Está en la página 1de 10

PSICOONCOLOGÍA. Vol. 1, Núm. 1, 2004, pp.

3-12

ONCOLOGÍA Y PSICOLOGÍA: UN MODELO DE INTERACCIÓN


Jaime Sanz y Elisabeth Modolell
Servicio de Oncología Médica y Cuidados Paliativos. Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.
Facultad de Medicina. Universidad de Cantabria. Santander.

Resumen Abstract
En el presente artículo se detalla una forma In this article we present how to include a
de incluir un psicólogo especialista en Oncolo- psychologist specialist on Oncology in a Service
gía en un Servicio o en un hospital monográfi- or cancer centre. We begin by describing
co de cáncer. Se hace una introducción histó- Psycho-Oncology historical introduction in the
rica de la Psico-Oncología en Estados Unidos y United States and in Spain. Afterwards we trace
en España. Se contemplan los puntos de vista del the oncologist and psycho-oncologist point of
oncólogo médico y el psicólogo ante las múlti- view facing the multiple requests due the
ples demandas del entorno familiar y del special characteristics of the illness. We
paciente con cáncer. Se describe el método de continue defining the current model of
interacción actual Modelo de Interconsulta inclusion of a Psycho-Oncologist on Oncology,
(MIC) del psicólogo en Oncología, desarrollan- called the Consultation Model. We describe our
do posteriormente el Modelo Fundacional proposed model called Foundational Model,
(MFU) establecido en el MSKCC de Nueva York. born in the MSKCC, New York. To conclude we
Por último presentamos la experiencia de inte- explain the integration experience of a Psycho-
gración de un psico-oncólogo en un Servicio de Oncologist in an Oncology Unit that we have
Oncología Médica llevada a cabo en el Hospi- carried out in the Hospital Universitario
tal Universitario Marqués de Valdecilla Marqués de Valdecilla. According to our
(HUMV). La integración del psico-oncólogo en experience, the integration of the Psycho-
los equipos de Oncología es posible, necesaria Oncologist on Oncology medical teams is not
y beneficiosa. only possible but also necessary and beneficent.
Palabras clave: Psico-Oncología, modelo de Key words: Psycho-Oncology, consultation
interconsulta, modelo fundacional, integración, model, foundational model, integration, emotio-
apoyo emocional, equipo terapéutico. nal support, medical team.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS Servicio de Psiquiatría (MSKCC). Durante los


veinte años siguientes se estudian “los efec-
Desde que se conocen las enfermedades tos humanos” del cáncer generando parte del
en el ser humano sabemos que los aspectos contenido de una nueva subespecialidad de
psicológicos están involucrados en su géne- la Oncología denominada Psico-Oncología.
sis y evolución. Hace 50 años que nace la Este término se impuso a otros como Onco-
interacción entre la Oncología y la Psicolo- logía Psicosocial, Oncología Conductual u
gía(1). El primer referente se origina en la Uni- Oncología Psiquiátrica con la formación en
dad de Psiquiatría del Memorial Sloan-Kette- 1984 de la Sociedad Internacional de Psico-
ring Cancer Center (MSKCC) de Nueva York Oncología (IPOS). Holland(4) ha puesto de
dirigida por A. Sutherland en 1950(2). En la manifiesto que los avances en la investiga-
década de los sesenta Mastrovito se hace car- ción psico-oncológica, así como los del pro-
go de la Unidad hasta 1977 en que la psi- pio campo, guardan una estrecha relación
quiatra J.C. Holland(3) comienza a dirigir el con los adelantos en el tratamiento y diag-
nóstico del cáncer. Gracias a las aportacio-
nes asistenciales, docentes y de investiga-
Correspondencia:
ción desarrolladas por la Dra. J.C. Holland,
Jaime Sanz Ortiz
Avenida de Valdecilla s/n. 39008 Santander la Psico-Oncología adquiere cada vez mayor
E-mail: oncsoj@humv.es reconocimiento dentro del acercamiento
4 Jaime Sanz y Elisabeth Modolell

integral al paciente oncológico. En 1999 se mas amenazadores, así como tratamientos


