Está en la página 1de 5

Hacia una pedagogía dialogante

Gonzalo E. Rubiano y Bladimir Lamo

Pontificia Universidad Javeriana

Nota del autor

Gonzalo E. Rubiano A. & Bladimir Lamo, Seminario “Modelos y métodos educativos


contemporaneos”, Facultad de Educación, Pontificia Universidad Javeriana.

Gonzalo E. Rubiano A. se encuentra actualmente en el Departamento de música de la

Fundación Gimnasio Los Portales, Bogotá.

Bladimir Lamo se encuentra actualmente en el IED Cultura Popular. Área Tecnología

de Informática.

La correspondencia en relación con esta relatoría debe dirigirse a:

Dirección electrónica: gonzalorubiano@gmail.com & b_lamo@hotmail.com

HACIA UNA PEDAGOGÍA DIALOGANTE


La Pedagogía Dialogante, es una propuesta metodológica que pretende interrelacionar
los modelos pedagógicos heteroestructurados de la Escuela Tradicional, con los
modelos pedagógicos autoestructurados de la Escuela Nueva o Activa. Su autor,
realiza una síntesis dialéctica que reconoce y recopila las mejores propuestas que
ofrecen cada una de estas corrientes para crear un modelo denominado dialogante e
interestructurante. El presente escrito, identifica los antecedentes y directrices que
identifican la Pedagogía Dialogante propuesta por Julián De Zubiría.

Inicialmente, la síntesis dialéctica adopta de los modelos pedagógicos


heteroestructurantes, la idea de que el conocimiento se construye no solo adentro, sino
fuera del aula escolar. Por otro lado, de los modelos pedagógicos autoestructurantes,
rescata el papel activo que adopta el estudiante en su proceso de aprendizaje y la
importancia que se le confiere a las escuelas para el desarrollo de la comprensión y
cognición del estudiantado.

Con base en lo anterior, el modelo pedagógico dialogante, propone que el


conocimiento se construye fuera de la escuela, y se reconstruye a partir del dialogo
pedagógico que se da entre el estudiante, el saber y el docente. En este modelo, el
maestro adquiere un papel fundamental como mediador, al intervenir de forma
intencionada y trascendente, en el desarrollo integral del estudiante. A su vez, la
escuela tiene la responsabilidad de “formar individuos más inteligentes a nivel
cognitivo, afectivo y práxico”(De Zubiría, 2006, p.194), éticos, sensibles,
comprometidos y responsables con su proyecto de vida individual y el de la sociedad
que le rodea.

La Pedagogía Dialogante plantea como fin último de la educación, el desarrollo del


estudiante (mas no del conocimiento), y su propósito central, es la interdependencia
integral y escalonada, de las tres dimensiones del ser humano: la dimensión cognitiva
o analítica (ligada al pensamiento), la dimensión afectiva (ligada a los sentimientos y
a la sociabilidad) y la dimensión de la praxis (actuar mejor). Este proceso debe
garantizar la autonomía de cada una de las dimensiones, y a la vez, su interrelación y
desarrollo paralelo y continuo.
El contexto social y cultural que rodean al sujeto, adquieren un papel fundamental en
la Pedagogía Dialogante, ya que estos moldean, demarcan, configuran y constituyen
sus actitudes, ideas y representaciones mentales, determinando de tal forma sus
procesos cognitivos, valorativos y praxiológicos. De Zubiría (2006) afirma que “la
cultura incide sensiblemente en el sujeto al dotarlo de herramientas, preguntas,
conceptos, actitudes y sentimientos”(p.203). Dicho de otra forma, “la cultura
establece la diferencia esencial entre el ser humano y el animal” (p.203),
permitiéndole trascender, aprehender de la experiencia del otro, y llevar sus
conocimientos de un nivel concreto a uno analítico.

Para entender el concepto de inteligencia que propone la pedagógica dialogante, se


plantea la necesidad de entender una de las tesis de la Teoría de la Modificabilidad
Cognitiva de Reuven Feuerstein, en la cual, a través de un mediador de la cultura, se
es posible en un alto grado, modificar positivamente el organismo alcanzando niveles
impredecibles de desarrollo. Ahora, La modificabilidad es una característica innata
del ser humano de cualquier edad, y es la inteligencia la que le permite responder a
los cambios del medio y hacer frente y adaptarse a nuevas situaciones. Los conceptos
y competencias cognitivas del individuo, se desarrollan y modifican gracias a la labor
intencional y trascendente un mediador, que pueden ser los padres, la familia, los
docentes, y en la actualidad, los medios masivos de comunicación y el internet.

Dentro de las implicaciones pedagógicas de un modelo pedagógico dialogante


“reclama propósitos ligados con el desarrollo humano y no solamente con el
aprendizaje, exigiendo además propósitos y contenidos que garanticen mayores
niveles de inteligencia intra e interpersonal.” (Gardner, 1983).

En las escuelas se debe desarrollar la moral en los estudiantes y que sea duradera en el
tiempo e impacte la sociedad para que su conformación sea justa, ética y democrática.
No se es hombre porque se piensa, sino que se esta dimensión esta acompañadas del
amor y la cultura, porque actuamos como seres culturales.

El ser humano como se interrelaciona con los demás sujetos de la sociedad, debe
entender la parte afectiva de sus relaciones que incluye la empatía. Sin descuidar la
parte valorativa y actitudinal de los sujetos, mediante la comprensión y análisis de la
dimensión cognitiva, ninguna de las dimensiones depende de otra, pero están
estrechamente relacionadas. El modelo pedagógico dialogante tienes cuatro
postulados que son:
1. Propósitos.
2. Contenidos.
3. Estrategias pedagógicas.
4. Evaluación.

El postulado de los contenidos se aplica a la lectura, aunque las lecturas pueden ser de
manera inductiva o deductiva, donde la lectura inductiva de “abajo” hacia “arriba” de
letras a palabras, de palabras a oraciones, de oraciones a párrafos y la lectura
deductiva verifica hipótesis rastreando los supuestos y validando intuiciones.

Cuando se habla de aprendizaje se menciona la palabra concepto, pero es necesario


buscar una aproximación de definición de este término, y para esto se recurre a una
definición de Aristóteles, donde según el concepto está constituido por el género y la
característica esencial o diferencia específica.

El postulado de las estrategias metodológicas se redefine la función y la forma en que


se relaciona el docente con el estudiante. Donde el donde el docente pasa a ser el
mediador cultural para favorecer el desarrollo del estudiante.

Cuando se trabaja con un modelo pedagógico dialogante se debe comprender el


aprendizaje y el desarrollo como un proceso creciente de los niveles de complejidad,
porque la temática se divide por niveles de profundidad o exigencia.

El postulado de la evaluación se aborda desde las dimensiones. cognitivas, socio


afectivas y práxicas, teniendo en cuenta su contexto y su entorno personal, social y
familiar y es de gran relevancia la evaluación de la modificabilidad, donde se describa
y explique el nivel desarrollo en un momento mediante seguimientos y diagnósticos.

Referencias
De Zubiría, J. (2006). Los Modelos Pedagógicos. Hacia una pedagogía dialogante (2ª
ed.). Bogotá, Colombia: Cooperativa Editorial Magisterio.