Está en la página 1de 7

MÉTODOS Y ANÁLISIS VERTICALES

El análisis financiero dispone de dos herramientas para interpretar y analizar los estados
financieros se denominan Análisis horizontal y vertical, que consiste en determinar el
peso proporcional (en porcentaje) que tiene cada cuenta dentro del estado financiero
analizado. Esto permite determinar la composición y estructura de los estados
financieros.

El análisis vertical es de gran importancia a la hora de establecer si una empresa tiene


una distribución de sus activos equitativa y de acuerdo a las necesidades financieras y
operativas. Por ejemplo, una empresa que tenga unos activos totales de 5.000 y su
cartera sea de 800, quiere decir que el 16% de sus activos está representado en cartera,
lo cual puede significar que la empresa pueda tener problemas de liquidez, o también
puede significar unas equivocadas o deficientes Políticas de cartera.

Como hacer el análisis vertical

Como el objetivo del análisis vertical es determinar que tanto representa cada cuenta del
activo dentro del total del activo, se debe dividir la cuenta que se quiere determinar, por
el total del activo y luego se procede a multiplicar por 100. Si el total del activo es de
200 y el disponible es de 20, entonces tenemos (20/200)*100 = 10%, es decir que el
disponible representa el 10% del total de los activos.

Supongamos el siguiente balance general

Como se puede observar, el análisis vertical de un estado financiero permite identificar


con claridad como está compuesto.

Una vez determinada la estructura y composición del estado financiero, se procede a


interpretar dicha información.
Para esto, cada empresa es un caso particular que se debe evaluar individualmente,
puesto que no existen reglas que se puedan generalizar, aunque si existen pautas que
permiten vislumbrar si una determinada situación puede ser negativa o positiva.

Se puede decir, por ejemplo, que el disponible (caja y bancos) no debe ser muy
representativo, puesto que no es rentable tener una gran cantidad de dinero en efectivo
en la caja o en el banco donde no está generando Rentabilidad alguna. Toda empresa
debe procurar por no tener más efectivo de lo estrictamente necesario, a excepción de
las entidades financieras, que por su objeto social deben necesariamente deben
conservar importantes recursos en efectivo.

Las inversiones, siempre y cuando sean rentables, no presentan mayores inconvenientes


en que representen una proporción importante de los activos.

Quizás una de las cuentas más importantes, y a la que se le debe prestar especial
atención es a la de los clientes o cartera, toda vez que esta cuenta representa las ventas
realizadas a crédito, y esto implica que la empresa no reciba el dinero por sus ventas, en
tanto que sí debe pagar una serie de costos y gastos para poder realizar las ventas, y
debe existir un equilibrio entre lo que la empresa recibe y lo que gasta, de lo contrario
se presenta un problema de liquidez el cual tendrá que ser financiado con
endeudamiento interno o externo, lo que naturalmente representa un costo financiero
que bien podría ser evitado si se sigue una política de cartera adecuada.

Otra de las cuentas importantes en una empresa comercial o industrial, es la de


Inventarios, la que en lo posible, igual que todos los activos, debe representar sólo lo
necesario. Las empresas de servicios, por su naturaleza prácticamente no tienen
inventarios.

Los Activos fijos, representan los bienes que la empresa necesita para poder operar
(Maquinaria, terrenos, edificios, equipos, etc.), y en empresas industriales y
comerciales, suelen ser representativos, más no en las empresas de servicios.
Respecto a los pasivos, es importante que los Pasivos corrientes sean poco
representativos, y necesariamente deben ser mucho menor que los Activos corrientes, de
lo contrario, el Capital de trabajo de la empresa se ve comprometido.
Algunos autores, al momento de analizar el pasivo, lo suman con el patrimonio, es
decir, que toman el total del pasivo y patrimonio, y con referencia a éste valor, calculan
la participación de cada cuenta del pasivo y/o patrimonio.

