INTRODUCCIÓN Las habilidades motrices básicas son las actividades motoras, las habilidades generales, que asientan las

bases de actividades motoras más avanzadas y especificas, como son las deportivas. Correr, saltar, lanzar, coger, patear a un balón, escalar, saltar a la cuerda y correr a gran velocidad son ejemplos típicos de las consideradas actividades motoras generales, incluidas en la categoría de habilidades básicas. El patrón motor maduro de una habilidad básica no se relaciona con la edad, error en el que se podría caer fácilmente debido al término "maduro" (que dentro del contexto del desarrollo de patrones motores quiere decir completamente desarrollado). Por otra parte también se podrá hablar de patrón motor evolutivo que se define como todo patrón de movimiento utilizado en la ejecución de una habilidad básica que cumple los requisitos mínimos de dicha habilidad, pero que, en cambio, no llega a ser un patrón maduro. Por tanto los patrones evolutivos son relativamente inmaduros y no alcanzan la forma perfecta. Los cambios en la eficacia de los movimientos y la sincronización de patrones evolutivos sucesivos simbolizan el progreso hacia la adquisición de patrones maduros. Así pues, cada vez es más evidente que el desarrollo de las habilidades motoras es un proceso largo y complicado. En este sentido, el área piscomotriz en el nivel de educación inicial, contribuye a la educación integral de niños y niñas a través de la actividad física planificada, lo que le da gran importancia para consolidar los objetivos planteados de acuerdo a lo expresado en el Currículo Básico Nacional de Educación Inicial. Esta área propone el desarrollo físico, social, emocional y mental del niño y niñas con la finalidad de prepararlo plena y efectivamente en la sociedad donde se desenvuelve. En este contexto, surge la necesidad de proponer estrategias, actividades
1

y recomendaciones para estimular la parte psicomotora de niños y niñas en el nivel de Educación Inicial. Esta investigación esta proyectada en proponer actividades para mejorar el desarrollo psicomotor en niños y niñas en Educación Inicial. Para el desarrollo de esta investigación se consultaron diversas teorías de distintos autores que contribuyeron a mejorar la confección del problema y a esclarecer la línea de investigación que se debe llevar. En consideración de todo lo antes expresado, el trabajo se estructuró por capítulos de la siguiente manera: El primer capítulo, presenta todo lo concerniente al aspecto introductorio de la investigación, incluye planteamiento del problema, la justificación la cual plantea las razones por las cuales se realizó la investigación y su importancia, el objetivo general y los objetivos específicos que ayudaran a concretar la investigación, así como sus alcances y limitaciones. El segundo capítulo está integrado por el marco teórico conceptual, que fundamenta el trabajo de investigación y señala los antecedentes de la misma, los aspectos referenciales relacionados con el problema y las bases legales que sustentan la investigación. El tercer capítulo corresponde a la metodología utilizada en la investigación, la cual presenta como se realizó el proceso de investigación; en el se plantea el nivel de investigación, el diseño, la población, la muestra objeto de estudio, la validez y confiabilidad y los procedimientos y técnicas de recolección de datos.

2

El cuarto capítulo, se presenta las conclusiones y recomendaciones arrojadas luego del desarrollo de la investigación. Por otra parte se incluye las referencias bibliográficas y los anexos.

CAPITULO I EL PROBLEMA

3

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA La Educación Física es parte de la formación del ser humano, que tiende al mejoramiento integral de la mente, cuerpo y espíritu, a través de las actividades físicas racionalmente planificadas para ser aplicadas progresivamente en todos los ciclos del hombre. En este sentido, la Educación Física es vital para el desarrollo sistemático de los movimientos del cuerpo, su propósito fundamental es la de promover la adquisición y desarrollo de hábitos, habilidades, aptitudes y destrezas de tipo psicomotor que contribuyan al desarrollo pleno, armónico e integral de la personalidad del niño. De igual manera, la enseñanza de la educación física facilita en el niño un buen desarrollo físico y emocional. De allí nace la importancia de la actividad física a temprana edad, ya que va dirigido al desarrollo y exploración de sus capacidades motoras y cognitivas, para esto, es necesario que el docente de educación inicial conozca como se produce el desarrollo motor del niño, e implemente actividades que estimulen dicho desarrollo. En tal sentido el diagnostico en el desarrollo de las habilidades básicas en niños y niñas de educación inicial para facilitar el desarrollo integral del niño. Teniendo en cuenta las características y el desarrollo del niño en esta etapa, se hace necesario una activa influencia educadora y docente, encaminada a sentar las bases para el desarrollo psicomotor sano con la practica sistemática de la Educación Física, que en forma razonable ofrezcan más posibilidades de hacer trabajo el organismo del niño, elevando sus niveles de desarrollo psicomotor. Ante la necesidad, surge en el investigador la siguiente expectativa: ¿Cuál es el nivel de las habilidades? ¿Cuáles habilidades tienen desarrolladas? ¿Cómo evaluar las habilidades básicas motrices en los niños?
4

¿Determinar en que nivel se encuentran los niños en las edades comprendidas de 4 a 5 años con respecto a las habilidades básicas motrices?

Justificación de la Investigación La actividad física ofrece mejoras en la salud desarrollando una adecuada capacidad motora, al igual que destrezas y habilidades propias de la edad. La Educación Física como disciplina pedagógica, tiene una influencia determinante en todos los aspectos y dimensiones que conforman al ser humano. Actúa sobre el ente corporal, pero no solo centra su atención en el aspecto físico o biológico, sino en el ser humano como tal, conformado por cuerpo y mente, como consecuencia el movimiento, la coordinación, el equilibrio, no se deben a movimientos musculares aislados, sino que son el producto de la psicomotricidad. La intención principal de desarrollar este trabajo es el de conocer lo referente al desarrollo de las habilidades motrices básicas en la Educación Inicial, y encontrar formas de ayuda en el área de la educación física que sirvan de crecimiento integral de los niños, a través del diagnostico de las habilidades básicas motrices en niños y niñas del Centro de Educación Inicial “Arauca” ubicado en la Parroquia San Fernando del Municipio San Fernando, del Estado Apure.

Delimitación del Problema

5

Esta investigación se circunscribe, en el marco del proceso educativo venezolano, a la Educación Inicial y se refiere al desarrollo de las habilidades básicas motrices en niños y niñas del nivel inicial. Para esta investigación, se tomaron 20 niños y niñas del Centro de Educación Inicial “Arauca” ubicado en la Parroquia San Fernando del Municipio San Fernando, del Estado Apure.

Objetivos de la Investigación Objetivo General Diagnosticar el desarrollo de las habilidades básicas motrices en niños y niñas del nivel inicial; en el C.E.I. “Arauca” ubicado en la Parroquia San Fernando del Municipio San Fernando, del Estado Apure.

Objetivos Específicos - Evaluar el desarrollo de las habilidades básicas motrices, aplicando test de patrones motores de Mc CLENAGHAN y GALLAHUE en edades comprendidas de 4 a 5 años. - Proponer actividades que desarrollen la psicomotricidad en el niño tomando como base los resultados de las pruebas realizadas en el test.

CAPITULO II

6

MARCO TEÓRICO Antecedentes de la Investigación Para cumplir con el desarrollo del presente trabajo de investigación se visitaron diferentes bibliotecas de instituciones de educación superior, públicas y privadas, a objeto de recopilar toda la información que tuviese relación con la misma. Muchas han sido las investigaciones que se han realizado sobre desarrollo motor y el desarrollo de habilidades básicas motrices en el nivel inicial entre las cuales se señalan: Carmona July y Dugarte Rosa (2001), Reportan la influencia e importancia de la educación Física y el factor educativo en el desarrollo motriz del niño en el nivel inicial. La importancia de la Educación Física en esta etapa del desarrollo, radica según los autores en que en esta edad se producen las mejores adquisiciones y habilidades psicomotrices y se operan importantes adelantos educativos en cuanto a la estructuración corporal, se duplican las fuerzas físicas, se hace mas precisa la coordinación motora y las capacidades motrices son reforzadas por el aumento de la resistencia y velocidad en el movimiento. Rojas y Molina (1996), en su investigación documental relacionada con el juego y el desarrollo Socioemocional, llegaron a la conclusión que el área socioemocional es importante para la evolución de otras áreas como la del lenguaje, la cognitiva, la psicomotora, etc., además, afirman que el juego es uno de los mejores instrumentos pedagógicos del cual dispone el docente de inicial para observar y evaluar el desarrollo psicoevolutivo de sus alumnos. Albornoz y Méndez (1991), En su investigación de tipo descriptivo, resalta la importancia del juego en el Desarrollo Psicoevolutivo del Niño, es decir, en su
7

desenvolvimiento físico, psíquico, y social. Tal estudio tuvo como objetivo principal conocer la opinión de las docentes preescolares del Estado Mérida sobre la importancia del juego en el desarrollo integral del niño. A partir de su estudio notaron que las docentes conocen la importancia del juego para su formación integral y destacaron que ninguna de las variables (edad, nivel de instrucción y años de servicios) influye en la opinión que estas docentes tienen al respecto.

Bases Teóricas Vayer y Picq, en su libro Educación Psicomotriz (1987), señalan que la etapa más sensible del desarrollo del niño ocurre durante los primeros años de vida, esencialmente en la etapa preescolar. Cuando el niño tiene dominio de la marcha, amplia sus posibilidades de interacción con los objetos, con los demás y con su entorno. Por esta razón, es necesario que el docente de preescolar incorpore en la rutina diaria de los niños actividades y estrategias que favorezcan la adquisición paulatina del conocimiento corporal y por ende del desarrollo psicomotor del niño. De la generalización anterior, se puede, que el docente de preescolar es el encargado de organizar, dirigir y planificar actividades que le faciliten al niño el satisfacer sus necesidades intuitivas de exploración y descubrimiento de su propio cuerpo y a través de éste el conocimiento del mundo que le rodea para un desenvolvimiento en el mismo. Gessell (1984), sustenta que el proceso psicomotor del niño se manifiesta entre los tres y siete años con el dominio de las destrezas motoras básicas tales: el sentarse, gatear, ponerse de pie y desplazarse. El niño posee ya los elementos claves para adquisición de otras destrezas o acciones motrices que requieren equilibrio, conocimiento corporal y uso del espacio. Estas acciones incluyen el correr, saltar,
8

trotar, galopar y arrastrar. En todos sus logros exhibe mayor coordinación y sincronización de movimiento. Bovone (1971), afirma que es necesario estimular el desarrollo psíquico, social e intelectual del niño; y para ello se requiere estimular su desarrollo físico. Esto se logra ofreciendo al infante un espacio exterior estimulante. De igual manera, en ese espacio se debe contar con aparatos que ofrezcan buenas oportunidades para desarrollo y la coordinación muscular, aparatos que resulten igualmente beneficios para acrecentar las actividades sociales del niño. De este modo, lo anteriormente dicho corrobora la importancia que tiene el espacio exterior de una institución de educación inicial, puesto que el mismo le brinda al niño oportunidades de acción. Sin dejar de lado, el papel de facilitador y orientador del docente de esta etapa a la hora de propiciar actividades que contribuyan al desarrollo de la psicomotricidad del niño. Fundamentación Teórica Psicomotricidad La psicomotricidad es el control de las diversas funciones motrices y psíquicas. El niño puede integrar movimientos o expresiones motrices en relación a su nivel de desarrollo pues el organismo y el comportamiento forman un todo integrado e indivisible que es el objeto de estudio de la educación psicomotriz. En este orden ideas, Escribá (1999) citado por Salas (2004) refiere que la educación psicomotriz gira en torno al cuerpo para llegar a la representación y desarrollo del esquema corporal, mediante la cual el infante toma conciencia de su propio cuerpo y de las posibilidades expresivas del mismo. Asimismo, la organización y la estructuración del espacio y el tiempo, la toma de conciencia y la
9

afirmación de la lateralidad y a la adquisición y control progresivo de la grafomotricidad en función de la expresión plástica y la lectoescritura. Todo ello en torno a la relación con uno mismo, con los demás y con los objetos. Lo expresado por el autor precitado, es compartido por Carruyo (1999) quien señala que: Para el niño en edad preescolar el cuerpo es la primera herramienta con la cual él se relaciona con el mundo, y va tomando gradualmente conciencia del mismo en la medida que desarrolla habilidades, destrezas y capacidades que le permite experimentar con los objetos y el medio que lo rodea. (p. 32).

