Está en la página 1de 4

Esta tarde, cuando ya el sol se está

ocultando en el cenit, nace la inspiración


de escribir sobre un ser que anda
caminando en el mundo como una lucecita
hermosa y tan pronto como lo pienso,
salen a mi mente sus ojos grandes, verdes
y hermosos. No puedo más que llenarme
de un sublime sentimiento, que creo es el
más grande que he sentido en este mundo.
Con el pude sentirme llena de vida durante
nueve meses y cada uno de mis espacios
los sentí fértiles y continuadores de una misión. En aquel
momento al sentir sus movimientos dentro de mi vientre,
toda yo se convirtió en un nido cálido y protector en el
cual solo había lugar para prepararse para el gran
momento. Su nacimiento. Quería que al verlo todas las
estrellas brillaran más porque era una de las metas más
grandes de mi vida, al fin cuando aún estaba en la mesa
del parto y lo vi que lo sacaron y lo pusieron boca abajo.
Cuando oí su chillido creí que nunca había oído un sonido
más hermoso. Al fin tenia alguien por quien vivir, por
quien luchar y por quien dar la vida y aun casi veintinueve
años después, escucho su voz que corre por la casa. Los
risos de su cabello, aun siguen siendo iguales. ! Cuantas
cosas han pasado! ¡Con cuantas batallas he tenido que
librar para mantenerlo en el camino y creo que mientras
viva en este mundo nunca van a cesar, porque me
comprometí con él antes de venir al mundo a ser su mejor
amiga. Y como cuesta ser la mejor amiga de un hijo , sin
embargo es aun lo que me mantiene viva y con voluntad
de seguir, aunque a veces creo desfallecer. Pero me da
ánimo la promesa hecha y aunque no lo pueda
comprender aun, tal vez, cuando sea adulto mayor y
tenga hijos y nietos, sabrá por cuantos sinsabores pase y
lo que dolieron las lágrimas que derrame. Pero esas
lágrimas han regado un hermoso jardin donde ahora esta
retoñando poco a poco la esperanza y ella ha brotado
para decirme
Que todos los nubarrones pasaran y que aquel bebe que
no lo cubría la camisita azul que le puse por lo largo que
era hoy día le siguen quedando cortas las camisas, pero
que su corazón en el fondo sigue siendo hermoso, amplio,
generoso, gentil y sobre todo amoroso y excelente amigo
y compañero. Es igual allí en sus ojitos sigue estando el
mismo brillo y esa misma alma bondadosa y valiente. Ya
el sol se termino de esconder y mañana traerá otro sol de
esperanza donde ese retoño de mi vida avanzara un
peldaño más en su carrera infinita de evolución y en
cualquiera de esos días ocurrirá lo que ya es un hecho, SU
COMPRENSION HACIA MI Y SU GALLARDA Y GENEROSA
GRATITUD Y AMOR.

Intereses relacionados