P. 1
Fundamentos Epistemologico Del Psicoanalisis

Fundamentos Epistemologico Del Psicoanalisis

|Views: 13.195|Likes:
FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICOS DEL PSICOANÁLISIS
FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICOS DEL PSICOANÁLISIS

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Gustavo Proleón Ponce on May 27, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/04/2013

pdf

text

original

UNIVERSIDAD INCA GARCILASO DE LA VEGA

1XHYRV7LHPSRV1XHYDV,GHDV 02'$/,'$'$',67$1&,$   FACULTAD DE PSICOLOGÍA Y TRABAJO SOCIAL

CARRERA PROFESIONAL

TRABAJO SOCIAL

ASIGNATURA FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICOS DE LAS CIENCIAS SOCIALES CICLO I DOCENTE ORAZIO RAMUNNI DIAZ LUIS ARIAS MARTÍNEZ ALUMNA YRENE MALPARTIDA SÁNCHEZ CODIGO FE13230128630 OPE
Página

SEMESTRE 2011 ± II

1

INDICE

Introducción««««««««««««««««««««««««««««««..3 Capítulo 1 EPISTEMOLOGÍA ¿Qué entendemos por epistemología?.....................................................................8 Epistemología del psicoanálisis«««««««««««««««««««««...9 La tesis fisicalista«««««««««««««««««««««««««««...11 El psicoanálisis como ciencia histórico-hermenéutica««««««««««««16 Capítulo 2 TEORÍA DEL PSICOANÁLISIS Fundamentos teóricos«««««««««««««««««««««««««..23 Los instintos de la vida«««««««««««««««««««««««««..24 Teoría freudiana del determinismo psíquico««««««««««««««««.25 Teoría de los sueños de Freud««««««««««««««««««««««27 Etapas del desarrollo psicosexual««««««««««««««««««««..28 Citas bibliográficas Conclusiones Recomendaciones Bibliografía

Página

2

FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICOS DEL PSICOANALISIS FREUDIANO

INTRODUCCIÓN

Tomamos aquí epistemología en el sentido de una teoría del conocimiento. Sin entrar a discutir si el Psicoanálisis es ciencia o no, podemos decir que claramente pone en cuestión a la ciencia (entendida como ciencias duras, naturales, exactas). Introduce la cuestión del que produce el conocimiento. La cuestión del inconsciente. Epistemología pone el énfasis en una especie de génesis histórica, a diferencia de la episteme. Nos encontramos en este punto con una aparente mezcla de heterogeneidad, tanto de recursos conceptuales como de experiencias. Sin embargo esto nos conducirá a lo que podemos denominar el circunscribir un espacio de subjetivación, de constitución de la subjetividad humana. Los fundamentos freudianos se apoyan en tres pilares. Estos son: el Fundamento Monista; Fundamento Fisicalista; y el Fundamento Agnosticista. Su interés e ingreso a la psicología lo hace por medio de la psiquiatría. Y es siguiendo las enseñanzas de Charcot, quien explica posibilidades de cura del histerismo, repite siempre a sus alumnos: ³C¶est toujours la chose génitale, toujours, toujours!´ Que por cierto Freud adopta y calca fielmente. El contexto social, político y religioso (por sus raíces culturales judías) influyeron enorme y decisivamente en sus estudios y métodos de trabajo personal y en la elaboración de su teoría. Freud se atiene al postulado fisicalista, entendiendo que "sólo las fuerzas físicas y químicas, excluyendo a cualquier otra, actúan en el organismo" y que es el cometido de la ciencia descubrir de qué modo operan y en todo caso reducir otras posibles fuerzas a ellas. Se le cierra el paso a todo vitalismo. A lo largo de su vida Freud sostiene que su producción, el psicoanálisis se ubica dentro de las ciencias de la naturaleza y rechaza cualquier injerencia de las llamadas ciencias del espíritu de dudoso origen. Incluso es más consistente que Wundt quien termina por aceptar el dualismo y sufre entonces a manos de Haeckel la acusación de haber traicionado el monismo. Por tanto una sola fuerza operará en el psiquismo: la naturaleza de dicha fuerza es físico-química. Habla repetidas veces de la química de las pulsiones afiliándose a la química de Lavoisier, es decir la química mineral. Rechaza con vehemencia toda necesidad de una psicosíntesis como postulaba Janet, mostrando que lo fundamental es el análisis, ya que es lo que permite descomponer y comprender.

Página

3

Sostiene - de acuerdo con lo señalado por Du Bois Reymond cuando se hace cargo de la rectoría de la Universidad de Berlín - el límite absoluto del conocimiento. Evoca la autoridad kantiana sosteniendo que el objeto del psicoanálisis no es sino "la cosa en sí", la que a su vez es "tan desconocida como la realidad del mundo exterior". Se afilia por tanto al agnosticismo otro de los fundamentos de su pensamiento. Participa junto con Mach de la generación que sigue a los grandes pensadores; éste último estaba investigando la continuidad entre la física y la psicología, es decir, cómo establecer esta relación entre las sensaciones (lo físico) y lo psíquico. En el apartado sobre el fundamento agnosticista, Assoun vuelve a la tesis que ha planteado al final de su libro anterior, "Freud, la pshilosophie et les pshilosophes", según se enuncia: "Freud puede simultáneamente y sin contradicción afirmar la cientificidad del saber analítico y profesar un agnosticismo, o sea afirmar un límite absoluto al conocimiento". Es decir, plantea que el Psicoanálisis es una ciencia de la naturaleza, y a la vez, que el objeto de estudio del Psicoanalisis es el inconsciente, y que este es "la cosa en sí", utilizando términos kantianos, o sea lo incognoscible. Dice que si esto se puede sostener es porque ambas líneas convergen y se ajustan en un referente epistemológico que debemos rastre.ar en los postulados del fisiólogo Emile Du Bois-Reymond, quien desarrolla un agnosticismo apoyado en la teoría Kantiana del límite del conocimiento, quien llega a Freud a través de su maestro Brücke. Además en aquel momento surge "una psicología sin alma", o sea conforme a las ciencias de la naturaleza, renunciando a las especulaciones metafísicas sobre al alma. Por esto el agnosticismo es fundamental como postulado para una psicología científica de este tipo. Cuando Freud plantea que el objeto de estudio del Psicoanalisis es el inconsciente y que este es "la cosa en sí", utilizando términos kantianos, reconociendo en ello a lo incognoscible entra en estos parámetros, pero Freud no se va a conformar con ese aval agnosticista, sostiene que esos procesos inconscientes se traducen en los fenómenos, constituyendo una transobjetividad que requieren un procedimiento de conocimiento específico: la metapsicología. Citando a Assoun, "Tomemos nota simplemente de que el trabajo de construcción metapsicológico se requiere para superar en el fondo la contradicción entre la exigencia fenomenal inherente al Psicoanálisis, Naturwissenschoft, y la transobjetividad que trata. Esto significa que con la metapsicología se nombró la identidad epistemológica freudiana". La obra freudiana porta las huellas conceptuales de los modelos epistémicos de su época, siendo estos, la condición de posibilidad de su emergencia. En este sentido, la adopción freudiana de parte de los modelos teóricos forjados por Brücke, Herbart, Du Bois Reymond y Helmholtz, entre otros, resulta crucial para la construcción de su obra (Assoun, 1982). En efecto, éstos modelos teóricos no solo le permiten a Freud avanzar en la inteligibilidad de su práctica científica, sino también, y al mismo tiempo, en la teorización sobre los fenómenos mentales.

Página

4

Asimismo, cabe señalar que tal filiación epistemológica inscribe a Freud en un determinado posicionamiento filosófico respecto de cómo concebir los fenómenos mentales y su relación con el cuerpo. Precisamente, en la base de su teoría sobre lo mental puede apreciarse un monismo fisicalista, tal como se cristalizó en Alemania en el siglo XIX de la mano de los grandes maestros de la neurología. Esto es, un monismo fisicalista riguroso fuertemente ligado a una concepción reduccionista de los fenómenos mentales. Justamente, algunos autores (Assoun, 1982; Bercherie, 1988; Bruno, 2005) caracterizan a Freud como el ³retoño tardío´ de una corriente materialista que buscaba, obstinadamente, el determinante físico, y con ello, una explicación fisicalista de los fenómenos mentales. No obstante, estos mismos autores señalan algo ³inédito´ en la epistemología freudiana que la haría trascender el modelo epistémico de su época. Dicha originalidad, se vincularía, con el salto conceptual efectuado por Freud, el cual se relacionaría con su intento por no reducir el material psicológico a los puntos de vistas físicoquímicos (Bercherie, 1988). Más específicamente, señalan que lo inédito freudiano se daría por la conquista de una autonomía conceptual propia. En este punto, parecería un tanto ambiguo el grado de filiación freudiana a la tesis filosófica fisicalista, tal como se la caracterizó anteriormente, al momento de concebir la relación mente/cuerpo. En virtud de tal ambigüedad, y en el marco de los debates filosóficos contemporáneos respecto de la relación mente/cuerpo, el objetivo del presente trabajo reside en precisar, a partir del análisis de una serie de observaciones que Freud realiza en algunos de sus escritos, qué tipo de fisicalismo estaría en la base de su conceptualización sobre la relación mente/cuerpo. Con este fin, se tomarán como referencia los tipos de fisicalismo distinguidos por Chalmers (1996), a saber, fisicalismo tipo A (a priori), tipo B (a posteriori) o tipo C. Así, se realizará, en primer lugar, una breve introducción sobre los supuestos más relevantes que caracterizan a la tesis fisicalista. En segundo lugar, se examinarán en detalle las tres posiciones fisicalistas mencionadas por Chalmers. En suma, desde su propia perspectiva Freud construyó el psicoanálisis como una ciencia más dentro del territorio que definieron las ciencias de la naturaleza a partir de los postulados y descubrimientos que sus maestros y compañeros de generación fueron generando. Está claro, Freud se atiene manifiestamente a los principios de la ciencia de su época. Ahora bien, otra cosa es lo que produce, las preguntas que formula explícita o tácitamente a la ciencia, los desafíos que plantea al pensamiento y a la filosofía, que lo hicieron trascender su propio tiempo. Sigmund Freud logró formular una teoría psicológica que abarcaba la personalidad normal y anormal, y que incidía en todos los campos del saber: la sociología, la historia, la educación, la antropología y las artes. La primera preocupación de Freud, dentro del campo del psiquismo humano, fue el estudio de la histeria, a través del cual llegó a la conclusión de que los síntomas histéricos dependían de conflictos psíquicos internos reprimidos y el tratamiento
Página

