POEMA DE MIO CID

Literatura Española Pablo Andrés Vargas Serdio

se muestra así: (versos 1292-1296. al menos. por un evolutivo proceso de racionalización cultural en el cual influye. nace de formas no mortales y posee no sólo cualidades superiores. síntomas de sino un gusto colectivo por historias así. ambos nacen en encarnación de lo que se considera bueno y noble en su cultura de origen respectiva. Por un lado. Las diferencias contextuales bajo las cuales nacen los héroes antes mencionados son de diferencias tan importantes al punto de que condicionan en alcances. y no alguien que por designios superiores e ininteligibles ha sido destinado a la grandeza. Mio Cid) ³Las proezas de mio Cid andaba preguntando . un infanzón. una persona corriente. la evolución de la religión. sobre esto. prismatizado. Aquiles. que siendo tratado injustamente por la sociedad termina triunfando rotundamente. podría entenderse que por antonomasia su superioridad incuestionable puede extenderse a los ideales que encarna. un catolicismo fervientemente nacionalista que en palabras del obispo de Valencia. Creo que estas son las características del héroe e ideal moderno. las características y orígenes de ellos. Una primera reflexión sobre la figura e historia del Campeador puede hacer inevitable el recuerdo de Aquiles. es decir. hay dos aspectos que me gustaría mencionar. por otro lado. Las hazañas de ambos héroes son incuestionablemente heroicas. necesaria la redundancia. un Minaya Alvar Fáñez que suscita el espíritu de un Patroclo tan fiel y fiero como aquel que se nos pinta. Don Jerónimo. proezas características de un héroe moderno y pertenecientes a una realidad literaria inserta en un determinado tiempo y lugar no lejanos a una realidad histórica de la cual se sirve el poeta o autor de aquellas gestas pero que en ninguna forma ambas realidades son contradictorias una de la otra pues pertenecen a ámbitos de la existencia diametralmente distintas y no necesariamente irreconciliables. gran parte de la cultura. una característica bastante particular de mio Cid es que el es un héroe moderno. La tentación de seguir aquel curso de relación entre los personajes. con bellas palabras. salvo en aspectos fundamentales. Como todo héroe. no resiste lo duro de la comparación. de forma manifiesta. en la inconfundible Ilíada.El Cantar de mio Cid es un cantar de gesta anónimo que relata hazañas heroicas inspiradas libremente en los últimos años de la vida del caballero castellano Rodrigo Díaz de Vivar. aquí tomado como ejemplo de una producción cultural de héroes de una época en que la mitología circunscribía sino toda.

de humanidad precedida por una condición de misma naturaleza. ni aventuraré a proponer una nueva tesis respecto de sus motivaciones personales. sigue siendo una manifestación sintomática. y que la poesía se resiste a convivir con la historia. quien a su vez reacciona con la siguiente afirmación: ³Menéndez Pidal sabía muy bien que muchas noticias del Cantar estaban en desacuerdo con la historia. la historia es constantemente un condicionante importante de la poesía. y esta última. humildemente. Si bien Garci-Gómez dice que la historia y la poesía son dos señoras a las que no se puede servir a la vez. me suena a una razón más de por qué valorar una obra como el Poema de Mio Cid. y que a la vez. pero el cuestionable fenómeno de que ambos ideales no hayan cambiado. pero lo proclamaba eminentemente histórico´. aun que a diferencia de Garci-Gómez. no pienso que se deba necesariamente a que su vocación principal es la de historiador. Curiosamente resulta claro que la relación entre la poesía y la historia no es clara ni simple.suspirando el obispo encontrarse con los moros en campo de batalla.´ Este común del héroe de buscar la honra y las riquezas. pero al menos podemos decir que si no es mínimamente. cambio que podría ser explicado por un cambio de contexto. un buen punto de partida me resulta ser las palabras de Ramón Menéndez Pidal. puede encontrar distintas explicaciones siempre acorde al tiempo que estemos mirando. quien dice: ³En suma«el Cantar tiene un carácter eminentemente histórico. una crónica histórica con tintes literarios necesarios me parece equívoca. siguiendo el paralelo. a lo que apunto con la enunciación de tal conflicto es algo de lo que muy bien nos habla Garci-Gómez y es la eminente realidad literaria que se . que si se cansase de luchar y herir con sus manos nunca jamás le llorasen los cristianos.´ A modo de graficar el debate. creo que una interpretación literal de sus palabras no sería correcta ni acorde a su posterior desarrollo. un condicionante de la futura poesía. Los valorables intentos de Menéndez por hacer del Poema de Mio Cid. Muchas preguntas sobre la realidad del poema han nacido y proliferado a lo largo de sus lecturas. al menos en cierta en medida. al menos aparentemente transversal. le siguen las palabras Miguel Garci-Gómez.

