P. 1
El Demonio de Maxwell

El Demonio de Maxwell

|Views: 165|Likes:
Progress demands sacrifice.

By R. Taro
Progress demands sacrifice.

By R. Taro

More info:

Published by: José Abraham Rangel Cuéllar on May 18, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/05/2015

pdf

text

original

1

El demonio de Maxwell
Parte I. Paraíso
Minna contempló de nuevo su reloj. Era la quinta vez que lo revisaba en los últimos cuarenta minutos; suspiró impaciente y se arregló por centésima vez el vestido. Miró con hastío el cuarto en donde se encontraba, como si en los últimos dos minutos algo hubiera podido cambiar de sitio, pero todo se encontraba exactamente donde lo recordaba: la mesa de café con revistas atrasadas de Mundo Científico y Ciencia de Materiales, el otro sillón cuyo tapizado hacía juego con el que ella ocupaba, los cuadros, afiches de congresos y eventos científicos que adornaban las paredes, inclusive la enorme planta de género indefinido que adornaba de forma sombría la esquina… Sí – pensó Minna para sus adentros – era una habitación harto diminuta y aburrida. Minna suspiró resignada, ya llevaba más de una hora esperando; luego pensó, tratando de convencerse a sí misma que éste era el precio que se tenía que pagar cuando se trataba de entrevistar a alguien demasiado famoso y ocupado. Para pasar el tiempo, revisó una vez más que la pequeña grabadora que llevaba en su bolso tuviera pilas y funcionara de forma adecuada y luego realizó un repaso mental de la información que había investigado como preparativo a su entrevista. Se encontraba allí para entrevistar al Dr. Theodore Hank Andrews. Corrección – pensó Minna – al Dr. Hank Andrews. – Aparentemente le desagrada que lo llamen por su primer nombre. El Dr. Andrews es un experto en Física de Materiales y se dedica al estudio y aplicaciones de la cuántica a la ingeniería de nanodiseño. Aún cuando en la actualidad encabezaba su propio grupo de investigación en el M.I.T., anteriormente había trabajado bajo la tutela del Profesor Arthur Ian Folly en su investigación sobre la materia especular y la energía obscura. La investigación del Profesor Folly había prometido grandes avances tecnológicos y científicos para la humanidad, contando con el apoyo de altas esferas dentro del gobierno e inclusive se rumoraba que el ejército, el departamento de defensa y seguridad nacional se encontraban involucrados; pero por desgracia dicha investigación se había estancado hace un par de años y nada concreto se había obtenido de ella. Luego, cuando todo parecía relegado al olvido, ocurrió una terrible tragedia. Un extraño accidente en el acelerador de antipartículas había destruido gran parte del laboratorio del Profesor Folly y acabado con las vidas de más de la mitad del grupo de investigadores. El mismo Profesor Folly había fallecido en el incidente. Esto había sido un revés terrible para el proyecto, ya que el investigador sobreviviente de mayor rango había sido el Dr. Andrews, el cual era considerado casi un neófito en aquel entonces ya que apenas había terminado sus estudios de post doctorado unos años antes. Peor aún, el golpe a nivel personal había sido aún mayor, ya que el Profesor Folly había sido para el Dr. Andrews algo más que un mentor, había sido un amigo entrañable e inclusive una figura paterna.

2

Con años de investigación perdidos, la mitad de su personal hospitalizado o peor y la irreparable pérdida de su más querido mentor, todos hubieran supuesto que la carrera del Dr. Andrews se encontraba en su punto más bajo y tal vez, inclusive acabada, pero de forma casi milagrosa había sabido sobreponerse a la adversidad y cual mítico fénix, elevarse de las cenizas del pasado hacia cimas insospechadas. En apenas el transcurso de un año el Dr. Andrews había recuperado la investigación perdida y bajo su tutela habían realizado grandes avances al punto que se decía que era el favorito en Estocolmo y el único candidato posible al próximo premio Nobel; pero no solo eso, además, el Dr. Andrews había pasado de ser un investigador prácticamente desconocido a tener el estatus actual de celebridad a los ojos del público, ya que su trágica historia de pérdida y redención le habían granjeado el afecto y admiración de muchísimas personas a lo largo del globo. Ese es el hombre que voy a entrevistar – se dijo a sí misma Minna – me preguntó cómo será realmente el hombre detrás del mito… En ese momento sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando escuchó unos golpecitos en la puerta: - ¿Señorita Ramsey? – preguntó una voz al otro lado de la puerta – El Dr. Andrews ya se encuentra disponible, por favor pase. Minna se arregló de nuevo el vestido y respirando hondo, pasó a la siguiente habitación.

Minna entró a la oficina del Dr. Andrews y se permitió un vistazo rápido a su alrededor, ya que en muchas ocasiones, el lugar donde una persona trabaja puede revelar importantes pistas sobre su personalidad. La oficina en cuestión y todos sus numerosos adornos se encontraba curiosamente desordenados. Los libros, en varios idiomas, se apilaban unos sobre otros como si fueran continuamente consultados y apilados sin previo aviso, los papeles con fórmulas y anotaciones se dejaban ver casi prácticamente sobre cualquier superficie y los post-its con notas se encontraban pegados de los más insospechados lugares, en conclusión, la oficina de un desordenado y caótico genio. Pero aparte de lo que esperaba encontrar, lo que sorprendió a Minna fueron los objetos que no esperaba encontrar: varios móviles y péndulos de acero que captaban su atención con sus rítmicos traqueteos y chasquidos, cuadros Ukiyo-e e inclusive algunas figuras de origami que junto con uno que otro colorido alebrije, cual fantástico zoológico de madera y papel, animaban la habitación. Minna rectificó su opinión, era la oficina de un desordenado y caótico pero creativo genio. En ese momento, el Dr. Andrews entró por la otra puerta de la habitación y Minna no pudo evitar sorprenderse una vez más. Se podría decir que el Dr. Andrews no era ni remotamente como se lo hubiera imaginado. La persona que entró en la oficina era de considerable estatura y fornida constitución; tanto que la primera impresión que tuvo Minna era la de un rabino como salen en las películas, de largos e intrincados rizos