5

de los mismos debía centrarse en que el paciente reprodujera los sucesos traumáticos que habían ocasionados tales conflictos. La técnica utilizada en principio para ello fue la hipnosis. Llegó a la convicción de que el origen de los trastornos mentales está en la vida sexual y que la sexualidad comienza mucho antes de lo que en aquellos momentos se pensaba, en la primera infancia. La afirmación de la existencia de la sexualidad infantil produjo muchas críticas y oponentes a su teoría. Más tarde introduce otra técnica de tratamiento: la asociación libre. Al principio era paralela al uso de la hipnosis, pero esta última técnica la acaba desechando por considerarla menos efectiva. En las asociaciones libres el paciente expresa sin censuras todo aquello que le viene a la conciencia de forma espontánea. Posteriormente, incorpora la interpretación de los sueños en el tratamiento psicoanalítico, ya que entiende que el sueño expresa, de forma latente y a través de un lenguaje de símbolos, el conflicto origen del trastorno psíquico. La interpretación de los sueños es una ardua tarea en la que el terapeuta ha de vencer las "resistencias" que le llevan al paciente a censurar su trauma, como forma de defensa. Otro aspecto a tener en cuenta en la terapia psicoanalítica es el análisis de la transferencia, entendida como la actualización de sentimientos, deseos y emociones primitivas e infantiles que el paciente tuvo hacia sus progenitores o figuras más representativas y que ahora pone en el terapeuta. Su análisis permitirá al paciente comprender a qué obedecen dichos sentimientos, deseos y emociones, y reinterpretarlos sin que ocasionen angustia. Freud hace una formulación topográfica del psiquismo e incluye en él tres sistemas: uno consciente; otro preconsciente, cuyos contenidos pueden pasar al anterior; y otro inconsciente, cuyos contenidos no tienen acceso a la conciencia. La represión es el mecanismo que hace que los contenidos del inconsciente permanezcan ocultos. Más tarde presenta una nueva formulación del aparato psíquico que complementa a la anterior. En esta formulación estructural el aparato psíquico está formado por tres instancias: el ello, instancia inconsciente que contiene todas las pulsiones y se rige por el denominado principio de placer; el yo, que tiene contenidos en su mayoría conscientes, pero puede contener también aspectos inconscientes, se rige por el principio de realidad y actúa como intermediario entre el ello y la otra instancia del aparato psíquico; y el superyó, que representa las normas morales e ideales. Un concepto básico en la teoría freudiana es el de "impulso" o pulsión (triebe, en alemán). Es la pieza básica de la motivación. Inicialmente diferencia dos tipos de pulsiones: los impulsos del yo o de autoconservación y los impulsos sexuales. Los impulsos sexuales se expresan dinámicamente por la libido, como manifestación en la vida psíquica de la pulsión sexual, es la energía psíquica de la pulsión sexual. Más tarde reformulará su teoría de los impulsos y distinguirá entre

Página

6

impulsos de vida (Eros), en los que quedan incluidos los dos de la anterior formulación, e impulsos de muerte (Thanatos), entendidos como la tendencia a la reducción completa de tensiones. Freud tenía una concepción hedonista de la conducta humana: comprendía que el placer venía dado por la ausencia de tensión y el displacer por la presencia de la misma. El organismo, inicialmente, se orienta hacia el placer (principio de placer) y evita las tensiones, el displacer y la ansiedad. Freud, además, aportó una visión evolutiva respecto a la formación de la personalidad, al establecer una serie de etapas en el desarrollo sexual. En cada una de la etapas, el fin es siempre común, la consecución de placer sexual, el desarrollo de la libido. La diferencia entre cada una de ellas está en el "objeto" elegido para conseguir ese placer. El niño recibe gratificación instintiva desde diferentes zonas del cuerpo en función de la etapa en que se encuentra. A lo largo del desarrollo, la actividad erótica del niño se centra en diferentes zonas erógenas. La primera etapa de desarrollo es la etapa oral, en la que la boca es la zona erógena por excelencia, comprende el primer año de la vida. A continuación se da la etapa anal, que va hasta los tres años. Le sigue la etapa fálica, alrededor de los cuatro años, en la que el niño pasa por el "complejo de Edipo". Después de este período la sexualidad infantil llega a una etapa de latencia, de la que despierta al llegar a la pubertad con la fase genital. Paralelamente a esta evolución intrapsíquica del sujeto, se va dando un proceso de socialización en el que se configuran las relaciones con los demás. Es de suma importancia también el proceso de identificación, que permite al sujeto incorporar las cualidades de otros en sí mismo, para la formación de su personalidad.

Página

7

Capítulo 1 EPISTEMOLOGÍA

¿QUÉ ENTENDEMOS POR EPISTEMOLOGÍA? "Cuando enunciamos 'epistemología del psicoanálisis' apuntamos a la posibilidad de una crítica exhaustiva y rigurosa de los fundamentos teóricos del psicoanálisis que permita a la vez la afinación conceptual y la formalización conveniente de la teoría psicoanalítica con vistas a su coherencia y consistencia teórica y a su transmisión; por lo tanto, y en tanto crítica, se opone resueltamente a toda pretensión de dogmatismo o de 'ortodoxia'". Estamos aquí ante una de las concepciones más clásicas de epistemología en la que, al decir de Reichenbach, se acentúa el análisis del "contexto de justificación" dentro de un cuerpo de conceptos interrelacionados entre sí. Esta línea, indudablemente significativa, ha sido sin embargo la única validada durante largas décadas por todos los autores de la corriente del empirismo lógico, instaurados como "filósofos de la ciencia". No en vano, cuando se habla de "epistemología" el público no especializado suele evocar siglos de densas polémicas filosóficas vinculadas a la llamada "Teoría del Conocimiento". Por ello no resulta extraño lo que antes decíamos: la idea bastante difundida de que se trata de una labor para "teóricos" del psicoanálisis, que en nada concerniría a nuestro quehacer clínico cotidiano. La epistemología del Psicoanálisis, supone un enfoque mucho más extensivo que el antes mencionado, sin que por ello excluya esas necesarias preocupaciones sobre el "contexto de justificación" de su cuerpo teórico, por las que se acentúa el análisis lógico (coherencia de sus conceptos, validez de sus proposiciones, explicatividad de sus teorizaciones, análisis de sus posibles condiciones lógicas, etc.), en aras de su eventual formalización. Por ello, además del estudio más tradicional del "contexto de justificación", de indiscutible significación, es importancia agregar otras dimensiones al análisis epistemológico, como la ³epistemología histórica´. Destaquemos en primer lugar lo que el mismo Reichenbach denominaba el "contexto de descubrimiento" y que, por considerar poco pertinente, proponía excluir de todo estudio epistemológico. Vale decir, todo el análisis de las coyunturas socio-histórico-económico-políticoinstitucionales en las que se inscribe cualquier producción de conocimientos (sea este "científico" o simplemente cualquier "saber"). Se destaca la importancia sin igual de toda una dimensión que ha recibido interpretaciones muy diferentes y que es conocida tradicionalmente, pese a su heterogeneidad constitutiva a nivel teórico, como "la sociología del conocimiento".
Página

8

La misma suele verse como opuesta, o por lo menos muy diferente, de la lectura epistemológica. Se llega a decir, a lo sumo, vagamente, que serían visiones complementarias sin visualizarse la unidad profunda que debe establecerse entre ambas lecturas ya que en realidad son dos facetas de un mismo proceso de comprensión de dicha producción de conocimiento (o saber), como las dos caras de una moneda: la moneda epistemológica. En una palabra, ambos aspectos deberían conformar siempre toda lectura o abordaje epistemológico. No se puede concebir un estudio epistemológico serio que no contemple la dimensión de las condiciones histórico-sociales de producción de ese conocimiento. No todo estudio histórico pretende ser, o se constituye en, un análisis epistemológico; pero en cambio todo abordaje epistemológico que pretenda dar cuenta en forma abarcativa del entramado que se juega en toda producción de conocimientos, no puede nunca dejar de ser simultáneamente un análisis de "lo social histórico", en el sentido más específico que este término adquiere en la conceptualización de Castoriadis (en donde se unen en un complejo entramado lo histórico y lo social; vale decir, al unísono las dimensiones diacrónicas y sincrónicas de estudio). EPISTEMOLOGÍA DEL PSICOANÁLISIS Tendríamos así, en primer lugar, una lectura denominada la epistemología de Freud, que implicaría acercarse críticamente a sus referentes epistémicos, analizar lo que han sido sus modelos, sus maestros, su plataforma epistemológica, etc. Todo lo que, en una palabra, constituiría su "identidad epistémica". A modo de ejemplo, si se le hubiera preguntado en forma directa a Freud su opinión en torno a lo que es hacer ciencia, es muy probable que su contestación nos hubiera parecido muy positivista en su enfoque. Ello no es de extrañar en la medida que desde dicha identidad epistémica, parcialmente consciente, él creía estar respetando de modo cabal a sus maestros (cuando en realidad los había superado en forma clara, socavando definitivamente sus fundamentos). Ese segundo nivel, sería el de la epistemología freudiana, en el que tendríamos que analizar cómo Freud, más allá de lo que pensaba estar haciendo, estaba fundando una nueva concepción epistemológica. Ésta, que él produjo, conlleva un modo sui generis de pensar la relación sujeto-objeto, tan cara a toda teoría del conocimiento, que revolucionó definitivamente las epistemologías vigentes y nos introdujo en una nueva dimensión, totalmente inédita hasta ese momento. Este sería el aspecto importante a encarar en esta complejísima interacción entre todos estos niveles que antes mencionaba: entre esos saberes, entre esos planos de análisis, teniendo en cuenta los efectos "reales" (sobre el "objeto empírico": el analizando), en el plano específico de la clínica, de la dimensión tránsferocontratransferencial, de la interpretación (es decir, todo el aspecto hermenéutico que allí se juega), así como en sus trascendentes "efectos" conceptuales.

