P. 1
proyecto_biodiversidad

proyecto_biodiversidad

|Views: 98|Likes:
Publicado porJuan Pirir

More info:

Published by: Juan Pirir on May 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/05/2013

pdf

text

original

PROTECCIÓN Y

CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD EN LA CIUDAD DE COCHABAMBA
PROYECTO “PROTECCIÓN Y CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD EN LA CIUDAD DE COCHABAMBA”

PROYECTO “PROTECCIÓN Y CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD EN LA CIUDAD DE COCHABAMBA”

I.

ANTECEDENTES La ciudad de Cochabamba (provincia Cercado), capital de departamento del mismo nombre, se encuentra ubicada en el centro geopolítico de la República de Bolivia, a una altitud de 2560 m.s.n.m., constituye un valle cerrado de 30.932,42 hectáreas, entre las coordenadas 17°30’ a 17°27’ de latitud sur y 66°15’ a 66°08’ de longitud oeste. De acuerdo a las características y particularidades ecológicas y geoclimáticas de la provincia Cercado, corresponde su Ecoregión a los Valles Secos Interandinos de la cordillera Oriental de los Andes y resalta una importante diversidad biológica en su flora y fauna nativa. Sin embargo, el crecimiento de la frontera urbana, las políticas de fragmentación territorial, a través de emisión de Títulos Ejecutoriales y las características de segregación socio-espacial de programas gubernamentales, asociada a la presión de migraciones y los asentamientos ilegales, han contribuido a limitar y rebasar la capacidad de preservación y protección de las áreas verdes y su biodiversidad de la Provincia en décadas pasadas, no solo en su manejo sino incluso en su derecho propietario. Frente a estos antecedentes, la H. Municipalidad de Cochabamba, a través de la Dirección de Gestión Ambiental, en cumplimiento de la Ley del Medio Ambiente 1333 (sobre la flora y fauna silvestre, declara patrimonio del Estado, señalando como obligación del Estado y la sociedad la protección, conservación y restauración de la fauna y flora silvestre, ya sea terrestre o acuática), y la Ley de Municipalidades 2028 (Art. 5, inc. 1 y 4 que expresa: “Promover y dinamizar el desarrollo humano sostenible, equitativo y participativo del Municipio, a través de la formulación y ejecución de políticas, planes, programas y proyectos concordantes con la planificación del desarrollo departamental y nacional; así como preservar y conservar, en lo que le corresponda, el medio ambiente y los ecosistemas del Municipio, contribuyendo a la ocupación racional del territorio y al aprovechamiento sostenible de los recursos naturales”), ha determinado fortalecer el diseño de planes y proyectos de gestión de sus áreas verdes y áreas de manejo de cuencas de su jurisdicción. En estos términos, es prioridad del Gobierno Municipal, planificar e implementar áreas de forestación en todo el Cinturón Ecológico, bajo características de protección de la cobertura vegetal, en zonas susceptibles a la erosión, contaminación y de reposición de la flora y fauna nativa, asociada a contribuir el proceso sostenible de manejo de zonas amenazadas por la invasión de asentamientos urbanos no planificados, lo que permitirá proteger los suelos de las inclemencias climáticas y mejorar la calidad ambiental de la región.

II.

CARACTERÍSTICAS ECOLÓGICAS DE LA REGIÓN

De acuerdo a la caracterización que realiza DE LA BARRA (1998), la ciudad de Cochabamba está rodeada al norte por la Cordillera del Tunari (5035 m., correspondiendo a un Área Protegida declarada como Parque Nacional Tunari, con una extensión de 5.684,59 Has. dentro la jurisdicción municipal), al oeste por la Cordillera del Mazo Cruz 84606 m.), al este una estrecha lengua rocosa conformando la Serranía San Pedro que le separa del valle de Sacaba, y al sur una alineación de cerros pedregosos de hasta 3000 m. de altura, constituyendo su límite con el valle de Santibáñez.

1

Los datos meteorológicos disponibles para la ciudad de Cochabamba por el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI), y el modelo bioclimático de RIVAS-MARTÍNEZ (1997), la determinan a la zona con un macrobioclima tropical, un bioclima xérico, un piso bioclimático Mesotropical (nivel inferior) y un ombrotipo semiárido (nivel superior), con una temperatura media anual de 16,3°C y una precipitación media anual de 500 mm, con dos épocas bien marcadas, la estación seca de invierno (mayo – octubre) y la estación lluviosa de verano (noviembre – abril). Geológicamente, todo el territorio es de origen tectónico y sedimentario, estando enmarcado por distintas unidades estratigráficas originadas en las eras Paleozoica y Cenozoica, donde los afloramientos rocosos corresponden principalmente a prolongaciones de la Cordillera del Tunari (DE LA BARRA, 1998).