3 castaños, abundante barba y lentes de armazón que escondían la melancólica mirada de unos ojos que aparentaban nunca estar del todo abiertos o cerrados. Pero ésta impresión fue rápidamente desechada por su atuendo, a diferencia de los rabinos de las películas que visten de impecable traje y sombrero negro, el Dr. Andrews vestía unos descuidados pantalones bombachos de gabardina caqui, una camisa negra de corte Hawaiano con estampados de grandes flores rojas y unos tenis de color gris que se encontraban aparentemente a medio amarrar. El curioso atuendo lo completaba una larga y pesada cadena para cartera del lado del bolsillo derecho, una bata de laboratorio sin abotonar y unos lentes de protección obscuros como podrían usarse para soldar colgando descuidadamente de su cuello. Tal vez el Dr. Andrews, en sus tiempos mozos hubiera sido de complexión atlética, pero años de trabajar en la investigación teórica y descuidar el ejercicio habían dejado su marca. Minna no pudo evitar pensar que tenía la complexión de un enorme oso de peluche y sonrió ligeramente; ahora entendía la razón por la cual no le gustaba su primer nombre. Minna ocultó rápidamente la sonrisa que había aflorado a sus labios y extendiendo profesionalmente la mano dijo: - Buenos días Dr. Andrews. Soy la señorita Wilhemina Ramsey, vengo de parte del periódico Times para entrevistarlo acerca de la investigación que realiza. - Buenos días Señorita Ramsey – le contestó el Dr. Andrews mientras le estrechaba la mano de forma gentil – por favor siéntese y por favor llámeme Hank, en realidad no me gustan las formalidades. Esa era otra sorpresa que Minna no se esperaba. La voz del Dr. Andrews era extraordinariamente dulce y suave, como si hablara siempre disculpándose de las cosas que ocurrían a su alrededor. En su subconsciente una idea comenzó a tomar forma. Minna tomó la grabadora de su bolsillo y la puso en el centro del escritorio, esperando poder grabar cada palabra que se dijera en la conversación. No tenía ni escasos segundos que la había encendido cuando pudo ver como el Dr. Andrews miraba a la grabadora como si se tratara de una ponzoñosa y repugnante araña que se hubiera instalado en el centro de la mesa. Al ver su consternación Minna le preguntó: - ¿Se encuentra todo bien, Dr. Andr… Hank?. El le dirigió una mirada arrepentida y le dijo – lo siento, es que todavía no estoy acostumbrado a que graben mis conversaciones – mientras tartamudeaba un poco, obviamente nervioso por la entrevista. Minna se sorprendió un poco por el carácter introvertido del Dr. Andrews y no pudo evitar pensar que se veía como un niño perdido y asustado al cual su instinto materno compelía a proteger y cuidar. Esto cimentó un poco más la idea que había venido revoloteando de forma subconsciente desde que inició la entrevista.

4 Minna sonrió abiertamente y extendiendo la mano, tomó la del Dr. Andrews, apretándola para darle ánimos, al tiempo que le decía: - No te preocupes Hank, es solo una entrevista. No veas a la grabadora, haz como si no existiera. Me he dado cuenta que, a veces ayuda a las personas que entrevisto, si empezamos con una pequeña charla informal… esto para hacerlos sentir más cómodos. – Al ver la objeción en el rostro del Dr. Andrews, continuó – Soy una reportera profesional, solo emplearía el material relativo a mi entrevista. Luego, se quedó pensando un rato y tuvo una idea, soltó la mano con la cual sujetaba la del Dr. Andrews y le dio unas palmaditas en el dorso de su mano, en un signo de complicidad, al tiempo que le decía: - Ya sé lo que vamos a hacer Hank. ¿Sabías que me escogieron para este trabajo porque aparentemente ambos estuvimos en la misma escuela preparatoria?. Somos egresados de la misma escuela, ex compañeros, ¿qué te parece?. El Dr. Andrews volteó a verla, con una extraña expresión de nostalgia en los ojos y le dije: - ¿Y me recuerdas del bachillerato?. ¿Me recuerdas de la escuela?. Minna sonrió de forma forzada, sabiendo que tenía que ser sincera con él y le dijo: - Bueno… eh, en realidad no recuerdo que hubiéramos tomado juntos alguna clase… es más ni siquiera estoy segura que estuvimos en la escuela al mismo tiempo ¿sabes?... yo creo que si lo hubiéramos hecho me acordaría, ¿no lo crees?. - Tomábamos pre-cálculo juntos – le dijo el Dr. Andrews – con la señora Zeytzvina, no ¿lo recuerdas?. - ¿Esa bruja maldita? – le interrumpió Minna – si todavía recuerdo como nos hacía sufrir la muy descarada. Me mandó a curso extraordinaria… la muy… desgraciada… - No digas eso – le dijo el Dr. Andrews con expresión ceñuda – Nadie la entendía realmente. Era muy estricta, pero en realidad solo buscaba que aprendiéramos… a mí me gustaban sus clases… - Bueno, claro – dijo Minna – pero tú eres todo un genio de las matemáticas, ¿no Hank?. – Mientras decía esto, el Dr. Andrews se ruborizaba notablemente. - Pero dime una cosa Hank, ¿en realidad estábamos en la misma clase?... es que no puedo recordarte, en serio – le comentó Minna. - Si – le contestó el Dr. Andrews – Yo recuerdo perfectamente bien. Me sentaba hasta atrás del salón y recuerdo cuando ibas a clase, con las blusas esas de tirantitos que tanto estaban de moda en aquel entonces…y tus mezclillas medio rotos…

5 - ¡HANK! Calla, ya no sigas con eso – le dijo Minna mientras se sonrojaba – que horror, ya no me acordaba de los harapos que solía ponerme en ese entonces. Pero… la verdad, lo siento, yo no me acuerdo de ti en clase. Perdóname… - No te preocupes – le contestó tristemente el Dr. Andrews – aparentemente es el efecto que tengo en las personas. El Dr. Andrews dio un largo suspiro mientras miraba fijamente hacia abajo, como si quisiera encontrar, entre las grietas del escritorio, alguien que lo recordara en sus años de bachillerato. Minna, al sentirse ligeramente culpable de no recordarlo, se aclaró la garganta y le dijo, tratando de animarlo: - Pero oye Hank, escucha, no vas a creerlo, pero antes de venir aquí estaba trabajando en un reportaje sobre la guerra de pandillas en la costa este y ¿a quién crees que me encontré por allá trabajando en la jefatura de la unidad de vicio del departamento de policía?. ¿Te acuerdas de Leonard? – continuó Minna sin darle tiempo de responder – El que solía traer su ridículo peinado ese de pelos tiesos, Carter o Karcher… o ¿cómo se llamaba?. - Korchner, Leonard Korchner – le contestó el Dr. Andrews – El solía hacerme la vida imposible en la escuela. Recuerdo una vez en que el y su grupito me tiraron un balde de pintura amarilla en la clase de gimnasia mientras me gritaban ‘orangután’… corrí a los vestidores pero uno de ellos se había encerrado allí para no dejarme entrar… me tuve que ir hasta mi casa todo chorreando pintura amarilla… fue uno de los peores días de mi vida…- el Dr. Andrews calló un rato y luego cambió abruptamente el giro de la conversación – pero me da gusto saber que ha hecho algo bueno con su vida. - Lo siento Hank – le dijo Minna, recordando vagamente que Leonard si era famoso por que en la escuela solía ser el terror de un grupo de geeks a los que nadie más les hablaba – pero oye, después de eso, no todo fue malo o sí, en la universidad fue cuando conociste al profesor Folly, ¿no?. El Dr. Andrews miró hacia arriba, como suspirando y alargando una mano tomó un retrato de un estante en el mueble de libros detrás de él. - Ah. El Profesor Arthur – dijo el Dr. Andrews – no sabes cómo echo de menos al viejo, Minna. En la foto que sostenía, podía verse al mismísimo Dr. Andrews algunos años más joven, bastante más delgado, sin su característica barba, sonriendo mientras abrazaba de forma efusiva a su maestro y mentor. El Profesor Arthur Ian Folly parecía sacado de una vieja película de vaqueros. De pelo rubio y grandes bigotes, con una mirada penetrante y aguda, Minna no pudo evitar pensar que sólo le faltaba la estrella de comisario en el pecho para parecer que era una foto de Wyatt Earp quien la veía desde ese marco. Ambos hombres se encontraban retratados contra una máquina enorme en el fondo. La fecha era de unos 6 años antes.

