Está en la página 1de 9

Análisis del Libro Amarillo Software Libre.

El Software Libre aplica los principios de libre acceso a


las fuentes de conocimiento que propugna la ciencia al
ámbito del software.
Es un «Usted tiene derecho a saber» concretado
formalmente en donde sabemos quién es «Usted», qué
«derechos» tiene y qué ha de «saber».
Así pues, al igual que en ciencia toda persona que se
lo proponga puede acceder al conocimiento patrimonio de
todos, en el Software Libre no existen trabas para que
cualquier individuo pueda disponer de toda la enciclopedia
informática que constituye el corazón de los programas.
Siguiendo con la analogía, en ciencia se puede
considerar que el compartir los resultados de nuestras
investigaciones y colaborar en otras es mejor: Lógicamente,
o bien Éticamente.
La que ve una ganancia ética en el Software Libre, tiene
una clara ventaja; siempre existe. ¿Por qué decimos esto?
El Software Libre, como tal, es una definición, pero una
definición no ofrece resultados tangibles.
El Software Libre podrá decir que puede compartir el
software creado bajo sus directrices pero si no tiene a nadie
con quién compartirlo no deja de ser Software Libre, puesto
que en potencia puede compartirse y, ya que el depositario
del copyright ha decidido utilizarlo de esa forma, será a
vista de todos una pieza de Software Libre.
Su disposición como autor de cierto Software, a
liberarlo según unas directrices «libres», le garantiza
inmediatamente un punto a favor en el conjunto de las
conductas sociales positivas. Un vecino que comparte es
considerado mejor vecino que el que no lo hace, por poco
que comparta y pocos que puedan beneficiarse de su
actitud.
Existe una comunidad de productores/consumidores
de Software Libre que entienden suficiente esta visión, sin
exigir contrapartidas prácticas de ningún tipo. Deciden
liberar su código, permitir su copia y estudio y no poner
trabas a su uso simplemente porque creen que son mejores
ciudadanos que si hicieran lo contrario. Junto a ellos, y no
contra ellos en ningún caso, existe otro grupo más
pragmático, que podríamos asociar con la visión
«epistemológica» del Software Libre. Este colectivo opina
que este tipo de software obtiene su fuerza en las ventajas
materiales que de su práctica se derivan. Si deseáramos
resumir en una sola frase cuál es su motivación, ésta sería
«El Software Libre es el mejor Software posible» donde
«mejor» se refiere a todos los apartados que la Ingeniería
del Software analiza en un proyecto informático; desde la
corrección hasta la estabilidad.
Si volvemos a nuestra analogía con la ciencia, símbolo
de la calidad de vida occidental, observamos que hay
científicos que comparten lo que han aprendido y permiten
que sus investigaciones sean la base de aquéllas de otras
comunidades científicas porque creen que es un deber
cívico no importa si reciben compensación alguna o no.
Otros defenderán que existe un impulso más elemental que
nutre tales decisiones; la ciencia hecha en colaboración es
mejor ciencia debido a que produce mejores resultados y
los genera antes.
En realidad, es muy difícil encontrar a miembros que
aseguren pertenecer a sólo una de las dos visiones, tanto
en Ciencia como en el Software Libre. Sin embargo, en el
Software se ha dejado en manos de la taxonomía la
distinción entre ambas corrientes.
Software Libre (Free Software): ensalza las ventajas
prácticas de compartir el software pero incluye sin duda
ninguna el factor ético dentro de su corpus «ideológico».
Fuente abierta
• (Open Source): ignora las consideraciones éticas y se
focaliza en los aspectos rentables de su uso. Además,
prefiere el uso de Open a Free ya que en inglés no se
presta a confusión.
Dado que en el día a día ambas corrientes se
confunden, el Software Libre se refiere también a código de
