Está en la página 1de 24

ENFERMEDADES POR

EXCREMENTOS CANINOS

Protéjase usted, proteja a sus hijos y


proteja a las mascotas
El perro no tiene la culpa

La culpa es del amo, por la forma en que lo cuidan y la forma en que lo


enseñaron
Por un mal
comportamiento
ciudadano, calles y
andenes parecen campos
minados, y todos culpan
al Perro, “exonerando de
responsabilidades” a una
persona que dice ser su
dueño.
¿Quien no ha pisado una en su vida? ¿Cuál fue su
reacción?
¿Cómo garantiza que el zapato le quedó totalmente limpio, y sus
manos sin nada de contaminación?
Primero el perro y después un incauto peatón,
imprimen su huella
que puede llegar a ser transportadora
de enfermedades letales.
Por lindo, limpio, manso y contemplado que sea
su perro, lo que hace se llama CACA, y como
toda Caca tiene un aspecto desagradable, un
olor peculiar, y también puede ser trasmisora de
enfermedades que llegan a ser letales.
Los excrementos de perros en parques, vías
publicas y donde sean inadecuadamente
manipulados, se convierte en un problema de
salud pública que afecta a otros animales y a las
personas, con mayor vulnerabilidad a los niños, y
solo, por la falta de consideración de sus dueños
hacia las demás personas, e inclusive a ellos
mismos y su familia que también pueden ser
afectados.
La mayoría de las enfermedades zoonóticas transmitidas por las
heces caninas son de tipo parasitarias, producidas por quistes,
huevos o larvas de protozoarios (organismos unicelulares) y
gusanos. Estos parásitos penetran a nuestro organismo por
ingestión de los huevos debido a la manipulación de calzados,
juguetes, objetos, etc., que estuvieron en contacto con los
excrementos, recientes e inclusive los que ya están secos y hasta
ya sin olor.
Cualquiera de nosotros o de nuestros hijos, y aún nuestras
propias mascotas, pueden ser las víctimas propicias de
muchos de los indeseables elementos microscópicos
presentes en la materia fecal, orina, sangre, saliva o pelaje
de perros y gatos que transitan con collares o sin collares en
calles y parques.
Los perros muestran especial predilección por husmear y aún
comer excrementos. También tienen especial atracción por los
lugares donde han orinado y dejado su “marca” otros perros. Los
niños de corta edad, en forma activa o pasiva, tocan, arrastran,
remueven y llevan a su boca tierra o arena contaminada por
excrementos de perros y gatos, y lo pueden hacer inclusive
cuando se quitan o ponen sus zapatos después de haber
caminado en la calle, o de estar jugando en el parque, lo que
también sucede con los adultos.
IMPORTANTE - PELIGRO
Estudios realizados por diversas Facultades de Veterinaria y entidades de
salud, muestran que un 80% de los parques y zonas verdes publicas, a causa
de los excrementos de los perros, se encuentran contaminadas con huevos
de parásitos (Toxocaras, Ancylostoma, Trichuris, etc) capaces de infestar
personas. Los huevos microscópicos de dichos parásitos introducidos en
nuestro organismo, pueden desarrollarse y producir la misma sintomatología
intestinal (diarreas, constipación, obstrucciones, etc) y sistémica (anemias)
que cualquier otro parásito con especificidad humana (toenias, ascaris, etc).
Pueden inclusive abandonar el intestino e invadir otros órganos (hígado,
pulmón, etc), generando así formas clínicas más graves conocidas como
síndromes de larva migrans.
Los excrementos de perro son también un reservorio de otro parásito
unicelular microscópico llamado giardia dudodenalis, un frecuente agente
productor de diarreas en niños y adultos, como de ciertas bacterias
enteropatógenas llamadas salmonellas.
Toxocara larva
Es una infección con alto
potencial letal producida
por la absorción de larvas
de Strongyloides stercolis
a través de la piel,
generalmente por los
pies, debido a
contaminación fecal del
suelo.
LARVA MIGRANS CUTANEA
larva migrans Es una infección con alto potencial letal
producida por la absorción de larvas de
Strongyloides stercolis a través de la piel,
generalmente por los pies, debido a
contaminación fecal del suelo, pero también
se transmite por vía oral al estar en contacto
con cosas contaminadas: Zapatos, juguetes,
alimentos, pasto, etc.

