P. 1
PREVENCIÓN DE LA ROTURA POR FATIGA Y LA ROTURA FRÁGIL

PREVENCIÓN DE LA ROTURA POR FATIGA Y LA ROTURA FRÁGIL

|Views: 211|Likes:
Publicado porAgustinMorann

More info:

Published by: AgustinMorann on May 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/31/2012

pdf

text

original

Anales de Mecánica de la Fractura 26, Vol.

1 (2009)

PREVENCIÓN DE LA ROTURA POR FATIGA Y LA ROTURA FRÁGIL EN LOS CÓDIGOS ESPAÑOLES DE ESTRUCTURAS METÁLICAS
A. Valiente Universidad Politécnica de Madrid Departamento de Ciencia de Materiales E.T.S.I. Caminos, Canales y Puertos. c/ Profesor Aranguren s/n, 28040 Madrid

Resumen. Este trabajo analiza las especificaciones recientemente incorporadas a los códigos españoles y europeos para prevenir la rotura por fatiga y la rotura frágil en las estructuras metálicas. Las especificaciones están formuladas en términos de ingeniería de diseño estructural y las teorías de Mecánica de Fractura que las sostienen no son fácilmente reconocibles. Los modelos y las simplificaciones asumidas en relación con el comportamiento de los detalles estructurales y de los aceros de construcción empleados en las estructuras metálicas son examinados en el contexto de la Mecánica de Fractura.

Abstract. This work describes from a Fracture Mechanics view the failure prevention approaches recently embodied to the European and Spanish codes for the design of steel structures. The codes formulate the design rules to prevent fatigue and fracture failures in terms of engineering practice and the Fracture Mechanics foundations underlying them are not apparent. The design models and simplifications assumed concerning the behaviour of structural details and constructional steels are presented in the framework of Fracture Mechanics.

1. INTRODUCCIÓN El incremento constante de las prestaciones que se exigen a las estructuras metálicas, junto con la mejora y diversificación que los aceros para construirlas han experimentado en los últimos años, ha hecho necesaria una revisión profunda de los códigos técnicos que regulan este campo en España, especialmente para incorporar especificaciones de diseño que prevengan tipos d e fallo como la fatiga y la rotura frágil, hasta ahora sólo tenidos en cuenta mediante recomendaciones cualitativas [1]. La reciente aparición de dos nuevos códigos [2, 3] prestando especial atención a la prevención de estos fallos pone de relieve el cambio de tendencia. En ambos casos las especificaciones se basan en los métodos de prevención del eurocódigo para el diseño de estructuras metálicas (Eurocódigo 3), recogidos en las partes 1-9 [4], 1-10 [5], y 1-12 [6]. Un eurocódigo estructural es una norma europea concebida para regular el diseño técnico en un ámbito relevante de la construcción, mediante especificaciones y directrices armonizadas. El programa de eurocódigos, promovido en 1975 y transferido al Comité Europeo de Normalización en 1989, abarca 10 eurocódigos. Las versiones definitivas han estado precedidas por versiones experimentales que quedan anuladas por la publicación de aquellas. El Eurocódigo 3 está dividido en 8 partes, la primera de las cuales está su vez subdividida en otras 12 partes. Cada una de estas divisiones y subdivisiones se publica como norma europea. A menudo, la publicación de las distintas partes va acompañada de la de informes más extensos con guías de aplicación y ejemplos

muy desarrollados [7]. Este trabajo inscribe en el marco de la Mecánica de Fractura las especificaciones recientemente incorporadas a los códigos españoles para prevenir la rotura por fatiga y la rotura frágil. El apartado 2 está dedicado a la fatiga y el apartado 3 a la rotura frágil. El contenido de las especificaciones se describe en términos de Mecánica de Fractura, poniendo de manifiesto los principios de esta disciplina y las simplificaciones que las sustentan. 2. FATIGA Formalmente, la prevención de roturas por fatiga en el Eurocódigo 3 y en los códigos españoles no se basa en la Mecánica de Fractura, sino en las curvas de Whöler [8] y en la regla de Palmgren-Miner [9], pero de hecho son los principios y las teorías de esta disciplina, con algunas simplificaciones los que subyacen en las especificaciones. 2.1 Resistencia a la fatiga de un detalle estructural Las especificaciones tipifican un total de 96 detalles estructurales susceptibles al daño por fatiga y comunes en estructuras metálicas. Los 96 detalles están agrupados en 11 clases, y en una tabla dedicada a cada clase, cada detalle tiene asignado un valor numérico que se denomina categoría de detalle. Las tablas también indican la ubicación esperable de la fisuras de fatiga dentro del detalle. Las 11 clases de detalles son: • • Detalles sin uniones o con uniones mecánicas. Piezas armadas soldadas

