Está en la página 1de 22

Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág.

Otto René Castillo


(1936-1967)

Poeta guatemalteco, nació en la ciudad de Quetzaltenango en 1937


y fallecido en 1967, cuando participaba con los grupos insurgentes
que se alzaron en armas en los años 60. Es uno de los principales
poetas guatemaltecos de las promociones surgidas después de
1944. A partir de 1955 inicia estudios de letras en Leipzig. Hay dos
poemarios suyos: "Vamos patria a caminar" (1965) e "Informe de
Una Injusticia" (1975).

"Otto René Castillo (1936-1967), poeta guerrillero capturado en la Sierra de las Minas con
Nora Paiz, su amor, también combatiente, y quemados vivos el 17 de marzo de 1967,
durante el gobierno de Méndez Montenegro. De aquel combate según se cuenta sólo
salvó la vida el legendario Pablo Monsanto. Vivió 31 años. Dio a su pueblo su canto y su
vida. ¿Qué más puede dar un poeta?"

Luis Cardoza y Aragón

Vámonos patria a caminar, yo te acompaño


(1965)
Indice

* Arte poética * Los fusilados


* Vámonos patria a caminar * Asesinados en junio
* Invencibles * Viudo del mundo
* Tu madrugada, patria * Estratega a contrapecho del hombre
* Retorno a la sonrisa * De los de siempre
* El gran inconforme * Mañana triunfante
* Respuesta * Sólo queremos ser humanos
* Comunicado * Holocausto del abrazo
* Tu hombre se despide, amor mío * Holocausto de la merienda tranquila
* Sabor a luto * Holocausto optimista
* Informe de una injusticia * Holocausto del amor
* Intelectuales apolíticos * Nunca estoy solo
* Cárcel de la policía
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 2

ARTE POETICA
Hermosa encuentra la vida
quien la construye hermosa.
Por eso amo en tí
lo que tú amas en mí:
La lucha por la construcción
hermosa de nuestro planeta.

---------------------------------------------

VAMONOS PATRIA A CAMINAR

1.- Nuestra voz.


2.- Vámonos patria a caminar.
3.- Distante de tu rostro.

1.- Nuestra voz.

Para que los pasos no me lloren,


para que las palabras no me sangren:
canto.
Para tu rostro fronterizo del alma
que me ha nacido entre las manos:
canto.
Para decir qe me has crecido clara
en los huesos más amargos de la voz:
canto.
Para que nadie diga: ¡tierra mía!,
con toda la decisión de la nostalgia:
canto.
Por lo que no debe morir, tu pueblo:
canto.
Me lanzo a caminar sobre mi voz para decirte:
tú, interrogación de frutas y mariposas silvestres,
no perderás el paso en los andamios de mi grito,
porque hay un maya alfarero en tu corazón,
que bajo el mar, adentro de la estrella,
humeando en las raíces, palpitando mundo,
enreda tu nombre en mis palabras.
Canto tu nombre, alegre como un violín de surcos,
porque viene al encuentro de mi dolor humano.
Me busca del abrazo del mar hasta el abrazo del viento
para ordenarme que no tolere el crepúsculo en mi boca.
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 3

Me acompaña emocionado el sacrificio de ser hombre,


para que nunca baje al lugar donde nació la traición
del vil que ató tu corazón a la tiniebla, ¡negándote!

2
Vámonos patria a caminar, yo te acompaño.

Yo bajaré los abismos que me digas.


Yo beberé tus cálices amargos.
Yo me quedaré ciego para que tengas ojos.
Yo me quedaré sin voz para que tú cantes.
Yo he de morir para que tú no mueras,
para que emerja tu rostro flameando al horizonte
de cada flor que nazca de mis huesos.

Tiene que ser así, indiscutiblemente.

Ya me cansé de llevar tus lágrimas conmigo.


Ahora quiero caminar contigo, relampagueante.
Acompañarte en tu jornada, porque soy un hombre
del pueblo, nacido en octubre para la faz del mundo.
Ay, patria,
a los coroneles que orinan tus muros
tenemos que arrancarlos de raíces,
colgarlos de un árbol de rocío agudo,
violento de cóleras de pueblo.
Por ello pido que caminemos juntos. Siempre
con los campesinos agrarios
y los obreros sindicales,
con el que tenga un corazón para quererte.

Vámonos patria a caminar, yo te acompaño.

3.- Distante de tu rostro.

Pequeña patria mía, dulce tormenta,


un litoral de amor elevan mis pupilas
y la garganta se me llena de silvestre alegría
cuando digo patria, obrero, golondrina.
Es que tengo mil años de amanecer agonizando
y acostarme cadáver sobre tu nombre inmenso,
flotante sobre todos los alientos libertarios,
Guatemala, diciendo patria mía, pequeña campesina.

Ay, Guatemala,
cuando digo tu nombre retorno a la vida.
Me levanto del llanto a buscar tu sonrisa.
Subo las letras del alfabeto hasta la A
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 4

que desemboca al viento llena de alegría


y vuelvo a contemplarte como eres,
una raíz creciendo hacia la luz humana
con toda la presión del pueblo en las espaldas.
¡Desgraciados los traidores, madre patria, desgraciados.
Ellos conocerán la muerte de la muerte hasta la muerte!

¿Por qué nacieron hijos tan viles de madre cariñosa?

Así es la vida de los pueblos, amarga y dulce,


pero su lucha lo resuelve todo humanamente.
Por ello patria, van a nacerte madrugadas,
cuando el hombre revise luminosamente su pasado.

