P. 1
Samuel Ramos - El perfil del hombre y la cultura en México

Samuel Ramos - El perfil del hombre y la cultura en México

5.0

|Views: 23.173|Likes:
Publicado porCírculo Ometeotl
Material sólo para consulta.
Material sólo para consulta.

More info:

Published by: Círculo Ometeotl on May 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/23/2015

pdf

text

original

`1Ì!

|l Í1Ì\`
£L P£RIJL D£L
HOMBR£\ LA
ClLI¹RA £N
MÉXICO
CCtëCC|CHAUs1kAt
.
Ediciones para la COLECCIÓN AUSTL
*1934, Herederos de Samuel Ramos
¯ 1951, Espasa Calpe, S.A.- Madrid, España
Reimpresión exclusiva para México de
Editorial Planeta Mexicana, S.A. de C.V.
A venida Insurgentes Sur núm. 1162
Colonia del Valle, 03100 México, Ï.Ï.
Trigésima séptima reimpresión: agosto dl 2001
ISBN: 968-413-412-6
Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubier
puede ser reproducida, almacenada o transmtida en manera algun
ni por nngn medio, sin permiso previo del editor.
Impreso en los talleres d Ofset Vuionary, S.A. d C.V.
,
.
Hortensia núm. 97-1, colonia Los Angeles lztaplapa, MeXlco, Í.Í
Impreso yhecho en México - lnmammìnÀÐk0
¡^111±
Pæ.
Ptólogo • æ tcrcrrø ¢dícwa . • e e e e e a e • e e e • e . . . . . . . . . 9
Ä mO0N M BUJOPA BN Æ ØMÏ Æ • e • e e • e • e • • • 19
à áto æ e e ø ø e w ø e e ø w e e ø ø e e ø • .. . . . . . . . . . . . . . . . 19
L caute6o .• ø e • • æ + e • æ ø ¬ • • .• w • ø • • • e • • • 20
L itn æ • • • • • e e ø • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • ø . 21
Not m ¾ bæm W æ Þm dð ÆW • e • æ Z
à mmw eol Ö A . • • ø æ e • æ æ • . . . . . . . . . 28
Ä mwdm mI ø « ø e « e ø w ø e « æ « « e ø ø e e ø ø ø w ø 31
L �ue m�........................ 32
L ædw clon • • • ø ø • ø ø ø ø e ø • • • • • ø e ø • • e •. ó
à cqptc: ·m .æ æ æ e æ æ e • æ ... .. ... ... .. . M
Î ÞM W æ W m&mm æ . . . . . . . . . . 38
Å IPUBNC M ˼ W Æ 81� Æ • e • • • • e • • • • 41
L mæo do æ mdd . e ø • e e • ø • ø e • æ . 41
L cUt fr . e • . • •.e ø • e • e e ¤ + + + • .e ø • . . . . . . 45
P8JCOANÁSJ8 DBL MCO • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 50
Ël ca •.ø ø w o + • • • • . • • e • ø • e • e e • e ø • ø e e • e e • • . . 52
Ä æ¼ Ü æ Ow • .ø • • ø ø ø ø ø ø ø • • • ø . • .• • • æ 58
Ä �G �co ............................ õZ
ÅMI2MM CJOLJ • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • m
W «BANNO DB Å CULTUJ BN M0 • • • • • • • • • • • 82
I • • • • ø ø e ø ø ¤ e + • æ.-ø •- ø × , .• • • •.•.• • • • • ø • ø e • • • • • • • • • 82
II æ æ æ æ æ = = • æ = ø æ = æ «~«�æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ æ 87

lNDICI
Fdg.
Ë VWÝ DB LA CULTUJA ææCA . o • a « • a • • o a o • a • • • M
Ë Fæ DB HOMBRE ............................ V/
LA EDUCACION Y B SBNTJNTO DB tNWoMAo • • • o • III
I ¤ ¤ ¤ ¤ ¤ ¤ ¤ ¤ ¤ ¤ = ¤ = ¤ + = × ¤ ¤ ¤ = × ¤ = ¤ ¤ ¤ × = ¤ = ¤ = ¤ + ¤ = ¤ ¤ × ¤ = ¤ ¤ III
II ¤ + + + + + + + + + + + • . . . .. . ... .. .. . . . . . . . .. . . . . . . . . . II1
LA FA$tÓN Y B I.ÚS • • • • • • o • • • • • • • • • • a • o • • • • • • . II/
|ÐvzNTDo UTOPISTA • • • • • • o • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • a • • ¤ IZZ
LA LUCHA DE LS GBN.CONES • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • IZ/
c0Mo oRNT A NUBSTlO PNSAJNTO • • • • ¤ • • • • • • • • • IJZ
L PEDANTER • • • • • • • • • • • • • • • o • • • • • • • • • • • • s • ø • • • • IJ/
JUSTO SI ± LA zvoLDctóN FoLÒtcA DB MO ø + Þ • I1I
PRóLO A L TRCR EICióN
A publiL l U eici6 de W libr, Æ
D oprtuno rpde a alguno cometario que
M h heho sbr l m princple ææd e
H. De M apción en e -a 1934 e bbÞ fe
acdo cn general mæ, w que rápidament M
ató la pre eicón, y e e año 1938 Ñ m
la sda. Dnte W año e lbr M ha diu­
dido aplamente, no slo en Méc, sno en too w
contnente amecno, sendo muy mæ en mult­
tud de aculo. y M que M rie W la mm
de Méco o de Améc. Em heho m q w
bbÞ vino a ar un nuevo cmp a l mv
V æ pento, que, pr lo gene, había sdo p
elordo. En nuet pas, alg de l ide ¸¬,
pr ejeplo, la rlatv a la pclo mC~
Ñ hn cnvertdo en lu comune, lo que deue
tr M aceptci�n generl. Per uno de lo eet que
m complacen al autr es ·el emulo y l impulsión
que el bbÞ ha dado a lo etdio sr la psiC
loa y la ct meC, w Õ sbr tma m-
nerale o bien sr D pc de mæ mo
nográfic.
Cmo la índole nueva de lo t tto e e
libr, a com M dO llo, o¬n �m de
(ncierto cuando Ñ ttba de ctoo e algua
de la diiplina centic eledas, no M sía
bien s consdearlo com ¾ ctc m o meno
apaonada de la vda mexc o cm u vader
CW de pcloa æ. Fue p q p
alno año p que ¾ ctc mæ mæ de-
I0
5HUB KU$
fmm lo que e mm e en w: u mW de
ouk y de lJmta de l mm.\
L M del lib æm:en l mt de
,
autr pr
m de væto de emnU m tna que �­
p l maldade ore del hombr J­
co y M =Þ· Å M
i
p
� " ��^
tó de nue mmycnd'l a deubnr cæ
vco nacionale c cnoet me D ind
ple O punt de parda par ep� sn­
mte m ror æmm de mmm.
Nuc lle a D qe l vco sño e
m lr fe irrble, sv e � de
9
ue
M pte e igrl e mte mcDen­
M M Cm pc1c. M �p, 8 �do
æ en m wc, l æon de m_lib,
W que cne té, O �ea �
g que p q cquie ror de la Vda m­
c s o æ m æm e d nedd
fmla en m pfda ror d mm d
ÐW hom.
Hy qe m queo it m d

W
·
W fdte del lr - de qu el mco
� u sæ t de ieori� cm si U
la atbu de m ierrdad æ¸ æ
o p
qui�
a la
. P ==¸�=• P
æ lej de Å
p
et q m m� 1de
m he cd Ser qe n e næo supne
æ ve ieordad orc p elic el
stet d ierordad. Pa dja bi ao
æ punt, vale la W ene c e, a m ]m,
e mem pclco que dt auel c­
plej.
Uno de lo steto Ð ne Ð æ
Þ l vda de to hobr, e e .de la sd,
qu s æ em t cdo el indduo te­
W la m de vc la Hm de Þ apttude
y d M w. W ot pm: e el ét rtdo
d la acó æ m prat V ecdo
æ la cncc idd d stt d l m-
U WB ÞUHON
rdd E m m W cw m
Æ. favrbl o a, pue afet mM
aquel sntet; m e lo mdm ét m
pe d m fWtr it: d la mayr o mr
OW que el sjet te de s m. Cuao m
hombr s set plæt dum d Þ W
n s m fmt a l dææ y prl
qu æ se a m; æD·H æU æ w W
etmu m p s vltd, q� a Wm ¼
aUetr M stao & m q t' ho
puee Þ ét e l vd spr que æ m
d adaptar a l c c ee e qu
w de pner a l at d w W B c­
pÞ qu la ecd hm e &m ¶ c
freca M 0 � e k c la W
de aapU d iuo e ieror a k ¬
pr l cmc m Sin m,m W
qui 0 qu e m1d M hay cr o p t
ivduo Cu m sce qea æ hbr W
w m O dmm e eclusva, y n, O N
ot, e cmú c lo æe. Q Ó. m
d br D l facultd de adapt l mM
c a Þ p0 pm A, pr ejpl
pee mudar de st bm ecnt e U w-
d a Þ íæ o bi pue mm d on
p ejtr la m ccrt c s V o
apttd. Por de, m ple ææ d h­
br cn s abt d tjo, no d spr
de la intlic o d la vut sno de fatd
de d oren æ o enic q n M m
eludr. Yo C. sn e, que det d l mar.
O ml q la vida impe a m indiduo,
et u pe W P qu ¤ Þ¤
met d s at
W hbr n e U M qe puea aÞ a k
m d lo m Ð vv m m W de æ
st æ le imp a pÞ mu m
d lo qu etcWt m Þ mde No
hay mjor m de adquirr l O de N
I2
IAU& KUI
sdad que Æ per.
_
Es æ cmo el �m�
de per M encentr ar ado en w mWC
vm de l mmæ hU. No e etraño, entn­
Î que numeW individuo, æ trado pr el aá
de
'
per M ¼ en H c de æbimomr muæ
mæ �d las que efetvament etán a Ð u¬~.
Supngamo, pue, a uno de ets individuo que M
ettn en· M ambiciones, y obsremos lo que
sucde e M epírit cuando trata de pnerlas en
práctic. Si l derprción que existe entr lo que
quier hr y lo que puede hacer es muy grandÕ,
dOb s duda en H fracas, y al instante Ð
eírit M vr atado pr O pimismo. Re0emo
ndo e M stació, s dars cuenta de D ver-
.•
dader err, M mm que e m hombr inca-
p; dee m momento d�nfiará �e
_
sí miso
;
en
Ð! ger en D ámo el sn

ent de �c­
rioridad. Si m hombr que no sa fiStcament debil
prtnde deW en un depre, no tiendo, m
ebar H grao de capacid para lorlo, puede
mu- bi� cntrr m snteto d

±erioridad .
·
W
letr de advertr que l dealonctón del sujet
en contr auw e absluta, cando de hecho D infe­
rorida e slo rlatva. Est sntmiento es el efect
de m inadaptción de Ð vrdaderos rcur a lo
fine que M prpne rr. El instint de per le
Êpuja demasiado lejm, y le impide me�r
.

n e­
ttud M fuers, pDdo m deuilibno entr
lo que quier y lo que puede. Comparando lo æ­
-do que obtene cn los que desa obtener, s cnsά
cmm a sí miso como m débil o m incapa, e
deir como m hombre inferior. Pero nadie puede
Vivir
'
con l conciencia agobiada pr m ideas depr­
svas, y s el individuo no racciona
.
prontament
.
<
n- -¸
tr ellas, etá en pligr de cnvertirs en un SCida.
Hay e él impus enérgicos de defens que tenden
a librre de et idea cont a la vida. Es p-
ble que, e aguno C. desubr M errr y æ-
f�que la ide eagerada que tenía del valor de M
E PMlL IE HOMBRB
prnalidad. Entonces s pndrá en aronía con l
ralidad, y quedará convencido de que, dentro de una
efera más

oeta de actividades, él es ¼ capa
como cualquter otro. El sntimiento de inferoridad
deparce, y el conflicto está rsuelto, a la lu de
una
.
conciencia justa de m situación. Per, pr des­
graci

no toos los ho

brs que sbrestiman su pr­
snalidad s hallan dispuestos a abadonar la idea
halag
_
adora que tenen sbr ella. Exste m tip psi­
colóyO de hombrs¡ cuyo propsito fundamental en
m vida e hacer prvalecer su cyo:. b comprnde
que c itt que prdomina en tales sujetos es el
instinto de per. El amor, el dinero, la cultura sn
ante él simples medios para hacer valer su p�na­
bd
·
El picólogo Jung ha designado a este tp con
el nombr de «intvertido:. A too está dispuesto un
hombr æl, menos a m L par él básica: a con­
ceder que vale menos de lo que él piensa. Est acttd
mental es, justamente, el terno m propicio al des­
arrllo del sntiento de inferoridad. Per, en tle
m, ¿cmo va a l�bÏ de C complejo, si man­
tene con absluta fme M falsa sbrestmación?
!a tensió
p
e
!
tre el complejo de inferioridad y m alta

de

ae ÜÎ miso s hace, a veces, L violenta, que el
I
?
dtVIduo acaba en la neursis. Sin embargo, en mu­
titud de cass, el conflicto s rsuelve sin rbasar los
límite de m noralidad, de un moo que el individuo
encuentra satisfactorio, aun cuando la solución no le
sei bnéfica. La mc salida que s le ofrce es l
de abandonar el terrno de la realidad para rfugiar
en !a fi

ci�n. Si s tiene en cuenta que el sntimiento
de mfenondad aparce desde la nñe o la adolescen­
cia, cuando el c�rácter empiez W forarse, se puede
comprender que sus rasgos 9 orentarán a compnsar
aquel sntimiento. Los individuos que contraen el
sntimiento de inferioridad adquiern una psicología
muy espcial, de rasgos inconfundibles. Toas sus ac­
titudes tienden a darle m ilusión de una suprioridad
que para los demás no existe. Inconscientemente,
14
5A& ÅU5
substituye s sr auténtc pr el de u prnaje fic­
tcio, que rernta en la vda, créndolo ral Viv,
pue, u mentira, pr slo a ete prio puede librr
su conciencia de l
Þ
m idea de su inferioridad.
He prtdo aquí, e u rápido mM. la do­
trna psicolóica de Alfro Adler, que fue en u
prcipio diípulo d Frd, pr s aparó despué
de éste par sguir s prpia idea sr la inter­
prtació del carctr nero. Hæ algunos año,
obsrando lo r pcolóic que sn éomun
a u ED n�rs d mexcno, me parció que
p elicars desde el punt de vist sñalado
pr Adler. Sstengo que agnas exprsiones del ca­
rctr mecano sn mer de compnsr un sn­
tmient inconsiente de inferiordad. I letores que
hayan comprndido l elicación sbr la génesis de
et sntt, no prán inferir que yo atribuyo
u inferioridad a los mxicanos. L que afinno e
qu cda mco s m desvalordo a sí miso,
cmedo, de et mo, u injustcia a su prna
No prtndo, dee lu, que eta interprtación
psicolóic pueda generr a tos los mexc­
no pues qui et ot moalidades de caráctr
cuo meo deba sr eplicado cn otrs pr­
cipio científico. Est sica que el trbajo e muy
incompleto, y quea aún grade rgiones del a
mexicana pr explorar. W trba jo e defectuos, e­
t otras rane, prue c no encontré ante­
dete en que apyare; pr, u v abiera la
bra, quiz otrs invtgador que Æ aventur
pr e caino p ter � fortuna. No voy a
rptr aquí l ides cntdas en el libr, sino m-
cente quier rr que encont un tp pp
b mecano, cel plado:, Cy compriento p
cmpr el sntdo de inferiordad crnde, c
ettd, a l que Ader ha l m prtt
m». Por otr part, e un nu gp de i­
wuæ q prte a t l c s, M
oe r de c co l deJ m
t
J
1
B FEFlL OM HOMRB Å
avidad
-
V l sptidad, q sn du o
cen
.
a ��

CU Me pa que el æmæ
d
;
.
infenondad en nuetr r tene u orge m
to
�C
que deb bus

.
e l Conquist y L-
zon. Pero no s maniftesta otleent sino a
partir de la Indepndencia, cuando el país tene qu
b

r pr sí slo u fis9nomía nacional prpia.
Stendo vv u país muy joven, qu, d u st
pner a l� altur de la vieja civción eur�
y entonce estlló el conflict etr lo que M quier y
lo que s puede. L slución consistó en it a
Eupa.
_
s ææ s insttcione, credo æ cier­
U ftceone coletva que, al s tmadas pr n
o� como un heho, h ruelto el cnflcto pc
lóco de un mQo aic
O Lnaro da Vmci e et conct, leno de u
prfunda

bidura: «Quier lo qu puee y pee
lo qu
!
qwer.: No hlos u nora de vda
m JUt para toos aquelos que sn víct de
un e�r de adaptación ent u met suctr y
l fuers de que M disne pr alcrla. Es pr­
� no de m de lo que s puee adq, p
Sepr desué de etrar el ÆM de l voluntad
hata el máxmo, p que la ea de Lo
no s desv� como u justicación de l pr
o de � meumdad. Har srente, quien pien­
s: ren t m ambicione un hombr e mejor·
slo así prá eear sbr d miso. 'Per eo
� l� cier siempr que el hombr tga- u cn­
ctencta pnderada, que vigile a cda uno de s pa
pa

no
p
rder la noión del lite entr l pible y
'lo lipble; prue deb ter p�t est vr­
dad del Evangelio: «w por-a a s ett
u coo.: Ma si e individuo m a travé de l
vida obonado pr
.
la ide de la suprioridad, a
t cost, para dom a lo des, sin objet æ-
gno, slo pr dar es plr, etnce su a e­
t sepr inuiet y a la deeva, ter d
que su ment s debier
16
5AUE ROS
Méxic es un país joven, y la juventud e U fuer­
Z ascendente. En este heho Å b gartía de que
nuestra voluntad tiende a la elevación del tp de
hombr, al mejoraiento de su vida, \, en general,
m desarrollo de m U ptencialidades nacionale.
ÍC apuntado vicios \ defectos en b psicología mex­
cna, y, no obstte es, tengo la convicción de que
nos esprn mejor destinos, de que el prenr e
de nostros. Tal ve nuetros errrs sn error de
juventud que la madur corrir Nuetra psicolo
gía m la de una r en la edad de la fantasía y l
ilusión, que sufre pr ello fracas hasI que lo
adquirir un sntido psitivo de b realidad. Cr en
la salvaión de Mcc, prque nueta Ï no C
m de intligencia n de vitalidad; lo mc que le fal­
ta es aprnder. Per l sbiduría que le e nCra no
e la qu s aprnde en la escuela, sino ½ cierta
sabiduña que slo l expriencia puede dar. Me refie­
ro a esa ciencia de vivir, que no etá rcogida en ÌO8
libros, y que slo s aprnde en b vida DM Desde
ahora, los mexcanos slo han sabido morir; pro w
es necesaro adquirir b sbiduría d l vida.
No dudo de que la mayor parte de los cambios V
rforas que en México s intentan prvienn de m
sincera voluntad de mejoramiento, l que deuetr
la existencia de impulss prgresivos. Per a ét
s meclan otros de caráctr incente que dcr-
túan y aulan l bndad de los primero. E psico
anáisis prte deubrir en el æ mexcana fuer
oscura que, disfrdas de asircion hacia fine
elevados, en ralidad dC un rbajamiento de l
individuos. A menudo s etan falss valor aut­
ticos. Ot vec, s imit cieent lo ej,
aogando de est mo el desnvolvimiento de l
ptencialidades nativas. En oasiones, a cont, M
rh valores extranjers que mo falt en M-
co, alegando una W intención naionasta, au c­
do éta slo rbra la iepttd. Per entr ta
estas fuers negatvas par suir dominado el
Æ PM0¿8 HDÆW
I7
�p� d� i�ón ilóca, en el que s mÞ u
upéCia puerl pr sltar b etpas.
He combatdo l succión que ejerei ide o m
tw ejer de varos órdene, prque no repn­
den
_
a æ neeidade del país, V d pueden cntrrtr
�o upuls elevo del a mexcana. To æ
1dea V re plíticos que prteden conv al
hombre en u w de rebaño, anulando su lib·
v concepión materta que consider a homb�
co
i
a un
,
s
� puente instntvo, exlicd M
f�one. piqwc com efet de neidade bioló
gc, Y M se, alientcia o de per sn
m que prpnden m l infrawdad. •
. Pm� e el prblem de l forión de eí­
nt Icano, s ene en el úm capítulo d
lib

q m ideal de nueta cultur deb sr l æ­

Jon de � nuevo hu. A prpt de æ
Id

�t dwm comentarios smó l prt sb
el s�o de l erón cnuev mm�.
Cmprdiendo Q bajo O pabr lata un pr
blea
,
flofic � de. l eca del homre que
ÏD

æpm dó�, erbí ot libr que s
pulicó con el ttulo de Ha& un Nuevo Humanismo.
Es clar, que e prblema acera de l eca del
hombre
.
e u cue�ón de oren gneral que deb
ttar
.
&n abstTacto, Sin hacer rferncia a mgC
en parcuar. Per aun cuand a etá cnsidero el
W � m lib� Hacia un Nuevo Humanimo, su
«laraó

fe upueta pr u idea surida en el
libr antenor, d l cual e su dOll flofco. O
e;
t maner, .lo do libr que rlaionado entr
s1, u com conuencia del ot.
�1 R

imiento deubó q l obión de u
eXStenCia ulttern rbaa a lo hombr el cui­
dado y l atención pr s vd æ, pr s exstencia
munda. El Hu fue un movento em-
� pa�

taer al hombre del cielo a l tier, pra
cunsnb1r s pent y M ación dent de
límite rale, ajustados al alC de M pibilida-
Ý
I8
5ÆUE kO8
dæ. A, cl M M onVÌtbÓ m u mm dz
oucwÓn

uc M mpæ cn m m æU dc Ëu-
mp y p cn nuæm dcomo æ

dÌo dc lcn-
m muæ, p bac

æ blc la mda quc lt
cn læ æm dc la.Atge. Ëra
.
el mund

m
colauno quc M dmubna cn M autcnuOad m�m
a tv dc s læado dc culm, y
·
qu



a
.
UW
lìmblc dæcntc zracìaä al apmndm|c dc læ tdio

cæo. No cm, m æbaw, u mæ arquælæo
lo quc aUa a læ or dc

�a y�c Rm, äÌno N
prcÌa C H dc un æpmtu vm�u dc mm�
acmdad quc mæocæ M h mææ pr pn-
mcra v. Ýo ææ obm, mm ya dcDn1do un ænbd
dc la mda æcjætc a quc cn m mmnæ cmp
a dæ m l numa concìcocìa bìstórÌæ. �¬ W
conccpto dc l mda quc Æzlæ m tamc Ntc�c
dcDnîa om æ æudo dc l tìm. Ïorîa d

m
æucæåuctc m, æìæu
H
c cl Hm�o
Oææ Ê u mowmæ dc æba hama abajo, H
nucvo M dcb apamcr

mo u
.
movÌmìm

o
cn d Ón prn tc contm

a, æ do
º
, dc
ª
bajo
bwìa ææ Ëä quc k nucvæ ucmpä

t lo cxzcn.
Ën nu cìvÓn mcm hay multitud dc lac-
ææ mc h mujado a bombm m abnjo, hwìa
un mw dc ìnlrabudm. 1oo aqocllo que con-
mp æÞ dO h Ìdo prdìcod·: íucræ, y la
caîda æ cada v m aæcrada y si <bätåcu!æ. Mo
M nææ s u omor pnìæ mm cnconU
m la Üno dc k æntcntot que antc næ
obM dm llæ æ r dcínlrahuìdad. St
a la v æ mumd dc h �æm, quc hy �

d
bombm w vlut p hudr C l barc y
cl svji.
d
L ÏNÏ1AÜIÔN ÏË ËLKLEA ËN LL SIGLO XIX
cSól pet:soéoáetAUfA
pms des:øæ|oe I« öìtw:�
4H hohu-SPENGLER.
ËÄ M!TO D O
LuÌcn pætcndabaccr una sr ìnvcätÌzacìÓn äobrc
l <cultura mcmænaÞ, x cncontrarå antc un camp
llcno dc vazucdadæ. À äu mÌrada s olrocrå un accr-
v dc obraä he pr mcxcanoä cn læ cualcä no
prå dìKnmÌnar cualìdmæ orìzìnalæ quc autoríccn
� prmlÕ la mcìa dc un ætìlo vcDåculo. Y,
MD ¬h, cuando cxätcn obraä, äu Íalta dc oDzÌ-
oaltdad oo qmcrc dccìr quc cl pucblo dondc han apa-
rodo

dc una cultum pmpìa. Lnäìdcramoä quc
lo æncial dc lacultum ætå cn u moo dc äcr dcl
hombrc, aun cuædo cn ætc no cxäta ìmpuläo crcadot.
O Þcrt
� �
uc, cn auäcncìa dc una cultura objctÌva,
puæc eSt 0 cmtm cn oU loma, æ dccìr sub-
jctìvæcntc. Ëntoncæ ø pnen, no pæoä nì`afírmar
n næ la cxätcncìa d

u culm mcxcana. A ej¬�
plo dcl mcmo C o, q noä äìrva cäm dud�
p jutfc l ìnvæuzacìón quc abom Vmoä a cm-
pre. Eartìcndo dcl onccpto äubjcuvo dc la cultura
cn la mcìÓn quc Æzuc næ pæuparcmoä äobr�
mo pr æ cl xr mîquìco dcl mæìæo.
Eæ dætìbìr cóm 8$ la cultum mmcana, cn cl
sp quc mäta, æ pr äclocìonar cl matcnal
q omutuw cl objcto dc nuætm 0cn. bólo quc
p 1dæmcar ætc objcto äìn conlundìrÌo cOn otm

jat æîa � 8abcr dc æt0o cn quc
OD æ mm DC. Y bcnoä aquî dcnm dc
2 IAUÆ KMOI
u círulo vtCt0. Pa s cm e la clta
de Méxco, neeit p cptar el objet, p
no pem captlo sn tener prt el concpt
de cmo O m ojet. Si prtedm obtener la
sluci6n del prble de la pur obi6n· de lo
hechos de cultur sin llear y dee ææ m ide
definida sbr lo q v a b, pet a
u cllej6n sin sda.
Prda pr u mmnto de averig s la
«mm mma tee u rlidad o m, y dei­
quéno a p cm :rm dæ ctur en C
de mm. Eto Å sc q cloue a la deuc­
ció abtrta e u pla difet a de æ ridade
efetv. 5 q u cm etá condicionada
pr ciera etctur mm del hombr V lo aci­
dete de su hira Avgm O dt, y e­
tne la cutón pe . plat de la sgt
Dm: dd u ec mtdad hu y
detedo ac dete e s hira, ¿qué tp de
cltu puee ter?
Ï cAUODEIG:ACióN>
Cra de fndaet spner en Méco, y no
la mæd s au la D pbilidad de m
cultur de pr D0, e deir, org, pre
sría biol6icaente impble hacer tabla r de la
cntitución mm que no h lego la histra. No
Ä to6 venir al mudo ao de la m
que, s s or nuet s no impu, D pr un æ,
sno pr tner con U u fliación epirt. £ cn­
sncia e for am que æ única cultu p
sble ete not tee que ser dervada.
Méc se h ameto, dunte t s e­
� de mm c y h stdo æ int y
aprio pr s vor, qe a h indediet W
w smk Æ la mm m üm e s ep
de hm mm a la eurpa, s aprx a de
J
1
t
Æ EÆUZÆ HO. 2I
ctmieto. No Ñ puee D q e inteé pr la
cultur zjer m t O mm m
el sntido de m fua etu d s prpia m.
I cm, eu ete 1¿ e u Hæ e el q s
rfun Im hmm Qm dr la rida p­
ta par iorla. O m atd mt ev
cada s orn w hace m de un sl la cautoe
nigcón: mexc, C mææ e la orietió
de nuetr hr h sdo yW. m pl b
puoæeno -c L Pe e su Mmem
dc XmêicaÐ sfrdo æ o de la ts
autetoria mæ ctte durt u
sl, ha for el ar 1stet de mm
rd étic que u rc pe cnv e
CL d VÎOOa L m m æ
pe pæ juI en su rtiet cnt l
tende culturl eat, a la q cne
rensble de la dec n d 'Méc pr k p
pio m Su hotd cnt l ct ep
ecuentr aÚ nue rO en s fa' al cn
lo múltple frC onao p d æ de l
imitac6 cje.
Ï IMITACióN
L opW ppu W m so ju al oÊ
a la cultur cm clple de m b r
Dm Imprt dwd ct O o pr­
que tmbié el depr de la cultu pe Æ
t s c¾eia cm w do d l r
ldad me L fr de la cult e nu
p m han depdido de u deea de H
m, s de u vc en w s cn q Æ
h aplicdo. Ta s mm e la imt q
s h prc univn t e Mé p æ¯
de u slo.
. ·
L � m ææ muco
t
m m
M CW de- Wb imito. C d m
3 I�U&ÆAÆUI
fe, etr incrrdo la civlón a p. El mi­
metism ha sido u feómo inconsiente, que de­
cubre u æm p de· l pcolo met.
No e la vd de aparentar una cultura lo que
h deterinado la imitación. A lo que se ha tendido
incnsetemente e a oultar no slo de la mirada
ajen, s aun de l prpia, la incult. Par que
alg teda a imit e preis crer que vale la
p �e

r imi�o. A
.
que

o se explic

nue­
t mt SI no hubier Cierta comprensión del
vor de l cutura.
Per ap s rvela ete vlor a la concencia
mecaa, la realidad ambiente, pr un juicio de com­
pón, reulta· depreiada, y el indivduo exri­
ment u snteto de ieriorid. Entnce la
imitacón aparee cm u me pcológico de
defens, qe a crar u apariencia de cultu, nos
libra de aquel sntmiento deprimente. Ourre e
ete mometo h8r u prunta: ¿pr qué si el
individuo æ cap de cmprender la cultra y lá con­
sidera u vaor deble, no la adquier de mo au­
téntco? Es que la ver aación de la cltra
demanda un efuer Ontuo y ssegado; j como
el epíritu del mexcano etá alterado pr el senti­
ment de inferiordad, y ademá D vida ea, en
el sglo Æ etá a mrced de la anarquía y la ger
mv, no æ pble m H se n la contnuidad
e e e. L que hay que haer, hay que hacerlo
prnto, at de que u nue derden venga a in­
trpir la labr. Y pr otra pare, la conducta ya
no obee a la refleión, s que cede a ipuls
aprte de C u maletar intero. L cultura
dee �t mometo pierde s significado espiritual
y slo mt <m
,

a droga exitante para aliviar
la peo deprón UD. Usda con ete fin tera­
ptico¡ la cutur autétc puede ser suplida pr su
Ýg·
Est �m del mime� mexcano demueta que
n piene de æ vdad, puet que el vanidos
I PBRPIL DB HUMR 2J
busca el efeto de su apæenc e lo
t
mentras que el mexicano explot H miso el efecto
de su imitación.
Ejemplos .de ete mimetismo lo hay en toos los
órdene de la cultura, pr los m clars se encuen­
tran en la obra constitucional mexcana del siglo W
En este terreno es en donde mejor pem apreiar
la trandencia efectiva que la imitción ha tenido
en la histria de México. Por e vale la pna rer­
dar aquí algunos de los cass más típico. æ sb
que el moelo de las Constitucione que se scediern
en nuetr país durante la pada centuria, fu� t
mado de los Estados Unidos. El primer texto de la
Cntitución amerca que s conoió en México a
deir de Carlos Pereyra, fue una mala tu¬ón
traída pr un dentsta. Cuando depué de l caída
del Imprio s sitó en Méxco el conflicto ent
«feeralismo: y ccent:, Fry ·Serndo Tere­
æ y Mier decía, en un fogoso disur, que ese cor­
tba el pcue: si alguno de sus oynt sbía cqué
cata de animal era una rpública federada:. Est
frase da una idea cabal de la inconsiencia con que
entonces se empn a copiar las inttucione p
líticas moderas. Cuando alguna ÅÃ sensta se levan­
taba slitaria para señalar la distancia entr la reali­
dad y la ilusión, no conseguía deprtar a aquellos
hombres que soñaban. Por ejemplo, el padre Mier
combatía el federalismo con etas ranes: cLa fee­
ración era un medio de unir lo deunido· pr e l
habían adoptado los Estados Unido· æ
'
toa la h
toria colonial exigía el pacto feeral
'
como única for­
ma psible de la nacionalidad nueva; aquí era deunir
lo unido, cuando todo uría para hacer m cmpacta
más c
?�
ere

te a la flamante naión meicana, cuya
pblacron d1emmada en un terrtrio in si r­
quería un acción administratva hasta cier
'
punt
deentralizada, exigía, en cambio, una aoón plt­
ca ' que acelerase el movimiento de cohesón y r-
ÜܯܯD
5mU& KU$
m l ts ¬m æ D L e­
H. • • Æ
Por u de m ar qe ¾ 8 Åw Wur
e l htr de Mé, la ie ctt s tmó
s d m m. Cn el mmo d M
m, nu p Ñ cnviró C Rpúblic f


r, au
co lo m o�nu DDw l prn de l
¬ nr a la lef, obl a R giero
d m Æ a impner ¾ ctlis dmulado,
m mU mc unidad en mio de l æ
mæ To lo pripio que ioÄn nU
ett cnsttnle tuern ¾ & pd
Wdr llo æ bdom�æ
F. G Cdmd cnderblÕt de a­
m eítu de Ñ C phüo. É cntee
m k prp de giT apl pr æ W-
de m OD� æcm de per rprnt­
m; D æ m contdic e ide d m
m impr de Eurp. L mm de la
Å dmint h crdo siple y b ææ
d mmm.»¯
En ídm U, b útcin m deta en
la via m un efet que no m llamdo mu­
c l ató a R hiriador, y que m m e­
b, bmæ p ete nuO it
pd. Cn e el deolt de nuet vida
e d pl spo, ¾L W y ot fctcio. Tal
da sl e æmd pr que ob k
hcn l pptv de tep, Ð O Jo• ho­
br q o en u n m n der
etr l ralida y l fcón. Por ejeplo, cudo æ
pÏÅul¯aU ¾ Cnsttución, W ralidad pltc tee
q � am a m de m�, DD com
!
o
Cide cn Å prpt, ap Sepr O ¾
OÆttucn El ler de m cr bie de l
qe quW de. Si W vida s develv en d
• E. G Ccm. l×r D� L W l'A�w, m·
±m ¼I.
Æ PIll D& HOM
stdo di�rint pr u lao la le y pr ot b
rlidad, et mm srá siepr ile; y Cdo e
m de et stión abuda e eít de rblda
cie, diÃpuTt a etllar con e menr pret, no
explic la sere intle de ÑrlucioneÅ que
ha de nu�tra h'tr e el silo Æ u cm
vicios.
NOTA YA UNA FILOSOFIA
ÏËÏ HISTORIA ÏËM2CO
Si tto de rprntmo l se de ant
cimient plítc del wlo pasdo dent de ua �
gc concatenación, deubri
n
que no �� ch
tra:. L hecho que adqwern m hitnc sn
aquello que apareen det�mado pr u prfuda
needad sial. Entnc l sución tprl de
lo hehos s alínea en un der llo c.ntuo en w
que la situación actal añade sempr un eleent
nueo al pÖdo, de mera qc ét nua s rpit
ig en e prente. En M8 s cncebo l hit
r como debe cncebi, n s Î aparer cro l
coneración de u pao mue, sino O U pr
L viviet en que el pao s tor en W
prente siepre nuevo. En la histra m mment
tee su feha y n vuelve a rpt jaá = cEn
nuetra vda -ice Um Cadern, refriédo a
cnjwlto de la hitra moca-, hy. u
morso que velve a ter, pr suceiva rvolcione,
lo mmos hombr con æ m prme y lo
mos mHrmæ. ¡ cmæ plítica s rpite p
róicente; una rlución, U dictdor, ¾ DD
0GU de retaurión nacinal.: Esta prioicida
de nu�t:a h¡stra pm oeer a la intervención
insistente de la næ fuer cie del idividualis­
mo que trastorna una situión sin m objeto que
H de aIuanc. CuÜÏdo se emprend u Ïvlom-
ción de la histria de Méico a la lu de u mejor

IAMU& KMU
conciencia crítica de su sentdo, la mnótna D­
ción de los «ricori: quedará rucida a � m
sición de poas líneas, como M fenómeno mmCe
no emana de una neceidad prfunda del pueblo me­
cano, cuya revolu



se manifiet
a
en
.
ot


tecimientos que N tJenen valor �e-o. cMec
-ice Justo Sierra tratand
?
del Siglo �- no ha
tenido más que dos revoluc�on
c
, e dec1r, do �-
raciones violentas de su evlución, de C moven­
to intero originado pr m meio, l ra y la �
toria que impele a m grp hUo a rer
pere�nemente un ideal, m etao suprior a aquel
en que se encuentra.· .. L pre fue
.
la_ In
.
depen­
dencia, la emancipación de l m�tpl,

a1da de
la convicción 8 que un grp cnollo habla �egado
de la imptencia de Es¡a pa gouarlo y de
.
su
capacidad par gobrar;
e
t pnmera

lue1ón
fue determinada pr l tenttva de conq

t nap
leónica en b pnua. La snda revlue1ón fue l
Rejorma, fue l neeidad prfunda de hæ etable­
cer una Constitución plítc, m deir, u �e
.
de
libertad basándolo sbr una transonaon Sial,
sobre |� supresión de las cæ prvlea, sbr l
distribu<ión equitativa de la rque pbl,. en su
mayor parte inmovilizada; sbr la æe�� del
traba jo, sobre la cración plena
.
de la conc1enaa na­
cional por medio de la edu

1ón ppuar;

ta
.
se­
gunda revolución fue eete

ada pr la mvaSlÓn
americana, que demostró b rmpte

c1a de � um
privilegiadas para salvar a la patna, y l mcn­
tencia de un organismo que apena pía lr
nación. En el fondo de la histora, amba rvolucio­
nes no son sino dos manifetaciones del msmo tra­
ba jo social: emancipare de España fue lo prmer; fe
lo segundo emancipare del réimen colonial; dos eta­
pas de una misma obra de creación de una prna
nacional dueña de sí misa.: 1
¯ Mc×icc j JB EvelrciÓI Scril. Tcmc I. pág. 2?^.
`\
M ºÜ OM MUMðR8 2Ï
El círulo vicio que acabamos de diferenciar en
la Å de nuet pasdo contituye, pue, un ele­
mento m bien anthitrico, m obtáculo que ha
rtarado l acción de las fuers históricas positiva.
Al considerar a m elemento como accidental e inne­
co pa la co�prnsión de nuestro destino no
deonoemos sus efectos rle. El papel que d�em­
pña . en nuetra vida e cmparable al de las enfer­
medade, que nunca pdemos considerar como parte
i

tegnte del destino de un hombre, prque no pro­
Vienen como éte de la m intera del carácter aun­
que suelan interpnerse accidentalmente en la ¬ta y
�te
m
r la
I
arha d

aquel detino. cEs cierto que la
hlSt

na -dice
.
J. Siera-, que en nuestro tiempo
apira a ser Cientl�
?