6 - ¿Es el Profesor Arthur, verdad Hank? – le preguntó Minna – Se ve que eran muy buenos amigos. - El viejo era más que eso Minna, era casi como mi padre… El creyó en mí cuando nadie más lo hizo y me invitó a formar parte de su grupo de investigación. Esta foto que ves nos la tomaron cuando completamos exitosamente la primera prueba de nuestro acelerador de antiprotones. - ¿Un acelerador de… anti… que dijiste Hank? – le preguntó Minna confundida. - Un acelerador de antiprotones Minna. Fue un momento cumbre en la carrera del Profesor Arthur. El estaba buscando una forma de crear antimateria y una forma, la única forma que se ha podido hasta ahorita, es por medio de un acelerador de antipartículas. Muchas personas pensaron que era imposible – continuó el Dr. Andrews – pero eso no lo detuvo. Ja ja ja, el equipo y yo le pusimos a ese antiguo armatoste ‘La locura de Arthur1’… en honor del viejo… - ¿Esa fue la máquina que causó el accidente verdad Hank? – le preguntó Minna, dejando momentáneamente que su entrenamiento como reportera venciera a su sentido común. El Dr. Andrews la volteó a ver pero no dijo nada, mientras las lágrimas se agolpaban visiblemente en sus ojos. – Lo siento Hank – le dijo Minna – yo no pensé… - Ven – le contestó el Dr. Andrews mientras la tomaba de la mano – déjame enseñarte el legado del viejo.

1

Arthur’s folly en Inglés. Un obvio juego de palabras entre el nombre del profesor y el hecho de que el acelerador de antipartículas era su proyecto especial y su cruzada personal.

7

Parte II. Purgatorio
El Dr. Andrews condujo a Minna a través de varios pasillos y puertas. Minna no pudo evitar pensar que los interiores del Departamento de Investigación en Física Cuántica Aplicada del M.I.T. eran como un enorme laberinto de oficinas, pasillos, cubículos e investigadores. Después de dar vuelta en un par más de intersecciones y saludar a uno que otro colega, el Dr. Andrews condujo a Minna al corazón de ese laberinto, la cámara del tesoro donde se encontraba el núcleo de la investigación del equipo del Dr. Andrews. El lugar en cuestión era un espacio de varios cientos de metros cuadrados de superficie, muy parecido al bodegón de una enorme fábrica, el cual se encontraba ocupado casi en su totalidad por una extraña máquina alargada llena de sensores, luces y dispositivos. - Ese es nuestro acelerador de antipartículas – Le dijo el Dr. Andrews – ‘La locura de Arthur también2’. Es el acelerador de antiprotones más avanzado del mundo – continuó el Dr. Andrews, como quien menciona el hecho más trivial del mundo – bueno, en realidad ese no es el acelerador, es solo la terminal del túnel. El acelerador se encuentra conformado por un largo túnel en forma de serpentín de más de 30 kilómetros de largo, enterrado a varios cientos de metros de profundidad debajo de estas instalaciones. Minna miró sorprendida la máquina, incapaz pese a todos sus intentos, de imaginar una instalación de esas dimensiones enterrada bajo tierra; por desgracia, una vez que el shock inicial hubo pasado, se encontró ante un paradigma aún mayor. Si imaginar un túnel de 30 kilómetros enterrado a varios cientos de metros de profundidad se le hacía una tarea casi imposible, el tratar siquiera de abarcar la magnitud de la obra y recursos para haberlo construido así y en ese lugar, era algo aún más imposible para ella. La simple magnitud de lo que tenía ante sus ojos la sobrepasó y sin darse cuenta dejó escapar un leve silbido de asombro. - Si eso te parece increíble – le dijo el Dr. Andrews al escuchar el silbido de Minna – espera a que veas lo siguiente, el proyecto que va a cambiar al mundo tal y como lo conoces, nuestro proyecto, del Profesor Arthur y mío. El Dr. Andrews condujo a Minna hasta un cuarto al fondo de la cámara del acelerador, rodeado de grandes ventanales obscuros y múltiples indicaciones de ‘Peligro’ y ‘Prohibido el paso’. Un enorme panel de control se encontraba instalado fuera del cuarto, el cual permitía a los investigadores monitorear los experimentos que se llevaran a cabo en su interior. Minna notó el cambio en la expresión del Dr. Andrews mientras éste revisaba los indicadores y monitores en la consola, la excitación, la emoción que lo desbordaba, casi

2

Arthur’s Folly too. Un juego de palabras a su vez con el término ‘Arthur’s Folly II’.

8 como si se tratara de un niño con un juguete nuevo. A Minna le dió gusto que el Dr. Andrews ya no estuviera triste por haber recordado la muerte del Profesor Folly. El Dr. Andrews consultó rápidamente su reloj y dijo – Ah, pero ya casi es hora, vas a necesitar unos de éstos – le decía mientras estirando la mano, tomaba de la pared unos lentes de seguridad negros como los que él mismo traía al cuello – tómalos – le dijo mientras se los ofrecía a Minna. - Son el último grito de la moda en el mundo de los investigadores – bromeó el Dr. Andrews en tanto se ponía sus propios lentes. Luego volteó a mirar a Minna, como si los estuviera modelando, al tiempo que le hacía un gesto que podría entenderse como ‘y bien, ¿cómo me veo?’. Minna se rió al ver la expresión graciosa del Dr. Andrews. Luego se puso los lentes de seguridad que le había ofrecido. Esperaron así unos cuantos minutos y cuando Minna estaba a punto de preguntar ‘¿Y qué estamos esperando Hank?’ una sirena comenzó a sonar de repente, la tiempo que las luces de seguridad del cuarto comenzaron a parpadear. Minna se asustó, recordando el accidente que le había costado la vida al Profesor Arthur y preguntándose si no estaba a punto de repetirse la historia cuando el Dr. Andrews se acercó y le susurró al oído, asegurándose de ser escuchado entre el ruido de las alarmas – Descuida, es el procedimiento normal de seguridad – y luego le indicó que mirara al interior del cuarto, a través de los grandes vidrios obscuros. Minna se esforzó por mirar dentro del cuarto, tarea por demás imposible considerando que a parte de los obscuros ventanales que lo protegían, ella misma llevaba puestos unos lentes de soldador, los cuales hacían que de por sí, casi no pudiera ver nada a su alrededor. En ese momento, un enorme destello de la más blanca luz emergió del cuarto que estaban observando. La luz era de la más enceguecedora brillantez y casi lastimaba los ojos de Minna. Ahora comprendía el porqué de los obscuros vidrios y las gafas negras de seguridad. El destello duró casi un minuto y tan repentinamente como había iniciado, cesó. A los pocos segundos, las sirenas dejaron de sonar y las luces de seguridad se apagaron. Minna se quitó las gafas y a sus ojos el mundo exterior era solo una mancha borrosa, como cuando uno está mucho tiempo al sol y pasa a un lugar obscuro. En lo que sus ojos se adaptaban a la cantidad de luz normal del cuarto, le preguntó al Dr. Andrews: - Hank, ¿pero qué rayos fue eso? – Minna todavía veía manchas obscuras ante sus ojos, incluso cuando los cerraba. - Eso – dijo el Dr. Andrews – mientras se restregaba sus propios ojos con los puños – es el legado del Profesor Arthur… verás Minna… El viejo siempre estuvo buscando toda su vida la forma de producir antimateria, esa era su meta pero no su sueño. El sueño de su vida era algo todavía más grande.