Página

9

Vale decir, todos estos niveles de articulación tan complejos con los que Freud fue "descubriendo" el Psicoanálisis o, más precisamente, pudo ir creando, fundando el Psicoanálisis, que fue el "encuentro" con su propio inconsciente, su "conquista" de ese nuevo "territorio". Las grandes producciones de Freud, así como sus conceptualizaciones originales, pasaron previamente por verdaderos "descubrimientos" sobre sí mismo, en relación a ese "saber inconsciente" (él, como paciente), en permanente interacción con el registro de la teorización y el plano de la clínica con sus pacientes. Vale decir, entonces, en forma de mutua fertilización de niveles totalmente heterogéneos, "descubrimiento" de su propio inconsciente y "creación" del concepto de inconsciente. Desde luego, es casi innecesario explicitarlo, no estamos ante un proceso lineal de causa-efecto sino ante una enmarañada red en la que es preciso jerarquizar la acción conjunta de tres planos, los que se interpenetran e influyen en forma compleja. Dichos planos, siempre en juego en la formación de todo psicoanalista, que se interfecundaron en Freud a modo de una compleja teoría de la causalidad: la "acción recíproca" fueron específicamente: la clínica, en la que trabajaba, la teoría que iba construyendo y los descubrimientos efectuados en sí mismo, como "conquistador" de su propio inconsciente, y como "el paciente que más le enseño", como decía él mismo. Intervinieron de este modo, en forma simultánea e imbricada, diferentes modalidades de obstáculos. Desde "obstáculos técnicos" hasta "obstáculos teóricos", todo lo que Freud pudo convertir rápidamente en "obstáculos epistemológicos", y enfrentarlos en el plano conceptual, hasta quedar detenido, a menudo, por otros obstáculos fundamentales: los "internos" (lo que alguna vez Pichon-Rivière denominara "obstáculos epistemofílicos"). No pocas veces éstos fueron los responsables de muchas de las contradicciones, incoherencias o encrucijadas evidentes en su producción y su legado teórico. Los tres planos que hemos mencionado se hallan pues, fuertemente imbricados conformando una compleja red de articulaciones e interdependencias. Todos tienen una importancia inusitada para el proceso de producción de conocimiento psicoanalítico, en la medida que cualquiera de ellos puede, en forma alternativa, convertirse en un momento en centro de la mirada del investigador y generar reflexiones. Por esa vía podemos aproximarnos al segundo nivel antes mencionado: la particularidad de la epistemología generada por Freud, la (o las) epistemología(s) freudiana(s), en la que resulta imposible separar al "objeto de conocimiento" del "sujeto cognoscente". Ya no se trata entonces de intentar eliminar toda la "subjetividad" del investigador (que, se supone, podría distorsionar la necesaria "objetividad" de la ciencia), sino de incorporarla definitivamente, en una nueva "forma de cientificidad", imprescindible en la especificidad de todas las ciencias "humanas" o "sociales".

Página

10

No sería posible abordar ahora las enormes repercusiones para todas las ciencias y disciplinas, en suma para toda creación de conocimiento, (y desde luego toda creación cultural, artística, etc.) de esta modalidad epistemológica, en la que es preciso incorporar a la reflexión epistemológica al propio "sujeto de la investigación" en su profunda escisión como sujeto cognoscente, sobredeterminado por su propio inconsciente. Esta tarea esencial, para todas las disciplinas, incluso para las "ciencias duras", está aún pendiente de realización y constituye el gran aporte que el Psicoanálisis como disciplina, a partir de la especificidad de su propia epistemología, puede aportar a las demás disciplinas y, por tanto, a lo que se ha dado en llamar "epistemología general" de las ciencias. Entonces, para sintetizar, este segundo nivel de análisis vinculado a la(s) epistemología(s) freudiana(s) sería esencial, para acercarse a pensar la epistemología del Psicoanálisis, que constituye el tercero de los niveles de análisis necesario, a que antes hacía referencia. Para ser más precisos, deberíamos hablar, también en este caso, de las epistemologías de los Psicoanálisis, reconociendo así la diversidad de corrientes psicoanalíticas, que componen el "mapa" del Psicoanálisis contemporáneo, cada una con su "praxis" clínica, con sus propias conceptualizaciones y, especialmente, en su propia concepción epistemológica, la que finalmente constituye, quiérase o no, el verdadero sustento de dicha praxis clínica. LA TESIS FISICALISTA El origen del término ³fisicalismo´, tal como se lo emplea en el debate actual de la filosofía de la mente, posee una larga tradición filosófica. Dicha tradición, puede remontarse hasta la filosofía neopositivista del Círculo de Viena. En términos más precisos, la tesis fisicalista estaría vinculada con las discusiones al interior de dicho Círculo respecto de cómo elaborar un lenguaje ideal común a todas las ciencias. En este contexto, y debido, en parte, a que la ciencia física era la disciplina que había logrado mayores avances, el lenguaje de ésta obtuvo el privilegio respecto del lenguaje del resto de ciencias empíricas (Pineda, 2004). En efecto, Carnap (1932/1965) sostenía que el lenguaje de la física debía considerarse el lenguaje universal de la ciencia. De esta manera, el mencionado autor, no sólo aseveraba que el lenguaje de la ciencia era uno, sino también, y simultáneamente, que ese lenguaje era físico. Según esta línea de pensamiento, la psicología que pretendiera ser científica debería tomar como modelo el lenguaje físico (Carnap, 1932/1965). Como corolario, los conceptos psicológicos debían ser reducidos a través de definiciones expresadas en términos físico-químicos. En este punto, se hace patente la reducción definicional que guiaba el proyecto filosófico vienés de unificación de las ciencias. Asimismo, debe destacarse que tal programa reductivo implicaba, simultáneamente, un compromiso ontológico. Esto es así, en tanto que si los conceptos físicos eran considerados básicos, las entidades denotadas por ellos

Página

11

debían ser básicas también (Pineda, 2004). Conviene aclarar que, con entidades básicas se hacía referencia a aquellas entidades de las que dependían ontológicamente el resto de las entidades empíricas. Por otra parte, es menester subrayar el reconocido fracaso del proyecto filosófico vienés. Las evidencias de este fracaso pueden situarse, en gran medida, en la década del 60 y partir de una serie de obras como las de Quine (1951) y Khun (1962/1988). No obstante, la tesis fisicalista en su faceta ontológica subsistió. En efecto, actualmente dicha tesis no se encuentra necesariamente vinculada con algún tipo de reducción epistemológica. Justamente, su acento viró de una afirmación sobre la preeminencia de los conceptos de la física a una afirmación sobre la preeminencia ontológica de las entidades físicas (Pineda, 2004). Tanto es así, que, contemporáneamente, la tesis fisicalista consiste en la afirmación ontológica de que todo lo que hay es físico o está constituido, en última instancia, por objetos o propiedades físicas (Pérez, 1995). Diferentes Tipos de Posiciones Fisicalistas Según David Chalmers Chalmers (1996) expone una distinción entre diferentes tipos de fisicalismo de acuerdo al modo en que cada uno de éstos conciba la superveniencia de lo mental sobre lo físico. Según el aludido autor, la noción superveniencia puede definirse como un tipo de relación entre dos series de propiedades. La primera serie se denomina base de superveniencia y la segunda propiedad superveniente. El tipo de relación que se establezca entre dichas series será tal, que al fijar las propiedades de la base de superveniencia se estará fijando, al mismo tiempo, las propiedades de lo superveniente. En palabras de Chalmers: ³Las propiedades B supervienen a las propiedades A si ningún par de situaciones posibles es idéntico respecto de sus propiedades A pero difiere en sus propiedades B.´ (Chalmers, 1996). Sobre esta plataforma, Chalmers (1996) distingue tres tipos de fisicalismo. A saber, un fisicalismo tipo ³A´ según el cual existiría una superveniencia lógica o conceptual de lo mental sobre lo físico. En este sentido, se concibe la superveniencia como una relación de carácter lógico entre predicados físicos, por un lado, y mentales, por otro. Asimismo, las propiedades físicas al implicar lógicamente a las mentales determinan que el concepto mismo de propiedad mental suponga que tal propiedad sea física también. En este estado de cosas, las propiedades mentales serían reducibles a las físicas. En contraste, desde la perspectiva fisicalista tipo ³B´ se niega la superveniencia lógica, en tanto se considera que la relación entre las propiedades físicas y las mentales no es apriorística. Por el contrario, entre ambas propiedades habría una relación fáctica enmarcada en un mundo empírico y con las leyes naturales que lo rigen. De esta manera, la propiedad superveniente no incluye en su concepto la

Página

12

propiedad de la que superviene, ya que es por un hecho contingente de este mundo que supervenga de la propiedad base. En este sentido, Chalmers (1996) señala que para un fisicalista tipo ³B´ los fenómenos mentales supervienen sobre los fenómenos físicos, pero no son reducibles a éstos. No obstante, para dicha perspectiva, el fisicalismo en tanto tesis ontológica, continúa siendo verdadero. Finalmente, el fisicalismo tipo ³C´ abarca las perspectivas dualistas. Según éstas, las propiedades mentales son propiedades naturales, y, consecuentemente, no se podrían deducir lógicamente de las propiedades físicas. En efecto, se trata de una tesis no reductiva de los fenómenos mentales. En este punto, se acuerda con el fisicalismo tipo ³B´. Su separación reside en que, a diferencia de aquel, el fisicalismo tipo ³C´ concibe los estados mentales como hechos ontológicamente diferentes de los físicos. En este sentido, la afirmación ontológica fisicalista es considerada falsa. Acerca de la Posible Adopción Freudiana de un Fisicalismo Tipo ³B´ Freud en ³Tratamiento Psíquico (Tratamiento del Alma)´ (1890/2004) afirma que la existencia de la relación entre lo anímico y lo corporal es innegable. Acto seguido, expone que tal relación se da en términos de una acción recíproca. En este sentido, señala que así como el cerebro enfermo puede alterar los estados mentales, éstos últimos poseen, del mismo modo, la capacidad de influir sobre los estados físicos. Esto es así, puesto que los estados mentales son, en gran medida, estados afectivos. Y en tanto tales, la participación del cuerpo es crucial para su manifestación. No obstante, subraya Freud, los estados afectivos no consisten exclusivamente en sus manifestaciones corporales. Precisamente, éstos, además de tener su lugar de anclaje en el cuerpo, pertenecen a la vida mental. Debe destacarse, que en razón de tal afirmación, la perspectiva freudiana sobre los fenómenos mentales, se aleja del enfoque médico moderno. Esto es así, debido a que dicho enfoque había concentrado su interés exclusivamente en lo corporal, descuidando, de esta manera, la vida mental. Al punto que ésta última se vio expulsada del campo de las ciencias naturales e internada en el desacreditado terreno de la filosofía. Como consecuencia, los estados mentales se consideraron ³meros´ estados dependientes gobernados por los corporales. Contrariamente a la concepción de su época, Freud, no sólo otorga un papel causal a lo mental, sino también, y al mismo tiempo, reclama para éste un lugar autónomo en el terreno científico. De este modo, Freud se acercaría a un posicionamiento dualista interaccionista respecto de la relación mente/cuerpo tal como surgió en el siglo XVII con Descartes (1649/2005). Coextensivamente, siguiendo la clasificación de Chalmers (1996), su posicionamiento podría pensarse enmarcado dentro de las perspectivas fisicalistas tipo ³C´. Un año después, en ³La Afasia´ (1891/2004) Freud insiste sobre la necesidad de no confundir lo mental con lo físico. Es así, que se declara partidario de la ³ley de concomitancia´ adoptada por H. Jackson (1835/1911). Con esto, abandona la idea