LARVA MIGRANS VISCERAL. Se produce por


la ingestión de huevos de Toxocara canis
que se encuentran en suelos contaminados
por heces, y por la ingestión de legumbres y
hortalizas contaminadas. Se presenta,
principalmente, en niños pequeños (1 a 4
años). La larva migrans visceral, ocasiona
lesiones de los tejidos internos del cuerpo o
la piel; puede causar ceguera si las larvas
llegan al área de los ojos.
LEPTOSPIROSIS. La orina de los perros
infectados puede ser el vehículo de
propagación de leptospirosis una
enfermedad que también se
transmite al hombre cuando éste o
sus alimentos entran en contacto con
dicha excreta. Las leptospirosis en las
personas pueden producir síntomas
parecidos a las hepatitis o aún afectar
el sistema nervioso central
produciendo meningitis en bebés.
ANQUIOSTOMIASIS:
Existen 5 especies de gusanos
anquilostomas, tres de las cuales
pueden estar en los perros. Se
adquieren por absorción de las larvas
a través de la piel, generalmente por
los pies, en suelos contaminados por
heces.

http://www.youtube.com/watch?v=qPKbkdLCKkk
EQUINOCOCOSIS O
HIDATIDOSIS:
Esta es una enfermedad
mortal para los humanos
que se adquiere al ingerir
productos contaminados
con excrementos de
perros o por contacto
directo con las heces del
animal infectado.
¿CÓMO PREVENIR LAS
CONSECUENCIAS?
1- Las mascotas deben ser desparasitadas
periódicamente.

2- Las mascotas deben ser vacunadas bajo supervisión


veterinaria (anti-rábica, antileptospirosis, etc), además
de ser vacunados para sus patologías específicas.
3- Evitar que en los parques y plazas, los perros entren en el patio de juegos de
los niños así como que los niños ingresen en la zona de caniles. Ambos deben
estar separados.

4- Evitar que los perros defequen u orinen o dejen sus excrementos en las zonas
de juego, los andenes y zonas verdes, deben hacerlo en los lugares establecidos
para ello por las autoridades municipales. Los perros deben en terrenos
impermeabilizados, no en el pasto, y los propietarios deben recoger los
excrementos sólidos, y depositarlos en los lugares establecidos para ello.
Recoja las heces de su perro
en la calle, utilizando un
recolector especial o una
bolsa de plástico o papel para
evitar el contacto directo.
Mas que educar al perro,
edúquese el Dueño.
Al sacar a su perro a la calle a realizar sus necesidades, piense en todos los
efectos que su conducta puede ocasionar si no recoge los excrementos:

• Contaminación ambiental visual: las heces en las calles afean la ciudad, dándole un
aspecto descuidado y de poca higiene.
• Contaminación ambiental olfativa: el olor característico de los excrementos resulta
desagradable y molesto para las personas.
• Ocasiona disgustos en los peatones al pisar las deposiciones, además de ser una
posible vía de contagio de enfermedades.
• Pisar las heces puede causar accidentes debido a resbalones o caídas.
CUIDADO DE LA FORMA EN
QUE MANIPULA Y SE
DESHACE DE LOS
EXCREMENTOS

La materia fecal puede llegar


a las aguas (estanques,
embalses, etc.) y
contaminarlas.
Ellos no tienen la Culpa, la culpa es de los dueños y de la ciudadanía que no hace nada
para que propietarios de perros cumplan con sus deberes, y para que los ciudadanos
protejan su derecho: El derecho a la salud y a una ciudad limpia, libre de excrementos
de perros.

Siento pena ajena


No tenia ni idea de esto.
Por lo que hice, pero
Espero que mi amo lo lea y
Era con el consentimiento
haga caso.
De mi dueño
INICIATIVA Y COORDINACIÓN
CAMPAÑA PEDAGÓGICA

Procesos de formación empresarial y comunitaria


www.fundarse.org

COMITÉ AMBIENTAL DE CALI – COMUNA 2. DAGMA (2009 – 2011)

ORGANIZACIÓN CONJUNTOS RESIDENCIALES PASEO LA FLORA III

Producción, cortesía

Paginas Web – Multimedia, todo lo relacionado con publicidad y comunicación organizacional


contactenos@titogonzalez.net