P. 1
El Manifiesto de Cartagena

El Manifiesto de Cartagena

|Views: 5.479|Likes:

More info:

Published by: Anthony Samael Pastrany on May 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/23/2015

pdf

text

original

El Manifiesto de Cartagena

Bolívar, ante los hechos devastadores de la caída de la Primera República, se retira
a Cartagena y redacta un documento�que recibi el nombre de! Manifiesto de
Cartagena"
#n manifiesto es un escrito donde se e$pone o se manifiesta algo de inter%s
general al público" Bolívar para elaborar el manifiesto, hi&o un an'lisis de las causas
de la p%rdida de la Primera República" ( raí& de esto, invit a que se unieran los
vene&olanos y los neogranadinos ) *ueva +ranada , para poder liberar al país de la
amena&a de los espa-oles" .eclar que mientras /ene&uela estuviese en manos de
los realistas, la libertad de *ueva +ranada estaría en peligro"�
Este llamado de unin entre los países para derrotar un enemigo común, era
encontrar una mayor fuer&a y poder en la unificacin del esfuer&o" (sí, Bolívar
emprende la Campa-a (dmirable para liberar a /ene&uela" 0u campa-a se inici en
el occidente del país, en 0an (ntonio del 1'chira, pasando por 0an Cristbal, luego
M%rida y 1ru2illo"
Bolívar fue autorizado por Monteverde a trasladarse el 27 de agosto de 1812 a la isla de
Curazao, ocupada por los ingleses, en la goleta española Jesús, María y José junto con José
éli! "i#as, $icente %ejera & Manuel 'íaz Casado, donde per(aneci) un corto período*
'espués se traslad) a Cartagena de +ndias, en ,ueva -ranada, donde el proceso independentista
se .a#ía iniciado el 2/ de julio de 181/ & .a#ía dese(#ocado en la for(aci)n de varías Juntas
supre(as 0ue rivaliza#an entre sí* 1n este panora(a co(puso un (anuscrito conocido co(o el
Manifiesto de Cartagena, en el cual .izo un an2lisis político & (ilitar de las causas 0ue
provocaron la caída de la 3ri(era "ep4#lica de $enezuela & e!.orta#a a la ,ueva -ranada a no
co(eter los (is(os errores 0ue $enezuela para no correr la (is(a suerte*
%a(#ién en este (anifiesto proponía f)r(ulas 0ue a&udaran a re(ediar las divisiones & a
pro(over la uni)n de los distintos pue#los de 5(érica para lograr el o#jetivo co(4n, la
+ndependencia*
1l Manifiesto de Cartagena es un docu(ento escrito por 6i()n Bolívar en el (arco de la
+ndependencia de Colo(#ia & de $enezuela, luego de la caída de la 3ri(era "ep4#lica,
e!plicando con gran detalle & precisi)n las causas de esta pérdida* ue escrito en Cartagena de
+ndias 7Colo(#ia8, el 19 de dicie(#re de 1812* 6e dice 0ue es el pri(er gran docu(ento de
Bolívar entre (uc.os otros*
1ntre las causas políticas, econ)(icas, sociales & naturales (encionadas por Bolívar destacan:
;<a adopci)n del siste(a tolerante*
;<a i(punidad de los delitos*
;<a falta de un ejército organizado*
;<a des(oralizaci)n de las tropas a(ericanas*
;<a adopci)n del siste(a tolerante*
;<a situaci)n econ)(ica crítica del país*
;<a de#ilidad del go#ierno ante el ene(igo*
;<a oposici)n a levantar tropas veteranas & disciplinadas*
;1l terre(oto del 2= de (arzo de 1812*
;<a influencia del clero*
;<a naturaleza de la Constituci)n venezolana*
[editar] Situación de Bolívar en el momento de escribir el documento
Bolívar fue autorizado por Monteverde a trasladarse el 27 de agosto de 1812 a la isla de
Curazao, ocupada por los ingleses, en la goleta española Jes4s, María & José junto con José
éli! "i#as, $icente %ejera & Manuel 'íaz Casado, donde per(aneci) un corto período*
'espués se traslad) a Cartagena de +ndias, en ,ueva -ranada, donde el proceso independentista
se .a#ía iniciado el 2/ de julio de 181/ & .a#ía dese(#ocado en la for(aci)n de varías Juntas
supre(as 0ue rivaliza#an entre sí* 1n este panora(a co(puso un (anuscrito conocido co(o el
Manifiesto de Cartagena, en el cual .izo un an2lisis político & (ilitar de las causas 0ue
provocaron la caída de la 3ri(era "ep4#lica de $enezuela & e!.orta#a a la ,ueva -ranada a no
co(eter los (is(os errores 0ue $enezuela para no correr la (is(a suerte*
%a(#ién en este (anifiesto proponía f)r(ulas 0ue a&udaran a re(ediar las divisiones & a
pro(over la uni)n de los distintos pue#los de 5(érica para lograr el o#jetivo co(4n, la
+ndependencia*
5sí al poco de llegar, Bolívar solicit) al go#ierno de Cartagena prestar servicio en sus tropas &
le fue concedido el (ando de una guarnici)n de 7/ .o(#res en la pe0ueña localidad de
Barrancas con la 0ue e(pezaría a forjarse su futuro prestigio (ilitar*
5l principio, Bolívar esta#a su#ordinado a un aventurero francés lla(ado 3ierre <a#atut pero,
en contra de las )rdenes de este, decidi) to(ar la iniciativa realizando una ca(paña para
derrotar a las partidas realistas 0ue se encontra#an en las orillas del río Magdalena a la vez 0ue
au(enta#a el adiestra(iento & el contingente de sus tropas*
Co(o resultado de esta ca(paña, logr) li#erar varias po#laciones co(o %enerife, 1l -ua(al, 1l
Banco, %a(ala(e0ue & 3uerto "eal de >caña? logr) derrotar a diversas guerrillas realistas 0ue
opera#an en la zona & final(ente ocup) >caña*
5nte estos logros, el coronel Manuel del Castillo, Co(andante -eneral de 3a(plona, solicit) su
a&uda para detener a los realistas 0ue a(enaza#an con entrar desde $enezuela* 3ara ello, el
coronel Bolívar tuvo 0ue pedir autorizaci)n al -o#ierno de Cartagena para intervenir en
territorio del -o#ierno de las 3rovincias @nidas*
Cuando se la dieron, lleg) .asta la frontera con $enezuela (ediante la Batalla de C4cuta, acci)n
en la 0ue atac) el 28 de fe#rero de 181A a las fuerzas españolas & le dio (éritos suficientes para
0ue el Congreso & el -o#ierno le no(#raran ciudadano de la @ni)n & le concedieran el rango de
Brigadier a cargo de la 'ivisi)n de C4cuta*
'esde fe#rero .asta a#ril de 181A tuvo 0ue per(anecer en C4cuta detenido por tra#as legales &
por diferencias con Castillo 0ue e(peza#a a verle con suspicacia ante sus deseos de avanzar
so#re $enezuela* 3ara entonces, Bolívar disponía de una fuerza eficaz & rodeado de una #rillante
oficialidad neogranadina 0ue esta#a dispuesta a seguirlo en una eventual recon0uista de
$enezuela*
[editar] Documento
<i#ertar a la ,ueva -ranada de la suerte de $enezuela, & redi(ir a ésta de la 0ue padece, son los
o#jetos 0ue (e .e propuesto en esta Me(oria* 'ignaos, o. (is conciudadanos, de aceptarla con
indulgencia en o#se0uio de (iras tan lauda#les* Bo so&, granadinos, un .ijo de la infeliz
Caracas, escapado prodigiosa(ente de en (edio de sus ruinas físicas, & políticas, 0ue sie(pre
fiel al siste(a li#eral, & justo 0ue procla() (i patria, .e venido a seguir a0uí los estandartes de
la independencia, 0ue tan gloriosa(ente tre(olan en estos estados* 3er(itid(e 0ue ani(ado de
un celo patri)tico (e atreva a dirigir(e a vosotros, para indicaros ligera(ente las causas 0ue
condujeron a $enezuela a su destrucci)n? lisonje2ndo(e 0ue las terri#les, & eje(plares
lecciones 0ue .a dado a0uella e!tinguida "ep4#lica, persuadan a la 5(érica, a (ejorar de
conducta, corrigiendo los vicios de unidad, solidez & energía 0ue se notan en sus go#iernos*
1l (2s consecuente error 0ue co(eti) $enezuela, al presentarse en el teatro político fue, sin
contradicci)n* la fatal adopci)n 0ue .izo del siste(a tolerante? siste(a i(pro#ado co(o dé#il e
ineficaz, desde entonces, por todo el (undo sensato, & tenaz(ente sostenido .asta los 4lti(os
periodos, con una ceguedad sin eje(plo*
<as pri(eras prue#as 0ue dio nuestro -o#ierno de su insensata de#ilidad, las (anifest) con la
ciudad su#alterna de Coro, 0ue deneg2ndose a reconocer su legiti(idad, lo declar) insurgente &
lo .ostiliz) co(o ene(igo*
<a Junta 6upre(a, en lugar de su#&ugar a0uella indefensa ciudad, 0ue esta#a rendida con
presentar nuestras fuerzas (aríti(as delante de su puerto, la dej) fortificar & to(ar una actitud
tan respeta#le, 0ue logr) su#&ugar después la Confederaci)n entera, con casi igual facilidad 0ue
la 0ue tenía(os nosotros anterior(ente para vencerla* undando la Junta su política en los
principios de .u(anidad (al entendida 0ue no autorizan a ning4n go#ierno, para .acer por la
fuerza li#res a los pue#los est4pidos 0ue desconocen el valor de sus derec.os* <os c)digos 0ue
consulta#an nuestros (agistrados no eran los 0ue podían enseñarles la ciencia pr2ctica del
go#ierno, sino los 0ue .an for(ado ciertos #uenos visionarios 0ue, i(agin2ndose rep4#licas
aéreas, .an procurado alcanzar la perfecci)n política, presuponiendo la perfecti#ilidad del linaje
.u(ano* 3or (anera 0ue tuvi(os fil)sofos por jefes? filantropía por legislaci)n, dialéctica por
t2ctica, & sofistas por soldados* Con se(ejante su#versi)n de principios & de cosas, el orden
social se resinti) e!tre(ada(ente con(ovido, & desde luego corri) el 1stado a pasos
agigantados a una disoluci)n universal, 0ue #ien pronto se vio realizada*
'e a0uí naci) la i(punidad de los delitos de 1stado co(etidos descarada(ente por los
descontentos, & particular(ente por nuestros natos e i(placa#les ene(igos, los españoles
europeos, 0ue (aliciosa(ente se .a#ían 0uedado en nuestro país para tenerlo incesante(ente
in0uieto & pro(over cuantas conjuraciones les per(itían for(ar nuestros jueces perdon2ndolos
sie(pre, aun cuando sus atentados eran tan enor(es 0ue se dirigían contra la salud p4#lica* <a
doctrina 0ue apo&a#a esta conducta tenía su origen en las (2!i(as filantr)picas de algunos
escritores 0ue defienden la no residencia de facultad en nadie, para privar de la vida a un
.o(#re, aun en el caso de .a#er delin0uido éste en el delito de lesa patria* 5l a#rigo de esta
piadosa doctrina, a cada conspiraci)n sucedía un perd)n, & a cada perd)n sucedía otra
conspiraci)n 0ue se volvía a perdonar, por0ue los go#iernos li#erales de#en distinguirse por la
cle(encia* CCle(encia cri(inal 0ue contri#u&) (2s 0ue nada a derri#ar la (20uina 0ue todavía
no .a#ía(os entera(ente concluidoD
'e a0uí vino la oposici)n decidida a levantar tropas veteranas, disciplinadas & capaces de
presentarse en el ca(po de #atalla, &a instruidas, a defender la li#ertad con suceso & gloria* 3or
el contrario, se esta#lecieron innu(era#les cuerpos de (ilicias indisciplinadas, 0ue ade(2s de
agotar las cajas del erario nacional con los sueldos de la plana (a&or, destru&eron la agricultura,
alejando a los paisanos de sus .ogares, e .icieron odioso el go#ierno 0ue o#liga#a a éstos a
to(ar las ar(as & a a#andonar sus fa(ilias*
E<as rep4#licas Fdecían nuestros estadistasF no .an (enester de .o(#res pagados para (antener
su li#ertad* %odos los ciudadanos ser2n soldados cuando nos ata0ue el ene(igo* -recia, "o(a,
$enecia, -énova, 6uiza, Golanda, & reciente(ente el ,orte de 5(érica vencieron a su
contrarios sin au!ilio de tropas (ercenarias, sie(pre prontas a sostener al despotis(o & a
su#&ugar a sus conciudadanosE*
Con estos anti políticos e ine!actos raciocinios, fascina#an a los si(ples, pero no convencían a
los prudentes, 0ue conocían #ien la in(ensa diferencia 0ue .a& entre los pue#los, los tie(pos, &
las costu(#res de a0uellas rep4#licas & las nuestras* 1llas, es verdad 0ue no paga#an ejércitos
per(anentes? (as era por0ue en la antigHedad no los .a#ía & s)lo confia#an la salvaci)n & la
gloria de los 1stados en sus virtudes políticas, costu(#res severas & car2cter (ilitar, cualidades
0ue nosotros esta(os (u& distantes de poseer* B en cuanto a las (odernas 0ue .an sacudido el
&ugo de sus tiranos es notorio 0ue .an (antenido el co(petente n4(ero de veteranos 0ue e!ige
su seguridad? e!ceptuando el ,orte de 5(érica, 0ue estando en paz con todo el (undo &
guarnecido por el (ar, no .a tenido por conveniente sostener en estos 4lti(os años el co(pleto
de tropas veteranas 0ue necesita para la defensa de sus fronteras & plazas* 1l resultado pro#)
severa(ente a $enezuela el error de su c2lculo, pues los (ilicianos 0ue salieron al encuentro del
ene(igo, ignorando .asta el (anejo del ar(a, & no estando .a#ituados a la disciplina &
o#ediencia, fueron arrollados al co(enzar la 4lti(a ca(paña, a pesar de los .eroicos &
e!traordinarios esfuerzos 0ue .icieron sus jefes, por llevarlos a la victoria* <o 0ue caus) un
desaliento general en soldados & oficiales? por0ue es una verdad (ilitar 0ue s)lo ejércitos
aguerridos son capaces de so#reponerse a los pri(eros infaustos sucesos de una ca(paña* 1<
soldado #isoño lo cree todo perdido, desde 0ue es derrotado una vez? por0ue la e!periencia no le
.a pro#ado 0ue el valor, la .a#ilidad & la constancia corrigen la (ala fortuna*
<a su#divisi)n de la provincia de Caracas, pro&ectada discutida & sancionada por el Congreso
federal, despert) & fo(ent) una enconada rivalidad en las ciudades & lugares su#alternos, contra
la capital: E<a cual Fdecían los congresantes a(#iciosos de do(inar en sus distritosF era la
tiranía de las ciudades & la sanguijuela del 1stadoE* 'e este (odo se encendi) el fuego de la
guerra civil en $alencia, 0ue nunca se logr) apagar con la reducci)n de a0uella ciudad? pues
conserv2ndolo encu#ierto, lo co(unic) a las otras li(ítrofes a Coro & Maracai#o? & éstas
enta#lando co(unicaciones con a0uéllas, facilitaron, por este (edio, la entrada de los españoles
0ue trajo la caída de $enezuela*
<a disipaci)n de las rentas p4#licas en o#jetos frívolos & perjudiciales, & particular(ente en
sueldos de infinidad de oficinistas, secretarios, jueces, (agistrados, legisladores provinciales &
federales, dio un golpe (ortal a la "ep4#lica, por0ue la o#lig) a recurrir al peligroso e!pediente
de esta#lecer el papel (oneda, sin otra garantía 0ue la fuerza & las rentas i(aginarias de la
Confederaci)n* 1sta nueva (oneda pareci) a los ojos de los (2s, una violaci)n (anifiesta del
derec.o de propiedad, por0ue se conceptua#an despojados de o#jetos de intrínseco valor, en
ca(#io de otros cu&o precio era incierto & aun ideal* 1l papel (oneda re(at) el descontento de
los est)lidos pue#los internos, 0ue lla(aron al co(andante de las tropas españolas, para 0ue