Por ello patria,


cuando digo tu nombre se rebela mi grito
y el viento se escapa de ser viento.
Los ríos se salen de su curso meditando
y vienen en manifestación para abrazarte.
Los mares conjugan en sus olas y horizontes
tu nombre herido de palabras azules, limpio,
pata lavarte hasta el grito acantilado del pueblo,
donde nadan los peces con aletas de auroras.

La lucha del hombre te redime en la vida.

Patria, pequeña, hombre y tierra y libertad


cargando la esperanza por los caminos del alba.
Eres la antigua madre del dolor y el sufrimiento.
La que marcha con un niño de maíz entre los brazos.
La que inventa huracanes de amor y cerezales
y se da redonda sobre la faz del mundo
para que todos amen un poco de su nombre:
un pedazo brutal de sus montañas
o la heroica mano de sus hijos guerrilleros.

Pequeña patria, dulce tormenta mía,


canto ubicado en mi garganta
desde los siglos del maíz rebelde:
tengo mil años de llevar tu nombre
como un pequeño corazón futuro
cuyas alas comienzan a abrirse a la mañana.

INVENCIBLES
De historia y pueblo estamos hechos.
Amor, nosotros somos invencibles. Pueblo e historia conducen al futuro.
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 5

¿Por qué, si es tan chiquita


Nada es más invencible que la vida; y tan hambrienta, que en ella
su viento infla nuestras velas. a uno sólo le queda por delante
la ardua tarea de morirse?"
Así triunfarán pueblo, historia y vida
cuando nosotros alcancemos la victoria. Pero yo siempre respondía,
que te quiero tanto,
Amanece ya en la lejanía de nuestras porque aún sumido en la tiniebla
manos. oyendo el largo llanto
Y la aurora se despierta en nosotros, de tus hijos,
porque somos los constructores no puedo ignorar
de su casa, los defensores de sus luces. que detras de mí
comienza en verdad,
Ven con nosotros que la lucha continúa. tu madrugada.
Levanta tu orgullo miliciano, muchacha.
Luego te alegrabas
¡Nosotros venceremos, mi dulce en el fondo de mis ojos,
compañera! y volvías tu rostro
con ternura,
------------------- tal vez en busca ya
de los hijos
que están todavía
TU MADRUGADA, PATRIA por venir.

---------------------
Así concibo yo a mi patria,
que otros la conciban como quieran.

Anduve viajando
muchos años
por el mundo, RETORNO A LA SONRISA
con el lucero Los niños
de tu nombre nacidos
en los ojos. a finales
del siglo
Y no hubo serán alegres.
una sola mañana,
que se fuera (Su sonrisa
sin algo de lo tuyo. es de sonrisas
Cuando el alba colectivas).
llegaba, ya estabas
repartiendo tus gestos, Yo,
extraños y lejanos, hombre en lucha
desde la oscura colina a mediados del siglo,
de mi rostro. digo: a finales del mismo
los niños serán alegres,
"¿Por qué la quieres volverán otra vez a reír,
tanto, me decían, otra vez a nacer en los jardines.
si es amarga y cruel Desde
como el alma de un basta? mi oscuridad amarga
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 6

salgo y sobresalgo voces, lleno de júbilo universal.


de mi tiempo duro
y veo el final
de la corriente:
niños alegres, -------------------
¡no más alegres!
aparecieron
y se levantaron
como un sol de mariposas EL GRAN INCONFORME
después del aguacero
tropical. I
Nunca preguntéis
Los niños a un hombre
inundaron si sufre,
el mundo porque siempre
con su canto, se está sufriendo
lo veo hoy, en alguna forma
1957, mediados y en algún camino.
del siglo 20, Hoy,
en lejano por ejemplo,
país de América, sufro tu dolor,
en la cuna del maíz. patria mía,
Desde mi tiempo aspero hasta lo más alto
veo un rostro de niño de mi alma.
inundando de gran felicidad Y no puedo
silvestre y colectiva. escapar,
llagado
Veo los niños alegres como estoy
rodeados de inquisidores; de tu tragedia.
polizontes con hambre
y funcionarios con miedo, Debo vivirte,
y, porque no he nacido
soy feliz en mi presidio para darte
lleno de casas y calles el contrapecho
y látigos y hambre, de mi vida,
porque veo la salida del sol sino lo más noble
lleno de flores, talcos y juguetes. y provechoso que tengo:
Soy feliz por la niñez futura, la vida de mi vida,
cuya ágil estatura nueva la dignidad y su ternura.
la llevo guardada
en mi corazón II
pobrísimo.
Soy feliz con mi alegría, Si alguien
porque nada puede impedir sufre tanto contigo,
el nacimiento de los niños ese pobre hombre
al finalizar mi siglo 20, tengo que ser yo,
bajo otra forma de vivir, yo que sufro tus limosneros,
bajo otro aire profundo. tus prostitutas,
tus hambrientos,
Soy feliz por la niñez del mundo tus asperas colonias populares,
venidero, y, lo procuramos a grandes donde tienen sus nidos
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 7

los buitres con las manos jardineras de mis besos.