establecen las bases del Servicio de Medici- agresivos, mutilantes y prolongados en el
na Integral(5) del MSKCC, un programa desti- tiempo. El concepto de muerte asociado al
nado a mejorar la calidad de vida de los cáncer es percibido como especialmente
pacientes con cáncer y sus familias, así como doloroso y traumático. El cáncer en la
la del personal sanitario. En 1998, la actualidad es una enfermedad universal
AFCOS(6) (American Federation of Clinical que afecta a una de cada tres personas y que
Oncologic Societies) publica una declara- conduce a la muerte de una de cada cuatro
ción de consenso en la que se establece la afectados. Todavía sigue siendo un “tabú”
necesidad de un equipo multidisciplinario en gran parte de nuestra sociedad.
de atención al paciente con cáncer que
incluye los servicios psicosociales y los cui- a) El punto de vista de la Oncología
dados paliativos.
El eco del trabajo realizado en los EEUU El tratamiento del cáncer es algo más
hace que en los años 80 y de forma casi que salvar la vida del enfermo. Existe un
paralela las universidades de Valencia, 45% que no pueden ser curados, pero tan-
Zaragoza y la Autónoma de Barcelona(7) to ellos como sus allegados tienen que ser
empiecen a interesarse por la problemática asistidos y cuidados durante toda la evolu-
emocional asociada al cáncer. La primera ción del proceso. Hasta el siglo XVI, se
Unidad de Psico-Oncología en nuestro país aceptaba la muerte como parte del orden
fue creada en 1996 por la Dra. María Die natural. Desde entonces, la prolongación
Trill en el Hospital Universitario Gregorio de la vida se convirtió en “la tarea más
Marañón en Madrid(8), a la que le siguió la noble” del médico. La muerte es el enemi-
Unidad de Psico-Oncología del Instituto go a batir y estamos olvidando la ética y la
Catalán de Oncología (ICO) de Barcelona moral con el fin de perpetuar infinitamente
dirigida por el Dr. Francisco Gil desde Sep- la vida(10). E. D. Pellegrino define la Medici-
tiembre de 1998. Un buen augurio para el na como “la más humana de las ciencias y
desarrollo de esta especialidad en España es la más científica de las humanidades”. El
el último Plan Director de Oncología de término Humanismo está relacionado con
Cataluña(9) en el que se especifica que “la la palabra Filantropía, que significa amor al
atención psicosocial es un componente hombre. La meta fundamental de la Medi-
necesario de la atención oncológica y debe cina es la defensa de la beneficencia del
formar parte de la oferta asistencial”. En enfermo (hacer el bien: bene facere). Todo
otros puntos de la geografía española ya se bien es portador de un valor y la experien-
están implementando estos programas. cia del valor es una virtud. La virtud puede
definirse como el hábito operativo bueno,
JUSTIFICACIÓN o también lo que hace bueno al que la tie-
ne y hace buena su obra. Para conseguir el
La pregunta que inevitablemente se sus- bien del enfermo, al médico se le suponen
cita al hablar de la Psico-Oncología es: ¿por virtudes que posibilitan alcanzar el objeti-
qué en los enfermos con cáncer? Hasta aho- vo. Entre ellas podemos reseñar: benevo-
ra en muchos círculos el cáncer es todavía lencia (voluntad de hacer el bien), confian-
vivido como un estigma social. La palabra za, fidelidad, respeto a la persona, honesti-
cáncer parece impronunciable incluso en el dad, justicia, prudencia y coraje. Ser bene-
mismo ámbito médico. Un ejemplo de ello ficente significa hacer el bien a otro a través
es la “conspiración de silencio”, que es la de una determinada intervención. El crite-
ocultación de la enfermedad al propio rio más antiguo y más universal de actua-
paciente por parte de la familia y los facul- ción de la práctica médica es defender el
tativos. Al diagnóstico de cáncer el pacien- bien del paciente(11). El envejecimiento y la
te suele asociar dolor, sufrimiento y sínto- muerte son procesos naturales de todo lo
Oncología y Psicología 5