La psicomotricidad se encuentra presenta en todas las confrontaciones que el hombre tiene con el medio natural y humano. En todas estas confrontaciones que llevan consigo las acciones o actos motores, van a permitirle al individuo dominar la realidad, pues desde la primera infancia, éste conoce el mundo a través de su propio cuerpo, utilizando el movimiento como medio para comunicarse con el mundo exterior. Por otro lado, el individuo a través de los actos motores promueve el desarrollo de todos sus elementos constitutivos: Físico, Social, Psicológico, etc. Durivage Johanne (1992) Desde esta perspectiva, se puede decir, que la psicomotricidad estudia la relación entre los movimientos y las funciones mentales, indaga la importancia del movimiento en la formación de la personalidad y el aprendizaje. Esta, además se ocupa de las perturbaciones del proceso para establecer medidas educativas y reeducativas en este aspecto del desarrollo humano. Desarrollo psicomotor - De los dos a los cinco años: La acción y el movimiento predominan sobre los elementos visuales y perceptivos. Se inicia la lateralización, predominio motor

10

de un lado del cuerpo respecto al otro (lo que determinará que sea diestro – que no torero- o zurdo). - De los cinco a los siete años: Se produce una integración progresiva de la representación y la consciencia de su propio cuerpo; cada vez más, el niño/a va afinando en el control de las diferentes partes de su cuerpo y del de los demás. El proceso de integración del esquema corporal se alarga hasta los once-doce años. El desarrollo psicomotor, incluye la adquisición progresiva de la capacidad de coordinación muscular y de las funciones mentales, necesarias para realizar actividades físicas. Este desarrollo, depende de dos factores básicos: La maduración del sistema nervioso: Esta sigue dos leyes, la céfalo - caudal (De la cabeza al glúteo) y la próximo – distal (del eje central del cuerpo a las extremidades). Dichas leyes nos explican el por que de cada uno de los primeros movimientos característicos del ser humano. La Evolución del tono: Es la base para que se originen las contracciones musculares y los movimientos; por lo tanto, el tono es el responsable de toda acción corporal y, además es el factor que permite el equilibrio necesario para efectuar diferentes posiciones (Lézine 1979 p. 34). El equilibrio entre los factores mencionados anteriormente, indica la edad motriz del individuo e informa todo sobre su maduración, topología, estado de ánimo y comportamiento.

11

Los movimientos resultantes del desarrollo psicomotor espontáneo, se pueden dividir en cinco tipos, que se definirán a continuación: 1. Los Movimientos Locomotores: Son movimientos gruesos y elementales que ponen en función al cuerpo como totalidad. Por ejemplo: caminar, gatear, arrastrarse, entre otros. 2. La Coordinación Dinámica: Exige la capacidad de sincronizar los movimientos de diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo: Saltar y brincos. 3. La Disociación: Es la posibilidad de mover voluntariamente una o más partes del cuerpo, mientras que las otras permanecen inmóviles o ejecutan un movimiento diferente. Por ejemplo: caminar sosteniendo con los brazos una bandeja con una piedra encima. 4. La Coordinación Viso – Motriz: Consiste en la acción de las manos (u otras partes del cuerpo) realizada en coordinación con los ojos. Esta coordinación es considerada como un intermedio de la motricidad fina. 5. Motricidad Fina: Consiste en la posibilidad de manipular los objetos, sea en toda la mano o con movimiento diferenciados utilizando ciertos dedos (Durivage Johanne, 1986, p. 37). En todo movimiento psicomotor, intervienen factores neurofisiológicos, entre los que se pueden nombrar la soltura, torpeza, hipercontrol, regularidad, entre otros. Aspectos principales del desarrollo psicomotor en los niños a) Percepción sensorio motriz: En la relación con los movimientos se tienen:
12

Percepción visual: Es llevada a cabo, a partir de ejercicios de coordinación óculo – manual, de percepción de forma y de las relaciones espaciales, de percepción de figura – fondo, de discriminación de formas y de memoria. Percepción táctil: Se desarrolla a partir de la conciencia del cuerpo y del desarrollo de la aprehensión. Percepción Auditiva: Se lleva a cabo a partir de ejercicios de concentración de memoria y de la discriminación auditiva de los sonidos. b) Esquema Corporal: Este es definido como “la representación mental tridimensional que cada uno tiene de si mismo” (Schilder Paul, 1980, p. 202). La representación del cuerpo viene dada por las percepciones del niño, las cuales una vez estructuradas y organizadas de una forma dinámica van a formar la totalidad de su propio cuerpo. Las percepciones son las que le servirán de base al niño para que se diferencie las diversas partes de su cuerpo y saber cual es el estado y posición del cuerpo en relación al espacio, tiempo, los objetos y las demás personas. c) Lateralidad: Está referida a la predominación motriz del cerebro al nivel de los ojos, manos y pies. La predominación motriz relacionada con ciertas partes del cuerpo, le van a facilitar al niño su orientación espacial, las acciones de la vida diaria y naturalmente en la escritura. d) Equilibrio: Se refiere a la estabilidad de los movimientos motrices, al control postural y a la superación de situaciones que provocan miedo por la pérdida de la posible actividad. Este es una estructura muy compleja de la psicomotricidad que refleja la integración de las percepciones internas y las externas (visuales, auditivas, táctiles, olfativas, kinestesicas, propioceptivas y afectivas).

13

El desarrollo Motor del Niño en Educación Inicial El desarrollo motor, en esta edad, son las manifestaciones de evolución que presenta el ser humano desde su concepción hasta la vejez. El mismo se encuentra influido por los factores: - Estructuras hereditarias. - El medio ambiente que rodea al niño, pues desde que nace aprende a confrontarse con él y a adaptarse. - Los aspectos socioculturales que rodean al niño como religión y educación. - La conservación de la especie humana. - La aptitud del niño. - Edad fisiológica y maduración motriz del niño. El desarrollo motor sigue siendo rápido y variado, pero está determinado por el medio ambiente en que se desenvuelva el niño, el cual debe ser estimulado adecuadamente y brindarle estímulos de movimiento, que orienten el afán de movimiento que presenta el niño. En este sentido, Torres (1999) señala que el campo de acción del niño se extiende cuando aprende a andar y a hablar, esto le brinda mayor numero de estímulos para desplazarse en el medio que lo rodea y enfrentándose con él a través de la actividad motriz exploratoria en el espacio circundante. Las influencias del medio ambiente tienen importancia en esta etapa para desarrollar las destrezas y su capacidad de reacción motriz. Torres (1999) señala que al finalizar la edad inicial, el niño alcanza un desarrollo motor similar al adulto, ya ha desarrollado las formas básicas primarias: caminar, trepar, correr, saltar y alcanzar, las cuales se van logrando en orden secuencial.
14

Existe un despliegue de diversas destrezas, que el niño las combina de una forma natural como es: caminar, trepar o llevar cosas, intenta combinar el correr con el saltar y el de lanzar y recibir. Por su parte, Bláquez (1998) expresa que el afán de movimiento y actividad motriz es la base del aprendizaje motor, aunque en sus inicios no hay una enseñanza, mas si existe un control funcional porque en el niño predominan los procesos de excitación como reguladores y orientadores, posteriormente aparecen movimientos bien controlados y dirigidos como el de correr y lanzar sin parase. El niño se distrae con mucha facilidad cuando escucha el ruido de un objeto, centra su atención en ese estimulo y se dedica a él, por eso el infante en la resolución de tareas dura poco tiempo, con lo cual se agota física y psicológicamente. La rapidez del desarrollo depende de la adquisición de cada una de las formas básicas, que están sujetas al ejercicio y posibilidades de movimiento. La sensación de éxito es muy positivo, por que el niño repite los movimientos en los que tiene éxito, después de muchos intentos con lo cual va adquiriendo experiencias motrices lo que origina la memoria motriz. Ejemplo de ello: El saltar una distancia determinada con ambos pies cuando lo logra, aumenta la distancia. La imitación de movimientos de otros niños, acompañados de invitaciones, apoyos orales y promesas por ejemplo: “lanzar”, “Sube”, “puedes hacerlo solo”. Esto sirve para aprovechar la enseñanza de movimientos que presentan los niños en la clase. El lenguaje sustituye los estímulos directos (sentidos) con lo cual se convierte en un estimulo motor, por ejemplo: el niño para decir no; mueve la cabeza y al decirle dame, extiende la mano. Así se establece relaciones entre la palabra y la acción.

15

Inicialmente el niño tiene una familiarización con el objeto (pelota) y poco a poco va adquiriendo diferencias: de tamaño peso, texturas, como por ejemplo: entre una pelota y una bola de hierro. Características Motoras Según la Edad Las características motoras de los niños entre los dos y seis años se describen a continuación tomadas de Torres (1999). Cuatro Años Actitudes Motrices - Puede representar sus vivencias a través de dibujos. - Salta separando y juntando los miembros inferiores. - Regula bien las fuerzas de los miembros superiores e inferiores (arrastre). - Identifica su lateralidad: lado derecho – izquierdo de su cuerpo.
-

Identifica la posición de su cuerpo (capacidad propioceptiva espacio parcial), mi cuerpo está sobre, por encima de, por debajo de, delante de, atrás de, dentro de, fuera de, a un lado de. Cinco Años Actitudes Motrices

- Puede tener un objeto inmóvil sobre mano y desplazarse. - Toma impulso para saltar y combina el correr con el saltar.
-

Le llama la atención las partes más específicas de su cuerpo y las de sus compañeros: pestañas y uñas. Se inicia la identificación del lado derecho o izquierdo de su compañero, de una imagen (transferencia lateral).

-

- En el correr se asemeja al adulto.
16

- Usa juegos de carreras y los combina con relevos. - Realiza saltos verticales sobre una cuerda, silla o cajón. - Desciende escalas de a dos escalones, alternando los pies. - Al lanzar asume posturas de un adulto. Usa un solo miembro superior.
-

Golpea una pelota con el pie hacia adelante, haciendo transferencia del peso corporal.