.
debe vedare la emoción V
C!
centrr en l
.
ÍIJa

IÓn de los hechos, en el aná­
IIS y en la cordmac1ón de sus caracteres dominan­
t

, para verifcar la síntesis; pr abundan los pe­
noos
.
de nuestra historia en que las repetciones de
los U0 errore, de las mismas culpas, con su lú­
gbr monotonía comprmen el coran de amargra y
de pena.:1
En cuanto a los otrs pres, los que constituyen
I� columna doral de nuestra historia, hay que dis­
tnguir
.
bien en e�

la genuin

- situación . real que
d

Una un movuento de la Ideología con que s
dlSfr, pr lo generl reflejo de la historia europea.
Esta dualidad altera un poo la fisonomía de los he­
chos
.
trendentale del pasado, que pierden su na­
tdad y toman el aspecto de un simulacro de la
hitoria eurpa
.
Tal e el efecto del procedimiento
métc y derito. Este vicio ha impedido que
nuetrs hombr, contando con los elementos de la
civilición eurpa, reali, si no obra creador
a mens una obr más espntánea en la que se re�
vla con toa sinceridad el espíritu mexicano. Si
am teneo que lamentar de nuetr historia, e ese
" 8Uviro Y IN Evolurl6n Social. Tcmo I, páp. 200.
28
SAUB RAOS
ter de nuetro antepdos -tl +C pr efeto
de l cautoeeraci6n:- de no habr sido ello
m sinceramente, con su cualidade y d�Iom,
sino d�habr ommdo b realidad bajo una t•)rc
de ultmr. Por fortuna, este CÃ un
·
errm •¡ue en
numtra historia cntempráea s tiende a ··orer,
cn un sano afán de sinceridad que deb alenta
dondequiera que se ecuent. Estas obrione da
ide de lo que pudier Mt, con m Üpbtud y detalle,
m filosfía de l hitoria de Méxco.
Ë EPIIT EPAOL E AtRIC
Aæ m a cmW et æm, que nue
t cut aee que æ drnvede; pr C cla, de
pué de l ator obone, que no cnside­
m O ct mC l que M deve pr
m d l itn. ¿Ex, 8, ot pr­
mt mjr m deriv de m mo mmm �
cut -de ot? 5l, dee lue; e lo qu x denoD­
D Iimilción. Ent el pm de la imtación y el
de l aiión exste m mis difercia que hay
ent l meáic y lo oránico. Aqu tabié
·
l
obervación de l htr no pritir deubrir si,
m de b obra m apnt de l itión, se h
ro agn pm d mm aión de l
cut.
No æ m m pæ M puede halar de
• • W WM d, rontándonos a nue-
• '"�' w que nuetr m te­
•� que vnien a Aéc
8U mm de ut. Es cie
bæ W mtje, per no de cultura, pus
W cntato los conquistador con lo i­
cutr de csæquedó deda. <Fue -ice
Reel choe del jar con el calde.
Ël ]am pdía sr muy fno y hermo, per er el
mæ quebradi.:
Æ PBPI DB HOMRB Æ
En cI derrllo de l cultur en Aérca dem
ditngir do etpa: m prer de rrm¢lanlacíón,
y um 9U de anmmton. No to b cm
s han crado meiate e mmo pr gné­
tco. Alg de ella, las m antig, han gn­
nado y creido en H mo suelo que sutenta su
ríce. Otr, b más moera, se han conttuido
con el injert de materale extros que prvienen
dc um cmtm pretérit, b cul, rejuveneida pr l
ÏWÕÕ svia, se onvierte en ot fora viviente de
epírtu huano. Para que pamo deir que Õ un
país Ö h fordo una cultur dervada, e pri
que lo mææ slecionados de l cultura orgl
¤ y p inniente del et de aqu ps.
Entndm pr cm no slt l or de
l pm avd epirtua dentr de l rli­
dad, sino tbié ots fors de l ac6n que æ
ii pr el eíritu. De m punt de wm,
b vida mc, a p de l ép cloni, tende
a encm det de fom cm md de Eu­
mm. I vículo m pm de O tlan­
tación fuern do: el idiom y l ró. Fun
ð lo do objetvo fundamentle de l euión
emprndida pr lo mioner ele que, e um
m merle, ro n e el slo X l ccn­
qui eirtl: de Méxco.
E or fue sent fat pr ce m
Kptvidad de l m arign, que er u rlo
cm b del hombr blanc que venía a domal. Er
un tm muy bie prpdo m q l sl
crt prdie en el Nuevo Mudo.
No æ el deno de sr cnqo pr m
ta ctlc que luchaba pr mr a s pue­
blo de l corriente de. id mm qe vnían del
Rent.. Apn ora b clonia de
Ac, s le impus m rclusión para pm­
l d l herjía, cr o los puerto y condMdo
el co cn l p no eole. O mer
q d úico ant cvor en e Ne Muo
30 3HÆUðL RAMOS
fue la I

lea Católic que, en virtud de su· monoplio
pco, moeló las siedades americanas dentr
de un sntdo meieval de la vida. No slo la esuela
sino la
.
dircción de la vida sial quedó smetida �
la lgles1a, cuyo per era smejante al de un Estado
dentr de otr. Salvador de Madaraga, sondeano el
fondo �el alma epañola, encuentra que su esencia es
la pazón. cEn España -ice- la religión �s ante
too, una pasión individual como el amor los c�los el
oio o la a

bición.: Si se tiene en cue�ta que �on
ete tono pas1onal se vivía la religión, y además las
otra enseñan transmitidas pr la Iglesia se' p­
drá ap
n
�ar la profundidad con que se grau la cul­
tur catóbca en el coraón de la nueva raza. Designa­
remos
.
a et cultur con el nombr de ccriolla:. Ella
ha fiJado en el inconiente mexicano ciertos rasgos
<
ue, aun c
'
a

do no sean exclusivos de los epañoles,
s1
.
etaban mtrm

ente adheri?os
.
al carácter hispá­
mco durnte los s1glos de dommac1ón clonial
.
Como

� acción de España a travé de la Iglesia se ejer­
c

o con gran energía, y además, las primeras infuen­
cias que recibe un espíritu joven sn las más per­
durl

, el ��

nto criollo de cultura rpresnta
la pr1ón mas ng¡da del carácter mexicano. L te­
nacidad del epírtu conserador en nuetras sieda­
de tiene este origen. Cuando don Lucas Aamán fundó
el rartido
.
fnsera�o
.
r, bien entrado el siglo X.
haaa coD

tr su pä¤c en aliarse con la Iglesia y
volver al siStema esp
�'
ol de la colonia. La presencia
de C cultura tradic1onal puede advertire todavía
en los p

j�cio mrales y religioss y en las costum­
bres mnm� de
_
nuestra clase media de prvincia.
L fuerte reiStencia que opne m trdicionalismo a
los cambio exgidos pr el tiemp, ha provoado una
reacción igualmente vigorosa, que tiende a modificar
el
. �
píritu mexcano
.
en un sentido modeo.
.
¿ Será
ongmada eta racc1ón pr algún elemento psíquico
eo al fondo español de nuestr caráctr? No lo
W o a, prque lo epañol en nosts no etá del
UPNB DÆ HDÆÆ
3I
lado de m sla tedencia parial, sno que m una
mner geéric de rc onar que s encuentr en
toa b tedencia, pr divergente que M ent
d. En efeto, encontar0 ciers mm comune
entr la tendencia tcionaist y l moea, que
debn sr mnifetione hereditarias de m unidad
pcolóc e que se cndens el verdadero carácter
eñol.
Ë INDIVIDUALISMO ESPANOL
En la. tera pcolóic de S. Madariaga sbr el
el, all que éte, cmo hombr de paón, te­
ne q M rbde a to encdenamient pr pate
de la vida coletva y W, en conuecia, un indiv-
. dualist. El individuo m en efeto, l not do
minant en to lo apto de la histora epañola.
L conquist de Améc, pr ejeplo, no fue obr
de Bq como nación, sino una· haa de ave­
turer indivduale que obrbn pr prpia cuent
.
Ya en lo ibr priitvos que vivan e tibus, s
se�aba, entr los individuos, un gra orllo con­
to a t unión o disiplina. L curios de Espa­
m e que allí se puede ser individualista hata lo
eo sin dejar de ser epañol. Parce que e aquel
pais, ment m ealtado e el individual, s
e má prfundament epañol, como en el C ejem­
plar de don Miguel de Unauno. L inetbilida· de
la vida epañola, depu& de su efher prioo
de unidad
.
y grande iperial, m el efecto de la
fuer centg de lo individuos que dilt toa
acción coletiva unifore. L direcione de la p
lítc, el æ. la litertur o l idea, sn deter­
minada pr. la acción de prnalidade æb, a
b \ece sin m adecuada corlación con la realidad
aiente. Cada epañol pare un átmo reblde CW
movmiento tende a sparlo de su cet natrl de
gvtción.
32
5HÆDÆ RMD5
Dira que la indepndencia de b colonia mD-
ñolas no puede exlicar pr la ley biolóca en vir­
tud de la cual m ær nuevo, ¼ bien prparado p
vivir pr d slo, Ñ M de sus pronitor. L
pI¡tìc de España, durante M �omiiio en Aérc,
jam Ñ prpu que à cloruas pudieran foÏ
en lo futu unidade ncionale que se basmm pr
sí. 3, sin ebo, la tendencia inhernte al ca­
ráter epañol fueron m peÅ que la vluntad
de los goieros. L Indepndencia aparce como m
efeto de caus píquicas intC, que sn lo im­
puls di�vos ate derto: cEl eñol de ul­
tmar -ice Madaraga- C æ indivdust
ÊÏ Ñ hn o eurp. L fuen centfuga æ
cacterística del hombre de psión en acción, M re­
veló inerdamente a la prer oón.: Cada
m de la colonias tendía a converr en ots tan-
æs Espñas. No obtante que la rvolución de inde­
pndenca enarlab la bandera contra Espña al
grito de cuern Jo gachupine:, en m¡u UMa ac­
ttud de negión s raba la pcoloía hica.
No hacíÜ otra I que eancipamo de Esña
a la eñola.
I IMLÏLIA DE MIO
E de prever que, bajo la preón de la nuevas
cndico_ne de vida V, sre too, pr infuencia del
mmje, los W esole de nuetr Ï haya
sufrido mificacione imprtnte. Trt;rcmo ahor
de deubrir cuále han sido O modificacione.
L moe dotrnas picolócas no ensñan
que no. Å pble definir el carcter individual de un
hombr s no s conon ciertas exriencia de la
vida infantil que encam defmitivamente la eolu­
ción del æ. Debmo rontamos entonce m Ê
me de nuetr histra para avrgr s hub
algn hho cp de prtar l evl�6n de æ ·
f
·¡
I
Æ WÞNHON 3J
mexcna dento de m órt deta . El dat
0W buao et. Es !a ¬a¬� �-
m en medio de la cual ÎO pr hoenc­
no han entrado a l eena histórca. Cuando éts
veron al mundo, ya mü en tomo suy w c­
vón hea. Alfons Rye D demido muy bie
et situación diciedo que hemo sido cconvidado a
bnquete de la civilizcón cuo y la me æ
æwd».
Er impible qe la nueva W aer hi­
cieran s ppio m y depra b mm
qu y et u e e mudo. L dO­
det de l cnquistdore tenían a tavé de u
$ epñola un vo con Eurp y ¯pÏ­
guiedo la i de .Rno µ Ñ indife
rtes a lo platl o qe etab sdos. &dæ, al
cnto, m de de cmerlo. No C ho
br primitv, so eírit be dÕ llado p
lo c la civ6n er m mdvt. Pe,
e aqel moment, d s encntb e medi de un
mundo pritvo que no rpnd a Ð nedade.
Blív, que ofr un ejeplo Å de go ent
lo caudillo aco, et ot O pr s
juta visi6n de nuet rdad, deía: «Not no
MD eurps m Wp indio sno w æie
inte entr lo abrígee y lo eole. Ame­
rcano de nento, mp de derho. ¤ . a
nuet C e e m mmo V e m com­
plicado.:
El efuer civilidor de España, pr meritro
qe haya sido, no tuvo b prprcione requerida
O vncer b dificulte del �undo americno. El
prble consisía, sbr to, en qe. eJa neeio
pblar la enor e6n del Nw Cntnente. Y
España no tenía entonce 0O de pblaci6n Q
eigrara ni su propito m colonir Amérc m
eplotarla. Po ello, dut toa nuet histria, la
cuetó ha etado en pie sin obter æ¡wó. El 8-
Jª 5UE KMOã
gentino Ab æma toavía en c siglo pado
que cen Améca civr es pblar>.
f
La O de l pblación fuecu de que en Méx­
O M debilitara la energía origin dc la O ep­
ñla. Un puñado de hombr dispr en 1 inmens
tertoro V divididos además pr una intincada geo
gIa, tenía que st su inferoridad ante la natu­
re. La civón va aprciendo en isla rea­
da pr el deierto. En Õ puntos æslados de vida
civilda, la Ï pier su dinæo aventurero
al pæ de l ación a la vd conventual de l C­
lm. Una MÊ etblæda ciert oranón sial
plítca V omm la Nuea España no pdía r;e�
prducir de m mm l vida de la metrópli. Ya
el hombre no m el mismo, pue H indio había alte­
rdo su fisnoma blanca cn un mm de color. Vivía
en otr terra, repiraba otr atmófer, mirando ot
paisaje; en suma, habitaba U mundo nuevo. Aqu l
cultura orginal se epcontba como demembrada V
desorreizda. El det hitóric cloó a aque­
llos hombre en medio de do mudo que no sn ple­
namente sy. Ya no e eup, prque vive Õ
América, n es aericao prue el atavso con­
MC su sntdo eurp de l vd. L et conflicto
psicolóco inicial deriva lo acdet peuiar de
nuet hitora.
Ï bËBNÜÏÆBËCOLONAL
«! elem

nt pU

ts en ob pr la d�nación
enola -dice J. S1err- p sbtmar o æi­
milare definitivamente lo mp culto de Aé
rica, llegan, en el siglo X. a �u myr grado de
enera; per com
?
en m D ép Espaa ce
�e ser una ptenc

a de prer orden pr el der
msento de su Ïquæ y s æm; como C d
sr w gran poUncia mm sin dejar de M un
m poten¬a colonial (contsentdo que m d
1
B PßKFIL OE HUÆBKß
producir la OestÏLión de su impero aercao) ;
como nunca pudo ser, por la escasez de su población
rra�,, una verdadera colonizadora, resulta una para­
hzaciO! en el desarrollo de la Nueva España; todo Æ
consolida, pro todo m consolidarse queda digámoslo
æí, amortizado en la rtna V en el statu quo · el
siglo XVH m
.
un siglo de cración ; el siglo xm e
de. conserac1ó?; el simiente m de descomposición ;
baJO estos fenomenos aparentes continúa su marha
lenta
.
el . crecimien�o soci�.: ¯ Desd

su origen, la
orgamzaciÓn colomal tendia a depnmir c e
p
ít
de la nueva raza. Los conquistadores eran sldados
no hombres de trabajo, que tuvieron que explotar ��
nuevas posesiones por medio de la raza vencidÕ Por
e

o el traba,o en América no tuvo el significado de un
b

en para librarse de la necesidad, sino de ¼ opr°
biO que se sufre en beneficio de los amos. La volun­
tad
.
y la iniciativa de los mexicanos carecían de opor­
tumdad en qué ejercitarse. La riqueza no se obtenía

ediante el trbajo, sino merced a un privilegio in­
|uS!o para explotar a las clases de abajo. El comercio
era un monopolio dd clásico «abarrotero: español que
venía de paso a América para llevarse una fortuna a
su tierra. La minería V la agricultura eran fuentes de
una uq
.
ue

que ta
i
bién huía a Europa. Unos cuan­
tos pr

v1legiados pod1

n ed�carse en los colegios V suir
despu

s un
"
profes16n hberal
.
Las profesiones se
reduc1an cas1 D dos : la de cura o la de «licenciado:.
L
;
mejor oportunidad de vivir que tenía la clase me­
dia e

a la bu

ocra

i

. Aí, la
.
masa de la población
reduc1da Û la mact1v1dad se htzo perezosa V rei
g
ada
� la pobreza, de la cual no tenía otra esperanza de sa­
hr que el favor de Dios manifestado en fonna de
lotería. Como la riqueza que se producía era sustraída
de Méxco, no es de extrañar que la economía social
haya sido de�astrosa. Claro que no era éste un am­
biente vital propio para que se fortificara el carácter
M¿xko ¶ JN Evol¤rm¤ So�l Tomo 1, pág. 113.
3ó SAMUBL RAMOS
mexicano. La dedencia de España acentuó etos vi­
cios de organizción, V reprute perjudicialmente en
la psicología mexicana. La vida monótona \ rtina­
ria de la Nueva España tendió a perpetuar l iner­
cia de la voluntad y a detrir en el epíritu mexi­
cano tdo ímptu de renovación. El gobiero epañol
tenía buen cuidado de evitar que de otra partes del
Qundo cayera a la colonia hombres o ideas que pu­
dieran agitar aquella æ etancadas. Este rtmo se
ha conserado en México hata nuetros día, pudién­
dose obserar en la vida de los pueblos, que se desliza
con una lentitud semejante a la inmutabilidad de los
peblos asiáticos.
EL cEGIPICISMO: INDIGENA
Esta rigide no es quizá ajena a la influencia de la
æm indígena. No creemos que la pasividad del indio
sa exclusivaente un resultado de la esclavitud en
que cay al ser conquistado. Se dejó cnquistar tal vez
prque ya su epíritu estaba dispuesto a la pasividad.
De ante de la conquista los indígenas eran reacios
a todo cambio, a toda renovación. Vivían apegados a
m tradicione, eran rtinarios y conseradore. En el
estilo de su cultura quedó etampada la voluntad de
lo inmutble.
En su arte, pr ejemplo, Æ advierte de un modo
claro la propensión a repetir las misma formas, lo
que hace pnsar en la existencia· de un predimiento
académico de producción artística, en lugar de la ver­
dadera actvidad creadora. . Hoy todavía, el . arte po­
pular indígena es la rprucción invariable de un
mismo modelo, que se transmite de generación en ge­
neración. El indio actual no es un artista; es un ar­
teano que fabrica sus obra mediante una habilidad
aprndida pr tradición.
�t etlo artístco monumental de la épa precor­
tana revela una esaa fantaa, dominada casi
,
!
B PERFIL DE HOMBRE Jf
siempre pr un foralismo ritual. En la eultura
abundan las mass pdas, que dan la sensación de
lo inconmovíble y etático. En ve de que la fors
artísticas infundan a la piedra algo de mvilidad, pa­
recen aumentar su pntez inoránica. Î expreión
del arte de la meseta mexicana e la rigide de la
muerte, como si la durez de la piedra hubiera ven­
cido la fluide de' la vida. Al reflexionar sbre el arte
mexicano, pr una asiación inevitable nos viene el
reuerdo del espírtu egipio. cRigide, una rgide
inhumana, extrahumna -dice Worringer- es el
signo de C cultura. ¿Cm pía habr en ella lugar
para la etera fluide del epacio? Sin duda, tambiér
la rigide puede sr cosa de alto valor; pro depnde
de la vitalidad, e decir, de la fluide que haya sido
vencida pr æ rigide. Hay m rigide deoniaca,
una rigide en que el temblor repto, la m va­
lios prenda del hombre, llega a sublime suprión y
alcanz sublime repo. Pero hay otra rgide sbria
y mÜ cuya ba e una intera apata e ii ­
dad para los etremecimientos m prfundo de la
vida. A m me parece que la rigide mpia cor
pnde a ete último tip. No etatuye un ser etát
como supción del deveniT dco, sino que e un
sr anterior a too devenir o pterior al devenir.:
¿ Ac el alma indígena no tendría æ misa capata
e insnsibilidad:? Si el indio mexcano pre m­
milable a la. civilizción, no e prque æ inferior a
ella, sino ditinto cie ella. Su cegipticism: l hace in­
compatible· con una civilización cuy le e c devnir.
Cmo pr m influjo mágico, el cegiptic: id
prece habre COIunicado a too lo hmbre y O
æ de Méxco, que s opnen a sr W n pr el
tornte de la evlución univerl. L nuevo m in­
tere slaente cuando es supcial com la m
Par la o que tene Méco, m ciado muy p.
Nuetro cambio sn más ate qe rle; æ
m m difrce divC que O''t e m fod
eital.
38 SAMUE RAMOS
ILb COMIENOS DE I N ÏMÏYLIIINI
Por fortna par l evlución sa de Méico, eta
fuer etátic no e la única que ha actuado en l
vida coletva. De lo come del siglo X
la dirección de nuet historia queda en mano de
una minoría dinámc que et al tanto de las idea
moeras de Europ¬ Al �nr la Independen­
cia, Méxco no quería s vviendo deto de for­
ma antcuada de exstencia. Pero L taras que
había dejado la épa colonia extavarn su e
fuer y crearn compliccione cada ve m confu­
Û¸ ht hacer cai impble encontrr la salida.
Segente que k mexicanos no c de inte­
ligencia ni d capcidad para mejorr su vida, pr
su voluntad s había éntumecido en l ineria colo­
nial. H entonc ello no lo sbían, prque no
habían tenido librtad p ejeritarla. Mas ahor,
at la ugencia iata de oranizr el país, s
dan cuenta de aquel defet. Sienten que su voluntad
flaquea pro su debilidad no e ral ; en parte, se
debe Ü la hlu de ejercicio, en parte e relativa a la
magnitud dc lo proyectos. Ls mexcanos quería
hacer tablz rasa del pasdo y comenzr ua nueva
vida como sì ·ante nada hubier exstdo. Sólo que
hay una ley biológca supror a la voluntad del
hombre, �ue< impide suprmir rdicalmente el pa­
sdo como influencia efetiva en la conducta actual.
L que prtendían hace lo mexicanos en aquel mo­
mento, no pr sbia, pero d pr irrflexón, era
volver la epalda a su prpio detno, cuando �on eta
palabra deignamos prisamente a cieras fuer
que actúan de moo ineludible en nuetra vida. Sin
dar cuenta, los hombr que iniciaban nueta na­
cionalidad libr s eban a cet una epr s
bru y hata l r m mm se huber
sntdo empueñeda ante una obr de m mni­
m. Heo sryado la deprprció ent æ p
sbilidade rle V el ideal que pran aquello
£ PERFIL OE HOMBRE J9
hombre, porque de aquí Æ orignó una de b exp­
riencias que han dejado una huella má dañosa en el
inconsiente mexicno.
Sin experiencia de b ación libre, a las primera
dificultades que encuentran s manifieta en ellos un
sentimiento de inferiorda. Sera no comprender
nuetr pnsamiento, interpretarlo como un prrito
de desetimar a la ra mexcana. No pretendemos
afirar que aquella inferoridad s un hecho. No
creemos, dee luego, en la teora de b ra infe­
rior, que pudo sstener mientra s consideraba
abluto el valor de æ cultura eurpa. Dde ete
punto de vista, Hegel, en sus Lcciones de ÏJcso[ía
de la Hitori, atrbuye a los amercanos un psitiva
inferiorida. Î mismo mexcno a lo creyern
en el siglo ;do, y au forularn ua tesis auto­
denigatora. Nueta idea no deb tomare como , una
autoenigrción má. A contrro, de sincera­
mente demostr que aquel sntimiento caree de una
b objetiva, pues hasta hoy la biología 'de nuetra
r no ha encontdo ningn dato par supner que
esté afectada pr alguna deadencia orgáica o fun­
cional.
Por ot pate, la rvisión crítca de la cm eu­
rpa hecha desde nuevos punt de vsta ñohc,
ha cambiado muco el rango de abluta pre minen­
cia que tnía ante de la guer. Ls corriente ideo­
lógca, antintlectt a conceer un valor 8 los
elemento iracionale de b vda, hn pritido et­
mar de un moo m just a la ÅÎ de color» an­
U depria. Rpct a prblema biolóic del
metje, e vv una cuetón tn cntrvertda,
que no s puee concluir nada sbre s influencia e
el mejoriento o deeneraión de la r.
L rc one cont a sntmient de infe­
rordad, y que prueban su exstencia, sn tos lo
mvient qe tenden W et, de u m e
gerdo, l pi dad individual o cley A,
pr ejeplo, tl bn de Hubldt cr e mæ de
40 S4MUB RAMOS
que México es M ¢m más rico del mundo, el cual, en
vez de aprvehar como principio de ación prác­
tica, s ha tomado como artículo de fe para halagar
l vanidad patrótica y oultar la misera ral. Debe
considerar también como una racción contra el
sentimiento de inferioridad el idealismo utópico de
los mexicanos libre, que pretende implantar en el
país un sistem plítc con toas las perfeccione
moderas, sin tener en cueta las psibilidades efec­
tivas de medio ambiente. Los fracass de la historia
mexicana en el siglo X no se deben a una intera
deficiencia de la Ï¡ sino a la excesiva ambición de
L minora dirigente, que, obecada pr plane
fatástcos de oranización nacional, paba pr alto
los verdaderos prblema del pueblo mexicano. La
realidad, al comenzr la _ indepndencia, era éta : una
raza heterogéne, dividida gegráficmente pr la
extensión del terrtorio. Una mas de pblación mi­
srable e inculta, paiva e indiferente como el indio,
acostumbrda a la mala vida; una minoría dinámica
y educada, per de un individualismo exagerado pr
el sentimiento de inferoridad, rebelde a todo orden
y disciplina. El prblema más urgente era entonces el
económico y el de eucación, mientras que el problema
plític era seundario.
Sin embaro, s ataca exclusivamente a ete último
con un idealismo ciego pr completo a los datos de la
experiencia. El mexcano es idealista, prque el idea­
lismo exalta la idea que tiene de su pernalidad. El fin
de su acción, como individualista que e, no está en la
obra misma, sino en la afOión del individuo. Y
cuando la realidad se opne de moo invencible a la
verificación de su pryts, ante de rnunciar a sus
fines, deriv inconsientemente su efuer hacia el
plano de la fción. Así, aunque de m moo ilu­
srio, qued stifeho el impuls de afirmar la indi­
vidualidad. Estas últ idea completn l tería del
mimetismo mxco, buejada a cmc et
enay.
LA INFLUENCIA DE FRANCIA
EN EL SIGLO XIX
LOS INTELECTUALES DE Ï INDEPENDENCIA
Despué de haber señalado los
_
males
c
usados
p
r
la imitación, oure prguntare s1 su re1ter