Geomorfológicamente, la cuenca de Cochabamba es un valle colmatado por depósitos cuaternarios fluviolacustres y tectónicamente se considera un graben que forma extensas terrazas sometidas a la erosión fluvial, debido a los ríos que la atraviesan, como es el río Rocha (DE LA BARRA, 1998). VEGETACIÓN Son varios los estudios realizados sobre la vegetación de Cochabamba. Según RIBERA (1992), la ciudad de Cochabamba se halla situada dentro la región geográfica de los Valles Secos Interandinos también llamados Valles Mesotérmicos, cuya vegetación potencial de este valle está constituida por los bosques azonales freatófilos de algarrobo, ocupando también los glacis de pie de monte, abanicos aluviales y terrazas fluviales. Los árboles más frecuentes en este bosque original son: Prosopis alba, Acacia visco, Celtis tala, Schinus molle, Jacaranda mimosifolia. Los estudios realizados por NAVARRO (1996, 1997, 2002), caracterizan a la vegetación de la ciudad de Cochabamba en dos Provincias Biogeográficas:
2

1. La cordillera del Tunari en la Provincia Biogeográfica de la Puna Peruana, dentro el Distrito Biogeográfico del Tunari, donde caracteriza a lo largo de la cordillera dos diferentes pisos ecológicos:

L a v e g e t a c i ó n d e l P i s o P u neño que se desarrolla desde los 3100-3200 m hasta los 3900-4000 m de altitud, cuya vegetación climatófila potencial de este piso está dominada por varias subespecies de Polylepis besseri (K’ewiña), como bosques bajos con dosel de 6-8 m de altura de cobertura variable en función del grado de conservación. El sotobosque arbustivo puede alcanzar bastante densidad, siendo característica la presencia de Berberis commutata, Berberis rariflora, Citharexyllum punctatum, Escallonia resinosa, Gynoxis psilophylla, Schinus microphyllus y Vallea stipularis, que pueden ser compartidas también con algunas otras asociaciones dominadas por Polylepis. El sotobosque herbáceo está dominado por matorrales seriales del género Baccharis y en los afloramientos pedregosos se desarrolla una comunidad saxícola caracterizada por la cactácea endémica Echinopsis (Trichocereus) tunariensis y la bromeliácea Puya glabrescens (NAVARRO et al., 1996, NAVARRO 1997, NAVARRO & MALDONADO, 2002).

Serie de Berberis commtata – Polylepis besseri

Asociación de Puya glabrescens y Trichocereus tunariensis

3

La vegetación del Piso Altoandino, ocupando una banda altitudinal entre los 3900-4000 m y los 4600-4700 m, dominada por pajonales húmedos bastante variados, como los pajonales climatófilos, dependientes exclusivamente del agua de las precipitaciones caracterizados por la macroserie de Azorella diapensioides y Festuca dolichophylla; en contacto con ellos se instalan otro tipo de pajonales edafoxerófilos, que presentan en general menor cobertura, biomasa y diversidad florística con la presencia de Pycnophyllum molle y Aciachne acicularis; acentuándose en la vegetación saxícola y rupícola que cubre los afloramientos rocosos o pedregosos del piso altoandino con la presencia de Lobivia maximiliana subsp. caespitosa, cactácea característica de la vegetación saxícola altoandina y uno de los cactus que mayor altitud alcanza en Bolivia (4600 m). Finalmente, hacia los suelos mal drenados o susceptibles incluso de anegarse temporalmente, se desarrollan pajonales hidrófilos densos, los cuales a su vez dan paso a los bofedales y a diversos tipos de vegetación acuática con diversas especies que ocupan las depresiones topográficas inundadas (NAVARRO et al., 1996, NAVARRO 1997, NAVARRO & MALDONADO, 2002).

