Está en la página 1de 7
 

Producción de energía

   
Producción de energía En el presente artículo se estudian siete sistemas para la generación de energía

En el presente artículo se estudian siete sistemas para la generación de energía eléctrica a partir de biomasa. En los diferentes sistemas propuestos se analizan aspectos técnicos, económicos y ambientales. Por último, se realiza una comparación de los mismos.

Centrales eléctricas de biomasa

F. Marcos Martín.

E.T.S. de Ingenieros de Montes. Madrid

1. Introducción

Uno de los problemas actua- les en la generación de ener- gía eléctrica es la emisión de gases (como el CO 2 ) que con- forman el llamado “efecto in- vernadero” [3]. Ante este pro- blema se presentan como al- ternativa las llamadas energías renovables, entre las que des- taca por su importancia la energía de la biomasa [12]. Así, la fijación de CO 2 me- diante la fotosíntesis y la pro- ducción de biomasa, según estimaciones de Grassi y Bridgwater citadas por Carras- co [3] es la siguiente:

- 0,2 Ha de terreno producen una tonelada de biomasa.

- Cuando la tonelada de bioma- sa se quema en una central tér- mica se producen 1,3 toneladas de CO 2 que a su vez son fijadas por las 0,2 Ha de terreno, de manera que se cierra el ciclo. En la función fotosintética el oxíge- no quemado en la central térmi- ca se devuelve a la atmósfera

Por otro lado, las emisiones de dióxido de carbono en distintas tecnologías para obtener ener- gía eléctrica fueron evaluadas en 1989 por la Agencia Interna- cional de la Energía y recogidas por Juan Carrasco [3] (Tabla I).

     
 

Tabla I. Emisiones de dióxido de carbono en las tecnologías eléctricas

 
 
 

Tecnologías

Emisiones por energía producida (toneladas por GWh=106kWh)

 

Extracción

Construcción

Operación

Total

de combustible

 

Planta Convencional de carbón

1,0

1,0

962,0

964,0

 

Planta Moderna de carbón (AFBC)

1,0

1,0

960,9

962,0

 

Planta de petróleo

--

726,2

726,2

 

Planta de gas

--

484,0

484,0

 

Conversión Térmica Océano

NA

3,7

300,3

304,0

 

Geotérmica

0,3

1,0

55,5

56,8

 

Minicentrales hidráulicas

NA

10,0

NA

10,0

 

Energía eólica

NA

7,4

NA

7,4

 

Solar fotovoltaica

NA

5,4

NA

5,4

 

Solar térmica

NA

3,6

NA

3,6

 

Large Hydropower

NA

3,1

NA

3,1

 

Madera (aprovech. sostenido)

-1509,1

2,9

1346,3

-159,9

 

(--): No existentes o datos inadecuados para el análisis, la contribución estimada es < ó = 1%.NA: No aplicable.

 
Producción de energía En el presente artículo se estudian siete sistemas para la generación de energía

2. La transformación de la biomasa agro-forestal en combustible y energía

La biomasa agroforestal, como se presenta en la Tabla II, pue- de transformarse en biocombus- tibles sólidos, líquidos y gaseo- sos. A su vez, con estos bio- combustibles puede obtenerse energía calorífica que puede ser transformada en energía mecá- nica y energía eléctrica.

Con las astillas de madera se puede obtener energía eléctrica; ya que al quemarse las astillas producen calor que calienta un fluido como el agua y lo trans- forma en vapor. A su vez, este vapor es introducido en una tur- bina de vapor que mueve el eje de un generador eléctrico y pro- duce, al final del proceso, ener- gía eléctrica. Estudios detallados de los biocombustibles sólidos y su problemática han sido anali- zados recientemente por Marcos y col. [10]. De este tema nos ocuparemos con profusión en este artículo.