do eJer­
cicio no habrá beneficiado, al cab de los anos, a la
cultura mexicana. Por su naturalea misma, la imi­
tación ha reproducido siempre las foras exteras
de la cultura, pniendo en contacto dos superficies:
la del espíritu y la de la cultura. Pero, ¿no habrá
llegado algna vez el individuo hasta los principios
báicos en que se apya la cultur? Y a su ve, ¿ éta
no habrá penetrado hasta el centro del alma mexica­
na? Es indudable que amba cosas han sucedido. El
tip de hombre que se adueña de la situación en
el siglo pasado es el metizo. Su pasión favorita es la
plítica. La norma de su actividad es la imitación
irreflexiva. El país que admira con entusiasmo e
Francia a la que considera como el arquetipo de la
civilización modera. Cuando lo que interea rpr
ducir de ésta es objeto de una intensa pasión, s in­
corpra sustncialmente en el alma pr efecto de la
alta temperatura afectiva. Francia llamó la atención
de los mexcanos pr sus idea plítca, a travé de
b cuale el interé se generaliza a ma la cultura
fraces. La pasión plítca actuó en la aimilaión
de esta cultura, del miso modo que ante la pasión
religiosa en la asimilación de la cult epañola. L
que cmO pr ser un sacrifcio �o, Æ cn-
vó m m sd naturle. L æc W
42 SAmUßL KHMOS
nuestra historia, sin duda, que está condicionado pr
algo que no es artificial. Francia no era en el siglo JÎ?
el país más avanzado en política. El lugar de van­
guardia lo ocupaba Inglaterra. ¿ Por qué entonces los
mexicanos eligieron a Francia como modelo? Si no
hubiera existido una predisposición psíquica CÎ el mexi­
cano para comprender la cultura francesa, no se
hubiera despertado por eUa interés de ninguna espe­
cie. ¿Y cuáles son esas afinidades entre el mexicano
y el francés? El espíritu revolucionario de Francia
ofrece a la juventud avanzada de México los prin­
cipios necesarios para combatir el pasado. Contra la
opresión política, el liberalismo; contra el Estado mo­
nárquico, la república democrátida; contra el clerica­
lismo, el jacobinismo y _el laicismo. El grupo más inte­
ligente y activo de la sociedad mexicana se propone
utilizar la ideología francesa como arma para c<�truir
las viejas instituciones.
Durante el reinado de Carlos III en España, las co­
lonias am�ricanas recibieron algunos beneficios. Comu­
nicaciones rápidas para las transacciones comerciales,
a las que se debe también la penetración de alguna
ideas nuevas. El rey Carlos III fomentó la educación
elemental y superor en México. Florecieron entonces
los colegios oficiales y particulares, entre éstos el de
San Francisco de Sales en San Miguel el Grande, que,
dirigido por un distinguido filósofo, el doctor Gamarra,
tenía «un plan de estudios al nivel de los seguidos en
Europa en los establecimientos de más nombradía, y
este plantel fue el primero en México en donde se
dio un curo completo de Filosofía moderna, relegando
al olvido la arstotélica para reemplazarla por la car­
tesiana. Este precursor ideológico de nuestra emanci­
pación exhortó a la juventud de aquella época con ar­
doroso estilo a dedicarse al estudio de las matemáticas
como base de una educación científica, y con la pu­
blicación de su notabilísima obra Errores del entendi­
miento humano combató los vicios y las preoupacio­
Dm siales de aquel entonces y mm la snda que
EL PERFIL DE HOMBR
43
seguirían más tarde el "Psador Mexcano" y el "Payo
de Rosario". En . esta obra de preparación y de trans­
formación social, impsible olvidar a los jemu crio­
llos : Clavijero, Abad, Alegre, Guevara y tantos otros,
9
ue en los colegios de la Cgmpañía esparcían la nueva
1�eas para disponer el advenimiento de la Independen­
L\X· ` Este magno acontecimiento de nuestra historia
lUC, pues, preparado por los «intelectuales» de la
N ucva España, que eran casi siempre clérigos. El Real
y Pontificio Seminario de México fue un foo de insu­
rrección. Un seminarista, Pastor Morales, fue proce­
sado en la Inquisición por su devoción a los enciclo­
pedistas franceses. Son curiosos algunos pasaje del
extracto del proceso, citados en la obra antes men­
cionada, y que nos perlitimos transcribir: «Cierto su­
jeto natural de esta América, como de 2â años de edad,
colegial en los colegios de esta corte, ha estudiado la
filosofía moera y sagrada teología, en que ha salido
aventa jada por su sobresaliente talento; es entregado
a los poetas latinos, con particulardad a Terencio,
Horado y · Metastasio y otros libros franc� moderos
de cuya lectura tomó sumo gusto; y tedio a las materas
escolásticas de teología V también lo ha precipitado a
pensar y hablar con libertad y abandono; se tiene por
singular, erudito y culto, y es de m profundo silencio
y suave elocuencia; ha dicho y hecho lo siguiente:
»19 Este sujeto se ha manifestado, en muchas con­
versaciones, apasionado de los francee, prncipal­
mente en puntos de libertad e independencia, defen­
diendo y aprbando el sistema republicano y la muerte
de Luis XVI, rey de Francia, y ha dicho también,
hablando de la autordad de los pueblos, que cuando
el rey no cumple, su gobiero era el más inútil par
la felicidad de los pueblos, en cuyo cas defiende la
autoridad de los pueblos . - . Â Se le acusa, además, de
:icolás Rangl, Frr¡mm A mt mørurtme: mek¿íror de l In­
4Hemriø. IZ8º-IZº4. Mmko, I929. Publicaciones del Archivo Ge­
ncral de b Nación.
44
SAMUEL RAMOS
la letura de libros prohibidos y profeión de los prin­
cipios de los nuevos fil6fos librales, como Voltaire,
Rouseau y D' Alembert. Hay una multitud de cass
.emejantes a éte, que m batante para ilustrar de un
modo típico el papel de los sentimientos en el afran­
cesamiento de nuetro espírtu.
La comprensión rápida de las idea francesas en
México proviene, ademá, de que entre nuestr país y
Francia existe la afinidad del espíritu latino. México
se latiniza por la doble influencia de la Iglesia Cató­
lica y la legislación romana. Los estudios que pueden
hacere durante la Colonia en colegios y universida­
des, se agrupan alrededor de tre disciplinas funda­
mentale: la Filosfía, la . Teología y el Derecho. 3
entre las prfesiones librales no cab elección más
que entre estas dos : la de cur o la de abgado. Desde
aquel tiemp, el personaje más autorizado a�te e� pue­
blo, depué del cura, es el abgado, o chcenc¡ado:,
como se le llama en México. La ley adquiere enton­
ces el prestigio de un fetiche intocable; pro como la
movilidad de la vida no se deja apresr dentro de
fórulas rgidas, romp a cada momento la legalidad,
dando la impreión de una conducta incongrente. Este
rsgo no es exclusivo de la vida mexicana, sino general
a toda la América Latina, como puede apreiarse le­
yendo el siguiente pasaje de un conoido esritor
francé: cNunca he oído hablar tanto de Constitución
-ice André Siegfried-como en ess países en donde
la Constitución se viola todos los días. Eminente ju­
rst discuten seria y concienzudamente la sigificación
de los textos de los cuales los plíticos se burlan, y
si uno sonríe, los doctores apuntan con el dedo los
arículos que son la garantía del dercho. La ley no
tene Ujmtad sino en las palabra.: 1
Nuetra m ha adquirdo toas la cualidades y
defeto del espíritu latino. F. García Calderón, el
Toquevlle de la Amérca Latina, cmo le llama An-
,
Æ PERFIL DE HOMBRE
dré Siegfried, s pregunta en uno de los más intere­
sante capítulos de su libro, si los americanos somos
de raza latina, y se contesta afirativamente. cLas
cualidades y defectos del espíritu clásico se revlan
en la vida americana : el idealismo tena que desdeña
a menudo la conquista de lo útil, las ideas de huma­
nidad, de igualdad, de univeralidad, no obstante la
variedad de razas, el culto de la forma, la vivacidad
V la inestabilidad latinas, la fe en las ideas pura· y
CÏ los dogas plíticos, se encuentran en estas tie­
rras de ultramar 0! lado de la inteligencia brillante y
superficial, del ]acobioismo y de la facilidad oratoria.
El eotusiasmo V el optimismo son también cualidade
iberoamericanas.
:Estas repúblicas no están al abrigo de ninguna de
las debilidades otdioarias a las razas latinas. El Es­
tado es omniptente, las profesiones . liberales están
excesivamente desarrolladas, el pder de la burocra­
cia se hace inquietante. El carácter de sus ciudadanos
C débil, inferior a su imaginación y a su inteligen­
cia; las ideas · de unión, el espíritu de solidaridad, lu­
chan contr la indisciplina innata de la raza. Falta la
vida interior a estos hombres dominados pr las soli­
citaciones del exterior, por el tumulto de la plítica;
no se encuentran entre ellos ni grandes líricos ni gran­
des místicos. Frente a las realidades vulgares, ellos
levantan su individualismo exasprado.»
LA CULTURA FRANCESA
ÍD cultura francesa representa, en los tiemps mo­
deros, la superivencia del espíritu cláico. Ella s
ha formado con los extractos má sutiles de Grecia,
Roma y la Italia del Renacimiento, cuya tradición
prolonga hasta nuestros días. El conoimiento de C
cultura en sus lineaientos esenciales nos ayudará a
comprender la atracción que Francia ha ejercido Ñ
SAMUE RAMOS
bre la Amérca hispana.1 Frncia adquirió su fisn­
mía latina en el tep que media entre Céar y
Carlomagno. Se prQjo entonces un proes de r­
manización del espíritu galo. Cuando los francos inva­
dieron la Galia bajo Clovis, como no tenían nada que
opner a la cultura galorromana, se adaptaron a ella
y la asimilaron. cSi la conquista de Césr tuvo pr
consecuencia la romanización de la Galia, la conquis­
ta de Clovis provocó una romanizción de los fran­
cos.: La historia psterior de la cultur france no
hace sino proseguir en el mismo sentido el proe de
asimilación del espíritu latino.
Los atributos que constituyen la eencia de la cul­
tura francesa adquieren sus contoros definitivos en
el «gran siglo: alrededor de la figura delumbrante
de Lu XIV. De entonces data el clasicimo francé,
que no e un estilo de imitación. En el arte, la ar­
quitectura, la poesía, el arte de los jardines, se ma­
nifiesta la misma tendencia estética de dominar los
debramientos de la fantasía dentro de noÏ ra­
cionales. Aí aparece el Cm característico de la cul­
tura frncesa, que consiste, según Curtus, en hacer
obra univeral en medio de las realidade nacionale
y a trvé de ellas. Es la tradición latina la que ha
impr en auella cultura M racionalismo, su prei­
sión formal, su ordenamiento lógico, su univeralidad.
El acero culturl de Francia no está compuesto
pr visione geniales del mundo, que suprn el nivel
de la comprnsión común. Francia, dice Curtius, e
una cterr du milieu:; la literatura es también U
cliterature du milieu:. cL que la distinge no e ni
la altura de una ispiración constantemente mante­
nida en las m, ni la prfundidad de su sentimient
cmico. Es el equilibro armonios que sab esta-
" Sguimo en nuestra exsición al esritor alcmæ Eme Robn
Cmm, OU0 ha hecho recientemente un etdi mag¡sm mæ cl
¢æm ¶ b civiizción í:znccra. ßrm su N Frtce. E. Om.
¡93Z. También 8. Madariag. FrMeses
,
ltgkstt
,
lsflñlts. Ess­
Clp.
E PERFIL OB HOMR 47
blecer entre æ regiones templadas del espíritu.: L
cultur francea .contiene un op medio de valore
que too francé puede considerar como suyos y par­
ticipar de ellos. Solamente que el francé no concib
b cultura francesa sino como up� cultura univerl,
detinada a todos los hombre. Al s�brayar ete rasg,
se hace clar que la pnetración de la cultura fran­
ce en México obedece también a cierto impuls de
prpaganda que e inherente a ella misma, y que, por
otra parte, encontró en nuestro país un terreno pr­
picio.
Como la , cultura frances no se 'saJe fuer de lo
orinaro y W ha forado como continuación del hu­
mo del Renacimiento, e, entre la cultura m­
dera, la de contenido más humano, y su litera�a,
pr ejemplo, es un «discurso continuo sbre - el
homre». Pa un francés, la palabra cultura no conno­
ta slamente obrs espirituales, sino cierto ordenamiento
de la vida entera deltr de noras racionales. L cul­
D puede encontrare también en los más humilde
actos del hombre, como la comida, la converación, el
amor, etcétera.
Del sntido «humanista: de la cultur francesa se
deriva cierto valor «útil» . que estriba en la posibili­
dad de ser aplicada a servir prácticamente al hombre.
Es «utilidad� es una de las virtude que la han hecho
atractva par los hispanoamericanos. S ha dicho con
verad, que en la América hispana slo se arraigan
las idea que tengan una poible aplicacin plítica
o sciaL Recordemos a este respecto el cas del p
sitivismo, que s aclimata· en México pr su valor
pütico, coo una teoría favorable al liberlismo y ja­
cobinismo. Ciertas «afnidades electivas: de los mex­
�o se explicrán si comparmos lo anterior con el
sguiente pasaje de Curtius referente a la filofía:
«La mayoría de la nación frances no se ha interesado
pr la filosfía hasta el día en que ésta, abandonan­
do el terno de la abstracción pura, s h presntado
como un conjunto de conoimiento qe tienen pr
4d
SA!UB RAMOS
objeto la vida hUa y el mundo, como �c
favorable a la emncipación plítica, como anuncio de
foÏ siaes nuevas; en fin, como una aliada de l
ciencia.: ( P. 160. )
El conde de Keyrling ha publicado recientemente
un volumen faragoso, la Meditaciones Sudamerica­
na en donde encontramo muy. buenas obsraciones
sob�e el carácter y la vida hispanoamericanos, osu­
recidas pr una nub de fantasías mtafísicas. El ex­
tracto valios del libro, exento de la escoria con que
el autor lo ha hinchado inútilmente, se encue�tra en
un pqueño artculo que con el título de cPer
J
ti
"
as
sudamericanas: se publicó antes de las Medztaczo­
nes en la rvista arentina Sur. Debemos entender
l palabr csudamericano: en el sentdo eurpo, que
incbye a toos lo país q1e etán al sur de los �.
tados Unidos. El msmo Keyrling, en las MedJta­
ciones, alude frecuenteente a Méxco, de suere
que estamos autorizados a considerr que las ide del
fil6ofo aleá sn válidas también para nuet
pas. Ob Keserling que lo que caracteri l at­
mófera psíquica de Sudamérica es cla $Dtc8Ì8 de lo
primordial y lo refinado:. Aquí, esta idea no rmpr­
ta solamente pr la rlación que guarda con nuestr
tema de l cultura francesa. Ella nos hace comprn­
der lo aparentemente inexplicable. Que país rién
llegados a æ civilización san sensibles a un etilo de
tonos delicados, que para formar ha requerido un
laro proe histórico en Francia. Pero es verdad
que el hispanoericano, sbre too el habitante de
las meetas, tiene el rfinamiento apuntado pr Key­
serling, y pr e ha pido captar el sntido de lo
matices que m propio de la forma ac frnce .¸
Y existe también, en el etilo más moero de éta,
una snsualidad, tal vez de origen mediteráne, que
s acomoa fácilmente con nuesta snsualidad tro­
pical.
No obtante que w m curs del sglo X s hace
sentr m la vida aerca l infuencia sjona, pue-
E PERFIL DE HOMRE
49
de aseverarse que el efuero de los mexeanos pr
adquirir una cultura científica, artística, filosófica
y literaria, s encuentra bajo el signo de Francia. La
máxma ascensión de ete influjo espiritual se rgis­
tra durante la era prfiriana, en que las clases cultas
vestían a la moda de París, sguían sus buenas y
malas costumbre; los «científicos:, y los ricos que
no lo eran, al constrir sus C pnían en el remate
una mansarda, aunque en Méxco nunca caiga nieve.
El conoimiento de la lenga francesa era condición
sine qua non para ser clasifcao como prna cut.
La saturación de la atósfer mexcana de ideas fr­
ce, hasta impdir la visión de la ralidaes verácu­
la, prv una fuerte reacción w la que s exra
l inconforidad mexcana pr el prdominio de l
cultura eurpe.
PSICOAAISIS DEL MEXICANO
«¿Qué dos de verdad puede sprtar el hombre?:.
Et interó de Nietche viene a nuetr men­
te a terinar et not, y nos mueve a prevenir
a letr sbr el contnido del presente capítulo, que
e u esicón crda, pero desapasionada, de lo
que a nuet parer contituye la psicología mex­
C. Sería abuar de nuestra tesis deducir de ella
un juicio deprimente para el mexicano, pues no lo
mæ rpnsable de su carácter actual, que es. el
efect de u sino histórico superior a su voluntad. No
e muy hdor sentirse en posesión de un crác­
ter como el que se pinta más adelante, pero es un
alivo sabr que se puee cambiarlo como se cambia
de traje pe m caáter e prestado, y lo llevamos
como un disfra para diimular nuestro sr auténtico,
del cual, a nuestr juicio, no tenemos pr qué aver­
gnzmos. No se tat, pues, de una autodenigración
m¡ ni tapoco de un prrito de hablar de cosas des­
agradable con el solo fin de cepater les burgeois:.
Somo los primeros en creer que ciertos planos del
alma humana deben quedar inéditos cuando no se
gaa nada con exlúbirlos a la luz del día. Pero en el
Í del mecano, pos que le es perjudicial ig­
norar su carácter cando éte es contrario a s des­
tino, y la única manera de cambiarlo es precisamente
darse cuenta de él. La verdad, en cass como éte, es
m saludable que vivir en el engaño. Adviértas que
en nuestr ensyo no nos limitaos a decribir los
rasgos m salientes del carácter mexicano, sino que
W PlPIL OÆ HOÆBKß
ahondamos hat deubrir su cus oult a fin
de sber cómo cbi nuestra æ.
s
El objeto de ete trabajo no e criticr a los mexi­
can�s con una intención maliga; cremos que a todo
meXcano l� et peritido
.
analir su alma y U
mr la librtd de publicar su obseracione si
tiene la convición de que ét, degradable o 'no
srán provechos a los demá, haciéndole compren�
der que llevan en su interior fuer misteriosas que
de n

ser adverida a temp, sn capaces de frustru
sus vida�s hombr no acostumbrados a la crítica
cren que too lo que no es elogo va en contra de
ellos, cuando mucha vees elogiarlos es la manera
más segura de ir en contra de ellos de causarle
daño.
'
. Ya otros han hablado ante del sentido de inferio­
ndad �e n
.
uestr

. raa, per nadie,
_
que sepamos, se
ha vahdo s

stematicamente de es
t
a tdea para explicar
nuestro caracter . .o que pr pnmera vez se intenta
en

ste e

sayo,
.
e el aprovehamiento metódico de b
tenas psicológicas de Adler al C mexcano. Debe
supnere la extencia de u complejo de inferiori­
dad en toos los individuos que manifiestan una ex­
gerada
I
reocupació
r
pr afir su pernalidad;

ue

e mteresa1
:

Ivamente pr todas la cosas Ü

Ituac10nes que significan poder, y que tienen un afán
mmo�ra�o de predominar, de ser en todo los pri­
meros. �fu Adler que el sentimient de inferiori­
d�� aparece en el niño al darse cuenta de lo insig­
nificante de su fuera en comparación con la de sus
P
!
?res. A nacer México, se encontró en el mundo ci­
vhzdo en la misma relación del niño frente a sus
mayores�e presentaba en la historia cuando ya im­
peraba una civión madur, que sólo a medias
p
_
uede compr

nder un espíritu infantil. De esta situa­
CIÓn desventaJosa nace el sentimiento de inferioridad
que se agrave con la conquista, el mestizaje, y hasta
pr la magnitud desproprcionada de la Naturleza
Pero este sentimiento no actúa de modo sensible e�
j2
SAMUEL RAMOS
el carácter mexicano, sino al hacerse independiente,
en el primer tercio de la
.
centura pasad

.1
. r
Se ha creído innecesano fundar esta mterpretac1on
acumulando doumentos. Si el lector se interesa hon­
radamente en la cuestión V acoge estas ideas de buena
voluntad encontrará en sus propias obseraciones los
datos pa�a comprobarlas. Antes �e hacer una desc

ip­
ción anecdótica de la vida mex1cana, hemos qu

nd
?
establecer cómo funciona en general el alma del mdl­
viduo cuáles son sus reacciones habituales y a qué
1
móviles obedecen.
No hay raón para que el le

tor se ofenda al
.
leer
estas páginas, en donde no s
!
afm

a q

e el meXIcano
sea inferior, sino que se szente m]æ:or,
_
lo
.
c

al e
cosa muy distinta. Si , e

algunos casos
.


dlV

duales
el sentimiento de infenondad traduce deficiencias o

­
gánicas o psíquicas reales, en la mayoría de los m�­
canos es una ilusión colectiva que nmm de medir
al hombre con escala de valores muy altos, corres­
pondiente a países de é�ad a

anzda. L invitamos,
pues, a penetrar en nuestras Ideas

on entera ecua­
nimidad. Si no obstante estas aclaracmnes el lector se
siente lastimado, lo . lam�ntamos
,
sincerame
?
t
.
e, pe

o
confiraremos que en nuestros

a1ses de Amenca e��­
te como dice Keyserling, «@ prupado de la susceptibi­
liead»; y aí su reacción de d�sgusto sería la más rotunda
comprobación de nuestra tesiS.
EL cPELAO:
Para descubrir el resorte fundamental del ala mex­
cana fu.e preciso examinar agunos de sus gandes D-
' "Los pueblas •jóvenes, por su lado -i

Keyserling-,
,
no tienen
el a-i.i:. concentrado y :. i:�.o. �on esputtuai
D
ente psavos, como
todo Io seres jóvenes; son mfmttamente sugestaon

blea r æptun
mala critica pr debilidad fisiplógica y moral al masmo ttemp; �·
tán constan�emente prturbados pr un

e

timiento de lnletlotídzd.
L' Afeir Je ì'E:Þríl Emo¢em, p. Z8. EdtciÓn del InstiNto de CM·
ración Intelectal. ¡ 934
|

j
EL PERFIL DEL llOAfBRE j3
vimicntos colccti\·os. Platón stenía que el Estado es
una imagen agrandada del individuo. � continuación
demostraremos que, en efecto, el ÏC7ILÜÏW se com­
prta en su mundo privado lo mismo que en la vida
pública.
lu psicología del mexicano es resultante de las
reacciones para ocultar un sentimiento de inferiori­
dad
.
En el primer capítulo de este libro se ha expli­
cado que tal propósito se logra falseando la represen­
tación del mundo extero, de manera de exaltar la
conciencia que el mexicano tiene de su valor.

!ita
en su país las formas de civilizción eurpea, para
sentir que su valor es igual al del hombre europeo
y formar dentro de sus ciudades un grupo privilegia­
do que se conside1·. suprior a todos aquellos mexica­
nos que viven fuera de la civilización. Pero el proceso
de ficción no puede detenerse CÏ las cosas exteriores,
ni basta eso para restablecer el equilibrio psíquico
que el sentimiento de inferioridad ha roto. Aquel pro­
ceso se aplica también al propio individuo, falseando
l a idea que tiene de sí mismo. El psicoanálisis del mexi­
cano, en su aspecto individual, es el tema que ahora
abordaremos.
Para comrender el mecanismo de la mente mexi­
cana, la examinaremos en un tipo social en donde to­
dos sus movimientos se encuentran exacerbados, de
tal suerte que se percibe muy bien el sentido de su
uay oria. íI rnejor ejemplar para estudio es el «pe-
' Jado» mexicano,', pues él constituye la expresión más
-elemental y bien dibujada del carácter nacional. No
hablaremos de su aspecto pintoresco, que se ha repro­
ducido hasta el cansancio en el teatro popular, en la
novela y en la pintura. Aquí sólo nos interesa verlo
por dentro, para saber qué fueras elementales de­
terminan su carácter. Su nombre lo define con mucha
exactitud. 1 un individuo que llev�. su_ alp: al des­
<ubiert�n que naa¡-esconoa' en sus más íntimos
Ostenta cínicamente ciertos ulss 0e­
mentales que otrós.�JiQ¤b
r
e
s
;r�S. l! �E_ -��imular. l
5HMUßL KHMO5
cDcÎadoÞ DcttcncCc a uua Îauua æÍaÌ dc catcµotÎa
MtÎma V ÞDtc

næ a dc8cCho
.
hwM.d~¼ z
Oudad. Ïn Îa |ctatqua cConómCa c8 mcno8 quc uu
ptoÌctatÎo y cu Ìa ÎutcÌcCtuaÌ un DtÎmÍtÎVo.
.
Ïa VÎda
Îc ha 8Îdo ho8tÌÎ p Vdo8 Åado8. y 8u aCtIDd antc
ca c8 dc un ncµto tc8cnlÎmÎcnto. Ï8 un 8ct dc natu-
rmæ cxDÌo8ÍVa Cuyo ttato C Dclεtoäo, Dtquc c8ta-
ÎÌa aÎ toCc m88 ÎcVc. bm cxDÌo8Íonc8 äon VctDaÌm,
1Îcucn Como tcma Ìa aÍÍtÐaCÎón dc 8Î ÐÍ8mo cn un
cnµua]c µto8cto y aµtc8ÍVo. Îa Ctcado un dÍaÎcCto
DwDÎo cuyo ÌcXCo abunda
·
cn DaÌabt

8 dc uæ
·
Co-
wcntc a Ìa8 quc da un 8cntIdo nucVo. Î8 un ammaÌ
Duc 8c cnttcµa a DantomÍm88 dc ÎctoCÍdad Data a8u8-
tat a Ìo8 dcm8ä haCÎcndoÌc Ctcct quc c8 m88 Îucttc
y dcCÎdÍdo. ¯aÎ� tcaCC�onc8 8on un dc8quÎtc ÎÌu8oÓo
dc 8u 8ÎtuaCÎón tcaÌ cn Ìa VÎda, quc c8 Ìa dc un Ccto
a Îa ÎzquÎctda. 18ta Vctdad dc8aµtadabÌc ttat8 dc a8o-
m8t a Ìa 8uDctÍÍCÍc dc Ìa ConCÍcnCÎa, Dcto 8c Ìo Îm-
DÎdc otta Íuctza quc mantÎcnc dcntn dc Îo ÎnCon8-
CÍcntc Cuanto Ducdc tcba]at cÌ 8cntÍmÎcnto dc Ìa VaÌÎa
Dct8onaÌ. Åoda CÍtCun8tanCÍa cxtctÎot quc Ducda h8-
Cct tc8aÌt8t cÌ 8cntÎmcnto dc mcnot VaÎÍa, DtoVoCat8
una tcaCCÎón VÎoÌcnta dcÌ ÎndÎVÍduo Con Îa mÎta dc
8oDtcnct8c a b dcDtc8Ìón. Lc aquÎ una Con8t8ntc
ÎtaÎÌÎdad quc Ìo haCc tcuÎt Con Ìo8 dcm88 Dot cÌ
motÎVo m88 1Ð8̵uÎÎÎcau½. ÏÌ c8DÎDtu DcÌÎCo8o no 8c
cxDÌÎCa, cn c8tc Ca8o. Dot un 8cntÎmÎcnto dc ho8tÎÌÍdad
aÌ µcncto humano. ÏÌ <DcÎadox Du8Ca Îa rñ Como un
cxÎtantc Data cÎcVat m tono dc 8u <yoz dcDtÍmÎdo.
ÎcCc8Îta un Dunto dc aDyo Data tcCoDtat Îa Îc cn 8Î
mÎ8mo, Dcto Como mtå dc8DnVÎ8to dc to0o VaÎot tcaÌ.
tÎcnc quc 8uDÌÎNo �onMD0 ÅICDCÎo. Ï8 Como un n8u-
Îw quc 8c BµÎt8 cn Îa nada y dc8CuDtc dc ÎmDto-
v una tabÌa dc 8aÌVaCÎón! Ìa VÎtÎÌÎdad. Ïa tctÐÎno-
ÎozÎa dcÌ <DcÌadoÞ aDunda cn aÎu8Îonc8 8cxuaÌc8 quc
MvcÎan una oD8c8Íón Î8ÎÍCa, naCÎda D8ta con8Îdct8t H
0Æo 8cXaÎ como 8ÎmDÌo dc Ìa Îucwa ma8CulÎua.
En M comDatc8 VctDaÎm attÎDuyc aÎ adVct8atÎo uua
feedad maµÎnatÎa. Þ8ctdo p 8Î cÎ pp
Æ PERFIL Om HOMBKß J
mæCuÌIno. Lon c8tc atdÎd Dtctcndc aÎÎDat 8u 8uWDo-
ñ æbm cÌ ConttÎucantc.
LuÎ8Îctæo$ dcmo8twt mw Îdca8 Cou c]cmDÌo8.
Lc8µtaCÍadamcntc, cÎ Îcnµu8)

dcÌ
.
<DÎadoÞ

8
.
dc uu
tcaÌt8mo tan Ctudo, quc m 1mD8IbÎc ttan8CDbtt mu-
Cha8 dc 8u8 Îta8m m c8taCtcDtÍCaä. N o Dcmo8
omÍtÍt 8În cmbatµo, cÎcMa8 cXDtc8Îonc8 tìDÎCa8. ÏÎ Îotot
nO dcbc tomat a m quc cÎtcmo8 aquÎ DaÌabta8
·
qc
rn ÀcxÎCo no 8c DtonuncÍan m88 quc cn ConVct88c1


În!Îm8ä, Duc8 cÎ D8ÎCóÌoµo Vc, a ttaVæ dc 8u VuÌ2Ddæ
V µto8ctìa. otto 8cntÍdo m88 no�Ìc. Y 8ctÎ
.
a ÎmDctdo

-
DÌc quc Dtc8CÍndÎcta dc un VaÎÎov matcDaÌ dc c8tudIo
Dt Ccdct a una maÌ cntcndÎda dcCcnCÎa dc Ìcnµua)c.
bctÎa Como 8Î un quÎmÎCo tchu8ata æaÎÎzat Îa8 M
tanCÎa8 quc hucÎcn uÌ.
Aun Cuando cÌ <DcÌado» mcxÍCano 8ca ComDÌcæ-
mcntc dc8µtaCÍado, 8c ConäucÎa Con µtÎtat a t0o e
mundo quc tÎcnc <muCho8 hucVo8» [ B8Î ÌÎæa a lo
tc8tìCuÌo8) . Ïo ÎÐDttantc c8 adVcttÎt quc cu ææ
ótµano no haCc tc8ÎdÍt 8oÌamcntc una cäDcCÎc dc p
tcnCÎa. Îa 8cxuaÌ, 8Îno toda CÌa8c dc DtcnCÎa hU
Ïata cÌ <DcÌado, un hombtc quc ttÎunÎa cn CuM-
qU0t aV1a \e CuaÎquÎct Dattc. O D0tquc uæ�
<muCho8 hucVo8». LÎtatcÐo8 otm dc 8u cXDÞÎouæ
ÎaVotÎl88!

« �«) tV Dad��, �VYð.. ¡DÍOf 1P � O-
M0��Î t cÌ DtcÜ0Dm¡0. Ï8 8cµuto qU6 ¯ m
nucätta8 8oCÎcc8 par- ðÌ Dadtc c8 Data æo
homDtc cÌ äÎmDoÌo UcÎ Dodct. Ï8 DtccÎ8o adVcttÎt
tæbÎcn quc Ìa ob8c8Îón Î8ÎÎCa dcÎ <DcÎadoÞ no æ
ComDatabÌc a Ìo8 Culto8 Î8ÌÎCo8, cu Cuyo Îondo yaCc
Ìa Îdca dc b ÎcCundÎdad y Îa VÎda ctcOð. ÏÎ ÎaÎo
8uµÎctc aÎ <DÌado> Îa Îdca dcÌ Dodct. Íc aquÎ m
dctÎVado un ConCcDto muy cmDbÞcÎdo dcÎ homM-
Lomo H c8, cn cÎcCto, U 8C I smContcnÎdo mu,
Uata dc ÌÌcDat 8u VaCÎo Con cÌ ú¯kr � 'mU
a 8u aÌCðDC0. c1 06ÌMOÏ��ODccDto DDWÔ
homDtc 8c ha CmWttÎdo cu un Dtc|uÎcÎo Îuuæ m
todo mcxÎCano. Lundo Ôtc 8c cmp cou e b-
DÞ CÎVÎÌÎzado erje y ææ M nmw, M
56
$HUÆ RAMOS
consue|a d¢I sæiente mo. «Ln. m �-
tIene !a ciencia, H arte, Ia tónica cm m ¡· mm no
tenemos nada d eto, p. . ¤ Ñ mu�.hbn.»
Hombre en Ia æeµión m|ógica de |a pa|abra, e
decir, un nacbo que disírota de toda |apotencia ani-
ma|. E| mexcano, amante de ser ían�arrón, cree que
esa ptencia se deueta con |a vaIenm.�S�piera
que C va!entia es una cortina de humo|
No debemos, pues, de]arnos engañar por Ias apa-
rienciæ. E! «pe|adoa no es ni un hombre fuerte ni
un hombre va|iente. La íisonom ia UU0J01 mutm es
ía|sa. 5e trata de un «camouíIage» para despistar a
é| y a todos Ios que Io tratan¸Iu�e es1abIecerse que,
mi¢ntrm Ias_�amfemciones de va|entia y de íuena
son mayores, mayor Ý b dcbi|idad que se quiere cu-
brir. Por más que L esta iIusión e| «pe|ado» se
engañe a si mismo, mientras su debi|idad esté pre-
sente, amenazando tmicionar|o, no puede estar seguro
de su íuema. Vive en un continuo temor de ser des-
cubierto, deconíiando de si mismo, y por e|Io su per-
cepión se hace anomaI , imagina que eI primer reci�
!!egado e suenemgo y desconíia de todo hombn que
se Ie acena.
Hecha esta breve decripción de| «pe|ado» mexica-
no, es conveniente esquematizar su etructura y íun-
cionamiento mentaI, para entender después Ia psico-
Iogia deI mexcano.
I. E| «peIado» tiene dos penona|idades : una rea|,
otra íicucia.
II. La personæidad reaI queda ouIta por esta úIti-
D que es b que aparece ante e! su]eto mismo y ante
!os demás.
III. LapemnaIidad íicticiaes diametraImenteopues-
t a Ia reaI, porque e! ob]eto de !a primera e eIevar
eI tono psiquico deprimido pr !a segunda.
IV. Como eI su]eto carece de todo vaIor hUo y
e impotente pam adquirir!o de hecho, se sire de un
ardid pam ouItar M mtimientos de menor va|ia.
1
1
BL PBRPIL D& HOMBRE
JZ
V. La ía|ta de apyo reaI que tiene |a persona!idad
íicticia crea un sentimiento de desconíianza de si
m:smo.
VI. La desconíianza de s| mismo produce una anor-
ma|idad de íuncionamiento psiquico, sobre todo en Ia
percepión de |a rea|idad.
VII. Esta percepción anoma! consiste en una des-
coníianza injustiíicada de Ios demás, asi como una hi-
perestesia de la susceptibiIidad a| contacto con!os otros
hombres.
V

II. Co
º
o nuestro tip vive en íaIso, su posición
es srempre mestab|e y |o ob|iga a vigi|ar constante-
mente su «yo», desatendiendo !a rea|idad.
L��L ta �e at«nciðn pr Ia rea|idad y e! ensimis-
mam:ento corr�IaIivo, autorizan a cIasificar a! «pe|a-
do» enm gm d1æ «intmvertidos».
Pudiera penstseQW ¼ prma de un sentimien-
to de menor va|ia en eI «peIado» no s« deb aI hecho
de sermexicano, sino a ·· -su condición de pro|etario.
En eíecto, esta ú|tima circunstancia es capaz de crear
pr
.
si soIa aqueI sentim
'
e

to, pro hay motivos para
cons:derar que no es eI umco íactor que !o determina
en eI «pe|ado»._Hacemox notat aqm que éte asocia
��_co�D __ d h¬ Î cl de naciona!idad, crean-
do eI error de qu« Ia valta es Ianom pecuIiar deI
mexicano. Para corrobrar que Ia nacionaIidad ¢rea
también por si un sentimiento de menor va!ia, se pue-
de anotar Ia susceptibi|idad de sus sentimientos
patrióticos y su expresión iní|ada de paIabras y g­
tos. La íncuencia de !as maniíestaciones patrióticas
individua|es y co|ectivas es un simb|o de que eI mex-
cano está inseguro de! va|or de su naciona!idad. La
pneba decisiva de nuestra aíimación se encuentra
en e! hecho de que aqueI senumiento exste en Ios
mexicanos cu|tivados e inteIigentes que pertenecen a
!a bumeia.
5AUW KOå
Ë MEICAO ÏË Ï LÏLA
ÏÌ tp quc Væo8 a Dmcumt m cÌ hbtte dc
¡a cÎudad. ± c¡am quc 8u D8ÎOÌoæa cEtier de Ìa
dcÌ cæDæo, no æÌo pr cÌ µNcto dc VÎda quc ætc
lleva, &uo prque cai siempre en NcXco Dmcuoc
a l I Îndízcua. Àm cuand0 cÌ ÎndIo es una parte
considerable dc Ìa pbla6n ma� - desempeña
cu ¡a ma actal dcÌ pw m mpp. El grup
acUVo e cÌ otm, cÌ dc Ìo8 mæm y bÞOo8 quc VÎ-
Vcu cu Ìa cÎudad. Es dc 8uDnct quc cÌ Înmo ba ÎuÜuÎ�
do cu cÌ æ dcÌ otto grup mcæcano, dædc Ìuæo,
prqe ha mwÌado 8u sgre con ætc. ÏcÞ s Îu-
ÍÌucncÎa æ V æDÎtÎtuaÌ se rduce boy aÌ Dm
bobo dc 8u Dtæcuca. Es como un com quc a8Î8tc
8ÎÌmcÎoæ æ æ dc l VÎda mcæcaua. Pero no pr
ser lmitada 8u ÎntcwcncÎóu dc|a dc ser imprtte.
ÏÌ ido e como esa sustncias ÌÌamada8 «catat­
ca, que DtoVoau rcaccÎonc8 químicas con æÌo ææ
Dtætc8. Wima cosa �� 8u8Uacm
a ætc ÎuÍ¡u|o, prque la masa Înd g�� �s un am-
bÎcntc dcuæ quc evv tÞo Ì0 qw ÞaY dcÌ
Daî8. Lou8Îdctamo8, Duc8, quc cÌ ÎndÎo c8 el «hinter­
Ìand» dc¡ mcæcæo. Nas pr ahora no será objeto de
eta investgción.
Ïa uoæ dcÌ carc.-·a· o quc mð8 æ8aÌta a
DtÎmcm VÎ8ta, m h dc8OouÎ

. md _¸ c8 Drc-
v a too contto con lo ombtc8 y Ìa8 coæ¯2c
Dtæcuta haya o D fmdmData WIÌa. No e
U dc8com dc DDcÎDÎo, Dtmc m mc×cuo
znctaÌmcutc caæcc dc DtÎucµÎo8 Se trata dc una
dæouÜ ÎDacÎoua¡ quc cmana dc Ìo må8 mm
0¡ sr. Es m 8u æutÎdo DÓmoDaÌ dc Ìa VÎda. Bun
cuaudo Ìo8 bobo8 no Ìo |u8UÍÎqucn, uo hay Dda cn
c¡ uuÎVcm que c¡ mcæcauo uo Væ V ]uzzuc a UVæ
dc 8u �w
. .
o m:m Ï8 como m a Í� Õ ,-.- dc
s sbilidad. Ï¡ mmo no . c ¯ o
c bombæ o dc uO c Du|0

¦-deonft dc tom
k bombw V dc m W mujere. Su deona
1
i
I PBPlL OW HOÆÆ JP
no 8c curb aÌ µcncm bumauo: 8c mucudc a
cuando ext y 8uccdc. ÜÎ c8 comctcÎautc, uo cæc cn
¡o8 ncwÎo8¡ si O DmÍc8ÎouaÌ, uo cree cn 8u profe­
8Îón; n m pltico, uo cw cu l plitca. ÏÌ mexcano
con8Îdcm quc ¡æ Îdæ uo ucucn æuudo V b ÌÌam
dc8wcuVamcutc ¢totía8»; |uæa Îuúu¡ cÌ conoÎ-
mÎcnm dc Ìo8 DtÎucÎDÎm cÎcnUcm. Ïaæcc c8tat muy
æ dc s æuudo prátco. ÏcÞcomo hombr dc
wcÎón m toQ, V aÌ Üu no da mucbo créito a Ìa
cÍÎcacÎa dc Ìo8 bobo8. Wo Ucuc uÎnzuna tc¡ÎzÎón n
DÞÍæa nng cro ææ o plítco. Ï8 Ìo mcno8
<ÎdcaÌÎ8ta» D8ÎbÌc. WÎcµa todo 8Îu taæu ningwa, pr­
que H es Ìa næacÎón prnfcada.
Ïcm cntoncæ, ¿p quc VÎVc cÌ mexcano? ¯æ Vw
tæDudcHa quc no e . noæatÎo tcuct Îdca8 y creen­
cÎæ Dam VÎVÎt. .. con m dc no pen. Y así sucede,
� cÍoW. � VÎd
-
¯
c�c
º
da
·
¡a iDrc8Îón¡ cn con-
|uuto, dc uDa acUVdad uÎÌcXVa, sm DÌau ðÌzuno.
Lda _ �, cu cxco, 8óÌo se Întctc8a Dt Ìo8
ÍÎnæ� ��|y m���Þ
D¶4._Ì poremr e uua DtcoDac:óu
quc maÞ dc 8u cncenca. ÏadÎc æ caDaz dc
aVcuturaæ cu cmDæ quc æÌo oÍwcu muÌtado8
¡c|ano8. }r Ìo ��o¸ m 8uDtÎmÎdo dc Ìa VÎda U dc

8 dm�miones .x· Mottantc8 : cÌ Átuto. ¯aÌ ha
Þdo c¡ �uÎ�0o¸dc±.dæOnlìæ mcxcaua.

