos se fijen en los ojos de los niños. Coloquense de
modo que vean a todos y que sean vistos por todos. Que entre la primera fila y ustedes haya
algunos metros de separación. Si no, los más próximos tendrán constantemente la cabeza
levantada y terminarán por fatigarse al mirarlos, y si se cansan bajarán la cabeza y no los
escucharán más.
267. Cuando los niños vuelven la cabeza y se distraen, tienen motivo para decir que es por
culpa de ustedes más que por culpa de ellos, dan prueba de que no han sabido interesarles.

Abate Gastón Courtois Página 41


El secreto del mando

268. No desmenucen demasiado lo que vayan a decirles. Los niños comprenden muchas más
cosas serias y profundas de las que podemos figurarnos, siempre que les hablemos en
términos claros y de un modo inteligible.
Cuando hablen de algún asunto religioso, confíen en la gracia que han recibido en el
bautismo.
269. Recuerden que los niños toman siempre a la letra aquello que se les dice.
270. Cállense de vez en cuando y hagan que todos repitan cualquier frase corta que juzguen
de importancia.
271. El niño no es capaz de asimilar al mismo tiempo muchas ideas abstractas. La idea
repetida de diferentes modos, envuelta en hechos concretos tomados de la vida real, les hará
más efecto que una bella disertación de la que no se pueda sacar consecuencias prácticas.
272. Exigir la atención del niño está bien. Suscitarla está mucho mejor. En el arte de despertar
la atención de simpatía es donde se conocen los verdaderos educadores.
273. No hay nada mejor para despertar la atención del niño, como principiar contando un
hecho cualquiera; de ese modo se agudizará su atención y se hará que preste mayor interés a
sus palabras.
274. Para entusiasmar a los niños jamás digan sus sermones de memoria. A todo trance hay
que habituarse a improvisar y, sobre todo, a hacer improvisación preparada.
275. Cuando uno se ha entusiasmado con una idea, cuando se ha profundizado y asimilado,
cuando se la ama y se quiere que otros la amen, llegará a encontrar las palabras necesarias
para propagarla y para sembrar el entusiasmo hacia ella.
276. Ensayen lo mejor que puedan la adaptación de su enseñanza. Utilizen todos los
progresos de la pedagogía moderna, de suerte que las verdades que tengan que exponer no
queden sólo en la superficie del espíritu del niño, sino que penetren en él y determinen en su
alma una nueva manera de vivir.
En lugar de perderse en consejos de moral abstracta, cuenten sencillamente la Historia
Sagrada y el Evangelio.
277. Todas las explicaciones dogmáticas o morales que puedan idear están contenidas en
esos libros y pueden estar seguros de interesar siempre a su auditorio; además, una gracia
especial acompaña siempre a toda explicación de las Sagradas Escrituras.
278. Para los niños, la religión no ha de consistir solamente en un conjunto de verdades
abstractas que tienen que creer, en unos Mandamientos que tienen que guardar, en unas
prohibiciones que tienen que respetar y en unos ritos que tienen que cumplir, sino que
consiste en lo que debe ser prácticamente para ellos: «en una vida de amistad intensa con
Jesucristo, quien conoce a todos y ama a cada uno.
279. A los niños no se les hará creer en Dios diciéndoles que durante todos los tiempos y en
todos los países se ha creído en Dios. Esa razón no tendrá apenas fuerza sobre ellos..., quizá
su padre no cree en Dios o al menos dice que no cree y obra como si no creyese.
280. La formación del niño será tanto más cristiana cuanto más lo pongamos en contacto con
Cristo y procuremos hacerle vivir en El.
281. Las ideas fundamentales sobre que deben insistir sin cesar son las de nuestra fe:
Dios nos conoce, Dios nos ve, Dios nos ama a cada uno en particular.
De El hemos recibido todo lo que tenemos. Por El y por nuestros hermanos debemos hacer
fructificar al máximo todo lo que hemos recibido, ya que El considera como hecho a sí mismo
todo lo que hagamos a los otros.

Abate Gastón Courtois Página 42


El secreto del mando

Tenemos necesidad de Él; pero Él, llevado de su delicadeza, ha querido tener necesidad de
nosotros.
Ha hecho de nosotros, no solamente sus criaturas, no sólo sus servidores, sino sus niños, sus
hijos.
No sólo somos hijos del hombre, sino hijos de Dios.
No es cristiano sólo el que reza algunas oraciones, el que oye misa los domingos, el que da
algunas monedas cuando piden en la iglesia, sino el que, lo mismo en un campo de deportes
que en la capilla, en su familia como en la escuela, obra como miembro viviente de Cristo.
No estamos sólo en la tierra para salvar nuestra alma y preservarla de la eterna llama, sino
para colaborar en la salvación del mundo.

IV. El arte de hacer jugar

282. Regla general: el niño juzga a las personas mayores según el interés que ve en ellas
hacia aquello que a él mismo le interesa.
Muestren interés por sus juegos, tómenlos en serio. Si obran de ese modo, podrán estar
ciertos de que su prestigio e influencia aumentarán considerablemente.
283. Obren de modo que los niños estén contentos. Crean en el valor educativo del juego. Si
una ocupación perfecciona tanto más a uno cuanto más le absorbe, se puede decir que el
juego - que es la ocupación capital del niño y la que más absorbe - puede tener influencia
considerable sobre su formación.
284. Un juego organizado hace nacer en el niño las preciosas cualidades de disciplina,
atención, presencia de espíritu, dominio sobre sí, resistencia.
285. Generalmente, el niño se da con todas las fuerzas al juego que más le interesa, y cuando
juega a policías y a ladrones toma voluntariamente el espíritu policial y el espíritu de ladrón
como los ve a la luz de ciertos recuerdos de historias detectivescas leídas en folletines o vistas
en el cinema.
286. ¿Por qué no utilizar el juego como medio de hacer revivir los hechos cristianos? Hay en el
Antiguo Testamento y en el Nuevo, en la historia de la Iglesia e incluso en la historia
contemporánea ¡tantos bellos temas!
Un juego bien preparado, bien ejecutado, seguido de una crítica juiciosa, constituye una
lección de cosas que el niño se asimila tanto más cuanto más la haya vivido por medio de su
imaginación.
Pero tengan cuidado de que el juego siga siendo juego. Adáptenlo al tema, pero no abusen.
287. Conozcan un buen número de juegos. Procuren que sus colaboradores y jefes de equipo
conozcan muchos juegos para las diferentes circunstancias que se presenten: juegos para el
interior, juegos para el patio, juegos de movimiento, juegos generales, juegos con equipos,
juegos para el campo, etc.
288. Un juego interesará grandemente si todos los que de él participan conocen
perfectamente sus reglas; si los diferentes partidos tienen las mismas probabilidades de
ganar; si la competencia y equidad del árbitro le confieren una autoridad sin disputa.
289. Pidan a sus colaboradores y jefes de equipos que tomen el juego en serio, pero sin llegar
nunca a lo trágico.
Cuando existen disputas, hagan que resuelvan con caridad y buen espíritu deportivo las
reclamaciones legítimas de sus bandos.

Abate Gastón Courtois Página 43


El secreto del mando

290. Enseñen a los niños el arte de ganar y el arte de perder; animen a los que han luchado
con bríos y hagan que feliciten colectivamente a los que hayan vencido.
291. Favorezcan los deportes amistosos. No tengan fe en esos deportes espectaculares de
cuyos resultados se ocupan los periódicos y en los que los niños pierden el gusto del juego
por el juego, con grave daño para ellos y para la obra educadora de ustedes.
292. Una modalidad de juego que puede ser muy atrayente, y que puede servir de medio
para formar su gusto y el carácter del niño es la representación teatral.

293. Por la elección de obras teatrales y por el modo con que hagan actuar a los niños,
pueden hacer obra de educador.
Supriman, por consiguiente, de los programas todo lo que sea trivial y de mal gusto.
Ciertas piezas religiosas, ciertos misterios, pueden ser ocasión de un verdadero círculo de
estudios.
No está mal representar de tiempo en tiempo algunas comedias; mas procuren que sean de
buen gusto y que sus jóvenes actores deseen, más bien que recoger aplausos, proporcionar a
sus compañeros y familiares una buena distracción.

294. Combatan la terrible tentación de comiquería que puede perjudicar aún a los mejor
dotados.

295. No olviden que los niños darán a las cosas la importancia que ustedes mismos les den, y
que si demuestran demasiada preocupación por la cuestión teatral, creerán voluntariamente
que no hay nada tan importante como eso.

296. En todo lo que toca de cerca o de lejos al teatro, sean extremadamente prudentes y no
se dejen arrastrar por gastos exagerados.

No deseen eclipsar a sus vecinos, ni hagan las cosas como nunca las hayan hecho. Caerían en
el peligro de quedar desbordados y bien pronto el teatro absorbería lo mejor de sus
actividades y robaría la de los mismos niños.

V. El arte de hacer cantar

297. El canto tiene un alto valor educativo.


298. Nada hay tan a propósito como el canto para crear un alma común en una colectividad.
299. No dejen que los niños griten cuando cantan. Hagan que pronuncien bien las palabras y
que sepan un número suficiente de canciones. Organicen al menos un grupo pequeño de
cantores y hagan que los demás repitan el estribillo.
300. Es bastante fácil obtener cantos polifónicos, después de algunas repeticiones. Además,
los niños gustan de ello.
301. Sepan distinguir los cantos. No hagan repeticiones demasiado largas ni frecuentes.
Durante los paseos eviten que los niños se fatiguen haciéndoles cantar sin descanso.
302. Tengan cuidado en la elección de piezas, pues la fuerza del canto se aumentará con el
número de cantores.
Es cierto que los niños son menos sensibles al sentido de las palabras que al ritmo.

Abate Gastón Courtois Página 44


El secreto del mando

Pero, sin embargo, cuando vayan a elegir los cantos, fíjense en la letra y esfuércense por que
los niños entiendan su sentido. Así lograrán que canten de un modo más inteligente. Así
harán que experimenten la beneficiosa influencia del canto.

