ALTAS TEMPERATURAS, EMISIÓN DE GASES Y MATERIAL PARTICULADO RUIDO, CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS Y RADIAFRECUENCIAS.

RELACIÓN CON SALUD OCUPACIONAL

SALUD OCUPACIONAL El objetivo fundamental de la Salud Ocupacional es conseguir que los trabajadores se vean libre, a lo largo de toda su vida de trabajo, de cualquier daño a su salud ocasionado por las sustancias que manipulan o elaboran, con los equipos, las maquinarias y las herramientas que utilizan, o por las condiciones en que desarrollan sus actividades. En igual forma, intenta garantizarles un ambiente agradable y libre de incomodidades. Para alcanzar estos objetivos, utiliza las técnicas de la ingeniería, la medicina y la química, así como las de otras disciplinas afines, para medir, evaluar y controlar las condiciones ambientales que podrían afectar a la salud o al bienestar de los trabajadores, al constituir un riesgo potencial de accidentes o enfermedades ocupacionales, y para obtener la recuperación de la salud de los trabajadores.

Los sistemas energéticos tienen una relación directa con múltiples factores de riesgo, ya sea como insumo, como proceso o como productos directos o indirectos. Algunos insumos para los procesos energéticos son por ejemplo el calor producido por diferentes fuentes y productos indirectos tenemos el material particulado resultante por ejemplo de la combustión de un combustible (por ejemplo gasolina, diesel, etc). A continuación se describen algunos efectos por la exposición de las personas y en especial los trabajadores a condiciones relacionadas con los diferentes sistemas energéticos en ambientes laborales, concretamente calor, campos electromagnéticos, ruido, material particulado y algunas consideraciones sobre el efecto invernadero como consecuencia del incremento del CO2. 2. Calor

2.1. Generalidades Para el adecuado funcionamiento de su organismo, el ser humano necesita mantener una temperatura interna de 37º C (37º +/- 4º C). El hombre debe mantener la temperatura de sus órganos vitales dentro de estrechos límites y cuando el calor lo afecta , la primera respuesta de éste es una sensación de malestar, disminución en el rendimiento de tareas no físicas, una creciente tendencia a accidentes leves y cambios en aspectos emocionales de los trabajadores . Las formas de intercambio de calor entre el organismo y el ambiente dependen de las condiciones térmicas del medio ambiente de trabajo (temperatura del aire, húmedad, velocidad del aire, tipo de vestimenta y el consumo metabólico del individuo.) Es frecuente que los diferentes procesos de producción generen calor, lo cual se suma a las características de las construcciones en el ambiente de trabajo y alrededor de este, generando en los trabajadores expuestos, estrés térmico por calor que ocasiona daños para la salud, muchas veces aunque se tenga un proceso de aclimatación previo. Los efectos negativos para la salud comienzan cuando los mecanismos naturales del hombre, de generación de calor para mitigar el frío, o de disipación del calor para evitar la subida de la temperatura interna, se ven alterados. Si la combinación de carga de trabajo y calor ambiental es tan grande que no puede mantenerse el equilibrio térmico, los trabajadores están expuestos a sufrir efectos adversos. La exposición constante a las altas temperaturas, provoca efectos de tipo psicológico (pérdida de la motivación por la actividad, disminución de la concentración y de la atención con aumento de accidentes y una disminución en la calidad del trabajo y del rendimiento, incremento de la agresividad, de las distracciones) y de tipo fisiológico (sensación de fatiga física que da lugar a dolores de cabeza, mareos, vómito, deshidratación por la pérdida de agua y sales minerales debido a la sudoración, incomodidad al sudar o temblar, aumento o

disminución de la frecuencia cardiaca, síncope, edema, calambres, agotamiento y afecciones cutáneas, y en situaciones límite, puede desembocar en la muerte.) Se dan además por exposición al calor, pérdidas de agua y electrólitos y en la disipación del calor, por ejemplo por sudoración, una sobrecarga a los sistemas reguladores de la temperatura corporal, principalmente el sistema cardiovascular. Las medidas para prevenir los efectos del calor en trabajos son suministrar agua fresca y abundante, reprogramar tareas de acuerdo a la intensidad del clima; usar prendas adecuadas, realización de evaluaciones médicas periódicas, exclusión de la exposición a quienes presenten hipertensión, enfermedades cardiovasculares y pulmonares y trabajadoras embarazadas. [1] Se ha definido que la temperatura corporal por encima de 38 grados centígrados es peligrosa, al igual que la temperatura corporal por debajo de 36 grados centígrados. [2] La temperatura del hombre es normalmente de 37 grados centígrados, siendo mas baja en la mañana y mas alta entre las 4 y 6 de la tarde. La temperatura corporal se mantiene constante. Para controlar los cambios de temperatura, el cerebro tiene un centro termorregulador de la temperatura además de termo receptores en diferentes partes del cuerpo. Cuando hace mucho calor, se trata de disminuir la temperatura corporal aumentando la frecuencia cardiaca y respiratoria, vasodilatación de los vasos sanguíneos de la piel y aumento de la sudoración (mecanismos de disipación del calor) y trata de mantener constante la temperatura. Mediante un balance térmico, el calor generado internamente debe equilibrarse con el calor transmitido al exterior, teniendo en cuenta la producción interna de calor, la pérdida de vapor de agua a través de la superficie de la piel por evaporación o difusión, el calor eliminado por radiación (en función de la temperatura del cuerpo humano y de las temperaturas de las diversas superficies del entorno que lo rodea), pérdida de calor por la respiración, pérdida del calor por conducción y pérdida del calor por convección.

El calor del metabolismo (calor interno) es consecuencia de reacciones químicas en la digestión, respiración, circulación de la sangre, trabajos mecánicos, esfuerzos, movimientos. En la producción de energía, el metabolismo será de tipo positivo (producción interna de calor); la evaporación será siempre un valor negativo (se pierde calor desde el cuerpo). La convección será positiva o negativa según las condiciones ambientales del aire. La radiación tendrá un efecto positivo o negativo según las temperaturas de las superficies del entorno. [3] El confort en un ambiente dado y desde el punto de vista térmico, es una sensación subjetiva que sin embargo, tiene efectos fisiológicos medibles. Los factores que configuran determinada sensación térmica son: - Calor metabólico (menos gasto energético consiguiente al trabajo). - Temperatura del aire. - La velocidad del movimiento del aire. - Contenido de humedad del aire. - Temperatura radiante de los sólidos vecinos. - La resistencia térmica de la ropa. [4] Condiciones optimas para realizar un trabajo Se han estudiado las condiciones de temperatura adecuadas para realizar una determinada tarea sin que el organismo se vea afectado. desempeñar un trabajo: Tabla No 2 Temperatura para desarrollar un determinado trabajo. Condiciones Trabajo Liviano Temperatura 18 a 24 °C En la Tabla 2 se presentan las condiciones óptimas para

Trabajo en fabricas Liviano Trabajo en fabricas Normal Trabajo fabricas Pesado

17 a 22 °C 15 a 21 °C 12 a 18 °C

Mecanismo para el control del calor 2. 2 Disipación del calor

El cuerpo humano intercambia calor con su entorno por distintas vías: conducción a través de las superficies en contacto con él, convección y evaporación con el aire del ambiente y radiación con las superficies vecinas. 2.2.1 Conducción La conducción es la transmisión de calor entre dos sólidos que están en contacto. Los intercambios se producen entre la piel y la ropa, el calzado, los puntos de presión (asiento, asas), herramientas, etc. En la práctica, para el cálculo matemático del equilibrio térmico, el flujo de calor por conducción se estima indirectamente como una cantidad igual al flujo de calor por convección y radiación que tendría lugar si esas superficies no estuvieran en contacto con otros materiales. 2.2.2 Convección La convección consiste en la transferencia de calor entre la piel y el aire circundante. Si la temperatura de la piel, en grados Celsius (°C), es mayor que la temperatura del aire, el aire en contacto con la piel se calienta y, como consecuencia, se desplaza hacia arriba. Se establece así una circulación de aire, conocida como convección natural, en la superficie del cuerpo. El intercambio aumenta si el aire pasa sobre la piel a una cierta velocidad, ya que se fuerza la convección. 2.2.3 Radiación

Todos los cuerpos emiten radiación electromagnética cuya intensidad depende de su temperatura absoluta T (en grados Kelvin: K) elevada a la cuarta potencia. La piel, con una temperatura que puede oscilar entre 30 y 35 °C (303 y 308 K), emite este tipo de radiación en la zona infrarroja. Además recibe la radiación emitida por las superficies vecinas. 2.2.4 Evaporación Sobre todas las superficies húmedas existe una capa de aire saturado con vapor de agua. Si la atmósfera no está saturada, el vapor se difunde desde esta capa a la atmósfera. La capa tiende a regenerarse absorbiendo el calor de evaporación (0,674 vatios hora por gramo de agua) de la superficie húmeda, que se enfría. Si toda la piel está cubierta de sudor, la evaporación es máxima y depende sólo de las condiciones ambientales

2.3 2.3.1

Efectos en la salud Fisiología de la regulación térmica y de la aclimatación

El organismo para defenderse del calor que le causa daño tiene tres mecanismos: • • • Regulación térmica Gasto Cardiaco Frecuencia cardiaca y la sudoración.

2.3.1.1 Regulación Térmica: El mantenimiento de una temperatura corporal de, aproximadamente, 37° C se consigue mediante el ajuste constante de los procesos de termogénesis (generación de calor) y termosis (disminución de calor). El cuerpo humano tiene termorreceptores en la piel, la médula espinal y las paredes de los vasos en los músculos los cuales emiten señales nerviosas reflejas que estimulan los

centros de control de temperatura en el cerebro. En los climas calientes, dichos centros disminuyen la generación de calor inhibiendo los centros situados en la parte posterior del hipotálamo y aumenta la disminución del calor, regulando el flujo sanguíneo, el tono muscular, la respiración y la sudoración. Esta disminución del calor (termosis) es un fenómeno físico y ocurre por conducción, convección, radiación o evaporación del sudor. No solamente a través del metabolismo el cuerpo humano genera calor, cuando se expone a temperaturas ambientes más calientes o a mayor temperatura que su piel o cuando está rodeado de objetos sólidos a mayores temperaturas el cuerpo ganará calor. También en el caso inverso (temperaturas mas frías) el cuerpo perderá calor. Aquí entran a jugar su papel los mecanismos de intercambio térmico (el metabolismo, la convección, la radiación y la evaporación) mediante ellos se llevará a cabo los intercambios térmicos entre el cuerpo humano y el ambiente durante toda la vida del ser humano, o sea es un flujo constante de energía 2.3.1.2 Sudoración. La evaporación de líquidos es el mecanismo predominante en la prevención de la hipertermia: es el único mecanismo cuando la temperatura ambiente sobrepasa los 35 °C. Dicha evaporación de líquidos se consigue principalmente a través de la sudoración, que comienza tan pronto como la temperatura cutánea asciende por encima de los 33 °C. En el individuo muy bien aclimatado durante varios años, el mecanismo de la sudoración produce exactamente la cantidad precisa de líquido necesario para mantener una temperatura corporal correcta y, consiguientemente, no se forman más gotas de sudor, ya que no contribuyen entonces a regular la temperatura sino que únicamente agravan la pérdida de líquidos y electrolitos. La sudoración también comenzará cuando se superen los 33 ° C. de temperatura cutánea. [12] En la Tabla 3 se presenta la relación entre la temperatura, la sensación térmica y reacciones fisiológicas respectivas que presenta el organismo.

Tabla No 3 Relación entre la temperatura, sensación térmica y reacción fisiológica Temperatura 15 °C 20 °C 25 °C 30 °C y mas Sensación Fresco. Leves molestias Agradable. Fresco Calor moderado Excesivo calor Reacción Fisiológica Vasoconstricción periférica Normal. Regulación adecuada del sistema vasomotor Regulación por el sudor y sistema circulatorio Esfuerzo en aumento por sudoración y circulación sanguíneo

2.3.1.3 Sobrecarga térmica y tensión térmica. La sobrecarga térmica es la cantidad de calor que ha de disiparse para que el organismo siga en equilibrio térmico y se representa por la suma del calor metabólico, de las ganancias o pérdidas de calor por convección y radiación. La tensión térmica es la consecuencia de la sobrecarga térmica y se manifiesta en aumento del pulso, de la temperatura corporal, de la sudoración. 2.3.1.4 Aclimatación Mediante la aclimatación se mejora la forma física de los trabajadores, se disminuye la incidencia de golpes de calor mortales y se puede eliminar a tiempo a los trabajadores no adaptables. Para conseguir una buena aclimatación para trabajo pesado en condiciones de calor, es mejor someter al individuo a trabajo muy duro bajo condiciones moderadamente cálidas, que someterle a trabajo ligero bajo condiciones climáticas muy severas. Sin embargo, con el fin de obtener una buena aclimatación en un tiempo razonable, el período de ejercicio o trabajo debe ser suficientemente largo.

