Está en la página 1de 2

KANT Y LOS DERECHOS HUMANOS

A pesar de que su autor vivió en el siglo XVIII, la filosofía kantiana sigue tan
vigente hoy como el día en que fue pensada y escrita. No nos es posible abordar
tópicos como la epistemología, el derecho o la ética sin tener que,
obligatoriamente, volvernos al pensador de Konisberg para escuchar su
pensamiento. Esta actualidad del pensamiento kantiano nos lleva hoy a la
siguiente pregunta: ¿qué tiene que decirnos Kant sobre los derechos humanos? Si
bien es cierto que quizá el concepto, tal como lo entendemos hoy, de derechos
humanos no existía en tiempos de Kant, también es cierto que existen varias
nociones en su pensamiento que tienen mucha relación con nuestro análisis de los
derechos humanos en el siglo XXI.

Uno de los primeros conceptos, y quizá el más importante, es el de la


Libertad. Para Emanuel Kant (1724-1804) la libertad es un concepto fundamental,
inherente a la naturaleza humana, y fundamento mismo de la conducta del
hombre. Es sobre esta libertad que se construye el Estado, ya que este se
constituye como una acto libre de los hombres que le componen. Además, el
Estado se constituye con el objetivo de garantizar el ejercicio de las libertades
individuales. Este concepto es muy importante en el ámbito de los derechos
humanos, pues es inevitable la conexión del concepto de éstos con el concepto de
la libertad. Porque ¿qué es el derecho a la vida sino la libertad de vivir sin que
nadie nos lo impida? O ¿qué es el derecho al trabajo sino la libertad de trabajar sin
restricciones ni privaciones? La libertad es, pues, el fundamento mismo de los
derechos humanos, ya que sin la existencia de la libertad no podría formularse
como necesarios o implícitos la existencia de tales derechos.

De igual modo, del concepto de la libertad Kant deriva un concepto


importante: el de la primacía de la constitución republicana sobre la democrática.
Y esta crítica kantiana a la democracia es interesante de abordar, especialmente
en nuestra época donde la democracia es catalogada como el sistema de
gobierno. Para Kant la democracia encierra una falla: los derechos de la minoría
son pisoteados por la mayoría. El gobierno democrático ya no es (como su
etimología lo sugiere) el gobierno del pueblo, sino mas bien el gobierno de las
mayorías. Kant propone por el contrario un gobierno republicano, donde todos sus
miembros, incluyendo los gobernantes, son ciudadanos de esta república, y donde
se respete la voluntad general, no la de la mayoría. El legislativo se convierte
entonces en el medio de expresión de esta voluntad general, mientras que el
ejecutivo sólo es la transmisión de esta voluntad a un gobernante. Visto de esta
manera, podríamos decir que un gobierno de este tipo podría garantizar el respeto
a todos los derechos humanos de todos sus integrantes, no obstante nos
preguntamos si es posible que tal tipo de gobierno pudiera llegar a ser una
realidad. Pero, aun más importante, este concepto kantiano nos lleva a reflexionar
sobre porque nuestras democracias no han podido garantizar el ejercicio de
nuestros derechos.

Finalmente, el concepto kantiano de la moral tiene una influencia


fundamental en cuanto a los derechos humanos. Recordemos que para Kant la
ética nace de nuestro interior, de un imperativo categórico: Obra sólo según una
máxima tal, que puedas querer al mismo tiempo que se torne en ley universal.
Para Kant existe una fundamentación universal y trascendental sobre la que
construimos nuestra ética. De igual modo, podemos decir que nuestros derechos
no existen porque hayan sido formulados legal o políticamente; no, existen porque
somos seres humanos morales, y por tanto hacemos de estos derechos algo
necesario. Quizá podamos sentirnos como los vencedores de la Segunda Guerra
Mundial, quienes ante la devastación del mundo político apelaron a una ley
invisible para castigar a los genocidas de la época.

Vemos, entonces, que el pensamiento kantiano tiene mucho para decirnos


sobre los derechos humanos. Quizá la invitación final es que nos adentremos más
en este pensamiento, de modo que nuestra filosofía de los derechos humanos sea
mejor cimentada y fundamentada.

Obed Góngora P.