Está en la página 1de 4

Fecha de creación 28/05/2011 7:59 INVECOM 2011 1

http://www.congresoinvecom.org/index.php/invecom2011/invecom2011/com
ment/view/204/0/142

El otro lado de la libertad de prensa

NOÉ ORLANDO PERNÍA PEÑALVER (2011-05-27)

Respuesta al Email | Enviar respuesta

APUNTES PARA LA HISTORIA COMUNICACIONAL DE VENEZUELA

1997

El secretario general del partido socialdemócrata AD (Acción Democrática), Henry


Ramos Allup; el presidente de la televisión generalista más importante de Venezuela,
Eladio Lárez, y el diputado por AD ante el congreso nacional, Luis Carlos Serra
Carmona, combinan estrategias para obstaculizar la construcción de la nueva autopista
Caracas-La Guaira, que conecta a la capital de Venezuela con el primer puerto marítimo
y el principal aeropuerto internacional del país.

El dirigente Henry Ramos Allup y el ejecutivo de medios Eladio Lárez son concuñados
por vínculo matrimonial con la familia D’Agostino. Franco D’Agostino es un poderoso
contratista de obras públicas y es el suegro del tándem telepolítico Eladio Lárez/Ramos
Allup.

Desde la década de los 80 la vieja autopista Caracas-La Guaira se ha transformado en


un dolor de cabeza para la administración pública, ha comenzado a presentar fallas
estructurales y los sectores civiles exigen la construcción de una vía alternativa.

El general Moisés Orozco Graterol, ministro del antiguo despacho de transporte y


comunicaciones (MTC) del segundo gobierno de Rafael Caldera (1994-1999), ha
introducido en el parlamento un proyecto para construir una vía alternativa.

Luis Carlos Serra Carmona, diputado del partido AD, era el presidente de la comisión
de licitaciones de la cámara de diputados. Ramos Allup, Eladio Lárez (opositores al
gobierno Caldera), y detrás el consorcio D’Agostino, le encargan el sabotaje de ese
proyecto.

Eladio Lárez prohíbe la cobertura informativa del ministro Orozco Graterol y ordena la
exclusividad para Luis Carlos Serra Carmona. Este poder de veto informativo influyó
para que nunca se licitara, ni se construyera, la nueva autopista Caracas-La Guaira.

Hoy, en 2011, la presidenta del partido Acción Democrática es la veterana militante


Isabel Carmona de Serra, madre de Luis Carlos Serra Carmona, pero Ramos Allup es
todavía el caudillo vitalicio del partido y un engranaje omnipresente de la oposición
antichavista.

Hoy aparece en público acompañado frecuentemente de su cónyuge Diana D’Agostino


–hermana de la esposa de Eladio Lárez, Dora D’Agostino–, supuestamente para cultivar
la imagen de “futura pareja presidencial” según los corrillos del periodismo político.
Fecha de creación 28/05/2011 7:59 INVECOM 2011 2

En un escenario hipotético, la elección de Henry Ramos Allup como presidente de la


República Bolivariana de Venezuela representaría la revitalización del contubernio
telepolítico y la hegemonía comunicacional y financiera entre AD, RCTV y la
contratista D’Agostino.

Apostillas:

Antes del affaire de la licitación, el revés telepolítico más importante que ha sufrido
Rafael Caldera fue el sabotaje del proyecto de constitución nacional que se redactaba y
se discutía desde 1989.

Después de los dos golpes militares de 1992, esta reforma constitucional abría las
compuertas a la participación ciudadana en temas civiles como los medios de
comunicación, otorgaba rango constitucional al derecho a réplica y mejoraba así la
libertad de expresión del pueblo venezolano.

Pero los círculos directivos de accionistas, propietarios y altos gerentes de los grandes
medios consideraron la reforma como un atentado contra la libertad de expresión. La
directiva de RCTV encabezada por Marcel Granier y Eladio Lárez emprendió una
campaña de desprestigio que apoyaron la Cámara Venezolana de la Televisión y el
Bloque de Prensa.

La reforma constitucional de Caldera fue engavetada definitivamente en 1993.

1998

La politización más dura del telediario El Observador de la cadena RCTV comenzó en


1998 cuando el equipo de campaña de Henrique Salas Römer, candidato presidencial de
Proyecto Venezuela –el partido opositor a Hugo Chávez–, compró allí espacios
publicitarios por el orden de los seiscientos millones de bolívares.

Salas Römer nunca pensó que había comprado solamente tiempo televisivo para la
transmisión de su propaganda electoral, sino que había adquirido la cadena completa de
televisión, incluyendo a sus periodistas y las escaletas diarias de la producción
informativa.

De esta forma los círculos de comando de RCTV integrados por accionistas, ejecutivos
y altos gerentes, pusieron el canal de la TV generalista más importante de Venezuela al
servicio del proyecto político de Henrique Salas Römer.

Así las cosas, RCTV fue convertida en el primer medio de comunicación de combate
ideológico antichavista, y por consiguiente, El Observador en el feudo comunicacional
de Proyecto Venezuela y de la incipiente oposición telepolítica que suplantará, luego, a
los declinantes partidos del sistema democrático.