VI. El arte de animar

303. Sean animadores. Engendren confianza en los niños a beneficio de inventario.


304. Crean en las buenas intenciones y disposiciones de los niños: el bien debe ser supuesto,
el mal debe ser probado. Si existen esas buenas disposiciones, ellos se encontrarán reforzados
por la confianza que se les tiene y se sentirán como obligados a mostrarse dignos de una tal
confianza.
305. La confianza obra como una sugestión. «Se me cree bueno, luego debo tener algo
bueno, luego puedo ser completamente bueno.»
En cambio, creer en el mal es provocar al niño a ejecutar el mal.
306. Tomen a los niños tal como son; después, edúquenlos, guíenlos, mejórenlos,
perfecciónenlos. Descubran sus aptitudes y cualidades y denles valor.
307. Cuando piensen mal de sus niños, aunque sólo sea de su fuero interno, imaginándose
que nada se transparenta fuera, tendrán pocas probabilidades de ejercer una influencia
favorable sobre ellos, pocas fuerzas para hacer que los obedezcan, pocos medios para
perfeccionarlos.
308. Decir a un niño que es miedoso, que teme la tormenta, que es tímido, perezoso, equivale
a crear en él defectos que no existen más que en estado embrionario. Hay que hablarle de la
cualidad contraria: «Muéstrame que eres capaz de...»
309. El acto mental que influye puede traducirse por esta frase: «Estoy contento de tu modo
de ser, pero puedes perfeccionarte y te voy a decir cómo...» «Lo que haces está bien, pero
puedes hacerlo mejor aún, y mira cómo...»
310. No dejen nunca a los niños bajo la impresión de un fracaso.
311. Realcen deliberadamente el menor acto de buena voluntad del niño; háganle palpar las
cualidades que debe adquirir; háganle comprobar sus progresos para que consiga otros
nuevos.
312. Al niño preséntenle siempre para modelo, no a ustedes, ni a otro niño, sino a él mismo
en los días de mejor conducta, para animarle a sobrepujarlos.
313. El niño que ha hecho esfuerzos y progresos debe saber que los han visto y que están
contentos de él.
314. Cuanto más ponderen las buenas cualidades de alguno, en su concepto ustedes serán
más amorosos. Busquen, que ya encontrarán algo bueno, aún en los más desgraciados seres
humanos.
315. Cuántas magníficas energías rotas, porque no encontraron en la hora decisiva una justa
recompensa, un estímulo inteligente, una amistad que despertase su ardor.

Abate Gastón Courtois Página 45


El secreto del mando

VII. El arte de reprender

316. Hay que saber guardar un justo medio en las reprensiones. Reñir violentamente, con
pretexto de impresionar la imaginación y la sensibilidad del niño y de impedir que vuelva a
cometer una falta, no deja de ser una acción peligrosa, pues, o bien puede falsear la
conciencia del niño, haciéndole creer que hay falta donde no la hay, o bien, si el niño tiene el
sentido de la realidad, llegará a dudar del talento de aquél que le riñe, con detrimento de la
autoridad de éste.
317. Cuando el niño cometa alguna falta, deben procurar que la considere como una debilidad
pasajera, que no se volverá a repetir, y no como la expresión de un estado o de su mala
inclinación.
Obrando según esto, el niño podrá decirse: «Desde el momento en que piensan que soy
sincero y leal, no quiero que se dude más de mi lealtad ni de mi sinceridad.»
318. Para hacer una observación cualquiera hay que saber elegir el momento oportuno.
No riñan al niño cuando se encuentre en estado poco propicio para escuchar la reprimenda;
no se aprovecharía de ella y los haría víctima de sus nervios y de toda su complejidad
psíquica.
Tampoco recurran a razones en ese momento, pues precisamente «él no es razonable».
Esperen a que sus nervios se calmen.
Si entonces saben tocar su corazón, harán de él todo lo que quieran. Háblenle aparte; por
ejemplo, en el momento de darle las buenas noches. Que todos sus esfuerzos vayan
encaminados a conseguir que diga que no se ha portado como debía y terminen siempre con
alguna palabra de ánimo:
«Leo en tus ojos. Veo que lamentas el mal ejemplo que has dado, pero me parece que veo
también otra cosa: Que vas a reparar tu conducta; eso no me extraña en ti y estoy seguro
que desde hoy te portarás mejor.»
319. No pongan nunca a la colectividad contra de ustedes. La autoridad estaría entonces a
punto de desaparecer. Eviten, por tanto, las reprensiones colectivas. No digan: «Hoy se han
portado todos muy mal. Nunca podré hacer con ustedes cosa de provecho.»
320. Que el número de niños alcanzados por la reprensión o el castigo sea el menor posible,
pues la desdicha común aproxima a las almas como la común medianía.
Cuando varios niños han sido alcanzados por un mismo castigo, se establece fatalmente una
solidaridad entre unos y otros. Se consuelan mutuamente y, cuando se presenta la ocasión,
llegan hasta fomentar la resistencia y el desorden.
321. Si hacen una observación general, añadan que no todos tienen necesidad de ella y
terminen siempre con algunas palabras de aliento.
Por ejemplo: «Hay ya algunos que han visto sus esfuerzos bien recompensados; espero que
seguirán esforzándose y que todos los demás querrán imitarlos.»
322. Otro método. Supongan que todos han sido culpables. ¿Qué deben hacer? Debéis
incluyanse en la colectividad y como si hicieran examen de conciencia, digan en alta voz:
«Hoy no hemos sido todo lo buenos que debíamos ser.» Pueden además terminar con
palabras de ánimo, con el fin de orientar todas las tendencias dinámicas de los niños hacia un
fin positivo, hacia algo que deberán ejecutar al día siguiente para reparar cuanto antes la
falta.
323. Eviten las reprensiones en la capilla o en la iglesia, sobre todo en alta voz. Una mirada es
suficiente a veces para obtener una mejor postura; avisen al delincuente al salir de la iglesia.

Abate Gastón Courtois Página 46


El secreto del mando

Llamen al revoltoso aparte a la salida de la iglesia.


234. Si tienen que decir algo a un niño que corre, no hagan el ridículo de correr tras él;
háganlo llamar en voz baja por uno de sus compañeros.
325. La reprensión debe ser como el eco de reproche que el niño se haga a sí mismo en el
interior de su conciencia. Si no se consigue esto, nada se hará.
326. So pena de asegurar la impunidad de ciertas faltas, hay que enseñar al niño que una
falta declarada está casi perdonada.
327. Distribuyan los elogios y las censuras con discernimiento, teniendo en cuenta las
presuntas intenciones del niño, más bien que la materialidad de los hechos.
328. Es necesario que el niño comprenda, al recibir una represión, que verdaderamente uno
se pone en su lugar y que uno siente el daño que él hace con su mal comportamiento.
El ambiente de simpatía creado por la bondad hará que el mismo niño se haga la reprensión
que merezca.

VIII. El arte de castigar

329. No peguen a un niño.


«Pero si me puso nervioso. Si le hice varias reconvenciones y no me atendió...»
Eso no es excusa. Un educador no tiene el derecho de irritarse ni de perder el dominio de sí
mismo.
Si él no ha obedecido, es porque no han sabido tratarle, comprenderle o hacerse comprender.
330. Eviten poner a los niños de pie o en un rincón castigados. Esos son procedimientos
escolares, que pueden, en último caso, permitirse en una clase, pero que no convienen a una
obra de educación cristiana a un patronato.
331. Eviten, sobre todo, el castigar a los niños en la capilla, arrodillándolos, por ejemplo, en
medio del pasadizo central; esos son castigos humillantes, frecuentemente ineficaces, y que
pueden producir una suerte de resentimiento hacia las cosas religiosas.
332. Antes de castigar a un niño, deben hacerle comprender que no lo hacen llevados por el
mal humor o por el coraje, sino al contrario, que lo castigan a pesar suyo, porque perjudica a
su propio bien y al bien general.
333. Antes de castigar cerciórense de si el niño es verdaderamente culpable; si se trata, por
ejemplo, de una desobediencia, asegúrense si es que ha entendido bien la orden, pues quizá
podría haber estado distraído.
334. Desechen las sospechas injustas. No den demasiado oído a la acusación.
335. Que el castigo sea según la gravedad de la falta y que se considere ésta más bien desde
el punto de vista del bien del niño o de la colectividad, que desde el punto de vista del
desagrado personal de ustedes.
Romper un cristal es evidentemente una cosa desagradable; sin embargo, es menos grave
que una mentira o una mala conversación.
336. Que los castigos que den sean educativos y tengan cierta relación con las faltas
cometidas.
Por ejemplo: Si en una colonia de verano el niño no obedece a la primera señal para salir del
baño, el castigo podrá ser la privación del próximo baño.
Si un niño, a causa de su descuido o atolondramiento, arroja al suelo papeles o cáscaras de
naranja, hagan que repare el mal y se eduque al mismo tiempo recogiendo durante uno o dos

Abate Gastón Courtois Página 47


El secreto del mando

días todos los papeles que se encuentren en el patio. Además, hará un servicio a sus
compañeros.
337. Cuando encuentren oposición, averigüen si ella se debe a cualquier torpeza cometida, o
si proviene de la imprudencia de lo que han mandado.
338. Guardense de toda sanción prematura y dejen al niño la posibilidad de reparar, al menos
parcialmente, por la confesión y el esfuerzo.
339. No olviden que la sanción irrevocable quita el deseo de reparación.
340. Si verdaderamente poseen autoridad, no tendrán apenas necesidad de castigar; un
simple fruncido de cejas o una mirada un poco severa será suficiente para llamar al orden, y
si el niño les tiene cariño, el sentimiento de haberlos dado pesar o de haberlos descontentado
le hará comprender que ha faltado a su deber y éste será el más eficaz de los castigos.

