Está en la página 1de 12

Hosterías, Hostales, Ventas, Posadas,

Mesones, Hoteles….
El ámbito económico

Claudia Guerrero Sepúlveda


Julio 2009
Índice

Introducción .........................................................................................................................3

Del hospedaje en la Nueva España y México antes de 1910 ..................................................3

Antecedentes comunes .....................................................................................................3

De la historia hotelera recuperada en las diferentes regiones de México...........................4

Tepic, Guadalajara. ........................................................................................................4

Puebla ...........................................................................................................................5

Monterrey .....................................................................................................................5

Cd. de México................................................................................................................5

De los sucesos parte-aguas del siglo XX que cambiaron la hotelería en México.....................7

De cómo la publicidad de los servicios hoteleros dan cuenta de la evolución hotelera...........7

De los servicios que encontramos actualmente en los hoteles...............................................9

Conclusiones ....................................................................................................................... 11
Introducción
El servicio del hospedaje ha ido cambiando y evolucionando a través de los siglos, ha sido
influido por cambios sociales, culturales, económicos y políticos, y se encuentra
particularmente ligado al desarrollo de los caminos, de los medios de transporte y a la
disposición del tiempo libre, en todos estos elementos se han producido grandes cambios en
i
esta época moderna por lo que también es durante este final de siglo y principio de milenio
cuando las industrias de la hospitalidad y la del turismo se han transformado y se han
convertido hoy en día en dos de las más grandes de todo el mundo creando una de las
mayores fuentes de trabajo en el globo y que además existe hasta en los lugares más
recónditos de la Tierra. Lo paradójico es que en su origen fueron servicios otorgados
gratuitamente y como obras de buena voluntad y aún es así en el caso en el que se
proporciona entre familiares o amigos.

Desde que el hombre se volvió sedentario y se establece en su comunidad, inicia también la


salida de éste hacia otra comunidad instalada, con el propósito de iniciar intercambios de
comunicaciones comerciales y/o familiares. El viajero o mensajero requiere de la asistencia y
de la restauración de quienes se encuentran establecidos en el camino o en el lugar de destino
y el intercambio en retribución se da a partir de otros bienes o de trabajo asegurando así que
el servicio subsista y que se convierta en un bien de consumo.

Desde los tiempos bíblicos hasta ahora el servicio de hospedaje se ha ido especializando y
ahora es proporcionado en diferentes tipos de establecimientos, para segmentos
diferenciados y cubriendo una diversidad de necesidades añadidas a la primaria en otros
servicios, y además en algunos otros más que van surgiendo de nuevas invenciones.

Del hospedaje en la Nueva España y México antes de 1910

Antecedentes comunes
En México la tradición del hospedaje la hemos recibido desde lo que se acostumbraba en la
época precolombina y también de las costumbres europeas traídas desde España. Para la
primera se sabe que en los caminos de Moctezuma se disponía de áreas de descanso y casas
espaciosas que durante la noche albergaban a los caminantes llamadas cocallis y que eran
gratuitas.ii, y de Europa que desde los siglos VII y VIII los monasterios alojaban a los
peregrinos y que cuando los recintos de las abadías resultaron insuficientes se construyeron
alojamientos separados de los claustros a que fueron llamados mesones, palabra derivada del
vocablo francés “maison”, que significa casa.

El primer mesón autorizado por el Cabildo de la Nueva España se fundó en el año de 1525,
siendo su propietario Pedro Hernández Paniagua, en el camino de México a Veracruz, aunque
se sabe que ya existían el de San Juan en la Villa Rica y el de Francisco Aguilar. Estos primeros
mesones virreinales eran reglamentados por el Cabildo y desde entonces este control
gubernamental del hospedaje se ha mantenido y en la actualidad es ejercido desde la
Secretaría de Turismo.

Desde ese tiempo existía la división de los segmentos en los mesones, como resultado de la
competencia y de las propiedades de cada uno de ellos. Los de tercera clase eran los de más
baja categoría y precio, sus clientes eran los indígenas que pagaban con cacao y constaba de
un petate y la comida la traían en su propio itacate. Los de segunda clase que ofrecían
habitaciones semiprivadas y sanitarios, sus clientes eran pobres pero más ricos que los
indígenas. Y finalmente los de primera clase que son considerados como los antecesores de las
Posadas estaban concentrados en el centro de las ciudades y sus clientes eran los
comerciantes, los hacendados y los clérigos. Las personas principales eran alojados en fincas o
conventos.

