P. 1
Poses para hacer el amor

Poses para hacer el amor

|Views: 1.821|Likes:
Publicado porfachadas21
El Kamasutra puede ser leído bajo muchas ópticas, pero siempre resultará en una experiencia enriquecedora y entretenida para el lector de mente abierta.
El Kamasutra puede ser leído bajo muchas ópticas, pero siempre resultará en una experiencia enriquecedora y entretenida para el lector de mente abierta.

More info:

Published by: fachadas21 on May 17, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/08/2013

pdf

text

original

Poses para hacer el amor Poses para hacer el amor

El Kama Sutra es un antiguo texto hindú que trata sobre el comportamiento sexual del hombre. Considerado como el trabajo básico sobre el amor en la literatura sánscrita. Fue escrito por Vatsyayana. El título completo es Vātsyāyana Kāma-sūtra ('Los aforismos sobre la sexualidad, de Vatsyayana')Cronológicamente se sitúa al autor entre el primer siglo y el sexto, probablemente durante el periodo Gupta. Durante los años, diversas versiones han sido publicadas. Originalmente, cualquiera de las versiones con ilustraciones ya sean éstas en contexto o en portada, fueron dibujadas a mano; en la actualidad se encuentran versiones con ilustraciones fotográficas. Vatsyayana creía que había 8 maneras básicas de hacer el amor, y 8 posiciones principales. El Kama Sutra contiene un total de 64 "artes", nombre que da el autor a la combinación de una manera de hacer el amor con una posición. El capítulo que enumera las múltiples artes es el más conocido, y es un error muy común confundir éste con el Kama Sutra cuando en realidad es sólo una parte de él. El resto ofrece consejo sobre como ser un buen ciudadano y muestra algunas ideas sobre las relaciones entre hombres y mujeres. El Kama Sutra define el sexo como una "unión divina". Vatsyayana creía que el sexo por sí mismo no era algo malo, pero practicarlo de manera frívola sí era pecaminoso. El Kama Sutra ha ayudado a muchas personas a disfrutar del arte del sexo a un nivel más profundo y puede considerarse como una guía técnica para el disfrute sexual, así como un esbozo de las prácticas sexuales en la India durante esa época. El Kamasutra: Una Mirada Cultural El kamasutra es el tratado erótico más famoso de todos los tiempos. En muchos casos ha sido banalizado por la cultura occidental y muchas personas esperan una obra pornográfica o un listado de posiciones para el acto sexual, pero en realidad es un compilado filosófico acerca del amor y el placer, que retrata de forma magistral la sociedad y las costumbres hindúes. Los autores del libro (que han sido muckamasutra, posturas sexualeshos durante siglos), de acuerdo a la tradición hindú, se refieren a la unión sexual de forma extremadamente poética, lo que hace de la lectura del Kamasutra un placer. El lector también encontrará pasajes que le parecerán casi humorísticos, pero que deben ser analizados en el contexto de las costumbres de la época en la cual fueron escritos. Otra característica destacable del tratado es la aparentemente contradictoria postura que toma con relación a la mujer, que en la vida cotidiana está subordinada al hombre y Vatsyayana la exhorta a que sea modesta, fiel y obedezca al marido, además de complacerlo en todos sus deseos; ideas que continúan vigentes en la India hasta el día de hoy. Sin embargo, en los aspectos sexuales, el Kamasutra expone (en una época pre-cristiana) un concepto que los occidentales tardaron hasta el final de la década del 60 en conocer: la mujer tiene los mismos derechos que el hombre al placer y a la sexualidad. En varios pasajes se recuerda al hombre que debe preocuparse por la satisfacción de su compañera; además, en toda la