9 - ¿Pero si lo logró antes de morir, no Hank?, tú me dijiste que la foto de tu despacho era de cuando tuvieron su primera corrida exitosa del viejo acelerador de antipartículas, ¿no es así?. – le replicó Minna. - Si Minna – le dijo el Dr. Andrews – pero apenas fueron un par de partículas. Necesitábamos un método mejor para producir más. Verás, el Profesor Arthur me incluyó a su equipo por mi tesis doctoral, yo me especialicé en efectos termoeléctricos en nano materiales de diseño. - ¿Efectos… nano…?. Hank, me pierdes de nuevo. – le contestó Minna. - Claro, claro… verás…desde el siglo XIX se conoce que al tener una unión o junta de dos materiales semiconductores, al hacer pasar una corriente eléctrica por dicha junta era posible generar un gradiente de temperatura entre los semiconductores – explicó el Dr. Andrews. - Osea, ¿que uno se calienta y el otro se enfría Hank? – preguntó Minna. - Exactamente – le contestó el Dr. Andrews – pero también se descubrió que el efecto contrario es posible. Esto es, que si se calienta uno de ellos y se enfría el otro, se puede inducir una corriente eléctrica en la junta. A estos efectos se les llama ‘efectos termoeléctricos’ o ‘efecto Peltier-Seebeck’ por el nombre de sus descubridores. - Los semiconductores son parte de la Física de materiales – continuó el Dr. Andrews – y yo me especialicé en el nano diseño, esto es el diseño a nivel molecular, de sistemas semiconductores para aprovechar al máximo éstos efectos termoeléctricos. - Pero… ¿qué tenía que ver tu investigación en semiconductores con la investigación en antimateria del Profesor Arthur? – le preguntó Minna. - Pues verás Minna – le contestó el Dr. Andrews – existe un cierto tipo de antimateria llamada materia especular. El universo en su totalidad – se apresuró a continuar el Dr. Andrews al ver que Minna empezaba a poner de nuevo cara de consternación – puede presentar simetrías a nivel cuántico, esto es a nivel subatómico. Esas simetrías las llamamos simetrías CPT por Carga, Posición y Tiempo. - La materia especular – siguió el Dr. Andrews – se diferencia de la antimateria en que ésta solo tiene simetría de posición. Esto es, imagina que es materia de un universo exactamente igual al nuestro pero en donde la izquierda y la derecha se encuentran intercambiadas… por eso es materia ‘especular’ porque es como si estuviera ‘al otro lado de un espejo’ ¿ves?. - Ok… - dijo Minna no muy convencida – pero aún no entiendo que tiene que ver eso con tu investigación en semiconductores, Hank. - Minna – le contestó el Dr. Andrews – el sueño de toda la vida del Profesor Arthur era el más grande y noble que algún hombre su hubiera atrevido a soñar en esta tierra. El viejo

10 quería un mundo donde tuviéramos una fuente infinita de energía. Un mundo libre de contaminación y pobreza… una utopía. - ¿Es eso realmente posible Hank? – le preguntó Minna. - Minna, en nuestra búsqueda de sistemas y fuentes de energía más eficientes – le contestó el Dr. Andrews – los hombres siempre nos hemos enfrentado a un enemigo implacable. Ese enemigo es la entropía y la Segunda Ley de la Termodinámica. - ¿Entropía y Segunda Ley?... ¿cómo en las clases del Dr. Shabola, Hank?... yo odiaba sus clases. – Le contestó amargamente Minna – nunca le entendía a nada. - Si Minna – se rió el Dr. Andrews – pero no es tan complicado. Verás, la Segunda Ley nos dice que siempre que realicemos una transformación de la energía útil, parte de ésta siempre va a dispersarse y no podrá ser aprovechada. Así, por definición, estamos condenados a nunca poder obtener eficiencias perfectas en cualquier máquina o proceso… y de igual forma estamos destinados a existir en un universo donde poco a poco la cantidad de energía que podamos usar vaya disminuyendo hasta que no quede nada… nada, Minna. - ¿Pero no podemos restituir esa energía, Hank?, ¿hacer que la energía que no podemos aprovechar se vuelva útil de nuevo? – le preguntó Minna. - No, Minna – le contestó el Dr. Andrews – eso es lo más devastador de la Segunda Ley. Nos dice que como en todo proceso o transformación se dispersa algo de energía, siempre tendremos que gastar más energía que la que podamos producir. El efecto total es que siempre perderemos energía útil, sin importar lo que hagamos. - ¿Y no hay nada que podamos hacer Hank? – le preguntó tristemente Minna. - Nosotros no, Minna – le contestó el Dr. Andrews – pero existe alguien o algo que si puede. En 1871, en su libro ‘Teoría del calor’ James C. Maxwell ideo una criatura, que fue llamada para fines prácticos ‘el demonio de Maxwell’ (en su honor) que era capaz de ir en contra de la Segunda Ley de la Termodinámica. Un ser que al estar en una división en un cuarto lleno de moléculas de un fluido a diferentes velocidades, sólo permitía el paso de las más rápidas hacia uno de los cuartos y el de las más lentas hacia el otro. El efecto final es que era capaz de producir una diferencia de temperaturas sin consumir trabajo y por tanto violaba la Segunda Ley. - Obviamente – continuó el Dr. Andrews – cuando Maxwell propuso su ‘demonio’ lo hizo como un experimento mental, como una teoría a partir de la cual probar que la Segunda Ley no era absoluta, aún cuando no existía, ni existe un ser sobrenatural de las características necesarias que Maxwell propuso. Aún así, desde entonces la humanidad a soñado con crear un dispositivo o máquina que pueda funcionar como un demonio de Maxwell… con un aparato capaz de producir energía o movimiento perpetuo… - ¿Y ese también era el sueño del Profesor Arthur, Hank? – preguntó Minna.