Fuente Abierta.
El Software Libre, como todo trabajo colectivo,
requiere de cierta masa crítica para alcanzar un grado de
madurez deseable. El software es un componente vital en
las nuevas tecnologías y su fiabilidad es requisito
indispensable para un uso en cualquier escala.
Esa masa crítica que permite una evolución sostenible de
un modelo de trabajo determinado se estudia en
profundidad en la llamada Teoría de Juegos, una rama de
las matemáticas que analiza las repercusiones que tienen
las decisiones individuales sobre el conjunto de una
sociedad.
En el caso del Software Libre esa masa crítica proviene
de un mundo interconectado; Internet. Si no existiera
Internet, un mundo tan cambiante como la tecnología
informática no encontraría solución a sus problemas en el
Software Libre ya que éste no habría conseguido una tasa
de participación en su desarrollo suficiente para abordar los
retos exigidos.
El Software Libre, si lo despojamos de su naturaleza
científica, nació en las universidades y centros de
investigación públicos de los años 70. Quizá no en su
definición moderna (apoyada por licencias libres específicas
que determinan la libertad del software) pero sí en espíritu.
Sin embargo, el boom de Internet no llegó hasta
mediados de los años 90 y, con él, el enorme uso y
desarrollo del Software Libre.
Internet no tiene visos de ir a desaparecer, más bien al
contrario. Cada año que pasa estamos más y mejor
conectados. Cuando aún se siguen descubriendo las
posibilidades del par de cobre de la telefonía tradicional
surgen iniciativas con el tendido eléctrico o con el espectro
de radiofrecuencias para sumar mayor conectividad a los
potenciales usuarios de la red.
Si hay un fenómeno tecnológico radicalmente colectivo
es el Software Libre. Internet mismo funciona mediante
protocolos abiertos, no gracias a formatos cerrados. Parece,
pues, que un modelo de desarrollo basado en el Software
Libre encuentra un ecosistema natural en las redes de
comunicación actuales donde un indio, un surafricano, un
noruego y un canadiense pueden fundar un proyecto y abrir
las puertas a colaboradores del resto del mundo.
Naturalmente, la conectividad o aldea global beneficia
a casi cualquier proceso. Podría beneficiar al software
propietario si el grupo de desarrolladores no pudieran
encontrarse físicamente, pero estarían creando una sub-red
privada que esencialmente podría ser equivalente a una red
corporativa entre diferentes departamentos. Es el uso
completo de Internet lo que hace del Software Libre un
modelo realmente capaz de poder asumir cualquier reto.
Internet proporciona el medio para la difusión del
conocimiento y el Software Libre aporta ese conocimiento.
El negocio alrededor del Software Libre: En primer
lugar se ha de decir, que el Software Libre es un concepto
ortogonal al precio, simplemente no habla de él. Podemos
tener Software Libre gratuito o no al igual que podemos
tener Software Propietario gratuito o no.
Lo principal del Software Libre desde un punto de vista
legal.
• El Software Libre puede ser usado por cualquiera para
cualquier fin.
• El Software Libre puede ser copiado y redistribuido sin
mayor coste que el soporte físico necesario para ello y
los gastos de gestión.
• El Software Libre debe poder ser estudiado y modificado.
Para ello se hace indispensable proporcionar el código
fuente.
El último punto presenta dos variantes:
• La denominada «Fuerte» o «Semilla»: Esta obliga a que
los cambios efectuados sobre el código fuente de un
programa determinado y que, en conjunto, originan algo
diferente deban mantener las mismas libertades que el
autor de esos cambios recibió en un inicio.
• la denominada «Débil» o «tipo BSD»: La «Débil», por el
contrario, permite convertir en Software Propietario el
resultado de las modificaciones.

