Está en la página 1de 242

1

APROXIMACIÓN HISTÓRICA,
IDEOLÓGICA Y TEMÁTICA A LA
PSICOLOGÍA SOCIAL

…………………………………………………...

Extracto del Proyecto Docente ganador del concurso público de promoción a Profesor Contratado Doctor en el
Departamento de Psicología Social de la Universitat de València, presentado por Xavier Pons Diez (2-12-08).

En este texto se presenta un análisis del campo de estudio de la psicología social, una
disciplina que nos acerca a una comprensión amplia y realista sobre la naturaleza humana y la
vida social. Para ello, se repasa la evolución histórica de la disciplina, desde el advenimiento
de las ciencias sociales en el siglo XIX hasta la actualidad, y se realiza un repaso crítico a las
principales orientaciones teóricas que han dejado su impronta en la psicología social. El
análisis teórico ha pretendido ser lo más cercano posible a la realidad de la vida común.
Además, se han incluido aportaciones procedentes de autores y escuelas de pensamiento que,
pese a ser minoritariamente citados en los manuales al uso, presentan atractivos contenidos
psicosociales en sus propuestas.
2

ÍNDICE DE CONTENIDOS

LA EXPLICACIÓN EN PSICOLOGÍA SOCIAL: ¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍA


SOCIAL? .................................................................................................................. 5
LAS DOS PSICOLOGÍAS SOCIALES ....................................................................................... 11
LA PROBLEMÁTICA EPISTEMOLÓGICA ................................................................................. 15
LAS RAÍCES DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL EN EL SIGLO XIX ...................... 20
EL PENSAMIENTO SOCIAL EN FRANCIA................................................................................ 21
AUGUSTE COMTE .............................................................................................................. 21
ÉMILE DURKHEIM ............................................................................................................. 22
GABRIEL TARDE ................................................................................................................ 24
GUSTAVE LE BON ............................................................................................................. 25
EL PENSAMIENTO SOCIAL EN ALEMANIA ............................................................................. 27
GEORG WILHELM HEGEL Y WILHELM DILTHEY .............................................................. 27
WILHELM WUNDT Y LA VÖLKERPSYCHOLOGIE ................................................................. 29
KARL MARX ...................................................................................................................... 32
FERDINAND TÖNNIES ........................................................................................................ 33
MAX WEBER ..................................................................................................................... 34
EL PENSAMIENTO SOCIAL EN EL REINO UNIDO ..................................................................... 37
HERBERT SPENCER Y LA INFLUENCIA DE CHARLES DARWIN ........................................... 37
EL PENSAMIENTO SOCIAL EN LOS ESTADOS UNIDOS............................................................... 39
CHARLES PEIRCE, WILLIAM JAMES Y JOHN DEWEY......................................................... 40
LA EMERGENCIA DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL DURANTE EL PRIMER
TERCIO DEL SIGLO XX ...................................................................................... 43
WILLIAM MCDOUGALL .................................................................................................. 43
EDWARD ROSS ............................................................................................................ 45
FLOYD ALLPORT ........................................................................................................... 47
LA ESCUELA DE CHICAGO ................................................................................................ 48
WILLIAM THOMAS Y FLORIAN ZNANIECKI ....................................................................... 49
ROBERT PARK Y ERNEST BURGESS .................................................................................. 50
GEORGE HERBERT MEAD ................................................................................................. 51
3

LA MEDICIÓN DE LAS ACTITUDES ....................................................................................... 52


LA EMERGENTE PSICOLOGÍA SOCIAL EN EUROPA ................................................................... 54
EL DESARROLLO DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL COMO DISCIPLINA
DIFERENCIADA ................................................................................................... 57
LA CONSOLIDACIÓN Y EXPANSIÓN DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL ................................................... 58
ENTRE LOS AÑOS TREINTA Y LOS CINCUENTA DEL SIGLO XX .......................................... 58
LOS AÑOS SESENTA Y SETENTA DEL SIGLO XX ................................................................ 64
LA CRISIS DE LOS SETENTA ............................................................................................... 70
LA PSICOLOGÍA SOCIAL DESPUÉS DE LA CRISIS ....................................................................... 76
LAS ORIENTACIONES TEÓRICAS EN PSICOLOGÍA SOCIAL ....................... 83
LA ORIENTACIÓN PSICOANALÍTICA..................................................................................... 84
LA ORIENTACIÓN CONDUCTISTA Y NEOCONDUCTISTA ............................................................. 88
LAS CONTRIBUCIONES NEOCONDUCTISTAS: EL APRENDIZAJE SOCIAL ............................. 93
LAS CONTRIBUCIONES NEOCONDUCTISTAS: LA COMUNICACIÓN PERSUASIVA ................ 95
LAS CONTRIBUCIONES NEOCONDUCTISTAS: EL INTERCAMBIO SOCIAL ............................ 97
LAS CONTRIBUCIONES NEOCONDUCTISTAS: OTRAS INVESTIGACIONES ........................... 98
LA ORIENTACIÓN GUESTALTISTA ..................................................................................... 100
KURT LEWIN ................................................................................................................... 102
FRITZ HEIDER .................................................................................................................. 107
LEON FESTINGER............................................................................................................. 110
MUZAFER SHERIF ............................................................................................................ 114
SOLOMON ASCH .............................................................................................................. 117
LA ORIENTACIÓN COGNITIVISTA ..................................................................................... 120
COGNITIVISMO, CONDUCTISMO Y GUESTALTISMO ......................................................... 122
PSICOLOGÍA COGNITIVISTA Y COGNICIÓN SOCIAL .......................................................... 125
LAS TEORÍAS DE LA ATRIBUCIÓN .................................................................................... 127
ESTRUCTURAS COGNITIVAS Y PROCESOS COGNITIVOS ................................................... 132
LA CRÍTICA AL COGNITIVISMO ........................................................................................ 134
LA ORIENTACIÓN SOCIOCOGNITIVA ................................................................................. 136
HENRI TAJFEL Y JOHN TURNER ...................................................................................... 137
SERGE MOSCOVICI .......................................................................................................... 141
LA ESCUELA DE GINEBRA ............................................................................................... 146
OTRAS APORTACIONES SOCIOCOGNITIVAS ..................................................................... 148
4

LA ORIENTACIÓN DEL INTERACCIONISMO SIMBÓLICO Y ENFOQUES AFINES ................................. 149


ENFOQUES AFINES: LA FENOMENOLOGÍA SOCIAL Y LA ETNOMETODOLOGÍA ................ 155
LA ORIENTACIÓN SOCIOAMBIENTAL Y LOS ENFOQUES CULTURALES .......................................... 159
URIE BRONFENBRENNER Y LA TEORÍA ECOLÓGICA ........................................................ 160
LOS ENFOQUES CULTURALES EN PSICOLOGÍA SOCIAL .................................................... 166
LAS ORIENTACIONES ALTERNATIVAS ................................................................................ 174
LA ORIENTACIÓN DIALÉCTICA Y EL CONTEXTUALISMO ................................................. 175
LA TEORÍA CRÍTICA DE LA ESCUELA DE FRÁNCFORT ..................................................... 178
LA ORIENTACIÓN ETOGÉNICA Y LA TEORÍA DE LA ACCIÓN ............................................ 181
EL CONSTRUCCIONISMO SOCIAL ..................................................................................... 183
LAS PERSPECTIVAS CRÍTICAS FEMINISTAS ...................................................................... 186
EL CONSTRUCTIVISMO RADICAL ..................................................................................... 189
LA ORIENTACIÓN HUMANISTA ........................................................................................ 191
LA PSICOLOGÍA SOCIAL DISCURSIVA .............................................................................. 194
LA PSICOLOGÍA SOCIAL DE LA LIBERACIÓN .................................................................... 195
LA PERSPECTIVA EVOLUCIONISTA .................................................................................... 197
EN RELACIÓN AL CONCEPTO DE PSICOLOGÍA SOCIAL: ALGUNAS
REFLEXIONES ................................................................................................... 203
EL MÉTODO EN PSICOLOGÍA SOCIAL .......................................................... 208
METODOLOGÍA CUANTITATIVA ...................................................................................... 210
EL ACERCAMIENTO EXPERIMENTAL ............................................................................... 210
EL PROBLEMA DE LA VALIDEZ EN LA INVESTIGACIÓN EXPERIMENTAL .......................... 213
ACERCAMIENTO EXPERIMENTAL VERSUS ACERCAMIENTO NO EXPERIMENTAL .............. 217
METODOLOGÍA CUALITATIVA ........................................................................................ 220
CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES DE LA METODOLOGÍA CUALITATIVA ...................... 221
MÉTODOS CUALITATIVOS ............................................................................................... 223
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .................................................................. 228
5

LA EXPLICACIÓN EN PSICOLOGÍA SOCIAL: ¿QUÉ ES LA


PSICOLOGÍA SOCIAL?

¿Cuáles son los temas de estudio de la psicología social? ¿De qué se ocupa esta
disciplina? El elevado número de procesos diferentes que aborda la psicología social, así
como su creciente amplitud y complejidad, tienden a dificultar una visión clara sobre qué
puntos son comunes a todos aquellos temas considerados como psicosociales (Morales y
Moya, 2007). Ciertamente, la psicología social es una de las disciplinas más diversificadas
dentro de las ciencias sociales, en cuanto a contenidos y asuntos estudiados.

En la práctica, si repasamos manuales, monografías, revistas o congresos que aparecen


bajo el epígrafe de psicología social, podemos encontrar desde estudios que explican cómo la
mente humana organiza la información y utiliza esquemas de conocimiento para interpretar la
realidad, hasta otros que pueden tratar de las diferencias interculturales en la preferencia por
un tipo u otro de liderazgo político; desde qué características de las personas son consideradas
relevantes en la atracción interpersonal, hasta cuáles son los niveles de participación vecinal
en un barrio; desde cómo las personas interpretan las conductas de sus semejantes, hasta cómo
se organizan equipos de trabajo en una empresa. Tan vasto y diversificado espectro de
conocimiento requiere prudencia a la hora de buscar definiciones exhaustivas. Aunque
dedicaremos un capítulo a reflexionar sobre el concepto y objeto de la psicología social,
presentaremos en éste una primera descripción acerca del campo de estudio de esta disciplina.

Turner (1999) explica que todos los seres humanos pertenecen a grupos, viven en ellos
y, en muchas ocasiones, sienten, piensan y actúan como miembros de esos grupos y/o
influidos por lo que ocurre dentro de ellos. El pensamiento, las emociones y las actuaciones
de los humanos no pueden explicarse únicamente por factores individuales: es necesario
integrar en la explicación los factores que acontecen fuera de la persona, por ejemplo, en sus
grupos.

La psicología social actual no se reduce sólo a una psicología del grupo, pero es obvio
que la psicología del grupo forma parte de la psicología social y ha tenido un papel muy
6

destacado dentro de ella desde sus inicios. Por ello, hemos acudido a tal concepto para
aproximarnos a una explicación comprensible de qué es la psicología social.

El grupo remite siempre a la circunstancia supraindividual, por cuyo estudio,


precisamente, fue fundada la psicología social. No obstante, el mismo concepto de grupo ya
resulta de difícil delimitación. Como explica Besnard (1999), la palabra “grupo”, en las
ciencias sociales, está casi vacía de significado si no va matizada por algún adjetivo o aparece
dentro de un contexto preciso, pues, en la práctica, es un término aplicado a realidades
distintas. Es necesario hacer constar aquí algo que nos acompañará, implícitamente, a lo largo
de todo este trabajo, como es que el término “grupo” en psicología social ha sido usado para
designar a dos realidades: el grupo interactivo y el grupo social. El primero se refiere a
microsistemas sociales donde los individuos establecen relaciones mutuas de manera directa,
tales como grupos de trabajo, grupos informales, familias, redes relacionales,… El segundo se
refiere a categorías sociales amplias formadas por individuos que comparten una nota
distintiva socialmente relevante, tales como grupos culturales, étnicos, de género,
profesionales, demográficos, de procedencia geográfica,… Muchos de los conceptos
investigados son aplicables a ambas realidades, aunque no siempre será así. La investigación
sobre el grupo interactivo se ha referido a tópicos como liderazgo grupal, productividad,
relaciones informales, comunicación, influencia interpersonal, socialización familiar,… En el
caso del grupo social, la investigación se ha dirigido a temas como relaciones intergrupales,
conflicto y cooperación, prejuicios, estereotipos sociales, identidad social, categorización
perceptiva, representaciones sociales,…

Delimitado el ámbito de aplicación práctica del término “grupo”, no con ello quedaría
resuelto el problema de qué es la psicología social, pues, esta disciplina no siempre utilizará al
grupo como unidad de análisis explícita, aunque el significado del mismo siempre se
encontrará latente. Para entender más ampliamente cuál es el campo de estudio de la
psicología social, nos referiremos a la diferenciación en dominios de análisis propuesta por
Sapsford (1998). Este autor propone cuatro dominios en los que actúa la explicación
psicosocial: el intrapersonal, el interpersonal, el grupal y el societal. Cada uno de estos
dominios tendría su objeto propio, pero manteniendo entre ellos una relación de
complementariedad. Veremos esta propuesta en los siguientes párrafos:
7

− Dominio intrapersonal. Trata del estudio de la cognición social, la percepción


interpersonal, las actitudes, la formación del self, la interpretación de las conductas ajenas a
través de procesos de atribución causal y, en general, trata de los procesos intrapsíquicos en su
dimensión social y relacional.

− Dominio interpersonal. Hace referencia al estudio de los procesos de interacción


social, incluyendo tópicos como la comunicación, la conducta prosocial, la conducta agresiva,
la cooperación, el conflicto interpersonal o la atracción interpersonal, pero focalizando sobre
las personas, más como individuos que como miembros de grupos.

− Dominio grupal. Se refiere al estudio de los procesos intragrupales en grupos


interactivos, organizaciones formales o redes relacionales. Incluye el estudio de aquellos
procesos que acontecen enmarcados por esas entidades y dotados de significado por la misma
existencia de ellas.

− Dominio societal. Incluye las relaciones sociales no entendidas como relaciones entre
personas individuales, sino entre categorías y grupos sociales, así como los comportamientos
colectivos y las relaciones que el individuo establece con la cultura, las instituciones sociales,
la estructura social y la organización política.

Puede derivarse, de la propuesta de Sapsford (1998), que el campo de estudio de la


psicología social comprende el conocimiento acerca de cómo piensa el individuo sobre su
entorno, cómo se relaciona con otros individuos y cómo es conformado su comportamiento,
su pensamiento y sus emociones por su entorno microsocial y macrosocial.

Posturas similares son mantenidas por otros autores. Baron, Graziano y Stangor (1991)
proponen que el campo de estudio de la psicología social puede representarse mediante tres
áreas concéntricas: la de los procesos intraindividuales, la de las relaciones interpersonales y
la de los procesos grupales. Por su parte, Morales y Moya (2007) hablan de las diferentes
naturalezas de los procesos que han estudiado los psicólogos sociales y diferencian entre los
procesos de naturaleza individual, los de naturaleza grupal y los de naturaleza macrosocial.

Otras propuestas se basan en la diferenciación de niveles de conocimiento jerarquizados


y acumulativos desde lo individual a lo social, de manera que el conocimiento de cada nivel
8

incluye a los anteriores. Esta modalidad jerarquizada de los contenidos psicosociales aparece
en las formulaciones de Doise (1982) y de Tesser (1995). Doise propone que el conocimiento
psicosocial avanza en cuatro niveles: la explicación intraindividual, la explicación
interindividual e intragupal, la explicación posicional −referida a lo que tiene que ver con las
pertenencias categoriales de las personas− y la explicación ideológica −acerca de la influencia
de los sistemas macrosociales sobre los individuos−. En el mismo sentido, Tesser propone
tres niveles acumulativos y jerarquizados: intrapersonal, interpersonal y colectivo.

Es muy relevante la apreciación de Doise (1982) acerca de cuáles son los niveles de
análisis utilizados comúnmente por la tradición psicosocial estadounidense −más
individualista− y por la tradición psicosocial europea −más sociologista−. Los niveles
intraindividual e interindividual se corresponderían con la primera, mientras que los que
Doise denomina posicional e ideológico lo hacen con la segunda.

Lo que hasta aquí ha sido mencionado sugiere un efecto de lo social y lo grupal sobre el
individuo. Pero no hay que olvidar que la sociedad y los grupos están constituidos por
actuaciones interactivas de individuos. Como sugiere Collins (2004), en rigor una “sociedad”,
una “cultura”, un “sistema político” o “una clase social” son conjuntos de personas actuando
en común en determinado tipo de situaciones. Por consiguiente, tanto por cuestiones teóricas
como, sobre todo, metodológicas, el análisis de los sistemas sociales se verá favorecido por la
consideración de sus elementos psicológicos constitutivos. Ahora bien, esto no quiere decir
que el significado de los sistemas sociales pueda reducirse sólo a factores psicológicos; al
contrario, como señalan Blanco, Caballero y De la Corte (2005) las agrupaciones humanas
son realidades cualitativamente diferentes a la simple yuxtaposición de mentes individuales.
Es decir, la sociedad no es un simple sumatorio de mentes individuales, sino el resultado de
interacciones complejas entre ellas y dotadas de significado simbólico. Es ahí, justamente,
donde encontrará vigencia la explicación psicosocial, en la mutua complicidad entre lo
psicológico y los productos de la interacción, pero sin reducir el factor supraindividual a una
simple yuxtaposición mecánica de individuos, ni olvidar que la misma sociedad es
constitutiva de la mente y la conducta humanas.

Al respecto de lo anterior, George Herbert Mead, padre intelectual de la orientación


teórica del interaccionismo simbólico, fue contundente en su posicionamiento al afirmar que
9

“la sociedad y el hombre son lo mismo” (Mead, 1934/1993). También en las primeras décadas
del siglo XX, Charles Ellwood dejó clara una postura diametralmente psicosocial: la conducta
individual procede de la cultura del grupo, pero la cultura viene, en último término, de las
mentes de las personas (Ellwood, 1913/2008). Coincidente con esta tradición intelectual,
Ibáñez (2003) argumenta que la relación entre la psique y la sociedad va más allá de dos
realidades vinculadas entre sí por meras relaciones de influencia recíproca, pues ambas
constituyen “un todo inextricablemente entrelazado”; la dimensión social no corre
paralelamente a la dimensión psicológica, sino que es constitutiva de ésta. La sociedad, según
Ibáñez, no está fuera del individuo esperando que éste se adapte a ella, sino que la sociedad
son los individuos y, además, está dentro de cada uno de ellos. Ibáñez pone el énfasis en el
lenguaje, a través de cuya adquisición lo que es social se hace directamente presente en el
desarrollo de los procesos psicológicos, desde el primer momento de la vida de las personas.

La psicología social, pues, alcanza sentido y encuentra su fundamento en el terreno


ocupado por la intersección entre el estudio de lo psicológico y el de lo social (Ibáñez, 2003;
Rodrigues, Assmar y Jablonski, 2006). Esta intersección metodológica representa las
complejas conexiones entre la persona y la sociedad, que son, desde luego, connaturales a la
misma idiosincrasia de ambas. En el terreno de estas conexiones es donde autores como
Stangor y Jost (1997) hallan la característica más definitoria de la psicología social. Dichos
autores proponen que la persona, sus grupos y el sistema macrosocial que los envuelve
conforman un entramado de relaciones complejas que, precisamente, constituye el campo de
estudio de la disciplina. En la aproximación de Stangor y Jost se distinguen nueve
interconexiones posibles entre persona, grupo y sociedad, que representan el terreno de
análisis de la psicología social:

− Interconexión individual-individual: Los efectos que los individuos tienen sobre otros
individuos y los efectos de un individuo sobre su propia psique cuando organiza su
conocimiento de la realidad.

− Interconexión individual-grupal: Los efectos que los individuos tienen sobre un


grupo.
10

− Interconexión individual-macrosocial: Los efectos de las conductas individuales en la


conformación del sistema sociocultural.

− Interconexión grupal-individual: Los efectos del grupo sobre sus integrantes


individuales.

− Interconexión grupal-grupal: Los efectos que un grupo tiene sobre otros grupos y los
efectos de un grupo sobre sí mismo para mantener o modificar su identidad grupal.

− Interconexión grupal-macrosocial: Los efectos que los grupos tienen sobre el sistema
macrosocial.

− Interconexión macrosocial-individual: Los efectos que el sistema macrosocial tiene


sobre los individuos.

− Interconexión macrosocial-grupal: Los efectos que el sistema sociocultural tiene sobre


los grupos.

− Interconexión macrosocial-macrosocial: Los efectos que un sistema sociocultural


tiene sobre otro o sobre él mismo para mantener o modificar sus valores.

Stangor y Jost (1997) advierten que la primera de estas interconexiones −de lo


individual a lo individual− se ha convertido en la más estudiada dentro de la disciplina. A este
sesgo individualista en la psicología social institucionalizada nos referiremos en el siguiente
apartado.

Finalizaremos esta introducción afirmando con Ovejero (1997) que la psicología social
se ocupa de un ser que, más allá de lo biológico y lo psicológico, es también un ser social o, lo
que es lo mismo, un ser histórico, cultural, colectivo y simbólico. De tal forma que uno de los
principales factores constitutivos de la naturaleza de ese ser es la relación con sus semejantes
dentro de un contexto compartido de significados simbólicos que, a su vez, son producto de la
historia de ese contexto.
11

Las dos psicologías sociales

La relación de la psicología social con las dos ciencias que le son más próximas, la
sociología y la psicología, constituye un eje de tensión de la disciplina, reflejado ya en los dos
primeros manuales de psicología social publicados ambos en 1908: el de William McDougall
de orientación psicologista y el de Edward Ross de orientación sociologista
−paradójicamente, la tradición sociologista acabó siendo seña de la psicología social europea,
pese a que Ross era estadounidense y McDougall británico−. Cada una de estas “dos
psicologías sociales” ha creado su propia tradición a lo largo de la historia de la psicología
social, con sus investigaciones y sus autores más representativos (Graumann 2001).

Numerosos autores han reflexionado sobre la relación entre las dos principales
tradiciones de la psicología social, a las que se suele denominar “psicología social
psicológica” y “psicología social sociológica”. Ciertamente, desde hace décadas, la referencia
a estas dos psicologías sociales ha originado numerosa literatura en la que, además de
caracterizar a cada una de las dos tradiciones, se establecen también puntos en común,
diferencias entre ellas o, incluso, formas de superación (Álvaro, Garrido, Schweiger y
Torregrosa, 2007; Garrido y Álvaro, 2007; McMahon, 1984; Rijsman y Stroebe, 1989;
Stryker, 1977). En las páginas siguientes nos referiremos a ello.

A partir de las primeras décadas del siglo XX, la aún joven psicología social emprendió
un progresivo proceso de psicologización que acabó por reducirla, mayoritariamente y en
perjuicio de su componente social, a una psicología de las relaciones interpersonales entre
personas tomadas una a una (Jiménez-Burillo, 2005). Esta línea psicologista ha sido la
hegemónica durante mucho tiempo, dirigiendo su atención hacia la individualidad de los
procesos conductuales o mentales, dando lugar así a una psicología social que tiende al
atomismo del individuo y lo sitúa en un espacio ahistórico y acultural, con la finalidad de
encontrar leyes generales explicativas del comportamiento relacional (Apfelbaum, 1985;
Cartwright, 1979; Tajfel, 1982). Esto ha privilegiado en la disciplina el estudio de las
conductas individuales y de los estados internos, tales como la percepción interpersonal, la
atribución causal, el mecanismo cognitivo de los estereotipos sociales y de las actitudes, la
cognición social, el aprendizaje conductual del comportamiento social, la conducta agresiva y
la prosocial,…, pero todos ellos situados en una posición no integrada con lo sociocultural.
12

Esta tradición ha propuesto y utilizado como método de investigación preferente el


experimento de laboratorio, aunque también ha hecho uso de procedimientos psicométricos, y
ha tenido como marcos teóricos más próximos el conductismo y el cognitivismo.

Por su parte, la psicología social sociológica se interesa, preferentemente, por la


naturaleza de los grupos y de los fenómenos colectivos, el impacto recíproco entre individuo y
sociedad, la dimensión simbólica de la interacción social y la misma interacción como sistema
supraindividual. Su ámbito de atención incluye temáticas como: el análisis de los procesos de
socialización, la génesis social del self y de las actitudes, los contenidos de las actitudes y de
los estereotipos sociales, la comunicación como proceso social, los roles sociales, el conflicto
social, los procesos intragrupales e intergrupales, los prejuicios sociales o los símbolos
sociales, así como los comportamientos relacionales y mentales que interesan a la tradición
psicologista, pero desde el análisis de sus contenidos sociales y ubicando el lugar de éste no
en la persona misma, sino en la intersección entre la persona y la sociedad. Esta perspectiva
ha utilizado como método de estudio preferente la encuesta, la entrevista y las técnicas de
observación sistemática, aunque, en ocasiones, también ha hecho uso de la experimentación
en contextos naturales. Su enfoque teórico más próximo fue, en un primer momento, el
interaccionismo simbólico, si bien esta enmarcación teórica ha oscilado mucho a lo largo de
todo el siglo XX (Garrido y Álvaro, 2007).

La división entre ambas orientaciones no es ajena a las diferencias entre las tradiciones
intelectuales europea y estadounidense: la tradición europea, más abierta a lo sociocultural, se
ha mostrado, la mayor parte de las veces, como una alternativa a los modelos individualistas
institucionalizados y dominantes en la psicología social estadounidense. No obstante, la
propia “tradición europea” no siempre ha podido triunfar en su propio territorio, ante la fuerza
del paradigma individualista importado o establecido.

La psicologización de la psicología social ha sido uno de los principales puntos de


debate en la historia de esta disciplina y, desde luego, en la actualidad. El hecho es que el
estudio de lo intrapsíquico y de la conducta individual, es decir, el espacio natural y legítimo
de la psicología, ha sido habitualmente extendido hacia la psicología social −transportándose
con ello ciertos presupuestos metodológicos que, en su momento, fueron concebidos para las
ciencias físicas−. Ciertamente, la psicología tiene en lo individual su objeto de análisis,
13

ubicándose esta disciplina en un terreno entre las ciencias naturales, las sociales y las de la
salud. Pero para la psicología social el único terreno posible es el de las ciencias sociales, por
tanto reducir la mayor parte de su contenido al estudio experimental de cómo funciona la
mente cuando percibe a otras personas, podría suponer perder su significado como ciencia
social.

Ha habido intentos de superar las consecuencias de esta división. Munné (1995)


pretende resolver la dicotomía entre ambas psicologías sociales decantándose por la
definición de un objeto propio de la disciplina que le sea sustantivo. Munné explora cinco
posibles alternativas para la psicología social, que se corresponden con cinco visiones sobre el
contenido y el concepto de esta disciplina:

− Dependiente y formando parte de la psicología, como una rama más o menos


especializada de ésta.

− Dependiente y formando parte de la sociología, en cuyo caso se plantea una cierta


confusión entre la psicología social y la microsociología.

− A modo de “superciencia”, englobando tanto a la psicología como a la sociología y


resultando ser la suma de ambos campos de estudio, bajo la idea de que el comportamiento
humano y los sistemas sociales están esencialmente vinculados a las relaciones sociales.

− Independiente y ocupando un espacio intermedio, con puntos de intersección, entre la


psicología y la sociología, considerándose como producto de un área de conocimiento común
a éstas y, por tanto, distinta a cada una de ellas.

− Independiente y sustantiva, diferenciada de la psicología y de la sociología y


situándose en el mismo rango disciplinario que ellas.

Puede observarse que la primera de las cinco alternativas citadas por Munné (1995) se
apoya en la asunción de que la psicología social es parte integrante de la psicología y que
aporta explicaciones sobre el comportamiento social mediante la aplicación de las leyes
explicativas de la psicología. Como consecuencia de este reduccionismo psicologista,
predominante largo tiempo en la psicología social institucionalizada, el estudio del
comportamiento colectivo se ha ido reduciendo al simple estudio de conductas individuales
14

(Álvaro, 1995). El reduccionismo individualista o psicologista significa olvidar la naturaleza


intrínsecamente sociocultural del comportamiento humano, de los procesos mentales y, por
tanto, de la persona; significa olvidar el reconocimiento de la sociedad dentro del ser humano.

Es un hecho que el grueso de investigaciones en la psicología social institucionalizada


han tomado como unidad de análisis al individuo y como contexto metodológico el que las
ciencias sociales y naturales importaron de la física y la astronomía (Ovejero, 1997). Todo
ello ha convertido a la piscología social institucionalizada en una psicología de las influencias
que ciertas características del entorno social ejercen sobre lo intrapsíquico. Esto es, se
considera lo social como un mero factor influyente y no como una dimensión básica y
fundadora de la misma naturaleza humana.

Autores como Apfelbaum (1985) o Pepitone y Triandis (1987) han denunciado el riesgo
que supone la individualización teórica y metodológica de la psicología social, pues pone en
peligro la identidad de esta disciplina como ciencia social, además de quedar reducida a un
mero epígrafe de la psicología. Como señalan Garrido y Álvaro (2007) y Jiménez-Burillo
(2005), la consideración de una psicología social independiente, situada entre la psicología y
la sociología, abierta a las demás ciencias sociales, pero con un enfoque propio, es defendida
por numerosos autores, para los cuales la psicología social se halla en la encrucijada de varias
disciplinas, tanto a raíz de su historia como por su naturaleza y objeto de estudio.

En ese mismo sentido, Morales (1985) destaca que la psicología social trabaja con
temáticas olvidadas o parcialmente recogidas, bien por la psicología o bien por la sociología,
que, sin embargo, han sido las temáticas objeto de análisis para los psicólogos sociales. Este
hecho podría darnos una pista acerca de la naturaleza de la psicología social, ya que, como
afirma Turner (1999), aunque los conceptos, principios, explicaciones y teorías de la
psicología social sean, mayoritariamente, de tipo psicológico, lo son en un sentido “especial”,
pues se entiende que existe una interacción de lo psicológico con la actividad social y con los
procesos y productos sociales.
15

La problemática epistemológica

Las ciencias sociales son herederas de la Modernidad, el movimiento intelectual surgido


en la Europa renacentista y que durante el siglo XVIII, con la Ilustración, generalizaría en el
mundo occidental una ideología filosófica de la razón y del progreso basado en ella. En este
contexto surgió un interés por el estudio de lo humano y por hacerlo, además, desde el punto
de vista de la “razón natural”. A la Modernidad debemos el triunfo del raciocinio sobre los
viejos esquemas medievales, lo cual supuso la revalorización de la persona frente una
metafísica de carácter teocéntrico, así como la puesta en valor de la razón humana como guía
de la vida social, del progreso y de la ciencia. Contra la lógica acientífica y teísta del pasado,
la ideología de la Modernidad trajo consigo el éxito del paradigma científico-naturalista
(Quintana y Tortosa, 1998).

Sin embargo, en el último tercio del siglo XX comienzan a formularse dudas sobre la
concepción “moderna” de la razón y la ciencia. La crítica posmoderna pretende reconstruir
realistamente los límites de la razón. De este modo, primero desde la filosofía y después en
algunos sectores de las ciencias sociales y naturales, se cuestiona la idea de un mundo
organizado según leyes infalibles y estáticas, cuya existencia sea independiente de su
observación (Gergen, 1992). Los conceptos científicos hallados en la investigación no están
exentos, según esta crítica, de interpretaciones del científico, así como de valores y criterios
culturales que también condicionan la manera de pensar de éste.

Las críticas de la posmodernidad han sido muy diversas y muy heterogéneas, tanto
desde el punto de vista teórico como ideológico-político. En todo caso, como explican Collier,
Minton y Reynolds (1996), es común en la expresión posmoderna la duda acerca de que la
razón pueda proporcionar un objetivo y una fundamentación universal del conocimiento o que
el conocimiento basado en la razón asegure el progreso social. Por su relevancia para las
ciencias sociales, destacaremos algunos hechos argüidos por la crítica posmoderna: la
falibilidad de ciertos presupuestos positivistas en el estudio de lo social y lo humano; la
existencia de numerosos actos corrientes de la vida social cotidiana y numerosos hechos
políticos y culturales que no responden a criterios estrictamente racionales; la diversidad de
conceptos sobre qué es “racional” en las diferentes culturas del planeta; o la persistencia de
16

desigualdades e injusticias sociales, a pesar de la confianza depositada en la razón como guía


moral y de progreso.

Ovejero (1997) expone que el paradigma de la ciencia surgido desde el Renacimiento


sirvió para explicar el mundo exterior al sujeto, fundamentalmente en la astronomía y en la
física, siendo en estos campos donde obtuvo un éxito importante, extendiéndose más tarde a
ciencias más cercanas a la vida humana: la medicina, la biología, la psicología,… De este
modo, el paradigma científico de la física se fue extendiendo desde el estudio de los casos
simples del mundo −aquéllos más ajenos a la complejidad de los sistemas vivos−, a los casos
de aprehensión compleja, como son aquéllos que llevan consigo el mismo hecho de la vida y,
por tanto, se hallan sometidos a la irreversibilidad del tiempo y a la circularidad de las
relaciones causales.

Es conocida la extraordinaria influencia que el modelo metodológico de la física ha


tenido sobre la psicología social, en parte arrastrada por el deseo de la psicología de no ser
considerada una disciplina puramente especulativa. La adopción de tal modelo por la
psicología de finales del XIX y principios del XX buscaba obtener una legitimidad científica
equiparable a la de las ciencias naturales. En efecto, como señala Armistead (1983), los
psicólogos adoptaron los métodos de investigación que las ciencias naturales utilizaban y que,
además, en su tiempo, eran propagados por los defensores del positivismo lógico. Éstos
opinaban que la ciencia física, la natural y la social debieran responder a un mismo modelo de
ciencia: el enfoque experimental de la física. Asimismo, defendían los positivistas lógicos que
las expresiones que no se refieren a entidades mensurables y cuantificables no tienen espacio
dentro del discurso científico. Esto se interpretó como que la psicología debería proceder
mediante la formulación de expresiones objetivas sobre la conducta observable.

Con todo ello, se pondrán en evidencia algunas dificultades epistemológicas que la


psicología social mantiene desde su constitución: la herencia del método de la física para la
psicología social supondría una importante contradicción, si se tiene en cuenta que el objeto
de estudio, al igual que los de las otras ciencias sociales, es esencialmente distinto al de la
física. Los presupuestos estrictamente positivistas podrían resultar insuficientes para alcanzar
un profundo conocimiento científico de la realidad social y humana.
17

Como afirma Ibáñez (1982), los supuestos epistemológicos de la psicología social han
pretendido ubicarse en el contexto de la ciencia “moderna” de corte newtoniano, pero su
objeto de estudio, en realidad, es del tipo “posmoderno” o “pospositivista”, es decir,
caracterizado por la presencia de un cierto nivel de ingredientes tales como relativismo,
indeterminismo, no linealidad y dificultad para concretar la existencia de una realidad
objetiva. Para eludir esta contradicción y sus implicaciones, sugiere Ibáñez que la psicología
social debe asumir los supuestos de la ciencia posmoderna. A partir de esta asunción, los
aspectos críticos y las dudas se dirigirían, principalmente, sobre cuatro cuestiones:

− Sobre la existencia de leyes explicativas de la conducta y sobre el concepto de


causalidad estricta ¿Siempre que se conocen las condiciones iniciales y las “leyes” se podrán
predecir los efectos? Es dudoso que todo el comportamiento y el pensamiento de los humanos
se pueda reducir a leyes explicativas obtenidas en el laboratorio de psicología experimental.

− Sobre el criterio de objetividad independiente del sujeto ¿Existe un mundo social


objetivo, cuya aprehensión sea independiente del punto de vista del investigador? Se duda de
la existencia de un conocimiento social totalmente desligado de sus condiciones de
producción, ya que el objeto conocido y el sujeto conocedor son de la misma naturaleza, a
diferencia de lo que ocurre en la física.

− Sobre el mito del objeto ¿Los acontecimientos de la vida social son objetos neutrales
como los cuerpos físicos? En la vida social, un “objeto” −un hecho de conocimiento, aquello
que se investiga− no tiene existencia fuera de unas interacciones dotadas de significados
culturales, en las que, además, ese “objeto” participa.

− Sobre el criterio de permanencia y estabilidad ¿Es posible estudiar la vida social como
algo universal, estable y no cambiante? En realidad, la convención social no posee un carácter
de permanencia espacio-temporal, sino que cambia en la geografía y en la historia de las
sociedades. Por tanto, es dudoso que pueda estudiarse el comportamiento de las personas en la
sociedad desde criterios de permanencia y estabilidad como los de los cuerpos físicos.

El propio Ibáñez (1997, 2003) plantea diferentes consideraciones dirigidas a la


constitución de una nueva psicología social, cuyos elementos integrantes deberían ser: la
naturaleza simbólica, cultural e histórica de la realidad social −ningún fenómeno social es
18

comprensible sin atender a los aconteceres históricos que lo envuelven−, la agencia humana
como creadora de los hechos sociales, la naturaleza sociocultural e histórica del ser humano,
la naturaleza autoorganizativa de lo social y el carácter socialmente construido de los
fenómenos psicológicos. Este último punto es especialmente relevante, puesto que ante la idea
ampliamente generalizada de que los aspectos sociales impactan sobre un entramado
psicológico más fundamental, Ibáñez señala la dificultad para separar lo que es “social” y lo
que es “psicológico” en el ser humano y la necesidad de que ambos sean considerados como
las dos caras de una misma realidad. La adopción de las anteriores premisas implica también
una redefinición de la explicación tradicional y hegemónica de qué es la ciencia, lo cual
repercutirá en la definición del objeto de estudio de la psicología social.

Pero ¿tiene la psicología social un objeto específico? ¿su objeto es esencialmente


diferente al del resto de ciencias que tratan lo humano y lo social? La respuesta dependerá,
entre otras cosas, de la posición epistemológica y teórica que se adopte. Autores como
Ovejero (1997) y Torregrosa y Jiménez-Burillo (1991) han criticado que la psicología social
haya permanecido demasiado tiempo enclaustrada en la mitología científico-natural de su
saber y proponen una apertura y permeabilidad hacia campos de las ciencias humanas y
sociales como la filosofía, la antropología cultural, la lingüística, la ciencia política y
sociología o las ciencias históricas. De hecho, la pretensión de incrustar fronteras estrictas e
inmutables entre las ciencias sociales, en detrimento de su permeabilidad, no es un
planteamiento que haya demostrado eficacia para generar conocimiento. Habría que
reflexionar sobre el hecho de que la ciencia social puede ser tan plural en su expresión como
singular en su objeto, tan diversa en sus medios como coincidente en sus fines. Este debate
aparecerá implícito a lo largo del presente trabajo, pero se reflexionará más profundamente
sobre ello en el capítulo dedicado al concepto y objeto de la psicología social.

Las denominadas orientaciones alternativas de la psicología social también manifiestan


su posición respecto a la explicación psicosocial y al concepto de la disciplina.
Evidentemente, existen diferencias entre los planteamientos de esas orientaciones −y a ellos
nos referiremos en un próximo capítulo− en cuanto a asunciones y defensa de criterios y
prácticas; no obstante, puede resultar representativa la propuesta de Kenneth Gergen,
principal ponente de la orientación socioconstruccionista −una de tales orientaciones
alternativas−. Gergen (1997) aboga por una psicología social que se interese por los
19

significados colectivos de la realidad, determinados por la cultura, la historia y el contexto


social. Propone Gergen un enfoque psicosocial que: no fije de antemano las fronteras
específicas de la disciplina, ni reduzca los parámetros de la investigación; se encuentre
estrechamente vinculado a lo cultural; aúne el trabajo teórico con las prácticas dirigidas al
cambio social, para mejorar las condiciones de vida de la población; y abra el diálogo con
otras disciplinas sociales y humanas.
20

LAS RAÍCES DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL EN EL SIGLO


XIX

La psicología social es deudora de las corrientes de pensamiento social cristalizadas


durante el siglo XIX en Europa y en los Estados Unidos. Sin embargo, notas de pensamiento
psicosocial pueden ya encontrarse en las obras de los pensadores de la Grecia clásica. Así,
Ovejero (1999), en su recorrido por la constitución de la disciplina, vincula el nacimiento del
pensamiento psicosocial a las transformaciones sociales e ideológicas que caracterizaron a la
polis griega. Otros autores han situado este principio en el Renacimiento (Zajonc, 1968a) o en
la Ilustración (Billig, 1982; Ibáñez, 2003). En concreto, Ibáñez propone al filósofo italiano del
siglo XVIII Giambattista Vico como un antecedente de la psicología social.

La obra de Vico representa un punto de interés para la psicología social por tres
aportaciones básicas: la idea de que el fundamento de una sociedad lo constituyen los
significados compartidos, puesto que éstos permiten la interacción entre las personas que
integran la sociedad; el carácter construido que posee toda sociedad, como producto de la
actividad desarrollada en ella por los individuos; y la noción de que los contenidos sociales
son más dinámicos que inmutables, ya que resultan de esa actividad de los individuos y del
desarrollo histórico de la misma (Ibáñez, 2003).

Pero es durante el siglo XIX, con el evidente desarrollo de las ciencias sociales y del
pensamiento social, cuando empieza a tomar cuerpo la explicación psicosocial de la
naturaleza humana. Este periodo será especialmente relevante para comprender cómo
emergerá, a principios del siglo XX, la psicología social como disciplina diferenciada
(Garrido y Álvaro, 2007; Ovejero, 1998, 1999). En los apartados siguientes se presentan las
principales contribuciones del pensamiento social en el siglo XIX a la explicación psicosocial
y a la construcción de la psicología social.
21

El pensamiento social en Francia

Auguste Comte

Uno de los puntales básicos del pensamiento comtiano es la ley de los tres estadios
(Tezanos, 2001). Postula que, al igual que los individuos evolucionan en el desarrollo de su
intelecto a lo largo de su crecimiento, las sociedades progresan a través de tres estadios de
desarrollo, que se corresponden con tres maneras de entender los fenómenos, de dar
explicaciones a los hechos:

− Estadio teológico. Caracterizado por la explicación de los fenómenos en términos de


fuerzas sobrenaturales. Es una etapa que se corresponde con sociedades agrícolas basadas en
la agrupación familiar y en la organización social militar y autoritaria, con rígido control
social.

− Estadio metafísico. La explicación se da en términos de entidades e ideas abstractas.


Se limita la explicación teológica y lo sobrenatural es reemplazado por entidades abstractas
radicadas en las cosas mismas −las cosas tienen formas, esencias,…−, que explican su porqué
y determinan su naturaleza. En esta etapa se afianza la sociedad civil basada en los derechos,
así como el poder temporal frente al espiritual. La sociedad metafísica es considerada por
Comte como una época de tránsito entre la “infancia” del espíritu humano y su “madurez”,
que se correspondería con el estadio positivo posterior.

− Estadio positivo. La explicación ocurre en términos de conexiones regulares o leyes


establecidas por observación entre fenómenos observables. Se corresponde con una sociedad
industrial e inteligente. En este último estadio se abandona definitivamente el estudio de las
causas profundas y el pensamiento se limita a la observación, la experimentación, la
comparación y la predicción de los fenómenos estudiados.

Para Comte el conocimiento válido es el conocimiento basado en el positivismo. La


epistemología positivista de Comte señala un límite estricto a la validez de los enunciados: el
control empírico, que alcanza por igual a los fenómenos físicos, a los naturales y a los
sociales. Por ello, los enunciados científicos se establecerán por su verificabilidad empírica,
de donde se sigue lógicamente que la característica esencial de estos enunciados es su
22

capacidad predictiva de consecuencias que pueden ser verificadas. De aquí el lema comtiano
“conocer para predecir” (Esper, 1964).

Realizó una taxonomía de las ciencias y llegó a la conclusión de que la sociología −el
nombre es creado por él− debe ser reconocida como una nueva ciencia positivista (Gil-
Lacruz, 2007). Comte hizo un gran esfuerzo por asegurar una respuesta positivista en la
explicación social. La sociología, propone, aspira a ser la ciencia concreta que formule leyes
explicativas de lo social a través de las regularidades observables en los fenómenos sociales
objetivamente comprensibles: el hábitat, los recursos económicos, los hechos políticos,…

Rechaza el mentalismo en las ciencias sociales por considerar que los análisis de lo
subjetivo son extracientíficos (Castellan, 1978). Sí se refiere Comte a la “ciencia de la moral
positiva” para referirse a la ciencia positivista de la individualidad, pero rehúsa el nombre de
psicología, porque en su día, la psicología era demasiado mentalista y demasiado metafísica
para su gusto. Consideraba Comte que la “ciencia de la moral positiva” debería tratar con la
unidad individual de los seres humanos. Esta ciencia sería, sin embargo, dependiente de una
base biológica y de una base sociológica. A veces se apoyaría más sobre sus fundamentos
biológicos, en otras ocasiones trataría con el individuo en un contexto social y cultural, pero
rechazando el análisis mentalista. En esta línea de razonamiento encontramos tres interesantes
proposiciones comtianas (Allport, 1968):

− Una ciencia de la individualidad es posible y necesaria.

− Esta ciencia permitirá un acercamiento a las personalidades, pero no evitará


generalizaciones concernientes a lo que es común a todos los hombres: será una ciencia de la
naturaleza humana en general, pero adaptada al fenómeno de la individualidad.

− Esta ciencia podrá considerarse desde el punto de vista biológico o desde el punto de
vista social.

Émile Durkheim

Para Durkheim la sociedad es algo más que la mera suma de los individuos, es una
realidad específica con caracteres propios. Afirma que, si bien no puede producirse nada
colectivo sin que existan unas conciencias individuales, éstas son necesarias pero no
23

suficientes, pues es preciso que estén asociadas y combinadas de una determinada manera,
combinación de la cual proviene la vida social. En su obra “Las reglas del método
sociológico” Durkheim (1895/2004) se acerca a un positivismo objetivo para la sociología,
considerando que los fenómenos sociales son “cosas” y deben ser tratados como tales. Explica
que “cosa” es todo aquello que es dado, lo que se impone a la observación. Por tanto, tratar
los fenómenos como cosas es tratarlos como datos observables, lo cual constituye el punto de
partida de la ciencia.

Comparte con Comte el rechazo a una ciencia que estuviera basada en el mentalismo, y
se propone proporcionar a la sociología un método y un objeto. El objeto lo constituyen los
hechos sociales: rasgos demográficos, creencias y prácticas establecidas,… El método se basa
en el estudio de los hechos sociales como “cosas” observables y verificables empíricamente,
al tiempo que se desecha cualquier idea preconcebida sobre los hechos.

Afirma Durkheim que lo social sólo se explica adecuadamente a través lo social


(Blanco, 1988). Si se quiere comprender lo social, no se debe partir de los individuos aislados
ni de la metodología mentalista, sino de otros métodos diferentes orientados a discernir lo que
pasa dentro de los grupos. Los hechos sociales están enteramente subordinados a la
conciencia colectiva, no a las conciencias individuales tomadas una por una. En base a ello, la
realidad social se escinde en tres niveles: la base morfológica; las instituciones, ritos y
organizaciones sociales; y las representaciones colectivas, que incluyen los símbolos, valores,
ideas, memoria, sentimientos y creencias colectivos. No obstante, para Durkheim, la
conciencia colectiva se compagina con una interacción entre las conciencias particulares: las
representaciones colectivas se producen por las acciones y reacciones que se intercambian
entre esas conciencias individuales, y con ese intercambio se constituye la sociedad (Garrido
y Álvaro, 2007).

Las representaciones colectivas se caracterizan, según Durkheim, por poseer tres rasgos
diferenciales: son externas a los individuos y anteriores a cada conciencia individual concreta;
se dan de modo general en una sociedad, conservando una existencia propia e independiente
de sus manifestaciones individuales; y se imponen sobre el individuo particular mediante
diversos tipos de presión social. Esta caracterización no sólo acentúa el objetivismo y
24

minimiza la referencia a los estados psicológicos, sino que supone una teoría sobre la
conciencia colectiva (Tezanos, 2001).

Entre las aportaciones de Durkheim es necesario destacar su análisis de la cohesión


social y su explicación de que ésta ha evolucionado, a lo largo de la historia, desde la
“solidaridad mecánica” de las sociedades primitivas a la “solidaridad orgánica” de las
modernas. La primera se basa en la identificación con un grupo social y en el compromiso por
lo compartido entre individuos que son muy semejantes, salvo por la diferenciación vertical.
En las sociedades modernas la solidaridad surge de las diferencias producidas por la división
horizontal del trabajo y por la necesidad de articular satisfactoriamente una sociedad en la que
los individuos son muy distintos entre sí. En estas sociedades modernas, la conciencia
colectiva se debilita y debe ser fortalecida a través del contrato social explícito, mientras que
en las sociedades más arcaicas el control social directo podía bastar para mantener la
cohesión. Ocurre que los deseos de los individuos pueden ser contrarios a las necesidades
colectivas, por ello, para evitar conflictos, resultará imprescindible imponer a los individuos
constricciones externas que les obliguen a adaptarse a las necesidades del colectivo (Rossi y
O’Higgins, 1981).

Un efecto de la debilitación de las normas cohesivas lo encuentra Durkheim en lo que


denomina “anomia social”, situación relacionada con la confusión, inseguridad y falta de
criterios colectivos. En su obra de 1897 “El suicidio” analiza diferentes condicionantes
sociales del suicidio, en función de los cuales establece una tipología, reflejando que la
incidencia del “suicidio anómico” se ve facilitada por la desintegración de los lazos de
convivencia y cohesión social (Tezanos, 2001).

Gabriel Tarde

Tarde se opone al concepto de conciencia colectiva presentado por Durkheim, pues


propone que el comportamiento colectivo no puede explicarse por procesos que están fuera
del individuo. Más aún, Tarde defiende que la sociología debe fundamentarse en la
psicología, ya que la realidad social no es más que el producto de estados psicológicos que se
dan como resultado de la asociación entre individuos. Para Tarde, los acontecimientos
25

sociales, incluyendo los de la política o la economía, tienen siempre unas causas psicológicas
(Quintanilla y Bonavía, 2005).

El elemento constitutivo de la psicología intermental de Tarde es la interacción social:


la vida social se reduce a acciones e interacciones sociales (Garrido y Álvaro, 2007). Las
regularidades en la vida social, explica Tarde, acontecen como consecuencia de procesos
imitativos y de acuerdo con tres leyes: ley del descenso, ley de lo propio antes de lo extraño y
ley de la progresión geométrica. Así, se imita antes a personas con estatus superior
−descenso− y de la propia cultura −lo propio antes de lo extraño− y, aunque la difusión en
una población de las tendencias conductuales es lenta al principio, después crece con suma
rapidez −progresión geométrica−.

En síntesis, Tarde hace descansar su edificio conceptual en el individuo, quien crea y


mantiene la estructura social a través de mecanismos individuales como la imitación. Frente a
estas ideas, Durkheim repone que la imitación ocurre porque los individuos perciben el
carácter obligatorio de determinados hechos sociales.

A pesar del individualismo que caracteriza las primeras obras de Tarde, acentuado por
su polémica con Durkheim, posteriormente adoptará una postura más interaccionista y menos
teñida de individualismo (Collier et alii, 1996).

Como señalan Garrido y Álvaro (2007), si bien Tarde inició el camino en el estudio de
la realidad social basado en la interacción interpersonal, lo hizo utilizando conceptos
excesivamente simplistas −la imitación−, explicación que no ha sobrevivido en la teoría
social, aunque sí ejerció una importante influencia en su época y a principios del siglo XX,
fundamentalmente en la obra de Edward Ross, autor de uno de los primeros manuales
reconocidos de psicología social.

Gustave Le Bon

La obra de Le Bon ha trascendido como precursora de los estudios de psicología de las


masas y comportamiento de las multitudes. Javaloy, Rodríguez-Carballeira y Espelt (2001)
afirman que Le Bon ha sido una referencia obligada en la mayoría de los textos sobre
26

comportamiento colectivo y eso a pesar de que, como veremos, su obra es discrepante con
ciertos valores del sistema democrático.

Durante la segunda mitad del siglo XIX se hacen comunes las reivindicaciones sociales
y laborales, muchas de ellas traducidas en manifestaciones, huelgas, e, incluso,
enfrentamientos y actos violentos. En este contexto, Le Bon propone la existencia de una
entidad psicológica en la masa, que no se puede encontrar en el individuo aislado. Remite, por
tanto, a la idea de que el comportamiento en la masa no puede explicarse satisfactoriamente
aludiendo sólo a la interacción entre individuos. En otras palabras, según Le Bon, la unión de
los individuos hace aflorar entidades supraindividuales −ley psicológica de la unidad mental
de las masas−. Además, bajo el influjo de la multitud, las personas pierden sus facultades de
razonamiento, se vuelven extremadamente sugestionables y regresan a formas más primitivas
de reacción que les hacen capaces de realizar todo tipo de actos de barbarie. Según Le Bon, a
través de la sugestión y el contagio, el individuo se vuelve irracional cuando está dentro de la
masa.

Aunque su aportación teórica presenta algún interés y novedad, lo cierto es que la


caracterización que Le Bon hace de las masas es patologizante. El recurso a calificativos
como “irracionales” y “peligrosas” pretende ser descriptivo del comportamiento de las
multitudes, pero también pone de manifiesto su abierto antagonismo con el activismo político
y sindical de la época. En efecto, Billig (1978) se refirió a la amistad entre Le Bon y Benito
Mussolini e, incluso, a la influencia que su obra tuvo sobre la ideología hitleriana.

Como nos recuerdan Garrido y Álvaro (2007), la obra de Le Bon refleja su peculiar
talante ideológico, alejado de las ideas democráticas, cuando presenta la decisión colectiva
como muy inferior, en su opinión, a la decisión individual. Este matiz reaccionario lleva a Le
Bon a identificar la masa con grupos tumultuosos, pero también con manifestaciones, con
asambleas de trabajadores e, incluso, con jurados, electorados o asambleas parlamentarias
(Javaloy et alii, 2001). Además, al caracterizar el “alma de la masa” como de naturaleza
femenina o salvaje, Le Bon muestra el sesgo sexista que caracteriza su pensamiento.

A pesar de las muchas objeciones que pueden −y deben− presentarse a su trabajo, no


puede negarse la adscripción y la influencia de Le Bon a y en la psicología social. Influencia
27

que se notará en los estudios que los psicólogos sociales del siglo XX realizarán sobre la
desindividuación y la difusión de responsabilidad como causas de la conducta agresiva; pero
tampoco conviene omitir que ha originado un sinnúmero de controversias, justificadas por el
alcance ético de sus explicaciones (Javaloy et alii, 2001; Ovejero, 1998).

El pensamiento social en Alemania

Georg Wilhelm Hegel y Wilhelm Dilthey

La filosofía de Hegel tiene una gran repercusión en el pensamiento alemán de la


segunda mitad del siglo XIX. Hegel desarrolla una filosofía en total dependencia de la
situación social, cultural y filosófica de su tiempo y guiada por el interés de elaborar
respuestas a la situación social de su época. Su interés estaba fuertemente focalizado en los
procesos latentes de cambio, especialmente en relación con la evolución del intelecto humano
y de la sociedad. En su concepción sobre la producción de la realidad, la dialéctica ostenta un
papel relevante, así como el énfasis en la realidad histórica y social: el progreso se produce a
través de imaginar y resolver ideas en conflicto.

Hegel afirma que el pensamiento humano, como característica psicológica de los


individuos, debe enmarcarse en la historia para poder ser inteligible, ya que ese pensamiento
es un producto social. La comprensión humana de la realidad procede de las relaciones que se
establecen con los demás, de forma que variará cuando las condiciones sociales e históricas se
transforman. Esta comprensión de la realidad es fruto de las concepciones que el ser humano
utiliza y comparte con los otros y, aunque, en general, cada persona las admite acríticamente,
se pueden dar las circunstancias que propicien una reflexión sobre ellas a través de la
dialéctica: cada movimiento sucesivo en la sociedad surge como consecuencia de la
resolución de las contradicciones del movimiento anterior. Así, una determinada tesis puede
ser cuestionada, lo que induce a ser comparada con su antítesis que, finalmente, permite
obtener una síntesis; esta síntesis se convierte en la tesis de un ciclo siguiente y, de este modo
el pensamiento del ser humano evoluciona hacia lo absoluto (Hergenhahn, 2001). Del
resultado de este procedimiento dialéctico, se obtiene un conocimiento que será superior a
cada una de las concepciones en litigio, permitiendo, de este modo, una evolución constante.
28

Una explicación muy didáctica de la dialéctica de Hegel puede contemplarse en el


siguiente ejemplo inspirado en Steward (1997): supongamos que iniciamos nuestra primera
actividad laboral, después de finalizar los estudios universitarios. Aunque nos falta
experiencia en esa actividad, sabemos que el trabajo permitirá satisfacer ciertas necesidades
personales −esto sería la tesis−. Tarde o temprano surgirán pequeños problemas derivados de
la inexperiencia. Estos problemas son contradictorios con la satisfacción de necesidades que
se busca en el trabajo −esto sería la antítesis−. Las necesidades personales no estarán a salvo
hasta que sepamos afrontar la solución a estos conflictos de inexperiencia, alcanzando
entonces la síntesis que nos permitirá un conocimiento de la realidad en un nivel superior.

En relación con la psicología social, las contribuciones más directas de Hegel se


producen en el marco del comportamiento colectivo, en especial por lo que se refiere a su
concepto de conciencia colectiva: el hombre no es nada si no se ubica socialmente, por ello la
importancia del conocimiento no está en la construcción misma del sujeto, sino en la
construcción de la sociedad, que es el acuerdo en el conocimiento y en la conciencia (Munné,
1994).

Dilthey coincide con Hegel en su preferencia por el análisis hermenéutico e histórico de


la condición humana y por la separación de las “ciencias de la naturaleza” y las “ciencias del
espíritu”, en virtud de sus respectivos contenidos. Para Dilthey el hombre es una realidad
histórica, por tanto su naturaleza diferirá del objeto de las ciencias naturales (Gil-Lacruz,
2007). Además, propone que en el caso de las ciencias naturales el científico estudia
fenómenos que le son externos, mientras que en el caso de las ciencias del espíritu estudia una
realidad de la que él mismo, como ser humano, forma parte. La vida psíquica es el resultado
de una percepción interna de las propias vivencias, lo cual, según Dilthey, hará inviable el
proyecto de unificar las ciencias que postula el positivismo comtiano.

Diferencia Dilthey dos modalidades de psicología: la psicología explicativa y la


psicología comprensiva. La primera asume el método de las ciencias naturales −análisis
empírico, verificación experimental de hipótesis y construcción de leyes− y, aunque Dilthey
no le niega una cierta justificación, se mantiene crítico sobre la posibilidad de que este tipo de
psicología pudiera abordar el estudio de los procesos mentales superiores. Fundamentándose
en una perspectiva hermenéutica cercana a Hegel, Dilthey abogará por una psicología
29

comprensiva que se acerque a la persona como una entidad de carácter histórico, en vez de
como un ente inmutable. La hermenéutica de Dilthey supone que toda manifestación humana
tiene que ser comprendida dentro del contexto histórico y cultural en que se dé. Si los
acontecimientos de la naturaleza deben ser “explicados”, los acontecimientos históricos,
sociales, morales y culturales deben ser “comprendidos”. Desde su perspectiva, las ciencias
del espíritu tendrán como objeto a la persona en la totalidad de sus manifestaciones y
expresiones culturales (Ortiz-Osés y Lanceros, 2005).

Frente a las propuestas de Dilthey, el método experimental, que preconizaron desde


finales del siglo XIX psicólogos como Hermann Ebbinghaus, permitió un acercamiento al
conocimiento de los procesos mentales superiores, lo que dio un gran impulso al método
experimental en psicología (Hergenhahn, 2001). Por su parte, las ideas de Dilthey quedarán
relativamente relegadas, aunque algunas de ellas encontrarán continuidad en el
interaccionismo simbólico y otras corrientes afines.

Wilhelm Wundt y la Völkerpsychologie

Smith y Mackie (1997) afirman que la psicología científica nace en el último cuarto del
siglo XIX, cuando unos investigadores alemanes, fascinados por los métodos de laboratorio
usados en las ciencias físicas y naturales, comienzan a diseñar técnicas experimentales para
comprender los procesos mentales. Uno de estos investigadores, Wilhelm Wundt, funda en
1879 en la Universidad de Leipzig el primer laboratorio conocido de psicología experimental.
Influido por los avances de la química y por la filosofía empirista, Wundt pensaba que era
posible el estudio analítico de la conciencia a partir de sus elementos básicos −las sensaciones
y los sentimientos− y de las leyes de combinación de éstos. La psicología, como nueva
ciencia experimental, debía caracterizarse por una tarea analítica, mediante la descomposición
de entidades complejas en sus elementos constitutivos. Además, era la propia persona, el
sujeto experimental, quien debería observar en sí misma estos procesos básicos, por lo que la
introspección mental se propuso como el método válido para abordar el estudio experimental
de los elementos básicos de la conciencia.

El método introspectivo de Wundt difería enormemente de lo que hoy entendemos por


experimento en psicología (Garrido y Álvaro, 2007). Por ejemplo, el propio Wundt fue en
30

varias ocasiones sujeto experimental, pues era común que el sujeto experimental y el
experimentador fueran la misma persona.

Pero Wundt, coincidente con las ideas de Dilthey, consideraba que si bien el método
experimental podría permitir conocer las “afueras” de la mente, era dudoso que fuera válido
para conocer los procesos mentales superiores. Estos procesos, según Wundt, son el resultado
de la historia del ser humano y de las sociedades, y su comprensión requerirá una perspectiva
diferente: la Völkerpsychologie o psicología de los pueblos, un movimiento muy aproximado
a los conceptos actuales de la psicología social y cuyo principal ponente acabó siendo el
propio Wilhelm Wundt. Décadas antes, Johann Friedrich Herbart ya había considerado la
personalidad individual como un producto cultural, idea que se halla entre las que
contribuirán al desarrollo de una psicología dedicada a estudiar y explicar cómo son las
mentes y las “almas” de los diferentes pueblos, naciones o comunidades étnicas (Blanco,
1989). La Völkerpsychologie es una psicología de los productos de la vida cultural colectiva,
que son la expresión sociohistórica de los procesos mentales (Danziger, 1983).

Collier et alii (1996) afirman que la psicología de los pueblos surgió, durante el siglo
XIX, dentro de un contexto histórico en el que Alemania buscaba una identidad de carácter
nacional que facilitara su unificación política. El carácter étnico del pueblo se consideraba
previo a su carácter político. En 1860, antes de que Wundt centrara en la Völkerpsychologie
sus esfuerzos investigadores, Moritz Lazarus y Heymann Steinthal ya habían fundado la
“Zeitschrift für Völkerpsychologie und Sprachwissenschaft” −la revista de psicología de los
pueblos y ciencias del lenguaje−, en la cual, junto a incipientes psicólogos y sociólogos,
participaban lingüistas, historiadores, folcloristas o antropólogos. El propósito de esta nueva
disciplina era conocer los elementos constitutivos del espíritu de un pueblo −el Völksgeist− e
identificar las maneras de ser de los distintos pueblos (Blanco, 1988).

Como explica Dazinger (1983), la Völkerpsychologie iniciada por Lazarus y Steinthal


abordaba de una manera dialéctica la relación entre la actividad mental individual y los
productos culturales: la actividad común de los individuos crea la realidad objetiva de las
formas culturales, y estos individuos son contemplados como producto de esas formas. El
contenido mental compartido, producto de la interacción en un marco cultural, se convertirá
en el contenido y norma de las actividades subjetivas.
31

Desde esa perspectiva, Wundt se adentra en el análisis de aquello que configura a los
pueblos como tales y que trasciende a sus individuos: la lengua, las costumbres, los mitos, la
identidad colectiva, las creencias,… La lengua será considerada el elemento clave, tanto en la
conformación del mundo interior del individuo como en la expresión del espíritu del pueblo.
Para la Völkerpsychologie de Wundt, la lengua y el resto de elementos que constituyen el
Völksgeist no son consecuencia de una decisión individual, pero su pervivencia sí dependerá
de la asunción individual. En esta interdependencia entre individuo y cultura, el Völksgeist
configura no sólo la formación de la organización social sino también el sentido de los estados
psicológicos individuales (Alonso, Gallego y Ongallo, 2003).

La importancia de la Völkerpsychologie de Wundt estriba en su concepción de la


naturaleza sociocultural del ser humano y en la propuesta de una psicología que incluyera la
evolución cultural de los pueblos como uno de sus temas centrales. La psicología
experimental de la mente individual, que el propio Wundt también reivindicaba, era
considerada por él como insuficiente para llegar a una comprensión total de la persona y de su
actividad. Sin embargo, como han señalado Garrido y Álvaro (2007), Wundt pasa a la historia
de la psicología como el creador de la psicología científica −por la asunción para ella del
método experimental−, por lo cual suele asignarse a la Völkerpsychologie un valor secundario
en su obra, aunque lo cierto es que la inquietud culturalista estuvo presente a lo largo de toda
su vida.

En sus últimos 20 años de vida −las dos primeras décadas del siglo XX− Wundt publica
los 10 volúmenes de su obra “Elementos de psicología de los pueblos”, pero ya antes había
publicado algunos textos sobre el desarrollo de las costumbres culturales. En todo caso, es a
partir de principios del siglo XX, con un Wundt ya septuagenario, cuando la
Völkerpsychologie adquiere en su obra un carácter tan protagonista como el que había
disfrutado antes su psicología experimental. Al final de su vida, ambos tipos de psicología son
tratados por él como las dos grandes ramas de la psicología científica.

Para la psicología social actual no es anecdótico el hecho de que el padre de la


psicología experimental entendiera la psicología de los pueblos −que es, además, un
precedente diáfano de la psicología social− como una de las dos ramas de la psicología, con
sus métodos propios y diferentes entre sí.
32

Karl Marx

La interpretación marxiana afirma el carácter histórico y social del ser humano: la


conciencia, para Marx, es un producto social, porque existe el lenguaje, y el lenguaje es
conciencia compartida que nace de la necesidad de relacionarse (Marx y Engels, 1846/1994).
Pero también menciona que las circunstancias sociales que van a condicionar la vida de los
individuos son creadas por los mismos seres humanos. Precisamente, esta vocación de Marx
por encontrar al ser humano en su relación con la sociedad lleva a autores como Jiménez-
Burillo (1985a) a considerar que su obra, aunque, obviamente, no era la de un psicólogo
social, sí hizo importantes aportaciones a esta disciplina: la concepción social de la
conciencia, el concepto de alienación, la noción de solidaridad, el significado social y
antropológico del trabajo o las relaciones entre el individuo y el poder social son cuestiones
diáfanamente psicosociales.

Según Marx, el trabajo es un proceso entre la naturaleza y el hombre, un proceso que


éste realiza transformando la naturaleza, pero también transformándose a sí mismo, pues en el
trabajo se desarrollan tanto las potencialidades que habitan en el ser humano como sus propias
fuerzas y su disciplina (Blanco, 1988). Esta noción antropológica del trabajo suscribe una
noción del hombre como un ser con capacidad libre y creativa de producción. Marx entiende a
los individuos como seres sociales que desarrollan su verdadera naturaleza en la sociedad. La
sociedad es el marco en que tienen lugar las interacciones entre individuos, y las más
decisivas de éstas, para Marx, son las que tienen lugar en la esfera de la organización de la
producción material (Tezanos, 2001).

Las relaciones de producción, de entre todas las relaciones que se establecen entre los
seres humanos, son, para Marx, las más determinantes en la génesis de las clases sociales y
del conflicto entre ellas. Así, quien esté en la situación dominante, respecto a las relaciones de
producción, tendrá el poder y hará la legislación; de este modo, la gente tendrá que vivir bajo
esa legislación.

En la teoría marxiana juega un papel muy importante el proceso de alienación o de


enajenación de la persona, entendido como el conjunto de distorsiones que causa en la
naturaleza humana el modo capitalista de ordenar la producción. Marx (1844/1985) analiza
33

las condiciones laborales a que da lugar esta ordenación del trabajo y describe cuatro
componentes de la alienación, por los cuales el trabajo se puede convertir en “ajeno” para
quien lo realiza: la alienación sobre la actividad productiva, pues ésta no está bajo el control
de quien la realiza; la alienación sobre el producto, dado que el producto final del trabajo no
podrá ser utilizado por quien lo ha producido; la alienación de los compañeros de trabajo, ya
que se elimina la solidaridad y se introducen elementos de competitividad entre ellos; y la
alienación del propio potencial humano, pues los individuos quedan reducidos a piezas de una
maquinaria. Los resultados de la alienación son sentimientos de frustración, insolidaridad,
soledad e imposibilidad de autorrealización personal.

