Está en la página 1de 1

Ser feliz es vivir cada momento con intensidad

Hoy traigo una frase que me hace pensar muchas veces, ya que la cultura en la que nos
hemos educado la mayoría de nosotros nos hace ser continuamente infelices pensando
que la felicidad es un mundo perfecto en el que todo es maravilloso y no hay lugar a los
problemas, y eso es un gran error porque esa tierra no existe pues precisamente los
problemas son los que nos hacen crecer y avanzar.

Todos debemos tener grandes sueños y objetivos en la vida y fijar diferentes metas que
nos sean de apoyo como referencias en el recorrido del camino hacia esos sueños, sin
embargo la felicidad no consiste en alcanzarlos sino en perseguirlos, y eso supone que
día a día iremos viviendo el camino en que cada vez estaremos mas cerca de lograrlos y
ese camino debe ser un camino de felicidad continua o viviremos una vida como decía
Thoreau de "callada desesperación".

Cada día que vivimos aparecen multitud de situaciones maravillosas en las que debemos
dejar que las emociones fluyan naturalmente y penetren dentro de nuestro corazón,
aparecen relaciones con personas que nos nutren el espíritu y nos hacen sentir bien, nos
vemos involucrados en temas que lejos de nuestros propósitos originales nos envuelven
en acontecimientos inesperados, y disfrutar de todo eso es parte de la felicidad.

Ser feliz no es llegar al estado perfecto, al nirvana personal, sino darse cuenta que la
vida nos regala cada día infinitos momentos de pequeña felicidad que nos aportan
mucha emoción y no podemos desaprovecharlos pues nunca volverán.