del hambre y del frío. A tí te quiero, porque eres la mía.
La compañera que la vida me dió,
Pero yo no te sufro para ir luchando por el mundo.
sólo con los ojos Amo a la gente sencilla de mi pueblo,
abiertos, porque son sangre que necesito,
sino con toda la herida, cuando sufro y me desangro;
tanto del alma hombres que me necesitan cuando
como del cuerpo, sufren.
porque soy, antes que nada, Porque nosotros somos los más fuertes,
el gran inconforme pero también los más debiles. Somos la
que anda lágrima.
debajo de la piel La sonrisa. Lo dolorosamente humano.
de todos, La unidad
esperando su hora, de lo mejor y de lo más deplorable. Lo
porque nadie que canta
como los pueblos sobre la tierra y lo que llora sobre ella.
saben, De ellos recibí esta voz, este corazón
que no se puede inquieto
renunciar jamás que me apoya y me fortalece y me lleva
a la lucha, consigo.
porque tampoco, Por eso los amo como son
se puede renunciar y también como serán.
nunca a la victoria. Porque ellos son buenos
y serán mejores.
Y juntos nos jugamos
el destino, con nuestras
---------------------- manos que todo lo construyen.
Así amo yo la vida
y amo a la humanidad,
amor mío,
cuando te amo y amo
RESPUESTA a los hombres sencillos
Si me preguntaras de mi bello y horrendo país.
qué es lo que más quiero
sobre la anchura de la tierra,
yo te contestaría:
a tí, amor mío, y a la gente -----------------------
sencilla de mi pueblo.

Dulce eres, como la tierra.


como ella frutal y hermosa.
Pero a tí te quiero.
No por bella que eres. COMUNICADO
Ni por lo fluvial de tus ojos, Nada
cuando ven que voy y vengo, podrá
buscando, como un ciego, el color contra esta avalancha
que se me ha perdido en la memoria. del amor.
Ni por lo salvaje de tu cuerpo indomable.
Ni por la rosa de fuego, que se entrega Contra este rearme del hombre
cuando la levanto del fondo de la sangre en sus más nobles estructuras.
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 8

Nada Y muchos golpes recibidos, mucha


podrá hambre.
contra la fe del pueblo Por ese simple día, amor mío,
en la sola potencia de sus manos. habré luchado muchos años.
Nada
podrá Por ese simple día, amor mío,
contra la vida. habré esperado muchos días.
Y nada En lo alto de mis ojos
podrá verás que aún persigo
contra la vida una estrella lejana
porque nada y que no he podido volver
pudo sobre mis pasos,
jamás porque la luz del alba
contra la vida. me sigue seduciendo.
Amor mío,
tu hombre se va de nuevo
---------------------- a los combates por la dicha.

TU HOMBRE SE DESPIDE, AMOR MIO


Me voy

pero no te preocupes
si antes del otoño
no he vuelto todavía.
----------------------
Es lejos mi país
y sufre tanto,
que uno es incapaz
de ser feliz,
lejos de sus torres.

Aquí lo tengo todo. SABOR A LUTO


Nada me falta, Tú no sabes,
ni siquiera mi soledad. mi delicada bailarina,
De todos lo guatemaltecos el amargo sabor a luto
pobres, yo soy quizá que tiene la tierra
una excepción ahora. donde mi corazón humea.
Y como mi vida entera Si alguien toca a la puerta,
luché contra toda excepción, nunca sabes si es la vida
porque quiero siempre o la muerte
que la misma sea la regla, la que pide una limosna.
tengo que irme, así de común, Si sales a la calle,
barato de egoísmos. puede que nunca más
regresen los pasos
Me voy, a cruzar el umbral
pero no te preocupes de la casa donde vives.
si tardo un poco en el regreso.
Un día en otoño me verás llegar. Si escribes un poema,
De lejos, con polvo aún en los cabellos. puede que mañana
te sirva de epitafio.
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 9

Si el día está hermoso junto a sus muebles


y ríes, rotos, sucios, viejos,
puede que la noche recibe
te encuentre en una celda. sobre la curva de su espalda,
Si besas a la luna, toda la injusticia
que acaricia tu hombro, maldita
puede que un cuchillo del sistema de lo mío y lo tuyo.
de sal
nazca de madrugada Por ser pobre,
en tus pupilas. los juzgados de los ricos
Amargo sabor a luto ordenaron deshaucio.
tiene la tierra donde vivo, Quizá ya no conozcas
mi dulce bailarina. más esta palabra.
Así de noble
Sabes, es el mundo donde vives.
creo Poco a poco
que he retornado van perdiendo ahí
a mi país su crueldad
tan solo para morir. las amargas palabras.

Y en verdad, Y cada día,


no lo comprendo todavía. como el amanecer,
surgen nuevos vocablos
todos llenos de amor
y de ternura para el hombre.
-----------------------
Deshaucio.
¿cómo aclararte?
Sabes, aquí,
cuando
no puedes pagar el alquiler,
las autoridades de los ricos
INFORME DE UNA INJUSTICIA vienen y te lanzan
Desde hace algunos días se encuentran con todas tus cosas
bajo la lluvia los enseres personales de a la calle.
la señora Damiana Murcia v. de García, Y te quedas sin techo,
de 77 años de edad quien fue lanzada para la altura de tus sueños.
de una humilde vivienda, situada en la Eso significa la palabra
15 calle "C", entre 3a. y 4a. avenidas de deshaucio: soledad
la zona 1. abierta al cielo, al ojo juzgor
(Radioperiódico "Diario Minuto" primera y miserable.
edición del día miércoles 10 de junio de
1964.) Este es el mundo libre, dicen.
¡Qué bien que tú
Tal vez no lo imagines, ya no conozcas
pero aquí, estas horrendas libertades!
delante de mis ojos,
una anciana. Damiana Murcia v. de García
Damiana Murcia v. de García, es muy pequeña,
de 77 años de ceniza, sabes,
debajo de la lluvia, y ha de tener tantísimo frío.
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 10

de que ya no conozcan
¡Qué grande ha de ser su soledad! injusticias
tan hondas y abundantes.
No te imaginas
lo que duelen estas injusticias.
Normales entre nosotros.
Lo anormal es la ternura -----------------------
y el odio que se tiene a la pobreza.
Por eso hoy más que siempre
amo tu mundo,
lo entiendo,
lo glorifico INTELECTUALES APOLITICOS
atronado de cósmicos orgullos. Un día,