El trabajo durante una hora diaria a una temperatura elevada sólo producirá una aclimatación parcial al cabo de dos semanas y tanto la frecuencia cardiaca como la temperatura rectal continuarán siendo demasiado altas. Un método más general para conseguir una aclimatación rápida consiste en someter al individuo a la mitad su carga de trabajo teórica y a la mitad de la carga térmica durante el primer día. A partir de entonces ambos parámetros se incrementan cada día un 10 por 100 y la aclimatación se finaliza en 6 días. Para la reaclimatación de un trabajador que ha estado alejado del trabajo durante un periodo superior a una semana, por razones de vacaciones, enfermedad u otras, la técnica consistirá en someterle al 50 por 50 cada día sucesivo, de forma que completaría la aclimatación en 4 días. Existen diferencias individuales en la aclimatación a altas temperaturas, que dependen de la edad y el sexo. Los individuos de más de sesenta años de edad son más propensos a sufrir golpes de calor que los más jóvenes. A partir de los cuarenta años, el inicio de la sudación se retrasa, el volumen de sudor es menor y la capacidad de adaptación del sistema cardiovascular es menor. La capacidad de las mujeres para soportar el calor es menor que la de los hombres, ya que comienzan a sudar más tarde, mientras que sus temperaturas corporales cutáneas e internas son mayores, también sudan menos a pesar de su mayor número de glándulas sudoríparas, tanto en término absoluto como por cm². Tras la aclimatación, la cantidad de sudor que producen es la mitad que la de un hombre. Las personas robustas y obesas son menos adaptables al calor. Los trastornos de la obesidad alteran la circulación sanguínea entre la piel y el músculo que irriga y es más fácil que sucumban al golpe de calor, que en su caso sería tres a cuatro veces más probable que fuese mortal que en el caso de una persona de peso normal. [14] 2.3.2 Incremento de la temperatura corporal. Causas

Los animales y específicamente el ser humano, mediante la actividad física pueden producir calor, pero también hay condiciones adquiridas o externas que hacen que la temperatura aumente en el organismo. A continuación se relacionan las principales causas de incremento en las temperatura en el ser humano. Causas internas: • • • • Esfuerzo muscular por trabajo Esfuerzo muscular por deporte Fiebre Hipertermia maligna

Causas externas • • • Temperatura ambiental alta Humedad atmosférica elevada Sobrecarga de calor por radiación de edificios, automóviles, pavimento, máquinas en movimiento. Las condiciones de construcción de las empresas donde no se evidencia renovación del aire en el interior por medio de ventilación natural, falta de ventanas, hacinamiento y presencia de edificaciones vecinas que impiden el aprovechamiento de las corrientes de viento, cubiertas de los edificios que generan mas calor (uso de techos de cemento, asbesto, hormigón), espacios reducidos con techos muy bajos y en muchos casos uso de madera para separar espacios. 2.3.3 Efectos del aumento de la temperatura en los trabajadores.

En condiciones calurosas de trabajo se da una carga adicional al organismo debido al calor convectivo y al calor por radiación, lo que se suma o adiciona a la carga calórica derivada del proceso productivo, convirtiendo el puesto de trabajo en un lugar

inadecuado para trabajar, expresándose en una disminución marcada de la productividad del trabajo, ausentismo, inestabilidad de la fuerza de trabajo y accidentalidad. Numerosas investigaciones han evidenciado que luego de incrementos de la temperatura por encima de 28 grados centígrados, se aumenta el número de accidentes (especialmente fabricas de fundición de metales), la atención disminuye al igual que la velocidad de reacción y consecuentemente el número de comportamientos inseguros aumenta. Los comportamientos inseguros se manifiestan mucho antes que las respuestas fisiológicas (aumento de la frecuencia cardiaca, respiratoria y vasodilatación), al incremento de calor. A 27 grados centígrados la proporción de actos inseguros es el 50%, mayor en comparación a trabajar a 21 grados centígrados. Los tiempos de reacción a mayores temperaturas son mas demorados (o mayores) de quienes trabajan entre 17 y 23 grados centígrados. A 20 grados centígrados, se tiene un rendimiento pleno, pero a medida que la temperatura aumenta se va presentando sucesivamente, en primera instancia trastornos psíquicos: malestar, irritabilidad, dificultad de concentración, disminución del rendimiento intelectual. Luego se presentan trastornos psicofisiológicos como aumento de errores en el trabajo, disminución de la destreza en el trabajo, para llegar a trastornos fisiológicos como disminución del rendimiento en trabajos pesados, alteración en el equilibrio de agua y electrólitos, sobrecarga del sistema cardiovascular y fatiga intensa con riesgo de agotamiento, cerca de los 34 grados centígrados a nivel ambiental. Las alteraciones en el sistema nervioso central son debidas a la deshidratación y se manifiestan por alteración de la memoria a corto plazo, alteración en habilidades aritméticas y alteraciones visualmotoras. [14] Los daños irreversibles en el Sistema Nervioso Central ocurren en el 20% de los pacientes expuestos a temperaturas extremadamente altas.

Por encima de los 35 grados centígrados, la tensión térmica (intercambio anómalo de calor entre el cuerpo humano y el ambiente) amenaza la salud de los trabajadores. Los trabajadores con alteraciones cardiovasculares, respiratorias o dermatosis crónicas no pueden soportar temperaturas ambientales. Con temperaturas por encima de 35 grados es difícil tener un trabajo mental continuo. Un leve malestar del trabajador en su puesto de trabajo, significa retirarlo de sus labores. La inconfortalidad generada por el calor se da a nivel psicológico y psicofisiológico expresado aumento de la circulación sanguínea, sudoración, pérdida de sal y fatiga de glándulas sudoríparas que llevan a calambres, deshidratación (malestar fisiológico) y reducción de la sudoración. Se tiene buen pronóstico para la recuperación y evitar el daño si se diagnóstica temprano el efecto del calor, las medidas de recuperación (refrescamiento y administración de líquidos) se inician rápidamente. Se consideran resultados pobres cuando el tratamiento se demora mas de dos horas. [15] El entrenamiento en un ambiente térmico normal también influye en que la disipación del calor del organismo mejora como resultado de la estimulación de la tasa de sudación. Un individuo en buena forma física suda más de prisa y más copiosamente tras cualquier aumento en la temperatura corporal central, al tiempo que esta última se eleva más despacio que en el caso de un individuo sedentario. Por último, medicamentos como los salicilatos, meprobamato, pilocarpina, hioscina, atropina, espironolactona y anfetamininas inhiben la aclimatación y, en consecuencia, favorecen el riego de accidentes debido a la exposición al calor. 2.3.4 Perdida de líquidos por trabajos en ambientes calurosos Si se realiza una actividad física, en condiciones ambientales extremas, las tasas de sudoración pueden exceder de 2 litros o hasta 3 litros por hora. Un consumo inadecuado de líquidos durante la actividad, afectará la regulación de la temperatura, la función

cardiovascular y el metabolismo del músculo. El restablecimiento de los líquidos corporales perdidos, es necesario para una adecuada función cardiovascular y para la termorregulación en la continuación de las actividades laborales (Costill D.L, 1973; Morimoto at al,1981; Sproles at al,1976). Se puede suponer entonces que las condiciones térmicas pueden afectar los niveles de hidratación de los trabajadores expuestos a condiciones de calor y ésta a su vez afectar la función motriz disminuyendo en consecuencia los niveles de productividad y calidad.

2.3.5

Manifestaciones clínicas

Las manifestaciones clínicas asociadas al calor son frecuentemente: fatiga extrema, piel seca y caliente, transpiración pesada, nauseas, vómito, diarrea, desorientación de la persona en lugar o en tiempo, vértigos, movimientos no coordinados y enrojecimiento de la cara. Cuando se da un movimiento de calor severo puede ocurrir falla renal aguda, coagulación intravascular diseminada, daño de fibras musculares, síndrome respiratorio agudo, desordenes del equilibrio de líquidos y electrólitos en el organismo. Las manifestaciones clínicas pueden ser agudas, subagudas y crónicos 2.3.5.1 Cuadro clínico agudo. Se han evidenciado dos formas de manifestación aguda con características diferentes y son: 1) Síncope por calor y 2) Diestres agudo. A continuación se describen las principales características de estas manifestaciones agudas. 2.3.5.1.1 Síncope por calor (golpe calórico, hiperpirexia)

Cuando se combina una carga de trabajo alta (producción de calor por el organismo) y un estrés térmico alto, se puede producir un grado de tensión térmica que el organismo no soporta.

Se produce una vasodilatación cutánea intensa y generalizada, con sudoración abundante lo cual hace que se pierdan abundantes líquidos pudiendo manifestarse como hipotensión. La piel esta fria o caliente, el pulso es rápido, débil e irregular. La temperatura aumenta incluso por encima de 42 grados centígrados y aparece consecuentemente al proceso de perdida de líquidos y sales la desorientación, el delirio, agitación incluso puede llegar a aparecer convulsiones y la muerte en las primeras 24 horas. Para el tratamiento, se debe reducir inmediatamente la temperatura corporal colocando agua fria con una esponja en todo el cuerpo, envolviendo a la persona en sabanas húmedas y aplicando masajes en todo el cuerpo para evitar la vasoconstricción por el frio y facilitar la circulación sanguínea. No se debe dejar que la temperatura descienda subitamente de 39 grados centígrados. Cuando se llegue a esta temperatura, se debe dejar que esta descienda lentamente hasta 37.5 grados centígrados. 2.3.5.1.2 Diestrés agudo

En algunos casos luego de exposición a altas temperaturas y sobrecarga de trabajo con incremento en la producción de calor por el cuerpo, se presentan manifestaciones como ira incontrolable, llanto intenso y actitudes violentas. Las causas estan relacionadas con la pérdida de líquidos y sales y la posible baja en la presión arterial (hipotensión súbita). El tratamiento consiste en retirar al trabajador de la exposición al calor, iniciar el proceso de hidratación y evitar incrementar las manifestaciones agresivas. 2.3.5.2 Cuadro clínico Subagudo

Los principales efectos que determinan un cuadro clínico subagudo se manifiestan a nivel psicológico y a nivel orgánico (fisiológico). 2.3.5.2.1 Efectos fisiológicos

2.5.9.2.1.1

Deshidratación

El principal efecto fisiológico es la deshidratación o déficit hídrico. Se produce cuando la ingesta de agua no ha sido suficiente para compensar las pérdidas a través del riñón (orina), los pulmones (aire espirado) y especialmente tras exposiciones laborales prolongadas a situaciones térmicas estresantes. Una sed ligera refleja una pérdida hídrica no compensada de menos de 5 % del peso corporal. Cuando la pérdida es de 5-8 % del peso corporal puede aparecer:     Elevación de la frecuencia del pulso y de la temperatura corporal. Reducción de orina (oliguria). Pérdida de rendimiento laboral. Inquietud, irritabilidad, laxitud o somnolencia y sed.

Con el déficit hídrico de alrededor de 10 % del peso corporal no puede realizarse ningún trabajo. El trabajador no tiene la fuerza suficiente y presenta resequedad en mucosas y en piel, se torna jadeante y aparece dolor de cabeza, mareos y puede perder el equilibrio. La deshidratación disminuye el flujo de sudor y contribuye a la elevación de la temperatura central y al aumento de la frecuencia cardiaca, disminuyendo el gasto cardiaco sistólico como resultado de una disminución en el volumen de sangre circulante. El tratamiento comprende la ubicación del paciente en un ambiente fresco y la reposición de las pérdidas hídricas con la bebida. Siempre ha de controlarse cuidadosamente la reposición de líquidos del paciente. La disminución de sal puede originar dolor de cabeza, irritabilidad y debilidad muscular y puede acompañarse de náuseas y vómito. Puede ser difícil mantenerse de pies y aparecer mareo. En situaciones de urgencia es necesario el empleo intravenoso de una solución glucosada al 5 %. La prevención o el retraso de la pérdida de sal en los trabajadores de ambiente caluroso exige la provisión de bebida moderadamente salina y la vigilancia del volumen de orina para que no descienda por debajo de 850 ml/día. 2.3.5.2.1.2 Sudación insuficiente (anhidrosis):

Es una situación en la que se reduce la evaporación del sudor. La alteración afecta gran área de la superficie corporal y el trabajador se siente caluroso y agotado. Puede aparecer hiperventilación, taquicardia y colapso por calor. El estado alterado del paciente puede reflejarse en sudación facial, aumento de el deseo de orinar y aparición de erupciones no pruriginosas en cualquier punto de la superficie corporal. El tratamiento exige el traslado a un ambiente fresco la ducha fresca, el secado cuidadoso y suave y la aplicación de una loción de calamina puede atenuar las molestias del paciente. Sin embargo, a pesar del tratamiento, las erupciones eritematosas, pruriginosas, pueden persistir durante varios días o incluso semanas. [12] 2.3.5.2.1.3 Calambres por calor

Espasmo doloroso intermitente de los músculos voluntarios luego de un trabajo físico fuerte en un ambiente caliente. Los calambres se producen generalmente después de una transpiración copiosa y con frecuencias comienza al finalizar una jornada de trabajo. Estos resultan de la pérdida de sodio en la sudoración que sólo se reemplaza con agua; por lo general, se caracterizan por contracciones espasmódicas involuntarias de los músculos. La boca se deforma en posición de hocico de tenca o adopta la posición de silbar. También se afectan los miembros y los músculos de la pared abdominal. Durante uno a tres minutos sobrevienen breves espasmos que se reproducen después de una pausa de algunos minutos que se pueden acompañar de dolores muy intensos y aceleración del pulso. Pueden perpetuarse durante varias horas, especialmente si el individuos afectado sigue bebiendo sin tomar sal, con lo que aumenta la sudación y la pérdida de cloro. Los iones cloro y sodio alcanzan niveles muy bajos en plasma. La piel se encuentra húmeda y fría y los músculos afectados se palpan duros; la temperatura puede ser normal o estar ligeramente elevada.

Hay que trasladar al paciente a un ambiente frío. Se coloca suero fisiológico o se suministra solución salina oral que consiste en cuatro cucharaditas cafeteras de sal por cada galón (3.8L) de agua. No se recomiendan las tabletas de sal. Puede ser necesario el descanso durante uno a tres días agregando de modo continuo sal a los alimentos antes de regresar al trabajo.

En la Tabla 4 se presentan los efectos fisiológicos por exposición al calor. Tabla No 4 GRUPO DE TRASTORNO Efectos fisiológicos por exposición al calor

EFECTO

• Disminución rendimiento en trabajos pesados. • Alteración en metabolismo hidro electrolítico FISIOLOGICO • Sobrecarga del sistema cardiovascular Fatiga intensa. Agotamiento

2.3.5.2.2

Efectos Psicológicos

Son las manifestaciones a nivel del comportamiento que presenta un trabajador que ha estado expuesto a condiciones de estrés térmico y a un incremento de la temperatura interna por las labores realizadas, pero que se presentan no de una manera súbita sino lentamente debido a algunos mecanismos de adaptación o defensa del organismo o a la ingesta de líquidos pero no los suficientes para evitar los efectos crónicos.

