P. 1
ion Historica Ideologica y Tematica a La Psicologia Social

ion Historica Ideologica y Tematica a La Psicologia Social

5.0

|Views: 45.824|Likes:
Publicado porAfrika Mev

More info:

Published by: Afrika Mev on Jun 01, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/10/2016

pdf

text

original

Para Ross (1908) los principales mecanismos explicativos del comportamiento social y

de las uniformidades sociales son la imitación y la sugestión. Ross reprodujo en su manual y

divulgó las leyes de la imitación de Tarde y analizó, además, el papel de la interacción y la

asociación entre individuos en la determinación del comportamiento individual. No obstante,

su planteamiento sociologista tuvo más éxito entre los sociólogos que entre los psicólogos

(Gil-Lacruz, 2007). De hecho, Ross era sociólogo y aunque McDougall era médico, las

46

posturas instintivistas de éste fueron las imperantes, en su momento, dentro de la orientación

psicologista.

La psicología social, según Edward Ross, debía estar enmarcada dentro de la sociología,

puesto que su objeto de estudio versa sobre las causas y condiciones que hacen del individuo

un ser social (Pepitone, 1981). Para Ross, la psicología social trata de comprender y explicar

las uniformidades en los pensamientos, creencias y voliciones que son consecuencia de la

interacción de los seres humanos entre ellos. Sin embargo, también considera que la persona

posee, por sí misma, una entidad propia, pues, efectivamente, entiende al ser humano como

agente del cambio social, introduciendo así su tercer mecanismo explicativo de la conducta en

la sociedad: la actividad agente.

Aunque suelen marcarse diferencias entre los supuestos de Ross y los de McDougall,

algunos autores como Garrido y Álvaro (2007) o Munné (1994) sostienen que, pese a las

diferencias de énfasis, hay un fondo común en ambos, pues para Ross la imitación, por el

hecho de ser considerada innata en el ser humano, no es otra cosa que un instinto. Sin

embargo, estos mismos autores matizan que el instintivismo de Ross es subyacente, mientras

que el de McDougall no sólo lo explicita, sino que, además, lo radicaliza. Por otro lado, la

defensa de la desigualdad racial de McDougall era también compartida por Ross, quien en la

segunda década del siglo XX publicó varios artículos acerca de la supuesta superioridad de

los estadounidenses anglosajones sobre los inmigrantes llegados desde del sur de Europa, si

bien esta postura es matizada en su obra posterior, orientándose hacia una ideología más

democrática (Collier et alii, 1996).

La controversia sobre el papel de los instintos en la conducta llevaría, según Munné

(1994) a una primera crisis de la psicología social en la década de los veinte del siglo XX

−antecesora de la crisis por antonomasia, la de los años setenta o, simplemente, “la crisis”−.

Finalmente, el rechazo al instintivismo de McDougall en la psicología social abrió el terreno

para otras alternativas compatibles con el desarrollo del método experimental, con un primer

fundamento teórico en el conductismo social planteado en los Estados Unidos por Floyd

Allport.

47

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->