11

- No solo era su sueño, Minna – le contestó el Dr. Andrews – sino su más grande logro, aún cuando él no haya vivido lo suficiente para verlo… fue su más grande regalo hacia mí y toda la raza humana. Verás Minna, la Segunda Ley no puede ser violada, no existen los demonios de Maxwell, pero el ideó una forma de ‘evitar’ la Segunda Ley y crear un dispositivo que en efectos prácticos sería lo más parecido a un demonio de Maxwell que pudiera existir en éste universo. - El Profesor Arthur – prosiguió el Dr. Andrews – tenía la teoría de que a través del uso de materia especular y la interacción y mezclado entre fotones convencionales y fotones especulares; era posible crear una máquina capaz de mantener de forma perpetua una temperatura extraordinariamente baja, que fuera capaz de generar energía eléctrica, consumiendo energía del universo especular en el proceso. De allí la importancia de mi investigación en efectos termoeléctricos. Esto es, una máquina que produce energía en nuestro universo, absorbiendo y disipando energía en el universo de la materia especular. - Eso es lo que acabas de ver Minna – le dijo el Dr. Andrews – ese fue el destello de luz, la interacción entre fotones y fotones especulares. Hemos logrado hacerlo de forma controlada en el laboratorio… por desgracia no podemos evitar todavía la aniquilación de pares y la desintegración absoluta de la muestra en el reactor, pero hemos dado un gran paso. - ¿Eso es en lo que trabajaba el Profesor Arthur antes de morir Hank? – le preguntó Minna. - Si… - dijo de forma queda el Dr. Andrews – para lograr producir las cantidades de materia especular que necesitamos para arrancar este pequeño reactor, se requería un método capaz de producir antimateria en cantidades muchísimo mayores a lo que teníamos en ese entonces. Todo dependía de ello. El accidente… el viejo estaba trabajando en algo que lo hizo posible, es una lástima que no haya vivido lo suficiente para ver su sueño realizado – al decir esto ocultó la cara pero Minna no pudo evitar notar que una lágrima caía por su rostro. Sin saber bien que hacer, puso su mano en el hombro del Dr. Andrews. - Hank, pero tú estás aquí – trató de animarlo Minna - Tú vas a continuar sus sueños. El te dejó todo esto, toda su investigación para que tu pudieras hacerlo todo realidad. El estaría tan orgulloso de ti Hank. El Dr. Andrews inclinó su cabeza y se recargó en la mano de Minna al tiempo que le decía: - Gracias Minna, no sabes lo que esto significa para mí – y luego de limpiarse las lágrimas con la manga de su bata continuó – nadie lo entendía al viejo… el siempre me decía ‘Piensa Hank, energía ilimitada para todos, un mundo donde ya no se requiriera destruir la naturaleza ni contaminarla, un mundo de riqueza ilimitada… si es capaz de hacer tantas cosas tan buenas y maravillosas, ¿porque lo llamaban ‘demonio’ Hank?’… sólo él sabía Minna, sólo él sabía…

12

- ¿Sabes Hank? – le dijo Minna – mucha gente quería al Profesor. No lo había recordado antes, pero decían que era un gran jugador y coleccionista de cartas, de esas que juegan los muchachos hoy en día en las convenciones de comics y demás…- el Dr. Andrews asintió en silencio, luego Minna continuó - incluso jugaba con uno de mis jefes de redacción. El también era un fanático de ese juego. Poco antes del accidente donde falleció, le envió a Mac, el jefe de redacción, unas cartas de regalo… esto lo recuerdo porque en aquél entonces él se encontraba de vacaciones y cuando volvió se enteró de la trágica muerte del Profesor… recuerdo que dijo que esas cartas eran algo así como un regalo de despedida y el último deseo del Profesor. El Dr. Andrews agachó la cabeza y aún cuando Minna no pudo ver su rostro, ya que se encontraba de espaldas a ella, pudo imaginar como el dolor se dibujaba en su semblante. - Y esas cartas Minna… ¿qué pasó con ellas? – le preguntó de forma insegura el Dr. Andrews. - Pues… - dijo Minna tratando de hacer memoria – Mac falleció unos meses más tarde… un accidente cubriendo la guerra en Oriente… un caso lamentable de fuego amigo. Supongo que las cartas han de seguir en la redacción del periódico, hubo una caja con sus cosas que como no supimos que hacer con ellas, se guardaron en la bodega. - ¿Podría… podría yo verlas?... es que me gustaría verlas para recordarlo. Sé que es mucho pedir pero… - le dijo el Dr. Andrews. - Pues no te prometo nada Hank – le interrumpió Minna – tengo que revisar si aún siguen en el periódico. Pero si sí – continuó al ver la cara de tristeza en el rostro del Dr. Andrews – supongo que podría traértelas, digo no es como si alguien las hubiera reclamado estos últimos dos años. - Gracias Minna – el rostro del Dr. Andrews se iluminó – muchísimas gracias. No sabes lo que significa para mí. - No hay de qué Hank, pero oye – dijo Minna al observar su reloj – ya tengo que irme, me gustaría quedarme y seguir hablando contigo pero creo que por hoy hemos terminado. Tengo la impresión de que este artículo será un gran éxito, no te preocupes, déjalo todo en mis manos. Y así, luego de despedirse y de prometerla al Dr. Andrews de que lo vería un día de estos para tomarse un café y recordar viejos tiempos de la escuela, Minna partió contenta con el resultado de su entrevista.

13

Parte III. Infierno
- ¿Entonces qué opinas Gary? – Preguntó Minna - ¿te gustó mi artículo?. Edward Garreth Valens, el editor en jefe de Minna en el periódico Times levantó la vista de los documentos que estaba revisando y la observó detenidamente. Minna siempre se había imaginado que Gary, con su rostro moreno y sus grandes ojos castaños parecía un enorme gato en impecable traje gris y corbata obscura. No cualquier gato, por supuesto, sino uno que ve al mundo con la calma e indiferencia que sólo conoce aquél que acaba de comer y se encuentra en completo sosiego. - ¿Sabes? – Le dijo Gary con ese extraño tono lento y pausado que lo hacía parecer que ronroneaba – Yo me he llegado a preguntar si no estarás ya perdiendo el toque Minna. - No, no me malinterpretes – se apresuró a continuar Gary, al observar como Minna estaba a punto de reclamarle su comentario anterior – tu artículo es… bueno. Me atrevo a pensar que inclusive es muy bueno… pero no pude evitar sentir que le faltaba una cierta agresividad… - ¿A qué te refieres Gary? – le preguntó Minna. Gary cerró los ojos un momento y tomó un largo suspiro antes de contestarle: - Generalmente cuando escribes Minna, se puede sentir cierta ferocidad, una agudeza característica que te permite llegar a la verdad detrás de cualquier historia. Por eso eres tan buena reportera… pero en esto – dijo Gary mientras tocaba de forma ligeramente despectiva el reportaje de Minna – no lo veo. Es casi como si lo estuvieras defendiendo… cuidando… - Bueno Gary, si hubieras estado allí lo entenderías… ha pasado y sufrido tanto…. Es como si fuera un enorme niño perdido y uno no puede sino tratar de protegerlo. Es extraño – continuó Minna – creo que esa es la razón por la cual se ha convertido en una celebridad mundial de la noche a la mañana… es como si todo el mundo estuviera alargando sus brazos para cobijarlo… pero me da gusto por él Gary… porque ya nunca más estará solo y nunca más tendrá motivos para sentirse triste. El mundo entero lo ama ahora… pero… - dijo mientras regresaba al tema que inició la conversación - ¿qué vamos a hacer con el artículo?, ¿quieres que lo modifique?. - No, déjalo así – le dijo Gary – creo que servirá. Como ya te dije el artículo es bueno, sólo me preocupaba que estuvieras volviéndote suave con la edad… considera que tu próximo trabajo va a ser muy difícil y necesito que te encuentres al ciento por ciento enfocada, que seas la reportera ruda y desalmada que tanto me agrada. - La investigación sobre la guerra de pandillas en la costa este – le contestó Minna - lo sé Gary, los próximos meses van a ser difíciles. Ya me contacté con la jefatura de la unidad de vicio de la policía local… infiltrarme en las redes de distribución de droga no va a ser sencillo.