que vive. La muerte es una condición espirituales como sentimientos de culpa, de


humana inherente con el vivir. El miedo a perdón, de paz interior; y demandas socia-
la muerte se manifiesta de muy diversas for- les como consideración y no abandono.
mas, una de las presentaciones más fre- ¿Cómo se alivia la angustia de los alle-
cuentes es la negación de la misma. Pero gados en favor del bienestar del enfermo?
dentro del trayecto vital de todas las perso- ¿Cómo se ayuda a una persona a conseguir
nas siempre habrá un momento en que no su paz interior?. Las necesidades psicológi-
la podemos negar, ni olvidar, ni esconder- cas, sociales y espirituales están inexorable-
nos de ella. El convivir con personas que se mente unidas a la globalidad de las perso-
encuentran en la etapa final de su existen- nas. Esta lección se aprende con la experien-
cia nos enseña a asumir el hecho de la cia de cada día recogiendo todas las señales
muerte y a profundizar en el hecho de vivir. que emiten los pacientes verbalmente o de
Los sanos somos impermeables al sentido forma subliminal. Las expectativas del enfer-
de la vida, a la apreciación de las cosas mo se centran en torno a aspectos emocio-
pequeñas, a disfrutar del presente, a pala- nales tales como que el facultativo recuerde
dear cada instante. La persona es más feliz su nombre, que tiene un hijo pequeño, o que
cuando es consciente de la limitación del le apasiona la pesca, de manera que se estre-
tiempo. La anamnesis actual se limita a chen los lazos de “amistad” y resulte más
obtener la historia biológica pero olvida la natural el intercambio en materia espiritual
historia biográfica. Conocemos como fun- y psicológica. El médico suele referirse a la
ciona el hígado del paciente, pero ignora- evolución de los síntomas y progresión de la
mos todo acerca de esa persona: sus preo- enfermedad, pero difícilmente logra ahon-
cupaciones, ilusiones, proyectos, priorida- dar en los sentimientos del individuo.
des y deseos. La enfermedad le ocurre siem- ¿Cómo podemos reconfortar a la gente que
pre a alguien, a un individuo concreto, y por está muriendo si tememos a la muerte más
eso se reviste de individualidad, de las que los propios enfermos? Así pues, se nos
peculiaridades de ese ser humano con sus acusa con razón de mantener una relación
características propias de personalidad, de distante, fría; de no escuchar o dialogar con
familia y de relaciones sociales. El proble- ellos. Acompañar y dar apoyo a una perso-
ma está en que el personal sanitario se ocu- na que está enfrentada con su propia muer-
pa de las dolencias físicas pero suele des- te es siempre una labor demandante, agota-
cuidar las reacciones emocionales de sus dora y estresante, pero es una de las cosas
pacientes. La práctica clínica no sólo es el más valorables que un ser humano puede
cuidado físico, sino también prestar aten- hacer por otro. Los miembros del equipo tie-
ción al estado mental, emocional y al apo- nen que ser diestros observadores, buenos
yo espiritual. Lamentablemente la atención escuchas y eficaces comunicadores(12). La
médica no suele caracterizarse por ser emo- actividad diaria del oncólogo médico inclu-
cionalmente muy inteligente. No es infre- ye múltiples y diversos apartados. Entre ellos
cuente que los profesionales clínicos ten- podemos citar: asistir en la consulta externa,
gan demasiada prisa o se muestren indife- hacer informes clínicos, monitorizar los
rentes ante la angustia de sus pacientes. ensayos clínicos, asistir a las reuniones
Tenemos que aprender que cuando la per- oncológicas interdisciplinarias diarias, dar
sona enferma lo hace de forma integral, no docencia dentro y fuera del hospital, actua-
en parcelas ni a plazos. Todos los compo- lizar sus conocimientos semanalmente, asis-
nentes del ser humano quedan afectados y tir a las diferentes comisiones hospitalarias
cada uno de ellos demanda sus propias de Dirección Médica en funcionamiento,
necesidades. De tal forma que la enferme- participar en la sesión de casos nuevos y por
dad genera síntomas físicos como el dolor; último hacer todo lo referente a gestión y
síntomas psicoemocionales como el miedo, organización del servicio o unidad. A la vis-
ansiedad, ira, la depresión; necesidades ta de este panorama queda patente la insu-
6 Jaime Sanz y Elisabeth Modolell

ficiencia de tiempo y probablemente de Oncología y la Psicología. Son el Modelo


capacidad del oncólogo médico para cubrir de Interconsulta (MIC) y el Modelo Funda-
las necesidades no dependientes del tumor cional (MFU) del MSKCC.
de la persona que tiene cáncer y sus allega-
dos. a) Modelo de Interconsulta (MIC)

