Está en la página 1de 2

CoNtRaLeCtuRa

Que derecho tienes de mirar dentro del otro sin permisos,


sin conciencia del gran daño que ocasiona la respuesta inadvertida que surge a
cada momento.

Prefiero que prefieras lejanía,


pues no entiendo lo que quieres aquí apoyado en mis rodillas,
no comprendo las razones de tu provocación insistente e interminable,
sólo basta con que me des la espalda
y camines sin descanso.

No te entiendo
aún siendo parte de ti,
solo quiero perderte,
vendarme los ojos
y contarte mentalmente los mil días en que no volviste
continuaré empezando de nuevo,
continuare sonriendo historias que te cuentan como entredicha leyenda,
como existente sombrío de una oportunidad ajena.

Date vuelta ahora


y no recuentes los pasos si llegas a viejo,

Yo
aunque te espero
no quiero que llegues por el sendero
y si entiendes un espacio de los miles que dejo como migajas
entre mis profanos versos

Te detendrás

Walter
21 de Octubre de 2007
7:27 PM