Está en la página 1de 6

TRATO AL PACIENTE PSIQUIATRICO

(Reescrito sep-2002)

Orlando Díaz V. MD

Podíamos pensar que el trato que se le debe dar a un paciente psiquiátrico debe ser
respetuoso, amable, considerado, firme, claro, que debe ser el mismo que esperaríamos que
se nos diera en caso de vernos nosotros o un familiar en una situación similar. Con esto
podríamos considerar que estamos respondiendo a la pregunta de cómo debemos tratar a
una persona que acude a buscar nuestra ayuda por presentar una crisis mental. Pero la
realidad es que estas palabras no alcanzan a transmitir la magnitud de la tarea a que nos
vemos abocados.

En el caso de los pacientes psiquiátricos es necesario hacer unas consideraciones
adicionales. Es necesario reflexionar sobre la condición de paciente, la condición de paciente
psiquiátrico, la condición de persona, la condición del enfermero como persona y como
experto en unas técnicas determinadas. También es necesario que tengamos en cuenta la
cultura en la que estamos viviendo y lo que implica padecer una alteración mental o trabajar
en psiquiatría.

Ya hemos escuchado la charla sobre la Clínica Santo Tomás, sus orígenes y motivaciones.
Quisiera partir desde este punto, ya que no podemos asimilar el trabajo que aquí realizamos
al que se realiza en ninguna otra clínica que trabaje en la misma área o especialidad.
Debemos hacer consideraciones relacionadas con:

• EL PACIENTE
• EL ENFERMERO
• LA CULTURA
• EL ENCUENTRO CON UN PACIENTE PSIQUIATRICO

• EL PACIENTE: Ante todo debemos reconocer en el paciente alguien necesitado. En
cualquier área de la medicina es clara la necesidad que hace que el paciente acuda a
buscar ayuda. En muchos casos psiquiátricos esta necesidad no es clara y lo más
frecuente es que el paciente no acuda a buscar ayuda por su propia iniciativa, si no que
sea traído por sus familiares o allegados o en otros casos por la autoridad.
La condición de necesitado es muy variada, puede darse porque el paciente tiene una
enfermedad mental y se encuentra en medio de una crisis o porque presenta problemas
originados en el consumo de sustancias psicoactivas (marihuana, basuco, alcohol) o
porque tiene serios problemas en su vida que lo llevan a situaciones de desesperación y
pérdida del control. En muchos casos se presentan claros síntomas que hacen pensar en
una enfermedad mental, sin que el paciente la este padeciendo. Se puede ver envuelto
en contradicciones y ambigüedades que lo rompen y lo ponen en situaciones de peligro
sin que podamos decir que esta persona padezca una enfermedad mental. Puede ser que
lo que esté a punto de hacer, por equivocado que parezca, sea producto de un momento
de mayor lucidez.