E-la vd circunscrta æ pæ8cn1c, no Ducdc Íuu-
cÎouat må8 quc cÌ În8Unto. Ïa æÍÌcxóu ÎntcÌÎmntc
8óÌo Ducdc ÎntcWcuÎt cuando Dodcmo8 hacr un aÌm
cu nuæUa actÎVÎdad. Ï8 imposible D y obrar aÌ
mÎ8mo ucmD. Ï¡ wn8amIcnm 8uDnc quc soms ca­
Dacc8 dc æDctat, y quÎcu epra etá admÎucudo cÌ
Íututo. Ï8 m1dcntc quc U VÎdð 8În ÍutuÞ no mcdc
tcuct uoO. A æ VÎda mcæcaua etá a mctccd
dc ¡o8 VÎcmo8 quc æD¡8n, camaudo a Ìa dctÎVa. Ïo8
bombw VVcu a ¡a bucua dc ÏÎo8. Es natuta¡ quc,
Uu dÎæÎDÌÎm n owcÎóu, l ææ mcææ
M m C cu e quc ¡m ÎudÎVdum æVÎU aÌ æ
com åtomm dW.
SA.UBL RAMOS
�ätc mundo Ca0tÎCo, cÍcCto díroto dc ÌadæonÍÍan-
Z¡ æbta æ cm, dåndoÌc una cäpcÎc dclí-
CaCÎón ob)cuVa. Luando cÌ ÎndívÎduo äc äÎcntc Üotat
cn un mundo Înætab¡c, cn quc no cätå äcµuto nÎ dc Ìa
tÎcOa quc pÎäa, äu dæConÍÎanæ aumcnm y ¡o haCc
aprcäutar8c wt arrcbatat a¡ momcnto ptcäcntc un
tcndÎmícuto cÍccuvo. Päí, cÌ hotÎZontc dc äu vÎda äc
ætmha máä y äu mota¡ äc tcba|a haäta c¡ µtado
dc qw Ìa æCÎcdad, no omtantc äu aparÎcnCÎa dc CÎ-
vÎÌÎZaCÎón, äcmc|a una hotda DrímÎIÎVa cn quc Ìoä
hombtæ äc dÎäputaban Ìaä Coäa8 Como ÍÎct88 ham-
bDcntæ.
1na mta ínU c¶oð0a Con ¡a dc8-
conlÎam Ð Îa cDtÎbÎÌÎdad. Ï¡ dæonÍÎado cätå
äícmprc Þmcroæ dm o, vv a¡cHa, pæäto a )a
dcÍcnäÎVa. WcCc¡a dc CuaÌquÎct µc8to, dc CuaÌquÎct mo-
VÎmÎcnw, dc CuaÎquÎct DaÌabta. ¯odo Ìo ÎntctDrcta Como
una oÍcuäa. Ïn æto c¡ mcxCano ÌÌcµa a cxtmmoä În-
CtcÎb¡c8. bu pctCcDÎ0n æ y ÍranCamcntc anoDaÌ. B
� dr ¼äu×cD�b�ÌÎdad @ Ìc, m æo
Dnc con8tætcmcntc. 3a no æDcta quc ¡o ataqucn,
8Îno qe�I¯xe adeku a oÍcndct. B mcnudo ætæ
tæcCÎonæ DatoÌóÎCæ Îo lva muy Ìc|oä, haäta a Co-
mctct dc¡Îtm Înnomoä.
+
Ïa8 anomaÌía8 míquÎCa8 quc aCabamoä dc dcäcrÎbÎr
ptoVÎcncn. s duda, dc una ÎÐäcµurÎdad dc äí mÎäm
quc cÌ mcxcano DÞyota haCÎa aÍucta w daräc
CucnU, conVttÎÖdo¡a cn dæcouÍÍanZa dcÌ mundo y
dc ¡o8 homÞtæ. Ïätæ �äÎCÎonæ p8íquíCa8 æn
ædÎdæ În8UnuVo8 Data DmÞµcr a¡ «y: dc äí míämo.
L Íæmc dc ¡a 8ctÎc cä un compÌc|o dc ÎnÍctÎo-
Ddad cæDmcntado como dæconÍÎanZa dc d mÎæo,
quc ¡ucµo cÌ äu|cto, pam ÌÎbtanc dcÌ dæaµrado quc ¡a
aCompaúa, ob|ctÎVa Como dæconÍÎanZa hacÎa Ìoä äctc8
cxUaúo8.
Luando Ìa päÎquc humana quÎctc apaHat dc cÌ¡a
un äcntÎmÎcnto dæaµtadabÌc, tcCuOc äÎcmpæ a pto-
cæä dc ÎÌuäÎón, Como c¡ quc äc ha dcäcrÎto. ÏcÞ cn
c¡ C c8pccÎaÌ quc noä oCupa, æc rcCuMo no æ dc
E PBRPIL DB HOMBKß
óÌ
tcsu¡taOoä satíslaCtorÎos, µrquc cÌ vcÌo quc sc tÎcndc
*
brc Ìa mOÌcätía quc sc quícrc cvítar no Ìa suptÎmc,
ämo soÌamcntc Ìa haCc CambÎar dc motívaCíón. LÌmcxí-
C

no tÎcnc babÍtuaÌmcntc un cstaOo dc ánmCuc
tcc¡a un maÌcätar íntctÎOr, una Í0Ìta dc aOOnía
Conäεo
·
mÍsmo. Ls äusCcptÎbÌc y ncrvíoso; CaäÎ sícm-
prc cäta dc maÌ humOr y cä a mcnudo ÎraCundo y
VoÌcnto.
La lucOa quc cÌ mcxíCano äc atríbuyc lundánOoäc
cn äu ímpuÌäívíO

d, noäparcCc ÍaÌsa. Lcädc Ìucµo, Ìa
vcrdadcra
.
cnri COt:8Istc 0n µobcDar íntcÌíµcntc-
¯
cDt�+��usoä y �
"
cCcäcD rcDD Uä. LÌ mcxí-
Can
º
cä paäiOnal, aµrcätvo y µucrrcro por dcbíÌÎOad; cä
dcCi
¹
,
l
rquc CarcCc dc una vOÌuntad quc ContrOÌc äuä
movimcntos. Ïor otra partc, Ìa cncwîa quc dcäpÌícµa
cn cäoä aCtoä no cätå cn proprCÎón Con äu vÎtaÌídad,
quc,
·
por !o Comun, cä dcbÎÌ. ¿ Lómo cxpÌÎCar cntonCcä
Ìa viOÌcnCia dc äuä aCmä: öoÌamcntc ConäÎdcrånOoÌa
rcäuÌtado dc Ìa 8obrccxCítaCÎón quc Ìc Cauäa adcntro cÌ
míämo dcäcquÎÌÎbrío päíquÎCo.
Îucätto ConoCÎmícnto dc Ìa päÎCoÌoµía dcÌ mcxÎCano
äcría ÎnCompÌcto äí no Comparåäcmoä Ìa Îdca quc tÎc-
º
c dc äî míämo Con Ìo qu� cä tca¡mcntc. ÏaCc un
mätantc habÌåbamoä dc Ìa lucæa quc äc atrÎbuyc cÌ
mcxCano, Ìo CuaÌ noä haCc äuponct quc tÎcnc una
bucna Îdca dc äu pcr8ona. boäpcChamoä tambÎcn quc
a̵unoä ÌcCtorcä dc cätc cnäayo rcaCCíonarán Contta
nucätraä alÎmaCíoncä, buäCando arµumcntoä pata no
aCcptarÌaä. Lä quc au noä hcmoä atrcvído a dcäCu-
brÎr CÎcrtaä vcrdadcä quc todo mcxÎCano äc æÍucæa
wt mantcnct ocuÌtaä, ya quc 8obrcponc a cÌÌaä una
Îmaµcn dc äí mÎämo quc no tcprcäcnt8 Ìo quc cä, äíno
Ìo quc quÎäícra äcr. Y, ¿CuåÌ cä cÌ dcäco måä lucrtc
y måä mm dcÌ mcxíCano: LuÎäÎcra äcr un hombrc
quc Drcdomna cnttc k dcmåä wt äu vaÌcntía y äu
wdct. Ïa äuµcätíón dc csta ímaµcn lo cxaÌta artílí-
CÎalmcntc, obÌíµåndoÌo a obrar Conlomc a cÌÌa, haäta
quc ÌÌcµa a Crccr cn Ìa rcaÌídad dcÌ Íantaäma quc dc
äì míämO ha Crc0do.
.
JAUm KAÆO5
ËL BURGUt mË7ÏLÀL
Ïu c8ta ù¡Uma DaMc dc uuc8tto cu8ayo uo8 ou-
DaÞmo8 dcÌ PWp mæ Îutc¡ÎPcutc y Cu¡tÎVado dc
¡o8 DcæCuo8, quc DMcucCc cu M maWt DaOc a
l buWm dc¡ m. Ï¡ CoD)uuto dc uom quc Cou-
m 8u �åCtct Þu Þonæ CDulD U 8cu-
UmÎcuto dc ¬»tÌ cm, uo dct1VåndO8c uÎ
dc uua UctÎoOd8d cCouóm1Ca, uÎ 1utcÌcC
c, DÞVÎcuc, m dd, dc mm de �t mcx-
c0. ÏÞ cÌ Îoudo, c¡ mcxÎc8uo butPuæ uo d1ÍÎcw
dH mcXCæo DÞ¡ctat1o, 8aÌVo quc, cu ætc ù¡Umo,
c¡ 8cuUÎcuto dc mcuot Va¡Îa 8c ba¡la cæ¡tado Dt
¡a CouCuttcuCÎa dc do8 ÍaCtoN: ¡a uaCÎonaÌÎdad y Ìa
DÎC0u sia. ÏaÞc babct U Couttaätc cuttc cÌ
touo VÎo¡cum y mm quc æ DcOcutc cu cÌ DÞ-
ÌctaDo utbauo, y C1cMa Ímuta dc¡ butPuæ, quc 8c
m c
P
u una CoMæ1a a mcuudo cxaPctada. Ïcto
todo mcXCauo dc b cæ cultÎVada8 c8 8u8CcDtÎb¡c
dc adquÎtÎt, Cuando uu momcnW dc Îm Ìc baCc Dt-
dct c¡ doDÎuÎo dc d mÎ8mo, c¡ tono y cÌ ¡cuPua|c dc¡
DucbÌo ba|o. 4[ ÏaÞ uu DÌadoÌÞ, æ cÌ tcDtobc
quc 8cbaCc a

tc bombw ÎtaCuudo. ÏÌ buWæ mcæ-
� �c�c_Ìa_�a �tIb�Üdad �df¡ D0m-
tc c Ducb¡o y ¡o8 mÎ8mo8 m|mdmm� 8cctCa
dcÌ catåCU ¥�oua¡.
.
� Ïa dÎÍctcucÎa D8ÎquÎCa quc 8cData a ¡a C¡a8c cÌcVada
.
mcxÎC

o

dc Ìa C¡a8c 1uÍctÎot, tadÎCa cu quc ¡o8
DmcÞ8 d181mu¡au dc uu modo ComD¡c½ 8u 8cutÎ-

cutm dc mcuot VaÌÎa, DOtquc c¡ ucxo dc 8w aCUtu-
c8 maDÎÎÎcät88 Cou ¡o8 móVÎÌc8 ÎuCou8CÎcutæ c8 Uu
ÎudÎwCta y 8uUÌ, quc 8u dc8CubtÎmÎcuto æ dÎÎÎCΡ, cu
tauto quc c¡ sD¡adoÞ ætå cxbÎbÎcudo Cou Îtauquw
CÎu1Ca cÌ mcCauÎ8mo dc 8u D8ÎCoÌoPÎa, y 8ou muy 8cuCÎ-
¡¡æ b tc¡aCÎouc8 quc uucu cu 8u aÌma Ìo ÎuCou8CÎcu-
tc y ¡o CouÞÎcutc. 3a 8c ba VÎ8to quc c8ttÎbau cu uua
oD81CÎóu.
' E couVcuÎcutc DÞ cu c8tc ¡uPat cu qu6 cou-
8Î8tcu mW8 æuUmÎmto8 dc mm dcÜCÎcuCÎa quc ÎD-
8 FEKFfL D& MOÆBKE õ3
tau Ìa D8Îquc dc¡ ÎndÎVÎduo DtO¼do Ìa8 tcaCC1oDm
quc 8c ban dcäCtÎto
¸
bou 8cntÎmÎcuto8 quc cÌ ÎudÎVÎduo
uo toÌ
·
cta cu 8u COuCcnCÎa,
·
Dt c¡ dc8aqmdo y ¡a
dcDtc8Ión quc Ìc cwa; y )u8tæcutc Dt Ìa u6c81-
dad dc mautcuctÌo8 oCu¡to8 cu ¡o ÎuCou8CÎcutc 8c ma-
nÎÍÎ
º
tau
'
om
¸
o
¸
æu8aC�ouc8 VaPa8 dc maÌæot, cuyo
� cÌ mdIVIduo m8mo no cuCucutta uÎ Ducdc dc-
Í
¸
Luando ¡oPtau aäomat8c a Ìa ConCÎcuC1a a8umcu


t1Cc8 VatÎado8. �uumctcmo8 aÌPuuo8 dc cllo8 ¦ dc-
b1¡I��, dc8Va¡

taCIóu
·
dc 8î mÎ8
¯
P
[

cuot VaÌÎa) ,
8cu
��
to dc mCaDaCdad, dc dcÍICIcnCIa VÎtaÌ. ÏÌ tc-
CouomcutO quc c¡ 1udÎVÎduo da a 8u ÎuÎctÎotÎdad æ
ttaduCc cu U ÎaÌta dc Îc cu 8Î mso.
' Ï¡ mcxCauo butPuæ D8cc màä dotc8 y wCum8
ÎutcÌcCtuaÌc8 quc c¡ DtO¡ctatÎo Data Con8umat dc U
Ddo DctÎcCtO ¡a obta dc 8ÎmuÌaCÎóu quc dcbc oCuÌ-
tÌc 8u 8cutÎmÎcuto dc ÎnÍctÎotIdad. Ï8tO cquÎVa¡c a

CÎt quc cÌ ¢yÞ ÍÎCtÎCÎo Con8ttuÎdo Dt cada ÎudÎ-
duo

8 uua obta tau aCabada y Cou ta¡ aDatÎcnCÎa
� tcaudad, quc c8 CæÎ ÎmDO8ÎbÌc dÎ8tÎnPuÎt¡a dcÌ ¢yoÞ
ctdadcÞ.
LCuDcmono8, dc8dc ¡ucPo, cu dcÍÎnÎt Cou quc c¡c-
mcuto8 tCa1ta c¡ mcxÎCano 8u obta dc ÍICCÎ0n; o, cu
otta8 Da¡abt88, uuc tCaCCÎonc8 8u8CÎta 8u 8cutÎmÎcnto
dc ÎuÍctÎotÎdad. Ïa oDctaCÎón Con8Îätc cn 8u Íotma
mæ 8ImDÌc, cu 8uDcDnct Ü ¡o quc 8� c8 ¡a ÎmaPcu
dc Ìo quc 8c quÎ8Îcta 8ct, V dat ætc dc8co Dot un
bcCbo. Ïua8 Voc8, 8u dcäco 8c ÌÎmÎta a cVÎtat cÌ dC8-
DtccÎo o 1a bumÎÌÌaCÎóu, y dc8Dum, cn c8CaÌa aäCcn-
dcntc, cnCouttaHamo8 cÌ dc8cO dc VaÌct tanto Como
¡o8 dcmå8, cÌ dc DædoDÎuat cnttc cÌÌo8, V, DtúÌtÎmo,
Ìa Vo¡uutad dc DOdctÎo.
Ïa cmDtc8a dc Cou8ttuÎt Ìa DuDÎa Îmaycu ConÎot-
mc a uu dc8co dc 8uDctÎotÎdad, dcmanda uua atcnCÎón
V U CuÎdado Cou8tautc dc uno mÎämo. Ï8to Cou-
½cttc a Cada mcxÎCauo cu U ÎntmVcttÎdo Con Ìo
Cua¡ DÎctdc CottcÌatÎVamcutc M Întctæ Como ta¡
Lou8Îdcm ¡o8 bombtæ y b Co8a8 Como c8Dc|o8, ~�
8óÌo toÆ m Cucuta aqucÌÌm quc Ìc he Vct Ìa
Þ SAMU.L RAMOS
imagen que a él le guta que reflejen. Es indispn­
sable que otros hombre crean en esta imagen, para
robustecer él �_ prqpi�_f..-�1 ell�. Así que su obra de
fantasía se r��!__ la fgdad soial. No pre­
tendemos- nosotros afirar que este fenómeno es pro­
piedad exclusiva del mexicano. Ningún hombre nor­
mal, sea cual fuere su nacionalidad, podría vivir sin
el auxilio de ficciones parecidas. Pero una cosa es
ace
p
tar pragmáticamente el influjo de una ficción,
sabiendo que lo es, y otr cosa es vivirla sin caer en
la cuenta de su mentira. Lo primero es el caso de
pseer ideales o arquetips como estimulantes para
suprr las
.
resistencias y dificultades de la vida hu­
mana, ¬

nt

que lo segundo no significa propia­
mente VIVIr, smo hacerle una trampa a la vida. No
cabría aplicar a eta actitud ningún calificativo mo­
ral, pr no derivare de un propsito consciente y
deliberado. Los recientes descubrimientos de lõ psi­
cología nos muestran que, no por ser ciego, el incon -
ciente carece de lógica, aun cuando éta sea divera d
la racional. "' El ,xicano _iora que vive una mentira
porque hay fuerza

inco
.
nscJ�!�(i qulo han empujad�
a ell
?
,
.
y ovez, b se d1era Clnta cl e1ga�ría
de VIVIr as1.
-
Como el autoengaño consiste en creer que ya se
es lo que se quisiera ser, en cuanto el mexicano queda
satisfecho de su .gen, abandona el esfuero en pro
de su mejoramiento efectivo. Es, pues, un hombre
que pasa a través de los años sin experimentar ningún
cambio. El mundo civilizado se transforma, surgen nue­
va fora de vida, del arte y del pensamiento, que el
mexicano procura imitar a fin de sentirse a igual al­
tura de un hombre eurpeo; mas en el fondo, el mexi­
cano de hoy es igual al de hace cien años, y su vida
transcurre dentro de la ciudad aparentemente moder­
nizada, como la del indio en el campo: en una inmu­
tabilidad egipcia.
Podemos representarnos �I me2i..!.._E� un
hombre que huye de �í rsmo para refugiarse ¶T
..~ -¯¯� ·¬
EL FßKF!L D£ HOMBRE
õ1
¼ mundo ficticio. Per aí no liquida su d
psicolóico. En el subterráneo de su æ p acce­
sible a su propia Iirada, late la incertidumbre de
su psición, y, reconoiendo oscuramente la incon­
sistencia de su persnalidad, que puede desvanecerse
al menor splo, se protege, como los eñs, con U
revetiiiento de espina. Nadie puede tocarlo m
herirse. Tiene U ·=- nHma.cm1 a
la crtica, y la mantiene a r_ªya æmdo� a �-
gr1iir la maledicencia contra el póm. -��or la
misma m la autocriti�_ . q- -pd....
:
_ �
­
uæ con¼e de que_ los otros son inferiores B H.
No admte, por lo tanto, superiorda ninguna y no
conoce la veneración, m respeto y la disciplina. L ,, in­
genioso para de_ svalorar m p bm e aniqui­
ñi ento. Îaum æ maledicencia con una crueldad de
átroifago. El culto de 8R0 e t snguinaro como
el de los antguos aztea; se alimenta de víctimas
humana. Cada individuo vive encerrado dentr de d
mismo, como una ostra en su concha, en actitud de
desconfianza hacia los demá, Ddo malignidad,
para que nadie se acerque. Es indiferente a los intereses
de la colectividad y su acción e siepr de sentido
individualista.
Terminamos estas notas de picología mexicana pre­
guntándonos si acaso será imposible expulsar al fantasma
que se aloja en el mexicano. Para ello es indispensa­
ble que cada uno practique con honradez y valentía m
consejo socrático de «conócete Ö ti miSo». Sabemos
hoy que no bastan las facultades naturale dé ¼ hom­
bre para adquirir el autoconocimiento, sino que es
preciso equiparlo de antemano con las herraientas
intelectuales que ha fabricado el
.
psicoanálisis. Cuando
el hombre así preparado descubra lo que 'es, el resto
de la tarea se hará por sí solo. Los fantasmas son seres
nocturno ×Uc se desvanecen con slo exonerlos a la
luz del día.
LA CULTUR CRIOL
Es ra cttc de la picoloa mC
inventa detnos æc par cada U de b
for de la vda naona. W ciert que nuet
europeo m tdo mucho de a�a, p no e
menos fa el pla de crear un meCo pur .
.Nnca toma en cuenta c mexcano la rda de su
vd e deir, la limitione que la htor la
.
W.
la condicione biol�ca impn

n a su
.
p~. �i
mexo planea su Vda cmo Ð fuera lbre de eleg
cualquiera de la pibilidades que a su mente se pr­
sntan como m intDte o valiosa. No sab que
el horinte de la psibilidade vitale e sUente
etrho para cd pueblo o caa ho

br. L hen·
cia htria, l etctur mental étmca, la pula­
ridaes del abiente, prfijan la linea del dear llo
vital con u rgide que la vluntd de los indiv­
dus no puede
.
alterar. A esta fatalidad le Um
a
o
destino.� El meXcano es un hombre que durte ano
se ha empeñado sistmátcamente en cont su
destino. Esa acttud lo llev a sembr C M tera
sel que slo en cla eurpos pueden cult­
vare y que auí han crecido débiles y cai sin vida,
como planta de invraer. A fin se ha convencido
de su fraca, pr, sin comprender M cu lo
atribuye a la cosa m e decir, a U dudos
quiebra de la cultur eurpea y no com sucede efet­
tivamente, a un vicio intero de su picología. Por. lo
tant, al cabiar sus planes ha substtudo el objet
extero, pr el mecanismo psicolgico sigue idétco:
es el artificio. Ahora se prpne crear una cultu,
una vida mexcana; utopía mayor que la otra, prque

1'
E PBRPIL DE HOMBRB
67
esto supne que se pueda sacar algo de la nada, a
menos que Ñ pretenda reinventar de nuevo todo el
preso de la cultura, comenzando pr la era neolí­
tica, :os últimos alardes de nacionalismo nos hacen
temer que el mexicano sea ya en su intimidad psi­
cológica un ser mixtificado, que a su naturalez real,
que desconoce, ha superpuesto una imagen falsa de
sí mismo. La virtud que más urgentemente hay que
aconsejar al mexcano actual, es la sinceridad, para
que B que el disfra con que s ocult a sí mo
su ser auténtico.
El europeísmo ha sido en Méxic w cultua de
inverader, no porque su eencia nos sea ajena, sino
pr la fasa relación en que nos hemos puet con la
actualidad de ultramar. Debemos aceptar que nue­
tr perpectivas de cultr etán encerrada dentro
del D eupeo. Una cultura no se elige como la
U de un smbrer. Tenemos sagre europa,
nuetra habla e eurpea, sn también eurpeas nues
tras costumbres, nuestra moral, y la ttalidad de
nuetrs vicio y virde nos fuern legados pr la
ra epañola. Todas ests coss foM nuestr des­
tino y nos O inexorblemente la rta. L que h
fatado e sabiduría para deenvolver e epíritu eu­
rpe en armonia con la condicione nuevas w que
se encuentr coloo . .enemos el sntido mp de
la vd, p etamos en Aéc, y et último sig­
nifica· que un miso sentido vital en atóferas dife­
rentes tiene que realizarse de diferente manera.
Si quiUs la fachada de europísmo artficial,
que pr cierto no rbr sino a w grp reducido
de hombres -omo su influencia en la arquitetur
afecta a baro muy loos de nuetra ciuda­
de- , nos encotraos a verdader núcleo de la vida
mexcaa, constitudo epecialmente pr la cæ me­
dia, cuya exstencia total se deenveve confore a
tip de vda eurpea. Aun cuando la mayría de la
pblación la compne el indio, Ð etado mertal no
le prite toavía deprndere de la natrae,
08 SAMUB RAMOS
junto con la cm for el ambiente de prmitivismo
que Ðæ al reto de l pblación. Por su calidad, l
clae media h sido el eje de la histora nacional y
sigue siendo la sustancia del pas, a pr de que e
cuantitatvmente una minoría. En eta clase, lo
conceptos de familia, rligión, moral, aor, etc., cn­
MI el cuño eurpo modificado -aun empbr­
cido s M quiere- o actuando como realidade
vitales de suerte que es justo coniderarlos como ¬
cultura media, asimilaa a nuetra ubicaión geá­
fica, que denominarmos cuIture .críode. Este crio
llsmo e prnunciado, sobre too en lo centros ¬
vincaos, menos prop a denature con
b moa ejera. Estos Oo cnseran en su
epírit, como en la cara de su mujere o en la ar­
quitetur de sus cudade, el prfil eupo it
grado ya al paisaje de Méco. ¡ Qué mgnífico fer­
mento epirtual m para cntr tar e influjo
deprnalizdor de la metrópli materialista, si no
fuer pr e consrato, en e fondo ¬ineria y
pasvidad que neut la virude de provincia!
.
Sbre ete humus de cultur genérica ha creido ¬
form de sleción, ciolla tabién, qu se m raliz­
do en wa minoría de individualidade. Por modeta
que rultaran dent de la esala univeral de va­
lores, debos ronoer que aquéllas reprenta nues­
t única tadición de alt cultua. El mérito de algunos
de ets homr rcae ±bien en l pm m
que en s obra.
Por s cd de hobre M h encumrdo a
nivel ± at que el mhispaoamericano puede al­
O- No hubier sido psible ·su engrandecimient
epirtual m l alimentación de l cultura eurpa
que al darle ¬cncienc ±honda de l vida �
ligado ± etete s ite ideale al �ue­
k muw. L to ellos han tnido ±signif�cón
×de ro ±o meno aplio como eucadore
cm �•y aw cb

o pr

alidade ejeplar.
Su cnaea eld h Sdo de ¬en cu-

lL PBRPIL OEL HOMBRB õP
do relámpagos en los oscuros destinos de la América
hispana. Se ha considerado hasta hoy que la génesis
de estos hombre es inexplicable dentro de la atmós-
fera enrarecida del Nuevo Mundo y se les tiene pr
frtos distantes del influjo europeo. No se ha reflexio­
nado nunca que ete influjo sería nulo, si una pre­
dispsición adquirida en el suelo propio no se ade­
lantara a recibirlo. De aquellas figuras se ha visto
slamente un lado, su tendencia anárquica, su indi­
vidualismo solitrio, que parece hacerlas irreductible
a un ciclo de cultura. Sin embargo, desde el punto
de vista del rrtokumo, todas estas figuras heterogé··
neas pdrán acomodarse dentro de un conjunto articu­
lado. No Æ ha definido hasta hoy la cultura criolla, pr
tner una existencia atmosférica presente en todas par­
tes, pero invisible pr su transparencia.
El motivo vital que, al coordinar nuestra activida
psíquica dede la Conquista, le da categoría de cult­
ra, es la religiosidad. Téngase en cuenta que la idea
de un too unificado no excluye la lucha de principios
opuestos; lo que M requiere es que los conflictos M
plaricen hacia a punto único. Con otras palabras,
Æ puede decir que la historia de México, sobre todo
en el plano espiritual, es la afiración o negación de
æ religiosidad. Por cualquier lado que se tome nues­
tra ascendencia, por la del indio o del conquistador
español, deembamos en razs de una religiosidad
exaltada.�os pioners de la cultura en México fueron
los monje que vinieron en misión. La voluntad reli­
gios española quedó enérgicamente plaada en la
aruitectura que diern a nuestra ciudade. Cai
siempre se levantó la iglesia en el centro de la ciudad,
o en su vrtice cuand M ruesta en la convexdad
de un cero, para que dede cualquier punto de su
ára o fuera de ella las torre nos apunten al cielo.
O lejos, lo primer que aparece de toda pequeña
cudad mexicana e el campanario y la cúpula de l
igleia, cuya silueta extende sus líneas lateralmente,
coio pra dar u sentdo de totalidad arquitetural
70 SAMUB RAMO$
a crío dispr. No sólo e la igleia el centro gm
mético de la ciudad, sino que ante su prtada s
ar en un gran espacio l «pla de aras», verda­
dero coraón de la vida civil, prque como æ etá
cel mercado:, el cpalao de gobiero: V el jarín,
afluye y refluye en e luga la actividad pütca y
mma el comercio y aun todas la foras de diva­
gión. Simplemente pr � tamaño, p8 que slo
la iglesia tiene autridad p presidir aquel hori­
mm humano, ·aun cuando muchas ve es el edificio
má imprnte pr M ble. Materal o idealmente,
l iglesia queda siepr en un vértce.
To cultura se eifica siempr sbre u sentido
ro de la vida. Este sentimient e el fo eér­
g que alient el esfuer creador. Quiz l cultur
mp no hubiera préndido en Amérca si ente los
sldos que viniern a cnquistrla no se hallarn
aos religoss pseíds de un afán evngelizdor.
Crnolóicament aparen prmer æ obr cult­
re en rló dt con la vida rligiosa o aun
forando parte de ella. A, en México surge el arte
de las igleia como exrsión iicial de la cult
crolla. L lineamients generale de ee 8 estaban
trdos pr Eurpa,
p
es casi un símbolo que vi­
ne a real con piedras del suelo mexcano
que la mo del indio labraba y enblaba inter­
petando en ocasiones a Ð modo los motvos ora­
mentales. Wc fue el estilo frnco, de u
sencille asétca, condo en ángulos y mæ r­
t que imprmen a la sluet del tplo un sello
mhæ de forale. Su ma geméticas, de arist
OMU¡ sn la exrn de u enérgica mm-
md ci agreiva, que levantó etas tor en los
pje slitaos para dominar la selva. Con el te-
p et du primitv se ablanda cuando la igleia
Æ r de un contoro ciudadano, y u ii ón
dada rompe l disciplina acétca para gnrar
W autt naional bar en donde se æc
þ u md m pc y m mundana. Cmo len-
|
f
l
1
J
EL PERFL DEL HOMBRE JI
guaje del sentido religioso, b arquiteÊtura criolla fue
un arte viviente que en el ato se incorró a Num
Mundo. Desde u plano puramente estético, hoy s­
timos que, al lado de las construcciones coloni

le,
otros estilos posteriormente importados del extranjeJ
están fuera de lugar.
Son los seminarios el órgano de la educación mex­
cana desde la Colonia hasta fines de la centuria pa­
sada. Los sacerdotes son, para bien o para mal, los
directores de la conciencia popular. A travé del se­
minario, con el griego y el latín, cultíva
l�
e

n Méco
las humanidades, encauzando la formac10n mteletual
de varias generaciones en las normas de la cultu
mediterránea.1 Es evidente que el tipo de enseña
entonces impartido llevaba un considerable rt
respecto al momento europeo correspondiente. Si
embargo ni la Universidad Pontificia ni los colego
que fo�aban parte del monopolio pedagógico de b
Iglesia eran impereables a las ideas moderas, que
se filtraban misteriosamente a través de la censur
oficiales y eclesiásticas. El fragor de la Revolución
Francesa había sido demasiado resonante para que nQ
se escuchara dentro de los claustros académicos. L
primeros caudillos de nuestra Guerra de Independencia
eran sacerdotes.
La fase negativa de la religiosidad en Méxco M
inicia en cuanto entra la segunda mitad del siglo pa­
sado. Es el comienz dramátco del liberalismo con la
revolución de Refora, cuyo resultado fue la cont­
tución V la educación laicas. Los políticos que agitarn
V legislaron el movimiento, con encendida pasión ja­
cobina, eran intelectuales de mentalidad escolástica. L
que no es retórica en sus plémicas antclericale, e
dialéctica de estilo seminarista.
Lé el Disclso Þo Vigüo, de Alfonso Res ( Ed. ''Cæ -
pránes'") , de donde tomamo las siguientes línes: "El e(rk
meicano etá C el color que el agua latina, æ como ella l W
hasta nosotros. adquirió aquí æ nuestra casa, m correr dUl t u
siglos, lamiendo b arcillas roja de nuetro suelo."
72 StMUE RMOS
Dede entonces quedó legalmente destrdo m p­
der tempral de la Iglesia, .aunque el innujo efec�vo
de m poder sólo mucho ttemp despue ha sufndo
U mengua real. ¿Puede decire otro tanto de la x­
ligiosidad como fator psicológico en la conduct mex­
cana? En los mismos librepensadores que consuma­
In la Reforma, el tono de sus negaciones tiene la alt
temperatura del sentimento religios, sólo que con
sigo contrario. Queremos decir que la picología del
jacobino no es la de ¼ hombre idealmente emancipa­
do de la religión, sino un caso de ee fenó

eno P;


dójico que ha explicado hoy la escuela pstcoanalíttca
pr los sentimientos «aivalentes:. Como la ar
con que lucharn los librepnsadores del 5I fueron
más bien la retórica que la filosofía -llos actuaban
como plíticos, no cono intelectuale-, no dejaron
un mv de idea en que pudiera verse, como en el
vidrio despulido de un aparat fotográfico, la proye­
ción invertida del sentimiento religioso. No basta su
cigualitarismo:, cierto vago «huanitarismo:, aun
su atitud racionalista -eco americano retraado
·
de
la «ilutración: francesa-, para recontruir la ima­
gen del mundo que tuvieron aquellos hombres. Si al­
gún concienzudo historiador de la ideas mexicana
llegara a reunir aguna vez sus pensamients frag­
mentarios adivinando los datos que faltan para dar
forma al concepto jacobino de la vida, no sería remoto
que descubriera cómo su morfología es la de un cato­
licismo abstracto sin Dios, n iglesias, m dogmas.
La religiones tienen, como todo oranismo vivo,
una muerte natura.que se debe a una lenta disolución
de la creencia por medio de la crítica intelectual,
que la encuentra inconciliables con un nuevo sentido
de la vida. Cuando el sentimiento religioso se ha en­
friado, la prácticas y ceremonia extera del culto
se continúan por ineria social, como getos mecánicos
si valor exresivo. Aparentemente l pasión religio­
Õ N retirándos de la ecena histórica de Méxco y
deja de ser el fuego central de b actividad de nuesto
J
)
!
J
J
j
l
B FßKFIL DB HOMBRB
73
epíitu. El psitvismo iprto depué �e la �e­
forma como sstén dotrinal de la educa1ón bc,
fue |sfilosfía que se jugó m adecuada para extlr­
par la idea religios. B � fuda l Esuela
Preparatoria, cuyo pla de et
.
udt
<
S se orena confor­
me a la claificación de la c1enc1a de Comt, ep­
rando que de sus aulas salga la juve

tud con un al

nueva. En efecto, la reforma educattva. logró deten­
nar un cambio de orentaión muy sens1ble a la mente
de nuestro país.
Si anonadar el per materal de la Iglesia fue una
neceidad histórica inaplaable, u vez no lo e