b) El punto de vista de la Psicología En nuestro país es el prevalente en la


actualidad. La metodología del MIC(19) está
La presencia de psicólogos en el mun- basada en la creación de una unidad de Psi-
do de la Oncología se ha ido acrecentando co-Oncología autónoma e independiente
desde la década de los 70 en EE.UU(13) y en de los servicios de Psiquiatría y de Oncolo-
los últimos años en Europa y España(14). Este gía. El oncólogo dispone de un instrumen-
nuevo enfoque surge de la necesidad impe- to evaluativo (proporcionado por la Unidad
riosa de dar apoyo psico-emocional a todas de Psico-Oncología) que cuantifica la sin-
las personas afectadas por la enfermedad. tomatología psicológica y define la necesi-
Hasta la llegada de psicólogos formados dad de interconsulta (IC) (Ver figura 1). Si los
para desarrollar ésta labor específica, médi- resultados superan un índice prefijado se
cos, personal de enfermería, personal no realiza la IC. Los candidatos a IC al especia-
facultativo y voluntarios se encargaban y de lista en Psico-oncología son aquellos que
hecho todavía se encargan de cubrir en la presenten al menos un trastorno adaptativo,
medida de sus posibilidades las necesida- acompañado de una sintomatología ansio-
des de los pacientes. J.C. Holland describe sa y/o depresiva moderada. Asimismo los
las dos grandes dimensiones psicológicas pacientes con algún tipo de trastorno men-
en las que debe incidir la Psico-Oncología. tal según los criterios del DSM-IV. En la peti-
Una es atender a la respuesta emocional de ción de IC al psicólogo, el oncólogo debe
pacientes, familiares y de todas las personas hacer constar si la demanda es de carácter
encargadas del cuidado del paciente a lo urgente u ordinario, la edad del paciente, el
largo del proceso de enfermedad (psicoso- diagnóstico, estadio y tratamiento oncoló-
cial). Otra detectar e intervenir en aquellos gico y la razón de la IC. En la 1ª visita con
factores psicológicos, de comportamiento, el psico-oncólogo, se redacta un informe
y aspectos sociales que puedan influir en la psicológico de cada paciente que se inclu-
mortalidad (supervivencia) y morbilidad ye en la historia médica. Mediante la inclu-
(calidad de vida) de los pacientes con cán- sión de dicho informe se da a conocer la
cer. La intervención en los diferentes aspec- presencia o no de trastornos mentales, se
tos sociales, éticos, espirituales y psicológi- indica el origen de dicho trastorno (reacti-
cos está siendo explorada sistemática y acti- vo u orgánico) y se informa del tipo de inter-
vamente en distintos hospitales del mundo vención psicológica y de la necesidad de
en los últimos años(15). La psicoterapia y un instaurar tratamiento psicofarmacológico.
amplio espectro de intervenciones psicote- De cara a la intervención psicológica, el
rapéuticas, psicosociales, comportamenta- MIC dispone de 3 opciones terapéuticas: el
les y psicoeducacionales han demostrado counselling(20) (realizado por el psicólogo),
ser efectivas para cubrir las necesidades de la psicoterapia (psicólogo) y la farmacotera-
los pacientes(16). Es importante destacar la pia(21) (indicación del psicólogo y prescrip-
trascendencia del entorno del paciente: ción por el oncólogo o médico de familia).
familia(17), equipo(18) y sociedad. El equipo de psicólogos realiza sesiones
independientes de discusión de los casos.
MODELOS DE INTERACCIÓN La interacción con el equipo multidiscipli-
nario es como unidad de apoyo acoplada a
Hoy en día en España hay dos propues- la que poder recurrir en situaciones concre-
tas para establecer la relación entre la tas.
Oncología y Psicología 7

Figura 1. Modelo evaluativo Unidad de Psico-Oncología

Depresión (preocupación, tristeza, desánimo, desilusión)


¿Cuál ha sido su estado de ánimo durante la semana pasada? (*)
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

No depresión Depresión severa

Ansiedad (tensión, nerviosismo, angustia)


¿Cuál ha sido su nivel de ansiedad durante la semana pasada? (*)
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

No ansiedad Ansiedad severa

Por favor, en qué medida ha presentado los siguientes síntomas problemas


durante la semana pasada (**):
En absoluto Un poco Bastante Mucho
1. ¿Ha tenido dolor? 1 2 3 4
2. ¿Ha tenido náuseas? 1 2 3 4
3. ¿Estuvo cansado? 1 2 3 4
4. ¿Ha tenido dificultades para dormir? 1 2 3 4
5. ¿Se sintió nervioso? 1 2 3 4
6. ¿Se sintió preocupado? 1 2 3 4
7. ¿Se sintió irritable? 1 2 3 4
8. ¿Ha afectado su estado de salud o el tratamiento
médico su vida familiar? 1 2 3 4
9. ¿Ha afectado su estado de salud o el tratamiento
médico sus relaciones sexuales? 1 2 3 4

(*) Cuando la puntuación sea mayor o igual a 5: Parte de interconsulta a PSO.