Página

13

de una relación causal entre los estados mentales y los físicos tal como lo sostenía en ³Tratamiento Psíquico´ (1890/2004). En efecto, Freud descarta la existencia de una sucesión temporal entre los mismos, según la cual, un estado podría ser la causa de otro. Contrariamente, para Freud los estados mentales y los físicos poseerían una existencia en paralelo, por tanto, debían ser categóricamente diferenciados. No obstante, tal diferenciación no implicaría, en este contexto, una no-relación entre tales estados. En este punto, puede apreciarse la necesaria diferenciación ontológica entre lo mental y lo físico que mantendría a Freud dentro de las perspectivas fisicalistas tipo ³C´. Asimismo, esta categórica afirmación sobre una ontología mental diferente a la física quedaría, en cierto modo, relativizada en el mismo texto. En efecto, Freud afirma que la vida mental contiene al cuerpo, similarmente, a como un poema contiene al alfabeto. A partir de esta afirmación, podría especularse que, para Freud, ese ³plus´ que poseería la vida mental no estaría tanto dirigido a diferenciarla ontológicamente de lo físico, puesto que Freud afirma que lo mental contiene lo físico, sino más precisamente, apuntaría a señalar una especificidad conceptual propia de lo mental. Dicha especificidad, sería imposible de ser capturada por los conceptos físicos. Como consecuencia, lo mental, en términos conceptuales, no sería reducible a lo físico. En este punto, podría leerse, también una aproximación freudiana a las perspectivas fisicalistas tipo ³B´. Siguiendo con esta línea de pensamiento consonante con la perspectiva fisicalista tipo ³B´, hacia el final de su obra, Freud (1940/1998) afirma que la vida mental tiene como asiento somático o teatro de acción al cerebro. Asimismo, indica que la psicología no debe confundirse, por esto, con otras ciencias naturales, a saber, la física o la química. En este sentido, si bien las mencionadas ciencias pretenden comprender un determinado sector de los fenómenos naturales, cada una de ellas poseería una autonomía conceptual propia. Precisamente, Freud señala que, la psicología, análogamente a la física o química, se ve compelida a establecer nuevas hipótesis y conceptos al momento de explicar los fenómenos de los que se ocupa. Asimismo, remarca que, tales conceptos, poseen el mismo valor aproximativo que las construcciones de dichas ciencias, quedando supeditado a la experiencia, el modificarlos, corregirlos y precisarlos. De modo que el psicoanálisis freudiano es ante todo un método, más precisamente un método de investigación. El método consiste esencialmente en dos cosas: libre asociación de ideas por parte del paciente analizado, atención en igual suspenso por parte del analista. Cuando este método es aplicado correctamente, permite acceder a contenidos del pensamiento que el paciente normalmente no llega a representarse conscientemente. Pero el acceso a esos contenidos también permite reconocer que dichos pensamientos inconscientes responden a leyes de funcionamiento diferentes y que están sometidos a un tratamiento, a una distribución en la mente que resulta de una dinámica particular. Es así que el método dará lugar a una modelización del aparato psíquico, o sea del aparato que distribuye los pensamientos de manera diferente, sometiéndolos a tratamientos particulares. En efecto, a partir de fenómenos aparentemente extraños como los nombres en la punta de la lengua, los lapsus, los actos fallidos,

Página

14

los sueños y diversos síntomas neuróticos, hay que llegar a imaginar una maquinaria psíquica que trata de forma específica a los datos de la percepción y de la memoria. Percepción y memoria que, junto con el juicio, constituyen el grueso de la actividad psíquica. Freud encargó a su metapsicología la concepción de un tal aparato psíquico. Pero nunca tuvo ninguna duda de que ese aparato era una ficción teórica, un modelo necesario para continuar la investigación, como los que construyen todas las ciencias con el fin de poder representarse mejor los sistemas complejos que escapan a la observación directa. Freud inaugura esta estrategia de conocimiento, muy moderna, en ese texto de 1895 al que acabo de referirme; luego la continúa al revisar y modificar periódicamente su modelo, en la medida en que va tomando en cuenta nuevos fenómenos, nuevos problemas que sus primeras versiones no permitían contemplar. Se entiende que al ser una ficción teórica, como cualquier modelo científico, el aparato psíquico no es idéntico al cerebro (que comienza a ser explorado científicamente), pero Freud nunca dudó de que ese aparato solo pueda concebirse sobre la base bien concreta del funcionamiento de las neuronas alojadas dentro de la bóveda craneana. De modo que Freud fue un materialista de principio a fin. Incluso a veces pecó por un exceso de entusiasmo en relación a las ciencias biológicas. Pero la puesta en práctica del método analítico con sujetos humanos le había reservado algunas sorpresas que, en un primer momento, lo desconcertaron. Una de esas sorpresas fue encontrar, entre las asociaciones de los sujetos sometidos al método analítico, una gran cantidad de pensamientos, organizados según temas y en series, que pronto convirtieron al explorador del inconsciente en una suerte de etnólogo en país extranjero. Entonces se hacía necesaria una generalización aún mayor que la modelización metapsicológica, lo que dio lugar a aquello que podría designarse como una antropología psicoanalítica. Pero la principal sorpresa fue, sin ninguna duda, el fenómeno de la transferencia. Este fenómeno primero fue recibido por Freud como algo indeseable, algo perjudicial para el desarrollo, que había creído bien pautado, de los análisis. En un escenario típico -aunque bastante simplificado- de transferencia, los pacientes, en lugar de atenerse a la persecución de las metas que se habían fijado al venir a hacer un análisis, de pronto solo muestran interés por la persona del analista. A través de sus producciones en sesión intentan complacer al analista para ser queridos `por él. Enseguida vemos por qué esta segunda sorpresa es la más importante: en lo sucesivo, los mismos hallazgos que hace un momento nos hacían ver al analista como un etnólogo en país extranjero, de pronto se vuelven sospechosos, como producto de la complacencia del paciente con respecto al terapeuta. Lo que vengo de llamar antropología psicoanalítica aparece desde entonces como algo muy distinto de una colección de observaciones objetivas, en la medida en que el sujeto que relata esos contenidos no puede ser considerado como imparcial. Así, con el descubrimiento del fenómeno de la transferencia surgiría un serio problema epistemológico. Al perfeccionar su método analítico, Freud intentaba deshacerse del método por sugestión que utilizaba antes junto con la hipnosis y que lo condujo a un impasse mayor. Pero he aquí que la fiabilidad de lo que era descubierto con el nuevo método, virtualmente exento de sugestión, no estaba asegurada en absoluto. La objetividad del conjunto de contenidos psíquicos en el marco del

Página

15

análisis (o de cualquier otra relación entre humanos) ya no puede considerarse evidente. Por lo demás, este hecho volverá sospechosos los descubrimientos de verdades etnológicas que, mutatis mutandis, estarían expuestos a un similar sesgo transferencial, en el sentido amplio. La antropología psicoanalítica es lo que más ha inquietado la imaginación. Del psicoanálisis se recordará sobre todo el complejo de Edipo ± y ello en su versión más simplificada, sino simplista- y la idea general, en lo sucesivo anticuada, de complejo», cuya incorporación al lenguaje cotidiano habrá desnaturalizado totalmente. Mientras que en el origen el término complejo» designaba una convergencia de asociaciones de ideas alrededor de un mismo tema, lo único que se ha conservado de la palabra es la noción, connotada negativamente, de problema» o idea fija», noción que no pertenece a Freud sino a la tradición psiquiátrica francesa del siglo XIX. Así, tener complejos» pasó a significar tener cierta opinión sobre uno mismo connotada negativamente». Se dirá de alguien, acusándolo (o culpándolo): tiene un complejo de inferioridad (o de superioridad)». De modo que las nociones metapsicológicas se han convertido esencialmente en evaluaciones cualitativas, han sido asimiladas a la cultura en calidad de teorías psicológicas ingenuas que ya no tienen nada de psicoanalíticas. EL PSICOANÁLISIS COMO CIENCIA HISTÓRICO-HERMENÉUTICA La crítica del neopositivismo apunta no solamente a cuestiones de método, sino a la esencia del descubrimiento freudiano: la "existencia" misma de lo inconsciente. El psicoanálisis vuelve a ponerse de moda en el mundo académico y no académico a finales de los µ60 y principios de los µ70. Las ideas de Marx, Freud y Nietzsche sirvieron como fundamento para una teoría crítica de la sociedad centrada en un diagnóstico lapidario de las patologías de la modernidad (Adorno, Horkheimer y en especial Herbert Marcuse). Simultáneamente, en Francia, Paul Ricoeur reivindica a la tríada antes mencionada como "maestros de la sospecha" y apuesta a una reinterpretación del psicoanálisis como una arqueología del sujeto y una semántica del deseo. El psicoanálisis deja de estar arrinconado por la exigencia de defenderse de la afirmación de que no es ciencia; estos autores lo consideran un método nuevo para obtener conocimientos que la filosofía puede llevar a su propio molino. Ricoeur (1965) entiende al psicoanálisis como una disciplina interpretativa o hermenéutica. Lo enunció así: "El psicoanálisis no es una ciencia de observación, sino es una interpretación más comparable a la historia".

Página

16

A) el carácter histórico del psicoanálisis La teoría y la práctica psicoanalíticas están básicamente interesadas en la consideración del conflicto intrapsíquico inconsciente, que se constituye por los avatares de los deseos pulsionales procedentes del inconsciente en la interacción con el objeto, sobre todo durante los primeros años de la infancia, lo que sirve como fundamento, si no fueron adecuadamente resueltos, para ocasionar los diversos desajustes que el sujeto tendrá a lo largo de su vida. Tales hechos se elaboran de una u otra manera por el aparato psíquico, dejando en la esfera de lo inconsciente las temáticas pulsionales rechazadas, más o menos conectadas con experiencias de naturaleza psicotraumática ocurridas en las primeras relaciones objetales. Ello conlleva la presencia de una cierta cantidad de energía libre, que es invertida en la organización de determinados productos caracteriales y conductuales, ya normales, ya patológicos, propiciando así la adaptación o la desadaptación. En el momento del encuentro clínico psicoanalítico, este conjunto de elementos psíquicos sufre una nueva y peculiar reelaboración en la mente del sujeto, con la participación o no de ingredientes objetivos procedentes de la interacción clínica, lo que lleva a su expresión en los llamados fenómenos transferenciales, el campo genuino del trabajo psicoanalítico. El psicoanalista, por ello, no sólo está interesado por la interacción real o fantaseada que tuvo lugar entre el sujeto y sus padres en la infancia y por eventos puntuales que pudieran haber traumatizado psíquicamente al individuo, así como por el esclarecimiento de los deseos que en tales circunstancias pudieron movilizarse y entraron en conflicto con los controles normativos superyoicos (que en gran parte proceden del entorno cultural), sino sobre todo por lo que aparece en la relación dada por el aquí y ahora del encuentro psicoanalítico. En el encuadre clínico, con sus estrictas condiciones y reglas, y dentro de los llamados fenómenos transferenciales, el analizado produce una serie de contenidos (pensamientos, deseos, afectos, lapsus, sueños, actos motores, etc.) y relata una gran variedad de vivencias que le problematizan, cuyo último origen y sentido desconoce. Todo ello sirve al analista no sólo en tanto puede ser útil para reconstruir el pasado real o fantaseado, sino sobre todo en cuanto es susceptible de una interpretación profunda o dinámica, gracias a lo que podrá hacerse consciente y dominable por el yo el último sentido de los motivos de los conflictos que alteran al sujeto, de forma que el llamado proceso secundario podrá tomar el dominio donde era el dueño el proceso primario. Como es fácil inferir de lo expresado, la reconstrucción histórica psicoanalítica no acoge sólo una recuperación de hechos objetivos del pasado y del presente, sino sobre todo de cómo se vivieron y viven subjetivamente, así como un conjunto de hechos fantaseados por el propio sujeto, siendo lo más importante tratar de darles una oportuna interpretación capaz de poner en primer plano los significados determinados por el inconsciente, recorriendo un camino que va desde el aquí y ahora al ayer y entonces.

