Está en la página 1de 6

La formación del lector de literatura

Autoras: María Elena Cuter – Mirta Torres


Julio 2001

Secuencia didáctica:
Robin Hood

Propósitos didácticos:
 Mejorar la lectura a través de distintas actividades organizadas
alrededor de una secuencia didáctica:
o Leer y conocer diferentes versiones de una leyenda popular
transformada en un clásico de la literatura juvenil.
o Comparar versiones.
o Leer textos informativos para buscar información sobre la
época y el lugar en que se desarrolla el relato.

 Mejorar la escritura:
o Producción de diversos textos:
o galerías de personajes;
o breves notas enciclopédicas sobre los temas
investigados en relación con el contexto histórico y
geográfico en el que se desarrolla la historia;
o glosarios específicos que den cuenta del campo léxico
que aparece en la trama de la novela;
o fichas bibliográficas - descripciones de personajes,
escenarios en los que transcurren las acciones
(bosque, castillos, campamentos, cuevas o escondites);
combates; emboscadas; rescate de los compañeros;
utilización de ardides o disfraces.

 Reflexionar sobre:
o Similitudes y diferencias entre las distintas versiones.
 El origen oral del relato; las características que le
imprime su origen.
 La aparición de otros géneros dentro de la novela:
cartas, canciones, poemas.
 Las razones por las que perdura la historia.
 Los “formatos actuales”: adaptaciones, versiones
fílmicas, comics.
 Compartir historias conocidas que guarden alguna
similitud con la novela (bandidos populares que roban a
los ricos para dar a los pobres –Bairoletto, Mate
Cosido; héroes de series o cómics que luchan por la
justicia –Batman, El Zorro-; canción Bandidos Rurales
de León Gieco).

 Comprometerse individualmente en un trayecto de lectura:

1
La formación del lector de literatura
Autoras: María Elena Cuter – Mirta Torres
Julio 2001

o Aprender a trabajar cooperativamente.


o Respetar los tiempos y la organización proyectada en
conjunto.
o Promover la autonomía de los alumnos en la resolución de
problemas.

Propósitos de los alumnos:


 Reencontrarse con una historia conocida a través de otros medios
(narración de los adultos, películas, historietas, series televisivas...) y
compartir opiniones y comentarios sobre lo leído con sus
compañeros.

Actividades:
1. Situaciones de lectura
 Se alternan situaciones de lectura de distinto tipo:
1. Los alumnos escuchan leer al docente que avanza en el
relato de una versión seleccionada por capítulos.
2. Los alumnos leen por sí mismos las versiones a las que
pudieron acceder en espacios previstos dentro del
horario escolar y fuera de él.
 Después de leer se produce el intercambio propio de los lectores,
en el que, a medida que se vaya avanzando en la lectura, el
docente interviene para que los ítems que ha elegido para
organizar la situación se transformen en ejes de lectura e
intercambio.
o El protagonista
o El lugar
o La época
o Los personajes secundarios:
• Amigos / ayudantes
• Enemigos / oponentes
o Los desplazamientos
o Los combates
o Los campamentos
o El romance
o La estructura episódica
o Las voces en el relato

2. Ampliación de la información acerca del contexto en el que se


desarrolla la novela:
 Búsqueda y localización de información específica en textos
informativos (descriptivos – explicativos).
 Toma de notas que permitan recuperar la información obtenida.

2
La formación del lector de literatura
Autoras: María Elena Cuter – Mirta Torres
Julio 2001

3. Producción escrita:

• Galerías o fichas de personajes.

 Caracterización de los personajes a partir de la recuperación y


transformación en un texto único de los datos obtenidos en las
distintas versiones.
o Localización de información puntual.
o Inferencias a partir de los signos que da el autor (buscar
en el texto “pistas” que, sin dar información directa, ayudan
a caracterizar al personaje).
o La valoración de las acciones y de las motivaciones que
guían la conducta del personaje.

• Notas “al estilo” enciclopédico acerca del contexto en que se


desarrolla la historia

o La organización social.
o El castillo, las cabañas.
o La vida “dentro” y “fuera” de los castillos: el rey, los señores,
los siervos.
o Vestiduras y armas de acuerdo a la condición social.
o Los trabajos y las diversiones.
o Rituales propios de la época: justas, torneos, ferias...
o Las prisiones.
o El lugar de las mujeres y los niños.
o Las Cruzadas.

• Elaboración de un glosario

o Comenzar la elaboración de un glosario en el que se de


cuenta del significado del léxico específico utilizado en el
desarrollo de la trama y que no resulta de uso habitual:
ballesta, carcaj, posada, foso, muralla, cota de malla, yelmo...
Organización alfabética del mismo.

• Reconocimiento y fichaje de aspectos básicos del relato

o ¿Quién es el protagonista?, ¿cuáles son sus características?


- ¿Quién lo presenta? ¿Cómo?
- ¿Qué dicen de él los otros personajes?

o ¿Dónde ocurren las acciones que se narran?


- ¿Ese lugar existe? ¿Qué sabemos de él?

3
La formación del lector de literatura
Autoras: María Elena Cuter – Mirta Torres
Julio 2001

o ¿En qué tiempo ocurren las acciones que se narran?


- ¿Qué sabemos de esa época?
o ¿Quiénes son los amigos del protagonista?
- ¿Cuándo aparecen?, ¿quién los presenta?

o ¿Quiénes son los enemigos del protagonista?