10

Anales de Mecánica de la Fractura 26, Vol. 1 (2009)

• • • • • • • • •

Empalmes soldados Cartelas y rigidizadores soldados Uniones soldadas transmisoras de fuerza Perfiles huecos (espesor de pared inferior a 12,5 mm) Uniones en nudos de vigas en celosía Tableros ortótropos con largueros cerrados Tableros ortótropos con largueros abiertos Uniones ala superior-alma de vigas carril Uniones soldadas transmisoras de carga con gradientes de tensión favorecedores de la fisuración de pié de cordón

la bilogarítmica. La categoría de detalle de cada curva es la ordenada correspondiente a dos millones de ciclos, y por tanto representa la carrera de tensiones SC que produce la rotura por fatiga del detalle cuando se aplica dos millones de veces consecutivas. El número de tramos rectos que componen las curvas es de 3 para las tensiones normales y de 2 para las tensiones cortantes. En ambos casos las curvas son semirrectas horizontales a partir de 8 millones de ciclos, lo que equivale a admitir la existencia de un valor límite SL para las carreras de tensión por debajo del cual no es posible la rotura por fatiga del detalle estructural. Este límite se denomina umbral de fatiga del detalle.
1000

Carrera de tensiones cortanes S(MPa)

Cada uno de los 96 detalles tipificados tiene su propia curva de Whöler, asignada a través de la categoría de detalle. La abscisa y la ordenada de una curva de Whöler son las combinaciones críticas de carrera de tensión S y de número Ñ de ciclos, de modo que el fallo por fatiga del detalle cuando sobre éste se aplican Ñ ciclos sucesivos de carga con carrera de tensión S . Las curvas de Whöler contenidas en las especificaciones forman las dos familias que pueden verse en las figuras 1 y 2, la primera para tensiones normales y la segunda para tensiones cortantes. En cada curva figura la categoría de detalle a que corresponde. Las tablas de detalles indican el tipo de tensión a considerar para cada uno de ellos.
1000

18
100

,21

Sc Ñ

SC Categoría de detalle
–1 /5

τ

100 80 1 5

Umbral de fatiga

Carrera de tensiones normales S(MPa)

3 1

0,457SC

SC
160 140 125 112 100 90 80 71 63 56 50 45 40 36

Categoría de detalle Límite de fatiga
5 1

10 4 10
Umbral de fatiga

105

106

107

2

5

2·106

108

109

100

12 6S
C

Ciclos hasta rotura Ñτ
Fig.2.- Curvas de Whöler para tensiones cortantes especificadas en los códigos técnicos. Los tramos rectos anteriores al umbral de fatiga tienen la misma pendiente de –1/5 y se extienden desde los 8 millones de ciclos hasta los 5 millones para las tensiones normales y hasta el eje de ordenadas para las tensiones cortantes. El resto de la curva para las tensiones normales es otro tramo recto de pendiente –1/3. La ordenada SD del punto de intersección de este tramo con el de pendiente –1/5 s e identifica convencionalmente con el límite d e fatiga del detalle estructural, es decir, con la máxima carrera de tensiones de un ciclo de carga cuya aplicación repetida un número ilimitado de veces no produce la rotura por fatiga del detalle. Las ecuaciones de los distintos tramos de las curvas de Whöler aparecen en las figuras 1 y 2, formuladas en términos de la categoría de detalle SC.

Ñσ

/ –1 3

16

,15

SC

Ñ

1 σ /5

0,405SC
109

10 4 10

105

10

6 2

5

Ciclos hasta rotura Ñσ
Fig.1.- Curvas de Whöler para tensiones normales especificadas en los códigos técnicos. Las curvas de ambas familias son curvas paralelas formadas por tramos rectos cuando se representan en esca-

5·106 2·106

107

108

11

Anales de Mecánica de la Fractura 26, Vol. 1 (2009)

Los modelos de rotura basados en Mecánica de Fractura se caracterizan porque sus predicciones incorporan el efecto del tamaño. Las especificaciones de los códigos técnicos analizados también incorporan este efecto en la resistencia a fatiga de los detalles estructurales haciendo que la categoría de detalle dependa de alguna dimensión relevante. Así ocurre con el detalle de la figura 3, la sección transversal de unión de dos perfiles laminados empalmados mediante soldaduras con groeras. La categoría de detalle de estas uniones decrece con el espesor de ala t. Para espesores inferiores a t0 = 25 mm, la categoría de detalle asignada en las tablas es de 90 MPa, pero para espesores mayores debe ser dividida por el factor (t/t0)1/5.