Los mesones se establecieron en las principales ciudades de la época y a lo largo de los


caminos que las comunicaban, su existencia y desarrollo está ligada al estado y desarrollo de
los mismos por lo que no es hasta que Carlos III hacia las últimas décadas del siglo XVIII
implanta nuevas políticas en la red de caminos cuando éstos empezaron a surgir en mayor
medida.

De la historia hotelera recuperada en las diferentes regiones de México

Tepic, Guadalajara.
La fundación en 1768 del puerto de San Blas en Nayarit que hizo necesaria la ampliación del
camino que conducía de Tepic a Guadalajara y que propició la fundación de varios mesones.
En el año de 1840 se fundó en Tepic el Hotel de la Bola de Oroiii, cuyo nombre fue al parecer
inspirado en el Hotel de la Boule d’or que existía en 1823 en la villa francesa de Villiers-
Catterets y su establecimiento coincide tanto con el auge del puerto comercial de San Blas
como con el que surge en la Alta California al desatarse la fiebre de oro, debido a que
numerosas personas, ansiosas de encontrar los placeres auríferos californianos se embarcaban
por el puerto nayarita. Este hotel es uno de los primeros de México, fundado incluso antes
que el Hotel Iturbide, considerado como el primer hotel moderno de la ciudad de México y
que se funda en 1855 en el palacio de Iturbide.

Aunado a este desarrollo portuario se da el terrestre creándose una empresa de diligencias


que hacían el viaje desde San Blas a Tepic y a Guadalajaraiv. Estas compañías fueron las que
empezaron a construir los mesones que fueron descritas por Ramón Mata Torres en su obra,
"Las garitas, los mesones y noticias de Guadalajara" como: "... era un caserón enorme con
patio y piezas a los lados, y atrás un gran corral con muchas caballerizas. El patio de en medio
estaba empedrado y sobre él sonaban los cascos de los animales y las espuelas. Olía a caballo
en todo el volumen del aire. Gentes de mezclilla o gentes de manta blanca con fajas rojas... en
el corral de atrás donde estaban las caballerizas, había un gran cuarto, bodegas donde había
maíz, garbanzo y muchos manojos de rastrojo".

Estos mesones además de ser el lugar en dónde los viajeros descansaban y alimentaban a sus
animales también cubrieron la necesidad de ser los lugares en dónde las mercancías que
llegaban como carga de las bestias se almacenaban. En ellos se llevan a cabo las negociaciones
de su comercialización por lo que se establecieron cerca de los mercados principales para
facilitar la descarga y el traslado de las mercancías a los puestos. En Guadalajara estos
mesones perduraron hasta la mitad del siglo XX convertidos en bodegas o almacenes cerca de
los mercados Corona, Alcalde y San Juan de Dios.
Puebla
En la ciudad de Puebla en el siglo XVI prácticamente todos los mesones se encontraban en la
calle que salía a la ciudad de Veracruz por lo que se le conoció como Calle de Mesones en ella
se decía que se encontraban las mejores casas de toda Puebla, para el año de 1546 existían
del Mesón de Gutiérrez Maldonado, el de Hernando de Elgueta y el de Antón García Enciso.

El Mesón del Cristo con Todos situado también en la calle de Mesones existe desde el año de
1584 y aunque cambió de nombres a Hotel Francés, Hotel Hidalgo, Hotel Nuevo, hoy aún se
puede observar en el nicho que aún subsiste en la azotea la imagen de Cristo que daba el
nombre al mesón, actualmente en él se encuentra establecido el periódico El Heraldo de
Puebla.

Es hacia el año de 1856 cuando en los registros del Plano Topográfico de Puebla levantado por
Miguel Ponce de León cuando aparece por primera vez la palabra Hotel para designar a los
mesones.