La dialéctica marxiana, a diferencia Hegel, no se basa en las ideas abstractas, sino en los
procesos sociales específicos, susceptibles de ser conocidos y previstos (Tezanos, 2001). Por
ello, percibe la naturaleza contradictoria del progreso capitalista y concibe la propuesta de
unos seres humanos capaces de inventar formas distintas de organizar la producción. Esto,
según Marx, generaría unas nuevas relaciones de producción que constituirían la base −la
infraestructura de la sociedad− sobre la que se asentaría la superestructura política y jurídica,
a la cual corresponderían unas formas concretas de conciencia. El socialismo conceptualizado
por Karl Marx tenía un cierto carácter utópico, de manera que para ser llevado a la práctica
sería necesario que el ser humano fuera perfecto al nacer; como esta exigencia de perfección
humana choca frontalmente con la realidad, Marx intenta recrear un orden sociopolítico en el
cual la estructura del Estado sea sólo un tránsito en la educación del ser humano. Consideraba
indispensable la introducción en la sociedad del orden de la solidaridad, gracias al cual todos
los hombres, sobre todo los más desfavorecidos, pudieran romper sus impedimentos.

Ferdinand Tönnies

En su obra de 1887 “Comunidad y asociación” Tönnies expone que las relaciones


sociales que configuran la sociedad son relaciones entre voluntades, entendidas éstas como
mecanismos psicológicos que orientan y motivan la conducta de los seres humanos. Tönnies
(1887/1984) diferencia dos modalidades en que se manifiesta esa voluntad:

− La voluntad orgánica es la expresión natural y espontánea del carácter humano.


Aparece ligada directamente al organismo biológico y a sus necesidades convivenciales y
34

afectivas. Esta voluntad caracteriza a agrupaciones humanas en las que predominan relaciones
comunitarias.

− La voluntad reflexiva está determinada por el pensamiento y es, por tanto, una
voluntad mediada por el raciocinio y el interés calculado. Da lugar a agrupaciones humanas
en las que predominan relaciones asociativas.

Puede observarse que, en comparación con Durkheim, Tönnies invertirá la posición de


lo orgánico y lo mecánico, otorgando el calificativo “orgánica” a la agrupación
preindustrializada, mientras que Durkheim lo otorgaba a la sociedad industrializada.

La noción de comunidad en Tönnies se corresponde con un tipo de agrupación en el


cual las personas están unidas por vínculos afectivos y por objetivos comunes que
transcienden los intereses particulares de cada individuo. En la comunidad el sentimiento, el
pensamiento y las acciones de las personas son compatibles con la cooperación de cada uno y
garantizan el mantenimiento de la unidad del colectivo. En cambio, la noción de relación
asociativa se corresponde con relaciones frías y calculadas, en las que predomina el interés
particular sobre el comunitario, pues esas relaciones se establecen con el objetivo de satisfacer
intereses particulares.

Las ideas de Tönnies han tenido eco en la psicología comunitaria actual, en concreto su
noción de comunidad como modelo de agrupación basado en la solidaridad, la cooperación y
la empatía. Precisamente, uno de los objetivos de la psicología comunitaria es la intervención
en entornos vecinales para fomentar lazos que fortalezcan la cohesión y la solución
cooperativa de necesidades colectivas (Cantera, 2004; Musitu, 1998).

Max Weber

Aunque Weber vive hasta 1920, y algunos de sus libros más destacados son publicados
originalmente después de esta fecha, su obra fue intelectualmente concebida durante el siglo
XIX, dentro del marco de desarrollo teórico en las ciencias sociales que estamos analizando
en este capítulo.

Al igual que Karl Marx, Max Weber se interesa por el análisis del capitalismo. Para
Weber el capitalismo era un exponente de las tendencias hacia una progresiva racionalización
35

de la economía y no tenía un sentido tan negativo como para Marx. Creía Weber que el
sistema capitalista evolucionaría hacia un socialismo moderado que rectificara las injusticias y
desigualdades de aquél (Tezanos, 2001). Cuestiona el determinismo económico propugnado
por la teoría marxiana y afirma que el capitalismo no puede explicarse apelando únicamente a
unos determinantes económicos, sino que en el propio desarrollo industrial capitalista
concurren otros tipos de factores como son los ideológicos y los culturales. Así, mientras que
Marx se centra en los factores económicos y materiales para explicar el capitalismo, Weber se
interesa por las ideas y las creencias. En el desarrollo del capitalismo, según la idea de Weber,
han concurrido unos factores ideológicos que han facilitado la formación de una determinada
mentalidad económica.

La importancia de Weber en este sentido es, precisamente, la de cuestionar el


determinismo económico de Marx, mostrando el peso que adquieren los factores ideológicos
en la dinámica interna de los sistemas sociales y económicos. En su obra “La ética protestante
y el espíritu del capitalismo”, −publicada por primera vez como libro en 1930, aunque los
artículos originales datan de 1904 y 1905− explica que el comportamiento de los individuos
sólo puede entenderse si se tiene en cuenta su concepción del mundo, de la cual forman parte
las creencias religiosas. A este respecto, postula que los valores éticos y religiosos del
protestantismo se hallan relacionados con el surgimiento del capitalismo (Weber, 1930/1984).
En efecto, el espíritu capitalista enfatiza valores tales como la actuación racional y calculada,
el orden y la disciplina, el afán de trabajo y lucro, el éxito personal, la propiedad privada,…,
valores que encajan en el ideario ético protestante y en la noción del trabajo como manera de
seguir los designios divinos −“Dios ayuda a los que se ayudan sí mismos”−. La conciliación
de la ética protestante con las exigencias del sistema capitalista, contribuyó, según Weber, al
desarrollo inicial de éste en los países tradicionalmente protestantes.

Es significativo que la psicología social contemporánea ha destacado que el llamado


“error fundamental de atribución” es más frecuente en los países imbuidos por la ética
protestante (Echebarría, 1994). Este sesgo de atribución consiste en considerar que los
resultados que alguien obtiene en la vida dependen, principalmente, de factores internos,
menospreciando la causalidad externa, lo cual encuentra sintonía con una cierta legitimización
de las desigualdades sociales, consecuente tanto de la ética protestante tradicional como de la
ideología capitalista.
36

Otra aportación de Weber a la construcción del pensamiento psicosocial fue la teoría de


la burocracia. Explica Weber que en la sociedad pueden acontecer tres modalidades de
legitimación del poder (Peiró, 1998):

− La dominación carismática. El poder se legitima por las características de quien lo


ostenta, por la aceptación de la autoridad que hacen los dirigidos y por la fe que éstos
depositan en aquél. El poder es inherente a la persona que lo detenta.

− La dominación tradicional. El poder se legitima por el pasado familiar de quien lo


posee, siendo, por tanto, inherente a una familia. Esta modalidad de legitimar el poder es
propia de sociedades tradicionales y de organizaciones basadas en el patrimonio familiar.

− La dominación legal o burocrática. El poder no es inherente a quien lo ejerce, sino


que se asienta sobre la legalidad como una expresión de la racionalidad humana. Quien ejerce
el poder lo hace en función de prerrogativas legales y sólo lo hará dentro del contexto para el
cual esas prerrogativas son válidas.

La ordenación burocrática, según Weber, permite que la razón prevalezca sobre la


arbitrariedad. Son las reglas racionales las que, en última instancia, ejercen control sobre los
individuos. La persona que ejerce el poder lo hará como respuesta esas mismas reglas y sólo
podrá acceder a él mediante la demostración de competencias técnicas. La función de control
ejercida por esa persona no podrá exceder el marco de una ordenación racional de las reglas
(Peiró, 1998).

Weber intentó integrar los ámbitos de lo objetivo y lo subjetivo por medio de una
metodología que llamó “método comprensivo”, de forma que fuera posible formular
explicaciones de los fenómenos sociales. El método comprensivo de Weber se basaba en tres
conceptos clave: la acción, la relación social y la interpretación causal. La acción se refiere a
las conductas humanas, a lo que las personas hacen dentro de la sociedad. La relación social
se refiere a los modos más probables de aparición de las conductas humanas en los contextos
sociales, es decir a regularidades que se orientan por la repercusión mutua. La interpretación
causal es el grado en que es conocido el desarrollo externo de una acción y el motivo de la
misma. El método comprensivo requiere, además, el plano de análisis histórico como gran
horizonte analítico de los hechos sociales (Tezanos, 2001).
37

El pensamiento social en el Reino Unido

Herbert Spencer y la influencia de Charles Darwin

En 1859 publica Darwin su obra “Sobre el origen de las especies mediante la selección
natural”, que intentaba explicar el problema de la adaptación y construir una teoría general
sobre la Evolución. El principal mecanismo explicativo era la selección natural: la
supervivencia de los individuos cuyas características les permiten una mejor adaptación a su
medio. A partir de aquí, ciertos teóricos −los llamados “darwinianos sociales”− comienzan a
utilizar esta visión para explicar la sociedad. Su objetivo fundamental era describir la historia
evolutiva de la sociedad humana: en la medida en que la sociedad, en sentido amplio, pasaba
a través de estadios cada vez más complejos, también se consideraba que evolucionaba hacia
estadios más elevados. Pero estos teóricos ya presentaban puntos de vista similares antes de la
obra de Darwin; la influencia de éste sirvió para fortalecer el concepto evolucionista,
favoreciendo así su aplicación a la esfera social (Rossi y O’Higgins, 1981).

Fue Herbert Spencer el primero en introducir en las ciencias sociales los principios
derivados de las teorías evolucionistas. En 1855 publica “Principios de psicología”, donde
expone una explicación evolucionista fundamentada en la de Jean Lamarck relativa a la
evolución de formas simples en formas complejas. Posteriormente, incorporaría su
interpretación de las ideas de Darwin y ampliaría su concepción evolucionista a otras
disciplinas como la sociología, la política y la ética. Spencer, cuando aplica la ley general de
la Evolución a la psicología, afirma que la evolución de la mente es el resultado de una
progresión desde el estado indiferenciado de los órganos primitivos hasta la estructura
compleja del cerebro humano (Hergenhahn, 2001). La mente humana, considera Spencer, ha
evolucionado hacia una mayor complejidad de las reacciones ante los acontecimientos
externos, como consecuencia de la interacción entre el organismo y el medio. Así, pasa de los
reflejos a los instintos, después a la memoria y finalmente al razonamiento.

En la misma línea evolucionista, Spencer establece una analogía entre los organismos
biológicos y las sociedades. El organicismo social de Spencer compara el crecimiento de un
ser vivo con el desarrollo de una sociedad, proponiendo que ambos coinciden en los
principios evolucionistas de integración de las partes y diferenciación de las mismas. Así, en
38

la sociedad como organismo se integran sus partes constitutivas −individuos,


instituciones,…−, pero lo hacen como elementos diferenciados cada una de ellas (Gil-Lacruz,
2007).

Sin embargo, Darwin no planteó que los principios evolucionistas pudieran aplicarse a
la evolución de la sociedad, como sí fue afirmado por los darwinianos sociales, que incluso
los pretendieron aplicar a la política. El propio Spencer considera que una política social de
“dejar hacer” permitiría la libre competición entre los ciudadanos y, por tanto, la
supervivencia de los fuertes y la perfección de la especie humana. Según Spencer, los
programas gubernamentales de protección social interferían el natural desarrollo de los
principios de selección natural (Gaviria, 2007).

Otro texto de Darwin, el que trata de la expresión de las emociones en el hombre y los
animales (Darwin, 1872/1984), presenta contenidos de interés para la psicología social. La
propuesta es que las expresiones emocionales humanas, mediante gestos, son una prueba de
su hipótesis evolucionista: el gesto emocional es un vestigio de conductas que en el pasado
filogenético tuvieron una función adaptativa para la especie y que, posteriormente, cambiaron
su función de lo instrumental a lo expresivo −por ejemplo, la gesticulación de ira−. Dado que
es herencia filogenética, la gesticulación emocional básica es relativamente universal e,
incluso, muestra una continuidad entre el hombre y otras especies animales.

La obra de Darwin tuvo también incidencia para inspirar el estudio acerca de la


evolución de la conducta social humana. Como describe Gaviria (2007), ciertas tendencias
conductuales y relacionales propias de nuestra especie se han “seleccionado” porque han
permitido la supervivencia de los grupos que las poseían. Así ocurre en el caso de la tendencia
a ayudar a quien ayuda a los demás y a rechazar a quien no lo hace −altruismo recíproco−, de
la tendencia a ayudar a los más semejantes o próximos −aptitud inclusiva−, de la motivación
de la hembra para diferenciar entre los machos más capaces −inversión parental− o de la
reacción de malestar psicológico como consecuencia del rechazo social −motivo de
autoestima−. Se trata de cuatro mecanismos adaptativos que cohesionan y fortalecen a los
grupos cuyos individuos los poseen y por ese motivo han permanecido “seleccionados” en
nuestra especie. Aunque Darwin no llegó a dar cuenta de ellos, lo cierto que su desarrollo
39

teórico dentro de la psicología social no hubiera sido posible sin la explicación darwiniana
sobre la selección natural.

El pensamiento social en los Estados Unidos

Los planteamientos de Comte, Wundt, Spencer, Darwin, Tarde, o Durkheim


repercutieron en las ciencias sociales estadounidenses, a través de la incorporación que, de sus
ideas, realizaron diferentes autores. Evidentemente, estas ideas experimentaron diversas
modificaciones, para ajustarse al entorno social y cultural de los Estados Unidos (Collier et
alii, 1996).

La teoría evolucionista, en la versión de Spencer, contribuyó al desarrollo del


pensamiento social estadounidense. El éxito de la teoría de Spencer en los Estados Unidos
guarda estrecha relación con la posibilidad que permitía el concepto de supervivencia del más
apto para justificar determinadas políticas asociadas tanto con el capitalismo como con la
superioridad racial (Gaviria, 2007; Hergenhahn, 2001).

Collier et alii (1996) explican la incidencia que el darwinismo social tuvo sobre
diversos autores estadounidenses del siglo XIX, como William Sumner y Lester Ward. La
postura de Sumner es similar a la de Spencer, aunque más claramente individualista y
determinista, postulando una simetría entre las leyes de la evolución natural y la social.
Sumner fue un defensor radical de las políticas liberales de laissez faire y de la supervivencia
de los más fuertes en la sociedad. En contraste, Ward diferencia entre la evolución natural y la
social: la evolución social se produce cuando las personas sustituyen la casualidad y el azar
por la inteligencia y la previsión científica, lo cual permitirá transformar el individualismo y
la competitividad en un sistema de vida cooperativo y humanizado.

En este contexto, se desarrolla en los Estados Unidos un interés creciente por el estudio
de lo social durante el siglo XIX. La obra de Peirce, James y Dewey, merecerá una
caracterización en los párrafos posteriores.
40

Charles Peirce, William James y John Dewey

Peirce, James y Dewey se ubican dentro de la tradición intelectual conocida como


pragmatismo. Proponen que el pensamiento humano es un dominio práctico, pues permite la
actividad de las personas en su entorno. La vinculación teórica entre el conocimiento de la
realidad −el intelecto, el pensamiento− y la acción de la persona en esa realidad es lo que da
sentido de unidad a las diferentes propuestas del pragmatismo (Mounce, 1997).

Para Peirce el conocimiento de la realidad genera dudas. La duda es lo contrario a la


creencia y sólo ésta podría llevar a la persona a un estado de seguridad cognoscitiva al que
difícilmente renunciará si tuviera que admitir otra creencia que negara la primera. El
conocimiento científico, según Peirce, es el más válido para eliminar la incómoda
incertidumbre, pues tiene el poder de negar lo puramente privado y arbitrario (Faerna, 1996).

William James se consideró deudor de la obra de Charles Peirce, sin embargo, su


planteamiento responde a principios que acentúan el individualismo, pues defiende la
singularidad de la experiencia de cada persona y el carácter más individual que social de la
conciencia (Pérez-Garrido, Calatayud y Tortosa, 1998). Para James, dos personas diferentes
no pueden participar de la misma forma de una misma experiencia. El pensamiento, además,
no permanece en la cabeza de los individuos, sino que se proyecta hacia los objetos del
mundo exterior, ya que los individuos son agentes activos capaces de dirigir sus
pensamientos. Las ideas son válidas si permiten la adaptación y el acuerdo con la realidad, lo
cual supone que las ideas del pensamiento entren en una especie de “contacto operativo” con
esa realidad, que actuará como guía de la persona dentro de ella. La filosofía pragmatista de
James representa una psicología funcionalista opuesta al estructuralismo wundtiano, en tanto
que James se interesa por la función de las ideas y no por la descripción estática de su
estructura.

En la formulación de James el pensamiento humano siempre se produce dentro de una


corriente de conciencia, es decir, en un sistema de relaciones entre pensamientos precedentes
y pensamientos futuros. La autoconciencia, para James, se produce también dentro de esa
corriente, lo que le lleva a distinguir entre el “yo conocedor”, como fuente de experiencia, y el
“yo empírico” o lo que es conocido de uno mismo. El primero sería el “yo puro”, es decir, el
41

yo como sujeto; el segundo sería el “mí”, es decir, el yo como objeto. El yo empírico o mí


está compuesto por el “yo material”, relativo a las posesiones físicas, sociales y corporales; el
“yo social”, lo que los demás piensan de uno mismo; y el “yo espiritual”, los estados de
conciencia y las capacidades y disposiciones psíquicas. Además, James es uno de los primeros
autores en examinar el concepto de autoestima, que él operativizaba como el resultado de la
relación entre los éxitos y las pretensiones (Hergenhahn, 2001).

El concepto de psicología funcionalista se inicia, según Sahakian (1982), con la


publicación en 1896 del texto “Concepto de arco reflejo en psicología” escrito por el filósofo
pragmatista John Dewey. Es el inicio de una psicología estadounidense diferenciada de la
alemana. Desde la perspectiva de Dewey, el pensamiento es una función mediadora e
instrumental que ha evolucionado para servir a los intereses de la supervivencia de los
humanos (Westbrook, 1993).

Sin embargo, como explican Collier et alii (1996), Dewey no considera el pensamiento
una “propiedad privada” sino que pertenece a la interacción. En efecto, aunque sean
individuos particulares los que producen el pensamiento, éste tiene una base social sostenida
en convenciones y creencias, por lo que no es adecuado concebir la mente como algo
esencialmente personal. El carácter inacabado del mundo genera entre las personas un estado
de incertidumbre del cual emerge el pensamiento. La actividad concreta que origina el
pensamiento y el carácter inconcluso del mundo convierten cada experiencia en singular, lo
que hace que todo conocimiento sea provisional. El lenguaje es lo que posibilita el examen de
la acción y la posibilidad de imaginar diferentes posibilidades alternativas, pero tampoco es
algo personal o privado sino que está en relación con los otros. La comunicación, según
Dewey, es clave para entender el pensamiento, ya que éste se expresa desde el habla y es la
comunicación la que permite la interacción. La interacción es el proceso fundamental que
permite comprender la conciencia. El hecho de que cada persona nazca en una sociedad ya
constituida con costumbres, tradiciones, convenciones, lengua, instituciones,… configura su
subjetividad, lo cual posibilitará la intersubjetividad, es decir, el desarrollo del pensamiento de
cada individuo dentro de las diferentes interacciones sociales. Dewey, a diferencia de la
psicología wundtiana, defiende que los fenómenos complejos no pueden descomponerse en
elementos simples, sino que es necesario comprenderlos en su complejidad, conformando un
sistema coordinado de acción en el que intervienen cada uno de esos elementos.
42

Por otro lado, su concepción de la ciencia social enfatizaba la atención a los aspectos de
interés social por encima del corsé positivista. Consideraba Dewey que si la teoría social se
aparta de la consideración de los intereses sociales básicos y se aleja de la cultura humana,
bajo el argumento de que lo social contiene valores y la investigación científica no tiene nada
que ver con los valores, la consecuencia inevitable es que la investigación en el área humana
se confine a lo que es superficial y trivial (Collier et alii, 1996).
43

LA EMERGENCIA DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL DURANTE


EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX

Se suele situar el momento “fundacional” de la psicología social en 1908, año en que se


publicaron los dos primeros manuales en inglés que llevaron en su título el nombre de la
disciplina: el de William McDougall, “Una introducción a la psicología social”, editado en el
Reino Unido y el de Edward Ross, “Psicología social: Un manual sobre sus líneas generales”,
editado en los Estados Unidos. No obstante, como pone de manifiesto Jiménez-Burillo (1986),
anteriormente a estos manuales, Gabriel Tarde ya había publicado en Francia en 1898 sus
“Estudios de psicología social” y Charles Ellwood publicó en 1901, en el “American Journal
of Sociology”, un artículo titulado “La teoría de la imitación en psicología social”. En todo
caso, es en los primeros años del siglo XX cuando esta disciplina toma cuerpo académico y
científico. Contribuirían a ello nombres pioneros, como los mencionados McDougall y Ross,
pero también otras aportaciones que serán analizadas en este capítulo.

William McDougall

En la segunda mitad del siglo XIX, época en la que la psicología social iba adquiriendo
forma, la influencia de la obra de Darwin fue muy significativa. Esto explica que la primera
psicología social −como, en realidad, toda la psicología− prestara especial atención a los
instintos e intentara explicar la conducta de los humanos en términos de diferentes instintos
sociales que mueven a las personas. Detrás de cada fenómeno psicosocial se buscaba el
instinto que lo provocaba, un instinto común a los individuos de nuestra especie.

Según McDougall (1908/2003), los instintos, directa o indirectamente, son el motor de


toda la actividad humana, y proporcionan la potencia impulsora que mantiene todas las
actividades mentales: sin estas disposiciones instintivas, el organismo humano sería incapaz
de cualquier tipo de actividad. Define el instinto como una disposición psicofisiológica innata
y heredada, que conduce al individuo humano a percibir determinados aspectos del mundo, a
experimentar ciertas emociones y a actuar de cierta manera en la relación con tales
circunstancias o, al menos, a experimentar un impulso a realizar esa acción. Según
44

McDougall, los principales instintos son los siguientes: el instinto de fuga ante la emoción de
miedo, el instinto altruista y de ayuda, el instinto de curiosidad ante la sorpresa, el instinto de
pugnacidad ante la ira, el instinto de autocontrol o de sujeción, el instinto de autoafirmación o
de exhibición, el instinto parental y de ternura ante los niños, el instinto gregario o de
búsqueda de compañía, el instinto de adquisición y mantenimiento de la propiedad, el instinto
agresivo de hostilidad y el instinto de reproducción.

Hay que hacer algunas matizaciones sobre la noción de psicología social que presentaba
el libro de McDougall de 1908, pues, realmente, la concepción de la disciplina que se
desprende de este manual es marcadamente individualista y biologicista, enmarcada dentro de
la más pura tradición evolucionista. Afirma McDougall (1908/2003) que el objetivo de la
psicología social es analizar las bases instintivas del comportamiento social, es decir, mostrar
cómo las inclinaciones y capacidades naturales de la conciencia individual modulan toda la
compleja vida de las sociedades, aun quedando también condicionado el individuo por esta
vida social.

En un primer momento, la psicología de los instintos de McDougall tuvo buena acogida,


hasta el punto que el mismo John Dewey llegó a afirmar en una reunión de la Asociación
Psicológica Americana que la psicología social debería fundarse sobre los instintos (Collier et
alii, 1996). Pero el auge de la teoría de los instintos coincidió con el movimiento eugenésico,
que, como prolongación espuria de las teorías evolucionistas, proponía la mejora de la especie
humana mediante la selección de los rasgos transmitidos. Aunque muchos de los defensores
de la eugenesia abandonaron esta línea al comprobar que sus ideas servían al racismo, no fue
el caso de McDougall, cuyas ideas dudosamente democráticas se seguirán reflejando en su
obra.

En el libro “La mente grupal” McDougall (1920/2005) expone un contenido menos


psicologista en sus propuestas, presentando una conceptualización en la que contempla y
reconoce el ascendiente de la sociedad de referencia sobre la conducta individual. Además,
recoge ciertas ideas de Le Bon en su formulación de la mente grupal: para McDougall, el
comportamiento de los individuos se modifica al formar parte de un grupo, surgiendo una
especie de “mente grupal” que transforma la mente individual; los individuos, así, podrían
45

actuar de manera muy diferente a como lo harían en solitario. En los casos de grupos con poca
estructura y organización, esta mente grupal se convierte en irracional.

En la trayectoria de McDougall, la dualidad entre una psicología instintivista y una


cierta teoría sociológica del comportamiento al final de su obra, recuerda a Wundt con su
psicología experimental y su psicología de los pueblos. Efectivamente, en la obra final de
McDougall aparece una búsqueda de conexiones entre lo individual y lo colectivo. No
obstante, pese a los tímidos intentos de McDougall y los más explícitos de Wundt −y también
de Tarde−, sería necesario esperar a la década de los treinta, primero con la obra de George
Herbert Mead y después con la de Kurt Lewin, para que la integración de lo individual y lo
social en una misma disciplina alcanzará éxito teórico acompañado de reconocimiento
académico (Álvaro, 1995).

El pensamiento instintivista fue perdiendo fuerza y la referencia a los instintos fue


decayendo gradualmente en los planteamientos psicosociales y en los planteamientos
psicológicos en general. Surgen, a partir de los años veinte, una serie de críticas a las teorías
instintivistas de la época. Pepitone (1981) cifra estas críticas en la caracterización del instinto
como causa final de la conducta, en la dificultad del instintivismo para explicar la variabilidad
y diversidad del comportamiento humano y en el peligro que suponía postular la
determinación biológica de las conductas, ya que podrían quedar impunes toda una serie de
comportamientos si no se hiciera referencia a otras causas de los mismos. Igualmente, fue
criticado que los estudios sobre instintos se apoyasen en una intencionalidad subjetiva no
observable.

Edward Ross

Para Ross (1908) los principales mecanismos explicativos del comportamiento social y
de las uniformidades sociales son la imitación y la sugestión. Ross reprodujo en su manual y
divulgó las leyes de la imitación de Tarde y analizó, además, el papel de la interacción y la
asociación entre individuos en la determinación del comportamiento individual. No obstante,
su planteamiento sociologista tuvo más éxito entre los sociólogos que entre los psicólogos
(Gil-Lacruz, 2007). De hecho, Ross era sociólogo y aunque McDougall era médico, las
46

posturas instintivistas de éste fueron las imperantes, en su momento, dentro de la orientación


psicologista.

La psicología social, según Edward Ross, debía estar enmarcada dentro de la sociología,
puesto que su objeto de estudio versa sobre las causas y condiciones que hacen del individuo
un ser social (Pepitone, 1981). Para Ross, la psicología social trata de comprender y explicar
las uniformidades en los pensamientos, creencias y voliciones que son consecuencia de la
interacción de los seres humanos entre ellos. Sin embargo, también considera que la persona
posee, por sí misma, una entidad propia, pues, efectivamente, entiende al ser humano como
agente del cambio social, introduciendo así su tercer mecanismo explicativo de la conducta en
la sociedad: la actividad agente.

Aunque suelen marcarse diferencias entre los supuestos de Ross y los de McDougall,
algunos autores como Garrido y Álvaro (2007) o Munné (1994) sostienen que, pese a las
diferencias de énfasis, hay un fondo común en ambos, pues para Ross la imitación, por el
hecho de ser considerada innata en el ser humano, no es otra cosa que un instinto. Sin
embargo, estos mismos autores matizan que el instintivismo de Ross es subyacente, mientras
que el de McDougall no sólo lo explicita, sino que, además, lo radicaliza. Por otro lado, la
defensa de la desigualdad racial de McDougall era también compartida por Ross, quien en la
segunda década del siglo XX publicó varios artículos acerca de la supuesta superioridad de
los estadounidenses anglosajones sobre los inmigrantes llegados desde del sur de Europa, si
bien esta postura es matizada en su obra posterior, orientándose hacia una ideología más
democrática (Collier et alii, 1996).

La controversia sobre el papel de los instintos en la conducta llevaría, según Munné


(1994) a una primera crisis de la psicología social en la década de los veinte del siglo XX
−antecesora de la crisis por antonomasia, la de los años setenta o, simplemente, “la crisis”−.
Finalmente, el rechazo al instintivismo de McDougall en la psicología social abrió el terreno
para otras alternativas compatibles con el desarrollo del método experimental, con un primer
fundamento teórico en el conductismo social planteado en los Estados Unidos por Floyd
Allport.
47

Floyd Allport

La pretensión de Floyd Allport es crear una psicología social de carácter empirista, que
produzca conocimientos comparables con los de las ciencias naturales y que se apoye en la
metodología y la epistemología positivista. Sus ideas constituyen el punto de confluencia en
psicología social de tres elementos propios del paradigma conductista: el análisis de la
conducta observable, el individualismo metodológico y la investigación experimental (Álvaro,
1995).

La conciencia humana, en la interpretación de Allport, no es un agente activo o un


principio explicativo de la conducta. Allport (1924/1967) rebatió la noción de mentalidad de
grupo propuesta por McDougall, sobre la base de que era metafísica y no sostenible
empíricamente. Incluso la misma noción de grupo, como concepto explicativo de la conducta,
la consideraba incompatible con lo que debía ser una psicología social científica −y
conductista−, interesada solamente por los individuos y sus conductas de interacción con
otros individuos.

Su obra “Psicología social” publicada en 1924 marca la entrada de la disciplina en los


departamentos de las universidades estadounidenses e inspira una nueva dirección a las
investigaciones de psicología social: el estudio experimental de la conducta de los individuos
en un contexto social. Para Allport (1924/1967) el objeto de estudio de la psicología social
debía ser un tipo de conducta que se entiende como el conjunto de reacciones que surgen
cuando el estímulo ambiental es otro u otros individuos. Según este autor, el significado de la
conducta social es el mismo que el de la conducta individual, por tanto no reconoce una
psicología social que no sea, en el fondo, lo mismo que una psicología de los individuos.
Entiende Allport que las características de la sociedad se pueden reducir metodológicamente a
las características de sus partes individuales.

La noción de continuidad que Allport establece entre lo individual y lo social tiene,


realmente, un significado marcadamente individualista: la persona no “es” sociedad, sino que
“es” individuo, mientras que la sociedad y los grupos se reducen a la mera manifestación de
conductas individuales. Se trata, por tanto, de una visión de discontinuidad, ya que lo que
48

hace Allport es forzar una separación conceptual entre individuo y sociedad, como si fueran
entidades esencialmente distintas (Graumann, 1986).

El razonamiento de Allport respecto a la consideración del grupo sigue tres argumentos:


el grupo, en caso de servir para algo, sería como instrumento descriptivo de la realidad social,
pero nunca como factor explicativo de la misma; el grupo es resultado y producto, nunca
causa, del comportamiento individual; y la teoría mentalista del grupo es incapaz de ofrecer
una explicación coherente del comportamiento social (Blanco, 1988). Más adelante, Allport
matizó su individualismo extremo, pero sus opiniones, y la predominancia del conductismo en
general, ayudaron, en su momento, al abandono de la dimensión social para ciertas corrientes
de psicólogos sociales. Posteriormente, con la llegada del cognitivismo, esta individualización
de la psicología social acabaría de consolidarse.

Allport contribuye a la reivindicación del método experimental y de la primacía de lo


individual frente a lo grupal o lo societal. El propósito que, a partir de entonces, guiará a la
psicología social institucionalizada es la producción de conocimiento mediante la aplicación
del método experimental, a fin de producir datos, establecer leyes de la conducta y realizar
predicciones. Como señala Graumann (2001), el precio que tuvo que pagar la psicología
social por obtener una reputación científica fue convertirse en una disciplina cuyas
características definitorias eran la individualización de lo social y la desocialización del
individuo.

La Escuela de Chicago

La Escuela de Chicago aglutina a un conjunto de investigadores sociales en torno al


Departamento de Sociología de la Universidad de Chicago, que entre los años veinte y treinta
del siglo XX desarrolló un corpus de trabajo muy comprometido con el estudio de los
problemas sociales. No debe confundirse con la otra Escuela de Chicago, la que surgirá en la
década de los cincuenta en el Departamento de Economía, caracterizada por su defensa del
liberalismo económico y cuyos presupuestos teóricos y objeto de estudio difieren
notablemente de la Escuela Sociológica de Chicago.
49

A comienzos del siglo XX las grandes ciudades estadounidenses están sumidas en un


rápido proceso de industrialización, lo que las convierte en destino de numerosos inmigrantes
procedentes de áreas rurales de los Estados Unidos y de otros países del mundo. En la ciudad
de Chicago los problemas de precariedad, violencia y marginación preocupan a los políticos
locales, que buscan en el ámbito universitario propuestas de solución (Garrido y Álvaro,
2007). La Escuela de Chicago trató de combinar la filosofía pragmatista con el interés por
realizar una investigación científica que ayudara a resolver problemas sociales, reclamando
por ello un carácter aplicado del conocimiento científico. A tal fin, recogerá las aportaciones
de autores de distinta orientación teórica y metodológica: desde el interaccionismo simbólico
a la microsociología, y desde las técnicas cualitativas a las cuantitativas.

Tres contribuciones de la Escuela de Chicago destacan por su influencia posterior y por


constituir una parada importante en la historia de la psicología social: la del equipo
investigador formado por William Thomas y Florian Znaniecki, la de Robert Park y Ernest
Burgess y la de George Herbert Mead.

William Thomas y Florian Znaniecki

La obra de Thomas y Znaniecki es una muestra del interés por el estudio de los
problemas sociales en el seno de la Escuela de Chicago. En su obra “El campesino polaco en
Europa y en América”, Thomas y Znaniecki tratan de formular una teoría social que dé cuenta
de las transformaciones personales, interpersonales y familiares que se producen como
consecuencia de la emigración. Para ello, centran su análisis en los efectos de la emigración
en campesinos polacos hacia las áreas urbanas de los Estados Unidos. A través de cinco
volúmenes publicados entre 1918 y 1920, describen cómo el abandono de un medio rural
cohesivo por el ambiente impersonal de la ciudad industrializada generaba problemas de
comportamiento y desorganización social en los grupos de inmigrantes. La tesis central de la
investigación de Thomas y Znaniecki es que la organización social, la cultura y los individuos
son interdependientes, por ello será necesario conocer los determinantes tanto objetivos como
subjetivos de la vida social (Garrido y Álvaro, 2007). Es decir, para el estudio de un proceso
social se deben considerar no sólo los hechos objetivos que ocurren, sino también las actitudes
individuales ante esos hechos. Los valores del grupo guían la acción individual, mientras que
las actitudes de la persona hacen posible tal acción. Estas ideas llevan a Thomas y Znaniecki a
50

analizar las relaciones dinámicas entre valores sociales y actitudes individuales, lo que les
aleja de la concepción dominante de la actitud como una variable vinculada sólo a lo
individual.

Robert Park y Ernest Burgess

El periodo de esplendor de la Escuela de Chicago se relaciona íntimamente con la


investigación urbana emprendida durante más de veinte años por Park y Burgess. Estos
investigadores impulsan la utilización de las entrevistas, observaciones y trazados
cartográficos como técnicas de recogida y sistematización de la información para el estudio de
los problemas urbanos. Esta nueva forma de trabajo, ya esbozada por Thomas y Znaniecki, se
convierte en el sello característico la Escuela de Chicago, a partir del libro de Park y Burgess
(1925/1967) “La ciudad: Aportaciones para el estudio de la naturaleza humana en el entorno
urbano”. Una premisa básica que guía y sustenta la investigación empírica de estos autores es
la idea de estudiar a la persona desde el “interior” de su vida y sus grupos; como señalan
Collier et alii (1996), Park y Burgess forjan lo que más tarde se llega a conocer como
observación participante. En este sentido, su trabajo busca superar las limitaciones del
etnocentrismo y de la mirada dirigista del investigador, con una implicación activa en la vida
cotidiana de los grupos investigados. La pretensión es penetrar en la vida convencional, donde
se encuentran los sentimientos y los pensamientos auténticos de las personas.

Desde esta perspectiva de investigación, Park y Burgess gestan una ciencia social
urbana comprometida con el estudio de los problemas de las personas y los grupos, utilizando
la ciudad como “laboratorio natural” de observación de la vida social. Entre sus hallazgos se
encuentra que los problemas conductuales y psicológicos no se distribuyen por igual en todas
las áreas de la ciudad, sino que encontraron mayor incidencia de ellos en las zonas en que
habitaban inmigrantes y minorías étnicas, como consecuencia de las carencias materiales,
pero también del desarraigo y de las carencias convivenciales: la desintegración de las
comunidades socialmente cohesivas, en favor de la vida desvinculada, típica de la ciudad
industrializada.

En el plano académico, Burgess es cofundador del “Journal of Marriage and Family”,


prestigiosa revista que recoge trabajos sobre la problemática familiar y sus conexiones con el
51

entorno social y cultural en que vive la familia. Los trabajos de Park y Burgess tendrán una
honda influencia, incluso décadas después, en el pensamiento socioecológico aplicado a la
psicología social, así como en el desarrollo de la psicología comunitaria y también en los
estudios sobre la influencia que las buenas o malas relaciones sociales tienen en la salud de
las personas (Gracia, Herrero y Musitu, 2002).

George Herbert Mead

El trabajo de Mead supone el comienzo de la orientación teórica del interaccionismo


simbólico, término que él no acuñó, aunque es considerado su padre intelectual y principal
antecesor. El pensamiento de Mead es sólo accesible a través de las notas de clase de sus
estudiantes, que en 1934 −tres años después de su desaparición− fueron recogidas y editadas
con el título “Espíritu, persona y sociedad” (Mead, 1934/1993).

El comportamiento de los individuos, plantea Mead, debe ser estudiado en base a las
características de la sociedad y los grupos de los que forman parte. Mead explicó que la
interacción social está mediada por símbolos con significado, y estos símbolos permiten al
individuo, desde la infancia, ir obteniendo información sobre el mundo, sobre los demás y
sobre sí mismo. Esto ocurre mediante un proceso de comprensión de los roles sociales o
“role-taking”: si el otro puede ser identificado como padre, profesor, amigo, comerciante,…,
las normas sociales sobre cómo debería comportarse cada uno de ellos permiten predecir con
éxito de qué manera se van comportar, además de favorecer en uno mismo la adquisición de
los roles.

En este proceso, la persona recabará información sobre sí mismo a partir de los otros y,
lo que es más importante, aprenderá a anticipar cómo reaccionarán los demás ante su propia
conducta. Mead se interesa por el desarrollo del self y recalcó −como ya lo había hecho
Charles Cooley a principios del siglo− que la noción de uno mismo, el autoconcepto, se
origina, se mantiene y se modifica a través de la interacción social: cada individuo construye
su autoconcepto a través de relacionarse con los demás y ver cómo los demás lo ven a él. El
concepto de uno mismo es el resultado de verse a sí mismo desde la perspectiva del otro; así,
el individuo adopta en su mente las actitudes que los otros, generalmente, tienen hacia él. En
efecto, el aprendizaje de la conducta apropiada a cada rol supone una interiorización de la
52

sociedad dentro del individuo. Éste puede, entonces, desplazarse fuera de sí mismo y evaluar
sus características y su conducta. Por ejemplo, un niño puede decir de sí mismo: soy un
buen/mal alumno, un buen/mal compañero, un buen/mal hijo,… o soy o no soy simpático,
atractivo, inteligente,…, pero siempre lo hará desde la perspectiva de los significados sociales
que ha aprendido.

La esencia de la comunicación humana, afirma Mead, es la capacidad de la persona para


anticipar las repuestas que cada acto suyo provocará en los demás. Esto implica que, para
poder comunicarse, la persona ha de conocer qué significan para los demás los símbolos que
uno utiliza o, en otras palabras, ser capaz de asumir el rol del otro. Surge, así, el concepto del
“otro significativo”, representado por aquellas personas que ocupan roles relevantes en la vida
de una persona −padres, educadores, grupo de iguales,…−. Éste será un elemento clave en el
proceso de socialización, pues facilitará el aprendizaje de roles y de la noción de uno mismo,
al generalizarse los puntos de vista del “otro significativo” al conjunto de la sociedad −al
“otro generalizado”−.

La persona emerge, según Mead, de la interacción social a través del lenguaje y en


forma de interacción simbólica. Aquello que convierte al hombre en sociedad es la capacidad
lingüística. El lenguaje permite construir la sociedad y supone interiorizar la sociedad dentro
de cada mente. Esta concepción permite a Mead alejarse del individualismo metodológico y
constituirse en una verdadera alternativa teórica en psicología social.

La medición de las actitudes

En la psicología social actual existe cierto consenso en considerar que las actitudes
hacen referencia al grado favorable o desfavorable con que las personas tienden a juzgar un
determinado aspecto de la realidad social (Briñol, Falces y Becerra, 2007). A menudo, el
lenguaje común y el mediático usan el término “actitud” con el sentido de “manera de actuar”,
“forma de proceder”,… cuando, realmente, su sentido real es el de predisposición psicológica
a la actuación, basada en un juicio evaluativo sobre algo −sobre el “objeto” de la actitud−. La
psicología social ha otorgado y otorga un gran espacio al estudio de las actitudes, su génesis,
sus correlatos socioculturales, sus contenidos, su valor predictivo de la conducta o sus
53

procesos de cambio en un individuo o colectividad. Medir con precisión las actitudes


representa, pues, uno de los retos más importantes para el científico social.

En 1927 Louis Leon Thurstone publica un artículo en el “American Journal of


Sociology” con el muy descriptivo título de “Las actitudes se pueden medir”. Este artículo
dejó claro que la medición de las actitudes encierra una gran importancia para la investigación
social y de la opinión pública, pues permite ubicar el posicionamiento de favorabilidad o de
desfavorabilidad de las personas ante asuntos sociales relevantes, desde cuestiones
sociopolíticas y comerciales hasta relaciones interpersonales y vida cotidiana (Morales,
1999a). Pocos años después de este famoso artículo, Likert (1932) publica una técnica para
medir las actitudes, consistente en la presentación de afirmaciones relevantes respecto al
objeto de la actitud, con una escala graduada de respuesta. La aún llamada “escala tipo
Likert”, con pequeñas modificaciones, es todavía vigente y constituye un recurso
importantísimo para la investigación cuantitativa en la ciencia social actual.

El aire científico que posibilitaban los estudios de tipo cuantitativo para medir las
actitudes jugó un papel muy positivo para facilitar la emergencia de la psicología social como
disciplina (Garrido y Álvaro, 2007). En esa época surgió un auténtico fervor por la medida y
muchos psicólogos proclamaban que, por fin, la psicología podía ser tan científica como la
física. Fue destacable el apoyo económico que las grandes fundaciones −Ford, Carnegie,
Rockefeller,…− aportaron a la investigación actitudinal, contribuyendo a certificar el estatus
científico de la psicología social (Jiménez-Burillo, 2005).

Todas estas propuestas participan del auge de las técnicas psicométricas basadas en el
principio de Alfred Binet, según el cual todas las instancias psicológicas pueden medirse y
todas ellas deben definirse por principios métricos (González, López-Cerezo, Luján y Tortosa,
1998). El interés por la medición es extensivo a todas las ciencias sociales durante la década
de los años treinta del siglo XX. La realización de investigaciones mediante encuesta y las
técnicas estadísticas de tratamiento de datos brindaban la posibilidad a empresas, partidos
políticos y gobiernos de conocer el nivel de aceptación de sus productos, sus programas o sus
políticas. Sin embargo, el éxito de esta modalidad de investigación psicométrica para las
actitudes trajo consigo el fortalecimiento de un concepto muy particular sobre la actitud: la
aceptación del individualismo metodológico, amparado en la consideración de que es posible
54

obtener datos de interés contenidos en las manifestaciones de los individuos aisladamente


considerados, tomando poco en cuenta la génesis sociocultural de sus posicionamientos
actitudinales y sus expresiones.

La emergente psicología social en Europa

A diferencia de lo que pasó en los Estados Unidos, la producción psicosocial en Europa


advierte un cierto declive en las primeras décadas del siglo XX, que contrasta con la situación
vivida en periodos anteriores (Graumann, 2001). La crisis social y política que vivió Europa a
principios de siglo XX, antes y después de la Primera Guerra Mundial, así como la falta de
institucionalización académica de la psicología social, ayudan a explicar la debilidad del
arraigo de la disciplina en territorio europeo, en una época que fue de emergencia al otro lado
del Atlántico. No obstante, a pesar de las circunstancias, sí es posible identificar autores que
−desde la psicología social, desde otras áreas psicológicas, desde la sociología o desde el
pensamiento social− elaboran contribuciones relevantes, que han constituido referentes de
importancia para la psicología social.

En el Reino Unido destacan los trabajos de Frederic Bartlett sobre la memoria y la


cognición social. Su libro “Recordar: Estudio de psicología experimental y social” (Bartlett,
1932/1995), se ha convertido en una referencia clásica en la historia de la psicología social.
Bartlett se refiere a la existencia de marcos de referencia grupalmente compartidos en la
configuración de la memoria individual: las costumbres propias de cada grupo social actúan
como base esquemática para la memoria y el recuerdo de las personas que lo forman. Garrido
y Álvaro (2007) resaltan la influencia que la obra de Bartlett tuvo para la psicología social
cognitivista que surgiría tres décadas después, pues algunos de los conceptos y modelos de
análisis que ésta utilizará, como por ejemplo el de esquema mental, aparecen ya definidos por
este autor. Asimismo, en la obra de Bartlett se incluyen trabajos sobre la difusión de rumores,
que ya apuntan lo que será el desarrollo ulterior de este tópico de investigación en la
psicología social.

En Francia son relevantes las figuras de Charles Blondel y de Maurice Halbwachs por
sus aportaciones sobre la memoria colectiva, centradas en el análisis de los marcos sociales de
la memoria. Blondel (1928/1966) y Halbwachs (1925/1994) coinciden en proponer que la
55

memoria humana es de naturaleza social porque sus contenidos se refieren a acontecimientos


sociales, porque se apoya en marcos de referencia social y porque las personas que comparten
un grupo social comparten también elementos de memoria; además, la memoria utiliza y se
basa en el lenguaje, que es un elemento intersubjetivo, compartido y significado en lo
sociocultural.

En Austria y en Alemania, la psicología social vivió un momento de auge, antes de


verse cercenada por el régimen nazi. Destacan, en Austria, los estudios sobre los efectos
psicosociales del paro realizados por Paul Lazarsfeld, en los que se comprueba cómo la
situación de desempleo provoca en las personas afectadas sentimientos de humillación,
desmotivación vital, reducción de las relaciones sociales e, incluso, reducción de los
movimientos físicos realizados a lo largo del día (Lazarsfeld, Jahoda y Zeisel, 1933/1996).
Estas investigaciones sobre los efectos del desempleo ponen de manifiesto la enorme
influencia de los acontecimientos sociales en la variable individual. También en Austria hay
que mencionar en esta época a Jakob Levy Moreno, que desarrolla el test sociométrico para
medir las relaciones informales, así como a Sigmund Freud, con sus explicaciones acerca de
la influencia que sobre el desarrollo de la personalidad tienen las relaciones familiares en los
primeros años de vida.

En las primeras décadas del siglo XX es relevante en Alemania la figura de Georg


Simmel, precursor de la microsociología y de los estudios sobre la vida cotidiana y sus
significados. Simmel (1908/1986) se interesa por la descripción de temas tales como la
conversación, la coquetería y la seducción, las relaciones de jerarquía o el significado del
dinero. La influencia de Simmel en la psicología social posterior se hace patente en su idea de
que la interacción entre los individuos crea en cada uno de ellos características que son
inexplicables si se consideran de forma aislada.

También en Alemania, en 1924 se crea el Instituto para la Investigación Social de la


Universidad de Fráncfort. Su propósito era aplicar la teoría marxiana a la sociedad del siglo
XX. Construyen una teoría crítica de la sociedad que promoviera la transformación social a
través del análisis de la cultura de masas deshumanizadora. Este instituto fue clausurado y
proscrito por el gobierno nazi en 1933, lo que llevó a varios de sus integrantes a trasladarse a
Nueva York, hasta que en 1949 vuelve a ser refundado en Fráncfort. Nombres como Max
56

Horkheimer, Theodor Adorno, Herbert Marcuse o Erich Fromm forman parte de la primera
generación de la Escuela de Fráncfort.

En la Unión Soviética fueron relevantes para el conocimiento psicosocial las


investigaciones de algunos psicólogos como el bielorruso Lev Vygotski, con su énfasis en la
prioridad temporal de lo interpsíquico sobre lo intrapsíquico, o el ruso Iván Séchenov, que
presentaba una propuesta radicalmente ambientalista sobre la naturaleza de la mente humana.
En la obra de Vygotski se subraya la génesis social y cultural de los procesos mentales
superiores, así como el carácter eminentemente sociocultural de la naturaleza humana
(Berger, 2007). Desde una perspectiva teórica distinta, Séchenov llega a afirmar que sólo una
milésima parte del contenido de la mente corresponde a la individualidad y el resto depende
de lo que el sujeto ha recogido de su ambiente exterior (Pelechano, 1980).

En el Estado español es destacable José Ortega y Gasset como referencia interesante


para la psicología social. Su estudio sobre el “hombre-masa” en el libro “La rebelión de las
masas”, publicado originalmente en 1930, constituye una contribución a través de la cual se
ha vislumbrado una rica fuente de inspiración para la psicología social (Ovejero, 2000).
Ortega critica ciertas formas de conducta de su época, como la de aquellos individuos que se
sumergen en la masa: el “hombre-masa” orteguiano es ese individuo que no se considera a sí
mismo −en bien o en mal− de una manera especial, se siente “como todo el mundo” y, sin
embargo, no se angustia por ello y se siente a salvo por ser como todos los demás (Álvaro,
1995).
57

EL DESARROLLO DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL COMO


DISCIPLINA DIFERENCIADA

Los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial y la crisis económica de los años


treinta son el marco sociohistórico en que se inicia, en los Estados Unidos, el desarrollo de la
psicología social como disciplina ya plenamente diferenciada. El clima de conflictividad
social, característico del momento histórico, favoreció en los Estados Unidos, más que en
Europa, la dinamización del conocimiento teórico y aplicado en psicología social, además de
provocar el éxodo a este país de muchos intelectuales e investigadores sociales europeos que,
huyendo del nazismo, se instalan en sus universidades. Algunos de ellos eran psicólogos
sociales que contribuirían a la institucionalización de la disciplina en las más prestigiosas
universidades estadounidenses (Gómez-Jacinto, 1996).

Tras la guerra, la psicología social vivirá un periodo de esplendor. La producción


investigadora y editorial, especialmente en los Estados Unidos, y la diversidad de los temas
tratados llegarán a unos niveles muy superiores a los de cualquier otro periodo anterior. Pero
el esplendor se verá cuestionado, durante los años setenta, por la aparición desde dentro de la
disciplina de una serie de formulaciones críticas acerca de la manera institucionalizada de
hacer psicología social. Es la etapa de “la crisis de los setenta”, que dará lugar más tarde a una
pluralidad de acercamientos metodológicos y teóricos que, aún en el momento actual, intentan
dar respuestas con diferentes acentos a las preguntas y demandas que la opinión pública
formula a los psicólogos sociales.

En el capítulo posterior serán analizadas en profundidad las diferentes orientaciones


teóricas cuyas aportaciones han sido relevantes en la historia de la psicología social. Pero
antes de ello, en el presente capítulo, vamos a trazar una explicación diacrónica del desarrollo
de la disciplina, aproximándonos a su evolución a lo largo de tres momentos de ese
desarrollo: la consolidación y expansión desde los años treinta a los setenta, la llamada “crisis
de la psicología social” en los años setenta y la situación después de la crisis.
58

La consolidación y expansión de la psicología social

Entre los años treinta y los cincuenta del siglo XX

El periodo que transcurre entre la década de los treinta y la de los cincuenta del siglo
XX se puede calificar de fundamental para la consolidación de la psicología social (Collier et
alii, 1996; Garrido y Álvaro, 2007; Jiménez-Burillo, 1986; Pepitone, 1981). Varios son los
motivos que explican esta consolidación y expansión, a los cuales nos referiremos en el
presente apartado.

Las condiciones sociopolíticas y económicas en Europa, estrechamente vinculadas al


clima prebélico, provocaron un éxodo significativo de pensadores y científicos sociales hacia
los Estados Unidos en los años treinta del siglo XX. El progresivo ascenso del nazismo hizo
que fueran Alemania y Austria los países que experimentaran más intensamente el exilio de
su población, incluyendo a destacados filósofos, sociólogos y psicólogos. Entre ellos se
encontraban, procedentes de Austria, Paul Lazarsfeld, Fritz Heider, Alfred Schütz, Egon
Brunswik y Jakob Levy Moreno; y procedentes de Alemania, la Escuela de Fráncfort casi al
completo −Max Horkheimer, Theodor Adorno, Herbert Marcuse, Erich Fromm−, el núcleo de
la Escuela de la Gestalt −Max Wertheimer, Wolfgang Köhler, Kurt Koffka−, así como Kurt
Lewin. Aunque algunos de ellos eran psicólogos que no cultivaron directamente la psicología
social −Wertheimer, Köhler o Koffka−, el trabajo y producción de todos ellos en los Estados
Unidos dejaría una extraordinaria impronta en el estudio sobre el ser humano, lo cual
benefició la apertura de fructíferos caminos para el pensamiento psicosocial.

Una segunda situación que propiciará el desarrollo de la disciplina fue la hecatombe


bursátil de 1929 y las consecuencias sociales que de ella se derivaron (Cartwright, 1979;
Pepitone, 1981). Los problemas sociales requerían estudio y soluciones por parte de los
científicos sociales, por ello, en esta época se observa un extraordinario vigor de las
aplicaciones dirigidas a la solución de problemas concretos de la sociedad. Para la psicología
social es un momento de gran relevancia como disciplina aplicada, ya que en 1936 se funda
en los Estados Unidos la Sociedad para el Estudio Psicosocial y los Asuntos Sociales.

Entre los temas de interés para la psicología social de esta época destaca el de los
grupos. Desde los años treinta del siglo XX se produce un incremento en la investigación
59

sobre los grupos en sus contextos naturales, sobre todo desde el Departamento de Sociología
de la Universidad de Chicago. Como señala Blanco (1989), durante la década de los veinte ya
se habían elaborado investigaciones sobre los grupos en contextos naturales: son muestra de
ello algunos estudios realizados en Chicago sobre comportamiento grupal en ámbitos muy
diferentes, como las bandas de jóvenes de los barrios o los elitistas clubes privados de reunión
de las clases altas. Esta línea de trabajo naturalista tendrá continuidad en los años posteriores
con la ampliación de ámbitos temáticos −estructura de clases, modos de vida de los
grupos,…− y cuyo ejemplo más conocido será el famoso libro de William Whyte “La
sociedad de las esquinas” (Whyte, 1943/1971) sobre las bandas de jóvenes en Chicago, donde
demuestra que la supuesta anomia social atribuida a estos jóvenes no es tal, pues sí existe una
fuerte adhesión a los valores propios del grupo.

Al margen de la Escuela de Chicago, también se realizaron otros estudios sobre el


comportamiento de los grupos en sus contextos naturales. Sobresale la investigación sobre
cómo se forman las actitudes a través de la influencia de los grupos de referencia, realizada
por Theodore Newcomb en el Bennington College (Newcomb, 1943), así como los estudios
de Elton Mayo con grupos de trabajadores, en su famosa investigación en la factoría de la
Western Electric Company de Hawthorne (Mayo, 1933/1986), donde comprueba que la
satisfacción laboral incrementa el rendimiento. Igualmente, hay que mencionar las
aplicaciones del test sociométrico de Jakob Levy Moreno para el estudio de la formación de
grupos informales mediante elecciones interpersonales de atracción y rechazo.

Pero el cambio cualitativo que comienza en los años treinta −exceptuando las
mencionadas investigaciones sobre grupos realizadas en contextos naturales− consiste en el
auge del método experimental de laboratorio: prescindir de los grupos naturales e investigar
con grupos artificiales creados ex profeso. En 1931, había aparecido el texto de Lois Murphy,
“Psicología social experimental”, a decir de Jiménez-Burillo (2005) la primera vez que el
término “experimental” aparece explícitamente en un título de psicología social. En este texto,
Murphy indica que pese a no haber cuajado aún una psicología social experimental
sistematizada, ésta tendría que ser una tarea, entre otras de interés, que debería ocupar al
psicólogo social. De hecho, entre los años treinta y los cincuenta se produce un incremento
considerable en la utilización del método experimental en la investigación psicosocial, lo cual
60

ayudaría a consolidar su estatus científico en el ámbito académico estadounidense (Munné,


1994).

Entre los trabajos experimentales sobre grupos destacan los de Muzafer Sherif sobre
cómo se forman las normas sociales en los grupos. Mediante la manipulación experimental de
la situación, sus célebres experimentos sobre el efecto autocinético ponen de manifiesto la
posibilidad de abordar experimentalmente el estudio de procesos psicosociales (Sherif,
1936/1966), abriendo camino a una rica tradición de investigaciones experimentales −como
las que llevaría a cabo, más tarde, Solomon Asch− acerca la presión uniformadora del grupo y
la respuesta individual de conformidad ante ella. Son importantes, asimismo, sus estudios
sobre competición y cooperación entre grupos (Sherif y Sherif, 1953), en los cuales se aplica
la manipulación experimental de la situación para crear y eliminar conflicto intergrupal, con
grupos formados ex profeso pero llevados a situaciones aparentemente naturales
−adolescentes en campamentos de vacaciones−.

Sin duda, uno de los autores que más destacan por la repercusión de sus contribuciones,
no sólo en el estudio de los grupos, sino en toda la psicología social y, especialmente, en la
consolidación del método experimental, es Kurt Lewin (Blanco et alii, 2005). Inspirado en los
planteamientos de la Escuela de la Gestalt, Lewin considerara al grupo interactivo como un
todo dinámico, con características sustancialmente diferentes a las de los miembros que lo
componen. Desde su perspectiva, la dinámica del grupo o conjunto de fuerzas que actúan en
él debe investigarse articulando teorización y experimentación. Las contribuciones de Kurt
Lewin sobre estilos de liderazgo, climas grupales o grupos de aprendizaje y trabajo (Lewin y
Lippitt, 1938; Lewin, Lippitt y White, 1939) inauguran una nueva línea de tratamiento en el
estudio de los grupos interactivos. En materia de estilos de liderazgo en grupos de trabajo, su
demostración empírica de que el liderazgo democrático mejora la productividad, frente al
autoritario y el permisivo, sirvió, además, para certificar los valores de la democracia, en un
momento de crisis social y política en el mundo.

En palabras de Turner (1999), Lewin promueve el estudio psicosocial de los grupos


mediante la incorporación de dos tesis básicas de la Escuela de la Gestalt: el todo es distinto a
la suma de las partes y las reacciones de los individuos vienen dadas por el significado que
otorgan a las cosas, a través de los procesos de cognición. Para Lewin, el ambiente externo
61

tiene un carácter fundamentalmente interpretado. Los planteamientos de Kurt Lewin ejercerán


gran influencia teórica y metodológica, especialmente por medio del Centro de Investigación
para la Dinámica de Grupos, creado bajo su dirección en 1946 −un año antes de su muerte−
en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. En él colaborarían investigadores psicosociales
tan significativos como Leon Festinger, Harold Kelley, Ronald Lippitt, Morton Deutsch o
Stanley Schachter (Blanco, 1989).

Aparte de las investigaciones sobre grupos, también otras líneas de investigación de


influencia guestaltista como las de Sherif y Lewin, se desarrollan durante los años cincuenta.
Fritz Heider presenta sus trabajos sobre la “psicología ingenua de la acción”, que intentaban
explicar cómo las personas interpretan el comportamiento de sus semejantes en la vida
cotidiana. Estas investigaciones de Heider tendrán gran influencia en las teorías cognitivistas
de la atribución de causalidad formuladas en los años sesenta (Morales, 1999b). También es
importante citar la teoría del equilibrio cognitivo, del propio Heider, con su propuesta acerca
de la tendencia humana a organizar las propias actitudes en función de que éstas coincidan o
no con los puntos de vista de personas relevantes para uno (López-Sáez, 1999). Dentro de este
marco de estudios guestaltistas, destaca también la teoría de la disonancia cognitiva formulada
por Festinger (1957/1975). La propuesta gira en torno a una motivación básica de todo
individuo: la búsqueda de coherencia entre las propias actitudes y las propias acciones, así
como las consecuencias conductuales y actitudinales de ser incoherente. Esta motivación
básica condiciona amplias parcelas de la vida social.

Simultáneamente al auge experimental en psicología social, se desarrollarán o


continuarán su desarrollo otros planteamientos dentro de las ciencias sociales, que dejarán
impronta en aquélla. Así ocurre con la tradición investigadora en antropología cultural,
encabezada primero por Franz Boas y más tarde por Margaret Mead, con temáticas muy
afines a las de la psicología social. Boas y Mead influirán a través de la noción del relativismo
cultural, alusiva a que todo valor social debe ser investigado desde dentro de la cultura a la
que pertenece (Rossi y O’Higgins, 1981). Del mismo modo, es el momento en que la
orientación teórica del interaccionismo simbólico, desarrollada por sociólogos herederos de
George Herbert Mead, con Herbert Blumer a la cabeza, iniciará una vigorosa actividad
investigadora en la línea ya iniciada por Mead y referida a la interacción simbólica como
62

fuente del self y de las variables psicológicas. Esta corriente tendrá gran influencia en la
psicología social de corte sociologista.

Collier et alii (1996) en su obra “Escenarios y tendencias de la psicología social”


mencionan que el grueso de la investigación relevante en psicología social, durante el periodo
que estamos analizando, se desarrolló en cinco universidades estadounidenses: Berkeley,
Columbia, Harvard, Míchigan y Yale. En las siguientes páginas, para finalizar este apartado,
daremos cuenta de ello.

En la Universidad de Berkeley tendrán enorme importancia los estudios sobre la


personalidad autoritaria dirigidos por Theodor Adorno. La teoría de la personalidad autoritaria
supone la indagación acerca de las raíces psicológicas del prejuicio etnocentrista. Se genera
una explicación psicológica −no exenta de influencias del psicoanálisis− sobre las actitudes de
rechazo al diferente, basada en cierta configuración de personalidad del sujeto prejuicioso.
Esta teoría será ampliamente coherente con la crítica al autoritarismo promovida por la
Escuela de Fráncfort, grupo al cual se adscribe Adorno. De cualquier modo, pese a la
orientación marxiana de los francforteses, los trabajos de Adorno en Berkeley acabaron por
inclinarse hacia la consideración de variables fundamentalmente psicológicas.

En la Universidad de Columbia sobresale la figura de Solomon Asch y sus


investigaciones experimentales, de fundamento y base guestaltista, sobre la formación de
impresiones y sobre conformidad normativa. En los primeros comprobó cómo la impresión
global sobre una persona depende de la presencia de ciertos rasgos centrales que modifican el
significado del resto de los rasgos conocidos. En los segundos, siguiendo la línea emprendida
por Muzafer Sherif, puso de manifiesto el poder de la presión mayoritaria sobre las
expresiones individuales.

En la Universidad de Harvard se crea en 1946 el Departamento de Relaciones Sociales


bajo la dirección de Talcott Parsons. Este departamento agrupaba diferentes disciplinas
sociales, entre las que se hallaba la psicología social. En esta materia destacan, entre otras, las
investigaciones de Robert Bales sobre grupos de trabajo, en las que conceptualizó la
existencia de dos tipos de liderazgo, el de tarea y el relacional; los estudios sobre la difusión
de rumores de Gordon Allport y Leo Postman, que formulan las leyes explicativas de la
63

transmisión de rumores en los contextos sociales; o los trabajos sobre el motivo de logro de
David McClelland, que describen las características del tipo de motivación asociado a la
superación de desafíos en la vida social. Mención aparte, merecen las investigaciones de
Jerome Bruner, en la formulación de lo que se denominará “new look in perception”, que
supone la inclusión de las motivaciones, expectativas, experiencias, actitudes y valores de los
sujetos dentro del proceso de percepción de la realidad, lo que convierte a la percepción
humana en un proceso dinámico y selectivo que va más allá de la información efectivamente
dada. Las investigaciones de Bruner constituyeron una influencia importante tanto para los
planteamientos de la cognición social, que posteriormente triunfarán en la psicología social,
como para los de la tradición sociocognitiva europea.

En la Universidad de Míchigan se constituye en 1948 el Instituto para la Investigación


Social, heredero del Centro de Investigación para la Dinámica de Grupos fundado dos años
antes en Massachusetts por Kurt Lewin −que falleció en 1947−. Este instituto contribuirá a
difundir el legado de Lewin y a que la Universidad de Míchigan desempeñe una importante
influencia en la psicología social. Desde su llegada a los Estados Unidos, Lewin ejercerá su
influjo, colaborará y promoverá investigaciones con los más sobresalientes investigadores del
momento o que, en el futuro, marcarían el desarrollo de la psicología social. La importancia
de la Universidad de Míchigan se dejará notar en la psicología social estadounidense a través
de trabajos como los que realiza Morton Deutsch sobre resolución del conflicto intergrupal
mediante la cooperación o los de Theodore Newcomb sobre la influencia de las percepciones
mutuas en la relación entre personas y la semejanza actitudinal como factor de la atracción
interpersonal. Pero son especialmente relevantes las aportaciones de Leon Festinger −que
anteriormente había trabajado con Lewin en la Universidad de Iowa y más tarde desarrollaría
en la de Stanford su famosa teoría de la disonancia cognitiva−, quien propone su teoría de la
comparación social, poniendo el énfasis explicativo en la tendencia de los seres humanos a
comparar sus opiniones y capacidades con las de sus semejantes, con el propósito de evaluar
la adecuación de aquéllas.

En la Universidad de Yale desarrolla su actividad el Instituto de Relaciones Humanas,


de orientación neoconductista. El principal promotor de estudios psicosociales fue Carl
Hovland, quien contaba en su equipo con investigadores como Irving Janis o Milton
Rosenberg. A pesar de su orientación neoconductista, una de las peculiaridades de este
64

instituto fue la incorporación de investigadores con planteamientos diferentes. Así, será


posible encontrar colaboraciones con algunos psicólogos sociales de influencia lewiniana y
guestaltista, como Harold Kelley, Muzafer Sherif o William McGuire. Los temas sobre los
cuales el Instituto de Relaciones Humanas centra su atención investigadora son,
principalmente, la influencia social y la comunicación persuasiva. Los muchos trabajos
llevados a cabo sobre la persuasión por Hovland y su equipo abordan diferentes cuestiones,
tales como el papel que en la persuasión juega el orden de presentación de los argumentos, los
mecanismos de resistencia a la persuasión, el análisis de las características de la fuente
persuasiva o la naturaleza del mensaje. Además de esta prolífica línea de Hovland, fueron
significativas en Yale las investigaciones que John Dollard y Neal Miller realizaron durante
los años treinta sobre la conducta agresiva. Dollard y Miller proponen, en su famosa teoría de
frustración-agresión, que lo que pone en marcha un comportamiento agresivo es la existencia
de alguna condición previa de frustración en ese individuo.

La psicología social vivió en el periodo que transcurre entre la década de los treinta y la
de los cincuenta del siglo XX un extraordinario desarrollo: consolidación de la
experimentación, ampliación temática, formulación de teorías explicativas, impulso de la
aplicación y reconocimiento institucional. Este desarrollo seguirá con una nueva etapa de
expansión en las dos décadas posteriores.

Los años sesenta y setenta del siglo XX

Entre las décadas de los sesenta y los setenta del siglo XX, la psicología social vive un
segundo momento de expansión y de gran producción investigadora y editorial. La
consolidación de líneas de investigación, de institutos y departamentos universitarios, así
como de las numerosas formulaciones teóricas surgidas en la etapa anterior, seguirá
promoviendo el desarrollo de la disciplina.

Dos hechos denotan la madurez académica de la psicología social en este periodo: la


gran expansión que experimentó en las universidades estadounidenses y la creación de
numerosas revistas y publicaciones periódicas, en las que la investigación encuentra una
mayor circulación y el conocimiento acumulado una mayor difusión (Gil-Lacruz, 2007).
65

Se produce, asimismo, un cambio de énfasis en los trabajos experimentales. Aunque se


continuará realizando investigación con acento neoconductista y guestaltista, el mayor
volumen de investigación experimental en psicología social pasará a inspirarse en la
orientación cognitivista. El guestaltismo se seguirá beneficiando de las adaptaciones del
método experimental para la psicología social realizadas por Kurt Lewin, Solomon Asch y
Fritz Heider. Pero la psicología social cognitivista recibirá el impacto de los avances de la
psicología cognitiva y de las teorías del procesamiento de la información. Esta orientación
cognitivista acabará siendo la dominante en la psicología social institucionalizada, como
también en la psicología.

No con el mismo reconocimiento, dado su alejamiento de los postulados teóricos y


metodológicos dominantes, también el interaccionismo simbólico y sus corrientes afines
experimentarán un importante auge e influencia en ciertos sectores. Investigadores como
Erving Goffman, Harold Garfinkel o Sheldon Stryker recogen las aportaciones de George
Herbert Mead y se acercan al estudio y conceptualización del ser humano como miembro
activo de una comunidad social de interpretación de símbolos. El interaccionismo simbólico
concibe la sociedad como un marco de interacción simbólica entre individuos, y al ser
humano como un constructor activo de significados organizados éstos en torno a los procesos
compartidos de interacción.