Se caracterizan por tener manifestaciones inespecíficas, de difícil interpretación y que influyen negativamente en el trabajador, el grupo de trabajo y en la producción. Por ser tan inespecíficas se confunden fácilmente con manifestaciones de desmotivación y pereza para realizar las actividades. En la Tabla 5 se presentan los efectos psíquicos que se generan como consecuencia a la exposición del calor.

Tabla No 5

Efectos psicológicos por exposición al calor. EFECTO • • • • Malestar Irritabilidad Dificultad para concentrarse Disminución rendimiento intelectual

GRUPO DE TRASTORNO

PSIQUICOS

2.3.5.3

Cuadro clínico crónico.

Las manifestaciones crónicas por la exposición al calor son de aparición lenta y están relacionadas con la piel. Generalmente aparece en los casos de sudación intensa y cuando se presentan obstrucciones de las glándulas sudoríparas existiendo una relación directa con el tiempo en la cual la piel esta totalmente mojada. En otros casos se da por la exposición prolongada al calor lo que lleva a insolación, presentando la piel roja, con edema, dolor y pueden aparecer ampollas.

Las manifestaciones clínicas pueden ser: piel colorada o roja (eritema), hinchazón (edema), ampollas y prurito. Como consecuencia del prurito y el rascado, es frecuente que las lesiones se infecten y se presenten abscesos. En la tabla No 6 se relacionan las principales alteraciones cutáneas secundarias a la exposición crónica al calor. Tabla No 6 Alteraciones cutáneas por alta temperatura.

Alteración • Miliaria • Eritema Abige • Intertrigo • Urticaria por calor • Cáncer Cutáneo

MILIARIA. (EXANTEMA POR CALOR, SUDAMINA ROJA) La Miliaria o sudamina roja es una erupción ampollosa, eritematosa (piel enrojecida) y pruriginosa que aparece con sudoración intensa. Esta relacionada con el tiempo diario durante el cual la piel está totalmente mojada y durante mas de doce horas al día. Debido a la obstrucción alta de los canales sudoríparos excretores, sólo puede tratarse con la interrupción de la exposición al calor. En los países tropicales la prevención consiste en disponer de locales climatizados de relajación y sueño que permitan mantener la piel seca al menos durante 8 horas. Hay tres tipos de miliaria en orden creciente de gravedad son la miliaria cristalina, miliaria rubra y miliaria profunda. Debido a que la obstrucción de los conductos se hace más profunda en la piel, la gravedad aumenta y la presentación. En cada caso varía, (por ejemplo, vesículas, eritema, descamación, placas enrojecidas –máculas-). ERITEMA ABIGE.

Se caracteriza por la aparición de nódulos gruesos de piel, después del contacto directo con calor insuficiente para causar una quemadura. INTERTRIGO Es el resultado de una sudación excesiva que se observa con frecuencia en personas obesas. La piel en el cuerpo se pela (por ejemplo, en las inglés y axilas) se enrojece, con producción de líquido y muy pruriginosa, lo que puede facilitar por rascado la infección y la cicatriz oscura cuando se soluciona el problema. URTICARIA POR CALOR Puede ser localizada o generalizada y se caracteriza por pápulas (placas de color blanco o rojo de tamaño irregular acompañadas de eritema circundante. El tratamiento de estos trastornos consiste en la reducción o retiro de la exposición al calor, disminución de la sudación y control de los síntomas. Los antihistamínicos pueden ser de ayuda para el prurito en pacientes con urticaria; los corticoesteroides no proporcionan beneficio alguno. No hay usualmente secuelas permanentes por exposición a ambientes con temperaturas elevadas. Normalmente la persona se recupera totalmente con un tratamiento oportuno de su problema. 2.3.4 Promoción de la salud y prevención del daño

Los trabajadores que efectúan tareas que los exponen a estrés calórico, deben ser valorados por un médico para identificar a las personas con riesgo de trastornos por calor debido a padecimiento preexistente o por el uso de fármacos. A los trabajadores expuestos se les debe capacitar para reconocer los síntomas y signos precoces de trastornos por calor y recomendarles la importancia de vestir, nutrirse e ingerir líquidos de manera adecuada, así como proporcionarles agua potable fría frecuentemente.

Las siguientes medidas deben facilitar la aclimatación a las altas temperaturas o mejorar el comportamiento bajo tales condiciones. Líquidos: Desde el inicio de la exposición a las altas temperaturas: 100 a 150 ml de agua cada 15 a 20 minutos. El grado de sed experimentada siempre es inferior a la pérdida real. Las bebidas recomendadas son: agua fresca sola (sin gas) (9 - 12ºC), té frío con limón, jugo de frutas bien diluido, etc. Las bebidas con gas, el jugo de frutas no diluido, la leche y especialmente todas las bebidas alcohólicas, deben prohibirse. Alimentación: Debe reducirse la ingesta de alimentos grasosos. La administración de sales adicionales solo está justificada en caso de trabajadores no aclimatados. En dicho caso, el NaCl (sodio) adicional debe administrarse en forma de un líquido salado como caldo de carne o jugo de tomate, a los que añaden 20g/L de sal. No obstante, puede existir un déficit temporal en los casos en los que ha habido un consumo excesivo de alcohol, siendo entonces aconsejable ingerir al día siguiente 3 g de NaCl por litro de sudor perdido. Prendas protectoras: El tipo más adecuado de prendas protectoras del calor para un medio ambiente caliente dado está determinado, en gran parte, por el trabajo que se ha de llevar a cabo y por las características de la fuente de calor. Materiales de las prendas: Muchos de los materiales utilizados en los trajes de diario pueden utilizarse para protegerse del calor, siendo la principal restricción la inflamabilidad. Sin embargo, la lana, algodón a prueba de llama y asbesto son lo predominantes, aunque los materiales sintéticos también se utilizan en algunas situaciones. La lana no arde fácilmente, tiene buena elasticidad a la compresión y propiedades para ser trenzada. El algodón puede tejerse apretadamente y a prueba de llama, siendo el mismo tiempo uno de los materiales más baratos. La lana y el algodón son algo higroscópicos ya que toman agua del aire en

humedades relativamente altas y las ceden en humedades bajas. Los cambios de calor latente implicados amortiguan el grado de variación de temperatura en el tejido. Los tejidos de asbesto y de vidrio se requieren cuando las temperaturas alcanzadas dañan la lana y el algodón. El cuero espuma de poliuretano y película o fibra de poliéster también se utilizan. Algunos de los materiales sintéticos tales como los poliésteres, se aluminizan fácilmente y se presentan a la elaboración de tejidos permeables reflectores de calor. Ha de tenerse cuidado en el uso de los materiales sintéticos, ya que alguno, tales como los poliamidas, se ablandan aproximadamente a los 200 º C y eventualmente se funden. Sin embargo, el deterioro de un tejido depende no solo de la temperatura a la cual se expone, sino también de la duración de exposición. Los tejidos de alta resistencia inicial, por ejemplo poliamidas, no son, por lo tanto, necesariamente las mejores para prendas que están expuestas a altas temperaturas durante largo períodos. [16] Características de aislamiento térmico : El aislamiento térmico depende de características como el espesor más que la naturaleza de la fibra utilizada. Las estructuras de alta densidad tienen conductividades más altas que las estructuras de baja densidad, ya que parte del flujo del calor a través de un material textil es por medio de las mismas fibras. El aire atrapado en el material es el principal responsable de su valor aislante, pero la conductividad del aire se incrementa en un 0.28 por 100 por grado de elevación sobre 0º C. Puesto que la temperatura de las capas exteriores de un conjunto de prendas protectoras puede sufrir fácilmente a 100º C en ambientes calientes, el aislamiento que proporciona puede disminuir apreciablemente. Los tejidos son diatérmicos en cuanto a que la radiación térmica puede penetrar el tejido para convertirse en calor en las cavidades de absorción situada debajo de la superficie externa. Es, por lo tanto, aconsejable tener una capa externa apretadamente tejida, o un tejido aluminizado para reflejar el calor de la radiación, para asegurar que la radiación se absorbe tan cerca de la superficie como sea posible.

Sobre la cara y los ojos a menudo se utilizan máscaras de material transparente, tales como poliésteres o vidrios. [12] Trajes no climatizados: Este tipo de trajes, que está diseñado para alargar el tiempo de exposición del usuario, puede utilizarse para proteger el cuerpo entero. Es preferible solamente la protección de aquella parte del cuerpo expuesta a una fuente de calor localizada ya que permite el enfriamiento, por evaporación, convección y radiación, del resto de la superficie del cuerpo. A continuación se relacionan algunas características de los mas usados: • • • • • • • Tejidos aluminizados para reflejar el calor de radiación. Una gruesa, aunque no densa, capa de material por sus propiedades aislantes. Trajes con capacidad térmica del material para absorber el calor. Capas de aislamiento resistente a la comprensión para impedir que la superficies calientes toquen al usuario. Materiales permeables que permiten la evaporación del agua y sudor del cuerpo del usuario. Barreras contra el vapor que impiden quemaduras por el agua vaporizadas en el contacto con las capas exteriores calientes del traje. Materiales, tales como la lana que no arden fácilmente pero que sufre una degradación formándose una capa dura que proporciona alguna protección contra las salpicaduras del metal caliente o contra las chispas. Delantales, mangas, guantes, casco con malla metálicas o viseras reflectoras de calor pueden proteger al usuario de calor de radiación unidireccional. Los trajes deben ser aluminizados y elaborados de materiales tales como amianto o lana si es probable el contacto con objetos calientes, de otro modo pueden utilizarse materiales mas ligeros. Los delantales, si es posible, deben colocarse de tal modo que el aire circule libremente entre el este y el cuerpo.

La protección completa contra el calor de radiación unidireccional puede conseguirse con batas aluminizadas no ajustadas y polainas. Con temperaturas de aire bajas, la pérdida de calor por evaporación debe facilitarse con un diseño adecuado y en temperatura de aire altas se requiere prendas gruesas para proporcionar una capa de aislamiento. En condiciones de calor seco, el uso de tejidos permeables evita la evaporación del sudor. Con una combinación de radiación y temperatura de aires altas se recomienda protección completa del cuerpo con el uso de trajes que estén aluminizados y tengan una gruesa capa de aislamiento. Los trajes deben diseñarse para poder desprenderse de ellos rápidamente. Donde sea probable el contacto con objetos calientes, los materiales de las prendas protectoras deben ser fuertes y resistentes al aplastamiento total por la presión externa ya que el aislamiento ofrecido por estos materiales es proporcional a su espesor. Las prendas ordinarias, teniendo las ventajas de costo, comodidad y permeabilidad al aire y al vapor de agua, se utilizan a menudo para trabajos con calor. Proporciona una capa de aislamiento y al mismo tiempo una proporción considerable del calor de radiación, que lo absorbe en las capas superficiales. Trajes climatizados: Puede considerarse que las prendas protectoras están climatizadas si llevan incorporado un sistema, aunque sea sencillo, que regula los cambios en el microclima. Tales trajes son mas complejos y caros que los no climatizados y se utilizan donde el trabajo no puede hacerse con seguridad o satisfactoriamente sin su protección tal como la inspección de los hornos después de haber estado cerrado, en ambientes que contengan polvos y gases perjudiciales y ambientes extremadamente fríos. [12] Métodos de aclimatación: La aclimatación al calor debe de realizarse cuando las temperaturas en termómetro seco y húmedo se hallen entre 33-35 °C y 25-28 ° C, respectivamente. Ha habido cierto desacuerdo en lo referente a las ventajas relativas de la aclimatación en un ambiente natural (como una región tropical) y en una cámara climática. Las diferencias observadas entre los

dos métodos se basan exclusivamente en factores psicológicos. Aunque las técnicas de aclimatación pueden ser costosas, se obtienen buenos resultados: especialmente se mejora la forma física de los trabajadores, se disminuye la incidencia de golpes de calor mortales y se puede eliminar a tiempo a los trabajadores no adaptables. Para conseguir una buena aclimatación para trabajo pesado en condiciones de calor, es mejor someter al individuo a trabajo muy duro bajo condiciones moderadamente cálidas, que someterle a trabajo ligero bajo condiciones climáticas muy severas. Sin embargo, con el fin de obtener una buena aclimatación en un período de tiempo razonable, el período de ejercicio debe ser suficientemente largo. El trabajo durante una hora diaria a una temperatura elevada sólo producirá una aclimatación parcial al cabo de dos semanas y tanto la frecuencia cardiaca como la temperatura rectal continuarán siendo demasiado altas. Por otro lado, según los autores sudafricanos, un trabajo moderado que precise un consumo de oxígeno de 1,0 a 1,4 L/ min durante 4 h al día y a una temperatura húmeda de 32 C, durante 8 días consecutivos, asegurará una aclimatación completa para las tareas más duras de una mina y disminuirá el riesgo de golpe de calor mortal al 0.002 por 100. [16] 2.7 Control del Riesgo

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales de los Estados Unidos ha establecido las normas actuales (29 CFR* 1910.147 9) para la industria en general a fin de prevenir lesiones y muertes debido al contacto con energía peligrosa).[ ] Esta norma requiere que los empleadores establezcan un programa que consista en la aplicación de procedimientos de control de energía, de capacitación de empleados y de inspecciones periódicas a fin de asegurar que antes de que cualquier empleado preste servicio o mantenimiento a cualquier máquina o equipo donde pudiera presentarse la activación inesperada, el arranque o la descarga de energía almacenada y causar lesión, se debe aislar la máquina o equipo de la fuente de energía y hacer que no se pueda operar tal máquina o equipo. Algunos de los elementos de la norma son los siguientes:

Antecedentes. El estándar para el control de la energía peligrosa (cierre/Tagout), 29 CFR 1910.147, trata las prácticas y los procedimientos que son necesarios para inhabilitar la maquinaria o el equipo y prevenir el lanzamiento de la energía potencialmente peligrosa mientras que se están realizando el mantenimiento y las actividades de mantenimiento. Las recomendaciones del cierre/del tagout de este estándar están para la protección de los trabajadores generales de la industria mientras que realizan además funciones del mantenimiento. Contiene pautas de la inspección. El estándar incorpora los requisitos de funcionamiento que no prohíben a patrones flexibilidad en los programas del cierre. Las evaluaciones de la conformidad con 29 CFR 1910.147 serán llevadas durante toda la inspección general de la industria dentro del alcance del estándar y llevara Información adicional para suplir la revisión de los expedientes. La revisión de expedientes incluirá la atención especial a lesiones relacionadas con las operaciones del mantenimiento. Considera solicitar al patrón el cualquier análisis de peligro y la documentación

incluyendo: procedimientos para el control de la energía peligrosa,parada, aislamiento del equipo, cierre, lanzamiento de la energía almacenada, verificación del aislamiento; certificación de inspecciones periódicas; y certificación del entrenamiento. El procedimiento documentado debe identificar los tipos específicos de energía que se controlará y, en casos donde está ser utilizado un procedimiento común, el equipo específico cubierto por el procedimiento común se debe identificar por lo menos por el tipo y la localización. La identificación de la energía que se controlará según la magnitud y el tipo de energía. Además considera para las directivas de la empresa: (1) Verificar que el entrenamiento de empleados autorizados incluya: (a) Reconocimiento de la energía peligrosa;

(b) El tipo y la magnitud de energía encontrada en el lugar de trabajo; (c) Los medios y los métodos de aislar y/o de controlar energía. (d) Los medios de la verificación del control eficaz de la energía, y el propósito de los procedimientos de ser utilizado. (2) Verificar que hayan mandado a los empleados expuestos en el propósito y el uso de los procedimientos del control de la energía. (3) Verificar que informen al resto de los empleados que pueden ser afectados por los procedimientos del control de la energía sobre el procedimiento y la prohibición referentes a las tentativas de recomenzar o reenergizar tales máquinas o equipo. En caso que las deficiencias sean identificadas se evaluará la conformidad del patrón con los requisitos específicos del estándar, con particular atención a la dirección interpretativa y a lo siguiente: • • Evaluar la conformidad con los requisitos para la inspección periódica de procedimientos. Asegurarte de que la persona que realiza la inspección periódica sea empleado autorizado con excepción de el que está que utiliza el procedimiento que es examinado. • Evaluar la conformidad con los requisitos de la reinstrucción que resultan de la inspección periódica de procedimientos y de prácticas, o de cambios en el equipo/procesos. • Evaluar los procedimientos del patrón para el gravamen, y la corrección de desviaciones de las insuficiencias identificadas durante las inspecciones periódicas del procedimiento del control de la energía. • Identificar los procedimientos para el lanzamiento del cierre/del tagout, incluyendo:

(1) Reemplazo de salvaguardias, inspección de la máquina o del equipo, y retiro de herramientas y del equipo no esenciales; (2) Colocación segura de empleados; (3) Retiro de los dispositivos del cierre. (4) Notificación de empleados afectados que el mantenimiento y el mantenimiento está terminado. [48]

Por su parte la Organización de Higienistas Ocupacionales de los Estados Unidos (NIOSH) [2], recomienda que los empleadores pongan en práctica los siguientes pasos para prevenir lesiones y muertes de trabajadores que deben trabajar con energía peligrosa en sus trabajos: • • • • • Cumplir con las disposiciones de OSHA. Establecer y poner en práctica un programa de control de energía peligrosa. Identificar y poner etiquetas en todas las fuentes de energía peligrosa. Cortar la electricidad, aislar, bloquear y disipar todas las formas de energía peligrosa antes de comenzar el trabajo. Establecer programas de bloqueo e identificación con etiquetas que: o –requieran a los trabajadores asegurar los dispositivos de control de energía con sus propios candados y llaves asignados individualmente (únicamente una llave por cada candado controlado por el trabajador); o –requieran que cada candado usado para asegurar un dispositivo de control de energía esté claramente marcado con etiquetas durables a fin de identificar al trabajador asignado al candado; o –aseguren que el trabajador que instale un candado sea el que lo retire después de haber completado todo el trabajo; y

o

–si no se completa el trabajo cuando cambia el turno, los trabajadores

que llegan con el turno deben instalar sus propios candados antes de que los trabajadores que salen retiren los suyos. • • • • • • Verificar por medio de una prueba y por observación que se hayan desactivado todas las fuentes de energía antes de comenzar el trabajo. Inspeccionar el trabajo de reparación antes de reactivar el equipo. Asegurar que todos los trabajadores se mantengan alejados de los puntos de peligro antes de reactivar la energía en el sistema. Adiestrar a todos los trabajadores en los conceptos elementales del control de energía peligrosa. Incluir un programa de control de energía peligrosa en cualquier programa de entrada a espacios confinados. Recomendar a los fabricantes que diseñen máquinas y sistemas que faciliten el control de energía peligrosa. [2]

3.

Emisiones de gases y material particulado

3.1 Generalidades Existen tres productos generados en sistemas energéticos que producen efectos negativos en la salud de los trabajadores: cenizas, escorias y gases emitidos (generalmente por chimeneas, tubos de escape y emisión a cielo abierto por combustión. Cenizas y escoria son residuos tóxicos con contenidos muy altos en dioxinas y metales pesados, considerados muy contaminantes. [6] Las emisiones gaseosas incluyen los gases y los vapores inorgánicos y orgánicos. Las emisiones gaseosas principales incluyen el monóxido de carbono (CO), el bióxido de carbono (CO2), los óxidos del nitrógeno (NOx), el dióxido de sulfuro (SO2), los hidrocarburos (HC), y vapor de agua. Están constituidas por una mezcla de partículas gruesas y material mas pequeño llamado partículas finas. Las dos fracciones tienen diferente origen y composición. Las partículas gruesas tienen 2.5 micrómetros de diámetro hasta mas de 40 micrómetros. Se forman por la trituración mecánica, la molienda o la abrasión de superficies. [5] Las partículas finas tienen menos de 2.5 micrómetros de diámetro. Provienen generalmente de fuentes de combustión (como automóviles, plantas de energía y cocinas de leña), ya sea a través de la condensación de materiales volatilizados (material particulado primario) o de gases precursores que reaccionan en la atmósfera y forman partículas secundarias. [31] Estos últimos años se ha evidenciado que la contaminación atmosférica contribuye a exceso de mortalidad y de morbilidad. Los tipos específicos de efectos de salud se relacionan con la exposición a los gases inorgánicos, material particulado, y los elementos como por ejemplo el plomo y a las toxinas los irritantes y los agentes carcinógenos inorgánicos y orgánicos.

El incremento de los efectos de salud adversos debido a la exposición a material particulado específicamente partículas finas, se viene manifestando por alteración en la función pulmonar y manifestándose como tos, asma, así como enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedades cardiovasculares y cáncer de pulmón. Las partículas aerotransportadas pequeñas del agente contaminador tienen coeficientes de difusión grandes y así una probabilidad muy alta de la deposición en los alvéolos. La composición puede determinar de qué manera reacciona la zona respiratoria, o el cuerpo responde. Partículas más pequeñas (menos de 2.5 micrómetros de diámetro) contienen una fracción importante de los oligoelementos y de las toxinas presentes en el aire (incluyendo el hollín, condensados ácidos, arsénico, berilio, cadmio, amonio, mercurio, plomo, hidrocarburos aromáticos policíclicos, sulfatos y nitratos, así como los metales de rastro y otras toxinas.
Las

partículas con diámetro entre PM10 y PM2.5 están compuestas por materiales

cristalinos como silicona, compuestos de hierro y aluminio; la masa de partículas ultrafinas está compuesta por material orgánico y también por contaminantes inorgánicos como sulfatos, amonio y otros.) Algunas partículas pueden actuar como portadores de los productos químicos o de los gases fijados por adsorción que pueden actuar como disparadores para los varios efectos de salud.

Composición de las Emisiones Gaseosas

Los gases emitidos contienen los siguientes componentes: Material particulado o micropartículas, gases atmosféricos, metales pesados, dioxinas, furanos y policlorobifenilos, hidrocarburos policíclicos aromáticos y ozono. A continuación se describen algunos aspectos generales de cada uno de estos: Material particulado o micropartículas: Las partículas más finas, "respirables", en particular aquellas con un tamaño menor 0.1µm, denominadas ultrafinas, no son frenadas por los mecanismos de protección del sistema respiratorio y llegan a los alveolos pulmonares resultando, así, lesivas para la salud humana. Se relacionan con enfermedades del aparato respiratorio como asma e incremento de mortalidad prematura por

enfermedades respiratorias y del corazón. Está documentado un incremento de la mortalidad por mínimos aumentos de en las micropartículas en el ambiente. Gases atmosféricos: Son varios los principales gases emitidos por sistemas energéticos con efectos nocivos sobre la salud de los trabajadores expuestos: (Óxidos de nitrógeno, Óxidos de azufre, aerosoles ácidos, dióxido de Carbono, monóxido de Carbono).

Öxidos de nitrógeno: el nítrico (NO), que es el gas liberado mayoritariamente, se oxida

rápidamente a nitroso o dióxido (NO2), que es el responsable de su toxicidad. Puede producir diversas patologías, dependiendo de su concentración: edema pulmonar, neumonía, bronquiolitis obliterante y enfisema.

Aerosoles ácidos: englobados en las micropartículas, en niños se asocian directamente

con efectos adversos sobre el aparato respiratorio. [7]

Anhídrido o dióxido carbónico (CO2): Responsable principal del nocivo Efecto

Invernadero.

Monóxido de Carbono (CO). El monóxido de carbono es un contaminante atmosférico sumamente tóxico y peligroso, producto de la combustión incompleta de los hidrocarburos, principales componentes de la gasolina, la madera, hulla y otros materiales. Químicamente es bien conocido que la combustión de la gasolina casi nunca es completa aún en los automóviles más modernos y recién ajustados, pues siempre se forma alguna cantidad de monóxido de carbono (CO), especialmente si las gasolinas no son de buena calidad. El CO es un gas que no se puede ver ni oler, pero que puede causar la muerte cuando se respira en niveles elevados, intoxica la sangre impidiendo el transporte de oxígeno pulmonar hacia los tejidos y las células del organismo, lo que constituye su principal peligro. [32]

Óxidos de Azufre: Al penetrar a las vías respiratorias destruye las pilosidades o cilios del epitelio del sistema pulmonar, que tienen la función de evacuar partículas de polvo y aerosol de los bronquios. Este efecto es especialmente manifiesto en los niños, que pueden desarrollar una enfermedad aguda, que se manifiesta por una tos seca y fiebre, y en casos extremos, puede producir la muerte por asfixia. El dióxido de azufre afecta los ojos y la piel, las personas afectadas con mayor frecuencia por la exposición son los trabajadores de las plantas en las cuales el dióxido de azufre se produce como derivado, como en la industria de la fundición del cobre. El dióxido de azufre se biotransforma (modifica) en el cuerpo en un producto de descomposición que se mide en sangre y orina. Cuando alcanza las 20 ppm produce una fuerte irritación en ojos, nariz, garganta, incrementa la crisis asmática y recrudece las alergias respiratorias. Si la concentración y el tiempo de exposición aumentan, se producen afecciones respiratorias severas. Una exposición a 400 - 500 ppm, aunque sea corta, puede resultar fatal para el organismo al producir y agravar ciertos padecimientos cardiovasculares

Metales Pesados: Debido a la mejora en las tecnologías, los niveles de metales pesados que se liberan, a excepción del mercurio, han disminuido considerablemente. Su toxicidad es muy grande, y como ocurre con las dioxinas, una reducción de los niveles de metales pesados en los gases de chimenea, implica el correspondiente aumento de estos niveles en las cenizas, que en último término contaminarán el medio ambiente donde se depositen. [8] Dioxinas, furanos y policlorobifenilos: No existen en la naturaleza, salvo por incendios forestales o erupciones volcánicas. Se forman en procesos de combustión por debajo de 800º. Se destruyen por encima de esa temperatura, pero al enfriarse se vuelven a sintetizar. Las dioxinas son productos no deseados de una amplia gama de procesos industriales. En términos de emisión de dioxinas al medio, las incineradoras de residuos sólidos son los peores culpables. En palabras de la Organización Mundial de la Salud: las dioxinas son "delincuentes de repetición" para el medio ambiente. Pertenecen al grupo especial de peligrosos productos químicos conocidos como contaminantes orgánicos persistentes. En el medio, las dioxinas tienden a acumularse en la cadena alimenticia. Cuanto más arriba se

va en la cadena alimenticia, mayor es la concentración de dioxinas. Nosotros que somos consumidores finales somos los que más expuestos estamos a dichos productos. Una vez que las dioxinas han entrado en nuestro organismo se unen a las grasas de forma permanente, de forma que su vida media en el cuerpo es, como promedio, de siete años (Vida media: tiempo en el que la concentración en sangre se reduce a la mitad) de ahí sus efectos dañinos prolongados en la salud humana. Los fetos son los más sensibles a la exposición a dioxinas. "Los recién nacidos pueden ser también más vulnerables a ciertos efectos" [8]. "Otras dioxinas y furanos se ha demostrado que son también potentes promotores de tumores" [14]. "En las personas, tras consumo accidental de alimentos contaminados con policlorobifenilos, se han observado lesiones a nivel de la piel, en el hígado, bronquitis crónica, inmunosupresión, efectos hormonales, neuropatías y efectos en niños nacidos de madres expuestas, como prematuridad, efectos endocrinológicos y neuroconductuales (retraso de maduración y peor desarrollo cognitivo en la infancia) y defectos de audición" [9]. Hidrocarburos policíclicos aromáticos: Los benzopirenos, productos de la combustión del papel, son los principales responsables del cáncer de pulmón debido al tabaco. También producen alteraciones hematológicas (anemia aplásica) y dermatológicas. Con ellos se han observado los efectos mutagénicos. Ozono: El ozono es una molécula gaseosa formada por tres átomos de oxígeno. El que esta situado en la capa de aire más cercana a la tierra (Troposfera), forma, junto a otros tóxicos, una mezcla de gases contaminantes conocida como "smog", dañina para la salud. El ozono situado en la estratósfera protege la vida en la Tierra al absorber parte de los rayos ultravioleta del sol. El ozono (O3) es un gas incoloro cuyo olor se detecta a niveles muy bajos. Se forma como resultado de la interacción entre compuestos orgánicos, como cetonas, aldehídos e hidrocarburos no saturados y óxidos de nitrógeno en presencia de la luz solar. También es

formado por cualquier otra fuente de energía de gran capacidad, como rayos, equipos eléctricos de alto voltaje y dispositivos para la purificación del aire y el agua. [33] El ozono es uno de los principales contaminantes atmosféricos presentes en las zonas altamente industrializadas y en las ciudades con un número alto de automóviles. Más de la mitad de los ingredientes necesarios para producir el ozono provienen de los gases de escape de los automóviles. La formación del ozono tiene lugar más frecuentemente en las horas de la mañana y al mediodía y empieza a disminuir al finalizar la tarde y al llegar el anochecer.