Y me pregunto: los intelectuales


¿Por qué, entre nosotros, apolíticos
sufren tanto los ancianos, de mi país
si todos se harán viejos algún día? serán interrogados
Pero lo peor de todo por el hombre
es la costumbre. sencillo
El hombre pierde su humanidad, de nuestro pueblo.
y ya no tiene importancia para él
lo enorme del dolor ajeno. Se les preguntará
Y come, sobre lo que hicieron
y ríe, cuando
y se olvida de todo. la patria se apagaba
Yo no quiero lentamente,
para mi patria como una hoguera dulce,
estas cosas. pequeña y sola.
Yo no quiero
para ninguno No serán interrogados
estas cosas. sobre sus trajes,
Yo no quiero ni sobre sus largas
para nadie en el mundo siestas
estas cosas. después de la merienda,
Y digo yo, tampoco sobre sus estériles
porque el dolor combates con la nada,
debe llevar ni sobre su ontológica
claramente establecida su aureola. manera
de llegar a las monedas.
Este es el mundo libre, dicen. No se les interrogará
sobre la mitología griega,
Ahora compárame en el tiempo. ni sobre el asco
Y dile a tus amigos que sintieron de sí,
que la risa mía cuando alguien, en su fondo,
se me ha vuelto un mueca se disponía a morir cobardemente.
grotesca Nada se les preguntará
en medio de la cara. sobre sus justificaciones
Y que digo amén su mundo. absurdas,
Y lo construyan bello. crecidas a la sombra
Y que me alegro mucho de una mentira rotunda.
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 11

Ese día vendrán porque ahí,


los hombres sencillos. durante muchos años,
Los que nunca cupieron se agolpó la voz del pobre,
en los libros y versos se torturó la flor de su sueño,
de los intelectuales apolíticos, y se levanto con el orgullo
pero que llegaban todos los días del verdugo,
a dejarles la leche y el pan, una sola estatura de lamentos
los huevos y las tortillas, y de lirios amargos.
los que les cosían la ropa,
los que le manejaban los carros, La cárcel de policía en mi país
les cuidaban sus perros y jardines, es verdaderamente tenebrosa.
y trabajaban para ellos,
y preguntarán, Ahí se rompió
"¿Qué hicisteis cuando los pobres la continuidad de tantas esperanzas.
sufrían, y se quemaba en ellos, Ahí murieron muchos hombres
gravemente, la ternura y la vida?" guardando en el cuenco dulce
de su mano,
Intelectuales apolíticos la ausencia del pan y de los hijos.
de mi dulce país, Ellos murieron en su línea,
no podréis responder nada. apretando en su delirio por tortura
el paisaje de una mazorca calurosa
Os devorará un buitre de silencio y pensando en los pájaros
las entrañas. que vuelan
Os roerá el alma libremente por el aire azul
vuestra propia miseria. de Guatemala.
Y callaréis,
avergonzados de vosotros. II

¡Ah . . . qué doloroso


----------------------- es tener que hablar de todo esto!
Pero la cárcel de policía
en mi país,
invade los terrenos
de la risa
CARCEL DE LA POLICIA cristalina,
eleva su mano
de hiedra aterradora
I al corazón
del viento
La cárcel de policía en mi país y nos enturbia
tiene color de gris martirio el diálogo limpio con la vida.
y gris invierno. Por eso el pueble
El llanto sabe
ha sonado contra el tiempo que su color es gris
y contra el odio y es demasiado triste.
en sus muros,
extendidos junto as dolor del pueblo. III
Es una frontera de espinas venenosas.
El hombre del pueblo Por eso los niños huyen de los policías
sabe y los acusan con su miedo sencillo.
y se rebela contra ella,
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 12

Por eso el pueblo la señala


y escupe el odio contra ella. Salieron de la ciudad a las doce
de la noche. Atrás, las luces decían
adiós con pupilas espigadas.
Atrás, la ciudad, sin alas, se quedaba
con los enamorados, su lecho y su
sonrisa. . .
---------------------- No volvieron más hacia las cárceles
porque hundieron sus raíces biológicas
en el mismísimo corazón del pueblo.

"¡Han matado! ¡Han matado


LOS FUSILADOS muchos obreros esta mañana!
Los llevaron lejos de la ciudad -lo dice el pueble llorando
y no volvieron a llorar sus ojos por boca de sus paredes-.
sobre las grises calles de mi país; "Fuera de la ciudad capital
ni volvió más la brisa a disolver esbirros del gobierno han matado
su frente contra los carceleros prisioneros políticos y apolíticos:
ni el luto dobló más su cintura albañiles de una primavera que
en las pupilas claras del sol; comienza."
ni el andamio biológico del puño "¡Han matado! ¡Han matado hombres
se trepó de sombra. que solían amar la salida del sol,
besar la frente de los hijos,
Las calles, las casas, los sueños morir por la vida de una rosa,
los vieron pasar hacia la muerte pelear con hoz por el pueblo,
con la ternura flotando alegre levantar el martillo por la vida,
sobre sus sienes de floresta, amar al pobre sobre todas las cosas
pero de cada rostro nacían pájaros y pelear por su futuro con los dientes."
que buscaban el regazo de la aurora
llenándola de un no sé qué de amor Los llevaron lejos de la ciudad
caído desde lo alto de una lágrima. . . y dejaron sus sienes floreciendo
De pie marchaban, silvestres y humanos. orgullosos maizales, eternizados
Amarrados, como el cabello de las estarán ahora debajo de la tierra
mujeres soportando con sus hombros inmensos
populares, salían al encuentro de la todo el futuro del mundo. . .
muerte
con una canción universal en la garganta
poblada de milpales soberbios. ¡Otra vez
la muerte amenazando, subiendo otra ----------------------
vez
las gotas del martirio hasta el aliento. . .!