Resulta difícil proporcionar un repaso exhaustivo de las múltiples y diversas


contribuciones de este periodo. En el siguiente capítulo, dedicado a las orientaciones teóricas
en la historia de la psicología social, se presentará un análisis más detallado de los principales
desarrollos de la disciplina, también de los de este periodo. No obstante, queremos dedicar, en
el presente apartado, algunos párrafos a ciertas contribuciones específicas, producidas entre
los años sesenta y los setenta en la psicología social estadounidense −tras ello, dedicaremos
también unos párrafos a la psicología social europea en la misma época−, las cuales, si bien
no son decisivas en la historia de la disciplina, sí son muestra de la apertura hacia nuevas
áreas de investigación. Entre esas aportaciones singulares citaremos las siguientes:

− La teoría de las bases del poder de French y Raven (1959), que define el poder como
el cambio conductual producido en un sujeto como consecuencia de la acción particular de
otra persona o grupo de personas. Esta relación puede aparecer en situaciones sociales muy
66

diversas: desde relaciones en ámbitos formales, hasta las que se producen en la familia,
relaciones de pareja, amistosas,… e, incluso, a través de los mass media. French y Raven
describen cinco tipos de poder: el poder de recompensa, cuya base es la capacidad de una
parte para distribuir recompensas valiosas para la otra; el poder coercitivo, basado en la
capacidad para castigar o sancionar; el poder de referente, cuya base es la identificación con
el agente de poder; el poder del experto, basado en la mayor capacidad, experiencia o nivel de
conocimientos de una de las partes; y el poder legítimo, que está basado en prescripciones
legales o morales.

− Los trabajos de Martin Fishbein y Icek Ajzen sobre las relaciones entre actitudes y
conducta. La cuestión clave es en qué grado las actitudes son predictivas de la conducta o,
dicho de otra manera ¿actuamos las personas como pensamos? ¿nuestro comportamiento
siempre refleja nuestros posicionamientos internos? A este respecto, Fishbein y Ajzen (1975)
proponen la teoría de la acción razonada, según la cual la conducta realizada por una persona
dependerá de tres factores: la probabilidad percibida de que esa conducta dé lugar a
determinados efectos, el nivel de deseabilidad que la persona otorga a esos efectos y la norma
social subjetiva o percepción acerca de cómo será acogida tal conducta entre los miembros de
su contexto social más próximo. Más tarde, Ajzen (1985), en su teoría de la acción
planificada, añadirá un nuevo factor: la capacidad que el individuo percibe en sí mismo para
llevar a cabo con éxito tal conducta. De este modo, el comportamiento humano no siempre
será un reflejo del posicionamiento actitudinal, sino que entrarán también en juego presiones
sociales y autoevaluaciones personales.

− Las investigaciones experimentales sobre conducta prosocial y conducta agresiva.


Entre las primeras, hay que citar los experimentos de campo de Darley y Latané (1968), en los
que comprueban que, ante la presencia de una situación que requiere que alguien actúe para
prestar ayuda a otro, la probabilidad de que esto ocurra será menor a medida que aumente el
número de personas que están contemplando tal situación. La difusión de la responsabilidad
se encuentra a la base de estos sorprendentes resultados. En cuanto a la conducta agresiva,
Zimbardo (1973) diseña una situación experimental en la que se simula una prisión con
jóvenes voluntarios que han de desempeñar el rol de guardianes o el de prisioneros. Los
resultados mostraron la enorme facilidad con la que se asume un rol y sus prescripciones
67

sociales, y con la que se pueden ejercer comportamientos agresivos y coercitivos en extremo


cuando se piensa que están avalados por la prescripción social del rol.

− La teoría de la incongruencia de creencias de Milton Rokeach, que explica que el


prejuicio intergrupal está basado en la distancia de creencias y valores entre el endogrupo y el
exogrupo (Rokeach, Smith y Evans, 1960). Si el sistema de creencias mantenido por el
exogrupo es muy distinto al propio, la consideración de que ambos son compatibles pondría
en duda los valores en los que una persona cree y que sustentan su vida cotidiana.

− Los estudios sobre grupos de trabajo, como los desarrollados por Steiner (1972), que
realiza una tipología de tareas grupales y destaca en qué circunstancias los grupos pueden
perder rendimiento debido a una mala gestión del proceso interactivo. Aparece también en
este periodo un enorme interés por los estilos de liderazgo que resultan más efectivos en la
dirección de equipos de trabajo. Entre la gran cantidad de estudios al respecto, destacamos los
de Blake y Mouton (1964) que diferencian las distintas maneras de ejercer el liderazgo
formal, en función de que el director del grupo conceda mayor o menor importancia a dos
dimensiones bipolares: la orientación hacia la tarea y la orientación hacia las personas. En
torno a estos dos ejes se situarán las diversas posiciones que puede adoptar el liderazgo
formal.

− Los trabajos que conceptualizaron diversas variables relacionadas con la psicología


ambiental, es decir, las relaciones entre la conducta humana y los entornos físicos naturales o
construidos. Destacaremos, a este respecto, la línea encabezada por Irwin Altman en el
estudio de la territorialidad humana y de la apropiación del espacio (Altman, 1975; Brower,
1980). La conducta humana de territorialidad hace referencia a la demarcación y defensa de
un espacio físico concreto y visible, en el que sólo podrán entrar aquellos individuos
autorizados por la persona o por el grupo demarcador. La apropiación del espacio se refiere a
los sentimientos asociados a un territorio que, durante un periodo largo de tiempo, ha sido
ocupado por un individuo o un grupo. La psicología ambiental de esta época también abrió el
camino para el estudio de las relaciones entre la conducta humana y los espacios construidos,
con la finalidad de adecuar éstos a las necesidades de las personas. Son relevantes las
aplicaciones a la construcción de hospitales, con la finalidad de que la estructura
arquitectónica de éstos se adaptara a las necesidades de los enfermos, con estructuras radiales
68

de pasillos, habitaciones equipadas para preservar la intimidad y la comodidad, espacios


desburocratizados,… (Cousins, 1979; Trites, Galbraith, Sturdavant y Leckwert, 1970).

− Los desarrollos en el terreno de la psicología de la comunicación, que enmarcan el


proceso comunicativo en la perspectiva psicosocial. Es de consideración la aportación de
Berlo (1960), quien resalta el papel central que tienen las operaciones de codificación y
descodificación en la comunicación humana, convirtiendo ésta en un proceso de conexión
intermental a través de códigos compartidos. También son destacables las investigaciones de
Mehrabian (1972) sobre comunicación no verbal, en las que se comprueba que, en aquellas
situaciones en que la comunicación verbal es altamente ambigua, apenas un 7% de la
interpretación que hace el receptor corresponde a las palabras, mientras que el resto
corresponde a la comunicación paralingüística y al lenguaje corporal.

− Los estudios que permitieron conceptualizar el apoyo social, como los realizados por
Cassel (1974) o por Cobb (1976). En ellos se pone de relieve el papel del apoyo social en el
bienestar emocional y la salud física de las personas, así como que la integración social es una
necesidad básica para el ser humano: formar parte de redes relacionales establecidas con
familiares, amigos, compañeros o vecinos predice bienestar y salud, al contrario de lo que
ocurre cuando la persona no dispone de tales redes.

− Las investigaciones de campo de David Rosenhan, que demostró la facilidad con la


que los establecimientos psiquiátricos pueden cometer errores en el diagnóstico y atribuir
síntomas a quien no los tiene (Rosenhan, 1973). El famoso “experimento Rosenhan”
contribuyó a la conceptualización de los procesos de etiquetamiento sobre grupos sociales
marginados, además de poner en cuestión tanto la infalibilidad de los métodos usados en la
práctica científica y profesional, como la propia infalibilidad de la percepción del hombre de
ciencia sobre su objeto, uno de los argumentos de la crítica posmoderna.

En este repaso de aportaciones singulares, merece mención aparte la figura de Urie


Bronfenbrenner, creador de la teoría ecológica del desarrollo humano. Para Bronfenbrenner
(1977, 1979) la ecología del desarrollo humano comprende el estudio de la progresiva
acomodación mutua entre un ser humano activo, en desarrollo, y las propiedades dinámicas de
sus entornos sociales. Su propuesta va más allá del reconocimiento explícito del ambiente
69

como factor determinante de la conducta, pues como afirma Herrero (2004) la novedad de
Bronfenbrenner es incluir en su modelo explicativo la dinámica de influencias entre los
propios ambientes en que se halla inmersa la persona. Así, considerará cuatro contextos
socioecológicos que condicionan el desarrollo psicológico del individuo: el microsistema de
influencias relacionales y grupales directas, el mesosistema o relaciones de influencia mutua
entre los microsistemas, el exosistema o influencias de los microsistemas a los cuales
pertenecen las personas con quien ese individuo se ha de relacionar y el macrosistema de
influencias sociales, culturales, económicas, políticas e institucionales. La obra de Urie
Bronfenbrenner será crucial para entender el desarrollo de los modelos socioecológicos que
ponen su énfasis en los contextos sociales como condicionantes de la conducta humana.

Con respecto a lo que pasaba en Europa durante los años sesenta y setenta, Cartwright
(1979) e Ibáñez (1990) se refieren a este periodo como de un retorno americanizado de la
disciplina, en el cual las producciones estadounidenses determinarán las producciones
europeas. Pero este periodo de americanización encontrará salida en la producción de una
psicología social europea con personalidad propia, caracterizada por un mayor énfasis en los
aspectos sociales, frente a la primacía de los planteamientos individualistas de la psicología
social estadounidense.

Las aportaciones europeas más destacadas tienen lugar en el Reino Unido y en Francia.
En este primer país, Henri Tajfel dará a conocer sus estudios sobre percepción, inspirados en
las investigaciones de Jerome Bruner, y consigue aglutinar en la Universidad de Bristol a un
activo grupo de investigadores, entre los que figuran nombres como John Turner, Howard
Giles o Michael Billig. En la década de los setenta se crea el “British Journal of Social
Psychology” y el “European Journal of Social Psychology”. El propio Tajfel dirigirá la
publicación de la prestigiosa colección de monografías “European Monographs in Social
Psychology”. Estas publicaciones proporcionarán a la psicología social europea la fuerza
necesaria para dar a conocer sus estudios y propuestas teóricas (Ibáñez, 1990).

En Francia hay que destacar a Jean Stœtzel en la Universidad de Burdeos y a Daniel


Lagache en la de París. Stœtzel es el titular de la primera cátedra de psicología social en una
universidad francesa y destaca por sus estudios sobre opinión pública y sistemas de valores.
Lagache, de orientación psicoanalítica, se interesa por la génesis social de la enfermedad
70

mental y de la conducta antisocial. Con Lagache empezó colaborando Serge Moscovici, el


cual, junto con Tajfel, supondrá el gran espaldarazo para la psicología social europea.
Moscovici orientará su trabajo hacia el estudio de las representaciones sociales (Moscovici,
1961/1979, 1981a) y también hacia la investigación y teorización acerca de la innovación
social y la influencia en la sociedad de grupos sociales minoritarios (Moscovici, 1976,
1981b).

En el Estado español, hay que mencionar la figura de Miquel Siguan. En una época de
transformaciones sociales y políticas, como consecuencia del final del franquismo, Siguan se
interesa por la problemática y la dinámica de una sociedad encaminada hacia la
modernización de sus estructuras e instituciones (Carpintero, 2004). Su trabajo psicosocial se
dirige hacia el estudio de los movimientos sociales y al de las condiciones de vida de los
inmigrantes que llegaban al medio urbano desde el rural, así como hacia una psicología del
trabajo comprometida y orientada a la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores.
También destaca por sus estudios en sociolingüística, realizando investigaciones sobre el
bilingüismo, la convivencia lingüística y la situación social de las lenguas minoritarias.
Estudia el hecho social de las lenguas en contacto con una perspectiva basada en la superación
de conflictos y en la defensa de la diversidad cultural como factor enriquecedor de las
sociedades.

La crisis de los setenta

Hacia el final del periodo de expansión que ha sido expuesto en los apartados
precedentes aparecen numerosas formulaciones críticas, desde dentro de la disciplina,
respecto al modo dominante de hacer psicología social. Es la época de “la crisis”, datada en
torno a los años setenta del siglo XX. Nos referiremos a estas críticas e intentaremos
analizarlas, pero cabe decir antes que el cuestionamiento de los modelos teóricos y
metodológicos institucionalizados no incumbió sólo a la psicología social, sino, también y en
general, a las ciencias que tratan del ser humano y de la sociedad, incluyendo a la psicología
(Gil-Lacruz, 2007), si bien es cierto que, dentro de las ciencias del comportamiento, la
psicología social se resintió más ante la crítica, pues encajó peor los dos principales
argumentos de ésta: el individualismo teórico y metodológico imperante en los paradigmas
71

psicológicos al uso y las limitaciones del método experimental. Dicho de otra manera, aquella
psicología cuyo objeto de estudio es lo individual se sintió menos aludida por esos
argumentos críticos, mientras que la psicología social necesitó detenerse un momento a
reflexionar sobre sí misma.

Algunos autores, como Elms (1975), aun reconociendo la pertinencia de ciertas


reformas realizadas a raíz de la crisis, consideran que ésta se trataba, sobre todo, de una
cuestión de autoconfianza, asegurando que los psicólogos tenían un problema de autoestima,
motivado por la situación de su disciplina respecto al prestigio de las ciencias naturales, por lo
que debieron plantearse metas más realistas y definir una postura moral e intelectual. Otros
han considerado la crisis como una perturbación menor en la larga historia de las ciencias
sociales (Jones, 1998). Asimismo, hay quien considera que sí ha sido un fenómeno relevante
para la psicología social, que supuso algunas modificaciones en las prácticas científicas y que
propició una mayor conciencia reflexiva y una mayor aceptación de la pluralidad teórica y
metodológica (Crespo, 1995; Ovejero, 1999).

Para entender la crisis de los setenta habrá que buscar los motivos no sólo en factores
internos de la disciplina sino también en el marco general del pensamiento científico, en
concreto la crisis del pensamiento moderno y la cuestión de los límites de la razón (Crespo,
1995; Ovejero, 1999). Las ciencias sociales son herederas de la Modernidad y una de las
características más singulares de ésta es la confianza depositada en el progreso fundamentado
en la razón. Los pensadores de la Ilustración consideraban que existía una relación esencial
entre racionalidad, progreso y libertad: el predominio de lo racional conducirá a la libertad y
al progreso. La crítica posmoderna pone en duda tanto la relación directa y no conflictiva
entre razón, progreso y libertad, como la creencia en la seguridad y positividad de la razón.

Aunque el periodo álgido de la crisis de la psicología social se desarrolla en la década


de los setenta, ya es posible identificar desde finales de los cincuenta un conjunto de
antecedentes que la preceden o que, al menos, se pueden interpretar como precipitantes de la
misma. Es a finales de esa década cuando se empieza a manifestar una cierta desconfianza en
la infalibilidad del método experimental. En ese momento, comienzan a realizarse
investigaciones sistemáticas sobre la forma en que se hacían los experimentos, es decir, el
experimento psicológico y psicosocial como objeto de la investigación. Entrando ya en los
72

sesenta y en esta misma línea, Orne (1962) realizó estudios en los que puso de manifiesto que
los resultados de los experimentos de laboratorio pueden estar contaminados por ciertas
características de las propias situaciones experimentales, que influyen sobre los sujetos
participantes: desde indicios que sugieren la hipótesis experimental, hasta la aquiescencia para
responder positivamente a los requerimientos del experimentador. Por su parte, Rosenthal
(1963, 1967), además de comprobar también los sesgos de expectativa y de aquiescencia,
añadió los sesgos en los que incurre el investigador durante la recogida o la interpretación de
los datos. Lo relevante de estos estudios es que ponen en cuestión la validez y objetividad de
los resultados obtenidos, sirviéndose, para ello, del método experimental.

Documentalmente, la crisis cristaliza en 1967 con la publicación de dos artículos en el


“Journal of Experimental Social Psychology”, firmados, respectivamente, por Kenneth Ring y
por William McGuire. Ring (1967) critica el creciente interés de la psicología social por
diseñar experimentos inteligentes con manipulaciones muy artificiosas o, incluso,
estrafalarias. Por su parte, McGuire (1967) reclama un cambio en el modelo de investigación
y propone la realización de investigaciones en el medio natural. Más tarde, en esta misma
línea de crítica al modelo de experimentación al uso, Tajfel (1972a) denuncia el vacío social
del tipo de investigaciones de laboratorio que era dominante en la psicología social
institucionalizada.

La discusión acerca del método experimental en psicología social no deja de proliferar


durante los años setenta. Además de cuestionarse la validez interna de los experimentos −los
sesgos encontrados por Orne y por Rosenthal−, se añade la duda sobre la validez externa, en
tanto que la mayoría de investigaciones eran realizadas con población estadounidense, de
clases medias o acomodadas, muchos de ellos jóvenes estudiantes de psicología y
mayoritariamente varones. La posibilidad de generalizar estos resultados a otros grupos
humanos fue cuestionada por diversos autores críticos (Carlson y Carlson, 1960; Levine,
1976; Sampson, 1978, 1981). La cuestión crítica se abordó desde diferentes perspectivas y
con la defensa de diferentes posturas: desde los que postulaban un abandono del experimento
de laboratorio, hasta los que proponían una modificación que controlará los sesgos detectados.
Lo cierto es que, en unos y otros casos, había un reconocimiento generalizado del problema y
de la necesidad de adoptar diferentes alternativas para minimizarlo.
73

Pero las dudas no sólo se dirigen a la metodología, sino también al modelo de ciencia
que sigue la psicología social y al modelo de ser humano que se deriva. En la obra “La
explicación de la conducta social” de Rom Harré y Paul Secord, los cuestionamientos sobre la
psicología social dominante se refieren tanto a los planteamientos metodológicos como a los
teóricos. Harré y Secord (1972) critican la imagen mecanicista del ser humano que propone la
investigación experimental y la pretensión de que la actuación de las personas en la sociedad
esté regida por leyes explicativas de carácter universal e infalible.

Más explosiva fue la aportación al debate de Kenneth Gergen, con su artículo “La
psicología social como historia”, tanto por su radical cuestionamiento como por el debate que
propició y las críticas que se le dirigieron. Gergen (1973) proponía que la psicología social es
más histórica que científica, pues el conocimiento que genera no es acumulativo. Añade
Gergen que eso es así no por algún tipo de deficiencia inherente y salvable mediante una
mayor nivel de rigurosidad, sino, simplemente, porque la psicología social estudia fenómenos
y procesos fundamentalmente inestables, dada su natural supeditación a las condiciones
históricas y culturales. Para Gergen, la mayoría de las investigaciones en la psicología social
experimental se focalizan en lo que ocurre en segmentos escasos de segundos o minutos,
habiéndose centrado muy poco en la función de esos segmentos dentro de su contexto
histórico; la consecuencia es que se dispone de escasa teoría que trate de la interrelación de
acontecimientos a lo largo de periodos dilatados de tiempo. Los factores políticos,
económicos e institucionales son todos ellos inputs necesarios para una comprensión
integrada. Concentrarse sólo en lo psicológico, dice Gergen, proporciona una comprensión
distorsionada de la condición humana.

Otro elemento de crítica importante fue el de la excesiva influencia del sistema de


valores estadounidense en la investigación y desarrollo de teorías en psicología social (Israel,
1979; Martín-Baró, 1983, 1989; Moscovici, 1972; Pepitone, 1997). La defensa del
individualismo, del liberalismo económico, de los valores del éxito personal y las
contribuciones teóricas para legitimarlos han sido práctica habitual en la psicología y en la
psicología social. Del mismo modo, la complicidad con el establishment social, la
connivencia −por acción u omisión− en el encubrimiento de problemas básicos que afectan a
la organización y vida social, así como la defensa implícita de unos fundamentos ideológicos
conservadores, también fueron motivos para el cuestionamiento de las prácticas imperantes en
74

psicología y en psicología social (Apfelbaum, 1985; Crespo, 1995; Wexler, 1983).


Ciertamente, el pensamiento político conservador ha gustado de subrayar los determinantes
internos y mentalistas de los comportamientos y estilos de vida, presentando la conducta
como un asunto puramente individual y privado (Albee, 1992). Si las experiencias de las
personas son sólo “fenómenos mentales” fabricados por procesos cognitivos internos, se está
ignorando o silenciando los múltiples condicionantes sociales generadores de problemas:
desigualdad en la distribución de los recursos, situaciones de injusticia, barreras sociales con
las que se encuentran las personas,… A este respecto, Jiménez-Burillo (1985b) es
contundente en su expresión, al afirmar que los modelos ideológicos imperantes en psicología
y en psicología social han podido servir para justificar las desigualdades sociales.

La cantidad y diversidad de los objetos de debate, así como de críticas explicitadas


durante el periodo de la crisis, ha sugerido a algunos autores que, en lugar de una sola crisis,
nos hallábamos ante la presencia de varias crisis simultáneas. Así, Duck (1980) cifró en cinco
“las crisis” que estaba sufriendo la psicología social: la metodológica, la teórica, la de
relevancia social, la de aislamiento intelectual y la de práctica profesional. En la misma línea,
Gil-Lacruz (2007) añade otras dos: la crítica ideológica y los abusos éticos de la
investigación. Tomando como base esta propuesta, concluiremos el presente apartado
interpretando el significado de las siete principales manifestaciones de “la crisis de los
setenta”:

− Las asunciones subyacentes que orientan la teoría y la investigación en psicología


social. La polémica se centró en torno al carácter del conocimiento psicosocial: formando
parte del de las ciencias sociales versus asimilable al de las ciencias naturales. En el primer
caso, se reconocería el carácter social e histórico del conocimiento psicosocial, mientras que
en el segundo se establecería una desvinculación de lo individual con respecto a lo
sociocultural.

− La crítica metodológica. Hace referencia a las dudas sobre la infalibilidad del


experimento de laboratorio, que ya han sido expuestas en párrafos anteriores, y que
constituyen el corazón mismo de la crisis.
75

− La relevancia social de los datos disponibles. Se critica el enorme esfuerzo


investigador dedicado al estudio de procesos tales como la percepción interpersonal, la
atribución causal, la cognición social u otros de limitada relevancia social, mientras que las
grandes cuestiones sociales como las desigualdades, la violencia, el racismo, los problemas
convivenciales o los conflictos sociales quedaban relegados en una ubicación periférica para
la investigación en psicología social.

− La crisis de la práctica profesional. Desde la época de emergencia de la psicología


social, esta disciplina fue, progresivamente, mostrando su utilidad en la práctica profesional.
Sin embargo, en los años previos a la crisis se manifestó una falta de adecuación entre las
demandas sociales y las soluciones que ofrecía la psicología social, pues se había abandonado
la preferencia por estudiar los grandes temas sociales.

− La connivencia ideológica con los valores del individualismo y del liberalismo


económico. La crítica se dirige hacia tres cuestiones: el desinterés de la psicología social
institucionalizada por los problemas sociales relevantes, la aceptación implícita de las
desigualdades sociales y la coincidencia de las teorías con los valores del individualismo y del
“american way of life”. El pensamiento común del estadounidense medio ha aceptado
tradicionalmente el mito del “triunfador hecho a sí mismo”, sólo con su esfuerzo personal, así
como el orden social basado en la meritocracia, en ambos casos sin tomar en consideración
los factores sociales que favorecen o dificultan el éxito.

− El aislamiento de la psicología social respecto a otras disciplinas afines. El


alejamiento intelectual del tronco común de las ciencias sociales y humanas dificultaba que
los psicólogos sociales pudieran hacerse cargo de problemas sociales relevantes y de dar
explicaciones completas sobre las personas y los grupos.

− Los abusos éticos de la investigación. Cierta clase de investigaciones experimentales


en psicología social ha consistido en provocar situaciones más o menos sorpresivas de tensión
social, ante las cuales se medía la reacción de los sujetos. Lo anterior supone someter a éstos a
tensiones emocionales, no muy distintas a las propias de un programa de cámara oculta.
Además de ello, en un número significativo de experimentos, los sujetos experimentales han
76

sido estudiantes de psicología y el experimentador era su propio profesor, perdiendo aquéllos


su derecho a la intimidad.

La psicología social después de la crisis

¿Cómo se resolvió la crisis? Rijsman y Stroebe (1989) explican que la crisis condujo, a
partir de los años ochenta, a una división de la disciplina. Por un lado, se mantuvo el viejo
paradigma experimentalista, con su asimilación al modelo de las ciencias naturales y con un
marcado acento cognitivista. Por otro, se desarrollan modelos alternativos, como el etogénico
o el construccionismo social, que rechazan el paradigma experimentalista y el método
hipotético-deductivo para la psicología social. En una posición intermedia se ubicarían
algunas propuestas del sociocognitivismo europeo, como las de Serge Moscovici. De hecho,
Moscovici (1989) reclamará un estatus científico independiente para la psicología social, sin
que ello evitara una cierta continuidad del conocimiento psicosocial con el psicológico, pero
también con el sociológico, el antropológico o el histórico.

A finales de los noventa, algunos autores como Ovejero (1997, 1999) defendían que la
psicología social aún no se había recuperado de la crisis, pues la disciplina seguía
mayoritariamente instalada en los modelos individualistas herederos de la ideología liberal
estadounidense y aislada de las demás ciencias sociales y humanas. El mismo Ovejero afirma
que las fronteras entre las ciencias sociales son, realmente, artificiosas y aboga por la
permeabilidad de la psicología social al resto de disciplinas afines −no sólo a la psicología− y
por articular un orden teórico y metodológico basado en la diversidad de enfoques.
Anteriormente, Blanco (1989) había descrito muy expresivamente cómo, desde los años
setenta, se produce una invasión de las teorías cognitivistas en la psicología social, que
institucionalizarán en ella los modelos teóricos de la cognición social. Aunque, junto a ello y
como consecuencia de la crítica, prosigue Blanco, convivirán otras corrientes que destacan la
importancia de las variables socioambientales en el comportamiento humano, además de
abrirse también el camino para la psicología social aplicada, orientada a la solución de los
problemas sociales relevantes.

En la psicología social actual −a imagen de la psicología− los modelos cognitivistas


son, en efecto, claramente dominantes. Sin embargo, como señala Gil-Lacruz (2007), los
77

acontecimientos históricos vividos por la sociedad occidental y sus consecuentes respuestas


intelectuales −la crítica posmoderna− han respaldado argumentos a favor de la pluralidad de
modelos teóricos y metodológicos.

La civilización occidental de finales del siglo XX experimentó un conjunto de cambios


tecnológicos, convivenciales, políticos y económicos, de diverso signo y valoración: los
conflictos identitarios y étnicos, la modificación de los estilos de vida y consumo, la creciente
influencia de los medios de comunicación de masas, la inmigración llegada desde los países
pobres, los cambios en las costumbres relacionales y en la imagen social de determinados
colectivos, la progresiva primacía del poder económico sobre el político, el incremento del
poder adquisitivo de las clases medias, la tecnologización de la vida corriente,… Estos
cambios sociales han repercutido en la manera de pensar, de sentir y de relacionarse de las
personas (Gil-Lacruz, 2007; Humphreys y Joseph, 2004; Ovejero, 1998). A lo anterior habría
que añadir también, como una característica de la sociedad del tránsito de siglo, el
mantenimiento de las desigualdades en la distribución de los recursos y las riquezas, tanto
dentro de los propios países de la sociedad desarrollada, como entre países de la misma y
entre regiones del planeta, y ello a pesar de la confianza que, desde la Ilustración, se depositó
en la razón como fuente de conocimiento y guía moral.

El cambio de valores, de costumbres cotidianas y de confianza en la infalibilidad de la


razón facilita, efectivamente, el surgimiento de nuevos enfoques teóricos en las ciencias
sociales y, por tanto, en la psicología social (Blanco y De la Corte, 2001). Ello es
especialmente relevante en esta disciplina, porque muchos de esos nuevos enfoques se
orientan al análisis crítico de la realidad social, de las relaciones de poder y de las
desigualdades, objetivos que no son contemplados por el paradigma cognitivista imperante.

Aunque la psicología social posmoderna ha sido cuestionada por algunos autores, como
Morgan (1996), por “parecer un cajón de sastre en el que todo entra”, lo cierto es que en
determinados sectores se considera que representa una postura sana para generar debate
dentro de la disciplina y para incrementar su versatilidad (Gil-Lacruz, 2007). Como afirma
Blanco (1995), la psicología social es una, pero se puede expresar de maneras diversas. Desde
una posición crítica al paradigma hegemónico, Stryker (1997) manifiesta que fundamentar la
producción de conocimiento en el experimento de laboratorio y en el estudio de los procesos
78

intrapsíquicos puede resultar muy útil para el propósito de cierta investigación básica, pero no
lo es tanto para atender a gran parte de los problemas sociales.

Con respecto a la crítica al individualismo subyacente en la psicología social dominante,


hay que decir que este debate permitió la apertura hacia la consideración de los factores
supraindividuales de la propia naturaleza humana. Ciertas corrientes de investigadores
psicosociales abrieron sus ojos hacia la perspectiva ecológica fundada por la obra de
Bronfenbrenner (1977, 1979), con su noción de que la actuación humana está condicionada
por los contextos relacionales y socioculturales en los que viven la persona y sus grupos. Esta
perspectiva representa un marco teórico realista para entender la actuación humana y el
desarrollo de las personas y los grupos, así como para orientar intervenciones sociales
dirigidas a la solución de los problemas comunitarios y al fomento del bienestar social y la
calidad de vida de la población (Herrero, 2004; Musitu, 1998). Para la psicología social,
emplazada en los modelos individualistas, el enfoque socioecológico supuso una entrada de
aire nuevo y estimulante, aunque es necesario reconocer que sus logros no han conseguido
institucionalizarse en el terreno académico con la misma pujanza que las teorías dominantes.

Además de la diversidad de enfoques teóricos, la psicología social actual se caracteriza


también por un intento de ampliar su espacio temático y de aplicación, que empezó a surgir
−o a resurgir− con fuerza en los años posteriores a la crisis. El interés por el bienestar social y
la calidad de vida de los sectores sociales, por la investigación de los problemas socialmente
relevantes y por aportar soluciones a ellos, ha abierto el campo de actuación para el psicólogo
social. De todas formas, no hemos de obviar el hecho de que la psicología social sigue siendo
una disciplina principalmente vinculada al ámbito académico. En él es donde trabajan la
mayoría de los que se llaman “psicólogos sociales”. Aun así, desde este ámbito se hace un
esfuerzo por aportar herramientas teóricas, aplicadas y críticas que resulten útiles para los
profesionales −de los servicios sociales y comunitarios, de la salud, de la educación, del
derecho, de la economía, de la comunicación,…−, para las organizaciones, para las
instituciones, para los movimientos sociales, para el pensamiento y el debate social o para el
análisis teórico acerca de la naturaleza humana y la sociedad.

En este contexto, surge un interés por consolidar la psicología social aplicada, en un


intento de orientar la disciplina hacia el análisis y solución de los problemas sociales. Como
79

afirma Nouvilas (2007) la psicología social aplicada pretende dar respuesta a los problemas
socialmente relevantes, replanteándolos desde su perspectiva psicosocial e introduciéndose en
los contextos en los que se producen. La actuación aplicada ha permitido acercarse a
problemáticas sociales muy diversas, siempre relacionadas con el bienestar social y la calidad
de vida: problemática en los barrios, calidad de vida laboral, desarrollo organizacional,
promoción de la salud, humanización de la asistencia sanitaria, contextos educativos, políticas
de igualdad, integración social y condiciones de vida de los sectores sociales, conflictividad
social, actividades de ocio y cultura, movimientos sociales, seguridad ciudadana, marketing
de causas sociales, diseño de espacios construidos, consumo y economía,… y, en definitiva,
cualquier terreno que sea susceptible de optimización mediante el análisis y la intervención
psicosocial.

El valor de la psicología social no ha de fundamentarse en el aislamiento disciplinario,


sino en la colaboración con otras disciplinas que tratan de la sociedad y de la cultura humana
(Ovejero, 1997). Por ello, el interés despertado durante los años setenta y ochenta del pasado
siglo por delimitar conceptualmente a la psicología social aplicada vino acompañado de la
necesidad de hacerlo en un marco de comunicación con las demás ciencias sociales y
humanas. Varela (1975) propuso su concepto de la “tecnología social” entendida como la
actividad que permite diseñar soluciones a los problemas sociales combinando hallazgos
derivados de las diferentes áreas de las ciencias sociales. El modelo de Varela se basa en la
distinción clásica entre ciencia básica y ciencia aplicada, es decir, la discontinuidad
metodológica entre la actividad conocedora y la actividad solucionadora. Otras propuestas,
como la de Mayo y La France (1980) se escaparon de esta distinción y hablaban de una
psicología social “aplicable” que responde a un modelo de tres elementos, por cuyo interés y
singularidad vamos a reproducir en los párrafos siguientes:

− Mejora de la calidad de vida. La calidad de vida se plantea como el objetivo de la


psicología social aplicable, por encima de la solución de problemas concretos. Esta propuesta
representó una destacada novedad, pues el punto de mira no se dirige hacia el problema sino
hacia un objetivo formulado en positivo.

− Desarrollo del conocimiento. La psicología social debe estudiar los acontecimientos


sociales relevantes tal y como ocurren en su entorno natural. Ello incluye ampliar el horizonte
80

de análisis hacia los sistemas macrosociales y no sólo hacia las variables individuales y
relacionales.

− Utilización del conocimiento en el mismo contexto del que proviene. De este modo,
se cierra el ciclo y se retorna al primer elemento: la mejora de la calidad de vida de los
individuos, los grupos y las sociedades.

Fue también suceso de esta época −al menos dentro de los sectores interesados por la
psicología social aplicada− la recuperación de las propuestas de Kurt Lewin sobre
investigación-acción: la investigación y la praxis interventiva son las dos caras de un mismo
proceso. La investigación de un problema social genera un intento científico para modificarlo,
y la aplicación de este intento sigue generando conocimiento sobre el problema, su contexto,
sus dimensiones y sus causas (Nouvilas, 2007). Esta idea lewiniana tuvo importante
repercusión en el desarrollo de la psicología comunitaria y en las intervenciones en entornos
vecinales −barrios− y servicios sociales comunitarios (Montenegro, 2004a; Sánchez-Vidal,
2007), así como también en el ámbito educativo (Elliot, 1990; Pérez-Serrano, 1990) e,
incluso, en el organizacional (French y Bell, 1996).

En relación con lo anterior, Julian Rappaport acuñó el concepto de empowerment,


ampliamente extendido en la psicología social aplicada y, especialmente, en la psicología
comunitaria. Este concepto se refiere al proceso psicosocial por el cual las personas, las
organizaciones y las comunidades adquieren control y dominio sobre sus vidas (Rappaport,
1981). El empowerment alude un sentimiento compartido de capacidad para solventar común
y solidariamente los problemas de una colectividad, para favorecer el desarrollo positivo de la
misma y para alcanzar metas de bienestar y calidad de vida de sus integrantes, todo ello
mediante la participación (Musitu y Buelga, 2004). Uno de los campos de aplicación más
relevantes para la psicología social ha sido, precisamente, el del fomento del sentimiento de
empowerment en comunidades, a través de la acción participativa en asociaciones vecinales u
otros tipos de organizaciones de participación ciudadana. Lejos de aceptar como inevitables
las causas de los problemas sociales y las desigualdades, la acción comunitaria pretende
modificar las condiciones que las mantienen, pues la misma naturaleza histórica de la realidad
social le confiere un carácter transformable (Montenegro, 2004b).
81

En los últimos años, la psicología social aplicada se ha hecho eco de las aportaciones de
la corriente llamada “psicología positiva”1. Esta corriente, surgida en el ámbito de la
psicología clínica, pone el punto de mira en la potenciación de los recursos psicológicos y
sociales de la persona para la consecución del bienestar, más que en el análisis de los rasgos
patológicos y la enfermedad mental (Vázquez y Hervás, 2008). Se identifican como factores
de bienestar: las relaciones sociales, la potenciación de las capacidades, la implicación
personal en los asuntos cotidianos y la influencia positiva sobre los acontecimientos. Tal
visión de las cosas contiene también referentes para la psicología social aplicada, en el sentido
de promoverse intervenciones −en el terreno comunitario, organizacional, educativo,…−
tendentes al desarrollo positivo de las personas y los grupos, más que al diagnóstico y
paliación de problemas específicos. Emerge, en este contexto, el concepto de “capital social”,
entendido como aquellas potencialidades de la persona que se derivan de sus relaciones
sociales, y que son utilizadas como instrumentos para aumentar la capacidad de acción y
satisfacer objetivos y necesidades en la vida social, al tiempo que facilitan la cooperación
interpersonal en beneficio mutuo (Gil-Lacruz, 2007).

La posibilidad de desarrollar una psicología social aplicada favoreció, como ha sido


señalado anteriormente, la amplitud del campo de estudio e intervención para la disciplina. En
definitiva, abrió el espectro de temas a los cuales ésta puede llegar con sus análisis teóricos y
aplicados. Como muestra de la diversidad temática de la psicología social contemporánea, y
ejemplificándola por su presencia en el Estado español, nos referiremos a los contenidos del X
Congreso Nacional de Psicología Social que tuvo lugar en septiembre de 2007. Finalizaremos
este capítulo con la exposición de las áreas de trabajo de este evento, que fueron organizadas
bajo los siguientes epígrafes:

− Inmigración, estereotipos, discriminación y prejuicio.

− Psicología de los grupos, del comportamiento colectivo y movimientos sociales.

1 El adjetivo “positiva” alude a la potenciación de las capacidades de la persona, frente a la visión “negativa” que
focaliza sobre la patología. No tiene que ver, por tanto, con una alusión explícita al positivismo, aunque la corriente de la
psicología positiva sí utiliza los presupuestos de la investigación científica tradicional.
82

− Psicología social de la educación y de la familia.

− Psicología social del ocio, turismo, deporte y consumo.

− Psicología del trabajo.

− Psicología de las organizaciones y desarrollo de los recursos humanos.

− Psicología social de la ciencia y de la tecnología.

− Psicología social y género.

− Psicología ambiental.

− Psicología comunitaria, calidad de vida y bienestar social.

− Psicología jurídica.

− Psicología social de la violencia.

− Psicología de la comunicación.

− Psicología social de la salud.


83

LAS ORIENTACIONES TEÓRICAS EN PSICOLOGÍA


SOCIAL

Se han propuesto diferentes clasificaciones para sistematizar las principales líneas


teóricas en la historia de la psicología social (Blanco, 1988; Deutsch y Krauss, 1988; Garrido
y Álvaro, 2007; Ibáñez, 1990; Moscovici, 1984; Munné, 1989). En todas estas clasificaciones
hay elementos comunes −dado que las orientaciones teóricas están suficiente caracterizadas
para ser contempladas en agrupaciones coherentes−, pero también elementos diferenciales
−pues no siempre hay consenso entre los historiadores de la disciplina a la hora de clasificar
ciertas situaciones limítrofes−. Por ejemplo, Blanco, en lugar de referirse a las orientaciones,
opta por la denominación de “tradiciones” y las considera modos que históricamente han
hecho acto de presencia en la psicología social y que se han llegado a consagrar como el
acervo cultural de la disciplina y como marcos útiles para orientar y delimitar el estudio de lo
psicosocial. Así pues, distingue Blanco cinco grandes tradiciones: la tradición grupal,
heredera de la Völkerpsychologie y orientada al estudio de los grupos sociales y las entidades
psíquicas supraindividuales; la tradición individualista, continuadora de la psicología
conductual; la tradición institucional, heredera de la crisis del positivismo e interesada por el
estudio de la interacción simbólica; la tradición lewiniana, surgida de la teoría del campo
formulada por Kurt Lewin; y la tradición histórico-dialéctica, que incluye las teorías que
plantean una crítica de la sociedad, incluyendo las teorías marxianas.

Munné (1989), por su parte, distingue cinco grandes marcos teóricos en psicología
social, en los que advierte, dado el carácter paradigmático que poseen, supuestos
epistemológicos propios, procesos formativos particulares y productos teóricos genuinos.
Estos marcos son, según Munné, los siguientes: el psicoanálisis social, el conductismo social,
el cognitivismo social, el interaccionismo simbólico −con sus enfoques afines, como la
etnometodología− y la psicología social marxiana. Del mismo modo, Ibáñez (2003) distingue
también cinco grandes orientaciones en la psicología social: el interaccionismo simbólico, el
conductismo social, la orientación psicoanalítica, el guestaltismo y cognitivismo y el
socioconstruccionismo.
84

Para el desarrollo de este capítulo hemos optado por la agrupación de las diferentes
teorías siguiendo un criterio de adscripción a sistemas teóricos, agrupando las teorías en
función de que compartan supuestos, principios, postulados o perspectivas. En la medida en
que algunas de las corrientes que conforman la psicología social confluyen en supuestos y
propuestas, y se manifiestan como formas características de hacer psicología social, podrán
ser agrupadas bajo el mismo epígrafe. La sistematización que seguiremos en este capítulo es
la siguiente:

1) La orientación psicoanalítica.

2) La orientación conductista y neoconductista.

3) La orientación guestaltista.

4) La orientación cognitivista.

5) La orientación sociocognitiva.

6) La orientación del interaccionismo simbólico y enfoques afines.

7) La orientación socioambiental y los enfoques culturales.

8) Las orientaciones alternativas.

9) La perspectiva evolucionista.

La orientación psicoanalítica

Las teorías de Sigmund Freud se difundieron con gran celeridad por todo el mundo
académico y profesional de la psicología desde las primeras décadas del siglo XX. El
instintivismo de Freud, que difiere en muchos aspectos del de McDougall, contribuyó también
a que los psicólogos sociales fijaran la atención en la importancia de los instintos en la
conducta social. Sin embargo, la influencia de Freud en la primera psicología social no fue tan
fuerte como la de McDougall, probablemente porque los instintos que postulaba Freud eran
más lejanos, menos definidos y más difíciles de manejar que los de McDougall (Allport,
1968).
85

Aunque en la propuesta de Freud no se definen leyes explicativas de la conducta


humana, sí habla de ciertos principios que dominan la vida mental, la conducta y la
experiencia humana, tales como el principio de placer y el principio de realidad (Bermejo y
Tortosa, 1998). El hombre es un animal que busca placer. Así, su razón de ser es hacer y
mantener las cosas en un nivel tan placentero como le sea posible. Para Freud, placer o
felicidad no son tanto una meta sino, en todo caso, la fuerza que motiva la existencia humana.
Además, el hombre se encuentra condicionado por límites realistas que le aconsejan cuándo
posponer un placer inmediato en favor de un placer futuro más importante. Aunque la persona
sigue buscando placeres, también es realista y establece un orden jerárquico de ellos. Aquí
aparece el principio de realidad: los placeres futuros que se consideren más importantes tienen
prioridad sobre los placeres actuales que se juzguen menos importantes. Freud no ignoraba
que el ambiente ejercía influencia en la conducta humana. Así, por ejemplo, mientras que el
niño nace ya dotado con el principio del placer, sólo a través de las experiencias de la vida y
la dirección de los adultos responsables de su crianza adquirirá el sentido de la realidad para
manejarse y manejar el ambiente.

Tal vez, el concepto más psicosocial de Freud sea el de “superyó”. La estructura


psíquica freudiana incluye tres elementos: el “yo”, que opera según el principio de realidad; el
“ello”, que lo hace según el principio de placer; y el “superyó”, que supone la interiorización
de las normas y restricciones morales recibidas de la sociedad, a través, en primera instancia,
de la educación paterna. El ello y la realidad exterior presionan al yo, y éste tomará decisiones
conductuales que, después, serán evaluadas por el superyó (Bermejo y Tortosa, 1998).

En otro orden de cosas, Freud realiza un análisis de la conducta grupal, tomando como
punto de inspiración los estudios de Le Bon sobre la conducta de las multitudes. Freud
(1922/1987), en su libro “Psicología de las masas”, intentó especificar la naturaleza y el
origen de los vínculos emocionales que se producen en el seno de los grupos. Consideraba
que en un grupo típico con un líder definido y sin una organización formal concreta, este líder
se constituye temporalmente en objeto común de orientación emocional, sustituyendo a los
vínculos parentales que dieron origen al superyó. A medida que los miembros del grupo
utilizan al líder como sustituto de sus superyós, establecen entre ellos una identificación
general y recíproca del yo. Pero también reconoce Freud que el individuo no desaparece
pasivamente en la pertenencia al grupo, sino que la identificación es limitada y diferenciada
86

para los individuos en cuestión. Cada individuo establece vínculos grupales en muchas
direcciones, lo que ayuda a equilibrar la personalidad. Precisamente, para Freud, las
filiaciones estables al grupo constituyen la base de una personalidad estable (Schellenberg,
1981).

Las aportaciones de Freud a la psicología social son motivo de controversia para los
mismos historiadores de la disciplina. En todo caso, como afirma Buceta (1979) las
discrepancias se refieren al alcance de la influencia pero no tanto al hecho de la misma. Hay
autores, como Gerth y Mills (1984) o Hollander (1982), que atribuyen importancia al
psicoanálisis en el desarrollo de la psicología social. No hay que olvidar que Freud enfatiza la
causalidad de las experiencias relacionales infantiles en el desarrollo de la personalidad,
además de reivindicar el papel del superyó como “guardián moral de la conciencia” y fruto de
la socialización. Ambos elementos de la teoría freudiana poseen una cierta idiosincrasia
psicosocial, al menos para poder inspirar hipótesis.

Hall y Lindzey (1968) consideran que las contribuciones de Freud a la psicología social
pueden resumirse en los siguientes contenidos: socialización del individuo, estructura y
dinámica familiar, psicología de los grupos, origen de la sociedad y naturaleza de la cultura
humana. Destacan Hall y Lindzey que el psicoanálisis tuvo alguna influencia concreta, muy
significativa, en la psicología social: los estudios de Theodor Adorno y su equipo sobre el
prejuicio etnocentrista basado en la personalidad autoritaria, una configuración de
personalidad caracterizada por la adhesión incondicional a los valores convencionales del
endogrupo y por el rechazo hacia quien los desconfirmara. Los propios autores de la teoría de
la personalidad autoritaria reconocían explícitamente su deuda con los planteamientos
freudianos (Adorno, Frenkel-Brunswick, Levinson y Sanford, 1950/1965).

Por otro lado, Ventosa (1990) recuerda que las propuestas psicoanalíticas se han
utilizado en el área de los estudios psicosociales sobre delincuencia y conducta antisocial. A
este respecto, fueron relevantes las explicaciones de Bowlby (1951/1982) sobre la relación
entre delincuencia juvenil y privación maternal en la infancia, aunque se confundió al
reivindicar el rol tradicional femenino como medida preventiva del desajuste y la conducta
antisocial. Más allá de este error, muchos psicólogos sociales actuales podrían asumir la
hipótesis de trabajo que se deriva de la propuesta de Bowlby: hay una incidencia de factores
87

familiares en la conducta antisocial de los jóvenes. Las ideas psicoanalíticas, en general, han
influido en los trabajos de investigación −desarrollados desde otras perspectivas teóricas−
sobre los procesos de socialización y desarrollo social del niño, su educación y crianza. Hay
que mencionar también, en otra vertiente, la influencia del psicoanálisis en John Dollard y
Neal Miller y su teoría neoconductista de frustración-agresión.

También destacables son los trabajos de Sarnoff (1960), quien propone una teoría de
inspiración psicoanalítica en la formación y cambio de actitudes. Su posición consiste en
afirmar que las actitudes humanas tienen como función la reducción de la tensión existente en
la psique. Para Sarnoff, la actitud de una persona hacia cierta clase de objetos está
determinada por el papel que juegan dichos objetos en la reducción de la tensión causada por
determinadas motivaciones o por determinados conflictos entre motivos. Una concepción
similar también puede encontrarse en Katz (1960), quien destaca el papel funcional de
defensa del yo que poseen las actitudes.

No obstante lo anterior, Hall y Lindzey (1968) explican que el psicoanálisis no llegó a


tener la influencia que se podía esperar en la psicología social, y ello cuatro razones:

− El psicoanálisis es considerado como una psicología del instinto y la tendencia


general en psicología social, desde los años veinte, fue opuesta a los instintos.

− El pesimismo de Freud en relación a la sociedad es incompatible con el


ambientalismo de los psicólogos sociales y con su convicción optimista respecto a que puede
encontrarse el ajuste entre la persona y su ambiente.

− El psicoanálisis ha estado estrechamente asociado con la patología psicológica y no ha


sido capaz de presentarse de tal modo que los psicólogos sociales puedan ver su relevancia en
el campo de lo social.

− El psicoanálisis tuvo una débil acogida en las universidades estadounidenses en la


época de consolidación de la psicología social.

Por su parte, Munné (1989) considera que el psicoanálisis social, propiamente dicho, no
comienza hasta que se eliminan los dos escollos en los que había quedado anclado el
freudismo: el biologicismo −no alcanzado, pero deseado− y la valoración de la vida
88

sociocultural limitada a los aspectos negativos de la misma. Para Blanco (1988), la influencia
del psicoanálisis es mucho más modesta y considera innecesaria la inclusión de la orientación
psicoanalítica como un referente teórico en psicología social. A este respecto, en los manuales
al uso de psicología social esta orientación es la que menos espacio ocupa, al compararla con
la cognitivista, la conductista o la guestaltista (Garrido y Álvaro, 2007; Jiménez-Burillo,
Sangrador, Barrón y De Paúl, 1992).

De cualquier modo, la inclusión del psicoanálisis entre las principales orientaciones


teóricas que han contribuido a la creación de conocimiento psicosocial supone reconocer
elementos que no sólo hacen permeable a la psicología social, sino que deben constituir
herramientas para, al menos, el debate y la reflexión sobre la naturaleza humana (Garrido y
Álvaro, 2007).

La orientación conductista y neoconductista

El conductismo parecería estar llamado a ser la orientación dominante en psicología


social por dos razones. La primera, porque durante la época de emergencia de la disciplina, en
el primer tercio del siglo XX, el conductismo llegó a ocupar un papel hegemónico en la
psicología estadounidense. La segunda, por la significación del principal postulado
conductista: la acción humana está regida por acontecimientos exteriores o ambientales. Sin
embargo, la incidencia del conductismo −al menos en sus versiones más radicales− en la
psicología social no ha sido tan explícita como en la psicología (Ibáñez, 1990; Lott y Lott,
1985; Taylor, 1998).

Taylor (1998) señala dos factores por los cuales el conductismo perdió protagonismo en
la psicología social. En primer lugar, por la ubicación que realiza de las causas de la conducta
sólo en el ambiente externo y no en la interpretación que hacen los individuos. En segundo
lugar, por su focalización sobre la conducta, sin atender a la actividad mental interna,
ignorando así buena parte de la experiencia psicológica. Estas dos características definitorias
del conductismo colisionan con las propuestas de las teorías guestaltistas y cognitivistas,
mayoritarias en la historia de la psicología social institucionalizada, motivo por el cual la
influencia del conductismo se vio menguada dentro de esta disciplina. A esto hay que añadir
89

un factor que, paradójicamente, el conductismo comparte con el cognitivismo: su concepción


individualista y asocial del comportamiento humano.

Entre las décadas de los veinte y los cincuenta del siglo XX las teorías conductistas
tienen una presencia hegemónica en la psicología estadounidense, pero habrá que esperar a
los posteriores desarrollos neoconductistas para encontrar una impronta más significativa en
la psicología social. La psicología conductista tiene su origen en los Estados Unidos, a partir
de los trabajos desarrollados en los años veinte por John Watson, influido por la investigación
etológica de Edward Thorndike sobre adquisición de conductas en animales y por la
reflexología soviética, en especial las investigaciones sobre reflejos condicionados de Iván
Pávlov. Es característico del conductismo su deseo de construir una ciencia experimental de la
conducta observable, lo cual se mostraba irreconciliable con el psicoanálisis, que, en la misma
época, postulaba una psicología de la dinámica interna de la mente y cuyo método de
conocimiento era la casuística clínica y nunca la experimentación. Como afirman Pérez-
Garrido, Tortosa y Calatayud (1998), Watson pretende construir una ciencia natural de la
conducta humana, es decir, no tiene dudas sobre la adscripción de su psicología a las ciencias
naturales, en tanto que estudia el comportamiento observable del animal humano y lo hace
desde presupuestos estrictamente experimentalistas, aunque también reconoce el carácter
aplicado de su ciencia para la mejora de la sociedad.

En este contexto, el conductismo watsoniano se caracterizaría, como señala Blanch


(1983) por cinco rasgos:

− Determinismo: La conducta humana como reacción a un estímulo causal localizado


en el exterior.

− Monismo: El ser humano como organismo material, opuesto al dualismo mente-


cuerpo.

− Ambientalismo: Atribución de las causas de la respuesta conductual a factores del


entorno externo y rechazo del innatismo.

− Funcionalismo: Postulación del carácter adaptativo de toda reacción conductual del


organismo como totalidad.
90

− Asociacionismo: Consideración del reflejo condicionado como unidad de conducta y


del hábito como base de la adquisición de conductas.

El modelo de estímulo-respuesta propuesto por el conductismo explica la conducta


como una respuesta observable a un estímulo ambiental dado, sin considerar la intervención
de los factores de la conciencia, pues no pueden ser verificados experimentalmente. El énfasis
depositado en el ambiente como causa del comportamiento favorece la idea de maleabilidad
del ser humano, lo que lleva a pensar que la conducta pueda ser modificada a partir de la
utilización de la recompensa y del castigo. A partir de esta premisa, se realiza una
fragmentación del ambiente en estímulos y otra de la conducta en respuestas, los cuales,
mediante su asociación, permitirán la intervención sobre los comportamientos.

Pero el conductismo no constituyó sólo una herramienta teórica y aplicada para la


intervención sobre la conducta. Al contrario: mucho más allá de las técnicas de modificación
de conducta, el conductismo constituye, ante todo, una teoría acerca de los fundamentos más
básicos del comportamiento humano y de la relación adaptativa del individuo con el
ambiente. Por ello, Watson tuvo alguna influencia en la primera psicología social,
principalmente a través de la obra de Floyd Allport, quien en su libro “Psicología social”
destacaba el poder del entorno para configurar el comportamiento (Allport, 1924/1967).
Allport, en todo caso, se ubica en un posicionamiento diáfanamente individualista, al
proponer su idea de “la falacia del grupo”: un grupo de personas no es más que un agregado
de individuos, sin que exista una realidad grupal cualitativamente diferente a la mera suma de
individuos.

Posturas como la de Allport no facilitaron la expansión de los modelos conductistas


dentro de la psicología social. Esto se constata, sobre todo, en lo que se refiere a los modelos
de condicionamiento operante de Skinner: imprescindibles en la historia de la psicología, pero
poco recurridos en la de la psicología social. En todo caso, Burrhus Frederic Skinner es una
de las figuras más influyentes en la historia de la psicología y la mención a su obra es paso
obligado en cualquier estudio sobre la naturaleza humana.

Skinner (1953/1981a), en la más pura tradición conductista, propone que los patrones de
conducta son adquiridos, mantenidos o abandonados a partir de las consecuencias que esa
91

conducta tenga para el individuo que la realiza. De este modo, las contingencias ambientales
determinarán, afirma Skinner, el comportamiento de los individuos:

− Si una conducta va seguida de una consecuencia recompensante, aumentará su


probabilidad de aparición en ese individuo −refuerzo positivo−.

− Si a una conducta sigue la reducción de una estimulación aversiva, también aumentará


su probabilidad de aparición en ese individuo −refuerzo negativo−.

− Si a una conducta que previamente había sido reforzada no sigue la recompensa


esperada, aumentará aún más su probabilidad de aparición, pero acabará extinguiéndose si esa
recompensa no aparece.

− Si a una conducta sigue la aparición de una estimulación aversiva, disminuirá su


probabilidad de aparición en ese individuo.

Estas contingencias ambientales pueden variar sus secuencias de ocurrencia, variando,


entonces, su efecto en la configuración de la conducta. La consecuencia de todo ello es que el
comportamiento humano será visto como una respuesta automática a las citadas contingencias
ambientales. El concepto de aprendizaje conductual es un pilar básico de la orientación
conductista; en Skinner, pero también en el primer conductismo watsoniano. El conductismo
radical de Skinner, por otro lado, reduce las distancias cualitativas entre el ser humano y el
resto de especies animales. De hecho, la investigación experimental con animales fue práctica
habitual en el conductismo clásico y también en los modelos de condicionamiento operante de
Skinner.

Skinner defiende que no es posible estudiar los procesos internos −la mente−, ya que,
según su propuesta, no son susceptibles de ser observados ni verificados experimentalmente.
Es rasgo característico de su formulación el rechazo a las explicaciones mentalistas y, por
tanto, también a las variables internas que puedan tener presencia en el esquema estímulo-
respuesta. Así, desde su perspectiva, se considera que “conducta” es, estrictamente, lo
observable y que es sólo un producto de la interacción adaptativa con el ambiente. La
conducta social será resultado de contingencias de refuerzo acaecidas en el marco de las
relaciones entre individuos: por ejemplo, el lenguaje, como una modalidad de conducta social,
92

se aprende por condicionamiento operante, como ocurre con cualquier otro comportamiento
(Skinner, 1957/1981b).

Si bien el conductismo original de Watson y el posterior de Skinner han tenido una


influencia más implícita que explícita en la historia de la psicología social, no ocurre igual
con las líneas de investigación neoconductistas. El término “neoconductismo” ha sido
aplicado al amplio y heterogéneo conjunto de investigadores que, siendo posteriores a los
primeros desarrollos de Watson, compartían una inspiración teórica y metodológica de base
conductista (Richelle, 1998). Por tanto, puede hablarse de Skinner como un “neoconductista”,
si se toma como referencia al “viejo” conductismo de Watson. No obstante, como veremos a
continuación, los modelos de condicionamiento operante de aquél difieren notablemente del
grueso de investigaciones neoconductistas, dado que muchas de ellas otorgan consideración a
las variables internas que intervienen en el esquema estímulo-respuesta. Es por ello que la
línea de condicionamiento operante de Skinner ha sido ubicada bajo el epígrafe de
“conductismo radical”.

Efectivamente, del neoconductismo sí puede decirse que aportó importantes


contribuciones a la psicología social y colaboró en la institucionalización de la disciplina.
Pionero de este neoconductismo en psicología es Edward Tolman y su idea de las variables
“intervinientes” dentro del esquema estímulo-respuesta. De esta forma, se toman las variables
“intervinientes” como constructos hipotéticos de carácter neurofisiológico, mediadores entre
la estimulación ambiental y la respuesta del individuo a ésta (Pedraja, Ruiz, Sánchez y De la
Casa, 1998). Es decir, se acepta lo mental en la medida en que pueda ser definido
operacionalmente y sin renunciar a las exigencias metodológicas prescritas. Esta propuesta es
rechazada por Skinner, quien se mantendrá firme en sus postulados antimentalistas, pese a que
su obra fue contemporánea de los desarrollos neoconductistas, así como también del
cognitivismo.

En los apartados siguientes desarrollaremos las principales aportaciones del


neoconductismo a la psicología social. Pero antes hay que mencionar que, como señala
Crespo (1995), aquella psicología social que se reclama conductista lo es de un modo
heterodoxo −o, en su caso, neoconductista−, pues recurre con frecuencia a conceptos
difícilmente compatibles con la filosofía del conductismo, como por ejemplo, a la presencia
93

de intenciones e interpretaciones en la conducta que realizan los individuos. Por ello,


siguiendo a Crespo, la importancia de una psicología social conductista no estriba tanto en el
desarrollo de programas sistemáticos de investigación o en la conformación de escuelas
teóricas, cuanto en el fortalecimiento de una psicología social que está interesada por lo
conductual mucho más que por explicar el funcionamiento de las cogniciones −y
compartiendo con el cognitivismo una visión paradójicamente individualista de esa conducta
social−.

Las contribuciones neoconductistas: El aprendizaje social

Una de las primeras líneas de investigación neoconductista se centró en el análisis de la


conducta agresiva. Dollard, Doob, Miller, Mowrer y Sears (1939) recogen sus investigaciones
en la Universidad de Yale en el libro “Frustración y agresión”, proponiendo que la conducta
agresiva es siempre consecuencia de alguna condición previa de frustración, entendida como
una interferencia que impide el acercamiento a algún tipo de objetivo recompensante.

Más tarde, Miller y Dollard (1941), en su obra “Aprendizaje social e imitación” abordan
otra línea de investigación, dirigida, esta vez, a explicar la adquisición de conductas a través
del aprendizaje por imitación. Su propuesta es que en la infancia se adquiere una tendencia a
imitar, que aumenta progresivamente debido al refuerzo positivo de las respuestas imitativas
ante el modelo. Así, en la interacción social la imitación opera proporcionando,
simultáneamente, el modelo de conducta y el refuerzo. La imitación se generalizará a nuevas
situaciones fuera del momento en que se produce, es decir, no ocurrirá sólo de forma
mecánica ante el modelo. La imitación social, según Miller y Dollard, como principio de
aprendizaje conductual, tiene un papel importante en la conformidad normativa −la
aceptación de las normas y convenciones convivenciales− y en la adquisición del lenguaje.

Sin embargo, Bandura (1965) sostendrá que la anterior explicación es incompleta, pues
no da cuenta de cómo se produce la adquisición de respuestas conductuales que la persona
aún no conoce. Albert Bandura propone que la adquisición de respuestas imitativas es fruto de
la observación del comportamiento de otra persona que sirve de modelo, no siendo necesario
el refuerzo hasta la ejecución por parte del observador de las conductas imitadas. En este
sentido, el refuerzo actuaría más para mantener la conducta que para adquirirla. La
94

originalidad de la aportación de Bandura estriba en su propuesta para explicar el aprendizaje


social a partir del aprendizaje vicario: ocurre aprendizaje vicario cuando se adquiere una
conducta por haber observado a otros hacerla. El aprendizaje social, para Bandura, es
resultado de la observación de la conducta de otros y de la observación de las consecuencias
que para ellos tienen tales conductas; no es necesario que las respuestas imitativas del
observador sean reforzadas ni realizadas abiertamente por éste durante la exposición al
modelo. El hecho de que la observación de las conductas de otras personas pueda estimular
comportamientos parecidos en los observadores, a través de la participación imaginaria en la
experiencia ajena, es lo que se ha denominado “condicionamiento vicario”.

En la teoría del aprendizaje social de Bandura se concibe el proceso de modelado como


la abstracción de las características generales de una conducta observada y la producción de:
una respuesta similar ante estímulos similares, una respuesta similar ante estímulos nuevos o,
incluso, una respuesta completamente nueva en la que se incluyen elementos de las conductas
observadas. Los modelos no necesariamente deben provenir de la realidad sino que pueden
proceder de la ficción, de los medios de comunicación,… El modelado, por otra parte, puede
servir tanto para reforzar como para inhibir ciertas respuestas conductuales.

Un campo en el que Albert Bandura aplicó sus conceptos fue el de la conducta agresiva.
Bandura (1973) comprueba que los niños aprenden la conducta agresiva de los adultos, de
otros niños o de los medios de comunicación, por medio de la observación y la imitación. Las
imágenes de la conducta del modelo se archivan en la memoria del observador y,
posteriormente, cuando se presente la ocasión oportuna, serán recuperadas en la realización
del acto agresivo. Si los modelos violentos obtienen recompensas sociales −reputación,
reconocimiento,…− como consecuencia de su conducta, la imitación será más probable. En
todo caso, si la conducta agresiva del observador no es reforzada cuando la ponga en práctica,
tenderá a extinguirse.

En general, los investigadores conductistas y neoconductistas han otorgado gran


importancia al papel del aprendizaje en la adquisición de las conductas agresivas, y no sólo a
través de la observación, sino también por medio del refuerzo. La tesis a este respecto ha sido
que el origen de muchos comportamientos agresivos está en las recompensas sociales −por
95

ejemplo, elogio de los padres, respeto de los compañeros,…− que los niños han obtenido
como consecuencia de realizar tales conductas (Geen, 1990).

El modelo de aprendizaje social de Bandura reconoce que, aunque los estímulos


externos son los causantes de la conducta, sólo tendrán este papel en la medida en que sean
evaluados por la persona. Esta idea ofrece un modelo de ser humano alejado del
esquematismo estímulo-respuesta, al resaltar la iniciativa y capacidad transformadora de la
persona. Trabajos posteriores de Bandura ahondan en esta línea y suponen un abandono de
sus postulados más conductistas, para elaborar una nueva teoría que él denomina “cognitivo-
social”. Así, además de considerar la conducta y los acontecimientos ambientales, incluye
también los factores cognitivos y personales para explicar la adquisición de nuevas respuestas
o la modificación de las ya existentes (Bandura, 1986).

La noción de ser humano de Bandura incluye la idea de que persona, conducta y


ambiente constituyen los tres elementos que estructuran la actividad humana y que se influyen
mutuamente en un determinismo recíproco (Bandura y Walters, 1963/1990). Esta perspectiva,
en síntesis, distingue cinco capacidades de la persona para la interacción social:

− Capacidad simbólica: Da significados sociales a las experiencias vividas.

− Capacidad previsora: Confiere carácter propositivo a la conducta.

− Capacidad vicaria: Permite aprender la conducta observada.

− Capacidad autorreguladora: Dirige la conducta de acuerdo con los propios motivos y


evaluaciones.

− Capacidad autorreflexiva: Permite conocer y evaluar la eficacia autopercibida de las


propias acciones.

Las contribuciones neoconductistas: La comunicación persuasiva

La comunicación persuasiva es una de las áreas sobre las que el neoconductismo ha


ejercido un mayor influjo. Se trataba de estudiar cuál puede ser la eficacia de un mensaje de
carácter persuasivo, basándose en el hecho de que éstos tienen como finalidad cambiar las
96

actitudes y las opiniones del receptor. Según este modelo, una comunicación tendrá eficacia
persuasiva cuando es capaz de estimular la motivación del receptor para aceptar la idea
propuesta. Las implicaciones del estudio de la persuasión son múltiples: educación,
publicidad, política, religión, relaciones informales, campañas de salud,…

Desarrollada en la Universidad de Yale, esta línea de investigación originó, durante los


años cincuenta del siglo XX, numerosas investigaciones sobre el cambio de actitudes,
ostentando una especial relevancia los trabajos dirigidos por Carl Hovland sobre esta cuestión
(Hovland y Janis, 1959; Hovland, Janis y Kelley, 1953; Hovland, Lumdsdaine y Sheffield,
1949). Las investigaciones analizan el cambio actitudinal dentro de un contexto comunicativo
y en función de los incentivos que se anticipen, es decir, de lo que el receptor espera que le
pase si adopta una nueva actitud.

El objetivo del equipo de investigadores del grupo de Hovland fue determinar qué
características de la fuente comunicativa, del mensaje y del receptor hacen más fácil la
persuasión. Se pretende estudiar de qué manera se puede aumentar la influencia de la
comunicación que pretende ser persuasiva. Basándose en el análisis emisor-mensaje-receptor
se estudiaron experimentalmente un sinnúmero de variables que inciden en la persuasión:
características del emisor, rasgos del receptor, orden en la presentación de los argumentos,
argumentos racionales o emocionales en el mensaje, efectos de las comunicaciones que
provocan temor, efectos de las características del contexto de la comunicación persuasiva,…
Estas investigaciones permitían una clara traducción aplicada, en términos de incidencia sobre
aquellas variables que posibilitan cambios actitudinales en el receptor o receptores.

William McGuire es uno de los principales seguidores de esta prolífica línea e interpreta
el modelo de la comunicación persuasiva en base a los dos procesos que acontecen en el
receptor cuando es persuadido, esto es, la recepción del mensaje y la aceptación del mismo,
así como a la influencia que todos los elementos implicados en la comunicación persuasiva
ejercen sobre esos dos procesos (McGuire, 1968, 1985). Para que un mensaje tenga efectos
persuasivos ha de ser, en primer lugar, atendido, bien comprendido y retenido por el receptor
−factor recepción− y, en segundo lugar, ha de ser aceptado por éste. Si falla uno de los dos
factores, el cambio actitudinal será poco probable. McGuire investiga las relaciones de estos
dos factores con ciertas características individuales. Así, por ejemplo, las personas con escaso
97

interés por el mundo que les rodea y aquéllas con menor nivel de inteligencia tendrán más
dificultades para la recepción de un mensaje contradictorio con sus actitudes previas.

Las contribuciones neoconductistas: El intercambio social

El punto que conecta entre sí las teorías del intercambio social desarrolladas en la
década de los cincuenta y los sesenta es su visión economicista de la interacción social. Por
ello el rótulo de “intercambio” social. El argumento cardinal de esta concepción, siguiendo la
propuesta precursora de Homans (1958), reside en la consideración de que las personas, en
sus relaciones sociales, realizan comparaciones y cálculos sobre costes y beneficios, con el fin
de mantener una relación social equilibrada y basada en el equilibrio entre ambos factores.
Qué se obtiene y qué se invierte −o se deja de ganar− en una relación social serán factores
configuradores de la motivación a establecer o a mantener tal relación. El intercambio alude a
todo tipo de relaciones sociales, sean éstas amorosas, familiares, amistosas, laborales,... La
propuesta de George Homans tiene la peculiaridad de que, además de asumir los presupuestos
básicos de la teoría conductista del aprendizaje, utiliza analogías de la economía y agrega
concepciones vinculadas a la noción de justicia, componiendo así un modelo de motivación
humana con un destacado ingrediente de cálculo racional.