Monterrey
La primera referencia al alojamiento de viajeros en Nuevo Leónv es la instalación de una venta
al pie de la Cuesta de los Muertos que se encuentra sobre el camino de Monterrey a la Villa de
Saltillo propiedad de Alonso Diez Camuño en el año de 1621 con el nombre de Mesón del
Nuevo Reino de León. Para cubrir este tramo se hacían dos días de camino desde que
amanecía hasta el anochecer y en este lugar era en el que se pernoctaba para la restauración
tanto de los animales que conducían las diligencias como de los viajeros.

La segunda referencia es para el Mesón de San Antonio de Padua, propiedad de Don José
Cayetano de la Garza y Valdés, ubicado en el centro de Monterrey y construido en el año de
1794. En la descripción que hace Daniel Cossío Villegas en su Historia Moderna de México
menciona que la división entre los cuartos consistía en una cortina de manta por la que se
podía ver lo que sucedía en el otro cuarto y la habitación contaba con la cama, una pequeña
mesa de madera con dos sillas, un candelabro y un cacharro de barro para la limpieza.

En 1854 existe referencia en del Periódico Oficial del Estado al Hotel de San Carlos que cobraba
18 pesos mensuales por la habitación y 7 pesos por el servicio de estacionamiento de los
caballos o caballeriza. En 1857 aparece el Hotel de Monterrey y el Hotel Francés.

El desarrollo de la hotelería en Monterrey se debió al crecimiento comercial e industrial de la


ciudad, el ferrocarril se introdujo en el año de 1882 y es así como los mesones y los hoteles
pasan a ser parte de la vida comercial y cotidiana de la ciudad y ya en el censo de 1900 de la
ciudad se contaba con 18 hoteles y con siete mesones de entre los que se encuentran el
Iturbide, el León, el Monterrey y el Windsor. El hotel Ancira, reconocido por el INBA como
monumento artístico y patrimonio cultural de la nación se inauguró en julio de 1912 y hasta el
día de hoy es considerado como uno de las más importantes en Monterrey.

Cd. de México
En la Nueva España se funda el Primer Hotel de América, en el año de 1818 en una casona
ubicada en lo que hoy es la esquina de la Av. 16 de Septiembre e Isabel la Católica aparece un
rótulo que dice "Hotel de la Gran Sociedad", apareciendo además de un nuevo vocablo el
concepto nuevo aplicado a una técnica diferente de albergar al viajero en habitaciones
separadas anticipándose en diez años al que después adoptaría el Hotel Boston en los Estados
Unidos.

Este hotel nación como Mesón a finales de 1700 y a raíz de la demanda y de la invención de los
propietarios Francisco Solares y Francisco Coquelet se le agregó un piso adicional con la
novedad de lo que ahora llamamos cuarto de hotel contando entonces con habitaciones
privadas en el segundo piso para los clientes, semiprivadas en el primer piso para los mozos y
servidumbre y áreas especiales para los cocheros y las caballerizas.

En la ciudad de México el llamado Palacio de Iturbide fue construido en el año de 1779 por el
arquitecto Francisco Guerrero Torres por órdenes de los condes de San Mateo para heredarlo
a su única hija Ana de Berrio y Campa, casada con el marqués de Villafont quien sugirió la
forma interior de la casa inspirándose en el patio del Palacio Real de Palermo. Su hijo Juan
Nepomuceno de Moncada 1n 1821 le ofreció el palacio al victorioso jefe del Ejército Trigarante
Agustín de Iturbide. El inmueble al ser derrocado el emperador sufrió cambios en su interior,
se utilizó como Colegio, y para albergar oficinas públicas hasta que se convirtió en 1850 en el
Hotel Diligencias. Hacia el año de 1885 fue adaptado como hotel de lujo por el Sr. Germán
Landa y así fue inaugurado como Hotel Iturbide. En el año de 1899 se le hizo una nueva
remodelación y fue hasta 1930 cuando nuevamente se alteró su uso para rentar locales para
usos comerciales, despachos y talleres. En 1963 el edificio fue adquirido por la empresa
Crédito Bursátil, y en 1972 quedando las obras de restauración concluidas se estableció en el
las oficinas del Banco Nacional de México.

Otro de los hoteles sobresalientes fue el Hotel de la Bella Unión ubicado en la calle de 16 de
septiembre en las que permanece aún el edificio que conserva sobre los dinteles de los
balcones y dentro de los medallones de medio relieve los retratos de perfil de algunos de los
gobernantes de México.