viniese a li#rarlos de una (oneda 0ue veían con (2s .orror 0ue la servidu(#re*
3ero lo 0ue de#ilit) (2s el -o#ierno de $enezuela, fue la for(a federal 0ue adopt), siguiendo
las (2!i(as e!ageradas de los derec.os del .o(#re, 0ue autoriz2ndolo para 0ue se rija por sí
(is(o ro(pe los pactos sociales, & constitu&e a las naciones en anar0uía* %al era el verdadero
estado de la Confederaci)n* Cada provincia se go#erna#a independiente(ente? &, a eje(plo de
éstas, cada ciudad pretendía iguales facultades alegando la pr2ctica de a0uéllas & la teoría de
0ue todos los .o(#res, & todos los pue#los, gozan de la prerrogativa de instituir a su antojo, el
go#ierno 0ue les aco(ode*
1l siste(a federal #ien 0ue sea el (2s perfecto & (2s capaz de proporcionar la felicidad .u(ana
en sociedad es, no o#stante, el (2s opuesto a los intereses de nuestros nacientes 1stados*
-eneral(ente .a#lando, todavía nuestros conciudadanos no se .allan en aptitud de ejercer por
sí (is(os & a(plia(ente sus derec.os? por0ue carecen de las virtudes políticas 0ue caracterizan
al verdadero repu#licano: virtudes 0ue no se ad0uieren en los go#iernos a#solutos, en donde se
desconocen los derec.os & los de#eres del ciudadano*
3or otra parte I0ué país del (undo por (origerado & repu#licano 0ue sea, podr2, en (edio de
las facciones intestinas & de una guerra e!terior, regirse por un go#ierno tan co(plicado & dé#il
co(o el federalJ ,o, no es posi#le conservarlo en el tu(ulto de los co(#ates & de los partidos*
1s preciso 0ue el go#ierno se identifi0ue, por decirlo así, al car2cter de las circunstancias, de los
tie(pos & de los .o(#res 0ue lo rodean* 6i éstos son pr)speros & serenos, él de#e ser dulce &
protector? pero si son cala(itosos & tur#ulentos, él de#e (ostrarse terri#le, & ar(arse de una
fir(eza igual a los peligros, sin atender a le&es ni constituciones, ínterin no se resta#lecen la
felicidad & la paz*
Caracas tuvo (uc.o 0ue padecer por defecto de la Confederaci)n 0ue lejos de socorrerla le
agot) sus caudales & pertrec.os? & cuando vino el peligro la a#andon) a su suerte, sin au!iliarla
con el (enor contingente* 5de(2s le au(ent) sus e(#arazos .a#iéndose e(peñado una
co(petencia entre el poder federal & el provincial, 0ue dio lugar a 0ue los ene(igos llegasen al
coraz)n del 1stado, antes 0ue se resolviese la cuesti)n de si de#erían salir las tropas federales o
provinciales a rec.azarlos, cuando &a tenían ocupada una gran porci)n de la provincia* 1sta
fatal contestaci)n produjo una de(ora 0ue fue terri#le para nuestras ar(as* 3ues las derrotaron
en 6an Carlos sin 0ue les llegasen los refuerzos 0ue espera#an para vencer*
Bo so& de sentir 0ue (ientras no centralice(os nuestros go#iernos a(ericanos, los ene(igos
o#tendr2n las (2s co(pletas ventajas? sere(os indefecti#le(ente envueltos en los .orrores de
las disensiones civiles, & con0uistados vilipendiosa(ente por ese puñado de #andidos 0ue
infestan nuestras co(arcas*
<as elecciones populares .ec.as por los r4sticos del ca(po, & por los intrigantes (oradores de
las ciudades, añaden un o#st2culo (2s a la pr2ctica de la ederaci)n entre nosotros? por0ue los
unos son tan ignorantes 0ue .acen sus votaciones (a0uinal(ente, & los otros tan a(#iciosos
0ue todo lo convierten en facci)n? por lo 0ue ja(2s se vio en $enezuela una votaci)n li#re &
acertada? lo 0ue ponía el go#ierno en (anos de .o(#res &a desafectos a la causa, &a ineptos, &a
in(orales* 1l espíritu de partido decidía en todo &, por consiguiente, nos desorganiz) (2s de lo
0ue las circunstancias .icieron* ,uestra divisi)n & no las ar(as españolas, nos torn) a la
esclavitud*
1l terre(oto de 2= de (arzo trastorn) cierta(ente, tanto lo físico co(o lo nor(al? & puede
lla(arse propia(ente la causa in(ediata de la ruina de $enezuela? (as este (is(o suceso
.a#ría tenido lugar, sin producir tan (ortales efectos, si Caracas se .u#iera go#ernado entonces
por una sola autoridad, 0ue o#rando con rapidez & vigor .u#iese puesto re(edio a los daños sin
tra#as, ni co(petencias 0ue retardando el efecto de las providencias, deja#an to(ar al (al un
incre(ento tan grande 0ue lo .izo incura#le*
6i Caracas, en lugar de una Confederaci)n l2nguida e insu#sistente, .u#iese esta#lecido un
go#ierno sencillo, cual lo re0uería su situaci)n política & (ilitar, t4 e!istieras Co. $enezuelaD &
gozaras .o& de tu li#ertad*
<a influencia eclesi2stica tuvo después del terre(oto, una parte (u& considera#le en la
su#levaci)n de los lugares & ciudades su#alternas: & en la introducci)n de los ene(igos en el
país? a#usando sacrílega(ente de la santidad de su (inisterio en favor de los pro(otores de la
guerra civil* 6in e(#argo, de#e(os confesar ingenua(ente, 0ue estos traidores sacerdotes, se
ani(a#an a co(eter los e!ecra#les crí(enes de 0ue justa(ente se les acusa por0ue la
i(punidad de los delitos era a#soluta? la cual .alla#a en el Congreso un escandaloso a#rigo?
llegando a tal punto esta injusticia 0ue de la insurrecci)n de la ciudad de $alencia, 0ue cost) su
pacificaci)n cerca de (il .o(#res, no se dio a la vindicta de las le&es un solo re#elde? 0uedando
todos con vida &, los (2s, con sus #ienes*
'e lo referido se deduce, 0ue entre las causas 0ue .an producido la caída de $enezuela, de#e
colocarse en pri(er lugar la naturaleza de su Constituci)n? 0ue repito, era tan contraria a sus
intereses, co(o favora#le a los de sus contrarios* 1n segundo, el espíritu de (isantropía 0ue se
apoder) de nuestros go#ernantes* %ercero, la oposici)n al esta#leci(iento de un cuerpo (ilitar
0ue salvase la "ep4#lica & repeliese los c.o0ues 0ue le da#an los españoles* Cuarto, el
terre(oto aco(pañado del fanatis(o 0ue logr) sacar de este fen)(eno los (2s i(portantes
resultados? & 4lti(a(ente, las facciones internas 0ue en realidad fueron el (ortal veneno 0ue
.icieron descender la patria al sepulcro*
1stos eje(plos de errores e infortunios, no ser2n entera(ente in4tiles para los pue#los de la
5(érica (eridional, 0ue aspiran a la li#ertad e independencia*
<a ,ueva -ranada .a visto sucu(#ir a $enezuela, por consiguiente de#e evitar los escollos 0ue
.an destrozado a a0uélla* 5 este efecto presento co(o una (edida indispensa#le para la
seguridad de la ,ueva -ranada, la recon0uista de Caracas* 5 pri(era vista parecer2 este
pro&ecto inconducente, costoso & 0uiz2s i(practica#le? pero e!a(inando atenta(ente con ojos
previsivos, & una (editaci)n profunda, es i(posi#le desconocer su necesidad, co(o dejar de
ponerlo en ejecuci)n pro#ada la utilidad*
<o pri(ero 0ue se presenta en apo&o de esta operaci)n, es el origen de la destrucci)n de
Caracas, 0ue no fue otro 0ue el desprecio con 0ue (ir) a0uella ciudad la e!istencia de un
ene(igo 0ue parecía pe0ueño, & no lo era consider2ndolo en su verdadera luz*
Coro, cierta(ente, no .a#ría podido nunca entrar en co(petencias con Caracas, si la
co(para(os, en sus fuerzas intrínsecas, con ésta? (as co(o en el orden de las vicisitudes
.u(anas no es sie(pre la (a&oría física la 0ue decide, sino 0ue es la superioridad de la fuerza
(oral la 0ue inclina .acia sí la #alanza política, no de#i) el -o#ierno de $enezuela, por esta
raz)n, .a#er descuidado la e!tirpaci)n de un ene(igo 0ue, aun0ue aparente(ente dé#il, tenía
por au!iliares a la provincia de Maracai#o? a todas las 0ue o#edecen a la "egencia? el oro, & la
cooperaci)n de nuestros eternos contrarios los europeos 0ue viven con nosotros? el partido
clerical, sie(pre adicto a su apo&o & co(pañero, el despotis(o, &, so#re todo, la opini)n
inveterada de cuantos ignorantes & supersticiosos contienen los lí(ites de nuestros estados* 5sí
fue 0ue apenas .u#o un oficial traidor 0ue lla(ase al ene(igo, cuando se desconcert) la
(20uina política, sin 0ue los inauditos & patri)ticos esfuerzos 0ue .icieron los defensores de
Caracas, lograsen i(pedir la caída de un edificio &a desplo(ado, por el golpe 0ue reci#i) de un
solo .o(#re*
5plicando el eje(plo de $enezuela a la ,ueva -ranada? & for(ando una proporci)n .allare(os
0ue Coro es a Caracas, co(o Caracas es a la 5(érica entera? consiguiente(ente, el peligro 0ue
a(enaza este país est2 en raz)n de la anterior progresi)n? por0ue pose&endo 1spaña el territorio
de $enezuela, podr2 con facilidad sacarle .o(#res & (uniciones de #oca & guerra, para 0ue #ajo
la direcci)n de jefes e!peri(entados contra los grandes (aestros de la guerra, los franceses,
penetren desde las provincias de Barinas & Maracai#o .asta los 4lti(os confines de la 5(érica
(eridional*
1spaña tiene en el día gran n4(ero de oficiales generales a(#iciosos & audaces? acostu(#rados
a los peligros & a las privaciones 0ue an.elan por venir a0uí a #uscar un i(perio 0ue ree(place
el 0ue aca#an de perder*
1s (u& pro#a#le, 0ue al e!pirar la 3enínsula, .a&a una prodigiosa e(igraci)n de .o(#res de
todas clases? & particular(ente de cardenales arzo#ispos, o#ispos, can)nigos & clérigos
revolucionarios capaces de su#vertir, no s)lo nuestros tiernos & l2nguidos estados, sino de
envolver el ,uevo Mundo entero en una espantosa anar0uía* <a influencia religiosa, el i(perio
de la do(inaci)n civil & (ilitar, & cuantos prestigios pueden o#rar so#re el espíritu .u(ano,
ser2n otros tantos instru(entos de 0ue se valdr2n para so(eter estas regiones* ,ada se opondr2
a la e(igraci)n de 1spaña* 1s verosí(il 0ue +nglaterra proteja la evasi)n de un partido 0ue
dis(inu&e en parte las fuerzas de Bonaparte en 1spaña? & trae consigo el au(ento &
per(anencia del su&o en 5(érica* <a rancia no podr2 i(pedirlo ta(poco ,orte 5(érica? &
nosotros (enos a4n, pues careciendo todos de una (arina respeta#le, nuestras tentativas ser2n
vanas*
1stos tr2nsfugas .allar2n, cierta(ente, una favora#le acogida en los puertos de $enezuela, co(o
0ue vienen a reforzar a los opresores de a0uel país? & los .a#ilitan de (edios para e(prender la
con0uista de los 1stados independientes*
<evantar2n 0uince o veinte (il .o(#res 0ue disciplinar2n pronta(ente con sus jefes, oficiales,
sargentos, ca#os & soldados veteranos* 5 este ejército seguir2 otro todavía (2s te(i#le, de
(inistros, e(#ajadores, consejeros, (agistrados, toda la jerar0uía eclesi2stica & los grandes de
1spaña, cu&a profesi)n es el dolo & la intriga, condecorados con ostentosos títulos, (u&
adecuados para deslu(#rar a la (ultitud, 0ue derra(2ndose co(o un torrente, lo inundar2n todo
arrancando la se(illas, & .asta las raíces del 2r#ol de la li#ertad de Colo(#ia* <as tropas
co(#atir2n en el ca(po? & éstos, desde sus ga#inetes, nos .ar2n la guerra por los resortes de la
seducci)n & del fanatis(o*
5sí pues, no nos 0ueda otro recurso para precavernos de estas cala(idades, 0ue el de pacificar
r2pida(ente nuestras provincias su#levadas, para llevar después nuestras ar(as contra las
ene(igas? & for(ar, de este (odo, soldados & oficiales dignos de lla(arse las colu(nas de la
patria*
%odo conspira a .acernos adoptar esta (edida? sin .acer (enci)n de la necesidad urgente 0ue
tene(os de cerrarle las puertas al ene(igo, .a& otras razones tan poderosas para deter(inarnos
a la ofensiva, 0ue sería una falta (ilitar & política ine!cusa#le dejar de .acerla* ,osotros nos
.alla(os invadidos &, por consiguiente, forzados a rec.azar al ene(igo (2s all2 de la frontera*
5de(2s, es un principio del arte 0ue toda guerra defensiva es perjudicial & ruinosa para el 0ue
la sostiene? pues lo de#ilita sin esperanza de inde(nizarlo? & 0ue las .ostilidades en el territorio
ene(igo, sie(pre son provec.osas, por el #ien 0ue resulta del (al del contrario? así, no
de#e(os, por ning4n (otivo, e(plear la defensiva*
'e#e(os considerar ta(#ién el estado actual del ene(igo, 0ue se .alla en una posici)n (u&
crítica, .a#iéndoseles desertado la (a&or parte de sus soldados criollos? & teniendo al (is(o
tie(po 0ue guarnecer las patri)ticas ciudades de Caracas, 3uerto Ca#ello, <a -uaira, Barcelona,
Cu(an2 & Margarita, en donde e!isten sus dep)sitos? sin 0ue se atrevan a desa(parar estas
plazas por te(or de una insurrecci)n general en el acto de separarse de ellas* 'e (odo 0ue no
sería i(posi#le 0ue llegasen nuestras tropas .asta las puertas de Caracas, sin .a#er dado una
#atalla ca(pal*
1s una cosa positiva, 0ue en cuanto nos presente(os en $enezuela, se nos agregan (illares de
valerosos patriotas, 0ue suspiran por vernos aparecer, para sacudir el &ugo de sus tiranos, & unir
sus esfuerzos a los nuestros en defensa de la li#ertad*
<a naturaleza de la presente ca(paña nos proporciona la ventaja de apro!i(arnos a Maracai#o,
por 6anta Marta, & a Barinas por C4cuta*
5provec.e(os, pues, instantes tan propicios? no sea 0ue los refuerzos 0ue incesante(ente
de#en llegar de 1spaña, ca(#ien a#soluta(ente el aspecto de los negocios, & perda(os, 0uiz2s
para sie(pre, la dic.osa oportunidad de asegurar la suerte de estos estados*
1l .onor de la ,ueva -ranada e!ige i(periosa(ente escar(entar a esos osados invasores,
persiguiéndolos .asta los 4lti(os atrinc.era(ientos, co(o su gloria depende de to(ar a su
cargo la e(presa de (arc.ar a $enezuela, a li#ertar la cuna de la independencia colo(#iana, sus
(2rtires, & a0uel #ene(érito pue#lo cara0ueño, cu&os cla(ores s)lo se dirigen a sus a(ados
co(patriotas los granadinos, 0ue ellos aguardan con una (ortal i(paciencia, co(o a sus
redentores* Corra(os a ro(per las cadenas de a0uellas vícti(as 0ue gi(en en las (az(orras,
sie(pre esperando su salvaci)n de vosotros? no #urléis su confianza? no se2is insensi#les a los
la(entos de vuestros .er(anos* +d veloces a vengar al (uerto, a dar vida al (ori#undo, soltura
al opri(ido & li#ertad a todos*
6i()n Bolívar* Cartagena de +ndias, dicie(#re 19 de 1812*
Carta de Jamaica
CARTA DE JAMAICA
Contestación de un Americano Meridional a un caballero de esta isla
Kingston, 6 de septiembre de 1815
Me apresuro a contestar la carta del 29 del mes pasado que Vd. me hizo el
honor de dirigirme, y que yo recib con la mayor satis!acci"n.