Los problemas de los biocom- bustibles líquidos son descritos por Jesús Fernández [5]: “Para el caso del girasol el precio de 1 l de aceite desgomado está alrede- dor de las 75 pta. Teniendo en cuenta que para fabricar 1 l de biodiésel se gasta 1 l de aceite y 0,087 l de metanol, se deduce fá- cilmente que el coste de produc- ción del biodiésel va a estar in- fluido principalmente por el cos-

te

del aceite

...

si

el precio del

aceite es 95 pta/l (en la actuali-

dad es mayor)

Tomando como

... base un precio del gasóleo A de 95 pta/l (de las que 43,2 pta son del impuesto especial de hidro-

carburos, 25,5 pta/l se deben al coste de producción, 13,2 al cos- te de distribución y beneficio in- dustrial y las 13,1 al IVA), para que el biodiésel pudiera ser com- petitivo frente al gasóleo, desde el punto de vista económico y en el supuesto de que se le exo- nerara totalmente de los impues- tos, el coste máximo al que po- dría salir el biodiésel sería de

   

86

 
     
 

Tabla II.

 
 
 

Biomasa agroforestal: Madera, corteza, granos, tallos, ... procedente de:

Biocombustibles

 

Plantación energética agrícola Plantación energética forestal Residuos agrícolas (campo) Residuos forestales (monte) Residuos de industrias agro-alimenticias Residuos de industrias forestales de 1ª transformación Residuos de industrias forestales de 2ª transformación

Sólidos: leñas, astillas, pelets, briquetas, carbón vegetal, briquetas de carbón vegetal, biomasa sólida, ...

 

Líquidos: alcoholes,

aceites, metilésteres,

aditivos, etc.

 

Gaseosos: biogás

     
 

Tabla III.

 
 
 

A partir de biomasa seca

A partir de biomasa húmeda o seca

 

PROCESOS TERMOQUÍMICOS

PROCESOS BIOQUÍMICOS

 

Combustión

Calor

Fermentación

Metanol

 

Electricidad

alcohólica

 

Gasificación

Gas pobre Gas de síntesis

Esterificación

Metiléster

 

Pirólisis

Carbón vegetal

Digestión

Metano

 

Aceite de pirólisis Brea vegetal

anaerobia

68,7 pta/l. Si se le aplicara el 10% del impuesto especial actual (4,32 pta/l) el coste resultante se- ría de 64,38 pta/l. Si se considera el coste de la materia prima, se deduce claramente que sólo el coste del aceite (85 pta/l) supera con creces el coste máximo apli- cable al producto (biodiésel) in- cluso si se considera la exención total del impuesto especial, y el posible beneficio que se podría obtener por la venta del glicerol que se obtiene como subproduc- to (unas 5 pta por cada litro de biodiésel producido)”.

Por otro lado, los procesos de transformación de la biomasa en energía pueden ser clasificados según la Tabla III.

En lo sucesivo nos referiremos a los procesos de obtención de energía eléctrica ya que este ti- po de energía cumple las si- guientes características:

1. Es limpia en el lugar donde se consume, es decir, no emite gases contaminantes en ese lu- gar.

  • 2. Es rápida ante las solicitudes

del usuario.

  • 3. Existen en el mercado abun-

dantes dispositivos para su uso

y transformación en energía mecánica (motores eléctricos) y en otros usos (iluminación, aparatos electrodomésticos, etc.)

A pesar de ello la energía eléc- trica presenta otros inconve- nientes:

1. Es más o menos contami- nante en el lugar donde se ge- nera.

  • 2. Aparecen pérdidas en el

transporte.

  • 3. Las líneas de transporte pro-

ducen alteraciones ambientales (en las aves, en el paisaje) que deben ser estudiadas.

Tabla IV. Rendimiento energético de algunos procesos de transformación de biomasa en energía (Antolín, 1990) Proceso
     
 

Tabla IV. Rendimiento energético de algunos procesos de transformación de biomasa en energía (Antolín, 1990)

 
 
 

Proceso tecnológico

Rendimiento energético %

 

Combustión

65-95 (*)

 

Pirólisis

30-90

 

Gasificación

65-75

 

Digestión anaerobia

20-35

 

Fermentación alcohólica

20-25

 

(*) Por ejemplo: para una planta de generación con ciclo de vapor convencional, turbina a condensación y circuito cerrado mediante torres, utilizando orujo de uva la destilería de Alcoholera de la Puebla (To- ledo), tiene una potencia instalada de 2.850 kW, el rendimiento de la combustión esperado es del 85%

4. Su almacenamiento supone problemas de rendimiento o de residuo (¿qué haríamos con las baterías de los coches si todos estos fueran eléctricos?).