3.2

Efectos en la salud por exposición a material particulado y gases

La atención se ha concentrado mayormente en las partículas PM10, que pueden ser inhaladas y penetrar con facilidad al sistema respiratorio humano, causando efectos adversos a la salud de las personas. Las de diámetro mayor de 10 micras, que no ingresan al aparato respiratorio, quedan atrapadas en las fosas nasales. La disposición del material particulado inhalado depende de la respiración (frecuencia y profundidad) de cada persona y del tamaño de la partícula. Las partículas más grandes se depositan en el área extratoráxica de los pulmones (fosas nasales, laringe). Las partículas entre 5 y 10 micras se depositan en los bronquios y las menores de 5 micras se depositan en los bronquiolos y alvéolos. Las partículas depositadas en los pulmones son eliminadas generalmente por la actividad mucociliar y por lo macrófagos en periodos que pueden ser de semanas a años. Las numerosas investigaciones realizadas en todo el mundo han evidenciado asociación positiva entre la concentración de los contaminantes en el aire (material particulado, SOX, NOX, CO2, CO y O3) y efectos negativos en la salud de las personas. Con referencia a los compuestos orgánicos volátiles y los hidrocarburos policíclicos aromáticos, como otros contaminantes, no ha sido bien documentado el impacto en la salud. Los grupos más susceptibles a los efectos adversos de la contaminación del aire son los niños, los ancianos y aquellos con enfermedades cardíacas o respiratorias. Estos efectos en la salud incluyen incremento en los síntomas respiratorios, disminución en la función pulmonar, incremento en la

hospitalización y consultas médicas por enfermedades respiratorias y cardiovasculares, incremento de la morbilidad respiratoria, en el ausentismo laboral y escolar por restricción de las actividades y en la mortalidad por enfermedad cardiovascular. [34] La exposición de los seres humanos ocurre generalmente en algunos casos por periodos cortos u ocasionales a gran cantidad de contaminante lo que se consideraría una exposición aguda o durante un tiempo prolongado a concentraciones bajas (exposición crónica). La exposición crónica plantea un problema de percepción debido a que los signos y síntomas no tienen una manifestación grave, pasando desapercibidos o ser fácilmente confundidos con otro tipo de enfermedad, (rinitis, virosis respiratoria, alergia respiratoria, sinusitis, faringitis alérgica, bronquitis inespecífica, etc). Su manejo implica consecuencias económicas para el sistema de seguridad social, el trabajador, su familia y el sistema económico (incremento del número de consultas, incapacidades, pago de supernumerarios para reemplazar el incapacitado, paro en la producción, disminución de la producción por las ausencias, etc.) En la exposición crónica se da otro problema, la mezcla de contaminantes, los cuales en combinación conllevan la interacción de diversas sustancias entre si generándose situaciones de potenciación de los efectos, adición o incremento de estos o posiblemente en algunos casos, antagonismo de efectos lo que disminuiría el efecto en la persona expuesta.

3.2.1 Efectos por exposición a material particulado
Diferentes estudios han evidenciado incremento del riesgo de morir por exposición a material particulado en áreas con aumento en las concentraciones de éste y se ha encontrado que las altas concentraciones de este contaminante están asociadas con la mortalidad diaria y admisiones hospitalarias. Personas con enfermedad pulmonar o cardiaca, pero no con un diagnóstico específico de Infarto al Miocardio (IM), diabetes, ICC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), o desórdenes de conducción cardiaca tuvieron un incremento del 0,74% en el riesgo de morir por exposición a concentraciones crecientes de material particulado. Personas con I.M. incrementaron el riesgo en el doble (2.7) y quienes tenían diabetes aumentaron al doble el riesgo de morir, concluyéndose que en una población frágil los individuos con diagnóstico de IM o diabetes tuvieron un mayor riesgo de morir asociado con altas concentraciones de material particulado. Según el artículo (ver

referencia [35]), estos resultados sugieren que la susceptibilidad podría derivarse de un daño previo vascular a nivel del corazón. Al respecto, datos históricos documentan que la contaminación atmosférica condujo a casos de muerte, la mayoría en personas en personas con enfermedad respiratoria y cardiovascular conocida. En estudios epidemiológicos se ha evidenciado que en casos de picos de contaminación atmosférica por material particulado, están asociados a morbilidad y mortalidad crecientes, de origen cardiovascular. Y se demostró que la exposición durante dos horas a contaminación atmosférica con material particulado aumento el número de casos con infarto del miocardio. [37] contaminación por partículas puede precipitar muerte prematura por causas cardíacas La y/o población mas afectada se encuentra por encima de 55 años. Se tiene entonces la sospecha que la respiratorias, existiendo evidencia que la vida en un clima contaminado puede contribuir a los riesgos a largo plazo de muerte por enfermedad cardiaca. Se tiene evidencia toxicológica que apoya la idea de que partículas ultrafinas tienen toxicidad especial comparada con partículas mas grandes. Además otros componentes del Material Particulado, tales como metales en transición y endotoxinas, podrían mediar efectos nocivos. Al parecer las partículas ultrafinas median en la facilitación de la afluencia del calcio a los macrogafos. Igual se evidencia un aumento de la tensión oxidativa. Se ha encontrado, en individuos expuestos a contaminación ambiental, que la viscosidad de la sangre, el fibrinogeno y la proteína C reactiva (indicador de inflamación) están aumentados. Esto se ha considerado que se debe a una desagregación de partículas en el pulmón. El mecanismo de la tensión oxidativa se considera mediado por metales en transición (producto de la combustión de combustibles). Consideran que en las partículas ultrafinas, pueden tener superficies mas reactivas que el mismo material en forma mas grande y puede actuar por separado como mediador de la lesión en el pulmón. En una investigación en 388 hombre de 50 a 69 años se demostró asociación entre la elevación del PM10 y el aumento de la proteína C Reactiva en Sangre, siendo esta un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular. [36].

3.2.2

Efectos por exposición a monóxido de carbono

El monóxido de carbono causa su daño al reaccionar con la hemoglobina de la sangre, formando carboxihemoglobina (COHb). El CO se une a la hemoglobina aproximadamente 220 veces con mayor intensidad que el oxígeno de modo que pequeñas cantidades de este gas en el aire que se respira pueden hacer que cantidades significativas de la hemoglobina formen COHb. La

hemoglobina así combinada no puede desempeñar su función normal como es la de transportar oxígeno en la sangre (como Oxihemoglobina, O2Hb). Como la sangre presenta un déficit en el transporte de oxígeno en el organismo, se ocasiona déficit de oxigeno en los tejidos produciéndose efectos negativos en las personas. En la Tabla 7 se presentan se presentan los efectos a la salud para cada porcentaje de hemoglobina de la sangre convertida a COHb

Tabla 7. Efectos del monóxido de carbono a la salud
% de la hemoglobina de la sangre convertida en COHb Efectos

0,3 – 0,7

Norma fisiológica para los no fumadores

2,5 – 3,0

Decrementos en la función cardiaca en individuos con algún padecimiento; alteraciones en el flujo sanguíneo, y, después de una exposición prolongada, cambios en la concentración de glóbulos rojos.

4,0 – 6,0

Deterioros visuales, disminución en la capacidad de percepción de estímulos, capacidad laboral reducida.

3,0 – 8,0

Valores de rutina en los fumadores, quienes producen más glóbulos rojos para compensar

10,0 – 20,0

Dolor de cabeza ligero, languidez, falta de aliento para realizar esfuerzos, dilatación de las células sanguíneas en la piel, visión anormal, daño potencial a los fetos.

20,0 – 30,0

Dolores de cabeza severos, náuseas, destreza manual anormal.

30,0 – 40,0

Músculos débiles, nausea, vómito, oscurecimiento de la visión, dolores de cabeza severos, irritabilidad y capacidad disminuida de discernimiento.

50,0 – 60,0

Desmayo, convulsiones, coma.

60,0 – 70,0 > 70,0

Coma, actividad cardiaca y respiración deprimida, a veces mortal Mortales.

Fuente: Ver referencia [39] Tabla 8. Efectos en el pulmón ocasionados por monóxido de carbono

Concentración (ppm)

Tiempo de exposición

Efecto observado

0.08 – 0,15

Tos y dolor de cabeza

0,12

1 - 3 horas

En individuos sanos, durante el ejercicio: Disminuye la Tasa Máxima de Flujo respiratorio y la Capacidad Vital Forzada. Incrementa la sensibilidad de las vías aéreas, lo cual podría significar un aumento en la respuesta a otros contaminantes.

0,12

2 - 5 horas

Disminución de la función pulmonar en niños y adultos, durante ejercicio fuerte

0,24

1 - 3 horas

En individuos sanos, durante el ejercicio: Incremento en la frecuencia respiratoria, disminución en la resistencia de las vías aéreas, disminución de la función pulmonar.

3.2.3 Efectos por exposición a óxidos de nitrógeno La población general está expuesta a los óxidos de nitrógeno principalmente al respirarlos en el aire. La gente que vive cerca de fuentes de combustión o donde existen cantidades significativas de vehículos puede estar expuesta a niveles de óxidos de nitrógeno más elevados. Las viviendas y recintos industriales que utilizan madera como combustible o que usan calentadores de querosén y cocinas de gas tienden a tener niveles de óxidos de nitrógeno más altos en su interior comparadas a viviendas que no usan estos artículos. El monóxido de nitrógeno y el dióxido de nitrógeno están presentes en el humo de tabaco, por lo tanto, los fumadores o fumadores pasivos pueden estar expuestos a los óxidos de nitrógeno.

Los niveles importantes de óxidos de nitrógeno en el aire pueden irritar los ojos, la nariz, la garganta, los pulmones, y posiblemente causar tos y una sensación de falta de aliento, cansancio y náusea, también puede producir acumulación de líquido en los pulmones 1 ó 2 días luego de la exposición. Respirar altos niveles de óxidos de nitrógeno puede rápidamente producir quemaduras, espasmos y dilatación de los tejidos en la garganta y las vías respiratorias superiores, reduciendo la oxigenación de los tejidos del cuerpo, produciendo acumulación de líquido en los pulmones y la muerte. Cuando la piel o los ojos entran en contacto con altas concentraciones de monóxido de nitrógeno gaseoso o dióxido de nitrógeno líquido probablemente sufrirían quemaduras graves [40] De acuerdo con las concentraciones de NOx en el ambiente, hay evidencias recientes que sugieren un efecto de los contaminantes fotoquímicos sobre las infecciones, se dice que pueden provocar respuesta inflamatoria y dañar los macrófagos alveolares, con el consiguiente incremento del riesgo de infecciones pulmonares. En la Tabla 9 para diferentes concentraciones y tiempo de exposición, se presentan los efectos en la salud del dioxido de nitrogeno. Tabla 9. Efectos en la salud humana por exposición a dióxido de nitrógeno.
Concentración (ppm) Tiempo de exposición Efecto observado

5

14 hrs.

Individuos normales: Incremento de la resistencia de las vías aéreas, aumento de la hiperreactividad bronquial.

2,5

2 hrs.

Individuos normales: Incremento de la resistencia de las vías aéreas.

1

2 hrs.

Individuos normales: Pequeño cambio en CVP*

0,5-5

3-60 min.

Individuos con bronquitis crónica: resistencia de las vías aéreas

Incremento

de

la

0,5

20 min.

Individuos asmáticos, con 10 min. De ejercicio moderado:

Disminución de FEVI** *CVF: Capacidad vital forzada
** FEV1: Tasa máxima de flujo espiratorio

Fuente: Ver referencia [41]

3.2.4

Efectos por exposición a óxidos de azufre

Al penetrar a las vías respiratorias destruye los cilios del epitelio del sistema pulmonar, que tienen la función de evacuar partículas de polvo y aerosol de los bronquios. Este efecto es especialmente manifiesto en los niños, que pueden desarrollar una enfermedad aguda, que se manifiesta por una tos seca y fiebre, y en casos extremos, puede producir la muerte por asfixia[5] El dióxido de azufre afecta los ojos y la piel, las personas afectadas con mayor frecuencia por la exposición son los trabajadores de las plantas en las cuales el dióxido de azufre se produce como derivado, (industria de la fundición del cobre). El dióxido de azufre se biotransforma (modifica) en el cuerpo en un producto de descomposición que se mide en sangre y orina. Cuando alcanza las 20 ppm produce una fuerte irritación en ojos, nariz, garganta, incrementa la crisis asmática y recrudece las alergias respiratorias. Si la concentración y el tiempo de exposición aumentan, se producen afecciones respiratorias severas. Una exposición a 400 - 500 ppm, aunque sea corta, puede resultar fatal para el organismo al producir y agravar padecimientos cardiovasculares. Ver Tabla 10 para los efectos a diferentes concentraciones Tabla 10. Efectos en la salud humana por exposición a dióxidos de azufre
Concentración en 24 horas (μg/m3) 400-900 500-1700 Efecto Observado Posible incremento de los síntomas respiratorios (tos, irritación de la garganta y silbidos en el pecho) en personas con asma. Incremento de los síntomas respiratorios en personas con asma y posible agravamiento de las personas con enfermedades pulmonares y cardíacas. Incremento significativo de los síntomas respiratorios en personas con

1700-2300

asma y agravamiento de las personas con enfermedades pulmonares cardíacas. 2300-2900 Síntomas respiratorios severos en personas con asma y riesgo serio de agravamiento de las personas con enfermedades pulmonares y cardíacas. Cambios en la función pulmonar y síntomas respiratorios en individuos sanos.