- Agarra bolas pequeñas con una sola mano. Llevándola a un lado del cuerpo. - Hacer pelotas usando las dos manos y una mano. El desarrollo psicomotor en la edad inicial Desde el mismo momento del nacimiento, el individuo comienza a luchar por la supervivencia con el soporte ofrecido por la naturaleza y por quienes le cuidan. En esta etapa, el pequeño debe lograr la coordinación de varias funciones fisiológicas (respirar, digestión, sueño, entre otros); y aunque no existe una verdadera delimitación con las funciones psicológicas, el pequeño comenzara a satisfacer sus necesidades, intereses e impulsos a través de la química de los fluidos de su cuerpo, el tono del sistema muscular y de su metabolismo. Es decir, desde aquí se dan los inicios del desarrollo psicomotor del individuo. En el periodo inicial, el niño aún se encuentra en pleno desarrollo psicomotor, es por ello, que se hace necesario el conocimiento por parte del docente, en primer lugar del grado o nivel e desarrollo psicomotor del niño en edad inicial y posteriormente de las actividades, estrategias y recursos mas adecuados para llevar con buen fin esta área de desarrollo del niño. Precisamente a continuación, se hará una breve presentación de ambos puntos: Desarrollo Psicomotor del niño de uno a seis años de edad.
17

Características Generales: El desarrollo psicomotor del niño de uno a seis años es rápido y variado, para ello, hace falta que crezca en un ambiente que le ofrezca en la medida adecuada estímulos, movimientos y posibilidades de recreación, así como, de educadores comprensivos que conociendo todo lo referente al proceso de desarrollo psicomotor, sepan orientar el sano afán de movimientos y actividades. A medida que el niño aprende a hablar y andar derecho, su radio de acción se amplia considerablemente. Con ello, aumenta la cantidad de estímulos que influyen sobre el niño a moverse en el medio natural y humano que le rodea; así, como, en su actividad de exploración, la cual se extiende ahora a todo el espacio disponible y sus objetos. Las influencias del medio ambiente son en esta edad, de mucha importancia para el desarrollo de las destrezas del movimiento y para la capacidad de reacción de motriz del niño. En condiciones propicias, el niño debe alcanzar un estado del desarrollo psicomotor muy parecido al del adulto. Este, dispone de algunas formas básicas de la dinámica deportiva, ya que, puede caminar, trepar, saltar, lanzar, y alcanzar; dominando por lo general, todos estos movimientos con buena coordinación. Lo característico de esa edad, es el despliegue múltiple y la coexistencia del desarrollo de distintas destrezas. Al mismo tiempo que el niño comienza a andar comienza a trepar, y con el andar aprende a llevar las cosas en sus manos. Algo típico de los niños es el fuerte afán de movimiento y de actividad, que constituye la base del aprendizaje motor, que al principio no se realiza solo con
18

enseñanza sino también por el trato activo con las personas y los objetos. Dicho afán es tan fuerte, que los niños sanos siempre están en movimiento cuando están despiertos. El niño no es consciente ni constante en sus acciones, sino que se distrae con mucha facilidad. Pocas veces su actividad no se ve perturbada por un ruido o movimiento. Su atención entonces, se vuelve rápidamente hacia la novedad, lo cual trae como consecuencia que el pequeño interrumpa u abandone la actividad anterior para explorar la nueva. La rapidez de desarrollo de cada una de las formas básicas del movimiento, depende también del ejercicio y de las posibilidades que se presentan en el afán infantil de acción sobre el mundo que le rodea. En medio de gran numero de intentos, el niño selecciona los movimientos realizados con éxito, los repite por el placer de lograrlos y de esta manera va acentuando la fijación de dichas acciones. Por el contrario, los ensayos que fracasan no se repiten y lo olvidan. A lo largo de muchos intentos logrados en el trato con las cosas, el niño adquiriendo un sentido funcional de la ejecución y desarrolla al mismo tiempo las facultades de aumentar experiencias psicomotrices, de las cuáles forma una memoria psicomotriz. Es necesario destacar el lenguaje y la capacidad de pensar que los niños llevan consigo, van regulando progresivamente sus acciones psicomotrices. Al principio, los movimientos se orientan en especial por los estímulos de los llamados “sentidos de proximidad”, particularmente por el tacto y el sentido del movimiento (sensación muscular). Con posterioridad, asumen la función dirigente “los sentidos a distancia” (vista y oído). Otro factor importante en el desarrollo psicomotor es la visión, debido a que llega a producir en el niño en efecto muy parecido al de los estímulos que parten del
19

contacto directo con las cosas. Los movimientos percibidos sensorialmente incitan a la imitación y sobre todo si en un principio son acompañados de invitaciones, alientos y promesas. El lenguaje, también influye en la conducta psicomotriz, pues cuando el niño esta en posición de realizar un movimiento, este puede reaccionar positivamente al oír determinadas instrucciones; sin necesidad de darle ejemplo con la acción. Se debe tener presente, sin embargo, que la exhortación y la enseñanza oral no puede sustituir el aprendizaje psicomotor directo. La enseñanza oral, solo es efectiva cuando se aplica a las experiencias de movimientos que tiene niño y estas solo puede adquirirlas en el trato con los objetos, así como, en la confrontación activa con su medio. Las actividades que pueda desarrollar el docente al aire libre, jugarán vital importancia en el desarrollo psicomotriz del niño, pues este es ideal para ejercitar la coordinación psicomotriz gruesa y fina del mismo. Además, ofrece al niño la oportunidad de caminar, hacer equilibrio, correr, saltar, galopar, trepar, deslizarse, mecerse; cubriendo así su necesidad de movilidad. Si el docente de inicial toma en cuenta esta variable, junto con las posibles actividades que puedan ser llevadas a cabo dentro de la institución escolar, su desempeño en el área de desarrollo psicomotor del niño será el mas adecuado, ya que, le brindará al pequeño una gran variedad de propuestas que estimulen y orienten en él dicho desarrollo. Desarrollo Psicomotor en el niño de 4 a 5 años Características Específicas De los tres años en adelante hay mayor diferenciación de la conducta motriz y psicológica del niño, debido al enriquecimiento que proporciona la acción sobre el medio y el enfrentamiento con una realidad que comienza a presentarse como
20

diferente de si mismo. Puede atender una variabilidad de actividades a la vez y puede desenvolverse con gran seguridad. Las adquisiciones de los tres primeros años de vida, preparan al niño a la realización de actividades mucho más complejas y perfeccionadas. El Niño de 4 años: Tiene un mejor sentido del equilibrio, su andar se hace mas seguro. Ha precisado sus movimientos manuales y su coordinación. Puede dibujar las formas básicas: circulo, ovalo, cuadrado, rectángulo y líneas. Lo importante en la reproducción de estas formas es que se descubre la conexión entre sus propios movimientos y los trazos que ejecuta en la página. Así mismo no se le hace difícil manejar tijera, rasgar el papel siguiendo una línea, enhebrar cuentas, hacer collares, entre otros. El Niño de 5 años: Le gusta realizar pruebas motrices fáciles, que se basan en la mayor independencia de la musculatura de las piernas. Puede llevar un brazo hacia atrás y hacia delante con mayor independencia. Progreso en el equilibrio corporal estático y dinámico. Corre con más facilidad. Existe una típica preferencia por el uso de una de las manos, se abotona la ropa y anuda los cordones. Conciencia del movimiento de las partes corporales, todavía tiene dificultades con las líneas oblicuas del rombo, pero no con las demás figuras geométricas (cuadrado y triangulo). Apto para seguir con todo el cuerpo el ritmo de una danza. Fase I: Desarrollo de las Habilidades Perceptivas a través de las Tareas Motrices Habituales

21

(Cuatro, cinco y seis años, correspondiente a los niveles de inicial) Las tareas motrices habituales: Las tareas motrices que aquí se proponen para la programación de esta fase son aquellas conectadas con la experiencia motriz diaria del niño, aquellas que cotidianamente tiene que realizar. Según Zambrano (2004); Caminar, es el movimiento de locomoción que le permite constantemente desplazarse de un lugar a otro, a través de la operatividad de este movimiento, el niño ha recorrido su espacio circundante y ha aprendido a conocer una serie de características del mismo. Esta forma de movimiento le hará formarse una serie de nociones que el docente le va a ayudar a definir más claramente. Tracción y empuje, le permite penetrar y salir de los sitios abriendo y cerrando puertas, abrirse paso, separar y juntar objetos, arrastrar cosas, etc. Sentarse, cuando quiere reposar, cuando ha de atender a las explicaciones de los mayores, desafortunadamente para él y a partir de este momento quizás más tiempo del recomendable. Sostener, le permite transportar objetos mientras camina sin que se le caigan y rompan y empezar a ser útil en una serie de menesteres relacionados con esta tarea. Levantar objetos y cosas, le permite poder observarlas con más detenimiento y poder cambiarlas de posición. Agacharse e incorporarse, le permite situarse en la posición más adecuada según la circunstancia evitando obstáculos con eficiencia, librándose de golpes, tropiezos y encontronazos.

22

Correr y saltar, en sus formas básicas y elementales como movimientos locomotores, que el niño descubre como más eficiencia cuando quiera llegar antes o escapar o alcanzar. Los aspectos perceptivos Dentro del desarrollo de los aspectos perceptivos podemos considerar dos grandes apartados: 1. La percepción de uno mismo y de las propias posibilidades de movimiento. 2. La percepción del entorno. Todos los movimientos que se realiza supondrán una interacción entre estos dos aspectos perceptivos ya que, fundamentalmente, todo movimiento humano implica, por una parte, modificar el entorno y, por otra parte, suele realizarse a partir de estímulos que se producen en el mismo. A nivel operativo será muy difícil distinguir en forma analítica el desarrollo de uno u otro aspecto, ya que en la práctica, la imbricación de ambos es muy estrecha. La información que al individuo le resulta útil para la realización del movimiento le viene por los canales: 1. Visual. 2. Auditivo. 3. Táctil 4. Kinestésico. Los tres canales, es decir, el visual, el auditivo, y el táctil, le permiten aportar al individuo información que llega desde fuera, aunque como en el caso del canal táctil, el estimulo se produce en muestra frontera corporal, pero la información que nos da es de lo que ocurre o está en relación con cosas que se encuentran de la piel para afuera. La información que nos viene por el canal kinestesico nos aporta datos
23

acerca de cómo están situadas las diferentes partes de nuestro cuerpo en relación unas con otras. Por tanto el desarrollo perceptivo en lo que respecta a una mejor compresión del entorno estará fundamentado, principalmente, en información de tipo visual, auditivo y táctil las sensaciones de tipo visual y sonoras estarán mas relacionadas con nuestro entorno lejano y las sensaciones táctiles con nuestro entorno próximo. El desarrollo de la capacidad de codificación de los estímulos visuales, auditivos y táctiles, es un proceso que debe verse facilitado mediante la enseñanza, ya que de la formación de estos códigos va a depender que un conjunto de resanciones que, en principio, carecen de significación útil para el individuo vayan cobrándola, así llegará a poder operar de una manera eficiente mediante el movimiento, en función de la información sensorial que legue del entorno. Cuando el movimiento se realiza en un entorno que permanece fijo o estable, la realización del movimiento es de menos complejidad a nivel perceptivo que cuando éste tiene que desarrollarse en un entorno cambiante. Cuando la realización de nuestro movimiento está mediatizada por estímulos externos, el problema de complejidad perceptiva es mayor que cuando el movimiento se atiende sólo a nuestra regulación. La movilización de objetos es otro de los aspectos que dan lugar a una inmensa gama de situaciones muy diversas en su complejidad, que en lo referente a esta etapa deben, según los criterios que plantea este trabajo, estar vinculados a tareas motrices de carácter habitual, es decir, de tipo sencillo y necesarias para el niño. El tipo de estimulación en cantidad y calidad es otro de los factores a tener presente en este caso, las situaciones que se le plantean al niño deberán ser concretas evitando conflicto o confusión de estímulos y procurando que estos tengan una suficiente intensidad para que los capte sin problemas. Según Goncalves (2004); La estimulación perceptivo motriz, se refiere a la actividad sensorial que oportuna y acertadamente, enriquece al niño en el desarrollo de su capacidad para dar respuestas motrices entendida la percepción, como la
24

interpretación

de la información

proveniente de estímulos

interoceptivos,

propioceptivos y extraceptivos, que es captada por el cuerpo, mediante acción de un órgano receptor especializado ubicado en los sentidos y procesada conscientemente por el sistema nervioso. Cuando la percepción se traduce en movimiento, se hace referencia con mayor propiedad, a una manifestación perceptivo motora, la cual implica un trabajo coordinado de sentidos, nervios y músculos. Todas las experiencia sentidas y vividas por el individuo, se registran como imágenes a nivel de corteza cerebral y van conformando lo que se conoce como memoria motriz. Así, se puede apreciar como el movimiento voluntario que caracteriza al hombre, depende de una acción consciente que implica un proceso, donde la capacidad perceptiva se va enriqueciendo progresivamente a partir de experiencias anteriores, dando lugar a la realización de acciones motrices nuevas y/o mas precisas, que al sumarse a los movimientos ya registrados, amplia el repertorio motriz. El beneficio que la estimulación perceptivo motriz reporta al individuo, se refiere al favorecimiento del desarrollo de capacidades intelectuales como el análisis, la síntesis y la abstracción. Asimismo al desarrollo de las capacidades físicas coordinativas, en las que la coordinación Neuromuscular controla los niveles: sensoriales, perceptivos tónicos y expresivos. El desarrollo perceptivo motor, representa durante los primeros años de vida del niño, el medio a través del cual descubre, explora y experimenta con sus movimientos y mediante él, con su atención y memoria, se relaciona con el medio que le rodea; es decir, va organizando poco a poco su mundo, tomando como punto de partida su propio cuerpo. Posteriormente, el mencionado desarrollo, representa un facilitador indispensable para que el alumno pueda lograr niveles de eficiencia motriz, relacionados con sus capacidades coordinativas.
25