La variable telepolítica dañó la plasticidad del espectro noticioso, la línea editorial y la


política de información comenzaron a girar entonces alrededor de las circunstancias
cotidianas de Salas Römer y al desempeño de su partido.
Fecha de creación 28/05/2011 7:59 INVECOM 2011 3

El trabajo de campo se tornó difícil y muy tenso para los periodistas de El Observador,
cualquier palabra sospechosa en la redacción de las noticias, cualquier pregunta
medianamente crítica que se le hiciese a Salas Römer en las entrevistas y ruedas de
prensa eran objeto de amonestación por parte de los directores de RCTV.

El caso más embarazoso ocurrió con la reportera Érika Corrales, en una rueda de prensa
confrontó al candidato de Proyecto Venezuela con preguntas que le desagradaron, por
tal motivo de inmediato presionó a la directiva de la cadena para que la despidiesen.

El despido no se llevó a cabo, pero se tuvo que “enfriar” a Érika fuera de pantalla por un
lapso prudencial mientras que a Salas Römer se le calmaba la iracundia.

2004

El 14 de agosto de 2004 se efectúa el referendo que reafirmó en el poder al presidente


Hugo Chávez Frías.

Antes, la oposición ha protagonizado una dura batalla política para ablandar el músculo
del gobierno que ha colocado todos los obstáculos y estratagemas a su alcance para
evitar la convocatoria plebiscitaria.

El referendo tuvo un altísimo costo en vidas humanas y conmociones sociales.

El levantamiento civil denominado “guarimba” fue duramente reprimido y dejó una


secuela de víctimas de tortura, excesos policiales y tratamientos inhumanos por parte de
los cuerpos de seguridad del Estado, que posteriormente fueron denunciados ante la
justicia internacional (algunos casos en:
http://www.youtube.com/watch?v=pxwKuzcSXoo).

El 15 de agosto de 2004, un día después de las urnas, el director del telediario El


Observador, Eduardo Sapene, reúne a todo el plantel periodístico para comunicarle
oficialmente que Hugo Chávez ha ganado el referendo limpiamente y por la vía legal, es
decir, sin trampas electorales.

Sapene agrega una sorprendente recomendación a su equipo periodístico, le dice que


“hay que comenzar a hacer periodismo de nuevo”, se le pregunta a qué clase de
periodismo se está refiriendo, responde que al “periodismo que a ustedes [a los
reporteros] les han enseñado en la universidad”.

Este servidor, al finalizar esa reunión, le pregunta a la gerente de información de El


Observador si ese “periodismo” al que se ha referido Eduardo Sapene no era el que
veníamos haciendo desde hace mucho tiempo. Me responde que “no”.

No hubo más debate sobre este asunto y en los días siguientes se regresó a la
normalidad.

Ese 15 de agosto de 2004 los círculos directivos de RCTV han descubierto que el
chavismo sí existe, y por tal razón, con una paráfrasis fulminante Eduardo Sapene apela
de nuevo al equilibrio informativo en la práctica periodística de El Observador, el
telediario más antiguo y respetable de Venezuela.
Fecha de creación 28/05/2011 7:59 INVECOM 2011 4

Posteriormente los reporteros del staff de El Observador comienzan a reunirse en casa


del periodista Javier García (in memoriam), para conversar sobre el malestar general
que viene ocasionando la deriva telepolítica en el ambiente de trabajo.

Después de una serie de encuentros se enumera una lista de proposiciones para mejorar
las relaciones industriales y para abrir los canales de participación reporteril en el diseño
de las políticas informativas.

La gerencia informativa se alarmó en un principio porque juzgó estas reuniones como


un brote de insubordinación y una conspiración sindicalista del plantel periodístico.

Los reporteros han logrado un avance sin precedentes, uno de los miembros del staff se
integra con derecho a voz en los comités editoriales de cada semana. Fue el primer paso
para la democratización de la férrea verticalidad en los procesos de producción
informativa de RCTV.

Por otra parte, se estrena la telenovela en horario estelar “Mi negra consentida” que
integra –por primera vez– un amplio elenco con actores de fenotipo afro-descendiente.
Un productor ejecutivo se refiere a las inclinaciones racistas del presidente de RCTV y
dice a sottovoce “Eladio Lárez comenzó a perder la guerra”.

El Observador integra a su staff a una reportera de rasgos marcadamente afro-


descendientes pese a las reticencias de algunos ejecutivos de la planta, se intenta
contrarrestar los efectos negativos de la propaganda oficialista contra los medios
masivos del entretenimiento.

El discurso presidencial ha inculcado la idea de que en las pantallas de la TV generalista


sólo aparece la gente blanca, rica y bien parecida. Una encuesta privada que ha
contratado la directiva revela las consecuencias que esto provocaba en las mediciones
de audiencia.

Apostilla:

La idea de incluir en el staff a una persona de color ya la había manejado Andrés Izarra,
antiguo gerente de producción de El Observador y formado en el broadcast
estadounidense.

Izarra había reclutado a una dama de extraordinaria belleza y de condiciones para la


locución de noticias, oriunda del concurso del Miss Venezuela, con un marcado
fenotipo de rasgos mestizos.

Ya se había activado la contratación y la nueva presentadora se entrenaba para


perfeccionar la técnica, sin embargo el presidente de RCTV la rechazó y duró tan sólo
una semana en las pantallas. Andrés llegó a comentar luego con un dejo de frustración:
“contra el racismo de Eladio no puede nadie”.