Custodiándolos, los verdugos reían. Y


bebían ASESINADOS EN JUNIO
la silenciosa integridad de sus jilgueros I
con el mismo rostro de raíces castigadas, En vano asesinaron vuestra sangre
con la misma estatura corta de la brisa, hermanos, pechos, milpas amigas.
con el mismo color de río sin afluentes
pero con diferente emoción y En vano todo ese pisotear la patria
pensamiento y desgarrar entrañas juveniles.
sobre el puño oloroso de los jardines. . .
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 13

En vano, pueblos del mundo, la mano luto, agonía de puños:


traidora abofeteó al maíz humano.
nos queda una lección
En vano se levantó la ignomia más alta que las finas
sobre el dulce viento ametrallado. armas extranjeras:
morir por el pueblo
En vano la muerte estableció su es morir de humanidad.
carcajada
sobre las claras calles que recuerdo. III
Vosotros,
II los que moristeis de Guatemala,
La juventud no muere nunca, recoge de tan agónicos martirios dulces.
sus puños, suelta su frente al cielo
y se queda establecida en la historia, Y milenaria pasión sencilla,
señalando a los hombres el camino nacisteis en medio de las calles
nuevo donde nacen los rumbos de la historia:
lleno de sacrificios originados en el amor. en la encrucijada de la muerte y la vida.

Soy un hombre apasionado del viento, Vosotros,


por él hubiera dado toda mi vida; hombres y estudiantes, puños
hubiera dado toda mi muerte, soles del gran sol de la esperanza,
pero un día triste, un día de aguaceros: letras de la palabra mañana,
¡balas entre el corazón y la espalda, tréboles de cuatro hojas ciudadanas
pólvora y metal doliéndose en la carne, y pétalos sencillos de nuestro corazón,
sangre de mi pueblo por las calles, por vosotros aprendimos a morir todos
grito de cementerio y mariposa, los días
todo desenfrenado hasta el martirio! ¡y morir todas las muertes!

Cinco estudiantes como gorriones sin Universitarios


alas hombres, padres de todos los planetas,
hicieron una ronda al corazón ciudadano, por vuestro alto destino de banderas
cayendo, asesinados, de la frente a los me sangran las palabras patria y pueblo,
pies, porque decir asesinados en junio es decir
creciendo desde la muerte al infinito. patria,
Ahora digo: porque decir asesinados en junio es decir
¡traidores, hombres sin hombría, pueblo,
cobardes! porque decir asesinados en junio es
agonizar sin muerte,
¿Estais locos para asesinar la eternidad? ¡lleno de balas el corazón y de grandeza
el alma!
¡Pronto vendrá vuestro día,
desgraciados,
malditos fariseos, una muerte horrible Porque decir asesinados en junio es decir
está esperando nacer sobre cuerpos patria,
inmundos, morir por ella,
como el cuerpo de los traidores! vivir por ella
¡darnos enteros por su futuro que llegará!
Ahora morimos llenos de Guatemala,
¿qué muerte más alta hay? IV
Vosotros,
No todo ha sido muerte, los asesinados en junio, oíd al pueblo
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 14

desde vuestro lecho natural de tierra: como fluviales héroes sin tiempo ni
Os amo con todo lo que siento y vivo. altura,
Os quiero con mi fuerza brutal de miran al traido, lloran un siglo de lágrimas
cargador. y se despiertan sonriendo eternidades,
Os defiendo con mi cuerpo de porque ahora tienen vida eterna:
campesino. ¡el corazón del pueblo es inmortal!
Os canto con la fuerza de vuestro grito
final.
Os salvo de la muerte con el puño -----------------------
alzado.
Vosotros,
los asesinados en junio, oíd al pueblo:
desde el lugar donde los pechos aman VIUDO DEL MUNDO
las raíces; Compañeros míos
os voy a contar una cosa que nunca yo cumplo mi papel
olvidaremos: luchando
de vuestra muerte manan vidas con lo mejor que tengo.
innumerables, Qué lástima que tuviera
de vuestra muerte sale la patria vida tan pequeña,
definiendo, para tragedia tan grande
levantando y definiendo su perfil heróico. y para tanto trabajo.
Vosotros,
los asesinados en junio, oíd al pueblo: No me apena dejaros.
la patria os ama como yo os amo, Con vosotros queda mi esperanza.
como os aman Juan y el viento,
como os aman la estrellas y el agua, Sabéis,
como os aman la tierra y sus semillas, me hubiera gustado
como os aman lo pedruscos hondos, llegar hasta el final
ciegos, de todos estos ajetreos
que en la noche de los martirios abren los con vosotros,
ojos en medio de júbilo
para ver si estáis en vuestro sitio tan alto. Lo imagino
definitivo y no quisiera marcharme.
y no habéis resucitado hasta los cielos. Pero lo sé, oscuramente
Vosotros, me lo dice la sangre
los asesinados en junio oíd al pueblo: con su tímida voz,
el verso nace simple del pecho de todos que muy pronto
los hombres, quedaré viudo de mundo.
todos los pueblos palpitan por él, todas
las gargantas,
cuando asciende el recuerdo como una ------------------------
tempestad y dice:
"Entre dos fuegos cayeron heroica e
inolvidablemente
Alvaro Castillo, Salvador Orozco, Julio ESTRATEGA A CONTRAPECHO DEL
Juárez, Arturo HOMBRE
Acevedo y Antonio Carrillo Luna, entre Coronel,
dos fuegos tú que tienes
cayeron y nacieron." las armas y el poder,
Y, puedes mandar
en las raíces de la patria están parados, a bombardear
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 15

