Está en la página 1de 1

Soy las palabras

de un remendado hablantino
que teje ilusiones,

Soy la sonrisa
de un lindo niño nunca deja de sonreír
llevo los pasos de un caminante
y los abrazos de un alma errante
que busca raudo en las lejanías
donde dormir...

Soy una antorcha que no se apaga,


que incendia todo lo que hay detrás,
mas, sin quemarlo, o destruirlo
siempre inflamando mi realidad.

Un grito grave, compasado y sostenido


que defiende un ideal...