obra se percibe a la mujer como un ser con deseos y necesidades sexuales y amorosas, a la par del hombre, una clara oposición a la mujer destinada a la procreación, exenta de placer, que supuso la cultura occidental. El Kamasutra puede ser leído bajo muchas ópticas, pero siempre resultará en una experiencia enriquecedora y entretenida para el lector de mente abierta. Este libro, que sin duda pertenece a la galería de los grandes clásicos de la literatura universal, nos permite mirar otro tiempo, a la vez que al universo cultural de un pueblo distinto al nuestro. A continuacion ponemos a su disposicion un compilado de lo mejor que pudimos encontrar en internet sobre posiciones sexuales y kamasutra Unión de la abeja La mujer se sienta sobre el pene de su compañero, que también está sentado y con las piernas estiradas hacia delante; de tal forma que la mujer puede ir y venir verticalmente, apoyándose en manos y piernas. El hombre acompaña el movimiento levantándola por el trasero o los muslos.

Variante: El hombre se puede situar de espaldas a una pared para un mejor apoyo. En vez de sentarse, la mujer se arrodilla para poder inclinarse hacia delante más fácilmente y cambiar el ángulo de inclinación de la vagina. Ventajas • La mujer controla mejor la profundidad de la penetración que en las otras posturas de penetración por detrás. • Las paredes delanteras de la vagina y el punto G reciben una buena estimulación. • En posición pasiva, el hombre puede tomarse su tiempo para acariciar los senos y el clítoris de su compañera. Inconvenientes • En ausencia de apoyo, resulta cansado para el hombre. Postura de Andrómaco El hombre está acostado bocarriba, con su compañera encima de él, en cuclillas o arrodillada, el busto completamente levantado. Ella controla perfectamente la profundidad y el ritmo de la penetración y puede dar rienda suelta a sus fantasías de dominación.

Ventajas • La mujer mantiene un control total que le permite sentirse más confiada y encontrar los momentos idóneos para maximizar su placer. • El hombre tiene las manos libres para dar a su compañera todavía más placer, acariciándole senos, nalgas o clítoris. • Con esta postura se consigue una buena estimulación del punto G.

Inconvenientes • El ángulo de penetración puede resultar incómodo para el hombre, e incluso doloroso si la verga se dobla. Postura de la balanza El hombre se sienta al borde de la cama o en una silla. Su compañera le da la espalda antes de sentarse sobre sus muslos. Una vez introducido el pene, la mujer puede inclinarse hacia adelante para alcanzar una posición de equilibrio y balancearse a lo largo del pene. Para una mayor estabilidad, la mujer se apoyará en las rodillas del hombre, que la sujetará por los senos.

Ventajas • Esta postura permite una penetración bastante profunda y una buena amplitud de los movimientos verticales. • El hombre puede acariciar fácilmente los senos y el clítoris de su compañera para ayudarla a alcanzar el orgasmo. Inconvenientes • Se trata de una postura de equilibrio, difícil de controlar. Postura del jinete El hombre se acuesta bocarriba, mientras que su compañera se arrodilla por encima de él, rodeando las piernas del hombre con las suyas. La mujer controla la amplitud de los movimientos, tanto verticales como horizontales, para aumentar las sensaciones en el clítoris y las paredes vaginales o para que el hombre pueda alcanzar el orgasmo más rápidamente.

Ventajas • La mujer se encuentra más libre y activa: escoje el ritmo, la velocidad y el tipo de movimiento. • El hombre adopta una actitud pasiva, lo que le permite concentrarse en las sensaciones placenteras, al mismo tiempo que acaricia la espalda de su compañera. Inconvenientes • No es una postura muy original, por lo que tras varios minutos de estimulación, es conveniente pasar a otra cosa. Unión del tigre Partiendo de la postura del misionero, la mujer aproxima las piernas hacia su torso. Si quiere variar las sensaciones y la profundidad de la penetración, lo único que tiene que hacer es cambiar el ángulo de inclinación de las piernas. También puede apoyarse en las nalgas de su compañero, para así aumentar la presión de la pelvis.

