P. 1
Los intermediarios en la comercialización del limón persa

Los intermediarios en la comercialización del limón persa

|Views: 2.557|Likes:
Publicado porRamón Morales

More info:

Published by: Ramón Morales on May 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial Share Alike

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

07/10/2013

pdf

En México se conoce como limones a lo que en los países anglosajones se le llama limas

(limes); lo que en los países del norte reconocen como limón (lemon) son las variedades Citrus

Limonium, Citrus Risso y el Citrus Osbeck, estos últimos son frutos amarillos, mucho menos

ácidos en comparación a las variedades verdes que se consumen en México (Morton, 1987). En

México cultivamos, y reconocemos como tal, principalmente a dos tipos de limones: el limón

mexicano (Citrus aurantofolia) y el limón persa (Citrus latifolia Tanaka) limón más grande sin

semillas y un poco menos ácido que el limón mexicano (Morton, 1987):

Para no confundir al lector, a partir de este punto, cuando haya alguna referencia a los “limones” se

describirá a los limones persa (Citrus latifolia Tanaka). En dado caso se especificará si hay alguna

mención de los limones mexicanos (Citrus aurantifolia) o limones “amarillos” (Citrus Limonium,

Citrus Risso o Citrus Osbeck).

Los limones deben separarse en tipos de calidades bien definidas, tal como lo sugiere el

manual de SAGARPA (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y

Alimentación):

En la práctica comercial existen cinco categorías que clasifican la fruta por su
calidad, las cuales son determinadas de acuerdo a las exigencias de los diferentes
mercados. De esta manera, se designa como 'Primera', a la fruta destinada a Japón,
'Segunda' a la correspondiente a Europa, 'Tercera' la que se destina a Estados

Unidos, 'Cuarta' y 'Torreón' al mercado nacional […] los atributos que se toman en

cuenta para definir la norma de calidad son: tamaño, porcentaje de la superficie con
el color verde obscuro, rugosidad de la cáscara, madurez e integridad del fruto

(Díaz et al., 2000, p.129).

28

Las características de la planta permiten que sea explotada todo el año, puesto que da flores los

12 meses del año. Acorde al manual de SAGARPA el periodo de más alta producción se da de

mayo a septiembre, lo que representa el 70 % de la producción anual de la planta. De octubre a

abril se da el periodo de escasez cuando la planta produce el 30% de las frutas que se cosechan

en un año. Los investigadores de SAGARPA consideran que la frutas están listas para ser

comercializadas de diez a cien días después de la floración, el diámetro mínimo que se considera

deben tener los limones es de 4.5 centímetros con una coloración verde brillante (Díaz et al.,

2000). Otras de las características técnicas de la planta, que puede explicar el boom de la

producción del limón persa, es que el árbol llega a su pico de producción después de siete años

de ser plantado; esta productividad se mantiene por cerca de siete años más. Otros factores muy

importantes que condicionan la productividad de una huerta, aparte de la edad de los árboles son:

el clima, el estado de los suelos y el grado de tecnificación con que trabajen los agricultores

(Díaz et al., 2000).

Durante el proceso de corte de la fruta es crucial que no haya rocío acumulado en los

limones, para verificar esto se zarandea el árbol desde el tronco, si esté chorrea gotas de agua los

productores no deben pizcar la fruta (Díaz et al., 2000); esto es la causa de que la actividad en la

subasta San Manuel comience después de las 12:00 pm del día. Los productores inician su

jornada en la subasta entre las seis o siete de la mañana para contratar cortadores para sus

huertas. El corte se lleva a cabo generalmente entre nueve y once de la mañana, dependiendo del

clima, considerando el trayecto de las huertas a la subasta, lo más temprano que un productor

podría llegar a la subasta es las 12:30 pm. “El corte de la fruta se hace cada 15 a 20 días o hasta

todos los días, en función de la extensión y productividad de la huerta y de la demanda del

mercado” (Díaz et al., 2000, p.124). La fruta se cosecha con las manos, la poda constante de los

29

árboles permite mantenerlos a una altura no mayor de tres metros. Cuando son muy altos se

utilizan escaleras y ganchos.

Los frutos son vaciados directamente en rejas de plástico, en ciertas ocasiones

regularmente son vaciados en ayates (recipientes hechos de fibra vegetal) y luego depositados en

rejas de plástico, para después ser clasificados. El uso de ayates puede causar oleocelosis en los

limones, lo cual consiste en que se dañan las celdas de la cascara de la fruta, dejando salir el

aceite que contienen, esto provoca una especie de necrosis, que se manifiesta como una mancha

negra en el limón. Las rejas donde se transportan los limones a las empacadoras generalmente

tienen una capacidad para 18 kilogramos. Esto muestra el extremo cuidado que deben tener lo

productores y “coyotes” con las frutas, sobre todo deben evitar golpearlas y dejarlas expuestas al

sol, según SAGARPA hasta 10% del volumen de una cosecha puede perderse por daños

ocasionados por oleocelosis y coleados, es decir manchas por golpes. Todos los cuidados que se

tienen con los frutos para exportación no tienen lugar si la cosecha se destina al mercado

nacional, en cuyo caso sólo se toma en cuenta que los limones estén suficientemente maduros

(Díaz et al., 2000).

Otra de las razones por la que el cultivo de limones persas ha crecido de forma

exponencial en la región es la rentabilidad de la planta:

Actualmente se registran rendimientos anuales que fluctúan desde cinco hasta 35
ton/ha; pero la mayoría de los productores obtienen de 8 a 14 ton/ha en promedio.
Los productores más tecnificados llegan a obtener hasta un 90% del volumen total de
fruta cosechada, con calidad de exportación (Díaz et al., 2000, p.125).

30

Figura 2. Limones con manchas amarillas.

Nota: fotografía del autor.

Figura 2. Se observan las imperfecciones de los limones, manchas amarillas causadas por la

poca exposición de esa parte de la cáscara al sol, debido a una hoja; asimismo, en el limón de la

derecha, se aprecia una “cicatriz” causada por una rasgadura, imperfección que suele presentarse

al momento de pizcarlo.

31

Figura 3. Limón “verde” en contraste con limones que tienen manchas amarillas.

Nota: fotografía del autor.

Figura 3. En la imagen 5 se puede ver un limón “verde”, es decir de calidad de exportación para

Japón y Europa. Sus características son la uniformidad en el color y una cáscara gruesa, además

de un tamaño regular que generalmente llena la palma de la mano. El propósito de esta imagen es

observar el contraste del limón verde con el contenido de las rejas al fondo, donde se observa que

hay limones que no son uniformes en el color y que por ese motivo no cumplen con la calidad

para Japón. El comprador de la empacadora y los “coyotes” (a los que se describirá en el capítulo

3) calculan el precio de la reja con base exclusivamente en la inspección visual y táctil, el

método es bastante falible y requiere de mucha experiencia para llevarse a cabo con eficacia.

32

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->