#ensible, como debo, al inter$s que Vd. ha querido tomar por la suerte de
mi patria, a!ligi$ndome con ella por los tormentos que padece, desde su
descubrimiento hasta estos %ltimos periodos, por parte de sus destructores
los espa&oles, no siento menos el comprometimiento en que me ponen las
solcitas demandas que Vd. me hace sobre los ob'etos m(s importantes de
la poltica americana. )s, me encuentro en un con!licto, entre el deseo de
corresponder a la con!ianza con que Vd. me !a*orece y el impedimento de
satis!acerla, tanto por la !alta de documentos y libros, cuanto por los
limitados conocimientos que poseo de un pas tan inmenso, *ariado y
desconocido como el +ue*o ,undo.
-n mi opini"n es imposible responder a las preguntas con que Vd. me ha
honrado. -l mismo bar"n de .umboldt, con su uni*ersalidad de
conocimientos te"ricos y pr(cticos, apenas lo hara con e/actitud, porque
aunque una parte de la estadstica y re*oluci"n de )m$rica es conocida, me
atre*o a asegurar que la mayor est( cubierta de tinieblas y, por
consecuencia, s"lo se pueden o!recer con'eturas m(s o menos apro/imadas,
sobre todo en lo relati*o a la suerte !utura y a los *erdaderos proyectos de
los americanos0 pues cuantas combinaciones suministra la historia de las
naciones, de otras tantas es susceptible la nuestra por su posici"n !sica, por
las *icisitudes de la guerra y por los c(lculos de la poltica.
1omo me concept%o obligado a prestar atenci"n a la apreciable carta de
Vd., no menos que a sus !ilantr"picas miras, me animo a dirigirle estas
lneas, en las cuales ciertamente no hallar( Vd. las ideas luminosas que
desea, mas si las ingenuas e/presiones de mis pensamientos.
23res siglos ha 4dice Vd.4 que empezaron las barbaridades que los
espa&oles cometieron en el grande hemis!erio de 1ol"n.2 5arbaridades que
la presente edad ha rechazado como !abulosas, porque parecen superiores
a la per*ersidad humana0 y 'am(s seran credas por los crticos modernos,
si constantes y repetidos documentos no testi!icasen estas in!austas
*erdades. -l !ilantr"pico obispo de 1hiapas, el ap"stol de la )m$rica, 6as
1asas, ha de'ado a la posteridad una bre*e relaci"n de ellas, e/tractadas de
las sumarias que siguieron en #e*illa a los conquistadores, con el testimonio
de cuantas personas respetables haba entonces en el +ue*o ,undo, y con
los procesos mismos que los tiranos se hicieron entre s, como consta por
los m(s sublimes historiadores de aquel tiempo. 3odos los imparciales han
hecho 'usticia al celo, *erdad y *irtudes de aquel amigo de la humanidad,
que con tanto !er*or y !irmeza denunci" ante su gobierno y contempor(neos
los actos m(s horrorosos de un !renes sanguinario.
71on cuanta emoci"n de gratitud leo el pasa'e de la carta de Vd. en que me
dice 2que espera que los sucesos que siguieron entonces a las armas
espa&olas acompa&en ahora a las de sus contrarios, los muy oprimidos
americanos meridionales28 9o tomo esta esperanza por una predicci"n, si la
'usticia decide las contiendas de los hombres. -l suceso coronar( nuestros
es!uerzos porque el destino de la )m$rica se ha !i'ado irre*ocablemente0 el
lazo que la una a la -spa&a est( cortado0 la opini"n era toda su !uerza0 por
ella se estrechaban mutuamente las partes de aquella inmensa monarqua0
lo que antes las enlazaba, ya las di*ide0 m(s grande es el odio que nos ha
inspirado la :ennsula, que el mar que nos separa de ella0 menos di!cil es
unir los dos continentes que reconciliar los espritus de ambos pases. -l
h(bito a la obediencia0 un comercio de intereses, de luces, de religi"n0 una
reciproca bene*olencia0 una tierna solicitud por la cuna y la gloria de
nuestros padres0 en !in, todo lo que !ormaba nuestra esperanza nos *ena
de -spa&a. ;e aqu naca un principio de adhesi"n que parecia eterno, no
obstante que la conducta de nuestros dominadores rela'aba esta simpata,
o, por me'or decir, este apego !orzado por el imperio de la dominaci"n. )l
presente sucede lo contrario< la muerte, el deshonor, cuanto es noci*o, nos
amenaza y tememos0 todo lo su!rimos de esa desnaturalizada madrastra. -l
*elo se ha rasgado, ya hemos *isto la luz y se nos quiere *ol*er a las
tinieblas, se han roto las cadenas0 ya hemos sido libres y nuestros
enemigos pretenden de nue*o escla*izarnos. :or lo tanto, la )m$rica
combate con despecho, y rara *ez la desesperaci"n no ha arrastrado tras s
la *ictoria.
:orque los sucesos hayan sido parciales y alternados, no debemos
descon!iar de la !ortuna. -n unas partes triun!an los independientes
mientras que los tiranos en lugares di!erentes obtienen sus *enta'as, y
=cu(l es el resultado !inal>, =no est( el +ue*o ,undo entero, conmo*ido y
armado para su de!ensa> -chemos una o'eada y obser*aremos una lucha
simult(nea en la inmensa e/tensi"n de este hemis!erio.
-l belicoso estado de las pro*incias del ?o de la :lata ha purgado su
territorio y conducido sus armas *encedoras al )lto :er%, conmo*iendo a
)requipa e inquietando a los realistas de 6ima. 1erca de un mill"n de
habitantes dis!ruta all de su libertad.
-l reino de 1hile, poblado de 8@@ @@@ almas, est( lidiando contra sus
enemigos que pretenden dominarlo0 pero en *ano, porque los que antes
pusieron un t$rmino a sus conquistas, los ind"mitos y libres araucanos, son
sus *ecinos y compatriotas0 y su e'emplo sublime es su!iciente para
probarles que el pueblo que ama su independencia por !in la logra.
-l *irreinato del :er%, cuya poblaci"n asciende a mill"n y medio de
habitantes, es sin duda el m(s sumiso y al que m(s sacri!icios se le han
arrancado para la causa del ?ey0 y bien que sean *anas las relaciones
concernientes a aquella porci"n de )m$rica, es indudable que ni est(
tranquila, ni es capaz de oponerse al torrente que amenaza a las m(s de
sus pro*incias.
6a +ue*a Aranada que es, por decirlo as, el coraz"n de la )m$rica, obedece
a un gobierno general, e/ceptuando el reino de Buito, que con la mayor
di!icultad contienen sus enemigos por ser !uertemente adicto a la causa de
su patria, y las pro*incias de :anam( y #anta ,arta que su!ren, no sin
dolor, la tirana de sus se&ores. ;os millones y medio de habitantes est(n
esparcidos en aquel territorio, que actualmente de!ienden contra el e'$rcito
espa&ol ba'o el general ,orillo, que es *erosmil sucumba delante de la
ine/pugnable plaza de 1artagena. ,as si la tomare ser( a costa de grandes
p$rdidas, y desde luego carecer( de !uerzas bastantes para subyugar a los
morigerados y bra*os moradores del interior.
-n cuanto a la heroica y desdichada Venezuela, sus acontecimientos han
sido tan r(pidos, y sus de*astaciones tales, que casi la han reducido a una
absoluta indigencia y a una soledad espantosa0 no obstante que era uno de
los m(s bellos pases de cuantos hacan el orgullo de la )m$rica. #us tiranos
gobiernan un desierto0 y s"lo oprimen a tristes restos que, escapados de la
muerte, alimentan una precaria e/istencia0 algunas mu'eres, ni&os y
ancianos son los que quedan. 6os m(s de los hombres han perecido por no
ser escla*os, y los que *i*en, combaten con !uror en los campos y en los
pueblos internos, hasta e/pirar o arro'ar al mar a los que, insaciables de
sangre y de crmenes, ri*alizan con los primeros monstruos que hicieron
desaparecer de la )m$rica a su raza primiti*a. 1erca de un mill"n de
habitantes se contaba en Venezuela0 y, sin e/ageraci"n, se puede asegurar
que una cuarta parte ha sido sacri!icada por la tierra, la espada, el hambre,
la peste, las peregrinaciones0 e/cepto el terremoto, todo resultado de la
guerra.
-n +ue*a -spa&a haba en 18@8, seg%n nos re!iere el bar"n de .umboldt,
C.8@@.@@@ almas con inclusi"n de Auatemala. ;esde aquella $poca, la
insurrecci"n que ha agitado a casi todas las pro*incias ha hecho disminuir
sensiblemente aquel c"mputo, que parece e/acto0 pues m(s de un mill"n
de hombres ha perecido, como lo podr( Vd. *er en la e/posici"n de ,r.
Dalton, que describe con !idelidad los sanguinarios crmenes cometidos en
aquel opulento imperio. )ll la lucha se mantiene a !uerza de sacri!icios
humanos y de todas especies, pues nada ahorran los espa&oles con tal que
logren someter a los que han tenido la desgracia de nacer en este suelo,
que parece destinado a empaparse con la sangre de sus hi'os. ) pesar de
todo, los me/icanos ser(n libres porque han abrazado el partido de la
patria, con la resoluci"n de *engar a sus antepasados o seguirlos al
sepulcro. 9a ellos dicen con ?aynall< lleg" el tiempo, en !in, de pagar a los
espa&oles suplicios con suplicios y de ahogar esa raza de e/terminadores en
su sangre o en el mar.