2.2. Criterio de rotura por fatiga Las especificaciones de los códigos admiten que la rotura por fatiga de un detalle estructural se produce según la regla de Palmgrem-Miner, en virtud de la cual un detalle falla por fatiga bajo el N-ésimo ciclo de carga si

1= ∑ 1 i =1 Ñ (S i )

N

(1)

siendo Si la carrera de tensiones del i-ésimo ciclo y Ñ (Si) el número de ciclos consecutivos de carrera Si que provocan la rotura, según la curva de Whöler del detalle. Los ciclos de carga y las carreras de tensiones Si son los debidos a un valor estimado de la envolvente superior que limita el conjunto de cargas de servicio esperadas en la vida de la estructura. La historia de tensiones nominales que las cargas producen en el detalle ha de ser determinada y transformada en un espectro de carreras de tensión mediante alguno de los métodos de conteo universalmente aceptados. Los efectos de las cargas dinámicas y de los concentradores de tensión sobre las tensiones del detalle han de tenerse en cuenta, a menos que estén incorporados en la categoría del detalle. 2.3. Fundamentos de Mecánica de Fractura En Mecánica de Fractura la fisuración por fatiga de detalles estructurales se aborda mediante la ley de Paris [12]. Esta ley empírica establece que el crecimiento de una fisura en un ciclo de carga sólo depende de la variación ∆K experimentada por el factor de intensidad de tensiones durante el ciclo. Cuando los valores experimentales del crecimiento de la fisura por ciclo de carga da/dN se representan frente a los de ∆K en escala bilogarítmica, para la mayoría de los materiales metálicos estructurales se comprueba que los datos tienen a agruparse sobre una curva como indica la figura 4.

Carga de fatiga

∆σ

iga fat d a de dida ura fun Fis pro con

t

Fig.3.- Detalle estructural con categoría de detalle que incorpora el efecto del tamaño. Las categorías de detalle de las especificaciones proceden de ensayos de fatiga realizados con probetas de gran tamaño [7], que incorporan todos los elementos de los detalles constructivos determinantes del comportamiento a fatiga. De ahí que los resultados de los ensayos tengan en cuenta los efectos debidos a defectos, errores de geometría, concentradores de tensión no previstos en diseño, tensiones residuales, y otras imperfecciones producidas durante la fabricación del material o la ejecución de la estructura. De hecho, en consonancia con el incremento que experimenta la resistencia a fatiga del detalle, la categoría de detalle asignada es mayor si e l detalle se ejecuta empleando técnicas contrastadas que evitan o mitigan el efecto de las imperfecciones (por ejemplo, la nivelación de cordones de soldadura con amoladora). Los aceros de construcción para los cuales son válidas las categorías de detalle especificadas son todos los aceros tipificados laminados en caliente con límite elástico entre 235 y 700 MPa [10] y todos los aceros inoxidables tipificados con límite elástico entre 218 y 480 MPa [11]. Las condiciones de servicio requeridas para la validez de las categorías de detalle son ambiente atmosférico normal, temperatura inferior a 1 5 0°C, mantenimiento regular del detalle, y protección contra la corrosión.

Ley de Paris

log (da/dN)

da = C(∆K)m dN

∆Kth log (∆K)
Fig.4.- Ley de Paris de crecimiento de grietas por fatiga. Hasta no sobrepasar un valor umbral no hay crecimiento

12

Anales de Mecánica de la Fractura 26, Vol. 1 (2009)

de fisura, y una vez sobrepasado basta una función potencial para describir la curva sobre l a que se agrupan los datos. Cuando l a fisura se aproxima al tamaño que produce la fractura, éste proceso también contribuye a su crecimiento, y los datos se separan de la función potencial. Este tramo de la curva no es tenido en cuenta en las especificaciones de los códigos por exceder los márgenes de seguridad adoptados para las combinaciones de tensiones de fatiga y tamaños de fisura. Consecuentemente, la ley de Paris empleada en diseño queda determinada por tres constantes: el valor umbral ∆Kth, el exponente m y la constante C. Las especificaciones de los códigos adoptan los valores

neral si se admite como hipótesis que H es función de S , con la justificación de que los ciclos de carga con carrera de tensiones por debajo de un límite inferior SL nunca contribuyen al crecimiento de la fisura, y los ciclos de carga por encima de un límite superior SD siempre contribuyen. Las carreras de tensión SL y SD son las que producen variaciones del factor de intensidad de tensiones iguales al valor umbral ∆Kth, respectivamente para los valores máximo y mínimo de la función F(α) en el intervalo α0 ≤ α ≤ αc. Si la función F(α) es creciente sus valores máximo y mínimo se producen en los del intervalo, luego

m = 3 y C = 5,69·10–12 (m/ciclo)/(MPam1/2)3 para
los aceros de construcción, de acuerdo con la correlación de Gurney [13] y con los resultados de un amplio programa de ensayos de fatiga realizado con detalles estructurales soldados y sin soldar [7]. La ley de Paris permite predecir la evolución del tamaño de una fisura de fatiga en un detalle conocida la secuencia de cargas. El factor de intensidad de tensiones K del detalle puede escribirse como