nuestras montañas, del hombre para atrás


que su tranquilo y el pueblo piensa
pecho del hombre
de esperanza y pájaro hacia adenlante.
jamás huirá He ahí,
despavorida hacia el viento. pues,
coronel,
Coronel, estratega
Tú que tienes a contrapecho
las armas y el poder, del hombre,
puedes mandar porque tienes
a matar de antemano
a quien te dé la gana; perdida la batalla
a encarcelar en contra de
a quien se atreva nosotros.
al coraje de la frente
en alto,
gallarda y luminosa -----------------------
como son las frentes
de los dignos. DE LOS DE SIEMPRE
Usted,
Coronel, compañero,
tú que tienes es de los de siempre.
las armas y el poder, De los que nunca
puedes se rajaron,
enviar a cerrar un instituto; ¡carajo!
a herir el dulce futuro De los que nunca
de la patria con la tarascada incrustaron su cobardía
gris y salvaje en las carnes del pueblo.
de tus malditas balas De los que se aguantaron
y a uniformar contra palo y cárcel,
el orgullo civil exilio y sombra.
del quetzal postprimario.
Usted,
Pero todo será en vano, compañero,
coronel, es de los de siempre.
porque tú no puedes, Y yo lo quiero mucho,
con tu impotencia milenaria, por su actitud honrada,
mandar a bombardear, milenaria,
a matar y encarcelar, por su resistencia
a uniformar de mole sensitiva,
la inconformidad por su fe,
de un pueble entero. más grande
Esa es la lucha, y más heroica,
coronel, que los gólgotas
y en esa lucha juntos
tú llevas de todas las religiones.
la peor parte,
porque tú, Pero, ¿sabe?
coronel, Los siglos
piensas venideros
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 16

se pararán de puntillas campana hecha de mar y arena


sobre los hombros de lluvia y panorama.
del planeta,
para intentar Mañana me amarán los ríos
tocar por haber pegado propaganda
su dignidad, en la noche de la patria:
que arderá ellos se encargarán de recordar
de coraje, mi nombre.
todavía. Y con su rostro de sonrisa
la más humilde campesina
Usted, escribirá la poesía de amor
compañero, que no salió de mi garganta.
que no traicionó El rostro de un niño alimentando
a su clase, escribirá lo que detuvo
ni con torturas, un grito de combate en mis arterias.
ni con cárceles,
ni con puercos billetes, Las palomas volando entre la espuma
usted, serán lágrimas de amor que no temblaron
astro de ternura, en mis párpados.
tendrá edad de orgullo,
para las multitudes Mañana, cuando no intervengan en
delirantes Corea
que saldrán para rodear de sombras la sonrisa
del fondo de la historia y no quieran detener la roja estrella
a glorificarlo, que llevan los quetzales en el pecho,
a usted, entonces los poetas
al humano y modesto, firmarán su canto con rosales.
al sencillo proletario,
al de los de siempre,
al inquebrantable -----------------------
acero del pueblo.

----------------------
SOLO QUEREMOS SER HUMANOS
Aquí no lloró nadie.
MAÑANA TRIUNFANTE Aquí sólo queremos ser humanos,
Estoy seguro. darle paisaje al ciego,
Mañana, otros poetas buscarán sonatas a los sordos,
el amor y las palabras dormidas corazón al malvado,
en la lluvia. esqueleto al viento,
Puede ser que vengan coágulos al hemofílico
con las cuencas vacías a llenarse y una patada patronal
de mar y paisaje. y un recuerdo que nos llora el pecho.
Hoy, la amargura y la miseria
rondan mis bolsillos Cuando se ha estado debajo de las
abiertos en la noche sábanas viudas.
a las estrellas. Cuando se ha visto transitar el hambre en
sentido
Mañana, para mi júbilo repicando contrario.
en las paredes, Cuando se ha temblado en el vientre de
la novia tendrá a su más bella la madre,
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 17

sin conocer aún el aire, la luz, el grito de su ir y venir del sueño al desvelo;
la muerte. su galope loco por los territorios,
Cuando eso nos sucede, no lloran los donde la estrella hable,
ojos el fuego embiste
sino la sangre humana y lastimada. y la vida y la muerte
Aquí no lloró nadie. son amantes del ciclón y del cisne;
yo, no puedo llegar a abrazar
Aquí sólo queremos ser humanos. a todos los poetas;
Recordarle la patria al desterrado oír como crece la hierba azul
para verlo revolcarse en la nostalgia. de la poesía desde su alma;
Cargar un pan en una calle de navegar por los ríos
hambrientos escondidos en sus manos;
para que se lancen a mordernos hasta el oír como cae el viento
alma, en el desfiladero
darle cara de gallina a la miseria de sus palabras más amargas;
para que la pueda devorar el hambre, nacer también desde su pecho
darle sabor de trigo a la saliva sola como una rosa oscura y anónima
y espíritu de leche a la tormenta. y decirle al tímido: tomad
mi brazo, marcharemos juntos.
Cuando se ha nacido entre pañales rotos Y hacerle sentir el resplandor
y cuando se ha nacido sin pañales. de la amistad más ancha,
Cuando nos han limpiado pulcramente el para que no sea menos su dolor;
aparato su agónico paso por el mundo.
digestivo. Y enseñarle al triste
Cuando se nos dice, comed, la bella cintura de la risa,
comed vuestra miseria, desgraciados. para que su tristeza
sea dulce lámpara amorosa
Cuando eso acontece, no es llanto el que y no lirio que se apaga
destilan las cuando la soledad se enciende.
pupilas Y al poeta de vigorosos aceros
es una simple costumbre de exprimir los cultivarle en el pecho
puños en los la rosa más bella y más grande
ojos para que no pase por el mundo
y decir: aquí no lloró nadie, con la pupila ciega
aquí sólo queremos ser humanos y la ternura coja
comer, reír, enamorarse, vivir, y sepa amar la vida
vivir la vida y no morirla. donde la misma surge
¡Aquí no lloró nadie! con su rostro flameante.
Y entender a todos
y a todos decirle: vive,
porque la vida
---------------------- es la poesía más alta.