IX. Educación de la caridad

341. La caridad es la virtud esencial del Cristianismo. Insistan sobre ella. Encamínenlo todo
hacia ella. Que ella llegue a ser el punto hacia el que tiendan todos los esfuerzos. No se
desanimen, que más tarde o más temprano, la caridad terminará por prender los corazones.
342. Hay en el niño ciertas disposiciones íntimas que le inclinan a practicar la caridad, pero
con frecuencia, esas buenas disposiciones son ahogadas por afectos paganos de egoísmo, de
odio, de violencia.
A ustedes pertenece el procurarle afectos cristianos de bondad, de dulzura, de perdón.
343. Insistan mucho sobre lo que constituye la señal distintiva del cristiano: «Por esta señal
conocerán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros, como yo los he amado.»
Logren en sus obras una atmósfera de caridad.
Hagan aclamar colectivamente la caridad:
Aquí nos amamos los unos a los otros, como Jesús nos ha amado.
344. Repítanles que el mejor medio para divertirse es haciendo que los otros se diviertan.
345. Que poco a poco las disputas violentas, los puñetazos y patadas se consideren como una
vergüenza y un escándalo.
Ejemplo: Dos pequeños colonos que se pelean por cualquier cosa. A los ocho días de haber
comenzado la colonia deben saber que los niños se aman como hermanos. - Bien, siéntate tú
al pie de esta haya; tú, allí enfrente, sobre el musgo. Cuando hayan reposado y se hayan
calmado, harán las paces y se irán a jugar -. Diez minutos más tarde: Eso es; un buen
apretón de manos seguido de una sonrisa. Me gusta más la postura de ahora que la de antes.
Todo está bien cuando termina bien. Sólo les falta que esta tarde, cuando vayan a rezar,
pidan perdón a Dios.
346. Prohíban todo apodo, todo insulto, toda palabra de odio, aunque sean contra los
enemigos de la religión.
347. Procuren que los niños tengan aversión hacia el fanatismo y el sectarismo.
Cuidad de que la emulación no se convierta en rivalidad. El espíritu de familia es cristiano,
pero no el espíritu de casta.
348. Recuérdenles que para ser caritativos hay que principiar respetando al prójimo y sus
bienes.
349. La indiferencia es frecuentemente la causa del egoísmo del niño. Hagan que piensen en
los que sufren, especialmente en los más pobres y en los niños que están enfermos.

Abate Gastón Courtois Página 48


El secreto del mando

350. Una buena práctica sería la de procurar que los niños adopten a cualquier enfermito, al
cual escriban por turno y al que visiten de vez en cuando llevándole algunas golosinas, fruto
de sus sacrificios.
Hagan nacer en ellos la caridad misionera; ése es el mejor medio para formarles el espíritu
católico.
351. Es cierto que toda obra que tenga caridad es obra bendecida por Dios y que los
progresos que en ella se hagan están en razón directa de los progresos de la caridad: «Ubi
caritas et amor, Deus ibi est».

X. Educación de la lealtad

352. Exijan a sus niños una perfecta lealtad en las palabras y acciones. No teman atacar la
hipocresía, no teman hacer repudiar todo lo que siembra y produce deslealtad; por ejemplo,
las fullerías en los juegos.
353. Dad ejemplo de escrupulosa lealtad. La menor deslealtad por parte de ustedes, no sólo
sería la ruina de su autoridad, sino también sería la puerta abierta a todas las deformaciones
de la conciencia.
Ejemplo: Sean escrupulosos en el cumplimiento de las reglas establecidas por las Compañías
Foráneas de Pasajeros, para las colonias de verano. No permitan nunca que un niño se haga
pasar por otro o por más joven de lo que es.
354. Inculquen a los niños la idea de que si puede engañar a los hombres, no puede engañar
a Dios, testigo al que nada se le escapa.
El episodio de Ananías y Safira (Hechos, 5.1-10) impresiona siempre.
355. Díganles que el mentiroso es digno de compasión porque ha perdido todo derecho a la
confianza.
Si son Jóvenes Católicos, son francos. ¿Quién querrá engañarme? No será ninguno de los
antiguos, porque sabe que en la colonia se dice siempre la verdad. Y si hay alguno nuevo que
quiera engañarme, infeliz de él. Pues nunca más me fiaría de su palabra. Mientras tanto, lo
que quiero es tratarle lo mismo que a los otros.
356. Si se percatan que un niño no ha dicho la verdad, no les califiquen demasiado pronto de
mentiroso. Eviten la generalización rápida.
Pues hay que distinguir las mentiras objetivas y mentiras subjetivas. Con frecuencia se
encuentra uno con niños tímidos, que no saben expresarse. Hay también pobres niños, más o
menos soñadores, que son víctimas de su imaginación. En los primeros casos que noten,
procuren considerar la mentira como un error de óptica. Digan al niño:
«Sé que eres un muchacho veraz y que no quieres engañarme; pero has podido equivocarte.
La próxima vez tendrás cuidado de no hablar mientras no estés seguro de lo que vayas a
decir.»
357. Si se dan cuenta de que el niño abusa de su confianza, entonces, pero sólo entonces, le
dirán que ya no tienen confianza en él, y que se verán obligados a comprobar en adelante
todo lo que les diga.
Infundan en los niños menosprecio de la exageración. Eviten los relatos en los que se dobla el
número de los oyentes. Enséñenles a ver las cosas tal como son, para que puedan decir la
verdad.

Abate Gastón Courtois Página 49


El secreto del mando

358. Un excelente medio para acostumbrar a los niños, ya un poco forzado, a decir la verdad,
es el de procurar que hagan en común, y por grupos, un examen de conciencia, en el que
cada uno se acuse lealmente de las faltas exteriores contra el reglamento. Esta lealtad
colectiva es siempre muy impresionante, y puede ser el punto de partida para la verdadera
ascensión espiritual y moral de un grupo.

XI. Educación del valor

359. Tengan la preocupación de formar caracteres, muchachos valientes y enérgicos.


360. Procuren que los niños se acostumbren a no quejarse.
Ejemplo: Durante un paseo dice un niño, medio llorando: - Tengo sed. - ¿Tienes sed? Bien;
beberás como los otros; dentro de media hora, cuando se meriende. Si eres un muchacho que
ha cometido pecados, ofrecerás la sed a Dios en expiación de tus pecados; si eres un
muchacho perfecto, que no tienes nada que reparar, repararás por nosotros, ¿entendido?
361. Fomenten en ellos el amor y la grandeza de las cosas duras.
Empieza a llover. Vamos a ver, niños, ¿quién tiene miedo de la lluvia? ¿Nadie? ¡Bravo! No me
extraña ver eso en ustedes; pero vamos a empezar a cantar para demostrar que no tenemos
miedo.
Ustedes mismos deben dar ejemplo de animación y buen humor, cuando el mal tiempo
estropee algún proyecto o cuando algún acontecimiento inesperado venga a probarlos.
362. Hagan que los niños lleguen a sentir el goce del esfuerzo; para conseguir eso no hay
nada mejor que acudir a los sentimientos generosos de amistad, honor y aún de amor propio:
Amistad: ¿Quién es el que quiere agradar a sus compañeros? Oh, hay muchos - no me causa
extrañeza -. Bien; el que quiera agradar a sus compañeros tiene que proceder de este modo...
Honor: ¿Puede uno ser bueno al tiempo que abuse de la confianza que se tiene puesta en él?
Ciertamente que no. Es así que yo tengo confianza en ustedes, luego todos se portarán bien.
Amor propio: si se portan bien, ustedes, los mayores, podré ponerlos por ejemplo a los más
pequeños.
363. Cuando tengan que decir alguna cosa difícil a un niño, mándenle unos minutos a la
Capilla, y díganle que les traiga enseguida la respuesta:
«Eres un niño cristiano. Ama mucho a Nuestro Señor. Bien, vas a reflexionar solamente dos
minutos junto a Jesús sobre lo que El te pide, después te vienes otra vez.»
364. Hagan saborear a los niños la alegría de haber vencido las dificultades. Así es como se
vuelven hombres.

Abate Gastón Courtois Página 50


El secreto del mando

CAPITULO CUARTO

ORGANIZACION Y COLABORACION

SUMARIO

I. Prever.
II. Orden y organización.
III. Presupuestos.
IV. Capital salud.
V. Sentido de la adaptación.
VI. Sentido de la jerarquía.
VII. No desanimarse nunca.
VIII. Confiad en vuestras obras, sin ser exclusivistas.
IX. Hacerse ayudar.
X. Saber partir.

Abate Gastón Courtois Página 51


El secreto del mando

I. Prever

365. Cuando un asunto marcha mal, debe uno comenzar acusándose a sí mismo, antes de
acusar a los otros, pues con frecuencia el fracaso se debe a la poca competencia y a la falta
de previsión.
366. Frecuentemente nuestra imprevisión es la causa de los males que sufrimos o que
hacemos sufrir a los otros. Gobernar es prever. Prevenir los desórdenes vale más que
reprimirlos.

367. Antes de entrar en una clase deben procurar que los bancos estén bien colocados. La
buena colocación evita las «ondulaciones».
No salgan de paseo sin haber contado a los niños, y pasen lista antes de volver.
Prevean cuidadosamente el itinerario. Señalen el horario teniendo en cuenta los atrasos
posibles (dificultades en las carreteras).
Piensen de antemano en los cantos que van a enseñar, en las historias que van a contar, en
los juegos...
Si al pasar cerca de una fuente algunos niños se adelantan a beber, es porque no han tomado
con anterioridad las medidas necesarias para que no ocurriera eso.
Si antes de terminar un partido no han previsto cómo se van a recoger los cuellos, podrán
estar cierto de que algunos niños llegarán tarde a la fila. Entonces ya será tarde para
manifestar su descontento. La imprevisión de ustedes ha sido responsable de todo.