6as islas de :uerto ?ico y 1uba que, entre ambas, pueden !ormar una
poblaci"n de C@@ a 8@@.@@@ almas, son las que m(s tranquilamente poseen
los espa&oles, porque est(n !uera del contacto de los independientes. ,as
=no son americanos estos insulares> =+o son *e'ados> =+o desean su
bienestar>
-ste cuadro representa una escala militar de 2.@@@ leguas de longitud y 9@@
de latitud en su mayor e/tensi"n, en que 16 millones de americanos
de!ienden sus derechos o est(n oprimidos por la naci"n espa&ola, que
aunque !ue, en alg%n tiempo, el m(s *asto imperio del mundo, sus restos
son ahora impotentes para dominar el nue*o hemis!erio y hasta para
mantenerse en el antiguo. =9 la -uropa ci*ilizada, comerciante y amante de
la libertad, permite que una *ie'a serpiente, por s"lo satis!acer su sa&a
en*enenada, de*ore la m(s bella parte de nuestro globo> 7Bu$8 =-st( la
-uropa sorda al clamor de su propio inter$s> =+o tiene ya o'os para *er la
'usticia> =3anto se ha endurecido, para ser de este modo insensible> -stas
cuestiones, cuanto m(s lo medito, m(s me con!unden0 llego a pensar que
se aspira a que desaparezca la )m$rica0 pero es imposible, porque toda la
-uropa no es -spa&a. 7Bu$ demencia la de nuestra enemiga, pretender
reconquistar la )m$rica, sin marina, sin tesoro y casi sin soldados8, pues los
que tiene, apenas son bastantes para retener a su propio pueblo en una
*iolenta obediencia y de!enderse de sus *ecinos. :or otra parte, =podr( esta
naci"n hacer el comercio e/clusi*o de la mitad del mundo, sin
manu!acturas, sin producciones territoriales, sin artes, sin ciencias, sin
poltica> 6ograda que !uese esta loca empresa0 y suponiendo m(s a%n,
lograda la paci!icaci"n, los hi'os de los actuales americanos, unidos con los
de los europeos reconquistadores, =no *ol*eran a !ormar dentro de *einte
a&os los mismos patri"ticos designios que ahora se est(n combatiendo>
6a -uropa hara un bien a la -spa&a en disuadirla de su obstinada
temeridad0 porque a lo menos le ahorrara los gastos que e/pende y la
sangre que derrama0 a !in de que, !i'ando su atenci"n en sus propios
recintos, !undase su prosperidad y poder sobre bases m(s s"lidas que las
de inciertas conquistas, un comercio precario y e/acciones *iolentas en
pueblos remotos, enemigos y poderosos. 6a -uropa misma, por miras de
sana poltica, debera haber preparado y e'ecutado el proyecto de la
independencia americana0 no s"lo porque el equilibrio del mundo as lo
e/ige0 sino porque $ste es el medio legtimo y seguro de adquirirse
establecimientos ultramarinos de comercio. 6a -uropa que no se halla
agitada por las *iolentas pasiones de la *enganza, ambici"n y codicia, como
la -spa&a, parece que estaba autorizada por todas las leyes de la equidad a
ilustrarla sobre sus bien entendidos intereses.
1uantos escritores han tratado la materia se acuerdan de esta parte. -n
consecuencia, nosotros esper(bamos con raz"n que todas las naciones
cultas se apresuraran a au/iliarnos, para que adquiri$semos un bien cuyas
*enta'as son reciprocas a entrambos hemis!erios. #in embargo, 7cu(n
!rustradas esperanzas8 +o s"lo los europeos, pero hasta nuestros hermanos
del norte se han mantenido inm"*iles espectadores de esta contienda, que
por su esencia es la m(s 'usta, y por sus resultados la m(s bella e
importante de cuantas se han suscitado en los siglos antiguos y modernos,
porque =hasta d"nde se puede calcular la trascendencia de la libertad del
hemis!erio de 1ol"n>
26a !elona con que 5onaparte 4dice Vd.4 prendi" a 1arlos EV y a Fernando
VEE, reyes de esta naci"n, que tres siglos ha aprision" con traici"n a dos
monarcas de la )m$rica meridional, es un acto muy mani!iesto de la
retribuci"n di*ina, y al mismo tiempo una prueba de que ;ios sostiene la
'usta causa de los americanos y les conceder( su independencia.2
:arece que Vd. quiere aludir al monarca de ,$/ico ,octezuma, preso por
1ort$s y muerto, seg%n .errera, por el mismo, aunque #ols dice que por el
pueblo0 y a )tahualpa, Enca del :er%, destruido por Francisco :izarro y
;iego de )lmagro. -/iste tal di!erencia entre la suerte de los reyes
espa&oles y de los reyes americanos, que no admite comparaci"n0 los
primeros son tratados con dignidad, conser*ados, y al !in recobran su
libertad y trono0 mientras que los %ltimos su!ren tormentos inauditos y los
*ilipendios m(s *ergonzosos. #i a Auatimozn, sucesor de ,octezuma, se le
trata como emperador y le ponen la corona, !ue por irrisi"n y no por
respeto0 para que e/perimentase este escarnio antes que las torturas.
Eguales a la suerte de este monarca !ueron las del rey de ,ichoac(n,
1atzontzn0 el Gipa de 5ogot( y cuantos toquis, imas, zipas, Hlmenes,
caciques y dem(s dignidades indianas sucumbieron al poder espa&ol. -l
suceso de Fernando VEE es m(s seme'ante al que tu*o lugar en 1hile en
15I5, con el Hlmen de 1opiap", entonces reinante en aquella comarca. -l
espa&ol )lmagro prete/t", como 5onaparte, tomar partido por la causa del
legtimo soberano y, en consecuencia, llama al usurpador, como Fernando lo
era en -spa&a0 aparenta restituir al legtimo a sus estados, y termina por
encadenar y echar a las llamas al in!eliz Hlmen, sin querer ni aun or su
de!ensa. -ste es el e'emplo de Fernando VEE con su usurpador. 6os reyes
europeos s"lo padecen destierro0 el Hlmen de 1hile termina su *ida de un
modo atroz.
2;espu$s de algunos meses 4a&ade Vd.4 he hecho muchas re!le/iones
sobre la situaci"n de los americanos y sus esperanzas !uturas0 tomo grande
inter$s en sus sucesos, pero me !altan muchos in!ormes relati*os a su
estado actual y a lo que ellos aspiran0 deseo in!initamente saber la poltica
de cada pro*incia, como tambi$n su poblaci"n, si desean rep%blicas o
monarquas, si !ormar(n una gran rep%blica o una gran monarqua. 3oda
noticia de esta especie que Vd. pueda darme, o indicarme las !uentes a que
debo ocurrir, la estimar$ como un !a*or muy particular.2
#iempre las almas generosas se interesan en la suerte de un pueblo que se
esmera por recobrar los derechos con que el 1reador y la naturaleza lo han
dotado0 y es necesario estar bien !ascinado por el error o por las pasiones
para no abrigar esta noble sensaci"n< Vd. ha pensado en mi pas y se
interesa por $l0 este acto de bene*olencia me inspira el m(s *i*o
reconocimiento.
.e dicho la poblaci"n que se calcula por datos m(s o menos e/actos, que
mil circunstancias hacen !allidos sin que sea !(cil remediar esta ine/actitud,
porque los m(s de los moradores tienen habitaciones campestres, y muchas
*eces errantes, siendo labradores, pastores, n"madas, perdidos en medio
de los espesos e inmensos bosques, llanuras solitarias y aisladas entre lagos
y ros caudalosos. =Bui$n ser( capaz de !ormar una estadstica completa de
seme'antes monarcas> )dem(s los tributos que pagan los indgenas0 las
penalidades de los escla*os0 las primicias, diezmos y derechos que pesan
sobre los labradores y otros accidentes ale'an de sus hogares a los pobres
americanos. -sto es sin hacer menci"n de la guerra de e/terminio que ya ha
segado cerca de un octa*o de la poblaci"n y ha ahuyentado una gran parte0
pues entonces las di!icultades son insuperables y el empadronamiento
*endr( a reducirse a la mitad del *erdadero censo.
3oda*a es m(s di!cil presentir la suerte !utura del +ue*o ,undo, establecer
principios sobre su poltica y casi pro!etizar la naturaleza del gobierno que
llegar( a adoptar. 3oda idea relati*a al por*enir de este pas me parece
a*enturada. =#e pudo pre*er cuando el g$nero humano se hallaba en su
in!ancia, rodeado de tanta incertidumbre, ignorancia y error, cu(l sera el
r$gimen que abrazara para su conser*aci"n> =Bui$n se habra atre*ido a
decir< tal naci"n ser( rep%blica o monarqua, $sta ser( peque&a, aqu$lla
grande> -n mi concepto, $sta es la imagen de nuestra situaci"n. +osotros
somos un peque&o g$nero humano0 poseemos un mundo aparte, cercado
por dilatados mares, nue*o en casi todas la artes y ciencias, aunque en
cierto modo *ie'o en los usos de la sociedad ci*il. 9o considero el estado
actual de la )m$rica, como cuando desplomado el Emperio ?omano cada
desmembraci"n !orm" un sistema poltico, con!orme a sus intereses y
situaci"n o siguiendo la ambici"n particular de algunos 'e!es, !amilias o
corporaciones0 con esta notable di!erencia, que aquellos miembros
dispersos *ol*an a restablecer sus antiguas naciones con las alteraciones
que e/igan las cosas o los sucesos0 mas nosotros, que apenas conser*amos
*estigios de lo que en otro tiempo !ue, y que por otra parte no somos indios
ni europeos, sino una especie media entre los legtimos propietarios del pas
y los usurpadores espa&oles< en suma, siendo nosotros americanos por
nacimiento y nuestros derechos los de -uropa, tenemos que disputar $stos
a los del pas y que mantenernos en $l contra la in*asi"n de los in*asores0
as nos hallamos en el caso m(s e/traordinario y complicado0 no obstante
que es una especie de adi*inaci"n indicar cu(l ser( el resultado de la lnea
de poltica que la )m$rica siga, me atre*o a a*enturar algunas con'eturas,
que, desde luego, caracterizo de arbitrarias, dictadas por un deseo racional
y no por un raciocinio probable.
6a posici"n de los moradores del hemis!erio americano ha sido, por siglos,
puramente pasi*a< su e/istencia poltica era nula. +osotros est(bamos en
un grado toda*a m(s ba'o de la ser*idumbre, y por lo mismo con m(s
di!icultad para ele*arnos al goce de la libertad. :ermtame Vd. estas
consideraciones para establecer la cuesti"n. 6os estados son escla*os por la
naturaleza de su constituci"n o por el abuso de ella. 6uego un pueblo es
escla*o cuando el gobierno, por su esencia o por sus *icios, huella y usurpa
los derechos del ciudadano o s%bdito. )plicando estos principios, hallaremos
que la )m$rica no s"lo estaba pri*ada de sus libertad, sino tambi$n de la
tirana acti*a y dominante. ,e e/plicar$. -n las administraciones absolutas
no se reconocen lmites en el e'ercicio de las !acultades gubernati*as< la
*oluntad del gran sult(n, Jan, rey y dem(s soberanos desp"ticos es la ley
suprema y $sta es casi arbitrariamente e'ecutada por los ba'aes, Janes y
s(trapas subalternos de la 3urqua y :ersia, que tienen organizada una
opresi"n de que participan los s%bditos en raz"n de la autoridad que se les
con!a. ) ellos est( encargada la administraci"n ci*il, militar y poltica, de
rentas y la religi"n. :ero al !in son persas los 'e!es de Espahan, son turcos
los *isires del Aran #e&or, son t(rtaros los sultanes de la 3artaria. 6a 1hina
no en*a a buscar mandatarios militares y letrados al pas de Aengis Kan,
que la conquist", a pesar de que los actuales chinos son descendientes
directos de los subyugados por los ascendientes de los presentes t(rtaros.
71u(n di!erente era entre nosotros8 #e nos *e'aba con una conducta que
adem(s de pri*arnos de los derechos que nos correspondan, nos de'aba en
una especie de in!ancia permanente con respecto a las transacciones
p%blicas. #i hubi$semos siquiera mane'ado nuestros asuntos dom$sticos en
nuestra administraci"n interior, conoceramos el curso de los negocios
p%blicos y su mecanismo, y gozaramos tambi$n de la consideraci"n
personal que impone a los o'os del pueblo cierto respeto maquinal que es
tan necesario conser*ar en las re*oluciones. .e aqu por qu$ he dicho que
est(bamos pri*ados hasta de la tirana acti*a, pues que no nos era
permitido e'ercer sus !unciones.
6os americanos, en el sistema espa&ol que est( en *igor, y quiz( con mayor
!uerza que nunca, no ocupan otro lugar en la sociedad que el de sier*os
propios para el traba'o, y cuando m(s el de simples consumidores0 y a%n
esta parte coartada con restricciones chocantes< tales son las prohibiciones
del culti*o de !rutos de -uropa, el estanco de las producciones que el ?ey
monopoliza, el impedimento de las !(bricas que la misma :ennsula no
posee, los pri*ilegios e/clusi*os del comercio hasta de los ob'etos de
primera necesidad, las trabas entre pro*incias y pro*incias americanas,
para que no se traten, entiendan, ni negocien0 en !in, =quiere Vd. saber cu(l
es nuestro destino>, los campos para culti*ar el a&il, la grana, el ca!$, la
ca&a, el cacao y el algod"n, las llanuras solitarias para criar ganados, los
desiertos para cazar las bestias !eroces, las entra&as de la tierra para
e/ca*ar el oro que no puede saciar a esa naci"n a*arienta.
3an negati*o era nuestro estado que no encuentro seme'ante en ninguna
otra asociaci"n ci*ilizada, por m(s que recorro la serie de edades y la
poltica de todas las naciones. :retender que un pas tan !elizmente
constituido, e/tenso, rico y populoso, sea meramente pasi*o, =no es un
ultra'e y una *iolaci"n de los derechos de la humanidad>
-st(bamos, como acabo de e/poner, abstrados y, dig(moslo as, ausentes
del uni*erso en cuanto es relati*o a la ciencia del gobierno y administraci"n
del estado. Kam(s $ramos *irreyes ni gobernadores, sino por causas muy
e/traordinarias0 arzobispos y obispos pocas *eces0 diplom(ticos nunca0
militares, s"lo en calidad de subalternos0 nobles, sin pri*ilegios reales0 no
$ramos, en !in, ni magistrados, ni !inancistas y casi ni aun comerciantes0
todo es contra*enci"n directa de nuestras instituciones.