3. La descomposición de la biomasa por medio de calor

Cuando la biomasa (de cual- quier tipo, pero en especial la lignocelulósica) se calienta y se mezcla con aire, debido a la combustión, se obtiene calor y una serie de productos de com- bustión que son función de la composición química de la bio- masa de partida.

En esencia el esquema es simple:

Biomasa + aire

=>

Productos de combustión + + calor

Los productos que se producen en la combustión pueden tener aspecto sólido (las cenizas y las partículas sólidas que escapan por la chimenea) y si la com- bustión es incompleta el carbón es vegetal; estos sólidos reciben el nombre genérico de “char”. También pueden tener aspecto líquido, constituyendo los líqui- dos piroleñosos, que podrían suponer la sustitución de los

combustibles líquidos fósiles; re- cibiendo el nombre genérico de “tar”. Por último, pueden tener aspecto gaseoso (los gases típi- cos de la combustión CO 2 , CO, H 2 O, SO 2 , NOx, etc.); incluso en algunos procesos como el de la gasificación el objetivo será ob- tener gases combustibles.

4. Sistemas de producción de energía eléctrica con biomasa

A continuación estudiaremos varios sistemas de producción de energía eléctrica con bioma- sa agroforestal:

4.1. Sistema 1

Es el que se denomina sistema clásico o de combustión en parri- lla. La biomasa se quema en un hogar de parrilla fija o parrilla móvil y desprende calor en su combustión. El calor de la com-

bustión calienta el agua líquida, que en la caldera se transforma en vapor. El vapor es introducido en una turbina que alimenta el movimiento de un generador eléctrico de manera que final- mente produce energía eléctrica.

Los defensores del proceso de combustión basan sus argu- mentos en que el proceso de la combustión (desde el punto de vista químico, teórico) es alto (Tabla IV).

Otro ejemplo de planta de ge- neración de energía eléctrica que emplea combustión en cal- dera es la Planta ubicada en Mortagua (Portugal), cuyos prin- cipales datos son:

Los valores medios del rendi- miento de una instalación para generar energía eléctrica con combustión oscilan entre el 28% y el 32%. En la instalación de Mor- tagua antes citada el rendimiento global esperado es menor: 24,2%.

Los sistemas combustión presen- tan algunos inconvenientes entre los que destacan la carestía de los sistemas de almacenaje y transporte de la biomasa debido a su baja densidad física y ener- gética. En muchos casos el pro- blema de la humedad condicio- na y encarece el aprovechamien- to por lo que se diseñan siste- mas de combustión en los que la biomasa cae por gravedad y se va secando según cae al horno donde se realiza la combustión.

Centrales eléctricas que utilizan biomasa mediante combustión pueden verse trabajando en Es- tados Unidos, Canadá y los paí- ses nórdicos europeos.

4.2. Sistema 2

Es el sistema clásico de cogene- ración de vapor y energía eléc-

trica. La biomasa se quema y desprende calor en su combus- tión. El calor de la combustión calienta agua líquida que en la caldera se transforma en vapor. El vapor es introducido en una turbina que alimenta el movi- miento de un generador eléctri- co produciendo, finalmente, energía eléctrica. En la turbina entra agua que se transforma en vapor y ese vapor se puede uti- lizar en otros procesos termodi- námicos. En este sistema, a dife- rencia del sistema anterior se producen energía eléctrica y va- por, con lo que el rendimiento global es mayor.