Frente a esta interpretación, se debe tener claridad en que el pasivo son las obligaciones
que la empresa tiene con terceros, las cuales pueden ser exigidas judicialmente, en tanto
que el patrimonio es un pasivo con los socios o dueños de la empresa, y no tienen el
nivel de exigibilidad que tiene un pasivo, por lo que es importante separarlos para poder
determinar la verdadera Capacidad de pago de la empresa y las verdaderas obligaciones
que ésta tiene.

Así como se puede analizar el Balance general, se puede también analizar el Estado de
resultados, para lo cual se sigue exactamente el mismo procedimiento, y el valor de
referencia serán las ventas, puesto que se debe determinar cuanto representa un
determinado concepto (Costo de venta, Gastos operacionales, Gastos no operacionales,
Impuestos, Utilidad neta, etc.) respecto a la totalidad de las ventas.
Los anteriores conceptos no son una camisa de fuerza, pues el análisis depende de las
circunstancias, situación y objetivos de cada empresa, y para lo que una empresa es
positiva, puede que no lo sea para la otra, aunque en principio así lo pareciera. Por
ejemplo, cualquiera podría decir que una empresa que tiene financiados sus activos en
un 80% con pasivos, es una empresa financieramente fracasada, pero puede ser que esos
activos generen una rentabilidad suficiente para cubrir los costos de los pasivos y para
satisfacer las aspiraciones de los socios de la empresa.

Para efectuar el análisis vertical hay dos procedimientos:

1. Procedimiento de porcentajes integrales

Consiste en determinar la composición porcentual de cada cuenta del Activo,


Pasivo y Patrimonio, tomando como base el valor del Activo total y el porcentaje
que representa cada elemento del Estado de Resultados a partir de las Ventas
netas.

Porcentaje integral = Valor parcial / valor base X 100

Ejemplo El valor del Activo total de la empresa es $1.000.000 y el valor de los


inventarios de mercancías es $350.000. Calcular el porcentaje integral.

Porcentaje integral = 350.000/1.000.000 X 100

Porcentaje integral = 35%

El análisis financiero permite determinar la conveniencia de invertir o conceder


créditos al negocio; así mismo, determinar la eficiencia de la administración de una
empresa.

¿Para qué te sirve este tipo de análisis?

Con este tipo de análisis, puedes contestar algunas preguntas como las siguientes:

1. ¿De dónde sale el dinero que tengo trabajando en la empresa? Es decir, ¿qué porcentaje
sale del capital contable, del pasivo a corto plazo y del pasivo a larga plazo?
2. ¿Cómo se encuentra distribuido el dinero que tengo trabajando en mi negocio? ¿Está en
activo circulante, fijo o diferido? o dicho de otra manera, ¿cuál es la mezcla de activos con que
está trabajando la empresa?
3. ¿Cómo se integran mis costos y/o gastos?
4. ¿Existe algún rubro del estado de resultados cuyo monto sea especialmente alto?

Características del método de reducción de porcentajes integrales

A diferencia del método de razones simples, el método de porcentajes integrales tiene


características muy especiales:

No es posible obtener conclusiones acerca de la situación financiera de la empresa únicamente


con los porcentajes integrales (es decir, es un método alternativo). Estos deberán ser
comparados con los de otras empresas dentro de la misma industria, para poder interpretarlos.

Por esta razón, es necesario poner un cuidado especial en determinar con qué empresa los vas
a comparar, ya que si la otra empresa también está mal en su situación financiera, entonces de
nada servirá trabajar con esta información, porque, como dice el refrán, "mal de muchos,
consuelo de tontos".

Para medir el desempeño de la administración, no es recomendable realizar un análisis basado


en la comparación de estados financieros de 2 ó 3 años, ya que existen cambios en la
distribución de los recursos y deudas de tu empresa, que evidentemente están justificados por
el desarrollo de tu negocio.

Asimismo, puedes hacer comparaciones con los estados financieros que hayas presupuestado,
para detectar deficiencias en la operación o administración de la empresa.