14

- ¿Ya tienes todo listo? – le preguntó Gary. - Si – le contestó Minna – mi vuelo sale hoy en la tarde; de hecho ya preparé mis maletas y las traigo en el coche, de aquí mismo me voy a la terminal aérea. - Pues entonces que tengas suerte Minna – le dijo Gary – si no hay nada más que pueda hacer por ti… - De hecho Gary – dijo Minna de repente acordándose de la promesa que le había hecho al Dr. Andrews – me gustaría revisar algunas cosas de la bodega, ¿me podrías firmar la autorización?. - ¿Algo relacionado con tu investigación? – le preguntó Gary. - Si – mintió apresuradamente Minna – sólo quería revisar algunas de los archivos en microfilm, creo que me ayudaría conocer los antecedentes de la zona y la relación que podría haber entre las mafias de antes y las pandillas de ahora. Minna pensé que no tenía mucho sentido platicarle a Gary sobre las cartas que el Profesor Arthur había enviado a Mac. En primer lugar no sabía si siquiera pudieran encontrarse allí y en segundo lugar, si lo estaban, no le permitirían sacarlas tan fácilmente. Por eso había inventado el pretexto de las viejas ediciones en microfilm. Todas las ediciones del periódico se encontraban almacenadas en la bodega del edificio. Obviamente con el advenimiento de los ordenadores, las impresiones de los últimos quince años se tenían en formato electrónico, pero las anteriores se encontraban en microfilm. Revisar dichas ediciones era una de las principales razones por las cuales los reporteros del periódico tenían acceso a la bodega. - Claro que sí – le dijo Gary al tiempo que firmaba la solicitud de Minna – no veo porque no. Ahora si hay algo más que necesites… - No gracias Gary, eso sería todo. Nos estaremos viendo pronto – y diciendo esto, Minna salió de su oficina.

Minna consultó de nuevo su reloj e hizo a un lado la taza de café que estaba tomando para hacerle sitio a la pesada carpeta que extrajo de su maleta de viaje. Todavía faltaban algunas horas para que saliera su vuelo y quería revisar de nuevo la información con la que contaba. Al abrir la carpeta, el sobre con las cartas del Profesor Arthur cayeron sobre la mesa. Minna apenas había tenido tiempo de buscarlo en la bodega y al encontrarlas, las había guardado descuidadamente entre sus otros papeles.

15 Minna todavía tenía un par de horas de tiempo disponible y ya había revisado varias veces la información sobre las pandillas y cárteles de droga, así que podía dedicarse un rato de ocio; con curiosidad, extendió una mano hacia el sobre. Cuatro cartas salieron del sobre. Todas tenían un dibujo que ocupaba la mitad superior de la carta, con un texto en la mitad inferior; algunos números y símbolos enmarcaban la imagen. En su parte posterior, las cartas tenían un bonito dibujo geométrico. Minna no conocía nada del juego al cual pertenecían pero los nombres y dibujos llamaron su atención. Las cartas se llamaban ‘Tierras imperecederas’, ‘Mundo detrás del espejo’, ‘Aliento divino’ y ‘Desplazamiento dimensional’. Los textos de las cartas hacían alusión a mitos y leyendas, hablaban de poderes mágicos, árboles de maná y cosas así; los números y símbolos eran un completo misterio para Minna. Tal vez fuera su curiosidad como reportera o tal vez simplemente no le gustaba encontrarse con algo de lo que no supiera nada, pero recordando que a escasos minutos del aeropuerto se encontraba un centro comercial, Minna encaminó decidida sus pasos en esa dirección.

El interior de la tienda de comics parecía sacado de una película de género. La escasa luz que se filtraba por los huecos en las ventanas tapizadas de posters y afiches iluminaba pobremente el espacio repleto de libros, historietas, figuras y juguetes coleccionables. Todo parecía existir entre una bruma o niebla que olía a incienso y aceites varios. En el mostrador de la tienda, Minna pudo ver a dos jóvenes jugando con cartas parecidas a las que ella llevaba. Uno de ellos era alto, de cabeza rapada y nariz ancha y aplastada; vestía de camiseta negra sin mangas y traía unos pants y tenis del mismo color. Lucía una argolla en la nariz y varios tatuajes y cadenas adornaban su cuerpo. En oposición, el muchacho al otro lado del mostrador era muy delgado, de tez pálida y ojos verdes, vestía como varios skaters que Minna había visto por su calle. Llevaba una especie de gorra que parecía un enorme calcetín gris, amarrado en la parte superior. - Ahora si, Madness – dijo el joven de la argolla de toro en el tabique nasal – bajo a mi ‘Espectro hambriento’ y activo la habilidad de mi ‘Doppelgänger’ para hacerte… uno, dos, tres puntos de daño. Toma eso. - Espera J. P. – le dijo el muchacho a quién éste había llamado Madness – recuerda que tengo activa la habilidad de mi ‘Dragón de huesos’ y puedo bloquear tu ataque y eliminar una de las cartas en tu mano…

16 - ¡Ah!, no me digas eso – se quejó exageradamente J. P. al percatarse de su error – ya verás, pero todavía no me has vencido. Espera a que veas lo que tengo preparado. Minna se espero un rato más a que terminaran de jugar antes de hacerles algunas preguntas.

De regreso en la sala de espera, Minna contemplaba pensativa las cartas que tenía entre sus dedos. Lo primero que le llamó la atención fue la conmoción que habían causado esos pequeños pedazos de cartón; aparentemente eran bastante valiosas. La carta de ‘Tierras imperecederas’ era una edición extraordinariamente rara y sólo se había impreso cien de ellas. Nunca se vendieron directamente al público, se usaron como premios especiales en un torneo que se había realizado hace ya varios años. Después de varios intentos fallidos de parte del Madness por comprarle las cartas por fin había podido hacer sus preguntas; había anotando sus impresiones en una hoja de papel. Era el viejo hábito de anotar todo para no perder nada de información, en el fondo Minna no podía dejar de ser una reportera. Miró de nuevo el papel que tenía ante sí:  Carta de ‘Tierras imperecederas’. Leyenda: Referencia a Yggdrasill el árbol del mundo que existe en el bosque de las tierras puras que no conocen el ocaso. Tipo: Tierra. Efecto: +3 mana blanco. Indestructible.  Carta de ‘Aliento divino’. Leyenda: ‘Luz sagrada que nos proteges, otórganos el aliento de la vida’. Tipo: Conjuro permanente. Efecto: Cada turno, convierte x mana de color blanco en x -1 puntos de vida.  Carta de ‘Mundo detrás del espejo’. Leyenda: Una referencia obscura a uno de los libros de Lewis Carroll sobre Alicia y sus aventuras en un mundo extraño detrás de un espejo. Tipo: Artefacto/Trampa. Efecto: Invierte los efectos de los conjuros de ataque y recuperación, para que los ataques curen a su objetivo y los efectos curativos dañen. Costo: 1 mana negro/1 mana rojo.  Carta de ‘Desplazamiento dimensional’. Leyenda: Referencia a como el mago que tiene dominio sobre las dimensiones puede confundir a sus enemigos en el campo de batalla. Tipo: Trampa. Efecto: Por solo una ocasión, la carta permite desviar el daño o ataque dirigido hacia el jugador de vuelta hacia el atacante. Costo: 1 mana azul. Hablar con los muchachos de la tienda de comics había resuelto algunas de las interrogantes de Minna pero la había dejado con muchas más. ¿Por qué le había dejado esas cartas el Profesor Arthur a Mac?, eran cartas demasiado valiosas. Minna se negaba a pensar que fuera una simple casualidad o regalo; su instinto de reportera le decía otra cosa. Además, ¿porqué esas cuatro cartas en especial?. Había preguntado a los muchachos de la tienda de comics y le dijeron que por sí solas no se podía armar una combinación o ataque con ellas. Además le dijeron que era demasiado improbable que pudieran existir juntarse todas las cartas en un mismo mazo, ya que pertenecían a ‘tierras’