Página

17

Pues bien, en tanto el psicoanalista se compromete en la tarea de reconstruir el pasado personal en el sentido señalado, está poniendo en primer plano su vocación de historiador, mientras que se convierte en hermeneuta de lo profundo cuando efectúa una exégesis de tal pasado en el marco de su teoría y de los fenómenos transferenciales, donde la pulsión y sus avatares y la interacción con el objeto cobran la máxima importancia. En tanto historiador busca un determinado tipo de explicación y en tanto hermeneuta otra, tratando de comprender y hacer comprender la dinámica de la realidad psíquica vivida en función de los determinantes inconscientes, lo que conduce a un tipo de explicación de naturaleza ajena a la causal y a la funcional, yendo también más allá de la comprensivo-fenomenológica, de la que la estricta explicación histórica estimamos que es una forma. La explicación que maneja el psicoanalista es dinámicoexegética o interpretativa, la cual busca poner en la esfera de lo consciente lo que está oculto por la acción de los procesos inconscientes. Concentrándonos en primer lugar en el psicoanálisis como ciencia histórica, podemos intentar una mayor profundización a partir de las ideas que nos ha aportado Gibson, cosa que puede facilitar el esclarecimiento de los puntos comunes que existen entre historiador y psicoanalista. Gibson indica que ser historiador quiere decir, sencillamente, que uno se interesa por lo que sucedió en el pasado. Y, en tal sentido, añadimos nosotros, el psicoanalista lo es, pues concentra parte de su trabajo en los eventos biográficos del analizado (especialmente en cómo los vivenció desde su realidad subjetiva), tratando de entresacar los claves más sobresalientes y significativas, para determinar así algunos de los factores que crearon los conflictos del individuo, teniendo siempre presente que es en las fallas del discurso verbal y no verbal del presunto recuerdo donde se expresa con más precisión lo inconsciente. En sus respectivas tareas, tanto historiador como psicoanalista tratan de encontrar el mayor número de pistas, para, con el máximo rigor ético y científico posibles, intentar dar una explicación de lo que aconteció en tiempos pretéritos, a la luz de sus correspondientes sistemas teóricos: en uno y otro caso se manejan explicaciones propiamente históricas, las cuales apuntan más a motivos, razones, creencias, actitudes e intereses que a causas de naturaleza fisicalista. Ahora bien, el psicoanalista supera este nivel al tratar de acceder a explicaciones de tipo dinámico-exegética (explicaciones interpretativas), pues no se da por contento con la mera comprensión de eventos de la realidad subjetiva, sino que quiere captar, para transmitirlo después, el significado profundo que todo ello ha tenido y tiene para el sujeto, significado que éste, por la acción de sus defensas inconscientes, desconoce, gracias a lo que evita la angustia que el percatarse del mismo traería aparejado. Si profundizamos algo más en el examen de las peculiaridades de la investigación histórica, pueden determinarse más similitudes entre historiador y psicoanalista: así, en la investigación histórica destacan dos cuestiones centrales: ¿qué ocurrió? y ¿por qué ocurrió? La respuesta a la primera pregunta nos enfrenta a la estricta reconstrucción histórica, que en ocasiones puede ser conjeturada o hipotetizada,

Página

18

lo que puede denominarse retrodicción, una forma invertida de predicción cuando parte de un cuerpo de principios generales. La respuesta a la segunda de las cuestiones nos conduce a la explicación histórica, no pudiendo ni debiendo identificarse ésta con la explicación causal, por muchas semejanzas formales y lógicas que ambas posean. Cuando tales retrodicciones y explicaciones son genuinas exigen imprescindiblemente de un soporte de principios generales y particulares bien establecidos. Llamar leyes a tales principios es una cuestión secundaria, aunque sería razonable reservar tal epígrafe sólo para las regularidades que subyacen tras los fenómenos que acontecen de forma cerrada y determinista, como ocurre en el terreno físico. Sea como fuere, lo que hay que resaltar es que si un quehacer viene derivado de un cuerpo de principios (y por supuesto de leyes), ese quehacer es científico: y ello tiene lugar tanto en la historia como en el psicoanálisis. Es bien cierto, sin embargo, que en los hechos históricos, y en general en la conducta humana individual, se da una circunstancia no buscada por sus estudiosos: la irrepetibilidad. Esto torna muy dificultosa la contrastación de las reconstrucciones y explicaciones en la historia y en la psicología. Es verdad que el psicoanalista tiene en este asunto ciertas ventajas sobre el historiador clásico, como es la posibilidad de comprobar más directamente si unas y otras son adecuadas, por ser más factible conectar conjeturas con eventos más o menos recientes e incluso actuales. Pero el psicoanalista también cuenta con limitaciones que debilitan su discurso científico, ya que, dado que trabaja con hipótesis-dichas, declarando a su analizado la reconstrucción que supone o la explicación histórica y la explicación interpretativa que cree que mejor se atienen a lo registrado, intervención que puede alterar la evolución espontánea de los datos que sirvan para confirmar o refutar las conjeturas en juego, dándose el caso de que el sujeto que las escucha se oponga aun siendo certeras, o las acepte incluso siendo incorrectas, por la intervención de factores afectivos y cognitivos que lo mediaticen en uno u otro sentido. Esto, sin duda, es una limitación epistemológica seria, que sólo puede obviarse parcialmente cuando la experiencia muestra, en muchos casos o reiteradamente en un mismo sujeto, la validez de las conjeturas que se han manejado. Historiador y psicoanalista, por otro lado, se valen de una amplia variedad de vestigios para alcanzar sus objetivos científicos: sin tales vestigios, que en todo caso han de ser reconstruidos y descritos a la luz de una teoría, la tarea de uno y otro es inviable. La operatividad de esta labor se torna mayor, además, cuando se da una evidencia acumulativa, que puede referirse tanto al caso individual como al conjunto de objetos o sujetos que comparten la misma característica. Por esta vía se facilita la superación de lo idiográfico, accediéndose a un escalón más alto de la ciencia, lo nomotético. Como se acaba de decir, el hallazgo y la descripción de los vestigios se realiza, inevitablemente, en el contexto de una determinada teoría. Y, paralelamente, tales vestigios pueden confirmar los supuestos teóricos, debilidad epistemológica propia

Página

19

de las estrategias inductivas, de alguna manera presentes en la historia y en el psicoanálisis. Igualmente es cierto, desde luego, que una y otra pueden trabajar al modo deductivo, en cuyo instante se sitúan en un nivel epistemológico de superior categoría, pero tampoco esta alternativa garantiza el encuentro con la verdad. Ahora bien, debe tenerse muy presente que, tanto en la historia como en el psicoanálisis, cualquiera que sea la estrategia investigadora (inductiva o deductiva), las validaciones de conceptos, hipótesis o principios tienen un carácter abierto y probabilístico, como corresponde a los eventos en que participa el hombre, dado que sus actos se ponen en marcha y se sostienen por deseos, propósitos, intereses, actitudes y otros elementos psicológicos, y no directamente por causas físicas, que son las que ocasionan una determinación más cerrada, más predecible. Y de aquí que sólo en este campo podamos hablar de genuinas leyes. Ahora bien, aunque lo histórico sea importante en el trabajo psicoanalítico, lo esencial está en la tarea hermenéutica, terreno en el que los errores son más factibles, por su propia naturaleza y por la metodología que manejamos al respecto. B) El carácter hermenéutico del psicoanálisis Tal como afirma Suárez, Ricoeur ha llevado a cabo un trabajo lúcido, riguroso y honesto para fundamentar epistemológicamente el psicoanálisis, contrastando el valor del discurso freudiano a la luz de la hermenéutica. Para Ricoeur el avance epistemológico central del psicoanálisis freudiano es que supera lo energético por medio de lo hermenéutico, gracias a lo que lo físico se abre a lo psicológico. Este hecho constituye, justamente, la razón de ser del psicoanálisis, en donde la energética pasa por una hermenéutica y ésta describe una energética. Ciertamente, la perspectiva metapsicológica de Freud, en especial el punto de vista económico, se enraíza en lo biológico, en lo neurofisiológico, en lo energético. Pero, sin duda, el psicoanálisis trata de ir más allá de lo somático, buscando el sentido o significado personal del deseo pulsional y de los productos más o menos ligados a él, como las temáticas que se establecen en las relaciones con el objeto, entrando en ese instante en un terreno puramente psicológico. Aquí la aportación metapsicológica dada por la perspectiva dinámica cumple un papel definitivo, pues permite acceder a lo hermenéutico, lo que supera la reconstrucción y la explicación históricas. Las interrelaciones existentes entre lo histórico y lo hermenéutico no chocan en absoluto, puesto que ambas tareas se complementan, particularmente en el psicoanálisis. Lo que sí queda fuera de los intereses psicoanalíticos son los estudios fisiológicos, aunque en ningún caso se abandone la idea de que lo psíquico se funda en último término en un sustrato biológico: de aquí la inclusión de construcciones económicas en la metapsicología. Pero, ¿cómo es posible ligar la explicación económica, de carácter causalista, a la interpretación de