El método de porcentajes integrales es alternativo y es considerado como un tipo de análisis


vertical

Cálculo de los porcentajes

Para determinar la estructura financiera interna de una empresa, primero hay que determinar la
proporción que representa cada rubro con respecto al total de cada concepto que nos interese.

Como ejemplo de lo anterior, podremos saber que proporción del total del activo es circulante,
o qué proporción del activo total representa el rubro de inventarios, o de clientes, o de terreno,
edificio o maquinaria y equipo, etc. Los resultados del análisis servirán para obtener algunas
conclusiones acerca de la situación financiera de la empresa.

A diferencia del método de razones financieras, en los que se hacen operaciones con
diferentes rubros de los estados financieros, en el método de reducción de estados financieros
a porcentajes o método de porcentajes integrales, lo único que tienes que hacer es dividir cada
uno de los renglones que integran los estados financieros entre el total de cada rubro y
multiplicarlo por 100, para que quede expresado en porcentaje.

Lo mismo sucedería con el pasivo y capital contable, en cuyo caso, el total seria la suma del
pasivo más el capital contable y en el estado de resultados debes considerar que las ventas
netas son iguales al 100 por ciento.

Para calcular los porcentajes integrales en el Balance general, se debe considerar como
referencia la suma del pasivo más el capital contable

La aplicación de este tipo de cálculos, es conocida como "porcentajes integrales parciales", ya


que estamos determinando la proporción que representa un renglón que integra parcialmente
un total respecto a otro integrante parcial, es decir, el total del pasivo a corto plazo, es parte
(integrante parcial) del pasivo total, mientras que a su vez, los conceptos de proveedores y
acreedores diversos son integrantes del pasivo a corto plazo.

Observa como invariablemente, la suma de los porcentajes debe ser iguala 100, es decir, al
hablar de porcentajes siempre debes tener en cuenta que estás determinando un por "ciento",
por lo que la suma de los porcentajes individuales debe ser igual a 100, o lo que es lo mismo,
"el todo es igual a la suma de sus partes"; de no ser así, significa que existe algún error en tus
cálculos.

La utilización del método de porcentajes integrales en el estado de resultados es muy útil, ya


que nos ayuda a conocer, a simple vista, cómo se forma el total de nuestros costos y gastos.

Para obtener los porcentajes integrales, como ya se mencionó con anterioridad, es necesario
dividir cada uno de los renglones de los costos y gastos entre el total de ventas netas y
multiplicarlo por cien.
Para calcular los porcentajes integrales en el estado de resultados, es necesario hacerlo con
respecto a las ventas netas

Utilidad del método de porcentajes integrales

Con este tipo de análisis, puedes contestar algunas preguntas como las siguientes:

1. ¿De dónde sale el dinero que tengo trabajando en la empresa? Es decir, ¿qué porcentaje
sale del capital contable, del pasivo a corto plazo y del pasivo a largo plazo?
2. ¿Cómo se encuentra distribuido el dinero que tengo trabajando en mi negocio? ¿Está en
activo circulante, fijo o diferido? o, dicho de otra manera, ¿cuál es la mezcla de activos con que
está trabajando la empresa?
3. ¿Cómo se integran mis costos y/o gastos?
4. ¿Existe algún rubro del estado de resultados cuyo monto sea especialmente alto?

No está de más recalcar el hecho de que éste es sólo un método alternativo y no es


conveniente aplicar este método para un análisis horizontal, ya que se puede caer en graves
errores de interpretación.

A continuación, estudiaremos otra herramienta de análisis que, a diferencia del anterior, nos
permite conocer el desarrollo de los últimos años de una empresa. Este método es conocido
con el nombre de análisis de tendencias.

Análisis de tendencias

Definición de análisis de tendencias

Es el método de análisis que consiste en observar el comportamiento de los diferentes rubros


del Balance general y del Estado de resultados, para detectar algunos cambios significativos
que pueden tener su origen en errores administrativos.

Este método nos permite conocer la dirección y velocidad de los cambios que se han dado en
la situación financiera de la empresa a través del tiempo, por lo que se considera como un
método de análisis horizontal.