Como uno de los ejes de desarrollo de la Educación Física, la estimulación perceptivo motriz, comprende una amplia gama de elementos, que se agrupan en tres componentes, para facilitar su identificación y estimulo: 1.- Conocimiento y Dominio del Cuerpo: El conocimiento del cuerpo, no se refiere únicamente a que el niño identifique las partes del mismo, sino que lo acepte. Lo estime y lo utilice como medio para lograr su identidad integral y realizar sus acciones con seguridad y confianza hacia si mismo y hacia los demás. Siendo las principales acciones a identificar: • Equilibrio. • Postura. • Respiración. • Relación. 2.- Experiencia Motrices Básicas: Se refiere a los movimientos naturales del hombre que le son necesarios para su manifestación y relación, tales como: gatear, caminar, correr, saltar, lanzar. La taxonomía de Anita para el dominio psicomotor se organiza según el grado de coordinación incluyendo respuestas involuntarias así como capacidades voluntarias. Los reflejos simples comienzan en el nivel mas bajo de la taxonomía, mientras que la coordinación Neuromuscular compleja hace para arriba los niveles más altos. 1. Movimientos reflejos. (Reflejos segmentarios, intersegmental, y

suprasegmental). Son acciones sacadas sin aprender en respuesta a algunos estímulos. Los ejemplo incluyen: flexión, extensión, estiramiento, ajustes postural.
26

2. Movimientos Básico – fundamentales. (Movimientos locomotores, movimientos del sistema locomotor, movimientos manipulantes). Se refiere a los patrones inherentes del movimiento que son formados combinados de movimientos reflejos y son la base para los movimientos expertos complejos. Los ejemplo son: el caminar, funcionando, empujando, torciendo, agarrando, manipulativo. La taxonomía de Harrow, A. (1978). Se ofrece como una manera de considerar, explicar y categorizar los componentes del ámbito psicomotor. Dicha autora destaca seis niveles del desarrollo psicomotor, pero para nuestro estudia de investigación nos centramos en los II y III, ya que se relacionan con el objetivo general: Nivel Dos: Movimientos Básicos – Fundamentales Las pautas motrices básico – fundamentales, se producen durante el primer año de vida. El niño las construye sobre los movimientos reflejos innatos de su cuerpo. La conducta motriz básica común tal como seguir un objeto con la vista alcanzar, agarrar y manipular objetos y avanzar a lo largo de la etapa de gateo y la marcha surge con pautas precisas y predecibles. Aquellas pautas motrices innatas basadas en los reflejos del niño y aparece sin aprendizaje. Dichos movimientos conforman el punto de partida para el perfeccionamiento de las habilidades preceptúales y físicas y son esenciales para el desarrollo de la destreza de movimiento. Los movimientos básicos fundamentales incluyen las siguientes

subcategorías:

27

1. Movimientos Básicos Fundamentales. 2.1 Movimientos Locomotores. 2.2 Movimientos no Locomotores. 2.3 Movimientos Manipulativos. 2.3.1 Prensión. 2.3.2 Rapidez. Nivel Tres: Habilidades Preceptúales Para el buen desarrollo del alumno en los ámbitos afectivo, cognoscitivo y psicomotor es fundamental el funcionamiento eficiente de las habilidades preceptúales. Ellas contribuyen a que el alumno interprete los estímulos y les permita efectuar los ajustes necesarios para adaptarse al medio. La sociedad actual acuerda gran valor a la excelencia cognoscitiva y al rendimiento superior en las actividades psicomotoras; ambas dependen del desarrollo de las habilidades preceptúales. Es evidente por lo tanto, que se debe ofrecer al alumno el máximo de oportunidades para vincularse en edad temprana con actividades sensoriales estimulantes, así como la posibilidad de explorar gran variedad de tareas motrices que faciliten el desarrollo de estas habilidades preceptúales esenciales. 3. Habilidades Preceptúales. 3.1 Discriminación Kinestesica. 3.1.1 Conciencia Corporal. 3.1.1.1 Bilateralidad. 3.1.1.2 Lateralidad. 3.1.1.3 Dominancia. 3.1.1.4 Equilibrio. 3.1.2 Imagen Corporal. 3.1.3 Relación del cuerpo con los objetos que le rodean en el espacio.
28

3.2 Discriminación Visual 3.2.1 Actividad Visual. 3.2.2 Seguimiento Visual. 3.2.3 Memoria Visual. 3.2.4 Diferenciación Fondo – figura. 3.2.5 Consistencia perceptual. 3.3 Discriminación Auditiva 3.3.1 Actividad Auditiva. 3.3.2 Seguimiento Auditivo. 3.3.3 Memoria Auditiva. 3.4 Discriminación Táctil. 3.5 Habilidades Coordinativas 3.5.1 Coordinación ojo – mano. 3.5.2 Coordinación ojo – pie. Los Movimientos Elementales Según Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985), afirma que el interés por el desarrollo motor y la educación del movimiento en los niños se han incrementado rápidamente en los últimos años. Como consecuencia de estudios serios en este campo, el preescolar o nivel inicial y los grados de la primaria ya no se consideran simplemente años de juego libre y con escaso significado en cuanto a la actividad física. Los padres, los educadores y psicólogos de todo el mundo consideran los primeros años como facilitadores y determinantes del desarrollo cognoscitivo, afectivo y psicomotor. El eminente teórico del desarrollo Jean Piaget ha despertado considerable interés en las contribuciones del movimiento al desarrollo cognoscitivo

29

del niño. Erik Erickson, el renombrado psicólogo social, resalta enfáticamente el mundo del movimiento infantil en su teoría del desarrollo psicosocial. Los patrones de movimiento de los primeros años ya no se consideran mero producto de un reloj biológico. Las experiencias motrices de desarrollo son consideradas importantes en realidad, necesarias para el máximo desarrollo y perfeccionamiento de los patrones maduros de movimiento. El desarrollo de habilidades de movimiento elemental es un proceso que involucra la maduración y la experiencia. Este proceso en el cual nosotros como padres y educadores, podemos primero familiarizarnos con tres áreas generales: 1. Desarrollo motor durante la niñez temprana, poniendo particular atención en el desarrollo de habilidades fundamentales locomotoras y manipulativas. 2. Técnicas de diseño de programas, revisando desde métodos de observación y evaluación de habilidades motrices elementales hasta la organización e implementación de programas y aplicación de métodos de enseñanza adecuados. 3. Experiencias apropiadas de movimiento, tanto del desarrollo como recuperativas para mejorar las habilidades físicas. Movimientos Elementales El periodo de la niñez temprana es crucial para el desarrollo equilibrado y óptimo de las áreas cognoscitiva, afectiva y psicomotriz de la conducta humana. Es indispensable no omitir o minimizar una a expensas de la otra, por cuanto las tres se relacionadas. A menudo en el pasado, desarrollo de habilidades psicomotrices era dejado al azar, en la carencia de que la maduración se encargaría, por si sola, del desarrollo motor. Los periodos de la niñez temprana y media proveen de una oportunidad única para hacer del movimiento una parte de la educación infantil. El movimiento es
30

expresivo, con utilidad y significado, al tiempo que es divertido. Es el medio más importante a través del cual los niños pueden aprender más a cerca de si mismo y del mundo que los rodea. Librados a su suerte, muchos niños no desarrollarán patrones maduros de movimiento en muchas actividades locomotoras y manipulativas. Si estas habilidades de movimientos elementales no se desarrollan durante la infancia, es poco probable que sean desarrolladas y perfeccionadas posteriormente. Una variedad de factores prenatales, del nacimiento, y posnatales influyen en el proceso del desarrollo. El estudioso de los movimientos elementales debe estar atento a estos factores y s sus efectos sobre el desarrollo infantil. Las investigaciones sobre el desarrollo y precisión de habilidades de movimiento elemental son relativamente escasas, comparas con la riqueza de información que poseemos acerca del desempeño hábil. Sin embargo, se ha realizado un cierto número de excelentes estudios sistemáticos en algunos patrones de movimiento locomotores y manipulativos. Los patrones locomotores de movimiento para marcha, la carrera y el salto; estos patrones han sido elegidos porque representan los patrones primarios, sobre los cuales se basan todos los otros movimientos locomotores (salto sobre un pie, salto de obstáculos, brincos y otros). Los patrones manipulativos de arrojar, atajar y patear se incluyen. Experiencias con el Movimiento Las experiencias con el movimiento pueden clasificarse como aquellas primordialmente dedicadas a mejorar habilidades físicas o aquellas dirigidas a mejorar habilidades en el movimiento. La combinación de las habilidades físicas y las habilidades de movimientos elementales determina el rendimiento global del niño.
31

Existe una variedad de habilidades físicas. La estabilidad, la agilidad, la flexibilidad y la fuerza son las habilidades que tienen mayor relación con el rendimiento de patrones de movimientos elementales. La estabilidad puede ejercitarse por medio de actividades con la viga de equilibrio, el balancín o la cámara inflada. La agilidad se consigue por medio de actividades que provoquen cambios en la altura del cuerpo, cambios en la distancia hacia la cual el cuerpo es proyectado y cambios en la dirección. Se ofrecen ejemplo de actividades que favorecen la flexibilidad de la cintura pélvica y escapular. Las habilidades en los movimientos pueden por medio de algunas experiencias de desarrollo. Se presenta por tanto, una amplia variedad de ejercicios locomotores, para la carrera, el salto, el brincar, el galope, el salto en un pie y el salto de obstáculos. La Adquisición de los Patrones Locomotores Elementales durante la niñez Temprana Los movimientos locomotores surgen en una época temprana del desarrollo infantil. El recién nacido producirá, al ser estimulado, muchos movimientos reflejos a semejanza de patrones locomotores voluntarios posteriores. Estos reflejos tempranos son inhibidos gradualmente a medida que el niño desarrolla control voluntario sobre los modos rudimentarios de locomoción. Los primeros intentos de locomoción intencional consisten en una actitud aislada de extender los brazos en un patrón de reptación. Sin embargo, el niño conseguirá lentamente sincronizar los movimientos de brazos y piernas y lograr un eficiente patrón de gateo. A medida que progresan la fuerza y la estabilidad del niño, éste pasa mayor tiempo manteniendo posturas de enderezamiento. Los primeros intentos de marcha independiente consisten en avanzar de un punto de sostén a otro. Los primeros
32

intentos de dejar el lugar donde se sostiene con seguridad conducen a menudo a fracasos, por lo que el niño regresa a la situación mas estable y familiar de gateo. La edad en la cual comienza la marcha independiente es altamente variable y puede producirse alrededor del noveno mes de vida o demorarse hasta los dieciocho meses, según la experiencia individual y el nivel maduración. Alrededor de los 24 meses, la mayoría de los niños ha adquirido un patrón de marcha adecuado y comienza entonces a experimentar con formas rudimentarias de carrera. Este punto marca el fin de la infancia y el comienzo de la niñez temprana. Comienza para el niño una nueva etapa en la cual explorará una serie más compleja de patrones motores elementales. Durante este periodo, los movimientos corporales individuales son continuamente perfeccionados e integrados a los patrones más complejos que requieren mayor fuerza y estabilidad. El desarrollo de los patrones locomotores elementales de la marcha, la carrera y el salto. Las investigaciones actuales sobre la adquisición de patrones locomotores para el salto en un pie, el salto de obstáculos y el galope son aún insuficientes para extraer conclusiones definitivas sobre el desarrollo y perfeccionamiento durante el periodo de la niñez temprana. Al adquirir el patrón de la marcha, el niño progresa de un patrón de cuatro miembros a uno más eficiente, erguido y bípedo. Broer define el acto de caminar como “una cuestión de perturbación en el equilibrio mecánico del cuerpo, empujando el cuerpo hacia delante y formando sucesivas nuevas bases, al mover las piernas hacia delante de manera alternada”. El patrón de la marcha pasa por una serie etapas de complejidad creciente, comenzando en los pasos inestables y poco coordinados y terminando en un movimiento altamente integrado y perfeccionados. Antes de que el niño sea capaz de
33