El porfiriato con su política de apertura a la inversión extranjera, la paz social y el desarrollo de


los ferrocarriles propiciaron en la primera década del siglo el desarrollo hotelero y fue así
como Thomas Sinclair Gore construye en 1907 la construcción del Hotel Genevevi, que ha
marcado la pauta como innovador en la industria hotelera mexicana siendo el primero que
recibió a mujeres que viajaban solas, que ofreció servicio de taxis, de operadora de tintorería,
de agencia de viajes, de elevador, de cancha de tenis y peluquería, además de teléfono y baño
en cada habitación. Cuenta también entre sus primicias el hecho de haber servido el primer
sándwich en México. En sus cien años de vida ha sido anfitrión de personajes ilustres tanto de
la política, como de la cultura y del espectáculo entre quienes se encuentran; el presidente
Porfirio Días, la actriz Victoria Fábregas, la primera mujer embajadora del mundo, la rusa
Alejandra Kollontay, el magnate estadounidense William Randolph Hearst, el primer ministro
británico y premio Nobel de literatura Sir Winston Churchill, los ex presidentes Felipe
González de España, Ricardo Lagos de Chile, Enrique Cardoso de Brasil, los escritores Gabriel
García Márquez, Julio Cortázar y los actores Marlon Brando, A Paul Newman, Jack Palance,
Miroslava, entre muchos otros.
De los sucesos parte-aguas del siglo XX que cambiaron la hotelería
en México.

• Después de la Revolución empezó a resurgir la industria hotelera en México y en 1922,


se fundó la Asociación de Administradores y Propietarios de Hoteles que actualmente
lleva el nombre de Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, A.C.
• En el año de 1926 cuando se promulgó la ley de inmigración que define al turista como
“persona extranjera que visita la república por distracción o recreo y cuya
permanencia no exceda de seis meses” y en 1929 se creó como parte de la Secretaría
de Gobernación, la “Comisión Mixta pro Turismo” que con el tiempo evolucionó a
convertirse en la actual Secretaría de Turismo
• En el año de 1936 se inauguró en México el Hotel Reforma que fue el primer hotel de
lujo de gran capacidad de 380 habitaciones.
• Una vez que terminó la Segunda Guerra Mundial el desarrollo de la industria naviera y
de la aeronáutica comercial se convirtieron en los detonantes del crecimiento del
turismo mundial, y se empiezan a diferenciar claramente los servicios de hospedaje
para los vacacionistas y para los que viajan por razones de negocios o de trabajo.
• En México los hoteles para vacacionistas proliferaron en un inicio en la Costa del
Pacífico en Acapulco y poco a poco se han ido creando otros centros turísticos en la
Bahía de Huatulco, en Zihuatanejo, en Cancún, en Playa del Carmen
• La primera cadena hotelera mexicana “Nación Hotelera” fue creada en 1949 por don
César Balsa que posteriormente fue adquirida por el gobierno mexicano con todos sus
hoteles “El Presidente”, el nombre de César Balsa perdura en la Medalla al Mérito
Profesional Turístico César Balsa y en uno de los platillos mexicanos más conocidos en
el mundo, creado por el chef Cardini para honrar a su patrón en un hotel de Tijuana:
“La ensalada César”
• De la experiencia y conocimiento del manejo y administración de los hoteles se
crearon los hoteles de cadena. El primer hotel de cadena en Puebla fue el Hotel
Misión, y otro cambio fue el que sucede cuando la cadena que lo opera es de origen
extranjero. El primer hotel operado por una cadena extranjera en Puebla fue el Mesón
del Ángel en el año de 1983
• Las primeras cadenas hoteleras estadounidenses presentes en México son la Hilton,
Sheraton, y posteriormente le siguieron Marriot, Western y Holiday Inn.

De cómo la publicidad de los servicios hoteleros dan cuenta de la


evolución hotelera.

La evolución de un producto de consumo se puede ir observando a partir de la publicidad


desplegada en los medios de comunicación como los diarios, las revistas o los directorios. En
particular la industria hotelera ha querido hacer pública la diferencia entre él y los otros que
estarían compitiendo con él por las comodidades o servicios que prestan y es así como en el
despliegue publicitario del hospedaje se va rodeando de valores añadidos por los cuáles se
diferencia la elección en su consumo. Muestra de ello son los siguientes textos encontrados en
los diarios de la Cd. de México en los años cincuenta.