(**) Valorar la puntuación de cada uno de los items por separado y la suma de todos ellos de cara a solicitar un
parte de interconsulta a la Unidad de Psico-Oncología (PSO).

b) Modelo fundacional (MFU) nica se identifican y atienden en la Unidad


de Oncología. Del mismo modo que no hay
El MFU está basado en la incorporación separación de las facetas biológicas y psico-
del psico-oncólogo dentro de las unidades emocionales, tampoco existe separación en
de Oncología. Es un modelo integrado. Se la ubicación de los profesionales. La perso-
persigue la máxima de lograr un equipo na afecta permanece de forma constante
interdisciplinar(22) de atención al paciente. El bajo la tutela del equipo durante todas las
proyecto consiste en la integración o inmer- fases del proceso evolutivo del cáncer. El
sión de la actividad del psicólogo en los psicólogo participa e interviene desde el pri-
equipos de Oncología Médica. De esta for- mer contacto en todas las fases y activida-
ma hay una convivencia espontánea y dia- des del servicio o unidad. De esta manera el
ria con los pacientes, allegados y equipo paciente cuenta con la posibilidad de apo-
terapéutico. Las necesidades psicoemocio- yo psicológico desde que llega, pasando por
nales de los participantes en la relación clí- todos los momentos claves: cuando escucha
8 Jaime Sanz y Elisabeth Modolell

por primera vez su diagnóstico, al recibir los rias del servicio como uno más. El objetivo
tratamientos en el Hospital de Día, durante es fomentar una visión integral del trato
los ingresos que pueda tener en su evolu- interdisciplinario (tratamiento transversal)
ción, y finalizando en el momento de alta al paciente oncológico y a su familia(25), se
médica, revisiones, posibles recidivas o en persigue un modelo de excelencia. El psi-
la fase terminal. El trabajo se realiza de for- cólogo así ubicado, ve emerger los proble-
ma preventiva y/o a demanda, está al alcan- mas “in situ” sin necesidad de tests, inter-
ce de todos y en todo momento. Las dianas mediarios, ni otras valoraciones. De ésta
a las que se dirige el psicólogo son todas las manera mejora la calidad asistencial, y a la
personas afectadas por el cáncer: pacientes, vez, se ofrece la psicoterapia como un ser-
familiares y trabajadores sanitarios. El resul- vicio más dirigido a cubrir las necesidades
tado es un psicólogo integrado(23). de los pacientes en el marco de una aten-
En los equipos de Oncología Médica se ción sanitaria global.
fomenta la integración de todos los trabaja- Las tareas que implican al psicólogo se
dores de los distintos ámbitos con el fin de reparten en distintos niveles. El asistencial,
ofrecerle al paciente una intervención unita- el docente, el investigador y el trabajo en
ria, en la que todos los intervinientes se diri- equipo. La asistencia se realiza en ámbitos
gen al mismo objetivo que incluye al pacien- diferentes: zona de hospitalización, hospital
te y su familia. La realización de sesiones de día, consulta externa y atención domici-
semanales con el equipo al completo es liaria. En la planta de hospitalización se
indispensable. En ellas se presentan y discu- atiende todos los días a los pacientes con la
ten casos clínicos de interés y se hacen sesio- visita conjunta de los oncólogos, psicólogos
nes bibliográficas de distintos temas de y enfermería. Hay participación activa en las
actualidad en oncología. En el MFU el labores de información y comunicación con
paciente no es un puzzle con piezas distin- los pacientes ingresados y a sus familiares.
tas llamadas corazón, pulmón, cerebro, El pase de visita supone un primer contacto
emociones, miedos y tumor. El paciente es de todos los pacientes con la figura del psi-
una persona en su totalidad, no se puede cólogo. Ellos pueden solicitar una primera
diferenciar el componente físico, psicológi- entrevista siempre que lo deseen y el mismo
co, social y espiritual. El equipo médico fun- psicólogo detecta “in situ” situaciones de
ciona como un engranaje perfecto en el que conflictos en las que intervenir. Es de gran
el paciente ve atendidas todas sus necesida- valor asistir a las sesiones clínicas de presen-
des por un equipo de profesionales coordi- tación y seguimiento de casos para contri-
nados de distintos campos que le sirve de buir y aportar recursos psicoemocionales en
referencia y que es de su total confianza. situaciones complejas. Asimismo eso facili-
ta y fomenta diariamente el trabajo en equi-
NUESTRA EXPERIENCIA po. A primera hora de la mañana hay una
sesión conjunta con enfermería y auxiliares
En el ámbito hospitalario los aspectos donde se plantean las incidencias de cada
biológicos absorben la mayor parte del uno de los enfermos ingresados, se propo-
tiempo que se le puede dedicar al paciente nen soluciones y se diseñan planes de actua-
y su familia. Por ello se precisa un psicólo- ción conjunta. Sólo hay que proporcionar
go integrado en las Unidades de Oncolo- psicoterapia de apoyo a quien lo necesita
gía(24). Esta circunstancia es asumida por el y/o solicita. En la planta los problemas más
Servicio de Oncología Médica y Cuidados habituales son: el cansancio debido a la pro-
Paliativos (SOMPAL) del Hospital Universi- longación del ingreso, insomnio, ansiedad,
tario Marques de Valdecilla (HUMV). El psi- angustia, temor a la muerte y a los tratamien-
co-oncólogo se incorpora al SOMPAL el 4 tos agresivos. En la práctica diaria también
de Marzo de 2002 y desde entonces parti- resulta habitual encontrarnos con la llama-
cipa en todas las actividades comunes dia- da “conspiración de silencio”. Esta circuns-
Oncología y Psicología 9