Página

20

significados? Para Ricoeur el freudismo existe justamente porque supera este dilema, yendo más allá de la dicotomización cuerpo-mente que subyace en la fenomenología: gracias al modelo metapsicológico, la interpretación psicológica puede surgir, en un momento dado, por encima de la explicación causalista o económica. En efecto, el aparato mental conceptualizado por Freud, sobre la base de sus características estructurales, económicas, dinámicas y genéticas permite superar el dualismo inserto en el hecho de defender una explicación causalistafisicalista versus una explicación interpretativa psicológica, dado que tal aparato es descrito como un escenario donde la pulsión fisiológica se transforma en representación psíquica (fantasía, deseo), esto es, en pulsión psíquica, a partir de cuyos conflictos se construyen los rasgos de carácter y el comportamiento manifiesto, que esconden un significado o sentido de naturaleza inconsciente, que puede trabajarse exegéticamente. Es claro que, en tanto disciplina hermenéutica, el psicoanálisis se sitúa más allá de los hechos manifiestos u objetivos, fisiológicos e incluso psicológicos, extrañándose si se pretende una validación de sus presupuestos y hallazgos con el metro empírico. Como ha escrito el citado Ricoeur, no es lo mismo prestarse a una valoración empírica que hacer posible la contrastación empírica de una interpretación que se centra en la semántica del deseo: en este caso, las conjeturas psicoanalíticas han de considerarse bajo la condición de una probabilidad semántica del deseo, lo que no es igual que la probabilidad de un hecho observable por los órganos de los sentidos. Tal planteamiento ha llevado a algunos a mantener que, al fin y a la postre, el soporte epistemológico del psicoanálisis es semejante al de la fenomenología, de modo que ambos enfoques serían similares. Ricoeur llama la atención sobre este error, pues aunque psicoanálisis y fenomenología tengan algunos puntos comunes (como el acto filosófico de la reducción, las implicaciones de los aspectos dialécticos del lenguaje, la intersubjetividad que ambos comportan y los componentes históricos que a los dos interesan), la fenomenología es esencialmente una disciplina reflexiva, mientras que el psicoanálisis no lo es (si acaso autorreflexiva); además, el desplazamiento metodológico que el psicoanálisis efectúa difiere bastante de la estricta reducción fenomenológica, persiguiendo asir con la interpretación el significado inconsciente del acto conductual, a diferencia de la fenomenología que se detiene en la comprensión vivencial, sin ir nunca más allá de la esfera de lo consciente. Psicoanálisis y fenomenología, en todo caso, son dos quehaceres hermenéuticos, pero con planteamientos, compromisos y metodologías bien distintos. La hermenéutica psicoanalítica busca la traducción de un texto manifiesto, que ha sido deformado, alterado, censurado y oscurecido, engañando al propio sujeto: el encuentro con el último sentido lo hace el psicoanalista contando con los determinantes inconscientes, que se consideran las principales claves del carácter y de la conducta. Por ello, el eje central de su método y de su técnica es la interpretación, superando la manifestación incompleta o distorsionada del texto consciente.

Página

21

Habermas, en una línea argumental semejante, nos dice que el psicoanálisis se presenta aparentemente como una hermenéutica que se atiene al modelo filológico que utiliza el fenomenólogo, pero si se mira atentamente el trabajo interpretativo del analista se distingue bastante del que el fenomenólogo lleva a cabo, no sólo por su particular objeto de interés, sino especialmente porque tiene muy en cuenta la dimensión inconsciente, tratando de ir más allá del elemento manifiesto asentado en la consciencia, que es donde se detiene el fenomenólogo. El psicoanálisis, sigue diciendo Habermas, se consolida como una tecnología particular porque Freud capta, en las acciones y expresiones aparentemente discordantes del neurótico, una intención, un sentido, un significado, cuyo origen se hunde en el inconsciente: la interpretación analítica se ocupa, así, de aquellos contenidos deformados, alterados y mutilados a través de los que el sujeto se engaña a sí mismo, con lo que la hermenéutica filológica de Dilthey se transforma en el psicoanálisis en una hermenéutica de lo profundo. La hermenéutica psicoanalítica, por otra parte, no tiene como objetivo final la mera comprensión intelectual de contenidos simbólicos, como acontece en las tradicionales ciencias del espíritu, sino que su meta principal está en lograr que el sujeto alcance una autocomprensión saturada de afectos (insight): no basta, e incluso desde el punto de vista terapéutico es inútil, que el psicoanalista proponga un significado del acto o del contenido mental y que el analizado lo acepte intelectualmente, puesto que es imprescindible que éste, superando las barreras de las defensas/ resistencias, tenga ocasión de experimentar el ¡ah! cognitivo y afectivo que indica que su yo ha alcanzado la total comunicación con contenidos antes inaccesibles. Finalmente, el psicoanálisis necesita de un complejo proceso de translaboración, por medio del cual pueden superarse todas las resistencias y asumirse los contenidos reprimidos: el psicoanálisis no busca, pues, un mero análisis seguido de una síntesis, sino lo que Habermas bautizó como autorreflexión y Lorenzer, como tarea crítico-hermenéutica, que en lenguaje psicoanalítico sería hacer consciente lo inconsciente, pasar lo que está regido por el proceso primario al proceso secundario o cambiar el dominio del ello en dominio del yo, relacionando lo expresado con los oportunos elementos inconscientes, transformando lo ignoto en conocido y lo ingobernable en controlable. Semejante idea late en la fórmula lacaniana que sitúa como meta pasar al orden simbólico lo que está en el orden imaginario. Cuestión aparte es que la hermenéutica aún está lejos de establecer un cuerpo de principios bien asentados y contrastados, lo que aboca en una afirmación que algunos se resisten a pronunciar: siendo el saber psicoanalítico científico, es todavía muy inmaduro y provisional. Pero, en todo caso, no es en el terreno empírico-experimental, ni en leyes deterministas que permitan una explicación causal donde está su lugar, ni tampoco en el hallazgo de un cuerpo de principios que justifiquen ciertas explicaciones funcionales o en reconstrucciones de la esfera de lo consciente que aboquen en una explicación histórico-comprensiva de los hechos, sino en una categoría distinta de saberes científicos.

Página

22

Capítulo 2 TEORÍA DEL PSICOANÁLISIS FUNDAMENTOS TEÓRICOS El psicoanálisis es una tradición humana, nacida en las mentes, los corazones, los conflictos personales y las luchas interpersonales de sus fundadores y contribuyentes. Así pues el psicoanálisis es un conjunto de teorías y una disciplina creada en principio para tratar, enfermedades mentales, basada en la revelación del inconsciente. El psicoanálisis busca ser también: Un método de introspección y de exploración del inconsciente. Una técnica terapéutica para el tratamiento de las enfermedades mentales. Una técnica usada para formar psicoanalistas (es un requisito básico en la formación psicoanalítica someterse a un tratamiento psicoanalítico). Un método de análisis crítico aplicable a la historia y la cultura. Un movimiento que busca defender y asegurar la aceptación de la teoría y la técnica. En cuanto al funcionamiento de los niveles de conciencia, los divide en tres niveles: Consciente. Comprende lo que percibe o se puede conocer en el momento, es el que recibe las impresiones y experiencias internas y externas. Es todo aquello de lo que nos damos cuenta en un momento particular: las percepciones presentes, memorias, pensamientos, fantasías y sentimientos. Cuando trabajamos muy centrados en estos apartados es lo que Freud llamó preconsciente, algo que hoy llamaríamos ³memoria disponible´: se refiere a todo aquello que somos capaces de recordar; aquellos recuerdos que no están disponibles en el momento, pero que somos capaces de traer a la consciencia. Actualmente, nadie tiene problemas con estas dos capas de la mente, aunque Freud sugirió que las mismas constituían solo pequeñas partes de la misma. Preconsciente. Éste forma parte del inconsciente, aun cuando se trate de una parte que fácilmente puede tornarse consciente. Contiene elementos que vienen del inconsciente al consciente y viceversa, además de impresiones del mundo exterior como representaciones fonéticas o verbales (memoria). Inconsciente. La parte más grande estaba formada por el inconsciente e incluía todas aquellas cosas que no son accesibles a nuestra consciencia, incluyendo muchas que se habían originado allí, tales como nuestros impulsos o instintos, así como otras que no podíamos tolerar en nuestra mente consciente, tales como las emociones asociadas a los traumas.

Página

23

De acuerdo con Freud, el inconsciente es la fuente de nuestras motivaciones, ya sean simples deseos de comida o sexo, compulsiones neuróticas o los motivos de un artista o científico. Además, tenemos una tendencia a negar o resistir estas motivaciones de su percepción consciente, de manera que solo son observables de forma disfrazada. Está cargado de energía, se observa indirectamente por los sueños, actos fallidos y asociación libre. Tiene un modo propio de actuar que se distingue por ausencia de cronología, ausencia de contradicción, lenguaje simbólico, igualdad de valores para la realidad interna y externa (con predominio de la interna) y por el predominio del principio del placer. Son los fenómenos que se escapan a la conciencia y difícilmente pueden penetrar en ella (representado por el mundo de los símbolos). Cuando un pensamiento o sentimiento consciente no parece guardar relación con los sentimientos y sentimientos que le preceden, hay conexiones reales pero inconscientes. Dentro del inconsciente hay elementos instintivos que nunca han sido conscientes y a los que la conciencia nunca podrá acceder. Según Freud, la superposición de estas tres áreas de la personalidad explica el comportamiento humano, que es esencialmente complejo, y donde las motivaciones permanecen en la mayoría de los casos ocultas e ignoradas incluso por los mismos individuos. Cuando el individuo no mantiene un equilibrio entre los tres componentes desarrolla tensión, la cual origina mecanismos de defensa que son subconscientes, tales como la represión, la identificación, la proyección, la sublimación, la racionalización, la negación, la formación reactiva y la regresión. Estos protegen al aparato psíquico y permiten mantener cierta estabilidad. En la teoría de Freud se manejan además conceptos fundamentales, los cuales son premisas básicas para entender su propuesta teórica y psicoterapéutica, estos son pulsiones y ansiedad. Las fuerzas instintivas que rigen el comportamiento humano, Freud las distinguen y las llama: Los instintos de la vida En la teoría freudiana de la personalidad, todos los instintos que intervienen en la supervivencia del individuo y de la especie, entre ellos están, el ser humano, la auto preservación y el sexo. La libido: es la energía del que disponen las pulsiones de vida. Su producción, incremento o disminución, su distribución y su desplazamiento deben representar ocasiones inmejorables para explicar los fenómenos psicosexuales observados. Los instintos de muerte En la teoría freudiana, es el grupo de instintos que produce agresividad, destrucción y muerte. La energía agresiva: o pulsión de muerte, carece de un nombre especial. Se le han atribuido las mismas propiedades generales de la libido, aunque Freud nunca fue específico en este sentido.

