MISA POR EL DÍA DE LA MADRE Colegio San Francisco de Asís de La Florida Lunes 9 de mayo 2011.

Introducción. Hay personas que en nuestra historia personal nos han marcado de manera determinante, pero hay alguien que especialmente lo hace desde que comenzamos a existir, esas son nuestras madres. Ellas con amor cuidan de sus hijos en los momentos gratos y en los difíciles, en esos en que debe corregir y también enjugar lágrimas, aconsejar. Hoy queremos poner en manos del Señor Resucitado las intenciones de todas las madres de nuestro Colegio, traer a la memoria del corazón aquellas que ya no están entre nosotros, pero que miran junto a Dios a sus hijos y encomendar a las aquí presentes. Comencemos pues esta celebración con el gozo de acompañar a las mamás en su día, nos ponemos de pie y cantamos. Lecturas. Hchs. 6, 8-15: La fe nos exige siempre dar testimonio de ella en momentos de dificultad. Escuchemos lo que el libro de los Hechos nos narra acerca del testimonio del diácono Esteban. Salmo 118. Evangelio: Juan 6, 22-29. El testimonio es un paso en la fe, otro paso en ella es la acción. En el Evangelio de San Juan vemos cómo debe ser esa actitud al actuar:³creer en aquel que Dios envió´. Oración universal: (hoja anexa) Comunión. Ya está todo preparado. Así como en la familia las madres llaman a los suyos a la mesa, así el Señor nos invita a la suya y compartir en pan. Al acercarnos a la comunión tengamos presentes a todas las mamás que sufren porque no pueden compartir el pan con sus hijos por diversas razones, a ellas nos unimos. Cantamos. Despedida. Habiendo compartido y celebrado esta Eucaristía dando gracias al Señor por la vida y recuerdo de nuestras madres, vamos a dar testimonio de nuestra fe entre los demás miembros del Colegio, para que así crezcamos según el querer de Dios en compañía de María Santísima.