tancia se previene mediante las habilidades la impresión diagnóstica y las indicaciones


de comunicación del equipo y la disponibi- o plan terapéutico.
lidad durante 24 horas de una sala privada Todas las actividades que realiza el psi-
para información de familiares, que permi- co-oncólogo cobran sentido dentro del tra-
te ir desvelando la realidad presente de for- bajo en equipo(26). Es importante proporcio-
ma progresiva, controlada y sin traumas. En nar una atención terapéutica integral del
dicha sala se trata el duelo anticipado y se individuo enfermo que abarque su comple-
previene el patológico. ja pluridimensionalidad. El trabajo en equi-
En cuanto a la actividad asistencial al po es uno de los pilares fundamentales en
paciente ambulatorio, se recibe, previa cita, la atención a los enfermos oncológicos. Las
tanto a pacientes oncológicos como a sus intervenciones aisladas producen en los
familiares más próximos. Los pacientes lle- pacientes insatisfacción con la calidad de
gan a la consulta del psicólogo por distintas los cuidados, y desorientación e inseguri-
vías: remitidos por su médico o por el equi- dad respecto al tratamiento. Trabajar en
po de enfermería oncológica, reclutados equipo es difícil, se tiene que hacer frente a
directamente en la planta u hospital de día la competitividad, conflicto de roles, deter-
por el psicólogo o por demanda explícita minación de liderazgo, diferencias de valo-
del mismo paciente. Los conflictos más res y a la ralentización de la toma de deci-
habituales en estos pacientes son: el impac- siones. A pesar de las dificultades que pue-
to emocional asociado al primer diagnósti- dan surgir en el trabajo en equipo, éste
co, la dificultad de aceptación del nuevo reporta beneficios para pacientes, familia-
rol, las ideas erróneas sobre el cáncer y sus res, para los mismos integrantes del equipo
tratamientos. y para la institución.
En referencia a la actividad docente Como resultado de nuestra actividad
dirigida al personal sanitario, se realizan desde el 4 de Marzo del 2002 hasta enero
sesiones bibliográficas multidisciplinarias del 2004 se han realizado 207 primeras
en los servicios de Oncología Médica y en entrevistas a pacientes y/o familiares. Den-
el Hospital de Día Médico dirigidas a facul- tro del servicio se han vivido situaciones de
tativos y personal de enfermería. Los temas conflicto y tensiones tanto internas como
de dichas sesiones pueden ser variados y externas en las que ha habido que interve-
deben adaptarse a las demandas y necesi- nir. En nuestra experiencia, mediante la
dades requeridas. Algunos de los temas rea- integración en el equipo, el psico-oncólogo
lizados son: introducción a la Psico-Onco- ha ido logrando progresivamente el recono-
logía, terapia existencial, trato al paciente cimiento de su labor por parte de compañe-
oncológico, estrés, técnicas de relajación, ros de los distintos sectores, de los pacien-
afrontamiento del duelo, habilidades de tes y de sus familiares.
comunicación, trabajo en equipo y sexua-
lidad y cáncer, entre otros. COMENTARIOS FINALES
La actividad asistencial queda reflejada
en un fichero personal informatizado de El objetivo prioritario de la atención sani-
cada paciente que incluye una serie de taria en el medio hospitalario es promover el
datos demográficos, diagnóstico clínico, máximo bienestar posible para el paciente y
diagnóstico psicopatológico y otros datos la familia, sin olvidarnos del equipo asisten-
de interés. Esta ficha permite el manejo ope- cial. Para ello es necesaria la existencia de
rativo de los datos con el fin de obtener profesionales que trabajen como grupo coor-
información estandarizada. También se rea- dinado. Dentro del grupo es fundamental la
liza un Informe Clínico de Psico-Oncología figura de un psicólogo especializado en
para cada paciente que recoge los datos Oncología(27). Un enfermo en el cual no se
personales, un breve resumen de la historia valora el ámbito espiritual, emocional, su
oncológica, la evaluación psicooncológica, sufrimiento y su concepción del mundo pue-
10 Jaime Sanz y Elisabeth Modolell