El núcleo central de estas teorías fue explicar el intercambio social en base al interés
particular que los actores de una interacción dada tienen por obtener beneficios de la misma;
beneficios, por otra parte, que son esperados por ellos (Morales, 1981). Pero el concepto
mismo de intercambio adquiere diferentes significados según las diferentes teorías, pues no
puede hablarse de una sola teoría del intercambio. La definición más amplia, basada en la
relación entre costes y beneficios, corresponde a Homans (1958), anteriormente mencionada.
A partir de ahí otros investigadores desarrollarán propuestas más específicas.

Thibaut y Kelley (1959) se centran en la interdependencia entre dos personas. El juicio


que una persona hace sobre lo beneficioso de una relación con otra depende de las
comparaciones efectuadas, según dos criterios: el nivel de comparación, alusivo a las
recompensas que la persona cree que puede conseguir/merecer en la vida social, y el nivel de
comparación de alternativas, referido a las opciones alternativas que esa persona percibe
como disponibles para ella.
98

Por su parte, Blau (1964/1983) mantiene que no toda conducta de relación supondrá un
intercambio, sino que sólo se dará éste cuando las conductas relacionales buscan
intencionadamente unos resultados. Sostiene la importancia otorgada a los incentivos de
recompensa, así como las analogías económicas, pero además incluye en su explicación la
influencia grupal en la definición de costes y beneficios, la búsqueda de aprobación social y el
deseo de diferenciación individual para obtener mayores recompensas de la relación.

Finalmente, hay que citar la teoría formulada por Adams (1965) conocida como teoría
de la equidad, la cual se relaciona con las propuestas de Festinger sobre la comparación social
y la disonancia cognitiva. Para Adams, en el intercambio social, las personas comparan y
evalúan la diferencia entre sus aportaciones y los resultados que obtienen. La percepción de
inequidad produce una tensión cognitiva y afectiva, ante la cual la persona tiene varias
alternativas: modificar sus aportaciones, distorsionar cognitivamente sus aportaciones o sus
resultados −cuando no sea posible mejorarlos−, intentar influir sobre otras personas para
conseguir equidad, cambiar el criterio de comparación o, por último, abandonar el campo de
comparación. La teoría de la equidad ha tenido aplicación, no sólo en el terreno de las
relaciones informales, sino también en la explicación de la motivación laboral.

Las contribuciones neoconductistas: Otras investigaciones

Existen otras líneas de investigación de interés para la psicología social que están
influidas por el conductismo y por el neoconductismo. Sumariamente, pueden mencionarse
los siguientes:

− Los trabajos de Osgood y Tannenbaum (1955) sobre los efectos de la incongruencia


que ocurre cuando alguien hacia el que se experimenta simpatía manifiesta actitudes de signo
contrario a las propias. Utilizando la técnica del diferencial semántico midieron la magnitud
de la incongruencia y trataron de predecir la dimensión del cambio actitudinal propio o del
cambio en la valoración hacia el otro.

− Las investigaciones de McClelland (1955/1989) que caracterizaron la motivación de


logro, un tipo de estructura motivacional orientada hacia la mejora de resultados en la vida
social y hacia la búsqueda de incentivos valiosos y desafiantes, pero realistas.
99

− Los estudios de Zajonc (1965) acerca de la facilitación social, referidas a que la


presencia de otras personas facilita la producción de las respuestas dominantes aprendidas.
Así, la presencia de otros incrementará el rendimiento individual en tareas ya dominadas, pues
las respuestas dominantes son los aciertos, pero lo reducirá en tareas más complejas, pues las
respuestas dominantes serán los errores. También son relevantes los trabajos de Zajonc
(1968b) sobre el efecto de la mera exposición: la percepción de forma repetida de un estímulo
−por ejemplo, otra persona− incrementa la valoración positiva de ese estímulo, siempre que
no se parta de una actitud negativa previa.

− Las investigaciones sobre atracción interpersonal de Lott y Lott (1972), que ponen de
manifiesto que la atracción que una persona experimenta hacia otra se incrementará cuando de
la interacción con ésta se deriven consecuencias positivas para aquélla, y se reducirá en caso
contrario.

− Los trabajos de Berkowitz (1969) sobre la conducta agresiva, que revisan la teoría de
frustración-agresión de Dollard y Miller. Para Berkowitz la frustración no conduce
directamente a la puesta en marcha de una conducta agresiva, sino que lo hará a un
incremento del nivel de activación fisiológica del organismo, lo cual llevará o no a la
conducta agresiva, en función de la predisposición del individuo.

− Los desarrollos de la teoría de frustración-agresión en el estudio del conflicto


intergrupal. Gordon Allport explica que la agresividad contra miembros de un grupo social no
dominante puede ser causada por condiciones de frustración existentes en la vida de
individuos de un grupo social dominante: así, la agresividad provocada por la frustración se
desplazaría hacia personas del exogrupo, que se convierten, de este modo, en un chivo
expiatorio (Allport, 1954). A este respecto, Hovland y Sears (1940), en un estudio documental
sobre el periodo comprendido entre 1882 y 1930, ya habían comprobado que los
linchamientos de población afroamericana en las ciudades estadounidenses aumentaban
significativamente cuando las condiciones económicas eran menos benignas para los
empresarios blancos.
100

La orientación guestaltista

La psicología social guestaltista −del vocablo alemán Gestalt, que podría traducirse
como “forma” o “configuración”−, es contemporánea del conductismo y fue durante bastantes
años la orientación dominante en psicología social. Su eclipse y el paulatino desplazamiento
de su posición preponderante vendrán propiciados por la fuerza que tomará la orientación
cognitivista en psicología y en psicología social.

Los antecedentes de la orientación guestaltista en psicología social hay que buscarlos en


la psicología de la Gestalt, escuela a la cual se adscriben sus principios básicos. A comienzos
del siglo XX nace en Alemania la Escuela de la Gestalt, inspirada por Max Wertheimer, Kurt
Koffka y Wolfgang Khöler; su inicio suele identificarse con la publicación en 1912 de la obra
de Wertheimer “Estudios experimentales sobre la visión del movimiento”. Dos años antes,
Wertheimer comprobó que iluminando dos líneas cercanas con un intervalo de tiempo
suficientemente breve se tenía la impresión de percibir una sola línea en movimiento. A este
fenómeno lo bautizó como “fenómeno phi”. Más adelante, ya en la década de los treinta, la
psicología de la Gestalt alcanzará su máxima efervescencia en los Estados Unidos, debido al
exilio de un importante grupo de investigadores de formación guestaltista.

Sahakian (1982) explica que la tesis fundamental de Wertheimer y de la Gestalt era que
hay contextos donde lo que está ocurriendo en el todo no puede deducirse de las
características de las partes separadas, sino a la inversa: lo que le ocurre a una parte está
determinado por las leyes que explican la estructura interna del todo. Se podría sintetizar la
teoría de la Gestalt como la indagación de la relación que se establece entre las partes y el
todo y el estudio de las leyes de la organización perceptiva. El conocido principio “el todo es
más que la suma de las partes” es el exponente principal de la idea de que el mundo percibido
está organizado en “todos funcionales” o estructuras que le dan sentido. Es decir, las personas
reaccionan en función de cómo perciben o, dicho con otras palabras, en función del
significado que otorgan. Este acto organizador apela a un mecanismo de categorización
interno y connatural al individuo −la organización perceptiva se considera una capacidad
innata−. Así, la percepción, según el guestaltismo, incluye, no sólo una observación, sino
también cierta construcción de la realidad. La psicología social guestaltista recogerá los
presupuestos fundamentales de la psicología de la Gestalt para aplicarlos al estudio del
101

comportamiento social. De este modo, en torno a los años cuarenta del siglo XX surge una
orientación que resultará decisiva para la consolidación y expansión de la psicología social.

Si bien la orientación guestaltista suscribe el método experimental, lo hará alejándose de


los presupuestos del conductismo, ya que, ante el elementarismo de éste, defiende una
concepción holística en la cual se contemplará la actividad constructiva del ser humano. De
este modo, mientras que el conductismo presupone una cierta pasividad del individuo, fruto
de las determinaciones ambientales, desde la orientación guestaltista, por el contrario, se
atribuye a la persona capacidad agente en su medio. Asimismo, la psicología experimental
guestaltista constituyó una oposición a la wundtiana: mientras que desde la propuesta de
Wundt lo que se busca son elementos sensoriales asociables y se intenta descomponer todo
fenómeno en sus aspectos elementales, para la Escuela de la Gestalt lo que hay son “todos
cualitativos” estructurados y significativos.

Para la orientación guestaltista la conciencia constituye un objeto de estudio, pero


tampoco a través de la introspección wundtiana, sino a partir del análisis fenomenológico, que
prioriza el interés por la experiencia inmediata, tal como se produce, y por las interpretaciones
del sujeto. Los datos de la conciencia son considerados totalidades cualitativas, autónomas y
determinantes. La investigación sobre la percepción de las formas visuales, realizada por la
orientación guestaltista, refleja un intento de encontrar entidades organizadas en la percepción
humana. Lo que se toman en consideración son los hechos tal y como son percibidos. Pero el
campo de investigación guestaltista, además de la percepción y la conciencia, incluye también
las motivaciones, las emociones y las necesidades de las personas, a diferencia de la
orientación cognitivista que, décadas más tarde, se olvidará del mundo afectivo y pondrá el
énfasis en el estudio de los mecanismos de procesamiento de la información.

Ibáñez (1990) establece tres factores que contribuyeron a la extensión y propagación de


la orientación guestaltista, hasta convertirse, después de la Segunda Guerra Mundial, en la
preponderante en psicología social:

− La adscripción de la Escuela de la Gestalt a la tradición experimentalista.

− La defensa del carácter activo del ser humano y la primacía otorgada a la autonomía
personal, frente al esquematismo estímulo-respuesta del conductismo.
102

− El énfasis puesto en la interpretación que hacen las propias personas de la realidad,


más que en la realidad misma.

En el marco de la orientación guestaltista en psicología social destaca, de manera


singular, la aportación de Kurt Lewin. Asimismo, las contribuciones de Fritz Heider, Leon
Festinger, Muzafer Sherif y Solomon Asch. Todas ellas serán desarrolladas en los apartados
subsiguientes, lo cual permitirá caracterizar la relevancia de esta orientación en la psicología
social.

Kurt Lewin

Si bien es cierto que la adscripción de Kurt Lewin a la orientación guestaltista es


manifiesta, también lo es que la temática de sus investigaciones lo convierte en un guestaltista
heterodoxo (Collier et alii, 1996; Sahakian, 1982). Este hecho ha supuesto que, a menudo, se
identifique una tradición lewiniana dentro de la tradición guestaltista en psicología social.
Quizás sea más adecuado conceptualizar a Lewin como guestaltista poco ortodoxo,
reconociendo así el hecho de que este investigador no aplica plenamente a la psicología social
todos los presupuestos del guestaltismo clásico en psicología (Garrido y Álvaro, 2007).

Lewin es uno de los principales artífices de la consolidación y generalización de los


estudios experimentales en psicología social. A través de su trabajo mostró que los fenómenos
sociales complejos podían ser llevados al laboratorio y estudiados experimentalmente. Sin
embargo, el modelo lewiniano de experimentación no fue el adoptado por la psicología social
estadounidense, sino que ésta favoreció el que las ciencias naturales recogieron de la física.
Lewin concebía como parte determinante del procedimiento experimental la interacción entre
experimentadores y participantes, por lo que, habitualmente, ésta aparecía especificada en el
procedimiento y en los informes para ser analizada. Por ejemplo, estableciendo sesiones de
feedback entre investigadores e investigados, que luego permitían completar los análisis de los
resultados experimentales (Garrido y Álvaro, 2007).

Lewin (1951/1988) considera imprescindible, para la realización de cualquier trabajo


científico, el recurso a la teoría. Desde su perspectiva, hacer uso de la teoría permite
trascender lo que sería una mera recolección o clasificación de hechos sin valor predictivo. La
teoría científica, para Lewin, se caracteriza por el análisis completo y en su totalidad de un
103

hecho conocido. Estos análisis deben estar vinculados a los hechos observables, mediante
definiciones operacionales. El objetivo es obtener de ahí un concepto general verificable
experimentalmente.

Las tres grandes aportaciones de Lewin a la psicología social son la teoría del campo, la
dinámica de grupo y el planteamiento de investigación-acción. En las siguientes páginas
analizaremos estas tres contribuciones.

En la teoría del campo, Kurt Lewin nos presenta a la persona permanentemente inserta
en un campo de fuerzas psicológicas. El concepto clave de esta teoría es el de “campo
psicológico” o “espacio vital”. Según Lewin, cualquier suceso psicológico, del tipo que sea,
es función del espacio vital de la persona, es decir, del conjunto de fuerzas interdependientes
formadas por el individuo y su entorno. Por lo tanto, para comprender el comportamiento de
una persona determinada, se deben considerar sus necesidades, sus metas, sus capacidades, su
percepción y su situación, aunque ningún factor será suficiente por separado. El espacio vital
está integrado, asimismo, por los acontecimientos pasados, presentes y futuros que puedan
ejercer su influencia; sin embargo, y pese a ello, cualquier conducta o cualquier cambio en un
campo psicológico depende, solamente, del estado de ese campo en ese momento. Esta noción
no implica desconsiderar la influencia de los acontecimientos no presentes; al contrario, el
campo pasado y el futuro constituyen dimensiones del campo presente, pero la conducta
dependerá sólo de cómo es en la actualidad el campo presente. El espacio vital, por otra parte,
abarca la totalidad de acontecimientos posibles −tanto explícitos como implícitos− que
determinan la conducta en un momento dado. Esto significa que existe una distinción entre la
realidad y la percepción personal de la realidad. La percepción puede ser correcta o
incorrecta, pero lo que la persona percibe es lo que determina su conducta (Lewin, 1948,
1951/1988).

Otros conceptos también relevantes en la explicación del campo psicológico son el de


fuerza −tendencia a actuar en una dirección específica−, valencia −la atracción positiva o
negativa hacia una dirección− y locomoción −traslado de una región psicológica a otra−.

La conducta, según Lewin, no está determinada solamente por las metas que el
individuo persigue, sino también por los obstáculos que encuentra. No puede planificarse la
104

conducta en base a esos obstáculos, pero éstos la van a limitar. Por ello, pasan a formar parte
del campo psicológico, lo que obligará a reconsiderar situaciones y, en consecuencia, a
seleccionar conductas. El movimiento dentro de un campo psicológico puede ser físico o
imaginado, lo cual hará posible diferenciar las situaciones en función de su nivel de realidad:
obviamente, es más fácil alcanzar metas en la imaginación que en la realidad, no obstante, la
persona puede imaginar conductas y comprobarlas. Cada movimiento dentro del campo o
espacio vital abre nuevas posibilidades y exigirá una reestructuración del mismo, si al
dirigirse a una meta se encontraran obstáculos o acontecimientos imprevistos.

La teoría del campo es una teoría compleja, tanto en sus elementos constitutivos como
en su formalización. De acuerdo con Blanco et alii (2005), sus características fundamentales
serían:

− Utiliza un método constructivo de conocimiento y no clasificatorio, en el sentido de


que no parte de leyes generales −los conceptos generales, para Lewin, no permiten la
predicción del caso individual− sino de casos individuales que pretende poner en relación de
interdependencia con lo general.

− Utiliza un enfoque dinámico, al considerar la existencia de una serie de fuerzas


motivacionales subyacentes al comportamiento y al enfatizar la configuración o situación del
momento.

− Incluye un enfoque psicológico, pues tiene en cuenta las cosas que existen para el
individuo en su percepción.

− Se interesa más por la configuración del todo que por el examen aislado de las partes.

− Sigue el principio de contemporaneidad, en tanto que la comprensión de la conducta


debe realizarse desde la comprensión del momento en que ocurre, dentro de un espacio vital
concreto.

− Propone la utilización de la geometría para la representación analógica de las


situaciones psicológicas −del campo psicológico o espacio vital−.
105

La segunda de las aportaciones de Lewin que vamos a analizar es la dinámica de grupo.


Bajo el impulso de Lewin, la psicología de los grupos vuelve a interesar de nuevo a los
psicólogos sociales. En su perspectiva, destaca el hecho de que el grupo interactivo presenta
propiedades que no se encuentran en sus miembros tomados individualmente −de nuevo, el
“todo” es más que la suma de las partes−. Estas propiedades no dependen tanto de la similitud
entre los miembros del grupo, como de las relaciones de interdependencia entre éstos. El
grupo interactivo constituye una unidad dinámica en la que el cambio en una de sus partes
modifica siempre a las otras, de ahí su introducción del término “dinámica de grupo”, que
tanto éxito ha tenido en la psicología social.

La importancia del concepto lewiniano de grupo para la psicología social es señalada


por diversos autores. Así, Blanco et alii (2005) sugieren que el paso de la psicología
individual a la psicología social lo dio Lewin con su concepto de grupo. Por su parte, Turner
(1999) afirma que la idea lewiniana “el todo es superior a la suma de sus partes” ofrece una
base para una nueva perspectiva de la psicología grupal alejada del reduccionismo
individualista, pues implica que es verosímil que la interacción de grupo entre individuos
pueda producir procesos y productos psicológicos que son diferentes a la psicología del
individuo y, lo más importante, irreductibles a ella.

Además de la noción del grupo como totalidad dinámica, Fernández-Ríos (1989)


resume en cuatro las nociones relevantes de la teoría lewiniana sobre el grupo interactivo:

− El grupo constituye el marco de referencia del individuo y el terreno sobre el que se


sostiene.

− El grupo es un medio para que sus miembros se procuren necesidades físicas y


sociales.

− La dinámica del grupo siempre ejerce un impacto sobre los individuos que lo
constituyen.

− El grupo es un elemento del espacio vital de la persona.

Lewin realizó investigaciones sobre diferentes procesos grupales −liderazgo,


comunicación, toma de decisiones,…−, tanto en laboratorio como en contextos naturales y
106

siempre estrechamente ligadas a problemas sociales relevantes. Por ejemplo, en sus


investigaciones comprueba las ventajas del liderazgo democrático sobre el autoritario en los
grupos de trabajo, no sólo en cuanto a los mejores resultados de la actividad, sino también por
el mayor grado de cooperación entre los miembros y los menores niveles de hostilidad
intragrupal (Lewin y Lippitt, 1938; Lewin, Lippitt y White, 1939; White y Lippitt, 1971).
Como afirman Fernández-Ríos (1989) o Garrido y Álvaro (2007), Lewin estaba muy
interesado en mostrar la superioridad de la democracia frente a los regímenes totalitarios, pues
él mismo había sido perseguido por el nazismo y tuvo que abandonar Alemania por ello.

Lewin no publicó mucho sobre dinámica de grupos −fueron sus colegas y discípulos del
Centro de Investigación para la Dinámica de Grupos los que desarrollaron y difundieron sus
ideas−, pero sí lo suficiente como para que su impulso se constituyera en alternativa a la idea
de Floyd Allport acerca de una psicología del grupo reducida a la psicología del individuo
(Deutsch y Krauss, 1988).

La tercera gran aportación de Kurt Lewin es el planteamiento de investigación-acción.


Este modelo propuesto por Lewin (1948, 1951/1988), y desarrollado tras su muerte por sus
colaboradores, representa un esfuerzo por combinar e integrar los conocimientos de las
ciencias sociales con la solución de los problemas sociales. Se trata de solucionar los
problemas de forma científica y realista, dentro de un marco ético preciso. La investigación ha
de servir para mejorar la dinámica de la sociedad y, al tiempo que se interviene para mejorar,
se estará generando conocimiento sobre el funcionamiento real de esa dinámica social. Se
investiga en los contextos sociales para analizar sus problemas, y ese estudio producirá
conocimiento acerca del problema, sus causas, sus efectos y sus protagonistas; tal
conocimiento podrá aplicarse a la solución, y de esa aplicación se generará nuevo
conocimiento sobre las dimensiones del problema y sobre el contexto concreto en el que
ocurre.

Lewin entiende que, de la misma forma que es posible registrar con exactitud los
aspectos físicos, también será posible observar los aspectos sociales de la conducta
interpersonal con precisión y con un grado de confiabilidad satisfactorio. Pero la investigación
sobre los modos de comportamiento en la vida social carecerá de valor o utilidad si no se tiene
en cuenta el contexto o la “atmósfera social” como unidad más amplia en la que tiene lugar la
107

actividad de los individuos y los grupos. Es decir, lo que Lewin propone es contextualizar los
problemas sociales dentro de la realidad social en la que surgen.

El interés de Kurt Lewin es, pues, realizar investigaciones socialmente relevantes que
conduzcan a resultados que puedan ser utilizados para la mejora de la vida social. El modelo
de investigación-acción propugnado por Lewin entiende que la investigación no se reduce a
una teoría y a su consecuente aplicación práctica, sino que ambas, teoría y praxis, se integran
en un mismo y único proceso. Este modelo de investigación-acción combina e integra la
teoría y la praxis, a lo largo del tiempo y en diferentes grados: los conocimientos teóricos
sobre la vida social se construyen al mismo tiempo que se interviene sobre los sistemas
sociales para intentar comprenderlos y mejorarlos. De ahí que la separación entre ciencia
básica y ciencia aplicada no tenga sentido para Lewin, pues entiende que se trata de dos
dimensiones de un mismo proceso. Su posición epistemológica representa, en definitiva, un
intento por reconciliar la teoría y la praxis en la investigación psicosocial.

La idea lewiniana de investigación-acción tuvo enorme influencia en la metodología de


investigación-acción participativa desarrollada años más tarde en el campo de la psicología
social aplicada. Tal planteamiento participativo busca la implicación de las personas objeto de
intervención −en contextos vecinales, organizacionales, educativos,…−, tanto en la
investigación como en la acción, con el fin de afrontar los problemas conjuntamente entre la
comunidad afectada y los investigadores. Esta característica, que hace de los participantes los
agentes activos del cambio social, es asumida totalmente por la psicología comunitaria actual
(Montenegro, 2004a; Sánchez-Vidal, 2007).

Fritz Heider

En la introducción de su obra “Psicología de las relaciones interpersonales”, Heider


(1958) señala cómo la teoría del campo de Lewin influyó en la formulación de su teoría de las
relaciones interpersonales. La premisa de la que parte Heider es la de considerar a las
personas como si fuesen científicos “ingenuos” que establecen conexiones entre causas no
observables y conductas observables, referidas a la vida cotidiana. La idea que guía su estudio
de las relaciones interpersonales es que las personas analizan las acciones que observan o que
conocen de sus semejantes, con el fin de encontrar en ellas una coherencia y un orden, de
108

forma parecida a lo que hacen los científicos, y de esta manera intentan predecir tales
acciones y enjuiciar sus causas. La cuestión que se propone explicar Heider es cómo se usa el
sentido común para discernir el significado de los acontecimientos de la vida cotidiana. Este
paralelismo trazado entre la forma de operar del sentido común y la forma de hacer del
conocimiento científico le conduce a hablar de una “psicología ingenua” en la mente del
conocedor social cotidiano.

Heider fue, de hecho, el primer investigador que abordó el estudio del proceso de
atribución causal en las relaciones interpersonales (Morales, 1999b). La tesis que sostiene es
que, en las situaciones de relación interpersonal no sólo se produce una interacción
comunicativa y conductual sino que, entre los implicados en la relación, también se dan
percepciones de atribución causal, a partir de las cuales se realizan interpretaciones sobre las
acciones de los otros. La teoría de la atribución se refiere, pues, a la percepción que las
personas tienen respecto a la causalidad del comportamiento social o, dicho de otra manera, al
análisis “ingenuo” que éstas hacen para establecer asociaciones entre los comportamientos
observables y las causas inobservables. Heider (1958) señala que las personas pueden asociar
dos tipos de causas a los comportamientos: causas internas o personales, tales como
intencionalidad, capacidad, responsabilidad o deseo; y causas externas o ambientales, tales
como circunstancias, azar o características de la actividad.

El juicio que, finalmente, se realiza sobre las causas de la conducta observada


dependerá de la interpretación que el observador haga de una serie de parámetros acerca del
actor y de su acción: la capacidad del actor para producir tal conducta, su motivación para
hacerlo, la naturaleza de su implicación en la acción o la naturaleza de la misma acción,
incluyendo, en su caso, su dificultad.

Pero lo verdaderamente relevante de un proceso de atribución causal es que el perceptor


cree que el juicio que extrae sobre otro individuo es “verdadero”, con independencia de que se
correspondiera o no con la realidad. De hecho, Heider (1958) propone que la tendencia
mayoritaria es atribuir los comportamientos ajenos a causas internas, como consecuencia de
que las personas consideran que sus semejantes poseen características bastante invariantes y
son casi siempre responsables causales de sus propias conductas. Es ése uno de los puntos
centrales de interés en la teoría de la atribución de Heider: el hecho es que las conductas que
109

se perciben como intencionales y aquéllas que resultan desconfirmadoras de las expectativas


del perceptor son las que generan más atribuciones en éste y son, precisamente, las que le
aportan datos para extraer rasgos subyacentes estables acerca del actor (Moya y Expósito,
2007).

La aportación de Heider no se circunscribe sólo a la teoría de la atribución. Otros


intereses le conducen a reflexionar sobre las condiciones y efectos del equilibrio entre los
fenómenos cognitivos y los afectivos, elaborando una teoría del equilibrio cognitivo que
menciona que el proceso de atribución depende también de la necesidad de evitar el
desequilibrio cognitivo. Heider (1958) explica que los individuos buscan una coherencia entre
las actitudes que mantienen hacia los otros, así como entre las actitudes que, en general,
mantienen hacia los hechos de su entorno. Cuando una persona percibe un desequilibrio en
sus actitudes, tenderá a modificarlas para evitar tal desequilibrio o a reequilibrar
cognitivamente la situación. Así, por ejemplo, si una persona percibe que alguien por el que
siente simpatía manifiesta una opinión muy divergente a la suya en un tema relevante, se
producirá un desequilibrio que podrá solucionar modificando las propias percepciones hacia
el otro o intentando cambiar el punto de vista de ese otro. Existirá un estado de armonía o
equilibrio cuando las entidades ligadas son todas positivas o son todas negativas. Si dos
entidades que están estrechamente relacionadas tienen signo diferente, resultará un estado de
desarmonía o tensión.

Tanto la teoría de la atribución de Heider como la teoría del equilibro han sido muy
influyentes en la psicología social posterior. De la teoría de la atribución derivan la teoría de
las inferencias correspondientes, formulada por Jones y Davis (1965), y la teoría de la
covariación y configuración de Kelley (1967), que revisaremos en el apartado dedicado a la
orientación cognitivista. La teoría del equilibrio cognitivo influye, asimismo, en otros
investigadores contemporáneos de inspiración guestaltista: la teoría de la disonancia cognitiva
de Festinger (1957/1975), de la que nos ocuparemos posteriormente, recibe el influjo de las
investigaciones de Heider sobre el equilibrio.

Muy cercana a las propuestas de Heider se encuentra la teoría de la presión a la simetría


de Newcomb (1953), investigador también de influencia lewiniana. Según Newcomb, las
personas que interaccionan viven en un mundo de objetos comunes −personas, cosas,…−
110

hacia los cuales desarrollan actitudes positivas o negativas. Si las personas se sienten
mutuamente atraídas y tienen actitudes similares hacia terceros objetos, aparecerá un estado
de equilibrio. Así, la atracción mutua, será más marcada entre individuos que mantienen
actitudes y creencias similares.

Leon Festinger

Es indudable que las aportaciones de Leon Festinger, discípulo de Lewin, han tenido un
extraordinario impacto en la psicología social. Destacaremos tres de sus contribuciones
fundamentales y estrechamente interrelacionadas entre sí: la teoría de la comunicación social
informal, la teoría de la comparación social y la teoría de la disonancia cognitiva.

La teoría de la comunicación social informal (Festinger, Schachter y Back, 1950;


Festinger y Thibaut, 1951) sostiene que los miembros de un grupo interactivo tienden a
relacionarse mutuamente de manera instrumental, esto es, persiguiendo alguna finalidad en la
situación grupal. Las interacciones intragrupales, por otra parte, tienden al consenso y a la
uniformidad. El consenso del grupo facilitará que cada miembro se sienta seguro de sus
opiniones o creencias. Igualmente, para alcanzar los objetivos grupales, se requerirá una cierta
uniformización de la acción, y ésta, a su vez, requerirá comunicación. La comunicación y la
cohesión grupal son dos variables que guardan una relación muy estrecha. Además, en
situaciones de amenaza a la cohesión, la comunicación se dirigirá, particularmente, hacia la
minoría divergente, sobre todo si es percibida como factible de ser persuadida. El discrepante
puede resistirse a las presiones, sobre todo si sus opiniones reflejan necesidades personales
importantes o encuentran referente en otros grupos. Ante esta resistencia, podrán aparecer
comportamientos de rechazo por parte del grupo o amenaza de exclusión. Si la discrepancia
continúa en aumento, el grupo tenderá a romperse o a prescindir del miembro discrepante,
según sean la importancia del tema y la cohesión del grupo. Claramente, a mayor cohesión
habrá mayor facilidad para prescindir del discrepante.

Un desarrollo de la teoría de la comunicación social informal lo constituye la teoría de


la comparación social (Festinger, 1954). El presupuesto fundamental es que la persona
necesita conocer si sus opiniones, creencias, actuaciones y aptitudes son adecuadas. Para ello,
tiende a compararlas con la realidad social −otras personas o su grupo−. La tendencia es
111

realizar comparaciones con aquéllos cuyas actitudes y aptitudes se perciben como más
atractivas, más similares o más próximas. La consecuencia es que si la persona percibe que
sus actitudes o aptitudes están muy alejadas del modelo de comparación, intentará
modificarlas para asemejarse más a los otros, o bien intentará transformar las de los demás
−por ejemplo, su forma de pensar−. Una tercera vía es sentir menor atracción por las
situaciones disímiles y dejar de compararse con un determinado grupo.

Una de las aplicaciones de la teoría de la comparación social es la realizada por


Schachter (1966) en el ámbito de estudio de las emociones y la formación de grupos
informales. Schachter mostrará la tendencia de las personas a asociarse con otras que estén
pasando por una experiencia similar, tendencia que se ve incrementada si existe ansiedad.
Como ocurría con las actitudes y aptitudes, la persona también tiene la necesidad de comparar
sus emociones y valorar la compatibilidad de éstas con las que expresen otras personas en
situaciones similares.

Partiendo de los supuestos generales de Lewin y conociendo las investigaciones de


Heider sobre el equilibrio cognitivo, Festinger (1957/1975) elaboró la teoría de la disonancia
cognitiva, que ha sido extraordinariamente influyente en la psicología y en la psicología
social, además de haber dominado, durante mucho tiempo, en el campo de los trabajos
psicosociales sobre actitudes.

El núcleo de la teoría de la disonancia cognitiva, fiel a la tradición guestaltista, está


conformado por la siguiente idea: la dinámica de relaciones entre los distintos elementos
cognitivos en una persona −creencias, valores, actitudes, posicionamientos opinables,…−
viene determinada por la necesidad subjetiva de organizarse en un todo coherente. La
disonancia aparece cuando se dan dos elementos cognitivos −que sean relevantes− opuestos
entre sí o incompatibles, y la persona deberá elegir entre ambos, pues su presencia
contradictoria crea tensión psicológica −por ejemplo, “sé que fumar me perjudica” y “me
gusta fumar”; por ejemplo, “me atrae tal persona” y “sus convicciones son incompatibles con
las mías”−. De este modo, las personas intentarán reducir al mínimo la disonancia cognitiva,
pues la inconsistencia resulta incómoda, y, consecuentemente, intentarán lograr la máxima
consonancia posible.
112

La teoría de la disonancia cognitiva asume el supuesto de que las personas, en su


comportamiento y en su pensamiento, prefieren la consistencia a la inconsistencia y, a partir
de ello, pretende Festinger producir predicciones que pongan de manifiesto la medida en que
los individuos resolverán las inconsistencias. Como señalan Collier et alii (1996), uno de los
aspectos relevantes de esta teoría es el modelo de persona que presenta y cómo se entiende la
vinculación de ésta con las situaciones: mientras que la teoría del equilibrio cognitivo de
Heider se deriva de una “psicología ingenua” basada en el sentido común, la teoría de la
disonancia cognitiva describe a las personas no tanto como racionales sino como
racionalizadoras. En efecto, Festinger describe cómo las personas, a menudo, piensan y
actúan de forma que no parece plausible, razonable o congruente, por lo que se verán
obligadas a hacer ejercicios de racionalización en su mente para reducir una autopercepción
de incongruencia.

La teoría de Festinger (1957/1975) condensa en cuatro las posibles fuentes de


disonancia: las informaciones recibidas que son discrepantes con las propias convicciones o
deseos; las expectativas frustradas, es decir, la propia conducta contradice lo esperado; la
adhesión forzada, esto es, la realización de comportamientos o manifestación de opiniones no
elegidos libremente; y los efectos posteriores a una toma de decisiones incierta o a una
elección entre alternativas, lo cual supone racionalizar el comportamiento ya realizado. La
magnitud de la disonancia y la motivación para reducirla estarán en función de la importancia
que la persona dé a los elementos incongruentes y del número de relaciones disonantes. En
cuanto al número de éstas, aunque la teoría se centra en díadas de elementos −“me gusta
fumar” versus “fumar me perjudica”; “soy amigo de Luis” versus “las ideas de Luis son
incompatibles con las mías”−, cada elemento de la díada suele implicar un conjunto más
amplio de creencias relacionadas, alusivas a cómo son y qué significan esos elementos.

La disonancia cognitiva creará tensión psicológica, por lo que el individuo estará


motivado a reducirla de alguna de estas maneras: modificando uno de los elementos
implicados −“dejo de fumar”; “dejo de ver a Luis”−, añadiendo otros nuevos −“no será tan
malo el tabaco si hay médicos que fuman”− o reduciendo la importancia de los elementos
discordantes −“las ideas políticas no importan cuando la amistad es buena”−. Pero los
elementos cognitivos implicados en la disonancia no siempre serán igual de susceptibles a la
modificación. Así, las cogniciones que se refieren al comportamiento −“soy amigo de Luis”;
113

“yo fumo”− y las que se refieren a los sentimientos −“me gusta tener amigos como Luis”;
“me gusta fumar”− son más factibles de modificar que las que se refieren a acontecimientos
del ambiente −“Luis tiene ideas políticas contradictorias con las mías”; “el tabaco
perjudica”−. Por ello, será más probable que se intente modificar las relativas al
comportamiento y a los sentimientos. Otra opción será distorsionar cognitivamente la
importancia de lo discordante o, incluso, introducir nuevos elementos que reduzcan la
relación disonante. Todo ello tiene una especial trascendencia en el proceso de formación y
modificación de actitudes: cambiar elementos reduce la contradicción, pero añadir otros
nuevos, buscando información adicional, proporciona un peso añadido a uno u otro de los
elementos de la díada discordante, que podrá quedar fortalecido en las actitudes de la persona.

Un aspecto que Festinger (1957/1975) desarrolla en la teoría de la disonancia, y que ya


había sido sugerido por Lewin (1951/1988), es que la toma de decisiones para reducir la
disonancia puede generar nueva disonancia o incrementar la que ya existía. En efecto, cuando
una persona ha hecho una elección para reducir la disonancia del estado previo, se puede
encontrar con un nuevo estado disonante, en relación al atractivo de las opciones elegidas.
Ante esta situación, puede revocar la decisión tomada o modificar sus cogniciones. En
algunos estudios posteriores, como los realizados por Brehm y Cohen (1962), se comprueba
que la disonancia puede aparecer en situaciones de elección libre entre opciones, siendo la
magnitud de la disonancia proporcional al atractivo de la alternativa rechazada y a la
importancia que tenga la elección.

De las situaciones corrientes de la vida social en las cuales puede aparecer disonancia,
las que mayor volumen de investigación han generado son, entre otras, la toma de decisiones,
la obediencia forzada, los desenlaces imprevistos, los efectos posteriores a la decisión, las
transgresiones morales y la recepción de información discrepante con las propias
convicciones (López-Sáez, 1999, 2007a).

Concretamente, en el tema de la obediencia o la decisión forzada, Festinger y Carlsmith


(1959) en sus experimentos, ya clásicos, sobre “complacencia inducida” mostraron que
cuando un individuo es obligado a realizar una conducta contraria a sus creencias,
experimentará más disonancia cuanto menor sea la recompensa recibida por realizarlo: ante
una recompensa pequeña estará más motivado a modificar sus actitudes en la dirección que
114

halle consonancia con la conducta que es forzado a realizar, mientras que ante una
recompensa elevada poseerá una justificación suficiente para no cambiar sus ideas en la
dirección de su conducta contraactitudinal. Lo que sucede es que la persona que no reciba una
recompensa significativa no dispondrá de justificación y será más probable que intente
cambiar sus creencias para que estén de acuerdo con su conducta realizada y, de esta manera,
eliminar la tensión o incomodidad de la disonancia. Sin embargo, en investigaciones
posteriores, como la de Simon, Greenberg y Brehm (1995) se comprueba que cuando la
actitud de partida es firme y el sujeto se da cuenta de su importancia, el cambio actitudinal es
difícil, utilizándose, en situaciones contraactitudinales, la trivialización de la conducta como
mecanismo para reducir disonancia, pero con poca probabilidad para el cambio de actitudes.

La teoría de la disonancia cognitiva fue decisiva para abrir el camino hacia el estudio de
los procesos cognitivos en la psicología social (Turner, 1999). Sin embargo, ha recibido
críticas por la noción de ser humano que plantea Festinger. Para Rodríguez-Pérez (1993) la
teoría de la disonancia cognitiva presenta a un ser que funciona, por sí solo, como un
microsistema con capacidad reducida para tratar información, interesado sólo por un número
limitado de objetos simbólicos, generalmente incoherentes, conflictivos o contradictorios.
Esto significa, según Rodríguez-Pérez, que estamos ante un ser socialmente aislado y
dominado por sus propias pasiones, pues son éstas las que deciden el sentido del cambio que
restaurará la coherencia; un ser que vive al margen de la cultura y de los grupos sociales y,
por tanto, al margen de aquello que configura las creencias, que, precisamente, son el objeto
de su debate cognitivo.

Muzafer Sherif

Las investigaciones realizadas por Muzafer Sherif constituyen otro punto de referencia
fundamental en la historia de la psicología social, especialmente por su aplicación de los
principios guestaltistas al estudio de procesos intragrupales e intergrupales. El estudio de las
relaciones entre la percepción y el comportamiento en grupo representa el núcleo de sus
trabajos. Sherif se aleja de la perspectiva individualista y psicologista, pues mantiene que en
la percepción de la realidad se producen modificaciones cuando los individuos perceptores se
encuentran en una situación en la que se identifican con un grupo o una categoría social.
115

Según Sherif, la mente del individuo se modifica en estas situaciones y se crean, en ese
contexto, una serie de productos colectivos que, posteriormente, se interiorizan.

Partiendo de los presupuestos de la Escuela de la Gestalt y de Lewin, Sherif sostiene


que cuando las personas interaccionan funcionan como un todo, construyéndose nuevas
propiedades que no se corresponden con la suma de las propiedades aisladas de los individuos
conformantes de ese todo. El grupo interactivo y el grupo social funcionan globalmente, como
una totalidad, modificando, a su vez, las reacciones individuales. La experiencia y la conducta
individual no pueden entenderse sin las influencias de los grupos y de la cultura que los rodea.
Para Sherif, el campo de la psicología social está constituido por el estudio de la interacción
que se produce entre los ámbitos individual, grupal y cultural en la formación de cualquier
experiencia y conducta particular. Como ha señalado Blanco (1988), Sherif entiende que la
interacción no es simplemente un instrumento de comunicación interpersonal, sino que es el
soporte del grupo y la razón fundamental de las normas y significados sociales.

El grueso de los trabajos de Sherif se centra en el estudio de la formación de normas


sociales en grupos y en cómo éstas son estandarizadas e interiorizadas. Uno de sus
experimentos más conocidos es el del efecto autocinético (Sherif, 1936/1966). Se trata de una
ilusión óptica que aparece cuando un estímulo visual no tiene esquema de referencia: por
ejemplo, un punto luminoso fijo en sala oscura puede dar la apariencia de movimiento. Una
situación ambigua como ésta es presentada a los sujetos experimentales para que emitan su
juicio individual o colectivamente. El punto luminoso, en efecto, está fijo y así se mantiene,
pero produce en el espectador la ilusión de que se está moviendo. Al principio, los juicios
individuales divergían entre ellos, pues las personas tendían a establecer subjetivamente una
especie de norma personal que les servía de marco de referencia. Pero cuando la situación se
daba en grupo, emergían unas normas compartidas, como consecuencia de la interacción, que,
una vez incorporadas, actuaban también como un marco de referencia para los individuos y
que se mantienen cuando éstos vuelven a hallarse solos. De ello deduce Sherif que las
percepciones de la realidad dependen o están en función de los grupos a los cuales se
pertenece. Los procesos psicológicos implicados en el establecimiento de las normas sociales
son considerados por Sherif como una extensión al campo social de un proceso psicológico
básico de tipo perceptivo, aquél que sostiene que la experiencia individual se organiza y se
modifica por marcos de referencia que actúan en las situaciones estimulares.
116

Es necesario hacer también mención a las investigaciones de Muzafer Sherif sobre las
relaciones intergrupales y, especialmente, sobre el conflicto intergrupal, que dieron forma a la
teoría del conflicto realista. Desarrolla la tesis de que cuando un grupo social se encuentra en
competición con otro, aumenta la solidaridad intragrupal, al tiempo que se desarrollan
prejuicios hacia el otro grupo. Una de las conclusiones más interesantes de estos trabajos es
que pueden superarse situaciones de enfrentamiento y conflictividad intergrupal a partir del
establecimiento de objetivos comunes, para los cuales se necesite la cooperación de los dos
grupos previamente enfrentados. Sherif y Sherif (1953) realizan estudios con grupos creados
ex profeso de adolescentes en campamentos de vacaciones. Allí, primero provocan y después
resuelven una situación de conflicto intergrupal, mediante la manipulación experimental de
los objetivos de dos grupos de jóvenes. Cuando a los grupos se les planteaba metas
mutuamente incompatibles, estallaba el conflicto, la hostilidad, el prejuicio y la estereotipia
negativa. Cuando se planteaban metas mutuamente deseadas y sólo alcanzables mediante la
cooperación −metas “supraordenadas”−, se reducía el conflicto y sus correlatos psicosociales
y conductuales. La creación y reducción del conflicto intergrupal fueron demasiado
generalizadas y dependientes de factores grupales, como para poder ser atribuidas tan sólo a
predisposiciones individuales.

Muzafer Sherif, en colaboración con Carl Hovland, también abordó la investigación de


la comunicación persuasiva. La teoría del juicio social (Sherif y Hovland, 1961) remite al
estudio de la persistencia y cambio de actitudes explicados a partir de procesos perceptivos. El
argumento central es que toda actitud incluye un juicio implícito −anclado en la propia actitud
y, por consiguiente, sesgado− acerca de si una comunicación contraactitudinal es o no es
aceptable. Es decir, el mantenimiento de una actitud incluye, en ella misma, el juicio sobre
qué argumentos contraactitudinales pueden ser aceptables o son directamente rechazables.
Existen unas áreas de aceptación, de indiferencia y de rechazo en relación al cambio de
actitudes. Si la comunicación persuasiva entra en las áreas de aceptación del receptor, se
reducirán las diferencias entre la actitud previa y la propuesta. Por el contrario, si la
comunicación entra en el área de rechazo, las diferencias entre ambas serán resaltadas o
aumentadas debido a su contraste. La dinámica entre estas áreas depende de la implicación o
compromiso del receptor con las ideas en juego: en la medida en que aumenta la implicación,
aumenta el área de rechazo. Las aplicaciones que se derivan de todo ello, parecen claras: para
117

persuadir hay que encajar los argumentos dentro de los márgenes de aceptación de las
personas receptoras. No obstante, no debe descartarse que factores como la credibilidad o el
prestigio de la fuente puedan matizar significativamente esos efectos.

Uno de los aspectos singulares y relevantes de la teoría del juicio social radica en el
hecho de que estudia la influencia desde la percepción y desde cómo se produce un cambio a
partir de una fuente externa, lo que la diferencia de las teorías del equilibrio cognitivo o de la
disonancia, que ponen su énfasis en los procesos motivacionales y cognitivos internos.

Solomon Asch

Asch ha sido considerado como el guestaltista social más puro (Munné, 1989).
Mantiene que los hechos psicológicos pierden sentido si son aislados de su marco de
referencia, por lo que considera que los procesos psicológicos son siempre sociales. En la
obra de Asch, la esencia de lo psicosocial es la interacción: lo psicosocial es interactivo y
relacional y se cifra en un conjunto de hechos y procesos que son consecuencia de las
relaciones entre las propiedades de los individuos y los fenómenos sociales (Blanco, 1988).

Sus investigaciones se centran en comprender de qué manera se da sentido a la


información sobre la realidad circundante y cómo se organiza la experiencia para que resulte
un “todo significativo”. Su orientación guestaltista se hace muy evidente en las
investigaciones acerca de la percepción interpersonal, es decir, de cómo una persona se forma
una impresión sobre otra en la vida social. En estos estudios, Asch (1946) parte del principio
de que la experiencia funciona como un “todo organizado”. En base a esto, trata de estudiar
cómo el cambio de un solo atributo percibido sobre un individuo afectará a la totalidad de la
percepción sobre ese individuo. Resumiremos algunas de las conclusiones más relevantes de
los experimentos de Asch acerca de la formación de impresiones sobre personas conocidas:

− Las impresiones sobre una persona se organizan en función de unos rasgos centrales y
otros rasgos periféricos. Un rasgo central es capaz de modificar contundentemente el
significado de la impresión global. Por ejemplo, si se sabe de un sujeto que es “prudente”,
“inteligente” y “trabajador”, la impresión global que de él se tenga variará hacia significados
muy distintos según se añada que es “afectuoso” o que es “frío”.
118

− Cada rasgo que se percibe de una persona es una parte que influye en el todo de la
percepción global. A su vez, el todo percibido influirá sobre el significado de cada rasgo en el
marco de esa globalidad.

− Aunque se posea escasa información sobre una persona, se tiende a formar una
impresión global y organizada sobre ella.

− Las impresiones existentes determinan el contexto en el que se formarán otras


venideras.

− Las características de cada persona se perciben de forma interrelacionada y


organizada, en el sentido de que una percepción global implica una peculiar organización de
los rasgos.

− Las incongruencias en la percepción de rasgos conducen a buscar una noción más


profunda que resuelva la contradicción.

Otra gran línea de investigación de Asch está constituida por los estudios sobre
conformidad normativa. En ellos comprueba que la percepción de la realidad y las opiniones
de un individuo se hallan influidas por la presión social hacia la conformidad ejercida por una
mayoría unánime. Inspirado por los estudios sobre el efecto autocinético de Muzafer Sherif,
Solomon Asch diseña un experimento de laboratorio con uno de los resultados más
sorprendentes de toda la historia de la psicología social −tal vez, junto con los experimentos
de Stanley Milgram sobre obediencia a la autoridad, que mencionaremos en párrafos
siguientes−. Asch (1956) plantea una situación en la que un grupo de siete personas debe
realizar juicios verbales acerca de su percepción de ciertas magnitudes, en una tarea
suficientemente sencilla como para que el número de errores en una persona adulta fuera
ínfimo. Sin embargo, seis de los miembros del grupo realizaban, propositivamente,
verbalizaciones erróneas sobre su percepción de tan fácil comparación de magnitudes,
dejando a un sujeto experimental “ingenuo” en una situación de franca minoría. Esta situación
era resuelta con un elevado porcentaje de respuestas también erróneas por parte de los sujetos
experimentales. La distorsión del juicio resultante es, según explica Asch, fruto de presiones
sociales que, por otra parte, se realizaban sin coacción explícita alguna por parte de la
119

mayoría: sólo la uniformidad mayoritaria producía el cambio en las respuestas del sujeto
aislado.

Un aspecto interesante y distintivo de la situación experimental creada por Asch es la


presencia de un conflicto entre los miembros del grupo. En efecto, los estudios de Sherif
−efecto autocinético− sobre la formación de normas se basaban en la convergencia de
respuestas individuales, sin embargo, en los trabajos de Asch los sujetos experimentales se
veían obligados a elegir entre sus propios juicios y los juicios consensuados −aunque,
erróneos− de la mayoría. La situación estaba diseñada para medir el grado en que las personas
aceptan las presiones de conformidad, aun teniendo el conocimiento evidente de que el grupo
está equivocado. Asch, a diferencia de Sherif, no trabaja sobre la base de la ambigüedad
perceptiva como requisito para que haya conformidad, sino que el centro de interés de sus
investigaciones es la presión social que el grupo ejerce en situaciones fácilmente resolubles
desde el criterio propio. También resulta innovadora su conceptualización de la influencia
como un conflicto cognitivo (Munné 1989).

La explicación más plausible para las situaciones de conformidad normativa que se


producen en la vida real gira en torno a dos conceptos: influencia informativa e influencia
normativa (Fernández-Dols, 1989). El primero se refiere a que la unanimidad de la mayoría
sugiere a las personas que el juicio mayoritario sea el acertado y cercano a la realidad. El
segundo −el que más probablemente operaba en los experimentos de Asch− hace referencia al
temor a la desaprobación social: actúa el deseo de no ser visto como diferente por los demás
miembros del grupo.

A partir de los trabajos de Sherif y de Asch sobre influencia social, surgieron numerosas
líneas de investigación. Entre ellas, destacan los conocidos experimentos de Stanley Milgram
sobre obediencia a una autoridad inmoral (Milgram, 1974). En estos experimentos, Milgram
demuestra que un porcentaje muy elevado de sujetos con características sociológicas medias
son capaces de torturar a un desconocido, siguiendo órdenes asertivas, aunque no coactivas,
de una figura de autoridad −en este caso, un supuesto profesor universitario que,
supuestamente, investiga los efectos del castigo en el aprendizaje−. La situación de castigo es,
desde luego, ficticia, aunque eso no es conocido por los sujetos experimentales, que piensan
que están causando daños reales −fuertes descargas eléctricas− a un sujeto que se equivoca en
120

una tarea de memorización de palabras. Según señala López-Sáez (2007b), en diferentes


replicaciones del experimento de Milgram, han llegado a obtenerse porcentajes del 90% de
sujetos experimentales que, aun creyendo que estaban torturando a otra persona, seguían las
órdenes de la autoridad, lo cual pone de manifiesto que se trata de un comportamiento
determinado por procesos de influencia social más que por causas individuales.

La orientación cognitivista

Munné (1989) señala cinco supuestos básicos que se desprenden de la


conceptualización del cognitivismo:

− La persona es procesadora activa de información e interpretadora de la realidad.

− La interpretación de un estímulo depende tanto de las características de éste como de


las expectativas del perceptor, así como de sus pautas de comparación.

− La persona intenta organizar su experiencia y esta organización implica tanto una


selección como una simplificación de sus contenidos mentales y de la realidad circundante.

− La organización mental de la realidad tiene como función proporcionar una guía para
la acción y una base para la predicción.

− Lo anterior es aplicable tanto al comportamiento social como al no social.

La noción de ser humano que presenta el cognitivismo fue uno de los motivos que
ayudó a su gran auge dentro de la psicología estadounidense, desde los años sesenta del
pasado siglo. El hecho es que tanto el psicoanálisis como el conductismo, pese a sus grandes
discrepancias, presentaban ambos unas nociones que, implícitamente y aun sin pretenderlo,
dejaban entrever dudas sobre algunos de los valores fundacionales de los Estados Unidos,
tales como el libre albedrío, la preeminencia del raciocinio o la capacidad de elección. Las
propuestas cognitivistas, por el contrario, permitían mantener explícitamente a salvo estos
valores que legitiman el individualismo ideológico.

Algunos autores han considerado a la Escuela de la Gestalt como precursora de la


orientación cognitivista. Así, encontramos propuestas, como la de Ibáñez (2003), que
121

enmarcan a las teorías guestaltistas en psicología social dentro de las cognitivistas, tal y como
aparece también reflejado en diferentes ediciones de “The handbook of social psychology”,
como es el caso del capítulo de Zajonc (1968a), el de Markus y Zajonc (1985) y, más
recientemente, el capítulo de Taylor (1998). Por su parte, Rodríguez-Pérez (1998) establece
una distinción entre dos psicologías cognitivistas: una inspirada en las teorías del
procesamiento de la información y otra que es resultado de la evolución de los planteamientos
guestaltistas. A pesar de estas afinidades entre la concepción de la Gestalt y la psicología
cognitivista, entendemos, como hacen, entre otros, Garrido y Álvaro (2007), que la génesis de
los presupuestos de la cognición social debe buscarse en las teorías del procesamiento de la
información, algo que le es único e indispensable a la psicología social cognitivista para
entender su desarrollo.

Parece claro que la orientación cognitivista es el enfoque dominante en psicología social


desde, al menos, los años setenta del siglo XX (Collier et alii, 1996; Ibáñez, 1990; Jiménez-
Burillo, 1986; Rodríguez-Pérez y Betancor, 2007; Sabucedo, D’Adamo y García-Beaudoux,
1997; Turner, 1999). Por ello, Markus y Zajonc (1985) afirman que el cognitivismo se quedó
sin “competidores”, puesto que se dio, por parte de algunas de las teorías antiguamente
conductistas o guestaltistas, una reconceptualización de sus términos en dirección al
cognitivismo. Según Markus y Zajonc, la psicología social de los años cincuenta y sesenta se
caracterizó por una diversidad de enfoques: algunas investigaciones se encuadraban en el
esquema conductista de estímulo-respuesta, otras en la teoría del campo lewiniana y la teoría
de la Gestalt, otras salían del neoconductismo para acercarse al cognitivismo y otras se
conceptualizaban decididamente ya en términos cognitivistas. Esta diversidad se resolvió con
un desenlace favorable para las teorías de la cognición social. El cambio habido desde
entonces, afirman Markus y Zajonc, es de proporciones revolucionarias, empujando al grueso
de los investigadores a contemplar los fenómenos psicosociales desde la perspectiva de la
cognición social.

Sin embargo, existen diferentes opiniones y controversias con respecto a algunos


aspectos de esta orientación. Algunos autores sostienen que el cognitivismo constituye una
revolución intradisciplinaria de la psicología, que se ha deslizado, posteriormente, a la
psicología social, convirtiendo a ésta en cognitivista (Graumann y Sommer, 1984). En ese
sentido, la psicología social perdería señas de identidad en favor de la psicología
122

individualista. Otros mantienen que la psicología social ha sido siempre, en el fondo,


cognitiva (Fiske y Taylor, 1991; Zajonc, 1980). Pero otros, como Páez, Marques e Insúa
(1994) matizan que, aunque la psicología social siempre se interesó por los procesos mentales
que implican conocimiento de la realidad social, el auge cognitivista de los años sesenta del
siglo XX hizo que este interés se reorientara hacia la comprensión de la mecánica de los
procesos cognitivos, en detrimento de sus contenidos.

Ya en la psicología wundtiana se planteaba la existencia de categorías mentales, pero la


diferencia aportada por la perspectiva cognitivista actual radica en la forma de acercarse a la
mente para estudiar el comportamiento de las personas. Como nos recuerdan Garrido y
Álvaro (2007), esta forma de acercarse a lo mental consiste, básicamente, en aplicar la
metáfora de la mente como un ordenador y aplicar análogamente todo el andamiaje procesual
de las ciencias computacionales.

Si bien, como hemos mencionado −y como veremos a lo largo de este apartado−


identificar la presencia de la orientación cognitivista en psicología social constituye un asunto
problemático, sí es más sencillo ponerla en relación con las otras dos grandes orientaciones
teóricas que hemos expuesto en los apartados precedentes y de las cuales depende el
cognitivismo: ya sea para distanciarse abiertamente, en el caso del conductismo, ya sea para
encontrar apoyos, en el caso del guestaltismo.

Cognitivismo, conductismo y guestaltismo

El libro de George Miller “El mágico número siete más menos dos: algunos límites de
nuestra capacidad para procesar información”, aparecido en 1956, suele ser considerado como
el primer punto de inflexión para entender el cambio de paradigma experimentado en la
psicología en dirección hacia el cognitivismo y alejándose del conductismo. Cuatro años más
tarde, el propio George Miller, Eugene Galanter y Karl Pribram firman “Planes y estructura
de la conducta”, otro texto fundamental en el mismo sentido. Ya en 1967, Ulric Neisser utiliza
el nombre de “Psicología cognitiva” para titular su libro. Neisser (1967) define la cognición
como el conjunto de procesos mentales a través de los cuales las entradas sensoriales se
transforman, se reducen, se elaboran, se almacenan, se recuperan y se usan. La cognición,
para Neisser, se refiere a todo lo que el ser humano puede llegar a hacer con su mente.
123

Según explica Ibáñez (1990), en las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo XX se
producen diferentes influencias teóricas que contribuyen al desarrollo del cognitivismo: la
aproximación de la psicología a la cibernética, las aportaciones teóricas en psicología de la
percepción de Aleksandr Lúriya, los planteamientos de la corriente del new look in perception
de Jerome Bruner, los primeros trabajos sobre representaciones sociales de Serge Moscovici y
el impacto de la teoría de la disonancia cognitiva de Leon Festinger. Pero, prosigue Ibáñez, la
orientación cognitivista, en el periodo referido, se caracteriza por una posición oscilante entre
lo opuesto y lo complementario con respecto a las orientaciones conductista y guestaltista. Es,
precisamente, esta relación la que marcará, en buena parte, su configuración final hasta
nuestros días. A ello nos vamos a referir en los párrafos que siguen.

Cognitivismo y conductismo. El interés primordial de las teorías cognitivistas en


psicología radica en su voluntad de explicar cómo las personas organizan sus interpretaciones
de la realidad. Por ello, para las teorías de la cognición social, el foco de atención son aquellos
procesos mentales que están implicados en la comprensión del comportamiento social propio
y ajeno. En palabras de Fiske y Taylor (1991), el cognitivismo en psicología social pretende
explicar cómo las personas se comprenden las unas a las otras, cómo la gente piensa en el
mundo social y cómo piensan que piensan sobre el mundo. Este emplazamiento central de los
procesos internos −mentales− supone una manifiesta oposición al conductismo.

Por otro lado, aunque el cognitivismo comparte con el conductismo la defensa del
método experimental, la utilización que de él hace no se limita al estudio de lo observable,
pues el cognitivismo, precisamente, se ocupa de lo que los conductistas habían desdeñado: la
mente, la “caja negra” del conductismo. Igualmente, mientras que el cognitivismo parte de
una concepción del sujeto como agente, el sujeto del conductismo se presenta sometido al
papel de mero elemento que reacciona a su ambiente, dotándolo de un carácter
fundamentalmente pasivo (Rodríguez-Pérez, 1993).

Sin embargo, pese a las diferencias notables de planteamiento, autores como Landman y
Manis (1983) sugieren puntos de similitud entre cognitivismo y conductismo. Uno de ellos
alude a que cognitivismo y conductismo comparten la defensa del experimento como método
para la investigación en psicología y en psicología social. El otro se fundamenta en que el
neoconductismo acepta, aunque sea condicionalmente, la existencia de procesos internos no
124

observables, por lo que podría pensarse que este neoconductismo forma parte de las bases
sobre las que emergerá el cognitivismo.

Cognitivismo y guestaltismo. El principal punto de desencuentro entre cognitivismo y


guestaltismo estriba en que la explicación cognitivista de la actividad humana prescinde de
nociones que son relevantes para la orientación guestaltista, tales como las motivaciones, el
mundo afectivo y otras nociones de carácter dinámico, y prefiere centrarse en los fríos
mecanismos mentales del procesamiento de la información. Desde la perspectiva cognitivista,
las motivaciones son consideradas o bien como una fuente de error para el procesamiento, o
bien son, simplemente, ignoradas y no mencionadas, por no tener espacio en una explicación
racionalista de la actividad humana (Fiske y Taylor, 1991), mientras que en la teorización
guestaltista sí tenían un papel importante. El modelo que constituirá el desarrollo del
cognitivismo en psicología social es el del procesamiento de la información, centrándose en
los procesos mentales más que en los contenidos y proponiéndolo como un modelo
omnicomprensivo en todos los campos de la conducta social humana (Rodríguez-Pérez,
1998).

La psicología cognitivista, desde sus principios, se caracterizó por poner al pensamiento


al timón de mando de la conducta, postulando una visión racionalista del ser humano y de la
vida social y excluyendo las explicaciones de tipo motivacional y afectivo. Esto mismo se
refleja en la psicología social cognitivista. Como señalan Markus y Zajonc (1985), la
orientación cognitivista manifiesta poco interés por las propiedades dinámicas de las
cogniciones, aquéllas que evocan fuerzas e interdependencias entre ellas y son capaces de
influirlas. Efectivamente, hasta fechas relativamente recientes, las dinámicas extracognitivas,
tales como la motivación y la emoción, han tenido muy escaso espacio en la explicación
cognitivista, lo cual ha contribuido alejarlas de los textos de psicología social (Fernández-
Sedano y Carrera, 2007). De hecho, la consecuencia del auge del cognitivismo en psicología y
en psicología social ha sido llegar a una explicación de la conducta social estrictamente
racionalista. Aunque parece que en los últimos años esta situación está cambiando. En la
edición de 1998 de “The handbook of social psychology” se invita a Robert Zajonc para
confeccionar un capítulo sobre emociones, en el cual él mismo apunta que es la primera vez
que en el handbook aparece un capítulo sobre tal tema (Zajonc, 1998).
125

Psicología cognitivista y cognición social

Aunque durante los años sesenta el peso del cognitivismo en la psicología es ya muy
destacado, la orientación cognitivista alcanza su carácter preponderante en la psicología social
con la edición, en 1972, del manual de Ezra Stotland y Lance Canon “Psicología social: Una
aproximación cognitiva” (Garrido y Álvaro, 2007). Posteriormente, esta corriente se extendió
a partir de la creación en 1980 de una sección sobre actitudes y cognición social dentro el
“Journal of Personality and Social Psychology” y, más especialmente aún, con la aparición de
la revista “Social Cognition” en 1982.

El desarrollo del cognitivismo en psicología social ha estado marcado por la asimilación


a los modelos cibernéticos del procesamiento de la información y un cierto interés por incluir
variables de corte relacional en estos planteamientos. Así, dentro de la orientación cognitivista
en psicología social puede distinguirse una tendencia mayoritaria de corte claramente
psicologista, racionalista e individualista (Eiser, 1989; Landman y Manis, 1983). Esta manera
de entender la psicología social, desarrollada y proveniente de los Estados Unidos, se
caracteriza por reducir la cognición social a una simple versión de la cognición general, por la
predominancia de los modelos del procesamiento de la información, por la aplicación de la
metáfora del ordenador al estudio de los seres humanos y por el olvido de los procesos
motivacionales dinámicos en la explicación de la conducta. Alternativamente, la psicología
social sociocognitiva, desarrollada, principalmente en Europa, postulará que los contenidos y
las formas de la cognición social dependen del contexto y de los significados sociales,
reivindicando que sean tomados en consideración estos aspectos desatendidos por el
cognitivismo. La orientación sociociognitiva europea será expuesta en un apartado posterior,
pues sus postulados resultan ser de interés y sustantividad suficientes para constituir una
orientación diferente.

Con respecto al énfasis psicologista en la psicología social cognitivista, Zaccagnini y


Delclaux (1982) señalan que se recurrió a la metáfora del ordenador porque el sistema
conceptual y terminológico usado para referirse a los ordenadores resultaba muy práctico para
describir y representar modelos psicológicos del funcionamiento cognitivo. Así, se comienza
a decir que los sujetos procesan inputs de su entorno a través de canales cognitivos, tras lo
cual la información es elaborada mediante una serie de pasos, hasta que se toma una decisión
126

y se genera un output. Esta psicología social “cibernética” se centra en cómo el individuo


procesa la información, con independencia de la naturaleza de los contenidos de ésta, y se
basa en los modelos de procesamiento de la información, así como en ciertos conceptos sobre
la organización del conocimiento. Se considera que el pensamiento presenta secuencias de
actuación y que un papel central en los procesos lo juega la memoria. Existen estructuras
estables de conocimiento almacenadas en la memoria, tales como esquemas, prototipos,
escenarios o estereotipos, que influyen en la percepción de la información social y en el
archivo de la misma (Páez et alii, 1994). Los procesos, desde esta concepción, tienen un
carácter genérico y su funcionamiento es independiente de su contenido. La mente es como un
ordenador que sólo puede funcionar a partir de sus programas.

En este sentido, y a la hora de percibir situaciones sociales, el procesamiento de la


información social se realiza tanto “de arriba a abajo” como “de abajo a arriba” (Rodríguez-
Pérez y Betancor, 2007). El procesamiento arriba-abajo se inicia con la activación de
expectativas y conocimientos previos acerca del estímulo social percibido, influyendo esto en
la forma en que se interpretan tales estímulos. El procesamiento abajo-arriba, por el contrario,
va desde el estímulo hacia los niveles más altos del análisis perceptivo. En el procesamiento
arriba-abajo, las expectativas activadas simplifican la actividad cognitiva y se ahorran
recursos atencionales e interpretativos, aunque se corre el riesgo de perder precisión
interpretativa. En el procesamiento abajo-arriba se pueden interpretar situaciones poco
familiares en las que el perceptor carece de información relevante, pero también situaciones
en las que el estímulo es sumamente claro y carece de ambigüedad.

Desde otra perspectiva, Markus y Zajonc (1985) matizan que las emociones y
motivaciones deberían incluirse en el estudio de la cognición social, pues siempre están
presentes en ella y actúan sobre los mecanismos de procesamiento de la información. Las
estructuras cognitivas, añaden estos autores, reposan sobre factores sociales y culturales, que
también inciden sobre los mecanismos cognitivos. De todo ello se desprenden dos
planteamientos fundamentales. El primero es que las cogniciones acostumbran a ser
elaboradas y a funcionar en un entorno comunicacional, lo que, evidentemente, repercute
sobre ellas. El segundo es que las cogniciones sociales tienen consecuencias para otras
personas, por lo que el individuo procesador trata de anticipar esas consecuencias y, por lo
tanto, puede convertirlas en nuevas informaciones a procesar. Asimismo, las otras personas
127

pueden también introducir modificaciones deliberadas cuando se sienten objeto de la


actuación cognitiva de otra persona, modificando, con ello, el procesamiento que se pueda
realizar.

No obstante, el estudio de los procesos cognitivos en un marco desocializado y sin


referencia a las emociones y motivaciones ha sido la tendencia dominante en la psicología
social cognitivista. La investigación sobre atribución causal y sobre las estructuras cognitivas
han sido las dos principales aportaciones de esta orientación.

Las teorías de la atribución

La atribución causal consiste en la realización de inferencias sobre las causas de las


conductas de los demás. Como señala Morales (1999b) la relevancia de este proceso estriba
en que sirve de base para predecir el comportamiento de los otros individuos y para juzgarlos.
En todo caso, la atribución realizada no tiene que corresponderse necesariamente con la
realidad. Los juicios de atribución realizados sobre otras personas pueden ser erróneos, pero
lo relevante, desde el punto de vista psicosocial, es que el individuo perceptor cree tales
juicios y actúa en consecuencia (Moya y Expósito, 2007).

Las teorías cognitivistas de la atribución tienen su origen en los trabajos de Fritz Heider
sobre la necesidad que tienen las personas de establecer explicaciones causales de los
acontecimientos que ocurren a su alrededor. La teoría de la atribución de Heider y sus
estudios sobre la “psicología ingenua” −de inspiración guestaltista y lewiniana− pretendían
dar cuenta de cómo las personas formulan inferencias causales sobre los acontecimientos que
ocurren en su medio relacional y cómo dichas inferencias constituyen mecanismos
primordiales para la comprensión del comportamiento ajeno. La investigación sobre estos
tópicos adquirirá una gran importancia en la década de los sesenta y setenta, a través de la
teoría de las inferencias correspondientes formulada por Jones y Davis (1965) y de la teoría de
la covariación y configuración de Kelley (1967). A ambas teorías, de inspiración cognitivista,
nos referiremos en las siguientes páginas.

La teoría de la inferencias correspondientes de Jones y Davis (1965) pretende estudiar


cómo una persona observadora −o conocedora− de un comportamiento ajeno puede extraer de
dicho comportamiento disposiciones personales del actor; esto pasará cuando el observador
128

pueda inferir que lo que ha ocurrido tiene que ver con características personales del actor o se
corresponde con una intención estable por parte de éste. Si el observador extrae una
característica personal de la observación de una conducta, se dirá que ha establecido una
“inferencia correspondiente”. El proceso, según Jones y Davis, se produce en dos momentos:
un primer momento en que se infiere la intencionalidad a partir de los efectos observados y un
segundo momento en que se extraen disposiciones personales a partir de esa intencionalidad.
Para que se atribuya intencionalidad al actor, es necesario que el observador piense dos cosas
sobre la persona que emite el comportamiento: que es consciente de los efectos que se
desprenden de su acción y que tiene capacidad para desarrollar tal comportamiento. Si no se
producen estos dos requisitos, los efectos se atribuirán a factores externos y no a
características del actor.