emprender la marcha independiente con éxito, es necesario que desarrolle suficiente fortaleza en las piernas como para poder soportar el peso de su cuerpo e impulsarlo hacia adelante, y suficiente estabilidad como para mantener el equilibrio en la postura erecta. El niño alcanza generalmente la destreza necesaria alrededor de los 9 a 18 meses, y de allí en más pasa considerable parte de su tiempo explorando el patrón de la marcha sin apoyo. Varios estudios han señalado las etapas por las que atraviesa el niño en la adquisición de un patrón de marcha independiente. Según Shirley citada por Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985), investigo intensamente el desarrollo de 25 niños durante los dos primeros años de vida y señalo cuatro etapas en la adquisición del patrón de la marcha. Los niños sometidos a observación mostraron al comienzo un movimiento de oscilación o de tanteo con la mano y el pie, al ser sometidos en una posición segura. Los niños fueron capaces paulatinamente de permanecer parados con ayuda, descansando la mayor parte del peso en los pies, mientras trataban de mantener el equilibrio con los brazos. Con la maduración, los niños fueron capaces de modificar el ángulo de sus pasos y desarrollar finalmente la habilidad necesaria para caminar exitosamente sin ayuda. En la etapa final, la velocidad de la marcha aumento rápidamente cuando los pasos se alargaron, la base de sustentación se estrecho y disminuyo el ángulo de abertura del paso. Afirma McGraw consultado por Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985), observo a 82 niños con edades que oscilaban entre unos pocos meses hasta 8 años. Ella identificó siete periodos en el desarrollo de un patrón maduro para la marcha. Recién nacido o marcha refleja. Al ser sometido en posición erguida, el niño adopta una posición de flexión generalizada. Alguno de los niños observados presentaron movimientos localizados de marcha que prevalecieron durante las 3 primeras semanas.

34

De inhibición o estática. El niño inhibe progresivamente los movimientos de marcha reflejos y adquiere mayor control postural. La cabeza se mantiene firme y presenta menor flexión en las extremidades superiores e inferiores. Transición. El niño muestra mayor actividad corporal y tiende a mover su cuerpo hacia arriba y hacia abajo mientras mantiene sus pies quietos, o puede permanecer parado y patear o hacer movimientos de marcha. Marcha deliberada. Los movimientos de marcha del niño y su control postural se hacen más voluntarios, pero el control cortical de la postura y la marcha aún no se ha producido. El niño todavía debe recibir apoyo, si bien la cantidad de ayuda que necesita ve disminuyendo. Marcha independiente. El niño ya ha desarrollado suficiente equilibrio, fuerza y coordinación como para iniciar la marcha independientemente. Los brazos se encuentran extendidos y separados del cuerpo, con los dedos extendidos también. Los pies se ubican bien separados para aumentar el equilibrio y una flexión notable en las rodillas y caderas. Los pasos son altos y aislados y los dedos de los pies se apoyan con fuerza en el suelo buscando equilibrio. Progresión de los talones a los dedos. La coordinación mejora cuando el niño comienza a caminar desplazándose del talón hacia los dedos de los pies y el talón del pie delantero toca la tierra mientras los dedos del pie posterior se levantan. Los brazos se mantienen a los costados con los dedos relajados, disminuye la base de sustentación y las piernas se alternan de modo más armónico. Integración o madurez de la locomoción erguida. Los brazos del niño se balancean de modo sincronizado en oposición a las extremidades inferiores. En un

35

comienzo, los brazos se balancean desde el codo y con la maduración se mueven rítmicamente desde los hombros. En una investigación separada para establecer cuando aparecían algunas características de la marcha una vez que comenzaba el desplazamiento independiente, Burnett y Johnson filmaron a 28 niños, (13 varones y 15 mujeres) en intervalo de alrededor cuatro semanas, con anterioridad o en el momento de comenzar la marcha independiente. Dieciocho de los niños aún no habían conseguido la marcha independiente, si bien todos podían mantener su propio peso con ayuda. Estos niños desarrollaron gradualmente la estabilidad y las habilidades para la coordinación, necesarias para lograr un patrón de marcha exitoso. Los primeros intentos de marcha se caracterizaron por una pequeña flexión de la cadera y extremidades inferiores y rotación troncular con movimiento de la pierna dominante hacia adelante. Una temprana inclinación pelviana fue observada en algunos principiantes y atribuida a falta de coordinación, porque desapareció generalmente el transcurso de las primeras semanas. Burnett y Jhonson citados por Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985), también observaron que los primeros intentos para aprender a caminar se caracterizan por una amplia base de sustentación para compensar la inmadurez en el equilibrio. Las extremidades inferiores se encontraban rotadas hacia afuera y abducidas durante el balanceo. A medida que el patrón motor maduraba, las piernas oscilaban de manera controlada y disminuía la base de sustentación. Los niños conseguían el apoyo del talón, la posición semiinclinada y el movimiento maduro del pie y de la rodilla alrededor de las 55 semanas de haber conseguido la marcha independiente. Del mismo modo los brazos eran mantenidos inicialmente extendidos, rotados hacia afuera y en posición de flexión y comenzaban a balancearse en oposición sincronizada con el movimiento.

36

Al estudiar la coordinación locomotriz de los niños, Burnside estableció que el progreso que se establece primero tratando de impulsar el cuerpo con los brazos, luego utilizando los brazos y las piernas y finalmente, consiguiendo la postura erecta y la marcha independiente. Ella enfatizo la importancia del equilibrio en el ajuste del patrón de marcha. El niño pequeño tiene su centro de gravedad alto, su base de sustentación es muy pequeña, poco peso corporal y escasa coordinación de los músculos necesarios para mantener su equilibrio; el resultado es su escasa estabilidad. Observó que los niños compensan estas deficiencias aumentando su base de sustentación, flexionando la cadera y la rodilla para ubicar más bajo su centro de gravedad y levantando los brazos para mejorar su coordinación. Una vez que se desarrolla la marcha y se adquiere estabilidad, los niños consiguen alcanzar un patrón motor para la marcha mas complicado y ganan dominio en su habilidad para detenerse, arrancar y girar mientras caminan. El patrón de la marcha pasa por una serie de etapas que requieren cada vez mayor fuerza, equilibrio y coordinación. Los primeros intentos de locomoción comienzan con el niño en posición de reptación, cuando extiende los brazos para movilizarse. Gradualmente incorpora piernas y rodillas y utiliza en un movimiento mas eficiente de gateo. Al ser sometido en posición erguida, presenta flexión generalizada de los miembros y realiza movimientos de marcha rápidos y desordenados. A medida que el sistema nervioso mejora la fuerza y la estabilidad, el niño puede someter cada vez mayor peso sobre sus piernas. Realiza a menudos intentos poco precisos de marcha, hasta que finalmente puede caminar sostenido con ambas manos. Con mayor desarrollo, es capaz de alejarse con éxito de los puntos de apoyo y caminar de manera independiente.

El Patrón de la Carrera
37

Los movimientos de las extremidades superiores e inferiores en la carrera son similares a los que se presentan en la marcha. La carrera parece al principio una marcha rápida no hay un movimiento claramente observable en que sus pies dejen de tocar el suelo y el niño no cuente con algún apoyo. Al principio, el patrón de la carrera se caracteriza por movimientos pocos coordinados e inestables. Alrededor de los 18 meses de edad, el niño ha desarrollado la estabilidad indispensable para una marcha correcta. A medida que aumenta la velocidad de sus desplazamientos, se hace cada vez más difícil para el niño mantener el equilibrio. Para compensar esto el niño a menudo sufre regresiones y adopta algunas características de la marcha inmadura, tales como aumento de la base de sustentación y brazos extendidos. Rarik consultado por Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985); observó que, al comienzo, el patrón de la carrera se caracteriza por movimientos rígidos, pasos desparejos y bruscos, pero que con el desarrollo los pasos tienden a hacerse parejos y la carrera se torna mas suave. Sinclair fue quien señalo que, a medida que el equilibrio aumenta, disminuye la base de sustentación y es menor el tiempo de apoyo. El contacto con la tierra se realiza utilizando más la yema de los dedos cuando el niño se inclina hacia adelante para conseguir una salida veloz. Beck tomado por Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985); estudio los desplazamientos de centro gravedad durante la carrera en términos de distancia, tiempo y velocidad, con el fin de determinar su trayectoria en el espacio y de mostrar el nivel en el cual se evidenciaban cambios en el rendimiento. Se dividió a doce niños en tres subgrupos, con cuatros niños en cada uno. Durante el primer año de seguimiento, los niños estaban en los grados primero, tercero y quinto; el año siguiente avanzaron un grado y se completo el estudio sobre la totalidad de los seis grados. Beck concluyó que el desplazamiento del centro de gravedad durante la

38

carrera es oscilante en apariencia y parecido en todos los sujetos, independientemente de su edad. Beck advirtió mas adelante que, con el aumento de la edad, el centro de gravedad se desplazaba mas horizontal que verticalmente. Al haber mayor progreso en el plano horizontal, la carrera se torna más suave con el incremento de edad del niño. El estudio confirma otras investigaciones que indican que a medida que se desarrolla el patrón de la carrera, el tiempo de apoyo es menor que el tiempo de permanecía en el aire, y la propulsión toma mas tiempo que el retorno de la pierna. Los movimientos de rotación de la pierna tienden a desaparecer con la edad. “Un aumento regular en el largo del paso en la carrera contribuye en una medida significativa a la eliminación de los movimientos poco productivos de rotación en la pierna. Los brazos forman una parte importante en el patrón de la carrera. Wickstrom identifico varias tendencias en el desarrollo de movimientos maduros de los brazos. Durante la primera etapa de la carrera, las piernas están rígidas y los pasos son muy cortos. Los brazos están flexionados y los arcos que describen al balancearse son pequeños. Cuando el niño rota la pierna que retorna, el brazo opuesto realiza un movimiento de gancho hacia adelante y hacia la línea media del cuerpo. A medida que el desarrollo avanza los brazos se curvan menos hacia afuera en el balanceo posterior, pasan describiendo un arco mayor en el plano anteroposterior y se flexionan en los codos en ángulo casi agudos. Durante el periodo de la niñez temprana el patrón de la carrera pasa a través de tres estadios de desarrollo: inicial, elemental y maduro. Cada estadio sucesivo requiere mayor fuerza, coordinación y equilibrio a medida que el patrón se