En Chile pueden contemplarse centrales de este tipo, como la central de Concepción; pero

noviembre 99

 
 

también existen ejemplos en pa- íses nórdicos europeos, en Esta- dos Unidos y Canadá. Las emi- siones de gases contaminantes de estas instalaciones dependen de biomasa utilizada y del siste- ma de filtros. Datos medios (pa- ra biocombustible que no inclu- ye basuras y tiene un 25% de as- tillas de madera, 40% de corteza, 25% de serrín y 10% de astillas de industrias de 2ª transforma- ción) son: 80-85 mg/MJ de NOx, 100-110 mg/MJ de CO, 35 mg/Nm3 de partículas sólidas en el gas de escape.

4.3. Sistema 3

Es el sistema clásico de genera- ción de vapor mediante el uso de una combustión en lecho fluido. En esencia el sistema 3 es igual al sistema 1, pero en este caso la combustión se realiza en un lecho fluido. En la combus- tión de lecho fluido la biomasa se comporta como un fluido y se consigue un mejor control de las variables de la combustión, especialmente la temperatura, con lo que no se corre el peligro de llegar a quemar el nitrógeno del aire y puede llegar a rendi- mientos mayores.

El problema de la combustión en lecho fluido es que la bioma- sa debe ser homogeneizada pre- viamente para conseguir un buen funcionamiento del lecho y esta operación encarece el proceso.

Se distinguen dos tipos de le- chos fluidos [7]:

- Lecho fluido burbujeante: Con bajas velocidades de fluidifica- ción del aire, en este lecho sola- mente menos del 10% de los só- lidos pasan al ciclón. Fluidiza- ción en fase densa.

- Lecho fluido circulante: Aquí hay velocidades elevadas del ai- re de fluidización, con arrastre de gran número de sólidos, pu- diéndose reciclar parte mediante un ciclón o multiciclón.

Según Antolín la combustión en

   

88

 
     
 

Tabla V. Central termoeléctrica de Mortagua, Portugal. (Patrao, 1998). Fecha previsible de entrada en funcionamiento: mayo (1999)

 
 
 

Variable

Unidad

Valor

 

Area ocupada

Ha

3

 

Silo de almacenaje

m 3

9.000

 

Poder calorífico de la biomasa

kJ/kg, a 30%

13.800

 

Consumo de biomasa

t/h

8,7

 

Datos del vapor

Caudal

t/h

40

 

Presión

bar

42

Temperatura

°C

420

 

Potencia de turbina

MW

9

 

Rendimiento del precipitador electrostático

%

96

 

Régimen de operación

h/día

24

 

Horas de funcionamiento

h/año

7800

 

Energía eléctrica producida

GWh

63

 

Inversión

Millones

18,5

 

de euros

lecho fluido se desarrolla en el seno de una masa en suspen- sión de: partículas de combusti- ble, cenizas del combustible y en algunos casos un inerte o ad- sorbente (caliza o dolomita); los cuales son fluidizados por una corriente de aire de combustión ascensional. Como principales ventajas de esta tecnología res- pecto a la de combustión en pa- rrilla se citan:

  • 1. Desulfuración.

  • 2. Admite diversidad de com-

bustibles.

  • 3. La distribución de temperatu-

ras del lecho es muy uniforme.

  • 4. Alta difusividad del aire de

combustión.

  • 5. Comportamiento similar a un

fluido, con alta transferencia de calor.

  • 6. No formación de escorías.

  • 7. Menor temperatura de rocío.

  • 8. Menor exceso de aire de com-

bustión, lo que provocará, con

el resto de las ventajas antes ci- tadas, un mayor rendimiento de la misma.

  • 9. Menor emisión de gases ni-

trosos (Antolín, 1990).

El citado autor señala como in- convenientes:

1. La abrasión del lecho.

  • 2. La necesidad de ciclones.

  • 3. La complejidad del sistema de

alimentación (puede llegar a in- cendiarse).

  • 4. La adecuación previa del

combustible. Es lo que se deno- minan pretratamientos del com- bustible, que debido a la diver- sidad de biomasas que pueden utilizarse requieren, en cada ca- so, una solución particular.

Deteniéndonos en este último

inconveniente hemos de seña- lar como posible solución la

homogeneización de la bioma- sa que se introduce en el lecho.