-l emperador 1arlos V !orm" un pacto con los descubridores,
conquistadores y pobladores de )m$rica, que como dice Auerra, es nuestro
contrato social. 6os reyes de -spa&a con*inieron solemnemente con ellos
que lo e'ecutasen por su cuenta y riesgo, prohibi$ndoseles hacerlo a costa
de la real hacienda, y por esta raz"n se les conceda que !uesen se&ores de
la tierra, que organizasen la administraci"n y e'erciesen la 'udicatura en
apelaci"n, con otras muchas e/enciones y pri*ilegios que sera proli'o
detallar. -l ?ey se comprometi" a no ena'enar 'am(s las pro*incias
americanas, como que a $l no tocaba otra 'urisdicci"n que la del alto
dominio, siendo una especie de propiedad !eudal la que all tenan los
conquistadores para s y sus descendientes. )l mismo tiempo e/isten leyes
e/presas que !a*orecen casi e/clusi*amente a los naturales del pas
originarios de -spa&a en cuanto a los empleos ci*iles, eclesi(sticos y de
rentas. :or manera que, con una *iolaci"n mani!iesta de las leyes y de los
pactos subsistentes, se han *isto despo'ar aquellos naturales de la
autoridad constitucional que les daba su c"digo.
;e cuanto he re!erido ser( !(cil colegir que la )m$rica no estaba preparada
para desprenderse de la metr"poli, como s%bitamente sucedi", por el e!ecto
de las ilegtimas cesiones de 5ayona y por la inicua guerra que la ?egencia
nos declar", sin derecho alguno para ello, no s"lo por la !alta de 'usticia,
sino tambi$n de legitimidad. #obre la naturaleza de los gobiernos
espa&oles, sus decretos conminatorios y hostiles, y el curso entero de su
desesperada conducta hay escritos, del mayor m$rito, en el peri"dico 2-l
-spa&ol2 cuyo autor es el se&or 5lanco0 y estando all esta parte de nuestra
historia muy bien tratada, me limito a indicarlo.
6os americanos han subido de repente y sin los conocimientos pre*ios, y, lo
que es m(s sensible, sin la pr(ctica de los negocios p%blicos, a representar
en la escena del mundo las eminentes dignidades de legisladores,
magistrados, administradores del erario, diplom(ticos, generales y cuantas
autoridades supremas y subalternas !orman la 'erarqua de un estado
organizado con regularidad.
1uando las (guilas !rancesas s"lo respetaron los muros de la ciudad de
1(diz, y con su *uelo arrollaron los !r(giles gobiernos de la :ennsula,
entonces quedamos en la or!andad. 9a antes habamos sido entregados a la
merced de un usurpador e/tran'ero0 despu$s, lison'eados con la 'usticia que
se nos deba y con esperanzas halagLe&as siempre burladas0 por %ltimo,
inciertos sobre nuestro destino !uturo, y amenazados por la anarqua, a
causa de la !alta de un gobierno legtimo, 'usto y liberal, nos precipitamos
en el caos de la re*oluci"n. -n el primer momento s"lo se cuid" de pro*eer
a la seguridad interior, contra los enemigos que encerraba nuestro seno.
6uego se e/tendi" a la seguridad e/terior0 se establecieron autoridades que
sustituimos a las que acab(bamos de deponer, encargadas de dirigir el
curso de nuestra re*oluci"n y de apro*echar la coyuntura !eliz en que nos
!uese posible !undar un gobierno constitucional, digno del presente siglo y
adecuado a nuestra situaci"n.
3odos los nue*os gobiernos marcaron sus primeros pasos con el
establecimiento de 'untas populares. -stas !ormaron en seguida
reglamentos para la con*ocaci"n de congresos que produ'eron alteraciones
importantes. Venezuela erigi" un gobierno democr(tico y !ederal,
declarando pre*iamente los derechos del hombre, manteniendo el equilibrio
de los poderes y estatuyendo leyes generales en !a*or de la libertad ci*il, de
imprenta y otras0 !inalmente se constituy" un gobierno independiente. 6a
+ue*a Aranada sigui" con uni!ormidad los establecimientos polticos y
cuantas re!ormas hizo Venezuela, poniendo por base !undamental de su
constituci"n el sistema !ederal m(s e/agerado que 'am(s e/isti"0
recientemente se ha me'orado con respecto al poder e'ecuti*o general, que
ha obtenido cuantas atribuciones le corresponden. #eg%n entiendo, 5uenos
)ires y 1hile han seguido esta misma lnea de operaciones0 pero como nos
hallamos a tanta distancia, los documentos son tan raros y las noticias tan
ine/actas, no me animar$ ni aun a bosque'ar el cuadro de sus
transacciones.
6os sucesos de ,$/ico han sido demasiado *arios, complicados, r(pidos y
desgraciados para que se puedan seguir en el curso de su re*oluci"n.
1arecemos, adem(s, de documentos bastante instructi*os, que nos hagan
capaces de 'uzgarlos. 6os independientes de ,$/ico, por lo que sabemos,
dieron principio a su insurrecci"n en septiembre de 181@, y un a&o despu$s
ya tenan centralizado su gobierno en Git(cuaro e instalada all una 'unta
nacional, ba'o los auspicios de Fernando VEE, en cuyo nombre se e'ercan las
!unciones gubernati*as. :or los acontecimientos de la guerra, esta 'unta se
traslad" a di!erentes lugares, y es *erosmil que se haya conser*ado hasta
estos %ltimos momentos, con las modi!icaciones que los sucesos hayan
e/igido. #e dice que ha creado un generalsimo o dictador, que lo es el
ilustre general ,orelos0 otros hablan del c$lebre general ?ay"n0 lo cierto es
que uno de estos grandes hombres, o ambos separadamente, e'ercen la
autoridad suprema en aquel pas0 y recientemente ha aparecido una
constituci"n para el r$gimen del estado. -n marzo de 1812 el gobierno,
residente en Gultepec, present" un plan de paz y guerra al *irrey de ,$/ico,
concebido con la m(s pro!unda sabidura. -n $l se reclam" el derecho de
gentes, estableciendo principios de una e/actitud incontestable. :ropuso la
'unta que la guerra se hiciese como entre hermanos y conciudadanos, pues
que no deba ser m(s cruel que entre naciones e/tran'eras0 que los
derechos de gentes y de guerra, in*iolables para los mismos in!ieles y
b(rbaros, deban serlo m(s para cristianos, su'etos a un soberano y a unas
mismas leyes0 que los prisioneros no !uesen tratados como reos de lesa
ma'estad ni se degollasen los que rendan las armas, sino que se
mantu*iesen en rehenes para can'earlos0 que no se entrase a sangre y
!uego en las poblaciones pac!icas, no las diezmasen ni quintasen para
sacri!icarlas0 y concluye que, en caso de no admitirse este plan, se
obser*aran rigurosamente las represalias. -sta negociaci"n se trat" con el
m(s alto desprecio0 no se dio respuesta a la 'unta nacional0 las
comunicaciones originales se quemaron p%blicamente en la plaza de ,$/ico,
por mano del *erdugo, y la guerra de e/terminio continu" por parte de los
espa&oles con su !uror acostumbrado, mientras que los me/icanos y las
otras naciones americanas no la hacan ni aun a muerte con los prisioneros
de guerra que !uesen espa&oles. )qu se obser*a que por causas de
con*eniencia, se conser*" la apariencia de sumisi"n al rey y aun a la
constituci"n de la monarqua. :arece que la 'unta nacional es absoluta en el
e'ercicio de las !unciones legislati*as, e'ecuti*as y 'udiciales, y el n%mero de
sus miembros muy limitado.
6os acontecimientos de la 3ierra Firme nos han probado que las
instituciones per!ectamente representati*as no son adecuadas a nuestro
car(cter, costumbres y luces actuales. -n 1aracas el espritu del partido
tom" su origen en las sociedades, asambleas y elecciones populares0 y
estos partidos nos tornaron a la escla*itud. 9 as como Venezuela ha sido la
rep%blica americana que m(s se ha adelantado en sus instituciones
polticas, tambi$n ha sido el m(s claro e'emplo de la ine!icacia de la !orma
democr(tica y !ederal para nuestros nacientes estados. -n +ue*a Aranada
las e/cesi*as !acultades de los gobiernos pro*inciales y la !alta de
centralizaci"n en el general, han conducido aquel precioso pas al estado a
que se *e reducido en el da. :or esta raz"n, sus d$biles enemigos se han
conser*ado contra todas las probabilidades. -n tanto que nuestros
compatriotas no adquieran los talentos y *irtudes polticas que distinguen a
nuestros hermanos del +orte, los sistemas enteramente populares, le'os de
sernos !a*orables, temo mucho que *engan a ser nuestra ruina.
;esgraciadamente estas cualidades parecen estar muy distantes de
nosotros en el grado que se requiere0 y por el contrario, estamos
dominados de los *icios que se contraen ba'o la direcci"n de una naci"n
como la espa&ola, que s"lo ha sobresalido en !iereza, ambici"n, *enganza y
codicia.
2-s m(s di!cil 4dice ,ontesquieu4 sacar un pueblo de la ser*idumbre, que
subyugar uno libre.2 -sta *erdad est( comprobada por los anales de todos
los tiempos, que nos muestran las m(s de las naciones libres sometidas al
yugo y muy pocas de las escla*as recobrar su libertad. ) pesar de este
con*encimiento, los meridionales de este continente han mani!estado el
conato de conseguir instituciones liberales y aun per!ectas, sin duda, por
e!ecto del instinto que tienen todos los hombres de aspirar a su me'or
!elicidad posible0 la que se alcanza, in!aliblemente, en las sociedades ci*iles,
cuando ellas est(n !undadas sobre las bases de la 'usticia, de la libertad y
de la igualdad. :ero, =seremos nosotros capaces de mantener en su
*erdadero equilibrio la di!cil carga de una rep%blica> =#e puede concebir
que un pueblo recientemente desencadenado se lance a la es!era de la
libertad sin que, como a Ecaro, se le deshagan las alas y recaiga en el
abismo> 3al prodigio es inconcebible, nunca *isto. :or consiguiente no hay
un raciocinio *erosmil que nos halague con esta esperanza.
9o deseo m(s que otro alguno *er !ormar en )m$rica la m(s grande naci"n
del mundo, menos por su e/tensi"n y riquezas que por su libertad y gloria.
)unque aspiro a la per!ecci"n del gobierno de mi patria, no puedo
persuadirme que el +ue*o ,undo sea por el momento regido por una gran
rep%blica0 como es imposible, no me atre*o a desearlo, y menos deseo una
monarqua uni*ersal en )m$rica, porque este proyecto, sin ser %til, es
tambi$n imposible. 6os abusos que actualmente e/isten no se re!ormaran y
nuestra regeneraci"n sera in!ructuosa. 6os estados americanos han
menester de los cuidados de gobiernos paternales que curen las llagas y las
heridas del despotismo y la guerra. 6a metr"poli, por e'emplo, sera ,$/ico,
que es la %nica que puede serlo por su poder intrnseco, sin el cual no hay
metr"poli. #upongamos que !uese el istmo de :anam(, punto c$ntrico para
todos los e/tremos de este *asto continente, =no continuaran $stos en la
languidez y aun en el desorden actual> :ara que un solo gobierno d$ *ida,
anime, ponga en acci"n todos los resortes de la prosperidad p%blica, corri'a,
ilustre y per!eccione al +ue*o ,undo, sera necesario que tu*iese las
!acultades de un ;ios, y cuando menos las luces y *irtudes de todos los
hombres.
-l espritu de partido que, al presente, agita a nuestros estados se
encendera entonces con mayor encono, hall(ndose ausente la !uente del
poder, que %nicamente puede reprimirlo. )dem(s los magnates de las
capitales no su!riran la preponderancia de los metropolitanos, a quienes
consideraran como a otros tantos tiranos< sus celos llegaran hasta el punto
de comparar a $stos con los odiosos espa&oles. -n !in, una monarqua
seme'ante sera un coloso dis!orme, que su propio peso desplomara a la
menor con*ulsi"n.
,. de :radt ha di*idido sabiamente a la )m$rica en quince a diecisiete
estados independientes entre s, gobernados por otros tantos monarcas.
-stoy de acuerdo en cuanto a lo primero, pues la )m$rica comporta la
creaci"n de diecisiete naciones0 en cuanto a lo segundo, aunque es m(s
!(cil conseguirlo, es menos %til, y as no soy de la opini"n de las monarquas
americanas. .e aqu mis razones< el inter$s bien entendido de una rep%blica
se circunscribe en la es!era de su conser*aci"n, prosperidad y gloria. +o
e'erciendo la libertad imperio, porque es precisamente su opuesto, ning%n
estimulo e/cita a los republicanos a e/tender los t$rminos de su naci"n, en
detrimento de sus propios medios, con el %nico ob'eto de hacer participar a
sus *ecinos de una constituci"n liberal. +ing%n derecho adquieren, ninguna
*enta'a sacan *enci$ndolos0 a menos que los reduzcan a colonias,
conquistas o aliados, siguiendo el e'emplo de ?oma. ,(/imas y e'emplos
tales, est(n en oposici"n directa con los principios de 'usticia de los
sistemas republicanos0 y aun dir$ m(s, en oposici"n mani!iesta con los
intereses de sus ciudadanos< porque un estado demasiado e/tenso en s
mismo o por sus dependencias, al cabo *iene en decadencia y con*ierte su
!orma libre en otra tir(nica0 rela'a los principios que deben conser*arla y
ocurre, por %ltimo, al despotismo. -l distinti*o de las peque&as rep%blicas
es la permanencia, el de las grandes es *ario0 pero siempre se inclina al
imperio. 1asi todas las primeras han tenido una larga duraci"n0 de las
segundas s"lo ?oma se mantu*o algunos siglos, pero !ue porque era
rep%blica la capital y no lo era el resto de sus dominios, que se gobernaban
por leyes e instituciones di!erentes.
,uy contraria es la poltica de un rey cuya inclinaci"n constante se dirige al
aumento de sus posesiones, riquezas y !acultades< con raz"n, porque su
autoridad crece con estas adquisiciones, tanto con respecto a sus *ecinos
como a sus propios *asallos, que temen en $l un poder tan !ormidable
cuanto es su imperio, que se conser*a por medio de la guerra y de las
conquistas. :or estas razones pienso que los americanos ansiosos de paz,
ciencias, artes, comercio y agricultura, pre!eriran las rep%blicas a los
reinos, y me parece que estos deseos se con!orman con las miras de la
-uropa.