39

perfecciona y el desempeño mejora. El desarrollo de este patrón puede resumirse de esta manera: El estadio inicial del patrón de la carrera se caracteriza por pasos rígidos y desparejos, con la base de sustentación aumentada para conseguir mayor equilibrio. La pierna que retorna presenta escaso balanceo y una rotación exagerada hacia fuera durante el balanceo hacia delante para alcanzar la posición de apoyo. Los dedos del pie giran hacia afuera al golpear el suelo apoyando toda la planta del pie. La extensión de la pierna de apoyo es incompleta, y no se observa ningún momento de perdida de contacto con el suelo pues el niño permanece en contacto permanente con la superficie sobre la que corre. Los brazos se mantienen rígidos con escasa flexión en los codos y tienden a estar extendidos para ayudar en el mantenimiento del equilibrio. El estadio elemental del patrón de la carrera puede reconocerse por un aumento en el largo de los pasos a medida que la carrera se hace más veloz. La pierna que retorna se balancea describiendo un arco mayor con una leve rotación hacia afuera. El pie que toca tierra mas directamente y apoyando mas los dedos. Antes de una pequeña etapa sin apoyo, la pierna de apoyo se extiende de manera mas completa. Los brazos se balancean desde los codos en oposición a las piernas. El estadio maduro, la pierna que retorna es flexionada cada vez más y el pie se aproxima más a las nalgas al comenzar el movimiento hacia adelante. El muslo de la pierna en movimiento avanza con rapidez hacia adelante y hacia arriba describiendo un arco mayor. La pierna de apoyo se extiende completamente en la cadera, rodilla y tobillo. La fase sin apoyo se observa claramente y la pierna de apoyo experimenta una pequeña flexión al tocar tierra para absorber el golpe producido por el contacto. Se emplea menor tiempo en la posición de apoyo y se utiliza mayor porcentaje de tiempo en la propulsión que en el retorno. Los brazos se mueven

40

describiendo un arco mayor desde los hombros y se encuentran flexionados en los aproximadamente en ángulo recto. El Patrón del Salto El salto es un patrón locomotor en la cual la extensión de las piernas impulsa al cuerpo a través del espacio. El patrón del salto puede ser dividido en cuatro etapas distintas: la posición de agachado preliminar, el despegue, el vuelo y el aterrizaje. Rarik observó que el salto es una modificación bastante complicada de los patrones de la marcha y la carrera previamente establecidos. El patrón del salto requiere por parte del niño un mayor desarrollo de la fuerza en ambas piernas para impulsar el cuerpo al vuelo y estabilidad para mantener el equilibrio durante el acto de saltar. A pesar de que la realidad para saltar puede en realidad ser innata, pareciera que la aplicación de esa habilidad en un patrón más complejo, tales como el salto en largo o el salto vertical, se realiza con eficacia solo con la práctica. Estos saltos han sido utilizados tradicionalmente para evaluar en los niños la fuerza de sus piernas y su habilidad para el salto. Cooper y Glassow citados Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985); descubrieron que la posición de los mulos al tocar la tierra era un factor decisivo en el largo que había alcanzado el salto. “Cuando mas se aproximan los muslos al plano horizontal al tocar la tierra, mayor es el alcance”. Luego ellos afirmaron “la posición horizontal de los muslos cambia la posición del centro de gravedad y permite que se acerque mas a la tierra antes de que se produzca el contacto con ella. Al discutir cual era el ángulo mas conveniente para el despegue, Cooper y Glassow, observaron que siempre que el despegue sea mas alto que el punto de llegada, como está el centro de gravedad en el salto en largo, ángulo de menos de 45° contribuirá a aumentar la distancia que recorrerá el proyectil.
41

Durante el periodo de la niñez tempana, el salto en largo progresa desde ser un movimiento poco estable que impulsa al cuerpo simplemente en una dirección vertical, hacia un movimiento madura, que utiliza los brazos y las piernas en forma eficiente en un salto coordinado horizontal. Con el desarrollo, las piernas se mueven en forma simultaneas al despegar y al tocar tierra, y durante la fase de vuelo se produce un aumento de la flexión de la caderas y rodillas. A medida que madura el equilibrio, los brazos se utilizan para aumentar el impulso y la estabilidad durante la posición de cuclillas preparatoria, el despegue, el vuelo y el aterrizaje en el salto. Durante la etapa inicial, los brazos contribuyen escasamente al impulso del salto. El grado flexión de las piernas en posición preparatoria de cuclillas, varia con cada salto. Los pies y las piernas no trabajan de manera simultánea durante el despegue y el aterrizaje. La extensión de las extremidades inferiores durante el despegue es incompleta, porque el salto se proyecta poco hacia adelante en la distancia que se recorre horizontalmente. Durante el vuelo, las piernas se mantienen rígidas, mientras que los brazos se mueven hacia los costados o hacia atrás para mantener la estabilidad. Al tocar tierra, las piernas están todavía rígidas y por lo tanto, no absorben de modo eficiente el golpe. Los brazos se utilizan mas eficientemente durante el estadio elemental del patrón del salto; ellos no son los que inician el movimiento hacia adelante del cuerpo en el despegue. El niño muestra también una posición de cuclillas más consistente. Presenta una extensión mas completa de las extremidades inferiores, y el ángulo de despegue desciende, con mayor énfasis en el componente horizontal del salto. Los pies tocan tierra simultáneamente cuando el niño cae hacia adelante; y al igual de que el niño mas pequeño, el que se encuentra en la etapa elemental tiende a evitar la caída hacia atrás con los brazos.

42

En la etapa madura, los brazos se mueven hacia arriba y hacia atrás en la postura de cuclillas que alcanza un ángulo de alrededor de 90° grados. Los brazos comienzan el acto del saltar balanceándose hacia una posición alta por encima de la cabeza y por lo tanto agregan impulso hacia adelante al salto. Al mismo tiempo hay una extensión completa de las extremidades inferiores, que proyecta el cuerpo en un ángulo de aproximadamente de 45°. Los brazos se mantienen altos durante el vuelo y las caderas flexionadas, ubicando los muslos en posición paralela a la tierra. Al tocar tierra, el peso del cuerpo sigue el impulso hacia abajo y adelante y los brazos es flexiona hacia delante. El Patrón de Arrojar El tiro por encima del hombro implica impulsar un objeto en el patrón utilizando manos y brazos. Rarick Mc consultado por CLENAGHAN y GALLAHUE (1985); señalo que como el patrón de arrojar requiere la coordinación de varios segmentos corporales, los niños adquieren el patrón maduro lentamente. Alrededor de los 6 meses de edad, muchos niños pueden arrojar desde la posición de sentados, pero solo de una manera torpe. Es alrededor del año que el niño se encuentra en condiciones de controlar la dirección de su lanzamiento. Durante el periodo el periodo de la niñez tempana, los niños adquieren el modo maduro de arrojar pasando por una serie de estadios complejos. El perfeccionamiento progresivo del patrón de tirar puede resumirse de la siguiente manera: - La Etapa inicial esta representada por una acción del brazo poco eficiente. La acción está centrada principalmente en el codo, que permanece hacia adelante del cuerpo durante todo el acto de lanzar. El objeto es empujar hacia adelante cuando los dedos se abren en el momento de soltar. Hay una rotación escasa del hombro, y el
43

cuerpo del niño permanece perpendicular al blanco. Cuando el brazo se dirige hacia adelante se produce un pequeño desplazamiento del peso hacia atrás. Durante toda la acción de lanzar, los pies permanecen quietos en el lugar. - En la etapa elemental, el brazo, al prepararse a lanzar, se mueve cada vez más desde el hombro, hacia una posición de flexión. El movimiento hacia adelante del brazo lo coloca más alto en relación con el hombro, y el movimiento de lanzar se realiza hacia adelante y hacia abajo. La muñeca completa el tiro, en la medida en que los dedos van teniendo mayor control en el momento de soltar el objeto. El tronco rota inicialmente hacia el lado que lanza, en el momento de la elevación del brazo. Al mismo tiempo el peso se desplaza hacia adelante y el niño se apoya en el pie correspondiente al brazo que arroja. - El estadio maduro se caracteriza por un movimiento altamente integrado. El brazo es llevado hacia atrás como preparación del movimiento hacia adelante y el tronco rota alejándose del blanco mientras el peso se desplaza al pie posterior. Cuando el brazo inicia el movimiento hacia adelante, el tronco rota hacia el lado opuesto a este brazo sobre las caderas, columna vertebral y hombros, y cuando el peso es desplazado hacia delante con un paso del lado correspondiente al brazo que no arroja, se agrega impulso al tiro. Durante el tiro, el codo se mueve hacia delante y conduce la mano provocando un brusco movimiento de látigo en el brazo. El brazo se encuentra extendido horizontalmente cuando los dedos sueltan el objeto. En el momento de soltar, los hombros se deslizan hasta una posición perpendicular al blanco y el brazo sigue su trayectoria hacia abajo respecto del cuerpo, hasta descansar en la rodilla opuesta, con la palma hacia abajo. El Patrón de Atajar

44

Atajar es un patrón de movimiento elemental que consiste en detener el impulso de un objeto que ha sido arrogado, utilizando brazos y manos. La adquisición de la habilidad para atajar sigue el mismo desarrollo básico que otros patrones motores elementales durante la niñez temprana. Con más madurez, tendían a controlar la pelota con los dedos. Deach resumió cinco etapas de desarrollo para atrapar una pelota pequeña arrojada a nivel del pecho. Los niños presentaban una postura defensiva que se caracteriza por tensión del cuerpo o protección de la cabeza con brazos y manos. No se realiza ningún esfuerzo para adelantarse o atajar la pelota. Los niños en el segundo estadio tratan de tomar la pelota pero fracasan. La acción de atajar de los brazos consiste en un movimiento de atracción hacia el cuerpo. Al tratar de atajar, ejecuta un paso definido hacia adelante, pero a destiempo; y por ello la pelota cae lejos o rebota contra su cuerpo y se aleja. Los brazos se mantienen tensos y persiste una pequeña actitud defensiva durante esta etapa. En la fase siguiente del desarrollo, los brazos se extienden hacia adelante y se mantienen relativamente juntos. Cuando la pelota cae frente al cuerpo, los brazos se juntan sobre el pecho. Los dedos se encuentran abiertos, extendidos y funcionan con lentitud para completar el movimiento. La cuarta etapa funciona como transición entre los brazos torpes con atracción hacia el cuerpo y el desempeño eficiente de los dedos. La regulación de brazos y dedos es aún deficiente y no consigue ajustar la posición de su cuerpo a distintas posiciones de la pelota. La etapa final se caracteriza por éxito en la utilización de los dedos y manos. El cuerpo se coloca en posición de alerta; las manos y brazos pueden encontrarse extendidos hacia delante o pueden partir desde los costados. El movimiento se regula como para poder tomar la pelota, y los brazos están en condiciones de absorber la fuerza que ésta trae. La pelota es tomada con los dedos, con la colaboración de las manos.