de considerarse un paciente mal tratado, aun- trando la necesidad de psicólogo en Onco-


que le proporcionemos los mejores y más logía. Su labor asistencial ha sido de gran
modernos procedimientos diagnósticos y valor para los pacientes y familiares. Sin el
terapéuticos(28). La integración del profesional trabajo realizado en investigación y docen-
de la salud mental en el equipo médico supo- cia por estos profesionales la Psico-Onco-
ne un requisito imprescindible para alcanzar logía en España no tendría el desarrollo del
los objetivos planificados y también para la que actualmente goza. A pesar de todo lo
mejora de la calidad del tiempo de trabajo dicho, consideramos que en el MIC existe
dentro del grupo(29). Es un elemento más de una distancia tanto física como emocional
reflexión para los médicos ya que “recuerda” entre el psicólogo y el resto de profesiona-
que es necesario atender a los aspectos psi- les sanitarios y que esto repercute forzosa-
cológicos y emocionales de los pacientes. mente en la calidad de la asistencia ofreci-
Además pueden recurrir a las técnicas de que da. La intervención es esporádica, aislada y
dispone el psicólogo para momentos de descontextualizada del resto de acerca-
duda, tensión o conflicto. Por último también miento terapéutico. En cambio en el MFU
se destaca la aportación docente para el psi- la intervención es continuada, unitaria, dis-
cólogo en el ámbito de la Oncología y de cara minuye el impacto del estigma de trata-
a la formación de médicos y enfermeras en miento psicológico, aumenta el rendimien-
temas de comunicación y otras habilidades to laboral y la satisfacción de todos los
para mejorar la relación clínica. implicados en la vivencia del cáncer. En la
Los psico-oncólogos dentro del MIC tabla 1 se recogen las características de
han sido pioneros en nuestro país demos- cada modelo de interacción.

Tabla 1. Características modelos de interacción Oncología y Psicología

MIC MFU
Lugar de actividad Fuera de Oncología Dentro de Oncología
Tiempo Parcial y puntual Total y continuo
Captación de enfermos Petición del Servicio In situ
Tipo de enfermos Sólo las solicitudes Todos los que lo necesiten
Identificación necesidades Puntual Permanente
Clientes Pacientes Pacientes, familiares y equipo
Ámbito de actuación Consulta Psico-Oncología Todos los de Oncología
Actividades Puntuales y esporádicas Diarias compartidas con el grupo
Prevención del estrés profesional No Sí
Disponibilidad para el equipo No Sí
Sesiones clínicas Oncológicas No Sí
Formación continuada
en Oncología No Sí
Tipo de asistencia Longitudinal Transversal
Comunicación Escrita Verbal y escrita
Facilitación trabajo en equipo No Sí
Prevención y tratamiento del
duelo patológico No Sí

MIC: Modelo interconsulta.