+o con*engo en el sistema !ederal entre los populares y representati*os,
por ser demasiado per!ecto y e/igir *irtudes y talentos polticos muy
superiores a los nuestros0 por igual raz"n reh%so la monarqua mi/ta de
aristocracia y democracia, que tanta !ortuna y esplendor ha procurado a la
Englaterra. +o si$ndonos posible lograr entre las rep%blicas y monarquas lo
m(s per!ecto y acabado, e*itemos caer en anarquas demag"gicas, o en
tiranas mon"cratas. 5usquemos un medio entre e/tremos opuestos, que
nos conduciran a los mismos escollos, a la in!elicidad y al deshonor. Voy a
arriesgar el resultado de mis ca*ilaciones sobre la suerte !utura de la
)m$rica< no la me'or sino la que sea m(s asequible.
:or la naturaleza de las localidades, riquezas, poblaciones y car(cter de los
me/icanos, imagino que intentar(n al principio establecer una rep%blica
representati*a, en la cual tenga grandes atribuciones el poder e'ecuti*o,
concentr(ndolo en un indi*iduo que si desempe&a sus !unciones con acierto
y 'usticia, casi naturalmente *endr( a conser*ar su autoridad *italicia. #i su
incapacidad o *iolenta administraci"n e/cita una conmoci"n popular que
triun!e, este mismo poder e'ecuti*o quiz(s se di!undir( en una asamblea. #i
el partido preponderante es militar o aristocr(tico, e/igir( probablemente
una monarqua que al principio ser( limitada y constitucional, y despu$s
ine*itablemente declinar( en absoluta0 pues debemos con*enir en que nada
hay m(s di!cil en el orden poltico que la conser*aci"n de una monarqua
mi/ta0 y tambi$n es preciso con*enir en que s"lo un pueblo tan patriota
como el ingl$s es capaz de contener la autoridad de un rey, y de sostener el
espritu de libertad ba'o un cetro y una corona.
6os estados del istmo de :anam( hasta Auatemala !ormar(n quiz( una
asociaci"n. -sta magni!ica posici"n entre los dos grandes mares podr( ser
con el tiempo el emporio del uni*erso0 sus canales acortar(n las distancias
del mundo0 estrechar(n los lazos comerciales de -uropa, )m$rica y )sia0
traer(n a tan !eliz regi"n los tributos de las cuatro partes del globo. 7)caso
s"lo all podr( !i'arse alg%n da la capital de la tierra como pretendi"
1onstantino que !uese 5izancio la del antiguo hemis!erio8
6a +ue*a Aranada se unir( con Venezuela, si llegan a con*enirse en !ormar
una rep%blica central, cuya capital sea ,aracaibo, o una nue*a ciudad que,
con el nombre de 6as 1asas, en honor de este h$roe de la !ilantropa, se
!unde entre los con!ines de ambos pases, en el soberbio puerto de 5ahaM
honda. -sta posici"n, aunque desconocida, es m(s *enta'osa por todos
respectos. #u acceso es !(cil y su situaci"n tan !uerte que puede hacerse
ine/pugnable. :osee un clima puro y saludable, un territorio tan propio para
la agricultura como para la cra de ganado, y una grande abundancia de
maderas de construcci"n. 6os sal*a'es que la habitan serian ci*ilizados y
nuestras posesiones se aumentaran con la adquisici"n de la Aoagira. -sta
naci"n se llamara 1olombia, como un tributo de 'usticia y gratitud al
creador de nuestro hemis!erio. #u gobierno podr( imitar al ingl$s0 con la
di!erencia de que en lugar de un rey, habr( un poder e'ecuti*o electi*o,
cuando m(s *italicio, y 'am(s hereditario, si se quiere rep%blica0 una
c(mara o senado legislati*o hereditario, que en las tempestades polticas se
interponga entre las olas populares y los rayos del gobierno, y un cuerpo
legislati*o, de libre elecci"n, sin otras restricciones que las de la c(mara
ba'a de Englaterra. -sta constituci"n participara de todas las !ormas, y yo
deseo que no participe de todos los *icios. 1omo $sta es mi patria tengo un
derecho incontestable para desearle lo que en mi opini"n es me'or. -s muy
posible que la +ue*a Aranada no con*enga en el reconocimiento de un
gobierno central, porque es en e/tremo adicta a la !ederaci"n0 y entonces
!ormar(, por s sola, un estado que, si subsiste, podr( ser muy dichoso por
sus grandes recursos de todo g$nero.
:oco sabemos de las opiniones que pre*alecen en 5uenos )ires, 1hile y el
:er%0 'uzgando por lo que se transluce y por las apariencias, en 5uenos
)ires habr( un gobierno central, en que los militares se lle*en la primaca
por consecuencia de sus di*isiones internas y guerras e/ternas. -sta
constituci"n degenerar( necesariamente en una oligarqua, o una
monocracia con m(s o menos restricciones, y cuya denominaci"n nadie
puede adi*inar. #era doloroso que tal cosa sucediese, porque aquellos
habitantes son acreedores a la m(s espl$ndida gloria.
-l reino de 1hile est( llamado por la naturaleza de su situaci"n, por las
costumbres inocentes y *irtuosas de sus moradores, por el e'emplo de sus
*ecinos, los !ieros republicanos del )rauco, a gozar de las bendiciones que
derraman las 'ustas y dulces leyes de una rep%blica. #i alguna permanece
largo tiempo en )m$rica, me inclino a pensar que ser( la chilena. Kam(s se
ha e/tinguido all el espritu de libertad0 los *icios de la -uropa y del )sia
llegar(n tarde o nunca a corromper las costumbres de aquel e/tremo del
uni*erso. #u territorio es limitado0 estar( siempre !uera del contacto
in!icionado del resto de los hombres0 no alterar( sus leyes, usos y
pr(cticas0 preser*ar( su uni!ormidad en opiniones polticas y religiosas0 en
una palabra, 1hile puede ser libre.
-l :er%, por el contrario, encierra dos elementos enemigos de todo r$gimen
'usto y liberal< oro y escla*os. -l primero lo corrompe todo0 el segundo est(
corrompido por s mismo. -l alma de un sier*o rara *ez alcanza a apreciar la
sana libertad< se en!urece en los tumultos o se humilla en las cadenas.
)unque estas reglas seran aplicables a toda la )m$rica, creo que con m(s
'usticia las merece 6ima, por los conceptos que he e/puesto y por la
cooperaci"n que ha prestado a sus se&ores contra sus propios hermanos,
los ilustres hi'os de Buito, 1hile y 5uenos )ires. -s constante que el que
aspira a obtener la libertad a lo menos lo intenta. #upongo que en 6ima no
tolerar(n los ricos la democracia0 ni los escla*os y pardos libertos la
aristocracia< los primeros pre!erir(n la tirana de uno solo, por no padecer
las persecuciones tumultuarias y por establecer un orden siquiera pac!ico.
,ucho har( si consigue recobrar su independencia.
;e todo lo e/puesto podemos deducir estas consecuencias< las pro*incias
americanas se hallan lidiando por emanciparse0 al !in obtendr(n el suceso0
algunas se constituir(n de un modo regular en rep%blicas !ederales y
centrales0 se !undar(n monarquas casi ine*itablemente en las grandes
secciones, y algunas ser(n tan in!elices que de*orar(n sus elementos ya en
la actual ya en las !uturas re*oluciones, que una gran monarqua no ser(
!(cil consolidar, una gran rep%blica, imposible.
-s una idea grandiosa pretender !ormar de todo el ,undo +ue*o una sola
naci"n con un solo *inculo que ligue sus partes entre s y con el todo. 9a
que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religi"n, debera,
por consiguiente, tener un solo gobierno que con!ederase los di!erentes
estados que hayan de !ormarse0 mas no es posible, porque climas remotos,
situaciones di*ersas, intereses opuestos, caracteres deseme'antes, di*iden
a la )m$rica. 7Bu$ bello sera que el Estmo de :anam( !uese para nosotros
lo que el de 1orinto para los griegos8 N'al( que alg%n ida tengamos la
!ortuna de instalar all un augusto congreso de los representantes de las
rep%blicas, reinos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de
la paz y de la guerra, con las naciones de las otras partes del mundo. -sta
especie de corporaci"n podr( tener lugar en alguna $poca dichosa de
nuestra regeneraci"n0 otra esperanza es in!undada, seme'ante a la del
abate #t. :ierre, que concibi" el laudable delirio de reunir un congreso
europeo para decidir de la suerte y de los intereses de aquellas naciones.
2,utaciones importantes y !elices 4contin%a Vd.4 pueden ser
!recuentemente producidas por e!ectos indi*iduales.2 6os americanos
meridionales tienen una tradici"n que dice que cuando Buetzalc"atl, el
.ermes o 5uda de la )m$rica del #ur, resign" su administraci"n y los
abandon", les prometi" que *ol*era despu$s que los siglos desiguales
hubiesen pasado, y que $l restablecera su gobierno y reno*ara su !elicidad.
=-sta tradici"n no opera y e/cita una con*icci"n de que muy pronto debe
*ol*er> =1oncibe Vd. cu(l ser( el e!ecto que producir( si un indi*iduo,
apareciendo entre ellos, demostrase los caracteres de Buetzalc"atl, el 5uda
del bosque, o ,ercurio, del cual han hablado tanto las otras naciones> =+o
es la uni"n todo lo que se necesita para ponerlos en estado de e/pulsar a
los espa&oles, sus tropas y los partidarios de la corrompida -spa&a para
hacerlos capaces de establecer un imperio poderoso, con un gobierno libre y
leyes ben$*olas>
:ienso como Vd. que causas indi*iduales pueden producir resultados
generales0 sobre todo en las re*oluciones. :ero no es el h$roe, gran
pro!eta, o ;ios del )nahuac, Buetzalc"atl el que es capaz de operar los
prodigiosos bene!icios que Vd. propone. -ste persona'e es apenas conocido
del pueblo me/icano, y no *enta'osamente, porque tal es la suerte de los
*encidos aunque sean dioses. #"lo los historiadores y literatos se han
ocupado cuidadosamente en in*estigar su origen, *erdadera o !alsa misi"n,
sus pro!ecas y el t$rmino de su carrera. #e disputa si !ue un ap"stol de
1risto o bien pagano. Onos suponen que su nombre quiere decir #anto
3om(s0 otros que 1ulebra -mpluma'ada0 y otros dicen que es el !amoso
pro!eta de 9ucat(n, 1hilamM5alam. -n una palabra, los m(s de los autores
me/icanos, pol$micos e historiadores pro!anos, han tratado, con m(s o
menos e/tensi"n, la cuesti"n sobre el *erdadero car(cter de Buetzalc"atl. -l
hecho es, seg%n dice )costa, que $l estableci" una religi"n cuyos ritos,
dogmas y misterios tenan una admirable a!inidad con la de Kes%s, y que
quiz(s es la m(s seme'ante a ella. +o obstante esto, muchos escritores
cat"licos han procurado ale'ar la idea de que este pro!eta !uese *erdadero,
sin querer reconocer en $l a un #anto 3om(s, como lo a!irman otros
c$lebres autores. 6a opini"n general es que Buetzalc"atl es un legislador
di*ino entre los pueblos paganos del )nahuac, del cual era lugarteniente el
gran ,octezuma, deri*ando de $l su autoridad. ;e aqu se in!iere que
nuestros me/icanos no seguiran al gentil Buetzalc"atl, aunque apareciese
ba'o las !ormas m(s id$nticas y !a*orables, pues que pro!esan una religi"n
la m(s intolerante y e/clusi*a de las otras.
Felizmente los directores de la independencia de ,$/ico se han
apro*echado del !anatismo con el me'or acierto, proclamando la !amosa
*irgen de Auadalupe por reina de los patriotas, in*oc(ndola en todos los
casos arduos y lle*(ndola en sus banderas. 1on esto el entusiasmo poltico
ha !ormado una mezcla con la religi"n, que ha producido un !er*or
*ehemente por la sagrada causa de la libertad. 6a *eneraci"n de esta
imagen en ,$/ico es superior a la m(s e/altada que pudiera inspirar el m(s
diestro pro!eta.
#eguramente la uni"n es la que nos !alta para completar la obra de nuestra
regeneraci"n. #in embargo, nuestra di*isi"n no es e/tra&a, porque tal es el
distinti*o de las guerras ci*iles !ormadas generalmente entre dos partidos<
conservadores y reformadores. 6os primeros son, por lo com%n, m(s
numerosos, porque el imperio de la costumbre produce el e!ecto de la
obediencia a las potestades establecidas0 los %ltimos son siempre menos
numerosos, aunque m(s *ehementes e ilustrados. ;e este modo la masa
!sica se equilibra con la !uerza moral, y la contienda se prolonga siendo sus
resultados muy inciertos. :or !ortuna, entre nosotros, la masa ha seguido a
la inteligencia.
9o dir$ a Vd. lo que puede ponernos en actitud de e/pulsar a los espa&oles
y de !undar un gobierno libre< es la unión, ciertamente0 mas esta uni"n no
nos *endr( por prodigios di*inos, sino por e!ectos sensibles y es!uerzos bien
dirigidos. 6a )m$rica est( encontrada entre s, porque se halla abandonada
de todas las naciones0 aislada en medio del uni*erso, sin relaciones
diplom(ticas ni au/ilios militares, y combatida por la -spa&a, que posee
m(s elementos para la guerra que cuantos nosotros !urti*amente podemos
adquirir.
1uando los sucesos no est(n asegurados, cuando el estado es d$bil y
cuando las empresas son remotas, todos los hombres *acilan, las opiniones
se di*iden, las pasiones las agitan y los enemigos las animan para triun!ar
por este !(cil medio. 6uego que seamos !uertes, ba'o los auspicios de una
naci"n liberal que nos preste su protecci"n, se nos *er( de acuerdo culti*ar
las *irtudes y los talentos que conducen a la gloria0 entonces seguiremos la
marcha ma'estuosa hacia las grandes prosperidades a que est( destinada la
)m$rica meridional0 entonces las ciencias y las artes que nacieron en el
Nriente y han ilustrado la -uropa, *olar(n a 1olombia libre, que las
con*idar( con un asilo.
3ales son, se&or, las obser*aciones y pensamientos que tengo el honor de
someter a Vd. para que los recti!ique o deseche, seg%n su m$rito,
suplic(ndole se persuada que me he atre*ido a e/ponerlos, m(s por no ser
descort$s, que porque me crea capaz de ilustrar a Vd. en la materia.
#oy de Vd. etc., etc., etc.
