Está en la página 1de 1

LOS PERROS DE LA CRISIS

Hace tiempo, unos científicos con bastante mala leche, introdujeron a unos perros
en unas cajas con comida; sólo podían recogerla pulsando un botón. Pero una vez aprend
ido, a estos científicos tan simpáticos, se les ocurrió rodearles de rejillas electrif
icadas y aplicarles una descarga eléctrica cada vez que apretaban el pulsador. Los
pobres perros, al principio, se ponen nerviosos, van de un lado a otro de la ca
ja, gimen y buscan comida desesperados, según va creciendo el hambre. Hasta que ll
ega un momento en el que se dan cuenta de que todo esfuerzo es inútil y se arrinco
nan, muertos de miedo, sin hacer nada, esperando su final. Es el fenómeno conocido
como “indefensión aprendida”.
La mayoría de nosotros, como los perros, sólo intentamos llegar a nuestro plato de c
omida. Pero de repente alguien electrifica el camino y nos da un calambrazo de v
ez en cuando, para tener cajas más grandes y que no podamos morder. Los bancos nos
mienten y nos dan un dinero que no existe, pero con el que se enriquecen. Cuand
o todo se destapa, tenemos que pagarles de nuestros bolsillos sus mentiras ¿qué sign
ifica eso? Que les regalaremos nuestros ahorros mientras endeudan nuestros servi
cios, con lo que tendremos que acabar pagándolo con nuestro propio plato de comida
: plas, calambrazo. Como la cosa “está muy mal”, se ponen todos a despedir como locos.
El objetivo es que los que ponen las rejillas electrificadas no lo paguen, clar
o, que para eso son suyas. Por eso se hacen “reformas laborales” en las que se abara
ta el despido para hacer más fácil los calambrazos y que los que electrifican nuestr
as vidas tengan más poder, para más cajas y más obstáculos a nuestro plato de comida. No
contentos con eso, como ven que el perro sigue teniendo un platito chico para c
omer en forma de subsidio pues, calambrazo, a quitarlo. Se oyen voces diciendo c
osas como que ya vale de tanta comida para los perros, que eso no se puede soste
ner. Así que se inventan una campaña de alimentación a los perros que ya están muriendo
de hambre en forma de “rescate”. Eso significa que te darán un plato y tú tendrás que paga
r tres; con lo que más y más perros caen y se arrinconan. Eso sí, las rejillas, al hab
er más espacio, son cada vez de mejor calidad y más mortales.
A todo esto, a un grupo de perros, se le ocurre montar una huelga. Los perros pi
jos, tipo Yorkshire, y éstos con lacitos que van en brazos de mujeres ricas y son
siempre franceses, acostumbrados a vivir bien, gritan y se quejan. Pero los pode
ncos españoles, con cara de hambre, agachados y en plena indefensión aprendida, se a
rrinconan y te ladran si te unes a la huelga, no vaya a ser que los pocos que ti
enen algo lo pierdan. Así que, cuando les dicen que tendrán que luchar hasta viejito
s por su plato de comida, se callan y suspiran.
Hoy, los Profesores Frankenstein de las cajas electrificadas están planeando una m
ordida general al cuello de los perros españoles en forma de “rescate”. Cuando un 20%
ya está arrinconado, sin poder siquiera buscar su plato y, además, el de seguridad s
e lo quitan, planean nuevos calambrazos. Su sed de sangre no se calma con nada…
"Los perros de la crisis": Gentevista. 13 de Diciembre de 2010.
http://www.gentevista.com/?p=1233