∆K th = SD t Max{F(α )} = SD WF(α c )
α


α

SD =

∆K th tF(α c )

(6)

∆K th = SL t Min{F(α )} = SL WF(α 0 ) ⇒ SL = ∆K th tF(α 0 )
(7)

K =σ tF(α )

(2)

donde σ es una magnitud con dimensiones de tensión dependiente de l a carga, t es una dimensión lineal relevante del detalle y α es el tamaño relativo del detalle o cociente a/t entre la dimensión a de la fisura que identifica su tamaño y la dimensión t (véase como ejemplo el detalle de la figura 3). La función F(α) está determinada por la configuración del detalle y la ubicación de la fisura. En el N -ésimo ciclo de carga la carrera de la tensión es S = S(N) y por tanto la fisura crece a un ritmo

σ

da = C[S tF(α)]m H (3) dN donde H es la función escalón, con valor unidad si ∆K ≥ ∆Kth, y con valor nulo en caso contrario. Teniendo en cuenta que da = αdt, la ecuación (3) puede reordenarse para separar las variables α y N,

Las carreras de tensión SL y SD son el umbral de fatiga y el límite de fatiga de la sección 2.1, en la medida que los tamaños de fisura inicial y crítico y el valor umbral ∆Kth sean constantes del detalle estructural. Los códigos estructurales postulan la configuración, la ubicación, el tamaño inicial y el tamaño crítico de las fisuras de fatiga en función del detalle, pero ∆Kth depende del cociente R entre los valores extremos de la tensión σ durante el ciclo de carga. Sólo es posible tener rigurosamente en cuenta esta dependencia mediante el conocimiento exacto de la historia de tensiones del detalle y la integración ciclo a ciclo de la ecuación (5), pero de nuevo se tiene un resultado conservador más general adoptando el valor umbral más bajo como umbral único. Las carreras de tensión SL y S D deducidas de las figuras 1 y 2 son funciones de la categoría del detalle SC de valor

SL = 0.405SC

SD = 0.737SC

(8)

para tensiones normales y

dα = Ct ( m /2−1)S(N) m HdN m [F(α)]

SL = SD = 0.457SC

(9)

(4)

para tensiones cortantes. Consecuentemente, la función

y obtener el número de ciclos de carga NR que agotan la vida del detalle a partir de los valores inicial y crítico, α0 y αc, del tamaño relativo de fisura,

∫α

αc
0

[F(α)] dα = Ct ( m /2−1) ∫0 [S(N)] HdN
m

−m

NR

(5)

H tiene valor unidad para carreras de tensiones superiores a SD y valor nulo para carreras de tensiones inferiores a SL. Estos datos sugieren aplicar algún tipo de función de interpolación en el intervalo SL ≤ S ≤ SD; con ello, para S constante (ciclos de carga de carrera de tensión S aplicados repetidamente), la ecuación (5) se transforma en

Para resolver rigurosamente esta ecuación es necesario realizar una integración ciclo a ciclo comparando en cada uno ∆K y ∆Kth, y determinar así el valor de la función H. Ahora bien, esto requeriría conocer exactamente la función S(N) y calcular específicamente la integral (5) en cada caso. Puede obtenerse un resultado más ge-

˜ S H(S)N =
m

Ct

( m /2−1)

1

∫α

αc
0

[F(α)] dα

−m

(10)

toda vez que según las curvas de Whöler de las figuras 1 y 2, el número N R de ciclos de amplitud constante que agotan la vida a fatiga del detalle es Ñ. El segundo miem-

13

Anales de Mecánica de la Fractura 26, Vol. 1 (2009)

bro de esta ecuación depende únicamente de la configuración del detalle, luego la ecuación predice dichas curvas con m = 3 para las tensiones normales y m = 3 para las tensiones cortantes, siempre que se empleen las funciones interpoladas H(S) de la figura 5.