5ol*ar
Discurso de angostura
El Discurso de Angostura
'iscurso pronunciado por 6i()n Bolívar el 19 de fe#rero de 181K, en la provincia de -ua&ana,
con (otivo de la instalaci)n del segundo Congreso Constitu&ente de la "ep4#lica de $enezuela
en 6an %o(é de 5ngostura 7.o& Ciudad Bolívar8* 1n este docu(ento Bolívar co(o jefe del
1stado se dirige a los congresistas del país no s)lo para e!presar su opini)n so#re lo 0ue de#ía
ser el pro&ecto constitucional a sancionarse, sino ta(#ién una profunda refle!i)n so#re la
situaci)n 0ue vivía $enezuela a fines de 1818* 1n relaci)n al proceso de ela#oraci)n de dic.o
te!to, el (is(o se llev) a ca#o funda(ental(ente en su residencia de 5ngostura durante los
4lti(os (eses de 1818* 5si(is(o, no vacil) Bolívar en confiar los originales de este i(portante
docu(ento a Manuel 3alacio ajardo, estadista dotado de talento & erudici)n, para 0ue le diera
su opini)n* 1n este sentido, 3alacio ajardo for(ul) algunas o#servaciones, 0ue Bolívar acepto
con .u(ildad* 1l 19 de fe#rero de 181K, día fijado para la instalaci)n del Congreso 0ue el
propio Bolívar .a#ía convocado, una salva de cañonazos, unidas a las acla(aciones del pue#lo,
señal) a las 11 a*(*, la llegada del <i#ertador, jefe supre(o de la "ep4#lica & de la co(itiva 0ue
lo aco(pañaría a la sede del Congreso*
1n el discurso pronunciado durante casi una .ora ante 1l Congreso de 5ngostura, el <i#ertador
analiz) de (anera profunda la realidad de su tie(po, señalando la conveniencia de 0ue las
instituciones 0ue surgieran en 5(érica a raíz de la +ndependencia, de#ían responder a las
necesidades & posi#ilidades de estas sociedades, sin copiar (odelos de tierras e!trañas* 5un0ue
se reconoce en este docu(ento lo favora#le del régi(en federal para otras naciones? se sostiene
0ue en el caso de $enezuela es preferi#le un Centralis(o, #asado en un 3oder 34#lico
distri#uido en las cl2sicas ra(as: 1jecutivo, <egislativo & Judicial? resaltando la fortaleza del
1jecutivo* 6ugiere ta(#ién Bolívar 0ue a estos tres poderes se agregue una cuarta instancia
deno(inada 3oder Moral, destinado a e!altar el i(perio de la virtud & enseñar a los políticos a
ser pro#os e ilustrados* 5si(is(o, conce#ía la idea de una C2(ara 5lta .ereditaria, para
(antener en ella la tradici)n edificante de los padres de la patria? lo cual no encaj) (u& #ien
con la letra del 3oder Moral* 1n una de(ostraci)n de gran ilustraci)n el <i#ertador .ace
re(iniscencias de -recia & "o(a & e!a(ina las instituciones políticas de -ran Bretaña &
1stados @nidos, citando para esto a fil)sofos & políticos de la 1nciclopedia & de la "evoluci)n
rancesa, para dese(#ocar en la necesidad de instaurar un siste(a repu#licanoFde(ocr2tico,
con proscripci)n de la no#leza, los fueros & privilegios, así co(o de la a#olici)n de la
esclavitud* >tro aspecto al 0ue dedic) una i(portancia funda(ental en el proceso de
consolidaci)n de las rep4#licas latinoa(ericanas, fue a la educaci)n* 1n este sentido, para él
educar era tan i(portante co(o li#ertar* 'e lo 0ue se desprende su (e(ora#le sentencia:
EMoral & luces son los polos de una "ep4#lica, (oral & luces son nuestras pri(eras
necesidadesE* 'espués de desarrollar otros t)picos relacionados con una visi)n so#re la
grandeza & el poderío de la 5(érica li#ra & unida, cierra Bolívar su discurso con la siguiente
e!.ortaci)n al Congreso: E 6eñor, e(pezad vuestras funciones: &o .e ter(inado las (íasE* %ras
esto .izo entrega de un pro&ecto de Constituci)n así co(o del 3oder Moral, a fin de 0ue fueran
estudiados por los diputados, añadiendo: E1l Congreso de $enezuela est2 instalado? en él reside,
desde este (o(ento, la 6o#eranía ,acional* Mi espada & las de (is ínclitos co(pañeros de
ar(as est2n sie(pre prontas a sostener su augusta autoridad* C$iva el Congreso de $enezuelaDE*
<uego de pronunciar su discurso, Bolívar to() jura(ento a los diputados & luego puso en
(anos del presidente del Congreso, rancisco 5ntonio Lea, su #ast)n de (ando, renunciando
con esto a su cargo de jefe supre(o? lo 0ue no fue aceptado por el poder legislativo, 0ue por
unani(idad se lo devolvi)* 1l discurso efectuado por Bolívar ante el Congreso de 5ngostura,
fue pu#licado 7aun0ue inco(pleto8 los días 2/ & 27 de fe#rero & = & 1A de (arzo en las
colu(nas del Correo de >rinoco* %a(#ién fue traducido al inglés por Ja(es Ga(ilton e
i(preso en los talleres de 5ndrés "odericM, en 5ngostura* 1n a#ril de 182/, circul) en Bogot2
un folleto con el te!to en español revisado por el propio Bolívar* 3or (uc.o tie(po estuvo
e!traviado el (anuscrito original 0ue le&) el <i#ertador ante el Congreso de 5ngostura, .asta
0ue en 1K79 los (ie(#ros de la fa(ilia #rit2nica Ga(iltonF-rierson, descendientes de Ja(es
Ga(ilton 70uien lo .a#ía conservado en su poder8 lo devolvieron a la naci)n venezolana*
Congreso de panama
1l Congreso de Panamá 7designado a (enudo co(o Congreso Anfictiónico de Panamá en
recuerdo de la <iga 5nficti)nica de -recia antigua8 fue un congreso 0ue tuvo lugar en la ciudad
de 3ana(2 con el o#jeto de #uscar la uni)n o confederaci)n de Gispanoa(érica, lo 0ue antes
fueron los virreinatos españoles en 5(érica* 1l congreso se llev) a ca#o en 182= en el antiguo
convento de 6an rancisco, .o& 3alacio Bolívar de la ciudad de 3ana(2*
1l sal)n donde fue cele#rado dic.o congreso reci#e el no(#re de sal)n Bolívar & reposan allí
una espada del <i#ertador, juntos con los originales N3rotocolos del +st(oO, pri(eros acuerdos
fir(ados por los (inistros plenipotenciarios 0ue asistieron a esta reuni)n en 182=*
P1Q
5sistieron al congreso: ,ueva -ranada, $enezuela , 1cuador, -uate(ala, Mé!ico, 3er4, las
3rovincias @nidas de Centro 5(érica* C.ile & 5rgentina no asistieron de#ido a su situaci)n
interna? Bolivia no pudo llegar a tie(po & -ran Bretaña envi) un o#servador*
P2Q
Antecedentes
Ba la idea de crear una gran naci)n cu&a e!tensi)n a#arcara lo 0ue .o& es Gispanoa(érica venía
desde rancisco de Miranda, 0uien ide) el no(#re de Colo(#ia para esa eventual naci)n*
6i()n Bolívar, ta(#ién, en la Carta de Ja(aica 718198 e!presa:
EEs una idea grandiosa pretender formar de todo el Mundo Nuevo en una sola nación con un
solo vinculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. a que tiene un origen, una lengua, unas
costum!res y una religión, de!ería, por consiguiente, tener un solo go!ierno que confederase
los diferentes estados que "ayan de formarse# $...% &'ué !ello sería que el (stmo de )anam*
fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos+ ,-al* que algún día tengamos la
fortuna de instalar allí un augusto congreso de los representantes de las repú!licas, reinos e
imperios a tratar y discutir so!re los altos intereses de la pa. y de la guerra, con las naciones
de las otras partes del mundo. Esta especie de corporación podr* tener lugar en alguna época
dic"osa de nuestra regeneración...E
inal(ente el argentino Bernardo de Monteagudo, luego de .a#er for(ado parte de las
revoluciones independentistas del 5lto 3er4, el "ío de la 3lata, C.ile & 3er4, & de .a#er visitado
las nuevas naciones independientes de 3ana(2 & Centroa(érica, escri#i) en 182R, alentado por
Bolivar, su Ensayo so!re la necesidad de una federación general entre los estados "ispano/
americanos y plan de su organi.ación, antecedente in(ediato del Congreso de 3ana(2*
1l congreso fue convocado por 6i()n Bolívar, desde <i(a, el 7 de dicie(#re de 182R
Países invitados
%ras la convocatoria .ec.a por Bolívar se enviaron co(unicaciones a los go#iernos del resto de
la 6uda(érica independiente, así co(o a Mé!ico & 5(érica Central* 'e#ido a la influencia
política de Bolívar, la asistencia de la -ran Colo(#ia, 3er4 & Bolivia esta#a poco (enos 0ue
asegurada* <a asociaci)n (ental del +st(o de 3ana(2 con el +st(o de Corinto caus) 0ue
Bolivar eligiera a la ciudad de 3ana(2 co(o sede del Congreso*
1l go#ierno de C.ile fue invitado pero declin) asistir* 1l go#ierno c.ileno dirigido por "a()n
reire no (ostra#a si(patías por Bolívar ni por su enor(e influencia política so#re tres países
suda(ericanos, ade(2s 0ue la pugna política c.ilena entre li#erales & conservadores 7lla(ados
pipiolos & pelucones respectiva(ente8 reducía la preocupaci)n de los políticos c.ilenos por el
pro&ecto #olivariano, del cual ade(2s desconfia#an*
<as 3rovincias @nidas del "ío de la 3lata 7actual 5rgentina8 fueron ta(#ién invitadas pero
prefirieron no enviar una delegaci)n* 5un0ue el go#ierno rioplatense de Bernardino "ivadavia
(ostra#a cierto interés en alianzas regionales de#ido a la -uerra del Brasil por la ocupaci)n de
la 3rovincia Cisplatina, la (a&or parte de los líderes argentinos desconfia#an de una
des(esurada influencia de la -ran Colo(#ia en el Congreso de#ido al poderío #élico & político
de Bolívar, prefiriendo au(entar los lazos co(erciales con 11@@ o potencias europeas*
3aragua&, aun0ue &a independiente desde 1811, esta#a go#ernado por el aislacionista doctor
rancia & éste se .a#ía negado si0uiera a reci#ir las invitaciones de Bolívar para (antener
relaciones diplo(2ticas tras la Batalla de 5&acuc.o, por lo cual 3aragua& no fue invitado al
Congreso de 3ana(2*
1l +(perio de Brasil sí fue invitado, pese a ser un 1stado (on2r0uico & a#ierta(ente esclavista,
regido ade(2s por los descendientes de una dinastía europea, del cual recela#an a#ierta(ente
las cancillerías del resto de 6uda(érica* 1n el caso #rasileño Bolívar prefiri) re(itir la
invitaci)n a la corte i(perial de "ío de Janeiro s)lo para .alagar a -ran Bretaña 7principal
aliada de Brasil & preocupada por el aisla(iento de éste8, pero resulta#a evidente 0ue la
desconfianza de las rep4#licas .ispanoa(ericanas 7& del propio Bolívar8 .acia Brasil influiría
en las decisiones del Congreso*
Brasil precisa#a (antener la neutralidad entre las (onar0uías europeas & sus vecinos
repu#licanos de 6uda(érica, & en octu#re de 1829 acept) la invitaci)n de Bolívar, pero el
conflicto #élico con el go#ierno argentino 0ue .a#ía estallado reciente(ente .izo te(er al
go#ierno #rasilero una recepci)n de(asiado .ostil en 3ana(2, lo cual era contrario a sus
intereses* 3or ello se decidi) no enviar a los delegados designados por 3edro +*
Bolívar acord) ta(#ién invitar a dos países europeos co(o o#servadores, por causa de sus
intereses co(erciales en Gispanoa(érica: -ran Bretaña & los 3aíses Bajos? la invitaci)n al
go#ierno de <ondres #usca#a esti(ular la asistencia de los go#iernos c.ileno & rioplatense, 0ue
tenían en los #rit2nicos a su principal socio co(ercial* -ran Bretaña envi) un o#servador,
1dSard Ja(es 'aSMins, con ordenes precisas del (inistro -eorge Canning: #uscar acuerdos
co(erciales, & disuadir a la -ran Colo(#ia & Mé!ico de apo&ar e!pediciones a Cu#a o 3uerto
"ico para independizarlas de 1spaña* 1l delegado de los 3aíses Bajos, Jan $an $eer, fue
enviado para proponer la (ediaci)n neerlandesa entre las rep4#licas .ispanoa(ericanas &
1spaña, pero no tuvo la acreditaci)n necesaria? a esto se uni) 0ue la corona .olandesa no .a#ía
reconocido la independencia de ninguna rép4#lica .ispanoa(ericana, por lo cual el delegado
neerlandés fue reci#ido s)lo a título individual*
+nicial(ente el pro&ecto de Bolívar no conte(pl) invitar a 1stados @nidos, pero el presidente
de la -ran Colo(#ia, rancisco de 3aula 6antander, re(ite la invitaci)n al presidente
estadounidense Jo.n Tuinc& 5da(s a inicios de 1829* 5si(is(o los go#iernos de las
3rovincias @nidas de Centroa(érica & de Mé!ico apo&an la participaci)n de 11@@ en el
Congreso & re(iten a Uas.ington 'C las invitaciones respectivas* Bolívar, entonces presidente
de 3er4 & residente en <i(a, acepta el .ec.o consu(ado*
'entro de los 1stados @nidos la invitaci)n al Congreso de 3ana(2 no fue reci#ida con
aceptaci)n un2ni(e, de .ec.o los estados del 6ur de 11@@ aconsejaron no enviar
representantes en tanto la postura del <i#ertador contra la esclavitud era &a #ien conocida, &
#lo0uearon el financia(iento del viaje de diplo(2ticos estadounidenses? (ientras tanto los
estados del ,orte sí esta#an interesados en el Congreso de 3ana(2 s)lo co(o (edio de enta#lar
contactos co(erciales* 1l go#ierno de Uas.ington envi) dos representantes 7"ic.ard C*
5nderson & Jo.n 6ergeant8 unica(ente para esti(ular los acuerdos de co(ercio, evitar
co(pro(eter a 11@@ 7sea en lo político o econ)(ico8 en la Confederación propuesta por
Bolívar, & rec.azar todo pedido de a&uda para un conflicto contra 1spaña* <os delegados
estadounidenses no llegaron a la ciudad de 3ana(2: 5nderson (uri) de fie#re a(arilla en el
viaje desde Cartagena, (ientras 6ergeant lleg) a dic.a ciudad cuando el Congreso esta#a
ter(inado & los e(#ajadores &a .a#ían partido*
Desarrollo y acuerdos
1l Congreso logr) instalarse en la ciudad de 3ana(2 el 22 de junio de 182= & dej) de sesionar el
19 de julio de ese año* 5sistieron dos representantes por cada país concurrente: -ran Colo(#ia
70ue a#arca#a los actuales Colo(#ia, 1cuador, 3ana(2, $enezuela8, 3er4, Mé!ico, & las
3rovincias @nidas del Centro de 5(érica 70ue co(prendía -uate(ala, 1l 6alvador, Gonduras,
,icaragua, & Costa "ica8, aun0ue el propio Bolívar no pudo intervenir al considerar
inco(peti#le su presencia (ientras dese(paña#a la presidencia de 3er4*
6i #ien la joven "ep4#lica de Bolivia fue invitada, recién en julio de 182= el presidente de
#olivia,el (ariscal venezolano 5ntonio José de 6ucre, design) a sus dos delegados* 3oco antes
de la partida de los delegados #olivianos llegaron las noticias del inicio del Congreso así co(o
de sus acuerdos & por ello 0uedaron sin efecto las designaciones, pese a la plena identificaci)n
del (ariscal 6ucre con los o#jetivos de Bolívar* <as convulsiones políticas de 182= & 1827, & el
consiguiente retiro de 6ucre causaron desinterés en Bolivia so#re los resultados del Congreso de
3ana(2, & sus acuerdos no se ratificaron*
1* "enovaci)n de los tratados de uni)n, liga & confederaci)n?