+o
truir el sentimiento religios, pro los acntec.u

­
tos externos rprutieron dentro de la conc1enc1as
como argumento contra la religión. Como los hechos
no tenían la calidad espiritual necesaria paa trn­
formar de raíz los sentientos, éstos quedarn sofo­
cados nada má bajo su fuera material. La rligio­
sidad no etaba entonce destrida, aunque así lo
cryera cada individuo, sino sl�

n
!
e
.
reprimida en
el ineonciente, a causa de inhtbtctones ex

rna
obrando como prejuicios antirreli.gioss. A nad

e s
le h ocurrdo hat hoy etudiar los mecarsmos
coplicados que m engendrado la mente mexicana,
no obstante que e el único camino para conoemos
a no mismos. La exlicación que ahora damos
de la irreligiosidad nos parece epeialmente fecupda
p entender mucha
.
ano
f
�dades psicológica del
mexcano actual. L vtda religtosa no es un fenómeno
transitorio del epiritu, sin funci6n pOente y
consustancial a su natue. De maera que, cuando
su impul no e
.
tferido co�entemente a otrs
objetos de l Æ efera �mm y au má,
cuando no se aepta su preencta, se convterte en una
fuer 0m que tervera la óptica de los valores y
hace vivir al individuo en un mudo. ilurio, prque
atibuye a
·
su cyo: y a W cs mitude fal.1
74
SAMUEL RAMOS
El
.

sitivi

o fue incluido en los planes de edu­
ca

on meXIcana c

n
.
una in tenci6n antireligiosa y a
r�IZ .
_
de su advenuento, psitivismo y liber.lismo
sxgmficab

la misma cosa
.
La dotrina en cuestión
abun+
� Ciertamente en puntos de vista favorables al

roposito de
,
los liberles ; encontrban ahí un mate­
na! que vema de molde para razonar sus negacione
dándole

una
?
Pariencia científica y un prestigio d�
moderm+ad. SI
.

n
.
est

empresa pedagógica hubiera

revalecido
.
el JUICIO filosófico sobre la paión secta­
na, se hubi

e advertido p
��
nto que el psitivismo
es, c

mo
_
cnnca
,
de la rehg1n, poco satisfactorio, y
muy mfenor a eta como sucedáneo por su falta de
sen
!
ido metafísico. Es
t
s
.
debilidades
'
congénitas le im­
pidieron obrr en MeXco como corrosivo intelectual
del sentimiento religios, pero sí influyó mecánicamente
com
? �
n prejuicio para reprimirlo. Encerrado aquel
sentlrento en los sótaos del alma, su tensión se eleva
y, buscando un ecape, encuentra el de la superstición
científica. A falta de una religión, las claes ilustrada
endiosan la ciencia.
.
En ca

bio,
.
el mismo sentmiento religioso transfe­
ndo hacia amba, ha dado U impulso idealista a los
pensadore hispanoamericanos de fines del siglo X �
El más
.
notable
,
de ellos fue José Enrique Rodó, .�
personalidad ma completa y más representativa de
la cultua criolla. El gran escritor uruguayo provenía
tambi�n del positivismo francés, de Comte y Guyau
d� Tame y Renan, pero su positvsmo tuvo una æ�
plitd y una nobleza renacentista. Nadie OÆ e
genio de Rodó h sabido asimilar la ±refinada cu­
tura eurpa a b sensibilidad de nuestra r.l Por
.
' ''Roó, con sr tan europ, y preisamente pr srlo, e el
h
!
erato que encarna con mayor preza b civilización que vamos apren.
dtendo, b mente que vaos aimilando. W pr et en cl sntdo
de
1
n depura�o casticismo, el esitr que mejor no rerenta." ]os•
En1u Rod, pr Gæ Zldumbide, p. I3, Re� t HÚfÜt,
New York. Parls, ¡9Z¡.
1
1
1
1
1
1
1
\
I
1
'
.1

£ PERFIL OE HOMBRB få
primera vez æm adquiere conciencia de un sentido es­
pirtual, que Rodó simboliza con el nombre de Ariel.
Si la juventud de América se estremeció al hech
de su voz, era porque en sus palabras aroniosas se
descubría a sí misma y encontraba las fórulas alen­
tadoras de sus más nobles anhelos.
El comedimiento, la luminosidad de su fora litera­
ria, así como el helenismo, el cristianismo, la confian­
Z en la razón que están contenidas en la obra, son las
partículas que han integrado el espíritu mediterráneo.
¿Cómo pudo este espíritu propagarse a América? Nó­
tese que los elementos enumerados arriba no son
cosas que se aprenden en la escuela, sino más bien
predisposiciones de la sensibilidad y el entendimiento,
que ordenarán todo cuanto el individuo vaya apren­
diendo, conforme a ciertos tipos invariables de re­
presentación. Estas modalidades que dan al alma su
carácter, sólo puede troqueladas un pder espiritual
como la Iglesia Católica, actuando de un modo per­
manente de generación en generación, como una at­
mósfera que los individuos se ven obligados a respirar
desde c nacimiento hasta la muerte. El catolicismo es
seguramente el vehículo que implantó en América la
mente clásica mediterránea, a menos que se acuda
al milagro para explicar personalidades como la de
Rodó, que en el selvático ambiente americano repro­
duce un tipo cultural de climas muy diferentes. No
siempre que un individuo se emancipa de su religión
aband
?
na la totalidad de sus ingredientes, sino que
al retuar su fe de lo sobrenatural y mitológico, le
queda su quintaesencia, o sea el sentido espiritual de
la vida. La espiritualidad de Ro4ó consera aún, del
lado del sentmiento, la forma cristiana, y del lado
de la raón, el ideal universalista transformado en
el panamericanismo
.
Rodó recoge el pensamiento de
Blívar, la unificación plítica de América, y en un
sentido más aplio y menos concreto imagina una
«mgna patria:, como el ideal hispanoamercano. Sería

JHUm KÆO5
éte algo æ cm m re ncaración del epíritu gi­
b.
Poa cæ abundante ejemplos de parecida
trpsicione rios en nuestr ertr má
grande, si D fuera prque nuetr prpito es defi­
m imprnalmente los elementos cmune de l cu­
t de Aæ para lo cual creemos que bat el
ejeplo citado. Am cundo nuetra expsición s re­
fe principalmente a Méico, no hemos tenido in­
cnveniente en eleir m ertor sudamercano, pr­
que la identidad del dm llo hist6rico enUe los
p hipanoaericanos admite que las conclusione
obtenida, al analizr m heho acaeido en uno de
c , B válido para toos los demás. S6lo un pre­
juico atirligios impedirá ver que el único æ que
ata el caprichos individualio de la intletualidad
hispanoamericana en una 'da de cultur, e la in­
fuc de l religón.
Siempre que una alta conciencia de América lean­
ta la voz sinceramente, apare la inquietud religioa.
A, m væ Rubén Darlo h gritado que Ð æ M
debate centre la Cate y H ruina pagina:. ¿ No
e aca éta una imagen del draa de América?
Grave prbl% etán todavía en pie a causa de . l
separación entre la cultura que edificó nuestr cate
drale V la otra la de nuestra ruina, que al encon­
Oæ no pudiern engendrar una síntesis nueva.
En lo que toca a Méxco, pr má que la conse­
cuencia del psitiviso fuesen a la pste funeta
para la cultura, en ciero momento fue O dotrina
un factor de libración y ,rogreo p una minora
diretora. La arncó de etancamiento eolátco
de los seminarios e m psible renovar el aire vi­
ciado de las euelas, ariendo su pueras al etudio
científico. Se explic el éxto del psitivismo, que
prnto se m ppular porque rndía a una nece­
sidad epiritual y socia¸ de Méxco. Era una planta
exótica, pero encontrba aquí en la atósfera oxigeno
que la alimentara, V pr O vivió. Vivió cai siempre
!
f
1
B EZÎL DB HOMK 77
como una pasión negativa¡ contradiciendo su nombre
de «psitivismo:. Aun así, el hecho de arder como
paión significaba que era una doctrina viviente.
Merece entonces ser considerada como un momento
de la cultura criolla.
Un elemento ajeno, y aun opuesto al positivismo,
explica que entre algunos partidarios suyos haya to­
mado un tono moral levantado. Pero su contenido na­
turalista lo predestinaba a descender de grado ético
en la ment popular hasta reducirse a una filosofía
del sentido común y una justificación del egoísmo ins­
tintivo. Tal fue el origen de la moral «científica» de la
burguesía dominante y explotadora que se enriquece
bajo el régimen de Porfirio Díaz.
La obra cultural del «Ateneo de la Juventud», ini­
ciada por el año de 1908, debe entenderse como una
lucha contra la desmoralización de la época porfiris­
t. Este movimiento inteleCtual revolucionario se ade­
lantaba dos años a la revolución plítica que estalló
en 1910.
Un precursor de estos acontecimientos era Justo
Sierra, humanista, animador de la cultura mexicana
como maestro de Historia y como ministro de Ins­
trucción Pública, hombre sobresaliente que por su
personalidad de gran estilo merece m puesto de ho­
nor entre nuestros espíritus más notables. Por la ca­
lidad de sus miembros y por la unidad de su acción, es
el «Ateneo de la Juventud» un acontecimiento en
nuestro país. La vocación de cada uno de los ateneís­
tas era heterogénea. Había humanistas, como Pedro
Henríquez Ureña; filósofos, como Antonio Caso y José
Vasconcelos, el primero orientado hacia la enseñan­
Z universita¬a
J
V el segundo hac�a la acción plítica;
había ensa)lstas, como Alfonso Reyes, Julio Torri
y Jesús Acevedo; crítico, como Eduardo Colín; pe­
tas, como Gon�ález Martínez. No era el Ateneo un
cenáculo aislado del mundo; su programa era renovar
y extender la cultura. Todos sus miembros eran es­
critores y la mayor parte de ellos han . . sido despué
78 SAMUBL RAMOS
profesores de m Universidad. Dentro de la variedad
de objetos a que cada uno se dedicaba, había en la
actividad de todos una intención común: la moraliza­
ción. Esto equivale a decir que se trataba de levantar
pr todos lados la calidad espiritual del mexicano.
Contra el positivismo inicia el Ateneo una campaña
para renovar las bases filosófica de la educación
oficial. El espiritualismo de la raza rompe los pre­
juicios que lo tenían cohibido V emerge a la luz sin
averonzarse de su nombre. Los filósofos del Ateneo,
Caso y Vasconcelos, inforados del resurgimiento
espiritualista eurpeo, se apoyan en sus más autori­
zados representantes -por ejemplo, en Bergson­
para reproducir aquí el mismo movimiento de idea.
Convencidos de que la alta educación tiene que edifi­
carse .sobre una base filosófica, Caso inaugura en la
Universidad la enseñanza de esa disiplina. En las
actvidades del espíritu, conocimiento, arte, filosofía,
hace resaltar su sentido moral . ¯ V asconcelos, en sus
escritos, va más lejos sosteniendo un concepto mís­
tico de la vida en el que lo estético desempeña la
función decisiva. En el dominio de las letras era pre­
ciso también moralizar a los escrtores enseñándoles
que, sin disciplina de cultura, la inspiración y aun
el genio es estéril. Había una gran distancia entre
la estética severa del «Ateneo de la Juventud: y la
bohemia de una generación anterior de hombres de
letras, reunidos en la Revista Moderna, de Jesús Va­
lenzuela, cuyo sentido del arte fueron la tore de marfil
y los paraísos artificiales. Era también moral la voz
del pota más notable en aquel momento, Enrique
González Martínez, que al estetismo puro de Rubén
Darlo opne su obra lírica, cuya intención está decla­
rada en este verso: cTuércele el cuello al cisne de en­
gañoso plumaje.: La moraidad apareció también en
donde es tan indispensable como el sentido artstco:
" Hay QB estdio de la obra y prsnalidad de Antonio Cs en
mi libro HíÞdIr:í:. México, I928.
Y
r '
m PBRPIL DW HOMBRE
Ï¥
en la crtica lteraria. Estas dos cualidade se hallaron
reunidas en Eduaro Colín.
La obra del Ateneo en su totalidad fue una s­
cudida que vino a interrumpir la m sñolienta en
el mundo inteletual de México. Prpagó ideas nue­
vas, despertó curiosidades e inquietudes y aplificó
b visió que aquí se tenía de los problC de cul­
tura. Mediante su filosfía tendió a contrrstar e
influjo crciente del utilitarismo, inculcando en la ju­
ventud el sentido de los valore del epíritu. El re­
tado que dio aquella agitaión en la déaa que L
mienz en I9lÛ fue elevar el tono y ensanchar e
radio de nuestra vida intelectual. No se ha insistdo
hata hoy en la cirunstancia de que este rsuri­
miento intelectual se opera en un ambiente de trag­
d La revolución había estllado, preisaent, e
año de ¡9¡Û. Es cierto que b guer civil no se gene­
m al mismo tiemp pr todo el país ; era más ben
como un reolino circulante que trastorba cuanto
encontaba a su pas, per inmediatamente despué
la vida s noralizaba. Sin embaro de esto, pronto
s hicieron sentir en todo el pa la consuencias de
la guerra. Nadie pdra eapar a l crsis econói­
ca cada ve más graves.
S puede rcorrer la obra de los filósofos, de los
literatos, de los pta, que eribían en medio del
drama nacional sin encontrar U paar de de­
aliento, una sombra de pesimismo mæ o de nega­
ción absoluta. Nuestros pensadore se adhieren con
entusið a toda filosofía que afir enérgicamen­
te la vd en nombre de sus valores espirituales y s
aceran a aceptar su sentido religioso. Su voz es la
d� la raza hispanoamericaha, cuya tradición intelec­
tual es una varación sobre el tema del espiritualismo.
<uando Vasconcelos da a la Universidad de México
como lema: «Por mi raza hablar el epíritu:, su pn­
Siento pare obedecer a una voluntad suprpr­
sonal; se expresa como un inspirado cuya intuición
80
SAMUE RAMOS
um súbitente lo misterios del inconsente
colectivo.
.
L alta clidad de eta obra intelectual provtene de
habre dm llado librmente, desprendida de
.
la
realidad inmeat de Méco, y sus autore no deJan
de tener pr ello cier magnitud herica. La crític
vulgar ha negado a esa obr una significación na­
cional, prue no encuentra e
?
ella alusiones a la m-
tria contepránea de Méco. Per entonces, cada
intelectual, al buar en toro suyo, encontrba que
la rd abiente era la murte, y
.
al defender su
fe su prión de culta, defendía u fermento de
vida. No etaba entonce fuera de su mundo, prque
slvre a d mo era contribuir alg a la salvaión
del paí.
.
No es despio a su país, n incomprnsión de su
problema la caua de que el intelectual mexcao no
haga cita de
.
la ralida cir
1
ndante; es que cuando
el epírtu qw
.
ere exr nene que �rlo en un
lenguje prp1 que no ha creado todaVa el suelo
aericano y que s6lo pee dárelo la cultur eur­
p. No �s siempr nue

«

uropeís

o: U frv
?
}o
etar a la moda o un mtmeusmo servil; es tambten
etimación de los valores efectivos de la vida hua
y deseo de etrr a, mundo que
.
los contiene .
.
El �er
indiferent a éte sena tal vez signo . de una mfeno­
ridad que nos condæa a no .salir nunca d los
horizontes de la patria, a no poder aeros a una
comunida m vata de hombr, que e lo que
idealmente ha pretendido Europa, creando el único
tip de cultura universal en la eda modera
.
Por
fortuna el hispanoamercano es apto para elevare
.
a
la universalidad espiritual V tiene voluntad de r­
zra en sus foras psibles
.
Ya hemos indicado que
esta voluntad se encuentra expresada en nuetrs m
vaioss pensadores y e uno de los leit-motiv de la
cultura criolla. Aun cando la doctrina de Vance­
los de la cr c6mica: no e una prfecía creíble,
pues reulta un ideal de%do en comparación con
B PBRPJL DlL HOMBRB
W
el etdo actual de nurdrø vida y su psibidae
efectivas, ves en ea idea abstc ión de su conten­
do, exreare mitol6icaente la volunt univ­
lista de nuestra raa.
Un grup selecto de mexcanos impulsados pr la
necesidad de una cult supror, no encontdola
fuera en el mundo en que vivían, la ro n den�
de sí mos. Ellos fueron el æ de Méc, pr
un alma . . . sin cuer. Una cultur suprior neceita,
par sstenere, de ciera fora si de cult me­
dia, que es su atófera vital. Est úm sería el
cuer que ha faltdo para complet la ttlidad
orca de nuestra cultur y hacerla efica. Slo cuan­
do a la comunidad le s acceible la iutción meda,
Um pr toa s pa el alma de la minora clt y
la mverá mm el sistema nero mueve lo miebr
de un oræo.
EL "ABANDONO DE L CULTUR"
EN M�XICO
Ï
L fllosfia dominante en México al com

nzr el
siglo Y e el positivismo, y aunque fuera mterpre­
to de modo distinto pr e hombr �e la �o pr
el ccientifico:, era en el fondo l �� 1dea �� _la
vida. Contra el utlito y matenalo psltlV­
t, eprndi6 una capaña el 4Atene de l J u
'
e

­
tud: cuys miebrs ern lo má slecto de la ellte
mexC. Tratban de rnovar el ambiente intelec­
m introduciendo U nueva fuosfia espiritalista
que' rhabilita los alts
.
valo

de la vi�

·
.
muy re­
bajados en Méxco pr mfluenc1a del psltlVsmo. L
obra cultural del Ateneo etaba alentada pr el mismo
epíritu que el Anrl, de Ro6. A pco tiemp, ca

­
biaa de orientai6n l enseñanz fllos6fica en la Ur­
versidad. L autoridad de Comt y Spencer fue sust­
tuida pr la de Bergsn, Jame, Butrux, etc., etc. La
nueva at6sfera de idea inquiet a la juventud y des­
per en ella entusiao pr b altas cuestione de
cultura· per O entusiasmo se apa6 pronto.
C�do en ¡9¡9 Vaoncelos inicia su obra de edu­
cación popular, sbreviene un cabio r
_
adical en el
destino de nuetra cultura. En su exres16n m sen­
cilla b idea de Vaconcelos era la de la educaci6n
el�enta extensiva, que nadie, hasta entonce, babia
agitado con un sentdo de just�a scial. La
.
obra
aparei6 pues como una reoluc16n en la ensenanza.
La agi�ión de ideas sobre eucaci6n ppular deter­
minó una revisi6n critica de toos los grado de la
l
ì
`
|
1
1
f
¡
B PBPIL DÆ HOMKE
ensñ, de b que suern w mcadw de
rfor qu
e
æ�æb dee l æuH pr
ht l Umvr1dad. Aparen entonce l ide na­
cionalita, el inter pr l w æw y
mm, ciero deén pr lo etudio univento
prmer, y depué b ide de pnerlo a æwmo deÍ
puebl�. L cirutncia de que te idC sre
�- däenm p, de eucaor, de pütco, de
mtelectuale, y fuer adas favrblente pr
b j��ntud y la D ppular, deuet que W
mo

mc� no er artficial. Ni squer fue nee­
W0 mbmno y fundarlo cn un s q dee
_
lueo � too pó mdæu. Rn de m p
afir que er históricent neo, y que, pr
otr parte, no tenia u intr itet. Au cuan­
do la nuev tendenc p hemé% U
m en el fondo má de u punto de cmún. To
C
incidian

n �un dentt pr lm prci­
pi eucauvs tabaonale, y tbié e apm
el valor de m enñan con el critero de l utidad
y la ctdad. Est pía evidente; lo que etnc
emp a no prerlo fue el vlor de l cultr s­
prior. Hata at del año ¡WÛ m vor er e
Méxc indiutble, pr de d� et fem M tr
prbletico. De etn m dodo e it
pr l
<
etudi

su
p
�or, qu y
.
m sn vt pr
lo ml un1vmtos cn l Æ onddemn
que ate. æ m pido también, aunque no pr om­
pleto, e rt y l envidia a lo citete:. En
&Î M m prnto e Méc, O ve entá­
Wet y m am de it6, e fæmeo uni­
w defmido en l C fr de Cuu cm W
cabdono de b clt.
E indudable que el denomnador cmún de l r
for e l eñ æ l tcón útil
.
En l juv­
md y e lo
.
mt, y
.
am en lo m�lomlm my
l pp de aq u s anmedimmte
aplcle a b md Por O el cprt: y e
<Þz h s l dot ± aor
8
SMUF lOS
en nuet ±±± univeritio. Relacionndo et
fenómenos culturale cn otr acaeido fuer del
cp de b cutura, æ �æ dCubm el orgen
píquico de lo aconteclientos que æ a de
debir.
Cn la m suprficial inspc ión de nuetro con­
tom sial obrarms que b vida mexiL, en
æ pæ, Ñ ha orentdo a la co

uci�n
.
d
_
e
nmæo inmeiatos. Ls pr de VIda mdiVI­
dual o sial et calculados par el prente, o para
el futur m próx .
.
Po imprta,
9
ue � �idad
no rpnda stsfactonente a eta rmpaciencia de
afán humano; a mCo, æ intención C ó. Esta
vida hace b imprión de U actividad irreflexva,
sin ninguna finalidad pr, con toos k crte­
r de la conducta instintiva. L nuevos plae de
edución nacional aí como æ V noione sbr
el significado de æ cultura, en que prtenden jut­
fc sn el reflejo del etado coletivo. Su inspi­
rón
'
no viene de ar iba, de la inteligencia, sino del
fondo OU de k instntos. Por no tener eta pro
cedencia debn considm inferor V deprcia­
ble. L mento histórcamente efetvos, s
frguan en el subsuelo del æ h¼a, en donde
s aloja lo impus prmaros y elementale de æ
vida. Ì rfora en b enñ mexcna apare
com b eprión �el
-

puje vim de � pueblo
<'
e
quiere æm y JUtficar su eXtenCa, y tmb1en
cmo el rflejo que en el plano de æ cultur ha pr­
yetado U tsforción sial que ha clodo b
Å en b delanter de b vida púbbÍ. L Ä
repDtan dent del cuer sial el papl que tene
el instnto en el Ñ idividual.
A prncipio de

uet siglo er gener entre

~
±¬¬~ U deden mo pr too lo prpio,
met que su inter s enfoa hacia el e­
jer, p bU, sbr too en Eurpa melo que
diern U sntdo supor a su vda. Naie eprn­
d U nuev obr m ante ent de lo que s
'
l

'
·r
EL PERFIL DE HOMBRB
8J
hab.a
.
hecho, en casos smejantes, pr los europeos.
Espmtualmente, era México un país colonial. El ideal
supremo del burgut' mexic
:
no era ir a Europa, edu­
care en sus esuelas V umversidades, con frecuencia
p
ara no volver más a la patria. Sus hombres vivían
mconfores de haber nacido en este lugar del plane­
m y aunque las circunstancias los foraran a estar en
México, su espírtu vivía en Europa.
En el curo del segundo decenio de este siglo se
prduce un cambio de actitud del mexicano hacia el

undo. Comi

nza �te a interesarse por su propia
VIda y el ambiente mmediato que le rodea. Descubre
e

su p

ís valores q
'
e antes
!
o había visto, y en .ese
rsmo mstante emp¡ez

a diSminuir su aprecio por
Europa, que en ee t1emp vivía los años terribles
de la gu

rra. Este espectáculo era para muchos his­
panoamen

anos un

desilusión pr m cultura que
tanto admiraba� .
.
vm
'
des

ués el pesimismo de ps­
guerra, que
.
de�dito au
.
n mas la autrdad de Europa
en la conCiencia amencana. Fue en el ruidoso libro
de Spngler La decadencia de Occidente donde se en­
contrron los prmeros argumentos filosóficos contra la
cultura eurpea, que parecían corroborar a la sensibili­
dad mexicana, ya instintivamente en desacuerdo con el
epírtu de ultramar.
¿ A qué b debier
<
n

stos cambios psicológicos? El
desprtar de la conciencia del «yo: nacional tiene en
Méxi

un o�ge
!
bio�ógico. El fracaso de múltiples
�?
tanvÜ �e Imltar sm discerimiento una civiliza­
ciOn extran Je
,
ra; nos ha
.
enseñado con dolor que tene­
mos un
.
caracter
.
propio y
.
un destino singular, que
no es psible seguir desonociendo. Coro reacción ema­
nada del nuevo· sentimiento nacional, nace la voluntad
de formar una cultura nuestra, en con�raposici6n a
la europea .
.
Para volver la espalda a Eurpa México
se ha acog¡do al nacionalismo . . . que es �na idea
eurpea.
E

a natural que los mexicanos se encontraran re­
snndos contra Europa, y que el interés pr su espí-
86 SAMUB RAMOS
ritu ha oasionado, durante siglo,- el desprecio de Im
valor propios. A la fasinaión de lo eurp x
debn numerosos C de destaento. Da ­
damente, al nuevo interé por lo nacional no h C
rrespondido un objetivo clar, y además, a la buena
intención de averiguar nuetr detino, x han me­
clado impulsos hostile a lo eurpo, a CU de un
resentimiento. Muchas voluntdes imptente encn­
traban la ocasión de desvalorizr la cultura para li­
brarse de un deber -el de adquirrla- cuyo cumpli­
miento implicaba un serio esfuero. A iniciare el
nacionalismo, fue un movimient vacío, sin otro con­
tenido que la negación de lo eurp. El reultdo
fue que Méxco se aislara del mundo civlido, pri­
vándose voluntariamente de infuencia espirituale fe­
cundas, sin las que el der llo de m æ que anela
tener, será impsible.
L obra de imprimir a nuetra vida un sello pu­
liar no ha partido de donde lógicamente debía partr:
del conocimiento del hombre mexicano. Mientra no
se defina su modo de ser, sus deeos, sus capacidade,
su vocación histórica, cualquiera empresa de renova­
ción en sentdo nacionalista sr una obra ciega det­
nada al fracaso
.
La falta de una noión clara sbre
el ser mexcano ha originado dos partidos que
disputan con pasión acera de las no¬ que deben
adoptarse para la cultura de Méxco: el de los «nacio­
nalistas: V el de los «europeizantes:. Nosotrs hemos
. llegado a conclusione que se apartan pr igual de
las dos maneras de considerar la cuestión. Se equivo
can los nacionaistas opniéndose a la participación
de Méxco er la cultura universal, y, pr lo tt,
tratando de aslarlo del rt del mundo. No cb
duda de que un aislamiento æ en ¬ de prtger el
dearrollo de un espíritu or, puede ser cont­
prducente e impedir en aluto ta fora de la
vida espirtual, y æorginal o no. Es, pr otr par­
te, un atrimiento plgr bc deliberadamente
un estilo origina, cuando pr una orignalidad o
|
1
l
l
f
1
E PBRfII DB HOMRB
W
no, W eet d u detino æ que la vlut cn
ciente no puede interenr.
Del ot W M mmw æ eurpiznt, pr­
que no ven la cultur eupa dede Méxco sina que
ven a �éxico desde E

pa. Son hombres -ue aban­
donan I�ealmente la
!
da que lo roea, y dejan de
sr
.
meXIcanos. No eXte en M epírit el element
��tvo que al sufrr ¡K acción de la cultura eurpea
lDJerte en el t
;
ncc de éta ± ¬nueva, qu lle­
g a m D tarde una undad idepndient de
cut.
ÏÎ
cEl sllo ibérico -pañol O prgé m de­
terado sbre mo el cacter de los hombes en
la Amérc Latina y la atófera d su vida. L
élites .an budo en Frncia, al menos hata ahora,
W cultura iteletual. En fin, de la América del Nor­
te parece venir, ± y ±, la organización material
de la existencia, con su utlería ténica c día
más complcada.: " Trtándo ± epeialmente de
�\cxc, pd0 afirmar que a la nora europeas
que antes imperaban se ha ido sustituyendo con gran
rapide el ideal norteamericano de la vida. El trba­
jo práctico, cI dinero, las máqunas, la veloidad son
los objetos que provocan �as ±grandes pasione �n los
hombres nuevos.
'
La :dea dil'ectrz de la actual educación mexcana
C lo que ·-valiéndonos de una imagen- se puede
llama la concepción instrumenta del hombre. No
srá otr el resultado que se obten de orientr la
eucació

individul
.
hacia
.
el epecialiso ténico y
aun hac1a la prfe1ones librales. S6lo cierta urgen­
cia biológica ha impelido a aceptar en nuestro país
el sntido instrmental que la cultur tiene en los
Estados Unidos, en donde todos los grados de la edu-
• A. 8mtim. 4¬wøe Lm. Pãz 14J.
88 5×MUE KMO5
cac1on, desdÜ la escuela pr hat la U niver­
dad, se rgen unilateralmente pr el principio del
adiestaento ténico. Nadie e pernalmente r
ponsable del cambi de rb de la educaión mex­
cana, sio el ejemplo de una brillÜtÕ civón
material que tenm junt a nots, como pa
hacer má delador el eptáculo de nuet p
brea. Un detino irnic ·p habr aprxdo a
un país de vitadad lujoa, donde sbr to lo qe
la m fabulo æicón pueda i, a ot paí
en que slo l Nate M vt eplédidnt,
hencida de fer mient el homr v dÕudo
y m m æp q un O mcro.
La pa norteC x æ incon
cientemente cn e cnept menicista de l se­
dad, y ét, a M v e l abrvatu del stdo
c6mico que rprt a mundo cm una m
El mec xn la fon en que orea b O
un hom d it p el ca e Åundo e una
prea que deb str a M pero y gblo t
fácilment OD 0 M máquina. En el ei s
técnico -o m e lo at ta pr de lo a­
mae itvob slucionO etá dads de a­
temano/ par un cr nú de C tpic, qe
no debn v. Por Ê e téic slo e apt pa
vivir en stne mu mæ; pr derlo a,
queda pr en l , rde de M ei dad, y pa
Ð s6lo hay en la vida u pet únic; cloado en
otro lugr, H ealista etá pido.
El instnt, sin un cer gdo d slón a­
tudo en su etdo nt, e fuen bmæ Enton­
cs se invier M fción biolóc, y C v de sr
un prncipio que da vida M tor una fuen que la
destruye. Cudo H instnt i la cvón
material, sutituye la vd auténtca del homre pr
ot falsifica que consiste en el autmats, la
meanación. Si l ee s euvente a
la ténica mate quier deir que prpar a lo i­
dividuos par sr m fácilmente devordo pr l ci-
EL FmFlL D£ HOMR
W
vilición, y eto e u conctpto monstro de la
euela. L eucción deb cbncebin, a conto,
LLÏL un efuero de la vida m qe s defende
contra una civizción, l c apntÕente pn-
par muy bien a lo hombr p vivir, convirté­
dolo m autóMta pret, p m volutd, n
inteligencia, ni sntimiento; e deir, m æ.
W WM DE L CUT MICA
En" Blvar, et s obJaone sbr el
Nuev Mun, que k æm sm ep
de derho. £ Mmco M h audo de e de
pr t u slo, imitano a Eurp aritr­
t, sn ot le q el cprc iividuø El pdo
or del erp meco e la falt de ua
mm p slec iona .!a sel de ct ult­
r que pudie gn:: e nu æ y d
frtC aplcble a nuet neeidade puliar.
Aquella mm n p s ot que la m r­
dad; pr ét e ignor pre to el int
y Ia atención e velt hacia Eurp. El er r
del mtm europo pviene q de un concp
t crrme de la ctr QW, pr idel de­
sadoq la æµ de la vida como s n fuer id
pMe H calor y W fuer vit p se a
eítu.
b tiene o s tendr l cut que deterne l
vción de la r l fatidad mæc Not
ttaremo de defmr el prfl de la cut qe p
de aparr en Méc Gm u cer consttcón
ornica de la siead y de homr, pructo de
una hiora pm.
No pde . prr prtcndo un eurp
fa; pr e pr huir taié de ot iuó
plig que e la de un mexco igment fals.
Âæ mec e el que, ao de u rt­
miet cnt too lo exjer, prtnde r
ta nuet vida sbr b distnt a æ que m
tido hata aor cmo s fuer pble e un m
mnto au toa la histria. S intent m a
¡
1
!
Æ PM0 OB HOJ
91
Méc d t ·cntt cn el mund er p
libr a M orgda de t m ¬ . Æ
c e «m a M fun W e ide de u
æm q pue mm s de la vda a
e «nli» M funa e l ce de un Mé­
c q w e O M fwn n de
V a que s e m Æ B l lu del dí O
M deter u ílo. Ta ce M h stndo
cn el ut de u r ctr en la
que r� e pje cn s mnt y s C-
t, slpio de pm blc: 1æ ido cn M
tje
.
de mt. El 8 nue M h eo de
aml, c u cJa de mo æ dn­
sn de 1o citr:, q m entdo favr­
ble ada sr mo ent l mw ynq.
Pe e M� rp

tao pr el O y la O
pblan o b e Mec d la leda slvaje -ue
n æ pr qué

rrde y at tt a
.
lo æp,
q p sv. sn m t1é cm l
prn dee 1914e un Méco de erión
t f� c l Esa de pde