Para principiar el tratamiento de este nuevo aspecto me gustaría mencionar las palabras de Francisco Rico. Hasta el verso sexto permanece incógnita la identidad del protagonista. que estás en lo alto! (Mío Cid. . o quizás del narrador. en lo relacionado al exordio. Por otro lado. me remitiré a referentes que él mismo refiere y principalmente. como implica su opinión. en muestra de lo cual. entraña la costumbre del autor. El desarrollar de la acción es transversal y superior al diálogo. Esta compleja mezcla de elementos orales y cultos. la demostración de un uso del lenguaje ambiguo por parte del autor. no hacen a la obra sino que simplemente la completan. Es el caso del verso séptimo y octavo que dice: ³Ffablo Mío Cid bien e tan mesurado: ¡Grado a ti. en forma cabal del significado principal. es al exordio. Sennor Padre. creo que estas palabras encierran con sentido una explicación razonable y creíble a las particularidades técnicas del lenguaje que se pueden encontrar a lo largo de la obra pero que a su vez. es él quien a mi parecer da un agudo y certero tratamiento que además encierra.´ Si bien no es mi intención lo tocante al problema de autoría de la obra. Poema) La forma de principiar el cantar por parte del autor es notoriamente técnica.encuentra en el texto mismo. principalmente por razones de extensión. quien sobre la problemática de autoría de la obra opina: ³«es obra de un poeta culto que utiliza muy generosamente las técnicas de la épica oral y que fue compuesto para ser difundido por los juglares. que a pesar de su menor participación. con cierta implicidad. por otro lado. Un significado escueto de la palabra exordio hablará que es la primera parte de un discurso u obra literaria que tiene por objeto introducir al receptor en el tema a tratar con la función de cautivar o atraer la atención del espectador o lector. me parece característica de la épica española. de mantenerse incógnito y da paso a la posibilidad a una caracterización sostenible e incluso más creíble a través de la impresión de los personajes tanto secundarios como primarios sobre el objeto central de la obra que claramente es Mio Cid Ruy Díaz.

El que en buena hora nasció. (El Campeador. su procedencia de tradición épica y juglar. Para finalizar me gustaría hacer notar unos últimos aspectos que conforman mi creencia que la historia del Cid es un muy bien logrado retrato de una España feudal-católica que viene naciendo como también muriendo luego de una época fuertemente arraigada a la cultura mezclada de la historia. los duelos. La alteración de los nombres es. y si epopéyica. los elementos característicos de la epopeya épica como las bodas. algunos elementos que por lo demás también aparecen en la epopeya homérica. cuando una niña de nueve años expone el sentimiento del pueblo hacia la situación del Cid. El de la barba vellida. pilares de la característica acción transversal de la obra. son los elementos propios del lenguaje arcaico. símil con la de los héroes griegos. La historia del Campeador fue seguramente conocida en algún grado por la población. no culta. El que en buen hora cinxo espada). los que confirman mi inclinación a una endocrítica por sobre una exocrítica. que atiendo a razones históricas hay una clara diferencia entre el desenlace de la realidad literaria y la histórica (nunca hubo tal reconciliación). cumpliendo así lo que reza Garci-Gómez cuando dice que el autor muestra y el espectador contempla. Importante es también la capacidad del realismo literario de explotar el potencial ilusorio de la historia como factor explicativo de incongruencias realistas-lógicas. en general. Por un lado la perfecta unidad de plan. como los elementos propios del arte juglesco formalizados en técnicas fónicas de la escritura del poema cómo también el uso de frases fórmula. la Corte. la Afrenta. que por lo demás se funda en torno a ella y no a la retórica de los diálogos. Se observan a la vez una estructura pictórica impresionista probablemente destinada a fines de entretención e imaginación que de información. El importante conflicto que tiene el Cid con Alfonso VI. . como es el caso del verso cuarenta al cincuenta. enclaves de un fuerte pasado cultural. y no es menor. Relación de hechos acentuada por la lógica de que no necesariamente el realismo literario es verista a la vez. un claro uso de técnicas transformistas de la realidad que siguen disfrazando al autor. comúnmente para referirse al Cid mismo. Hay por lo demás.En forma escueta y de naturaleza enumerativa expondré ahora los aspectos que me indican sostener la naturaleza literaria de la obra y no histórica. de un territorio definido.

BIBLIOGRAFÍA y Mio Cid: Estudios de Endocrítica / Miguel Garci-Gómez ³Mio Cid´ Estudios de endocrítica / Miguel Garci Gómez Historia de la Literatura Española / Rico Francisco Poema de Mio Cid y y y .