Está en la página 1de 2

Visión Óptima – Vergencias

Guía de orientación para la prescripción del flipper de lentes.

El flipper de lentes es un accesorio indispensable para la realización del plan


de ejercicios visuales. La elección de la potencia de sus lentes y algunos
consejos útiles son el objeto de esta pequeña guía.

Como norma general, la potencia de las lentes ha de ser función de la edad. La


filosofía de la terapia es que los ejercicios puedan ser realizados fácilmente al
inicio. Por lo tanto, deberíamos ser conservadores a la hora de seleccionar las
lentes entre las de un rango, eligiendo aquélla combinación que sea menos
exigente.

Por otro lado, también existen condicionantes específicos, relacionados con el


estado binocular del paciente. Esto significa, en el fondo, que será el
profesional prescriptor quién determine, al final, las características del
instrumento.

En la siguiente tabla, se relaciona una guía de ayuda en función de la edad.

EDAD POTENCIA
De 0 a 27 años De ±2.00 a ±2.50 dp
De 28 a 36 años De ±1.50 a ±2.00 dp
De 36 a 42 años De ± 1.00 a ± 1.50 dp

Habría que tener en cuenta también otros aspectos, relacionados con el estado
binocular:

Problemas acomodativos

En estos casos, la demanda de los flippers puede ser aumentada


progresivamente, comenzando con aquélla potencia que pueda ser
compensada fácilmente, y terminando con aquélla que, teóricamente, le
corresponderá por su edad.

Problemas de vergencias:
Si el paciente sufre de insuficiencia de convergencia, tenemos que tener en
cuenta que tendrá dificultades para aclarar positivos en posición de
convergencia. Es decir, si el paciente está realizando un ejercicio de fusión en
convergencia, al interponer un positivo, la acomodación se relajará en esa
cantidad, y se producirá una determinada cantidad de divergencia acomodativa
(que será función del valor ACA del paciente). Por lo tanto, el mantenimiento de
la convergencia será más dificultoso.

Quizá en estos casos, habría que actuar también de manera progresiva, siendo
conservadores en los positivos al principio.
En el exceso de convergencia, ocurrirá lo contrario. El paciente, en actitud de
divergencia, tendrá más dificultad de lo normal para admitir lentes negativos.
En estos casos, sería conveniente también ser conservadores en negativos al
principio.

El prescriptor tiene la última palabra

El profesional tiene que valorar al paciente y recomendar las lentes que él crea
oportunas.

Montaje del flipper

Ya que el flipper será montado para una persona en particular, podemos


personalizar el montaje midiendo la distancia interpupilar y situando los centros
ópticos de los lentes a esta distancia.

Téngase en cuenta que, para una lente de +2.50 dp, un error de 3 mm por ojo
en el montaje, provoca un efecto prismático, según la ley de Prentice, de:

∆ = d cm P = 0,3 2,5 = 0, 75 dp prismáticas

En cada ojo. Es decir, 1,50 dp prismáticas en total. Si esto ocurriera, el proceso


de terapia queda desvirtuado por un factor que no controlaremos. Sin embargo,
con un pequeño esfuerzo de calidad, conseguimos que la terapia esté
controlada en todo momento.