Para explicar este complejo proceso, Jones y Davis (1965) recurren a dos factores que
determinan la probabilidad de que un observador realice una inferencia correspondiente: la
deseabilidad social y los efectos no comunes. La deseabilidad social se refiere a la evaluación
de hasta qué punto el comportamiento observado se ajusta o no a los patrones sociales
normativos. Si el comportamiento goza de aprobación social, será más difícil atribuirlo a
factores internos; pero si este comportamiento fuera desconcertante, antinormativo o
desconfirmador de las expectativas sociales, será más probable establecer una inferencia
correspondiente. Los efectos no comunes son las consecuencias específicas de la acción
observada, al compararlas con las consecuencias que se derivarían de otra acción alternativa:
cuantos menos efectos no comunes perciba el observador, mayor será la probabilidad de que
el comportamiento observado sea atribuido a características del actor. Dada la importancia de
este factor en la explicación de Jones y Davis y su nivel de complejidad, lo ilustraremos con
un ejemplo. Si una persona joven y atractiva no tiene pareja estable y vive sola, se podría
pensar que ello ocurre debido a motivos diversos, cada uno de los cuales reflejaría un efecto
derivado de su elección: evitar el compromiso, disfrutar de una vida libre e independiente,
poder divertirse con sus amigos o no interferir con su estabilización laboral. Si observamos
que esta persona se caracteriza por buscar aprobación de los demás y apoyo emocional, que
suele tener relaciones esporádicas o poco estables, que ya no sale con sus amigos porque éstos
están con sus parejas y, que además, ya ha conseguido estabilizarse laboralmente, sólo
quedará un efecto específico de su comportamiento de vida en solitario: evitar el compromiso.
129

De ahí podrá establecerse una inferencia correspondiente, esto es, extraer una característica
personal de una conducta observada.

La segunda teoría de la atribución a la que nos referiremos es la teoría de la covariación


y configuración de Kelley (1967). La propuesta es que cuando las personas tratan de explicar
las causas que han producido una conducta o un efecto observado, utilizan dos procesos
posibles: el de covariación, cuando el observador dispone de información procedente de
múltiples observaciones semejantes, y el de configuración, cuando sólo dispone de aquella
observación particular sobre la cual infiere causas.

El proceso de covariación consiste en la utilización de tres fuentes de información que


permitirían sacar conclusiones sobre las causas que explican un comportamiento observado o
conocido. Estas fuentes son: la distintividad, el consenso y la consistencia. La distintividad es
el grado en que un comportamiento se encuentra asociado, de forma específica, a un
determinado estímulo: existirá alta distintividad cuando el observador crea que el actor no
reaccionaría de la misma manera en otro tipo de situaciones. El consenso es el grado en que el
comportamiento del actor, en una determinada situación, es considerado similar al de la
mayoría de las personas en esa misma situación: existirá alto consenso cuando el observador
piense que la mayoría de las personas actuarían, en esa situación, igual que ha actuado el actor
observado. La consistencia es el grado en que el comportamiento del actor, ante un
determinado estímulo, se mantiene constante en diferentes momentos del tiempo: existirá alta
consistencia cuando el actor responda siempre del mismo modo ante estímulos similares. La
presencia o ausencia de cada uno de los tres elementos dará lugar a un tipo u otro de
explicación causal, habiendo tres combinaciones de estos elementos que producen
atribuciones causales en los observadores:

− Cuando existe distintividad alta, consenso alto y consistencia alta, la atribución más
probable es a las características permanentes del tipo de estímulo que ha provocado la
conducta observada −Por ejemplo, Luis ha suspendido el examen porque esa asignatura es
muy difícil−.
130

− Cuando existe distintividad baja, consenso bajo y consistencia alta, la atribución más
probable es a las características personales y estables del actor −Por ejemplo, Luis ha
suspendido el examen porque es poco estudioso−.

− Cuando existe distintividad alta, consenso bajo y consistencia baja, la atribución más
probable es a las circunstancias concretas y eventuales en que se dio la conducta observada
−Por ejemplo, Luis ha suspendido el examen porque ese día no pudo estudiar−.

Por lo que se refiere al proceso de configuración, éste aparecería, según Kelley (1967)
cuando el perceptor no tiene la información, el tiempo o la motivación suficientes para extraer
de su memoria múltiples observaciones, pero, aun así, realiza una inferencia sobre la
causalidad de un comportamiento observado. En este caso, la persona utiliza esquemas
causales, esto es, precogniciones basadas en su experiencia acerca de qué tipo de causas
suelen darse unidas a determinados efectos.

Las teorías de Jones y Davis y de Kelley explican cómo las personas realizan
interpretaciones causales sobre la conducta de sus semejantes. Pero estas interpretaciones, aun
siendo creídas por quien las realiza, no siempre se corresponden con la realidad objetiva. De
aquí se deriva la existencia de los llamados “sesgos atributivos”, entendidos como errores en
la interpretación, que, como tales, no se corresponden con una forma lógica y objetiva de
proceder. Moya y Expósito (2007) cifran en cinco los sesgos atributivos a los que se ha
referido la investigación cognitivista:

− El sesgo de correspondencia o error fundamental de atribución. Consiste en la


tendencia a sobreestimar la importancia de los factores personales o disposicionales en la
atribución causal, es decir, que las causas de la conducta de una persona se encuentran en su
interior y no en otros factores, aunque no hubiera evidencias que justifiquen tal atribución.

− Las diferencias actor-observador. Este sesgo se refiere a que, ante un mismo hecho,
los actores y los observadores dan explicaciones diferentes: el actor suele encontrar
explicaciones externas con más facilidad que el observador, mientras que éste está más
predispuesto a dar explicaciones alusivas a las características del actor.
131

− Las atribuciones defensivas. Es un sesgo que permite a la persona reducir la


percepción de responsabilidad de ella misma o de sus allegados cuando se ven afectados por
la adversidad. Por el contrario, se piensa que cuando a otro le pasa algo malo es porque, en el
fondo, algo ha hecho para que le pase.

− Las atribuciones autofavorecedoras. En este caso, se trata de un sesgo de


autoatribución. Consiste en pensar que los éxitos que uno experimenta se deben a sus méritos
y que los fracasos son causados por factores externos a uno mismo.

− Las atribuciones centradas en el yo. Incluye también un componente de


autoatribución. Cuando se realiza una tarea entre dos o más personas, cada una de ellas piensa
que ha contribuido al éxito final, más de lo que realmente ha ocurrido.

Por su parte, en la revisión de Morales (1999b) se menciona un sexto sesgo atributivo,


instalado éste en el marco de las relaciones intergrupales: el llamado “error último de
atribución”, consistente en la tendencia a realizar una atribución interna para los éxitos de
personas del endogrupo y una atribución externa para sus fracasos, así como hacerlo a la
inversa cuando se trata de personas de un exogrupo.

Como se ve, las teorías de la atribución han prestado más atención a la relación
interpersonal que a la intergrupal y, más exactamente, a la actividad mental interna del
perceptor cuando percibe acciones de otros individuos.

Para finalizar este apartado nos referiremos a una tercera teoría de corte cognitivista que
utiliza el proceso de la atribución para explicar, en este caso, no las conductas ajenas sino la
formación de las propias actitudes. Surgiendo como reacción crítica a la teoría de Festinger
sobre la disonancia cognitiva, Bem (1967, 1972) formula la teoría de la autopercepción, en la
que pretende explicar los procesos de formación y cambio de actitudes como consecuencia de
la propia acción, pero sin recurrir a los elementos motivacionales de los que hablaba
Festinger. La propuesta de Bem es que las personas forman actitudes viendo sus propios
comportamientos y atribuyendo a ellos la causa de sus sentimientos. Dicho de otra manera,
aquellas actitudes que se forman como consecuencia de la propia acción lo hacen a través de
dos factores: la autoobservación que un individuo realiza de su conducta y el establecimiento
de atribuciones a tal conducta para explicar los sentimientos posteriores a la acción. No es
132

necesario, según Bem, apelar a las complejas dinámicas internas que propone la teoría de
Festinger, ni a la motivación para su reducción. Bem reconoce que las personas tienen acceso
a indicios internos inaccesibles a un observador externo, pero señala que cuando esos indicios
son débiles, la persona está en la misma posición que un observador externo, convirtiéndose,
en ese caso, en actor y observador simultáneamente.

Estructuras cognitivas y procesos cognitivos

Para explicar el porqué de los sesgos detectados a partir del estudio de la atribución, la
psicología cognitivista desarrolló otra línea de investigación, explicativa de cómo los
individuos recurren a ciertas estrategias que les permiten simplificar la información. Esta
simplificación facilita la rapidez de la respuesta interpretativa de la realidad, aunque no
siempre la hará más precisa. Supone un cambio desde el modelo del individuo como un
“científico ingenuo” al individuo como un “tacaño cognitivo” que reduce en su mente el
entorno complejo, para quedarse sólo con un número manejable de categorías significativas
(Fiske y Taylor, 1991; Taylor, 1981).

Las estructuras cognitivas son organizaciones mentales de representaciones acerca de


objetos, situaciones, acontecimientos, secuencias de acontecimientos y secuencias de
acciones; estas representaciones están conceptualmente relacionadas y sus funciones son
almacenar, simplificar y complementar la información, para poder dar coherencia al entorno y
servir de marcos interpretativos del mismo (Markus y Zajonc, 1985). Estas estructuras serán
codificadas, archivadas en la memoria, recuperadas, enjuiciadas y, finalmente, usadas para
tomar una decisión conductual o interpretativa (Páez et alii, 1994).

Diversos conceptos aparecen integrados dentro de la noción de estructuras cognitivas,


de entre los cuales cabe destacar:

− Esquemas. Son unidades organizativas básicas de información en la memoria. Actúan


como un conjunto de conocimientos que guían y procesan la información. Son “teorías”
implícitas sobre un aspecto del entorno, mantenidas por el individuo que interacciona con la
realidad social circundante. Fiske y Taylor (1991) describen, entre otros, esquemas de rol,
esquemas de identidad o esquemas de género. Aunque las primeras utilizaciones en psicología
del concepto de esquema las encontramos en Bartlett (1932/1995), en el ámbito de estudio de
133

la cognición social se suele hacer uso del concepto de los esquemas conceptuales de Neisser
(1976).

− Prototipos. Se trata conjuntos abstractos de características que, comúnmente, se


asocian a los miembros de una categoría social o a un tipo de personas. La percepción de
personas, los estereotipos sociales o el autoconcepto están vinculados a esta estructura mental
(Markus y Zajonc, 1985; Rothbart y John, 1985).

− Ejemplares. Cumplen una función similar a la de los prototipos, pero, en este caso, no
son abstracciones de ejemplos canónicos que permitan identificar una categoría, sino que son
ejemplos reales que permiten definir a un conjunto o categoría de individuos (Markus y
Zajonc, 1985).

− Redes asociativas. Son representaciones mentales consistentes en nódulos de memoria


conectados por vínculos de diferentes tipos. Cuando un nódulo se activa, porque está presente
perceptiva o imaginativamente, otros nódulos vinculados también se activarán, siempre en
función de la fortaleza del vínculo (Gaertner y McLaughlin, 1983).

− Guiones. Están relacionados con la representación de secuencias más o menos típicas


de acciones y acontecimientos en los distintos escenarios de la vida social (Schank y Abelson,
1977).

Pero, como ya ha sido mencionado, las interpretaciones que las personas efectúan sobre
la realidad cotidiana no siempre reflejan fielmente esa realidad. Siguiendo la línea iniciada
por las teorías de la atribución, la investigación cognitivista en psicología social ha prestado
gran atención a los sesgos cognitivos que aparecen en los procesos de inferencia y juicio sobre
la realidad; de hecho, estos procesos de juicio sesgado han sido más estudiados por la
psicología social que por la psicología básica (Hewstone, 1992). Estos sesgos interpretativos
podrían entenderse como simples preferencias por determinados tipos de inferencia o formas
de interpretar la realidad, o bien como claras limitaciones de las capacidades cognitivas de las
personas, o bien como errores de procesamiento. Tversky y Kahneman (1974) hablan, más
que de errores, de heurísticos de conocimiento puestos en juego por las personas. Un
heurístico es una regla simple, “de andar por casa”, que las personas utilizan para juzgar la
realidad circundante. Quien utiliza un heurístico corre el riesgo de basarse en señales
134

superficiales y alejarse de un juicio realista; lo que ocurre es que el heurístico permite una
elevada adaptabilidad en términos de la relación tiempo-precisión. Además, si el heurístico o
su conclusión son compartidos por los iguales, aumentará la confianza que el individuo
deposite en él. Siguiendo a Moya (1999) y a Rodríguez-Pérez y Betancor (2007),
enumeraremos los principales heurísticos de conocimiento estudiados por la investigación
cognitivista:

− Heurístico de representatividad. Permite hacer inferencias sobre la probabilidad de


que un objeto −o persona− pertenezca a una categoría, en función de su similitud con las
características estereotípicas de esa categoría.

− Heurístico de accesibilidad. Referido a la inferencia acerca de la probabilidad de que


algo ocurra o sea cierto, sobre la base del recuerdo de situaciones o hechos similares.

− Heurístico de ajuste y anclaje. Ocurre cuando, en el momento de realizar una


inferencia, la persona parte de un punto de referencia que utilizará para ajustar a él la nueva
información recibida.

− Heurístico de disponibilidad. La persona enjuicia la realidad usando como punto de


referencia la información que haya tenido la oportunidad de recuperar de la memoria y de
utilizar recientemente.

La crítica al cognitivismo

A partir de los años setenta, comienzan a formularse críticas desde la psicología social
sobre diferentes aspectos teóricos y antropológicos del paradigma del procesamiento de la
información en la disciplina. Siguiendo a autores como Garrido y Álvaro (2007), Gil-Lacruz
(2007) o Markus y Zajonc (1985), resumiremos las críticas más frecuentes, que han recaído
sobre aspectos como los siguientes:

− Excesivo racionalismo en la noción de ser humano: la persona es concebida por el


cognitivismo como una “máquina de pensar”. La actividad humana es reducida a producto de
procesos interpretativos, olvidando que el comportamiento común de las personas en la vida
cotidiana no responde a criterios racionales en muchas de sus expresiones.
135

− Perspectiva no social o, en el mejor de los casos, escasamente social. El interés del


cognitivismo recae sobre el conocimiento individual, pero sin contemplar la naturaleza
sociocultural de este individuo ni las influencias sociales y culturales que condicionan su
actividad y contenidos mentales. El proceso cognitivo de interpretación de la realidad se
estudia desprovisto de los factores socioculturales que lo llenan de contenido.

− Olvido de los aspectos emocionales y motivacionales de la persona. Del ser humano


interesa poco más que el mecanismo procesual de los procesos cognitivos. Las emociones,
necesidades y motivaciones humanas no son consideradas en su esencia por el cognitivismo,
salvo como producto secundario derivado de procesos de cognición.

− Visión mecanicista del ser humano: se concede primacía a las operaciones cognitivas
formales y al funcionamiento de los procesos cognitivos, pero no a la naturaleza de los
contenidos mentales ni a las dinámicas sociales y motivacionales que afectan a los contenidos
y a los procesos. Como afirma Álvaro (1995) el paradigma cognitivista ha sustituido un
individualismo de carácter reactivo −el del conductismo− por, en el mejor de los casos, un
individualismo “ilustrado”.

− Perspectiva conservadora: se puede hacer un uso sui géneris del proceso de


interpretación de la realidad, para legitimar las condiciones sociales de desigualdad. Esto es,
si las interpretaciones cognitivas son lo determinante en la vida de cada persona, cómo sean
las condiciones sociales en las que se vive no será relevante, pues siempre se podrán
reinterpretar, por más que fueran injustas o desiguales. Desde este punto de vista, el
cognitivismo supone una perspectiva centrada en lo mental y alejada del realismo social, de
las condiciones objetivas de la vida: el cognitivismo se halla bien conciliado con el
establishment.

− Autoasunción del cognitivismo como el “final de la historia”, como la conclusión


incuestionable de todos los paradigmas acerca del ser humano y la sociedad. En este sentido,
el cognitivismo se nos presenta como una suerte de “pensamiento único”, pretendiendo
esclarecer a la humanidad cuál es la manera “correcta” de pensar.

Otra cuestión crítica tiene que ver con la relación causal entre los pensamientos y los
sentimientos. El terapeuta Aaron Beck, muy influyente en la psicología cognitivista, defendió
136

la tesis de que las cogniciones determinan no sólo la conducta sino también los sentimientos
del individuo: son las interpretaciones sobre los acontecimientos, y no los acontecimientos
mismos, las que determinan lo que la persona sentirá (Beck, 1967, 1976). Esta relación causal
del pensamiento al sentimiento es ampliamente aceptada dentro del movimiento cognitivista
en psicología: la idea que se presenta es que las emociones son producto de la razón y de la
valoración cognitiva que el individuo hace de los sucesos del entorno. Sin embargo, desde la
neurociencia, las investigaciones sobre los circuitos neuronales del cerebro han hallado que la
emoción precede al pensamiento y que existe un procesamiento emocional precognitivo
(LeDoux, 1999).

Esta realidad psicobiológica acerca de la actividad emocional humana abre un camino


de investigación para la psicología cognitiva. Desde ella, investigadores como Blascovich y
Mendes (2001) o Clark y Brissette (2000) proponen la existencia de un efecto recíproco: las
cogniciones influyen sobre las emociones y las emociones sobre las cogniciones. La presencia
de una relación circular entre ambas variables −como, por otra parte, ocurre con la mayoría de
variables psicológicas− supera, al menos, el reduccionismo de la relación lineal en un solo
sentido.

La orientación sociocognitiva

La psicología social europea, en general, ha sido caracterizada como un intento de


compromiso con la sociedad, mediante un rechazo de los enfoques marcadamente
individualistas, el cuestionamiento de las explicaciones mecanicistas y reduccionistas, la
apertura hacia la elaboración teórica y la reflexión crítica, así como la orientación hacia el
estudio de los factores y los procesos directamente implicados con el cambio social (Ibáñez,
1984). La psicología social europea tiende a resaltar la naturaleza social del comportamiento
humano, con una perspectiva más holística que la estadounidense y tomando en consideración
el análisis filosófico y el desarrollo histórico de las sociedades (Jaspars, 1986).

Forgas (1983) y Leyens y Codol (1988) afirman que, ante la pregunta ¿qué tiene de
social la cognición social? se ha manifestado como respuesta la voluntad de muchos
psicólogos sociales europeos por edificar una psicología sociocognitiva, con señas de
identidad propias y más cercana a la noción de lo social. No hay que olvidar que el término
137

“sociocognitivismo” surgió, precisamente, para referirse a la psicología social europea de los


años setenta del siglo XX y se presentó con la principal reivindicación de recuperar un
carácter más genuinamente social, que incorpore el conocimiento producido por la psicología
social a lo largo de su historia (Deschamps, 1977). En ese momento, una cierta corriente de
investigadores europeos cuestiona la imagen mecanicista del ser humano implícita en las
formulaciones congnitivistas preponderantes: el ser humano reducido a una “máquina de
pensar”. El sociocognitivismo europeo acepta y parte de la idea de actividad mental humana,
pero se aleja del énfasis en lo intrapsíquico y de la imagen del ser humano como un aséptico
procesador de la información, que no se detiene en valoraciones sociales cuando procesa,
como si su mente estuviera exenta de contenidos sociales y culturales.

Las perspectivas sociocognitivas europeas, por otro lado, no rechazan el experimento


para generar conocimiento psicosocial −de hecho, lo utilizan−, pero su metodología de
investigación pretende ser más representativa de la realidad y superar los sesgos denunciados
durante la crisis de los setenta. Se huye así de las estrecheces que pudieran estar implicadas en
el positivismo aplicado a las ciencias sociales, pero no se reniega ni del experimento ni de los
postulados más amplios del positivismo. En todo caso, la característica idiosincrásica del
sociocognitivismo europeo es su interés por encontrar la intersección entre lo individual y lo
social, así como establecer explicaciones sobre problemas sociales relevantes, ello frente al
interés de las teorías de la cognición social por el mundo intrapsíquico. Nos referiremos en los
apartados siguientes a las contribuciones que, desde los años setenta del pasado siglo, han
realizado los tres grandes núcleos de la psicología social europea: el Grupo de Bristol −Henri
Tajfel y John Turner−, Serge Moscovici en Francia y la Escuela de Ginebra. Dedicaremos un
último apartado a otras contribuciones relevantes.

Henri Tajfel y John Turner

El desarrollo de la perspectiva del sociocognitivismo europeo suele situarse a partir de


la publicación en 1972 del libro compilado por John Israel y Henri Tajfel “El contexto de la
psicología social: Una valoración crítica”. Henri Tajfel −nacido polaco como Hersz Tajfel−
era profesor de la Universidad de Bristol, donde encabezó un grupo de investigadores
interesados por desarrollar una psicología social europea con identidad propia.
138

Los trabajos de Tajfel sobre categorización social y relaciones inergrupales pueden


considerarse como el primer núcleo vertebrador del Grupo de Bristol. Henri Tajfel constituye
un referente fundamental para la psicología social europea y es uno de los pocos
investigadores del continente cuya obra ha conseguido penetrar en la psicología social
estadounidense, al menos si nos atenemos a las citas de que es objeto en las últimas ediciones
de “The handbook of social psychology” (Ovejero, 1999).

La línea de investigación sobre categorización social emprendida por Tajfel se inicia


con trabajos experimentales sobre la necesidad de las personas de verse a sí mismas como
miembros de un grupo social −categorías étnicas, culturales, de género, profesionales,
demográficas, ideológicas,…− y analiza los procesos motivacionales y cognitivos que
generan diferenciación intergrupal. Mediante la categorización social las personas tienden a
acentuar las semejanzas existentes entre los miembros de su grupo y a acentuar también las
diferencias entre éstos y los miembros otros grupos. La categorización social es, según Tajfel,
una condición suficiente para que pueda darse preferencia endogrupal. Sus estudios
experimentales sobre cuáles son las condiciones mínimas para que se produzca asimetría
intergrupal han dado lugar al conocido como “paradigma del grupo mínimo”, cuya principal
conclusión es que el mero hecho de reconocerse como miembro de un grupo social generará
preferencia endogrupal y asimetría perceptiva entre el propio grupo y los ajenos (Tajfel,
1972b; Tajfel, Billig, Bundi y Flament, 1971). La consecuencia extrema es que la
categorización puede actuar como mecanismo sociocognitivo de los prejuicios sociales y de
los estereotipos negativos, ambos indisolubles, según Tajfel, de la existencia de conflictos
intergrupales.

La teoría de la categorización de Tajfel lleva implícita la idea de que en la percepción


interpersonal entrarán en juego también los factores de categorización, es decir, la pertenencia
grupal del individuo perceptor y percibido. La circunstancia de que el sujeto percibido
pertenezca o no al mismo grupo social que el perceptor o, en su caso, las características
estereotípicas del exogrupo percibido, jugarán un papel en la percepción interpersonal. Según
Tajfel (1978), la interacción social puede situarse en un continuo bipolar que va del polo
interpersonal al polo intergrupal, con sus correspondientes situaciones intermedias. Las
interacciones que se orientan hacia el polo interpersonal se distinguen porque atienden a las
características individuales de ambas partes de la relación, mientras que las interacciones que
139

tienden hacia el polo intergrupal se caracterizan por tomar en consideración la pertenencia


grupal de los sujetos que participan en esa interacción.

Partiendo de la noción de categorización social, Tajfel elabora un marco de referencia


para explicar la identidad social y la comparación intergrupal. En la teoría de la identidad
social el concepto de partida es el proceso de comparación, que conduce a la percepción de
diferencias en las características de individuos de grupos sociales diferentes y a la percepción
de similitudes entre los del mismo grupo social. La identidad social se concibe como el
conocimiento del individuo acerca de su pertenencia a ciertos grupos sociales, acompañado de
la significación emocional y valorativa resultante de tal pertenencia (Tajfel, 1972). Es,
precisamente, esa identidad colectiva experimentada por el individuo la que constituye la base
sociocognitiva de la conducta grupal. Como afirma Tajfel (1984), la identidad social se refiere
a aquellos aspectos de la identidad de una persona que tienen que ver con la pertenencia a un
grupo social determinado. Implica la puesta en marcha de procesos de comparación
intercategorial, que provocan comportamientos y pensamientos dirigidos a establecer o a
mantener una distinción positiva para el endogupo. Es característico de la identidad social la
preferencia por las concepciones elaboradas por el propio grupo y el cuestionamiento de las
de los otros.

Tajfel se ocupa también del papel que la comparación intergrupal desempeña en la


autoevaluación de una persona. Supone una evaluación del yo en función de la pertenencia
grupal. A través de dicha comparación, una persona incrementa o disminuye la imagen de sí
misma, en virtud de las características y situación social del endogrupo. Las personas tenderán
a hacer comparaciones intercategoriales en la medida en que las consideren una contribución
positiva a su identidad social, pero las evitarán si las ven como una contribución negativa a
ello. En efecto, las personas se sentirán comprometidas como miembros de un grupo social en
tanto que su pertenencia al mismo contribuya a su sentido de identidad social positiva. Pero
¿qué ocurrirá cuando la persona se sabe miembro de un grupo cuyo estatus social relativo es
de inferioridad? Esta situación perjudicará a la positividad de la identidad social y, dado que
ésta se encuentra ligada tanto a emociones y valoraciones como a la identidad personal, los
individuos encontrarán una dificultad para establecer ésta última de una manera satisfactoria.
Ante ello, Tajfel y Turner (1979) describen cuáles son las alternativas disponibles para los
individuos de grupos minorizados o no dominantes:
140

− Abandonar el grupo. Es una decisión individual consistente en adoptar las formas


visibles de comportamiento propias del grupo dominante −modos de vida, lengua,
prácticas,…−

− Alterar cognitivamente los términos y efectos de la comparación social. El grupo


minorizado puede reinterpretar aquellas características que lo colocan en una situación de
inferioridad y convertirlas en fundamento básico de su identidad.

− Promover el cambio social, intentando eliminar las condiciones sociales que


mantienen el estatus de inferioridad.

Otra figura destacada en el marco del Grupo de Bristol es John Turner, discípulo y
colaborador de Tajfel, así como investigador interesado en ampliar las explicaciones sobre
identidad social. John Turner pone el énfasis en el proceso de identificación grupal, para
buscar nuevas respuestas a la cuestión de por qué las personas se identifican con un grupo
social. Propone un modelo teórico que explica la identificación del individuo con su grupo en
base a un proceso de categorización del yo. Un grupo social, según Turner (1988, 1990) es
definible en términos de pertenencia e identificación de sus miembros con la categoría.
Además, el sesgo de favoritismo endogrupal, característico del paradigma del grupo mínimo,
no puede explicarse suficientemente, según John Turner, apelando sólo a la categorización
social, sino que requiere acudir a la identificación social positiva de los individuos con su
grupo.

La teoría de la categorización del yo de John Turner sostiene que una persona puede,
dependiendo de la situación, categorizarse a sí misma como sujeto individual o como
miembro de una categoría social determinada. Cuando se produce esta segunda posibilidad,
acontecerán tres efectos en la persona: se acentuarán las percepciones de semejanza
intragrupal y de diferencia intergrupal, se producirá favoritismo endogrupal y se dará un
proceso de despersonalización. Esto último, según Turner (1990), significa que los
componentes del endogrupo −incluido uno mismo− no serán vistos como personas
individuales sino como miembros de un grupo social, ocurriendo lo propio con respecto a los
miembros del exogrupo. Partiendo del concepto de prototipo −como estructura cognitiva
uniformizadora de la percepción de un grupo social−, Turner mantiene que la
141

despersonalización supone la autopercepción de uno mismo dentro del grupo como


“intercambiable” con los demás e induce a que uno se autodefina o categorice en términos de
miembro de esa categoría. El yo se percibe como idéntico a los otros en algunos aspectos
comunes e importantes −prototípicos− del grupo, pudiendo así categorizarse como miembro
de éste y adquirir una identidad a nivel de conjunto.

En cuanto al conflicto intergrupal, Turner incorpora la variable estatus en la


comparación entre grupos. La desigualdad de estatus entre grupos sociales incidirá sobre el
conflicto en función de las percepciones de legitimidad o de modificabilidad de las diferencias
dadas. Si el grupo de estatus inferior percibe tal desigualdad como ilegítima o como
modificable, aumentará su motivación a buscar el cambio. Pero si el grupo de estatus superior
percibe la desigualdad como legítima, aumentará el sesgo discriminatorio hacia el inferior.
Turner sostiene, además, que la interdependencia por un objetivo común no es suficiente para
superar el conflicto intergrupal, como proponía Muzafer Sherif en su teoría del conflicto
realista. Si no hay reducción de las identificaciones sociales, es posible que el conflicto o la
competitividad resurjan, aunque la dependencia mutua por metas comunes lo hubiera podido
aplacar.

Serge Moscovici

En la Universidad de París encontramos a otro gran representante de la psicología social


europea −y de los pocos, junto con Tajfel, cuya obra llega a ser considerada en los Estados
Unidos−. Serge Moscovici −nacido rumano como Ştrul Herş Moscovici− destaca por sus dos
grandes líneas de investigación: la teoría de las representaciones sociales y los estudios sobre
influencia social de las minorías. No obstante, la lista de temas de los que se ha ocupado es
amplia, abarcando la psicología de las masas, la toma de decisiones en grupos, las relaciones
entre persona y naturaleza o los análisis sobre teoría y método en psicología social.

El propio Moscovici (1984) explica que la psicología social que él propugna se centra
en lo cognitivo, si bien proponiendo un cambio radical respecto a los presupuestos clásicos de
la psicología cognitivista. Critica el carácter individualista de los modelos cognitivistas al uso
en psicología social y, además, aboga por una mayor pluralidad metodológica, a la vez que
sugiere cambiar la unidad de análisis desde los procesos cognitivos individuales a las formas
142

de conocimiento colectivas. El carácter novedoso de la propuesta de Moscovici se refleja


claramente en su aseveración de que la psicología social debe referirse a todo el conjunto de
creaciones convencionales que “colorean” las relaciones entre los individuos y los llevan a
actuar colectivamente en la formación de la realidad social común.

Su prolífica obra arranca con la publicación en 1961 del libro “El psicoanálisis, su
imagen y su público”, fruto de su tesis doctoral dirigida por Daniel Lagache, uno de los
pioneros del psicoanálisis en Francia. En este texto, Moscovici (1961/1979) recupera el
concepto de representaciones colectivas de Durkheim, del que hace uso como elemento de
inspiración para su formulación sobre las representaciones sociales. En palabras de Sabucedo
et alii (1997), Moscovici recupera y modifica este constructo tradicional de la sociología, para
incluir en la psicología social la noción de la “sociedad pensante”, a través del concepto de
representación social.

En efecto, para Moscovici (1981a), las representaciones sociales son un conjunto de


conceptos, afirmaciones y explicaciones sobre los hechos y los eventos, que se originan en la
vida diaria dentro del curso de la comunicación interindividual, que son compartidos por los
miembros de un grupo social y que sirven para orientarse en el contexto social, para
entenderlo y para explicarlo. La representación social surge de la conversación cotidiana y es
equivalente, en nuestra sociedad, a los mitos y sistemas de creencias de las sociedades
tradicionales. Aunque no determina inexorablemente el pensamiento individual, la
representación social condiciona el juicio sobre la realidad de las personas de un mismo grupo
social.

Moscovici, en su teoría de las representaciones sociales, tiene interés por concebir a la


persona como un ser activo, un sujeto de acción social que elabora en grupo explicaciones
sobre él mismo, sobre los demás y sobre los eventos que ocurren. Unas explicaciones que
tienen carácter práctico, que son construidas en los procesos comunicativos grupales y que
forman parte del pensamiento de los individuos.

Desde esta perspectiva, parece claro que las representaciones sociales de Moscovici no
son impuestas sobre la conciencia, como ocurría con las representaciones colectivas de
Durkheim, sino que, al contrario, son producidas por las personas y los grupos en situaciones
143

corrientes de interacción social. Ya no se trata de reconocer que las variables culturales y


sociales influyen, como así lo hacen, en el modo en que los sujetos perciben la realidad, sino
que las representaciones son en sí mismas análisis y explicaciones de esa realidad y, además,
forman parte de ella (Moscovici, 1981a). Como explica Denise Jodelet, colaboradora de
Moscovici, no existe una realidad objetiva en las mentes, sino una realidad representada, es
decir, una realidad apropiada por un grupo social e integrada en un sistema cognitivo (Jodelet,
1986).

La representación surgida de la conversación interindividual y en el marco de un grupo


social pasa a ser utilizada por el individuo en la interpretación que éste hará de la realidad.
Esto ocurrirá mediante la acción de dos procesos sociocognitivos: la objetivación y el anclaje
(Jodelet, 1986; Moscovici, 1981a).

El proceso de objetivación permite convertir una idea, un evento, un concepto, una


entidad,… en un objeto manejable por el grupo: el grupo se “apropia” del significado de un
evento mediante la elaboración de una representación social del mismo. Se tratará, por tanto,
de concretar un objeto en una representación propia de un grupo social. Para ello, se
seleccionan y descontextualizan ciertos datos o características de la entidad que va a ser
representada, y ello se hará en función de criterios culturales y normativos propios del grupo
social que trata de comprender ese evento. De esta forma, se favorecerán aquellos contenidos
y significados del objeto que sean compatibles con los criterios del grupo. Esta selección y
descontextualización sobre el objeto representado resulta útil para el grupo, pues así consigue
“dominar” ese objeto, y sus características serán proyectadas por el grupo como hechos ya de
su propio universo. Las ideas descontextualizadas y apropiadas por el grupo se reproducen,
entonces, en una imagen compartida −la representación social− que permitirá comprender
rápidamente la esencia del concepto, entidad o idea objetivada, al menos comprenderla desde
la noción de sentido común propia de ese grupo social.

El proceso de anclaje en la representación social posibilita que se fije una red de


significados alrededor de una representación social dada, de modo que ésta se instale en la
realidad social con una funcionalidad y un papel regulador de los comportamientos
intragrupales e intergrupales. La representación social se convierte así en una “teoría” de
referencia para que los miembros del grupo comprendan y construyan la realidad social a
144

partir de ella. Esta “teoría” describe, explica y justifica tal realidad, constituyéndose así el
sentido común del grupo, que no es otra cosa que un discurso ideológico no necesariamente
formalizado. Las representaciones sociales son, por tanto, un conocimiento práctico que
ayuda a regular y a legitimar las conductas intragrupales y los modos de relacionarse con
otros grupos.

La segunda gran aportación de Moscovici es la teoría de la influencia minoritaria, en la


que retoma la línea de investigación sobre influencia social iniciada por Muzafer Sherif y por
Solomon Asch, pero estudiando ahora cómo las minorías influyen en las mayorías. Moscovici
(1976, 1981b) pretende construir un modelo explicativo de la génesis del cambio social, pues
su foco de interés no está en el proceso de cambio de la minoría como consecuencia de la
presión mayoritaria, sino en el proceso complementario: de qué manera ciertas ideas
minoritarias pueden acabar convirtiendo a la sociedad o a una parte significativa de ella. Se
trata de una psicología social de las minorías activas, que se interesa por los procesos
psicosociales vinculados a la innovación y a la expansión de nuevas ideas en la sociedad y a
cómo ésta puede acabar aceptando planteamientos provenientes de grupos minoritarios.
Estamos hablando de las ideas sociales, políticas, culturales, artísticas o científicas cuya
novedad desafió, en un principio, al orden establecido, pero que acabaron convenciendo a un
número suficiente de gente como para poder implantarse con éxito y, en algunos casos,
transformar el pensamiento mayoritario.

Como recuerdan Sabucedo et alii (1997) la teoría de la influencia minoritaria ya no se


refiere a las minorías como grupos marginales y sin capacidad para ejercer influencia social
−tal y como al establishment le gusta ver a las minorías reivindicativas−, sino que lo que
presenta Moscovici es la génesis realista del cambio social a partir de las minorías activas:
grupos que, desde dentro de la sociedad, actúan como ponentes de ideas transformadoras.
Precisamente, el estilo de actuación de las minorías será el punto crucial para poder promover
el cambio.

De acuerdo con Moscovici (1981b), si el grupo minoritario quiere ejercer alguna


influencia en el entorno social, debe empezar por seguir un estilo de comportamiento basado
en la consistencia. Del consenso intragrupal en el grupo minoritario −consistencia sincrónica−
y de la consistencia de sus comportamientos a través del tiempo −consistencia diacrónica− se
145

derivará visibilidad y reconocimiento social, condiciones esenciales para su posible


influencia. Desde esta perspectiva, Moscovici explica que la capacidad de influencia de una
minoría sólo será posible si ésta asume de forma consistente un sistema de normas y valores
interiorizados, que sirve de guía a su comportamiento y que será, precisamente, el que quieren
transmitir a la sociedad mayoritaria. Pero si la consistencia conductual es un factor necesario,
no será suficiente. Moscovici avisa de que una minoría consistente perderá su incipiente
capacidad de influencia si no opta por una actuación que sea también percibida como flexible
y no dogmática. Es decir, saber adaptar ese comportamiento innovador a las necesidades
situacionales jugará a favor de la minoría; por el contrario, si se percibe que el grupo
minoritario es rígido y dogmático, su éxito será muy escaso.

Pero no todas las minorías consistentes y flexibles han logrado incidir sobre el
pensamiento mayoritario. Lo que Moscovici explica es que las minorías que logran influir
manifiestan ese estilo conductual y que sin él la influencia será muy poco probable. En todo
caso, el proceso es más complejo e incluye más variables, tales como la presión hacia la
conformidad por parte de la mayoría, los acontecimientos ocurridos a escala macrosocial o la
significatividad social de las primeras personas “convertidas”.

El reconocimiento de las minorías activas como elemento importante para proporcionar


nuevas alternativas sociales abrió una sugerente línea de investigación en el campo de la
psicología social. Más allá de las investigaciones experimentales con pequeños grupos, como
las realizadas inicialmente por Moscovici, el estudio posterior de la influencia minoritaria se
interesó más por el conflicto que crea la recepción de ideas innovadoras desde una perspectiva
macrosocial, así como por la aceptación en la sociedad mayoritaria de ideas relacionadas con
problemas sociales específicos, tales como las cuestiones medioambientales, las
reivindicaciones feministas y homosexuales, la integración de los inmigrantes,… (Álvaro,
1995).

Antes de finalizar este apartado dedicado a Moscovici, es necesario referirse a otra línea
de investigación por él emprendida: la polarización de grupo. Moscovici y Zavalloni (1969)
observan que si entre los miembros de un grupo interactivo existe una postura mayoritaria
respecto a determinada cuestión, la discusión grupal acerca de ese tema favorecerá que la
opinión final del grupo se radicalice hacia tal postura mayoritaria. Es decir, la discusión
146

grupal es capaz de acentuar la posición dominante entre sus miembros, de manera que el
grupo podrá tomar decisiones más radicales o ubicarse en posturas más extremas de lo que
haría cada miembro por separado.

Los primeros trabajos de Moscovici sobre polarización ejercieron un fuerte influjo sobre
la investigación posterior, que ha intentado buscar explicaciones a este fenómeno. Aunque la
polarización de grupo se ha estudiado experimentalmente en pequeños grupos interactivos,
este fenómeno es posible observarlo en gran cantidad de contextos: formación de estereotipos
sociales y de impresiones personales, decisiones políticas y empresariales, posicionamientos
políticos,… e, incluso, decisiones de jurados (Van Avermaet, 2001). Los estudios de
polarización grupal abrieron también el camino a la teoría del pensamiento grupal de Irving
Janis: los miembros de grupos ideológicamente muy cohesivos pueden llegar a perder el
juicio crítico sobre los acontecimientos y basar sus evaluaciones de la realidad en un
pensamiento grupal cerrado y caracterizado por el rechazo de cualquier duda, pues las
opiniones grupales actúan como “certezas” que guían ese juicio de la realidad (Janis y Mann,
1977).

La Escuela de Ginebra

El núcleo originario de la Escuela de Ginebra está constituido por Willem Doise y


Gabriel Mugny. Sus ámbitos de interés son las relaciones intergrupales, los procesos de
categorización social y los procesos de influencia minoritaria, todo ello recogiendo y
ampliando las líneas de investigación emprendidas por Tajfel y por Moscovici. Además, han
realizado también teorizaciones sobre el concepto y el método de la psicología social y
colaboraciones con Moscovici en estudios sobre polarización de grupo.

Como explican Doise, Deschamps y Mugny (1985) el objetivo de este grupo de


investigación ha sido desarrollar una definición de lo psicosocial que descubra cuáles son los
procesos que articulan lo individual y lo colectivo. Al mismo tiempo, pretenden desarrollar
una experimentación que permita superar la artificialidad de la que se acusa a la psicología
social −en referencia a los argumentos de la crisis de la psicología social−, y ello en una doble
vertiente: en primer lugar, la experimentación no es tratada como una simulación de la
realidad, sino como una teoría de la realidad, por lo que es preciso determinar si esa teoría
147

representa adecuadamente a la realidad; en segundo lugar, para superar la dominación del


experimentador sobre el experimento, debe incorporarse un análisis de las relaciones sociales
en las que está inserta la propia situación experimental.

Doise (1982) propone una explicación acerca de cuáles son los contenidos de la
psicología social, y lo hace en base a la articulación de cuatro diferentes niveles de
conocimiento. Cada uno de ellos recogería un conjunto de contenidos y temas de estudio, con
la particularidad de ser niveles acumulativos y complementarios, pues cada uno implica a los
anteriores y ninguno es autosuficiente para ofrecer una explicación completa de lo
psicosocial. En los siguientes párrafos se describe esta propuesta:

− Nivel I: Explicación intraindividual. Referido a cómo las personas organizan su


experiencia social y construyen la imagen de su ambiente, a partir de sus percepciones, juicios
o actitudes.

− Nivel II: Explicación interindividual y situacional. Referido a los contextos grupales o


relacionales en los que interaccionan las personas. Pertenecerían a este nivel las
investigaciones sobre redes comunicativas y sobre procesos intragrupales en grupos
interactivos. Las relaciones son analizadas sin referencia al contexto sociocultural.

− Nivel III: Explicación posicional. Se analizan las interacciones en función de las


posiciones sociales de las personas y los grupos, así como de las pertenencias categoriales de
los individuos y del estatus de los grupos sociales. Se ubicarían en este nivel los trabajos sobre
identidad social y sobre relaciones entre grupos sociales.

− Nivel IV: Explicación ideológica. Se refiere al conjunto de representaciones, de


creencias y de valores generales correspondientes a una determinada sociedad, que
constituyen el marco de las posiciones sociales, de las pertenencias grupales, de las relaciones
interpersonales, de los grupos interactivos y de los comportamientos individuales. El análisis
de cómo los factores macrosociales moldean las anteriores variables es materia de este nivel.

Señala Willem Doise la necesidad de que la psicología social se acerque más a los
niveles III y IV para, de este modo, lograr una articulación psicológica y sociológica de la
explicación. Doise (1981) denuncia la desatención del componente social por parte del
148

cognitivismo dominante, pues el énfasis en los procesos intrapsíquicos hace ignorar la


vinculación de la psicología social con otros niveles de análisis del comportamiento social.

Como ha sido mencionado, una de las líneas de trabajo de la Escuela de Ginebra ha sido
la de las relaciones entre grupos sociales. Doise (1979, 1982) entiende estas relaciones en el
marco de un proceso de diferenciación intercategorial que conecta las actividades individuales
con las colectivas, a través de las evaluaciones intergrupales y las representaciones propias del
endogrupo. Es decir, la diferenciación intergrupal conecta al individuo con lo colectivo, y lo
hace por medio de las representaciones que su grupo social tiene de sí mismo y del otro. Un
aspecto importante es la consideración de que las personas pertenecen, simultáneamente, a
diferentes grupos sociales −por ejemplo, grupos geográficos, ideológicos, de género, de
profesión,…−, por lo que se produce una categorización cruzada que puede reducir la
incidencia de los procesos de diferenciación categorial y sus consecuencias, pues la persona
puede identificarse, al mismo tiempo, con más de un grupo social.

La categorización cruzada, por otra parte, facilitaría la influencia minoritaria y los


procesos de innovación y conversión de la mayoría estudiados por Moscovici, pues la
categorización cruzada lleva consigo una cierta dilución de la frontera entre grupo
minoritario-mayoritario. Al respecto de la influencia minoritaria, Gabriel Mugny desarrolla
una línea de investigación en la que, entre los hallazgos más relevantes, se encuentra que las
minorías intransigentes suelen provocar efectos de rechazo en la sociedad general, así como
que la minoría no perteneciente al propio grupo social −categorización cruzada− puede ejercer
tanta influencia como la que proviene de otro, si se dan las condiciones adecuadas (Mugny,
1981; Mugny y Pérez-Pérez, 1986).

Otras aportaciones sociocognitivas

De entre las revisiones que realizó el sociocognitivismo europeo sobre teorías


anteriores, una de las más conocidas es la relectura que Beauvois y Joule (1981) hacen de la
teoría de la disonancia cognitiva de Festinger, formulando una propuesta radical sobre el
proceso de racionalización. Según estos autores, las ideologías son adoptadas como
mecanismos de racionalización de la conducta: no es tanto que la gente se comporte según la
ideología que posea, sino que son las conductas efectivamente realizadas las que conducen a
149

una ideología consonante con tales conductas. Por ejemplo, una persona no actúa de una
manera determinada porque crea en cierta ideología o filosofía, sino que dado que ésa es la
manera de actuar que conoce y aplica, sus actitudes acaban siendo favorables a esa ideología.
Más en concreto, Beauvois y Joule estudian las relaciones entre las conductas de obediencia y
las ideologías, afirmando que los comportamientos cotidianos son, bastante frecuentemente,
comportamientos de seguimiento a una autoridad moral, ideológica, institucional u
organizacional. Tales conductas tienen efectos sobre las opiniones, creencias y
representaciones de la realidad, es decir, sobre lo que se conoce como ideologías.

Otra revisión sociocognitiva sobre teorías anteriores es la efectuada por Hewstone y


Jaspars (1984) acerca de los procesos de atribución, proponiendo que éstos están
condicionados por la existencia de cuatro dimensiones sociales que deberían ser tomadas en
consideración por los investigadores: la pertenencia grupal del actor y del observador; el
contexto social en que acontece la atribución; el carácter socialmente compartido de las
cogniciones sociales; y la naturaleza de lo que es explicado por la atribución, que se amplía a
acontecimientos macrosociales y no sólo relacionales.

Una tercera aportación es la de Bourhis, Gagnon y Moïse (1996), investigadores


canadienses muy vinculados al pensamiento sociocognitivo europeo. Llevan a cabo una
revisión de la teoría de la identidad social de Tajfel, exponiendo que, para explicar en toda su
extensión el conflicto intergrupal, a la identidad social debe añadirse el conflicto de
incompatibilidades −teoría del conflicto realista de Sherif− y la percepción colectiva de
privación relativa. La privación relativa había sido definida por Runciman (1966) como la
discrepancia percibida entre los logros del endogrupo y los logros que éste cree merecer o los
que tiene un exogrupo relevante.

La orientación del interaccionismo simbólico y enfoques afines

La mayoría de los autores e investigadores de esta orientación han sido sociólogos, por
ello, el interaccionismo simbólico ha tenido muy poca presencia en los textos y en las aulas de
psicología. A pesar de ello, se trata de un movimiento teórico esencialmente psicosocial, con
total independencia de cuál sea la titulación académica de sus ponentes. Tradicionalmente, los
psicólogos han prestado muy poca atención a lo que investigaban los sociólogos y otros
150

científicos sociales −a diferencia de lo que éstos han hecho con respecto a aquéllos−. Los
textos de psicología social, arrastrados por la vocación intrapsíquica propia de la psicología,
se han visto a menudo mermados de contenidos enriquecedores provenientes de otras
disciplinas sociales. Como veremos en este apartado, el objeto de estudio del interaccionismo
simbólico, así como sus conceptos y explicaciones, son perfectamente adscribibles a la
explicación psicosocial. Los interaccionistas simbólicos son psicólogos sociales, aunque,
mayoritariamente, su titulación académica no sea de psicología. De hecho, Garrido y Álvaro
(2007) o Ibáñez (2003) afirman que el interaccionismo simbólico ha sido la corriente más
influyente para la psicología social de tradición sociologista.

El término “interaccionismo simbólico” fue acuñado por Herbert Blumer en 1937, quien
propone la premisa básica de esta orientación: si la conducta de las personas se halla
vinculada al significado que tengan las cosas, lo que signifiquen las cosas para el sujeto va a
depender de su interacción social con otros actores de su entorno y, en definitiva, de los
significados aprendidos en su experiencia social interactiva (Blumer, 1937). Blumer se nutre
de cuatro fuentes principales: la obra de George Herbert Mead con sus ideas de role-taking y
la emergencia social del self; los conceptos de William James y del propio Mead sobre el “yo”
y el “mí”; la noción de Charles Cooley del “self espejo”, es decir, de la adquisición del
concepto de sí mismo a través de verse reflejado en la imagen que los demás tienen de uno; y
la idea de John Dewey del pensamiento como instrumento de adaptación y producto de la
interacción.

El interaccionismo simbólico considera que la capacidad simbólica del ser humano es


uno de los grandes logros filogenéticos. Por medio del manejo interno de símbolos, las
personas llegan a definir conductas y situaciones, atribuyéndoles significados. El individuo,
por tanto, no es considerado como un mero receptor pasivo de estímulos, ni tampoco un
procesador mecánico desvinculado significados colectivos, al contrario, es visto como un
constructor activo de significados, organizados éstos de manera dinámica en torno a procesos
compartidos de interacción (Gil-Lacruz, 2007). La sociedad, por su parte, es un tejido de
interacción simbólica que crea a la persona, y la persona, a través de la interacción, crea la
sociedad (Sabucedo et alii, 1997).
151

La perspectiva del interaccionismo simbólico tiene una rica y compleja historia,


posterior a los trabajos de Herbert Blumer y de George Herbert Mead. En la actualidad, el
término interaccionismo simbólico representa una familia diversa de teorías, y no es fácil
detectar qué es lo que ahora tienen en común muchas de estas variaciones, para integrarlas
bajo una única etiqueta (Klein y White, 1996). No obstante, al margen de similitudes y
diferencias que, sin duda, existen, es discursivamente útil considerar esta perspectiva como
una misma orientación de pensamiento, diferente a otras orientaciones, por las siguientes
razones: tiene un comienzo filosófico e histórico común, recoge una serie de ideas
particulares sobre el hombre y la sociedad y presenta un conjunto de proposiciones teóricas
basadas en esas ideas.

Partiendo de las revisiones que realizan Ibáñez (2003) y Musitu (1996), así como de los
trabajos de autores de esta orientación como Blumer (1937), Rose (1962) o Stryker (1964,
1980), resumiremos los supuestos básicos del interaccionismo simbólico:

− Los seres humanos viven en un ambiente simbólico, así como lo hacen en un


ambiente físico, y adquieren mediante procesos sensoriales conjuntos complejos de símbolos.
La diferencia de los seres humanos con respecto a otras formas de vida radica en que los
humanos tienen la habilidad de aprender, recordar y comunicar simbólicamente. Los símbolos
aprendidos son abstracciones mentales con significado, tales como palabras, ideas o actos. La
mayoría de estos símbolos son adquiridos mediante el aprendizaje de qué significan para los
demás; de este modo, los símbolos acaban por significar lo mismo para quien los aprende.
Estos símbolos y los significados y valores a los que se refieren no se dan solamente en
fragmentos aislados, sino también en agrupaciones simbólicas que pueden ser amplias y
complejas.

− Aprender qué es un símbolo, es solamente uno de los procesos que ocurren en la


mente humana; otro proceso es aprender a evaluar diferencialmente los símbolos. Los juicios
de valor son definiciones aprendidas de atracción o rechazo hacia algo, o bien, creencias sobre
el valor e importancia de diferentes fenómenos. Estos procesos mentales, como el contenido
de los símbolos, se aprenden de aquellos individuos con los que se interacciona. La capacidad
que los seres humanos tienen de aprender símbolos nuevos y de evaluarlos es casi infinita.
152

− Los seres humanos deciden lo que hacer y lo que no a partir de los símbolos que han
aprendido en interacción con otros y de sus creencias sobre la importancia de estos
significados. A partir de aquí empezamos a diferenciar esta perspectiva teórica de otras: para
el interaccionismo simbólico el comportamiento está asociado al significado de las ideas en la
mente, pero este significado es compartido, en esencia, con las otras personas con las que se
interacciona.

− Los seres humanos, a diferencia de otras formas de vida, son capaces de pensar de
manera suficientemente compleja como para distinguir entre una variedad de objetos. Las
personas son reflexivas y en su introspección crean, gradualmente, una definición del self. El
self es un proceso de concienciación y definición del propio sí mismo y como tal, siempre es
cambiante y dinámico.

− Se distinguen diferentes partes en el proceso de percepción del self. Una distinción se


basa en el self físico, referido al cuerpo y a sus múltiples propiedades, y el self social, referido
a lo que uno es con relación a la sociedad, a subunidades de sociedad y a personas
especialmente próximas. Otra distinción es la que se basa en el “yo” y el “mí”. El yo se refiere
a aquellas partes del sí mismo que son impredecibles, espontáneas y únicas para una persona.
El mí incluye los roles sociales que corresponde desempeñar y es la parte del self que los otros
conocen de uno mismo y, además, la parte en la que se basarán para aprender o descubrir su
propio conocimiento de la realidad. El hecho de que el mí se aprenda en interacción con otros
significa que está determinado por las relaciones sociales. Sin embargo, el yo y el mí, no son
simples objetos estáticos del self, sino parte de un proceso fluido y cambiante, que no es
simple, ni va en un solo sentido, ni nunca llega a ser completo. El interaccionismo simbólico,
pues, incluye un cierto determinismo social, pero supone también que parte del
comportamiento humano es de carácter indeterminado.

− El hombre es tanto actor como reactor. El ser humano no se limita simplemente a


responder a estímulos del ambiente externo, sino que tal ambiente externo es un argumento
seleccionado del mundo real y la selección tiene lugar a partir de los intereses conductuales
que el propio ser humano indica. Así pues, lo que es ambiente y lo que sirve como estímulo
no siempre será lo mismo, sino que dependerá de la actividad en la que se compromete el
organismo humano en cada momento: lo exterior se convertirá en estímulo cuando sirve para
153

asociar impulsos con satisfacciones. Además, los seres humanos no responden al ambiente tal
y como es físicamente, sino tal y como se percibe a través de procesos simbólicos. Dado esto
y dado que el hombre es capaz de producir sus propios símbolos, puede convertirse en
autoestimulante, es decir, puede responder a sus propias producciones internas simbólicas.

− El niño no es ni bueno ni malo por naturaleza. Los seres humanos tienen un potencial
enorme cuando inician su vida, estando su naturaleza determinada por lo que encuentran y por
sus reacciones a lo que encuentran en su discurrir vital, pero no por una predisposición a
actuar de cierta manera. Así pues, el niño comienza siendo asocial hasta que se convierte
plenamente en un ser social.

− La sociedad precede a los individuos. Las sociedades están compuestas de culturas,


las cuales están integradas en conjuntos de significados y valores. Las personas no nacen
dentro de vacíos sociales, puesto que la sociedad en que viven ya existe antes de su
nacimiento. La sociedad no es una serie de scripts o reglas que se memorizan, sino un
contexto dinámico en el que ocurre el aprendizaje, y en el cual ese aprendizaje podrá
responder de muchas maneras ante lo que se encuentra.

− La sociedad y el hombre son lo mismo. Ésta sentencia procede de la obra de George


Herbert Mead. Algunas teorías, tales como el psicoanálisis, arguyen que existen tensiones
inherentes entre las sociedades y los individuos. Otras, como el conductismo, consideran al
individuo como un simple organismo reactor a los hechos externos, o bien, como el
cognitivismo, lo consideran una máquina interpretadora desarraigada de sus semejantes. El
interaccionismo simbólico, sin embargo, pone de relieve la armonía entre el hombre y la
sociedad. Los individuos aprenden una cultura y se convierten así en sociedad. Las personas
experimentan tensión cuando encuentran incongruencias y conflictos en su interacción, pero
no es una condición de las inclinaciones naturales del individuo ni entrar en conflicto con la
sociedad, ni vivir en paralelo a ella.

Pueden diferenciarse tres ramificaciones en la orientación del interaccionismo


simbólico: el acercamiento estructural, el interaccional y el microinteraccionista. Cada una de
ellas está lo suficientemente bien formulada como para merecer que se consideren en sus
propias peculiaridades (Garrido y Álvaro, 2007; Klein y White, 1996).
154

El acercamiento estructural tiene en Sheldon Stryker a su representante más


comprometido. Stryker (1964, 1980) enfatiza el papel de la sociedad en la determinación de
los roles sociales, proponiendo que las estructuras sociales significantes definen límites,
barreras y facilidades para la interacción. La estructura no determina, pero sí impone
construcciones: los hombres producen la sociedad, pero lo hacen como actores históricamente
situados, no en condiciones en que prime su propia elección. Las estructuras sociales limitan,
por sus características, el grado en el que los roles se “construyen”, no sólo el grado en el que
se “adoptan”. Para Stryker los roles sociales no sólo se aprenden y representan por las
personas cuando los ocupan dentro de la estructura social, sino que también se modifican por
efecto de esa estructura, posibilitando así un puente entre persona y sociedad. Las personas
aprenden, mediante la interacción con otras, la manera de clasificar el mundo y la manera en
que se espera que se comporten en él.

Desde el acercamiento interaccional, Ralph Turner matiza la idea estructuralista acerca


de cómo los roles aprendidos a través de la socialización son transferidos a los actores desde
la estructura social, y enfatiza, por su parte, la importancia de la participación de estos actores
(Turner, 1970). Si los estructuralistas inciden en la forma en que los seres humanos son
construidos por su cultura y su sociedad, el modelo de Turner subraya cómo es creada la
cultura y la sociedad por los actores que interaccionan. Para Turner el role-taking no es sólo
una representación de un rol bien definido y dado, sino que supone una elaboración del rol a
través de la interacción con los otros y con el contexto: los individuos toman la iniciativa de
asumir roles y de comunicar a los otros el rol que están desempeñando. Turner entiende que la
estructura social y la cultura ofrecen al individuo un contorno para la conducta, que no está
del todo bien definido y que es la persona quien deberá completarlo.

La tercera ramificación a la que nos referiremos es el acercamiento


microinteraccionista, cuyo principal representante es Erving Goffman. En el libro “La
presentación de la persona en la vida cotidiana”, Goffman (1959) elabora la metáfora
dramatúrgica, en alusión a las representaciones teatrales. Pretende examinar la forma en que
los individuos se presentan a sí mismos ante los demás en las situaciones ordinarias de la vida,
así como el modo en que tratan de controlar la impresión que de ellos se formarán los otros. Si
uno de los supuestos del interaccionismo simbólico es que la realidad social se construye
simbólicamente en la interacción, Goffman da un paso más y propone que la realidad social se
155

puede manipular y, de hecho, se manipula para presentar una imagen lo más favorable posible
de uno mismo: cada persona trata de influir en la definición de la situación que los otros
realizarán. Así, toda persona podrá ejercer influencia en esa definición que hacen los demás,
expresándose de tal forma que dé a los otros la impresión que pretende. Creada esa impresión,
los otros actuarán, aunque voluntariamente, influidos por la imagen que ha querido dar esa
persona −y viceversa−.

Es característica de la propuesta microinteraccionista su énfasis en la fluidez y dinámica


de los roles. Así, siguiendo con la metáfora teatral, Goffman afirma que existe una realidad
entre bastidores y otra realidad en el escenario: los roles son asumidos en función de estar en
el escenario o fuera de él. Así, los roles serán eventuales en las interacciones con otros actores
y, de esta manera, se organizarán por sistemas de reglas. También importante es la
consideración que hace del self, entendiendo que éste se va definiendo en función del contexto
de interacción y en función de la forma en que la persona enmarca o comprende ese contexto
y las reglas de interacción asociadas a él.

Enfoques afines: La fenomenología social y la etnometodología

Nos referiremos a dos enfoques que pueden considerarse afines al interaccionismo


simbólico, pues aunque presentan algunas divergencias con él, mantienen también bastantes
comunalidades. Se trata de la fenomenología social y de la etnometodología. De la primera de
ellas, su principal ponente es Alfred Schütz, discípulo del filósofo alemán Edmund Husserl.
Schütz abandona Austria poco antes de la Segunda Guerra Mundial, huyendo del nazismo, y
recala en la Nueva Escuela para la Investigación Social de Nueva York, donde comenzará a
aplicar los planteamientos de Husserl a las ciencias sociales. La fenomenología que propondrá
Schütz también recoge las aportaciones de la sociología comprensiva de Max Weber.

La fenomenología de Schütz y de Husserl asume que, puesto que las personas


construyen sus propios mundos sociales, estos mundos pueden tener una multiplicidad de
significados, dependiendo del observador. Ése es el núcleo de la fenomenología: la
construcción perceptual de la vida de cada día. El concepto de “mundo vital” se refiere a la
experiencia de vida que los sujetos dan por supuesta. Los sujetos asumen que su mundo vital
tiene una realidad temporal y física definible, por lo que creen que la realidad está
156

esencialmente configurada por sus experiencias subjetivas cotidianas. Esto significa que los
objetos no se pueden considerar como separados de los sujetos que los perciben y que no
pueden describirse aparte del significado que estos sujetos adscriben a los objetos (Barber,
2004).

Schütz (1967) trata de establecer un estudio objetivo de los significados subjetivos, es


decir de los actores. Se preguntará por la estructura mental de la realidad, una realidad que, al
estar dada por la experiencia, aparece como evidente para el sujeto. Los presupuestos de la
vida cotidiana, según Schütz, están en lo que Husserl llamó “actitud natural”, esto es, la
actitud originaria y normal de la gente frente al mundo y sus objetos. Se trata de una actitud
que da por cierta la existencia del mundo como se percibe, así como el significado de las
propias experiencias. Lo crucial de esta actitud es que únicamente la irrupción de un elemento
extraño en el conocimiento del sujeto puede hacerle revisar su creencia de que los objetos y
los hechos del mundo cotidiano son como le parecen ser.

La intersubjetividad humana se convertirá en el eje vertebral del planteamiento de


Schütz. La intersubjetividad implica que lo que aparece como real sale de la interacción, al
tiempo que es construido e interpretado por los sujetos participantes. Es decir, “el yo” carece
de todo sentido o significado sin “el otro”. Como afirman Sabucedo et alii (1997), para Schütz
la única manera posible de aprehender la realidad es a través de la subjetividad de los
individuos, lo que le lleva al concepto de la intersubjetividad o puesta en común de las
diferentes subjetividades.

Los significados intersubjetivos se comparten dentro de un conjunto de actores, bien se


trate de un grupo social concreto −un grupo cultural, religioso, profesional,…− o de la
sociedad en sentido amplio. Estos significados constituyen lo que se mantiene y se comprende
comúnmente de la vida de cada día o mundo vital (Schütz, 1967). Los espacios donde son
aplicables estos significados compartidos representan marcos de referencia o “regiones de
significado” en las cuales las personas pueden operan de manera más restrictiva, ya que en
estas regiones existen supuestos compartidos que actúan como restricciones de lo que el
sujeto cree y como construcciones de significado que guían y configuran su experiencia.
157

Un segundo enfoque afín al interaccionismo simbólico es la perspectiva


etnometodológica propuesta por Harold Garfinkel. Desde el Departamento de Relaciones
Sociales de la Universidad de Harvard, Garfinkel desarrolla la etnometodología, recogiendo
argumentos de la fenomenología social de Alfred Schütz y del interaccionismo simbólico. Sin
embargo, Garfinkel propone un modo peculiar de analizar el comportamiento corriente y
común de las personas (Coulon, 1988). La etnometodología constituye una ruptura con la
forma de hacer tradicional en las ciencias sociales. Dos presupuestos avalan este hecho:

− La consideración de que no existe una separación entre la ciencia social y el sentido


común. Los hechos sociales, desde esta perspectiva, no existen de forma separada a la práctica
cotidiana, lo cual cuestiona el concepto de Durkheim de los hechos sociales como objetos
estables que imponen formas de comportamiento social.

− La idea de que las personas operan de forma activa y propositiva, utilizando los
métodos o procedimientos que les convienen y les resultan eficaces en su vida social
cotidiana.

Garfinkel (1984) define el objetivo de la etnometodología como la indagación sobre


aquellos usos de razonamiento práctico que la gente pone en juego para construir el sentido de
la vida social y así poder producir y manejar sus asuntos sociales cotidianos. La
etnometodología analiza las actividades corrientes y pretende comprender cómo las personas
las hacen razonables y aplicables en la práctica. El propio Garfinkel explica que se trata de
sacar a la luz lo socialmente invisible, los supuestos tácitos en los que se basa la interacción
cotidiana: las actividades prácticas, las circunstancias prácticas y el razonamiento sociológico
práctico de la vida corriente.

Como han afirmado Garfinkel (1984) y Heritage (1990), la problemática básica que
afronta la etnometodología gira en torno a tres cuestiones nucleares: la teorización sobre la
acción social cotidiana, la naturaleza de la intersubjetividad y la construcción social del
conocimiento. Estos temas son analizados a partir de métodos cualitativos de investigación y
de investigación participante para llegar al entendimiento de las propiedades elementales del
razonamiento práctico y la acción cotidiana. La investigación se basa en cuatro conceptos
propios de la interacción natural y común: el significado de las expresiones dentro de su
158

contexto −la indexicalidad−, la intersubjetividad de la realidad construida, la reflexividad del


ser humano y la propiedad que tiene la realidad social de ser convertida en descripciones −la
accountability−. Estos cuatro conceptos clave, interrelacionados y mutuamente
complementarios, significan tanto herramientas para el investigador como propiedades de la
practicidad humana corriente:

− La indexicalidad de las expresiones, no sólo verbales, sino también no verbales y


conductuales. La indexicalidad, para la etnometodología, supone que las expresiones
adquieren su significado completo dentro de su particular contexto de enunciación. El
investigador −así como el interlocutor natural− no puede hallar el sentido de las expresiones
sin conocer algo sobre la biografía y propósitos del emisor, el curso previo del discurso, las
circunstancias de la expresión o el sentido de la relación interactiva en que acontece. El
significado es “local” y no susceptible de generalización fuera del contexto de interacción en
el que sirve.

− La intersubjetividad de la realidad construida. Partiendo de que los participantes en la


interacción son agentes independientes, se hace necesario insistir en el carácter compartido de
la realidad construida. Cada actor cotidiano negocia con los demás los significados que
otorgarán a las situaciones.

− La capacidad del actor social para tomarse a sí mismo como objeto de conocimiento.
Esta reflexividad implica una equivalencia entre la descripción y la producción de una
situación, pues, en este caso, la situación descrita y el sujeto que la describe son coincidentes.
En este sentido, lo que la gente hace es mostrar a los otros −y al investigador− el sentido que
tienen sus prácticas concretas, lo cual es incompatible con una noción determinista y
predictible del comportamiento humano.

− La accountability. Tiene que ver con las explicaciones o enunciados discursivos que
utilizan las personas para dar cuenta de sus actividades, con la finalidad de hacerlas
descriptibles. Accountability quiere decir descriptible, inteligible, relatable, analizable,…
Mediante las descripciones se constituye la ordenación social, se hace visible el mundo y el
investigador deberá acudir a la comprensión de ellas para poder comprender cómo aparece la
159

realidad social a los ojos de las personas. Toda descripción se convierte en parte constitutiva
del hecho que describe.

Aunque la etnometodología ha sido criticada por su subjetivismo y su falta de precisión


conceptual, como indica Ibáñez (1990), no es que esta perspectiva recoja arbitrariamente
descripciones subjetivas de la realidad, sino que se consideran esas descripciones como
constitutivas de la misma realidad social. Es decir, la etnometodología se interesa por las
descripciones subjetivas, que son las que, precisamente, constituyen la realidad social.

La orientación socioambiental y los enfoques culturales

Bajo el epígrafe que encabeza este apartado trataremos dos líneas de investigación que,
aunque diferentes entre sí, tienen en común la relevancia que otorgan al entorno sociocultural
como determinante de la conducta individual. Como, muy expresivamente, afirma Benson
(2007), las personas están tan acostumbradas a la socialización que han recibido y a su
manera de vivir que olvidan, con frecuencia, lo diferentes que hubieran podido ser si se
hubieran educado ya no sólo en otro país, sino incluso en la casa de al lado.