Esta homogeneización se pue- de conseguir mediante el asti-

llado, secado, molido, posterior secado y peletizado de la bio- masa disponible. Podría pen-

sarse que este proceso es muy

caro; sin embargo no es así, ya

que nuestra experiencia señala que: en los lugares donde se han instalado centrales de bio- masa de un tamaño considera- ble (por ejemplo, Laja, en Chi-

le) hay suficiente combustible para secar la biomasa y el úni- co consumo de energía aparece en las fases de astillado y/o molienda.

Tabla VI. Algunos ejemplos conocidos del proceso del Sistema 4 Central térmica de Combustión Potencia térmica,
     
 

Tabla VI. Algunos ejemplos conocidos del proceso del Sistema 4

 
 
 

Central térmica de

Combustión

Potencia térmica,

Biocombustible

   

MW

 

Lipkögin (Suecia)

BFB: Bubbling

2 grupos de 17

Basura (RSU)

 

Fluizidez Bed

(Lecho fluido

 

Perstorp AB

CFB: Lecho

55

(carbón) +

Residuos de madera

Industrial (Suecia)

fluido circulante

50

(biocomb.)

e industriales mezclados con turba y carbón

 

Örebro, Suecia

CFB: Lecho fluido circulante

 

165

Residuos de madera mezclados con turba y carbón

 

Laja (Chile)

Corrientes

 

7

Residuo de industria

 

paralelas

 

forestal de 1ª Transformación

 

Brista (Suecia)

Lecho fluidizado

 

122

Madera y corteza

4.4.

Sistema 4

bustible. La gasificación es un

proceso que engloba la descom-

Este sistema es igual que el siste- ma 3; pero en este caso se pro- duce, además de energía eléctri- ca, vapor de proceso. Presenta un mayor rendimiento que el sis- tema 3 ya que aprovecha el calor

Las emisiones son muy bajas y

posición térmica de la materia orgánica y la acción de un gas, que reacciona principalmente con el residuo carbonoso proce- dente de la descomposición tér- mica [1]. La gasificación puede hacerse con:

residual. Tiene la misma ventajas frente al sistema 3 que las que

  • - Aire. El aire se introduce prin-

tenía el sistema 2 frente al siste- ma 1, es decir, que aprovecha el calor residual de la turbina para producir vapor (Tabla VI).

dependen del tipo de residuo, si se emplea madera y corteza o residuo de industria forestal de primera transformación son muy bajas. Por ejemplo, en una de las centrales citadas las emisio- nes son las siguientes:

cipalmente para aporte de calor mediante la combustión del resi- duo carbonoso. Se obtiene un gas combustible de bajo conte- nido energético (< 6 MJ/Nm 3 ). Este gas puede usarse en que- madores de calderas o turbinas de gas, o en aparatos de com- bustión interna. Los reactores más utilizados son los de lecho móvil contracorriente (updraft), corriente paralela (downdraft) o de lecho fluidizado.

-

Central térmica de: Brista (Sue-

  • - Oxígeno: El gas obtenido es

de medio contenido energético

cia).

-

Potencia térmica, MW = 122.

(10-20 MJ/Nm 3 ). Tiene mayor

calidad que el anterior por

Emplea gasificadores en co-

-

Biocombustible: madera y cor-

-

NOx mg/MJ = 20.

teza.

contener menos nitrógeno.

-

N2O mg/MJ

= 10.

rrientes paralelas, contraco-

-

NH3 ppm = 10.

rriente, y flujo cruzado. Se pre- fiere el lecho fluidizado frente

4.5.

Sistema 5

al lecho móvil.

Este es un sistema más evolu- cionado que los cuatro anterio- res consiste en gasificar la bio- masa, para obtener un gas com-

  • - Vapor de agua y oxígeno (o ai- re). El gas obtenido tiene más

hidrógeno y se puede emplear como gas de síntesis para meta- nol, amoniaco, gasolinas, etc.

- Hidrógeno: Este gas tiene un alto contenido energético (>30 MJ/Nm 3 ). Al tener un alto conte- nido en metano y olefinas pue- de ser utilizado como sustituto del gas natural.