HOLOCAUSTO DEL ABRAZO -----------------------

Yo, que amo como nadie la poesía,


que comprendo la tristeza de un árbol;
el dolor de un poeta, su inmensidad HOLOCAUSTO DE LA
condenada al recipiente chico; MERIENDA TRANQUILA
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 18

Pustolento. Perruno. Horrendo.


Yo, que busco mi pan diario Creado por el lobo, en verdad.
en las manos nupciales Sufrido por el hombre, a verdad.
de la harina; que amo la gaviota Destruido con odio y muerte
silvestre de su vuelo en nombre del amor y la vida.
y el corazón mundial del trigo
con su rostro moreno por el ardor ¡Qué terrible mi tiempo!
del sol, del agua, de los aires;
yo, no puedo comer mi pan tranquilo, Y sin embargo, fue mi tiempo.
mi pan que amo y que me gusta, Hombres del futuro, cuando
porque me da la fuerza para el beso, penséis en nuestro tiempo,
para el vuelo de mi mano, no penséis en los hombres,
para la lluvia de mi frente. pensad en las bestias
Yo, no lo puedo comer tranquilo que fuimos mordiéndonos
mientras le falte al mundo; a dentelladas homicidas
mientras el mundo no cambie los pedazos de alma
y no cese el combate que tuvimos,
jadeante de los dientes; pero pensad también
mientras lo humano se desgaste que en este combate
y lo lobo nos crezca entre animales
y el hambre nos mate se murieron las bestias
a sobresaltos sucesivos. para todos los siglos
y nació el hombre,
¡Qué terrible mi tiempo! lo único bueno de mi tiempo.
Y que en medio de todo,
algunos vimos,
llenos de telarañas
----------------------- y de polvo genésico,
cómo el hombre
fue venciendo a la bestia.
Y cómo el futuro
HOLOCAUSTO OPTIMISTA se acercaba
con una estrella
¡Qué terrible mi tiempo! en los cabellos,
cuando moría
Y sin embargo, fue mi tiempo. la bestia
No lo impuse yo, tan sólo bajo el peso
me tocó hundir mis pasos del hombre.
en su vientre
y caminar con el fango
hasta el alma,
llenarme la cara de lodo, ----------------------
entubiarme la pupila
con el agua sucia
y marchar HOLOCAUSTO DEL AMOR
hacia la orilla futura
dejando una huella Yo, que pregoné el amor,
horripilante la ternura entre los hombres,
que hederá debo gritar, odiar, señalar
para todos los tiempos. al cobarde con un dedo,
Y sin embargo, fue mi tiempo. más quemante que el fuego.
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 19

¡Qué terrible mi tiempo! mirad qué ancho el cielo


Cuando quisiera leer y tenderme contigo
el color de las orquideas junto a la raíz madura del trigo,
comprender el idioma azul yo tengo que decirte adiós,
de nuestros lagos; desde mi sangre que enviuda,
y galopar un cerezo sonoro, desde mis manos que lloran
tengo que estallar desde mi alma que se quiebra
como un disparo obscuro en tu dolor, que llueve
y escapar, en la noche, desde muy adentro de tus ojos.
de los sueños más dulces.
Yo que amo veinticuatro horas al día
que tengo el corazón
más grande -----------------------
que el tiempo, no puedo amar
ciegamente, desatando mi alma
sus corceles de besos.
¡Qué terrible mi tiempo! NUNCA ESTOY SOLO
Cuando quisiera inclinar
mi frente al fondo
del regazo que amo; De veras, nunca estoy solo.
localizar mi rostro Tan solo estoy triste
en un recodo de tus ojos; cuando tus ojos
ayudar a que vuelen tus labios huyen
hacia el fuego del sitio
y enseñarte una a una en que debimos
las virtudes del agua encontrarnos
presentarte a mi amigo el otoño; por la tarde.
cuando fuma su pipa Ahora
de hojas amarillas, se pudre la espera
recostado debajo del tiempo,
como viejo marinero del tiempo que se ríe
a la orilla del sueño de mí, gran amador,
cuando quisiera venir y decirte: desprovisto de amada
mirad la espuma, amor mío, en búsqueda siempre
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 20

Este gran poeta y guerrillero guatemalteco nació en Quetzaltenango en 1936. Desde


muy joven comenzó a militar en el Partido Comunista de su país, el Partido Guatemalteco
del Trabajo y en 1953 fue nombrado presidente de la Asociación de Estudiantes de
Postprimaria.

Ya al año siguiente tuvo que exiliarse a El Salvador por su oposición al golpe de


estado contra Jacobo Arbenz perpetrado por la CIA y tropas mercenarias. Allí continuó la
lucha revolucionaria dentro del Partido Comunista salvadoreño y trabajó en los más
variados oficios para sobrevivir.