La orientación socioambiental cristaliza a partir de la teoría ecológica que Urie


Bronfenbrenner formuló y, más tarde, reformuló entre finales de los setenta y principios de
los noventa del pasado siglo. En ella encontramos una estimulante explicación del desarrollo
del individuo a través de las influencias contextuales que enmarcan su ciclo vital. La teoría
ecológica está pensada como una teoría explicativa del desarrollo psicológico, es decir, del
“hacerse persona” y adquirir, por medio de la socialización, los rasgos de personalidad, las
actitudes, los estilos conductuales, los roles y la estructura motivacional que caracterizan a
cada individuo. El papel decisivo que otorga al contexto sociocultural justifica la gran
aceptación que esta teoría ha tenido entre aquellos psicólogos sociales más interesados por la
psicología social aplicada y por encontrar marcos de referencia que superaran el
individualismo metodológico y teórico instalado en la disciplina. A este respecto, Gil-Lacruz
(2007) y Serrano y Álvarez (2002) afirman que la teoría ecológica es el modelo que
representa, más que ningún otro, la aspiración por explicar la interdependencia entre la
persona y el ambiente, aspiración que se hallaba presente en la ciencia psicosocial desde la
Völkerpsychologie, la Escuela Sociológica de Chicago o la obra de Kurt Lewin.
160

Pero no habrá que olvidar que la obra de Bronfenbrenner no es la de un psicólogo social


en sentido estricto, sino la de un psicólogo evolutivo. Por ello, su foco de atención se dirige a
la influencia que el contexto ejerce sobre el desarrollo del individuo. No obstante, ha sido
notable la presencia de sus postulados teóricos dentro de los desarrollos más recientes en el
campo de la psicología social aplicada (Herrero, 2004). Y ello ha sido así porque, como
veremos, la teoría ecológica alude a cuáles son las condiciones ambientales que intervienen en
la constitución de la persona. De este modo, la citada teoría aporta argumentos claros y
relevantes acerca de cuáles serán las variables del ambiente sobre las que habrá que intervenir
en la prevención social o en la intervención social en general, pues ambas no se dirigirán
hacia las personas concretas, sino hacia la optimización de las condiciones relacionales y
socioambientales en que éstas desarrollan su vida (Lluch, Rosell, Salas y Vendrell, 1993).

La aproximación cultural, por su parte, no constituye una escuela de pensamiento


sistematizada, sino más bien un conjunto de desarrollos investigadores que comparten el
interés por las variables socioculturales como referente del comportamiento de los individuos
y los grupos. Los enfoques culturales contemplan a la persona como un agente social creador
y receptor de significados culturales, más que como un individuo aislado cuyos objetivos
personales son ajenos a los valores de su grupo cultural. La persona, como agente social, se
relaciona con el entorno y busca y crea significados en ese entorno.

Estos significados vienen modulados por la estructura social y por la cultura particular
en la que opera el individuo. Se sitúa el énfasis en la interacción social y en la consideración
de la persona inmersa dentro un contexto sociocultural determinado y peculiar, que no sólo
influye sobre él, sino que forma parte de su psique, como su psique es cocreadora de aquél.

Urie Bronfenbrenner y la teoría ecológica

La teoría ecológica de Urie Bronfenbrenner permitió sistematizar y ordenar en un


modelo teórico los factores socioambientales que determinan el desarrollo del
comportamiento humano y de las características psicológicas. La idea básica es que los
contextos de relación en que acontece la vida de los individuos, así como las relaciones
dinámicas entre estos contextos, constituyen la unidad de análisis a la que hay que acudir para
encontrar significado al comportamiento de las personas (Herrero, 2004).
161

Las raíces intelectuales de la teoría ecológica de Bronfenbrenner hay que encontrarlas


en la Escuela Sociológica de Chicago, en la teoría del campo de Kurt Lewin y en la aplicación
a las ciencias sociales de la teoría general de sistemas. A las dos primeras nos hemos referido
en apartados anteriores, por lo que dedicaremos unos párrafos a la tercera de estas influencias.

La teoría general de sistemas es un marco de estudio multidisciplinar, que trata de


encontrar las propiedades comunes a un tipo de entidad, los sistemas, presente en todos los
niveles de la realidad −biológico, social, mecánico,…− y que es objeto de disciplinas
científicas diferentes. Un sistema está constituido por un conjunto de elementos y de
subsistemas interrelacionados mutuamente, de manera que el estado y la actividad de cada
uno de ellos están interconectados con el estado y la actividad del resto. Así, el
funcionamiento global del sistema no podrá ser comprendido sin atender a las relaciones entre
sus partes constitutivas, pero tampoco las características de esas partes podrán conocerse en
su plenitud sin conocer las características generales del sistema, del resto de los elementos y
de las relaciones entre ellos.

Los humanos viven y desarrollan su conducta dentro de sistemas sociales, de los cuales,
a su vez, son elementos fundadores y constituyentes. Un sistema social está integrado por
personas y por relaciones entre personas, así como por grupos de personas y sus relaciones.
Cada elemento del sistema social afecta y es afectado por los otros. Como afirma Scott
(1981), se perdería la esencia de lo que es un sistema social si se pretendiera centrar la
atención en las unidades aisladas, excluyendo el significado del tejido de relaciones entre las
unidades.

Pero los sistemas sociales, como los biológicos o de cualquier otro tipo, no operan
aisladamente, sino en permanente contacto con el exterior. Una organización laboral, una
familia, un grupo informal, un vecindario, una sociedad, una cultura,… mantienen relaciones
de repercusión mutua con otros sistemas similares, lo cual condicionará no sólo su
funcionamiento y atributos globales, sino también las relaciones entre sus elementos y el
funcionamiento y características de éstos.

La característica individual no podrá ser aprehendida en toda su complejidad si se


considera al individuo aisladamente, por lo que será necesario atender a las relaciones que ese
162

individuo ha mantenido y mantiene con otros elementos del sistema, y a las relaciones que sus
sistemas establecen con otros sistemas. Los contextos relacionales, para el ser humano, son
sistemas de referencia cognitivos y emocionales, en los cuales encuentra sentido la variable
psicológica; por tanto, el acercamiento a ésta desde el enfoque sistémico supone comprenderla
dentro del marco ecológico de relaciones en que se halla inmerso el sujeto (López-Sánchez,
Ros y De Rueda, 2002). Es premisa fundamental que dentro de los sistemas sociales y entre
ellos no existen conexiones lineales simples de causa-efecto sino conexiones complejas que
obedecen a una lógica circular, basada en regularidades y cuya naturaleza es dinámica y no
inmutable (Musitu, 1996).

Las relaciones establecidas dentro de los sistemas sociales aportan a sus integrantes
valores, normas y roles. Los valores establecen justificaciones ideológicas del
comportamiento, las normas configuran un marco de referencia estandarizado sobre las
expectativas generales de conducta y pensamiento, mientras que los roles representan
expectativas específicas acerca de las formas de actuación propias de cada posición dentro del
sistema. A través de la función socializadora del sistema, sus integrantes interiorizan esas
variables y asumen los estilos conductuales y actitudinales característicos de aquél (Herrero,
2004).

Bronfenbrenner (1977, 1979) plantea su teoría ecológica como una propuesta


explicativa del desarrollo psicológico del individuo a partir de la influencia que sobre él ejerce
el entorno relacional, social y cultural a lo largo de su ciclo vital. Cada individuo forma parte
de diversos sistemas sociales, en los que va configurando su actividad y sus características
personales, y lo hace condicionado por la repercusión que esos sistemas tienen sobre su
desarrollo personal. Además, las propias características de un sistema están también influidas
por las relaciones con otros sistemas y entornos socioculturales. Así pues, el desarrollo de
toda persona será producto de un complejo campo de fuerzas que, finalmente, dará lugar al
comportamiento peculiar de cada sujeto en cada momento.

Según Bronfenbrenner (1977), estudiar al individuo en un contexto artificial de


laboratorio tiene poco sentido. Apunta que sólo investigando las interacciones entre personas
dentro de sus escenarios naturales, siempre dinámicos y cambiantes, podrá entenderse
163

fidedignamente la forma en que los individuos configuran los ambientes sociales y son, a su
vez, configurados por ellos.

Cada persona es afectada de modo significativo, y desde el comienzo de su ciclo vital,


por las interacciones en sus contextos y de sus contextos. El ambiente ecológico natural del
individuo está formado por un conjunto de estructuras de relación que envuelven a la persona
y que Bronfenbrenner (1979) presenta en cuatro niveles de influencia:

− El microsistema. Es el ámbito relacional más próximo al individuo, el entorno


inmediato en el que tienen lugar interacciones directas entre los integrantes. La familia, los
grupos de iguales, la escuela o el trabajo son algunos contextos relacionales que socializan a
sus miembros. A través de la socialización ejercida por los contextos microsistémicos, el
individuo desarrolla sus rasgos de personalidad, actitudes y estilos conductuales, además de
interiorizar las prescripciones sociales en cuanto a roles, valores y estándares conductuales.

− El mesosistema. Es un sistema de microsistemas, es decir, la interconexión de dos o


más contextos que incluyen a la persona en desarrollo. Dicho de otro modo, el mesosistema se
refiere a las interacciones significativas entre los microsistemas. Toda persona es integrante
de diversos microsistemas sociales que repercuten en su desarrollo psicológico, pero cada
sistema incidirá sobre una persona que ya viene influida por otro similar. Por ejemplo, la
influencia del contexto escolar en el desarrollo psicológico e intelectual del niño estará
mediatizada por las actitudes hacia la educación que éste recoge de su familia. En definitiva,
las influencias de los microsistemas son de naturaleza dinámica, pues entre ellos también se
establecen interconexiones de repercusión mutua.

− El exosistema. Incluye nexos entre dos o más microsistemas, de los cuales, al menos
uno, no contiene a la persona en desarrollo. De nuevo se hace referencia a las relaciones entre
microsistemas, pero, en este caso, el exosistema alude a contextos en los cuales no se halla el
individuo, pero que sí inciden sobre lo que ocurrirá en aquellos contextos en los que está. Por
ejemplo, todo lo que acontezca en el trabajo de los padres tendrá un efecto en el sistema
familiar y, por tanto, en el desarrollo de los hijos. Un pequeño cambio en el entorno podría
provocar un efecto enorme en la dinámica de un sistema y en el desarrollo de un individuo.
Como estamos viendo, la propuesta de Bronfenbrenner no sólo contempla la incidencia de los
164

contextos sobre el desarrollo psicológico de la persona, sino que otorga gran relevancia a
cómo las influencias mutuas entre contextos incidirán sobre ese desarrollo.

− El macrosistema. Está configurado por el marco social y cultural más amplio que
envuelve a los individuos, a sus relaciones, a sus sistemas y a las relaciones entre ellos. El
macrosistema incluye los valores sociales imperantes, las características étnico-culturales de
una sociedad, las condiciones políticas y económicas o los aconteceres históricos que
condicionan la dinámica social. Todo individuo es socializado y enculturizado en el marco de
unas condiciones macrosociales particulares que van a incidir sobre los contenidos mentales y
conductuales de esa persona.

La teoría ecológica de Bronfenbrenner incluye también una dimensión temporal: el


cronosistema. A lo largo del tiempo ocurren cambios psicológicos y biológicos en el
individuo, así como también cambios en las condiciones ambientales; ambos tipos de cambios
van a influir en la dirección que tomará el desarrollo del sujeto. Esta dimensión se refiere,
pues, a dos aspectos: los cambios en los sistemas a lo largo de su historia y los cambios
evolutivos que ocurren en el ciclo vital de un individuo; los primeros incluyen tanto las
modificaciones acontecidas en un microsistema particular a lo largo de su “historia”, como las
modificaciones que acontecen en una sociedad a nivel macrosistémico; los segundos pueden
ser cambios biológicos o cambios psicológicos dentro del desarrollo del ciclo vital. Todo esto
conduce a tres supuestos sobre el cronosistema: el impacto de cada factor ambiental sobre la
persona está en relación con el momento del ciclo vital en que se encuentre ésta; los cambios
en el ambiente tienen incidencia sobre la vida de los individuos; y todo cambio en el ambiente
tendrá un impacto diferente sobre el individuo en función de en qué momento del ciclo vital
se halle éste.

Los contextos de relación están constituidos por interacciones de diversa naturaleza


producidas por la actividad humana. El ser humano, por lo tanto, no es un ente pasivo
constituido a imagen y semejanza de lo que ocurre en su entorno. Al contrario, las personas,
según Bronfenbrenner, no se limitan a responder a las demandas ambientales, sino que
construyen sus propios mundos mediante una relación dialéctica con las circunstancias del
entorno. La actividad es inherente a la persona, como la función socializadora lo es a todo
sistema formado por personas.
165

Posteriormente, Bronfenbrenner y Ceci (1994) amplían la teoría ecológica del desarrollo


humano y plantean una nueva propuesta que denominan bioecológica. En ella incluyen la
consideración de los factores genéticos en el desarrollo y conciben éste como un proceso
derivado de la interacción entre las características ambientales, tanto inmediatas como
remotas, y las características de las personas, incluyendo las genéticas, todo ello dentro de una
continuidad de cambios que ocurren en la persona y el ambiente a través del tiempo. El
modelo teórico es referido como un modelo “proceso-persona-contexto-tiempo”. El factor
proceso se refiere a los llamados “procesos proximales”, entendidos como formas de
interacción, duraderas y progresivamente complejas, entre un organismo activo y las
personas, objetos y símbolos de su ambiente inmediato. Tales procesos servirán para activar y
actualizar el potencial genético de la persona, en el camino hacia su constitución como tal.

Dado que la teoría ecológica intenta explicar el desarrollo de las características


psicológicas desde la influencia relacional, social y cultural, ha tenido gran acogida, en las
últimas décadas, en la psicología evolutiva, dentro del estudio de los procesos de socialización
y enculturación que reciben niños y adolescentes (Goossens, 2006; Vasta, Haith y Miller,
2001). El interés de Bronfenbrenner no es radicalmente psicosocial, pues no estriba tanto en
aportar herramientas teóricas para el estudio de los fenómenos colectivos, cuanto para el
conocimiento del desarrollo del individuo; no obstante, sus argumentos sí contienen,
ciertamente, un marcado carácter psicosocial, por ello muchos psicólogos sociales han
buscado referentes teóricos en los conceptos socioecológicos. Especialmente, la psicología
social aplicada ha recogido muchos de ellos en las aproximaciones que esta disciplina ha
realizado a ámbitos como, entre otros, la intervención en comunidades, los estilos de vida
saludable, la conducta antisocial, la violencia doméstica o los problemas sociales específicos
en infancia y adolescencia (Cava y Musitu, 2002; Gil-Lacruz, 2007; Gracia, García-Pérez y
Lila, 2007; Lila, Buelga y Musitu, 2006; Musitu, 1998).

Shaffer (2000) menciona que algunos autores han considerado a la teoría ecológica
como una teoría complementaria de otras que explican el desarrollo psicológico desde
presupuestos más individualistas, pero no como sustitutiva de éstas. Las principales críticas
recibidas, prosigue Shaffer, han aludido a la escasa y poco definida consideración de los
factores genéticos y biológicos en la configuración de la persona, y al hecho de no dejar claro
cuál es el mecanismo que conecta funcionalmente lo contextual con lo psicológico.
166

Los enfoques culturales en psicología social

La idea de que los elementos étnico-culturales forman parte de los contenidos de la


psique ya fue desarrollada por Wilhelm Wundt y la Völkerpsychologie. Igualmente, el
interaccionismo simbólico se refirió al hecho de que el individuo, al aprender una cultura, se
convierte en miembro de la sociedad y en sociedad misma. Junto a estas aportaciones −de las
que ya hemos tratado anteriormente−, habrá que mencionar también otros antecedentes de los
análisis socioculturales en psicología social: las aportaciones del psicólogo bielorruso Lev
Vygotski y las que provienen de la antropología cultural, como son las de los estadounidenses
Margaret Mead y Ward Goodenough o las del francés Claude Lévi-Strauss.

Durante las primeras décadas del siglo XX, la obra de Vygotski destacó el carácter
esencialmente sociocultural de la naturaleza humana. Su propuesta fundamental es que el
desarrollo del ser humano, de niño a adulto, es explicable en términos de interiorización de
contenidos culturales. A través de la interacción social se transmiten elementos de la cultura,
que serán diferentes en sociedades distintas −en distintos países, regiones, etnias,
religiones,… pero también en distintos momentos históricos−. El proceso de interiorización
de los contenidos de la cultura de pertenencia es el que permite reorganizar permanentemente
la actividad psicológica de los sujetos como seres sociales. El rasgo distintivo de la psique
humana, según Vygotski, es, precisamente, la interiorización de las actividades socialmente
originadas e históricamente desarrolladas en una cultura particular. En el marco de la
propuesta de Vygotski, los procesos de interiorización de la cultura son creadores de la
personalidad y de la conciencia individual (García-González, 2005).

Margaret Mead, retomando la idea del relativismo cultural que ya apareciera en Franz
Boas, enfatizó la gran posibilidad de conocimiento sobre el ser humano que puede generarse a
través del estudio de las diferentes sociedades y culturas. En su prolífica carrera, desarrollada
desde antes de la Segunda Guerra Mundial hasta los años setenta, consideró la diversidad
cultural como un recurso enriquecedor y nunca como un inconveniente para la humanidad. La
noción de relativismo cultural alude a que todas las verdades inducidas a partir de la
experiencia son meras construcciones sociales, y que, por lo tanto, no son independientes del
contexto cultural en que fueron formuladas como proposiciones. No obstante, este concepto
no está exento de polémica interpretativa, pues podría significar desde una oposición a la
167

uniformización cultural hasta la negación de cualquier código ético universal (Rachels, 2007).
En todo caso, implica que ninguna cultura es, en esencia, mejor que otra y que cualquier
aspecto de una sociedad debe estudiarse en relación con los estándares culturales propios.
Uno de los principales hallazgos de Mead fue comprobar que los roles de género que
llamamos tradicionales no funcionan del mismo modo en todas las culturas del planeta, lo
cual cuestionará la interpretación universalista sobre el comportamiento de género y abrirá
una posibilidad a explicaciones sobre la conducta en general basadas en factores culturales
(Pollard, 1999).

Contemporáneo de Margaret Mead, aunque desde un posicionamiento antropológico no


siempre coincidente, Claude Lévi-Strauss se interesa por las estructuras mentales que
subyacen a los hechos culturales y a las instituciones sociales. Considera la cultura como un
sistema de comunicación simbólica y afirma que las diferentes culturas de los seres humanos,
sus conductas, esquemas lingüísticos y mitos revelan la existencia de unos patrones psíquicos
subyacentes, que son comunes a toda la especie humana, pese a que su expresión concreta
puede ser notablemente diversa. Cada sociedad, según Lévi-Strauss, intenta proteger y
mantener su particularidad mediante la invocación a un pasado mítico que le es propio.
Igualmente, cada cultura encierra un modo específico y peculiar que los seres humanos han
elegido para resolver el problema de vivir juntos (Bertholet, 2005).

Las ideas de Lévi-Strauss influyeron en la corriente de la etnociencia, surgida en la


antropología cultural estadounidense a principios de los años sesenta y cuyo principal
representante fue Ward Goodenough. La etnociencia conceptualiza la cultura como un
sistema de cogniciones compartidas, es decir, un sistema de conocimientos y creencias
compartidas. Tal sistema podrá ser estudiado mediante la investigación de las formas de
percepción propias de los miembros de cada cultura concreta y a través del modo en que estos
individuos describen su mundo (Beaucage, 2000). Para esta corriente resulta de especial
relevancia la distinción entre dos planteamientos de la investigación: los enfoques emic y etic.
El primero se refiere al examen y análisis de los procesos desde dentro de una cultura y
atendiendo exclusivamente a la interpretación de sus participantes. Por el contrario, el
enfoque etic supone el análisis desde las categorías teóricas que el investigador tiene
disponibles en su mente, que no siempre serán iguales a las interpretaciones de los sujetos de
la sociedad estudiada.
168

La psicología social también ha recogido la distinción crítica entre los planteamientos


emic y etic: la mayoría de las teorías psicosociales han sido construidas a partir de
investigaciones sobre población estadounidense, por lo cual, al aplicarlas para explicar el
comportamiento en otras culturas, se está asumiendo el supuesto no comprobado de que los
mismos conceptos, técnicas y medidas empíricas son siempre válidos transculturalmente
(Berry, 1989; Smith y Bond, 1993).

Los enfoques culturales dentro de la psicología social han pretendido sacar a relucir la
dimensión sociocultural del comportamiento y de la psique. Más que una orientación teórica
establecida en torno a una ortodoxia de postulados, se trata de un conjunto de desarrollos de
investigación que comparten un mismo interés por las raíces socioculturales de la naturaleza
humana. De hecho, algunas de estas investigaciones encuentran buen acomodo en ciertos
parámetros sociocognitivos, aunque la especificidad de sus argumentos y el énfasis puesto en
los contenidos culturales más que en los procesos mentales, permite considerarlas
autónomamente. Con la finalidad de ejemplificar los desarrollos socioculturales en psicología
social, nos referiremos, en las páginas que siguen, a tres de ellos: el estudio transcultural de
los valores sociales, el enfoque sociocultural en el estudio de los estereotipos y las
investigaciones sobre aculturación y contacto entre culturas.

Hofstede (1999, 2001), después de estudiar las prioridades de valor en muestras de más
de 70 países de los cinco continentes, concluye que las diferentes culturas humanas pueden
diferenciarse y clasificarse en función de la importancia que conceden a cuatro dimensiones
de valor:

− Distancia jerárquica: Se refiere al grado en que culturalmente se aceptan las


desigualdades de estatus y de distribución del poder.

− Individualismo-colectivismo: Alude a la prioridad que una cultura otorga a la


individualidad o a la cohesión social.

− Masculinidad-feminidad: Hace referencia al mayor o menor énfasis puesto en la


diferenciación entre los roles tradicionales masculino y femenino.
169

− Evitación de la incertidumbre: Se trata del grado en que la gente se siente amenazada


por situaciones ambiguas y por el miedo a lo desconocido o novedoso, lo que les lleva a
apelar a creencias férreas y seguras.

Las grandes diferencias encontradas entre países distintos en estas cuatro dimensiones
llevan a Hofstede a concluir que las diferentes culturas humanas difieren significativamente
en el modo en que se enfrentan a la solución de las cuestiones básicas para la convivencia y la
supervivencia.

En una línea similar, Triandis (1995) diferencia dos dimensiones que permitirán
establecer una tipología de las culturas: la dimensión individualismo-colectivismo y la
dimensión alta-baja jerarquización. De este modo, podrán diferenciarse cuatro tipos de
culturas:

− Culturas basadas en la unicidad. Son aquéllas caracterizadas por alto individualismo y


baja jerarquización. En ellas se valora la identidad propia y la autonomía personal.

− Culturas basadas en el logro. Se caracterizan por alto individualismo y alta


jerarquización. Se valora el éxito personal y el hedonismo.

− Culturas basadas en la cooperación. Son las caracterizadas por bajo individualismo y


baja jerarquización. Se valora la cohesión social y el compromiso con los demás.

− Culturas basadas en el cumplimiento. Son aquéllas caracterizadas por bajo


individualismo y alta jerarquización. En ellas se valora el respeto y la obediencia al poder.

Otros investigadores se han aproximado al estudio de las diferencias interculturales en


valores. Schwartz y Ross (1996) diferencian entre los valores sociales predominantes en
Europa occidental y en los Estados Unidos, concluyendo que los europeos otorgan más
prioridad a la cohesión social y a la responsabilidad con los demás, mientras que los
estadounidenses valoran, en mayor medida, la búsqueda del éxito y del beneficio personal y
consideran que la autonomía individual es un valor garante de la seguridad y el orden social.

Anteriormente, autores como Katz y Hass (1988) o McConahay (1986) se refirieron a


ciertas contradicciones presentes en los valores de la población media estadounidense de raza
170

blanca, en el sentido de mantener una posición de ambivalencia: valoran el igualitarismo, pero


también otorgan prioridad a la libertad individual y a los valores tradicionales de la ética
protestante, tales como el trabajo duro, la disciplina y el éxito personal. Por ello, el rechazo a
grupos sociales diferentes −afroamericanos, principalmente− no lo fundamentan en una
minusvaloración del valor de la igualdad, sino en la adhesión a unos valores propios de la
tradición WASP2 estadounidense, que no aparecen con tanta prioridad en la tradición del
exogrupo. El prejuicio queda justificado por el apego a unos valores considerados como
prioritarios para el grupo social dominante y que resultan tan políticamente correctos como el
valor de la igualdad. Así, puede expresarse rechazo a ciertas políticas de integración, sin
necesidad de manifestar explícitamente menosprecio por el igualitarismo. Por ejemplo, los
miembros de la cultura dominante de cualquier país podrían apelar a la educación como una
prioridad de valor incuestionable, y argumentar que ésta quedará empobrecida por los ajustes
que requerirá la incorporación escolar de niños de culturas no dominantes.

Un segundo espacio de investigación al que nos referiremos en este apartado es el de los


estereotipos sociales como construcción sociocultural. A diferencia de la orientación
cognitivista, que encontraba en el estereotipo un sesgo en el procesamiento de la información,
las investigaciones socioculturales enfatizan el significado del estereotipo como construcción
colectiva y cuyo contenido incluye observaciones empíricamente verificables por el
observador cotidiano de la realidad social.

Para entender esto, partiremos de la diferenciación que establece Devine (1989) entre
los estereotipos y las creencias prejuiciosas personales. El estereotipo social es el conjunto de
características que son atribuidas a los miembros de un determinado grupo social, mientras
que el prejuicio representa una actitud negativa y de rechazo, mantenida sólo por
determinadas personas. El estereotipo, es decir, lo que se piensa de una categoría social, está
culturalmente determinado, pues su creación no corresponde a la actividad mental de personas
individuales sino a lo que establece una sociedad colectivamente: el estereotipo no es una
creencia individual, sino una construcción sociocultural. Por su parte, el prejuicio recoge un

2 Acrónimo de White, Anglo-Saxon and Protestant.


171

estereotipo negativo que, en la mente de sujetos particulares, se convierte en una actitud de


rechazo.

Esta distinción entre estereotipo social y prejuicio tendrá una consecuencia, y es que las
personas que forman parte de una sociedad conocerán los estereotipos que ésta define sobre
grupos étnicos, de género, de profesión,… y los utilizarán en su percepción de la realidad,
como una noción más que se activa automáticamente en sus mentes, aunque no haya sido
creada por ellas; sin embargo, sólo algunas personas convertirán un estereotipo negativo en
una evaluación prejuiciosa hacia todos los miembros de un grupo social. Las personas
conocen los estereotipos que genera su sociedad y los activan automáticamente ante la
presencia de individuos de los grupos estereotipados, pero no necesariamente les asignarán
verosimilitud absoluta. Sólo cuando el estereotipo es negativo y se le concede verosimilitud,
será factible que esa persona desarrolle un prejuicio.

En todo caso, el prejuicio, como actitud que es, también tiene una génesis social y,
consecuentemente, ha sido comprobado en diversas investigaciones que los niños suelen
mantener actitudes raciales muy similares a las de sus padres (Gómez-Jiménez, 2007). Pero,
como afirman Stangor y Schaller (1996), el estereotipo no es que esté influido por la sociedad,
sino que está en “la mente de la sociedad”, siendo creado, mantenido y modificado
colectivamente por el consenso social y utilizado por los individuos, como ocurre con el
lenguaje o con los roles sociales.

La construcción sociocultural del estereotipo ya fue puesta de manifiesto por Eagly y


Steffen (1984) o por Levine y Campbell (1972), quienes explicaron que el estereotipo social,
sea de signo negativo, positivo o neutro, refleja diferencias ocupacionales y conductuales que
son observables empíricamente en la vida social cotidiana. Por ejemplo, cualquier niño, en su
proceso de socialización, ha observado que las tareas domésticas en el hogar son realizadas,
en casi todos los casos, por mujeres o que ciertos grupos sociales viven en condiciones de
marginalidad, pobreza y delincuencia. A través de esta observación empírica se interioriza el
estereotipo social y se mantiene intergeneracionalmente, con independencia de que se
convierta o no en prejuicio y discriminación. Pero también ocurrirá así con el estereotipo
positivo o el neutro, al observar las conductas que más probablemente realizan los miembros
de cada grupo social.
172

Sangrador (1985) alude a esta cuestión con un ejemplo muy didáctico: cuando se dice
que los andaluces son graciosos, obviamente, se está realizando una sobregeneralización, pues
todos los individuos andaluces no son así; pero también es cierto que es estadísticamente más
probable encontrar una persona graciosa y dicharachera en Andalucía que en otras
comunidades autónomas del Estado español. El estereotipo, por tanto, está basado en la
percepción de diferencias reales entre grupos sociales y, en este sentido, siempre tendrá un
cierto fondo de verdad, aunque suponga una descripción sobregeneralizada acerca de una
categoría social.

No obstante, esta línea sobre el estereotipo social como constatación empírica de una
realidad observable no esconde el hecho de que un estereotipo negativo pueda responder a
situaciones de injusticia y desigualdad que, muchas veces, hunden sus raíces en dilatados
procesos históricos. Lo que ocurre es que la comprobación de coincidencia entre el
estereotipo de una categoría y el comportamiento concreto de sus miembros actúa a modo de
profecía autocumplida: “Si se comportan así es porque son así”, por lo tanto, los miembros del
grupo dominante se relacionarán con los del grupo no dominante como si, realmente, eso
fuera cierto, lo cual promoverá las condiciones efectivas que mantienen la desigualdad.

El interés por el contenido concreto de los estereotipos ha llevado a muchos


investigadores a analizar cómo se perciben mutuamente los diferentes grupos sociales, es
decir, qué características son atribuidas, en las diferentes sociedades, a los distintos grupos
sociales. Cuadrado (2007) y Gómez-Jiménez (2007) describen cómo diversos estudios se han
aproximado al análisis de las percepciones estereotípicas sobre las personas de países
concretos o al análisis de los contenidos de los estereotipos de género en la sociedad. En el
Estado español existe una rica y extensa tradición de estudio sobre los estereotipos de las
diferentes comunidades autónomas, reflejada en los trabajos de Javaloy, Cornejo y Bechini
(1990), Ramiro (2004), Rodríguez y Moya (1998), Rodríguez-Sanabra (1963), Ros, Cano y
Huici (1987) o Sangrador (1981, 1996), entre otros.

Otra cuestión analizada desde la perspectiva sociocultural ha sido la del cambio de los
estereotipos sociales. Bar-Tal (1994) se refiere a diferentes situaciones de conflicto bélico o
político que han propiciado la acentuación de estereotipos negativos entre los grupos
enfrentados o, incluso, la creación de ellos cuando no existían. Otros autores han aludido a la
173

creencia, ampliamente extendida en la sociedad, de que los estereotipos negativos y los


prejuicios desaparecen cuando existe contacto y conocimiento mutuo entre personas de
grupos distintos. Contra la ingenuidad de esta idea, Cook (1984) argumenta que las
experiencias de contacto fortalecerán el contenido del estereotipo existente, si el
comportamiento cotidiano de los miembros de un grupo confirma el estereotipo social de esa
categoría, o también cuando la relación intergrupal ocurre en situaciones enmarcadas por la
desigualdad de poder, recursos o prestigio.

El tercer ámbito de estudios socioculturales del que vamos a tratar, para finalizar este
apartado, es el de los estudios sobre aculturación y contacto entre culturas. La aculturación es
un concepto surgido de la antropología y que hace referencia al cambio en los elementos de
una cultura producidos por el contacto directo y continuado entre dos grupos culturales
distintos (Sabatier y Berry, 1996). El concepto de aculturación engloba diferentes situaciones
de relación intergrupal en sociedades pluriculturales, en las que, generalmente, el grupo
cultural no dominante o minoritario es el que ve modificados sus elementos culturales de
partida, como consecuencia de la relación con el grupo dominante o mayoritario. La
naturaleza del grupo no dominante puede ser diversa: pueblos aborígenes colonizados,
inmigrantes en la sociedad de acogida, culturas minoritarias autóctonas dentro de un mismo
Estado,…

Los cambios que definen la aculturación afectan a los elementos colectivos propios de
un grupo cultural y, en consecuencia, implicarán también cambios psicológicos en sus
miembros, pues se trata de modificaciones en las formas de vida en su totalidad: prácticas
cotidianas, creencias y significados sobre el mundo, instituciones educativas y socializadoras
e, incluso, la lengua en la que se habla. Los cambios psicológicos producidos por la
aculturación conforman una amplia clase denominada genéricamente “desplazamientos de
conducta”, en la cual se encuadran las nuevas actitudes que se desarrollan y las nuevas
identidades que se adquieren (Morales, 1999c). El proceso de aculturación puede acarrear
importantes costes psicológicos, con consecuencias para el bienestar físico y psíquico de sus
protagonistas. Ante el cambio en las condiciones culturales, el individuo puede optar por el
ajuste, la reacción o la retirada (Berry, 1992). En el ajuste es la persona individual la que
intenta cambiar, en la reacción se intenta incidir sobre las condiciones sociales y en la retirada
se busca escapar de las presiones mediante conductas reductoras del estrés de aculturación. La
174

estrategia de la retirada incluye, a menudo, el consumo de alcohol y otras sustancias como


respuesta a la pérdida de la identidad cultural (Daumer, 1985).

En el caso concreto de situaciones de aculturación producidas como consecuencia de la


inmigración, Berry, Kim, Power, Young y Bujaki (1989) explican que los grupos no
dominantes se hallan ante dos dilemas colectivos: uno es mantener o no sus tradiciones,
costumbres y modos de vida dentro de la sociedad de acogida, y otro es integrarse plenamente
en ésta o no hacerlo. Las respuestas dadas a los dos dilemas generan lo que Berry et alii
denominan cuatro orientaciones de aculturación:

− Asimilación: Se abandonan las características culturales de origen y se adoptan las del


grupo dominante, con la intención de formar parte de éste.

− Integración: Se intentan mantener los rasgos culturales de origen, al mismo tiempo


que se aspira a formar parte, plenamente, de la sociedad general, con los mismos derechos y
deberes que el grupo dominante.

− Separación: Se pretende mantener las características culturales de origen, al tiempo


que se rechazan las relaciones con el grupo dominante. Si es éste el que impone esta
orientación, cabe hablar, más propiamente, de segregación y no de separación.

− Marginalización: Se produce un alejamiento de la cultura de origen, pero también un


deseo colectivo de no formar parte de la cultura dominante. En este caso, aparecerá una
tercera identidad, caracterizada, paradójicamente, por la ausencia de referentes culturales.
Cuando es el grupo dominante el que impone esta situación, habría que hablar de exclusión,
más de que marginalización.

Las orientaciones alternativas

En este apartado serán tratados aquellos modelos teóricos que se alejan de una visión
positivista de la ciencia y que cuestionan los postulados hegemónicos y tradicionales sobre el
conocimiento científico. Según afirman historiadores de la psicología social como Garrido y
Álvaro (2007) u Ovejero (1999), existen ciertas orientaciones en la disciplina que, desde
posiciones plenamente posmodernas, asumen algunos de los argumentos críticos producidos
175

dentro del debate en la filosofía de la ciencia, como la crítica acerca del papel de lo racional
en la producción de conocimiento o sobre la naturaleza misma de aquello que llamamos
ciencia y razón. La magnitud del distanciamiento respecto a los modelos epistemológicos
dominantes será variable en las diferentes orientaciones que van a ser analizadas en este
apartado: desde un rechazo radical del positivismo a un planteamiento modificado en el que
éste pueda ser matizado. En todo caso, hay que mencionar previamente el hecho de la
heterogeneidad de contenidos y temas de atención que presentan estas orientaciones teóricas,
cuyo nexo de unión es la alternatividad a los modelos teóricos institucionalizados en la
psicología social. Analizaremos en este apartado nueve orientaciones alternativas:

− La orientación dialéctica y el contextualismo.

− La teoría crítica de la Escuela de Fráncfort.

− La orientación etogénica y la teoría de la acción.

− El construccionismo social.

− Las perspectivas críticas feministas.

− El constructivismo radical.

− La orientación humanista.

− La psicología social discursiva.

− La psicología social de la liberación.

La orientación dialéctica y el contextualismo

Los antecedentes intelectuales de la orientación dialéctica en psicología social se


encuentran en el pensamiento social y filosófico de Karl Marx. La emergencia de esta
corriente puede situarse a finales de la década de los setenta del siglo XX y su principal
representante es Marianthi Georgoudi. El núcleo central de esta orientación es el análisis de la
indisolubilidad fundamental entre individuo y sociedad: desde la perspectiva dialéctica, el
tradicional estudio de individuo y sociedad como entidades separadas y sólo vinculadas por
176

influencias mutuas entre naturalezas distintas es sustituido por el estudio de las relaciones
sociales contextualizadas dentro de un continuo proceso de creación, modificación y
transformación de la sociedad. El individuo y la sociedad se hallan fusionados en un proceso
dialéctico de relaciones creadas y recreadas. No existe, pues, oposición entre lo social y lo
individual ya que, por definición, ambos están entrelazados dentro los procesos de relaciones
sociales en el contexto sociocultural (Georgoudi, 1983).

La dialéctica es una forma de mediación, un proceso de relación entre elementos. Lejos


de las dicotomías sujeto-objeto, mundo objetivo-subjetivo o individuo-sociedad, los
dialécticos consideran que éstas son categorías que no pueden definirse la una sin la otra. Esta
orientación se opone a la reificación de las prácticas humanas y de las relaciones sociales, es
decir, a su consideración como “cosas” externas al ser humano, que acaban gobernando la
propia existencia de éste. Se niega que haya unas leyes generales explicativas de la
conciencia, de la conducta, de las relaciones o de la sociedad, así como el hecho de que todas
éstas puedan ser estudiadas como “objetos” externos al propio ser humano. Las relaciones
dialécticas se construyen como experiencias vividas y no como abstracciones reificadas
(Georgoudi, 1983).

Este concepto de la reificación alude a la cosificación de los productos de la relación


social, esto es, a considerarlos realidades externas a ella, con una existencia previa a la cultura
humana y con un rol gobernador de la actividad de las personas. Por ejemplo, las relaciones
de poder-sumisión o la mercantilización de la vida social podrían verse como objetos externos
a la actividad humana, si se reificara la desigualdad social o el mercantilismo, es decir, si
éstos fueran vistos como factores externos que operaran como principios causales de la vida
social y no como productos creados por la misma actividad de los humanos.

La orientación dialéctica no se dirige tanto a los estados psicológicos individuales,


como a los procesos de generación de relaciones y productos sociales. Los procesos se
caracterizan por una orientación teleológica, entendiéndola como un movimiento dinámico en
la creación o recreación de relaciones. Por otro lado, la tarea científica de producir
conocimiento relevante es una tarea históricamente situada y de naturaleza relacional.
Científico y sociedad se encuentran juntos en un mismo ámbito relacional, y el científico,
177

como persona que es, no es ajeno a los valores de sus propios grupos de referencia; por tanto
no es posible una ciencia libre de valores, muy especialmente en la ciencia social.

La dimensión esencialmente histórica de los fenómenos sociales y el carácter


intencional y creativo de las personas constituyen dos elementos cardinales de la orientación
dialéctica, por lo que ésta reivindica que sean asumidos por la psicología social.

Muy cercana intelectualmente a la orientación dialéctica se encuentra la orientación del


contextualismo; de hecho, su principal ponente, Ralph Rosnow, estableció una mutua
colaboración con Marianthi Georgoudi, posteriormente a que éste formulara su propuesta
dialéctica. El contextualismo comparte con la orientación dialéctica la oposición a que pueda
comprenderse el comportamiento humano a partir del determinismo de leyes o principios
explicativos extraídos de la cosificación −reificación− de los fenómenos sociales y
psicológicos, y defiende que la actividad humana sólo puede explicarse a partir del análisis de
su contexto social, cultural e histórico (Rosnow, 1981; Rosnow y Georgoudi, 1986). Los
fenómenos y procesos sociales se entienden en el contextualismo a través de la consideración
de la totalidad de factores que intervienen: el entorno cultural y el contexto sociohistórico de
significados y relaciones sociales que forman parte del momento y lugar en que ocurren. La
totalidad contextual posee un carácter plenamente organizado y significado en ella misma.

La concepción del contexto no es la de una entidad independiente de las personas, sino


que toma forma a partir de los actos humanos que lo constituyen, al tiempo que el individuo
adquiere significación a partir del entorno. Es éste uno de los aspectos que revela la influencia
de la dialéctica en el contextualismo: la doble forma que toma el contexto, como producto y
como “causa”. La idea de cambio como elemento constitutivo de la realidad es otro de los
puntos clave de esta orientación.

Asimismo, el contextualismo destaca la importancia de la intencionalidad en la persona:


se conceptualiza al individuo no sólo como un agente activo e intencional, sino también como
un “agente social”, es decir, creando la sociedad, tomando posiciones en la organización
social y actuando dentro de una matriz social de relaciones contextualizadas (Georgoudi y
Rosnow, 1985).
178

La teoría crítica de la Escuela de Fráncfort

En 1924 fue fundado el Instituto para la Investigación Social de la Universidad de


Fráncfort. Su pretensión principal era desarrollar una teoría crítica de la sociedad
contemporánea, a través de la implicación de todas las disciplinas de las ciencias sociales y de
la fusión entre la ciencia social y la teoría marxiana. Este instituto de investigación fue
clausurado en 1933 por el gobierno nazi, y muchos de sus integrantes se vieron obligados a
exiliarse a los Estados Unidos, hasta que en 1949 vuelve a Fráncfort. Autores como, entre
otros, Max Horkheimer, Theodor Adorno, Herbert Marcuse o Erich Fromm constituyen la
primera generación de la Escuela de Fráncfort. Tanto en territorio alemán como
estadounidense, se propusieron profundizar en la crítica marxiana del capitalismo, intentando
convertirla en una crítica de la deshumanización de la civilización contemporánea. Para ello,
retomaron no sólo la obra de Karl Marx, sino también la de Max Weber y, sobre todo, la de
Sigmund Freud. Su intención fue integrar la teoría freudiana, centrada en el individuo, con los
principios societales y culturales de Marx y Weber (Steward, 1997).

La crítica, según Horkheimer (1967/2003), significa un esfuerzo intelectual por no


aceptar, por simple hábito y sin reflexión, las ideas, los modos de actuar y las relaciones
sociales predominantes, así como también por investigar los fundamentos reales de las cosas,
es decir, por conocerlas de manera efectivamente real y no preconcebida. La crítica, prosigue
Horkheimer, señala criterios, pero no valores absolutos ni definiciones absolutas: los criterios
pueden ser siempre revisables, de acuerdo con el contexto y con los procesos comunicativos
que se generan. Por su parte, los absolutos encuentran correspondencia con la pereza
intelectual que prefiere evitar el esfuerzo inherente al análisis y al cambio de actitud y que
conduce al conformismo y al estancamiento de las ideas y del pensamiento de los hombres;
por ello, en muchas ocasiones, se llama “firmes convicciones” a lo que no es más que pereza
del pensamiento (Santos, 2000).

La Escuela de Fráncfort argumenta que la infelicidad peculiar de la sociedad


contemporánea es causada por la existencia de sólidas maquinarias político-económicas que
favorecen relaciones de desigualdad y provocan en los individuos la interiorización de ciertas
pautas alienantes, conformistas, insolidarias, deshumanizadoras y limitadoras de su propia
conciencia. En consecuencia, la crítica francfortesa, como una crítica global de la sociedad,
179

quería trascender los factores económicos y políticos, e incidir en todos los órdenes que
constituyen la civilización humana (Bottomore, 1984). De este modo, la crítica que se generó
en la Escuela de Fráncfort fue de tipo político, económico, cultural, filosófico y psicosocial.
Además, se dirigió, en un principio, a la sociedad burguesa tradicional, pero después también
a la sociedad tecno-burocrática, tanto de los países del este europeo como de los occidentales
e, indudablemente, contra los regímenes fascistas y totalitarios.

Para la Escuela de Fráncfort la investigación social no puede tener un carácter


predictivo, pero sí emancipador (Gil-Lacruz, 2007). Esta idea conduce a otra línea dentro de
esta escuela, que fue desarrollada por Adorno y Horkheimer (1944/1998) y que tuvo como
finalidad el análisis de la razón y de la Modernidad. Afirman estos autores que el culto a la
razón preconizado por la Modernidad derivó hacia una tendencia a la destrucción de todo lo
que fuera diferente o disidente con ella, haciéndose esto, paradójicamente, en su nombre. La
razón, argumentan, acabó siendo usada con un valor de salvaguarda del establishment social,
cultural, económico y científico, e incluso para justificar guerras y genocidios. Según estos
autores, el potencial liberador que se prometía en la idea de la Modernidad y en el
antropocentrismo humanista queda socavado por esta utilización ilegítima de la razón,
quedando también truncado el proyecto emancipador que se anunciaba para los seres
humanos. En el orden de lo científico, afirman Adorno y Horkheimer que la Ilustración
supuso la derrota sobre los mitos explicativos del mundo y la naturaleza, despojándolos de esa
dimensión mágica. Pero, subrepticiamente, se inventaron nuevos mitos, como el racionalismo
compulsivo y la cosificación de lo social y lo psicológico, que se hallan presentes en las
categorías filosóficas y científicas de la cultura occidental.

Entre las aportaciones más típicamente psicosociales de los autores de la Escuela de


Fráncfort figuran la de Adorno et alii (1950/1965) sobre la personalidad autoritaria y las de
Fromm (1955/1990) y Marcuse (1964/1981) acerca de las consecuencias psicosociales del
sistema capitalista. La personalidad autoritaria describe una configuración de personalidad
propensa al prejuicio racial, al sexismo y al rechazo a las desviaciones de la norma
convencional. Esta personalidad es típica de individuos que manifiestan una adhesión rígida a
los valores tradicionales del endogrupo, un deseo de castigo para quien ponga en cuestión
tales valores y una aceptación acrítica de las relaciones de dominación-sumisión, lo cual
180

supondrá tanto la asunción de una disposición sumisa ante las figuras de autoridad, como el
ejercicio autoritario de la misma, según cuál sea el rol que toque ser desempeñado.

En su crítica de la sociedad, Fromm (1955/1990) propone que el hombre


contemporáneo se caracteriza por la pasividad y el conformismo, así como por identificarse
con los valores del mercantilismo. De hecho, afirma que el hombre se ha transformado a sí
mismo en un bien de consumo: el valor de un ser humano se limita a lo material, al precio que
otros puedan pagar por sus servicios. La sociedad de consumo, para funcionar bien, necesita
una clase de individuos que cooperen dócilmente en el objetivo principal de querer consumir
más, y cuyos gustos estén estandarizados y puedan ser fácilmente influidos y anticipados. Este
tipo de sociedad requiere individuos que se sientan libres e independientes, pero que,
paradójicamente, estén dispuestos a ser influidos, a hacer lo previsto, a encajar sin roces en la
maquinaria consumista.

Marcuse (1964/1981) realiza un crudo análisis de los efectos de la sociedad capitalista


sobre los individuos. Afirma que el contenido mismo de la conciencia humana ha sido
alienado y que las propias necesidades que la persona reconoce son necesidades ficticias,
orientadas a satisfacer los fines del modelo consumista. En este contexto, Marcuse distingue
entre las necesidades reales, las que proceden de la naturaleza misma del individuo, y las
necesidades ficticias, aquéllas que provienen de la conciencia alienada y son producidas por la
sociedad capitalista deshumanizada. La distinción entre ambos tipos de necesidad sólo puede
ser juzgada por el mismo sujeto que las siente, puesto que sus necesidades reales sólo él las
podría conocer. Pero, como la misma conciencia está alienada, la persona ya no puede realizar
tal distinción.

Afirma Herbert Marcuse que el fundamento de la formación de la conciencia humana


está en la niñez vivida en la familia; en esta etapa el hombre que se está formando adquiere
todo su marco de referencia para enfrentar el mundo. La sociedad capitalista ha trasmutado,
precisamente, ese ámbito familiar, pues ha logrado introducirse en él a través de los medios de
comunicación de masas, reemplazando a la familia y formando a los hombres con ideas que
no salen de ellos mismos, sino del consumismo. Las necesidades del ser humano, así como
sus motivaciones, anhelos y valores le han sido arrebatados por la sociedad capitalista y
181

consumista, y de esa manera se dificulta cualquier forma de oposición a ella o de cambio


social.

La orientación etogénica y la teoría de la acción

La orientación de la etogenia suele aparecer asociada a los nombres de Rom Harré y


Paul Secord, pues éstos fueron sus principales impulsores desde los años setenta del siglo XX.
Lo que caracteriza a la etogenia es su propuesta de analizar los significados sociales y
psicológicos, usando como método de investigación la observación descriptiva en los
escenarios naturales de la actividad humana. Esta orientación presenta puntos en común con
el interaccionismo simbólico y con la etnometodología, pero también con la teoría de la
acción propuesta por Elizabeth Anscombe, a la que nos referiremos en los párrafos siguientes,
previamente a caracterizar la obra de Harré y Secord.

La teoría de la acción es formulada durante los años cincuenta del pasado siglo, lo que
la convierte en contemporánea del neoconductismo y anterior al cognitivismo. Anscombe
(1957/1991) recoge la referencia a las causas inobservables de la conducta, pero no como un
recurso metodológico, como proponían los neoconductistas, sino como requisito ineludible
para obtener una explicación satisfactoria sobre las acciones de las personas. Lo que
Anscombe llama “causas mentales” es lo que una persona es capaz de afirmar como causa de
un pensamiento, de un sentimiento o de un comportamiento. A la noción de conducta,
definida por los conductistas, esta autora contrapone la noción de acción, cuyas características
vienen definidas por la intencionalidad y por el significado. Asimismo, en la explicación de
las acciones se consideran otros elementos, tales como deseos, motivaciones, creencias o
actitudes.

Estrechamente conectados con la noción de acción intencionada, los conceptos de


agencia y significación constituyen otras dos nociones primordiales en la teoría de la acción.
En efecto, los seres humanos son considerados como agentes en lugar de como sujetos, dado
que se admite su capacidad para engendrar y dirigir su comportamiento. Además, desde esta
perspectiva, se considera que las personas se encuentran inmersas en continuas operaciones de
construcción y reconstrucción de significados. Interesa, sobre todo, la relación entre
significado y acción.
182

Una consecuencia importante de la teoría de la acción la hallamos en el campo


metodológico, pues favoreció el impulso, en ciertos sectores de la psicología y la psicología
social, de una metodología de tipo cualitativo, interesada por la significación y el contexto, así
como por la génesis de la acción (Von Cranach y Harré, 1982).

Los inicios de la orientación etogénica coinciden con la publicación de la obra “La


explicación de la conducta social” de Harré y Secord (1972). En las críticas que estos autores
dirigen a la psicología social experimentalista, se reprocha la visión mecanicista de la persona,
que se deriva de la utilización del método paramétrico por parte la psicología social
dominante. De los presupuestos que guiarán la orientación etogénica, y que se apuntan en esta
primera obra de Harré y Secord, sobresalen los siguientes:

− No se puede concebir a los seres humanos como organismos determinados por leyes
explicativas universales, sino como agentes guiados por regularidades.

− La conducta social debe ser entendida como acciones mediadas por significados y no
como respuestas a estímulos.

− Las acciones pueden ser interpretadas en términos de razones y no de causas.

− La persona es un agente productor de información y no un procesador de la misma.

Como se ve, la propuesta define una forma de hacer psicología social, tanto en su
vertiente metodológica como teórica, radicalmente diferente a la instituida. Los principios y
objetivos de la orientación etogénica pueden entenderse recurriendo a la muy descriptiva
definición que ofrece Harré (1983): la etogenia es el estudio de las vidas humanas tal y como
las personas las viven en la realidad, no en el extraño y empobrecido mundo del laboratorio de
psicología experimental, sino en la calle, en las casas, en las tiendas, en los cafés o en el
trabajo, lugares donde la gente, verdaderamente, interacciona. Las acciones no son sólo
conductas, son actuaciones significativas e intencionadas.

En cuanto a la metodología, el trabajo de investigación se realiza, fundamentalmente,


con descripciones basadas en la observación de las conductas en sus lugares naturales. Para la
etogenia no es posible estudiar las variables de una forma separada, tal como ocurre en el
183

experimento de laboratorio, puesto que las variables presentes en la vida real están del todo
relacionadas entre sí y carecen de significado por separado.

El construccionismo social

Constituye una de las orientaciones surgidas como consecuencia de la crisis que vivió la
psicología social durante los años setenta del siglo pasado. El momento fundacional del
socioconstruccionismo o construccionismo social fue la publicación en 1973 del artículo de
Kenneth Gergen “La psicología social como historia”, donde plantea que los fenómenos
estudiados por la psicología social se hallan supeditados a las condiciones históricas y
culturales en las que se generan. La interacción humana, plantea Gergen (1973), no puede ser
explicada mediante principios universales y estables a través del tiempo, pues las condiciones
en que se produce no son ni estables ni generalizables.

Esta corriente se interesa por la construcción interindividual de la realidad conocida:


según Gergen (1996), el conocimiento que las personas tienen sobre el mundo que les rodea y
sobre su cotidianeidad está determinado por la cultura, la historia y el contexto social, ya que
este conocimiento es resultado de procesos de interacción dentro de un marco que es histórico
y cultural. Es decir, la interpretación de la realidad no es fruto de la actividad mental
individual −como propone el cognitivismo− sino de la actividad intermental compartida.

La orientación socioconstruccionista es deudora de los planteamientos del


interaccionismo simbólico y de la fenomenología de Alfred Schütz, como lo es también de los
trabajos de Peter Berger y Thomas Luckman, especialmente de su obra “La construcción
social de la realidad”. En ésta, Berger y Luckman (1966/1988) explican que la realidad de la
vida social común es una construcción intersubjetiva, un “mundo compartido”, lo cual
presupone la existencia de procesos de interacción y comunicación, mediante los cuales se
comparte con los otros y se experimenta a los otros. También se recogen las aportaciones de
Gadamer (1960/1988) y su idea sobre la importancia que la historia y la cultura tienen para la
comprensión del comportamiento social. Esta corriente, pues, se ha nutrido de diferentes
contribuciones para elaborar una alternativa a los modos tradicionales de producir psicología
social.
184

Siguiendo a Gergen (1997), el construccionismo social puede describirse, de forma


genérica, atendiendo a las siguientes características:

− Interés por dilucidar los procesos que las personas utilizan para describir, explicar o
responder al mundo en el que viven.

− Adopción, como forma de investigación social, de las descripciones y explicaciones


que las personas hacen del mundo que les rodea.

− Posición de escepticismo ante todo lo dado por sabido, tanto en las ciencias como en
la vida corriente.

− Consideración del carácter plenamente histórico y cultural de todas las producciones


sociales, desde las producciones cotidianas hasta el mismo pensamiento científico.

− Consideración del lenguaje y lo simbólico como conformadores intersubjetivos de


realidad.

La importancia que esta orientación otorga al lenguaje queda ilustrada a través de las
aportaciones de Shotter (1987) sobre el papel que el lenguaje tiene en la constitución de los
objetos y en la construcción de la realidad social cotidiana. Según Shotter, el lenguaje no está
compuesto de la acción individual, sino que es una acción conjunta e interactiva: el
significado de un término no está ubicado dentro de la mente individual, sino que emerge
continuamente del proceso relacional.

Para el socioconstruccionismo, los términos que las personas usan para comprender el
mundo son “artefactos sociales”, productos de intercambios entre la gente e históricamente
situados. El proceso de entender el mundo no es dirigido automáticamente por la naturaleza
misma de los objetos, ni elaborado individualmente en una mente aislada, sino que resulta de
una empresa activa y cooperativa de personas en relación. Por ejemplo, el significado de las
palabras con las que se designa la realidad variará según la época histórica en que nos
encontremos (Gergen, 1996).

El construccionismo social se sitúa en una posición antagónica con respecto al


cognitivismo, ya que propugna la necesidad de reemplazar la cognición individual por el
185

lenguaje como construcción social, así como trascender el dualismo sujeto-objeto y


desarrollar una forma de análisis basada en una metateoría científica alternativa, alejada del
experimentalismo. Esta corriente considera que el carácter socialmente construido de las
distintas categorías de la realidad incluye al mismo concepto de ciencia −lo que conocemos
como “ciencia” no deja de ser también una construcción social− y a los mismos conceptos de
“realidad”, “verdad” y “razón” −también son construcciones sociales−, por lo cual el
construccionismo social forma parte de las propuestas llamadas posmodernas.

Kenneth Gergen propone en su obra el concepto de enlightenment, alusivo a que el


mismo conocimiento producido por los investigadores sociales, dado que supone una
concepción divulgada sobre el significado de un fenómeno social, puede engendrar efectos
sobre el mismo fenómeno estudiado. En tanto que el conocimiento producido por la
investigación repercute sobre la misma realidad social, Gergen (1982) propone que es
necesaria la elaboración de teorías que permitan la transformación social, teorías que posean
la capacidad de cuestionar las asunciones dominantes de la cultura y la sociedad, de plantear
cuestiones fundamentales en relación a la vida social contemporánea, de propiciar la
reconsideración de aquello que se da por evidente y de generar, de esta forma, nuevas
alternativas para la acción social. En este sentido, Gergen aporta una nueva tarea a la
psicología social, la de analizar la ciencia como producto de unas prácticas sociales concretas:
el psicólogo social se torna indispensable para analizar críticamente las bases sobre las que
descansa el conocimiento social, pero también el conocimiento físico, el naturalista, el
histórico o el económico, puesto que todo conocimiento científico incluye una construcción
social de la realidad. La investigación psicosocial puede contribuir a dilucidar el
entendimiento sobre la naturaleza del conocimiento.

El construccionismo social apuesta por la capacidad transformadora que posee la teoría


social. Por esta razón, se considera la importancia de la dimensión política inherente a la
producción de conocimiento, en tanto que éste supone una cierta forma de construir la
sociedad. Como señala Gergen (1997), desde una perspectiva socioconstruccionista la
investigación empírica no es abandonada, simplemente sus metas son revisadas de tal manera
que sus resultados puedan estar más directamente relacionados con los problemas reales de la
sociedad, provocando diálogos sociales y culturales, desafiando a los conocimientos
tradicionales y proporcionando conocimiento relevante para las necesidades de las personas.
186

Las perspectivas críticas feministas

El eje sobre el que giran las críticas feministas en el marco general científico-académico
es el cuestionamiento del sesgo androcéntrico típico de la producción de conocimiento, tanto
en las ciencias sociales como en las ciencias naturales, y que se ha traducido en la
legitimación de un conjunto de desigualdades. La crítica feminista cuestiona la manera
habitual de hacer ciencia y pretende poner en evidencia el sexismo y el androcentrismo
presentes en ella, caracterizado por conceder primacía al punto de vista masculino. Es decir, la
producción científica mantiene un sesgo sexista, tanto en la investigación como en la
teorización, lo cual es contradictorio con la objetividad y neutralidad anunciadas como
características definitorias de toda actividad científica (Moreno, 1987).

En este sentido, el objetivo del análisis de las perspectivas feministas en la ciencia


social es el estudio crítico de las relaciones de género, prestando particular atención a los
sesgos sociales e ideológicos que las acompañan y a los efectos de poder que se derivan. La
crítica feminista trata de hacer visibles aquellos efectos de desigualdad que son causados por
los valores presentes en el discurso científico y que han marcado las clásicas dicotomías que
caracterizan el conocimiento: naturaleza versus cultura, emoción versus razón, intuición
versus verificación,… En estas dicotomías, cada polo se ha identificado con uno de los dos
géneros, en base a la correspondencia con dos entidades jerarquizadas de valor desigual. Tal
jerarquización, según la crítica feminista, comporta la valoración de unas características y la
desvalorización de otras, siempre coincidente con la legitimación del poder de lo masculino
sobre lo femenino. Las categorías socioculturales de hombre y mujer han sido construidas
sobre esa jerarquización.

En psicología social es representativa la obra de Sue Wilkinson, en la que aproxima la


orientación feminista a algunas teorías surgidas de la crisis de la disciplina en los años setenta
del siglo XX, tales como la etogenia o el construccionismo social, además de vincularla
también al interaccionismo simbólico y a la etnometodología. Wilkinson (1997) propone que
pueden diferenciarse diversas críticas acerca de la representación que de la mujer se ha hecho
dentro del conocimiento psicológico y psicosocial:
187

− La crítica a la falsa medida de la mujer. Trata de identificar la ciencia sexista y


androcéntrica para poder corregirla. Mantiene la confianza en el método científico tradicional,
pero reclama la incorporación del sujeto mujer, así como la superación de lenguajes y
modelos teóricos sexistas y la eliminación de estereotipos de género en las hipótesis de
investigación y selección de muestras. Por ejemplo, investigaciones clásicas en psicología
social, como las de David McClelland sobre la motivación de logro o las de Henri Tajfel
sobre la identidad social, fueron realizadas sobre muestras masculinas; igualmente, muchas de
las investigaciones sobre la conducta agresiva han usado también, preferentemente, este tipo
de muestras (García-Dauder, 2003).

− La crítica al punto de vista masculino como punto de vista preponderantemente usado


en la explicación científica de la realidad. Defiende la inclusión del punto de vista femenino
en el análisis científico, con la finalidad de detectar y suprimir visiones androcéntricas,
ampliar la perspectiva de la realidad estudiada y resaltar aquellas particularidades femeninas
de la conducta humana que la investigación tradicional haya obviado.

− La crítica a los cánones metodológicos empiristas. Se cuestionan las asunciones


científicas básicas y se manifiesta escepticismo hacia cualquier declaración universalista de la
razón. Desde esta postura se critica la reificación de categorías como “masculinidad” y
“femineidad” y se sostiene que más que estudiar cuáles son las diferencias entre varones y
mujeres, lo que habría que estudiar es cómo la sociedad −incluidos los investigadores−
construye esas categorías.

En una línea crítica muy cercana a la de Sue Wilkinson, Goudsmit (1994) cuestiona los
modos en que ciertos problemas de salud de las mujeres han sido tradicionalmente
trivializados por los médicos −mayoritariamente varones− y atribuidos, muchas veces, a una
supuesta inestabilidad emocional típica de la mujer o a una menor capacidad de
afrontamiento, contribuyendo así a perpetuar un estereotipo sexista, con el aval de la
medicina.

El interés por la construcción social de las identidades de género ha conducido a la


realización de investigaciones sobre las categorías “mujer” y “hombre” como realidades
sociohistóricas, −como categorías construidas y no preestablecidas ni anteriores a la cultura
188

humana−, pero también el análisis se ha dirigido hacia el mismo hecho de la investigación


científica como un tipo de actividad humana determinada por las relaciones de género y, a su
vez, legitimadora de la desigualdad (Cabruja, 1998). Precisamente, este último aspecto
constituye uno de los puntos de confluencia de las perspectivas posmodernas con las críticas
feministas: el cuestionamiento de cualquier discurso legitimador de “la verdad”,
especialmente el del racionalismo científico y su retórica sobre la objetividad. Lo que se
pretende destacar es cómo ese racionalismo divinizado ha jugado un papel en la construcción
de las relaciones de poder y de las prácticas de discriminación sobre las mujeres y otros
grupos sociales −minorías culturales, pobres,…−.

Pero la relación de la crítica feminista con los enfoques psicosociales alternativos y


posmodernos no ha estado exenta de matizaciones dentro de la propia orientación. Desde una
parte de la crítica feminista se ha expresado la preocupación acerca de que la aceptación de
los presupuestos posmodernos pudiera implicar la caída en un relativismo que diluyera la
lucha contra la opresión (Harstock, 1990). Se piensa que estos presupuestos pueden contribuir
a la teoría y a la acción del feminismo, pero no desde una incorporación acrítica del
pensamiento posmoderno al feminista, sino desde el desarrollo de una perspectiva feminista
posmoderna con un enfoque propio (Fraser y Nicholson, 1990).

Partiendo de este debate conceptual y metodológico, Erica Burman diferenciará entre


una psicología de la mujer y una psicología feminista (Burman, 1994). La primera es la que
enfoca a la mujer como objeto de estudio psicológico, pero sin cuestionar los sesgos
epistemológicos ni la desigualdad social, adoptando, además, una posición aséptica ante las
condiciones que generan y mantienen las desigualdades. Frente a esto, la psicología feminista
es propuesta como un espacio intermedio entre las políticas feministas y las prácticas
psicológicas, acentuando el carácter de la mujer como sujeto de pensamiento más que como
objeto de estudio y cuestionando la reificación de las estructuras sociales que alientan la
discriminación de las personas por su sexo, su etnia o su clase social.

Erica Burman pretende también aportar una respuesta crítica a las teorías dominantes
sobre el desarrollo psicológico infantil, y muestra cómo los textos de psicología evolutiva
contribuyen a mantener el rol de las mujeres como cuidadoras de los hijos e, incluso, a
patologizar su experiencia como madres. Según Burman (1994) y Parker y Burman (1993), el
189

enfoque clásico de la psicología evolutiva se ha limitado a presentar descripciones


homogéneas acerca de cómo es el desarrollo “normal”, por lo que cualquier persona que
manifestara desviaciones con respecto a esa homogeneidad quedaría automáticamente
estigmatizada por el propio discurso científico. Estas descripciones se han fundamentado en
estudios sobre individuos de clases medias-altas y se caracterizan, además, por aceptar sin
crítica las desigualdades de género o de clase social.

El constructivismo radical

Si el construccionismo social ponía el énfasis en la construcción social de los


significados, la orientación del construccionismo radical lo hará en la idea de que el mundo
experimentado por cada sujeto resulta de una construcción personal. El “conocimiento”, por
tanto, no se refiere a la realidad externa al sujeto, sino al ordenamiento y organización de un
mundo constituido por las propias y peculiares experiencias. Von Glasersfeld (1995) enuncia
los siguientes principios como básicos del constructivismo radical:

− El conocimiento no se recibe pasivamente, ni a través de los sentidos, ni por medio de


la interacción, sino que es construido activamente por el sujeto conocedor.

− La función del conocimiento es adaptativa, en el sentido biológico del término, pues


tiende siempre hacia el ajuste del individuo.

− La cognición está al servicio de la organización del mundo experiencial del sujeto, y


no al del descubrimiento de una realidad ontológica objetiva.

En relación a este último punto, Von Glasersfeld (1995) postula que los contenidos
mentales no pueden ser transmitidos de un comunicante a otro, sino que se derivan de una
experiencia individual, y sólo más tarde se podrán ajustar intersubjetivamente los
significados. De esta manera, el conocimiento es subjetivo, por lo que no puede mantenerse la
noción preconcebida de que las palabras comunican ideas o conocimientos en sentido puro.
En cada persona, según la visión constructivista, está la única explicación posible de sus
propios pensamientos, conocimiento y acciones.
190

Según este enfoque, los sentidos funcionan como una cámara que proyecta una imagen
del mundo al cerebro de cada uno, y cada uno utilizará esa imagen como un mapa,
codificando la estructura externa en un formato diferente. Esta construcción a la que se hace
referencia, sirve, antes que nada, a propósitos adaptativos: el sujeto desea adquirir control
sobre lo que percibe, de manera que trata de eliminar cualquier desviación o perturbación en
el logro de sus propias metas; ese control requerirá un modelo de lo que se desea controlar,
pero sólo será necesario incluir en él aquellos aspectos relevantes para las metas y acciones de
ese sujeto. A la persona no le interesa tanto controlar “la cosa”, como compensar las
perturbaciones que esa “cosa” representa para sus metas; y con esa compensación se convierte
en capaz de adaptarse a las circunstancias cambiantes de su entorno.

Junto con Ernst Von Glasersfeld, Paul Watzlawick es otro de los autores ubicados en los
presupuestos del constructivismo radical. Watzlawick (1976/1995) cuestiona los supuestos
ontológicos y epistemológicos de la ciencia dominante y afirma que lo que conocemos no
puede abordarse separadamente de los mecanismos cognitivos que permiten ese
conocimiento: el “qué” está íntimamente vinculado al “cómo” y, de esta manera, lo que en un
principio era una realidad objetiva e independiente de uno mismo se torna una realidad menos
segura por la influencia de los procesos cognitivos que acercan al sujeto a esa realidad.

Pero la principal aportación de Paul Watzlawick a la psicología social es su elaboración


de una teoría sobre la comunicación humana. Siguiendo a Berjano y Pinazo (2001) y a Musitu
(1996), resumiremos en los siguientes puntos la propuesta de Watzlawick:

− Es imposible no comunicarse: todo comportamiento es una forma de comunicación.


Dado que no existe una forma contraria al comportamiento, en decir, un “no
comportamiento”, tampoco existe una “no comunicación”.

− Toda comunicación implica una metacomunicación. Esto significa que toda


comunicación contiene, además del significado de las palabras, una información acerca de
cómo el emisor quiere ser entendido y que le entiendan, de qué manera el receptor va a
entender el mensaje y cómo el emisor contempla su relación con el receptor.
191

− Tanto el emisor como el receptor estructuran el flujo de la comunicación de diferente


forma e interpretan su propio comportamiento como reacción ante el comportamiento del
otro. Cada uno cree que la conducta del otro es “la causa” de su propia conducta, cuando lo
cierto es que la comunicación humana no puede reducirse a una simple relación de causa-
efecto, sino que es un proceso cíclico, en el que cada parte contribuye a la continuidad y al
sentido del intercambio.