368. Prever es, además, adivinar las reacciones psicológicas de los niños ante tal noticia o tal
decisión.
Por ejemplo: van a anunciar una mala noticia, un contratiempo. Si la anuncian sin miramiento
alguno, sin suavizarla con alguna palabra de consuelo, crearán un clima peligroso y
desalentador.
Si por el contrario, tienen que dar alguna buena noticia, deben procurar que la expresión de
alegría no degenere en desorden.
369. Prever el comienzo de un acto está bien; pero está mucho mejor prever el final. Cómo
los niños saldrán de la iglesia o de la clase es aún más importante.
El desorden a la salida puede destruir en unos minutos el buen efecto de una reunión hasta
entonces excelente.
370. Antes de organizar una velada deben distribuir las diferentes partes del programa.
Fijen con anticipación el momento del entreacto, de la colecta.
Si no distribuyen el programa, resultará excesivamente cargado, y para evitar que termine
demasiado tarde tendrán que suprimir algunos números, no sin graves ofensas para ciertas
susceptibilidades que difícilmente les perdonarán lo hecho.
371. Si se piensa celebrar una velada, habrá que pensar de antemano en la calefacción, en el
alumbrado, en la aireación y colocación de los niños en el salón.
Si la cabida de la sala es insuficiente, habrá poca aireación y los niños sentirán en seguida una
impresión de ahogo. Difícilmente se les podrá dominar entonces.
372. No dejen para última hora la preparación de unos avisos, de una charla, el programa de
una reunión, el orden del día de una Junta.
373. Lleven siempre o tengan sobre la mesa una libreta en la que anoten, a medida que les
venga a la memoria, lo que tengan que decir o hacer.

Abate Gastón Courtois Página 52


El secreto del mando

374. Deben pensar con anticipación en la sucesión de los juegos, en los avisos, en la visita al
Santísimo Sacramento, en lo que se cantará durante el día, etc.
375. Para nunca ser sorprendido de improviso, deben llevar siempre una lista de juegos, de
cantos, de fábulas, de historias y narraciones emocionantes, etc. Así podrán improvisar
cualquier charla; así podrán llenar cualquier tiempo libre (lluvia, espera, avería en la
electricidad, etc.)
376. Cuando les llegue una contrariedad, no digan: «¡Ah, no había previsto eso!»
Una de dos, o eso era improbable o era previsible.
En el primer caso no tenían que preverlo y su excusa es inútil.
En el segundo caso deberían haberlo previsto, y su excusa los condena.
Búsquense tiempo para prever y ganarán tiempo.

II. Orden y organización

377. Dícese que un bello desorden es un juego de arte. Sí; puede serlo para un salón, mas no
para el despacho de un director.
378. El orden es necesario en todo e indispensable en vida tan ocupada como la de ustedes.
379. El orden ahorra las búsquedas superfluas y menguará las pérdidas de tiempo.
380. Dispongan todo lo que hayan de necesitar de manera que lo hallen fácilmente sin
molestarse.
381. Conozcan siempre, para tenerlos a mano fácilmente, el estante en que tienen los papeles
oficiales y los de importancia: el acta de constitución de la obra, la póliza de seguro, los
estatutos, los títulos de propiedad, las facturas, etc.
382. Bien está que periódicamente hagan distribuciones; pero sería más sencillo tener siempre
en orden el despacho. Si a medida que trabajan, al concluir, lo ordenan, el tiempo que
dedican a ello será cada vez más corto. Otro tanto tiempo se ganó.
383. Distribuyan igual lo que acaban de ocupar, poniéndolo en seguida en su propio lugar.
Cosa es ésta para la que se tiene más o menos aptitud por temperamento, pero se puede y
debe adquirirse a cualquier precio este hábito, si se quiere ganar mucho tiempo.
384. Exijan de todos sus colaboradores la fidelidad a esta regla elemental para el orden de
cualquier agrupación: poner en su sitio los instrumentos, libros o registros de que se hayan
servido. En esto sean severos.
385. Enseñen a los niños a tener orden, por ejemplo, en sus juegos, en sus prendas
individuales: gorra, abrigos, capotes, etc. Durante las colonias de vacaciones, de vez en
cuando giren visitas de inspección a maletas, baúles, etc.; no permitan que estén mezcladas
las tablillas de chocolate y los bizcochos con la ropa planchada.
386. Entre los puntos de posibles concursos pongan el punto de orden en los equipos: cada
cosa en su sitio. El equipo que esté más ordenado tendrá una mención o ganará tantos
puntos.
387. No toleren atrasos en los escritos, en las cuentas, en la correspondencia, en ninguna de
las notas que son precisas y que de un día u otro se han de hacer.
388. Si dejan que se amontonen menudencias esperando el día que tengan tiempo, jamás
conseguirán dar fin a lo que han retrasado; el trabajo lo tendrán siempre descuidado y su
negligencia los expondrá a muchos errores y a muchas fatigas suplementarias.

Abate Gastón Courtois Página 53


El secreto del mando

389. Acostúmbrense a contestar al momento las cartas recibidas, aunque sólo se trate de una
partida de bautismo, o de una sencilla nota que está por terminar. Acuérdense del dicho:
«Quien da pronto, da dos veces», qui cito dat, bis dat.
390. Pero si la respuesta requiere más desarrollo y registros que no pueden hacer de
momento, den aviso de recibo a su corresponsal, aunque sólo sea con una tarjeta, y
clasifiquen la carta de instancia de modo que la recuerden con facilidad.
391. Anuncien y repitan hasta la saciedad estas dos sentencias: «Un sitio para cada cosa y
cada cosa en su sitio», "A cada cosa su tiempo y cada cosa en su tiempo». Quizá necesiten
muchos años para que esto llegue a ser un reflejo en los individuos de su agrupación; mas no
habrán perdido el tiempo, porque les habrán ayudado a conseguir una gran victoria sobre la
negligencia, indiferencia y fantasía.
392. Cuanto más trabajo tienen, más importa no malgastar tiempo por errores de
organización. Deben darse cuenta de la jerarquía y de los valores. Diariamente tracen el
programa de ocupaciones, y en cuanto sea posible termínenlas en el tiempo señalado.
393. Cuando hayan de hacer alguna cosa enojosa, háganla en seguida, si es posible, o en el
momento preciso en que se ha de hacer; corten de raíz, atajando así la inquietud, las
tergiversaciones y las preocupaciones inútiles.
394. Nunca dejen para luego lo que pueden hacer en seguida.
395. Sin horario fijo y concreto, la vida se desperdicia; la mejor parte del tiempo se pasa en
buscar lo que se podrá hacer o cómo se hará.
396. ¿Qué sucede frecuentemente? Se piensa mucho en una necesidad que habría de
remediarse; pero hay mucha ocupación y no se toma la molestia de fijar ese recuerdo.
Vuélvase a pensar en aquella falta, mas por uno u otro título se deja para otro rato. Torna el
recuerdo por tercera vez y se comienza haciendo intención de socorrerla. Ya es urgente; se
pone a ello, pero después de tantas dilaciones no hay mucho empeño; quizá ya no hay tiempo
para atenderla como es debido y la cosa queda a medio hacer.
El método es: cuando una necesidad perentoria es corta, atenderla al punto, siempre que no
estorbe la buena marcha de lo que se hace; de otro modo, anótese en la agenda y decídase al
instante el tiempo de atenderla, y ejecútese en el día y hora señalados, de una sola vez y
totalmente.
397. Cuando se vean abrumados, siéntense, tomen un lápiz y papel, escriban una lista de
todas las cosas que deben hacer; clasifíquenlas por orden de importancia y de urgencia; luego
pónganse a trabajar por el orden marcado y conságrense del todo a la ocupación que tienen
entre manos, pero sin pensar en lo demás.
398. Anoten con primor las ideas útiles que se les ocurran. Escríbanlas tan luego como se les
ocurran; no dejen que se escapen sin esperanza del retorno y continúen hasta acabar la nota
empezada.
399. Nunca digan; «Estoy abrumado.» Acabarían por creerlo y por no hacer nada con paz y
sosiego.
400. Precisamente son las personas más ocupadas las que tienen tiempo para todo. Las que
nada tienen que hacer son las que se quejan siempre de falta de tiempo.
401. Trabajar no es bracear, remar, agitarse y menos mariposear; es producir: «Ego elegi vos
ut fructum afferatis: los elegí para que den fruto, produzcan.»
402. Si de la vida humana y más de la sacerdotal se quita todo el tiempo perdido en lecturas
superfluas, conversaciones alargadas sin motivo, pasos inútiles y trabajos que otros, después
de alguna preparación, podían haber hecho mejor que nosotros, se hallarían muchas horas

Abate Gastón Courtois Página 54


El secreto del mando

preciosas para cultivar nuestra vida espiritual e intelectual con miras al mejor desempeño de
nuestro apostolado.
403. No todo está en decir: «Tengo mucho trabajo.» Hay que preguntarse: ¿Mi trabajo es útil
y conforme con mi actual ministerio? Porque, de otra suerte: «Multos pasus, sed extra viam:
Corres mucho, pero vas perdido.»
404. La lectura de los periódicos hay que limitarla todo lo posible. Basta releer al azar un
diario de hace un mes para darse cuenta de la ninguna importancia real de los sucesos que
por entonces parecieron primordiales. Es mejor dedicarse a la lectura de semanarios o revistas
mensuales, cuyos artículos más instructivos y mejor preparados nos pueden servir un
alimento más sustancioso.
405. Los minutos perdidos cuestan caros. Para un sacerdote, el tiempo no ya es oro, es
eternidad, porque ese tiempo puede estar consagrado a trabajar, más o menos directamente,
en la salvación de almas.