El hotel, "El Carabanchel", dice: "Recomendamos a nuestros lectores, esta casa; porque reúne
las condiciones de buena mesa, cuartos espaciosos y bien amueblados, orden y seguridad
completa en la habitaciones. El Carabanchel posee una buena instalación de luz eléctrica y un
salón con piano."

El hotel, “Humboldt”, anuncia: "Este Hotel cuenta con habitaciones lujosamente amuebladas,
con la particularidad de que casi todas ellas tienen vista a la calle, como consecuencia de
ocupar, el edificio, una manzana entera".

El Hotel Colón a su vez: "echa su cuarto a espadas" y anuncia habitaciones con "camas de
resorte, última invención" y para los huéspedes piadosos, "un pequeño oratorio para las
personas que deseen hacer uso de él."

El Hotel La Española ofrece: "timbres y alumbrado público".

En el Directorio Político, Profesional, de Artes y Mercantil de la Laguna de Teófilo Acosta y José


M. Mendivil editado en el año de 1908 podemos encontrar los siguientes textos en los
anuncios publicitarios de los hoteles.

Hotel El Modelo, : “Cantina, Boliches Billares y Restaurant. Lo Mejor de la Población.”

Gran Hotel Universal. En español e inglés “Este es el hotel más cómodo e inmediato a las
Estaciones de Ferrocarril” Mesa Superior. Precios Módicos. Se venden abonos por 21 comidas
válidos por un año.

Gran Hotel Hidalgo. Restaurant y Cuartos amueblados, a precios Módicos. Único en esta
ciudad para todo hombre de negocios, por lo céntrico de su situación, y por estar a distancia
relativamente corta de las Estaciones de los Ferrocarriles, con lo que no sufrirán molestias los
pasajeros con el ruido de las máquinas. Los Tranvías Eléctricos pasan a la puerta.

Gran Hotel Iberia. Restaurant, Cantina, Billares y salón de Boliche. El más elegante y mejor
situado de la población. A una cuadra de distancia están las estaciones de los ferrocarriles. Por
el frente pasan los tranvías eléctricos que recorren los cuatro circuitos de la ciudad. Luz y
Timbres eléctricos.

Hotel Carlos Sternau: Gran Hotel y Restaurant de 1ª. Clase, situado muy cerca de las
estaciones. Cuartos lujosamente amueblados con baños y abanicos grandes eléctricos.
Concierto todas las noches por el notable Quinteto Fournier.

Hotel Francia. Cuartos Grandes con esmerada limpieza para Agentes Viajeros y Familias. Baños
Tibios de Regadera. Frente a la estación. Se habla francés e inglés.

Y en los Directorios Telefónico de Torreón No. 18 de 1955, No. 20 de 1957, No. 25 de 1962
los siguientes.
De los servicios que encontramos actualmente en los hoteles.
La inventiva humana no ha dejado de incorporar más y mejores servicios a los hoteles por lo
que se han diversificado en diferentes tipos de mercado para diferentes necesidades de
consumo, como serían el de los hoteles tradicionales, los moteles, los resorts, los hoteles de
convenciones, los residenciales, los SPA y los Bed and Breakfast Inns, los de playa, de montaña,
de invierno

A la clasificación anterior se le pueden agregar el segmento económico al que se dirige como


serían los de servicios limitados, de mediana categoría, suites, de primera clase y de lujo
correspondientes también a otro tipo de categorización utilizada por la revista Michelin en
base a estrellas, como serían; especial, gran turismo, business, 5 estrellas, 4 estrellas, 3
estrellas, 2 estrellas, 1 estrella y económica y también a los tipos de personas a quienes se les
presta el servicio como serían empresarios, turistas, académicos, estudiantes, hombres de
negocio.

Y algo también a destacar es que ahora los hoteles no solo prestan servicio a los que requieren
alojamiento por estar viajando sino incluso a personas que residen en la localidad que
organizan eventos como graduaciones, conferencias, bodas, conferencias, convenciones o
conferencias.