− La comunicación humana implica dos modalidades: la digital y la analógica. La


primera hace referencia a las palabras habladas, a lo que se dice; la segunda se refiere a cómo
se dice, incluyendo a las distintas modalidades de la comunicación no verbal. Si las partes
implicadas en el intercambio no toman en consideración los significados analógicos, la
comunicación eficaz correrá peligro de deteriorarse.

La orientación humanista

La psicología humanista se postuló, entre los años cuarenta y los sesenta del siglo XX,
como la “tercera fuerza” en psicología, alternativa al psicoanálisis y al conductismo. Esta
orientación concibe a la persona como un ser capaz de autoafirmarse de modo creativo,
autónomo y consciente, de tomar decisiones y de desarrollar su rica experiencia interior
subjetiva (Peiró, 1998). La obra de Carl Rogers y de Abraham Maslow, principales
iniciadores de esta corriente, reivindica la consideración global de la persona y la acentuación
de sus aspectos vitales existenciales, tales como la particularidad del conocimiento, la
iniciativa personal, la responsabilidad o la historicidad, oponiéndose tanto al esquematismo
conductista y su pretensión de reducir al ser humano a variables cuantificables, como a las
posturas psicoanalíticas centradas en los aspectos inconscientes y patológicos de la persona.

La principal incidencia de la orientación humanista se produjo en el terreno de la


psicología clínica, especialmente a través de los trabajos de Carl Rogers. Éste propone una
terapia centrada en la persona −rechaza explícitamente el término “paciente”−, en la que se
aleja de los usos médicos, psiquiátricos y psicoclínicos que abusan del poder del profesional
ante un “paciente” que, dada su condición de “diagnosticado”, no puede hacer otra cosa que
obedecer a lo que le mandan, si quiere “ser curado”. Pero, más allá de las legítimas propuestas
de Rogers, hay que decir, como muy explícitamente señala Benson (2007), que ha existido
192

una utilización espuria de los conceptos teóricos de la orientación humanista: la de muchos


charlatanes (sic) que, carentes de cualquier clase de rigor, han intentado subirse al carro de las
técnicas de automejora y desarrollo del potencial humano, publicando libros de supuesta
autoayuda y/o anunciando pseudoterapias que han pretendido embaucar y han conseguido,
lastimosamente, confundir.

En todo caso, los trabajos de Rogers, por su temática terapéutica, han tenido poca
incidencia en la psicología social; no así las aportaciones de Abraham Maslow, que sí
contienen claros elementos psicosociales y, en concreto, su teoría de la jerarquía de
necesidades tuvo influencia en ciertas corrientes de la psicología de las organizaciones.
Maslow (1943, 1954/1991) propone que las necesidades humanas se ordenan jerárquicamente
en cinco niveles: necesidades de supervivencia, de seguridad, de relación y aceptación social,
de autoestima y, finalmente, de autorrealización personal. Estas necesidades se encuentran
vinculadas entre sí mediante una relación jerarquizada: la meta prioritaria para cada persona
en cada momento de su vida monopolizará la motivación de ese individuo y organizará, en la
medida de lo disponible, sus recursos personales en dirección a ella. La importancia de la
propuesta de Maslow estriba en reconocer el papel central de las motivaciones en la conducta
de las personas y en conceder legitimidad a las necesidades humanas en los cinco niveles
propuestos.

Entre los años sesenta y los setenta, las ideas de la psicología humanista son recogidas
por una serie de investigadores y teóricos de las organizaciones, como Douglas McGregor,
Chris Argyris o Rensis Likert, que formulan nuevos modelos acerca de la organización
laboral, en los que se prioriza una concepción humanista del trabajo y de la empresa. Ha sido
ésta la presencia más destacada de la orientación humanista dentro del terreno psicosocial.

Estas aportaciones al ámbito organizacional comienzan con la formulación de la teoría


X e Y de McGregor (1960/2005) en la que se exponen dos posibles concepciones que los
directivos pueden mantener acerca de la naturaleza humana: la “teoría X” mantiene que el
trabajador sólo actúa por dinero, le desagrada la responsabilidad y no desea involucrarse en
objetivos colectivos; por su parte, la “teoría Y” concibe que el trabajador, por su propia
naturaleza humana, es activo y responsable y estará dispuesto a involucrase en los objetivos
193

organizacionales, si esa organización contribuye significativamente a satisfacer sus


necesidades vitales, desde la supervivencia hasta la realización personal.

En una línea similar, Argyris (1976) denuncia que, en muchas ocasiones, las empresas
no toman en consideración los aspectos humanos y las necesidades personales de quienes
trabajan. Por ello, propone un nuevo modelo de organización más humanizado, en el cual el
cumplimiento de los objetivos organizacionales sea compatible con el cumplimiento de los
objetivos vitales de cada miembro. Es decir, que el trabajo sirva a cada persona para cumplir
con sus expectativas vitales, al mismo tiempo que sirve para cumplir con los objetivos de la
empresa.

También Likert (1967) se une a esta corriente y explica que las organizaciones más
eficaces facilitan un clima caracterizado por la cooperación y por la motivación hacia el
trabajo común. En ellas, los directivos procuran que las fuerzas motivadoras de cada persona
confluyan en una sola fuerza participativa y orientada a alcanzar unos objetivos mutuamente
establecidos y aceptados. Ello se facilitará si, desde los niveles superiores de la empresa, se
prioriza el respeto hacia las peculiaridades y necesidades personales de los trabajadores. Las
organizaciones que obtienen éxito, dice Likert, son aquéllas que logran un clima cooperativo
y motivador, así como una confluencia de voluntades individuales hacia unas metas comunes,
todo ello basado en un sistema de interacciones comunicativas abiertas y de tareas
cooperativas.

Posteriormente, Ouchi (1981) formula la teoría Z, cuyos planteamientos se hallan muy


cerca de las modelos humanistas en la organización. La teoría Z sugiere que los individuos no
desligan su condición de seres humanos de la de empleados y que la humanización de las
condiciones del trabajo aumentará la productividad de la empresa y, a la vez, incrementará la
autoestima de los trabajadores. En función de esos objetivos, Ouchi propone que las empresas
deberían adoptar algunas medidas tales como: estabilización de los puestos de trabajo,
participación de los trabajadores en la toma de decisiones, responsabilidad compartida,
reducción del control explícito, sistema lento de evaluación y promoción, especialización
laboral moderada y consideración de todos los aspectos humanos de la persona que trabaja.
194

La psicología social discursiva

El libro de Jonathan Potter y Margaret Wetherell “Discurso y psicología social”,


publicado en 1987, marca el inicio de esta corriente interesada por describir la variabilidad
con que las personas se comunican e interpretan el mundo social. Recoge influencias del
enfoque de la etnometodología, que analiza la forma en que las personas utilizan el lenguaje
en las situaciones cotidianas, así como de la semiótica, disciplina que examina la relación
entre los objetos y los signos que los nombran (Collier et alii, 1996).

El término “discurso” se refiere a las diversas formas que adoptan las expresiones orales
y escritas, mientras que “análisis del discurso” representa la investigación de esos materiales.
Según Potter y Wetherell (1987), existen tres grandes aspectos en el análisis del discurso:

− Función. Hace referencia a la forma en que las personas utilizan el lenguaje para
actuar y relacionarse. La función de una expresión a menudo no se establece explícitamente,
pues los sujetos pueden usar formas indirectas de expresión para, por ejemplo, evitar el
rechazo o buscar un congraciamiento. Se deberá considerar, pues, el contexto de un enunciado
para determinar su función.

− Variación. Las expresiones de las personas dependen del propósito y circunstancias de


la comunicación. La forma en que las personas se describen entre sí, por ejemplo, variará
según cuáles sean los motivos y el estado de ánimo: alguien puede dar una visión muy
positiva de un individuo determinado, mientras que otro realiza una descripción muy
negativa.

− Construcción. El lenguaje significa construir versiones de la realidad social. Éste es el


postulado principal de la psicología social discursiva. La construcción de versiones sobre la
realidad se manifiesta por la variación del lenguaje.

En el enfoque institucionalizado de la psicología social, según Potter y Wetherell


(1987), la variabilidad de las explicaciones de las personas suele omitirse. El uso de
cuestionarios tipificados y métodos de encuesta limita lo que las personas pueden y no pueden
decir. Los procedimientos puramente experimentales, por su parte, están diseñados para
conseguir el máximo control y, con frecuencia, buscan tendencias y similitudes en las
195

reacciones de los sujetos, aun cuando existan diferencias individuales. Incluso en las técnicas
cualitativas, a veces los investigadores eligen por adelantado las categorías clasificatorias de
respuestas, de forma que, afirman Potter y Wetherell, se ignora buena parte del discurso
original.

La psicología social discursiva, orientada hacia la variabilidad del lenguaje y del


intercambio social, propone un cambio en la manera de entender los conceptos sociales y
psicológicos y en la forma de operativizarlos. Por ejemplo, el concepto de actitud es
considerado como una expresión lingüística variable, sujeta a las vicisitudes de la intención
humana y del contexto social. Una actitud que se expresa en una ocasión determinada puede
que no se manifieste de la misma forma en otras circunstancias. Las variaciones en la forma
de expresar las actitudes podría sugerir que su expresión depende más del contexto social que
de un estado relativamente estable de la mente. Las actitudes son posiciones que se
manifiestan en las conversaciones con otros y que se deben entender dentro de un contexto
histórico y argumentativo más amplio. El cambio de esos contextos puede producir cambios
en el modo en que las actitudes se transforman en palabras.

El análisis del discurso proporciona un método específico para investigar el flujo real de
la interacción entre sujetos que se comunican. Se le concede así prioridad a la interacción
social como unidad básica de la psicología social. Sin embargo, como exponen Collier et alii
(1996), es un procedimiento que, pese a sus hallazgos, resulta muy laborioso y exige mucha
destreza, por lo que es improbable que se pueda poner en práctica sin preparación específica.

La psicología social de la liberación

Pueden encontrarse los orígenes de la psicología social de la liberación en el trabajo


comunitario con poblaciones socioeconómicamente deprimidas en Latinoamérica, desde los
años setenta del siglo XX. Esta orientación teórica se enmarca dentro de un modelo
comprometido con la igualdad social y crítico con el liberalismo económico y los valores del
individualismo ideológico. Su principal representante es Ignacio Martín-Baró, psicólogo
español emigrado a El Salvador, donde fue asesinado en 1989, junto con otros profesores de
la Universidad Centroamericana, a manos de un comando gubernamental auspiciado por los
Estados Unidos (Whitfield, 1998). Precisamente, el compromiso social es seña de identidad
196

de esta corriente de pensamiento, que rechaza la idea de una psicología imparcial y neutra. En
lugar de esto, Martín-Baró (1983, 1989) concibió una psicología social crítica y
comprometida, postulando que el análisis psicosocial debería servir para solventar las
necesidades reales de los grupos humanos y fortalecer los valores de la igualdad, la
solidaridad y la justicia social. Fuentes teóricas de la psicología social de la liberación son la
“pedagogía del oprimido” del brasileño Paulo Freire, la investigación-acción participativa
interpretada por el colombiano Orlando Fals-Borda y la filosofía de la liberación del argentino
Enrique Dussel.

Paulo Freire realiza importantes contribuciones desde el campo de la educación popular


para la alfabetización y la concienciación en comunidades económicamente desfavorecidas,
recalcando la idea de que ninguna educación es neutra, por tanto, dado que toda educación
incluye valores sociales, propone que su pedagogía incida en la concienciación social de los
sectores más desfavorecidos, para promover el cambio social desde la solidaridad. Por su
parte, Orlando Fals-Borda recoge los modelos de investigación-acción de Kurt Lewin y los
aplica en América Latina en el seno de comunidades populares, desarrollando un modelo de
investigación-acción participativa que se basa en el análisis de necesidades colectivas y
mecanismos de reivindicación, haciéndolo conjuntamente entre los investigadores y la
comunidad afectada (Musitu, 2004).

En cuanto a la filosofía de la liberación de Enrique Dussel, ésta expone un análisis


crítico sobre la realidad humana y orientado hacia el cambio social. Dussel (1973) propone
como idea central que si las víctimas de un sistema económico, social y político injusto no
pueden desarrollar su vida ni alcanzar su realización personal, se hará necesario analizar
críticamente qué condiciones originan tal situación de desigualdad, además de transformar o
construir nuevas normas, acciones, instituciones o estructuras que eviten esa desigualdad.
Todas estas acciones transformativas las denomina “praxis de liberación”.

Martín-Baró (1983, 1989) postula que el conocimiento psicosocial debe establecerse en


estrecha relación con las circunstancias sociales, culturales e históricas del territorio donde se
investiga y se trabaja y, asimismo, con las aspiraciones vitales de las personas que allí
habitan. El compromiso de la psicología social debe estar al lado de las legítimas aspiraciones
de realización vital de toda persona en el contexto en que vive. Las condiciones de ese
197

contexto son el marco para esa realización y, además, en ellas se encuentran las limitaciones y
las oportunidades que inciden en la vida de los seres humanos. Critica la pretensión de
neutralidad de la psicología institucionalizada, basada en el supuesto de que la ciencia es
imparcial y la ciencia psicológica debe abstenerse de valoraciones. Martín-Baró, en su
psicología social, se opone a que ésa sea una actitud válida, además de negar que tal
pretensión represente, realmente, neutralidad e imparcialidad, pues de la asepsia científica es
fácil derivar encubrimiento de las desigualdades sociales. En sociedades caracterizadas por la
desigualdad, donde prevalece una especie de “anormalidad normal”, la solución a los
problemas relacionados con las carencias de bienestar social pasa por la transformación de las
condiciones sociales, analizando aquéllas que han llevado a la desigualdad y eliminándolas.

La psicología social de la liberación participa de la denuncia por la falta de relevancia


social de la psicología social institucionalizada. En este sentido, menciona como elementos de
interés los siguientes: la revalorización de los saberes locales, la utilización de métodos
cualitativos −el comportamiento humano tiene que analizarse en los contextos específicos en
los que se desarrolla y no en escenarios artificiales−, el diálogo con otras ciencias sociales, la
dimensión ética frente a la falsa neutralidad científica y la unidad del pensamiento teórico-
aplicado frente a la discontinuidad entre ciencia básica y aplicada. Esta corriente teórica ha
contribuido al desarrollo de la psicología comunitaria, como disciplina que estudia los
factores que afectan al bienestar social y la calidad de vida de poblaciones definidas (Cantera,
2004).

La perspectiva evolucionista

La psicología evolucionista es una disciplina profesada, principalmente, por


sociobiólogos, psicólogos y psicólogos sociales. Aunque no se ha constituido propiamente en
una orientación teórica dentro la psicología social, es bien cierto que sus hallazgos han
aportado una perspectiva que ayuda a interpretar determinados procesos psicosociales. Sus
postulados se adscriben a los desarrollos derivados del evolucionismo darwiniano, asumiendo
la idea de continuidad entre el ser humano y las otras especies animales.

El punto de partida es que la conducta social ha evolucionado como lo han hecho la


estructura anatómica y los sistemas fisiológicos del cuerpo de los humanos: al igual que los
198

rasgos morfológicos, también los mecanismos psicológicos y tendencias conductuales son


producto de milenios de evolución de nuestra especie. En la comprensión de la conducta hay
que considerar el contexto evolutivo de la especie, representado por el dilatado espacio de
tiempo en que nuestros ancestros se han enfrentado a presiones selectivas, generación tras
generación. El factor biológico-evolucionista no es exclusivo, pero su incidencia sí se halla
presente en la vida social humana.

La teoría darwiniana postulaba que las características que son útiles para la adaptación
al medio son “seleccionadas” y se mantienen a lo largo de las generaciones. Los individuos
poseedores de tales características son los que sobrevivirán y tendrán más probabilidad de
reproducirse. Es decir, en cada especie animal, los rasgos que se propagarán son los de
aquellos individuos que pudieron sobrevivir y reproducirse. Pero Darwin se interesó, sobre
todo, por las características físicas y no tanto por las conductuales. La psicología
evolucionista abordará esta cuestión y destacará que la Evolución en nuestra especie
“seleccionó” grupos más que individuos: la supervivencia y la propagación genética de los
rasgos se hizo más probable en aquellos grupos que ponían en práctica ciertas pautas
relacionales que hacían más “fuerte” al colectivo (Gaviria, 2007).

Los inicios de esta perspectiva pueden encontrarse en las obras de los sociobiólogos
William Hamilton y Robert Trivers. Durante los años sesenta y setenta del siglo XX, estos
investigadores dieron explicaciones acerca de la base biológica de la conducta prosocial,
arguyendo que ésta responde a ciertos mecanismos fortalecedores de la cohesión grupal, que
se han ido propagando desde las primeras generaciones humanas. En los párrafos que siguen
daremos cuenta de estos mecanismos y también de otras investigaciones que ilustran la
aportación evolucionista a la psicología social:

− La aptitud inclusiva. Este mecanismo fue descrito por Hamilton (1964) para exponer
una base biológica del comportamiento prosocial: dado que los primeros humanos vivían en
grupos con rasgos genéticos similares, ayudar a un individuo estaba aumentando la
probabilidad de supervivencia −y, por tanto, de procreación− para alguien con genotipo
similar. Así, los individuos con tendencia altruista incrementaban indirectamente la
probabilidad de propagación de sus “genes altruistas”.
199

− El altruismo recíproco. Se trata de otro mecanismo también implicado en la conducta


prosocial. Fue propuesto por Trivers (1971) y se fundamenta en la idea de que ayudar a un
individuo aumenta la probabilidad de recibir el mismo “favor” para uno mismo o para un
familiar. De este modo, los individuos con tendencia altruista o con tendencia a “devolver el
favor” aumentaban la probabilidad de supervivencia de sus grupos. En conclusión, este
mecanismo solidario se mantiene en los humanos porque ayudó a la supervivencia.

− La inversión parental. En este caso, Trivers (1972) analiza la base biológico-


evolucionista de la conducta de elección de pareja en individuos heterosexuales. Darwin
propuso que algunos rasgos físicos sirven para la competición intrasexual y que, además, son
preferidos por el otro sexo en la selección intersexual, pero no dejó claro por qué es un sexo el
que compite y el otro el que selecciona. La explicación de Trivers es que el sexo que hace una
mayor inversión en la fertilización seleccionará, mientras que el otro competirá −en el caso
humano, los rasgos de “fortaleza” no son sólo físicos, sino que juegan un papel importante los
psicológicos−. Los individuos más fuertes en la competición intrasexual y los más perspicaces
en la selección intersexual facilitaban indirectamente la supervivencia de su prole e
incrementaban la probabilidad de propagar las mismas tendencias y preferencias a las
generaciones posteriores.

− El mecanismo de los celos. La psicología evolucionista considera que los celos son
una tendencia conductual y mental que se mantiene porque contribuye a la supervivencia de la
especie: los individuos que no temían perder la pareja hacían menos esfuerzos por mantenerla,
por tanto, tenían menos oportunidades de procrear, por tanto, era menos probable que sus
genes se propagaran y que hayan llegado al ser humano actual. Partiendo de la idea de
inversión parental, Buss (2000) expone que, tanto con métodos de encuesta como con
registros psicofisiológicos, en personas heterosexuales, ha sido hallado que los varones
experimentan más malestar ante una infidelidad sexual que ante una emocional, mientras que
en el caso de las mujeres ocurre al contrario. En los varones, la infidelidad sexual pone en
duda que los hijos que el hombre cuida sean de él; en las mujeres, una infidelidad emocional
reduce el espacio de supervivencia de los hijos. Los individuos poseedores de este tipo de
motivación incrementaban la probabilidad de pervivencia de sus genes y de estas mismas
preferencias.
200

− El motivo de autoestima y de pertenencia. Vivir en grupo es una tendencia que ha sido


“seleccionada” por la Evolución porque facilita la supervivencia de la especie: los individuos
aislados tienen menos probabilidades de sobrevivir y, obviamente, de procrear. En esta línea,
Baumeister y Leary (1995) exponen que la necesidad de pertenencia está presente en la
caracterización genética de nuestra especie y que el descenso de la autoestima ante el rechazo
actúa como señal de la conveniencia de ajustarse a los estándares grupales. Los individuos
poseedores de esta motivación estaban más atentos a las expectativas del grupo y a la
posibilidad de ser rechazados, por tanto tendían a comportarse de manera que obtuvieran una
buena valoración del grupo, con lo cual obtenían ventajas supervivenciales y reproductivas
para él y para el grupo. Quien no experimentara malestar emocional ante el rechazo estaría
poco motivado a buscar la valoración positiva de los otros y la consecuencia final sería su
exclusión del grupo y, con ello, la reducción de sus probabilidades de supervivencia y
procreación.

− Estructura grupal. La Evolución “selecciona” a los grupos mejor adaptados; las


tendencias de sus miembros se transmitirán de generación en generación. No obstante, la
convivencia en grupo supone un reto adaptativo para éste, pues confluyen intereses
particulares de todos los miembros. Para solucionar estos problemas es necesario poner en
juego estrategias que favorezcan las metas colectivas y que también permitan las metas
personales. Como afirma De Waal (2001), la ventaja supervivencial para los grupos que
emplearan tales estrategias en tiempos ancestrales fue grande, pues los individuos que optaban
por no adaptarse a la vida grupal reducían sus probabilidades supervivenciales y
reproductivas. El conflicto de intereses intragrupal se atenúa mediante el establecimiento de
una estructura de grupo en la que cada miembro sabe cuál es su rol. Los grupos bien
estructurados tienen más probabilidades de sobrevivir, pues el colectivo estará más adaptado a
las presiones ambientales.

− Procesos intergrupales. La perspectiva evolucionista propone que los estereotipos


negativos, los prejuicios y las tendencias discriminatorias tuvieron en nuestros ancestros un
papel defensivo contra ciertas amenazas que podrían provenir de grupos extraños: pérdida de
recursos de gran valor supervivencial, como territorio o propiedades del grupo; pérdida de la
organización peculiar que facilitaba la supervivencia del endogrupo;… Las investigaciones de
Neuberg y Cottrell (2006) han comprobado que el prejuicio ante el exogrupo está basado en
201

percepciones de amenaza a los valores compartidos que constituyen fundamentos


convivenciales para el endogrupo: si los valores del exogrupo fueran tan válidos como los del
propio, se perdería la confianza en éstos como garantes de la organización de la vida común,
así, esta organización se debilitaría y con ello las oportunidades supervivenciales para el
grupo.

Mecanismos como éstos se han instaurado en las tendencias conductuales humanas


como resultado de una evolución desde tiempos ancestrales. Sin embargo, su presencia en el
ser humano actual no acontece en términos de reacciones automáticas y necesarias. Por
ejemplo, hoy en día es habitual que tanto la mujer como el varón aporten recursos para el
mantenimiento de los hijos, por lo cual los mecanismos de la inversión parental y de los celos
no actúan igual que lo harían en tiempos remotos.

Del mismo modo puede decirse de los procesos intergrupales: el hecho de que
nazcamos siendo sensibles a claves que implican algún tipo de amenaza exogrupal no
significa que tal sensibilidad esté ya programada de manera irresoluble. Está claro que el
contacto interracial es algo demasiado reciente dentro de la historia de nuestra especie, para
que el prejuicio derivado pueda ser considerado producto único de la Evolución. Lo que
probablemente sí ha evolucionado es un aparato psicológico que es perspicaz para detectar y
clasificar “claves de pertenencia” perceptibles −fisonomía, lengua, costumbres,…−.

Los argumentos evolucionistas no plantean un determinismo genético ni niegan el papel


del ambiente. Las tendencias que poseemos los humanos han sido “seleccionadas” por su
valor adaptativo ante los requisitos del medio ambiente, y sólo se ponen en marcha cuando el
contexto las facilita. Pero tales tendencias también buscan congruencia con las exigencias
−cambiantes− del contexto situacional y del sociocultural (Gaviria, 1999).

No queremos finalizar este apartado dedicado a la perspectiva evolucionista sin


mencionar la obra de Paul Ekman. Sus aportaciones acerca de la expresión emocional fueron
destacadas para la conceptualización de la comunicación no verbal humana. Ekman recoge la
teorización de Darwin sobre el gesto emocional como vestigio de conductas que, en el pasado
filogenético, tuvieron una función supervivencial y que han ido cambiando su función de lo
instrumental a lo expresivo. Partiendo de tal noción, Ekman y Friesen (1969) indican la
202

existencia de seis emociones básicas, innatas y universales en los individuos de nuestra


especie: alegría, tristeza, miedo, ira, sorpresa y repulsión. Sus investigaciones les llevan a
afirmar que los modos básicos de expresión no verbal de estas emociones son también
universales, así como los estímulos que las desencadenan. No obstante, la expresión
emocional humana −verbal y no verbal− también está pautada por las diferencias
interculturales (Younis, 2006).
203

EN RELACIÓN AL CONCEPTO DE PSICOLOGÍA SOCIAL:


ALGUNAS REFLEXIONES

En los capítulos precedentes hemos presentado una muestra representativa −pero sólo
una muestra− de la multiplicidad de líneas y temas de investigación a los que ha dedicado
atención la psicología social a lo largo de su historia. Ya decíamos en las primeras páginas de
este trabajo que la psicología social ha abarcado una diversidad tan amplia de temas de
estudio, que resultará muy complejo definir con precisión a qué se dedica esta disciplina, cuál
es, finalmente, su objeto. Un aspecto importante que no se debe olvidar es que la psicología
social ha llevado siempre consigo una cierta ambigüedad en su concepción, debido a su
proximidad a otras disciplinas más fuertemente consolidadas, como la sociología y la
psicología. Por ello, en función de la orientación de quien defina a la psicología social, le dará
a ésta un cariz más sociologista o más psicologista.

En la revisión de Jiménez-Burillo (2005) se constata que buena parte de los autores


pioneros en psicología social ni siquiera intentaron definirla o, cuando lo hicieron, como en el
caso de Floyd Allport, la describieron meramente como una ciencia de las relaciones
interpersonales y de la conducta individual influida por otros. Más adelante, ya en la época de
consolidación y expansión de la psicología social, Gordon Allport la definió como una
disciplina que se sirve de los métodos científicos para comprender y explicar cómo los
pensamientos, los sentimientos y las conductas de las personas son influidos por la presencia
actual, imaginada o implícita de otros (Allport, 1935, 1968). Ésta es una definición que fue
recogida por un buen número de psicólogos sociales, que la tomaron como referencia sobre la
cual añadir las ideas propias de cada uno. En este sentido, Jiménez-Burillo et alii (1992), en
un análisis de los principales manuales sobre psicología social, comprobaron que entre los
textos que incluían una definición de la disciplina el 50% de ellos aceptaban la propuesta por
Gordon Allport. Esto ocurría entre los que la definían, pues los citados autores explican que
sólo el 59% del total de textos analizados incluía un capítulo sobre el concepto y objeto de la
psicología social.
204

Sin embargo, la definición de Gordon Allport no fue plenamente aceptada por aquellos
psicólogos sociales que adoptaron el acercamiento sociologista, cuyo enfoque se distinguía
por el estudio de los procesos psicosociales dentro de un contexto sociocultural, reconociendo
el papel crítico de esos procesos en las relaciones interpersonales, en la dinámica social y en
la estructura social (Álvaro et alii, 2007; Cartwright, 1979). Su propuesta fue superar la
reducción del contexto social a la mera presencia real o imaginada de otros, como destilan las
definiciones de corte individualista al estilo de la de Allport. Pero, como afirman Garrido y
Álvaro (2007) y Jiménez-Burillo (2005), la psicología social “estándar” −psicologista− no ha
visto la necesidad de participar en esos debates, a los cuales mira de lejos, como si no fueran
con ella.

Haciéndose eco de la afirmación de George Herbert Mead de que “la sociedad y el


hombre son lo mismo”, algunos autores como Ibáñez (2003) u Ovejero (1997) han sugerido la
caracterización de la psicología social como el estudio de la dimensión social constitutiva de
la naturaleza humana, lo cual se opone a la noción de la simple presencia de otros y a la
asunción de desvinculación esencial entre individuo y sociedad. En un sentido similar,
Torregrosa (1985) señala que la psicología social pretende comprender la experiencia y la
conducta humana en virtud de los nexos reales, imaginarios y simbólicos que vinculan a los
hombres entre sí en su vivir cotidiano; la psicología social es, para este autor, una disciplina
que pretende entender la condición humana, la cual es, por su propia constitución, social y
simbólica.

Por su parte, Morales (1985) plantea que la psicología social ha de intentar articular en
su seno las aportaciones de la psicología y de la sociología, necesidad que este autor concreta
en dos exigencias fundamentales: dilucidar la influencia que los aspectos sociales −el
ambiente o contexto, la cultura y la estructura social− tienen sobre los fenómenos que
constituyen su campo de estudio y dilucidar cómo se produce la incidencia de esos aspectos
socioculturales.

Investigadores psicosociales clásicos como Doise (1979), Moscovici (1984, 1985) o


Sherif y Sherif (1975) propusieron que aquello que confiere especificidad científica a la
psicología social es, precisamente, su papel de punto de unión entre el conocimiento
psicológico y el sociológico. En concreto, Moscovici replantea la visión psicosocial como una
205

“relación ternaria” que pretende superar la dicotomía sujeto-objeto, individuo-sociedad. Es


decir, se trataría de integrar un mediador que rompiera con la orientación dicotómica y, de
esta manera, lo bipolar se transformara en tripolar. A diferencia de la psicología y de la
sociología, lo propio de la visión psicosocial es que no abordaría una división tajante entre
sujeto y objeto, sino que operaría con un esquema ternario: sujeto individual - sujeto social -
objeto social. Este esquema presupone la mediación de un tercero entre el sujeto y el objeto.
Así, el gran salto que estaría dando la psicología social es interponer entre el ego y el objeto
un alter ego, sede de la mediación. Lo que cabe destacar de este esquema es su concepción de
lo social como un sistema de representaciones intermentales.

De la asunción de relación ternaria de Moscovici se derivarán dos implicaciones


importantes para la psicología social. La primera es que la conducta del individuo estará
siempre situada dentro un contexto de referencia, que son las respuestas de ese sujeto a
aquellos estímulos que le son dados en función de los roles que ocupa. La segunda es que lo
que caracterizará a la psicología social no será tanto su objeto como el enfoque que le es
propio: éste será un modo peculiar de observar los fenómenos y las relaciones, y es esto lo
que permitirá afirmar que existe una visión psicosocial. Así, Moscovici (1989) propone a la
psicología social como una disciplina “puente” capaz de integrar conocimientos de distintas
ciencias sociales, pues en el análisis psicosocial se manejan conceptos que constituyen el
objeto de estudio de otras disciplinas: desde procesos cognitivos y comportamentales a
procesos macrosociales, culturales o socioestructurales.

Recogiendo las ideas de Moscovici, plantea Pérez-Pérez (1994) que la psicología social
se ocupará, por una parte, de cómo se inscribe la realidad social en el individuo; estudiará,
también, cómo el individuo trata de inscribir en los otros esa realidad social interiorizada; y se
encargará, de igual modo, de estudiar los procesos que propician que los objetos sociales, a
través de la interacción, adquieran nuevos significados en la visión de los individuos y
constituyen un medio de compartir con los demás la realidad.

En una vertiente más pragmática, Insko y Schopler (1980) califican a la psicología


social como la disciplina que las personas que se autodenominan psicólogos sociales están
interesadas en estudiar. De alguna forma, se está reconociendo implícitamente que buscar una
definición intencional es buscar sólo eso, una declaración de intenciones. Tratar y discutir de
206

las intenciones se queda en el plano de lo ideal, pero lo que cuenta, según Insko y Schopler, es
lo que realmente se hace en el terreno, esto es, la definición efectiva. Ésta es menos
comunicable, más compleja y sólo se ejemplifica a través de las líneas de investigación, en los
libros de texto y en la docencia universitaria. Jiménez-Burillo (2005), tras una revisión de los
manuales de psicología social, sintetiza, con mucho realismo, que el asunto puede plantearse
así: primero, sustantivamente, la psicología social ha sido y es una ciencia con muy amplios y
muy diversos intereses de estudio; segundo, formalmente, sus análisis pocas veces han sido
desarrollados desde una perspectiva propia, sino más bien incurriendo en reduccionismos
psicologistas; y tercero, en ningún texto de la disciplina existe algún criterio organizador de
ese pluralismo temático, siendo la regla la mera yuxtaposición de tópicos adosados los unos
con los otros.

Blanco (1988) va, incluso, más allá al afirmar que la psicología social no tiene un objeto
propio y, por consiguiente, parece improcedente hacer descansar sobre tan “efímero y
superficial asunto” la misma naturaleza de lo psicosocial: la psicología social, como el resto
de ciencias sociales, no es una disciplina cuya razón de ser sea primordialmente temática. Cita
a Émile Durkheim en su afirmación de que los seres humanos no han esperado al
advenimiento de la ciencia social para formarse ideas sobre la política, la moral, la familia, el
Estado o la sociedad misma, porque, obviamente, no podrían haber pasado sin ellas para
poder vivir. Lo psicosocial, prosigue Blanco, no es un conjunto de hechos que suceden como
consecuencia del maridaje entre individuo y sociedad, sino una manera de enfrentarse a los
datos, los temas y las preocupaciones de siempre. Y aquí radica, según Blanco (2003), la
quintaesencia de la psicología social: el intento de explicar y cambiar una realidad −la
social−, cuya dinámica es intrínsecamente problemática.

Las referidas afirmaciones de Amalio Blanco acrecientan el interés por las nuevas
teorías y orientaciones psicosociales, a las que nos hemos referido en el capítulo anterior. En
el ámbito de las ciencias sociales, el conocimiento generado no es independiente de la
reflexión epistemológica que se haga y, naturalmente, la definición del objeto estará
intrínsecamente vinculada a cómo sea el tipo de saber que se postule y al valor que se le
confiera desde aquella reflexión (Crespo, 1995). Se trata de un objetivo científico al que,
ciertamente, se puede llegar por diversos caminos; es decir, los caminos −el método− son tan
diversos como las necesidades de la investigación. En este sentido, autores como Álvaro
207

(1995) o Munné (1993, 1996) defienden la necesidad de un pluralismo teórico y metodológico


en psicología social, que incluya otros métodos diferentes al experimental, pues, sin negar la
importancia que este método ha tenido para el desarrollo de la disciplina, es también cierto
que en el pensamiento psicosocial tienen cabida otros presupuestos que también forman parte
de su historia.

Así como el campo teórico de la psicología social no puede ser monocolor, tampoco su
objeto de estudio debe constituir un espacio cerrado o perfectamente delimitado, en el que no
puedan entrar otras disciplinas o del que no se pueda salir para entrar en contacto con ellas.
No puede ser un espacio en el cual todo esté tan bien definido que ese espacio sea único y de
total exclusividad. Poner fronteras internas entre las ciencias sociales, además de ser un
planteamiento arcaico, no contribuirá a hacerlas más fructíferas, pues eliminará áreas de
intersección donde se podrían explicar fidedignamente numerosas cuestiones relevantes sobre
el ser humano y sus productos.

Afirma Torregrosa (1984) que la tarea de los psicólogos sociales debe ser construir una
ciencia psicosocial coherente y sensible con los problemas reales a los que se enfrentan las
personas de nuestros días. Es necesario, prosigue este autor, hacer transparentes en términos
humanos concretos los procesos y tensiones sociales que enhebran el acontecer cotidiano de
los individuos, de los grupos y de las sociedades.
208

EL MÉTODO EN PSICOLOGÍA SOCIAL

A grandes rasgos, pueden definirse dos orientaciones metodológicas en psicología


social: la metodología cuantitativa y la metodología cualitativa. La primera persigue la
predicción de los fenómenos, a través del análisis de causas y efectos y/o del esclarecimiento
de la magnitud de la relación entre las variables; utiliza, principalmente, experimentos,
técnicas de encuesta y análisis estadísticos para tratar los datos obtenidos. Por su parte, la
metodología cualitativa, también a grandes rasgos, parte de unos supuestos más
hermenéuticos y, allí donde la metodología cuantitativa persigue predicción, la cualitativa
busca la interpretación y descubrimiento de significados; hace uso de entrevistas abiertas,
técnicas de observación y otras técnicas similares que permiten acercarse a la realidad social
estudiada de manera directa. Ambas se caracterizan por la creación de nuevo conocimiento
científico, si bien defienden aproximaciones distintas.

Hasta qué punto estas dos aproximaciones metodológicas son excluyentes constituye un
elemento de debate que hoy todavía no parece aclarado. Son numerosos los autores que han
defendido la complementariedad de la metodología cuantitativa y la cualitativa, al menos
como un objetivo a conseguir (Anguera, 1998; Ibáñez, 1992; Sabucedo et alii, 1997).
Algunos, como Álvaro (1995), manifiestan que no existe contradicción alguna en utilizar
ambas metodologías, de forma conjunta, en la investigación social, pues la utilización de
diferentes recursos metodológicos puede, incluso en un mismo estudio, aportar una visión
más enriquecedora de la realidad que se está estudiando.

Pero también se ha destacado la idea de que buena parte del auge de la metodología
cualitativa en ciencias sociales está relacionada con el desencanto producido, en las últimas
décadas, en el campo de las técnicas cuantitativas. Así, autores como Ruiz-Olabuénaga e
Ispizua (1989) o Sabucedo et alii (1997) mencionan la escasa proyección social de numerosos
resultados en las investigaciones cuantitativas, así como la dificultad de comprensión, incluso
para muchos profesionales, de la elaboración metodológica; todo ello frente a la mayor
visibilidad y proximidad a las situaciones reales que ofrecen los métodos cualitativos. Ovejero
(1997) se pregunta por la relevancia social de muchas investigaciones experimentales o
correlacionales en el campo de la psicología, que se limitan a exponer hechos evidentes con
209

enrevesados análisis estadísticos. En muchos casos, el aval de la complicación metodológica


parece bastar y el de la utilidad social de lo que se investiga no es ni tan sólo requerido.

Ese desencanto y, en ocasiones, la evidente trivialidad de los resultados obtenidos con


procedimientos cuantitativos, ha generado un renovado interés por las técnicas cualitativas.
Jiménez-Burillo (2005) es contundente al afirmar que la mayoría de los estudios
estadounidenses nos han dejado multitud de ejemplos de un tipo de empirismo abstracto y
ramplón. Sin embargo, no deja de existir el peligro de que las técnicas cualitativas se
conviertan en el refugio de investigadores poco versados en elaboraciones teóricas, que
utilicen la aparente docilidad de este tipo de técnicas para la construcción de discursos vacíos
de contenido. Esta pretendida falta de rigor en los métodos cualitativos ha constituido, sin
duda una, de las principales críticas a este tipo de acercamiento por parte de los defensores de
la metodología cuantitativa. Pero esta dicotomía entre el rigor y la ausencia del mismo incluye
elementos artificiales e irreales en la discusión. Así, las técnicas utilizadas desde el enfoque
cualitativo presentan una serie de supuestos de rigor cuya transgresión invalida
automáticamente su utilización (Ruiz-Olabuénaga e Ispizua, 1989). A ello nos referiremos en
un apartado posterior dedicado a caracterizar la metodología cualitativa.

Otro punto de divergencia que se ha señalado entre ambas metodologías es el de los


procesos lógicos inherentes a cada una de ellas. La idea del debate ha sido que mientras la
metodología cuantitativa utiliza una aproximación hipotético-deductiva al estudio de los
problemas de investigación, la metodología cualitativa descansaría en procesos inductivos
para la configuración de esquemas conceptuales. No obstante, Álvaro (1995) destaca que, en
la práctica, gran número de trabajos cuantitativos no parten de una teoría articulada, de la
misma forma que muchos de los métodos cualitativos sí parten de un esquema conceptual
previo bien construido.

Es más difícil de lo que a simple vista parece establecer disparidades rotundas entre
ambas formas de investigación. Probablemente, si existe una diferencia primordial que pueda
justificar hablar de dos tipos de metodologías, ésta es la orientación epistemológica que les
sirve de base. En este sentido, no se trataría de decantarse por uno u otro método, sino de
explicitar adecuadamente los objetivos que guían la estrategia investigadora, en función de
que sea utilizada una u otra metodología (Álvaro, 1995; Ibáñez, 1992; Sabucedo et alii, 1997).
210

En los apartados que siguen se expondrá una caracterización de ambas formas de


investigación para la psicología social.

Metodología cuantitativa

El acercamiento experimental

Un estudio experimental consiste, esquemáticamente, en la manipulación de una


“variable independiente” para observar sus efectos sobre una “variable dependiente”. De esta
manera, se busca establecer relaciones causales entre ambas. En el experimento psicológico y
psicosocial, la variable dependiente es, generalmente, una variable registrable en términos
conductuales, actitudinales o de actividad cognitiva.

Puesto que el experimento es el representante aventajado de los planteamientos


positivistas más radicales, el análisis de su idoneidad por parte de los filósofos de la ciencia y
de los científicos sociales ha centrado uno de los debates más relevantes en el desarrollo del
conocimiento científico durante las últimas décadas (Crespo, 1995; Ibáñez e Íñiguez, 1999).
En líneas generales, el método experimental se basa en la idea de que es posible aislar las
principales circunstancias que influyen en el fenómeno objeto de estudio. En la medida en que
sea posible identificar las causas y aislarlas, será factible comprobar el sentido y la magnitud
de los efectos y, por tanto, realizar una explicación de la realidad en términos causales
(Kantowitz, Roediger y Elmes, 2001).

La orientación teórica es la que determinará qué elementos hay que analizar, y la


metodología experimental identificará bajo qué condiciones puede esperarse que las
conclusiones sean válidas y generalizables. El experimento supone una simplificación −para
algunos, una hipersimplificación− de la realidad, pero, en todo caso, no una simplificación
caprichosa o aleatoria, sino que viene justificada por un desarrollo teórico que lo precede y
avala.

Howe y Reiss (1993) plantean la metáfora de la observación en el microscopio para


explicar la lógica de la simplificación. De acuerdo con estos autores, la observación en un
microscopio presenta tres propiedades: aísla, amplifica y facilita la comparación. Cuando se
observan células al microscopio se crea una realidad aislada, lo que permite concentrarse en
211

aquellos aspectos considerados importantes y eliminar la visión de elementos que pudieran


crear distracción o confusión. Obviamente, existen circunstancias que no se observan −no
están bajo la lente del microscopio− pero que sí inciden en el fenómeno observado. De lo que
se tratará es de identificar y controlar esas circunstancias secundarias. Por otra parte, el
investigador puede amplificar aquello que observa, permitiendo un análisis que, de otra
manera, quizás fuera inviable. Por último, se pueden utilizar determinados componentes
químicos o luminosos para destacar algunos aspectos de lo observado −colorear algunas
partes de la célula, dirigir haces de luz,…− lo cual facilitará un seguimiento de aquellas
variables que se consideren relevantes. No hay que olvidar que, aun en este proceso de
contraste, siguen existiendo zonas que dejan de estar visibles al observador, produciéndose un
cierto distanciamiento entre lo que está sucediendo alrededor del fenómeno y lo que el
científico puede observar.

En el caso de la investigación social, siguen explicando Howe y Reiss (1993), el


investigador también aísla, amplifica y focaliza. Aísla, porque la persona es sacada de su
contexto natural para ser analizada en un entorno simulado o artificial, donde poder sacar a
relucir ciertas manifestaciones conductuales; amplifica, porque se utilizarán instrumentos
metodológicos que incrementarán la visión de algunas variables que interesa analizar, para
que puedan ser observadas con claridad; y focaliza porque se selecciona la información,
centrando su estudio en aquellos aspectos considerados más relevantes y dejando el resto en
un segundo plano.

El método experimental en psicología social ha sido protagonista de un amplio abanico


de críticas internas, muchas de las cuales se han recogido y analizado en los capítulos
precedentes. Ovejero (1997) recuerda que el paradigma experimental surgió en el ámbito de la
astronomía y de la física, con la finalidad de explicar el mundo exterior al sujeto vivo,
extendiéndose después a las ciencias biológicas y médicas, pero también a la psicología e,
incluso, a la psicología social. Así, el modelo metodológico de la física se exportó al estudio
de los sistemas vivos, que fueron sometidos a la lógica de la relación lineal causa-efecto.

Exponiendo la cuestión de forma sintética, diferenciaremos tres tipos de críticas


formuladas al método experimental en psicología social:
212

− Críticas relacionadas con la generalización de los datos. Los datos obtenidos en la


investigación experimental resultan de situaciones que han sido manipuladas y, por tanto, no
se corresponden con los escenarios naturales de la vida social (Álvaro, 1995; Fernández-Dols,
1990; Harré y Secord, 1972). La artificialidad de las situaciones experimentales supone un
obstáculo para la generalización de los resultados. La cuestión será dirimir hasta qué punto los
aspectos esenciales siguen intactos en la situación manipulada experimentalmente y en qué
grado esa manipulación distorsiona la situación y provoca o no que las respuestas de los
sujetos se ajusten a las de una situación real (Howe y Reiss, 1993).

− Críticas a la simplificación. Tiene que ver con la metáfora del microscopio antes
expuesta. Los análisis experimentales suelen restringir el universo social a un pequeño
conjunto de variables −habitualmente dos: variable independiente y variable dependiente,
causa y efecto− cuando, en la vida real, el espectro de variables contextuales, sociales,
comunitarias o culturales es de amplitud mucho mayor. Obviamente, estas últimas son
variables muy difícilmente manipulables experimentalmente, por lo que el experimentador
suele limitarse a controlarlas mediante procedimientos de muestreo y agrupación. Tajfel
(1972a) realiza una dura crítica a esta característica de la investigación experimental y señala
que la psicología social se convertirá una ciencia realizada en un vacío social, si los
investigadores no se interesan por los factores contextuales y grupales que están
condicionando la creación de expectativas de los individuos y, por tanto, la explicación de su
conducta.

− Críticas éticas. La mayoría de las condiciones experimentales son inocuas para los
sujetos, sin embargo, muchas investigaciones de este tipo, realizadas a lo largo de la historia
de la psicología social, han incluido situaciones en las que los sujetos eran sometidos a
tensiones emocionales, relacionales, intelectuales, cognitivas, físicas o éticas. En estos casos,
la situación experimental no difiere en su apariencia externa y en la tensión experimentada a
la que se crearía en un programa televisivo de cámara oculta. Las exigencias de la
operativización de la variable independiente han justificado está complicada situación moral.
Como ponen de manifiesto Howe y Reiss (1993), cada persona es diferente y, por tanto,
siempre está presente la posibilidad de que alguien experimente una situación que pretende
ser científicamente neutra como algo muy incómodo o desagradable.
213

El problema de la validez en la investigación experimental

De manera genérica, se considera que un estudio posee validez cuando posee un


determinado nivel de verosimilitud respecto a la calidad de la información aportada y de las
inferencias establecidas por el investigador (Ato, 1998a; Pascual, García-Pérez y Frías, 1996).
Donald Campbell fue el autor que introdujo la teorización básica sobre la validez en la
investigación psicológica, tal y como la conocemos hoy. Siguiendo a Campbell y Stanley
(1966) y a Cook y Campbell (1979) diferenciaremos entre la validez interna, la validez
externa y la validez de constructo. Dedicaremos este apartado a la definición de las tres y al
análisis de los problemas a ellas asociados.

La validez interna indica hasta qué punto el investigador puede establecer como ciertas
las conclusiones que obtiene de su investigación. Se refiere, por tanto, al grado de confianza
con que puede inferirse si una relación causal entre variables es o no interpretable en el
sentido apuntado por el investigador. Este concepto está vinculado al de control de las
variables, que tiende a ser máximamente estricto en la investigación experimental. Sin
embargo, alcanzar dicho propósito no es fácil, dado que, muy a menudo, habrá otros factores
que operen al mismo tiempo que las variables independientes, y que deberán ser controlados
para poder separar los efectos que tienen sobre las variables dependientes. Como
metafóricamente ha señalado Fernández-Dols (1990), la validez interna es como el horizonte:
nunca se alcanza completamente, aunque sólo sea porque no hay una explicación científica
que sea totalmente irrefutable.

Con objeto de asegurar la validez interna de la investigación, será necesario analizar la


situación experimental y eliminar −o, al menos, controlar− los posibles elementos o factores
que permitirían dar explicaciones alternativas a los cambios observados en la variable
dependiente. El investigador, para maximizar validez interna, es decir, para incrementar la
confianza atribuida a sus conclusiones, tendrá que controlar las posibles influencias
sistemáticas, no objeto de comprobación, que podrían invalidar el proceso de inferencia. Así,
se convierte en objetivo de todo experimento el control de la varianza sistemática secundaria
y la minimización de la varianza de error, a través de las técnicas de control y elección del
diseño más adecuado.
214

Los cambios producidos en la variable dependiente no podrán ser atribuidos con total y
absoluta seguridad a la acción de la variable independiente. Sin embargo, la planificación
cuidadosa de la investigación asegura que dicha atribución pueda tener una elevada
probabilidad. Durante la planificación es importante considerar qué técnicas de control se
llevarán a cabo, así como qué diseño será el más adecuado, lo cual permitirá obtener
conclusiones con un menor grado de ambigüedad respecto al papel desempeñado por la
variable independiente. Por lo tanto, se considera que un experimento posee validez interna
cuando se han controlado o eliminado factores que posibilitarían explicaciones alternativas a
las formuladas como conclusiones.

La aleatorización desempeña un papel clave en el control de esas amenazas,


favoreciendo la homogeneidad de los grupos. Si los grupos comparados se pueden considerar
similares, los efectos de la variable independiente serán más claros. Por ejemplo, si el grupo
experimental y el de control no difieren en los valores de tendencia central de ciertas
características personales de sus miembros, será más verosímil atribuir las diferencias en la
variable dependiente al efecto de la variable independiente.

El segundo tipo de validez al que nos referiremos es la validez externa. Cuando se lleva
a cabo una investigación se pretende poder generalizar los resultados obtenidos más allá del
propio estudio, es decir, que los resultados puedan ser extrapolados a otras personas,
ambientes y contextos. La validez externa responde a la cuestión de si lo hallado en la
investigación, con una muestra concreta y en un contexto concreto −por ejemplo, el
laboratorio−, se puede aplicar a otros grupos de sujetos y en otros contextos diferentes al de la
investigación. Para posibilitar la generalización, la muestra ha de ser representativa, en
número y características, de la población objeto de estudio.

Como apunta Ato (1998a), una de las amenazas a la validez externa deriva de la posible
existencia de los llamados “efectos de interacción” entre los errores de selección muestral y el
tratamiento experimental. Se refiere a que se escogieran individuos con una o varias
características que provocan que el tratamiento experimental produzca un resultado que no se
daría si las personas no tuvieran esas características. Los efectos de interacción impedirán
generalizar los resultados obtenidos más allá de las condiciones concretas de la investigación.
Esto explica el caso de resultados contradictorios en estudios aparentemente similares, dado
215

que los sujetos seleccionados en cada uno no son representativos de una misma población de
referencia. Este hecho es frecuente cuando se llevan a cabo muestreos arbitrarios y no
aleatorios para seleccionar la muestra.

Como estamos viendo, la validez externa se refiere tanto a la posibilidad de generalizar


los resultados a otros grupos de personas −validez de población− como a poder hacerlo a otras
condiciones ambientales diferentes a las operativizadas en el estudio −validez ecológica−.
Con objeto de poder generalizar los resultados de la investigación a los contextos de la vida
real, sería recomendable utilizar condiciones de investigación semejantes a las condiciones
naturales en las que se produce el fenómeno que se está analizando (Bronfenbrenner, 1977).

Otro tipo de amenaza a la validez externa está relacionada con la interacción entre el
momento histórico y los resultados de la investigación. Los hechos o acontecimientos
históricos son mutables, por eso su acontecer podría estar interaccionando con el efecto de la
variable independiente en una investigación psicosocial. Entonces, los resultados obtenidos
podrán referirse a dicho periodo, pero se reduciría su generalización. Ha sido objetivo de la
investigación cuantitativa en psicología social alcanzar conclusiones que no se limiten al
momento particular en que el estudio se realizó, sino que se mantengan a lo largo del tiempo.
Sin embargo, autores como Gergen (1992) o Ibáñez (1990) ya avisaron de lo escurridizo de
este objetivo para las ciencias sociales.

La presencia de validez tanto interna como externa puede ser estudiada mediante la
replicación de los resultados, de tal modo que se pueda maximizar la confianza en los efectos
observados de la variable independiente sobre la variable dependiente. Por otro lado, si un
experimento carece de rigor metodológico en su ejecución, no tiene sentido preguntarse sobre
la posibilidad de generalizar los resultados. Si se carece de validez interna, no existirá una
posibilidad lógica de validez externa. Dado que existe una relación entre ambos tipos de
validez, se tratará de alcanzar un nivel óptimo de ambas, de manera que las conclusiones
obtenidas puedan ir más allá de la propia situación de investigación, con objeto de avanzar en
el conocimiento científico acerca del comportamiento de los fenómenos.

La validez de constructo es el tercer tipo de validez del que trataremos en este apartado.
Se refiere a la explicación teórica dada a los resultados, es decir, a cómo una medición se
216

relaciona con otras, de acuerdo con la teoría que concierne a los conceptos que se están
midiendo. Al llevar a cabo un estudio de investigación interesa comprender qué constructos
teóricos subyacen y explican las modificaciones observadas en la variable dependiente. Se
considera que un constructo teórico tiene un alto grado de validez, si posee validez
convergente y validez discriminante. La validez convergente refleja el hecho de que diferentes
operativizaciones de una misma entidad teórica convergen en señalar resultados congruentes.
La validez discriminante se obtiene cuando operativizaciones de distintos constructos no
señalan los mismos resultados.

Al igual que en los dos tipos de validez anteriores, existen una serie de factores que
amenazan a la validez de constructo. La operativización inadecuada del constructo teórico es
la principal responsable de la pérdida de validez de constructo. Otras amenazas son las dos
siguientes:

− El efecto del experimentador. Alude a la influencia que las expectativas y creencias de


éste ejercen sobre las respuestas de los sujetos, pudiendo, sin querer, sugerir incluso la
hipótesis experimental. Dependiendo de la situación experimental y del contacto
experimentador-sujeto, dicho sesgo podría ser activado tan sólo por cambios en el tono de
voz, en la postura o en la expresión facial a la hora de dar las instrucciones, entre otros
factores. La validez de constructo se considera que ha sido dañada cuando no es posible
separar los efectos del tratamiento experimental de los efectos del experimentador. Rosenthal
(1967) considera que existen dos tipos de efectos del experimentador: efectos interactivos y
efectos no interactivos. Los primeros están directamente relacionados con la conducta del
experimentador durante el experimento y con su manera de comunicarse con los sujetos,
mientras que los segundos se refieren a los sesgos cognitivos del experimentador al registrar
los datos, computarlos e interpretarlos.

− Los elementos de la situación experimental. Existen ciertos elementos, demandas y


características de la situación experimental que podrían influir en los resultados: ciertas pistas
situacionales que pueden sugerir la hipótesis experimental, la motivación a la aquiescencia
para agradar al experimentador −muchas veces éste es un profesor universitario y los sujetos
experimentales son sus alumnos− o la información comunicada por los sujetos que ya han
pasado el experimento a otros nuevos sujetos, revelándoles las instrucciones o el
217

procedimiento. Tales elementos se convierten en amenazas cuando pueden contaminar los


resultados obtenidos. La utilización de grupos control permite reducir la influencia indeseada
de las características de la situación experimental.

Doise et alii (1985), argumentan que, con la finalidad de favorecer a la validez de


constructo, el experimento en psicología social no deberá ser tratado como una simulación de
la realidad, sino como una teoría de la realidad, que tendrá que representarla fidedignamente,
además de incorporarse un análisis de las relaciones sociales en las que está inserta la propia
situación experimental y de la relación entre experimentador y sujeto.

Acercamiento experimental versus acercamiento no experimental

Ha sido muy común en la psicología social institucionalizada anteponer la investigación


experimental a la investigación correlacional. Sin embargo, ésta también forma parte de los
métodos de investigación cuantitativa en psicología y en psicología social. En la investigación
correlacional el investigador construye una batería de tests que recoge las variables a estudiar
y que es administrada, mediante el método de encuestas, a una muestra representativa de la
población objeto de estudio. Los posteriores análisis estadísticos de los datos permitirán
obtener un nivel de significación alusivo a la relación entre las variables y así poder inferir el
“comportamiento” de éstas en los escenarios naturales (Fowler, 1993).

Lee Cronbach expuso un riguroso y muy influyente análisis de la relación de tensión


entre el enfoque experimental y el correlacional (Cronbach, 1957, 1975). En el enfoque
experimental, los científicos manipulan en el laboratorio las condiciones para observar sus
consecuencias, mientras que los científicos correlacionales se ocupan de descubrir las
asociaciones entre variables presentes en el entorno social. Cronbach explica que, en
ocasiones, el experimentador no se percata de que los resultados del experimento pueden estar
distorsionados por las características de los sujetos experimentales o por las condiciones de
laboratorio y, aun así, saca conclusiones que pretende generalizar. Además, continúa
Cronbach, en algunos estudios experimentales no se observan efectos significativos en la
variable dependiente, debido al tamaño de la muestra. En este sentido, si se quiere aumentar el
nivel de significación, el incremento de la muestra se puede llegar a hacer prohibitivo. Así,
según Cronbach, el investigador, preso de la hipótesis nula, tenderá a desdeñar una gran
218

cantidad de datos. Estas situaciones, nefastas en la investigación experimental, pueden ser, en


parte, paliadas por la investigación correlacional. Por ello, propone Cronbach que la
psicología producirá un mayor beneficio social, si pudiera encontrarse la aplicación conjunta
de métodos experimentales y correlacionales. Así, presenta los estudios ATI como el camino
a seguir para unificar las dos metodologías.

Los estudios ATI −attribute-treatment interaction− fueron una alternativa metodológica


que empezó a ser utilizada por los investigadores sobre los métodos de enseñanza. Suponen
un caso especial del estudio científico de la interacción persona-ambiente, que trata de
comprender cómo, cuándo y por qué diferentes personas se benefician de diferentes tipos de
instrucción, así como qué diferentes condiciones educativas pueden ser mejoradas mediante
su adaptación a las necesidades y características de cada tipo de personas (Cronbach y Snow,
1977). Es decir, los diseños ATI intentan explicar qué condiciones afectan a qué tipo de
personas.

La propuesta metodológica de Lee Cronbach es que se deberían alterar las prioridades


en la investigación, lo que lo lleva a esbozar un nuevo modelo de ciencia psicológica que
enfatiza el contexto de descubrimiento más que el de verificación, la observación más que la
contrastación de hipótesis y la comprensión del hecho concreto más que la construcción de
teorías generales. Las sucesivas experiencias de investigación permitirán al investigador
incluir nuevas variables para poder explicar de forma más detallada el fenómeno estudiado.

Cronbach aboga por un empirismo a corto plazo, abandonando la pretensión de alcanzar


leyes generales predictivas. Pero también desliza una acusación velada a la psicología
institucionalizada, cuando expresa que si el psicólogo estudiara más sobre historia,
antropología, sociología y filosofía estaría mejor preparado para su trabajo; una precisión que,
proviniendo de un reputado metodólogo, es más que significativa. En forma resumida, la tesis
de Cronbach podría exponerse de este modo: el método experimental, debido al problema de
la generalización, no constituye una panacea en la investigación y en esto se equipara con el
método correlacional, que si bien ha sido tildado como carente de control, puede aportar
resultados tan válidos como el experimental. Ambos métodos, sin embargo, deben aplicarse
siempre que haya una justificación teórica sólida que les sirva de base. Esta justificación
teórica, en la medida en que está comprometida con la sociedad en la que vive el investigador,
219

no sólo debe nutrirse de la propia ciencia psicológica, sino que debe atender a la historia del
hombre y a sus producciones culturales (Cronbach, 1975).

No existe, por tanto, una relación de exclusión mutua entre el acercamiento


experimental y el correlacional, sino una complementariedad que, de hecho, puede enriquecer
el proceso de investigación cuantitativa. Los estudios correlacionales son útiles para estudiar
fenómenos naturales que no se pueden someter fácilmente a manipulación experimental
debido a razones diversas, sean de tipo ético o técnico. Ni siquiera puede establecerse una
distinción tajante identificando a los estudios experimentales como aquéllos que buscan
explicar y los correlacionales como aquéllos que pretenden describir, dado que pueden
llevarse a cabo experimentos con fines descriptivos y estudios correlaciones que confirman
hipótesis sobre relaciones causales (Fernández-Dols, 1990).

En este sentido, el creciente desarrollo de la estadística multivariada ha posibilitado


mejorar la inferencia en los estudios correlacionales, aproximándola a la investigación
experimental. Las técnicas multivariadas permiten, bajo ciertas condiciones, sustituir la
manipulación experimental por procedimientos de manipulación estadística, mediante el uso
de sistemas de ecuaciones estructurales y la asociación de tales ecuaciones a una serie de
supuestos o condiciones que exigen la explicitación formal de los modelos causales
implícitos. Este tipo de técnicas multivariadas constituye un prometedor campo de estudio y,
no cabe duda, ha permitido refinar considerablemente las conclusiones de los estudios que las
utilizan.

Parece evidente que no hay una irreconciliable dicotomía “acercamiento experimental


versus acercamiento correlacional”, sino más bien un continuo o gradación a lo largo de una
serie de dimensiones comunes a ambas metodologías, tales como el tamaño de las unidades de
estudio, las escalas de medida, la naturalidad del contexto, el control del contexto, el control
de la muestra o la manipulación de variables.

Un acercamiento intermedio es el de los diseños cuasi-experimentales. Se utiliza


tratamiento experimental y la variable dependiente se puede registrar mediante cuestionarios
psicométricos. Su principal característica es que la asignación de los sujetos a grupos no es
220

realizada aleatoriamente, dado que se trabaja con “grupos intactos”, es decir, grupos ya
constituidos. Ato (1998b) diferencia dos tipos básicos de diseños cuasi-experimentales:

− Diseños pretest-postest. Requieren una observación en un momento previo a la


administración del tratamiento experimental −o cuasi-experimental−, registrada en un grupo
único de individuos, y una segunda observación en un momento posterior a la administración
en el mismo grupo de individuos. El efecto del tratamiento se evalúa mediante las diferencias
encontradas entre ambas mediciones. Dado que sólo existe un grupo de sujetos, la asignación
a grupos no existe.

− Diseños cuasi-experimentales solamente postest. Sólo existe una observación,


posterior al tratamiento, pero la asignación a grupos se efectúa en función de variables
demográficas, como sexo, edad, clase social,…

Los diseños cuasi-experimentales se utilizan en las situaciones en que el investigador no


puede asignar los sujetos al azar, por ser grupos ya formados con anterioridad, o cuando tiene
un poder limitado para manipular experimentalmente las variables independientes. Lo que
estos diseños pierden en validez interna, lo ganan en validez externa.

Metodología cualitativa

Si un recién llegado −por ejemplo, un estudiante con una beca− quisiera conocer cómo
son las costumbres del país que le acoge, podría optar por varias alternativas: observar el
comportamiento de sus habitantes en escenarios naturales, conversar y preguntar a éstos
acerca de lo que quiere saber, escuchar las conversaciones mantenidas entre los autóctonos o,
incluso, prestar atención a lo que aparece en los medios de comunicación locales. De esta
forma, se hará una idea bastante precisa de lo que pretende. Pues bien, si un investigador
social pretendiera realizar un estudio sobre el significado de los modos de vida y de relación
en determinados grupos sociales, podría optar por la aplicación sistemática y metódica de
técnicas de observación directa, de entrevistas en profundidad, de grupos de discusión o de
análisis documentales. Así, el investigador podrá generar conocimiento de una manera tan
fidedigna que no podría excluirse el calificativo de “científico” para su quehacer.
221

La metodología cuantitativa ha sido tradicionalmente vinculada con el positivismo y, en


contraste, algunos autores ven en la metodología cualitativa una orientación que respeta los
principios pospositivistas (Ibáñez e Íñiguez, 1999). De acuerdo con Rosenblatt y Fischer
(1993), existen numerosas modalidades de investigación cualitativa, e incluso algunas de ellas
pudieran formar parte un acercamiento experimental o cuasi-experimental. Lo cierto es que,
como afirma Ibáñez (1992), cualquier método adquiere relevancia en función de la teoría que
le sirve de base. Lo que caracteriza y diferencia al acercamiento cualitativo es su interés por el
significado de las acciones y verbalizaciones de los sujetos y su conexión con la realidad de la
que éstas forman parte. Por ello, frente al experimento o al cuestionario cerrado, se prefiere la
obtención de datos a través de entrevistas abiertas u observación directa de conductas e
interacciones, y frente al análisis estadístico de los datos, se prioriza el análisis de los
contenidos y significados, entroncados con sus contextos sociales de procedencia.

Características diferenciales de la metodología cualitativa

Como principios inspiradores de los métodos cualitativos, siguiendo a Anguera (1998)


podemos señalar los siguientes:

− Concepción múltiple de la realidad. No existe una única realidad social o humana, al


contrario, existen muchas realidades que no pueden ser consideradas de una forma unitaria,
por lo que cabe una diversificación en su análisis.

− Comprensión de los fenómenos como principal objetivo científico. Se trata de llegar a


captar sus relaciones internas, indagando en la intencionalidad de las acciones, sin permanecer
únicamente en la capa externa de la descripción de los fenómenos.

− Búsqueda de un conocimiento de carácter ideográfico. Se aboga por el estudio del


significado de casos específicos tratados en profundidad, que luego se compararán con otros,
con el fin de hallar regularidades. Se pretende averiguar lo que es único y específico en un
contexto determinado y lo que es generalizable a otras situaciones.

− Imposibilidad de distinguir causas y efectos. La simultaneidad de los fenómenos e


interacciones mutuas hace imposible tal distinción.
222

− Consideración de que los valores están siempre presentes en la investigación. Los


valores están implícitos en toda investigación, reflejándose en las preferencias por un
paradigma o en la elección de una teoría, un instrumento, un contexto,… o, simplemente, un
tema de investigación.

De acuerdo con Anguera (1998), señalaremos las siguientes como principales


características de la metodología cualitativa en la investigación social:

− Las técnicas de recogida de datos son abiertas. Estas técnicas son sensibles a la
identificación de patrones conductuales y actitudinales de los sujetos y grupos estudiados, así
como de influencias ambientales y relacionales. Se incluyen entrevistas semiestructuradas o
no estructuradas, grupos de discusión, observación directa, registros autobiográficos, análisis
de contenido en encuestas de respuesta abierta,…

− La fuente principal y directa de los datos son las situaciones naturales. Ningún aspecto
social puede entenderse fuera de sus referencias espacio-temporales y de su contexto.

− El investigador es el principal “instrumento” de recogida de datos. Ha de ser actor del


proceso, para captar las características del entorno y aportar datos que sean fiables por su
adaptabilidad, por su visión holística y por la posibilidad que otorgan de explorar respuestas
idiosincrásicas.

− Se incorpora el conocimiento tácito. Es el conocimiento correspondiente a intuiciones,


aprehensiones o sentimientos que no se expresan de forma verbal, pero que están influyendo
en los procesos de interacción de la vida social.

− La selección de la muestra se libera de la obligación de tener que representar siempre


a una población para generalizar resultados. Alternativamente, muchas veces pretende
acercarse al conocimiento en profundidad de una realidad concreta: un colectivo, una familia,
una organización, un barrio, un grupo informal,… Para llegar a los datos relevantes, resulta
útil la selección intencional de informantes-clave y no sólo de informantes aleatorios.

− Los datos se analizan de manera inductiva. Se realiza así con el fin de detectar la
existencia de regularidades entre los datos, que constituyan la base de una futura teoría
adecuada al fenómeno social analizado y a su contexto sociocultural.
223

− La teoría se genera a partir de los datos de una realidad concreta. No se parte de


generalizaciones a priori, como propone la vía hipotético-deductiva.

− El diseño de la investigación se va elaborando a medida que ésta va avanzando. Esta


filosofía de diseños permite una adecuación a las múltiples realidades sociales, a los contextos
específicos y, también, a las interacciones entre investigador y participantes. Un diseño previo
prefijado e inflexible relegaría la realidad vivencial a un segundo plano respecto a la
metodología.

− Los criterios de validez son específicos. La metodología cualitativa se plantea


criterios de validez específicos, tales como validez semántica, validez hermenéutica o validez
pragmática, utilizando técnicas propias que garantizan la credibilidad de los resultados.

No habrá que pensar que las técnicas utilizadas desde el enfoque cualitativo se dejan
llevar por la arbitrariedad o que son carentes de rigor y cautela. Al contrario, como afirman
Ruiz-Olabuénaga e Ispizua (1989), los métodos cualitativos presentan una serie de supuestos,
cuya transgresión invalida automáticamente su utilización. Entre estos presupuestos, destacan:

− No todo informante tiene la misma capacidad de transmitir la información al


investigador.

− Existen prejuicios en los informantes, que es necesario detectar y, según el caso,


analizar o separar.