Qit a u
_
tendenca «naon to lo que
nene de rtiet cnt æ ejer -rc ión
tpic de u cnciea de mnor v¬ quea sin
duda, un cntedo moral de indudle vlor P
Méco. E l MM d nuet m ver entra
que quiere h oír pr pr v depué d-
u lara er en que el mexco ha sido srdo a
s deto. P8 mentra que e s una novedad.
Per æ W I mexcanos no h vivido epntáea­
mnte, no h tenido u hstora sncera. Por e
aor den acudir prnto al llado de e voz, que
e u ore p viv con sincerida. Hy que tener
el vr de ser notr m, y la humilda de
aceptr la vda que no toó en suerte, sin avern­
z �e su pre. Too lo mle que nos han
sbrdo s debn a no har prtmo et
scl a mb de austerdad, sno que hem apa­
rntado una stión muy suprior a lo rl. Muchos
92
SIMUB RMOS
surmiento que hoy pdeC s æv d d
que no cu de la vd. Por mv fuer de la
rdad de nuet s nos hc reo de un am­
bente catcoj en meio dd cu co a cie,
m plan no, æ to pr el vieto que spla
m fuert, y en lo mmento de derientón,
m hay mejor qe reros en la mmd, que
vlver a sl ntv. A Ñ hm rjuveneido se­
pr lo hore o au los grps huo, cdo
D atavo pr msìs de ofuón o debilita­
miento de s ene Entre not, C rtomo a
la ter hará de damos la salud flica y mrl ne­
o p rr la con en O pw. E
conlador ob que dee m æ año la
cnceca mexC s ha prpuet r un vr­
dader æm de intpc ón nacional. Pe m
C de cnciecia no s ha emprendido, pr de
m, cn e rigor, la hondura y la objetvdad que
el C rer. ¿Co sr juee impe en
cuetone que B too afetn e s inter pr­
sne, e l pone de partdo? L eena
hu æ q m nda puee hr cont
u interé o u pasión com no s un inter o
u psión m grande. Es deir, que slo p
cn0o a notr m com individuo o O
pueblo, 4do a nuetr peñ pasione pW
opner la W pón de la verdad, que e u de l
for del
a
or dentdo haia æ pm y
l O. rle o aun ideale; ar pr el cno­
miento cy símlo mejor m el eros pla6nio. L
ß ete amr pr el conoiento, tene que sr u de
l t inicale de la eucación mecna.
Qie p eta pasión pr la verad, dispndrá
de la fuer moral indispnsble para b u s
vera crtca de sí mismo, sbrepniédo a b s
ceptbilidade que pueda impdir una visión límpi­
da y objetiva de Ð mundo intero. Sólo que loada
eta ata psición mental en que pdemo cnderr
l cos com u no fuéos sere de ete mundo,
B PIL DJ HOMR
sno meros etador intnte, no æ æ m
tante p morer en la eta de lo rl. Es me­
!
eter añair a eta d
p
ln moral u diplina
mtelet
'
al· Sera oios m sbre m pnto s
no hubier u criente de opinión frCnte fa­
:
o
r
ble a la edu�ón <etífca

mo prpción
mdipensble para mvebgr cuebone mexcna.
Paree sutent ete pl err en un b con­
cepto de b ciencia.
Se
t
ta de . un concept sente vm, efeto
de la I

orncia o de
_
la suprfcidad, y en c cual
se adVIerte el O distante del pitivmo· ææu
� cre r
q
ue la ciencia s obene cn slo ' abrir Jo
C snbdo a la ridad. L función intele
p8 u C sd en e pr cientco.
Ta � q la �u�. pr s propia vir­
�, tene
.
u

H
¯
mc para convertr e
Ide. �mvbgción Cetc queda rucida a la
rolecaon de doument, cmo s fuer btante
aontonarlos p que, al Bæ a cier volume
br� la luz del conoimieto centífico. El -¬�
¤» utrmontano pie que sindo la ciencia

p toa prparción intletual srá un prejui­
CO e �mnte d�
.
invtgor, q le mp v
en el objeto Ð ongmalidad verácla.
N� e
!
pue, extrño, que con sjante tría de
la
.
¬�cm w hy

endido la ide de crr ua
«Ciencia �æm» þ nee de infor ate
de los pnncipio de la ciea univrl.
Es pr O urnt hacer coprnder en Méco la
vrader tería de la ciea de l cal la m
vlg que hem deto e u cct L in­
vetgción cientfic e impractcble s no s afrn­
t
_
b ralidad cn un prej. El prjuicio e lo que
one

ta la atecón b tale o cuale fenómeno;
graas a
.
H pe deb l relacione ent
h�os difeente; etaleer la cntinuidad de u
Do pre en acontet de apencia d-
½! en u plabr e el prjuco lo· que, · a tv
5AÆUÆ ROS
e 1 ee no üm a U ide cientca. .ora
m: et no x pueden teer sno aprn­
m, MW d invtg, lo prcipio de la CM-
ca rtv.
Pa cre r qe M pe en Méc 'drllar u
cut orginal sn rlacionar con el mundo cul­
t Bjero, M net no entder lo que e la
cut. La ide ± v e que éta conste en
u saber pur. b denoe la noón de que æ una
fó del epiritu detda a hui la ri­
d. Per Oæ que tl fncin no e de generción
entáne. L eució x vle entonce del mD
æ cm w Wulado lt h, par der lr
W el et de m mdw. Bien orentada la
eucació, n deb tdr m e aumeto del sbr,
s haca la tfori6 de �te en u capacidad
eiritl par conoer y elabrr e mu que
cada exriencia singular ofe. Slo cundo de la
clt trdiciona CD M encia m sutil y
la cnvertmos en ccateri de nuetr eíritu, M
pe hablar de u asimón de la cultur.
Cada epíritu individul neceit par CÆ y for­
D, del aliment y etmulo de la cultura en su
for objetas. O aquí s deduc que æ buena i&­
tcón de hacer un 0en de la conciencia mex­
c puede malograr si la aslamo del mund ex­
terior, cerando æ puer a t influencia de
cultu� que veng de afuera, prque entonces nos
q a ou. Pa e futur de la cultura na­
ciona, sn igte malos lo dos métodos 0
D qe pueen adopta en la eución. O d
taere en absluto de la ralidad mxcna, como se
m durate u centuria, p aquirir u cultur
eurpa con el pligo de un decastamiento espiri­
t o nea de plan la cultra eurpea con la
ær utópica de crear u mexca, que natu­
rt srá impsible obtener de æ nada. No p
d ja deifrar los misterios de nuestr ser
Æ PÆÆ OÆ HOlR
W
s n pnetW W H auro cn u íæ
mm que slo p tm de Eup.
Cudo haya obtido a cladad sbre l
ÆW de s de nuet a, dispnd de u
nora p orento en la complejida de la c­
t europa, de l c hay mucho elOt. m
prtnte en Europa que a nost no pueen inter
samos. Sólo con u conoimiento cientc de m
mec tendrmos W b p .exlorr met­
caente la m de la cut eurpa y spa
de ella lo eleet asimilable en nuetr O
Ht hoy, l moda m sdo el único áritr par v­
lorr lo puct hetgée de la vida etua
del Viejo Cntnent. Por falta de dat cie sb
nutr alma, he Cido de punts de referenci
nuetros p orenar la vó de æ cos eurp
dee u pptiva mexcana. Nunc s ha p
do en una seleción consiente y metica de D for­
Æ de la cultra eurpea, cpace æ at en
nuetra tierra. Es indudable que æ mv e p­
ble, tomado como ba cier afinidade intntiv
que inclinan a nuet r a preferr unos apt
de la cultur m que otrs. L difcil e distguir
las simpatía epntáne de cier int 0­
vados, qu sn los que de hho h orientado la
atención hacia la cult. Hasta hoy, los mecao
con excepión de una mm minor no s han i­
tdo pr ller a fondo de la cm sino que
s han quedado en la supicie, delumbrdo pr
s aparienca brillante.
Méc deb tener en el fut una cult ce­
cana:; per no la conc�bimo como una cultur or­
m distinta a t l deá. 1Entendemos pr cul­
tur mexcana la cult univrl he nuestra, qe
viva con nosotr que s capaz de exrer nuet
M. 3 e curo que, par for et cultra «mex­
caa:, el únc camino que nos quea e segur
aprndiendo la cultur eurpa. Nuetr WZ e r­
mifó de una r eurp. Nuethista s ha
W
SAUB IOS
der llado en ÅL eurpos. Pero no hemo lo
grado foO m cultua nuestra, prque hemos
sparado la cultur de la vida. No queremos y te­
ner una cultur acia que viva como flor de in­
verder; no queremo el eurpsmo fa. Pue e
preci, entnce, aplic a nuetro prblema el prin­
cipio modero, que e y c trivial de tnto rep­
tire: relacionar la cultu con la vida. No queW
ni m vida sin cultura, ni una cultura sn vida, sino
una cultu vivinte. Por lo que a conoimiento cc-
tfico r
pt, e pr relacion 0 cada momento
el estudio de lo principio de la ciencia universal
con la obserción concrta de nuetra realidad. Uno
de los mtivo de hostdad hacia l cultura, e el
mu individualta del mexcano, rblde a t
autridad y a m nora. Aceptar entnce l ide
del cnacionalo: radical sra tto como pertuar
el cas epit; sera eger el camino del menor
efuer y seguir realizndo la labr fácil, la obr­
vación supricia, el etudio fragmentaro y sin rgor
cientfico. Si quereo dar slide 0 nuestra or K
pirtal futu, hay que prparr a la juventd en
euela y úniverdade, meiate una severa eu­
cación orientada encialmente hacia l diiplina de
l voluntad y la inteligencia. El sbr concrto e lo
que menos debe intÕos de la cultua. L que
D Méc e de m imprncia deiiva, e aprn­
der de la cultura lo que en c hay de disiplina
inteletual y moral. Cuando se llegue a obtener C
reultado, s comprobará que, aun los individuo que
een la altas cima de la vida eirtual no ce
m en el orullo de depreiar la tier natva. A
contrio, su altura le pitirá comprnder y etmar
mejor la realidad mexcana.
EL PERi DE HOMR
El tema de eta rfeone, que e el deto d
la cultur en Méc, no obliga a cnsderr æ
ptencilidade epituale del mexico, y que O
en el homr donde radic el pncipio y fm de l
cultura. No pdems ni siquier concebi cóm æ
m cult cuyo valpr fuer indiferent Ñ los
fme hUo. L ide que aqu v a exner
sbre el v ante enunciado s fundan en C ver­
dad, que no pare de m eidencia indisutble.
cCultur -ice Ma Sheler- no e "eucación pa
algo", ''ra" una prfeón, m epalida, un
rndient de cualquier géner; ni se da tampo
l cultur en bneficio de tes adietaientos, sino
que to adietient "para ago" exste en bnef­
cio de la cultura, en bneficio del hobre perfecto.-
Î fmalidad úm de la actividad epirtl no e
la obra de cultura, sino el dC llo de la prnali­
d hM. Aquel proucto objetv e m etación
en el cano que el alma ÏÏ par llegar hat
ella m. Por consiguiente, la influencia prnal
de lo hombre cultos es un etímulo para la prmo­
ción de la cultur, muy suprior en eficacia a de las
obra slas.
Si no interea averiguar en .qé grado e pba­
ble el advenimiento de m cultur mexcana, e pre­
cis sbr primer en qué condicione epituale
s encuentan los mexcano que debn crear C cul­
tura. O acuerdo con un tetimonio general, e not
ra la ausncia de grandes prnalidade inteleta­
le que, dotadas de una conciencia clara de nuetr
98
5AU& KO5
singula deto htrc, s cpa de orient­
n en meio de c qe n ævw. L hombr
sbrent pr M od y cultr que ete
en Méc, sn del tp intelet der igado, e
deir, de auelo que h dee oum de l
vda mc p cndrl devta de to
ee de dd. L mnor cutv sn l
exreió, en el plo mental, del idivdu de
l r de me que su pent y �a ac ión
lit sn difent a l histra del pa. Si algún
etr apt pr ecep6n, dirg a l nación en
ptur mu, l h e æt, hablando de
t que s pue ttr indferentte en cua­
quier lugr de eo V e tep.
Est del ot lado lo nacionalst mmæ que
sn genert hmbr iprpoq m ct
mg. V en æ c supicalmente, a tvé de
un eto prvnclis que l h Cm que lo
mecno e el ccolor k». Si Ð iuencia lle a
impner en l vida eirit de Méxco, el arque­
tp de l ct s u metli� puele
que en p temp reuciría l significacón del ps
al de una alde s mpnd en mo de mundo
cvo. Nm cpitl de huir ient de
l cultura mw sin ææ e México, com t­
bié de u w= » pitr y s uiv­
lidad. El ideal q et aún p m m pr
derlo aí, l pnda de auo co u fóru­
l mttca que rú l ec de mw
naionl y l unvdad de s vor. Si el letr
qer for u id m c de R q q
m d, ruere k c d a D, e a e
pañl, etc., e los cue prn cdo e m-
tt am a cpt æ not m ivdue de M
W en e m itt M or aqer u
tdenca uv. L nor de cnm
debía s ét: adra nu md mp s
me de aa a pl de la fo l
ve.
EL PERFIL OE HOMBRE
Ya era tiemp de que México hubiera dado es
fru
!
o de U p-rnalidad¡ pro puesto que no ha apa­
reido aun, ¿debmos supner que nuetro país s
encuentra afectado de esterilidad? No, la rn e
otra. Es que u conjunto de accidente históricos han
h

h

.-o¬.| -a-.:-. vida, extraviando la evolución
ps1qu1ca de los mexcanos pr caminos osuros. El
desarrllo
.
del homb
n
cn
_
la euela y la siedad no
ha obdecido a
.
una dÎs1plma consiente y reflexiva; ha
f

l

do
.
el
.
amb1ente de pa V l tranquilidad de e
pmtu mdlSpnsable par ello. La foración de nue­
t�o car

cter � tavé de los siglos, ha sido un pres
diontinuo, Impulado pr móvile inconsientes. El
reultado d

etas anomalías e que s ha false�do
nuetro detino, y hoy marhamos derentados, tra­
ta

do �e encontar el veradero mb de nuetr
eXstencJa.
.
Per hay un sigo en el hornte que nos da con­
f¡an e
!
el
.
prenir �e Méxco: s hombr tienen
y conc1enc1a del vac1o que llevan en Ð sr y h
de¡rtdo la voluntad d llenarlo, fordo Ía pr­
snalidad que falta. Ojalá que to el mundo se con­
v

de que el prblema de nuetr cultur no e
tanto �� d

hacer obras, cuant el de foar al hom­
br. S1 e:ste e
_
que
.
se lla ccnciecia pública:,
d

b æ�ur la

alc16n de e obr como un apr­
miante Imprtvo moral.
Para cumplir
.
e detino, e nro, prler, li­
brar Ü lo meXcanos de los complejo inconsiente
que hata hoy h cohibido el derrllo de su sr
veradero. Sría una ingnuidad cre r que la con­
ducta del ho

bre e impulsada pr s móviles apa­
rentes. Con mas frecue
!
cia de lo que parce, el hom­
bre no sabe �o que quJere y se engaña rspcto a lo
resrtes �f�ctivos de ·su acción. b requiere ær un
:.-:o
·
_
ps1cologo p

ra explorr fructuosamente e
props1tos

ue actuan ocultos y prturban la facul­
t

de con

1entes, creando ilusione de lá i a­
CIÓn, triendo el juicio de la inteligencia ce.do
IM
S..WUU KHMO5
el std d ls wkm b DFVOat un

am�io
ÆW w el su jet favre a CL r-~ m�$teDu
æ No mk aq de feneo patloco,

mo . d
,
e
Þ q ant oudmntc en Îu vtda pl­ p
´
d hombr DMÌm V $O, con una fruen­
� had. Su WOÌm ha sdo ana�zad on
�tu pr l pcoloa contempr

nea, de
-veade CV cnoimieoto contituy una
t m par mm V ccmprnder al �-+
b en C æt pñvdo y públc; C una g de
b ivgc sr tpic histórco ¶

ale
prmite æ pndr d hy tÑner una ½m O�
C+de a, e Ja c¡ dur UD mundo -
tr igrdo y en cu so æ fr


• m M ..... le depué a l lu del
¶·
´
,
d d. E ot pr he intta�o æ ap lcaCIOn
.
e
æ » æ
p
æ
n�rer aert hecho Sia- et pmmæ •

·
b" • Ì m doren d la clt. He expu

to tam •e

Ê
Ì ��� � m m enciae obtem­ m otro ur �
,

• ø
h d míaou el �a del m

x

n
?
,
.
Um
s eido æ¸ DO cD M mmm m�tvdual,
.
smo
·
W peiente a Um comumdad pht1ca.
�~
s
�e de nu trbajo M anotan
_
lo ciern
:
U D iprt del incniente mXcano
:
Aqw
mk d que e fáci detir tales c

ple

no
. -
prent de Um inj autotaoon
.
de  %
• •
S1 el valor rda a tavé de cnunm em.
.
m tene Um ide dernt de Ü -×, e
pr Ñ m fjado en væom de Cpon que,
O K nt, ci de maitd de acu�o OD
el pt de æm que s. aopte. L mdde
md W deb bu m hom de otr O
ot ado de cm. Cada ho puede pro)o�­ y
Ï id�te W le � �

� de 8U8 cb-
¦ade ptnciale h e m:v U de Ü pr­

* •
otener æ UÐ prfigción ideal de lo que • y
.
d" "dual pt K cp d M= Este a.Jebp � tv r
W d d mdida Q `m mw deb aplicar
�¨ m s prpia etció Entne Ìw valo
1
& ?EKi¿ U£ lOMB.'
4ÛI
Þ que s pnen de manifiesLo son intrínsecos, y slo
depnden de la mayor o menor distancia entre lo que
æ ha hecho y lo que m psible hacer, pero no aumen­
� ni disminuyen cuando s comparn a los valores
aJenos. Cuando tales complejos deprimentes se des­
vanean, deparecerá automáticamente el falso ca­
rácter, que, como un disfraz, se superpne al ser
auténtco de cada mexicano para compensar los sen­
timientos de desvalorizción que lo atormentan. Co­
menzrá entonce una segnda indepndencia, tal vez
más traendnte que la prmera, prque dejará al
epírtu en lbrd para la conquista de su destino.
Cuando el mexicano haya esapado del dominio· de
las fuers inconsiente, quer decir que ha apren­
dido a conoer su alma. Será entonces el momento de
cmenr una nueva vida bajo la constelación de la
sincerdad, prque, dice R. Darío: 9Ser sincero es ser
ptente.: Este precepto elemental, aparentemente tan
sncill, e, sin embargo, muy difícil de practicar. Hay
una multitud de factores que conspiran sin descanso
para impedir la afirmación de la propia individuali­
dad: la conveniencias sociales, la vanidad, el temor,
el eísmo, m malas pasiones, etc. Todo esto ofusca
la conciencia y conduce a una elección equivocada de
modelos para serir de guía en nuestra foración.
El plig de cierts corrientes actuales en México es
la creencia de que V existe el tipo de lo nacional,
y que tal error conduzca a falsear otra vez, en sentido
opueto al europeísmo, la auténtica naturaleza mex­
cana. L mejor, para no equivocarse, es considerar que
no existe ningún modelo de lo mexicano, y obrar
w prejuicios, atentos slamente a identificar los
movimientos que nacen espontáneamente de nuestro
interor, para n
?
confundirlos cn los impulsos que,
aun cuando estan en nosotros, no nos pertenecen. L
única nora en este caso es una certera intuición
que nos haga saber cuál es lo propio y cuál lo ajeno .
Un cierta civilización artificial es el obstáculo más
sero que puede extraviar nuestra voluntad. Por eso
¦02
SAmUbL KAMOS
es que debemos partir con c�erta inoce
_
ncia de primiti­
vos, sin preocuparnos demasiado del �m a
9
ue va
.
mos
a llegar. Sólo así aparecerán los matices d1ferencmles
que permitan destacarnos entr� todos
_
los puebl
?
s d
:
l
globo. Diríamos que para rahzar el 1de

� de smc
��
­
dad es indispensable curare de la obscs1on de ongi­
nalidad, e inspirarse más bien en una
_
ingent
;
volun­
tad de perfeccionamiento, que es el cammo mas sguro
para encontrar alguna claridad sobre el problema de
nuestro destino.
Entre la confusión de ideas en que hemos vivido
en los últimos decenios de este siglo, se ha pr�ido e

México la noción del humanismo. Ahora b1en, s1
queremos dar satisfacción Û es
_
a voluntad nue
'�
que
se ha levantado, es pre.ciso onentar la educac10n

n
un sentido humanista. «Sobre la palabra humams­
1 -ice Curtius- se cierne el polvo escolar de
cuatro siglos.» Y, sin embargo, el hu

a

ismo tien

una perenne actualidad, porque su espmtu no
.
es�a
limitado dentro del marco de tal o cual época . lusto­
rica, como la Antigüedad o el Rena

imiento, sino qu
_
e
trasciende del pasado a tdos los tiemps. Se

p
��

dario del humanismo en estos momentos no s1gmhca
ser conservador V querer el retorl
'
o a lo an
!
iguo. Cada
momento histórico tiene su propio humarsmo, desde
el cual pueden enfocarse con nuevas perspectivas las
inspiraciones humanísticas que · vienen del pasado.
La cultura en México ha tendido siempre al apren­
dizaje de resulta
_
d
?
s, de verdades hech

s, sin reprodu­
cir el proceso VVente que ha conducido a esas ver­
dades. Por eso la cultura no ha sido efectiva como
agente de promoción del espíritu, es decir, no ha sido
«humanista». Se daría, sin duda, cierto sentido huma­
nista a nuestros estudios, cuando, sin cambiar el con­
tenido de las enseñanzas, se orientasen menos a la
información erdita que a ejercitar las funciones que
han creado la cultura. Se co�prenderá mejor esta
idea si aplicamos a la cultura la distinción que hace
Spinosa entre natura naturans y natura naturata.
1
J
J


|
EL PERl¡L DE HOMBRE
Habría entonces una cultura ya objetivada en obru
V una cultura en acción, que debe ser la finalida
Dß imprtante de la educación superior en Méxco.
P tal punto se ha perdido entre nosotros el · con­
cepto de humanismo, que es una palabra de sonido
extraüo para nuestros oídos, como si ya no fuera de
este tiempo
:
Pero a pesar de esa impresión, la eencia
del humamsmo cabe perfectamente dentro de nues­
tra vida moderna; más todavía : hace falta para darle
la profundidad que aún no tiene. «Para penetrar el
sentido íntimo del humanismo -dice E. Curtius
vamos a realizar un experimento intelectual. Supon­
gamos que el progreso social V científico ha llegado
a su último grado. Imaginémonos una sciedad sin
guerras, sin luchas de clases, sin lucha por la existen­
cia. Están resueltas la cuestión scial y el problema
sexual. Han desaparecido las enferedade y se ha
cerrado las cárceles. No existe ninguna limitción es­
tatal o económica. El proceso de la producción s
desarrolla sin entorpecimientos. Los terrores de la
muerte han sido desterrados pr una eutanasia ofi­
cia�m

nte reco

ocida. En una sociedad semejante, el
S
<;
Iahsmo
_
no t1ene
.
nad� que �acer,
.
ni tampo el pa
cifismo, Ï el nac10nahso, Ï el nperalismo. Per
en esta sociedad seguirán naciendo homre y vi­
viendo y muriendo. Todos los problemas ténicos de
æ sociedad están resueltos. Queda todavía uno sin
reslver : hallar el sentido de la exstencia humana.
¿Cómo debo vivir? ¿ Cómo debo amr? ¿ Cómo debo
morir? Porque esta preguntas seguirán plantándos
y acas con más fuer que nunca. Esa humanidad
utópica que vive en .l mejor de los mundos, se pr­
guntará angustiada y doliente: ¿ Qué -es el hombre?
; Qué es lo humano? ¿ Cómo haremos de la vida del
hombre algo profundo y radiante?: «Pero -añade
Curtius- no es necesario esperar a est imagnaa
humanidad del futuro. Sus pregunt reuenan hoy
como han resnado a lo largo de toda l histora, pr-
que sn prentas que brtan con e M y l natr-
Ì04
$HUÐ XMO$
Ica del hombre.» L ficción no ha pnitido cm-
prender
q
ue el hwnani no penee muvæ�
a una dctcrmìma épa del
p
do y que su OWÆ
es, pr deirlo asi, extatemprl.
.
Aunque la næud dc mu culm buu
aparece como evidente, será d obu� p
H
una aLeptación general, p O �d O
con un prejuicio muy exndd y�en &mn-
ciencia mexica : el de la euón practca. m��
no DB escapado a la invæ mv d l �v­
zcìón maquinista, V. com v aelnt, 0t
razones muy seras par �cerl dle �. Ya
es un hecho en la vida meXca su prw t
formación en sentido modero, qucq OD m d sw
ner ha repercutido en el cap de l cult c­
bia�do su orientación a fin de Que pp lo mo
requeridos pr las nueva mdade dc U m
No obstante que mobra de trasformación x ��m
cn Þ¼ fase incipiente, ya se talucen b conu nm
graves que son inhernte a l civizción mm
y que Ia tienen en los países ±aelntaos de mudo
al borde de una crisis.
Por UDB especie de fuer demoniaca con�da en
los objetos creados por el hombr, u ¯C salido de
su roano se hacen independiente de su autor, y, con¬
forme a una lóica prpia, proswn en d llo
incoerible, con reultados que no rnden y W l
íntcncíón original. Y así lo qc rprtba u s-
ple 1æio destinado a
.
servr æ homb
n
, com � tó-
nica. modera, al prhferar en prplón erttnt
por un dinami

mo autóton
?

.

_
tomao el valor de
un fin. L obJetos de la tvtlìæón M æ ulan e
número infinito, sin que la voluntd hua puæa
impedirlo hasta rsult de u efect contmpmu-
cente par� el hombre, el cual, no neceitando y au
llos objetos, queda m embargo, sujet a elo

O
un animal prisioner cn I�
.


s de Ð
��
pta r.
Ya ha sucedido con la cn mwt quc,
al crecer desmesuradaente, en v de cosumìr un

j
j
)
'
l
f
l
'
¦
Æ PERI OE HOMBR W
bien mm el homm Ñ h tm e u c ¡
d, tt m pa cuant qu W d
mImlo. Admirdo el homr mn el p de W
mu de su uvnci� Ñ h olvìdæo de s b
prpio, exto � idel m��
q
u

de v
nudo cn m ætc y la vda md\'du. Î C
ciente om¡:|icción de l vida cnæpmoæ m U
nido QuC dispr W atvd hu e mút
epciaidade que alejan æ inividu de M vm El
homr pare deonoer el vaer d d b
L cudo b piere en la cmpb L l Dw
v téic cm a mnudo aænm 8 Ê l æm
de ae.
Esta civImLión coumpmæ K e in t
gt dc u w|ouu de per q d H
Renimient e l fuer mt de hr e t
m histria mcm Po m de l t cet­
fic h edid victrioet M dmn s
l nte p, en c, n m pd do­
Ï l fuerm demniaca dc lo in t m
QW a aument en ctd mwh arn
al hombæ C meio dc u Å arr Cu
s norice el mrmv mm æ æ q M
mm KÎ M cnuón cnsìdcmblc l wJunt
Oc per. 5o QU hy le ipr Ð ± m æ r
lleve, p q contuye u Æ r ac et
pra cmmr L idæ deprmet quc H mÂ
ucoc de su vor. Ticne r 5plæ c æ
quc l ténc mm n K u nd . it
pa l r de ækr: «bk cl bm fám m
æ sient y v en s fom. Pa é K m m-
mm esmntaæmte no»1 E mwk q &
pæ de l pbón mexC q tee s bl
m o meno m æmpmc y st O
el «hombn fámuco». Pe n
p
l m  H
mp ind de l pblacìón. I bmm q W
méxc h po e el pb d cv a k
ino ban cdo p`blc m æm l t ·
1 l Ho•�e � � T& W IZ4.
IW SAMUE RAMOS
moerna, en el supuCto de que éta es MiveÏl y
puede ser utilizada por cualquier hombÏ que tenga
¾ de rn. No sabn que no es bastante ccprender
la técnica para adoptÏla, sino que e preci, ademá,
tener el mismo espíritu de los hombres que la crea­
ron. Cuenta el psicólogo Jung, que un jLfe de los
indios, Pueblo, Ümigo suyo, le dÍía¯ cNo comprn­
demos a los blancos. SieÏpr quieren algo, siempre
etán inquiC0s, siempre busan algo. ¿ Qué buscan?
No lo sabemos. No podemos comprenderlos. Sus na­
rices sn agudas, sus labios finos y crueles, sus rostro
tienen traos acentuados. Nosotrs cremos que toos
están loos.»
Los indios mexicanos, a semejan de los Pueblo,
están psicológicamente .imposibilitados para asimilar­
Æ la tônica, prque, a caua de razones que no viene
a caso examinar aquí, carecen de voluntad de pe­
ro, no pertenecen a la ra del hombre rapa. Un
indio puede aprender a guiar un automóvil, a ma­
nejar una máquina para arar la tierra, pro no sentirá
la emoción del hombre blanco ante la gran ptencia
de trba jo que C instrumentos encierran. Entonce,
como no hay ninguna necesidad intera que impulse
al indio a busar C técnica superior, b abandonará
para recaer en sus procedimientos primitivos, mien­
tras una coacción extera no lo obligue a seguir den­
tro de la civilización.
Es evidente que las razas de color no pseen espí­
ritu dominador. Si el hombre de Méxco no tene una
acentuada voluntad de poerío como fuer psíquica
primorial, b rn má seria que le asiste par
implantar en su país la civilización modera m de­
fendere de las Ï dominadora, usndo contra
étas sus prpia Û+ cPara los "hombre de color"
-ice Spngler- la ténica no e más que un Ü
en la lucha contr la civilización fáustc, U
ara semejante a una Î de árbl que s tir
cuando ha cumplido Ð fin.» ¹ Según ete mo pn-
• E Hombe ¶ ¡• Tcm×. PL IZ4.
1
J
1
1
l
J
J
1
J
W PlPIL DE HOMBRB
107
sador, tiene lugr en la htora, dee ha vo
siglos, una lucha de raa que depué de l gr
de I9I4 se hace tanto o má imprante que æ lucha
de claes, y e de tal manera exten y ada, que
constituye cla rerlución mundial de color:. Es una
gerra de los hombrs de color, que s han mutpli­
cdo pr to el mudo, contra su domador, el hom­
br blanco. Actualmente, la lucha empie a librare
con la aras del saber técnico, ofrido orullos­
mente a todos en los libros y las euela Ðperiom.
El hombre blanco ha cometido c eror de traicionar
a su propia civilización, divulgando el scret de la
ténica y pniendo en manos del enemigo el istru­
ment que, seún Spngler, puede acabar definitvamen­
te con la civilizción fáustca. Piensa m que m
lucha de G en la América Latina comien con
b indepndencia. cEl movimiento de iepndencia
de la América española dese Blívar (I8I I ) , no e
concebible sin la literatura anglofrance de I II0
-n sn el ejemplo de Napleón-; n tpo el de
Norteaérca contr Inglatera. En su origen fue
ét uÎ lucha exclusivamente ent blanco -l
aristoria criolla terrateniente antada dee gener­
cione atrá en el país y la bUcia epañola que
mantenía en pie la relación sñoral colonial-. W
lívar, un blanco de pura sangre como Miranda y San
Martín, tenía el pryto de fundar una monarquía
que habra de sr sstenida pr una oligarquía pur
mente blanc. Toav Ross, el dictador argentno
-una per figur de etlo "prsiano"-, rpr­
sntó eta aristoracia contra el jacobiniso, que in­
vadió muy prnt dee Méxco hasta el extremo
Ë¡ encontr apyo en los club masne enemigs
de la Igleia y exgió l igualdad general, tbién de
b I= Con ello emp el movimiento de los indios
y los metizs, no slo contra España, sino contra la
sng blanc en gneral, movimiento que ha pre­
sdo sin m y s halla hoy prxmo a la met.
Alejandro de Humbldt oberv y en ·etos ·dominios
¡08
SAUE ROS
el orullo de W orn
.
¡u�e
l
t i�o, V mv
hoy pve en la fauha ±e�
·
dc Chie la
traición de dender de atpasados VJgoo o V
La Pe en la anaruía reante dee meio del
siglo X et aristor ha sid? en Å mayor
pe o reo a Eurpa. I mud:üos dcmgmo
guerrr de æ pblaci6n de color nm Ia pIium.
Ente ell hay idio d pma æ, de gde dom,
cmo Juár y Porfirio 1íaz. Ho la cla supnor
blaca, o que s tene pr æ, oila, æw en la Ar­
gtna et U cu y U déima pa de la
plación ttl. En alno Estdo, k méic lo
aado e ilu los oficiale, sn m exclusiv­
mt indio y s senten afne a prletriado mm
de æ ciudad en M o a la prpie blanc D
llf.e ét en U criolls, ingle o nrc
En el Pe Blvia y e Ecuador, el ay Õ U com
s1d le en la ad�ón y l e . S
dei<. un ct me al supueto cmunio de
lo i cn el apyo entustc de Mo. El ideal
d W de m nindio pur et quiz muy próx­
Ï a su rizón.» ¹ b de cuer moo int­
Dte la opinione de Spgler, aunque no aierte
en to y s euvue en su juicio cmpletmente
infundado sr el pr hisanoamñcan. No Ý
tar pr deá rr cier fa de nueta hi
tra enfondola dee el put de vita de la lucha
de Ï¡ y slo entn pr decdir si, pr e jem­
plo e ju el ste jui d Spler: cPer e
el íondo, dee l rluión de Yapn e C el
aent de Sep en l In y e de lo mexco
cont el eprador Man hay U Ñla y m
C. el oio a la W bl y la deidida volunt
de ar la.:
Pa Méxc m att l amenaz del hom­
br blan Q. u D deuid, puee cnqu
a pís cn lo mo pacífic de la eonoma y l
téica. Ya s cmprde qno rfe a vq.
A6r Owùm
·
Påg. 1T6.