Lobivia maximiliana subsp. Caespitosa

2. Y la ciudad misma de Cochabamba en la Provincia Biogeográfica Boliviano – Tucumana, en el Distrito Biogeográfico del Caine, distinguiéndose dos tipos de vegetación:

La vegetación Boliviano–Tucumana del Piso Prepuneño que abarca desde los 2300 a 3100 m de altitud, con bioclima xérico seco inferior a semiárido superior, ocupando las laderas inferiores de las serranías periféricas, como la de San Pedro y de la Cordillera del Tunari, cuya vegetación están reducidos a enclaves residuales muy localizados y más o menos degradados, donde se puede observar aún que son microbosques decíduos con dosel de 6-8 m en las zonas más conservadas. Florísticamente, estos bosques se caracterizan por la combinación peculiar del Soto (Schinopsis haenkeana) y la KachaKacha (Aspidosperma quebracho-blanco), con algunos árboles de óptimo mesotropical como la Gargatea (Carica quercifolia) y a veces también el Jacarandá (Jacaranda mimosifolia), este último sobre todo en el tramo altitudinal superior de la serie. Fitosociológicamente, estos bosques han sido descritos como la asociación Carico quercifoliae – Schinopsietum haenkeanae por DE LA BARRA (1998), con sus siguientes etapas de sustitución: Arbustedas espinosas seriales prepuneñas con la asociación Harrisio tetracanthae y Prosopietum andicolae; matorrales arbustivos xerofíticos seriales prepuneños con la asociación de Lippio bolivianae y Acalyphetum lycioidis; herbazal
4

xerofítico serial prepuneño con la asociación de Glandulario cochabambensis y Kallstroemietum bolivianae; y herbazales xerofíticos vivaces pioneros con la asociación de Chlorido castillonianae y Rhynchelitretum repentis; y la vegetación saxícola que se desarrolla en las laderas muy pedregosas de fuertes pendientes, en las grietas y fisuras de los afloramientos rocosos, compuestas principalmente por las bromeliáceas Puya glabrescens, Puya mirabilis y la cactácea endémica de la serranía de San Pedro Parodia schwebsiana (NAVARRO et al., 1996, NAVARRO 1997, NAVARRO & MALDONADO, 2002).

Relictos del bosque climatófilo de Soto (Schinopsis haenkeana) en la Serranía San Pedro

Parodia schwebsiana

La vegetación Boliviana–Tucumana Edafohigrófila condicionada por la acumulación relativa o existencia de agua, al menos de forma estacional y ya sea saturando el suelo i inundándolo o bien como niveles freáticos someros. Esta vegetación edafohigrófila es dividida en dos grupos principales, en función de la naturaleza y origen del agua: La Vegetación Freatófila, correspondiendo aquéllas áreas donde se hallan niveles freáticos poco profundos y accesibles a las raíces de árboles y arbustos, en suelos salinos y no salinos (proximidades del río Tamborada, Champa Rancho, Itojta, La Mayca, Pucara y la zona del aeropuerto), entre los 2100 y 2900 m de altitud, cuya vegetación clímax edáfica es un bosque bajo, con dosel promedio de 5-10 m de altura, dominado ampliamente por el Algarrobo valluno o T’akho (Prosopis alba), árbol freatófilo acompañado por algunas otras especies características o indicadoras de la formación, que varían según las zonas, como los árboles de Acacia caven, Acacia visco, Caesalpinia spinosa, Celtis tala, Geoffroea decorticans, Jodina rombifolia y los arbustos Lycium spp., Mimozyganthus carinatus, Schinus longifolius, Tecota garrocha y Vallesia glabra. Además suelen ser frecuentes algunos arbóles que se comportan como climatófilos en suelos de ladera bien drenados sólo en ombroclimas subhúmedo o
5

seco superior, mientras que en ombroclima seco inferior o semiárido se comportan como edafohigrófilos, tales como el Molle (Schinus molle), la Gargatea (Carica quercifolia) y el Jacarandá (Jacaranda mimosifolia). Es frecuente y característica la liana leñosa Clematis montevidensis, y algo menos abundantes también Pisoniella arborescens y los bejucos herbáceos subfruticosos Tropaeolum sp., Mikania sp., Funastrum gracile y Aristolochia prostrata (NAVARRO et al., 1996, NAVARRO 1997, NAVARRO & MALDONADO, 2002).