es necesario que haya quien la proteja de sí misma. encuentran en esta tarea una posibilidad de ayudar a otros y el sentido de su vida. personas que optaron por ser auxiliares de enfermería sin tener una claridad. En el caso de los auxiliares en psiquiatría son realmente muy pocos los que verdaderamente llegan porque se sintieron vocacionados para trabajar en esta área específica de la enfermería. la cual es muy propia de la Clínica y de la experiencia del doctor Hernán Vergara y las personas que lo acompañamos. en principio. de deformar la mirada sobre el paciente y sus necesidades. Esta decisión entraña suma responsabilidad. tan indefensa que su peor enemigo. En cualquiera de los casos tenemos la responsabilidad de trasmitirles una experiencia y una mirada diferente de la vida. El paciente psiquiátrico pierde esta capacidad. A nadie se le ocurre cuestionar que una persona en uso de sus facultades opte por realizarse una cirugía o confiarse a un tratamiento determinado. Nuestra experiencia nos indica que muchas personas lo han hecho claramente porque se sienten vocacionadas a esta tarea y otras lo han hecho más como respuesta a unas necesidades económicas. Al contrario. es indispensable que alguien entre a decidir por él. En la mayoría de los casos. ¡Cuántas historias hemos conocido de pacientes que en medio de una crisis sostienen relaciones sexuales en forma indiscriminada o realizan negocios poniendo en peligro su estabilidad económica y la de su familia! En este estado de vulnerabilidad no faltan las personas que se aprovechan. Tanto unas como otras en el desempeño de la tarea se dan cuenta de que no resulta ser lo que esperaban. En medio de una crisis mental. tenemos otros elementos como su forma de ser o personalidad. Debe ser sustituida y son otros los que deben tomar la iniciativa ya que ella no se encuentra en condiciones de velar por su integridad. características que en determinado momento pueden ser tan difíciles de modificar o aún más que la misma enfermedad. en determinado momento. debemos partir del presupuesto de que las personas que desempeñan la tarea de auxiliares de enfermería han escogido ésta como su opción de vida. nos sorprende que muchas veces quien abusa es alguien que. ya que puede representar la diferencia entre la vida y la muerte. no pasa así con el paciente psiquiátrico. debería protegerlo. La persona víctima de una crisis mental esta completamente indefensa. No sólo la presencia de una crisis mental dificulta el cuidado de un paciente. La mayoría de ustedes han llegado a la Clínica sin tener una experiencia con pacientes psiquiátricos. Han tenido la oportunidad de pasar por una escuela de enfermería que cumple su tarea de formar y. a diferencia de cualquier otra área de la medicina. en algunos casos. ya que la capacidad de juicio está completamente alterada y no mide la gravedad de los actos. puede ser ella misma. han hecho una escogencia. la relación entre el paciente y el enfermero va a estar condicionada o se va a ver afectada en cierta medida . En todas las otras áreas de la medicina la persona se confía a la intervención de un equipo medico pero conserva la posibilidad de autodeterminarse. En psiquiatría. En el caso de una persona que atenta contra su vida. de la medicina y de la enfermedad. el paciente se expone a serios peligros. • EL ENFERMERO: Ante todo. Esta iniciativa debemos tomarla en todos los casos de pacientes que ingresan a la Clínica dado que no son ellos los más indicados para decidir sus vidas en esos momentos.

brujería. la experiencia que tenga en esta tarea. En otras especialidades la actividad se limita a una técnica que. pudiendo no hacerla si pensamos que sobrepasa nuestras posibilidades. por lo tanto. Por una parte. posesión de espíritus malignos. partimos de la presunción que está desarrollando una actividad para la cual ha hecho una escogencia libre. Los psiquiatras son vistos con temor. En una condición ideal. etc. El enfermero llega al paciente como un todo. a su vez. ansiedades. no son las más indicadas para trabajar en esta actividad. En este encuentro lo que se espera es que el fuerte ponga al servicio del más débil todas sus herramientas y opciones disponibles. Las clínicas psiquiátricas y el personal que trabaja en ellas son vistos con desconfianza y temor. ni ser atendido por una u otra persona en particular. basta para que la tarea quede bien cumplida. su condición de persona y como se plantee frente a la vida. el paciente no ha escogido venir. su vocación. Hay muchas personas que son altamente eficientes en las actividades que corresponden a una técnica pero que no están en condiciones para un encuentro personal con el paciente y que. a las enfermedades mentales se les han atribuido diferentes orígenes incluyendo fenómenos sobrenaturales o mágicos: maldición de los dioses.. ya que no la vamos a desarrollar con la eficiencia y el cuidado necesarios. los que nos limitan y nos restringen la posibilidad de encontrarnos con la necesidad del paciente. Es necesario que descubramos la realidad de esta tarea y al hacerlo decidamos si nos vemos convocados por ella. tal vez por lo que no se entiende. si se realiza en forma adecuada. La manera como un enfermero se acerca a un paciente va a estar condicionada por su formación. Son muchos los casos en los que lo más indicado es una máxima . Así mismo se ha buscado darles solución recurriendo a diversas técnicas de acuerdo con el origen que se les atribuye. por la posibilidad de afectar a cualquier persona. son vistos como los malos. Esta claridad es mejor que el entrar a participar en una actividad en la que nos vemos obligados. por ser los poseedores del conocimiento sobre la mente humana y los enfermeros. • ENCUENTRO PACIENTE ENFERMERO: El encuentro entre el paciente y el enfermero es un hecho que se da en dos condiciones totalmente opuestas para los dos protagonistas. son múltiples las novelas y películas que han contribuido a crear este ambiente de desconfianza. sin importar su condición humana. Cuando tenemos la primera aproximación con el paciente venimos contaminados por toda esta serie de preconceptos. Esto hace que la tarea sea mucho más exigente. En psiquiatría. como una persona con todas sus necesidades. mucho más delicada que la que se desarrolla en otras áreas. lo que inclina la balanza a favor del enfermero. las personas que trabajamos en esta actividad debemos hacerlo en completa libertad. En el caso del enfermero. que maltratan a los pacientes y se aprovechan de ellos. • LA CULTURA: La cultura popular ha tenido muchos temores con respecto a la enfermedad mental. no se da esta fragmentación. Es un encuentro de un débil con un fuerte. defectos. por lo dramática. temores y limitaciones. por su personalidad y aun por su misma actitud frente a la vida. El enfermero está obligado a discernir entre el actuar y el no hacerlo. por las características propias del enfermero. motivado por una vocación de servicio y de ayuda al más necesitado.

