Está en la página 1de 2

MENSAJE DEL REY JUAN CARLOS I EN LA NOCHE DEL 23-24 DE FEBRERO

1981.

Al dirigirme a todos los españoles con brevedad y concisión en las circunstancias


extraordinarias que en estos momentos estamos viviendo, pido a todos la mayor serenidad y
confianza y les hago saber que he cursado a los Capitanes Generales de las regiones
militares, zonas marítimas y regiones aéreas la orden siguiente: Ante la situación creada por
los sucesos desarrollados en el palacio del Congreso, y para evitar cualquier posible
confusión, confirmo que he ordenado a las autoridades civiles y a la Junta de Jefes del Estado
Mayor que tomen las medidas necesarias para mantener el orden constitucional dentro de la
legalidad vigente.

Cualquier medida de carácter militar que, en su caso, hubiera de tomarse deberá contar con
la aprobación de la Junta de Jefes del Estado Mayor.

La Corona, símbolo de la permanencia y unidad de la Patria, no puede tolerar en forma


alguna acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso
democrático que la Constitución votada por el pueblo español determinó en su día a través
de referéndum.

1. Clasifique el texto, explicando: tipo de texto, circunstancias concretas en las que


fue escrito, destino y propósitos por los que se escribió.
Se trata del mensaje que el Rey Juan Carlos I transmitió a los españoles a las pocas
horas de que Fernando Tejero diera el golpe de Estado el 23 de Febrero de 1981. Aunque no
se indica en el texto, es una transcripción de un mensaje televisivo. En la época, en casi
todas las casas de España había una televisión y todo el mundo estaba pendiente de cómo se
desarrollaban los acontecimientos.
El texto es breve y tranquilizador: el Rey defiende la Constitución y esta en contra del
Golpe de Estado. Una posición muy diferente a la que tuvieron antepasados suyos
absolutistas como Fernando VII.
En el momento, España vivía una situación política inestable. La tensión de la dictadura
del General Franco a la democracia no fue fácil. La creciente violencia de la banda terrorista
ETA, la desintegración de la UCD... contribuían a crispar el ambiente.
Los hechos se precipitaron y el teniente general Tejero tomó el Congreso el día 23 de
febrero de 1981 junto con 200 guardias civiles, aprovechando que los diputados en pleno
votaran la investidura del nuevo presidente. Fueron 17 horas de tensión, en las que fracaso el
golpe, se consolido la monarquía y perdió el poder el ejercito.

2. Ideas que aparecen en el texto y resumen.


El texto se divide en dos partes.
En los dos primeros párrafos el Rey se dirige al pueblo español en “circunstancias
extraordinarias”, como indica él mismo y comienza su discurso con palabras tranquilizadoras:
serenidad y confianza.
En seguida, va al grano y expone la primera idea: ha hecho llegar al ejercito su fidelidad
a la Constitución. Los militares deben obedecer a la Junta de Jefes de Estado Mayor. En el
ejercito, la disciplina y jerarquía es fundamental. El Rey ordena al Ejercito que se sujete a las
ordenes del poder civil, de los representantes del pueblo.
En el tercer párrafo lanza la segunda idea: condena las acciones por la fuerza en contra
de la voluntad de todos. No lo dice directamente que condena el golpe, pero si el uso de la
violencia y la falta de respeto a la soberanía popular, a la Constitución votada por
referéndum...