2* <a pu#licaci)n de un (anifiesto en 0ue se denuncia la actitud de 1spaña & el daño 0ue .a
causado al ,uevo Mundo?
A* 'ecidir so#re el apo&o a la independencia de Cu#a & 3uerto "ico, así co(o de las islas
Canarias & ilipinas?
R* Cele#rar tratados de co(ercio & de navegaci)n entre los 1stados confederados?
9* +nvolucrar a 1stados @nidos para .acer efectiva la 'octrina Monroe en contra de las
tentativas españolas de recon0uista?
=* >rganizar un cuerpo de nor(as de derec.o internacional?
7* 5#olir la esclavitud en el conjunto del territorio confederado?
8* 1sta#lecer la contri#uci)n de cada país para (antener los contingentes co(unes?
K* 5doptar (edidas de presi)n para o#ligar a 1spaña al reconoci(iento de las nuevas
rep4#licas? &
1/* 1sta#lecer las fronteras nacionales con #ase en el principio de uti possidetis, to(ando co(o
#ase el año 181/*
1l pleito entre 3er4 & la -ran Colo(#ia por la provincia de -ua&a0uil, así co(o el litigio entre
Mé!ico & Centroa(érica por la regi)n de 6oconusco 7actual C.iapas8 i(pidi) ta(#ién discutir
la aplicaci)n del uti possidetis co(o ciVriterio para la deli(itaci)n territorial, to(ando co(o
#ase el año 181/* 5nte el fracaso de las conversaciones so#re este te(a & para evitar el
agrava(iento de las pugnas &a e!istentes, estas cuestiones no se resuelven en el de#ate,
encargando la definici)n de fronteras a los acuerdos #ilaterales entre cada país*
<a negativa de cada país participante a reducir sus aranceles anula todo intento de fijar acuerdos
preferenciales de co(ercio, al ser evidente los dese0uili#rios en la #alanza co(ercial de cada
asistente* <os recién independizados países participantes dependen (uc.o de los aranceles
co(o fuente de ingresos para sus go#iernos, por lo cual se niegan a toda concesi)n al respecto*
<a e!igencia del o#servador #rit2nico 'aSMins para contar con acuerdos co(erciales de (anera
separada con cada estado i(pide las posiciones co(unes entre los países .ispanoa(ericanos &
el Congreso decide (antener el statuo quo so#re los aranceles & el co(ercio*
1l intento de esti(ular la independencia de Cu#a & 3uerto "ico 0ued) anulado por la opini)n
contraria del o#servador #rit2nico, 0uien advirit) ade(2s los riesgos de lanzarse a una guerra
contra 1spaña en la regi)n del Mar Cari#e donde otras potencias co(o la propia -ran Bretaña &
rancia poseían colonias* 3or presi)n #rit2nica se desaconsej) ta(#ién invocar el apo&o de
11@@ para instaurar por la fuerza la 'octrina Monroe, en tanto los estadounidenses eran 7junto
a 1spaña8 el principal socio co(ercial de Cu#a & 3uerto "ico? la discrepancia entre Mé!ico & la
-ran Colo(#ia so#re 0uién de#ería liderar este esfuerzo anticolonial, así co(o las advertencias
#rit2nicas, causaron 0ue el Congreso evitara toda decisi)n so#re el Cari#e, (ientras -ran
Bretaña apenas ofrecía su (ediaci)n para lograr el reconoci(iento diplo(2tico del go#ierno
español de sus antiguas colonias*
<os e(#ajadores tan s)lo acordaron con relativa facilidad la creaci)n de una liga de rep4#licas
a(ericanas con jefes (ilitares co(unes, for(ar un pacto (utuo de defensa, & una 5sa(#lea
3arla(entaria 6upranacional, aun0ue sin acordar detalles específicos so#re el funciona(iento
de ésta, ni so#re la organizaci)n de las tropas co(unes de defensa* Con (uc.as li(itaciones se
ela#or) al fin el N0ratado magnífico titulado de la 1nión, de la 2iga, y de la Confederación
perpetuaO 0ue e(ergi) del Congreso, & apro#ado por todos los concurrentes fue ratificado en
4lti(a instancia sola(ente por la -ran Colo(#ia en el (is(o año de 182=*
Cierre del Congreso de Panamá y traslado a Tacubaya
5l ter(inar las sesiones en la ciudad de 3ana(2 el 19 de julio, los delegados (e!icanos
sugieren reiniciar el Congreso en %acu#a&a, localidad a las afueras de Ciudad de Mé!ico,
opci)n apo&ada de in(ediato por los delegados peruanos & centroa(ericanos, & 0ue los
representantes de -ran Colo(#ia aceptan para evitar las acusaciones de 0ue el Congreso
0uedaría E!a-o la influencia omnímoda de 3olívarE*
6e pact) 0ue un (ie(#ro de cada delegaci)n volvería a su país de origen & el otro partiría a
%acu#a&a, pero el cli(a político anti#olivariano en <i(a caus) 0ue los dos delegados peruanos
7Manuel <orenzo de $idaurre & Manuel 3érez de %udela8 volvieran a su país*
1n agosto de 182= los delegados de Mé!ico, -ran Colo(#ia & Centroa(érica 7José 'o(ínguez,
3edro -ual, & 5ntonio <arraz2#al, respectiva(ente8 se reunen en %acu#a&a, & allí los alcanza el
o#servador estadounidense Jo.n 6ergeant 0ue so#revivi) al viaje .acia 3ana(2* 5l conocerse
0ue 3er4 & Centroa(érica no ratifican el N0ratado magnífico titulado de la 1nión, de la 2iga, y
de la Confederación perpetuaO, el go#ierno (e!icano pierde casi todo entusias(o e interés por
proseguir las deli#eraciones del Congreso 5nficti)nico*
Mientras tanto el delegado de 1stados @nidos, Jo.n 6ergeant, (anifiesta a los de(2s
representantes 0ue sus instrucciones se li(itan a negociar acuerdos de co(ercio con las
re4#licas .ispanoa(ericanas, 0ue su go#ierno rec.aza integrarse en una confederaci)n
continental, & 0ue 11@@ ta(#ién niega su apo&o a toda acci)n de guerra contra 1spaña en la
regi)n cari#eña? todas estas e!plicaciones son secundadas por el e(#ajador estadounidense en
Ciudad de Mé!ico, lo cual ter(ina por frustrar otro de los o#jetivos de la agenda del Congreso*
<as propias convusiones internas de la política (e!icana i(piden la reanudaci)n del Congreso,
& el K de octu#re de 1828 los delegados originales de -ran Colo(#ia, Mé!ico & Centroa(érica
declaran la conclusi)n definitiva del Congreso 5nficti)nico*
Consecuencias
<a creciente .ostilidad de los políticos peruanos .acia Bolívar causaron 0ue tras el aleja(iento
del <i#ertador de la presidencia del 3er4 sus sucesores en <i(a declinaran ratificar el N0ratado
magnífico titulado de la 1nión, de la 2iga, y de la Confederación perpetuaO? si(ilar situaci)n
ta(#ién se repiti) en Bolivia al cesar el go#ierno del (ariscal 6ucre, cuando se desvaneci) todo
interés por el pro&ecto unificador de Bolívar*
<as tensiones internas en las 3rovincias @nidas de Centroa(érica .icieron i(posi#le en éstas
una posici)n un2ni(e a favor de los acuerdos de 3ana(2, ade(2s 0ue los litigios territoriales de
Centroa(érica con Mé!ico no .a#ían 0uedado resueltos en el Congreso 5nficti)nico, dejando
insatisfec.os a a(#os estados so#re un te(a 0ue precisa#an solucionar antes de integrarse a un
pro&ecto de uni)n continental*
1l propio N0ratado magnífico titulado de la 1nión, de la 2iga, y de la Confederación perpetuaO
o(itía te(as i(portantes del pro&ecto de 6i()n Bolívar co(o la integraci)n co(ercial & el
cese de los pleitos territoriales, (ientras 0ue la alianza (ilitar defensiva no ponía fin a la
separaci)n de fuerzas entre los países .ispanoa(ericanos* <a discordia entre las delegaciones
.a#ía i(pedido llegar a acuerdos decisivos en (uc.os te(as pro&ectados, restando fuerza a las
decisiones del Congreso*
1l .ec.o 0ue apenas uno de los cuatro estados participantes ratificaran los &a li(itados acuerdos
de 3ana(2 caus) 0ue el propio 6i()n Bolívar considerase al Congreso 5nficti)nico co(o una
e!periencia fallida poco después 0ue conclu&eran las sesiones, señalando: EEl Congreso de
)anam* sólo ser* una som!raE*
Cuatro años después del Congreso, en 18A/, la -ran Colo(#ia se disolvi) en tres países, & en
18AR las 3rovincias @nidas de Centroa(érica se des(e(#raron en cinco estados*
5l final -ran Bretaña, 0ue envi) ta(#ién un representante en calidad de o#servador, aprovec.)
la situaci)n para iniciar acuerdos co(erciales con los países asistentes por separado?
ir)nica(ente el go#ierno #rit2nico fue el (2s #eneficiado fue al o#tener i(portantes tratados
co(erciales con algunos países*
<a idea de la uni)n de los países latinoa(ericanos se (antuvo en suspenso pero latente* 5ños
(2s tarde se cre) la @ni)n 3ana(ericana & luego la >rganizaci)n de 1stados 5(ericanos
7>158* %a(#ién, actual(ente .a& un 3arla(ento <atinoa(ericano* 1l presidente venezolano
Gugo C.2vez rías insiste en una Confederaci)n o <iga entre las naciones de 6ura(érica & al
parecer se .an dado los pri(eros pasos para la confor(aci)n de E@ni)n de ,aciones
6ura(ericanasE 7@,56@"8*

‡La adopción del sistema tolerante. ‡La situación económica crítica del país. ‡La debilidad del gobierno ante el enemigo. ‡La oposición a levantar tropas veteranas y disciplinadas. ‡El terremoto del 26 de marzo de 1812. ‡La influencia del clero. ‡La naturaleza de la Constitución venezolana.

[editar] Situación de Bolívar en el momento de escribir el documento
Bolívar fue autorizado por Monteverde a trasladarse el 27 de agosto de 1812 a la isla de Curazao, ocupada por los ingleses, en la goleta española Jesús, María y José junto con José Félix Ribas, Vicente Tejera y Manuel Díaz Casado, donde permaneció un corto período. Después se trasladó a Cartagena de Indias, en Nueva Granada, donde el proceso independentista se había iniciado el 20 de julio de 1810 y había desembocado en la formación de varías Juntas supremas que rivalizaban entre sí. En este panorama compuso un manuscrito conocido como el Manifiesto de Cartagena, en el cual hizo un análisis político y militar de las causas que provocaron la caída de la Primera República de Venezuela y exhortaba a la Nueva Granada a no cometer los mismos errores que Venezuela para no correr la misma suerte. También en este manifiesto proponía fórmulas que ayudaran a remediar las divisiones y a promover la unión de los distintos pueblos de América para lograr el objetivo común, la Independencia. Así al poco de llegar, Bolívar solicitó al gobierno de Cartagena prestar servicio en sus tropas y le fue concedido el mando de una guarnición de 70 hombres en la pequeña localidad de Barrancas con la que empezaría a forjarse su futuro prestigio militar. Al principio, Bolívar estaba subordinado a un aventurero francés llamado Pierre Labatut pero, en contra de las órdenes de este, decidió tomar la iniciativa realizando una campaña para derrotar a las partidas realistas que se encontraban en las orillas del río Magdalena a la vez que aumentaba el adiestramiento y el contingente de sus tropas. Como resultado de esta campaña, logró liberar varias poblaciones como Tenerife, El Guamal, El Banco, Tamalameque y Puerto Real de Ocaña; logró derrotar a diversas guerrillas realistas que operaban en la zona y finalmente ocupó Ocaña. Ante estos logros, el coronel Manuel del Castillo, Comandante General de Pamplona, solicitó su ayuda para detener a los realistas que amenazaban con entrar desde Venezuela. Para ello, el coronel Bolívar tuvo que pedir autorización al Gobierno de Cartagena para intervenir en territorio del Gobierno de las Provincias Unidas. Cuando se la dieron, llegó hasta la frontera con Venezuela mediante la Batalla de Cúcuta, acción en la que atacó el 28 de febrero de 1813 a las fuerzas españolas y le dio méritos suficientes para que el Congreso y el Gobierno le nombraran ciudadano de la Unión y le concedieran el rango de Brigadier a cargo de la División de Cúcuta.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->