Está en la página 1de 2

Para empezar a fabricar la hucha hinchamos el

globo del tamaño que deseamos que sea nuestra


alcancía. Cuando más grande sea más dinero
almacenaremos y más tarde la romperemos

Una vez el globo esté hinchado lo atamos para que


no se deshinche. Antes que se seque el barro realizamos una
pequeña obertura alargada al lado opuesto al de las
patas. Debe tener un tamaño algo superior al de
una moneda para que pueda introducirse
fácilmente.

Ahora proseguiremos con las patas.


Cogemos la hoja de papel y realizamos 4 tiras
alargadas. Las doblamos en ziga-zaga (como
observamos en el circo rojo de la derecha) y las
enganchamos con cinta adhesiva sobre el globo
distribuidas en un cuadrado.

Para realizar la cara del cerdito hacemos tres


círculos de barro: dos de ellos con una incisión en
su centro y el tercero le realizamos dos cortes a los
lados.
Enganchamos los círculos en la parte delantera de
la hucha mojándolos un poco en su reverso.

Le damos forma a la hucha recubriendo el globo y


las patas con una capa de barro. Mezclando el
barro con agua conseguiremos más fluidez en el
mejunje.
Dejamos secar el conjunto unas horas y
explotamos el globo de su interior con la punta de
las tijeras o el punzón a través de la obertura
superior.

Y ya tenemos disponible una bonita hucha para


guardar nuestro dinero.
Puedes decorarla con temperas y adornar tu
habitación con este simpático cerdito.
Ya será tu decisión romperla cuando esté llena y
hacerte otra.
¡ Suerte con el ahorro!