Al igual que el método de porcentajes integrales, este nos ayuda a la detección de fallas; pero
es solamente un método explorativo, por lo que siempre es necesario investigar más a fondo
para encontrar las causas de las fallas.

Para efectuar un análisis mediante este método, es necesario determinar los cambios sufridos
en los saldos de los rubros de los estados financieros que nos interesa analizar.

El análisis de tendencias nos permite conocer el desarrollo financiero de una empresa

Año base e índices de tendencias

La aplicación de este método requiere de la elección de un año base que te va a servir como
referencia o punto de partida de tus cálculos para poder observar la tendencia que está
siguiendo cada concepto.

Para calcular los cambios sufridos en cada rubro una vez determinada la base, solamente
debes dividir el saldo del rubro que te interese de cada año, entre el saldo base y el resultado lo
multiplicas por 100, con lo que obtendrás un resultado conocido como índice de tendencia.

Para calcular los cambios sufridos en cada año y en cada rubro, es necesario determinar el
índice de tendencia respectivo
Fórmula pura el cálculo del índice de tendencia

Índice de tendencia = Saldo del año en cuestión x (100)


Saldo del año base

Una vez obtenidos los índices, es muy conveniente graficarlos para ver con claridad cómo se
está comportando tu empresa financieramente.

En ocasiones, es conveniente que utilices una misma gráfica para presentar la tendencia de 2,
3 o hasta 4 conceptos, pero no es recomendable que presentes muchos conceptos en la
misma gráfica, ya que puedes perderte con tantos datos y líneas.

Interpretación de los índices de tendencias

Una vez que hemos calculado los índices de tendencias respectivos, se procede a interpretar
los resultados para poder obtener algunas conclusiones sobre el comportamiento financiero de
la empresa.

Análisis del Estado de Resultados

Ahora, se analizan las partes fundamentales del estado de resultados, en donde se observa la
tendencia de las ventas, comparada con el costo de ventas, gastos de operación y utilidad
neta.

2. Procedimiento de razones simples.

RAZONES FINANCIERAS:

Uno de los instrumentos más usados para realizar análisis financiero de entidades
es el uso de las razones financieras, ya que estas pueden medir en un alto grado
la eficacia y comportamiento de la empresa. Estas presentan una perspectiva
amplia de la situación financiera, puede precisar el grado de liquidez, de
rentabilidad, el apalancamiento financiero, la cobertura y todo lo que tenga que ver
con su actividad.

Las razones financieras, son comparables con las de la competencia y llevan al


análisis y reflexión del funcionamiento de las empresas frente a sus rivales.

RAZONES DE LIQUIDEZ:

La liquidez de una organización es juzgada por la capacidad para saldar las


obligaciones a corto plazo que se han adquirido a medida que éstas se vencen. Se
refieren no solamente a las finanzas totales de la empresa, sino a su habilidad
para convertir en efectivo determinados activos y pasivos corrientes.

RAZONES DE ENDEUDAMIENTO:

Estas razones indican el monto del dinero de terceros que se utilizan para generar
utilidades, estas son de gran importancia ya que estas deudas comprometen a la
empresa en el transcurso del tiempo.

RAZONES DE RENTABILIDAD:

Estas razones permiten analizar y evaluar las ganancias de la empresa con


respecto a un nivel dado de ventas, de activos o la inversión de los dueños.

RAZONES DE COBERTURA:

Estas razones evalúan la capacidad de la empresa para cubrir determinados


cargos fijos. Estas se relacionan más frecuentemente con los cargos fijos que
resultan por las deudas de la empresa.

RAZONES DE LIQUIDEZ:

CAPITAL DE TRABAJO (CNT):

Esta razón se obtiene al descontar de las obligaciones de la empresa todos sus


derechos.

CNT = Pasivo Circulante - Activo Circulante

SOLVENCIA (IS):

Este considera la verdadera magnitud de la empresa en cualquier instancia del


tiempo y es comparable con diferentes entidades de la misma actividad.

IS = Activo total

Pasivo total