Página

24

Teoría Freudiana del determinismo psíquico Según Sigmund Freud, el ser individuo está bajo un determinismo psíquico, afirmaba que nada ocurre al azar, regla a la que, tampoco se sustraían los procesos mentales. Cada pensamiento, sensación, recuerdo, acto tiene una o varias cosas. Su teoría plantea que la personalidad humana es el producto de la lucha entre tres fuerzas en interacción, que determinan en comportamiento humano: Una parte del cuerpo lo constituye el sistema nervioso, del que una de sus características más prevalentes es la sensibilidad que posee ante las necesidades corporales. En el nacimiento, este sistema es poco más o menos como el de cualquier animal, una ³cosa´, o más bien, el Ello. El sistema nervioso como Ello, traduce las necesidades del cuerpo a fuerzas motivacionales llamadas pulsiones (en alemán ³Triebe´). Freud también los llamó deseos. Esta traslación de necesidad a deseo es lo que se ha dado a conocer como proceso primario. El Ello es la función más antigua y original de la personalidad y la base de las otras dos. Comprende todo lo que se hereda o está presente al nacer, se presenta de forma pura en nuestro inconsciente. Representa nuestros impulsos o pulsiones más primitivos. Constituye, según Freud, el motor del pensamiento y el comportamiento humano. Opera de acuerdo con el principio del placer y desconoce las demandas de la realidad. Allí existen las contradicciones, lo ilógico, al igual que los sueños. El yo surge a fin de cumplir de manera realista los deseos y demandas del ello de acuerdo con el mundo exterior, a la vez que trata de conciliarse con las exigencias del superyó. El yo evoluciona a partir del ello y actúa como un intermediario de este y el mundo externo. El yo sigue al principio de realidad, satisfaciendo los impulsos del ello de una manera apropiada en el mundo externo. Usa el pensamiento realista característico de los procesos secundarios. Como ejecutor de la personalidad, el yo tiene que medir entre las tres fuerzas que le exigen: las del mundo de la realidad, las del ello, y las del superyó, el yo tiene que conservar su propia autonomía por el mantenimiento de su organización integrada. El Superyó es la parte que contrarresta al ello, representa los pensamientos morales y éticos recibidos de la cultura. Consta de dos subsistemas: la conciencia y el ideal del yo. La conciencia se refiere a la capacidad para la autoevaluación, la crítica y el reproche. El ideal del yo es una autoimagen ideal que consta de conductas aprobadas y recompensadas.

Página

25

Lo describiremos en el siguiente cuadro:
Id (Ello): Las leyes lógicas del pensamiento no se aplican al ello. Es la parte más propia del ser humano, de origen ontogenético y filogenético, que todos traen al nacer en forma totalmente inconsciente. Es la fuente de impulsos primitivos, deseos innatos, necesidades fisiológicas básicas tales como la sed, el hambre y el sexo, hacia las cuales el individuo busca satisfacción inmediata sin preocuparse por los medios específicos para conseguirla. Se rige por lo que denomina el principio del placer (energía libidinal), evita las tensiones y tiende a funcionar a un nivel muy subjetivo e inconsciente, sin que pueda afrontar debidamente la realidad objetiva, es decir, que la persona no puede acceder al conocimiento de esta área por un mero ejercicio de introspección. Por ejemplo: cuando hace calor y una persona tiene sed, su "ello" le impulsará a tomar algo frío y beberlo. No le importará el modo de obtener la bebida, sólo saciar su sed. Ego (Yo): Cumple varias funciones en relación con los mundos exterior e interior. Es la parte de la psique que mantiene contacto con la realidad externa. Coordina los impulsos (ello) y hace que se puedan expresar en el mundo externo. Se rige por el principio de la realidad. Se distingue entre: o o Yo Ideal (ideal para el ello, para el deseo) Ideal del Yo (base para el súper yo, lo que se debe ser).

El yo tiene dos funciones: 1. Función sintética del yo o función homeostática (coordinar entre ello y súper yo); 2. El examen y sentido de la realidad (comprobar la real existencia de los objetos). El "yo", surge a causa de las limitaciones del "ello" en sus interacciones con el mundo real. Con el aprendizaje y la experiencia, el individuo desarrolla las capacidades del pensamiento realista y la capacidad de adaptarse al ambiente. Funciona a partir del principio de la realidad. El "ego" es donde se generan las acciones del individuo para dar respuesta a los impulsos y motivos del subconsciente. Por ejemplo: aunque el "ello" del hambriento le estimule a quitarle la comida a su amigo, su "yo" razonará que, si se la pide, quizá se tarde más tiempo, pero a cambio obtendrá una porción mayor. Superego (Superyo): Hace las veces de juez o censor de las actividades y reflexiones del Yo. Se dedica a limitar, prohibir o juzgar la actividad consciente, aunque también puede intervenir de manera inconsciente. Se introyectan las figuras paternas reales o imaginarias de ambos progenitores (madre: represión por amor; padre: represión por castigo).

Página

Autoobservación, Conciencia moral,

26

Las funciones del súper yo son, entre otras:

Censura onírica, Represión, y Enaltecimiento de los ideales. Es la expresión interna del individuo acerca de la moral de la sociedad y de los códigos éticos de conducta. Es una especie de "freno" que restringe o inhibe las fuerzas impulsivas del "Id (Ello)". Representa el ideal al definir lo bueno y lo malo, influyendo además en la búsqueda de la perfección. Trata de dirigir los impulsos del subconsciente hacia comportamientos socialmente admitidos. Por ejemplo: no fumar en los hospitales, ceder el paso a las señoras o el asiento a los ancianos.

Teoría de los sueños de Freud Su teoría que nuestras mentes guardan recuerdos y emociones en nuestro subconsciente transformó la forma en la que los humanos estudiaban la mente humana. Freud decía que los sueños son una forma de realizar deseos y que muchos deseos son el resultado de deseos sexuales reprimidos o frustrados. En su opinión, la ansiedad que rodea dichos deseos hace que algunos sueños se conviertan en pesadillas. Freud mantiene que todos los sueños representan la realización de un deseo por parte del soñador, incluso los sueños tipo pesadilla. Hay sueños negativos de deseos, donde lo que aparece es el incumplimiento de un deseo. A lo largo de su obra más conocida, la Interpretación de los sueños, Freud utiliza sus propios sueños como ejemplos para demostrar su teoría sobre la psicología de los sueños. Freud distingue entre el contenido del sueño "manifiesto" o el sueño experimentado al nivel de la superficie, y los "pensamientos de sueño latentes", no conscientes que se expresan a través del lenguaje especial de los sueños. La teoría de interpretación de los sueños de Freud representa las primeras teorías de este con relación a la naturaleza de la psicología de sueños inconscientes, la importancia de las experiencias de la infancia, el lenguaje "hieroglífico" de los sueños y el método que él llama "psicoanálisis". Freud considera que todo sueño es interpretable, es decir, puede encontrarse su sentido. La labor de interpretar no recae sobre todo el sueño en su conjunto sino sobre sus partes componentes basándose en una especie de libro de los sueños, donde cada cosa soñada significa tal otra cosa en forma rígida, sin considerar la peculiaridad de cada sujeto. Primero se descompone el relato en partes, y recién al final surge la interpretación final o global, en la cual se nos revela el sueño como una realización de deseos.

Página

27

El psicoanálisis emplea el término de pulsión para el estudio del comportamiento humano. Antes de seguir adelante convendría aclarar las diferencias que existen entre la pulsión y el instinto. Los instintos tienden a una finalidad predominante biológica, mientras que la relación entre la pulsión y el objeto que la promueve es extremadamente variable. La pulsión es un impulso que se inicia con una excitación corporal y cuya finalidad última es precisamente la supresión de dicha tensión. Hay dos tipos de pulsiones, la pulsión sexual o de la vida y la pulsión de la muerte. Para el psicoanálisis el impulso sexual tiene unas acotaciones muy superiores a lo que habitualmente se considera como sexualidad, al tiempo que introduce la diferenciación entre sexualidad y genitalidad: si todo lo genital es sexual, no todo lo sexual es genital. La libido es la energía que pone en marcha la pulsión sexual, y puede presentar diferentes alternativas según esté dirigida a los objetos (libido objetal), o bien se dirija al propio Yo (libido narcista). ETAPAS DEL DESARROLLO PSICOSEXUAL Para Freud la pulsión sexual es la fuerza motivacional más importante. Éste creía que esta fuerza no era solo la más prevalente para los adultos, sino también en los niños, e incluso en los infantes. Cuando Freud presentó sus ideas sobre sexualidad infantil por primera vez, el público vienés al que se dirigió no estaba preparado para hablar de sexo en los adultos, y desde luego menos aún en los niños. Es cierto que la capacidad orgásmica está presente desde el nacimiento, pero Freud no solo hablaba de orgasmo. La sexualidad no comprende en exclusiva al coito, sino todas aquellas sensaciones placenteras de la piel. Está claro que hasta el más mojigato de nosotros, incluyendo bebés, niños y adultos, disfrutamos de as experiencias táctiles como los besos, caricias y demás. Freud observó que en distintas etapas de nuestra vida, diferentes partes de la piel que nos daban mayor placer. Más tarde, los teóricos llamarían a estas áreas zonas erógenas. Vio que los infantes obtenían un gran monto de placer a través de chupar, especialmente del pecho. De hecho, los bebés presentan una gran tendencia a llevarse a la boca todo lo que tienen a su alrededor. Un poco más tarde en la vida, el niño concentra su atención al placer anal de retener y expulsar. Alrededor de los tres o cuatro años, el niño descubre el placer de tocarse sus genitales. Y solo más tarde, en nuestra madurez sexual, experimentamos un gran placer en nuestras relaciones sexuales. Basándose en estas observaciones, Freud postuló su teoría de los estadios psicosexuales. El psicoanálisis establece una serie de fases a través de las cuales se verifica el desarrollo del sujeto. Desde el punto de vista de dichas fases, los conflictos psíquicos - y su posibilidad de resolución- dependerán del estancamiento de una