17 (mana) muy distintos entre sí, eso tuvieron que explicárselo a Minna más de una vez porque no entendía muy bien lo de los colores de los mana. A Minna le había caído bien el Madness, todavía recordaba los aspavientos que había hecho cuando le enseñó la carta de ‘Tierras imperecederas’, había balbuceado como niño cuando le había tratado de explicar porque era una carta tan valiosa ‘¡Es muchísimo mana!, es como, es como… energía infinita para hacer lo que quieras’. ‘Energía infinita’ algo en lo profundo de la mente de Minna se empezó a mover… ¿porqué la hacía sentirse tan inquieta esa frase?... ¿dónde la había escuchado?. Y en ese momento lo recordó. Las palabras del Dr. Andrews sobre el demonio de Maxwell, ‘energía ilimitada para todos’. Podía ser una coincidencia pero… Minna tomó la carta entre sus dedos como si pudiera decirle sus secretos a base de mirarla detenidamente. Luego volteó a ver las otras cartas… ‘Desplazamiento dimensional’, ‘Aliento divino’, ‘Mundo detrás del espejo’… - Espera – se dijo Minna a sí misma - ¿qué no mencionó Hank algo sobre la materia y el universo especular?, ¿no dijo algo que era como un universo paralelo al otro lado de un espejo?... – Minna pensó que era imposible que esto fuera una simple coincidencia y empezó a trabajar febrilmente acomodando y reacomodando las cartas. Media hora más tarde Minna se detuvo y observó las cartas alineadas en la mesa. Una sensación de aprensión corría por su cuerpo. Tomando apresuradamente sus cosas se levantó y salió de la terminal aérea. Su viaje a la costa este tendría que esperar.

Minna marcó apresuradamente en su celular mientras conducía su auto por las calles de la ciudad. En más de una ocasión tuvo que quitar los ojos del camino para ver los números en el pequeño teléfono; casi chocó con un auto que salió demasiado rápido de una intersección. Minna le tocó el claxon de forma agresiva y se llevó el celular a su oído derecho. ‘Contesta Hank, contesta’ pensó mientras escuchaba los lentos tonos de llamado en el otro lado de la línea. - ¿Bueno, si? – Contestó el Dr. Andrews desde el otro lado del auricular - ¿Quién es?. - ¿Hank?, soy yo – dijo Minna – Oye, no tengo mucho tiempo para explicarte, voy conduciendo, pero antes de salir para mi otro trabajo, el de las pandillas en la costa este, el trabajo del que te había hablado antes, tuve tiempo de buscar las cartas que me pediste. - Hank – continuó Minna – creo que al final, el Profesor Arthur había descubierto algo con respecto a su investigación… algo muy grave. No estoy segura pero creo que el accidente… creo que murió tratando de corregir ese error. Del otro lado de la línea no se escuchaba nada más que un absoluto silencio. - Hank, ¿sigues allí? – le preguntó Minna.

18

- Si – le respondió el Dr. Andrews lacónicamente. - Hank, no estoy muy segura… quiero revisarlo contigo, creo que puedo estar equivocada porque yo no sé mucho de esas cartas, pero es importante que nos veamos. - Está bien – dijo el Dr. Andrews - ¿alguien más ha confirmado esto?. - No Hank, eres la primera persona a quien le pregunto, creo que tu mejor que nadie podrías decirme si estoy equivocada a no… yo voy para allá Hank, ya sé que es noche, pero ¿estás todavía en el M.I.T.?. - Si – le dijo el Dr. Andrews – ya me iba a retirar pero aquí te espero. Mientras llegas deja preparo y reviso la vieja investigación del Profesor Arthur. - Muy bien Hank – le contestó Minna – nos estamos viendo por allá en una media hora. Minna colgó el teléfono y pisó el acelerador a fondo. Si tenía razón, el destino de todo un universo dependía de sus actos.

Minna llevaba más de una hora hablando con el Dr. Andrews. Era ya bastante noche y aparentemente eran las únicas dos personas que quedaban en el edificio. El Dr. Andrews le había dicho que era común para él quedarse a trabajar solo, tenía una dispensa especial porque a veces sufría de insomnio. Minna ya casi había terminado de ponerlo al tanto en todo lo que había pasado: - Y fue así Hank – le dijo Minna – que pensé que tal vez las cartas que el Profesor Arthur le había dejado a Mac eran una especie de código, algo que solo Mac entendería por su conocimiento del juego. Estuve probando varias combinaciones con las cartas y esta es una de las que más sentido hace… Minna acomodó las cuatro cartas en la mesa, ante el Dr. Andrews. - Estas cartas – dijo Minna señalando ‘Tierra imperecedera’ y ‘Aliento divino’ – representan la energía ilimitado que se puede obtener de tu máquina Hank y los beneficios que le puede traer a la humanidad. Pero esta carta – dijo mientras señalaba ‘Mundo detrás del espejo’ – convierte ese beneficio en un daño, en algo malo. La última carta (‘Desplazamiento dimensional’) indica que ese daño se proyecta ‘hacia otra parte’. Eso no lo entendí hasta que consideré las cartas en su conjunto. Creo que ‘Mundo detrás del espejo’ es más que una coincidencia Hank. Pero eso significaría –continuó Minna – que el Profesor Arthur sospechaba que los experimentos que estaban realizando dañaban de algún modo a las personas de ése mundo paralelo o universo especular como tú lo llamaste. ¿Es eso posible Hank?.