SC =

2⋅10 6 C t
m

1/m (1/2−1/m )

m

∫α

αc
0

[F(α)] m dα

(14)

1

0,8

Shear stresses Normal stresses

0,6

y pone de manifiesto que la categoría de detalle no sólo depende del material y la configuración del detalle, sino también de su tamaño. El tamaño del detalle influye directamente sobre SC a través de la dimensión t, e indirectamente a través de los valores relativo α 0 y αc del tamaño inicial y del tamaño crítico. La función F(α) y la constante C están respectivamente determinadas por la configuración y por el material, mientras los postulados de las especificaciones acerca de α0 hacen de este valor una función del tamaño. Por su parte αc está determinado por el criterio de fractura, y debe reflejar un efecto del tamaño tanto más acusado cuanto más frágilmente se comporte el material. 3. ROTURA FRÁGIL

H(S)

0,4

H(S) = 0.4

−2/3

(SS )
D

2

0,2

0 0 0,2SD 0,4SD 0,6SD 0,8SD SD

S

Fig.5.- Interpolaciones de la función escalón en las especificaciones de los códigos. El valor del segundo miembro de la ecuación (10) se obtiene particularizándola para la categoría del detalle SC

Las especificaciones de los códigos españoles y del eurocódigo 3 para prevenir la rotura frágil se basa en limitar los espesores de acero a emplear en los detalles estructurales. La limitación se formula por medio de una tabla que indica el espesor máximo de acero en función de sus propiedades mecánicas, el nivel de tensiones relativo al límite elástico y la mínima temperatura de servicio. Los efectos fragilizadores de la velocidad de carga y del endurecimiento del acero por conformado en frío se incorporan a la limitación de espesor modificando la temperatura mínima de servicio. Las especificaciones abarcan todos los aceros de construcción tipificados que se fabrican por laminación en caliente [10]. Las combinaciones posibles de tipos y grados son 26, con resistencias y tenacidades determinadas por valores del límite elástico desde 235 a 700 MPa y de la temperatura de transición Charpy T27J desde –60°C a 20°C. 3.1. Tenacidad de fractura La tenacidad de fractura de los aceros de construcción supuesta en las especificaciones de los códigos es la mediana de los aceros ferríticos en el régimen de transición [15, 16]:

Ct

( m /2−1)

1

∫α

αc
0

[F(α)] dα = SC ⋅1⋅(2⋅10 6 )
m

−m

(11)

de modo que la ecuación (5) puede reescribirse como

∫0

NR

[S(N)] H(S)dN = SC 2⋅10 6
m m

(12)

Finalmente se llega a la regla de Palgrem-Miner sustituyendo el valor de S deducido de la ecuación (11) en la integral de la ecuación (12):

SC 2⋅10 6 = ∫0
m

NR

NR SC 2⋅10 6 dN ⇒ 1= ∫0 dN (13) Ñ(N) Ñ(N) m

A consecuencia de las simplificaciones introducidas, la vida a fatiga de un detalle estructural depende de la magnitud y del número de veces que se repite cada carrera de tensión, pero no del orden en que se suceden. La ley de Paris no predice el retardo en el crecimiento de fisura que originan los ciclos con sobrecarga y este efecto es ignorado por las especificaciones de los códigos. En cambio, sí contemplan el efecto del tamaño en la resistencia a la fatiga de los detalles, a través de la categoría de detalle. El siguiente resultado se deduce de la ecuación (11)

t (15) K c = 1+ 1 + 7 e c( T −T0 ) 4 t0 K m 2 2 donde T es la temperatura, t el espesor, t0 = 25 mm, c = 0,019 (°C)–1, Km = 20 MPam1/2, y T0 es una temperatura propia de cada acero, llamada temperatura de referencia y a la cual la tenacidad del acero es de 100 MPam 1/2 para un espesor de 25 mm. Esta tenacidad de fractura depende de la temperatura y del espesor según un patrón universal que de un acero a otro sólo difiere en la temperatura de referencia. La temperatura de servicio T a adoptar en diseño es la mínima temperatura atmosférica del lugar de emplaza-

[ (

)

]

14

Anales de Mecánica de la Fractura 26, Vol. 1 (2009)

miento del detalle con un periodo de retorno dado, reducida en las pérdidas que la estructura pueda experimente por radiación térmica. La temperatura de referencia T0 se obtiene de la temperatura de transición Charpy T27J mediante la correlación de Marandet-Sanz [17]:

las especificaciones adopta la forma

σ ≤ σY kK = kσ tF(α ) ≤ 1+ 1 + 7 e c( T −∆Tr −T27 +18° C−∆Tε˙ −∆Tcf ) 2 2

T0 = T27 J −18°C

(16)

[ (

) ]
4

(21)

t0 t Km

El efecto de las altas velocidades de carga y del conformado en frío sobre la tenacidad se incorpora elevando T0. El incremento ∆T ε· debido a la velocidad de carga · depende de la velocidad de deformación ε, del espesor t y del límite elástico tipificado ReH,