MFU: Modelo fundacional.
Oncología y Psicología 11

El SOMPAL es un ejemplo de que es Institut Borja de Bioética. Fundación Mapfre


posible la integración del psico-oncólogo Medicina Madrid 2001; pp: 163-79.
en el grupo terapéutico que trabaja como 12. Sanz Ortiz J. El factor humano en la relación
equipo médico. La experiencia realizada en clínica. El binomio razón-emoción. Med
Clin (Barc) 2000; 114: 222-6.
este hospital demuestra que la integración
13. Holland JC. Psycho-Oncology in the new
del psicólogo en el equipo médico es nece- Millenium. IMJ 1995; 2: 255-7
saria, útil y beneficiosa para el paciente y su 14. Lobo Sauté A, Campos Ródenas R. Visión
familia, para el grupo terapéutico y para la epidemiológica de la Psicooncología. En
sociedad. García-Camba E, editor. Manual de Psi-
cooncología. Madrid: Grupo Aula Médica,
1999; 71-89.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 15. Arranz P, Bayés R. Tratamiento de so-
1. Holland JC. Societal views of cancer and the porte: Apoyo Psicológico. En González
emergence of Psycho-oncology. En Holland Barón M, Ordóñez A, Feliu J, Zamora P,
JC, editor. Psycho-Oncology. New York: Espinosa E, de Castro J, editores. Onco-
Oxford University Press, 1998: 3-15. logía Clínica I: Fundamentos y patología
2. Sutherland AM, Orbach CE, Dyk RB, Bard general. Madrid: McGraw-Hill – Pana-
M. The psychosocial impact of cancer mericana, 1997; 649-57.
and cancer surgery I: Adaptation to the 16. Thomas L. Psychological Care of the Patient
dry colostomy: preliminary report and with Cancer. En Holland JC, Rowland JH.
summary of findings. Cancer, 1952; 5: Handbook of Psychooncology. NY: Oxford
857-72. University Press, 1989.
3. Holland JC, Lewis S. What is the human side 17. Barreto, M.P., Molero, M. Pérez, M.A.
of cancer?. En Holland JC, Lewis S. The Evaluación e intervención psicológica en
human side of cancer. New York: Herder, familias de enfermos oncológicos. En Gil F,
2001; 1-49. editor. Manual de Psico-Oncología. Ma-
4. Holland JC. Psycho-Oncology: Overview, drid: Nova Sidonia, 2000.
obstacles and opportunities. Psychoonco- 18. Maslach C. Burnout: The cost of caring.
logy 1992; 1: 1-13. New York: Prentice Hall Press Inc., 1982.
5. Cassileth BR. El servicio de Medicina Inte- 19. Hollenstein MF, Maté J, Gil FL. Programa de
grada en el Memorial Sloan-Kettering Cancer formación en Psico-Oncología para
Center. Semin Oncol 2003; 6: 504-07. residentes de Psiquiatría y Psicología
6. AFCOS. Access to quality cancer care: Clínica: Modelo de Interconsulta. Revista de
Consensus Statement. J Clin Oncol 1998; 16 Oncología 2003; 5(8): 443-49
(4): 1628-30. 20. Dietrich G. Psicología general del counselling
7. Bayés R. La Psicooncología en España. Med (Teoría y práctica). Barcelona: Herder, 1986.
Clín (Barc) 1999; 11: 273-77. 21. Gil F, Sirgo A. El modelo de interconsulta en
8. Holland JC, Murillo M. Historia Interna- Psico-Oncología: Evaluación e interven-
cional de la Psico-Oncología. En: Die Trill ción. En Gil F, editor. Manual de Psico-
M, editor. Psico-Oncología. Madrid: Ades Oncología. Madrid: Nova Sidonia, 2000.
Editores, 2003: 21-40. 22. Kramer LM, Muir JC, Goodwing-Keller N. et
9. Plan Director de Oncología de Catalunya: al. Palliative care and Oncology: oppor-
2001-2004. Barcelona: Generalitat de Cata- tunities for Oncology nursing. Oncol Nurs.
lunya. Departament de Sanitat i Seguretat Updates 1999; 3: 1-12.
Social, 2001. 23. Sourkes BM, Massie MJ, Holland JC. Psy-
10. Sanz Ortiz J, Rivera Herrero F, De Juan Ferré chotherapeutic issues. En Holland JC,
A, Vega Villegas M. Tratamiento oncológico Rowland JH, editores. Handbook of Psycho-
activo de la enfermedad neoplásica avan- Oncology. New York; Oxford University
zada y terminal. Med Clin (Barc) 2000; 114: Press, 1998; 694-700.
302-07. 24. Modolell E, Sanz J. El psicólogo integrado
11. Torralba i Roselló F. Restauración crítica del en las unidades de oncología: Modelo de
principio de beneficencia. En: Filosofía de la una experiencia. Póster y Abstract: Revista
Medicina. En torno a la obra de E. D. de la I Jornada del Grupo Catalano-Balear
Pellegrino. Fransec Torralba i Roselló (ed). de Psico-Oncología. Cabrils. Mayo 2003.
12 Jaime Sanz y Elisabeth Modolell

25. Sanz Ortiz J. Cuidados Paliativos. En Fa- Sociedad Vasca de Cuidados Paliativos,
rreras-Rozman, editor. Medicina Interna. 1999.
14ª edición. Volumen I. Sección I: Prác- 27. Rowland J. Psychosocial counseling in
tica médica en el siglo XXI. Madrid: Har- cancer: In pursuit of perfect paradigm.
court Brace Plublisher International, Advances. 1994; 19-26.
2000; p.51-3. 28. González Navarro, A. Estado actual del
26. Orbegozo A. El trabajo en equipo en los cáncer. Estudios epidemiológicos. En García-
cuidados paliativos. En: Astudillo W, Camba E, editor. Manual de Psicooncología.
García de Acilu A, Mendinueta C, Arrieta Madrid: Grupo Aula Médica, 1999; 39-46.
C, editores. Estrategias para la atención 29. Sanz J. ¿Qué es bueno para el enfermo? Med
integral en la terminalidad. San Sebastián: Clin (Barc) 2002; 119: 18-22.