Como es fácil de imaginar, la corriente de Software


Libre prefiere una lectura «Fuerte» del último punto
mientras que la corriente de Código Abierto acepta la
lectura «Débil» además de la «Fuerte».
Se pueden elegir uno o varios modelos en el tipo de
licencia que acompañará a nuestro software.
/ Puede fracasar en el Software Libre.
Una vez que he visto cuál son, a grandes rasgos, los
elementos principales del Software Libre puedo aventurar a
decir qué actividades comerciales no se desenvuelven bien
dentro de este marco.
 Licencias por puesto: es contradictorio imponer
restricciones a la instalación de un software que
permite (incluso anima) la copia. No es que sea
desaconsejable, es que es prácticamente ilegal.
 Negocio basado en el producto: Una caja con software
libre en él no tendrá más éxito que una caja con
software propietario sin ningún servicio de valor
añadido. Copia de Software Libre preexistente
decorado con el logotipo de la empresa. Este engaño
es muy difícil de mantener.
/ Se puede tener éxito en el Software Libre.
 Integración: Existe mucho Software Libre especializado
que necesita ser puesto en orden con sistemas
pegamento.
 Adaptación: El Software Libre permite su modificación
absoluta, más allá del «límite de fábrica». Esto es una
ventaja que permite ofrecer soluciones personalizadas
con una inversión bastante menor. Se suele resumir
con «la rueda ya está inventada».
 Migración: Un estudio de viabilidad de la sustitución de
un sistema informático por otro basado en Software
Libre no es sencillo. Qué puede cambiarse y cómo se
llevará a cabo son cuestiones vitales.
 Formación: El Software Libre suele venir acompañado
por nuevos productos y plataformas que resultan
desconocidos y demandan formación específica.
 Servicio sobre producto propio: El servicio asociado a
un producto es la clave del éxito para mantener la
fidelidad de un cliente. En principio, nadie debería
poder ofrecer mejor servicio que el autor de la
aplicación por mucho que este software sea libre y
otros tengan acceso a él.
 Servicio sobre producto ajeno: La oportunidad de
ofrecer servicio a un producto que no ha sido
desarrollado localmente pero que sí ofrece la
oportunidad de estudiarlo a fondo amplía
enormemente el horizonte de negocio.
 Ámbito de servidores y redes: Buena parte del
Software Libre ha sido desarrollado conjuntamente a
través de Internet por lo que las comunicaciones y los
servicios de red han sido siempre un factor
fundamental en su gestación. El mundo de los
servidores y las redes locales encuentra robustez,
flexibilidad y economía en el Software Libre.
 Ámbito de seguridad: El modelo de desarrollo del
Software Libre permite que todo el mundo pueda
acceder al código fuente, descubriendo así fallos de
seguridad mucho antes que en otros sistemas.
Además, la aplicación de parches de seguridad puede
realizarse inmediatamente por un tercero ya que
dispone en todo momento del código fuente del
programa afectado, demostrando así la realidad del
escenario «Servicio sobre producto ajeno», entre
otros.
 Ámbito de entornos especializados: Sistemas
empotrados, PDA's y otros dispositivos pueden
acceder a personalizaciones específicas gracias a la
enorme modularidad del Software Libre y su nulo
compromiso con una única plataforma.
 Estándares abiertos: el Software Libre trabaja
fundamentalmente con protocolos y especificaciones
abiertas lo que proporciona una mayor flexibilidad
para adaptarse a entornos foráneos y una tranquilidad
para el cliente que sabe que nunca quedará enjaulado
en una tecnología propietaria.
 Ámbito de desktop: Desde hace unos años, el Software
Libre dentro del apartado de los sistemas operativos
(GNU/Linux, familia BSD, OpenBeos, etc.) ha
protagonizado un salto de gigante en la usabilidad en
el escritorio. Incorpora programas de
instalación/desinstalación de utilidades, suites
ofimáticas completas, herramientas multimedia,
navegadores Web, juegos, etc.
 Hay que prevenir contra una falsa promesa: el
Software Libre es el Santo Grial. Es necesario tener
mucho cuidado con cómo se afronta una reorientación
de la lógica de negocio hacia sistemas libres. El
Software Libre no es una fórmula mágica que asegure
el éxito en cualquier proyecto pero sí sienta las
mejores bases para que esto pueda llegar a ocurrir.
Por ello, distribuir bajo una licencia libre un proyecto
antes cerrado no se trae consigo una mejora en su
código, ni una mayor seguridad, ni mayor número de
clientes, ni siquiera mayor publicidad. Es necesario
enfocar inteligentemente este paso.