III. Presupuestos

406. «¡Dichoso el que se mantiene íntegro y no corre detrás de las riquezas! ¿Quién es?
Vamos a felicitarlo, pues ha hecho algo admirable entre su gente.» (Eclesiástico, 31. 8 y 9)
407. No sean como los hombres que confían demasiado en el dinero. El dinero es un buen
servidor, pero un mal señor.
408. Sin duda alguna que el dinero es necesario y que sería una gran presunción el creer que
podían pasar sin él. Pero el mejor medio para que no les falte nunca es:
No hacer gastos inútiles y, por lo mismo, no crearse necesidades ficticias.
Evitar la acumulación de deudas.
Hacer un presupuesto de gastos e ingresos probables.
Llevar las cuentas al día.
No ser tacaño cuando se trata de un gasto verdaderamente necesario para el bien de las
almas y la dignidad del servicio de Dios (altar y sacristía en especial).
409. El dinero no falta nunca al sacerdote sobrenatural, prudente, devoto y desprendido.
410. No multipliquen las peticiones de un modo indiscreto. Y si tienen que pedir, indiquen con
precisión la razón por qué lo hacen de modo que se den cuenta de que su petición va
encaminada al bien de los niños.
Pidan solamente para cosas de utilidad.
Ese viaje que proyectan a 200 kilómetros de distancia, ¿es absolutamente necesario? ¿Están
en proporción la alegría y el descanso de los niños con los gastos que tendrán que hacer?
411. Es muy corriente y natural el organizar de cuando en cuando una fiesta, kermés o
tómbola de caridad para procurarse los recursos necesarios.
Pero no multipliquen esos actos. No se dejen absorber por la preparación de ellos, hasta el
punto de que pierdan de vista lo principal: la formación sobrenatural de los niños.
412. Pongan en marcha sólo aquello que razonablemente puedan emprender. El equilibrio
psíquico y espiritual y, por consiguiente, la fecundidad espiritual están en juego. La salud de
ustedes vale más que diez billetes de mil.
413. Nunca pidan dinero prestado, aunque sea por la mejor de las causas, sin antes haberlo
puesto en conocimiento de sus superiores: párroco o autoridad diocesana.
414. Sean muy delicados en materia de dinero. Respeten la intención de los donantes.

Abate Gastón Courtois Página 55


El secreto del mando

415. Cuando cambien de sitio, no dejen - siempre que sea posible - facturas por pagar. Y si es
materialmente imposible que arreglen alguna deuda, adviértanselo lealmente al superior y al
que los suceda, para que no se lleven ninguna sorpresa.

IV. Capital salud

416. La salud es un don de Dios. No tenemos derecho a menospreciarla. Ella es un talento


que debemos hacer fructificar, pero no debemos preocuparnos excesivamente de ella, ni
cuidarla demasiado.
El sacerdote que tiene la responsabilidad de un cargo, tiene, por consiguiente, el deber de
mantenerse sano.
417. El agotamiento producido por un excesivo trabajo es una grave imprudencia que, al
menos en parte, podemos evitar.
418. Para evitar el agotamiento atengámonos fielmente a un mínimo de aprovisionamiento
espiritual, no aceptando indistintamente todas las tareas que se nos presenten. Esto no es
falta de generosidad, sino simplemente humildad, sabiduría, gran valor y sentido del deber.
Hay que conocer las fuerzas de que uno dispone, reservarse, cueste lo que cueste, el tiempo
de sueño y los momentos de descanso que son indispensables.
Es un mal cálculo estar siempre forzado y obrar bajo presión.
419. Dios no nos pide un trabajo superior a nuestras fuerzas, un trabajo que nos deprima o
agite inútilmente.
420. El agotamiento proviene a veces más bien de la mala organización de las ocupaciones
que del exceso de éstas. Lo que se hace mal, fatiga. Lo que se hace bien, aunque exija cierto
gasto de energías, confiere un nuevo vigor.
421. Si piensan constantemente en los asuntos relativos al apostolado, llegarán a fatigarse.
Despejen de cuando en cuando el espíritu.
Gallieni refiere el siguiente hecho acaecido en Indochina. Hablaban Lyautey y Stuart Mill en un
momento crítico de la guerra, y como éste quisiese volver a la conversación sobre las
operaciones militares, le dijo Lyautey: «Déjame, he hecho lo que era preciso hacer; ahora
tengo necesidad de guardar calma.»
422. Sepan tomar descanso a tiempo. No se trata de que se tomen el pulso a cada instante;
pero si experimentan malestar o fatiga excesiva que los paralice, no vacilen en consultar al
médico, y si éste les prescribe el reposo, descansen algunos días o algunas semanas. Vale
más tomar reposo de algunos días enseguida, que abusar de las fuerzas y obligarse poco
después a tomar un reposo de varias semanas o varios meses.
423. No sean de los que quieren morir en la brecha. Esta es una fórmula que nutre el amor
propio de aquellos que la pronuncian dándole un falso aire de heroísmo; pero no es más que
una tontería y vanidad. Comprometerse a una obra, cuando no se encuentra uno en
dispisición de dirigirla, es el peor servicio que se le puede prestar.
424. El descanso de tiempo en tiempo es legítimo, pero ad sobrietatem.
Hay que evitar que el descanso se convierta en una fatiga suplementaria por medio de la
actividad o por el tiempo que a él se consagre; por ejemplo, cuando se prolonga
indebidamente una audición radiofónica.
425. Una temporada de vacaciones pasada únicamente en excursiones fatigosas puede
volverse perjudicial y puede comprometer la salud para todo el resto del año.

Abate Gastón Courtois Página 56


El secreto del mando

426. Un sacerdote no debe contar como tiempo de vacaciones el que pase dirigiendo una
colonia. No se puede considerar como reposo un período particularmente fértil en cuidados y
responsabilidades.

V. Sentido de la adaptación

427. Adáptense a las gentes y a las cosas. Cuando los destinen a un sitio, cuando sustituyan a
alguno, no deseen hacer enseguida las cosas mejor que se hacen, sino hacer lo que se hace
lo mejor posible.
428. Hagan esfuerzos para adaptarse ustedes mismos, cambiando si es preciso algo de los
hábitos adquiridos y prescindiendo de los gustos y deseos demasiado exclusivos.
Adaptarse a un estado de cosas para comenzar es el mejor método para hacer de ese estado
de cosas lo que se desea. Pues si se pretende reformar a priori dicho estado, se caerá en el
error de desconocer su verdadera situación, se trastornarán costumbres, se chocará con la
oposición, se hará uno digno de recibir los reproches consiguientes y, por último, se llegará al
fracaso.
Al contrario, adaptándose al medio ambiente, llegarán a ser parte integrante de él. Aceptando
tal cual es, llegarán a conocerlo bajo su verdadero aspecto y se harán conocer del modo más
favorable.
Ya se encargará el tiempo de que sus ideas se conviertan en realidad.
429. No critiquen nunca a los que hayan precedido, no publiquen sus equivocaciones.
Guárdense bien de frases como éstas: «Voy a comenzar de nuevo.» «Todo está por hacer.»
Caerían en el error de crear una sorda oposición, que no carecería de peligros para las almas.
430. Si ocupan cargos secundarios, no den nunca la impresión de estar distanciados del
superior.
431. Si tienen que trabajar en colaboración con otros, tengan el cuidado de mantener la unión
de los espíritus de los corazones.
432. Cuiden de que no haya oposición entre las obras de una misma parroquia, y de que el
espíritu de la obra no perjudique al espíritu de familia.
Enseñen a los socios de su obra lo que tienen en común con los demás cristianos. Infundan
en todos un espíritu de caridad tal, que busquen siempre lo que acerca y no lo que desune.
433. «Es verdaderamente hombre el que toma las cosas en el presente tal como son y
procura que en el futuro sean un poco mejor.»(Ollé-Laprune.)

VI. Sentido de la jerarquía

434. Tengan el sentido de la jerarquía. Den ejemplo de afecto y obediencia a sus superiores.
435. Adhiéranse plenamente a las direcciones de la Santa Sede, porque eso es lo que el
Espíritu Santo inspira a la Iglesia en el momento presente.
436. No olviden nunca que la consigna del espíritu católico es ésta: «sentire cum ecclesia».
Estén unidos a la Dirección diocesana de las Obras. Den ejemplo de fidelidad a los directivos
diocesanos: «mil sine Episcopo».
437. No pierdan de vista los otros campos de apostolado. Somos interdependientes unos de
otros y trabajamos cada uno en nuestro lugar, en nuestro sitio, para la Iglesia.

Abate Gastón Courtois Página 57


El secreto del mando

438. No formen rancho aparte; no imiten a los salvajes o a los solitarios.


439. Si se es párroco al mismo tiempo que director de una obra educativa, tengan cuidado de
que no haya oposición entre la parroquia y las obras, y cumplan puntualmente el ministerio
parroquial.
440. Crean que un sacerdote puede hacer un bien insospechado por el modo de recibir a las
personas que se presentan en la sacristía, por el cuidado con que administre los sacramentos,
por su piedad durante los oficios, por su asiduidad al confesionario, por el modo de prescindir
los servicios fúnebres, por su fidelidad en visitar a los enfermos.
441. Sacerdotes y directores de obras, tengan en cuenta que son sus párrocos los que tienen
la responsabilidad de la parroquia, y todo lo que se refiere a ella. No formen una nueva
parroquia dentro de la parroquia. Tengan a sus párrocos al corriente de sus proyectos e
iniciativas, y si son jóvenes, recurran con frecuencia a sus consejos y a su experiencia.
442. A veces hay que sacrificar lo mejor, cuando sólo es una idea, por lo bueno, cuando es
una realidad. La armonía con el párroco bien puede exigir, en bien de las almas el sacrificio de
ciertos proyectos suyos.
443. La obediencia y respeto a los superiores no debe determinar en el sacerdote una actitud
de aceptación pasiva de las órdenes recibidas, sino una cooperación activa e inteligente.
«La espontaneidad, la inteligencia, la sociabilidad, el carácter, todo debe ser santificado y
utilizado para cooperar en la obra de Cristo.
«Todas esas cualidades deben también ponerse al servicio de la obediencia, pues ella no
suprime ni entorpece nada, sino al contrario, rejuvenece y da nuevas energías a todas las
cosas.
«Por obediencia, se debe ilustrar a los superiores; por espíritu de obediencia se debe advertir
y aún reclamar, cuando se dan órdenes aparentemente indiscretas.
...................................................................
«Nuestras peticiones, nuestras demandas, aún nuestras reclamaciones, si valen la pena,
forman parte de la cooperación que Dios nos pide, y son, por lo tanto, un elemento de
obediencia. Todo eso se puede y se debe hacer. Y aún se puede poner resistencia a una
orden, pero con espíritu de sumisión y con el más puro deseo de que se cumpla la voluntad
de Dios.
«La obediencia puede ser en algún caso señal de frialdad en el servicio de Dios, y la
perfección puede exigir que no se deje a los superiores la penúltima palabra.
«Pero la penúltima palabra siempre debe ser para la obediencia. Porque el fundamento último
de la obediencia es la confianza en Cristo, el cual asiste a su Iglesia y no puede permitir que
el que haga este acto de fe sea confundido.
«Más vale obedecer en todo los casos - salvo pecado - cuando se hayan hecho las alegaciones
consiguientes.
«Es preciso obedecer sin segunda intención, sin pesar consentido, haciendo callar las
recriminaciones interiores. Dios ha hablado, él debe decir la última palabra.»
(P. Mersh, S.J. «Morale et Corps Mystique», p.267)
444. Los que ponen su inteligencia y su corazón al servicio de la obediencia, pueden tener la
confianza puesta en el Señor, pues El es bastante poderoso y bastante sabio para hacer que
todo redunde en el mayor bien de su alma, y de las almas a él confiadas: «Todas las cosas
contribuyen al bien de los que aman a Dios.» (Romanos VIII, 28)