>2900 Fuente: Ver referencia [41]

3.2.5

Efectos por exposición a ozono

Los síntomas de la exposición a concentraciones bajas de ozono comprenden irritación de los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones. Estos síntomas se observan al cabo de tan solo 10 a 30 minutos de exposición. En concentraciones más altas, se presentan problemas respiratorios y de tos. Las concentraciones aún más altas causan dolor en el pecho y neumonía. Los individuos que padecen enfermedades pulmonares, como asma y enfisema, son más sensibles a niveles más bajos de ozono. [x08] En la tabla No 11 se detallan los efectos según la concentración de ozono y el tiempo de exposición.

Tabla 11. Efectos en la salud humana por exposición a ozono
Concentración (ppm) 0.08 – 0,15 0,12 Tiempo de exposición 1 - 3 horas Efecto observado Tos y dolor de cabeza En individuos sanos, durante el ejercicio: Disminuye la Tasa Máxima de Flujo respiratorio y la Capacidad Vital Forzada. Incrementa la sensibilidad de las vías aéreas, lo cual podría significar un aumento en la respuesta a otros contaminantes. Disminución de la función pulmonar en niños y adultos, durante ejercicio fuerte En individuos sanos, durante el ejercicio: Incremento en la frecuencia respiratoria, disminución en la resistencia de las vías aéreas, disminución de la función pulmonar.

0,12 0,24

2 - 5 horas 1 - 3 horas

Fuente: Ver referencia No [41]

4

Ruido

EL ruido es definido como cualquier sonido indeseable, es una forma de contaminación, pues se trata de la emisión de energía hacia el medio ambiente. Técnicamente, el ruido es un tipo de energía secundaria (energía mecánica) de los procesos o actividades que se propaga en el ambiente en forma de ondulatoria compleja desde el foco productor hasta el receptor a una velocidad determinada y disminuyendo su intensidad con la distancia y el entorno físico. 4.1 Sonido El sonido es una alteración física en un medio (gas, líquido o sólido) que puede ser detectada por el oído humano. También puede expresarse como la sensación auditiva excitada por una perturbación física en un medio. Conceptos Acústicos

El sonido, se define físicamente como las variaciones de presión que se propagan a través de un medio físico, siendo el más importante el aire. En forma subjetiva el sonido puede entenderse como una diferencial de presión captada por el oído y que produce una sensación auditiva en el cerebro.

Ruido El ruido puede definirse como una combinación desordenada de sonidos que generan una sensación desagradable, que producen efectos adversos, fisiológicos y psicológicos, que interfieren en las actividades humanas de comunicación, trabajo y descanso.

Los sonidos con frecuencias por debajo de 20 Hz son normalmente inaudibles por el hombre y se conocen como infrasonidos; los sonidos con frecuencias superiores a 20.000 Hz son igualmente inaudibles y son llamados ultrasonidos. La frecuencia de un sonido produce un tono distintivo, que puede ser grave o agudo. Los tonos graves corresponden a frecuencias bajas y los agudos a frecuencias altas. Cuanto más rápidamente vibre la fuente que provoca el sonido, más agudo es el tono del mismo. Los tonos agudos irritan más el oído que los tonos graves. Presión Sonora La presión sonora es la característica que permite oír un sonido a mayor o menor distancia. Indica la cantidad de energía que transporta el sonido para su propagación. La sensación auditiva de un sonido débil, por ejemplo un susurro, es dada por sonidos de poca presión sonora y la de un sonido fuerte, como el estruendo producido por un avión, corresponde a una alta presión sonora. La mínima presión sonora que el oído humano puede detectar a una frecuencia de 1.000 Hz es de 20 micropascales (20 µ Pa) y la máxima es de 200 pascales (200 Pa). Los sonidos por encima de este valor, son dolorosos para el oído humano. Nivel de Presión Sonora (NPS) La unidad de medida del nivel de presión sonora es el decibel (dB), Dado que se usa una escala logarítmica, un pequeño aumento en decibeles, representa un gran aumento en la energía sonora [42]. En la Figura 7 presenta la relación ente la presión sonora y el nivel de presión sonora para diferentes fuentes.

PRESION SONORA vs. . vs µPa
200.000.000

NIVEL DE PRESION SONORA

dB
140 130

Umbral del Dolor Aviòn

20.000.000

120 110

2.000.000

100 90

Taladro Neumàtico Automòvil

200.000

80 70

20.000

60 50

Oficina Sala de Estudio

2.000

40 30

200

20 10

Bosque Umbral deAudiciòn

20

0

Figura 7

Relación entre Presión Sonora y Nivel de Presión Sonora

Tipos de Ruido Continuo. Cuando su nivel de presión sonora es relativamente uniforme, con muy pocos cambios ( ± 2 dB) durante el período de medición. Intermitente. Cuando se presentan niveles significativos de presión sonora con variaciones de ± 3 dB. Puede ser intermitente fijo o intermitente variable. La exposición intermitente es menos dañina para el oído que la exposición continua, inclusive si los niveles de presión sonora son considerablemente más altos en la exposición intermitente que en la continua. Impacto o Impulso. Es aquel en el cual la presión sonora fluctúa en forma brusca las variaciones se producen con intervalos, regulares o irregulares, superiores a 1 segundo. Equipos de Medición

Sonómetro Es un instrumento básico para la medición del nivel de presión sonora en decibeles. Los componentes fundamentales del instrumento son: micrófono, amplificadores de señal, atenuador, filtros correctores e indicador de medidas. Pueden ser de precisión, de aplicaciones generales y especiales. Analizador de Frecuencias Es el aparato que indica la distribución del sonido en función de sus frecuencias. Puede estar integrado a un sonómetro o ser independiente. Medidor de Impacto Normalmente viene incorporado al sonómetro. El medidor indica el valor pico de la señal, independientemente de su duración. Dosímetro Es un monitor de exposición que acumula el ruido continuamente. Se utiliza para aquellas condiciones de exposición en las cuales los niveles de ruido tienen una frecuente variación con respecto al tiempo, durante la jornada laboral. Valores límite permisibles La resolución 08321 de Agosto 4 de 1983 del Ministerio de Salud, fijó los valores límite permisible para exposición a ruido. La resolución 1792 de Mayo de 1.990 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social modificó dichos valores, en lo pertinente a ruido continuo e intermitente. Para ruido continuo e intermitente en la Tabla 11 se presentan los valores máximos de nivel de presión sonora para exposición a ruido y el tiempo máximo de exposición

Tabla 11. Niveles de presión sonora y tiempo máximo de exposición en la normatividad colombiana.

NIVEL DE PRESION SONORA dB (A) 85 90 95 100 105 110 115

TIEMPO MAXIMO DE EXPOSICION EXPOSICION (HORAS) 8 4 2 1 30 15 7.5 horas horas horas horas minutos minutos minutos

No se aceptarán exposiciones a ruido continuo e intermitente superiores a 115 dB (A).

4.2

Efectos en la Salud

Entre sus efectos negativos el más importante es la pérdida de audición. Esta pérdida de audición puede deberse a distintas causas, entre ellas:
• • • •

Edad. Ruido en el lugar de trabajo. Ruido proveniente de otras actividades. Procesos patológicos.

Los efectos específicos por exposición a ruido son auditivo y extraauditivos. Auditivo: La exposición prolongada a niveles elevados de ruido continuo causa, frecuentemente, lesiones auditivas progresivas, que pueden llegar a la sordera. También los ruidos de impacto o ruidos de corta duración pero de muy alta intensidad (golpes, detonaciones, explosiones...), pueden causar, en un momento, lesiones auditivas graves, como la rotura del tímpano.

Efectos extraauditivos El ruido es un estímulo que desde el nacimiento provoca reflejo de defensa (alerta, miedo, huida) y entonces puede provocar fuera de los efectos negativos en el órgano de la audición, efectos psíquicos, y alteraciones en el funcionamiento de otros órganos del ser viviente. Los siguientes son los principales efectos observados en seres humanos por exposición crónica a ruido. * * * * * * * * * Incremento de la presión arterial, disminución de la circulación periférica. Disminución de la motilidad gástrica y secreción digestiva. Facilitar la aparición de gastritis. Dolor abdominal inespecífico y constipación. Disminución del recuento de polimorfonucleares principalmente eosinófilos. Incremento de la secreción de adrenalina y noradrenalina, elevación de los niveles Insomnio, irritabilidad, interferencia con la comunicación hablada, disminución de Trastornos de conducta y agresividad. Alteraciones del sueño

de glicemia. la concentración, lentitud e imprecisión en tareas intelectuales.

En los estudios de relación entre la sensibilidad al ruido y desordenes psiquiatricos, se ha demostrado asociación significativa entre depresión y ruido [43]. Todos estos trastornos disminuyen la capacidad de alerta del individuo y pueden ser, en consecuencia, causa de accidentes. El ruido dificulta la comunicación e impide percibir las señales y avisos de peligro, hecho que puede ser también causa de accidente Es frecuente que el daño producido por el ruido se incremente si se expone el trabajador además a ciertas sustancias químicas. En la Tabla 12 se presenta la información respectiva
Tabla No 12 Sustancias que causan daño al oído

GRUPO SOLVENTES ASFIXIANTES METALES OTRAS SUSTANCIAS

SUSTANCIA QUIMICA Benceno, Tolueno, Xileno, Tricloroetileno, Disulfuro de Carbono Monóxido de Carbono Mercurio, Manganeso, Estaño, Plomo y derivados Arsénico, Cianuro, n-hexano

El ruido y medicamentos: Algunos medicamentos (antibióticos aminoglicosidos) usados en sobre dosis de acuerdo a cada persona pueden causar disminución de la audición por daño directo del órgano de la audición lo que sumado a la exposición al ruido pueden ocasionar un daño mayor en el individuo expuesto. A nivel laboral, el ruido y las sustancias tóxicas para el oído se encuentran frecuentemente combinadas en las industrias de: Pintura; impresión; construcción; fabricación de pegantes, químicos, muebles, productos metálicos y de cuero.

Conservación de la Audición Para prevenir y controlar las molestias, las alteraciones y la pérdida auditivas ocasionadas en la población por la emisión de ruido, en la Resolución 08321 de 1983, artículo 17, se establecieron los niveles sonoros máximos permisibles, los cuales se presentan en laTabla 13 Tabla No. 13 Nivel de presión sonora según zona receptora NIVEL DE PRESION SONORA EN dB(A) Periodo Diurno Periodo Nocturno 7:01 AM - 9:00 PM 9:01 PM - 7:00 AM

ZONAS RECEPTORAS

ZONA I Residencial ZONA II Comercial ZONA III Industrial ZONA IV De Tranquilidad

65 70 75 45

45 60 75 45

4.3

Protección Auditiva

Los protectores auditivos individuales para prevenir el trauma acústico, normalmente son el tapón para introducir en el canal auditivo, o del tipo orejera para recubrir la oreja o pabellón auditivo. La atenuación de cada uno varía con la frecuencia del ruido. Se requiere conocer las curvas de atenuación que tiene el protector auditivo en el espectro de frecuencia de banda de octavas, para la elección adecuada en cada caso particular. No se debe suministrar tapones auditivos donde el nivel de presión sonora sea mayor a los 104 dB(A) porque no atenua el exceso de ruido. En Colombia se deben suministrar protectores auditivos a todos los trabajadores expuestos a partir de los 85 dB(A), mientras se establecen otras medidas de control en la fuente o en el medio. Los sitios de trabajo se señalizarán, y se debe informar de la presencia del ruido a los trabajadores afectados, a sus representantes y a organismos encargados de la salud ocupacional. Cuando la exposición a ruido constituya un riesgo inevitable de pérdida auditiva permanente el empleador debe implementar un programa de conservación de la audición con los siguientes aspectos: • • • • Evaluación y análisis de la exposición a ruido Sistemas para el control de ruido Educación a cerca del riesgo Instrucciones sobre el uso apropiado de los protectores auditivos

Vigilancia mediante pruebas audiométricas y exámenes médicos periódicos.

En China se llevo a cabo un estudio transversal en 1205 trabajadores (expuestos a diversos niveles de ruidos) midiendo la presión arterial de los trabajadores y el nivel de exposición de ruido en el lugar de trabajo. Los resultados mostraron que el predominio de la hipertensión era 12.1% (similar al promedio de hipertensión que se tiene en Colombia en población general). El análisis logístico de la regresión demostró que el índice del peso corporal (BMI), la edad, y la historia de la hipertensión en padres y niveles de dosis acumulativos del ruido influenciaron el predominio de la hipertensión. Se concluye que controlar el peso corporal, la reducción del consumo del alcohol, disminuir el nivel de ruido en los lugares de trabajo y una dieta sana pueden reducir el índice del predominio de la hipertensión [10]. En la ciudad de Piracicaba, del Estado de Sao Paulo, en Brasil, se realizó un estudio de para verificar si la exposición de ruido ocupacional es un factor de riesgo significativo para los accidentes de trabajo. Se realizó una investigación de casos y controles que incluyó a 600 trabajadores entre 15-60 años quienes sufrieron accidentes ocupacionales típicos entre mayo y el octubre de 2004. El grupo de control incluyó a 822 trabajadores con edades entre 15-60años, atendidos en el mismo centro que los anteriores, y tenían un accidente no ocupacional o acompañaban a alguien que había sufrido un accidente. El riesgo del tener un accidente de trabajo era alrededor dos veces tan alto entre los trabajadores expuestos al ruido, después de controlar para varios covariables. La exposición de ruido ocupacional no sólo afectó estado de salud auditivo sino que también fue un factor de riesgo para los accidentes de trabajo [11].

5

Campos electromagnéticos

5.1

Aspectos Generales

Los campos electromagnéticos son una combinación de invisibles campos de fuerza eléctricos y magnéticos. Tienen lugar tanto de forma natural como debido a la actividad humana y comprende los campos estáticos, los campos de frecuencia extraordinariamente baja (ELF) y los campos de radiofrecuencia (RF), incluidas las microondas, abarcando la gama de frecuencia de 0 Hz a 300 GHz.

