Convulsiones psicógenas (no epilépticas

)

En qué consisten las convulsiones psicógenas Se trata de ataques similares a los ataques epilépticos, pero que no están provocados por descargas cerebrales anormales, sino que son una manifestación de malestar psicológico. Con frecuencia, estas personas parecen tener convulsiones generalizadas, con caída al suelo y temblores, similares a un ataque epiléptico tónico clónico. Con menor frecuencia, pueden ser similares a las crisis de ausencia o ataques parciales complejos, en los que se produce una pérdida de la atención, con la mirada perdida. Causas Las convulsiones psicógenas son de origen emocional y están relacionadas con el estrés. Muchas personas con este tipo de convulsiones utilizan peores estrategias de afrontamiento del estrés que el resto de las personas. Un gran número de pacientes con este tipo de ataques ha sufrido alguna experiencia traumática, como abuso físico o sexual, divorcio, muerte de un ser querido o alguna otra pérdida importante o cambio repentino. Algunas de estas experiencias pueden haber tenido lugar en un pasado lejano. Las convulsiones psicógenas son una manifestación física inconsciente de un problema psicológico y se consideran un trastorno de conversión, los cuales se encuentran clasificados dentro de los trastornos somatomorfos. Concretamente, el nombre correcto para el trastorno que padecen estas personas sería del de trastorno de conversión con convulsiones. Los trastornos somatomorfos son trastornos cuyos síntomas sugieren la existencia de una enfermedad médica, pero en los que no puede encontrarse ninguna causa médica que los explique. En el trastorno de conversión, los síntomas son similares a los producidos por un trastorno neurológico, pero se producen como consecuencia de un conflicto psicológico. Son

el hecho de que las convulsiones sean de origen psicológico no significa que sean intencionales. también conocido como trastorno de estrés postraumático (TEPT). las cuales pueden encontrarse en muchas personas con convulsiones psicógenas. dé lugar otros problemas de tipo psicológico como depresión o ansiedad. psicóloga y profesora de la Universidad de South Florida. el clínico ha de tomar el ataque aisladamente para ver qué representa en términos de emociones y recuerdos y dónde se encuentra almacenado en el cuerpo". su cuerpo puede absorber este trauma. abuso sexual o ser testigo de violencia. dice Susan Kelley. Las convulsiones psicógenas pueden formar parte de un trastorno psicológico.más comunes en la adolescencia y en los adultos jóvenes. Es decir. aunque puede aparecer a cualquier edad. sino que son creadas de manea inconsciente como un mecanismo de defensa para mantener el estresor fuera de la conciencia. Para tratar pacientes con TEPT. Aunque en muchas ocasiones el paciente puede narrar los acontecimientos traumáticos vividos. el ataque es el modo que tiene el cuerpo de expresar lo que la persona no puede expresar verbalmente. Ella explica que cuando una persona padece un trauma como abuso físico. lo que sucede es que el dolor emocional que es vivido como intolerable por la persona es sacado de la conciencia y trasladado al cuerpo físico. Por tanto. de manea que el malestar emocional deja de sentirse. los ataques son un manifestación de un trauma. pero también pueden ser una respuesta a un estrés agudo en pacientes sin evidencia de psicopatología. No es tampoco extraño que el mismo conflicto psicológico que esté produciendo los ataques. a menudo han sido bloqueados de la conciencia. Por tanto. Cómo se diagnostican las convulsiones psicógenas . "Para algunos pacientes con convulsiones psicógenas.

La existencia de una historia de otros problemas de origen psicológico como fibromialgia. Existencia de síntomas psíquicos como ansiedad. La prueba más fiable para el diagnóstico de convulsiones psicógenas es el video-EEG. sonidos. luces. Antecedentes de trauma sexual o abuso. Las convulsiones psicógenas no ocurren durante el sueño. dolor crónico y fatiga crónica suelen ser un indicativo de que se trata de convulsiones psicógenas. movimiento bilaterales no sincrónicos (como pedalear). Ciertos detalles de los episodios incluyen características que no son consistentes con la existencia de ataques epilépticos. sobre todo si suelen causar ataques de manera consistente. como movimiento de la cabeza de un lado a otro. a menudo son normales en personas con epilepsia y no debería utilizarse de manera aislada para su diagnóstico. Existen algunas pistas que pueden indicarnos que se trata de convulsiones psicógenas: • • • • • • • • Los fármacos antiepilépticos no producen ninguna mejoría del paciente.Mientras que los EEGs suelen resultar útiles en el diagnóstico de la epilepsia. depresión. quejas somáticas múltiples y vagas e interacciones anormales con los miembros de la familia. Mediante el análisis del video y el EEG puede realizarse un diagnóstico bastante acertado. Consiste en monitorizar a una persona mediante una videocámara y mediante un EEG durante varias horas o días hasta que se produzca un ataque. como estar estresado o sentirse emocionalmente mal. Existencia de desencadenantes específicos que no suelen darse en los ataques epilépticos. aunque a veces lo parezca y aunque a menudo el paciente informe de que estaba durmiendo. . tartamudeo y arquear la espalda. un afecto inapropiado o ausencia total de preocupación. gemidos. desencadenantes emocionales. ciertos movimientos. Convulsiones que ocurren sólo en presencia de otras personas o únicamente cuando el paciente está solo. Otros desencadenantes que sugieren la existencia de convulsiones psicógenas son el dolor. Por ejemplo.

debido a que algunas personas se niegan a aceptar que padecen un trastorno de tipo psicológico. Por ejemplo. Movimientos pélvicos (sobre todo empujar hacia delante). el tratamiento más indicado es la psicoterapia. hipoglucemia. Ataques no epilépticos de origen fisiológico Otro tipo de convulsiones no epilépticas pueden tener un origen fisiológico. Duración prolongada (2 a 3 minutos) Tratamiento Dado que es un trastorno psicológico. arritmias cardiacas. Pueden tener múltiples causas. ataques isquémicos transitorios.• • • • Mantener los ojos cerrados durante los ataques (en la epilepsia los ojos permanecen abiertos). intoxicación por drogas o síndrome de abstinencia. migrañas complicadas. Inicio y cese gradual de los ataques. pueden estar asociadas a episodios sincopales. los cuales serán también tratados a lo largo de la psicoterapia. Por tanto. . ataques de pánico. las personas que aceptan el diagnóstico tienen más probabilidades de superar tanto los ataques como el problema subyacente que los está causando y que tal vez está también provocando otros síntomas. Y pueden deberse a disfunción del sistema nervioso autónomo. y estas cifras son aún más elevadas en el caso de niños y adolescentes. Con una terapia adecuada los ataques desaparecen en el 60-70% de los adultos. Un error común consiste en rechazar el diagnóstico y no seguir un tratamiento.