Si se trata de un proyecto nuevo, puede darlo a


conocer en Internet y estimular la participación de otros
bajo cierto patrocinio y coordinación.
Si se trata de un proyecto preexistente que, por
motivos estratégicos, decide liberar deberá:
• Efectuar una reconversión concienzuda de su código
para que resulte interesante la participación de otros.
Código ininteligible o mal organizado ahuyentarán a
posibles colaboradores.
• Documentar perfectamente las especificaciones y su
diseño así como el propio código.
• Se Asegura de que el proyecto resulta atractivo, un
proyecto que sea libre atrae las miradas pero si no
resulta goloso caerá en el olvido.
Si no se desea en absoluto la participación de gente
externa a usted (individuos u otras organizaciones) puede
seguir produciendo Software Libre para usted mismo o los
clientes.
Las ventajas para hacerlo para uno mismo o para un
cliente pueden ser:
 Los programadores no resultan alienados por la
pérdida intelectual de su trabajo.
 El copyright puede ser transferido a la empresa pero el
resultado del esfuerzo de ese programador es público
y diversos estudios avalan que la autoestima y la
motivación del desarrollador aumentan cuando su
trabajo se puede dar a conocer.
 Se Puede incorporar Software Libre a su propio
software de forma legal; la mayoría del Software Libre
exige que si es incorporado a un proyecto, éste debe
ser inmediatamente liberado. De lo contrario se
estaría incurriendo en un análogo a piratear software
propietario y constituye una práctica ilícita.
 Si decide que el software es de uso doméstico sea
libre podrá participar de todo el trabajo ya realizado.
Lo único que se le exige es que ponga a disposición de
quien lo pida el código fuente por un precio no
superior a los costes que supone entregarlo.
 Encontrar más atractiva una oferta en donde puedan
auditar el producto o sistema que se planeen hacerlo
o no.
 No se sentirán atados a un único proveedor ya que el
contrato prácticamente sólo atañe al servicio.
Probablemente usted pueda ofrecer precios más bajos
por haber tenido que realizar una inversión menor en
desarrollo y adquiera una posición mucho más competitiva
en su sector.
Salvo simples empaquetadores de software, que
siempre los habrá, el resto de las empresas que quieran
sumarse al modelo de desarrollo y de negocio del Software
Libre deben tener claro dos puntos:
 Deben estar al día constantemente.
 Deben innovar.
La ventaja del Software Libre es que siempre estamos
subidos a hombros de gigantes y que la innovación, por
tanto, se realiza siempre en las mejores condiciones. El que
innova siempre está preparado para ofrecer una
combinación de producto/servicio mejor que el resto. Las
labores de marketing y captación de clientes en nada
difieren aquí del escenario tradicional.
El Software Libre cree que la forma tradicional de
desarrollar software ha sido objeto de una manipulación
alentada por la escasa formación del resto de la sociedad,
que veía magia en las aplicaciones informáticas y un veto
natural al acceso.
Esto permitía que las empresas del sector, los gurús
de la tribu, pudieran bailar y ordenar a su antojo sin nadie
que pusiera en duda sus métodos.
Mientras en otros sectores tecnológicos de amplia
repercusión económica como el automovilístico nadie veía
extraño (ni inútil) el poder abrir el capó y arreglar el motor
sin ser de la compañía fabricante (y no parece que haya
crisis salvo cuando caen las ventas), en el mundo del
Software se aceptaba de forma incondicional el secretismo
de los bytes.
El Software Libre trabaja bajo el modelo de que, dentro
de unos años, la informática se regirá por un mercado
mucho más abierto; con grandes productores de software
libre que proporcionarán beneficios a otros más pequeños
que cubran nichos de mercado nada interesantes para los
primeros; con empresas integradoras de soluciones de
terceros, adaptadoras (personalización) y migradoras de
sistemas; nacerán nuevos consultorios y nuevas empresas
de servicios sobre tecnología preexistente.
El común denominador de casi todas ellas será el
conocimiento que posean y su capacidad para transformar
la materia prima al alcance de todos añadiendo un sello
propio que les haga candidatos para ofertarse en las
mejores condiciones.
Además, la proliferación de redes de intercambio de
ficheros ya está decidiendo en parte por nosotros.
La copia indiscriminada de software tenderá a inclinar
la balanza a favor de lo que no puede ser pirateado o
plagiado; el saber hacer, por ejemplo: Efectivamente, el
Software Libre puede acabar con muchos negocios pero
ciertamente dará pie a la construcción de muchos otros.