ya sea para inmovilizar a un paciente agitado o decidir cambiar de posición a un paciente que tiene el riesgo de escararse. Aquí la empleo en el exclusivo sentido que le dio Cristo en la “parábola del Samaritano”. por el riesgo alto de sobreactuarse y terminar procurando un mal en lugar del bien inicial pretendido o porque en ese caso en especial lo más prudente es el no hacerlo para no realimentar las dinámicas que hacen que el paciente presente determinadas manifestaciones. En la Clínica. Sobre el trato que se daría a cada uno de los pacientes tenemos que pensar en la necesidad de cada uno y planear una estrategia en cada caso. De este informe quisiera subrayar los planteamientos con respecto a: . Hay otros casos en los que es indispensable un actuar oportuno y eficiente. Marcado por el contexto cristiano de nuestra cultura. este actuar se integra al de un conjunto de personas dispuestas a crear unas circunstancias favorables para que una persona se recupere. Ninguna intervención es neutra o insignificante.Prioridad de los pacientes sobre los médicos. A este respecto anota el Doctor: “En nuestro lenguaje vernáculo la palabra “prójimo” suscita la idea de alguien anónimo. recoge el recurso narrativo a que hubo de acudir el Señor para rescatar el concepto de prójimo de la pérdida de su significación originaria en el uso que le daban sus contemporáneos. .Cambio en la relación Medico Paciente de una relación de Poder. a una relación de no. Hasta ahora he hablado de una forma de tratar a un paciente como se haría en cualquier clínica del mundo. no logramos los resultados con la misma eficiencia. Debemos tener en cuenta que. En una de las tantas interpelaciones en que los judíos expertos en el conocimiento e interpretación de la Ley . La Clínica Santo Tomás se ha caracterizado por tener en este punto unos de sus determinantes más fuertes y decisivos para la recuperación de los pacientes.Poder o de pie de igualdad. en este informe plantea varios puntos prioritarios entre los que se destaca la invitación identificar al enfermo mental como prójimo. El éxito de este encuentro va a estar determinado por la actitud del enfermero y no por la del paciente. por el contrario. Así mismo. Este encuentro puede ser determinante para el bienestar del paciente. podemos contar con enfermeros bien dispuestos pero si no integramos el actuar de unos y otros. Podemos tener los mejores médicos pero si no tenemos un personal de enfermería bien dispuesto y acogedor. independientemente de lo que tenga el paciente o la situación que nos presente. que es la de Persona-Persona. ya sea a favor o en contra de esta recuperación. no estamos solos y siempre podemos contar con la presencia de otras personas que nos pueden ayudar a resolver una situación específica. El doctor Hernán Vergara definió o marcó la guía que debíamos seguir a este respecto en su informe a la Asamblea General de Accionistas en 1. prójimo es el anónimo a quien debemos “amar como a nosotros mismos”. tampoco vamos a obtener buenos resultados.991.Identificación del enfermo mental como “prójimo”.quietud. el éxito de un tratamiento no está centrado únicamente en el actuar médico. determinantes. . Este texto capital de la predicación de Cristo. En algunos casos hará que un paciente acepte con tranquilidad seguir alguna indicación terapéutica o en otros que se sienta maltratado y prefiera buscar salir de la clínica. Todos y cada uno de los que intervenimos con un paciente somos importantes y en un momento dado.