− La capacidad de observación del investigador es limitada y, en ocasiones, incorrecta,


por lo que debe ser completada y ayudada por otras observaciones.

Métodos cualitativos

Partiendo de la distinción que realizan Ibáñez e Íñiguez (1999) en cuanto a los métodos
de investigación cualitativa, en este apartado se presentan algunos de los más referenciados en
la literatura científica. Nos referiremos a la investigación naturalista, a la investigación-acción
participativa, a la investigación evaluativa y al recurso autobiográfico.
224

Investigación naturalista. Las situaciones sociales estudiadas han de ser observadas en


los mismos lugares donde acontecen de forma natural, pues las actuaciones y relaciones
humanas son situacionales y el conocimiento de los factores internos cognitivos y afectivos es
insuficiente para explicar los procesos de comportamiento. Por ello, la propuesta es vincular
el comportamiento individual al grupo social y al contexto al que pertenece; de esta
vinculación surgirán los distintos significados que los individuos atribuyen a las acciones,
creencias y expectativas.

Este método alcanza tres objetivos básicos: identificar patrones estables de


comunicación e interacción reales −por ejemplo entre los miembros de una familia, un aula,
un vecindario,…−; establecer relaciones funcionales o concomitantes entre los patrones
estables de conducta de los participantes; y conocer las pautas de interacción que, de manera
natural, surgen en las situaciones de interacción en los contextos naturales.

Investigación-acción participativa. Su principal promotor fue Orlando Fals-Borda,


reogiendo la idea de investigación-acción de Kurt Lewin, y su propósito es invitar a los
implicados −llamémosles los “investigados”− a reflexionar sobre los procesos que se
investigan y a participar en la investigación, con el fin de potenciar la calidad de la vida social
en ese contexto. Es muy utilizada en psicología comunitaria, en la que el interés reside, muy
habitualmente, en mejorar los procesos grupales y comunitarios en contextos vecinales
(Montenegro, 2004a).

Los principios que orientan la metodología de investigación-acción son los siguientes:

− El procedimiento de investigación se elabora conjuntamente entre investigador e


“investigados”.

− El procedimiento integra, en un único proceso, actividades de intervención para la


mejora de la calidad de vida y actividades de observación de los efectos de la intervención. De
ahí su conceptualización como “investigación-acción”.

− La selección de los problemas y de las variables a investigar está determinado por las
necesidades reales de los “investigados”.
225

− El objetivo de la investigación no es únicamente producir resultados sobre el


problema, sino también sobre los participantes.

− Los métodos a elegir los decide la naturaleza del problema, estando abierta a toda la
multiplicidad metodológica.

La investigación se convierte en una tarea de participación en la que tanto el


investigador como los sujetos investigados comparten responsabilidades en todo lo referente a
la misma. No se parte de un plan preestablecido, sino de uno abierto y flexible que sigue las
pautas que en cada momento marcan quienes lo ejecutan. Este tipo de dirección colegiada
implica interacciones simétricas entre investigadores y sujetos, siendo la reciprocidad algo
esencial.

A medida que se va desarrollando el proceso de investigación-acción, los resultados que


se obtienen se traducen en conocimientos teóricos que se transforman, a su vez, en prácticas
para la mejora de la calidad de vida en ese contexto. Todo ello dentro de un continuo proceso
en espiral. La investigación-acción se convierte, de este modo, en una metodología de la
acción que favorece la autorreflexión, lo cual potenciará las relaciones constructivas de los
participantes.

Investigación evaluativa. Consiste en la aplicación sistemática de las técnicas de


investigación cualitativa para valorar el concepto, diseño, implementación y utilidad de
programas de intervención social. Representa un conjunto de procedimientos destinados a la
búsqueda de soluciones a problemas particulares. Este método puede adoptar cinco versiones
distintas de evaluación, en función del tipo de efectos que se quiera evaluar:

− Sumativa: Identificar los efectos finales de la intervención sobre las variables


relevantes.

− Formativa: Identificar los efectos de la intervención sobre las variables relevantes, en


diferentes momentos de aplicación de la intervención, con el objeto de poder realizar los
cambios optimizadores pertinentes a lo largo de todo proceso.
226

− De discrepancias: Identificar y analizar las diferencias entre los logros y los objetivos,
bien al final de la aplicación de un programa o intervención, o bien en uno o más momentos
del proceso de aplicación.

− Abierta: Identificar aspectos innovadores que van apareciendo durante el proceso, en


la población objetivo, en los recursos de que disponen,…

− Iluminativa: Identificar nuevas interpretaciones o explicaciones de los fenómenos,


surgidas a lo largo del proceso de aplicación de un programa de intervención.

Estos cinco modelos de investigación evaluativa pueden utilizarse de forma


complementaria, es decir, aplicándose dos o más al mismo objeto de evaluación, ya que dos o
más pueden ser los efectos que se busca evaluar.

Recurso autobiográfico. Parte del supuesto de que las personas utilizan los recuerdos de
su experiencia personal para planificar, resolver problemas, instruir y guiar a otros, justificar y
explicar sus acciones, a ellos mismos y a los demás. Por ello, este método de investigación se
basa en los relatos, datos, experiencias y comentarios de los sujetos, para construir un mundo
de significados capaz de dar sentido a los comportamientos y a las actitudes.

Los métodos cualitativos, en general, proporcionan un tipo de conocimiento muy


diferente al obtenido con la metodología cuantitativa e, incluso, sus criterios de validación del
método son diferentes (Ibáñez e Íñiguez, 1999). La investigación cualitativa no precisa de la
cuantificación estricta para asumir una correcta validez de los instrumentos utilizados, pues
ésta puede asumirse a partir de la coherencia de una compleja serie de entrevistas o en función
de la propia estructura interna de la investigación (Rosenblatt y Fischer, 1993). Sin embargo,
la investigación cualitativa presenta el inconveniente de exigir un mayor gasto de energía:
mientras que en los métodos cuantitativos el contacto investigador-investigado es superficial,
en los cualitativos este contacto es uno de los aspectos más relevantes del curso de la
investigación y requiere una disposición de implicación completa por parte del investigador.
Esta mayor inversión, obviamente, tiene un efecto inmediato sobre el tamaño de la muestra,
aunque ello no incide en la generalización atribuida a los resultados dentro de esta
metodología.
227

Otra cuestión es la relativa a la selección de la información que los participantes han


expresado durante el proceso de investigación. Rosenblatt y Fischer (1993) afirman que en los
métodos cuantitativos, especialmente los basados en la encuesta, la información se recoge
sobre una limitación de expresión mayor, pues el investigador decide a priori qué es
interesante y qué no lo es, respecto a aquello que les será dado a manifestar a los sujetos.

En cuanto al futuro de la investigación cualitativa, numerosos autores le auguran un


protagonismo cada vez mayor (Anguera, 1998; Ibáñez e Íñiguez, 1999; Rosenblatt y Fischer,
1993; Sabucedo et alii, 1997). La tendencia que se observa va hacia una sofisticación mayor
en las técnicas de obtención y análisis de la información recopilada por métodos cualitativos.
Además, las nuevas perspectivas teóricas en psicología social se encuentran vinculadas a las
nuevas epistemologías y también a una investigación cualitativa cada vez más eficaz y
perfeccionada.
228

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Adams, J.S. (1965). Inequity in social exchange. En L. Berkowitz (Ed.), Advances in experimental social psychology. Nueva
York: Academic Press.
Adorno, T.W. y Horkheimer, M. (1998). Dialéctica de la Ilustración. Fragmentos filosóficos. Madrid: Trotta.
Adorno, T.W., Frenkel-Brunswick, E., Levinson, D.J. y Sanford, R.N. (1965). La personalidad autoritaria. Buenos Aires:
Proyección.
Ajzen, I. (1985). From intentions to actions: A theory of planned behavior. En J. Kuhl y J. Beckman (Eds.), Action-control:
From cognition to behavior. Heidelberg: Spinger.
Albee, G. (1992). A competency model to replace the defect model. En M.S. Gibas, J.R. Lachenmeyer y J. Sigal (Eds.),
Community psychology: Theoretical and empirical approaches. Nueva York: Gardner.
Allport, F.H. (1967). Social psychology. Nueva York: Johnson Reprint.
Allport, G.W. (1935). Attitudes. En C. Murchinson (Ed.), The handbook of social psychology. Worcester: Clark University
Press.
Allport, G.W. (1954). The nature of prejudice. Reading: Addison-Wesley.
Allport, G.W. (1968). The historical background of modern social psychology. En G. Lindzey y E. Aronson (Eds.), The
handbook of social psychology. Reading: Addison-Wesley.
Alonso, C.D., Gallego, J. y Ongallo, C. (2003). Psicología social y de las organizaciones: Comportamientos interpersonales.
Madrid: Dykinson.
Altman, I. (1975). The environment and social behavior. Privacy, personal space, territoriality and crowding. Monterey:
Brooks & Cole.
Álvaro, J.L. (1995). Psicología social: Perspectivas teóricas y metodológicas. Madrid: Siglo XXI.
Álvaro, J.L., Garrido, A., Schweiger, I. y Torregrosa, J.R. (2007). Psicología social sociológica y psicología social
psicológica. En M. Pérez-Yruela (Ed.), La sociología en España. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.
Anguera, M.T. (1998). Metodología cualitativa. En M.T. Anguera, J. Arnau, M. Ato, R. Martínez, J. Pascual y G. Vallejo
(Eds.), Métodos de investigación en psicología. Madrid: Síntesis.
Anscombe, E. (1991). Intención. Barcelona: Paidós.
Apfelbaum, E. (1985). La psicología social y sus trabas: El cómo y el porqué. Revista de Psicología Social, 0, 5-12.
Argyris, C. (1976). Problems and new directions for industrial psychology. En M.D. Dunnette (Ed.), Handbook of industrial
and organizational psychology. Chicago: McNally.
Armistead, N. (1983). Introducción. En N. Armistead (Ed.), La reconstrucción de la psicología social. Barcelona: Hora.
Asch, S. (1946). Forming impressions of personality. Journal of Abnormal and Social Psychology, 41, 258-290.
Asch, S. (1956). Studies on independence and conformity: A minority of one against a unanimous majority. Psychological
Monographs, 70, 9-21.
Ato, M. (1998a). Conceptos básicos. En M.T. Anguera, J. Arnau, M. Ato, R. Martínez, J. Pascual y G. Vallejo (Eds.),
Métodos de investigación en psicología. Madrid: Síntesis.
Ato, M. (1998b). Tipología de los diseños cuasi-experimentales. En M.T. Anguera, J. Arnau, M. Ato, R. Martínez, J. Pascual
y G. Vallejo (Eds.), Métodos de investigación en psicología. Madrid: Síntesis.
Bandura, A. (1965). Vicarious process: A case of no-trial learning. En L. Berkowitz (Ed.), Advances in experimental social
psychology. Nueva York: Academic Press.
Bandura, A. (1973). Aggression: A social learning analysis. Englewood Cliffs: Prentice Hall.
Bandura, A. (1986). Pensamiento y acción. Barcelona: Martínez Roca.
Bandura, A. y Walters, R. (1990). Aprendizaje social y desarrollo de la personalidad. Madrid: Alianza.
Barber, M. (2003). The participating citizen. A biography of Alfred Schütz. Nueva York: University Press.
229

Baron, R., Graziano, W.G. y Stangor, C. (1991). Social psychology. Fort Worth: Holt, Rinehart & Winston.
Bar-Tal, D. (1994). Formación y cambio de estereotipos étnicos: Un modelo integrado. Psicología Política, 9, 21-49.
Bartlett, F. (1995). Recordar: Estudio de psicología experimental y social. Madrid: Alianza.
Baumeister, R.F. y Leary, M.R. (1995). The need to belong: Desire for interpersonal attachments as a fundamental human
motivation. Psychological Bulletin, 117, 497-529.
Beaucage, P. (2000). La etnociencia, sus desarrollos y sus problemas actuales. Cronos - Cuadernos Valencianos de Historia
de la Medicina y de la Ciencia, 3, 47-92.
Beauvois, J.L. y Joule, R.V. (1981). Soumission et ideologie: Psychosociologie de la rationalitation. París: Presses
Universitaires de France.
Beck, A. (1967). Depression: Causes and treatment. Filadelfia: University of Pensylvania.
Beck, A. (1976). Cognitive therapy and the emotional disorders. Nueva York: International University Press.
Bem, D. (1967). Self-perception: An alternativer interpretation of cognitive dissonance phenomena. Psychological Review,
74, 183-200.
Bem, D. (1972). Self-perception theory. En L. Berkowitz (Ed.), Advances in experimental social psychology. Nueva York:
Academic Press.
Benson, N.C. (2007). Introducing psychology. Cambridge: Icon Books.
Berger, K. (2007). Psicología del desarrollo: Infancia y adolescencia. Madrid: Panamericana.
Berger, P.L. y Luckmann, T. (1988). La construcció social de la realitat. Un tractat de sociologia del coneixement.
Barcelona: Herder.
Berjano, E. y Pinazo, S. (2001). Interacción social y comunicación. Valencia: Tirant lo Blanch.
Berkowitz, L. (1969). The frustration-aggression hypothesis revisited. Nueva York: Atherton Press.
Berlo, D.K. (1960). The process of communication: An introduction to theory and practice. Nueva York: Holt, Rinehart &
Wilson.
Bermejo, V. y Tortosa, F. (1998). La psicología psicoanalítica y el psicoanálisis de Sigmund Freud. En F. Tortosa (Ed.), Una
historia de la psicología moderna. Madrid: McGraw-Hill.
Berry, J. (1989). Imposed etics - emics - derived etics: The operationalization of a compelling idea. International Journal of
Psychology, 4, 119-128.
Berry, J. (1992). Acculturation and adaptation in a new society. International Migration, 30, 69-85.
Berry, J., Kim, U., Power, S., Young, M. y Bujaki, M. (1989). Acculturation attitudes in plural societies. Applied Psychology:
An International Review, 32, 185-206.
Bertholet, D. (2005). Claude Lévi-Strauss. Valencia: Universitat de València.
Besnard, P. (1999). Dictionnaire de sociologie. París: Larousse.
Billig, M. (1978). Fascist: A social psychological view of the National Front. Londres: Academic Press.
Billig, M. (1982). Ideology and social psychology. Oxford: Blackwell.
Blake, R. y Mouton, J. (1964). The managerial grid. Houston: Gulf.
Blanch, J.M. (1983). Psicologías sociales: Aproximación histórica. Barcelona. Hora.
Blanco, A. (1988). Cinco tradiciones en la psicología social. Madrid: Morata.
Blanco, A. (1989). La perspectiva histórica en el estudio de los grupos. En C. Huici (Ed.), Estructura y procesos de grupo.
Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia.
Blanco, A. (1995). Introducción. En F. Gil-Rodríguez, J.M. León y L. Jarana (Eds.), Habilidades sociales y salud. Madrid:
Pirámide.
Blanco, A. (2003). La venganza de Marx. Revista de Psicología Social, 18, 223-227.
Blanco, A. y De la Corte, L. (2001). The decade 1989-1998 in Spanish psychology: An analysis of research in social
psychology. The Spanish Journal of Psychology, 2, 210-218.
Blanco, A., Caballero, A. y De la Corte, L. (2005). Psicología de los grupos. Madrid: Pearson.
230

Blascovich, J. y Mendes, W.B. (2001). Challenge and threat appraisals. The role of affective cues. En J.P. Forgas (Ed.),
Feeling and thinking. The role of affect in social cognition. Cambridge: University Press.
Blau, P. (1983). Intercambio y poder en la vida social. Barcelona: Hora.
Blondel, C. (1966). Introducción a la psicología colectiva. Buenos Aires: Troquel.
Blumer, H. (1937). Symbolic interaction. En E.P. Schmidt (Ed.), Man and society. Nueva York: Prentice Hall.
Bottomore, T.B. (1984). The Frankfurt School. Londres: Horowood.
Bourhis, R.Y., Gagnon, A. y Moïse, L.C. (1996). Discriminación y relaciones intergrupales. En R.Y. Bourhis y J.P. Leyens
(Eds.), Estereotipos, discriminación y relaciones entre grupos. Madrid: McGraw-Hill.
Bowlby, J. (1982). Los cuidados maternos y la salud mental. Buenos Aires: Humanitas.
Brehm, J.W. y Cohen, A.R. (1962). Explorations in cognitive dissonance. Nueva York: Wiley.
Briñol, P., Falces, C. y Becerra, A. (2007). Actitudes. En J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I. Cuadrado (Eds.), Psicología
social. Madrid: McGraw-Hill.
Bronfenbrenner, U. (1977). Toward an experimental ecology of human development. American Psychologist, 32, 513-531.
Bronfenbrenner, U. (1979). The ecology of human development. Cambridge: Harvard University Press.
Bronfenbrenner, U. y Ceci, S.J. (1994). Nature-nurture reconceptualized: A bio-ecological model. Psychological Review,
101, 568-586.
Brower, S. (1980). Territory in urban settings. En I. Altman, A. Rapoport y J.F. Wohlwill (Eds.), Culture and environment:
Human behavior and environment. Nueva York: Plenum Press.
Buceta, L. (1979). Introducción histórica a la psicología social. Barcelona: Vicens-Vives.
Burman, E. (1994). Deconstructing developmental psychology. Londres: Routledge.
Buss, D.M. (2000). The dangerous passion: Why jealousy is a necessary as love and sex. Nueva York: Free Press.
Cabruja, T. (1998). Psicología social crítica y posmodernidad: Implicaciones para las identidades construidas bajo la
racionalidad moderna. Anthropos, 177, 49-58.
Campbell, D. y Stanley, J. (1966). Experimental and quasi-experimental designs for research. Chicago: McNally.
Cantera, L.M. (2004). Psicología comunitaria de la salud. En G. Musitu, J. Herrero, L.M. Cantera y M. Montenegro (Eds.),
Introducción a la psicología comunitaria. Barcelona: Universitat Oberta de Catalunya.
Carlson, E.R. y Carlson, R.L. (1960). Male and female subjects in personality research. Journal of Abnormal and Social
Psychology, 61, 482-483.
Carpintero, H. (2004). Historia de la psicología en España. Madrid: Pirámide.
Cartwright, D. (1979). Contemporary social psychology in historical perspective. Social Psychology Quarterly, 42, 82-93.
Cassel, J. (1974). Psychological processes and stress: Theoretical formulations. International Journal of Health Services, 4,
471-482.
Castellan, Y. (1978). Histoire de la psychologie sociale. En N. Schumann (Ed.), Univers de la psychologie. París: Lidis.
Cava, M.J. y Musitu, G. (2002). La convivencia en la escuela. Barcelona: Paidós.
Clark, M.S. y Brissette, I. (2000). Relationship beliefs and emotion: Recriprocal effects. En N.H. Frijda, A.S. Manstead y S.
Bem (Eds.), Emotions and beliefs. How feelings influence thoughts. Cambridge: University Press.
Cobb, S. (1976). Social support as a moderator of life stress. Psychosomatic Medicine, 38, 300-314.
Collier, G., Minton, H. y Reynolds, G. (1996). Escenarios y tendencias de la psicología social. Madrid: Tecnos.
Collins, R. (2004). Interaction ritual chains. Nueva Jersey: Princenton University Press.
Cook, S.W. (1984). Cooperative interactions in multiethnic contexts. En N. Miller y M. Brewer (Eds.), Groups in contact.
Nueva York: Academic Press.
Cook, T. y Campbell, D. (1979). Quasi-experimentation: Design and analysis issues for field settings. Chicago: McNally.
Coulon, A. (1988). La etnometodología. Madrid: Cátedra.
Cousins, N. (1979). Anatomy of an illness. Nueva York: Norton.
231

Crespo, E. (1995). Introducción a la psicología social. Madrid: Universitas.


Cronbach, L.J. (1957). The two disciplines of scientific psychology. American Psychologist, 12, 671-684.
Cronbach, L.J. (1975). Beyond the two disciplines of scientific psychology. American Psychologist, 30, 116-127.
Cronbach, L.J. y Snow, R. (1977). Aptitudes and instructional methods: A handbook for research on interactions. Nueva
York: Irvington.
Cuadrado, I. (2007). Estereotipos de género. En J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I. Cuadrado (Eds.), Psicología social.
Madrid: McGraw-Hill.
Danziger, K. (1983). Origins and basic principles of Wundt’s Völkerpsychologie. British Journal of Social Psychology, 22,
303-313.
Darley, J.M. y Latané, B. (1968). Bystander intervention in emergencies: Diffusion of responsability. Journal of Personality
and Social Psychology, 8, 337-383.
Darwin, C. (1984). La expresión de las emociones en los animales y en el hombre. Madrid: Alianza.
Daumer, J. (1985). Perte de la langue et réponses acculturatives. Le cas de la piste des bretons. Information Psychiatrique,
61, 1365-1372.
De Waal, F.B. (2001). Tree of origin. What primate behavior can tell us about human social evolution. Cambridge: Harvard
University Press.
Deschamps, J.C. (1977). L’attribution et la catégorisation sociale. Berna: Peter Lang.
Deutsch, M. y Krauss, R.M. (1988). Teorías en psicología social. México: Paidós.
Devine, P.G. (1989). Stereotypes and prejudice: Their automatic and controlled components. Journal of Personality and
Social Psychology, 56, 5-18.
Doise, W. (1979). Psicología social y relaciones entre grupos. Barcelona: Rol.
Doise, W. (1981). Levels of explanation in the European Journal of Social Psychology. European Journal of social
Psychology, 10, 213-231.
Doise, W. (1982). L’explication en psychologie sociale. París: Presses Universitaires de France.
Doise, W., Deschamps, J.C. y Mugny, G. (1985). Psicología social experimental. Barcelona: Hispano Europea.
Dollard, J., Doob, L., Miller, N., Mowrer, O.H. y Sears, R.R. (1939). Frustration and aggression. New Haven: Yale
University Press.
Dray, W. (1957). Laws and explanation in history. Oxford: University Press.
Duck, S. (1980). On the futures of social psychology. En R. Gilmour y S. Duck (Eds.), The development of social
psychology. Londres: Academic Press.
Durkheim, E. (2004). Las reglas del método sociológico. Madrid: Alianza.
Dussel, E. (1973). Por una ética de la liberación latinoamericana. Buenos Aires: Siglo XXI.
Eagly, A.H. y Steffen, V.J. (1984). Gender stereotypes stem from the distribution of women and men into social roles.
Journal of Personality and Social Psychology, 46, 226-242.
Echebarría, A. (1994). Sesgos atribucionales. En J.F. Morales (Ed.), Psicología social. Madrid: McGraw-Hill.
Eiser, J. (1989). Psicología social. Actitudes, cognición y conducta social. Madrid: Pirámide.
Ekman, P. y Friesen, W. (1969). The repertoire of non-verbal behavior: Categories, origins, usage and coding. Semiotica, 1,
49-97.
Elliot, J. (1990). La investigación-acción en educación. Madrid: Morata.
Ellwood, C. (2008). Sociology and modern social problems. Charleston: Bibliobazaar.
Elms, A.C. (1975). The crisis of confidence in social psychology. American Psychologist, 30, 967-976.
Esper, E.A. (1964). A history of psychology. Filadelfia: Saunders.
Faerna, A.M. (1996). Introducción a la teoría pragmatista del conocimiento. Madrid: Siglo XXI.
Fernández-Dols, J.M. (1989). La norma social en el grupo humano. En C. Huici (Ed.), Estructura y procesos de grupo.
Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia.
232

Fernández-Dols, J.M. (1990). Patrones para el diseño de la psicología social. Madrid: Morata.
Fernández-Ríos, M. (1989). La teoría del campo. En C. Huici (Ed.), Estructura y procesos de grupo. Madrid: Universidad
Nacional de Educación a Distancia.
Fernández-Sedano, I. y Carrera, P. (2007). Las emociones en psicología social. En J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I.
Cuadrado (Eds.), Psicología social. Madrid: McGraw-Hill.
Festinger, L. (1954). A theory of social comparison processes. Human Relations, 7, 117-140.
Festinger, L. (1975). Teoría de la disonancia cognitiva. Madrid: Instituto de Estudios Políticos.
Festinger, L. y Carlsmith, J.M. (1959). Cognitive consequences of forced compliance. Journal of Abnormal and Social
Psychology, 58, 203-210.
Festinger, L. y Thibaut, J.W. (1951). Interpersonal communications in small groups. Journal of Abnormal and Social
Psychology, 46, 92-99.
Festinger, L., Schachter, S. y Back, K. (1950). Social pressures in informal groups: A study of human factors in housing.
Nueva York: Harper.
Fishbein, M. y Ajzen, I. (1975). Belief, attitude, intention and behavior: An introduction to theory and research. Reading:
Addison-Wesley.
Fiske, S.T. y Taylor, S.E. (1991). Social cognition. Londres: Addison-Wesley.
Forgas, J.P. (1983). What is social about social cognition? British Journal of Social Psychology, 22, 129-144.
Fowler, F.F. (1993). Survey research methods. Newbury Park: Sage.
Fraser, N. y Nicholson, L. (1990). Social criticism without philosophy: An encounter between feminism and postmodernism.
En L. Nicholson (Ed.), Feminism/Postmodernism. Londres: Routledge.
French, J. y Raven, B. (1959). The bases of social power. En D. Cartwright (Ed.), Studies in social power. Ann Arbor:
Michigan University Press.
French, W.L. y Bell, C.H. (1996). Desarrollo organizacional. Aportaciones de las ciencias de la conducta para el
mejoramiento de la organización. Madrid: Prentice Hall.
Freud, S. (1987). Psicología de las masas. Madrid: Alianza.
Fromm, E. (1990). The sane society. Londres: Routledge.
Gadamer, H.G. (1988). Verdad y método. Salamanca: Sígueme.
Gaertner, S.L. y McLaughlin, J.P. (1983). Racial stereotypes: Associations and adscriptions of positive and negative
characteristics. Social Psychology Quarterly, 46, 23-30.
García-Dauder, S. (2003). Fertilizaciones cruzadas entre la psicología social de la ciencia y los estudios feministas de la
ciencia. Athenea Digital, 4, 109-150.
García-González, E. (2005). Vygotski: La construcción histórica de la psique. México: Trillas.
Garfinkel, H. (1984). Studies in ethnomethodology. Cambridge: Polity Press.
Garrido, A. y Álvaro, J.L. (2007). Psicología social: Perspectivas psicológicas y sociológicas. Madrid: McGraw-Hill.
Gaviria, E. (1999). La evolución de la conducta social. En: J.F. Morales y C. Huici (Eds.), Psicología social. Madrid:
McGraw-Hill - UNED.
Gaviria, E. (2007). Los procesos psicosociales desde la perspectiva evolucionista. En: J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I.
Cuadrado (Eds.), Psicología social. Madrid: McGraw-Hill.
Geen, R.G. (1990). Human aggression. Pacific Grove: Brooks & Cole.
Georgoudi, M. (1983). Modern dialectics in social psychology. A reappraisal. European Journal of Social Psychology, 13,
77-93.
Georgoudi, M. y Rosnow, R.L. (1985). Notes toward a contextualist understanding of social psychology. Personality and
Social Psychology Bulletin, 11, 5-22.
Gergen, K. (1973). Social psychology as history. Journal of Personality and Social Psychology, 26, 309-320.
Gergen, K. (1982). Toward transformation in social knowledge. Nueva York: Springer Verlag.
Gergen, K. (1992). Toward a postmodern psychology. En S. Kvale (Ed.), Psychology and postmodernism. Londres: Sage.
233

Gergen, K. (1996). Realidades y relaciones. Aproximación a la construcción social. Barcelona: Paidós.


Gergen, K. (1997). Social psychology as social construction: The emerging vision. En C. McGarty y S.A. Haslam (Eds.), The
message of social psychology: Perspectives on mind in society. Cambridge: Blackwell.
Gerth, H. y Mills, C.W. (1984). Carácter y estructura social. La psicología de las instituciones sociales. Barcelona: Paidós.
Gil-Lacruz, M. (2007). Psicología social. Un compromiso aplicado a la salud. Zaragoza: Universidad de Zaragoza.
Goffman, E. (1959). The presentation of self in everyday life. Nueva York: Doubleday.
Gómez-Jacinto, L. (1996). Metodología. En L. Gómez-Jacinto y J.M. Canto (Eds.), Psicología social. Madrid: Eudema.
Gómez-Jiménez, A. (2007). Estereotipos. En J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I. Cuadrado (Eds.), Psicología social.
Madrid: McGraw-Hill.
González, M., López-Cerezo, J.A., Luján, J.L. y Tortosa, F. (1998). La medición de la inteligencia. Desde sus orígenes
europeos hasta el gran desarrollo norteamericano. En F. Tortosa (Ed.), Una historia de la psicología moderna.
Madrid: McGraw-Hill.
Goossens, L. (2006). Theories of adolescence. En S. Jackson y L. Goossens (Eds.), Handbook of adolescence development.
Nueva York: Psychology Press.
Goudsmit, E.M. (1994). All in her mind! Stereotypic views and the psychologisation of women’s illness. En S. Wilkinson y C.
Kitzinger (Eds.), Women and health: Feminist perspectives. Londres: Taylor & Francis.
Gracia, E., García-Pérez, F. y Lila, M. (2007). Socialización familiar y ajuste psicosocial: Un análisis tarnsversal desde tres
disciplinas de la psicología. Valencia: Universitat de València.
Gracia, E., Herrero, J. y Musitu, G. (2002). Evaluación de recursos y estresores psicosociales en la comunidad. Madrid: Síntesis.
Graumann, C.F. (1986). The individualization of the social and the desocialization of the individual: Floyd H. Allport’s
contribution to social psychology. En C.F. Graumann y S. Moscovici (Eds.), Changing conceptions of crowd, mind
and behavior. Nueva York: Springer.
Graumann, C.F. (2001). Introducing social psychology historically. En M. Hewstone y W. Stroebe (Eds.), Introduction to
social psychology. Oxford: Blackwell.
Graumann, C.F. y Sommer, M. (1984). Schema and inference: Models in cognitive social psychology. En J.R. Royce y L.P.
Mos (Eds.), Annals of theoretical psychology. Nueva York: Plenum Press.
Halbwachs, M. (1994). Les cadres sociaux de la mémoire. París: Albin Michel.
Hall, C.S. y Lindzey, G. (1968). The relevance of freudian psychology and related viewpoints for social sciences. En G.
Lindzey y E. Aronson (Eds.), The handbook of social psychology. Reading: Addison-Wesley.
Hamilton, W.D. (1964). The genetical evolution of social behaviour. Journal of Theoretical Biology, 7, 1-52.
Harré, R. (1983). Anteproyecto de una nueva ciencia. En N. Armistead (Ed.), La reconstrucción de la psicología social.
Barcelona: Hora.
Harré, R. y Secord, P. (1972). The explanation of social behaviour. Oxford: Blackwell.
Hartsock, N. (1990), Foucault on power: A theory for woman. En L.J. Nicholson (Ed.), Feminism/Postmodernism. Londres:
Routledge.
Heider, F. (1958). The psychology of interpersonal relations. Nueva York: Wiley.
Hergenhahn, B.R. (2001). Introducción a la historia de la psicología. Madrid: Thomson.
Heritage, J. (1990). Etnometodología. En A. Giddens y J.C. Turner (Eds.), La teoría social hoy. Madrid: Alianza.
Herrero, J. (2004). La perspectiva ecológica. En G. Musitu, J. Herrero, L.M. Cantera y M. Montenegro (Eds.), Introducción a
la psicología comunitaria. Barcelona: Universitat Oberta de Catalunya.
Hewstone, M. (1992). La atribución causal. Del proceso cognitivo a las creencias colectivas. Barcelona: Paidós.
Hewstone, M. y Jaspars, J. (1984). Social dimensions of attribution. En H. Tajfel (Ed.), The social dimension. European
developments in social psychology. Londres: Cambridge University Press.
Hofstede, G. (1999). Culturas y organizaciones: El software mental. Madrid: Alianza.
Hofstede, G. (2001). Culture’s consequences: Comparing values, behaviours, institutions and organisations across nations.
Thousand Oaks: Sage.
234

Hollander, E. (1982). Principios y métodos de la psicología social. Buenos Aires: Amorrortu.


Homans, G.C. (1958). Social behavior as exchange. American Journal of Sociology, 63, 597-606.
Horkheimer, M. (2003). Teoría crítica. Madrid: Amorrortu.
Hovland, C.I. y Janis, I.L. (1959). Personality and persuability. New Haven: Yale University Press.
Hovland, C.I. y Sears, R.R. (1940). Minor studies of aggression: Correlation of lynching with economic indices. Journal of
Psychology, 9, 301-310.
Hovland, C.I., Janis, I.L. y Kelley, H.H. (1953). Communication and persuasion. New Haven: Yale University Press.
Hovland, C.I., Lumdsdaine, A.A. y Sheffield, F.D. (1949). Experiments in mass communication. Studies in social psychology
in World War II. Nueva Jersey: Princenton University Press.
Howe, G. y Reiss, D. (1993). Simulation and experimentation in family research. En P. Boss, W. Doherty, R. LaRossa, W.
Schumm y S. Steinmetz (Eds.), Sourcebook of family theories and methods: A contextual approach. Nueva York:
Plenum Press.
Humphreys, C. y Joseph, S. (2004). Domestic violence and the politics of trauma. Women Studies International, 27, 559-570.
Ibáñez, T. (1982). Aspectos del problema de explicación en la psicología social. Revista de Psicología General y Aplicada,
37, 161-171.
Ibáñez, T. (1984). Prólogo. En S. Moscovici (Ed.), Psicología social. Barcelona: Paidós.
Ibáñez, T. (1990). Aproximaciones a la psicología social. Barcelona: Sendai.
Ibáñez, T. (1992). La tensión esencial de la psicología social. En D. Páez, J. Valencia, J.F. Morales, B. Sarabia y N. Ursua
(Eds.), Teoría y método en psicología social. Barcelona: Anthropos.
Ibáñez, T. (1997). Why a critical social psychology? En T. Ibáñez y L. Íñiguez (Eds.), Critical social psychology. Londres:
Sage.
Ibáñez, T. (2003). El com i el perquè de la psicologia social. En T. Ibáñez (Ed.), Introducció a la psicologia social.
Barcelona: Universitat Oberta de Catalunya.
Ibáñez, T. e Íñiguez, L. (1999). Aspectos metodológicos en psicología social aplicada. En J. Álvaro, A. Garrido y J.R.
Torregrosa (Eds.), Psicología social aplicada. Madrid: McGraw-Hill.
Insko, C. y Schopler, J. (1980). Psicología social experimental. México: Trillas.
Israel, J. (1979). From level of aspiration to dissonance. En A. Buss (Ed.), Psychology in social context. Nueva York:
Irvington.
Janis, I.L. y Mann, L. (1977). Decision making. A psychological analyses of conflict, choice and commitment. Nueva York: Free
Press.
Jaspars, J. (1986). Forum and focus: A personal view or european social psychology. European Journal of Social
Psychology, 16, 3-15.
Javaloy, F., Cornejo, M.A. y Bechini, A. (1990). España vista desde Cataluña: Estereotipos étnicos en una comunidad plural.
Barcelona: PPU.
Javaloy, F., Rodríguez-Carballeira, A. y Espelt, E. (2001). Comportamiento colectivo y movimientos sociales. Madrid:
Prentice Hall.
Jiménez-Burillo, F. (1985a). Sobre la perspectiva socio-psicológica de la alienación. Revista de Psicología Social, 0, 13-24.
Jiménez-Burillo, F. (1985b). Algunas (hipo)tesis sobre la psicología actual. Boletín de Psicología, 6, 75-79.
Jiménez-Burillo, F. (1986). Psicología social. Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia.
Jiménez-Burillo, F. (2005). Contribución a la crítica de la psicosociología imperante. Encuentros en Psicología Social, 3, 5-
31.
Jiménez-Burillo, F., Sangrador, J.L., Barrón, A. y De Paúl, P. (1992). Análisis interminable: Sobre la identidad de la
psicología social. Interacción Social, 2, 11-44.
Jodelet, D. (1986). La representación social: Fenómenos, concepto y teoría. En S. Moscovici (Ed.), Psicología social.
Barcelona: Paidós.
Jones, E.E. (1998). Major developments in five decades of social psychology. En D.T. Gilbert, S.T. Fiske y G.Lindzey
(Eds.), The handbook of social psychology. Nueva York: McGraw-Hill.
235

Jones, E.E. y Davis, K.E. (1965). From acts to dispositions: The attribution process in person perception. En L. Berkowitz
(Ed.), Advances in experimental social psychology. Nueva York: Academic Press.
Kantowitz, B.H., Roediger, H.L. y Elmes, D.G. (2001). Psicología experimental: Cómo entender las investigaciones
psicológicas. Madrid: Thomson.
Katz, D. (1960). The functional approach to the study of attitudes. Public Opinion Quarterly, 24, 163-204.
Katz, I. y Hass, R.C. (1988). Racial ambivalence and American value conflict: Correlational and priming studies of dual
cognitive structure. Journal of Personality and Social Psychology, 55, 893-905.
Kelley, H.H. (1967). Attribution theory in social psychology. En D. Levine (Ed.), Nebraska Symposium on Motivation.
Lincoln: University of Nebraska.
Klein, D.M. y White, J.M. (1996). Family theories: An introduction. Londres: Sage.
Kuhn, M. (1964). Major trends in symbolic interaction theory in the past twenty five years. Sociological Quartely, 19, 61-84.
Landman, J. y Manis, M. (1983). Social cognition: Some historical and theoretical perspectives. En L. Berkowitz (Ed.),
Advances in experimental social psychology. Nueva York: Academic Press.
Lazarsfeld, P., Jahoda, M. y Zeisel, H. (1996). Los parados de Marienthal. Sociografía de una comunidad golpeada por el
desempleo. Madrid: Endymion.
LeDoux, J. (1999). The emotional brain. The mysterious underpinnings of emotional life. Londres: Orion-Phoenix.
Levine, N. (1976). On the metaphysics of social psychology: A critical view. Human Relations, 29, 385-400.
Levine, R.A. y Campbell, D. (1972). Ethnocentrism: Theories of conflict, ethnic attitudes and group behavior. Nueva York:
Wiley.
Lewin, K. (1948). Resolving social conflicts. Nueva York: Harper and Row.
Lewin, K. (1988). La teoría de campo en la ciencia social. Buenos Aires: Paidós.
Lewin, K. y Lippitt, R. (1938). An experimental approach to the study of autocracy and democracy: A preliminary note.
Sociometry. 1, 292-300.
Lewin, K., Lippitt, R. y White, R. (1939). Patterns of aggressive behavior in experimentally created social climates. Journal
of Social Psychology, 10, 271-299.
Leyens, J.P. y Codol, J.P. (1988). Cognición social. En M. Hewstone, W. Stroebe, J.P. Codol y G.M. Stephenson (Eds.),
Introducción a la psicología social. Una perspectiva europea. Barcelona: Ariel.
Likert, R. (1932). A technique for the measurement of attitudes. Archives of Psychology, 140, 5-53.
Likert, R. (1967). The human organization: Its management and value. Nueva York: McGraw-Hill.
Lila, M., Buelga, S. y Musitu, G. (2006). Programa LISIS: Las relaciones entre padres e hijos en la adolescencia. Madrid:
Pirámide.
Lluch, F., Rosell, J.A., Salas, M. y Vendrell, C. (1993). La intervención comunitaria desde los equipos de psicología municipal en la
Comunidad Valenciana. En G. Musitu, E. Berjano, E. Gracia y J.R. Bueno (Eds.), Intervención psicosocial: Programas y
experiencias. Madrid: Popular.
López-Sáez, M. (1999). Cambio actitudinal como consecuencia de la acción. En J.F. Morales y C. Huici (Eds.), Psicología
social. Madrid: McGraw-Hill - UNED.
López-Sáez, M. (2007a). Fundamentos de la teoría de la disonancia cognitiva. En J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I.
Cuadrado (Eds.), Psicología social. Madrid: McGraw-Hill.
López-Sáez, M. (2007b). Principios básicos de influencia social. En J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I. Cuadrado (Eds.),
Psicología social. Madrid: McGraw-Hill.
López-Sánchez, E., Ros, I. y De Rueda, E. (2001). Llorar en compañía: Claves para una aproximación relacional a las
depresiones. Informació Psicològica, 76, 59-62.
Lott, A. y Lott, B. (1972). The power of liking: Consequences of interpersonal attitudes derived from a liberalized view of
secondary reinforcement. En L. Berkowitz (Ed.), Advances in experimental social psychology. Nueva York:
Academic Press.
Lott, B. y Lott, A. (1985). Learning theory in contemporary social psychology. En G. Lindzey y E. Aronson (Eds.), The
handbook of social psychology. Nueva York: Lawrence Erlbaum.
Marcuse, H. (1981). El hombre unidimensional. Barcelona: Ariel.
236

Markus, H.R. y Zajonc, R.B. (1985). The cognitive perspective in social psychology. En G. Lindzey y E. Aronson (Eds.), The
handbook of social psychology. Nueva York: Random House.
Martín-Baró, I. (1983). Acción e ideología: Psicología social desde Centroamérica. San Salvador: Universidad
Centroamericana.
Martín-Baró, I. (1989). Sistema, grupo y poder: Psicología social desde Centroamérica II. San Salvador: Universidad
Centroamericana.
Marx, K. (1985). Manuscritos: Economía y filosofía. Madrid: Alianza.
Marx, K. y Engels, F. (1994). La ideología alemana. Valencia: Universitat de València.
Maslow, A. (1943). A theory of human motivation, Psychological Review, 50, 370-396.
Maslow, A. (1991). Motivación y personalidad. Madrid: Díaz de Santos.
Mayo, E. (1986). The human problems in an industrial civilization. Salem: Ayer Company.
Mayo, J.L. y La France, M. (1980). Toward an applicable social psychology. En R.F. Kidd y M.J. Saks (Eds.), Advances in
applied social psychology. Hillsdale: Lawrence Erlbaum.
McClelland, D. (1989). Estudio de la motivación humana. Madrid: Narcea.
McConahay, J.B. (1986). Modern racism, ambivalence and the Modern Racism Scale. En J.F. Dovidio y S.L. Gaertner
(Eds.), Prejudice, discrimination and racism. Orlando: Academic Press.
McDougall, W. (2003). An introduction to social psychology. Chelmsford: Courier-Dover.
McDougall, W. (2005). The group mind. Whitefish: Kessinger.
McGregor, D. (2005). The human side of enterprise. Nueva York: McGraw-Hill.
McGuire, W.J. (1967). Some impending reorientations in social psychology. Journal of Experimental Social Psychology, 3,
124-139.
McGuire, W.J. (1968). Personality and susceptibility to social influence. En E.F. Borgatta y W.W. Lambert (Eds.), Handbook
of personality theory and research. Chicago: McNally.
McGuire, W.J. (1985). Attitudes and attitude change. En G. Lindzey y E. Aronson (Eds.), The handbook of social
psychology. Nueva York: Lawrence Erlbaum.
McMahon, A.M. (1984). The two social psychologies: Postcrises directions. Annual Review of Sociology, 10, 121-140.
Mead, G.H. (1993). Espíritu, persona y sociedad. Barcelona: Paidós.
Mehrabian, A. (1972). Non-verbal communication. En J.K. Cole (Ed.), Attitudes and status. Lincoln: Nebraska University
Press.
Milgram, S. (1974). Obedience to authority. Nueva York: Harper & Row.
Miller, N.E. y Dollard, J. (1941). Social learning and imitation. New Haven: Yale University Press.
Montenegro, M. (2004a). La investigación-acción participativa. En G. Musitu, J. Herrero, L.M. Cantera y M. Montenegro
(Eds.), Introducción a la psicología comunitaria. Barcelona: Universitat Oberta de Catalunya.
Montenegro, M. (2004b). Comunidad y bienestar social. En G. Musitu, J. Herrero, L.M. Cantera y M. Montenegro (Eds.),
Introducción a la psicología comunitaria. Barcelona: Universitat Oberta de Catalunya.
Morales, J.F. (1981). La conducta social como intercambio. Bilbao: Desclée de Brouwer.
Morales, J.F. (1985). El concepto de psicología social. Boletín de Psicología, 6, 81-104.
Morales, J.F. (1999a). Relaciones entre actitud y conducta. En J.F. Morales y C. Huici (Eds.), Psicología social. Madrid:
McGraw-Hill - UNED.
Morales, J.F. (1999b). Procesos de atribución. En J.F. Morales y C. Huici (Eds.), Psicología social. Madrid: McGraw-Hill -
UNED.
Morales, J.F. (1999c). El estudio del prejuicio en psicología social. En J.F. Morales y C. Huici (Eds.), Psicología social.
Madrid: McGraw-Hill - UNED.
Morales, J.F. y Moya, M. (2007). Definición de psicología social. En J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I. Cuadrado (Eds.),
Psicología social. Madrid: McGraw-Hill.
Moreno, A. (1987). El arquetipo viril protagonista de la historia. Barcelona: La Sal.
237

Morgan, M. (1996). Qualitative research: A package deal? The Psychologist Bulletin of the British Psychological Society, 9,
31-32.
Moscovici, S. (1972). Society and theory in social psychology. En J. Israel y H. Tajfel (Eds.), The context of social
psychology. A critical assessment. Londres: Academic Press.
Moscovici, S. (1976). Social influence and social change. Londres: Academic Press.
Moscovici, S. (1979). El psicoanálisis, su imagen y su público. Buenos Aires: Huemul.
Moscovici, S. (1981a). On social representation. En J.P. Forgas (Ed.), Social cognition: Perspectives on everyday
understanding. Nueva York: Academic Press.
Moscovici, S. (1981b). Psicología de las minorías activas. Madrid: Morata.
Moscovici, S. (1984). Psicología social. Barcelona: Paidós.
Moscovici, S. (1985). Social influence and conformity. En G. Lindzey y E. Aronson (Eds.), The handbook of social
psychology. Nueva York: Random House.
Moscovici, S. (1989). Preconditions for explanation in social psychology. European Journal of Social Psychology, 19, 407-
430.
Moscovici, S. y Zavalloni, M. (1969). The group as a polarizer of attitudes. Journal of Personality and Social Psychology, 2,
125-136.
Mounce, H.O. (1997). The two pragmatism: From Peirce to Rorty. Nueva York: Routledge.
Moya, M. (1999). Cognición social. En J.F. Morales y C. Huici (Eds.), Psicología social. Madrid: McGraw-Hill - UNED.
Moya, M. y Expósito, F. (2007). Percepción de personas y de sus acciones. En: J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I.
Cuadrado (Eds.), Psicología social. Madrid: McGraw-Hill.
Mugny, G. (1981). El poder de las minorías. Barcelona: Rol.
Mugny, G. y Pérez-Pérez, J.A. (1986). Le déni et la raison: Psychologie de l’impact social des minorités. Cousset: Del Val.
Munné, F. (1989). Entre el individuo y la sociedad. Marcos y teorías actuales sobre el comportamiento interpersonal.
Barcelona: PPU.
Munné, F. (1993). Pluralismo teórico y comportamiento social. Psicothema, 5(supl.), 53-64.
Munné, F. (1994), La psicologia social com a ciència teórica. Barcelona: PPU.
Munné, F. (1995). La interacción social: Teorías y ámbitos. Barcelona: PPU.
Munné, F. (1996). Reflexiones sobre la crisis desde la epistemología social. Revista Avepso, 19, 51-63.
Musitu, G. (1996). Manual de psicología de la comunicación. Valencia: Serrano Villalba.
Musitu, G. (1998). La indisolubilidad de la intervención comunitaria y de la perspectiva ecológica. Informació Psicològica,
66, 4-9.
Musitu, G. (2004). Surgimiento y desarrollo de la psicología comunitaria. En G. Musitu, J. Herrero, L.M. Cantera y M.
Montenegro (Eds.), Introducción a la psicología comunitaria. Barcelona: Universitat Oberta de Catalunya.
Musitu, G. y Buelga, S. (2004). Desarrollo comunitario y potenciación (empowerment). En G. Musitu, J. Herrero, L.M.
Cantera y M. Montenegro (Eds.), Introducción a la psicología comunitaria. Barcelona: Universitat Oberta de
Catalunya.
Neisser, U. (1967). Cognitive psychology. Nueva York: Appleton.
Neisser, U. (1976). Cognition and reality. Principles and implications of cognitive psychology. San Francisco: Freeman.
Neuberg, S.L. y Cottrell, C.A. (2006). Evolutionary bases of prejudices. En M. Schaller, J.A. Simpson y D.T. Kenrick (Eds.),
From prejudice to intergroup relations. Differentiated reactions to social groups. Nueva York: Psychology Press.
Newcomb, T. (1943). Personality and social change: Attitude formation in a student community. Nueva York: Dryden Press.
Newcomb, T. (1953). An approach to the study of communicative acts. Psychological Review, 60, 393-704.
Nouvilas, E. (2007). Psicología social aplicada. En: J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I. Cuadrado (Eds.), Psicología
social. Madrid: McGraw-Hill.
Orne, M. (1962). On the social psychology of the psychological experiment: With particular reference to demand
characteristics and their implications. American Psychologist, 17, 776-783.
238

Ortiz-Osés, A. y Lanceros, P. (2005). Claves de hermenéutica para la filosofía, la cultura y la sociedad. Bilbao: Deustuko
Unibertsitatea.
Osgood, C.E. y Tannembaum, P.H. (1955). The principles of congruity in the prediction of attitude change. Psychological
Review. 62, 42-55.
Ouchi, W. (1981). Theory Z: How American business can meet the Japanese challenge. Reading: Addison-Wesley.
Ovejero, A. (1997). El individuo en la masa: Psicología del comportamiento colectivo. Oviedo: Nobel.
Ovejero, A. (1998). Las relaciones humanas: Psicología social teórica y aplicada. Madrid: Biblioteca Nueva.
Ovejero, A. (1999). La nueva psicología social y la actual posmodernidad: Raíces, constitución y desarrollo histórico.
Oviedo: Universidad de Oviedo.
Ovejero, A. (2000). Ortega y la posmodernidad: Elementos para la construcción de una psicología pospositivista. Madrid:
Biblioteca Nueva.
Páez, D., Marques, J. e Insúa, P. (1994). Cognición social. En J.F. Morales (Ed.), Psicología social. Madrid: McGraw-Hill.
Park, R. y Burgess, E. (1967). The city: Suggestions for the study of human nature in the urban environment. Chicago:
University Press.
Parker, I. y Burman, E. (1993). Against discursive imperialism, empiricism and constructionism: Thirty-two problems with
discourse analysis. En E. Burman y I. Parker (Eds.), Discourse analytic research: Repertoires and readings of texts
in action. Londres: Routledge.
Pascual, J., García-Pérez, F. y Frías, M.D. (1996). El diseño y la investigación experimental en psicología. Valencia: Serrano
Villalba.
Pedraja, M.J., Ruiz, G., Sánchez, N. y De la Casa, G. (1998). Nuevas fórmulas para el conductismo: Tolman y Hull. En F.
Tortosa (Ed.), Una historia de la psicología moderna. Madrid: McGraw-Hill.
Peiró, J.M. (1998). Psicología de la organización. Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia.
Pelechano, V. (1980). Modelos básicos de aprendizaje. Valencia: Alfaplús.
Pepitone, A. (1981). Lessons from the history of social psychology. American Psychologist, 36, 972-985.
Pepitone, A. (1997). Nonmaterial beliefs: Theory and research in cultural social psychology. En C. McGarty y S.A. Haslam
(Eds.), The message of social psychology. Perspectives on mind in society. Cambridge: Blackwell.
Pepitone, A. y Triandis, H. (1987). On the university of social psychological theories. Journal of Cross-Cultural Psychology,
18, 471-498.
Pérez-Garrido, A., Calatayud, C y Tortosa, F. (1998). Los inicios de la psicología en Estados Unidos: El triunfo del
funcionalismo. En F. Tortosa (Ed.), Una historia de la psicología moderna. Madrid: McGraw-Hill.
Pérez-Garrido, A., Tortosa, F. y Calatayud, C. (1998). La propuesta conductista de Watson. En F. Tortosa (Ed.), Una historia
de la psicología moderna. Madrid: McGraw-Hill.
Pérez-Pérez, J.A. (1994). Psicología social: Relación entre individuo y sociedad. En J.F. Morales (Eds.), Psicología social.
Madrid: McGraw-Hill.
Pérez-Serrano, G. (1990). Investigación-acción. Aplicaciones al campo social y educativo. Madrid: Dykinson.
Pollard, M. (1999). Margaret Mead, anthropologist. Woodbridge: Blackbirch.
Potter, J. y Wetherell, M. (1987). Discourse and social psychology. Londres: Sage.
Quintana, J. y Tortosa, F. (1998). Introducción. En F. Tortosa (Ed.), Una historia de la psicología moderna. Madrid:
McGraw-Hill.
Quintanilla, I. y Bonavía, T. (2005). Psicología y economía. Valencia: Universitat de València.
Rachels, J. (2007). Introducción a la filosofía moral. México: Fondo de Cultura Económica.
Ramiro, E.P. (2004). Tòpics i adolescència: Una visió valenciana sobre les diferents autonomies. Castellón: Universitat
Jaume I.
Rappaport, J. (1981). In praise of paradox: A social policy of empowerment over prevention. American Journal of
Community Psychology, 9, 1-25.
Richelle, M. (1998). Skinner y el conductismo radical. En F. Tortosa (Ed.), Una historia de la psicología moderna. Madrid:
McGraw-Hill.
239

Rijsman, J.B. y Stroebe, S. (1989). The two social psychologies or whatever happend to the crisis. European Journal of
Social Psychology, 19, 339-344.
Ring, K. (1967). Experimental social psychology. Some sober questions about some frivolous values. Journal of
Experimental Psychology, 3, 113-123.
Rodrigues, A., Assmar, E. y Jablonski, B. (2006). Psicología social. México: Trillas.
Rodríguez, R. y Moya, M. (1998). España vista desde Andalucía: Estereotipos e identidad. Psicología Política, 16, 27-48.
Rodríguez-Pérez, A. (1993). La imagen del ser humano en la psicología social. Psicothema, 5(supl.), 65-79.
Rodríguez-Pérez, A. (1998). Percepción social, atribución de causalidad y cognición social. En D. Páez y S. Ayestarán (Eds.),
Los desarrollos de la psicología social en España. Madrid: Fundación Infancia y Aprendizaje.
Rodríguez-Pérez, A. y Betancor, V. (2007). La cognición social. En J.F. Morales, M. Moya, E. Gaviria e I. Cuadrado (Eds.),
Psicología social. Madrid: McGraw-Hill.
Rodríguez-Sanabra, F. (1963). Estereotipos regionales españoles. Revista de Psicología General y Aplicada, 69, 763-771.
Rokeach, M., Smith, P.W. y Evans, R.I. (1960) Two kinds of prejudice or one? En M. Rokeach (Ed.), The open and closed
mind. Nueva York: Basic Books.
Ros, M., Cano, J.I. y Huici, C. (1987). Language and intergroup perception in Spain. International Journal of the Sociology
Language, 47, 73-90.
Rose, A.M. (1962). Human behavior and social process: An interactionist approach. Londres: Rutledge.
Rosenblatt, P. y Fischer, L. (1993). Qualitative family research. En P. Boss, W. Doherty, R. LaRossa, W. Schumm y S.
Steinmetz (Eds.), Sourcebook of family theories and methods: A contextual approach. Nueva York: Plenum Press.
Rosenhan, D. (1973). On being sane in insane places. Science, 179, 250-258.
Rosenthal, R. (1963). On the social psychology of the psychological experiment. The experimenter’s hypothesis as an
intended determinant of the experimental results. American Scientist, 51, 268-283.
Rosenthal, R. (1967). Covert communication in the Psychological experiment. Psychological Bulletin, 67, 356-367.
Rosnow, R. (1981). Paradigms in transition. The methodology of social inquiry. Nueva York: Oxford University Press.
Rosnow, R.L. y Georgoudi, M. (1986). Contextualism and understanding in behavioral science. Nueva York: Praeger.
Ross, E.A. (1908). Social psychology: An outline and source book. Nueva York: Macmillan.
Rossi, I. y O’Higgins, E. (1981). Teorías de la cultura y métodos antropológicos. Barcelona: Anagrama.
Rothbart, M. y John, O. (1985). Social categorization and behavioral episodes: A cognitive analysis of the effects of
intergroup contact. Journal of Social Issues, 41, 81-104.
Ruiz-Olabuénaga, J.I. e Ispizua, M.A. (1989). La descodificación de la vida cotidiana: Métodos de investigación cualitativa.
Bilbao: Deustuko Unibertsitatea.
Runciman, W.G. (1966). Relative deprivation and social justice: A study of attitudes to social inequality in twentieth-century
England. Berkeley: University of California.
Sabatier, C. y Berry, J. (1996). Inmigración y aculturación. En R.Y. Bourhis y J.P. Leyens (Eds.), Estereotipos,
discriminación y relaciones entre grupos. Madrid: McGraw-Hill.
Sabucedo, J.M., D’Adamo, O. y García-Beaudoux, V. (1997). Fundamentos de psicología social. Madrid: Siglo XXI.
Sahakian, W.S. (1982). History and systems of social psychology. Washington: Hemisphere.
Sampson, E.E. (1978). Scientific paradigms and social values: Wanted a scientific revolution. Journal of Personality and
Social Psychology, 36, 1332-1343.
Sampson, E.E. (1981). Cognitive psychology as ideology. American Psychologist, 36, 730-743.
Sánchez-Vidal, A. (2007). Manual de psicología comunitaria. Un enfoque integrado. Madrid: Pirámide.
Sangrador, J.L. (1981). Estereotipos de las nacionalidades y regiones de España. Madrid: Centro de Investigaciones
Sociológicas.
Sangrador, J.L. (1985). Interacción humana y conducta social. Barcelona: Salvat.
Sangrador, J.L. (1996). Identidades, actitudes y estereotipos en la España de las autonomías. Madrid: Centro de
Investigaciones Sociológicas.
240

Santos, M.A. (2000). Yo tengo que hacer la cena: La mujer y el gobierno de los centros escolares. En M.A. Santos (Ed.), El
harén pedagógico: Perspectiva de género en la organización escolar. Barcelona: Graó.
Sapsford, R. (1998). Domains of analysis. En R. Sapsford, A. Still, M. Wetherell, D. Miell y R. Stevens (Eds.), Theory and
social psychology. Londres: Sage.
Sarnoff, I. (1960). Psychoanalytic theory and social attitudes. Public Opinion Quarterly, 24, 251-279.
Schachter, S. (1966). Psicología de la afiliación. Buenos Aires: Paidós.
Schank, R.C. y Abelson, R.P. (1977). Scripts, plans, goals, and understanding. An inquiry into human knowledge structures.
Hillsdale: Lawrence Erlbaum.
Schellenberg, J.A. (1981). Los fundadores de la psicología social. Madrid: Alianza.
Schick, T. (1997) The end of science? Skeptical Inquirer, 21, 36-55.
Schütz, A. (1967). The phenomenology of the social world. Evanston: Northwestern University Press.
Schwartz, S.H. y Ross, M. (1995). Values in the west: A theoretical and empirical challenge to the individualism-collectivism
cultural dimensions. World Psychology, 1, 91-122.
Scott, W. (1981). Organizations: Rational, natural and open systems. Englewood: Prentice Hall.
Serrano, I. y Álvarez, S. (2002). Análisis comparativo de marcos conceptuales de la psicología de la comunidad en Estados
Unidos y América Latina. En I. Serrano y W. Rosario (Eds.), Contribuciones puertorriqueñas a la psicología social
comunitaria. Río Piedras: Universidad de Puerto Rico.
Shaffer, D.R. (2000). Psicología del desarrollo: Infancia y adolescencia. Madrid: Thomson.
Sherif, M. (1966). The psychology of social norms. Nueva York: Harper.
Sherif, M. y Hovland, C.I. (1961). Social judgement: Assimilation and contrast effects in comunication and attitude change.
New Haven: Yale University Press.
Sherif, M. y Sherif, C.W. (1953). Groups in harmony and tension. An Integration of studies on intergroup relations. Nueva
York: Octagon.
Sherif, M. y Sherif, C.W. (1975). Psicología social. México: Harla.
Shotter, J. (1987). The rhetoric of theory in psychology. Current Issues in Theoretical Psychology, 15, 283-296.
Simmel, G. (1986). Sociología: Estudios sobre las formas de socialización. Madrid: Alianza.
Simon, L., Greenberg, J. y Brehm, J. (1995). Trivialization: The forgotten mode of dissonance reduction. Journal of
Personality and Social Psychology, 68, 247-260.
Skinner, B.F. (1981a). Ciencia y conducta humana. Barcelona: Fontanella.
Skinner, B.F. (1981b). Conducta verbal. México: Trillas.
Smith, E.R. y Mackie, D. (1997). Psicología social. Madrid: Panamericana.
Smith, P.B. y Bond, M.H. (1993). Social psychology across cultures: Analysis and perspectives. Nueva York: Harverster-
Wheatsheaf.
Stangor, C. y Jost, J.T. (1997). Commentary: Individual, group and system levels of analysis and their relevance for
stereotyping and intergroup relations. En R. Spears, P.J.Oakes, N. Ellemers y S.A. Haslam (Eds.), The social
psychology of stereotyiping and group life. Oxford: Blackwell.
Stangor, C. y Schaller, M. (1996). Stereotypes as individual and collective representations. En C.N. Macrae, C. Stangor y M.
Hewstone (Eds.), Stereotypes and stereotyping. Londres: Guilford.
Steiner, I. (1972). Group processes and productivity. San Diego: Academic Press.
Steward, R. (1997). Ideas that shaped our world. Londres: Marshall.
Stryker, S. (1964). The interactional and situational approaches. En T.H. Christensen (Ed.), Handbook of marriage and the
family. Chicago: McNally.
Stryker, S. (1977). Developments in “two social psychologies”: Toward an appreciation of mutual relevance. Sociometry, 40,
145-160.
Stryker, S. (1980). Symbolic interactionism: A social structural approach. Menlo Park: Benjamin & Cummings.
241

Stryker, S. (1997). In the beginning there is society: Lessons from a sociological social psychology. En C. McGarty y S.A.
Haslam (Eds.), The message of social psychology: Perspectives on mind in society. Cambridge: Blackwell.
Tajfel, H. (1972a). Experiments in a vacuum. En J. Israel y H. Tajfel (Eds.), The context of social psychology: A critical
assessment. Londres: Academic Press.
Tajfel, H. (1972b). La categorización social. En S. Moscovici (Ed.), Introducción a la psicología social. Barcelona: Planeta.
Tajfel, H. (1978). Interindividual behaviour and intergroup behaviour. En H. Tajfel (Ed.), Differentiation between social
groups: Studies in social psychology of intergroup relations. Londres: Academic Press.
Tajfel, H. (1982). Social psychology of intergroup relations. Annual Review of Psychology, 33, 1-39.
Tajfel, H. (1984). Grupos humanos y categorías sociales. Barcelona: Herder.
Tajfel, H. y Turner, J.C. (1979). A integrative theory of intergroup conflict. En W. Austin y S. Worchel (Eds.), The social
psychology of intergroup relations. Monterey: Brooks & Cole.
Tajfel, H., Billig, M.G., Bundy, R.P. y Flament, C. (1971). Social categorization and intergroup behavior. European Journal
of Social Psychology, 1, 149-177.
Taylor, S. (1981). The interface of cognitive and Social Psychology. En J.H. Harvey (Ed.), Cognition, social behaviour and
the environment. Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum.
Taylor, S. (1998). The social being in social psychology. En D.T. Gilbert, S.T. Fiske y G. Lindzey (Eds.), The handbook of
social psychology. Nueva York: McGraw-Hill.
Tesser, A. (1995). Introduction. En A. Tesser (Ed.), Advanced social psychology. Nueva York: McGraw-Hill.
Tezanos, J.F. (2001). La explicación sociológica: Una introducción a la sociología. Madrid: Universidad Nacional de
Educación a Distancia.
Thibaut, J.W. y Kelley, H.H. (1959). The social psychology of groups. Nueva York: Wiley.
Tönnies, F. (1984). Comunitat i associació. Barcelona: Edicions 62.
Torregrosa, J.R. (1984). Alcance y problemas de la psicología social. En J.R. Torregrosa y E. Crespo (Eds.), Estudios básicos
de psicología social. Barcelona: Hora.
Torregrosa, J.R. (1985). Sobre el concepto de psicología social. Boletín de Psicología, 8, 9-21.
Torregrosa, J.R. y Jiménez-Burillo, F. (1991). Presentación. Intervención Psicosocial, 1, 9-10.
Triandis, H.C. (1995). Individualism and collectivism. Boulder: Westview.
Trites, D., Galbraith, F. Sturdavant, M. y Leckwert, J. (1970). Influence of nursing unit design on the activities and subjective
feeling of nursing personnel. Environment and Behavior, 3, 303-334.
Trivers, R.L. (1971). The evolution of reciprocal altruism. Quarterly Review of Biology, 4, 35-57.
Trivers, R.L. (1972). Parental investment and sexual selection. En B.G. Campbell (Ed.), Sexual selection and the descent of
man. Chicago: Aldine.
Turner, J.C. (1988). Teoría, método y situación actual de la psicología social. Revista de Psicología Social, 3, 99-128.
Turner, J.C. (1990). Redescubrir el grupo social. Madrid: Morata.
Turner, J.C. (1999). El campo de la psicología social. En J.F. Morales y C. Huici (Eds.), Psicología social. Madrid: McGraw-
Hill - UNED.
Turner, R.H. (1970). Family interaction. Nueva York: Wiley.
Tversky, A. y Kahneman, D. (1974). Judgment under uncertainty. Heurist and biases. Science, 185, 1124-1131.
Van Avermaet, E. (2001). Social influence in small groups. En M. Hewstone y W. Stroebe (Eds.), Introduction to social
psychology. Oxford: Blackwell.
Varela, J.A. (1975). Can psychology be applied? En M. Deutsch y H. Horstein (Eds.), Applying social psychology.
Implications for research, practice and training. Hillsdale: Lawrence Erlbaum.
Vasta, R., Haith, M.M. y Miller, S.A. (2001). Psicología infantil. Barcelona: Ariel.
Vázquez, C. y Hervás, G. (2008). Salud positiva: Del síntoma al bienestar. En: C. Vázquez y G. Hervás (Eds.), Psicología
positiva aplicada. Bilbao: Desclée de Brouwer.
Ventosa, L. (1990). Delinqüència i dissocialitat. Barcelona: Fundació Jaume Bofill.
242

Von Cranach, M. y Harré, R. (1982). The analysis of action. Theoretical and empirical advances. Cambridge: University
Press.
Von Glasersfeld, E. (1995). Radical constructivism: A way of knowing and learning. Londres: Falmer.
Watzlawick, P. (1995) ¿Es real la realidad?: Confusión, desinformación, comunicación. Barcelona: Gedisa.
Weber, M. (1984). L’ètica protestant i l’esperit del capitalisme. Barcelona: Edicions 62.
Westbrook, R.B. (1993). John Dewey. Perspectivas - Revista de Educación Comparada, 23, 289-305.
Wexler, P. (1983). Critical social psychology. Londres: Routledge.
White, R. y Lippitt, R. (1971). Conducta del líder y reacción del miembro en tres climas sociales. En D. Cartwright y A.
Zander (Eds.), Dinámica de grupos: Investigación y teoría. Madrid: Trillas.
Whitfield, T. (1998). Pagando el precio: Ignacio Ellacuría y el asesinato de los jesuitas en El Salvador. San Salvador:
Universidad Centroamericana.
Whyte, W.F. (1971). La sociedad de las esquinas. México: Diana.
Wilkinson, S. (1997). Feminist psychology. En D. Fox y I. Prilleltensky (Eds.), Critical psychology: An introduction. Londres:
Sage.
Younis, J.A. (2006). La comunicación intercultural. En Y. Pastor (Ed.), Psicología social de la comunicación: Aspectos
básicos y aplicados. Madrid: Pirámide.
Zaccagnini, J.L. y Delclaux, I. (1982). Psicología cognitiva y procesamiento de la información. En I. Delclaux y J. Seoane
(Eds.), Psicología cognitiva y procesamiento de la información. Madrid: Pirámide.
Zajonc, R.B. (1965). Social facilitation. Science, 149, 269-274.
Zajonc, R.B. (1968a). Cognitive theories in social psychology. En G. Lindzey y E. Aronson (Eds.), The handbook of social
psychology. Reading: Addison-Wesley.
Zajonc, R.B. (1968b). Attitudinal effects of mere exposure. Journal of Personality and Social Psychology, 9(suppl.), 1-29.
Zajonc, R.B. (1980). Cognition and social cognition. A historical perspective. En L. Festinger (Ed.), Retrospections on social
psychology. Nueva York: Oxford University Press.
Zajonc, R.B. (1998). Emotions. En D.T. Gilbert, S.T. Fiske y G. Lindzey (Eds.), The handbook of social psychology. Boston:
McGraw-Hill.
Zimbardo, P.G. (1973). The psychological power and pathology of imprisonment. En E. Aronson y R. Helmreich (Eds.),
Social psychology. Nueva York: Van Nostrand.