P. 1
El concepto de tópico generador

El concepto de tópico generador

4.8

|Views: 5.592|Likes:
Publicado porDiana Durán
Artículo que sintetiza el conocepto de tópico generador en el contexto de la pedagogía para la comprensión.
Artículo que sintetiza el conocepto de tópico generador en el contexto de la pedagogía para la comprensión.

More info:

Published by: Diana Durán on Sep 08, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/30/2014

pdf

text

original

Enseñanza para la Comprensión L@titud 2004

El concepto de tópico generador*
Por: Carlos Vasco, Angela Bermúdez, Hernán Escobedo, Juan Carlos Negret y Teresa León.

H

emos denominado tópicos aquellos objetos que permiten hacer integración en torno a problemas teóricos fuertes, y los hemos llamado así para otorgarles una especificidad propia, de tal manera

que la integración por tópico se pueda diferenciar claramente de las otras modalidades de integración. En primer lugar, lo hemos hecho con la intención consciente y explícita de diferenciarlos de los temas. Si un tema es un enunciado cerrado que define un sector del conocimiento culturalmente dado como cierto, un tópico, por el contrario, es un enunciado abierto que pretende apuntar a lo desconocido, a lo incierto, que incita al movimiento, a la búsqueda. Un tópico es, en síntesis, una pregunta que plantea un problema. Por ello, la integración por tópicos se distingue de otras modalidades de integración que no plantean problemas. Si bien, el tópico es un enunciado que plantea un problema, tiene su peculiaridad central en que dicho problema es un problema teórico fuerte, es decir no es ni práctico, ni estético, ni mucho menos débil. La especificidad del tópico radica justamente en que plantea un problema de otra índole, un problema que llamamos “teórico” porque genera un desequilibrio cognitivo, bien sea por insuficiencia de los modelos mentales que tenemos para entender la situación planteada, o bien sea porque los modelos mentales que se activan entran en contradicción ante tal situación. Y decimos que el problema es “fuerte” cuando plantea una paradoja, cuando genera una tensión entre dos polaridades, cuando apunta a una zona de incertidumbre que obliga a acudir a diversas fuentes y a realizar varios pasos para abordarlo, reformularlo y, si es el caso, resolverlo. Es, como diría algún filósofo, una pregunta tan poderosa que no remite directamente a un respuesta, sino, más bien, una pregunta que genera por sí misma otras preguntas que se derivan en cascada hacia otras preguntas. Es simplemente una figura que remite al movimiento que hace la balanza sin balance buscando el equilibrio. Como si fuera la abrupta docena de plátanos en la pesa cotidiana, el tópico es una pregunta que interrumpiendo la cotidiana quietud, genera cadenas de acciones sucesivas para reeencontrar el equilibrio. En síntesis, un tópico se puede definir como un enunciado de forma, por lo general, interrogativa, es decir una pregunta que contiene en si misma la polaridad de una paradoja, el poder de explicitar una insuficiencia o una contradicción en nuestras formas de comprender la realidad que genera una deriva amplia de

*

Tomado de: El Saber Tiene Sentido. Una propuesta de integración curricular. CINEP. Enero del 2000.

Página 1

Enseñanza para la Comprensión L@titud 2004

hipótesis, nuevas preguntas, tesis o, en fin, muchos movimientos para abordarlo o resolverlo, todo ello en búsqueda de un nuevo equilibrio. En cualquier caso conviene aclarar que no todas las preguntas enuncian problemas teóricos fuertes. Decimos esto, porque para nosotros un tópico es una pregunta pero no cualquier pregunta. Nos referimos al hecho, que por fallido no deja de ser significativo, de tratar de convertir un tema en un problema. Consiste en tratar de convertir un tema en un problema, al reformularlo de manera interrogativa. Por ejemplo, si el tema es el fútbol, se pueden hacer preguntas como: ¿Cuándo se originó el fútbol? ¿Cuál es la diferencia del fútbol con los otros deportes?, etc. La partícula interrogativa inicial de la pregunta hace un recorte sobre el campo temático y apunta a un aspecto: definición, causas, historia, futuro, etc. Se puede notar que la operación mental que se hace al formular preguntas como las señaladas es la de delimitar un aspecto del tema global. Pero una cosa es un tema, otra una pregunta que delimita aspectos de ese tema, y una tercera, y muy distinta, un tópico generador que hace referencia a un problema teórico que plantea una tensión entre dos o más posiciones, generando un auténtico desequilibrio cognitivo. Hemos denominado núcleo del problema del tópico a ese aspecto contradictorio o desconocido de la relación entre dos campos, y buscamos, antes que todo, que una unidad integrada parta de encontrar y enunciar un tópico fuertemente desequilibrador para derivar de él preguntas y problemas de las áreas, las cuales más adelante serán articuladas y contextualizadas en un relato que las recoja. A esa característica del tópico, la llamamos su poder desequilibrador. Un tópico es, entonces, un enunciado que plantea un desequilibrio en nuestros modelos; que, además, genera una tensión entre dos polaridades, apuntando a una zona de incertidumbre que obliga a acudir a diversas fuentes y a realizar varios pasos para abordarlo, y, si es el caso, resolverlo. La cuestión final para distinguir los tópicos de cualquier otro tipo de enunciado problemático, y sobre todo de los problemas prácticos, es un hecho puramente factual, surgido de nuestra experiencia. Sucedió, simplemente, de pedirle a los maestros que resolvieran una pregunta en apariencia simple: “¿Qué es lo que finalmente, están buscando que los alumnos comprendan después de abordar ese problema?”. Lo curioso era que casi siempre nos respondían señalando un cambio en las personas, de orden ético y práctico referido a los modos de interactuar y a los valores y las actitudes que respaldan esas acciones en la sociedad. En el ejemplo del fútbol, un maestro respondió: “lo que yo finalmente quisiera es que se disminuyera la violencia, no sólo en las canchas de fútbol sino también en toda la sociedad”. A una problemática sentida en el orden vivencial pero débilmente comprendida en el nivel teórico, se le asignaba un propósito práctico y ético, que no recogía la cuestión teórica formulada en el problema del tópico. Nosotros, siguiendo las pautas de la “Enseñanza para la comprensión” hemos denominado “práxicas” a esas intenciones sumamente importantes que buscan que el conocimiento afecte los modos como nos relacionamos con la

Página 2

Enseñanza para la Comprensión L@titud 2004

realidad y consideramos que son tan válidas como las teóricas. Notábamos pues, que los maestros identificaban más fácilmente la finalidad práxica del tópico, pero que le daban un rodeo a la meta de comprensión teórica, al problema teórico fuerte. Fue entonces cuando encontramos la siguiente clave. Se trataba de preguntarles por las respuestas provisionales que ellos tenían frente al problema planteado. De esta manera, frente al problema aparecieron las respuestas teóricas hipotéticas. Finalmente terminábamos el proceso, preguntando por las concepciones, las teorías o las ideologías en las que se estaban fundamentando para dar esas respuestas hipotéticas. Como se ve, el paso del problema a la meta de comprensión es un caso típico de esa forma de razonamiento llamada abductiva, en la medida en que frente a un hecho problemático se obtiene una conclusión o respuesta hipotética, por la mediación de un conjunto de reglas genéricas provenientes de las concepciones dominantes de la mente de los maestros. Lo importante para nosotros de toda esta parte del trabajo fue que descubrimos que una de las mejores claves para encontrar los problemas teóricos fuertes, diferenciándolos de los prácticos o práxicos, consiste en solicitar respuestas hipotéticas provisionales a la pregunta del problema. De esta manera, fuimos perfeccionando con los grupos de maestros el oficio, y por qué no decirlo, el arte de formular problemas teóricos fuertes. Además de su condición desequilibradora, un tópico, para que sea generador debe tener dos características más, que las denominamos su poder movilizador y su poder relacional. Si el desequilibrio era una condición lógica que apuntaba a generar procesos de pensamiento, el aspecto movilizador del tópico hace referencia a su capacidad de afectar, de conmover, esto es, de generar emociones (como el asombro, la curiosidad o el desconcierto) en maestros y alumnos. De otro lado, y dado que un tópico es el punto de partida para generar una unidad en la que se integren los conocimientos de diversas áreas y los múltiples saberes de la cultura, definimos como poder relacional a la necesidad que el tópico genera de acudir a diversas fuentes del conocimiento y del saber para poder abordarlo. Un tópico es, en síntesis, generador cuando cumple tres condiciones: es auténticamente desequilibrador, tal como lo expusimos ampliamente; tiene la capacidad de movilizar, o convocar, o conmover a maestros y alumnos; y tiene la capacidad de relacionar y vincular las diferentes áreas y saberes del conocimiento.

Página 3

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->