Abate Gastón Courtois Página 58


El secreto del mando

VII. No desanimarse nunca

445. El educador no debe desanimarse nunca, pues el verdadero bien que se hace no es
siempre aquel que se ve, y no se sabe nunca todo el bien que uno hace cuando se pone a
realizarlo.
446. Ocurre con frecuencia que aquellos niños con los que creíamos haber perdido el tiempo
son los que permanecen más fieles. Y que, por el contrario, aquellos en los que teníamos
puestas más esperanzas, nos abandonan más tarde. Quién sabe si el recuerdo de tal palabra,
pronunciada en tal circunstancia, facilitará «in extremis» su retorno a Dios.
«El trato sencillo y cotidiano hace cambios llenos de consecuencias imprevisibles. Conocemos
incompletamente nuestro modo de influir. Tal conversación que habíamos preparado
largamente no tendrá ningún resultado. Una palabra lanzada al azar, un ligero movimiento,
una sonrisa impresionará vivamente a un alma.» (P. Flory.)
447. Desanimarse no es otra cosa que arrancarse el poco ánimo que queda, bajo el pretexto
de que uno tiene poco ánimo. Es, pues, una solución absurda y peligrosa.
448. Cuando sobrevenga alguna dificultad, repitan enseguida: «¡Es poca cosa!» «Las
dificultades se han hecho para ser vencidas.» «Me gustan las cosas difíciles.»
Nunca se dejen invadir por el desaliento, y ante una contrariedad deben pensar que de todo
se puede sacar partido, con el fin de conseguir buenos resultados.
449. Cuando estén tentados al desaliento, piensen en las palabras del Maestro: Tengan
confianza; yo he vencido al mundo (Ju., XVI, 33).
450. Lejos de creer que trabajamos en vano, convenzámonos del alcance de nuestros actos.
No podemos dar un paso sin pesar sobre el universo (A. Mahaut).
451. Dios no les pide el éxito, sino el esfuerzo. El esfuerzo que se realiza con un fin
sobrenatural no se pierde nunca.
452. Recordemos a nuestro propósito las prudentes palabras de San Ignacio de Loyola a sus
hijos. Dice así el santo: «Los de la Compañía deben ser con los prójimos como los Ángeles de
guarda con los que les han sido encomendados en dos cosas: la una, en ayudarlos cuanto
puedan para su salvación; la otra, en no turbarse ni perder su paz cuando, habiendo hecho lo
que es en sí, los otros no se aprovechan (Thesaurus spiritualis Societatis Iesu). Algunos dichos
de nuestro bienaventurado Padre, p. 623. Bilbao, 1887)
453. «Cuando no tenga éxito, he de aumentar mi valor y mi confianza. Mis esfuerzos y
sufrimientos servirán para otros. Sembraré con mucho amor..., pues Dios solo se encargará
de hacer germinar el grano. El campesino sólo piensa en sembrar el grano..., procurando que
caiga en el surco. No se le ocurre volver la cabeza para ver si crece. Haré lo mismo. No
pensaré más que en sembrar. Pero sembrar con entusiasmo, sin comparar lo que siembro con
lo que recojo, pues esto no me servirá para nada» (María Antonieta de Geuser).
454. Ante todo, deben saber que las pruebas más dolorosas que tengan en el ejercicio del
apostolado vendrán de parte de aquellos con los que crean poder contar. ¿No le pasó eso
mismo a Jesucristo? «El discípulo no ha de ser más que el maestro» (Mateo X, 24)
455. «La recompensa del capitán no está en las notas de su jefe, sino en la mirada de sus
hombres» (Mauricio Larrouy, Le Révolté).
456. Con frecuencia, cuando una cosa va mal, es cuando va mejor, pues entonces es cuando
se merece la gracia de la victoria y cuando se aumentan las energías a la vista del próximo
triunfo.
457. «Hay derrotas que valen victorias.»

Abate Gastón Courtois Página 59


El secreto del mando

«No hay derrotas irremediables para aquellos que saben descubrir las causas de ellas y las
tienen en cuenta para otra vez» (Foch)
458. No hay que desanimarse ante la ingratitud humana. Filios enutrivi et exaltavi autem
spreverunt me. «He criado hijos y los he engrandecido, y ellos me han menospreciado» (Is.,
I,2)
No esperemos recompensas terrenas. Vale más estar al lado de aquellos a quienes se dirá:
Nom perdet mercedem suam. «No perderá su recompensa» (Mateo X, 42)
459. He aquí un principio que apenas tiene excepción. Dios no quiere que el bien se haga
fácilmente. Si queremos, pues, hacer el bien, hemos de tener dificultades . Ut nemo moveatur
in tribulationibus istis: ipsi enim scitis quod in hoc positi sumus. «A fin de que ninguno se
conturbe por estas tribulaciones, pues ustedes mismos saben que a esto estamos destinados»
(I. Tes.,3-3)
Las obras, y sobre todo las fundaciones edificadas sobre la cruz y el sufrimiento, son las
únicas verdaderas (Dom Marmion)
460. Jesús ha salvado al mundo por medio del más ruidoso fracaso que se pueda concebir.
461. El Viernes Santo, a la hora en que todo parecía perdido, todo era ganado.
462. La Iglesia es una «perpetua comenzadora». Nosotros, que somos de la Iglesia, no
debemos cansarnos nunca, pues la obra que hacemos o comenzamos, es la misma obra de
Dios.
Jesús, enséñame a gastarme en tu servicio sin esperar otra recompensa que la de saber que
hago tu voluntad.

VIII. Confía en tu obra sin ser exclusivista

463. «Hay que tener fe en lo que se hace y hacerlo con entusiasmo» (R. Garric)
464. Confíen en el patronato; ésta es la fórmula más sencilla, la obra más difundida, la que
recoge actualmente en Francia mayor número de niños. En 1937 eran 800,000 niños,
repartidos en 12,000 patronatos. Este es el campo abonado para los catecismos y, a la vez,
en eficaz reclutamiento.
465. Crean confiadamente en los Coeurs Vaillants (Corazones Valientes), que, con la
aprobación de la autoridad y los alientos de la Acción Católica, se esfuerzan en infundir en el
cadáver de los patronatos vida nueva con la preciosa ventaja de la federación. Pero no sean
exclusivistas pensando que este movimiento se baste a sí mismo; no tiene pretensiones de
totalitario.
466. Utilicen lealmente los preciosos servicios de la Cruzada Eucarística, y, cuando sus niños
tengan la edad, los servicios «pre» de esos movimientos especializados: pre - J. O. C., pre - J.
A. C.
467. Tengan confianza en la J. O. C., que es al mismo tiempo escuela y cuerpo representativo
para los jóvenes de la clase obrera (como la J. A. C. para los jóvenes del campo).
Por las bendiciones del Sumo Pontífice y por las de la Jerarquía, deben fijar en ella su
atención. Deber suyo es prepararla donde no exista, documentándose y siguiendo lealmente
las consignas del Secretariado General.
Pero no sean sectarios, exclusivistas, y, con el pretexto de que el movimiento especializado es
el tipo perfecto e ideal de la Acción Católica, no juzguen como inexistentes y de ningún interés
los que no se encuadren en la especialidad.

Abate Gastón Courtois Página 60


El secreto del mando

468. Estimen el escultismo; es una admirable escuela de virilidad y ejemplaridad; corresponde


a las aspiraciones y deseos de muchos jovencitos. Pero no sean sectarios; no rebajen a nadie
llamando V. P. a los que no son scouts2.
469. Además, no piensen que todos los movimientos colectivos forman compartimientos
impermeables; se dan momentos en que se desbordan y multiplican, bien por nuevas
relaciones y lazos de unos con otros.
470. No pretendan tener a la vez todas las formas de movimiento. Siempre que puedan,
prefieran las de especialización, que constituyen la más prestigiosa de la Acción Católica; pero
cualquiera que sea la forma adoptada, utilícenla lealmente, según las reglas del centro
nacional diocesano. Eviten las imitaciones, los sucedáneos.
471. Ante todo, conozcan bien el campo de acción de ustedes. La otra que deben desarrollar
no es la que prefieran, sino la que impone el medio ambiente en que han de trabajar.

IX. Hacerse ayudar

472. Si todo lo quieren hacer sin que nadie los ayude; si quieren estar en todas partes al
mismo tiempo; si quieren resolver ustedes solos todas las cuestiones, se cansarán en seguida.
Se encontrarán ante una acumulación de ocupaciones tal que no sabrán a dónde acudir.
Permitirán que lo secundario les robe un tiempo precioso; no teniendo espacio para pensar y
prever, dejarán para última hora el prepararse; se hallarán casi siempre rezagados, faltos de
sosiego y tranquilidad; improvisarán las decisiones in extremis; defraudarán a los suyos y
paralizarán las buenas voluntades.
473. Si se hacen ayudar, tendrán más libertad de espíritu. Si no abusan de sus fuerzas,
estarán siempre dispuestos a realizar un esfuerzo generoso e importante. Sobre todo, tendrán
tiempo para hacer aquello en lo que no pueden ser remplazados: la dirección espiritual,
colectiva y particular, de las almas confiadas al cuidado de ustedes.
474. Su papel es armonizar, crear ambiente, estimular, activar, favorecer, ordenar y coordinar
- ordenar no sólo significa «dar órdenes», sino poner a cada uno en su lugar.
475. No olviden que el ojo del jefe hace mucho más que sus manos.
476. La primera condición que se necesita para encontrar y formar colaboradores es la de
saberles dar trabajos interesantes, teniendo en cuenta que si al principio lo hacen peor que
ustedes, más adelante lo harán mejor.
477. Es difícil que sus colaboradores hagan las cosas exactamente igual que ustedes. Pueden
llegar a ejecutarlas mejor empleando distintos medios.
478. Acepten a sus colaboradores tal como son cuando no pueden tenerlos como han soñado,
y saquen de sus cualidades y defectos el mejor partido posible. Así hizo Jesús con sus
apóstoles.
479. Es un error creer que la autoridad de un educador pueda establecerse sobre las ruinas
de la autoridad de otros.
Por lo cual, importa mucho que el superior no disminuya lo más mínimo el respeto que los
educadores se merecen de los niños.