t
J

'
|
'
|
|
|
E lfl OB HOMR ÎM
Î meneter OtK nostrs, bombm de clor, no da
aprovechemo b «umón W 1& æim�, alando a
país la civizión me aunq no crrpnd
pr complet a nuetr ep�t, si no querem

sr en
el futur esbvo del extrJer. Fcm e p4 t­
DÌCD rr la exriencia de oto p m ade�­
tados, pra cm qe nuO hombr s meamcen
al rorrer el cino de m civón. Si el hombr
lano pr aquí M deja Ü D pr H vértgo del
per, cuando meno pien eá a ot ldo de la
DU con el æ vaía V cnvertdo e u auæmta.
AfoOdnte, cmeU a intuir la civili­
æón en nMta vida, depué Om e ots pa
ha tendo tie de lle a Ð últ cncuec,
y s tee w lm dat ruid p hcr U
ÆW crt de m y e con ettud su valor.
Ya no vivmo aqlo ÏÏæ del sglo pado,
cuando la civin m ré en y tdos
los hombM c en ell O W ídol a que T­
dían culto incnona; m cvó mm &
etá mæ veja y el deubret d M flaquez
la ha drt d m me q y e vist pr
el hombr cn muca dmonû. & U falt
ipronble q nootr lo ms en pn
de too et dat º pudiend m la obra de ci­
vión a plena cnce, incurré en lo m
mo errre como en ot p WW OW Æ
disulpan umæ e cut que el o mb la
prmer een. ¿ Por q mæ de M impble
r dee æm pr m de un efuer inteli­
gente, el cret de la tc e nuetr país, de
mer de cæ U eva mei ón de la vida?
En l actuaidad e ¼ pble di en la obr
d la civ6n lo b d lo mao, y con eta g
po not apm l verCente b­
r. éfco d el lrndon de l cdade que_ a
caus de la m cvó n m sufrido otrs p.
A m temp, 1 aplcaión de m pla inte�nt
no prmita cnr m O buena que ucne
II0 SAMUEL RAMOS
la vida no civilizada, de cuyo encanto saben todavía
gustar muchos mexicanos.
La única justificación racional de la admirable téc­
nica mecánica, es que en el porenir liberte al hom­
bre del trabajo físico y le perita de5tinar sus mejo­
res energías a otrs faenas superiores cuyo fin sea el
engrandecimiento de la naturaleza huillana. Debemos
aprovechar C México esta etapa inicial en que la ci­
vilización no es todavía una obra concluida V es sus­
ceptible de rectificaciones, para encauzar de tal modo
nuestra educación ténica, que éta venga a ser un
dóil instrmento en las manos del hombre. Cuando
la civilización esté definitivamente establecida V ten­
ga su estructura tradicional coro sucede en la vieja
Europa, entonces cualquier intento de modificar la
marcha del sistema en tal o cual sentido será imposi­
ble. El pasado será un p demasiado grqnde para
admitir innovaciones rdicales V C casi seguro que el
hombre quedará fatalmente capturado en la red de
la civilización, sin libertad alguna para cumplir el fin
espcífico a que está destinado. Así es como, según
Goethe, el hombre es víctima de los fantasmas que él
mismo ha creado.
Después de estas reflexones, tal vez el lector se sienta
mejor dispuesto a concederos que más que nunca es
oprtuno instaurar el humanismo en la educación para
contrarrestar los efectos de una civilización engañosa
que esconde, como una Circe modera, la ptencia má­
gica de transformar en máquinas a los hombres que se
dejan seducir pr su aparente belleza. Pero es indis­
pensable primer rebaar el marco antiguo de las «hu­
manidades» -que se reduce a una espcie particular de
etudios- dándole el sentido de una inspiración gene­
ral que, dentro de la actualidad, impulse todo esfuerzo
de cultura hacia una meta supror.
1
|
/
1
Î
LA EDUCAC¡ONY ELSENT¡M¡ENTO
DE ¡NFER¡OR¡DAD
Ï
Uno de los más apremi�te objetvos q
'
e d�b
prpnerse b educación naciona e l rbfc

n
de ciertos vicios de carácter mexcao. La forión
del carácter indivdual comien en la famlia y en l
esuela, pr slo en la vda msma logra �ef�
y fijare en definitiva. Sin ebaro, hay o
��
ntcio
nes adquirdas en el meio eola y failiar que
perduran como núcleos en tomo a los cuale se Û-
tarán los rasgos de l futura pnaldad. El eu­
cador carece de per, o lo . �ene muy c• p
modifica el medio de l famiba y el de la Vd. En
cambio la escuela es un instrento má flexble que
está b¬o su dominio y en el que puede orani u
acción premeditada par obtener ciers reultado.
He· tratado de explicar que un ciert númer de
defectos muy generaliados
,
en
.
lo

excanos deb

referire a una causa comun mcons1ente: el snt­
miento de inferiordad. En verdad, e sentiment
no puede considerare como u anoralidad pquc
pculiar y exclusiva de los �ex�os.
,
S�endo l� m
tivos que lo producen cnflictos p1colocos de mdole
muy humana el sentmiento de . inferiordad aparee
en hombrs oreneciente a t la r y nacio
nalidades. Pero, ment que en otrs parte e
sentmient s prent en C individuale más o
menos numersos, per sepr li
!�
dos,
_
en Méc
asume las proprione de una deficienCa col�tiva.
Læ circunstncia htrc que har + determado
I I2 SAMUE RAMOS
este defecto æ com CÌ D1�O de 5 proucciór� ,
han sido e�plicadas CÎ D¡C pc d- mte mo Ii-
DH, V pr ello daré ac:pú Ot 0ceptada la añmacíón
para relacionarla con cert prhle" de l educ­
ción mcxicm.
ÍÌ sentimiento de inferridad no M D8D¡Í|cI0 a
la conciencia del idvu u cmo æ. L OUc Ô
hace ommu sn l rcion que mw¡mìLm-
mente nwLeo pm cmpns aquel sntento, V
.que, u estableer háto, Vm forn�o lo
.
r
s
del carácter. Pa H y p k dm, Õ Simple­
mente un vdo, deiatv, aÌtanero, rtraído,
recelos, dOfao, ¾ ot O m, sin Que m
miso sujet Ñ dé &t d k qe en ve et
reaccione sa. L mæooæ de ee e­
tado inconiete sn, pæ muy vradas V a menudo
opuestas: dee el atvieto, el cnis, la falsa
valentí, hasa el apento o l tde. L cieno
e QUf to m heée mifetacone te
nCn ¼Ì foDdo cmún m o m ve: l afra­
cón de la propi idualidad a cot de k demás.
El mimo impul de orlo muee a rtrado que s
apta de to co desprio, que m hombre que
busa la sied p eibi vanidoente sus
pretendidos méto. L obó de d mis, la con­
¡mlc atención pr el prpo yo, implica, como m
natual, una falta coratv de iter pr lo de­
más, una 1ncomprnón pr l vida de lo prjim.
En una palabr, las rcooe de carter frente al
stimiento de ifeord codun to al indivi­
dua V leonan m myor o menor 0rdo lo sn­
timient hacia la comunidad. No s puedC oær H
heho UC que en Méc e déil el eptu de cop­
ración V b disiplin a la cletividad. En conjunto,
DUOU ma tende a l disp y m aæ
con mcnob de la slidadad æíæ. La intver­
sión QuC DDVO el ætìmctto dc inferordad, pr
ÍUCtZ obliga a detender al muno e.'k�nor y de­
ììlita m sentido de lo næ. El mdvduo afetado Ot
·
Î
Î
!
.
l PllllDl HOMR IJ
el cplej de ieordad W W ipo a 11
mundo, pm m un inapn de de d
m, u dejue de s mm pm q
dequibrn l coocen W pz lo ge u æ
dviduo c æc1onæ sn depro a s
cpcidade; hy un déiCt de per O n M
querer. O aqu el sntet de ieordad. W
s comprde entnce q l inerd n e n
sino úni1te relatv a lo ded o m æ W
bición. Si ajuts nuet querr a nue p,
etnce H æoumcoæ de ieor n t p
qué em-r.
En dondc my un æomcoæ d irdd s
l Ûbicón deda del per, q mm d æ
pr m U mdo eo qe t l O s
wæ bjo la óptca de lo spor y k ie; æ
dr ape con su corlario d ate �
gtva: el rr, m odio, el rntient l v­
z 1 lucha pr el per e t l ææ
gde o p, w l pdo o m k p, W
e cílo fa o nacionl, cnduc frt­
te m aislamient, l mnp l n, ec. m.
Too W Hææ tdc l iaap a b W
de l cmunidad y e entn de l myr ir
m que l ea ayude a v e æmæ de
inferiord de qe ape l n
Sin du q n m fá elee æ detl e. k
métoos apiado a 0 m. &t m un æoæ t­
nico de l comp de ps be pd
q s a m te b pw E m
ple que e m mÑ s u p e­
p e ¡a 4Cde æ». W k g srr
de la enñ, e m td q r ua
væ re ucn m lo idvidu qe pd
 w d aqel inadtón pqic Um de W
defcienc d l e m que sete
h cnt a cnr y au a mv el st­
miento de inferordad, e l dea ó de æ
edio con la vd. Cn ¡o cual n qer Sgcr
114
5HUÆ RMOS
k qe muc v s h prtenddo: que la euela
s u at inmeat p la rlución de urn­
te prble prctco. L qu quier deir W otW
O Pa m, la eucción e too su grdo
-ee la euela pr m æ¯ Unverdad­
deb orentr m lo que y üæ «d ou-
mieto de Méc:.
ÏÏ
Mb de que nuet eucacin deb prpner
cm uo de s fme m iprnte H cni­
mient d Mé, p ju cm la rptció
de u fr qu w s h udo ot v cm
le de ptt o naono vcío. Pe, W
md, se qu nunc s h æondo en lo q
et ide implic e t M aplitud, y muho Æ
D M h tto de mæ srente en la O
ce. W notro que lo mecno, a s de b
æ o de la Unvd, s mcho de ot
p, p den�n m complett H MW
prpio. Ew rprt u dWntja p la vda
prue muy a mnuo s me lueg u in­
aaptón ent lo cnent que el idivdu
p y la md e que v a at. Es obvo que
lo ho qu v a b ee o a l Unvd
a pre e a avd ténica o prfeio­
na, lo m p tbjar dæué en e p. Et
16co eton que la eucción deb prplo
tbié en el conoet del meo que sr en el
ft Ð cp de acción. W la única mer de
prveno de la invió de ideas si p
. dimento mjers, CW emple en rlve pr
ble de b vd mexcna e u eent p­
m que, y lo so, caua ttro en el
de!llo nat del país. La falt de Ûnía ent
lo que el hombr sa y e ´ ambiente que lo re
e la cua de muchos fracasos en casi todos los ca-
D de l vida de plíticos, legislador, educador,
H
+ l
B PERFIL DEL HOMBRB
ÍÎå
profesionales, literatos, etc., cuy saber D funciona
e

la

lidad pr
_
áctica; cuando los fracasos pasan a Ia
d1mens10n colectiva, agravan el sentimiento de infe­
�ordad. �

etra falta d
«
sentido prctico no es, pue,
smo
.
un VICIO de educac16n, que no tiene un sentido
reahsta, pero que en cambio produce hombres uto­
pi

ts V rom
_
ánticos, destinados al desaliento y al pesi­
Ismo. El eJemplo que debíamos haber imitado de los
paí
.
ses más cul
��
s, es el único que no
.
imitamos : que
all

, la
.
educa
c
10n, desde la escuela pnmaria hasta la
Urvers1dad, t1ende a dar a todos los educandos el
conocimiento de su país.
La ciencia es u valor universal que nosotros de­
be
?
os aprender c
<
mo
1
n

onjunto de prncipios y
m

t�os para la mvest1gac16n. El conocimiento de
�ex

c
?
de
_
que yo hablo, debe ser un conocimiento
CJenti
_
fico, nguroso, metódico. En la segunda mitad
del s1glo XYIII hubo en México un movmiento cien­
tífico, obra de una generación de sabios que se agru­
paron en torno de Alzate. Fueron, casi todos estos
h
_
o

bres, autodida

tas
.
que, apenas adquirían el cono­
Cimiento de
.
una C1enc1a, la aplicaban para conocer su
país. T
:
abaJaron

in prtección ninguna, teniendo que
constr

r ellos m1smos los instrumentos que les eran
necesanos.
_
Ello
.
s fuer

n quienes iniciaron el despertar
de la conc1enc1a nacional
.
Foran una ilustre tradi­
ci6n qu
:
debe ser continuada pr nosotrs. Ya lo decía
Justo S1erra en un memorable discutso: la cducaci6n
no debe cc
!
ducir � la formación de cuna patria ideal
de almas su

patna»; la verdadera educaci6n -dice
el maestro S1erra- es aquella que, acudiendo a todas
las
.
fuentes de
.
cul
.
tura, «se
.
propusiera adquirir los
med10s de nac10nahzar la c1encia, de mexicanizar c
saber»
.
En ci todas la asignaturas que for�n los pro­
gramas estolares en todos los grdos de la enseñan­
Z. � pos1ble encontrar una referencia a las corres­
pn?ientes realidades del país. · Prmero que nada, el
cult1vo de la lenga y la literatura debe ser una de
I¡õ
S.MUEL RAMOS
las bases en que se asiente la cultura nacional ; des­
pués, la geografía, la historia, la cienci a de la natu­
raleza V de la vida, las ciencia sociales, la economía,
las ciencias del espíritu, la filosofía ; no hay ninguna
disciplina que con sus principios no tenga una apli­
cación al conocimiento de México. La empresa de orien­
tar sistemáticamente la educación en este sentido es
más difícil de lo que a pimera vista parece. Prcvia­
mente habría que preparar a los profesores, y en esta
labor serían sobre todo las escuela normales las que
desempeñarían el principal papel.
Es indispensable revisar las concepciones de Néx-
co que han pasado a los libros de texto que se leen en
las escuelas, falseadas por la autodenigración, pr el sen­
timiento de la inferioridad. Es necesario fomentar el
interés y el respeto por las cosas mexicanas. Cuando
nuestra realidad es observada sin ningún prejuicio des­
favorable, se descubren valores insospechados cuyo co­
nocimiento contribuirá, sin duda, a elevar la moral de
la conciencia mexicana
.
No debe entenderse que yo
pretendo hacer del conocimiento de México el único
fin de la educación; pero . sí creo que es uno de los
más importantes, y vendrá a dar un contenido concreto
de que hasta hoy han carecido las orientaciones seña­
ladas a la obra de cultura nacional.
j

1
¡

l
LA PASION 3 EL INTERS
�� pasión es la nota que da el tono a la vida de
MeXIco,
.
sobre todo cuando alguna actividad particu­
lar trasciende a la escena pública. No sólo la política
asunto esencialmente público que aquí como en tod�
partes es materia inflamable, sino un hecho cualquie­
ra que pueda despertar un interés colectvo es llevado
luego al terreno de la pasión. Lo mismo u�a discusión
científica que una controversia artística, casi nunca
transcurren serenamente; apenas acaban de surgir
cuando toman un cariz exaltado y crean en toro suy�
una atmósfera pasional
.
La pasión · ha llegado a con­
vertirse en una necesi�

d nuestra, de manera que ahí
donde apare

e, e

eXIgida ccmo un estimulante para
provocar el mteres. Esto obhga a todo el que quiere
llamar la atención sobre lo que hace o lo que dice, a
alzar
.
la voz, a

xtrem

r los gestos, a violentar la
e

res10n
��
para ImpresiOnar al auditorio. El presti­
giO adqumdo por la pasión me hace dudar de su sin­
ceridad '
:
n ciertos . casos- que parecen consistir en el
ges
!
o y en el ademán, sin su correspondiente con­
temdo.
,
L�
.
omniprese
?
cia convierte a la pasión en U factor
h1sto

co d

pnmer orden. La pasión es una fuer
mot

1z obstmada y ciega. Cuando la razón trata dc
exphcar los procesos que aquélla motiva, los encue•
t

a
.
absurdos

desconce�tantes; desprvistos de M
l
��
1ca. He leido
,

n el hbro de un escritor inglé
vs¡m Centroamenca y México el esbozo de una
sfí.a de la historia cuyo principio explicatvo W N
pasiÓn. En la obra de Aldous Huley Beyond the mem•
118
·sAMUEL RAMOS
0u8 b0V he subrayado el siguiente párrafo : «El
hecho más Ñrprendente acerca de las guerras . en la
América Central es que ninguna de ellas ha temdo. un
origen que pueda ser interpretado como . económ1co
.
Nunca ha sido cuestión de capturar mercados, des­
trir peligrosos competido re

comerciales, . atra�ar
provincias Ü causa de sus vahosos recuros mdustna­
les
.
Las guerras en las cinco repúblic.as han sido ent�e
conseradores . y liberales, .entre clencales y antlclen­
cales entre los que desean la república federal y los
que �lÜmÜn por
'
na independen.cia s
?
be

ana de
"
ca
.
da
Estado. No han stdo guerras de
.
Ìteres, s�no de prm­
cipios políticos".: Me parece vahos� æu 1dea de H.�­
lcy, porque separa el i�terés econorc? de
.
la pas10n,
contra la creencia cornente que exphca stempre las
cosas a la inversa. Es indiscutible que un interés eco­
nómico apasiona, pero no toda �asión es el resultado
de un interés económico
.
Me reftero, desde luego, no
a lab pasiones individuales, sino a las pasion

s ��lec­
tiva, cuando asumen el papel de factores htstoncos.
Si la razón no es por rí sola una fuerza para prom?­
ver los acontecimientos sociales que forman la hiS­
toria cuando menos hace su aparición siempre que
está� de por medio intereses gravemente afectados
en la lucha
.
Hay en todo interés una partícula de
razón que se llama cálculo, el cual dicta, en un mo­
mento dado la resolución de transigir para salvar
algo en la eerrota final. Por lo que a la pasiór res­
pecta, una vez que emprende su inarcha, desarro!la
una impulsividad ciega e irrefrenable que no adrute
transacción alguna. El P
,
ensador Allain, citado

or Hu
:
­
ley, sintetiza en una formula perfect e

ta dÎferencta
picológica esencial.: cLos intereses transtgen; las pa­
sones no transigen ]emæv
He aquí por qué se tiene el derecho de atri�
?
ir
ciertos hechos históricos · al influjo de la pura pas10n,
m que intervengan m �ada l
?
s in�ereses pro

ia­
mente dichos. Abundan en los. paies hispanoamenca­
nos los conûctos y las luchas de todo orden, en los
II PERPII Oß HOÆBKß
que no ÕD para naa un c¡jculó interesado, prue
al fin de cuentas nadie ha obtenido ventaja agna
V el resultado es la rui-na para· todo el mundo. En
teoría, abundan en nuestrs países de América los
partidarios del «materialiso histórico,, per en la
práctica, somos aún la raza mæ r0mántica de la tie­
M8. Nuetro romanticismo en la vida, es el de los
adolescentes inmaduros que . sacrifican la realidad a
las ideas. Siempre estamos dispuetos a salvar los
prncipios, aun a costa de un verdader suicidio, con­
fore al modelo de aquella frse que mÎ la m
inhumana de todas la actitudes: «Hágase la justcia
aunque prca el mundo
.
> Que lea atentamente
nuestra histora con la mr de encontar, en .los ava­
æm del pasado, Õ hilo que les da coherncia y con­
duce a su explicación, s61o descubre una sere d
contradicciones que dan la impreión de U caos en el
que se debaten la codicia y el desinteré, la qujotería
V - el sanchopancismo. Puede suceder que eta ilpr ..
·
sión provenga de aplicar a nuestr histora prejuicios
que s6lo valen para entender la historia eurpa.
Siempre he creído que la nuestn ofree peculiarda­
des que s6lo pr medio de una completa d,fguración
pueden entrar dentr de los marcos de ]a un
extrañas. A, pr ejemplo, dede ete último punto
de vista, s podría armentar, contra la teis citada,
como sige: Se afirma que el móvil de ciertos hechos
históricos es la pasión; pero tra de éta, s· escoden
intereses V necesidades que buscan Ð satsfacción
ral. Yo sostengo, en cambio, que tra de los interee
y las necesidades, se esconden pasione que b su
stsfacción �mo t�le, si e pr sacrificando los
intere V la neeidades que ]a acompañan. He am
alg incomprnsible par la ran, p æH:
q
ue la
pasión todo lo 8 a y lo detry e s prp1o in­
ter. Y const que no quer con et condenar · de
plano toda attud paonal, prue � la paón
del inter, y e interé de la paón, lo que no O
smpleente W jueo de par so fa erón
120 SAMUBL RAMOS
de dos realidades psicolóicas distintas. En un caso,
la pasión, con su ptencia impulsora, está al sercio
de un interé vital o aun espiritual ; en el otro, el
interés vital o epiritual está al sericio de la pasión.
Me parece condenable la paión cuando constituye m
fin en d misma, no cuando rpresenta un medio para
llegar a un fin que se encuentra fuera de la órbita
de aquélla. Lo que he llamado el interés de 1a pasión
consiste en satisfacer cualquiera de estos fines indivi­
duales: el aor prpio, la vanidad o el orullo. En una
lucha de interees, pdeos aceptar una ganancia de
cincuenta o aun de en MC de una de cien; consi­
deramos preferible salvar algo a perderlo todo; pero
en una lucha de ¡.rs pasiones nos parece inadm­
sible tolerar æ m insignificante rebaja a nuetro
amor propio; æ d que no puede ser, y ello expli­
ca que las pasione . no mijan jamás. En aparien­
cia, la paión es una fuer brta y sin sentdo que
desafía æ razn, per en el fondo obedee a una
lógica propia y oculta, a una finalidad bien deteri­
nada. La pasión, en eta úm modalidad, se pr­
pone inconientemente la afimión del yo indivi­
dual, haciéndolo prvalecer sbre otro cualquiera que
se le oponga. Yo pueo apasionare por la realiza­
ción de una idea en inter de ella misma, conven­
cido de su bondad objetva, o bien sin importare su
valor, pueo desear la realización de C idea sólo
porque así demostaré que yo tengo razón y quedarn
humillados los que no piensen de igual modo.
Sin querr, he lledo a deslindar estas dos clases
de pasión, confore a los dos móulos psicológicos de­
nominados por Jung introverión y extraverión. Es
extravertido el tp · individual que refiere sus . ac­
tos, sentimientos e idea a la noria de la realidad
extera, mientra que el tipo introvertido no emplea
otra norma que su yo individual. Sólo que no todas
las funciones psíquicas, en tales sujetos, son introver­
tidas o extravertidas; hay que avriguar en cada
caso qué e lo introvertido, si, por ejemplo, la razón,
B PERFIL DB HOMBRE ÌãI
el sentimiento, la sensibilidad, etc. En lo qm cn-
ciere a nuestro tema, puede concluirse que hay una
pasión extravertida y otra introvertida. Pero es el
caso que en todos los tipos antes descritos ha encon­
trado J ung que cuando lo introvertido es una función
psíquica inconsciente, alguna actividad consciente es
extravertida por compensación. Ahora bien, es psi­
ble comprobar que un grup numeroso de mexicanos
correspnde, poco más o menos, a la descripción de
estos tips y justamente la contradicciones que antes
señalábamos quedan satisfactoriamente explicadas. En
ete grupo puede obserarse que es introvertida, pr
el lado del inconsciente, su paión, y extravertida p el
lado de la conciencia, su razón. Así se comprende
que en teoría sean positivistas, materalista o realista,
mientras que en la práctica actúan con absoluto desdén
pr la realidad, atendiendo solamente a afirar la pre­
pnderancia de suyo individual.
La pasión orientada hacia adentro y no hacia afue­
ra representa para la vida social una fuera negativa
y destructora. Su intervención hace estériles los pro­
pósitos más meritorios, porque los convierte en un
mero pretexto para lograr sus fines prpios. Por æ
tantos esfueros y luchas en nuestra historia parecen
no tener sentido ningno y entristece el ver que Ð8
resultados equivalen a cer. Esta paión negativa no
tene defensa ni justificación alguna y todo recuro
es bueno para combatirla. Sólo una disciplina bien
pnsada podrá cambiar el signo de la paión del lado
positivo. Tal vez sólo una reeducación en amplia es­
cala y sostenida por mucho tiempo, pueda orientar y
canalizar correctamente la energía de la pasión para
hacerla serir a un objeto en verdad provechoso
para la vida colectva.
JUVTUD UTOPISTA
México es uno de los pases que m oportunidade
ofrece a la juventud. Dede hace unos veinte años los
puestos directivos de la soiedad, las letras, la plít­
ca, se han ocupado por jóvenes, cuyo espíritu ha dado
el tono dominante a la vida del país. En las profesio­
nes liberales, en el perodiso, en el mgisterio, en
la literatura y, sobre todo, en la plítica, ha podido
entrr cualquier individuo ante de cumplir los trein­
ta años, V ejercer, c en el acto, una influencia di:
rectva en el capo. Aun en ciertos hombr de mi
generación se foró la idea de que el individuo deb
raa su misión en la vida apena pasados los tein­
ta años, V, como plan máxmo, a la eda de Cristo.
Representara este momento la llegada a la cima de
la vida V no quedaría otro remedio, despué, que ini­
ciar el decens pr la otra vertiente. Conozo pro­
na que a los teinta V cinco años se sienten viejos,
quizá porque prematuramente lo sean,
.
aunque má
bien me parece que etán sugtonada pr aquella
idea de la edades. L curoso e que en dicha idea
se han reducido a dos ·la etapas de la vda, que pa­
sara bOent de la juventud a la veje, m dejar
lugar par 0 periodo interedio que e la edad
madura.
¿A qué M debe ete fenómeno acaeido en Méc
del predominio sa e intelectual de la juventud?
Orteg V Gasst h enunciado la teoría de que la m
toria M mueve en U rito pedular de épas, m
de senectud V otra de juventud, que s presentan con
la rglardad de una ley biológica. Sin hacere pie-
W PBRPIL Om HOMBRB
IZ3
namente solidario de esta idea, cy exacttd slo
pdra comprobare Dntando todo el cu del p
sao, ú me parece que esa sucesión se ha verificdo
en la más reciente historia de Méc. La ép pri­
riana, en sus pstrmeras, t como la recuerdo aho­
ra, er de vejos que, en general, perduran en los
puestos dirctvs hata pco m o meno el año
¡9¿Û. A partr de eta fecha, cuando los hombrs de
la rvolución empien a susttuir, pr tas parte, a
los hombre del antigo réimen, los jóvenes hacen
su aparición en la vida pública. De entonces acá, he­
mos visto altos funcionarios, ministrs de Estado, pr
ejemplo, de menos de tta V cinco años. No cabe
duda que los años psrevolucionaros han consttuido
en ete pi w épa de jóvene. Ignor s en ot
épas
.
anterore de nuetr vida independiente h
ourrido m cos semejante, par pder confiO la
idea de Orega citada má arrba. De tdos modos, el
fenómeno no e exlusivmte mexcao, pue· t­
bién en otros pa del mundo M ha prese!tado, aun­
que no sé si con la m intensidad que en Méxco;
It, Alenia, Rusia, V u ve un p lo Estdos
Unidos, son pa que tamién han dado pa franco
a
.
la juventud, a menos en algunas actividade de la
Vda. En Europa, sn embo, la pÆcia de ciertos
mros trdici

nale en la vida, su ori 6n m
hecha, la dedad mayor de su pblaci6n, dificulta
1

entrda de æ generaciones jóvene. Se pdría de­
Cir que par el europ la vida empie a los cuarenta
años, epeiamente en el camp de la plítc. Hace
pco llam6 perosente la atención que un hombr
de trint y oho años, el cpitán Eden, oupara el
pueto de prmer ministro de Inlater; sen p
m el ministr más jovn de Europa.
'
¿Cuále sn los efeet que se han dejado sntr
e la vida mecna pr la acción de la juventud? A
ét le prnece, como ead p, m picologa
de mg inconfundible que la he detC de
las otra edade del individuo. La dlæm etapa
124 SAMUPL RAMOS
por las que atraviesa el hombre en su existencia:
niñez, juventud, madurez, vejez, no constituyen, como
antes se creía, meras estaciones de tránsito que con­
ducen a la siguiente, sino que cada una tiene, en
cierto modo, sus fines propios, aparte de serir d
escalón para alcanzar otros grados en el desarrollo.
Así es que la niñez no es sólo la preparación de la
adolescencia, sino una fase de la vida que posee un
/undo propio, con sus intereses correspondientes. Hay
en el mundo del niño valores propios, y que lo son, no
porque constituyan U medio para alcanzar los fines
de la edad adulta.
Orentar, pr ejemplo, la educación infantil exclu­
sivamente hacia esos objetivos, en devirtuar la niñez.
Uno de los fines más importantes que todas las
instituciones para la educación de la infancia deben
realizar, es el de peritir que el niño llegue a ser
plenamente niño. Otro tanto se puede decir de la
juventud; también ella posee su mundo y sus intere­
ses peculiares, sólo que ya el joven puede actuar en
la vida y tiene respnsabilidades que lo obligan Û
subrdinar su conducta dentro de ciertas disciplinas.
Las cualidades que van anexs a la juventud, convie­
nen para ciertas actividades, pero pueden resultar in­
aprpiadas para otras. Hay, desde luego, capos que
son casi exclusivos de la juventud, como los deprtes,
en donde aquéllos son los únicos que pueden suministrar
campeones. Los jóvenes son útiles en todas aquellas ac­
tividades que demanden impulsividad y dinamismo.
Todo el mundo sabe que el joven es, a causa de ese
ímpetu vital, y tal vez por una cierta inconsciencia, U
psible héroe. Observemos que, por lo regular, el joven
ha sido en la guerra la care de cañón
.
Actividades intelectuales que requieren de una
cierta abstracción e idealismo, como la poesía y la
filosofía, ejercen una poderosa fascinación en la ju­
ventud. Pero no es mi propósito hacer aquí la lista
completa de las actividades que concuerdan con el
moo de ser de la juventud. Mi objeto es señalar un
P PIRPIL DIL HOMRI
hecho patente en la vida mexicana, que es, sin duða,
m resultado de la interención de la juventud en Ia
plítica.
. .
La política representa el objeto más codiciado por
la voluntad de poderío, sencillamente porqu

es la
.
fa­
cultad de realizar pr medio del «poder» ctertos fm

humanos dentro de la sociedad. En general, los meX­
canos se interesan en la política porque en ellos se
encuentra exaltada la voluntad de poderío .
.
Per
?
el
joven se interesa, especialmente, o por un
.
tdea

tsmo
generoso o porque la exaltación V el apas10na1ento
de la política pr razones inmorales -l lucro, por
ejemplo- son, en todo caso, un efecto de la co-
rrupción.
,
.
, .
El tono dominante en la pohttca de MeXco durante
los últimos años es el radicalismo. La demagogia se
ha encarado d� propagar entre las

sas doc

ri
;
as
sociales extremas que carecen de arratgo en Mextco,
y que, teniendo en cuenta la realid

d del
_
P
aís, resul­
tan utópicas en absoluto. Se podna decir que,
.
en
general, los ideales políticos tienen muy poca o nm­
guna relaión con las psibilidades
:
eales
_
del país
:
En
política como ocurre desde hace cten anos, seguos
'
d
,
imitando a Europa. Muy pco se ha hecho to av1a
para extraer de nuestro propio suelo las direcciones
plíticas necesarias; en la mayoría de los casos,
,
M
imitan de la Ä ia de otros países, y la parte doctnna­
ria se toma de los libros. Resulta, pues, de aquí, esa
falta completa de adecuación entre lo que somos y
lo que queremos ser. Esta actitud es precisamente lo
que se llama utopismo. Ahora bien: el utopismo de
Méxco obedece, a mi juicio, a . una falta de sentido
de la realidad, que es, precisamente, uno de l
.
os ra
.

gos psicológicos más notables de la edad JUVeml.
Como México es un país joven, resulta que nuestra
política está afectada por las debilidades de la juven­
tud que tiene · como nación y por la de los individuos
que personalmente la orientan V trabajaR en- ella.
126
SAMUEL RAMOS
El radicalismo e UD actitud que prtnde hacer
entrar la
·
realidad dentro de un equema ideológico;
pm, como ella tiene sus lees propias, hace fracasar
siempre tales planes idealistas. Es propio también del
espíritu joven no interesare en la realidad como tal,
a la que es relatvamente indiferente. El joven se
interesa, sobre too, en sí mismo, y el mundo que le
rodea sólo exste par él en cuanto que puede exal­
tarle sus sentimentos individuales. Esto es lo que
se Uama una nente «introvertida:, y la introversión

s uno de los más grandes obstáculos que pueden
mterponere para el conocimiento objetivo de las co­
sas. Tal vez Õ eto se deba la escasez de la facultad
de observación y la idea tan inexacta que tenemos
del país los propios mexcanos . . Tratándose de un pe­
ta, de un pensador, se puede, en cierta medida permi­
tire

.
que crean en !

tasías. Pero esto sí qu� no es
ad

lSlb
.
l

en un poltico. I política es, pr esencia,
reahzaClon, y los que traba jan en ella deben ser hom­ bres
.
de
.
gran sentido práctico, dotados de una clara conc1en

1a de l
_
realidades en que actúan. Por Õ el utop1smo es Justamente b negación de todo sentido
plítico.
¬
No trato de sugerr, desde luego, que la política d
;
ba ponerse en manos de los viejos, que la harían vu

r, p

oba
.
blemente,
,
en sentido
,

eaccionario. Quiero dec1r mas b1en que, Siendo la pohttca una acción sobre cosas reales, debe ser la obra de hombres maduros en cuya inteligencia se encuenta, prcisameme el r�sgo que fal

a a l
?
s jóvenes : el sentido de la r�lidad. En conclus

ón: SI nuestro radicalismo utopista es un sig­
no de Juventud, lo es también, por otro lado de in-
d
d
,
.
J ma urez e espmtu.
LA LUCHA DE LAS GENERCIONES
Hace algunos años viene hablándos
,
e en M�xico
.
de
«generaciones:, sobre todo en
.
los