45

- En el estadio inicial: el niño presenta una reacción de rechazo, volviendo la cabeza o utilizando los brazos para protegerse cuando le arrojan la pelota. Si los brazos se encuentran extendidos hacia el que arroja la pelota, no intentan atrapar la pelota hasta que se produce el contacto. Las palmas de las manos se encuentran hacia arriba, los dedos se encuentran tensos y extendidos. La participación de las manos es escasa y el niño trata de acercar la pelota a su pecho. La acción de tomar presenta poca eficiencia y escasa coordinación temporal. - En el estadio elemental: desaparece la reacción de rechazo, los ojos del niño comienzan a seguir la trayectoria de la pelota. Los antebrazos se mantienen delante del cuerpo en un ángulo de aproximadamente 90°, flexionados a la altura de lo codos, los cuales son mantenidos pegados a los costados. Las palmas de las manos se enfrentan en una posición perpendicular al suelo. Los dedos se extendidos mientras que las manos tratan de atrapar la pelota con escasa coordinación temporal; las manos pierden a menudo la pelota, por lo que ésta debe sujetarse con ambos brazos al cuerpo. En el momento en que el niño adquiere el patrón maduro, sus ojos siguen la pelota desde el momento en que se la envían hasta que la atrapa. Los brazos se encuentran flexionados y se mantienen relajados a ambos lados del cuerpo o con los antebrazos extendidos hacia adelante en una actitud de espera de la pelota. Los brazos se ajustan a la trayectoria de la pelota y contribuyen a absorber la fuerza que ésta trae. Las manos adoptan la forma de un recipiente con los pulgares (cuando la pelota es arrojada hacia la parte superior del pecho) o los meñiques (cuando la pelota es enviada a la parte inferior del pecho). Las manos y dedos se cierran alrededor de la pelota en buena coordinación motriz y temporal. El Patrón de Patear Patear es un patrón manipulativo en el cual el movimiento de piernas y pies transmite fuerza a un objeto. Hasta ahora las investigaciones sobre el desarrollo
46

progresivo del acto de patear son escasas. Sin embargo Deach estudio la conducta al patear entre 2 y 6 años y llego a la conclusión de que “los elementos intervinientes en el acto de patear altamente desarrollado harían su aparición de modo secuencial, que permitiría distinguir etapas de progreso hasta la habilidad de ejecutar una patada bien coordinada”. Deach analizo la experiencia de patear una pelota detenida, ubicándose inmediatamente detrás de ella, y descubrió que existe tres etapas en la adquisición del patrón patear. - La primera etapa se caracteriza por escasa participación del tronco, brazos y piernas. El pie que ejecutaría el movimiento era colocado detrás de la pelota y la pierna ejecutaba el movimiento desde la cadera. El cuerpo permanecía erguido, con ambos brazos a los costados. No se efectuaba retroceso una vez que la pelota había sido pateada, sino solo un pequeño desplazamiento hacia adelante producido por la inercia hacia la izquierda. - En la segunda etapa, el niño comenzaba a utilizar los brazos. El brazo dominante tendía a balancearse hacia adelante y hacia atrás, mientras el brazo opuesto se desplazaba desde una posición posterior lateral hacia adelante una vez que se había pateado. La rodilla se encontraba flexionada, y la patada partía desde la rodilla con una inercia que la elevaba bastante, mientras el cuerpo se inclinaba hacia delante. - Durante la tercera etapa, el movimiento hacia atrás de la pierna en la fase preparatoria comenzaba a la altura de la cadera. El cuerpo no se desplazaba hacia delante lo suficiente como para permitir la extensión total de la cadera, y como resultado, la rodilla se flexionaba para permitir mayor movimiento hacia atrás de la porción inferior. El peso del cuerpo se desplazaba hacia los dedos del pie que actuaba como soporte, y esta pierna de apoyo se flexionaba mientras la pierna que pateaba comenzaba su movimiento hacia adelante. Al establecer contacto con la pelota, la
47

pierna que pateaba se extendía y luego continuaba su trayecto hacia adelante con inercia total. Los primeros intentos de patear una pelota que permanece quieta se caracterizan por escasa participación de brazos y tronco. El tronco permanece erguido y los brazos se mantienen a ambos lados del niño. No se presenta movimiento hacia atrás de la pierna que patea, como preparación del movimiento hacia adelante, y la inercia es escasa. El balanceo de la pierna esta pobremente regulado y el niño puede golpear en la parte superior de la pelota aun no dar en la pelota. Durante la etapa elemental, los brazos se mantienen extendidos hacia fuera para lograr estabilidad y la acción de las piernas se localiza principalmente a nivel de las rodillas. La pierna se flexiona hacia atrás en la rodilla y se extiende luego rápidamente hacia adelante para dar en la pelota. Una vez producido el contacto con la pelota, la pierna continua hacia delante con una inercia limitada. En el estadio maduro, los brazos se mueven en oposición a las piernas. La pierna que patea se flexiona desde la cadera, con una pequeña flexión a nivel de la rodilla y se mueve describiendo un arco amplio. La pierna soporte se flexiona levemente en el momento de producirse el impacto de la pelota. Durante el movimiento de inercia adelante, el pie que funciona como soporte se flexiona a nivel de los dedos cuando el niño inclina ligeramente el torso hacia delante.

Bases Legales Debido al tipo de investigación, el basamento legal para la misma está sustentado en la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, la

48

Ley Orgánica de Educación y su Reglamento General y la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes. Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (2000). Específicamente nos habla sobre la inclusión social, la cual significa que todas las venezolanas y todos los venezolanos puedan desarrollarse integralmente, cumpliendo con sus deberes y, sobretodo, ejerciendo sus derechos a la educación, a la seguridad social, a la seguridad ciudadana, a la sana alimentación, al trabajo, a la vivienda digna y al pleno desarrollo de la personalidad del individuo. Articulo 102: La educación es un derecho humano y un deber social fundamental, es democrática, gratuita y obligatoria. El Estado la asumirá como función indeclinable y de máximo interés en todos sus niveles y modalidades, y como instrumento del conocimiento científico, humanístico y tecnológico al servicio de la sociedad. La educación es un servicio público y está fundamentada en el respeto a todas las corrientes del pensamiento, con la finalidad de desarrollar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de su personalidad en una sociedad democrática basada en la valoración ética del trabajo y en la participación activa, consciente y solidaria en los procesos de transformación social, consustanciados con los valores de la identidad nacional y con una visión latinoamericana y universal. El Estado, con la participación de las familias y la sociedad, promoverá el proceso de educación ciudadana, de acuerdo con los principios contenidos en esta Constitución y en la ley. Articulo 103: Toda persona tiene derecho a una educación integral de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones. La educación es obligatoria en todos sus niveles, desde el maternal hasta el nivel medio diversificado. La impartida en las instituciones del Estado es gratuita hasta el pregrado universitario. A tal fin, el Estado
49

realizará una inversión prioritaria, de conformidad con las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas. El Estado creará y sostendrá instituciones y servicios suficientemente dotados para asegurar el acceso, permanencia y culminación en el sistema educativo. La ley garantizará igual atención a las personas con necesidades especiales o con discapacidad y a quienes se encuentren privados o privadas de su libertad o carezcan de condiciones básicas para su incorporación y permanencia en el sistema educativo. Las contribuciones de los particulares a proyectos y programas educativos públicos a nivel medio y universitario serán reconocidas como desgravámenes al impuesto sobre la renta según la ley respectiva. Articulo 111: Todas las personas tienen derecho al deporte y a la recreación como actividades que benefician la calidad de vida individual y colectiva. El Estado asumirá el deporte y la recreación como política de educación y salud pública y garantizará los recursos para su promoción. La educación física y el deporte cumplen un papel fundamental en la formación integral de la niñez y adolescencia. Su enseñanza es obligatoria en todos los niveles de la educación pública y privada hasta el ciclo diversificado, con las excepciones que establezca la ley. El Estado garantizará la atención integral de los y las deportistas sin discriminación alguna, así como el apoyo al deporte de alta competencia y la evaluación y regulación de las entidades deportivas del sector público y del privado, de conformidad con la ley. La ley establecerá incentivos y estímulos a las personas, instituciones y comunidades que promuevan a los y las atletas y desarrollen o financien planes, programas y actividades deportivas en el país.

Con debida claridad el legislador asigna legalidad a los aspectos que garanticen la igualdad de condiciones y de oportunidades, que faciliten la justicia social y que garanticen el desarrollo humano y la paz integral a través del derecho a la educación y al deporte y recreación desde la edad materna. En la Ley Orgánica de Educación (1980) se destaca:
50

Articulo 17: La educación pre-escolar constituye la fase previa al nivel de educación básica, con el cual debe integrarse. Asistirá y protegerá al niño en su crecimiento y desarrollo y lo orientara en las experiencias socioeducativas propias de la edad; atenderá sus necesidades e intereses en las áreas de la actividad física, afectiva, de inteligencia, de voluntad, de moral, de ajuste social, de expresión de su pensamiento y desarrollo de su creatividad, destrezas y habilidades básicas y le ofrecerá, como complemento del ambiente familiar, la asistencia pedagógica y social que requiera para su desarrollo integral. En relación a este artículo la legislación hace referencia a la fase de educación más importante, ya que aquí se orientara al niño en las experiencias socio-educativas con las que se enfrentara y que requerirá para su desarrollo integral. Por otro lado el Reglamento General de la Ley Orgánica de Educación enuncia en su Titulo II, Capitulo I, lo siguiente:

Articulo 11: El nivel de educación preescolar comprenderá la atención pedagógica integral prestada a través de estrategias pedagógicas escolarizadas. Constituye el primer nivel obligatorio del sistema educativo y la fase previa al de educación básica. Articulo 13: El curriculum del nivel de educación preescolar deberá estructurarse teniendo como centro al niño y su ambiente, en atención a las siguientes
51

áreas de su desarrollo evolutivo: cognoscitiva, socioemocional, psicomotora, del lenguaje y física. El artículo anterior tiene pertinencia con el objeto central de la presente investigación que plantea las habilidades motrices básicas que deben estar presentes en la educación inicial. Por ultimo según la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, enuncia lo siguiente: Articulo 53: Todos los niños y adolescentes tienen derecho a la educación. Asimismo, tienen derecho a ser inscritos y recibir educación en una escuela, plantel o instituto oficial, de carácter gratuito y cercano a su residencia. Articulo 63: Todos los niños y adolescentes tienen derecho al descanso, recreación, esparcimiento, deporte y juego. En relación a estos artículos la legislación hace referencia a los derechos que tienen los niños a recibir educación, así como a la recreación, esparcimiento, deporte y juego, todo ello con el fin del desarrollo de sus habilidades motrices básicas.

52

CAPITULO III MARCO METODOLÓGICO Tipo de Investigación El estudio se enmarca dentro de una investigación de campo de carácter exploratoria – descriptiva, ya que permitirá la realización de un diagnostico sobre el desarrollo de las habilidades motrices básicas en el Centro de Educación Inicial “Arauca”, específicamente en niños y niñas con edades de 4 y 5 años. En lo que concierne al estudio de campo, Arias (2006), manifiesta que:

53

Consiste en la recolección de datos directamente de los sujetos investigados, o de la realidad donde ocurren los hechos (datos primarios), sin manipular o controlar variable alguna, es decir, el investigador obtiene la información pero no altera las condiciones existentes (p.31). Nivel de la Investigación El nivel de investigación, según Arias (2006) “se refiere al grado de profundidad con que se aborda un fenómeno u objeto de estudio” (p. 23). Tomando en cuenta lo citado, esta investigación presento un nivel descriptivo. En cuanto al carácter descriptivo Hernández, Fernández y Batista (2006), lo definen como “aquellos estudios que buscan especificar las propiedades, las características y los perfiles de personas, grupos, comunidades, procesos, objetos o cualquier otro fenómeno que se someta a un análisis.” (p. 102). La investigación descriptiva, según los autores Hernández, Fernández y Batista (2006). “Busca especificar propiedades, características y rasgos importantes de cualquier fenómeno que se analice. Describe tendencias de un grupo o población” (p. 103). De igual modo, la investigación de carácter descriptivo, consiste en la descripción, registro, análisis e interpretación de las condiciones existentes en el momento y su propósito básico es conocer situaciones, costumbres y actividades mediante la descripción exacta de las actitudes, objetivos, hechos, procesos y fenómenos que han tomado lugar, para describir así sus implicaciones.

Población y Muestra. Población.
54

La población es definida por Fernández, Hernández y Batista (2006) como un “conjunto de todos los casos que concuerdan con una serie de especificaciones” (p. 238). De igual modo Arias (2006) la define como el conjunto finito o infinito de elementos con características comunes para los cuales serán extensivas las conclusiones de la investigación, ésta queda delimitada por el problema y objetivos del estudio. En base a lo anterior, la población objeto de estudio de la investigación estará representada 65 niños y niñas del Centro de Educación Inicial “Arauca” ubicado en la Parroquia San Fernando del Municipio San Fernando, del Estado Apure.

Muestra. Según Arias F. (2006), define muestra como “subconjunto representativo y finito que se extrae de la población accesible” (p. 83). En este sentido y según lo señalado por Ramírez (2006) “la mayoría de los autores han coincidido en señalar que para los estudios sociales con tomar un aproximado del 30% de la población se tendrá una muestra con un nivel elevado de representatividad”.

En tal sentido para el presente estudio se considerará una muestra de 20 niños y niñas que corresponde al 30% de la población total de 65 niños y niñas del Centro de Educación Inicial “Arauca” ubicado en la Parroquia San Fernando del Municipio San Fernando, del Estado Apure.