La descripción de los servicios del hotel enlistan ahora la existencia de: lobby, restaurante, bar,
aire acondicionado, terraza, ascensor, servicio de habitaciones, centro de negocios,
lavado/planchado, conserjería, servicio de masaje, gimnasio, habilitado para discapacitados,
sauna, jacuzzi, caja fuerte, traslados desde y al aeropuerto, estacionamiento, campo de golf,
alberca, cancha de tenis, recepción abierta las 24 horas.

También incluyen los equipos y recursos que encuentra uno en las habitaciones como son:
aparatos telefónicos, escritorios de trabajo, aire acondicionado, módem, televisión, internet,
caja de seguridad electrónica y para resguardo de laptop, secadora de pelo, cablevisión,
películas de pago por evento, servibar, cafetera, radio reloj despertador, y kit de planchado.
Conclusiones
El recorrido temporal del servicio de alojamiento como producto de consumo hace evidente
las transformaciones de las que ha sido objeto en el devenir histórico al irse complejizando por
la incorporación de servicios que van segmentando el mercado para diferentes clientes y la
demanda de las necesidades que se han ido inventando para ir conformando lo que es
actualmente.

La diferencia semántica entre las hosterías, hostales, posadas, ventas, mesones y hoteles se
derivan de las diferentes formas de prestar el servicio de hospedaje en forma individual, o
comunitaria e inclusive de si se incluye o no a los animales o personas que acompañan al
viajero, como lo pudimos observar en el primer hotel que construye las habitaciones privadas
en un segundo piso en 1818 en el Hotel de la Gran Sociedad.

La presentación de la publicidad de los hoteles es la que hace evidente los servicios adicionales
a la primigenia necesidad cubierta de la restauración y recuperación del viajero y también
puede ir dando cuenta de la evolución de los precios y del valor de cambio según las épocas y
las zonas económicas que se visitan.

Hemos también observado como su desarrollo ha estado ligado al desarrollo de los caminos
como se puede observar en el siglo XVII con las políticas de Carlos III y también a los de los
medios de transporte cuando aparecen los barcos, las diligencias, los ferrocarriles, los
automóviles y finalmente los aviones.

Los viajes o cambios temporales de residencia los hacemos principalmente para llevar a cabo
transacciones comerciales y de trabajo y para la de vacacionar y descansar. Las relaciones
comerciales internacionales y la actividad turística por todo el mundo son propias y
características de este mundo globalizado además de que también el servicio hotelero ha sido
exportado a través de las cadenas hoteleras y de los demás servicios de restauración como son
las franquicias de comida rápida.

Habiéndose convertido el alojamiento en una actividad eminentemente económica sufre en


los movimientos bélicos y se desarrolla y activa en los tiempos de paz así como se ve
fuertemente afectada en los eventos de contingencia sanitaria como lo hemos observado en
esta depresión que sufrió, a raíz de la influenza humana producida por el virus H1N1
recientemente en nuestro país.

Su evolución y permanencia está fuertemente asociada y ligada al del desarrollo económico de


cada una de las regiones en las que se ejerce y en algunos lugares es su principal fuente de
subsistencia, por lo que los números y las variables económicas derivadas de su ejercicio
representan indicadores económicos invaluables de su devenir en el ámbito económico y
también de su historia cultural y política.

i
María Belem Ríos Ortiz de Montellanos, Tesis:”Del mesón al hotel en la Puebla de los Ángeles” Universidad de las
Américas Puebla, 2004.
ii
Héctor Manuel Romero, Enciclopedia mexicana del turismo, , Instituto Politécnico Nacional, México, Limusa, 1986
iii
Pedro López González, Hotel de la bola de oro: Uno de los primeros hoteles en México Centro Multidisciplinario de
Investigación Científica, Universidad Autónoma de Nayarit, 2002
iv
Arturo Chávez Hayhoe , Guadalajara en el siglo XVII, Ayuntamiento de Guadalajara Jalisco, México, 1991
v
Zavala, Juan Roberto, and Gerardo M. López. Mesones Y Hoteles En La Historia De Nuevo León. 1. ed. Monterrey,
Nuevo León, México: Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, 1994.

vi
http://www.hotelgeneve.com.mx/2009/