Se distinguen cuatro tipos de ga- sificadores, sin embargo, debe precisarse que la comparación

entre diferentes gasificadores no es fácil ya que han de tenerse en cuenta muchos factores como

son el tamaño y la densidad de la biomasa empleada, la canti-

dad de la misma y las caracterís-

ticas de los gases que desean obtenerse. Los principales tipos

de gasificadores son:

1. Lecho móvil contracorriente. La biomasa cae de arriba hacia abajo, el aire de gasificación en- tra por la parte inferior y en la parte superior se coloca la sali- da del gas. La biomasa y el aire de gasificación, por tanto, van contracorriente.

  • 2. Lecho móvil en paralelo. Tan-

to la biomasa que se va a gasifi-

car como el aire utilizado en la

gasificación caen de arriba hacia abajo. Es decir, el flujo de bio- masa y el de aire son paralelos.

  • 3. Lecho fluidizado. El conjunto

que se gasifica se comporta co- mo un fluido. El aire entra por la parte inferior mientras que la biomasa entra por la parte supe- rior. El gas, producto final, sale por la parte superior.

  • 4. Gasificador de transporte.

Biomasa

y

aire

entran por la

parte inferior mezclados obte-

niéndose gas y parte superior.

cenizas

en

la

En el lecho móvil el flujo del só- lido es cercano al de flujo pis- tón, por lo que no hay mezcla de sólidos. Si en el reactor se produce un aumento de tem- peratura en una zona del mismo (por ejemplo gasificación con aire en la zona de oxidación

donde se produce una combus- tión parcial del residuo carbono- so) se forman perfiles longitudi- nales y radiales de temperatura muy acusados, lo que origina la

noviembre 99

 
 

formación de diferentes regio- nes a muy distinta temperatura y los diversos procesos implica- dos (secado, pirólisis, oxidación, etc.) tienen lugar gradualmente y en distintas zonas del gasifica- dor, lo cual puede dificultar el control de los productos a obte- ner. En el lecho móvil la piróli- sis tiene lugar en una zona de baja temperatura (300-400°C), por lo que se forman muchos productos líquidos, principal- mente alquitranes [2].

Además, para un mismo volu- men de reactor, el lecho fluidi- zado permite procesar una ma- yor cantidad de sólido que un lecho móvil.

Como ejemplo de gasificador (aunque hay muchos más) po- demos citar las tres plantas por lote construidas por García Ba- caicoa (una de 50 kg/h, otra de 200-300 kg/h y otra de 100 kg/h). Este gasificador presenta la ventaja de que genera, simul- táneamente con el gas, un resi- duo carbonoso susceptible de ser aprovechado en otros pro- cesos. Por este motivo, se plan- tearon dos opciones desde el punto de vista operacional: ge- neración simultánea de gas y residuo carbonoso, o bien, ga- sificación con el único objetivo de producir gas [6]. Los resulta- dos obtenidos se presentan en la Tabla VII.

En el sistema 5 el gas proceden- te de la biomasa se quema en una turbina de gas que se une a un generador eléctrico para pro- ducir energía eléctrica.

4.6. Sistema 6

Es similar al anterior, pero en éste el gas se quema en un motor de gas. Para pequeñas potencias el motor de gas es más económico que la turbina. Este sistema es aconsejable cuando la cantidad de biomasa que se tiene que procesar no es muy grande y presenta al- gún inconveniente en la lim- pieza de gases antes de entrar en el motor.

   

90

 
     
 

Tabla VII. Gasificación experimentada en España por García-Bacaicoa, Bilbao y Usón (1998)

   
 
 

Planta

Planta de 200-300 kg/h

Planta de

50 kg/h

100 kg/h

A (+)

B (+)

 

Consumos

Biomasa(kg/h)

25,4 - 48,9

214,7-338,3

191,3- 299,0

35-83

 

Aire (m 3 N/h)

40 - 70

250 - 350

250 - 300

35-107

 

Producciones

Gas(m 3 N/h)

65,0-117,0

283,2-503,7

372,1-553,5

63-175

 

PCI (kcal/m 3 N/h)