Prosopis alba

Jacaranda mimosifolia

Acacia visco

Carica quercifolia

- La Vegetación Ribereña, que comprende aquellas zonas que pueden anegarse temporalmente por aguas procedentes del desbordamiento de los cauces fluviales, es decir, varios tipos de vegetación desarrollados a las orillas de los ríos y arroyos de la Provincia Boliviano-Tucumana, donde ocupan fundamentalmente las playas fluviales, las terrazas fluviales recientes y el lecho mayor de los cursos de agua, entre los 2500 y 2600 m en el valle central de Cochabamba. Aunque en su mayor parte está destruido, el bosque original, a juzgar por los fragmentos existentes, estaría dominado por el Ceibo o Chilijchi (Erythrina falcata), acompañado de otras especies características como: Acacia visco, Salix humboldtianum, Schinus fasciculatus, Acalypha plicata, Tecoma garrocha, Tecoma cochabambensis y a menudo también de las especies diferenciales Jacaranda mimosifolia, Schinus molle y Tipuana tipu. Hacia las laderas bien drenadas, los bosques ribereños de Ceibo contactan con la serie climatófila de Jacaranda mimosifolia-Tipuana tipu en su nivel altitudinal superior, o bien con la serie climatófila de Cardenasiodendron brachypterum-Schinopsis haenkeana en su nivel altitudinal inferior (NAVARRO et al., 1996, NAVARRO 1997, NAVARRO & MALDONADO, 2002).

6

Tipuana tipu

Erythrina falcata

Schinus molle

Salix humboldtianum

Los bosques naturales de la ciudad de Cochabamba, en la actualidad se encuentran casi totalmente destruidos, con muy poca vegetación arbórea nativa, ocasionada por la acción humana, comenzando con la expansión del Imperio Inca, continuando durante la época colonial española y con el crecimiento actual de la ciudad (DE LA BARRA, 1998). FAUNA La fauna de la ciudad de Cochabamba no ha sido muy estudiada y además que se constituye actualmente en uno de los recursos más amenazados para su existencia, razón por la cual, la escasa y dispersa información proveniente de trabajos puntuales para algunos grupos de animales, especialmente invertebrados, hace que el conocimiento acerca de ellos sea aún incipiente, por lo que, es muy difícil, en algunos de los casos, precisar con exactitud la riqueza de especies, su distribución y por ende su endemismo. Claramente, hay grupos de animales que están mejor estudiados como es el caso de las aves, y otros completamente desconocidos. Los escasos estudios sobre la fauna de los Valles Secos Interandinos, reportan que la misma muestra aspectos de transición entre la andina por un lado y la amazónica por otro. Con respecto a la fauna de la Cordillera Tunari, el CLAS de la Universidad de San Simón (según informe del SERNAP, 2000), reporta 13 especies de mamíferos, 23 especies de aves, dos especies de reptiles y dos especies de anfibios, con especies importantes como Merganetta armata, Oreomanes fraseri, Poospiza garleppi, Saltator ruufiventris, particularmente P. garlepii y O. fraseri, como especies de
7

aves endémicas que viven dentro los bosquecillos amenazados de Polylepis besseri subtusalbida. Por otro lado, estudios más recientes realizados por BALDERRAMA & RAMÏREZ (2001) sobre la avifauna en el Tunari, determinó que existe una fuerte intervención humana (agricultura, urbanismo), cuya vegetación valluna y montana está muy degradada y solo representada en quebradas y fragmentos de bosques de Polylepis, donde se han registrado 160 especies de aves, de las cuales cuatro especies son endémicas bolivianas: Poospiza garleppi en peligro de extinción, Oreotrochilus adela, Aglaeactis pamela y Asthenes heterura vulnerables. El Parque Nacional Tunari es una de las áreas protegidas más importante en cuanto a diversidad y endemismos de aves de Polylepis en Bolivia y la única con poblaciones de P. garleppi. En cuanto a la fauna del valle mismo de Cochabamba, existen muy pocos reportes sobre la misma; algunos trabajos puntuales son registrados para la laguna Alalay (ARIAS, 1997, 1998), para las lagunas de Coña Coña y Albarrancho (Proyecto Manlake – UMSS), y en general sobre la fauna que se encuentra en la Región de los Valles Secos Interandinos, así por ejemplo tenemos: No se conoce aún todas las especies de anfibios que se encuentran en el valle de Cochabamba, pero en este grupo REICHLE (2003) reporta algunas especies endémicas del género Hyla para los Valles Secos Interandinos; IBISCH & MÉRIDA (2003) registran la presencia de Bufo spinolosus en el piso puneño de Cochabamba, y ARIAS (1997) para la laguna Alalay reporta 2 especies, un sapo y una rana (Bufo arenarum y Pleurodema cinerea). En cuanto a los reptiles se reporta a Bothrops neuwiedii como especie endémica de los Valles Secos Interandinos, sin embargo, no existen muchos estudios publicados sobre la diversidad de reptiles en las diferentes ecoregiones del país (IBISCH & MÉRIDA, 2003). En la fauna de la laguna Alalay en Cochabamba, ARIAS (1997) registra dos especies de reptiles (Waglerophis merremii y Liophis cf. cei).