Página

28

fase (fijación) o del retorno a una fase precedente (regresión). De ahí que esta teoría implique un concepto dinámico sobre lo psíquico. Etapa Oral: Comprende desde el nacimiento hasta alrededor de los 18 meses. Esta primera fase libidinosa está relacionada con el placer del bebé en el momento de la alimentación, en la que tanto labios como boca tienen un papel preponderante. La satisfacción ligada en un primer momento son las actividades favoritas del infante, chupar y morder, el comer, adquirirá pronto autonomía, como en el caso del mero chupeteo, y se convertirá a su vez, en el prototipo inicial de toda satisfacción. Fase Oral-sádica: Es considerada una segunda etapa de la fase oral, coincidente con la aparición de la dentición y, por tanto, ligada al acto de morder. Dado que la nueva adquisición tiene un sentido destructivo (aunque sólo sea implícitamente), da lugar a la aparición del concepto de ambivalencia (relación de amor-odio respecto a un mismo objeto). Etapa Anal: Se extiende, aproximadamente, entre los dieciocho meses y los cuatro años. La actividad anal adquiere unas connotaciones libidinosas. El ano se constituye en la zona erógena (fuente corporal de excitación) por excelencia. Otra característica de esta fase es la aparición de la polaridad actividad- pasividad, ligada a la posibilidad tanto de retener como expulsar los excrementos. El goce surge de retener y expulsar. Etapa Fálica: Comprende desde los tres o cuatro años hasta los cinco, seis o siete años. El foco del placer se centra en los genitales. La masturbación a estas edades es bastante común. En este momento, las pulsiones parciales de fases precedentes se concretan en una cierta primacía de lo genital. Es la primera organización libidinal del niño respecto al caos de las pulsiones parciales anteriores (orales-anales), que se completará en la pubertad. Etapa de la Latencia: Dura desde los cinco, seis o siete años de edad hasta la pubertad, más o menos a los 12 años. Durante este período, Freud supuso que la pulsión sexual se suprimía al servicio del aprendizaje. Debo señalar aquí, que aunque la mayoría de los niños de estas edades están bastante ocupados con sus tareas escolares, y por tanto ³sexualmente calmados´, cerca de un cuarto de ellos están muy metidos en la masturbación y en jugar ³a los médicos´. En los tiempos represivos de la sociedad de Freud, los niños eran más tranquilos en este período del desarrollo, desde luego, que los actuales. Etapa Genital: En la teoría freudiana del desarrollo de la personalidad, esta es fase final del desarrollo psicosexual normal del adulto que suele caracterizarse por una sexualidad madura. Ocurre con el inicio de la pubertad y en ella renacen los impulsos sexuales. Cuando hacen el amor, el adolescente y el adulto logran satisfacer los deseos incumplidos de la infancia y la niñez. Ahora, los jóvenes de uno y otro sexo conocen sus diferencias sexuales y buscan formas de colmar sus necesidades eróticas y personales. Freud consideraba que la homosexualidad en

Página

29

esta etapa se debía a la falta de un desarrollo adecuado y que la heterosexualidad era características de una personalidad sana. De la forma específica en que se afronten las distintas fases, dependerán las características psíquicas del sujeto. Desde un punto de vista patológico, las perturbaciones en las distintas fases darán lugar a fijaciones o regresiones, que se traducirán en el adulto en estados de neurosis o psicosis. En el desarrollo sexual, es esencial el complejo de Edipo, que termina en la fase fálica, y en la que el niño ha de establecer por vez primera un vínculo afectivo con su progenitor de sexo opuesto (el padre), que es considerado un rival frente a la madre. El niño siente hacia ella un deseo incestuoso que tiene que reprimir por miedo a la agresión paterna y a la castración, temor que le lleva a construir el superego (superyó), una instancia encargada de controlar al consciente (yo) según las pautas morales impuestas por los padres. El complejo de Edipo conlleva la aceptación del principio de realidad y la subordinación del principio del placer. El desajuste entre las demandas del consciente, el inconsciente y las exigencias del superego puede convertirse en conflictos denominados fijaciones y complejos, que pueden llevar a que el adulto sufra regresiones o modos de satisfacción sexual infantiles. La mente consciente, imposibilitada para funcionar normalmente perderá su control y desarrollará neurosis como modos de expresar dicha tensión. Freud no pudo explicar cómo se desarrollaba el superego en las niñas, debido a que naturalmente éstas no pueden ser castradas. Sus prejuicios sociales le llevaron a elaborar una teoría, llamada complejo de Electra, en la que la vinculación de la niña con sus progenitores se establece en relación a una envidia del pene "ausente" en ella. La mujer es un ser deficiente, castrado, por lo que, según Freud, nunca podrá desarrollar un superego fuerte, lo que justifica su debilidad moral y su mayor tendencia al sentimentalismo. La explicación del escaso papel social de la mujer a lo largo de la historia encuentra su respaldo en una base natural, científica, que constituye un factum del desarrollo humano. Definidas por Freud como el continente oscuro, las mujeres están condenadas al ámbito de lo privado, donde cohabitarán con hombres que representarán simbólicamente al padre que no pudieron conquistar. La crítica feminista sobre las ideas de género de Freud será, en este sentido, implacable.

Página

30

CITAS BIBLIOGRÁFICAS

Sánchez ± Barranco, A. La condición científica del psicoanálisis. Apuntes de psicología, 36, 1992, 57-76. Schenqueman, C (2003). Freud y la cuestión del paradigma indiciario. En R. Musicante, comentarios psicoanáliticos (pp. 215 ± 234). Córdoba: Brujas (serie Nº 1). Freud, Sigmund. Obras completas: volumen 8 (1901 ± 05). Fragmento de un caso de histeria. Tres ensayos de teoría sexual. Buenos Aires. Amorrortu; 1979. 313 p. Menninger, Karl A. Teoría de la técnica psicoanalítica. México: Pax Asociación psicoanalítica mexicana; 1960. 279 p.

CONCLUSIONES

Podemos concluir que los fundamentos epistemológicos del psicoanálisis freudiano se apoyan en tres pilares: el Fundamento Monista; Fundamento Fisicalista; y el Fundamento Agnosticista. Que Sigmund Freud es influenciado por las enseñanzas de Charcot, quien explicó las posibilidades de cura de la histeria. Que el contexto social, político y religioso (por sus raíces culturales judías) influyeron enorme y decisivamente en sus estudios y métodos de trabajo personal y en la elaboración de su teoría. Freud se atiene al postulado fisicalista, entendiendo que "sólo las fuerzas físicas y químicas, excluyendo a cualquier otra, actúan en el organismo". Freud sostiene que su producción, el psicoanálisis se ubica dentro de las ciencias de la naturaleza y rechaza cualquier injerencia de las llamadas ciencias del espíritu de dudoso origen. Se afilia al agnosticismo otro de los fundamentos de su pensamiento. "Freud puede simultáneamente y sin contradicción afirmar la cientificidad del saber analítico y profesar un agnosticismo, o sea afirmar un límite absoluto al conocimiento".

Página

31

Freud plantea que el Psicoanálisis es una ciencia de la naturaleza, y a la vez, que el objeto de estudio del Psicoanalisis es el inconsciente, y que este es "la cosa en sí", utilizando términos kantianos, o sea lo incognoscible. Sigmund Freud logró formular una teoría psicológica que abarcaba la personalidad normal y anormal, y que incidía en todos los campos del saber: la sociología, la historia, la educación, la antropología y las artes. La primera preocupación de Freud, dentro del campo del psiquismo humano, fue el estudio de la histeria, a través del cual llegó a la conclusión de que los síntomas histéricos dependían de conflictos psíquicos internos reprimidos y el tratamiento de los mismos debía centrarse en que el paciente reprodujera los sucesos traumáticos que habían ocasionados tales conflictos. La técnica utilizada en principio para ello fue la hipnosis. Llegó a la convicción de que el origen de los trastornos mentales está en la vida sexual y que la sexualidad comienza mucho antes de lo que en aquellos momentos se pensaba, en la primera infancia. Freud introduce otra técnica de tratamiento: la asociación libre y rechaza la hipnosis, por considerarla menos efectiva. En las asociaciones libres el paciente expresa sin censuras todo aquello que le viene a la conciencia de forma espontánea. Incorpora la interpretación de los sueños en el tratamiento psicoanalítico, ya que el sueño expresa, de forma latente y a través de un lenguaje de símbolos, el conflicto origen del trastorno psíquico. El terapeuta ha de vencer las "resistencias" que le llevan al paciente a censurar su trauma, como forma de defensa. Otro aspecto es el análisis de la transferencia, entendida como la actualización de sentimientos, deseos y emociones primitivas e infantiles que el paciente tuvo hacia sus progenitores o figuras más representativas y que ahora pone en el terapeuta. Freud hace una formulación topográfica del psiquismo e incluye en él tres sistemas: uno consciente; otro preconsciente, cuyos contenidos pueden pasar al anterior; y otro inconsciente, cuyos contenidos no tienen acceso a la conciencia. Se rige por el principio de realidad y actúa como intermediario entre el ello y la otra instancia del aparato psíquico; y el superyó, que representa las normas morales e ideales. Un concepto básico en la teoría freudiana es el de "impulso" o pulsión. Es la pieza básica de la motivación. Freud reformulará su teoría de los impulsos y distinguirá entre impulsos de vida (Eros), en los que quedan incluidos los dos de la anterior formulación, e impulsos

Página

32

de muerte (Thanatos), entendidos como la tendencia a la reducción completa de tensiones. Freud tenía una concepción hedonista de la conducta humana: comprendía que el placer venía dado por la ausencia de tensión y el displacer por la presencia de la misma. El organismo, inicialmente, se orienta hacia el placer (principio de placer) y evita las tensiones, el displacer y la ansiedad. Freud, además, aportó una visión evolutiva respecto a la formación de la personalidad, al establecer una serie de etapas en el desarrollo sexual. En cada una de las etapas, el fin es, la consecución de placer sexual, el desarrollo de la libido. A lo largo del desarrollo, la actividad erótica del niño se centra en diferentes zonas erógenas. La primera etapa de desarrollo es la etapa oral, en la que la boca es la zona erógena por excelencia, comprende el primer año de la vida. A continuación se da la etapa anal, que va hasta los tres años. Le sigue la etapa fálica, alrededor de los cuatro años, en la que el niño pasa por el "complejo de Edipo". Después de este período la sexualidad infantil llega a una etapa de latencia, de la que despierta al llegar a la pubertad con la fase genital.

RECOMENDACIONES

Que es importante versarse acerca de esta teoría del psicoanálisis, conocer sus postulados que rigen su teoría, luego analizarlos y utilizar sus recursos académicos que por mucho tiempo han y siguen influyendo en las personas que se orientan por conocer dicha especialidad. Nos brinda las pautas necesarias para conocer el desarrollo psicosexual del niño e instruye no solo a los profesionales sino también a los padres de familia, que de alguna manera nos recomienda qué es necesario para ayudarlos a desarrollar y madurar en cada estadio y sobre todo a comprenderlos. Solamente utilizar esta teoría del psicoanálisis como una herramienta académica más y no centrarnos en ella, pues conocemos muchas teorías que también interpretan la personalidad desde su propio punto de vista y cada uno de ellos con sus propios postulados.

Página

33

BIBLIOGRAFÍA Bolognini, Stefano (2004), La empatia psicoanalitica, Lumen, Buenos Aires. Bibliografía. Sánchez-Barranco, A., Naturaleza histórico-hermenéutica del saber psicoanalítico, Revista de Historia de la Psicología. Sánchez-Barranco, A., Naturaleza de la investigación psicoanalítica: reflexiones epistemológicas, III Jornadas de Psicoanálisis en la Universidad, Gerona, noviembre 1992. Fenichel, Otto. Teoría psicoanalítica de la Neurosis. Planeta. Barcelona. Assoun, P. L. (1982). Introducción a la Epistemología Freudiana. Ciudad de México: Siglo Veintiuno. Bercherie, P. (1988). Génesis de los Conceptos Freudianos. Buenos Aires: Paidós. Ricoeur, P. (1969). Hermenéutica y psicoanálisis; Buenos Aires. Megolópolis, 1976.

Página

34

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->