Campos electromagnéticos naturales son, por ejemplo, el campo magnético estático de la tierra al que estamos continuamente expuestos, los campos eléctricos causados por cargas eléctricas presentes en las nubes, la electricidad estática que se produce cuando dos objetos se frotan entre sí o los campos eléctricos y magnéticos súbitos resultantes de los rayos. Campos electromagnéticos de origen humano son, por ejemplo, generados por fuentes de frecuencia extremadamente baja (FEB) tales como las líneas eléctricas, el cableado y los electrodomésticos, así como por fuentes de frecuencia más elevada, tales como las ondas de radio y de televisión o, más recientemente, de teléfonos móviles y de sus antenas. Un campo magnético es un campo de fuerza creado como consecuencia del movimiento de cargas eléctricas (flujo de la electricidad). La fuerza (intensidad o corriente) de un campo magnético se mide en Gauss (G) o Tesla (T). El flujo decrece con la distancia a la fuente que provoca el campo. Un campo eléctrico es un campo de fuerza creado por la atracción y repulsión de cargas eléctricas (la causa del flujo eléctrico) y se mide en Voltios por metro (V/m). El flujo decrece con la distancia a la fuente que provoca el campo. 5.2. Efecto de los campos magnéticos y eléctricos en la salud.

El elevado número de expuestos a los campos electromagnéticos plantea un serio interrogante frente a los posibles daños en la salud y la magnitud de estos, teniendo en cuenta que existe susceptibilidad individual al efecto, además del tiempo de exposición, la edad y la intensidad del fenómeno físico. Se tiene poca claridad sobre la especificidad de los efectos. No hay evidencias precisas del efecto concreto por exposición a los campos electromagnéticos. cabeza, nerviosismo y depresión, entre otros mas subjetivos Los síntomas mas frecuentemente relacionados son: fatiga, dificultad para dormir, vértigos, nausea, dolor de

Se ha demostrado que los campos eléctricos como los magnéticos inducen tensiones eléctricas y corrientes en el organismo. De acuerdo al nivel de exposición, bajo una línea de transmisión de electricidad de alta tensión las corrientes inducidas son muy pequeñas comparadas con los umbrales para la producción de sacudidas eléctricas u otros efectos eléctricos. Se ha definido que hasta ahora el principal efecto biológico de los campos electromagnéticos de radiofrecuencia es el calentamiento pero que los niveles de campos de radiofrecuencia a los que normalmente están expuestas las personas no son los suficientes para para producir un calentamiento importante. Las recomendaciones para investigar y controlar los posibles riesgos estan orientadas hacia el efecto de calentamiento de las ondas de radio. Se ha recomendado investigar la posibilidad de que existan efectos debidos a la exposición a largo plazo a niveles inferiores al umbral para el calentamiento del organismo. [26] Muchos son los estudios y las instituciones gubernamentales y privadas que están investigando el tema de los efectos en la salud de las personas por exposición a campos electromagnéticos, dado el uso tan elevado e intenso que se tiene actualmente de equipos que general campos electromagnéticos. Luego de una investigación llevada a cabo en Europa, un grupo de expertos en España concluyó que, a la luz de los conocimientos científicos actuales, se puede afirmar que la exposición a campos electromagnéticos no

ocasiona efectos adversos para la salud, dentro de los límites establecidos en la Recomendación del Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea (1999/519/CE), relativa a la exposición del público a campos electromagnéticos de 0 Hz. a 300 GHz.; El cumplimiento de la citada recomendación es suficiente para garantizar la protección sanitaria de los trabajadores y ciudadanos. La Recomendación considera también tener en cuenta limitaciones de exposición en fuentes no naturales de campos electromagnéticos entre las cuales considera: . Sistemas de transporte ferroviario, metro, tranvías. . Líneas eléctricas y aparatos eléctricos. . Transmisores de radiodifusión . Sistemas de telefonía móvil . Estaciones de bases de telefonía móvil . Enlaces microondas . Radar En experimentos de laboratorio, se han detectado respuestas biológicas que, sin embargo, no son indicativas de efectos nocivos para la salud. No se ha identificado, hasta el momento, ningún mecanismo biológico que muestre una posible relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y el riesgo de padecer alguna enfermedad. Los valores de potencia de emisión actuales, a las distancias y sobre las bases de la evidencia científica disponible, las antenas de telefonía y los terminales móviles no representan un peligro para la salud pública pues los campos de radiofrecuencia usados por esta tecnología son relativamente bajos (entre 900 y 1800 megaciclos), y por lo tanto, es poco posible que aumenten la temperatura y expliquen efectos negativos en la salud. Desde el punto de vista preventivo, es necesario fomentar el control de los factores de riesgo ambientales y la vigilancia epidemiológica con el fin de hacer un seguimiento a medio y largo plazo de las exposiciones a campos electromagnéticos y las personas en condiciones de susceptibilidad a posibles daños (niños, embarazadas, ancianos y personas

con condiciones de salud debilitadas) deberían tener un cuidado especial evitando la exposición e informando de su condición (gestantes e inmunosuprimidos). Algunas situaciones especiales se han conocido relacionada con los campos electromagnéticos como por ejemplo en algunos casos de disfunción en marcapasos cardíacos por la interferencia con sistemas antirrobos en almacenes. Estudios de laboratorio indican que, en condiciones adversas extremas y haciendo un uso inapropiado del sistema, algunos modelos de marcapasos podrían ser susceptibles a los Campos electromagnéticos. Con respecto al uso de teléfonos móviles, se han evidenciado algunos riesgos:

Mal funcionamiento del implante en 1/100000 portadores de marcapasos (Irnich y col., 1996). Estos autores recomiendan el uso de marcapasos no susceptibles y la adopción de medidas de precaución tales como evitar portar el teléfono en el bolsillo de la chaqueta o camisa próximo al implante. Se recomienda mantener el teléfono a una distancia superior a 20 cm del cuerpo de las personas portadoras de marcapasos.

El funcionamiento de algunos equipos médicos en unidades de cuidados intensivos, puede ser afectado por los campos electromagnéticos emitidos por un teléfono móvil que se encuentre en sus proximidades. El empleo de estos teléfonos deberá ser restringido, o completamente prohibido, en los hospitales.

Los fabricantes de algunos modelos de automóviles advierten que los campos electromagnéticos de teléfonos móviles pueden afectar al funcionamiento de sistemas de seguridad como los “air bags.” El propietario debe leer con atención el manual de uso de su automóvil.

Presuntos antecedentes de incendios provocados por descargas cuya fuente ha sido un teléfono móvil El uso de teléfonos móviles está prohibido en muchas estaciones de gasolina y cerca de depósitos de combustible. [21].

5.2.1

Campos electromagnéticos y cáncer

No ha sido demostrada claramente la aparición de cáncer causada por exposición a campos electromagnéticos. Algunos autores consideran que en la gran mayoria de exposiciones si los campos electromagnéticos realmente producen algún efecto de aumento de riesgo de cáncer, el efecto será extremadamente pequeño. Los resultados obtenidos hasta la fecha presentan numerosas contradicciones, pero no se han encontrado incrementos grandes del riesgo de ningún tipo de cáncer, ni en niños ni en adultos. Algunos estudios epidemiológicos sugieren que existen pequeños incrementos del riesgo de leucemia infantil asociados a la exposición a campos magnéticos de baja frecuencia en el hogar. Sin embargo, los científicos no han deducido en general de estos resultados la existencia de una relación causa-efecto entre la exposición a los campos electromagnéticos y la enfermedad, sino que se ha planteado la presencia en los estudios de efectos artificiosos o no relacionados con la exposición a campos electromagnéticos. Esta conclusión se ha alcanzado, en parte, porque los estudios con animales y de laboratorio no demuestran que existan efectos reproducibles coherentes con la hipótesis de que los campos electromagnéticos causen o fomenten el cáncer. Se están realizando actualmente estudios de gran escala en varios países que podrían ayudar a esclarecer estas cuestiones [19]. Si bien hay todavía mucha discusión y no hay una demostración contundente del efecto, la exposición ambiental a los campos electromagnéticos extremadamente de baja frecuencia ha sido relacionada con el desarrollo del cáncer en seres humanos. Se ha evidenciado riesgo creciente para la aparición de cáncer en adultos y leucemia, cáncer del sistema nervioso y linfoma en la niñez. Al respecto se ha considerado que si la relación entre la aparición del cáncer y la exposición es causal, el riesgo de desarrollar el cáncer debe responder a un patrón de exposición respuesta y se debe encontrar entonces en ocupaciones con altos niveles de exposición. La radiación de los campos electromagnéticos extremadamente de baja frecuencia dio lugar a un aumento dependiendo del tiempo de exposición de los micronucleos, que llegaron a ser significativos después de 10 h de exposición intermitente en una densidad del flujo

determinada. Después de aproximadamente 15 horas de exposición a un nivel constante, los micronucleos aumentaron cerca de tres veces el nivel básico alcanzado. Además, las aberraciones cromosómicas fueron aumentadas hasta diez veces sobre niveles básicos. Esto ha sido interpretado como un indicador de fuerte potencial clastogénico de los campos electromagnéticos de baja frecuencia intermitentes, que pueden conducir al daño cromosómico considerable cuando hay división celular. En otros estudios buscando alteraciones citogenéticas en trabajadores expuestos a líneas de energía, conductores de motores nuevos y empleados en la producción de los transformadores o productores de energía han revelado un aumento en aberraciones cromosómicas, la interpretación de estos resultados ha sido difícil y cuestionada debido a los métodos empleados y a la posible influencia de otros factores como diferencias de exposición en tiempo, exposiciones adicionales a humos incluyendo el cigarrillo. [44] Varios estudios indican una disminución de la eficacia de la reparación de la DNA con aumento de la edad. Al respecto los fibroblastos cultivados de seis donantes sanos de diversa edad se expusieron de forma intermitente a campos electromagnéticos de muy baja frecuencia exhibiendo la rotura del filamento de la DNA que correlacionaban con edad lo que podría señalar una disminución relacionada con la edad de la eficacia de la reparación de la DNA de las roturas inducidas por los campos electromagnéticos de muy baja frecuencia del filamento de DNA. [45]

5.3

Radiofrecuencias

No es claro si la exposición a radiofrecuencias, como la de los teléfonos móviles, tiene una influencia directa en la salud de las personas expuestas. Se han desarrollados modelos teóricos que han planteado que la radiación de las radiofrecuencia de los teléfonos móviles podría inducir cáncer por la respuesta al calor que se produce mediante la manifestación en

alteración de proteínas de la célula expuesta promoviendo la generación de células cancerosas o la resistencia a medicamentos contra el cáncer.

Otro planteamiento del modelo señala la inestabilidad genética al exponer linfocitos humanos a campos electromagnéticos continuos de 830 megaciclos, pudiendo entonces conducir al desarrollo del cáncer.

Pocos estudios epidemiológicos sugieren una relación entre el uso de teléfonos móviles y el melanoma o los tumores malignos de cerebro, sin embargo, la literatura sobre el tema no proporciona la evidencia epidemiológica que indique que las radiofrecuencias de los teléfonos móviles están directamente relacionadas con la producción de cáncer, pero plantean que los teléfonos móviles vienen funcionando bastante tiempo y no se puede excluir impacto a largo plazo en la salud.[46] Con respecto a Campos electromagnéticos de frecuencias superiores, (incluye microondas), se ha planteado como resultado de estudios epidemiológicos que no hay evidencia de efectos cancerígenos en niños o adultos. Otras observaciones, relativamente amplias, tampoco han proporcionado evidencias de citotoxicidad aplicable a la población humana expuesta. Al respecto el Comité Científico de la UE concluye que no encuentra evidencia suficiente para modificar los límites propuestos por la Recomendación del Consejo de Ministros de Sanidad relativa a la exposición del público en general a CEM de 0 Hz a 300 GHz A similares conclusiones llegan los documentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre Campos Electromagnéticos y Salud Pública (http://www.who.int/ y www.who.int/peh-emf). En su comunicado, de 23 de enero de 2002: estudio permite concluir que la exposición “Champú électromagnétiques et santé a Campos Electromagnéticos de

publique – les téléphones mobiles et leur stations de base”, la OMS declaró que “ningún

radiofrecuencias emitidas por los teléfonos móviles o sus estaciones base tengan algún peligro para la salud”. Con posterioridad a la aparición de los citados informes internacionales, se han publicado, en medios científicos especializados, varios trabajos sobre efectos biomédicos de señales típicas de telefonía móvil.

En Estados Unidos se realizó una investigación tratando de identificar los efectos de la exposición crónica de los campos electromagnéticos en el sistema inmunológico de personas expuestas. Los resultados de este estudio sugieren que la exposición crónica a un campo magnético 0.2-6.6-microT pueda conducir a los parámetros inmunológicos disminuidos (los linfocitos y las cuentas totales CD4) en seres humanos y ratones. El aumento en algunos valores una vez que la exposición fuera terminada sugiere una relación causal con la exposición a los campos electromagnéticos, al igual que los cambios en ratones, particularmente los cambios en linfocito total y las cuentas CD4. [22]

6.

Efecto invernadero y migración de portadores de enfermedades transmisibles.

El "efecto invernadero" es la elevación de la temperatura del planeta provocada por la acción gases como el dióxido de carbono, resultado de la actividad productiva del hombre y la tala y destrucción de los bosques que están dejando al planeta sin oxigeno. Del calentamiento global se empezó a hablar a fines del siglo XIX cuando los geólogos se dieron cuenta del aumento del dióxido de carbono en la atmósfera, provocado, entre otros, por el creciente uso de recursos como el consumo del carbón y petróleo. Hoy se sabe que actividades humanas comunes, como la quema de combustibles fósiles -carbón, petróleo y gas- y la tala y destrucción de bosques, son las principales causas de la emisión a la atmósfera de dióxido de carbono (CO2), el gas más peligroso en la generación del efecto invernadero. La acumulación de este gas, junto a otros, atrapa la radiación solar cerca de la superficie terrestre, aumentando su temperatura. 6.1 El efecto invernadero y el cambio climático.