Ventajas • Cuando la mujer levanta las piernas, la penetración se vuelve más profunda y es más fácil controlar algunas de las sensaciones. • El hueso pélvico del hombre roza directamente la vulva, facilitando la estimulación del clítoris. Inconvenientes • La mujer debe tener una buena flexibilidad, sobre todo cuando aproxima las piernas a su torso. Postura del alineamiento perfecto La mujer se coloca por encima del hombre, con las piernas separadas para facilitar la penetración. Una vez introducido el pene, ella juntas las piernas para que ambos cuerpos se superpongan en un alineamiento perfecto. Es cuando la mujer empieza la estimulación frotando su cuerpo, lateral y horizontalmente, contra el de su compañero.

Ventajas • Esta posición, super íntima, ofrece un contacto máximo entre los dos amantes. • Las paredes vaginales más apretadas favorecen sensaciones más intensas. • Recomendado en el amor tántrico. Inconvenientes • Limitación en la profundidad de penetración y en la amplitud de movimientos. Unión del antílope De rodillas en el suelo, la mujer se levanta apoyándose contra el borde de la cama. El hombre, hizado sobre sus rodillas, la penetra por detrás.

Variante: la mujer puede mantener las piernas abiertas, a cada lado de las de su compañero, para ofrecer así una abertura vaginal máxima. También puede cerrar sus muslos, para comprimir la vagina y rodear bien la verga. Ventajas • Estimulación de las paredes frontales de la vagina y del punto G. • Al mismo tiempo, el hombre puede estimular el clítoris y los senos de su compañera. • Esta postura permite a la mujer el fantasmear acerca de amantes imaginarios. Inconvenientes • El roce de las rodillas con la moqueta puede provocar excoriaciones. Postura del columpio

La mujer le da la espalda a su compañero y se sienta encima de él, apoyándose en los pies; o se arrodilla a ambos lados de las caderas del hombre, lo que favorece una mayor amplitud y estimulación.

Ventajas • Con esta postura, el hombre goza de un ángulo de vista excepcional sobre la penetración y las nalgas y el sexo de su compañera. • Proporciona una gran amplitud de movimientos (sobre todo, si la mujer está arrodillada) el hombre alcanza la cima de su placer sexual, conduciéndole rápidamente al orgasmo. • Esta postura permite a la mujer el fantasmear acerca de amantes imaginarios. Inconvenientes • El ángulo de penetración puede resultar incómodo para algunos hombres. Postura del misionero Es la postura más conocida, apreciada universalmente tanto por los principiantes como por los expertos. Los dos acostados, el hombre se coloca entre las piernas de la mujer para penetrarla.

Variante : Unos cojines colocados bajo las nalgas de la mujer modifican el ángulo de inclinación de la vagina y permiten una penetración más profunda. Ventajas • Posición confortable y natural para los dos amantes. • El hombre goza de una amplia libertad de movimientos. • Durante la cópula, la pareja puede mirarse y besarse. Inconvenientes • La mujer tiene muy restringida su libertad de movimientos. • Esta postura puede llegar a aburrirle. ¡Práctiquela con moderación...! Unión de la vaca (o del galgo) Postura clásica, apreciada en todo el mundo por la excitación y las sensaciones intensas que produce. La mujer se coloca a cuatro patas y es penetrada por el hombre, que está arrodillado.

Variante : Para mayor comodidad, la mujer puede colocar unas almohadas debajo de los codos.

Ventajas • Excelente estimulación de las paredes frontales de la vagina y del punto G. • Penetración vigorosa y profunda. • El hombre tiene las manos libres para estimular el clítoris y los senos de su compañera. • El panorama, muy excitante para el hombre, le permite cumplir sus fantasías sexuales de dominación. • La mujer puede fantasmear acerca de amantes imaginarios. Inconvenientes • Algunas mujeres se niegan a realizar esta postura, alegando que se sienten desvalorizadas. • Puede ser doloroso para la mujer, especialmente si el pene toca el fondo de la vagina. Poses para hacer el amor

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->