3.3. Espesores límite La tabla de limitación de espesores de las especificaciones para prevenir la rotura frágil resultan de particularizar la ecuación (21) para los siguientes datos: • • • • Aceros de construcción laminados en caliente de los tipos S235 a S700 Detalles estructurales sin conformación en frío Velocidades de deformación de hasta 4·10–4 s–1, que sólo excluyen cargas de impacto Tres niveles de carga expresados en términos de la tensión σ como fracciones del límite elástico nominal ReH (el 25, el 50 y el 75%), con la posibilidad de interpolar linealmente para niveles intermedios Todos los detalles estructurales incluidos en las especificaciones de fatiga Tensiones residuales de soldadura, autoequilibradas o debidas a restricciones remotas de movimientos Ubicaciones y configuraciones de fisuras postuladas en las especificaciones de fatiga Tamaños de fisura resultantes de los tamaños iniciales postulados en las especificaciones de fatiga y del crecimiento posterior por fatiga hasta el valor 1/4 de la integral ecuación (14)

ε ∆Tε˙ = (C1 − C 2R eH + C 3t ) ln ε˙ ˙0
donde

( )

1.5

(17)

C1 = 1440 °C C 2 = 1 °C 550 550 MPa 1 °C ˙ ε 0 = 4 ⋅10 −4 1 C3 = s 2200 mm El incremento ∆T cf debido al conformado en frío sólo depende de la deformación εcf requerida por el proceso
de conformado:

• • • •

∆Tcf = ε cf × 300°C

(18)

Incorporando en la ecuación (15) las correcciones introducidas a T0, resulta

K c = 1+ 1+ 7e

[

c( T −∆T r −T 27 +18° C−∆T ε −∆T cf ) ˙

4

2

t0 t K m (19)

]

3.2. Criterio de fractura El criterio de fractura admitido por las especificaciones consiste en limitar tanto la carga del detalle, como el factor de intensidad de tensiones corregido por la plastificación local del frente de fisura. El límite del factor de intensidad de tensiones corregido kK es la tenacidad de fractura KC y el de la carga σ es la carga σY que agotaría plásticamente el detalle fisurado si el comportamiento del acero con que está ejecutado fuese idealmente plástico por encima del límite elástico. La corrección por plastificación local del frente de fisura [18] consiste en multiplicar el factor de intensidad de tensiones por un factor de corrección k que depende del cociente σ/σY entre la carga aplicada y la carga de agotamiento plástico, así como de las tensiones residuales locales generadas por las soldaduras, cuyo efecto se engloba en una magnitud adimensional ρ que determinan unívocamente:

Los iniciadores de las fisuras de fatiga postulados son defectos semielípticos de superficie con el eje sobre una superficie plana del detalle y el semieje paralelo al espesor. La longitud 2c0 del eje es el valor inicial del ancho 2c de fisura, y la longitud a0 del semieje es el valor inicial de la profundidad a de fisura. El detalle de la figura 6 es un ejemplo representativo.

σ Load a

2c

t

σ 2 1+ 1 σ 2 Y k= σ 1− ρ 1+ 1 σ 2 Y

( ) ( )

2

(20)

Así pues, para el factor de intensidad de tensiones genérico dado por la ecuación (2), el criterio de fractura de Fig.6.- Fisura inicial de diseño de un detalle estructural.

15

Anales de Mecánica de la Fractura 26, Vol. 1 (2009)

Las especificaciones postulan que los dos valores iniciales a0 y 2c 0 son fracciones del espesor de la chapa que contienen los defectos:

2c 0 = 5a 0 ó 2c 0 = 40 a 0 3  t 0 ln 1+ t para t < 15t 0 2 t0 a0 =  t  0 ln tt para t ≥ 15t 0  2 0

( )

La figura 7 muestra algunas soluciones de la ecuación (26) para m = 3 y para los valores 0,40 y 0,15 del factor de forma a/c postulados en los defectos iniciales. Nótese que suponer un factor de forma constante a lo largo del proceso de fatiga es una simplificación del lado de la seguridad.

(22)

1

donde t0 = 1 mm. El valor 0,40 del factor de forma a0/c0 corresponde a los detalles sin soldaduras o con implantes longitudinales, y el valor 0,15 a los detalles con implantes transversales. El crecimiento debido a la fatiga que transforma los defectos iniciales en fisuras críticas de diseño determina los valores críticos absoluto ad y relativo αd = ad/t de la profundidad fisura. La siguiente cadena de igualdades deducida de las ecuaciones (13), (11) y (5) permite hallar αd para una configuración de detalle dada en función del tamaño de detalle representado por la dimensión t.
N m 1 = N dN = m 1 ∫0 Ñ(N) S 2⋅10 6 ∫0 S H(S)dN 4 C αd −m 1 = m dα ( m /2−1) ∫ [F (α )] 6 SC 2⋅10 Ct α0

0,8

0,6

0,4

0,2

a/c

(23)