961-1292

636-1259

1079-1578

1181-1496

Residuo sólido (kg/h)

0,25-1,43

23,5-59,8

10,8-18,0

–––––

PCI (kcal/kg)

–––––

4765-6513

2572-4825

–––––

 

Rendimiento

E.C.G. (*)

0,88 - 0,99

0,63 - 0,84

0,86 - 0,94

–––––

 

C.E.G. (*)

0,65 - 0,78

0,20 - 0,49

0,56 - 0,82

0,55- 0,72

 

(+) A se refiere a la opción de generación simultánea de un residuo carbonoso y gas, mientras que B se refiere a la opción de gasificación convencional. (*) E.C.G. se refiere a la eficacia de la conversión a gas (masa de gas seco / masa de biomasa húmeda + aire) y C.E.G. se refiere a la conversión energética a gas (energía en el gas seco/ energía en la bio- masa seca).

4.7. Sistema 7

Consiste en utilizar dos combus- tibles: biomasa y gas natural. Con el gas natural se produce energía eléctrica (bien con una turbina de gas o bien con un motor de gas), el calor exceden- tario se utiliza para producir va- por que se recalienta con el ca- lor procedente de quemar la biomasa o bien se mezcla con vapor procedente de esa com- bustión. El vapor resultante se utiliza para producir energía eléctrica en una turbina de va- por. Este sistema supone unos altos costes de inversión pues se precisan dos turbinas (una de gas y otra de vapor) o un motor de gas y una turbina de vapor y dos generadores eléctricos. Pre-

senta como ventaja el hecho de

que se genera más energía eléc- trica.

En el caso habitual de disponer de turbina de gas, se coloca una caldera de recuperación (recu- pera el calor excedentario de la turbina) que se compone de tres intercambiadores de calor (eco- nomizador, vaporizador y reca- lentador). Como en los ciclos de vapor convencionales, interesa que el agua a la salida del eco-

nomizador esté lo más caliente

posible pero que no alcance la temperatura de saturación. Tam- bién interesa que en la caldera se recupere al máximo la ener- gía térmica de los gases [8]. Si se desea una mayor profundiza- ción en los ciclos combinados recomendamos al lector la con- sulta del libro R. Kehlhofer titu- lado Combined-Cycle Gas&Ste- am Turbine Power Plants edita- do por The Fairmont Press.

Un tema importante al manejar las turbinas de gas es la tem- peratura de combustión ya que un aumento de la misma mejora su rendimiento. Sin embargo es- te aumento por encima de 1.500°K (1.227°C) supone un aumento de costes considerable ya que requiere materiales caros y alabes refrigerados. Otro tema a considerar es el de la presión, ya que aunque su rendimiento mejora el rendimiento de la tur- bina de gas dentro del rango de interés, también es cierto que disminuye la eficiencia de recu- peración de la caldera de vapor. Por tanto, la presión óptima se encuentra en un valor interme- dio (10,5 a 13 bar) [8].

Este sistema 7 admite, a su vez, cuatro variantes:

Tabla VIII. Descripción de los sistemas considerados Sist ema Combustibles Combustión Gasificador Turbina Turbina de gas
     
 

Tabla VIII. Descripción de los sistemas considerados

 
 
 

Sistema

Combustibles

Combustión

Gasificador

Turbina

Turbina de gas

Motor de gas

Produce vapor

ACS

 

biomasa

de biomasa

de vapor

 
  • 1 Biomasa

Parrilla

No

1

No hay

No

No

 
  • 2 Biomasa

Parrilla

No

1

No hay

No

 
  • 3 Biomasa

Lecho

           

fluidizado

No

1

No hay

No

No

 
  • 4 Biomasa

Lecho

           

fluidizado

No

1

No hay

No

 
  • 5 Biomasa

No hay

No hay

1, biogas

No

No

 
  • 6 Biomasa

No hay

No hay

No hay

1, biogas

No

 
  • 7 Biomasa y gas natural

Parrilla

No

1

1, Gas

No

No

Natural

           
  • - Variante 1: Combustión de la

biomasa en parrilla móvil y mezcla de vapores procedentes de la caldera; que es alimentada con el calor desprendido por la biomasa y del valor que se ob- tiene en un intercambiador de calor que aprovecha el calor re- sidual de la turbina o del motor de gas.