2
V.P.: pueblo o gente vil; vilis populus.

Abate Gastón Courtois Página 61


El secreto del mando

480. Un colaborador no debe ser simplemente un ejecutor. Colaboración supone «trabajar


con» y también «pensar con», pues no se trata de una tarea maquinal, sino inteligente, de la
cual dependen el bien de los niños.
481. No acepten nunca el mote o apodo ni para ustedes mismo ni para los colaboradores.
Cuidad de que a cada uno le den el tratamiento que le corresponde por el lugar que ocupa. Ni
más ni menos.
482. Hay varias maneras de paralizar y desanimar a un colaborador:
Interviniendo a cada instante en el sector que le haya sido confiado.
Juzgando sin cesar aquellos hechos que son de su jurisdicción.
No autorizándole ninguna iniciativa.
Encontrando ridícula o absurda toda idea que él proponga.
483. Hay superiores que pretenden imponerse a sus subordinados por medio de la
intimidación. Que no se extrañen después si pierden la confianza y el afecto de sus más
celosos colaboradores.
484. Organicen de cuando en cuando reuniones en la que se juzgue el pasado y se piense en
el futuro en medio de un ambiente de cordialidad y confianza. Preparen cuidadosamente estas
juntas. Fijen el orden del día tan preciso como sea posible. Cuiden de que cada uno pueda
emitir su opinión libremente, aunque, como es natural, respetando los derechos de la
autoridad y de la caridad fraterna.
Procuren que las reuniones se desenvuelvan con rapidez, abreviando las disgresiones inútiles
y resumiendo en algunos puntos precisos las conclusiones y realización inmediata.
485. Alienten a sus colaboradores. Ciertamente que la autoridad de uno es tanto mayor
cuanto más se refuerza la autoridad de nuestros colaboradores.
Den a los que los ayuden tareas interesantes para que se entusiasmen con ellas.
486. No dejen de decir - sobre todo en público - el gran descanso que tienen con la ayuda
que les prestan sus colaboradores.
487. Cuando tengan que dar alguna buena noticia, deben tener la delicadeza de publicarla por
medio de vuestros colaboradores.
488. Que los niños vean que hay unión entre ustedes y que obran por modum unius.
489. Si tienen que reprender a alguno de sus colaboradores, esperen a que se encuentre solo
y trátenlo con tacto y delicadeza.
490. Nunca inflijan a un colaborador una reprensión o una humillación pública.
491. Tengan cuidado de no disminuir la autoridad de sus colaboradores en torpes
intervenciones. No los sustituyan ni impongan el orden en nombre de su propia voluntad, sino
en nombre de la de ellos. Por ejemplo, no digan al desobediente «haz eso», sino pregúntenle
antes: «¿A quién debes obedecer? ¿Quién te ha mandado? ¿Qué estás esperando para
hacerlo?»
Sin embargo, no renuncien nunca a su autoridad de director. En último caso, son los
responsables.
492. Permitan a sus colaboradores que les digan las deficiencias que observan en ustedes;
pero no dejen que se lo digan en público ni ante los otros colaboradores.
493. Estimen a aquellos que les digan la verdad aunque les duela.
No permitan que les hagan una oposición pública; ustedes tienen derecho a exigir respeten su
autoridad.
494. Lo que separa frecuentemente a los hombres son más bien los procedimientos que los
principios.

Abate Gastón Courtois Página 62


El secreto del mando

495. Cuando tengan que decir alguna cosa que pueda contrariar, díganla amablemente. Con
la benevolencia unida a la sinceridad, al tacto, a la amabilidad, se puede decir, poco más o
menos, todo lo que se quiera decir y lo que sea necesario decir.
496. Si sus palabras van dirigidas a uno que es poco amable, sean con mayor razón amables.
El buen proceder se contagia lo mismo que el malo, aunque aquél haga menos ruido.
497. No se jacten de que la amistad los autorice a decir cosas desagradables. Cuanto más
estrecho sea el trato, tanto más necesario serán el tacto, la amabilidad y la deferencia.
498. La crítica de las gentes y de las cosas es vana; la apreciación de las cualidades de las
gentes y de las cosas es fecunda.
499. Tengan por regla el no decir nunca sin necesidad aquellas cosas que puedan desagradar.
500. Es mejor permanecer mudo como un muerto que decir mal de los ausentes.
501. Procuren que sus colaboradores se entiendan unos con otros. La cosa será fácil si todos
comulgan con la idea directriz que debe regular la vida de la obra: «El mayor bien de las
almas, por medio de la institución en la que cada uno vive sacrificado, sin interés personal
alguno.»
Por eso importa mucho desenvolver en ellos el espíritu sobrenatural y la simpatía hacia los
diferentes servicios de la obra que dirigen. Cada uno debe interesarse no sólo por aquel sector
donde ejerce sus actividades, sino por la marcha general de la organización en la que actúa.
No teman ensanchar sus horizontes. Hagan que sus cooperadores vean y aprecien aquellas
obras que trabajan por el reino de Dios en un plano paralelo o diferente.
502. Rechacen como eminentemente nociva la fórmula «dividir para vencer». El superior que
siembra la discordia y los celos entre sus colaboradores recogerá la desconfianza y el
menosprecio.
503. Comprendan que un colaborador no podrá poseer todas las bellas cualidades
imaginables.
Sin embargo, tengan el derecho de exigirle que sea leal. Toda deslealtad premeditada hará al
colaborador indigno de su confianza.
504. Si un niño viene a quejarse de alguno de sus colaboradores, tengan cuidado de amparar
los derechos de la autoridad.
Que el niño vea en ustedes mucha bondad, pero que no vea nunca secreta complicidad que le
aliente a dar fuerza a su queja.
Dejen que refiera lo que le haya ocurrido, pero no permitan que exagere o mienta.
Que el niño vea que compromete su causa cuando sale de la verdad.
Sobre todo, no le confíen el secreto de sus pensamientos y juicios acerca de aquello de que se
queja. Eso sería degradar su dignidad y dar prueba de debilidad, de la que tendrían que
arrepentirse el día de mañana.
505. Procuren conocer personalmente a los padres de sus educandos. Son los colaboradores
en la obra educativa que ellos deberían hacer, y, poco a poco, pueden convertirse,
insensiblemente, en sus propios colaboradores.
506. No olviden que un hombre es tanto mejor como «padre» que como «hombre», y que no
sabrá ser indiferente al cariño y al interés que demuestren por su hijo.
507. Con frecuencia, los padres están muy lejos de ser los que deberían ser. Hacen - a veces -
una contra educación y no saben hacerse respetar.
Lejos de disminuir la autoridad paterna, debemos reforzarla procurando que los niños no
juzguen nunca a sus padres.

Abate Gastón Courtois Página 63


El secreto del mando

508. Debemos hacerles comprender, por ejemplo, que si sus padres no practican, es porque
no conocieron cuando eran niños un buen colegio como el que ellos tienen.
Haced que los niños utilicen sus oraciones, sus sacrificios y su buena conducta para la
conversión de sus padres.
Enséñenles que deben obedecerles siempre, excepto cuando manden cosas contrarias a los
mandamientos de Dios.
509. Cuando obren en colaboración con los padres de los niños reforzarán su autoridad.
Muchos padres se consideran dichosos cuando se les dan en privado algunos consejos para
hacerse obedecer y respetar de sus hijos.
510. Hagan que los niños oren por sus maestros. No permitan que los traten con falta de
respeto y que les digan apodos. Háblenles con cariño de sus profesores. Procuren tener con
éstos un trato verdadero que no se reduzca a muestras exteriores de cortesía.
511. Tengan por regla que todo lo que refuerza la unión entre los educadores contribuye al
bien del niño.
512. La división entre los educadores termina por quitar en el niño el respeto a toda
autoridad.
513. Busquen colaboradores entre sus niños. Estos serán los primeros en beneficiarse del bien
que hagan, pues uno de los mejores medios para hacer bien a un niño es procurar que éste lo
haga a otros.
El hecho mismo de tener una cierta responsabilidad les obligará a tener una más estrecha
vigilancia sobre sí, no sólo en el colegio, sino fuera de él.
El sentimiento de la propia debilidad hará que los niños tengan una mayor indulgencia con los
otros.
El ejercicio de una parte de la autoridad les hará palpar las dificultades que tiene el arte de
mandar.
La insuficiencia de los medios humanos, junto con el deseo de hacer el bien a los otros, les
estimulará a recurrir más intensamente a los medios sobrenaturales de la oración y el
sacrificio.
514. No olviden este principio: «Un niño se apega tanto más a una obra cuanto más se da a
ella.»
515. No digan nunca: «No encuentro elementos capaces entre los niños. » Tengan la
preocupación de descubrir aquellos que puedan servir el día de mañana. Que esa
preocupación sea evidente en su oración cotidiana.
Fíjense en el Divino Maestro. Podía haberlo hecho todo por sí mismo, o al menos, podía
haberse servido de los ángeles. Pero no lo hizo. Para salvar a los hombres buscó entre los
hombres a los que habían de ser sus colaboradores.
516. San Lucas nos dice en el capítulo VI que, antes de hacer la elección de los Apóstoles,
Jesús estuvo toda una noche orando solo en una montaña.
Ustedes también deben hacer eso. Ustedes también deben orar frecuentemente para que Dios
les haga discernir quienes son aquellos que han de continuar sus acciones.
517. El Divino Maestro no elige a gentes particularmente piadosas. Sin embargo, no se fija en
los fariseos para buscar sus cooperadores.
A los que llamó exigió tres cosas: rectitud, generosidad, buen espíritu.
518. Imiten a Jesús. El no se apresuró.