19 Bueno Minna – le contestó el Dr. Andrews – creo que has visto demasiadas películas de ciencia ficción si piensas que el universo especular es como una dimensión alterna donde existen copias de nosotros que son exactamente iguales pero ligeramente diferentes. Cuando hablé de un universo ‘al otro lado del espejo’ me refería a un universo donde aplicaban las mismas leyes de la física que en el nuestro, pero que se encontrara ‘invertido’ en su posición. Un electrón que aquí gira a la izquierda, allá lo haría a la derecha… Minna sonrió ligeramente, pensando lo ridícula que debía de haberse escuchado hablándole de mundos paralelos al Dr. Andrews. … Pero – continuó el Dr. Andrews – aún cuando es descabellado pensar en ‘mundos paralelos’ que podrían ser como éste pero en donde Hitler no perdió la segunda guerra mundial – bromeó el Dr. Andrews – si es posible pensar que existe un universo especular que podría tener vida… tal vez completamente distinta a todo cuanto conocemos… pero vida al fin y al cabo. El Dr. Andrews se quedó pensando un largo rato y luego dijo: - ¿Sabes Minna?, puede que el viejo tuviera razón. Todavía no tengo pruebas suficientes para demostrarlo – continuó el Dr. Andrews – pero es probable que nuestros experimentos puedan estar afectando de forma negativa el universo especular… - Creo que por eso el era mi maestro… - dijo el Dr. Andrews – mientras bajaba tristemente la cabeza – no solo pensaba en el bien de este mundo, sino en el de los demás… y creo que el accidente que le costó la vida sucedió en un intento de reparar el daño que había causado, eso lo explicaría todo… - Animo Hank – le dijo Minna para animarlo – seguro que habrá algo que se pueda hacer. - Si – le dijo el Dr. Andrews – habría que re calibrar la matriz de mezclado de anti fotones, supongo que eso nos llevará algunos años, pero no es un obstáculo que no pueda superarse… en cierto modo es como si el viejo siguiera cuidándonos… incluso después… Minna le puso la mano al hombro en un gesto solidario y para animarlo. Luego, el Dr. Andrews levantó la vista y la miró directamente a los ojos en tanto le decía: - Oye, Minna… mañana hay una prueba programada, es un experimento muy importate para probar a mayor escala el reactor. No podría dormir tranquilo sabiendo lo que sé ahora, tengo que cancelar la prueba y detener el procedimiento de preparación, pero necesito alguien que me ayude… no tardará más de unos minutos, ¿me ayudarías por favor?, ¿me ayudarías a hacer verdad el último deseo del viejo y proteger ambos universos?. - Claro que sí Hank – le dijo Minna – para que están los amigos.

20 Minna entró en la cámara del reactor de anti fotones. El Dr. Andrews le había dicho que se necesitaban dos personas para detener el procedimiento. Era parte del protocolo de seguridad estándar, él se quedaría afuera porque necesitaba introducir la clave de confirmación y ella tenía que confirmar la secuencia en la consola interna del reactor. Minna miró a su alrededor en la obscuridad y no pudo ver más que un cuarto inquietantemente vacío; estaba a punto de preguntarle al Dr. Andrews sobre si estaba seguro de la ubicación del panel cuando escucho accionarse unos seguros a sus espaldas. La puerta se había cerrado. Minna se asomó por los obscuros ventanales y apenas pudo distinguir a la figura del Dr. Andrews trabajando en la consola. Golpeo varias veces el cristal y la puerta al tiempo que le gritaba, pero el parecía no escucharla. - ¡HANK!, ¡HANK!, esto no es gracioso. ¡HANK!. En ese momento el Dr. Andrews volteó a verla y Minna detuvo sus gritos, sorprendida. Todo rastro de simpatía y calidez había desaparecido del rostro del Dr. Andrews. Éste se había quitado los lentes y el efecto era aterrador, a través del vidrio sus ojos parecían dos obscuros puntos de negra frialdad carentes de toda vida. En ese momento Minna comprendió todo lo que había ocurrido. - Fuiste tú, ¿verdad Hank? – le increpó Minna – tú sabías lo que había descubierto el Profesor Arthur, que iba a detener las experimentos… por eso su investigación se estancó… y tú… pero… ¿cómo pudiste hacerlo si era tu amigo y tu maestro?... por eso dejó las cartas… a Mac, que trabajaba en el diario… por si le pasaba algo… él ya lo sospechaba. Fue una suerte para ti que Mac muriera en la guerra… ¿no Hank?. - ¿Suerte? – Le gritó el Dr. Andrews a través del sistema de altavoces – La suerte no tuvo nada que ver. Yo le prometí al departamento de seguridad nacional y los militares los avances que Arthur no se atrevió a realizar. A cambio me ayudaron a desaparecer a Mac… ‘fuego amigo’ en verdad… y a enterrar la investigación del sabotaje al primer acelerador. - Pero Hank… ¿cómo pudiste hacerlo? – Le dijo Minna – era tu amigo y toda esa gente inocente que murió… - No lo entiendes Minna – le dijo el Dr. Andrews – Nadie lo hace. Nadie va a interponerse entre mi gloria y fama. Por fin, por fin estoy obteniendo el reconocimiento que me merezco, ya no soy el chiste ni la burla de nadie. Por fin el mundo me aprecia, no dejaré que nadie me quite esa felicidad… y yo sé, yo sé – continuó el Dr. Andrews – que esto es lo que reamente hubiera querido Arthur, que yo fuera feliz, que hiciera realidad sus sueños y que salvara éste mundo. - No Hank, no. – le dijo Minna.

21 - Y tú tampoco lo entiendes Minna – le dijo febrilmente el Dr. Andrews – el sacrificio que yo hago por todos ustedes. Me obligaron a matar a mi mejor amigo, me obligan a cargar en mis hombros con la culpa y el conocimiento de saber que estoy destruyendo un universo alterno que podría tener vida como la nuestra; pero aún así lo hago por el bien de todos. Yo debo de cargar con esos pecados por el bien de la humanidad… no estoy siendo egoísta ¿es mucho pedir a cambio por un poco de felicidad para mí?, ¿dejar de ser el ‘orangután’ de sus chistes?, ¿dejar de ser invisible para todos?. - No Hank, no. – Le rogó Minna – yo sé que no quieres hacer esto Hank. Soy tu amiga, sé que no quieres. - Si realmente eres mi amiga Minna – entonces querrás que sea por fin feliz y estarás de acuerdo conmigo… seguridad nacional tendrá que arreglar otro accidente… lástima que tu siguiente trabajo fuera uno tan peligroso… no me dejas otra alternativa… En ese momento empezaron a sonar las alarmas y las luces de seguridad iniciaron su parpadeo. Minna recordó las palabras del Dr. Andrews: ‘Hemos logrado hacerlo de forma controlada en el laboratorio… por desgracia no podemos evitar todavía la aniquilación de pares y la desintegración absoluta de la muestra en el reactor, pero hemos dado un gran paso’. Ella supo con terrible exactitud qué es lo que iba a pasar… Minna comenzó a golpear desesperadamente la puerta pidiendo ayuda a gritos. - Lo siento Minna – se escuchó la voz del Dr. Andrews, aparentemente estaba llorando – me dio mucho gusto verte después de tanto tiempo… en verdad, desde la escuela yo… pensé que tal vez… Minna goleó la puerta, lastimándose las manos, arañando y sangrándose las uñas. Gritaba y sollozaba mientras el sonido de las alarmas subía de intensidad y fue en ese momento que recordó las palabras del Profesor Arthur: ‘Piensa Hank, energía ilimitada para todos, un mundo donde ya no se requiriera destruir la naturaleza ni contaminarla, un mundo de riqueza ilimitada… si es capaz de hacer tantas cosas tan buenas y maravillosas, ¿porque lo llamaban ‘demonio’ Hank?’… ahora Minna lo sabía. En ese momento, cada átomo en el cuerpo de Minna fue arrojado violentamente de su sitio y mientras cada célula de su cuerpo gritaba en terrible agonía, el mundo a su alrededor se desvaneció en un brillante y cegador destello de luz blanca. R. Taro.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->