a ese pobre que nos sale al paso con su necesidad. a ese diferente. para poder acercarnos a ese otro. por lo que mediante el método científico. es amar a alguien que. la pregunta no sería el tema metafísico de “quién es mi prójimo” sino la operativa de “¿cuándo actúo como prójimo de alguien?”. aún si se empeña en parecer un demonio. y para acercarnos a él como si fuera uno mismo. a la manera que se es un correligionario. uno no se hace prójimo de otro por lo que este parece ser. El samaritano era diferente al judío caído en desgracia. La invitación es a que cada uno de los que trabajamos en la Clínica Santo Tomás se haga prójimo del enfermo. Hacerse prójimo es conocer a otro no por lo que uno percibe con sus sentidos sino por lo que ha oído acerca de él. Después de su respuesta. El otro. etc. el prójimo no es ni lo que pensaban los judíos ni lo que sugiere nuestro lenguaje vernáculo. de paso. para quien es su correligionario y su compatriota. ¿quién es mi prójimo?” (Lucas 10. un copartidario. Sin duda. Jesús tuvo que darle la vuelta a la pregunta. Lo era por raza. y ésto no sólo para quien es un extraño sino aún. es un diferente por todos los aspectos por donde se le tome. un consocio. porque cree que el otro es alguien distinto del que parece ser. Para ser prójimo hay que hacerse. Así. un compatriota. probablemente pensaban que solamente los judíos entraban en la privilegiada condición de tener que ser amados. Para frustrar la celada y. No es un “semejante”. alguno le preguntó: “Y.29)i. Por la respuesta de Jesús. un necesitado. cuando es un pobre. por nacionalidad y hasta por clase social. . hay que llegar a serlo. la palabra no sonaba en los oídos de un judío lo mismo que suena en los nuestros después de 20 siglos de cristianismo. por su desgracia. por religión. como en la parábola. El prójimo no es simplemente una persona con la que se pueda establecer una relación persona-persona. Mosaica intentaron poner a Jesús ante un problema insolucionable. Para la fé cristiana. Más aún. Uno se hace prójimo de otro por la fé. ha dejado de ser amable y hasta ha pasado a ser detestable. No se es prójimo. De acuerdo con otras enseñanzas del Levítico. un correligionario. Al contrario. Hacerse prójimo es hacerse Dios para alguien que sólo puede ser salvado por Dios. a la manera que se es un hombre. Por lo que ha oído acerca de él en la Palabra de Dios. o por el sentido común o por la simple razón se puede conocer de él. no tiene nada que atraiga el interés. uno sabe que el otro es una presencialización de Cristo. Hay que despojarse de todas las cosas que nos constituyen en un semejante.. rescatar para el lenguaje en uso ese concepto tan fundamental en la Revelación. un vecino.

en las heridas y se las vendó. Al día siguiente. lo vio y se compadeció. pasó de largo.Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó. Y Jesús le dijo: . montándolo en su cabalgadura. Coincidió que bajaba por aquel camino un sacerdote y.Ve y haz tú lo mismo’ (Lucas 10. Después. Lo mismo un levita.29 y ss). sacó dos denarios. . al verlo. lo vio y pasó de largo. llegó al lugar. lo cubrieron de golpes y se fueron dejándolo medio muerto.i ‘Pero el maestro de la ley. lo condujo a una posada y lo cuidó. ¿Quién de los tres te parece que se portó como prójimo del que tropezó con los bandoleros? Contestó: . se los dio al posadero y le encargó: “Cuida de él y lo que gastes te lo pagaré a la vuelta”. dijo a Jesús: -¿Y quién es mi prójimo? Jesús entonces le contestó: . queriendo justificar su pregunta. Un samaritano que iba de camino llegó a donde estaba. Le echó aceite y vino.El que lo trató con misericordia. Tropezó con unos bandoleros que lo desnudaron.