1rc

�os
.
literanos,
sin definir la palabra como st su st
g
f1cac1ón fuera
evidente. En efecto : apenas se reflexiOna en lo que
quiere decir el térino, se revela tdo lo que hay en
él de vaguedad e imprecisión. Cuando
.
una pe

na
desea situarse en el tiempo, habla de «mt generac1ón:
como antes se hablaba de «m¡ época:. De
,
las perso­
nas que así se expresan, seguramente habra
.
muy po­
cas capaces de explicar exactame

te el sentido �e
.
m
palabra generación. Tengo entendido que en Mex�co
no se habló de generaciones sino después de habere
leído el libro de Ortega y Gasset titulad
<
El lcm
º
�e
nucstro ttcm0o, en donde se da una ngrosa s:�-
ficación de este concepto como base para una teo
,
a
de la historia. Esto ocurre más o meno� en los anos
I922 ó 2å, y posteriormente se generaliza el empleo
de aquel térno hasta llegar mu

has veces al a�us,
inventándose generaciones dondeqwera, como por eJem-
plo aquella generación fantasma de i9I5. Vale la·
pena recordar cuál es el verdadero alcance. de esa
idea, según Ortega, como un critero para saber hasta
qué p

to se justifica el empleo que se hace de ella
en Mextco.
.
. 'd d No hacen generación todos los mdV u
.
os e
,
una
edad semejante y que actú

durante l
.
a nsma epoca
en campos diferentes de la via. La un1dad q

e funde
a un grup de individuos en

na generac

on, etá
representada por un común

entido de la VIda, ��
cuando éste se exprese en d1versas foras ·V actVl•
Ì Zd
SAMUEL RAMOS
dades de la cultura; lo mismo en el arte que en el
pensamiento o en la palabra. Puede muy bien existir
un gDip, que impulsado por un interés común, se
reúne en toro de una obra, no obstante que cada uno
de sus miembros posea un distinto sentido de la vida.
En tal caso, no constituyen una generación propia­
mente dicha. Para que merezca tal nombre, es preciso
que el grupo esté unido por nexo profundo y espiri­
tual, no simplemente por motivos externos de conve­
niencia. Es difícil determinar cuándo existe en verdad
aquella condición, porque, con frecuencia, el sentido
de la vida de cada individuo no está explícitamente
formulado; es como la raíz de su actividad espiritual
hundida en el inconsciente. No me parece inadmisible
la idea de que el grpo pr sí mismo sea el más inca­
paz de saber si constituye una generación o no. Sólo
una vez producida la obra y enfoada más tarde con la
perspectiva del tiemp, puede peribirse claramente
la unidad espiritual de la generación exste.
Ortega concede una gran imprtancia a la gene­
raciones, porque cree encontrar en. ellas la fuera
motriz de la historia. Es sabido que, para explicar
éta, han disputado por mucho tiempo dos tesis ex­
tremas. Para unos, la historia es movida exclusiva­
mente por los individuos, y consideran que la masa
sólo tiene que seguir dócilmente la voluntad de aqué­
llos. Pero entonces, ¿cómo explicar a los individuos?
El individuo aislado de la masa es una abstracción.
Para otros, en cambio, el individuo no es nada, y la
masa lo es todo, como agente de los movimientos his­
tóricos. Pero a su vez, la masa sin los individuos es
como un cuerpo sin cabea, y resulta, a la postre, otra
abstracción. El impulso generador de la historia no
procede, dice Ortega, m del individuo ni de la masa,
sino de la generación. Esta última constituiría una
especie de elemento intermedio entre la masa y el
individuo; no es ni el' uno m m otra, y sin embargo,
participa en algo de la naturaleza de ambos. Los par­
tidarios de estas distintas doctrina encuentran sie-
B PBRPIL DB HOMBRE
pre en los hechos histricos prebas de un væor m
o menos aparente para justficar 8 rptva opi-
niones. Per si la sometemos a la piedra de toque
de la realidad histórica presnte, que al fin y al cab
e la única que no consta, resultará que la idea de
Ortega es la m justa. Quienes en ets momentos
tienen en su mano el destno de los pueblos, par -bien
o par mal, son las minorías dirigentes y no los in­
dividuos ni las masas. Y en el caso de los actuales
dictadores no es un argumento en conta, porque tras
de ellos se encuentra cel partido: en cuyo nombre
pretenden goberar, aun cuado qu en opsición
a la verdadera voluntad de la D. El nacionalso­
cialismo, el fasismo, el comunismo, son los nombres
de las minoría plítcas· que etá en el poder.
Una generación es, pues, æm mucho más trascen­
dental que un mero grup literario, el cual, desde lue­
go, puede hacer historia, en tanto que partcipa con
otrs grupos e influye a su modo en la definición de
un sentido orginal de la vida. El valor de m gene­
ración debe estmarse pr la obra en d, per ademá
por sus relaciones con el medio. Cada auténtca gene­
ración que pasa, deja tras de sí una huella perurable
que se suma al acero cultural y contribuye a fora
la tradición de cada país. Sin una cierta continuidad
de las generaciones, no habría historia, que es un
proceso de acumulación a través del tiemp, y no una
serie de momentos aislados, como escenas cinemato­
gráficas que � precipitan una tras de otra sin cohe­
rencia lógica. La vida sería en este caso algo que termina
todos los días, y todos los días hay que comenzr de
nuevo; entonces, la imagen de las generaciones sería
el inútil esfuero de Sísifo.
Hay una continuidad lógica en la obra de las ge­
neraciones, aunque a veces tal relación asuma una
forma dialéctica, es decir, de conflicto y de lucha. Se
ha propuesto contar las generaciones de quince en
quince años, de manera que vven al Iismo tep
cuatro: una de niños y adolesentes, ota de- jóvne,
SAMUBL RAMOS
130
æ de los hombr mU y la de los vejos. Ahor
bien H nervo de l hstoria etá constitdo sla­
menie pr las do generaciones m vitales, que son
w de los jóvene y æ de los homb� maduros, que
pr ser las más ceranas, siempr disputan entr ú.
En realidad, la obra del hombre, aquella que cuenta
pr su valor definitivo, sólo en la edad madura puede
rirse y es la generación correspndiente la que
manda edebe mandar en las actividades pública de
un país. Es neceario insistir en Méxco so�re et
verdad trivial, porque como ya lo hemos exphcado en
otr atícuo, aquí la juventud entra prematurae

te
en la vida pública, no sé hasta qué punto favoreCida
pr una sbreestmación de esta edad. El fenómeno
h sido mundial. Por todas pares se ensalzarn como
nunca los valor de la juventud. En U principio se
veía en esa alz de valores un síntoma de vtalidad
de nuestra épca. Pero pronto descubneron, autoriza­
dos psicólogs que el fenómeno era Slmplemente una
moda de pos¬erra, que debía inerpretare com in­
dicio de cansancio y envejecimiento.
Hoy, ya la juventud empieza a
.
pasar de moda,
l
er
consera todava, en la generaCión acta, una 1dea
exagerada de M importancia. y sus derchos. No hay
que culpar mucho a los jóvene por eta actitud, pues
en realidad no se puede ser joven de otro modo, y
esos defectos son inherentes a la edad. Es propio de
la psicología juvenil sentre el centr del Universo
y creer que la vida empieza con cada uno; por eso, el
joven quiere hacer tabla rasa con el pasado par co­
menzar como Adán en el Paraíso. Todos heos pasado
por ese momento que, ya vsto de lejos, nos parece
una mera petulancia. La lucha de las generacione W
México, por la posición privilegiada de la juventud,
asume una cierta violencia de parte de ésta, que re­
mm impaciente los lugare a que cree tener dere­
cho. Por fortuna, estas lucha no conducen a nada; si
tuvieran algún resultado, se prduciría el curios
fenómeno de que en Méxco los hombre no tndrian
BL PERFIL DlL HOMBRE
ocasión de m

durar, o más bien de emplear su ma­
durez, �ues as1 c
?
mo se entra antés de tiemp, habría
que sahrse ta
J
�Ién antes,
.
para ceder eI lugar a la
nue
,
va gene

ac1on. �. deshle de las generaciones se
hana demasiado apnsa, y nunca podrían lograrse fru­
tos m

duros en la cuItura de la vida general del país.
colectiVament
,
e, el - país
.
no . rebasaría la etapa infan­
ttI y no pdna empareJarse con el ritmo de la civili­
zación que avanza en otros países del mundo. En una
paIabra. no se puede vivir haciendo revoluciones to­
dos los días, po

que después de que se ha destrido
hay que construir, y esta labor requiere más tiempo
que la mera destrcción. Sería un contrasentido · vivir
nada más q

e para des

rir la vida, V no para fomen­
tarla V ennquecerla. S1 par� mejorarla e preciso a
veces pasar pr el caos revolucionario es a condición
de sacar de ahí un nuevo orden perd«rable.
Por más que las últimas generaciones en México
crean

da una t

er un nuevo mensaje y s vean
entre 51 con enemistad, pseen en el fondo muchos
rasgos en común. Los hombres que pertenecen a ellas
se parecen unos a otros más de lo que discrepan. La
I
anera d
� p
ensar de los jóvenes de ahora no difiere
smo en mm1mos puntos de un joven de ¡9¿Û. Si fue­
ran radicalmente diversos, no habría entonces un te­
rreno c?mún par la disputa. Los más jóvenes luchan
en reahdad en contra de sí mismos, porque confusa­
mente reconocen su semejanza con otras generciones,
V es

án tratan+o de encontrar su propia fisonomía.
En fm, por encima d� l pasiones individualistas hay
debers que e preciso reconocer. Las generaciones
nacen una de otra, y sg Ortega su faena debe
rea�rs en dos dimensiones =
.
pr una parte, recibir
lo VVldo por la
.
ant

cedente ( 1d�as, valoraciones, etc. ) ,
y .pr la otra, eJercitar su prp1a espontaneidad
.
Sólo
así puede la vda h¼a correr pr un cauce inin­
t

rrmpi�o e u al mismo tiemp, como el agua del
no, refleJando en su camino paisaje siempre nuevo.
CóMO ORIENTAR NUESTRO PENSAIENTO
La actvdad de pensar no es una función de lujo,
sno antes bien una necesidad vital par el hombre.
El peento nace de la vida y le develve, en
cambio, vara dimensione que ensanchan sus hori­
zontes y la hacen más profunda. En virtud del pen­
samiento, la vida no es sólo pDte, sino también
paado y futuro. El pensamiento es la psibilidad de
aprvecar el recuerd6 de nuestras experiencias en
favor del prente y también, al mismo tiempo, el
órgao para la previsión del f;t. Pero es, sbre
to, en cuanto a inteligencia y comprensión, la ven­
ta para asÎos al mundo y ponemos en comuni­
cación con los hombres V las cosas. Representa por
ello el instrmento que nos pne en relación espiritual
con la sociedad y con el mundo, y permite fijar nues­
tra psición en éste. Gracias al conocimiento, no nos
sentmos perdidos en nuestra marcha a través de b
exstencia, sino que pdemos saber cuál es H camino
que nos toca recorrer. Pero por desgracia, el ejercicio
de la inteligencia no es una tarea fácil y segura, sino
al contrario, Æ encuentra rodeada de dificultades y
expuesta constantemente al error.
Si en principio, como Descartes pensaba, todos los
hombre etán igualmente dotados de inteligencia, de
hecho no todos saben aplicarla corrctmente V se
ven prvados de los beneficios que ella presta. Ha­
brla que añadir qu! no todos los hombres Æ sienten
inclinados a usarla, \ve prue no se le ha enseñado
el valor que tene. su U. o porque Ð temperamento
no los inclina a ello. Desde este punto de vista, recor­
demos que, según la I, no tiene la inteligencia
BL PlRPlL DBL HOMBRB
la
,

isma prepnderancia repcto a ots fuer
amm1cas como la voluntad y el sentimient. En unas
ræ pred

mina la voluntad como impulso dirigen­

e e! la
.
v1da; en
?
tras, el sentmiento; en otras, la
mtehgencm o la razon
.
Es bien conocida la opinión de
que la raza hispánica, a la que nosotros pertenecemos
no se ia destacado
.
en la historia pr sus obras d�
pensa

u
.
ento
;
lo que unplica, desde luego, que sea una
raza . mmtehg

nte.
.
Esto sign�fica nada más que ha
a�u�mdo la dnecc16n de la v1da otr fuera epiritual
d1st.1

ta, que
.
es �l se

timie
!
to, o, más exctamente, la
pas10�. La mtehgenc
.
1a eXste, sólo que subordinada,
esclaVzada a otros 1mpulss más poerosos que · le
roban el espacio y no la dejan movere con ía ampli­
tud necesaria. Por lo menos, éte parece ser el cas
pa

el grup d
_
e los mexicanos. El contacto que he
temdo en la Um
y
ersidad con un gran número de jó
venes, . me perte asegurar que nuestra I etá
muy b1en �otada de inteligencia. En el joven que aún
no ha sufndo
.
las
_
defo

aciones m�ntales que la vida
produce, esa mtehgenc1a puede moverse sin trabas y
no cr
.
eo que sea menor a la de cualquiera de las r�
supenores.
.
La obra de algnos pensadores y hombres de cien­
Cia �emuestr

,
J
r otra part, que nuestra inteli­
gencia no es mfenor a la de los europeos. Mas para
que este hecho no constituya una excepción sino la
regla general e

la vida de b cultura, habrsque m
p

rar un camb10 en las condiciones del medio am­
�lente, pr hoy todavía poco favorables a la actividad
mte
.
lectual. Ls países jóvenes ',tienen primero que or­
gamar V desarrollar su existencia matrial para atender
lue
�?
a otros menesteres menos apremiantes. La medi­
taciO� hon�a, el pensamiento abstracto, son frutos de
una hberac1ón que se produce sólo cuando los pmble-
mas elementales de la vida se han resuelto.
• Esto
'
o
.
q�ere deir, sin embaro, que M pæ W
ngor, vv sm pensar, y si u cosa suceier s
e prio de rebajar a lo infuo H :feaderd dc W
134
SAMUEL RAMOS
Sin el pensamiento, el hombre v

getaría en . la os
'
­
rdad de la vd instintiva y su mvel apena rebasana
los límites de la animalidad. En honor de nuestra
ra debe reconocere que las ideas han desempeñado
un oapel de cierta imprancia en su historia, a tal
punto que si alguna censura merece, � pr habr
concedido, a menudo, mayor valor a las 1deas que a la
realidad misma. El utopismo no e otra cosa que un
racionalismo exagerado, la creencia de que la realidad
s somete a los dictados de la razn.
Si en Méxco existe, pues, una cierta capacid
_
ad
.
<e
pento, está aún pr desarrollarse y
.
d
!
Sl
f

nare, en vista de mejores rltados
.
L mct�ió�
primordial para el ejercicio y dearrollo
_
de la mteli­
gencia e el afán de saber la verdad acerca de todo
lo qu� hay de prblemátco en !� vid� No m
·
tan
fácil sometere a una constante eXtencia de verad,
prque no siempre éta e agradable,: ni responde a .
los iá íntimos dess de la voluntad. Por es abun­
dan los individuos que s engañan a d mismos, de­
clarando que e verdad lo que ·quisie
ll
q11e fu

r la
verad. El ejercicio honrado de la mtehge

C

.
re­
quiere un esfuero, · a vc

s penos, ¤ una d1S1p�a
intelectual y moral. El su Jeto que p1ensa se Ñ pre­
cisado a vigilar no únicaente los preso del cono­
cimiento mismd, sino la totalidad de su espíritu, para
evitar que muchos factores · subjetvs devirtúen �l
reUltdo de sus pequisas. Y no � ?Ulta a �die
que m autocrítica es sUente difícil de prc�car.
Por m la veracidad es considerada como U Vrtud
de gran valor. ¿Exsten en Méxco numer pr­
na verace? Quisiera que eta prgunta la co
_
tes�ra
el letor para sí mismo, apelando a Ð enenaa V
disreción.
.
Yo me limito a hacr obserar la facilida con que
en México son acptadas la ideas y las mm que s
imprtan · de Eurpa, m· crítca .ninguna, lo que re­
prenta un mínimo de efuer, y s aomoa pr
:
fectament a egpírit prs. Me he prntado Û
ßL FEKFIL OEL HOMBRE
nuestra tendencia a la imitación, sbre todo en el
camp del pensamiento, no es, en el fondo, una pre
diSÍulada. Aparte de todas esta circunstancias que
debilitan al pensamiento, no s puede pasar pr at
el hecho de que la verdad no es, en manera alguna,
una necesidad dentr de nuetra vida social y· plí­
tica. Toa ella está encubierta pr una tupida red de
apariencias engañosas, de mentiras convencionale, que
à jugan necesarias a su mantenimiento y coloan a la
verad en la situación de un objeto indeseable. .
A psar de todo esto, sigo creyendo que en Méxco
m una necesidad urente el cultivo del pement,
la práctica de la reflexón, en tas y cada una de ·l
actividades hWas. Me parece que muchos proyec­
ts malodos, que muchos errres y extravíos, más
bien que a la maldad, debn atribuirse a una falta dc
reflexión, al uso insuficiente e inadecuado de la inte­
ligencia. Con esto quiero· significar que talento no
falta, lo que hay es una incorrecta aplicación de H.
Si al emplearlo no nos coloamos en el punto de vist
justo, y no lo orientamos hacia, objetivos prs, su
eficacia quedará anulada.
He querido, desde hace temJo, hacer comprender
que el único punto de vista justo en Méxco e pnsar
como mexicanos. Parecerá que éta es una afiración
trivial y perogrllesca. Pero en nuest país hay quc
hacerla, prque con frecuencia pensamos como si fué­
ramos extranjeros, desde un punto de væ que no es
el sitio en que espiritual y materialmente etamos
colocados. Todo pensamiento debe patir de la acep­
tación de que somos mexicanos y de que tenemos que
ver H mundo bajo una perpctiva única r�ultado de
nuestra psición en Ð. Y, desde luego, m una cone­
cuencia de lo anterior que el objeto u objetos de nue­
�ro pensamiento debn ser los del inmediato contoro.
Tendrems que buscar el conoimiento del mundo en
general, a través del caso particular que es nuetr
pequeño mundo mexicano. Se equivocara el que in­
terpretara etas ideas como mera expresi6n. de un
` j ¹,��
,
1.6
SAMUlL RAMOS
nionaliso estrecho. b trt más bien de ideas que
pseen un fundament fllosfico. El pensamiento vi­
ta s6lo e el de aquellos individuos capace de ver
el mundo que los mæ bajo una prpectiva propia.
Leibnit afirmaba que cada individuo refleja el mun­
do a su maner, lo que, pr ota parte, no quiere decir
que haya muchas verdades, sino una sola. Se comprn­
de que sbre clalquier objeto real no puede existir
± que una verdad, pue5 si hay muchas, ninguna lo
es. Un segmento de efera, visto pr a lado es cón­
cavo; pr el otro, convexo. Dos individuos que ven,
pues, este objet, desde puntos opuestos, tndrán de él
dos visione diferentes; cada una será parcial, pr · den­
t de ete límite repreentaán la verdad.
Méxco neeita conquistar mediante æ acción dis­
ciplinada de u autéltico pensamiento nacional, su
verdad o conjunto de verdade, como las tienen o la
±tenido otros paíse. Mientra carecaos de ellas,
srá un terreno propicio a la penetración de ideas ex­
tañas que no teniendo nada que ver con nuestra
egencias, vendrán a deforar æ fisonomía del pa
y a crear prblema ±graves que lo que es precis
rolver. Cre que sobre todos los hombres capaces de
pensar en nuesto país, pa la responsabilidad de . subs­
traerse, aun cuando sea por momentos, del torbellino
de la vida, para explorar éta o aquella región de la
realidad mexcana. Grandes priones de et raidad
son perfectamente deonocidas, no Lsdo fijadas aún
en conceptos. Las m que etán encomendada a
nuetro pensamiento me pece que debn rducire
a estas dos fundamentales : ¡. Cómo es realmente m o
cua aspect de la estencia mexcaa, y ¿. Cómo debe
ser, de acuerdo con sus psibilidade reales. La de­
tró ±concret y detl a de las cuetones
pr rlver, mdeir, H planteo de los prblmme­
mm, m un mprvio, quiz e má dc de mm-
d. Quéde p otra oón el intento de defm
e fórua pr algo de lm prblm fud
mentale de Méc.
LA PEDANTERlA
.
Segur

en
!
e que la p

da

tería es una actitud que
tiene su fmahdad, es decir, Sire a un prpósito ao

en

s oculto d

l individuo. Y no sería remoto que esa
f

nalidad fu

r

Ignorada por el sujeto mismo que prac­
tica aquel V1C10. Todo pedante da la impresión de un
actor

ue desempeña una comedia, V la pedantería es
una mascara que oculta, que disimula algo; ¿qué es lo
que la pedatería trata de disimular ?
Pero
W
imero es neces
;
rio definir al pedante y a la
peda

tena.

a ped

ntena es una fora de expresión
adscnta cas1 exclusivamente al tipo humano intelec­
tual o que pretende serlo. Se encuentra sobre todo
f
. '
1
entre pro esores, literatos, artistas, escritores de toda
índole, y se manifiesta en el lenguaje hablado o
escrto. En la conducta real de un hombre puede ha­
�e

presunción L vanidad, pero no pedantería. Esta
ultima es un estdo de hablar o de escribir una ento­
nació

:nconfundible de la voz. El pedante
'
usa de una
expres10n afectada, aun cuando no toda afectación del
lenguaje es pedantesca. Lo es solamente aquella que
revela una cierta intención: la de hacer gala del ta­
lento, de la sabiduría o de la erdición. El pedante
aprov
e
cha to

a
«
casión para
.
exhibir ante grandes o
P
.
equenos auditonos su prodigiosas cualidade. A de­
cir verdad, una de la característcas de la auténtca
p

dantería es la inoprtunidad, pues sus más cons­
picuos r
l
resentantes sn precisaente aquellos suje­
to que siempre desentnan, que sientan cátedra en
todas �artes. Los vemos mU de cosas prfnda
en medio de una conver faiar, citar nombr
¡38 5HMUßL KAMO5
faiosos o sentencias célebres en los lugares y cir­
cunstancias en que menos viene a cuento. En una
palabra, el pedante choca siempre a los demás, por
su falta de tacto y discreción; es la perso.a que en
todas la relaciones sociales da una nota discordante;
usando un lenguaje y un tono inadecuado. Bajo el
aspecto del trato, el pedante corresponde, sin duda, a
la especie numerosa de los. inadaptados. Esta observa­
ción constituye para nosotros una pista importante que
seguir con probabilidades de que nos lleve al secreto de
la pedantería.
El gesto de b pedantería tiene, sin duda, la inten­
ción manifiesta de afirat una superioridad ante los
demás, pero con un acento agresivo o con un aire de
desprecio. El pedante parece decit: «aquí yo sy el
único que vale; ustedes son unos imbéciles». Pero la
pedantería no engaña a nadie y los demá se percatan
de la falsedad de sus pretensiones. En vez de lograr el
reconocimiento y la ad¡niración, el pedante no hace
más . que despertar antipatía y e�emistad. Los efectos
que . obtiene son precisamente antisociales. Po·r lo ge­
neral, los pedantes son. rabiosos individualistas, inca
paces de comprender los valores ajenos y renuentes a
too esfuerzo en cooperación. Lo que no impide que
a veces logren reunir círculos de admiradores, inge­
nuos o ignorantes, que se dejan sorprender por sus
palabras. Porque lo trágico es que la pedantería nece­
sita siempre del público, como no puede haber tea­
tro sin espectadores. El pedante no quiere solamente
llaar la atención y ser oído, busca. algo má que O.
la aprobación y el aplauso del pequeño mundo que le
rodea.
·
Si quisiéramos clasificar a la pedantería m¯ algno
de los vicios de carácter más generales, no encontra­
ramos sitio . más propio que en la categoría de la va­
nidad, como uno de los múltiples disfrace de este
vicio cntr el que ningún set humano puede ate­
vere a lanar la prmera pieda con b conciencia
tnqula.
Æ
M FEK!L DE HOMBRI
ÎJV
En la

ce

�ón común de las palabra, laten, por lo
general, mtmc10nes muy justas sobre la esencia de las
C?as que aquéllas nombran. Cnsultando el dicciona­
no encu

ntro que la palabra pdante se ha empleado
para d

1gnar un «maestro de Gramática que enseña
a
,
los nmos
>
en�o a su casa». «Aplicase al que por ri­
diculo engreurento se complace en hacer ·inoportuno
V vano
.
alarde d

erudición, téngala o no.: Pedantería:
cAfecc1ón de aues y mareras de sabio
.
Prurito p
ap

recer de más valía que otros y quererles enseñar�.
A1,
p
ues, la connotación prmitiva de los vocablos de­
te

ma con plena exactitud las características de esta
cunosa

n
:
ra de exp
x
sión. No cabe duda de que la
r
dantena tene un ongen escolar. Los pedantes pu-
o
·
en la escuelas supriores entre los maestros y

tud1antes q

e quieren ganar el renombre de sabidu­
na; �e los cuculo

académicos se transmite al mundo
extenor para prliferar en la clase de los cultos con
prferencia en los círculos de profesionales e inìelec­
tuales.
Pero, ¿cuál puede ser el mecanismo psicológico de
�a pedantería? He
.
dicho a
D
t

s que el pedante es un
madapta+o,
.
y s11 madaptac10n consiste C un deseo
de �upen�ndad mtelectual que no corresponde con la
realidad de su talento o de su saber. La desproporción
¬u lo que prete

de
.
ser y lo que es realment de­
terna . en la
��
c1enc1a m conflicto penoso del que
resulta un sentuíento de mferoridad. Y cuando el
�eseo de colocar

en el sitio más ato es tan imp­
nos
q
ue no trans1ge con la realidad, la única manera
de . sat

s�acerlo O con el expediente de una ficción
�iIndiVIduo hace de su vida U comedia de superio:
nd

d e

la que d
c
e
�pña un papl para engañárse
� s1

Ismo y restltwr el equilibro a su conciencia
d
esqw

1ada por el co
�pl

jo +e inferoridad. La D-
antena es entonces D mas D menos que un disfra
una máscara de la que Æ reviste el sujeto para oul�
�� al
d
go, V ese �� e su défcit inteletual. Per el
exito e ete . arfcio depende de que M el prer
SAMUl RAMOS
140
.
aabra y tomar la comedia
en creer e s� propla
` ì io de ete artículo aven­
como una reaidad
. �
pn
nc
P
I dantería tiene
turábamos la supslcl6n de que a
p
a ra pdemos
u
a
fmalidad
que no
d
es a
t
pare
ta
nt
d
e
e
,
c
y
o
n
q

tar en tor
-
f
.
I b` el
p
ante ra
con ÏÎÜ o.
• 'ó favorable res
p
cto a su valor, e
no suyo una opml
.
n
estionarse V recobrar la
sl

_
com un
, =�
o
P
L ���
en definitiva le impo
d
rta
co ..
+
s
�cío espiritual que lo ha

e se

tirse e­
e
.
c

d lo devaoriza ante sus proplos oJOS. Des­
P�a.mente la comedia es demasiad
_
o burda,
k
lo

��tadore demaiado maliciosos. Al �m Y al c� e
pedante tiene que contentarse con bnll�r . en clrc O
pco exigentes
y
modets, en
.
dond

,
el exto no cons­
tituye ni U mérito ni una sat1sfacCon.
JUSTO SIERA Y LA L\OLUL¡ÕN
FOLÍJ1LA OL MÉXICO
La publicación de la Evolución Política del Pueblo
Mexicano, hecha pr la Casa de España, pone al
alcance del lector una gran obra de Historia que está
llamada a convertire en clásica. Puede considerare
a esta edición como la primera,' porque las anteriors
eran tan difícilmente accesibles V manejables, que en
realidad mantuvieron la obra de Justo Sierra inédita
por muchos años. Era urgente lanzar a la actualidad
editoral un libro cuyos méritos notables lo acreditn
como. excepcional en las obras de su género.
Un libro de historia nacional etá más que ninguno
exuesto a la crítica apasionada del lector común, que
tiene sus ideas preconcebidas, sobre todo cuando vve
en una épa distinta a la que perteneció el autor; y,
además, a la de los especialistas que pueden impugnar
en el detalle la exactitud de tal o cual hecho, ampa­
rados con los nuevos datos de la investigación. En his­
toria no hay verdades definitiva ni absolutas, sino
que es una ciencia abierta a rctificaciones infinitas.
Cabe suponer entonces que la obra de Justo Sier
está sujeta, como cualquiera �e su especie, a ser re­
tocada en mucho de sus detlles. Pero su valor no
está aquí en los detalles, pr más que el autor fuera
un historiador honesto y escrpulos que nunca sen­
taba nada que no estuvera apoyado en fuentes auto­
rizada. El valor de la obr de Sierra está en la visión
histórica de conjunto, en la admirble síntesis que
logra de la evolución del pueblo mexcano. Mientrs
no sea ralizada una nueva sntesis histórica con los
1 42
S.MUlL R.MOS
datos que la invetgación ps
!
eror ha acu
'
l

do, c­
paz d superar el libro de Sierra, éte
.
&l
ra
.
rep


sentando el momento cmante de la c1enc1a histnca
mxicana.
La Evolución Política del Pueblo Mexicano e u
gran libro de historia, prque no e

ob

a de U es

­
cialista. No fue Justo Sierra un h1Stonador profes


nal dedicado a hurgar archivos o ,a
.
desnterra

obJe­
tos arqueológicos. Era un gran espmtu
.
que tema una
vión univeral de las c, m decu, era pr su
pmento un fil�fo. �er pr su sensibilidad era
un poeta y ambas cualidade de su temperament
encontrar�n una vocación que rquería de la d
reunidas. Por m Justo Sierra eogió entre las tareas
de b historia la ± alta, la que el epcialista no
puede realizar, prque l
_
s �le le impi?en ver el
bosque y carece de imagmaCÓn para dar Vld

y

olor
a los hechos que slo conoce pr sus retos mM e.
Justo Sierra m Jo que debiera hacer cada é

co-·
el material de conociientos logrados: reumrlos en
una síntesis para darle una fora y sntido, que e
el único modo de incorrarlos a æ cultura.
Uno de los raros mértos de eta vsión histórica e
un sentido de las pprcione que hace honor al
nombre del autor. Por lo general los historiadore de
México habían carecido de una justa manera de ver
los hechos. Unas veces, pr un sentimiento de infe­
rioridad deprimían el valor de étos ; otras, por e­
trechez 'mental o ignorancia de la historia univeral,
se abultaban los hechos o los peronaje adquiriendo
nuestra historia una imprtancia mitológica, como la
ve un niño de escuela primaria. Sólo un espíritu como
el de Justo Sierra ha sido capaz. de ver la historia de
México bajo la perspectiva de una historia universal,
reduciendo cada uno de sus
·
elementos a sus propor­
ciones justas V pniéndolos en el sitio que les corres­
ponde dentr� �el cua

de la ev
<
lución humana. Este
sentido de la 1erarqwa de magn1tudes y valores que
hace ver las cosas como son, sin aumentarlas ni dis-
B PBRPIL DB HOMRB
minuirla, e jutaente lo que M m objetvidad.
Y la visión objetiva es la virud máma del histo­
rador, la cuaidad sine qua non. La verdad de la
historia está condicionada pr . lo que un pueblo puede
hacer o puede no hacer. Si aquella verdad late en las
pána de Justo Siera es que éte te� u conoi­
uiento profundo del pueblo mexcano, de M capaci­
dades y limitaciones, y podía diserr, en los acon­
mientos del paado, lo que e pible y lo que
W ipsible. Ni su amor, m su patriotismo puro era
cpaces de deforarle la realidad, pr amara que
6t fuera a V. qomprende y prdona todo lo
que en l htr rvela una debilidad hUa, pero
no la out. b lo que fuer, el que lea la histora de
bícna conoerá lo q� e auténtcaente el pueblo
mco con M cudade y· defeto, cuyo dD
a vece deprmente y peno· encuent un jue lleno
de hwdad y bnevolenca pa comprendero.
Pa ser jut u valorión del efuero que æ
histra de Siera rmnt, debn tomar en con­
sieración la dificultades q1e h tenido que vencer e
autr, en un moment del. p e qe b labr pre­
via de la ·cienca htrca m m y sin orani­
zción mæ. Eæ Justo Siera que emprende
un tabajo suprior a M fuer. «N o· pdía menos
¬e en el lbr · que cenWs e un país en
que apna V tomado cuer los mjos em
tcos ; en donde no h exstdo sio pr modo muy
indivdual y deficient la devoció pr los datos O
leccionados V clasifi�dos; en donde nuet . ævos
todavía m ori ó, sn cat, sin facilidae
de trabajo, sn m hento de paple
viejos qu� el temp y la icura .¼ reducendo a
p<lvo; en donde nuetrs etor ha hecho de su
obras ar de partido, como era ineludible, baando
slo sobre hehos muy aparnte, y muy rpidnt
explicados, sus aprciacion� y conslidado la terías
con que han intrprto nuetra histria y los pr­
juicios con que æ han . fæo.: L tr de Justo
SAMUE RAMOS
I4
• ·
Aé W ot e Mexco y
b1c1ta es
,
D

¯
.� individual queom ·
nO:

del medio, slo pr z
Iinteletal
e
del autr.
conciencia del ca
¹
æter
Justo bÍcWa tene plena
too historiador mter-
mætífico de

a
=�= ¸
��;,_g
t
ravé de l
a n .a nmtûæ n
.
e
Su c8D1tÍtU se educó ¶ s
dea vigete
en
ª

e

p
.
siti
v
ismo quc ca
�'¨

c8all en el ab
¯
e


¹�

n estas palabra sm
­ tera toa Ìa c

p. :D
CoD que h ÍntcmNtdo la
tem H mÍ8mo 1

otna
n ser vivo, pr tnt, cne¡ bÎ8VtÎa: <Ïa ÞIcdad
¯
u
f na. esta trnsfo

ac

6n
.
se denvelve y
¸
se tr
º
o
c
om

s
de
l
a energ¡a
m- rta es má8 mtn�
scial naccona 8oUtc los �Oot con que u�rar
:
o
æÍmÎÌåt8e¡o8 y haccros . eleento extenon
J t bÍctta adoDta :dca8 de serir a s Drg
n
si�n
.
:
�mte de ÏÍttc, de Spn- la siología psitVsta Üc
m tn'� Cm
p
r ejemplo, licar nu
et
s

¡¯
do el
cct, para cxD
rirana s æU ra DD que durante la cD

a
a Ìa cDCa mdu

tnal,
tránsit de la c
p
ca
su Sociología. Reconoi

ndo
segn enseña, bDcDcct cD
tra historia y sus pe!Igrs todas la crudas de nu
¡
lución social mcxcaDa rse1tes y futurs ve. � � e
d
m partidaro de la

on el sentmiento opt
i
S
ta
¿�
o
¿
t
y
s
f
ue inculcado
ÎΡoÞÎÎa d

l
. f

qu

no
qu
e
r
e decir
q
ue
J�
to con el po
S
iti

o. er
bre de esuela y de part� o, bÎcDa haya Sido U hom
'ent que esto ImDlÎca. con las ¡ÎR�
o
¯
c8 de
p�=
. v
i
g
r
,
u

ímpetu bu eít tcDa una amp
¡ �Oecho c8DaCIo de ¾ que no podia conteneze
�shlado todas las grandes ciso». En c¡ se hablan
inte ndo una de la
ideas de la cultur e
?
ropea,
d .¯ ÀmcDca ÎÍ8DaDa. . d d m wnents c
i de
pronab a es
uI omDat8D¡c a la de o8
z=
bl
Su fgra C o

.
ento Y lo quc es admira e humaD18t88 del ÝcDacIÐI
16 i� cÍÐæ del espírt en en este hombre que -
Méc
ª
gn 8I a ÀÐcDca, es s grn e en
sus man� la histria QB )a patia. Lm quc en
Å FWFlI OEL MUm RB
74J
�I hizo
tan h
?
nestaente y con
tanta
objetivdad,
es
sólo
un
med1o pra
en
cender
en
los
mexicanos
el
culto de la
patra. Vése,
pr
c|cmplo en esta pala­
bras en
qu
el historador
cede H puesto
al
edu
cad
or:
«Convertir al tergena
en
U
valor socia]
(sólo pr
nuestra apatía no
lo
es)
co
nve
rtido w
el prncipal
colono de
una
terra
intensivamente cultiv
ada; iden­
tificar
su
espírtu y el
nuestro por mmio de la
unidad
d<l
idioma,
de
aspiraciones de
8
0
y de odio,
de
criterio mental y
de
crtero moral; encender
ante él
el ideal
divino de
una patria OI toos,
de
una
patria
gra
nde
y
feliz;
crear
en suma ei
alma
nacional,
ét
es la
meta asignada
al
esfuero
del
porenir, éstc O
el
programa
de la
educa
ción nacional.
Too cuant
asp
ire
a realizarlo y
sólo
eso, es
lo patrótico; todo
obstáculo
que tienda a retar
arlo o desvr
tuarlo, es casi
una infidencia,
es
una obr
maa, m el
enemigo.:
Los
modelos que
insp
iraron
a
Justo
Siera en el
espírtu y en la fona son
los histor
adores franceses
liberales y positivistas, como
Guizot
(fundador
de
la
inter
ret
ación liberal
en la
hisUra) ¸ Michelet,
Taine
y
Renan.
Jus
to Sierra
considera la
evolución
histó­
rca
como un
gra
movmiento prog
esivo
quc
con­
duce a la
con
quista de la libert
ad.
La
libertad en su
sentido m
á
s amplio es H
ideal que
debe DÞDDcDc
el pueblo
mexicano como fin
de
su
evolución
scial.
Pero
el pensam
iento
hist
órico
de Siera,
al
apl
icare
al caso de México, desbrda
los
cuadr
s de la épca
y señ
ala
una riqueza
de perspec
tivas
que
se
ade
lan­
tan a su
tiempo
.
Casi nada
o muy poco habra
que
cambiar
en su libro para ponero a tono
con los va lo­
res
de la actualidad, lo
que
prueba
que está
cscnto
desde
un pu
nto
de vsta
superor a una
actitud polí­
tica cont
ingente
que
hubiera
deforado
la
autenti­
cidad
histórca. Como
escrtor, pne
al sercio
de su
obra cien
tífica
una
de la mejors prosas de
his
pano­
amérca, de suerte
que
pr la
alta
calidad
del con
te­
nido y la
forma, es
Justo
Sierr
el
maestr insup.
rbie de la Historia Mecana.
¡û

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->