0 0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6

a/t
0,7

La función F(α) empleada con los detalles tipificados parte de la solución de Raju-Newman [19] para una placa de dimensiones finitas fisurada y traccionada, a la que se añade un factor multiplicativo [20, 21] para incluir el efecto del resto del detalle en el factor de intensidad de tensiones. Esta función no depende únicamente de la profundidad relativa α = a/t de la fisura, sino también de la anchura relativa, y por tanto, para obtener ad de la ecuación (23) es necesario conocer la evolución del cociente γ = c/t con α durante el proceso de fatiga. La ley de Paris aplicada al punto más profundo del frente de la fisura y a la intersección con la superficie del detalle permite resolver el problema. De acuerdo con la solución de Raju-Newman, el cociente Kα/Kγ entre los valores del factor d e intensidad de tensiones en ambos puntos, así como el de sus variaciones en un ciclo de carga, es

Fig.7.- Crecimiento por fatiga de las fisuras de diseño entre la configuración inicial y la crítica. El tamaño crítico αd de la fisura de diseño de un detalle queda determinado por las ecuaciones (26) y (23) en función de la configuración del detalle, que determina a su vez la función F(α), el espesor t y la categoría de detalle. Cuando el valor α d obtenido se particulariza en el criterio de fractura de la ecuación (21) resulta una relación entre el nivel de carga (dado por la tensión σ ), la temperatura T y el espesor t. Esta relación es especifica para cada acero, configuración de detalle, velocidad de deformación y grado de conformado en frío. La tabla de limitación de espesores de las especificaciones está construida con estas relaciones [7] calculando para un gran número de detalles la función F(αd) de la ecuación (2) con la solución de Raju-Newman adaptada al detalle. Los resultados verifican

Kα ∆Kα = = (11 + 0, 35α 2 ) α , γ K γ ∆K γ

(24)

La aplicación de la ley de Paris en los términos indicados conduce a

K ≤ 0,060 t + 0, 568 +1,727 t 0 (27) t0 t σ t con t0 = 1 mm para espesores de hasta 250 mm. El cálculo del factor de intensidad de tensiones adimensional

dα = da /dN = C( ∆Kα ) H(S) dγ dc /dn C( ∆Kβ ) m H(S)
m

K/(σt1/2) para los mismos detalles empleando el método de los elementos de superficie confirman que la ecuación (27) es una envolvente del lado de seguridad [7]. (25) Las tablas de limitación de espesor de las especificaciones han sido elaboradas según las pautas anteriores para tres niveles de carga y para 50 aceros de construcción laminados en caliente, de resistencias y tenacidades baja, media y alta. Los tres niveles de carga vienen dados por tres valores de la tensión σ obtenidos sumando 100

= (11 + 0, 35α 2 ) ,

m

(α ) γ

m /2

Separando variables e integrando resulta
α m+ 2 m γ = γ 0 2 + 2 ∫ (11 + 0, 35α 2 ) dα , m+2 α 0

[

]

2 m+ 2

(26)

16

Anales de Mecánica de la Fractura 26, Vol. 1 (2009)

MPa al 25, al 50 y al 75 % del límite elástico nominal ReH. El sumando fijo de 100 MPa tiene en cuenta las tensiones que las cargas generan indirectamente a través de restricciones de movimiento, y la fracción del límite elástico las que generan directamente las cargas frecuentes. Las tablas proporcionan el espesor límite en función de · la temperatura T – ∆Tr – ∆Tε – ∆Tcf de las ecuaciones

(19) y (21), para cada uno de los 50 aceros y de los tres niveles de carga. La figura 8 muestra las curvas Espesor límite – Temperatura para los tres niveles de carga y para seis aceros con límites elásticos bajo, medio y alto (275, 460 y 690 MPa) y tenacidades máxima y mínima conforme a la temperatura de transición Charpy.

ESPESOR (mm)

ESPESOR (mm)

250

S275 S460 S690

250

S275 S460 S690

ESPESOR (mm)

σ = 0,75ReH

σ = 0,50ReH
250

σ = 0,25ReH
S275 S460 S690

200

200

200

150

150

150

100

100

100

50

50

50

0 -50 -40 -30 -20 -10 0 10

0 -50 -40 -30 -20 -10 0 10

0 -50 -40 -30 -20 -10 0 10

TEMPERATURA (°C)

TEMPERATURA (°C)

TEMPERATURA (°C)

Fig.8.- Espesores límite de acero en función de la temperatura. 4. CONCLUSIONES Siguiendo las pautas marcadas por el Eurocódigo 3, los nuevos códigos técnicos españoles de estructuras metálicas incorporan especificaciones de diseño para prevenir la fatiga y la rotura frágil. El procedimiento operativo para aplicar estas especificaciones es propio de la práctica habitual en ingeniería estructural, y está en consonancia con lo que un código técnico de tan amplio alcance debe aportar. Para cumplir este objetivo era necesario salvar una importante laguna que los equipos redactores del Eurocódigo 3 han sabido rellenar con imaginación y esfuerzo investigador, haciendo compatibles los métodos de la Mecánica de Fractura con el diseño en Ingeniería Civil. Esto ha requerido anteponer operatividad a transparencia, y por ello la única objeción significativa que cabe hacer son las dificultades en la utilización no estándar de las tablas de limitación de espesores, debido a la presencia muy enmascarada de la Mecánica de Fractura en las especificaciones. AGRADECIMIENTOS El autor desea agradecer al Ministerio de Ciencia e Innovación la financiación recibida (proyecto BIA 2008-060 75/CON). El presente trabajo se ha realizado dentro del marco de los proyectos DUMEINPA, financiado por la Comunidad de Madrid, y SEDUREC, integrado en el programa nacional de investigación CONSOLIDER-INGENIO 2010.

REFERENCIAS [1] R.D. 1829/1995 “Norma Básica de la Edificación NBE-EA/95: Estructuras de acero en la edificación” Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, Madrid, 1995. [2] EAE "Nueva Instrucción de Acero Estructural" Ministerio de Fomento, Madrid, 2004 [3] CTE "Código Técnico de la Edificación" Ministerio de la Vivienda, Madrid, 2006. [4] EN1993-1-9 "Fatiga", Comité Europeo de Normalización, Bruselas, 2005. [5] EN1993-1-10 "Tenacidad de fractura y resistencia transversal" Comité Europeo de Normalización, Bruselas, 2005. [6] EN1993-1-12 "Especificaciones adicionales para extender la norma EN1993 hasta los tipos de acero S700" Comité Europeo de Normalización, Bruselas,

17

Anales de Mecánica de la Fractura 26, Vol. 1 (2009)

2007. [7] Sedlacek, G., Feldmann, M., Kühn, B., Tschickardt, D., Höhler, S., Müller, C., Hensen, W., Stranghöner, N., Dahl, W., Langenberg, P., Münstermann, S., Brozetti, J., Raoul, J., Pope, R. y Bijlaard, F., EUR23510 EN "Commentary and worked examples to EN 1993-1-10 and other toughnes oriented rules in EN 1993", M. Gérardin, A. Pinto and S. Dimova, ed., European Commission, Luxembourg, 2008. [8] Wöhler, A. "Tests to determine the forces acting on railway carriage axles and the capacity of resistance of the axles", Engineering, 11, 1871, p. 222, 243244, 261, 299-300, 326-327, 349-350, 397, 439441. [9] Miner, M. A., "Cumulative damage in fatigue", Journal of Applied Mechanics, 12(3), 1945, p. A159A169. [10]EN10025 "Productos laminados en caliente de aceros para estructuras" Comité Europeo de Normalización, Bruselas, 2004. [11]EN10088 "Aceros inoxidables" Comité Europeo d e Normalización, Bruselas, 2005. [12]Paris, P. C.y Erdogan, F. A. "A critical analysis of crack propagation laws" Journal of Basic Engineering, ASME Series D, 85 p. 528-534, 1963. [13]Guerney, T.R., Fatigue of Welded Structures, Cambridge University press, Cambridge 2nd ed. 1978. [14]Kumar R. "Investigation of yield strength and single cycle overload on crack closure" International Journal of Pressure Vessel & Piping, 51 p. 329-348, 1992. [15]ASTM Standard E1921 "Standard Test Method for Determination of Reference Temperature, T 0 , for Ferritic Steels in the Transition Range, ASTM, 1997. [16]Wallin, K. A Simple Theoretical Charpy V–KIc. Correlation for Irradiation Embrittlement, PVP 170. In: Innovative Approaches to Irradiation Damage and Fracture Analysis, ASME, 1989. p. 93-100. [17]Marandet, B. and G., Sanz, Étude par la mécanique de la rupture de la ténacité d’aciers à resistance moyenne fournis en forte épaisseur, Revue de Métallurgie, p 359-383, April 1976. [18]Harrison, R.P., K. Loosemore and I. Milne, Assessment of the integrity of structures containing defects, CEGB-Report R/H/R6, Revision 3, 1986. [19]Newman, J.C. and Raju, I.S., "An empirical stress intensity equation for the surface crack", Engineering Fracture Mechanics 15, 1981, S. 185-192. [20]Hobbacher, A. "Stress intensity factors of welded joints", Engineering Fracture Mechanics, 4 6 , p. 173-182, 1993. [21]Hobbacher, A. "Stress intensity factors of plates under tensile load with welded-on flat side gussets",

Engineering Fracture Mechanics, 49 p. 897-905, 1994.

18

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->