  • - Variante 2: Combustión de la

biomasa en parrilla móvil. El ca- lor de esta combustión es utili- zado para recalentar el vapor de agua que procede de un inter- cambiador de calor que aprove- cha el calor residual de la turbi- na o del motor de gas.

  • - Variante 3: Combustión de la

biomasa en lecho fluido. Se mezclan vapores como en la va- riante 1.

  • - Variante 4: Combustión de la

biomasa en lecho fluido. El va-

por es recalentado como en la variante 2.

El Real Decreto 28/1998 de 23 de diciembre de 1998 sobre pro- ducción de energía eléctrica por instalaciones abastecidas por re- cursos o fuentes de energía re- novables, residuos y cogenera- ción publicado el 30 de diciem- bre de 1998 presenta unas tari- fas interesantes para los produc- tores de energía eléctrica que utilizan biomasa. La aplicación

de este Real Decreto puede apli- carse a este sistema (a los otros también) obteniéndose precios competitivos para los inversores en este tipo de instalaciones.

5. Bibliografía
5. Bibliografía

[1] Bilbao, R. y Fernández, F. “Gasifica-

ción de biomasas”, Revista: INGENIERIA QUIMICA, junio, (1987).

[2] Bilbao R.; Gasificación de la biomasa en: “La biomasa como fuente de energía y productos para la agricultura y la in- dustria”. Centro de Investigaciones Ener- géticas Medio Ambientales y Tecnológi- cas - Junta de Castilla y León (1990).

[3] Carrasco, J.; Impacto ambiental de la

producción y uso de la biomasa en: “La biomasa como fuente de energía y pro- ductos para la agricultura y la industria”. Centro de Investigaciones Energéticas Medio Ambientales y Tecnológicas - Jun- ta de Castilla y León, (1990).

[4] Cuesta Samaniego, A. “Central de ge- neración eléctrica a partir de biomasa de uva” en:

Energía de la biomasa: Realidades y perspectivas. OTRI - Universidad de Córdoba (1998).

[5] Fernández González, J. “Cultivos energéticos para el área mediterránea” en: Energía de la biomasa: realidades y perspectivas. OTRI - Universidad de Córdoba (1998).

[6] García Bacaicoa, P., Bilbao, R. y Usón, D.; “Gasificador de biomasa inte- grado en un sistema mixto de produc- ción de energía” en: Energía de la bio- masa: Realidades y perspectivas. OTRI - Universidad de Córdoba (1998).

[7] García Benedicto, L. y Marcos Martín, F. “Obtención de energía eléctrica con biomasa forestal” en: Otros Aprovecha- mientos forestales. Ed. Fernando Martín Asín. Madrid (1997).

[8] Lozano Serrano, M.A. “Análisis y di- seño de ciclos combinados con EES”, Act. de las Primeras Jornadas Nacionales de Ingeniería Termodinámica. pp. 167- 178. Universidad de Extremadura (1999).

[9] Marcos Martín, F. “El carbón vegetal, propiedades y obtención”. Mundi-Pren- sa. Madrid (1989).

[10] Marcos Martín, F., Villegas Ortiz de la Torre, S., García Benedicto, L. y López Freire, P. “Xiloenergética: Conceptos bá- sicos y limitaciones” en: Energía de la biomasa: Realidades y perspectivas. OTRI - Universidad de Córdoba (1998).

[11] Patrao, G. “Central termoeléctrica de Mortagua”, en” Utilizaçao de Resíduos Florestais para a Produçao de Energia. Miranda do Corvo. Portugal (1998).

[12] Unión Europea. Libro Blanco de las Energías Renovables (1997).

Datos técnicos facilitados al autor en vi- sitas o en folletos de casas comerciales (contrastados).

Tabla VIII. Descripción de los sistemas considerados Sist ema Combustibles Combustión Gasificador Turbina Turbina de gas

noviembre 99