Abate Gastón Courtois Página 64


El secreto del mando

Observen a sus niños en el juego, en los paseos, en los menores incidentes de la vida
cotidiana, pues en ellos se revelan las almas mucho mejor que en otras circunstancias más
artificiales; como por ejemplo, en el rato de charla que tengan con ellos en el despacho.
519. No pongan forzosamente la mira en el niño de aspecto esmerado, pero que teme hacer
cualquier movimiento con el que pueda desarreglarse. Piensen menos aún en el niño de
piedad sentimental que permanece separado de los demás y no se encuentra bien más que
junto a ustedes.
Elijan más bien al niño sencillo, pero de alma ardiente y generosa, de risa fácil y voluntad
alegre, amado de sus compañeros y siempre dispuesto a hacer algún servicio.
¿Qué colegio no tendrá alguno de éstos?
Por eso, cuando vean alguno de éstos deben llamarlo y decirle lo que esperan de él.
Relean con este espíritu los pasajes del Evangelio donde se trata de la vocación de los
Apóstoles.
Nuestro Señor no les hace grandes declaraciones... Vengan y vean (Ju., I, 39). Les dice
sencillamente que le sigan. Les dice que hará de ellos pescadores de hombres.
No les promete ninguna recompensa terrena, ningún título honorífico. No les ofrece ni dinero
ni medalla. Les dice que la mies es abundante y que los obreros son pocos. Les comunica el
amor de la oveja perdida, y comparte con ellos el celo que tiene por la salvación de sus
almas.
Les toma aparte; siembra en ellos el espíritu de unidad; insiste sobre la caridad fraterna, la
cual debe unir a unos con otros. Todo reino dividido en facciones contrarias será desolado.
(Mateo XII, 25). Padre, «que sean una misma cosa, como lo somos nosotros» (Juan XVII,
22).
Sin embargo, la formación que dé a los suyos no tendrá nada de particularmente austera.
Se guardará de desanimarlos. Poco a poco, les revelará la gran ley del sacrificio.
Nunca les pedirá cosas por encima de sus fuerzas.
No les impondrá cuarenta días de ayuno en el desierto. Al contrario, les invitará a las Bodas
de Caná, y allí, para darles gusto, cambiará el agua en vino.
Poco a poco, El les irá enseñando con el ejemplo, más bien que con las palabras. Acuérdense
del lavatorio de los pies en la noche de la Cena.
Les he dado ejemplo a fin de que como yo he hecho hagan ustedes.
¡Oh! El señor dio muestras de mucha paciencia. Nunca dejó de ser bondadoso para con ellos.
Ciertamente que les hizo advertencias, pero nunca los humilló en público, y, si bien reprochó
cuando en la tempestad vio su falta de fe, fue una vez que los sacó del peligro en que se
encontraban.
Siempre que fueron atacados por los fariseos - episodios de las espigas que frotaron con las
manos, de las manos no lavadas, de la comparación con los discípulos de Juan Bautista, que
ayunaban y hacían penitencia -, siempre los sostuvo y defendió.
Siempre que le fue posible, les encargó misiones de confianza, enviándolos de dos en dos,
delante de El, por las aldeas, dejándoles siempre cierta iniciativa en la realización de las
normas que les daba. Al final les pedía cuentas de su actuación.
Cuidaba de que el celo no los llevase más allá de los límites razonables. Les obligaba a
descansar. Les hace reflexionar sobre lo que han visto y entendido.
Se reúne con ellos, les pide sus opiniones, escucha las sugestiones que se les ofrecen a cada
uno, llega su delicadeza hasta prometerles que después de El tendrán más éxito que El, y,
poco a poco, les confía sus poderes.

Abate Gastón Courtois Página 65


El secreto del mando

520. A ejemplo del Maestro, deben comenzar por hacer partícipes de sus preocupaciones
apostólicas a aquellos niños que quieran tener por auxiliares.
Habitúenlos a ver las almas. Inyecten en ellos el espíritu de fe.
Acostúmbrenlos a que obren unidos a los otros.
Lo esencial no es que tal sección marche mejor que la otra, sino que Jesús sea más conocido
y más amado en el colegio.
Ensanchen sus horizontes. Que se alegren del bien hecho por las otras organizaciones, ya
sean masculinas o femeninas.
No se extrañen de las imperfecciones que vean. Sepan reprender con dulzura, con paciencia,
con firmeza, si es preciso.
Háblenles en particular, sosténganlos, anímenlos.
Nunca les hagan reproches en público. Denles ocupaciones según sus fuerzas. No los
fatiguen. No les pidan demasiado.
Denles ejemplo de entusiasmo, de confianza, de espiritualidad. El espíritu sobrenatural hace
encontrar en las pruebas mismas el secreto de la fecundidad apostólica; por la cruz es como
se salvan las almas.
521. Cuando le den a un niño el cuidado de un grupo de niños, deben hacerlo delante de
éstos, para que vean que, en realidad, le hacen partícipe de su autoridad.
Expliquen que ese niño cuando manda no hace más que obedecer.
Esta autoridad debe ser sin cesar protegida y fomentada.
No pongan nunca a un niño en situación difícil de mandar; no le pongan en una situación que
esté por encima de sus fuerzas.
Cuando el niño deba organizar un trabajo, investiguen antes si ha comprendido de lo que se
trataba y si confía en que podrá ejecutarlo.
No digan a los niños «hagan lo que quieran», sino «hagan lo que se haya convenido con
aquel que he puesto al frente».
522. Digan a los niños que el colegio lo forman ellos mismos y que el Padre es el que les
ayuda, más bien que ellos ayudan al Padre.
523. Desconfíen de la eficacia de los reglamentos escritos. Esas reglas no son cosas
administrativas, sino el modo como un muchacho cristiano debe vivir para que todo el mundo,
y él el primero, sean dichosos.
524. Procuren que los niños se den a sí mismos las reglas de la vida colectiva, las reglas de
urbanidad y de buena conducta, reglas que no sólo versarán sobre cosas prohibidas, sino
permitidas.
Por ejemplo: «Jugar al balón con las boinas, no dejar el juego cuando suena la señal, hacer
fullerías, coger manzanas durante el paseo, no salir del baño a la señal convenida, etc.»
Estas reglas no deben emanar automáticamente de la Dirección, no deben caer de arriba
abajo sobre los niños.
Haced que poco a poco contribuyan ellos mismos a la redacción de las reglas y llámenles al
orden cuando las violen.
Una cosa se aprecia tanto más y mejor cuando uno es el autor de ella.
Una decisión tomada por los niños tendrá mucha más importancia para ellos que la que haya
sido impuesta por el educador.
525. No teman entusiasmar a los niños por medio de grandes objetivos que conseguir; pero
no caigan en la utopía o en un mesianismo engañoso: engendraría fácilmente desengaño y
desánimo.

Abate Gastón Courtois Página 66


El secreto del mando

El mundo no se puede convertir de la noche a la mañana; hay, pues, que trabajar hasta el fin
del mundo.
526. Que los niños no se desanimen cuando no palpen los resultados.
Acostúmbrenlos a tener espíritu de fe: «Hagan eso aunque no vean el éxito de sus trabajos,
pues siempre les quedará la alegría de haber sido buenos, de haber trabajado en la obra
común.»
Colaborar con Dios en la salvación de las almas es la mayor de las recompensas; además, la
oración y los sacrificios que se hagan servirán siempre.
527. Piensen que si forman selectos contribuirán mucho a la perseverancia de sus niños,
darán a la Acción Católica militantes experimentados, fundamentarán su obra de tal modo que
eso será para ustedes, el día que partan, la mayor garantía de estabilidad.
528. Habrá que partir algún día. Habrá que dejar en manos de otros lo mejor de ustedes
mismos. Pero ésa es la suerte del apóstol. Nisi granum frumenti cadens in terram mortum
fuerit ipsum solum manet; si autem mortuum fuerit, multum fructum affert. «Si el grano de
trigo, después de echado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere produce
mucho fruto» (Ju., XII, 24).

X. Saber partir

Uno es el que siembra y otro el que siega (Juan IV, 37)

529. Tienen deberes para con sus sucesores. Desde luego, deben ayudarles, preparándoles la
venida, creándoles un ambiente de simpatía entre los niños, poniéndoles al corriente de todo
lo que tengan necesidad de saber. Piensen en todo lo que les dijeron cuando llegaron, y
piensen también en todo lo que han lamentado no saber más tarde.
No entorpezcan su acción queriendo conservar demasiada influencia en la obra donde ya no
deben estar o dando crédito a las críticas que les hagan sobre su actuación.
530. Procuren desaparecer pronto de la obra. En ella no tienen ya más gracias de estado, ni
más obligaciones, ni responsabilidad.
No deseen tener la menor influencia sobre ella. "Les conviene que yo me vaya" (Juan XVI, 7).
531. Dios los llama a otro sitio. Ya no deben desear ejercer acción sobre campo que no sea
suyo. Vuélvanse hacia las almas que los esperan en el nuevo puesto.
532. Desaparezcan sin razonamiento alguno, transmitiendo su autoridad e influencia a los que
los sigan.
Somos siervos inútiles que debemos estar siempre dispuestos a partir a la primera señal del
Maestro.
533. Mientras tanto, den de tal modo a su obra que después de ustedes, otros puedan
continuarla.
Deseen que sus sucesores hagan las cosas mejor que ustedes mismos.
Lo esencial no es que seamos «nosotros» los que hagamos el bien, sino que el bien, el más
grande bien, sea hecho.
Con tal que de cualquier modo Cristo sea anunciado, bien sea por algún aparente pretexto o
bien por un verdadero celo, en esto me gozo y me gozaré siempre.
(Filipenses I, 18).

Abate Gastón Courtois Página 67