Está en la página 1de 1

Ataraxia

Se denomina ataraxia (del griego ἀταραξία, "ausencia de turbación") a la


disposición del ánimo propuesta por los epicúreos, estoicos y escépticos, gracias
a la cual un sujeto alcanza el equilibrio emocional - mediante la disminución de la
intensidad de sus pasiones y deseos y la fortaleza del alma frente a la adversidad
- y finalmente la felicidad, que es el fin de estas tres corrientes filosóficas. La
ataraxia es, por tanto, tranquilidad, serenidad e imperturbabilidad en relación con
el alma, la razón y los sentimientos.

Según Epicuro
Según Epicuro, existen dos clases de deseos: los naturales y necesarios,
relacionados con la supervivencia, y los naturales no necesarios, que provienen
de la cultura, política y vida social. La satisfacción de los deseos es lo que
produciría placer, el cual a su vez, para los epicureístas es lo que conduce a la
felicidad, sin embargo, existen placeres que son completamente vanos y que
conducen a un dolor mayor que el placer inicial, estos placeres producen
intranquilidad y deben ser evitados por la razón, ya que alejan de la "ataraxia". La
filosofía es una vía hacia la ataraxia, ya que esta es considerada también: «la
tranquilidad espiritual propia del sabio que distingue los deseos naturales de los
que no lo son y es capaz de alejarse de aquello que es vano».

Apoñía
Aponia (en griego antiguo: ἀπονία) significa la ausencia de dolor, y fue
considerada por los epicúreos que la altura del placer corporal.
Al igual que con las otras escuelas de la filosofía helenística, los epicúreos creían
que el objetivo de la vida humana es la felicidad. Este se encontraba en la
tranquilidad de espíritu que el resultado de aponia, la supresión del dolor físico, y
la ataraxia, la eliminación de las perturbaciones mentales. Los epicúreos define el
placer como la ausencia de dolor (físico y mental), y el placer por lo tanto,
puede además de aumentar hasta el punto en el que el dolor está ausente. Más
allá de esto, el placer no puede aumentar aún más, y de hecho uno no puede
racionalmente buscan placer corporal más allá del estado de aponia. Para
Epicuro, aponia fue uno de los estáticos ( katastematic) placeres, es decir, un
placer que uno tiene cuando no hay falta o el dolor de ser eliminados. Para
alcanzar tal estado, uno tiene que experimentar placeres cinética, es decir, un
placer que uno tiene cuando quiere o el dolor se va a quitar.