Estuvo exiliado en el país vecino durante tres años, aunque cruzaba


clandestinamente la frontera para impulsar la lucha revolucionaria. En El Salvador
desempeñó un incansablñe trabajo de organización entre los intelectuales progresistas,
aprovechando el gran éxito literario que obtuvo. Fue un íntimo amigo del también poeta y
guerrillero Roque Dalton, que a su muerte escribió una encendida y vibrante semblanza
política y literaria de su camarada.

Regresó a Guatemala en 1958 para ingresar en la Universidad de San Carlos donde


comienza a estudiar Derecho y Ciencias Sociales.

Ese mismo año obtuvo una beca para cursar estudios en la desaparecida República
Democrática de Alemania y en 1959 inició sus estudios de Letras en Leipzig,
abandonándolos 3 años después para ingresar a la Brigada Joris Ivens, un grupo de
cineastas, que trataba de filmar cortometrajes sobre la lucha armada de liberación de los
pueblos latinoamericanos.

Regresó a Guatemala en 1964, compartiendo la lucha armada revolucionaria con las


actividades culturales, en particular la dirección del Teatro de la Municipalidad de
Guatemala.

Cuando fue detenido en 1965, estaba a punto de subir a la montaña para hacer un
reportaje cinematográfico de las Fuerzas Armadas Rebeldes a los destacamentos
guerrilleros. El régimen militar lo envía de nuevo al exilio, pero las organizaciones
revolucionarias lo nombran representante de Guatemala en el Comité Organizador del
Festival Mundial de la Juventud en Argelia. Así, recorre Alemania, Austria, Hungría,
Chipre, Argelia y Cuba, donde permanece algunos meses.

En 1966 regresa clandestinamente a su país para incorporarse a la organización


guerrillera Fuerzas Armadas Rebeldes comandadas por César Montes, donde ocupa la
responsabilidad de propaganda y educación del Frente Edgar Ibarra.

En marzo de 1967 fue herido en un combate y detenido nuevamente por las tropas
emrcenarias del gobierno de Méndez Montenegro, junto con su compañera Nora Páiz,
también guerrillera, en la Sierra de las Minas. De aquel combate según se cuenta sólo
salvó la vida el legendario Pablo Monsanto.

El poeta fue trasladado a la base militar de Zacapa donde se le torturó y mutiló


brutalmente, hasta que le quemaron vivo entre el 19 al 23 del mismo mes. Roque Dalton
describió así los últimos momentos de su camarada:
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 21

"Sus propios verdugos han testimoniado su entereza y su coraje ante el enemigo, el


tormento y la muerte: murió como un indoblegable luchador revolucionario, sin ceder un
ápice en el interrogatorio, reafirmando sus principios basados en el marxismo-leninismo,
en su ferviente patriotismo guatemalteco e internacional, en su convencimiento de estar
siguiendo - por sobre todos los riesgos y derrotas temporales- el único camino
verdaderamente liberador para nuestros pueblos, el camino de la lucha armada popular".

Sólo contaba con 31 años de edad: indudablemente nos lo arrebataron antes de


llevar su poesía a la más alta depuración estilística. Generosamente dio a su pueblo su
canto y su vida. ¿Qué más puede dar un poeta?

Otto René dejó tras de sí una excelente obra poética reconocida en su país y en el
extranjero. Entre los premios de poesía que obtuvo podemos mencionar el del Torneo
Estudiantil Centroamericano de poesía en 1955, con su poema "Llama viva", un canto a
San Salvador que le acogía en su destierro. Al año siguiente volvió a ganar el Torneo
Estudiantil Centroamericano con un trabajo conjunto con su camarada y amigo Roque
Dalton, por el poema "Dos puños por la tierra". Aquel mismo año fue galardonado con el
premio Autónomo en 1956, patrocinado por la AEU, por su poema "Pequeño canto a la
patria". En 1957 logró el premio Internacional de Poesía en Budapest otorgado por la
Federación Mundial de Juventudes Democráticas por su poema "Distante de tu rostro". En
1958 ganó premio "Filadelfio Salazar", de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

En 1964 había publicado en Guatemala Tecún Umán y la obra poética de sus


últimos años de vida fue recogida en el poemario "Vámonos Patria a caminar", cuyos
originales había corregido el autor en la cárcel en 1965, reeditado póstumamente en
1968, en México, con un prólogo de César Montes.

Posteriormente un familiar del poeta en Alemania hizo llegar a Roque Dalton una
extensa colección de su obra inédita, en la que aún trabajaba hasta poco antes de su
muerte. En la confección de la Antología de su obra que publicó Casa de las Américas en
La Habana bajo el título de "Poemas", se han utilizado principalmente materiales incluidos
en "Vámonos Patria a Caminar" y en las colecciones inéditas.

Sus poemas abordan tanto la


temática amorosa como la político-
ideológica. En el primer caso, dice Roque
Dalton, es evidente que el amor en la
poesía de Otto René Castillo es algo más
que la simple exaltación de la relación
hombre-mujer: es la reafirmación
constante del sentimiento de la vida
contrapuesto en todo momento a la
injusticia, a la tristeza y a la muerte. En el
segundo caso, la expresión poética toda
pasa a ser un instrumento de la
convocatoria a la lucha revolucionaria,
para la cual se usa tanto la incitación
directa nerudiana como algunos
conscientes distanciamientos de corte
brechtiano.
Otto René Castillo Vámonos patria a caminar pág. 22

Como escribió Dalton, la obra de Otto Réné Castillo "quedará como un espléndido
testimonio de pasión, confeccionado en el lenguaje necesario para conmover a los
hombres de este tiempo en que él, como los precursores y los adelantados de siempre,
pasó como una ráfaga de fuerza y de autenticidad".