55

Técnicas de Recolección de Datos. La técnica, representa el modo o vía para llegar a un fin el cual considera que debe apoyarse en el uso de un instrumento que registre los resultados de la acción investigada. Para la recolección de la información en esta investigación se utilizará como técnica una planilla para llevar la información y la observación. Según Chávez (1994), las planillas o cuadros permiten obtener información detallada y organizada. Según Flames (2001), la observación “es la acción de utilizar los sentidos para estudiar un fenómeno o suceso determinado”.

Instrumento de Recolección de Datos Para la recolección de datos se utilizará la Hoja Resumen de los Patrones Motores diseñada por Mc CLENAGHAN y GALLAHUE, para Diagnosticar el desarrollo psicomotor a niños y niñas, se realizará un circuito para ejecutar las cincos con tres intentos por cada prueba, en el del Centro de Educación Inicial “Arauca” ubicado en la Parroquia San Fernando del Municipio San Fernando, del Estado Apure, donde estudian todos los niños a ser evaluados, con el fin de medir el desarrollo de las habilidades motrices básicas.

Validez y Confiabilidad de los Instrumentos Validez.

56

Según Busot (2004), señala que la validez, “se refiere al grado en que el instrumento mida la variable que pretende medir” (p. 110) En lo que respecta a la validación del instrumento que se utilizará en esta investigación, se determinará a través del juicio de expertos en contenido, metodología y diseño de instrumento, a fin de realizar las observaciones pertinentes. Entre las acciones que seran desarrolladas por los expertos, se encuentran las siguientes: Determinación de la tendenciosidad de los ítems, revisión de la claridad del lenguaje empleado y por último la inclusión de un enunciado que a juicio de los mismos enriquece el instrumento de recolección de datos. Confiabilidad. Con respecto a la confiabilidad Ary, Jacobs y Razavieh (2004), establece que “consiste en el grado de uniformidad con que el instrumento cumple su cometido” (p. 220), así mismo señala el autor que la confiabilidad implica cualidades de estabilidad, consistencia y exactitud, por tal razón, para que los instrumentos sean confiables se deben medir los mismos en diferentes acciones. Para dar confiabilidad al instrumento, se utilizará el método del coeficiente Alfa de Cronbach desarrollado por J.L. Cronbach, el cual es un modelo de consistencia interna, basado en el promedio de las correlaciones entre los ítems. Entre las ventajas de esta medida se encuentra la posibilidad de evaluar cuánto mejoraría (o empeoraría) la confiabilidad del índice si se excluyera un determinado ítem. Según información de la pagina Web Wikipedia, se trata de un índice de consistencia interna que toma valores entre 0 y 1 y que sirve para comprobar si el instrumento que se está evaluando recopila información defectuosa y por tanto nos

57

llevaría a conclusiones equivocadas o si se trata de un instrumento fiable que hace mediciones estables y consistentes. Para el cálculo del coeficiente de correlación se realizó mediante la matriz de correlación de los ítems:

Siendo n el número de ítems p el promedio de las correlaciones lineales entre cada uno de los ítems. Obteniéndose un coeficiente de 96,30%, el cual se considera confiable.

Técnicas Estadísticas para el tratamiento de la Información Procesada El análisis de los datos es una etapa de lógica y reflexión, que despeja y simplifica el camino de la investigación para la correcta interpretación del problema abordado. En la investigación planteada, se hará uso del análisis cuantitativo y cualitativo, el cual nos permitirá expresar la información de acuerdo con las frecuencias y porcentajes, según la opinión de las unidades de análisis. Para el procesamiento e interpretación de la información a recabar a través del instrumento de recolección de datos, se empleará la estadística descriptiva, ya que su finalidad es obtener información, analizarla, elaborarla y simplificar lo necesario para que pueda ser interpretada cómoda y rápidamente y de este modo pueda utilizarse eficazmente para el fin que se desee. Los datos se descargaron en cuadros estadísticos que facilitaron la organización, análisis y presentación de los resultados por variable, representados en gráficos de barra.
58

CAPÍTULO IV CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES Conclusiones Las actividades de la psicomotricidad y la educación física en el nivel inicial involucran una serie de elementos importantes en el desarrollo infantil; por consiguiente, debe ser entendida en un sentido amplio y no sólo como ejercitación y
59

asimilación de las diferentes partes del cuerpo, por cuanto existe una estrecha relación entre la actividad motora y la cognitiva en el proceso de construcción del conocimiento. Por ello, es importante que el docente del nivel inicial cuente con estrategias que le permitan facilitar y evaluar el desarrollo de habilidades motoras globales de forma adecuada en los niños; con la finalidad de interrelacionar lo motriz, mental y afectivo en el acercamiento del niño al medio que lo rodea. El análisis de los resultados aportados por la muestra escogida para el estudio permite señalar que se detectó en los docentes algunas debilidades en relación a la utilización de estrategias metodológicas acordes para facilitar el desarrollo de la clase de Educación Física en este nivel de Educación Inicial. Asimismo, la mayoría de los niños y niñas estudiados, presentaron un nivel poco aceptable con su desarrollo motor; siendo los estadios predominantes durante la realización de las pruebas el Inicial y el Elemental en el Centro de Educación Inicial “Arauca” ubicado en la Parroquia San Fernando del Municipio San Fernando, del Estado Apure, lo cual conduce a referir que existe la necesidad de generar técnicas, métodos y estrategias que ayuden al docente de dicho nivel a diseñar y evaluar actividades referidas con el desarrollo psicomotor del niño.

Recomendaciones Producto del estudio realizado, es necesario proponer algunas

recomendaciones que son pertinentes y que están dirigidas a desarrollar y estimular el área psicomotriz de los niños y niñas en la Educación Inicial A continuación se menciona:

60

- Establecer una práctica pedagógica que se adapte a las necesidades inherentes

al desarrollo psicomotriz del niño, a su inserción al medio social, y en general a su crecimiento integral dentro de procesos educativos normales y coherentes.
- Incentivar los procesos de desarrollo motor con incidencia en los demás

ámbitos de la persona: cognitivo, social, afectivo, entre otros. - Satisfacer todas las necesidades de movimiento del niño atendiendo a la motricidad propia de cada estadio evolutivo. - Desarrollar, con la práctica de diversas actividades físicas, elementos de tipo social, de relación y de expresión que incidan en el desarrollo de ámbitos concretos de personalidad. - Lograr que el niño se conozca y acepte su propio cuerpo y las posibilidades de éste, de manera que se contribuya a su desarrollo afectivo.
- Capacitar a los docentes de Educación Inicial Centro de Educación Inicial

“Arauca” ubicado en la Parroquia San Fernando del Municipio San Fernando, del Estado Apure; con el propósito de enriquecer los conocimientos asimismo, concientizarlos y sensibilizarlos sobre la importancia del desarrollo psicomotriz para crecimiento integral del niño y niñas en la Educación Inicial.
- Estimular en el docente la investigación sobre métodos pedagógicos –

didácticos para la ayudar a incrementar el desarrollo motor del niño (a) en ese nivel de Educación.

61

- Dar una serie de actividades que ayuden a desarrollar, estimular y mantener el área psicomotriz para el incremento de las habilidades evaluadas durante la investigación.

62

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Albornoz y Méndez (1991). Opinión de los Docentes Preescolares del Estado Mérida sobre la importancia del juego en el desarrollo integral. Mérida – Venezuela. Universidad de Los Andes. Facultad de Humanidades y Educación. Departamento de Preescolar. Tesis de Grado. Bequer, G. (2000). La Motricidad en la Edad Preescolar. Armenia – Colombia: Editorial Kinesis. Blázquez, D. (1998). Fundamentos de Educación Física Para la Enseñanza Primaria. España: Editorial INO – Reproducciones. Bovone, Guidice (1971). El niño y los medios expresivos. Buenos Aires: Editorial Latina. Brito (1992) ¿Cómo elaborar una tesis? Caracas – Venezuela: CENDESPOTH. Carmona, J y Dugarte, (2001), Manual de juegos para gestionar el área de educación física en el nivel preescolar. Mérida – Venezuela. Facultad de Humanidades y Educación. Tesis de Grado. Carruyo, J (1999). La Educación Psicomotriz Como Medio de Enseñanza en el Nivel Preescolar. Mérida – Venezuela: Ediciones Occidente Chávez, N (1994). Introducción a la Investigación Educativa: Talleres Artes Gráficas S. A. Maracaibo – Venezuela Díaz Lucena (1999). La Enseñanza y Aprendizaje de las Habilidades y Destrezas Motrices Básicas. Barcelona – España: Editorial INDE. Durivage J (1992). Educación y Psicomotricidad. México: Editorial Trillas. Flames, A (2001). Como Elaborar un Trabajo de Tesis de Enfoque Cualitativo. Caracas – Venezuela: IPA. Gessel, A. (1984). El Niño de 1 a 4 años. Buenos Aires: Editorial Paidos.

Goncalves, R. (2004). Diagnostico de las Habilidades Psicomotoras en Niños con Síndrome de Down. Tesis de Grado no Publicada, Universidad de Los Andes. Mérida – Venezuela. González, C. (2003). El Estudio de la Motricidad Infantil. Barcelona –España: Editorial INDE Harrow, A. (1978). Taxonomía del dominio Psicomotor. Buenos Aires. El Ateneo. Itríago, A (2000). Manual de Actividades para la Educación Física en el Nivel Preescolar Dirigidos a los Docentes del Distrito Libertador Parroquia Mariano Picón Salas del Estado Mérida. Mérida - Venezuela: Universidad Bicentenaria de Aragua. Tesis de Maestría no Publicada. Mc Clenaghan y Gallahue. (1985). Movimientos Fundamentales. Editorial Médica Panamericana S. A. Buenas Aires – Argentina. Muñoz A. (2003). Educación Psicomotriz. Armenia – Colombia: Editorial. Kinesis Rojas J y Molina R. (1996). La Actividad Lúdica como Medio de Observación y Evaluación del Desarrollo Socioemocional del Niño en Edad Preescolar. Mérida, Venezuela. Universidad de Los Andes. Facultad de Humanidades y Educación. Departamento de Preescolar. Tesis de grado. Salas, R. (2004). Guía Informativa de Actividades Psicomotoras, Dirigidas a los Docentes del Nivel Inicial. Mérida, Venezuela. Universidad de Los Andes. Facultad de Humanidades y Educación. Departamento de Educación Física. Tesis de grado no Publicada. Torres, S. (1999). La Educación Física Infantil. Zaragoza – España: INDE Publicaciones. Universidad Nacional Experimental Libertador (2003). Manual de Trabajo de Grado de Especialización Maestría y Tesis Doctorales. FEDUPEL. Caracas – Venezuela. Vayer, P. y Picq, L. (1987). Educación Psicomotriz. Madrid – España. Editorial Nancea. Vielma, Y (2005). Diagnostico sobre la Clase de Educación Física desarrollada por los estudiantes de la asignatura Niños Normales y con Necesidades Educativas Especiales del Departamento de Educación de la

Universidad de Los Andes. Facultad de Humanidades y Educación. Departamento de Educación Física. Tesis de grado no Publicada.

ANEXOS

Test de Patrones Motores según Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985)

Hoja de Evaluación para los Patrones Motores según Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985) Nombre: ______________________________ Edad: ___________ CARRERA

Hoja de Evaluación para los Patrones Motores según Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985) Nombre: ______________________________ Edad: ___________ SALTO

Hoja de Evaluación para los Patrones Motores según Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985) Nombre: ______________________________ Edad: ___________ ARROJAR

Hoja de Evaluación para los Patrones Motores según Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985) Nombre: ______________________________ Edad: ___________ ATAJAR

Hoja de Evaluación para los Patrones Motores según Mc CLENAGHAN y GALLAHUE (1985) Nombre: ______________________________ Edad: ___________ PATEAR

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful