Está en la página 1de 2

2

TEMA PRINCIPAL:

Neoliberalismo en México

Inicio del liberalismo en México.

UBICACIÓN TIEMPO Y ESPACIO:

México (1982-1988)

PALABRAS CLAVES:

1. Democracia

2. Liberalismo

3. Social democracia

BREVE RESEÑA:

Melchor Ocampo fue un ideólogo del liberalismo que culminó con


las Leyes de reforma. Enemigo de la dictadura de Santa Anna,
experimentó el destierro en Nuevo Orleans, donde se reunió con
otros destacados liberales como Benito Juárez. Fruto de esta
relación es una carta que el Archivo General de la Nación
resguarda.

Sus primeros antecedentes se encuentran en las ideas igualitarias de la


insurgencia más avanzada; cobra aspecto propio en los hombres de la reforma
que, en el Congreso Constituyente de 1856 y 1857, sacaron a la luz los problemas
de la pobreza y la concentración e la propiedad y se expresa plenamente en la
constitución de Querétaro.

Pero el liberalismo social que hora postula el partido es también un pensamiento


vivo una respuesta a los retos del presente que expresa las
condiciones que comparten los mexicanos de hoy acerca de la
vida humana en sus comunidades y en la comunidad nacional.

El liberalismo social es un conjunto orgánico de principios que


resuelve los falsos dilemas entre individuo o Estado, entre
mercado o exclusiva intervención gubernamental; en último
término entre el populismo o la filosofía neoliberal.
Nuestro liberalismo social rechaza las versiones neoliberales de los valores
2

sociales, el poder y la producción. Niega que la globalización económica y los


procesos de integración regional hagan obsoleta la idea de soberanía.

CONCLUCION:

El liberalismo en México ha provocado una velocidad en cuanto al avance de


nuestra nación, ha ido quitando poco a poco la venda de los ojos de los
mexicanos, los cuales se dan cuenta de que tienen libertades, derechos y también
obligaciones como ciudadanos.

Estos cambios no solo era lo que estaba de moda, si no que en México eran de
verdad necesarios, después de años de tener figuras autoritarias y despóticas
que guiaban al pueblo, después de tantos años en que la santa inquisición nos
hacia bajar la cabeza por miedo y sin tener otro remedio que aceptar lo que se
imponía; luego de que la corona española nos había heredado un país desunido,
divido por clases sociales, y por demás corrupto, era urgente tomar medidas para
comenzar con un cambio de paradigmas.