8

Las aves representan a uno de los grupos de animales mejor estudiados en Bolivia, se encuentra dentro de los diez países más ricos en especies de aves del mundo, y aproximadamente el 45% de todas las aves del continente sudamericano se encuentra dentro el territorio boliviano. Esta enorme riqueza se debe principalmente a la diversidad de zonas de vida presentes en el país (HERZOG, 2003). Para los Valles Secos Interandinos se registran 520 especies de aves, de acuerdo a la base de datos de la distribución de las aves bolivianas compilada por la Asociación Armonía/BirdLife Internacional. De las 16 especies endémicas bolivianas que actualmente se reconocen, siete de ellas (Ara rubrogenys, Myiopsitta luchsi, Ochetorhynchus harterti, Cranioleuca henricae, Asthenes berlepschi, Poospiza garleppi y Oreopsar bolivianus) se encuentran en los Valles Secos Interandinos; por lo que, FJELDSA et al. (1999) atribuyen que la formación de éstos altos niveles de endemismo en comunidades de aves, se debe a la alta estabilidad ecoclimática a lo largo de miles de años en algunas regiones de los Andes, como es el caso de las pendientes en el Norte del valle de Cochabamba (Parque Nacional Tunari), donde los bosques de Polylepis albergan el mayor grado de endemismo de aves. Por otro lado, para el ecosistema Alalay ARIAS (1997, 1998), registra más de 136 especies de aves, tanto de tierras altas como de tierras bajas; entre las especies características de las tierras bajas y poco comunes, se encuentran Dendrocygna autumnalis, Sarkidiornis melanotos y Rynchops níger y entre las nidificantes más importantes están Rollandia rolland, Fulica ardesiaca, Oxyura jamaicensis, Anas puna, Anas bahamensis, Dendrocygna bicolor, Plegadis ridgwayi, Egretta thula, Rallus sanguinolentus, Jacana jacana, Tachuris rubrigastra, Himantopus melanurus, Charadrius collaris, y otros; entre las especies típicas de los valles secos de Cochabamba, de amplia distribución, se encuentran una variedad de picaflores (Chlorostilbon aureoventris), el tarajchi (Molothrus badius), la golondrina (Notiochelidon cyanoleuca), el jilguero cabeza negra (Carduelis maguellanicus), el hornero (Furnarius rufus), etc.

En general, muy pocos estudios se concentraron sobre los mamíferos en Bolivia, sin embargo, siguen y seguirán publicándose y estos registros serán especialmente para especies de menor tamaño como es el caso de roedores y/o murciélagos. Dos especies de roedores (Phyllotis wolffsohni y Ctenomys
9

lewisi) se registran como endémicas para los Valles Secos Interandinos (IBISCH & MÉRIDA, 2003). En Cochabamba, para la laguna Alalay ARIAS (1997) reporta la presencia de 8 especies de mamíferos entre murciélagos, vampiro, ratones, conejillos, etc. (Lasiurus cinereus, Desmodus rotundus, Myotis levis, Rattus rattus, Mus musculus, Didelphis albiventris, Galea m. musteloides y Pseudalopex culpaeus andinus).

III.

CAUSAS PARA LA DEGRADACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD En Bolivia, los ecosistemas más degradados corresponden especialmente a las ecoregiones de la Puna y los Valles Secos Interandinos. Claramente, en los Andes, la presencia prolongada de culturas agrocéntricas y una densidad poblacional elevada en un entorno ambientalmente sensible han causado mayor degradación. La actividad humana se concentra hace miles de años en la Puna Húmeda, Puna Semihúmeda, Puna Seca y en la ecoregión de los Bosques Secos Interandinos. Por eso, la vegetación natural fue casi completamente eliminada y por ende la fauna (IBISCH & MERIDA, 2003).

10

En Cochabamba, entre las principales causas para la degradación de la biodiversidad se ha identificado a los siguientes: El acelerado crecimiento de la mancha urbana, que naturalmente ha ido en desmedro de la vegetación boscosa natural, los mismos que virtualmente han desaparecido y con ellos la fauna silvestre. Los cambios de hábitats de especies silvestres en cultivos y potreros, causando fragmentación y hasta desaparición de hábitats remanentes (incluyendo uso de fuego para deforestar). La perturbación de hábitats que lleva a un ahuyentamiento de la fauna (presencia humana, tráfico vehicular, ruido, apertura de caminos, turismo, etc.). Los cambios de la calidad del hábitat de especies silvestres debido a la contaminación inorgánica y orgánica (contaminación atmosférica, de aguas, de suelos, etc.). Cambios de la calidad del hábitat de especies silvestres generadas por cambios de la densidad poblacional de otras especies ajenas al ecosistema natural original (incluyendo introducción de especies exóticas, individuos criados en cautiverio y agentes patógenos). La extracción de individuos de plantas y animales para uso alimenticio, medicinal, para construcción, forestal o como leña. La devaluación cultural y pérdida de saberes y prácticas tradicionales pertinentes para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad. IV. MEDIDAS DE CONSERVACIÓN PLANIFICADAS La esperanza de conservar relictos de la fauna y flora nativa propia de los valles del Municipio de Cochabamba, están confinados a pequeños espacios que aún quedan, como la serranía de San Pedro, la Colina San Sebastián, Parque Tunari, ecosistemas acuáticos (lagunas Alalay, Coña Coña y Albarrancho, río Rocha) y algunos otros pequeños espacios; por lo que, la H. Municipalidad de Cercado, a través de la Dirección de Gestión Ambiental, con el propósito de recuperar y conservar estas áreas naturales e incrementar otros de interés para la educación, recreo, salud ambiental, psicológica y cultural, tiene planificado el desarrollo de las siguientes acciones: Inventariación, sistematización y compatibilización de las áreas verdes de la ciudad/distrito (ubicación, superficie, características particulares y estado actual). Reforestación de unidades representativas del Cinturón Ecológico (Serranía de San Pedro, Colina San Sebastián, Cristo de la Concordia, lagunas Alalay, Coña Coña, Albarrancho, río Rocha). Selección de áreas de implementación de cercos vivos – Parque Nacional Tunari (Jurisdicción Cercado). Forestación de zonas de seguridad de torrenteras en los Distritos 1 y 2. Selección y planificación de áreas de forestación en todos los distritos (Distritos 1-14). Implementación de un Programa de Educación Ambiental para la protección y conservación de la biodiversidad. Desarrollo de un Plan de Mejoramiento para el manejo de las áreas verdes.

11

Fortalecer a la unidad municipal encargada de actividades de conservación de la biodiversidad, como es el Jardín Botánico, para cumplir los estándares internacionales. Para la reforestación de las diferentes áreas verdes del Municipio de Cochabamba, se ha tomado en cuenta las recomendaciones realizadas por DE LA BARRA (1997), sobre las especies nativas descritas en el siguiente cuadro: ESPECIES FORESTALES NATIVAS EN LA CIUDAD DE COCHABAMBA: ECOLOGÍA Y RECOMENDACIONES PARA USOS DE REFORESTACIÓN ESPECIE INTERVALO ALTITUDINAL AUTOECOLOGÍA ZONAS DE FORESTACIÓN RECOMENDADAS Serranía San Pedro, Colina de San Sebastián, Cerro Verde, Cerro San Miguel, Huayrakása, serranías al sur y suroeste que rodean la ciudad.

Schinopsis haenkeana (Soto) Carica quercifolia (OrkoKaralawa) Aspidosperma quebrachoblanco (Kacha) Acacia macracantha (Kiñi) Prosopis andicola (Alkothacgo)

< 2800 m

Especies climatófilas en las laderas de los cerros y serranías de la cuenca de Cochabamba. Soportan intensas sequías.

Prosopis alba (Algarrobo)

2500 – 2570 m

Schinus molle (Molle)

2500 – 3100 m

Especie freatófila, que desarrolla sobre suelos arcillosos y/o salobres, soporta anegamiento estacional. Especie climatófila, en laderas > 2700 m, edafohigrófilo en el fondo del valle (>2700 m). Especie edafohigrófila, que desarrolla cerca de los cauces fluviales. Especies climatófilas en las laderas de la Cordillera del Tunari, > a 2700 m. Son de carácter edafohigrófilo en el fondo del valle de 2560 m a menos de 2700 m. No soportan los suelos salinos. Edafohigrófila, desarrolla en la zona media y baja de los glacis coluviales, en suelos areno-limosos.

Salix humboldtiana (Sauce) 2500 – 2750 m

Kageneckia lanceolata (Chiñilloque) Jacaranda mimosifolia (Jacarandá) Erythrina falcata (Ceibo) Caesalpinia spinosa (Tara) Acacia visco (Jarcka) Zanthoxylum coco (Chirimolle) Cedrella lilloi (Cedro)

2560 – 3100 m

Zona del Aeropuerto, La Mayca, Jaihuayco, Lajma, Pucara, Campo Ferial y barrios aledaños al Cementerio General, etc. Todo el valle de Cochabamba, en el fondo de la cuenca, en las laderas de altitudes inferiores de cerros y serranías. Márgenes de cauces fluviales, abanicos y glacis con elevados niveles freáticos, ríos Rocha, Tamborada, etc. En toda la zona norte de la ciudad, especialmente a partir de la Av. Heroínas, al norte de los barrios de Cala Cala, Mayorazgo, Villa Montenegro, Chiquicollo, todas las zonas aledañas a Tiquipaya.

Schinus pearcei (Terebinto)

2550 – 2570 m

En la zona central de la ciudad, hacia el Estadium por el norte, hacia San Pedro por el este, al oeste hacia la Chimba, etc.
12

V.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
INFORMES Y DOCUMENTOS de la Dirección de Gestión Ambiental sobre recuperación de áreas verdes. ARIAS, S. 1997. Biodiversidad y manejo ambiental de la laguna Alalay. Boletín Informativo Mensual "Municipio y Medio Ambiente", H. Municipalidad de Cochabamba, No.3. ARIAS, S. 1998. Proyecto "Conservación de la Ornitofauna de la Laguna Alalay". CUEMAD UMSS. 57 p. BALDERRAMA, J. A. & M. C. RAMÍREZ. 2001. Diversidad y endemismo de aves en dos fragmentos de bosque de Polylepis besseri en el Parque Nacional Tunari (Cochabamba – Bolivia). Rev. Bol. Ecol. 9:45-60. DE LA BARRA, N. 1997. Reconstrucción y evolución del paisaje vegetal autóctono de la zona urbana y periurbana de la ciudad de Cochabamba. Tesis de Grado para para obtener el Título de Licenciada en Biología. UMSS. 114 p. DE LA BARRA, N. 1998. Reconstrucción de la vegetación original de la ciudad de Cochabamba. Rev. Bol. de Ecol. 4:3-37 FJELDSA, J., E. LAMBIN & B. MERTENS. 1999. Correlation between endemism and ecoclimatic stability documented by comparing Andean bird distributions and remotely sensed land surface data. Ecography 22:63-78. HERZOG, S. K. 2003. Aves. En: Biodiversidad: La riqueza de Bolivia. Estado de conocimiento y conservación. Editorial FAN. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. 638 p. IBISCH, P.L. & G. MÉRIDA. 2003. Biodiversidad: La riqueza de Bolivia. Estado de Conocimiento y conservación. Editorial FAN. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. 638 p. NAVARRO, G., S. ARRÁZOLA, C. ANTEZANA, E. SARAVIA & M. ATAHUACHI. 1996. Series de Vegetación de los Valles Internos de los Andes de Cochabamba (Bolivia). Ecología y Conservación Ambiental. Vol. I N° 1:3-20. NAVARRO, G. 1997. Contribución a la clasificación ecológica y florística de los bosques de Bolivia. Rev. Bol. Ecol. 2:3-37. NAVARRO, G. & M. MALDONADO. 2002. Geografía Ecológica de Bolivia. Vegetación y Ambientes Acuáticos. Editorial: Centro de Ecología Simón I. Patiño. 719 p. REICHLE, S. 2003. Anfibios. En: Biodiversidad: La riqueza de Bolivia. Estado de conocimiento y conservación. Editorial FAN. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. 638 p. RIBERA, O. 1992. Regiones Ecológicas de Bolivia. En: Conservación de la Diversidad Biológica en Bolivia. La Paz – Bolivia. p. 11-66 RIVAS-MARTÍNEZ, S. 1997. Clasificación Bioclimática de la Tierra. Folia Botánica Matritensis. Madrid. N° 16: 1-29

13

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->