- ¿Cuándo aparecen?, ¿quién los presenta?

o ¿Se mueven de un lugar a otro?, ¿las acciones tienen lugar


en distintos escenarios?
- ¿Qué incidencia tiene el lugar en la acción que se
narra?
- ¿Cómo se mueven? ¿Qué elementos utilizan para
hacerlo?

o ¿Quién/es combate/n?
- ¿Dónde?
- ¿Por qué se enfrentan?
- ¿Qué armas utilizan?
- ¿La época en la que se desarrolla el relato tiene
incidencia en los combates (movimientos militares, tipo
de armamento, razones del enfrentamiento...)?

o ¿Cuándo descansan? ¿dónde? ¿qué ocurre en esos lugares?


- Enlaces entre los episodios de acción.
- Lugar de planificación de acciones propias y/o para
“enterarse” de los planes del enemigo;
- descubrir secretos desde una posición oculta;
- conocer antecedentes de personajes secundarios
(quién era “antes”, cómo y por qué se incorpora a uno
de los bandos en conflicto, qué cualidades lo
caracterizan)

o ¿Se enamora? ¿de quién? ¿cómo es la chica?


- ¿Qué relación tiene con el protagonista?
- ¿Y con el enemigo de Robin?
- ¿En alguna circunstancia se disfraza? ¿de qué? ¿por
qué?

o ¿Todas las versiones cuentan lo mismo? ¿Qué episodios


aparecen o desaparecen en las distintas versiones? ¿Qué
personajes se agregan o se omiten?

4
La formación del lector de literatura
Autoras: María Elena Cuter – Mirta Torres
Julio 2001

o Quién cuenta la historia?, ¿cómo nos damos cuenta?


- ¿Qué conoce de la historia este narrador?

o ¿Cuándo hablan los personajes?, ¿cómo nos damos cuenta


de quién y con quién está hablando?, ¿cómo da paso el
narrador a la voz del personaje?
- Los verbos declarativos que se utilizan y los matices de
significado que aportan.
- Las señales ortográficas que se utilizan para advertir al
lector que se interrumpe la voz del narrador para dejar
paso a la voz de un personaje: guiones, dos puntos, guión
de diálogo.
- El tiempo verbal que suele usar el narrador para contar la
historia.
- El tiempo verbal que se utiliza cuando “hablan” los
personajes.
- La apelación directa al lector. ¿Cómo aparece? ¿Dónde?
¿Cuándo?

o El paso del tiempo


- Las marcas lingüísticas que permiten advertir cuándo
ocurren las acciones que se narran (sucesión y simultaneidad
de las acciones). Conectores temporales.

 Estas situaciones de comentario sobre lo leído pretenden hacer hablar a


los chicos acerca del texto, independientemente del grado de avance
personal en la lectura. La intervención del docente procura:
o organizar el tema –que suele ser errático si queda totalmente
librado a lo que los chicos comentan espontáneamente-,
o profundizar en él,
o alentar el avance en la lectura personal del relato,
o abrir interrogantes que exijan la consulta a otros textos para
enriquecer la comprensión de la historia,
o ayudar a los chicos a avanzar en el autocontrol de la lectura
(advertir cuándo se entiende el sentido del texto.)

 Organización de la clase:
 En relación con las situaciones de lectura en las que la maestra lee
capítulos de una versión: Situación colectiva.
 En las situaciones de lectura en que los chicos avanzan en la
escuela sobre la versión que están leyendo: individual (si cada uno tiene
su propio texto); por subgrupos (que comparten el mismo texto o para
seguir en sus propios textos la lectura de un compañero).

5
La formación del lector de literatura
Autoras: María Elena Cuter – Mirta Torres
Julio 2001

 En las situaciones de intercambio sobre lo leído: Situación grupal (4 ó


5 chicos por cada grupo) alternando la conformación del subgrupo
según los propósitos del maestro (juntos todos los que leen la misma
versión; juntos todos los que están leyendo una versión distinta). Se
comentan las impresiones personales en los pequeños grupos. Luego,
se comentan las interpretaciones para el grupo total.
 En las puestas en común: Situación colectiva con portavoces de las
conclusiones por subgrupos y apertura del debate (procurando la
justificación de la interpretación a partir de los datos que provee el texto;
repreguntando a aquellos grupos que manejan versiones distintas para
que se adviertan las diferencias; anotando las conclusiones a las que se
arribe).

 En las situaciones de escritura: se alternan las situaciones colectivas,


en parejas o individual de acuerdo a los propósitos del docente.
- Leer para escribir:
o En el fichaje bibliográfico se copia textualmente con mención
de título, colección, editorial, número de página.
o En la toma de notas, se decide de acuerdo a la organización de
la clase establecida por el docente (individual, por parejas o
subgrupos) qué se registra, desde dónde hasta dónde se copia,
qué se resume, qué se parafrasea, de qué modo.
- Producción de textos propios:
o En las galerías de personajes y en las notas “al estilo” de las
enciclopedias se presta atención al proceso de escritura
previendo la planificación, textualización y revisión de los textos
producidos. Se procesa en estas situaciones la información
registrada en las fichas bibliográficas y en las notas tomadas en
situaciones previas. Se advierten lagunas en la información, se
plantean nuevos interrogantes, se vuelve a la consulta de los
mismos u otros textos informativos.

También podría gustarte