En los últimos años ha habido un claro consenso mundial respecto del calentamiento del planeta, consecuencia del efecto invernadero. Es conocido que el clima de la tierra obedece a cambios ocasionados por acciones naturales y humanas: la actividad solar, erupciones volcánicas, aerosoles, agotamiento de la capa de ozono, incremento de la producción de CO2 por la actividad industrial, el reemplazo de la vegetación por edificaciones entendidas en procesos de la química atmosférica, la dinámica de la vegetación, el ciclo del carbón, etc. Estudios recientes han evidenciado la asociación positiva entre las olas de calor y la mortalidad en ancianos, niños y población vulnerable (enfermedades preexistentes principalmente tales como enfermedades cardíacas y respiratorias crónicas). Cerca de 30.000 muertes durante la ola extrema de calor en el año 2003 en Europa, ha sido

considerada por las autoridades ambientales europeas como un resultado del efecto invernadero. Se considera que la Tierra estará entre 1 y 4ºC más caliente que en el pasado reciente, lo que implica diversos efectos a medio y largo plazo. Uno de estos cambios se puede evidenciar en la distribución de vectores (como los mosquitos Aedes y Anopheles) los cuales se piensa, podrán ser capaces de alcanzar áreas previamente inhóspitas para ellos, o el aumento del número de caracoles o el de otros insectos o artrópodos que supondrá, inevitablemente, el incremento de las enfermedades que difunden (como la malaria, o el dengue, la leishmaniosis, las infecciones por arbovirus, filariosis, tripanosomiasis, esquistosomiasis, etc). La transmisión de una enfermedad infecciosa tiene varios factores determinantes: condiciones sociales, económicas, climáticas y ecológicas. Es conocido que muchos agentes infecciosos y sus vectores son sensibles a las condiciones climáticas y por ejemplo bacterias como la salmonera y la del colera se reproducen rápidamente en temperaturas altas pero en climas frios esta restringida esta reproducción acelerada.

En la mayoría de los estudios de modelos predictivos, se llega a la conclusión, de que, en algunos escenarios de cambio climático, habría un aumento neto de la gama geográfica de transmisión posible de paludismo y de dengue, dos infecciones transmitidas por vectores, cada una de la cuales amenaza en la actualidad al 40 a 50% de la población del mundo. Dentro de sus zonas de influjo actuales, éstas y muchas otras enfermedades infecciosas tenderían a aumentar su incidencia y estacionalidad aunque ocurrirían disminuciones regionales de algunas enfermedades infecciosas. La incidencia potencial de las enfermedades infecciosas relacionadas con el clima se vera afectada con el incremento de la temperatura global. Además de la Malaria y el Dengue, se verán cambios en la presencia de fiebre amarilla, varios tipos de encefalitis viral, esquistosomiasis (relacionada con caracoles de agua), leishmaniasis (transmitida un tipo de mosquito). Estos cambios ya se tienen estimados por modelos matemáticos y además explican las interacciones entre la temperatura y las precipitaciones. [47]

En todos los casos, sin embargo, el acaecimiento real de la enfermedad está fuertemente influenciado por condiciones ambientales locales, circunstancias socioeconómicas e infraestructura de salud pública. [17] Los cambios en la temperatura del agua han llevado a que aparezcan enfermedades que normalmente se dan en aguas calientes, en zonas frías. Una de esas bacterias, (Vibrio Vulnificus), que usualmente se encuentra en aguas de tibias temperaturas y solo crece en estas, fue descubierta en el mar Báltico y causó la muerte de una persona en Dinamarca. 6.2 Extensión del hábitat

Al incrementarse la temperatura de una forma global, la posibilidad de la migración los los vectores y los agentes infecciosos aumenta, al presentarse adecuadas condiones para su multiplicación en lugares donde no era posible. Las investigaciones realizadas han planteado en sus conclusiones que otras enfermedades infecciosas adicionales a las anteriormente citadas como la tuberculosis y el VIH, podrían propagarse más en la medida en que las personas emigran para escapar de las sequías y otros factores causados por el cambio climático. Actualmente son muy pocos, los datos publicados que demuestren los cambios en los vectores o sobre la migración de portadores de enfermedades trasmisibles, justificada en el poco desarrollo de la ciencia del clima y la salud, y en consecuencia se desconoce en qué medida los cambios experimentados por las enfermedades de transmisión vectorial son atribuibles al cambio Climático.” Éste es un serio obstáculo para modificar la política sanitaria basándose en datos concretos. En América del Sur, existe una gran diversidad de vectores de Enfermedades que son sensibles al cambio climático, y se necesitarán mayores esfuerzos y recursos para contener el cambio previsto de la epidemiología de las enfermedades. La variabilidad del clima, a diferencia de cualquier otro factor epidemiológico, puede precipitar simultáneamente múltiples epidemias de enfermedades y otros tipos de catástrofes. El cambio Climático tiene consecuencias de gran alcance que van más allá de la salud y afectan a todos los

sistemas necesarios para la vida. Es, pues, un factor de enorme importancia entre aquellos que afectan a la salud y la supervivencia humanas. [18]

7.

Referencias bibliográficas

[1] Padilla M, Marzon J. “Algunas consideraciones de la sobrecarga térmica y su repercusión en trabajadores" [ Sitio en Internet] Disponible en www.gestiopolis.com/canales 7/rrhh/evaluacion -de -la -carga de trabajo sobrecarga termica.hatm- 287k. Publicado el 25 de Mayo de 2006. Consultado Octubre 5 de 2006. [2] [23] NIOSH. “Prevención de muertes de trabajadores por descargas no

controladas de energía eléctrica, mecánica y otros tipos de energía peligrosa” 4676 Columbia Prkway Cincinnati. Publicación 99 – 110. Agosto 1999. [3] [14] Vighi a Fco “Salud y Seguridad Laboral en ambientes térmicos” [Sitio en

Internet] Disponible en http://www.ffii.nova.es/f2i2/publicaciones/libro_seguridad_industrial/LSI_Cap10.pdf Consultado Octubre 6 2006. [4] Yong – Gang L and Jing L. “Effect of transient temperature on thermoreceptor response and thermal sensation” Building and Environment Vol 42 (2) Feb 2006 656 – 664. [5] A.P. Mitra et al. « Methodologies for characterization of combustion sources and for quantification of their emission » Chemosphere col 49 Issue 9 December 2002 Pg 903 – 922 [6] [8] Allsopp M, Costner P, Johnston P. Incineration and human health. State of knowledge of the impacts of waste incinerators on human health. Environ Sci Pollut Res Int. 2001;8 (2):141-5. [7] J A Ortega García, J Ferrís i Tortajada, J A López Andreu, J García i Castell, A Cánovas Conesa , O Berbel Tornero, A Ortí Martín, V Ferrís i García, B Beseler Soto y E

Andreu Alapont. El pediatra y la incineración de residuos sólidos. Conceptos básicos y efectos adversos en la salud humana. Rev Esp Pediatr 2001;57 (6):473-490. [9] World Health Organization. Fact sheet N°225. June 1999. Dioxins and their effects on human health. [10] World Health Organization. Air Quality Guidelines-Second Edition. WHO Regional Office, Copenhagen, Denmark, 2000 [11] Pang LJ, Chen LZ, Fu BY. Prevalence and influence factors of hypertension among mechanic factory workers. School of Public Health, Central South University, Changsha 410078, China. Zhong Nan Da Xue Xue Bao Yi Xue Ban. 2005 Jun;30(3):276-9 [12] Dias A, Cordeiro R, Goncalves CG. Occupational noise exposure and work accidents Faculdade de Ciencias Medicas, Universidade Estadual de Campinas, Campinas, Brasil. Cad Saude Publica. 2006 Oct;22(10):2125-30 [13] [18] [19] [21] Colpas B. L. Diaz R.O. “Enfermedades Profesionales producidas por

exposición a temperaturas elevadas” . Enfermedades profesionales. Protocolos para su diagnostico. Ministerio del Trabajo y Seguridad Social de Colombia. Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo. Bogota 199. Pag 531 – 547. [15] [17] Foglman M. et al. “The relationship between outdoor termal conditions anda

cute injury in an aluminium smelter” Internacional Journal of industrial Ergonomics. 35 (2005) 47 – 55. [16] Yeo TP “Heat stroke: a comprehensive review. AACN Clin Issues 2004 Apr – Jun: 15 (2) 280 – 293 [20] [22] Rivera B A. “Hidratación en ambientes extremos” Centro de Salud

Deportiva y Ciencias del Ejercicio. Universidad de Puerto Rico 2004.

[24] Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) Tercer Informe de Evaluación Cambio climático 2001 Impactos, adaptación y vulnerabilidad. Suiza 2001 [25] Andrew K. Githeko, Steve W. Lindsay, Ulisses E. Confalonieri3 y Jonathan.A. Patz Organización Mundial de la Salud. El cambio climático y las enfermedades Transmitidas por vectores: un análisis regional. (Consultado en Noviembre 8 de 2006). [26] [29]
OMS | ¿Qué son los campos electromagnéticos? [Sitio en Internet]

www.who.int/peh-emf/about/WhatisEMF/es/index.html - 31k

[27] Ministerio de Sanidad y Consumo de España. Dirección General de Salud Pública y Consumo. Subdirección General de Sanidad Ambiental y Salud Laboral “Campos electromagnéticosy salud pública” Madrid. 2001 [28] “Campos electromagnéticos y salud pública” - Versión en HTML www.mityc.es/NR/rdonlyres/42750CC5-72F1-470C-99DA5BD49F032A53/0/resum_syc.pdf [30] Arch Environ Health. Bonhomme-Faivre L, Marion S, Forestier F, Santini R, Auclair H Effects of electromagnetic fields on the immune systems of occupationally exposed humans and mice 2003 Nov;58(11):712-7 [31] O.P.S. “Evaluación de los efectos de la contaminación del aire en la salud de

América Latina y el Caribe.” Washington D.C. 2005 [32] Curso de orientación para el control de la contaminación del aire. Disponible en http://www.cepis.ops-oms.org/bvsci/e/fulltext/ orienta/lecc4/lecc4_mp.html .

[33] Bromberga P, Korenb H. Ozone-induced human respiratory dysfunction and disease. Toxicol Lett 82/83 (1995) 307 - 316 [34] Bateson T. and Schwartz J. Who is Sensitive to the Effects of Particulate Pollution on Mortality? Epidemilogy 2004; 15 (2): 143 – 149 [35] Tertre A, Medina S, Samoli E, Forsberg B, Michelozzi P, Boumghar A, Vonk J, Bellini A, Atkinson R, Ayres J G, Sunyer J, J Schwartz. Katsouyanni K. Short-term Effects of Particulate Air Pollution on Cardiovascular Diseases in Eight European Cities. J Epidemiol Community Health 2002;56:773-779
[36] K. Donaldson, V. Stone, A. Seaton, and W. MacNee. Biomedicine Research Group, School of Life Sciences, Napier University, Edinburgh, Scotland; Cardiovascular System: Potential Mechanisms. August 2001. Vol 109 Suplement 4. [37] A. Nemmar, DVM, PhD; P.H.M. Hoet, PhD; B. Vanquickenborne, MD; D. Dinsdale, PhD; M. Thomeer, MD; M.F. Hoylaerts, PhD; H. Vanbilloen, PhD; L. Mortelmans, MD, PhD; B. Nemery, MD, PhD. Passage of Inhaled Particles Into the Blood Circulation in Humans. Circulation. 2002;105:411-414. Ambient Particle Inhalation and the Environmental Health Perspectives. Scotland,

[38] Levy J. Carrothers T. Tuomisto J. Hammitt J. Evans J. Assessing the Public Health Benefits of Reduced Ozone Concentrations. Environ. Health Perspectives 2001; 109 (12): 9 – 20. [39] Nevers N de. Ingeniería de control de la contaminación del aire. Hill Interamericana 1998. 546 p. México: Mc Graw-

[40] Grazuleviviene R., Maroziene L., Dulskiene V., Malinauskiene V., Azaraviciene A., Laurinaviciene D., Jankauskiene K. Exposure to Urban Nitrogen Dioxide Pollution and Risk of Miocardial Infarction. Scand J. Work Environ Health 2004; 30 (4): 293-298.

[41] Los efectos sobre la salud, según la Organización Panamericana www.ucbcba.edu.bo/carreras/ingma/actividades/ peaton2/peaton2000salud.htm. [42] Arevalo L., Quiroga V., Amado F. “Programa Prevención de la Pérdida Auditiva”. Administradora de Riesgos Profesionales Seguro Social. Bogotá Diciembre de 2001 [43] Rendiles H. “Efectos del Ruido Industrial” [Sitio en Internet] Disponible en “http/members.tripod.com/RENDILES/OCUPACIONAL.html”. Consultado en Diciembre 13 de 2006 [44] Winker R. Ivancsits S, Pilger A, Adlkofer F and H.W. Rüdiger “Chromosomal Mutation Research/Genetic Toxicology and Environmental

damage in human diploid fibroblasts by intermittent exposure to extremely low-frequency electromagnetic fields” Mutagenesis Volume 585, Issues 1-2 , 1 August 2005, Pages 43-49.
[45] Sabine I, Diem E, Jahn O. and Rüdiger H. . Age-related effects on induction of DNA

strand breaks by intermittent exposure to electromagnetic fields Mechanisms of Ageing and Development Volume 124, Issue 7 , July 2003, Pages 847-850.

[46]

Angela M Sommer, Joachim Streckert , Andreas K Bitz, Volkert W Hansen and Alexander

Lerchl “No effects of GSM-modulated 900 MHz electromagnetic fields on survival rate and spontaneous development of lymphoma in female AKR/J mice. BMC Cancer 2004, 4:77 [47] doi:10.1186/1471-2407-4-77 ProfAnthony J McMichael PhD, , Rosalie E Woodruff PhD and Simon Hales PhD Climate

change and human health: present and future risks . The Lancet Volume 367, Issue 9513 , 11 March 2006-17 March 2006, Pages 859-869 [48] U.S. Department of Labor. Occupational Safety & Health Administration. Directive highlighted for: Multiple Energy Sources/Multiple Items of Equipment STD 1-7.3 - 29 CFR 1910.147, the Control of Hazardous (Lockout/Tagout) - Inspection Procedures and Interpretive Guidance

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful