Está en la página 1de 25

Revista Soy Rock – Año 4 – Febrero 2008

LAS MANOS DE FILIPPI:


HARDCORE EXPLOSIVO
Quince años de piquetes musicales ubican a la banda encabezada por Cabra
como la más combativa y politizada del rock local, condición reafirmada en
“Control Obrero”, su último disco que es una bomba.

En toda empresa, cualquiera sea su tamaño hay que tomar decisiones. En una
multinacional o en una pyme, las decisiones están determinadas por los intereses de la
patronal, que van a ser siempre diferente de los obreros (por más que los formadores de
McConciencia quieran instrumentar la idea de que una corporación es una gran familia).
Distinto es el caso de un emprendimiento que se encuentra en manos y en control de los
trabajadores, ya que, al ser una organización basada en la horizontalidad, debe favorecer
por igual a todos los compañeros de clase. A esa categoría pertenece Las Manos de Filippi,
una “empresa de arte bajo control obrero”, según sus integrantes.
Poco antes de festejar su cumpleaños número 15, el grupo, reunido en asamblea, decidió
despedir a Mosky (guitarrista, segundo cantante y usina creativa) por motivos políticos y
personales. “Porque lo político también es personal”, afirma Cabra, cantante, miembro
fundador y delegado de peso. Según Pecho, trompetista y activista de Músicos Unidos por el
Rock (MUR), “por unanimidad” se decidió que la parte más oscura e industrial de Las
Manos siguiera por otro camino.
Para Cabra, la partida de Mosky “fortaleció el mensaje” que la banda plasmaría en
Control Obrero. Sin embargo, ese fortalecimiento no pudo evitar que se retrasara la edición
del disco, cuyo packaging es imitación de una bomba marca Acme. El retraso se debió a que
algunos de los temas llevaban la firma de Mosky (actual líder de Elektromanos). Las Manos
aprovechó esa pausa para grabar de nuevo las guitarras con Gaspar Benegas, guitarrista de
Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, la banda estable del Indio Solari.
-¿Perdieron un cantante o ganaron un guitarrista?
Cabra: Recuperamos musicalidad. Y nuestra verborragia ahora esta más planeada. El
ingreso de Gaspar nos abrió un abanico: tiene vuelo por otro lado; compone temas
divertidos.
-¿Ahora Las Manos se considera una banda divertida?
Cabra: Mirá, “What Colors?” tiene una letra que es la primera lección de un libro de
ingles que tenia por ahí.
Pecho: Onda “Lesson 1” (risas).
Charly: Mirá que los shows de Las Manos son muy variados, ¿eh?
Cabra: Claro, tampoco es todo tan textual como “Sr. Cobranza”. Hay otros temas que
hablan de otras cosas… aunque todo es política.
-¿Cuál es la marca distintiva del sonido de Las Manos?
Cabra: la combinación de ritmos y una entrada medio melodía hasta que, en un
momento, se pudre todo. Hay un tema nuevo que se llama “Música careta” que me hace
acordar a los primeros que hacíamos por el año ‘92.
Pecho: en el disco puede convivir un tema heavy con un reggaeton, así como un tango
puede transformarse en death metal. Nuestro estilo es hacer lo que nos da la gana.
Cabra: Y eso es lo que hay proteger de esta privatización del rock: tu estilo. El papel
que tiene que recuperar el arte o la música es que vos la escuches dentro de 100 años y te
lleves una impresión de lo que pasaba en ese momento. Eso no se logra leyendo el diario
todos los días, sino siendo sincero. Si a tu reflejo de lo que está pasando lo agarra un
productor y le entra a meter el estribillo para que sea un hit, pierde sentido artístico y en 10
años no te va a recordar nada.
Pecho: Las canciones de ahora parecen jingles.
Charly: Hoy las bandas son funcionales al sistema; no rompen con él, ni con las
formulas, ni con los parámetros.
-¿Y por que participaron del Quilmes Rock 2004?
Charly: La independencia es que no te cambien lo que vos decís. Nosotros tocamos en el
Quilmes, pero no dejamos de ser auténticos porque tiramos nuestro mensaje en contra de los
grandes aparatos.
Pecho: En el 2004 también participamos del Festival Sin Marcas. En los festivales de
ahora vos vas y no sabes ni quien toca.
Cabra: Cuando la chica que escribió No Logo (Naomi Klein) estuvo por acá le hicieron
un reportaje en el que contaba que en Canadá empezaron a organizar festivales con nombres
de las marcas y cada vez más chicos los de las bandas. Ahora vas al Festival Heineken y
capaz que tocan los Rolling Stones, pero ni te enterás porque el nombre del grupo ni se lee.
Acá vamos hacia eso… pero, desgraciadamente, no tocan los Rolling Stones (risas).
Pecho: Con nuestra militancia en el MUR ya hicimos seis en Plaza de Mayo; al último,
que lo hicimos el 7 de octubre en homenaje al Che Guevara, fueron 30 mil personas, igual
que una fecha del Pepsi Music. Si tenemos que hacer un festival, lo hacemos de esa manera.
Y de los otros, si nos llaman, también participamos.
Cabra: Nosotros tocamos y vamos a todos lados. No es tan difícil ser independiente, lo
básico es respetar tu música. Después tenés que ir al Coto, al Quilmes Rock y ensuciarte las
manos con este sistema porque no te queda otra. Por eso hay que defender tu música y
pelear para estar en todos lados, pero sin ceder espacio.
-El Indio dijo que el rock estaba muerto como movimiento contracultural.
¿Ustedes están igual de escépticos?
Cabra: Primero, el rock es cultura. Lo que esta muerto como cultura es lo que agarra
una compañía. Eso es un producto, no cultura.
Pecho: Una compañía puede llegar a descartar a un músico si al productor no le gusta
como toca.
Cabra: Eso no es algo que exclusivamente pase en la música. Hoy en día, no hay
telefónicos independientes. Depende de que los que están súper explotados se organicen.
-¿El rock es un gremio?
Cabra: Si, es un gremio nuevo y sin experiencia. Así que hay que apostar a que crezca.
Hay que generar conciencia y vivir la experiencia.
-¿Que respuestas obtienen de sus colegas cuando les explican esta concepción?
Cabra: Lo que pasa es que están muy a la vista los problemas. Explicar cuesta poco, lo
que cuesta es tocar. Todas las bandas que la están remando suenan, seguramente, muy
diferentes de las que tienen apoyo de la industria. Por eso hay que apostar a lo que uno hace
y usar a las compañías como difusoras… si se puede.
-¿Qué es el éxito, para ustedes?
Cabra: A nuestra edad, y por todo lo que venimos remando, el éxito sería poder trabajar
de la música, como lo hacemos, pero sin la presión de que pueda faltar el laburo. Lo que me
ayudaría para seguir adelante sería poder mantener a mi familia sin pensar que sigo siendo
un rebelde o un marginado. Se me hace difícil pensar en el éxito que venden las compañías.
Quizás sea más fácil pegar un laburo de diariero y seguir haciendo música. Pero eso te quita
la posibilidad de expresarte como artista porque terminas entregando tu creatividad. Pegar
un laburo de ese tipo te saca el problema de la guita, pero dejás de lado tu posibilidad de
expresión.
-¿Están convencidos de que para trabajar en una compañía hay que resignar lo
artístico?
Cabra: Si vos sos Led Zeppelín, no.
Pecho: En los ‘80, una banda de rock nacional grababa un disco y las compañías se lo
editaban. No creo que a Soda Stereo le hayan dicho como tenían que hacer sus cosas. Eso
es algo que pasa ahora, en los últimos 10 años. El negocio va cambiando.
Cabra: así como en los festivales, fueron quitando los nombres de las bandas, en las
compañías fueron quitándole poder a los músicos. Fue entonces cuando tomaron renombre
los productores o los sellos mismos. Para mi, la futbolizacion del rock no está en llevar
bengalas o trapos, sino en que quieran convertirlo en un comercio nefasto. La banda tiene
que decidir si quiere un productor y quien debe ser ese productor. La banda es la empresa
que decide todo.
-¿Están abiertos a la posibilidad de trabajar algún día con una multinacional?
Charly: Si, porque Las Manos no se dejaría tocar nada. Habría que ver qué es lo que
nos aportan sin tocar nuestro mensaje.
Pecho: Si viene una compañía discográfica, nos saca el disco, cumple con todo y
presenta un contrato que nos guste, lo firmamos. Pero eso no existe, así que nosotros
tenemos que seguir haciendo lo nuestro.
Cabra: Nosotros siempre rompimos con todo: hicimos la “Cumbia del cucumelo”
cuando acá ni existía la cumbia villera que habla de drogas. Con “Sr. Cobranza” también
fuimos innovadores en nombrar políticos desfachatadamente. Esos vendrían a ser nuestros
logros en busca del éxito.

EN PARALELO

Los integrantes de Las Manos de Filippi despuntan el vicio musical en segundas


agrupaciones.
Cabra comenzó en 2000 a cantar los tangos corrosivos de Che Chino, junto a Bernardo
Hoffman, primer guitarrista de Las Manos. En algún momento, Che Chino llegó a ser un
trío cuando se prendió Eli Suárez de Los Gardelitos. Cabra cree que “está bueno meterse en
otras cosas para no cortar el mambo” del proyecto principal. Che Chino editó en 2006 el
disco Tango Argenchino, que en su tapa tiene un Che Guevara con ojos de alcancía. Otros
grupos en los que está metido Cabra son Los De Veguita y Agrupación Mamanis que dio
vida a la “Cumbia del cucumelo”. Este año, Agrupación Mamanis editaría el sucesor de
Reír para no llorar (1996).
Cuando no soplan los vientos de Filippi, Pecho y Charly se cuelgan el bajo y la guitarra,
respectivamente, para cantar al frente de La Corporación
(www.myspace.com/lakorporacion), un combo de thrash con ruido a motosierra.

Hecho en BS. As. – Año 7 – Enero 2008

MANU SANTA
“Hay locuras que no duelen y dan vida a la sociedad”

…Ahora estamos sentados ahora en la soledad de una salita de la misma radio FM La


Tribu y el incansable músico de 46 años [Manu Chao] recibe a HBA en exclusiva, mientras
hace un descanso en la grabación en la que además participan Los Piojos, Lalo Mir, Las
Manos de Filippi, Aztecas Tupro, que circulan por las salas de la radio…

Hecho en Bs. As. – Año 7 – Diciembre 2007

HASTA LAS MANOS SIEMPRE


El nuevo disco Control Obrero tiene como invitados a Fermín
Muguruza y Albert Plá.

Con un nuevo disco que es una bomba, la banda más incorrecta del rock argentino
le cuenta a Daniel Hofer por que creen que Cromañón fue la nefasta oportunidad para
privatizar el rock al tiempo que encienden una denuncia contra las discográficas, sin
perder nunca la ironía que los identifica.

Después de editar un disco titulado: “Arriba las manos esto es el Estado”; adelantarse
al “que se vayan todos” con Sr. Cobranza, denunciar que: “son todos narcos”; apoyar “los
métodos piqueteros” y hasta proponer: “hay que matar al presidente”; decir que un disco
de Las Manos de Filippi es una “bomba” no sorprendería a nadie. Pues bien. Lejos de
cualquier floreo metafórico, Control Obrero, el nuevo y doble trabajo de la banda más
incorrecta del rock argentino ¡es una bomba! Si una bomba. ¿De qué se trata? ¿Cómo
salió? “Salió de delirios, como salen más o menos todas las cosas de la banda”, explica
Hernán “el Cabra” de Vega, desde el living de su departamento –prestado aclara– en el
norte de la Capital.
El originalísimo artefacto más cercano a la vidriera de una juguetería que a las bateas
de las desquerías, es una esfera negra de plástico que se separa en dos mitades y de la que
sobresale un cordón blanco que hace de mecha. Al abrirla, encontramos dos discos y un
librito circular con las letras de los temas. El primero, contiene 11 canciones de Control
Obrero – más un bonus track interactivo – mientras que el segundo es el registro en vivo del
festejo de los 15 años del grupo.
Mientras ceba unos mates en jarrito y su hija Agustina, recién llegada del colegio,
chatea en la computadora, el woodyallenesco cantante sintetiza el largo camino por “la
bomba”. “Tres años tuvo de trabajo. Tres años con la idea de sacarlo todos los años. Tuvo
sus trabas pero las pudimos superar”.

-¿En que se notó más ese cambio?


Lo que tenía en aquel principio “la bomba” es que no era tan absurda, tenía una gráfica
más oscura, no tan humorística, no estaba tan a la vista la ironía. A partir de la última
etapa le empezamos a dar algo más light, más irónico porque ya lo que son fuertes son los
temas. Lo que llevó a la ruptura con el Mosky es que la banda ira para otro lado, no
coincidíamos con él en eso y ahora la banda se siente más plantada con una postura más
divertida sin dejar de hacer música nuestra y comprometida. No es que tuviera que ver solo
el Mosky, sino que era lo que quedaba como resultado de todos nosotros con él incluido.
Pero siempre a Las Manos, cuando hubo que dividir los caminos le hizo bien a todos los
músicos, a los que se van y a los que se quedan. Creo que esa es la idea de trabajar con
gente – y más siendo independiente – trabajar con gente que tire para el mismo lado, sin que
sean personas exactamente iguales.
-¿Cómo llegaron músicos como Albert Pla o Fermín Muguruza a participar del
disco, como se conectaron?
En estos tres años, cada artista que pasaba por Buenos Aires que nosotros teníamos
afinidad, íbamos, los contactábamos y se acercaban al estudio. La verdad con todos tuvimos
la mejor onda. Así fue con Albert Pla, Diego Cortez –que es guitarrista– y Judith que
trabaja en el espectáculo de ellos. Fermín nos mando algo de allá grabado. También están
Pablo Rodríguez de Los Decadentes. En el show de los 15 años y en este disco retomamos el
contacto con toda la gente que pasó por Las Manos.

LA RISA, REMEDIO INFALIBLE

Desde sus comienzos, allá por el 92, en reductos under como el bar El Dragón del
Abasto, el humor y el ingenio formaron parte de los métodos Filippianos. De esa época son
“El Himno del Cucumelo” –hit de la banda paralela de cumbia Agrupación Mamanis–
“Ballenas” y “Sr. Cobranza”, que en la versión de la Bersuit desató la polémica, cuando
una mano negra prohibió su difusión en la radio. “El humor, la ironía, son todos recursos
que enriquecen –explica el Cabra– cuanto mas uses esos recursos, bien usados, también se
enriquece el producto final. Los espectáculos callejeros tienen mucho de eso y yo por ser
artista callejero desde antes de armar Las Manos, quizás ese sea mi aporte a la banda.
Acercar lo que te da un espectáculo callejero a una banda de sale”.
- ¿También sirve como recurso para decir cosas duras de un modo más liviano no?
Y…sino te pegas un tiro. Nosotros hicimos Sr. Cobranza con la música de Tiburón. Y
en este disco hacemos un tema que habla de Cromañón con un ritmo de reggaeton. Jugamos
con el contraste, si lo hacemos todo oscuro, todo negro, es duro de tragar.

Pero mas allá del cadencioso ritmo caribeño al que se refiere el cantante, la extensísima
letra de Cromañón enciende la denuncia contra el rock privatizado, el monopolio de Pop Art
y Universal, la marginación del under y reparte culpas en todas direcciones. `Fuimos tan
asesinos como Chabán / con más o menos plata para gastar / nuestro muerto fue la
conciencia / y la desconfianza de este sistema cruel ´, comienza diciendo el tema.

- ¿Faltaba la autocrítica del rock?


Mira, nosotros participamos en el MUR (músicos Unidos por el Rock), que eran
asambleas de músicos y ahí se hablaba de esa forma. De que nosotros, las bandas, veníamos
cargando una inconciencia, un cuelgue importante, mas que nada por no exigirles al Estado
lo que merecemos, por no exigir que haya boliches para bandas nuevas, no exigir que hayas
escuelas de artes, no exigir que no te tengas que morir en un boliche o en una escuela. En
eso también esta nuestra inconciencia. Yo creo que lo que más podemos hacer los músicos,
mas allá de hacernos cargo de los cuelgues que tuvimos es hacer algo para que no vuelva a
suceder y no volver a lo que era antes. Exijamos que el Estado utilice la plata para la
juventud y no para pagar la deuda o hacer negocios negros.
-¿Crees que Cromañón fue un buen negocio para algunos?
Todas estas muertes que hubo en Cromañón se utilizan para privatizar el rock y la
cultura, y seguir marginando más a las bandas nuevas e independientes. El rock estaba sin
privatizar. Pero todavía no tenían el poder para de una vez por todas quedarse con todo.
Después de Cromañón el rock está recontra privatizado. Los únicos festivales que existen
son los festivales privados. Y si existe otro como el que hicimos nosotros en Plaza de Mayo
para los 40 años de la muerte del Che, no sale en ningún lado, porque también los medios
apoyan la privatización. Lo que pasa en el fútbol que muere gente todos los fines de semana,
si fuera independiente como el rock, se para y listo, ¿por un partido de mierda tiene que
morir gente? Se para. Yo no creo que cuando empezaron a clausurar fuera por el bien de la
juventud, fue por el bien de Pop Art.
- Sin embargo el primer corte del disco suena en radios vinculadas a Pop Art y el
rock privatizado ¿Cómo lo manejan?
En este disco estamos trabajando con BPR (Benditas Producciones Records), que es una
productora independiente, por el lado de la prensa y la distribución. Son contactos que
tienen las productoras. Nosotros nunca supimos como hacer para que te pasen, mas allá de
llevarle el disco a Lalo Mir o gente amiga, pero es un poco a lo que te lleva la privatización.
No podes competir con lo que te cobra Rock and Pop si querés hacer rotar un tema como
rotan los de las compañías privadas.
La independencia absoluta no existe. Vos salís a comprar y tenés que ir a Coto. No vas a
la Rock and Pop pero vas a Coto, no podés zafar del sistema. Nosotros, nuestra
independencia la defendemos en el disco, en la música. La independencia termina cuando
vos permitís que la compañía meta mano por medio de sus productos o la compañía opine,
no firmando un contrato. Antes la compañía ponía la plata y difundía el disco. Ahora
quisieron dar vuelta la tortilla, pareciera que los capos son la compañía con el productor y
los músicos son el último orejón del tarro.
- Pero hay bandas como Radiohead que sacaron a la venta su disco por Internet y
dejaron de lado a las discográficas. Sí... pero como le mandas la bomba por Internet?
(risas)
La idea de hacer esta bomba es darle un valor al original y también dale algo a la gente,
no sólo el chamuyo de que hay que apoyara las bandas y después te venden una cajita con
una tapita de mierda. Tenés que apostar vos primero; no esperar que la gente apueste. Yo
creo que a ninguna le hace mal que le bajen la música por Internet, al contrario, ¿Qué más
querés? Lo que pasa que todo este sistema de comercio hace que hasta Internet no sirva, el
interés comercial se pone en contra la tecnología.

SIN EL MOSKY

Es que además del esfuerzo lógico que supone para una producción independiente llevar
adelante una idea semejante –merito en gran medida de Atakarte, el grupo de diseñadores
que trabaja desde el principio con la banda–, la edición debió postergarse más de la cuenta
debido al alejamiento a principio de este año –por diferencia humanas político-musicales–
de Hernán “Mosky” Penner, guitarrista, cantante y uno de los históricos del grupo. Con el
disco ya terminado, la ruptura hizo que tuvieran que reemplazar los temas de Mosky por
otros nuevos y replantear la idea original. “La banda cambio, está en otra situación,
después de afrontar ese cambio tan grande como fue decidir seguir trabajando sin el Mosky,
la banda se planteó bien y ahora es otra cosa. Al terminar este disco empezamos a disfrutar
de todo lo que luchamos, la gente con la que pudimos tocar, estamos más contentos, más
relajados y disfrutando de todo lo que hicimos y lo que vamos a poder hacer ahora”.

Daniel Hofer

Revista Pronto – Año 12 – 21-11-2007

MINI REPO
Las Manos de Filippi

-Cabra, ustedes forman parte de los pocos grupos conocidos que manifiestan su
descontento con el gobierno actual. Y lo hacen saber a través de las canciones de su
flamante disco, Control Obrero.
-Siempre hicimos el mismo estilo. Sucede que hoy a las bandas que escuchas en las
radios, los que manejan el asunto les bajaron la línea a full. Igual, en el Ander hay muchos
grupos de se sienten identificados con nuestras letras y pensamientos.
-Lo mismo, las discográficas le encontraron la vuelta a lo indie y empezaron a
hacer un negocio enganchándolas con contratos, ¿no?
- Copan bandas independientes. La Bersuit lo era, pero cada vez tiene menos posibilidad
de hacerlo. Si siguen con esta política de no dejar que las bandas se expresen libremente, se
les va a terminar el negocio. Pretenden meterse en su artística y trasformarlo en lo más
comercial posible. No debería ser así con el rock ni con ninguna música.
-Como idearon una bomba de plástico como presentación del CD?
-En principio fue un dibujo en el que anotábamos las canciones en la sala de ensayo.
Después todo cayó en manos de Atacarte, la gente de arte que trabaja con nosotros.
Recuerdo que llegamos a pensar en utilizar los flotadores de telgopor de los baños y meter
discos ahí, pero cerro de hacerlos de plástico. Es impactante la repercusión que hay entre
los fans. Aparte, es una manera de que compren el original. Con eso no quiero decir que
estemos en contra de la piratería. Si no fuera por Internet, muchos no conocerían a nuestro
grupo.
-Cuando el Mosky se fue del grupo, apareció un comunicado que decía que se
había ido “por diferencias humanas y político-musicales que se incrementaron a lo
largo del tiempo”, ¿Se fue solo o le dijiste: “Si no te gusta, andate”?
-No soy el que tiene el poder para decidir. Todo se decide por mayoría. No todo es lucha
cuando sos independiente la banda tiene todo el derecho de decidir quien quiere trabajar o
no. La decisión fue para crecer, no para cagar a nadie. Nos hace bien saber que trabajamos
con gente con la que tenemos afinidad. Estamos con muchas pilas y con mucha energía.
-¿Cuándo se viene la presentación oficial del disco?
-Hace poco tocamos en Rosario y teníamos dudas del show porque era totalmente
renovado, con secuencias que nunca habíamos tirado en vivo. Por suerte salió todo bien y
fue una verdadera fiesta. El próximo compromiso lo tenemos el sábado 12 en una especie de
bar disco que se llama 565 y queda en La Plata.

Por Sebastián Duarte

Suplemento No – diario Página 12 – Octubre 2007

LAS MANOS DE FILIPPI CUMPLEN


15 AÑOS
LA CONTRACULTURA, DE FIESTA
SI HAY UNA AGRUPACION ARGENTINA ABANDERADA DE LA CONTRACULTURA Y LA
MILITANCIA POLÍTICA, ESA ES "LAS MANOS DE FILIPPI". LA BANDA CUMPLE 15
AÑOS Y LOS FESTEJA CON INVITADOS DE TODOS LOS COLORES, A EXCEPCIÓN DE
UNO, EL MOSKY, QUE FUE SEPARADO DE LA BANDA POR “MOTIVOS
IDEOLÓGICOS”…

Nacidos en los albores de la contracultura menemista, Las Manos podrían haber


triunfado en el showbizz, pero decidieron hacer un camino más radical. “Apoyamos a las
fábricas recuperadas y al movimiento piquetero. Nos hacemos cargo”, dicen.

Cabra y Pecho, el buró político de Las Manos de Filippi, pulen detalles para el cumpleaños
de 15 de la banda. Proyectan para este sábado, en el Colonial de Avellaneda, tres recitales
en uno –Agrupación Mamanis, Che Chino y Las Manos–, carnaval carioca, presentadores,
serpentinas y fiesta. Tango, cumbia y hip-hop duro y combativo. El Cabra odia hablar por
teléfono, pero en 10 minutos llama cuatro veces. La hora lo exige. “Van a venir músicos que
pasaron por la banda desde el principio, Sebas Zambrano, Bernardo, Ana Sol, El Tumba,
queremos que todo este tiempo quede reflejado”, dice y sigue convidando invitados. El
bunker es la sala–estudio propia que están a punto de terminar en Villa Pueyrredón, allí por
los lindes de San Martín. El olor a poxirrán embriaga y hay que esquivar bochitas de
cemento, cal y arena esparcidos por el piso. Pecho, también ultraocupado, informa y
condensa. “Yo no estoy desde siempre, pero creo que estos 15 años fueron cinco discos y mil
transformaciones. Hoy estamos menos verdes, más maduros.

Demorada la edición de Control obrero contra la explotación, el disco que hicieron cuando
aún estaba Mosky –ver aparte–, los planes B pasan por la edición del flamante Activismo
(DVD debut) y el estreno de nuevos temas que reemplazarán a los del Mosky. Entre ellos, El
ególatra y Cromañón, cuya letra opera como manifiesto, como suma total de las ideas que
Las Manos de Filippi representan como parte del ala izquierda del rock argentino.
“Siempre tomamos partido por lo que pensamos y lo apoyamos. Nos hacemos cargo.
Siempre apoyamos al movimiento piquetero, las fábricas recuperadas, y nos
respetamos mucho como artistas independientes”, sigue Pecho.

Cromañón es una especie de rap-reggaetón marca Filippi, que no calla ni omite. Denuncia la
privatización del rock y la persecución al under. Personaliza el beneficio monopólico de
Universal, Pop Art y otras compañías. Destituye a Ibarra de cualquier “perdón” y ubica a
Callejeros en una posición incómoda. “Estos 15 años fueron para ir descubriendo nuevas
transformaciones que le daban a la banda energía nueva. Hoy, por ejemplo, es un replanteo,
porque primero Cromañón y después la ida de Mosky nos pusieron en otro plano. Cromañón
fue un gran detonante para nosotros. Después de la tragedia, cambiamos un poco la cabeza.
Nuestra posición es denunciar al Estado, la privatización del rock y de la cultura en
general. Luchar y organizarnos como músicos trabajadores, salir de esa onda
estrella.” La edición de Control obrero... está demorada, porque de los 14 temas la mitad
pertenecía al Mosky. “Vamos a agregar temas nuevos y, además, Gaspar –guitarrista
nuevo– está grabando las guitarras otra vez. Sacarlo como estaba sería como una foto
vieja”, sostiene Pecho.

–¿Y el packaging (la bomba) va a ser el mismo?


Cabra: –Totalmente. Si el disco no llega a salir, las vendemos para Navidad o hacemos
baleros para los chicos (risas).

–¿Qué momento detectan, en estos 15 años, como el más intenso de la banda? ¿Señor
Cobranza, la crisis de 2001, el MUR, Cromañón?
Cabra: –Mirá, arrancar con La cumbia del cucumelo nos impidió laburar más en el medio
del rock con Señor Cobranza. Fue una barrera grande que tuvimos que afrontar, y lo
hicimos con Agrupación Mamanis. Pero lo que más fortaleció a la banda fue la crisis de
2001, cuando todas las radios pasaban cualquier cosa (risas). Pergolini, cuando se fue De la
Rúa, arrancó el programa con Hay que matar al presidente. Las bandas independientes, en
medio de la crisis, se reforzaron. Y nosotros también... ganamos mucho en identidad.

–¿Cómo tomaron que el Pelado Cordera les haya agradecido Señor Cobranza en
River, después de tantos años de polémica mediática?
Cabra: –Joya. Eso fue algo que arrancó torcido, pero hoy estamos más tranquilos a ese
nivel. No queremos problemas. Queremos avanzar y esas cosas tiran para atrás. El puterío
de los medios no da, ya estamos grandes.

–Se cerró un círculo...


Cabra: –Lo cerramos dentro nuestro. Es todo mental... es más real que Internet, te puedo
asegurar. Pasan los años, vos crecés y los otros lo hacen a la par tuyo.

–¿Haber “invitado” a Mosky a irse también fue cerrar un círculo?


Pecho: –Fue parte del crecimiento de la banda.
Cabra: –Respetarnos a nosotros mismos, poder decidir como banda en cuestiones grossas,
fuertes. No es que lo echamos al Mosky y chau; fue importante haberlo hecho en conjunto.
Nos fortaleció.

–¿Estaban totalmente convencidos?


Cabra: –Todos queríamos lo mismo.
Pecho: –Buscar un cambio, crecer. Da un poco de cosa hablar de eso, pero antes de Mosky
hubo cinco violeros más. Siempre fue y vino gente en la banda. Pasa que él cantaba y tocaba
la viola... tenía su power de showman el chabón, pero en la intimidad estábamos medio
incómodos y preferimos hablarlo como gente grande.

–La ideología siempre jugó un rol importante dentro de la banda. ¿Cuánto pesó en
este caso?
Cabra: –Había diferencias ideológicas ante la vida. Si surgen problemas, siempre es por
cuestiones de ese tipo. Pero no porque él sea anarquista y nosotros trotskistas... eso es una
boludez. Las diferencias tenían que ver con formas de aportar o no al grupo. De manejar
cierto poder sin destruir.
Pecho: –Además, la banda suena distinta, porque antes el Mosky estaba atento a cantar y
tocar la viola, y Gaspar, el actual guitarrista, no canta. No desatiende nunca la guitarra.

–Seguramente, la banda se resignificó. ¿En qué aspectos se nota más?


Pecho: –En la tranquilidad. La sensación es como cuando estás relajado con tu novia y te
tirás un pedo delante de ella (risas).
Cabra: –Nos confirma más que nunca que la cosa no es buscar la canción perfecta sino vivir
en paz. Cuando es así, la música sale sola. Una vez que vos solucionás tus problemas de
relación humana, después estás más preparado para crear. Un ejemplo práctico: en la
situación que estábamos antes, dudábamos hasta de sacar el disco... Hoy te digo que
estamos con pilas para hacer 30. Además, estamos como un perro manso, cuando antes se
ve que le ladrábamos a la gente.
Poetas de la zurda
En 15 años de carrera, Las Manos de Filippi representaron una suerte de “ala de
ultraizquierda” del rock argentino, y estuvieron presentes en cuanto espacio combativo
hubiera (piquetes, fábricas recuperadas, marchas, festivales contra la despenalización de
drogas). Por tal razón, la ruptura intestina entre los líderes de la banda, Hernán “el Cabra”
de Vega y Hernán “Mosky” Penner, recuerda a las rupturas intestinas entre las
agrupaciones políticas de la izquierda argentina. ¿Pero hay diferencias ideológicas
irrecuperables entre ambos Hernanes? ¿Se trata de un enfrentamiento por razones
programáticas? ¿Acaso un reagrupamiento de las bases? ¿Una distinta percepción de las
posibilidades revolucionarias del rock?
Dentro de la banda tuvieron, sí, diferencias estéticas: Cabra, con perfil callejero,
mundano, de guitarra criolla y mirada maléfica; Mosky, la “pata moderna”, con lazos con
la electrónica y el sonido industrial, y mirada siempre oculta por anteojos negros. Pero a la
hora de componer canciones, la cohesión resultó total. Al frente de Las Manos, el Cabra y
Mosky acaso tuvieron posiciones más enérgicas que ningún otro rocker durante los
gobiernos de Menem, De la Rúa, Duhalde y Kirchner. Dijeron “arriba las manos, esto
es el Estado”, denunciaron que “son todos narcos”, levantaron la bandera de los
métodos piqueteros y llamaron a la insurrección popular, a la huelga general, a no
pagar impuestos ni deudas externas y hasta a matar al presidente. Y si bien es cierto
que la mayoría de los hits de Las Manos fueron compuestos por el Cabra, la concordancia
de puntos de vista entre él y Mosky –los dos principales compositores de la banda– siempre
pareció muy alta. A tal punto que es difícil advertir qué canción pertenecía a cada uno de
ellos, responsables de engendrar –en la última década y media– los temas más combativos
del rock argentino, tanto propios (Los métodos piqueteros, Organización, Materialismo),
como “ajenos” (Sr. Cobranza, popularizado por Bersuit Vergarabat).
Seguramente Las Manos de Filippi puedan continuar su lucha a pesar del alejamiento
de Mosky, con el timón –más que nunca– en las pezuñas del Subcomandante Cabra. Pero el
rocker de izquierdas tendrá que ver cómo, una vez más, las divisiones internas parecieran
atentar contra las posibilidades de hacer la revolución.

Javier Aguirre + Cristian Vitale

Suplemento Si de Clarín – Octubre 2007

Las manos de filippi


BOMBA DE HUMO
Con un nuevo disco y muchas ganas de presentarlo, las manos hablaron sobre
todo lo que les interesa… y lo repitieron sin cesar.
El nuevo disco de Las Manos de Filippi, Control Obrero, es una bomba, pero de verdad.
La edición limitada del nuevo trabajo de la banda de “arte contracultural” (como dice su
cantante El Cabra) es doble, redonda, negra y hasta tiene una mecha. El primer disco (el
otro es en vivo) tiene 12 canciones donde aparece la temática de la piratería, Cromañón, el
gobierno de Néstor Kirchner y, de nuevo, un palo para la Bersuit.
La bomba sale mas de 40 pesos, un precio un poco excedido, si se piensa en la
mentalidad del grupo: “El precio salió del costo. No nos quedó otra que poner el precio que
nos dejó margen, pero viendo el precio de los discos y el trabajo que tiene este no me parece
caro”, comenta Hernán “Cabra” de Vega.
Durante la charla no paran de repetirse las palabras trabajadores, sistema, lucha,
marginación, privatización y demás. Por momentos parecería que la conversación es con un
candidato en plena campaña, pero no. Además, de repente, aparecen apreciaciones como
“tarifazo” que tiran el momento-tiempo como 8 años atrás. “Tenemos que llegar hasta
donde llega cualquier trabajador. Hay una mentalidad que intentamos imponer, esa de que
el músico no es una estrella iluminada. Un músico tiene los mismos derechos y obligaciones
que cualquier laburante. Las canciones son nuestra forma de expresarnos nomás y después
tenemos la obligación de involucrarnos en la lucha contra el sistema”, eso comenta el
Cabra, se extiende y explica entre un militante y un gremialista del rock, hasta donde puede
llegar su predica o su ideología.

- Estamos en plena época de elecciones. ¿Qué significa para ustedes? ¿Les parece
importante votar?
Pecho (trompeta y coros): - En lo que estamos rodos de acuerdo es en que lo que no
va es el sistema. La mayoría de los que se postulan son representantes del sistema y están al
servicio de el, debe haber algún candidato distinto, porque en esta elección se presentan
millones de asambleas.
C: - Las elecciones no son el camino para solucionar nada. La lucha día a día si, pero no
la que empieza tres meses antes de una votación. Ahora se ve que no hay oposición, están
todos apoyando la candidatura de Cristina. Igual yo voy a votar al Partido Obrero, porque
creo que es un partido que lucha siempre.
P: - El camino es la revolución, la gente se tiene que organizar.

- En “Sr. Cobranza” usaban de base la canción “El Tiburón” para bardear a todo
el mundo y ahora en “Cromañón”, ponen “Gasolina”. ¿Por qué?
Juan Gisower (batería): -es descontracturante, porque la letra es muy pesada.
C: - El tema es que ya esta todo inventado y cuando haces una canción recién al tiempo
te das cuenta de donde lo curraste. Nosotros, en vez de ocultarlo lo hacemos evidente.

- ¿Qué música nueva les gusta?


Juan: - Ellos están con el reggaeton, Calle 13 y eso. Yo no, como tampoco voto al
Partido Obrero.
P: - Villa Diamante es un genio. Mezcla cosas y te hace bailar.

Facundo Lozano.
Unión de Juventudes por el Socialismo
(http://www.ujs.org.ar/node/341)

Reportaje a las Manos de Filippi


"No hay nada más groso que luchar contra este sistema"

El 19 de mayo, en el teatro “El Colonial” de Avellaneda, Las Manos de Filippi


festejaron los quince años de la banda. Los creadores de “la Cumbia del Cucumelo”, “Señor
Cobranza”, “Cutral-co”, “Organización” y “Los Métodos Piqueteros” fueron reconocidos
como la “Banda del año” por Clarín a fines de 2001. Es que, como ninguna otra, Las
Manos está consustanciado con el clima del Argentinazo y las luchas populares. La música
de Las Manos se escucha en las tomas de los colegios y facultades, en los cortes de ruta, en
las huelgas, en las fábricas ocupadas y en los cortes de Gualeguaychú. Este reportaje a
Hernán Cabra es nuestro reconocimiento a una banda militante y de lucha, que llevó al
terreno de la música y la organización de los rockeros (el MUR, Movimiento Unidos por el
Rock), la rebelión popular que anida en nuestra juventud.

–Las Manos de Fillippi festejaron sus quince años. Hacenos tu balance.


–Que llegamos justo para poder festejar de la forma que lo festejamos, porque llegamos
con cosas atrasadas de respeto a nosotros mismos y llegó justo antes de esa fecha... Fue
groso que haya ido un montón de gente que pasó por la banda, que haya ido tanta gente, que
haya sido una refiesta; eso nos dio fuerza para seguir, para darnos un respeto a estos quince
años que no teníamos; íbamos como sin pensar para adelante, ahora estamos disfrutando de
estos 15 años. Gracias a que otra vez la banda como que tomó fuerza nueva con el ingreso
de Gaspar, como que se reorganizó la banda. Cada vez que tuvimos un momento así, de
quiebre de un equipo que venía laburando, salimos y arrancamos con otros. Como cuando se
fue el primer equipo de músicos de Las Manos, como ahora cuando se fue el Mosky, fue
como algo importante para la banda poder encarar eso y salir para adelante. Estos son los
momentos importantes, cada vez que la banda perdía el rumbo. Siempre fueron los mejores
momentos cuando pudimos retomar el control de la creatividad. Fue como una lucha
constante de Las Manos contra la competencia, el egocentrismo, todas esas cosas. Estos
quince años como que nos fortalecieron para poder encarar la lucha contra eso.
–¿Están preparando el nuevo disco?
–Sí, ahora todo el show de los quince años que arrancamos con Che Chino, la
Agrupación Mamanis y Las Manos lo tenemos filmado. Vamos a sacarlo en DVD con las
tres bandas. Lo vamos a sacar en disco también. El trabajo del disco que veníamos haciendo
con el Moski ahora, con el cambio de violero, se viene retrasando para fin de año, porque
estamos metiendo los temas con Gaspar, el nuevo guitarrista.
–¿Qué balance hacés de la experiencia del MUR (Movimiento Unidos por el
Rock)?
–Eso fue otro hallazgo en la carrera de Las Manos porque toda la experiencia que
hacíamos de acercamiento a los conflictos, las fábricas recuperadas, todo el palo combativo
de lucha de los gremios, antes de armar el MUR y antes de Cromañón, como que era algo
más personal entre nosotros y cada conflicto, como que se encerraba en Las Manos. A partir
de la masacre de Cromañón y de la idea de juntarnos y armar el MUR, también eso ahora
está dirigido a todas las bandas, como a una agrupación de bandas. Ya no se encierra tanto
en Las Manos. También porque se encasillaba en que sólo nosotros o las bandas de nuestro
estilo “protesta” eran las que podían apoyar. Para eso también el MUR sirvió: para
demostrar que la música va por un lado y que el apoyo y la organización van por otro. No
tiene nada que ver. Justamente es lo contrario: uno tiene que tratar de ser bien consciente
en la organización y después lo más libre posible para la composición y lo artístico.
–Qué pensás de las políticas de la “industria cultural” de Telerman?
–Cromañón fue como una mecha, como que empezaron a arrasar a partir de Cromañón:
se hizo más fuerte, apretaron el acelerador de lo que se venía queriendo imponer. Es de
terror porque es un laburo que hay que hacer más a conciencia, pero también está muy a la
vista porque cualquier pibe que quiera tocar o que tenga una banda, en la primera que tiene
que encarar a un bolichero se da cuenta cómo es todo el manejo que quieren imponer.
También depende de los músicos que la vivieron de otra forma que esto pueda llegar a
entenderse. Porque para muchas bandas nuevas es normal tener que pagar para tocar o
tener que vender entradas anticipadas. En ese punto se necesita de los músicos, que eso no
lo tienen tan incorporado...
–Se vienen las elecciones...
–Y... yo voy a votar al Partido Obrero. Y creo que es una oportunidad más para seguir
desenmascarando. Estas elecciones generan un ambiente más propicio para desenmascar y
están los políticos mismos más presionados... No volcar ningún tipo de expectativa de
solución de las cosas a través de las elecciones... pero desenmascararlos.
–Los mejores recuerdos de estos quince años...
–Y... cuando tocábamos en Cemento, con Che Chino, Agrupación Mamanis Stimulation
y Las Manos. Nos quedábamos tocando hasta las 8 de la mañana. Haberlo conocido a
Corneta, el de Los Gardelitos, el Bar de Hugo, El Dragón en el ’92/’93, que quedaba a la
vuelta del Abasto, un bar del under donde comenzamos a tocar Las Manos. Me acuerdo la
primera época de Las Manos, bien festiva, como más inconsciente y después todo...
–Y sacaron unos temas nuevos.
–Sí, varios; el de Cromañón... escuchando “Disco Yi”, que es un reguetonero, se me
ocurrió hacer un tema como “Señor Cobranza”. Así, rapeando, agarré el tema de
Cromañón, que es lo que venía puliendo en el discurso con el MUR y todo esa experiencia;
quise volcar lo que es la crítica a la privatización del rock y la cultura. Pero más que nada
para ponerlo no a discusión, porque no pretendo que se discuta el tema, pero sí que sea algo
de lo que se hable, que se empiece hablar por lo menos entre las bandas... También está
bueno destrabarse un poco. La función que tuvo “Cobranza” fue poder destrabarse y decir
que son todos narcos. Como que había algo que no se podía decir, “nombres propios”. Un
poco esa creencia de que hay cosas que no se pueden hacer. Lo quise hacer con el tema de
Cromañón, que es algo de lo que creo que tenemos que hablar, tratar de avanzar.
–Las Manos en los quince años; Prensa Obrera llega a las mil ediciones... Vos la
venís leyendo desde hace años. ¿Cuál es la influencia de la Prensa Obrera en tu
creación artística?
–Alguna vez dije de “Señor Cobranza” que la escribí luego de leer un editorial de
Prensa Obrera y me salió ese tema. Pero quizá cuando arranqué hace 15 años no tenía tan
formada una idea sobre un tema y ya me ponía a abordarlo. Era como más inconsciente,
más pendejo. Ahora como que me da cosa hablar de algo que creo que no comprendo; en eso
sí me apoyo en Prensa Obrera, que me ayuda porque hace un análisis de los temas y me da
elementos. Y si yo milito en el MUR, la Prensa Obrera es como que a mí me supera, como
que me tira algo más, como que me hace entender cosas que yo, por mí mismo, no las llego
a cazar. Me sirve.
–¿Qué mensaje les darías a las nuevas bandas?
–Que esto de Cromañón puso a la luz que no hay que luchar por un ritmo, un estética de
rock o arte. Nosotros estamos y la experiencia que llevamos... creo que los mejores
momentos quizá no fueron cuando nosotros sonábamos mejor sino cuando nosotros
humanamente nos llevábamos mejor. Creo que la búsqueda está en trabajar con gente que se
lleva bien, que se respeta, que está dentro de lo que de manera general percibe más o menos
lo mismo. No gente igual, no, pero que haya un respeto mínimo y después, cuando se
consigue eso, ahí empezar a investigar con lo que es la música. Si lo agarrás al revés, no da
resultado.
–¿Cuál es tu mensaje a la juventud que va a leer esto?
–Que hay que luchar, que hay que superar a este sistema. Y para eso hay que
organizarse. Seguir el ejemplo de la gente de Santa Cruz, de Neuquén, de lo que fueron los
estudiantes en Chile, como los del Pellegrini. Que vayan por ese camino, el de la lucha, de
enfrentamiento a este sistema. Si hay algo desesperanzador es este sistema. Por eso no hay
nada más groso que luchar contra él.
–¿Algo más?
–Sí, feliz cumple para la Prensa...
¿Tenés la última?

Soy Rock – Nº 41 – Octubre 2007

LAS MANOS DE FILIPPI


Control obrero

¡Al Fin! Hace (fácil) más de un año que el tercer disco de estudio de Las Manos de
Filippi estaba listo. Las Manos siempre consideraron al artista como un trabajador
cualquiera oprimido por el sistema capitalista. Control Obrero, una bomba de plástico
panfletaria que explota de canciones que bajan línea segundo a segundo. “Gracias por
ser amigo de Bush” es el típico hardcore filippino de sonido industrial, con trompetas que
rematan los silencios entre machaques. La guerra se pone picante en “Working”, cuando,
sobre bases electrónicas, describen las desventuras de un laburante. En “Graziaz” Las
Manos coquetean con el flamencore de los españoles Ojos de Brujo, y Tango da indicios de
lo que el Cabra hace en Che Chino, su agrupación paralela. “Música” agita a los músicos
poco comprometidos y entonces cabe preguntarse: ¿Cuándo el rock fue revolucionario?
¿Cuánto le afectan a Kirchner las barbaridades que dicen en “Sr. Esperanza”? ¿Es un arma
la guitarra? Que arranque el plenario.
Revista Pronto – Año 12 – 24 de octubre 2007

CONTROL OBRERO
Las Manos de Filippi Independientes.

Sin duda el disco del año. El Cabra y su gente no le tienen miedo a nadie a la hora
de denunciar o plasmar sus pensamientos. Increíble la presentación del disco (una bomba
con dos CDs) y su visión del tema Cromañón en versión reggaeton.

Rolling Stone – Nº 115 – Octubre 2007

LAS MANOS DE FILIPPI


Control Obrero…

[…]Finalmente llego Control Obrero, el nuevo disco de Las Manos de Filippi,


acompañado por otro que celebra los quince años de la banda con una grabación en vivo,
que incluye sus grandes éxitos del combat-rock (“Sr. Cobranza”, “Ballenas”, “Los Métodos
Piqueteros”). Lo mas llamativo es el inusual packaging en que vienen envueltos; una bomba
negra. […]

Indymedia Argentina (2005)


(http://argentina.indymedia.org/news/2005/05/291419.php)

Entrevista a Las Manos de Filippi


Entrevista a Cabra y Mosqui de Las Manos de Filippi en el marco del recital
realizado el Jueves 12 en la Plaza San Martín (La Plata), para protestar contra el
aviso de desalojo de la Casa Por Los Derechos Humanos “Hnos. Zaragoza”.

Indy: ¿Por qué vinieron hoy a tocar?


Cabra: Nos convocaron como siempre nos convoca la gente que está organizando algo
para solicitar algo por medio de la movilización, un recital pare exigir algo al estado.
Estamos en la lista de esa gente y cuando podemos venimos.
Indy: Ustedes estuvieron contando algo del MUR (Músicos Unidos por el Rock),
un movimiento que se está armando allá en Buenos Aires. ¿En qué consiste?
C: Nosotros hace años, mucho antes de Cromagnón pensamos que hay que ligar la
música, sobre todo el rock, con lo que son las luchas. Eso se entendió mucho mas después de
Cromagnón y mucho más después de las clausuras a todo el circuito under. Ahora que está
tan a la vista es posible hacer una asamblea de 300 personas como estamos haciendo con el
MUR que somos todos músicos de bandas con estos problemas y nos estamos juntando para
reclamar al gobierno espacios, presupuesto, salas de ensayo y que se hagan cargo de toda la
desocupación que crearon.

Indy: ¿Eso tuvo que ver con una movida que hicieron en Plaza de Mayo con
Eterna Inocencia y otras bandas?
C: Claro

Indy: ¿Ustedes también participan de la Unión de Músicos Independientes (UMI),


no?
C: Nosotros estuvimos participando en una asamblea pero ahora la situación es que la
UMI, una parte, el presidente… se ligó con el MUR. Y la idea es que en un futuro puedan
trabajar el MUR y la UMI con el conjunto, porque no realidad no es la misma finalidad uno
que el otro. La UMI es mas por el lado de los beneficios, conseguir precios, y esto es una
herramienta más para la lucha y el reclamo. Se trata de expulsar del sindicato a los
burócratas de SAdeM (Sociedad Argentina de Músicos). Porque nos estamos juntando en el
Bahuen pero es una vergüenza, nos tendríamos que juntar en el SAdeM que es el sindicato
nuestro. Bueno, eso, que sirva para limpiar toda esa corrupción, desde el sindicato hasta la
Casa Rosada.

Indy: ¿Y qué piensan de todo el tema de la piratería de la música? Piratería entre


comillas, del copyleft, podríamos decir…
C: Yo lo veo desde el otro lado, para mí los piratas son las companías. Un músico o que
a alguien le interese escuchar música está bien. Si no tiene plata para comprarse un disco,
está bien. Ahora que una compañía haga fortuna explotando músicos, ¡eso está mal! Los
piratas son ellos. Te quieren dar vuelta todo. Acá después de lo de Cromagnón el único preso
es Chabán. Sigue gobernando Ibarra, cierran los boliches, sucede todo al revés de lo normal.
Hay que organizarse como lo hacemos en el MUR para revertir eso. Que doscientas muertes
no sean al pedo. No sirva encima para que nos cierren los boliches, para que nos quedemos
sin laburo, y que siga Ibarra en el gobierno y preso Chabán, sino todo lo contrario.

Indy: Además que con esto se favorecen siempre los boliches más grandes. ¿no?
C: Claro, es privatizar el rock.

Indy: ¿Y cuál piensan que puede ser una posible solución a eso más desde abajo?
C: Hay un presupuesto que es para cultura. Nosotros como músicos apuntamos a que
ese presupuesto lo manejen los artistas. Y ese presupuesto es lo que nosotros ahora exigimos
que pongan boliches, manejados por los artistas, que haya presupuesto para que todos los
artistas puedan cobrar. Nosotros pedimos $250 que es el básico del sindicato por actuación.
No es como dijo Clarín que ahora pedimos un “Plan Roquear” . No! Pedimos un sueldo!
Hace años que a los músicos les hacen creer que está mal cobrar. Pero ahora es el momento
de ponerlo a la vista, porque hay tanta gente sin laburo que se ve más.

Indy: Y que se vea al músico como un laburante.


C: Claro, por primera vez me parece que el rock tomó esa iniciativa más política.
Estuvo en los comienzos del rock y esto es un avance muy groso en el rock. Es como
reclamarse parte de la clase trabajadora. Y ligarse a lo que es la lucha piquetera, a todos
los sectores que están luchando.

Indy: ¿Cómo la ves a esa lucha a partir de ahora? ¿Qué balance político hacen del
momento actual a nivel política nacional?
C: Te cuento la experiencia del MUR y eso es reflejo de todo. Nosotros en cuatro
semanas, en cuatro reuniones, empezamos siendo 30 grupos, 160 y ahora somos más de
trecientas bandas y sabemos que la semana que viene van a ser quinientas seguro y ya. Hoy
vinimos y ya se consiguió que otro grupo de bandas que se juntan acá en La Plata van a
participar del MUR para unificar. Crear más fuerza. Esto se tiene que expandir por todo el
país.

Indy: ¿Y la vinculación con los movimientos populares como la ven? ¿La del MUR
es una reivindicación corporativa o es más social?
C: Nosotros en la asamblea cuando fue el primero de mayo decidimos participar de la
movilización como parte de la clase trabajadora. En ese sentido las cosas que se discuten
son muy adultas. Ya arrancó muy claramente ciertas cosas que nos diferenciaban de otras
agrupaciones que intentaban hacer algo para resolver lo de Cromagnón, porque lo nuestro
está ligado a Cromagnón pero nosotros pedimos cárcel a Ibarra y que se vayan todos, y
juicio y castigo a todos los culpables de la muerte de la juventud y aparte no nos cerramos a
que participen las agrupaciones políticas. Al contrario. La asamblea tiene libertad de
discusión y después tiene poder para resolver. Los que hablan con el gobierno no es que van
y deciden ellos. Llevan mandato. En ese sentido es mas democrático. Además nos sentimos
parte de la lucha de los médicos, de los docentes, de los estudiantes, de todos los que
deciden en asamblea sin esperar del sindicato nada. O sea que estamos en la onda! Somos el
rock. No tiene que depender de nadie, ser rebeldía pura, crear, estar a la vanguardia. Esa es
la diferencia entre los que tratan de comprometerse con un cambio de sistema y los que van
a seguir apoyando la privatización del rock.

Y también ayuda polarizar la cosa. Hay que despejar el terreno para pensar más
tranquilo. Si vos todavía te crees que una banda que manda Santaolalla recontra estudiada,
que saben todo lo que tiene que tener un tema para vender doscientos mil discos, si eso vos
te crees que es rock, no podes pensar. Entonces una ves que quede bien marcada la
diferencia entre lo que es rock y lo que no es rock, ya va a ser mucho más cómodo escuchar
música. Yo escucho Bandana y me gusta, escucho Floricienta, y cuando escucho rock yo ya
se que estoy escuchando un producto y sabés lo que es el esfuerzo que le costó a un artista
independiente en este país hacer ese disco. Pero despuñés toda la música entra en la misma
bolsa porque querés bailar, divertirte, ahora te venden a La Bersuit, Arbol y todo eso que te
lo quieren vender como rock y son los caballitos de batalla de la privatización del rock. Los
ponen a ellos como los rebeldes del rock. Calamaro, con ese juicio. La justicia al servicio de
la venta de discos, porque el juicio no lo pueden hacer justo un día antes de que toquen en el
Luna Park. Eso es que le pusieron la guita a los jueces. Están usando los fondos de la
justicia para poner a Calamaro en la pantalla. Encima escuchás las declaraciones de
Calamaro y son bochornosas. Ni siquiera ayuda a los consumidores de droga.

Indy: En relación a eso también te quería preguntar sobre el festival que organizó
ARDA (Asociación de Reducción de Daños de la Argentina) del que ustedes
participaron, ahí en Palermo. Qué balance hacen de ese festival.
C: Apoyamos la causa de ARDA. Hace años que tocamos con ellos y hacemos cosas
juntos. Nosotros no somos militantes de esa causa. Yo apuesto a la lucha más por el Estado
que a pretender que este estado me autorice a fumar, de última me persigue un tiempo, pero
cuando echemos a estos a patadas en el orto, si fumar no mata a nadie, y de última podes ir
al hospital y preguntar. O de última mata a alguien, pero cada uno sabe lo que tiene que
hacer.

Por Cronopio Rojo ((( indy LP ))) - Saturday, May. 14, 2005 at 3:16 PM

Revista La Mano – Nº 21 – Diciembre 2005

SEÑOR COLECTA
El líder de Las Manos de Filippi le hace la guerrilla al rock business payando a la
gorra en calle florida...y quiere reabrir cemento.

Los valijeros responden. La gorra en el piso se llena de a poquito, lo hace cada vez que
el solcito se lo permite. El auténtico latinjipianarkopunk. En la era de los mega festivales
ultracoporate, de la rebelión con una latita en la mano, de ultrasellos y ultratodo, en un
proceso post-Cromañón que todavía no termina, donde no te queda otra que el Luna Park o
un sótano miserable, el Cabra, un tipo que se supone comanda una banda de convocatoria,
está convocando a un montón de valijeros acorbatados en la boca del subte D, estación
Catedral, calle Florida. El tipo tiene una acústica, un ampliador de batería, un amigo que
hace la rítmica, y un disco a punto de salir, Contra la explotación. Rock business, ataja esta
bomba, porque el Cabra también comanda el MUR, Músicos Unidos en Resistencia, que
clama por mejores condiciones para la gente que rockea.
“Esto es lo único que nos quedo después de Cromañón, y esta veta siempre la tuve. Lo
hago desde el ’86. Y con el MUR exigimos que haya lugares gratuitos, pero el Estado nos
dice que contra lo privado no puede competir. Ahí se desenmascara todo: te llevan a que
seas ilegal, y después te quitan toda posibilidad.”
Entonces, la agenda es mucho más urgente. Y para el paso siguiente habrá que cargarse
adelante un par de fantasmas. 194, exactamente, porque el Cabra y MUR quieren expropiar
Cemento, reactivarlo. Y tiene un plan: “Nos reunimos con los trabajadores de Cemento
cada miércoles. La idea es que el control artístico pase al MUR, y el control del negocio lo
lleven los trabajadores”. Los trabajadores del hotel Bauen y la fábrica de cerámicas Zanón
lo apoyan en esta.
Habrá que ver.
Dice que la gorra a veces no se llena y que la otra gorra nunca lo dejo muy tranquilo en
tantos años de laburo on the streets. Encima, un cartel de una sangucheria multinacional
echa sombra. El Cabra, al rato, se pone a tocar Sr. Cobranza. No hace falta explicar la
historia con la BV. Claro, el Cabra, si lo pensamos tipo marketing podría ponerse una lata
en la mano, e integrarse a la patria festivalera. Prefiere que no. Será que las ideas no se
matan. El tipo explica: “Mirá a la Bersuit. Se metió Santaolalla y hoy son una banda para
chicos. Las bandas tienen que crecer con el público. Sino, estás detenido en el comercio. Te
das cuenta que ese aparato no tiene limite.”

Fede Fahsbender.

Rolling Stone – Nº 95 – Noviembre 2005

ASAMBLEAS PARA ABRIR CEMENTO


Un grupo de músicos y ex peones se reúne dentro del local para planificar su
reapertura bajo control de los trabajadores.

…“Hace meses que no venía tanta gente. Volvimos a las primeras épocas”, comenta
Pecho, trompeta de Las Manos de Filippi y vocero del movimiento, quien luego de leer el
informe de ROLLING STONE durante una gira por Neuquén, bajo del colectivo y, el
también, golpeó el portón del local de la calle Estados Unidos. Ahora, en la pared detrás de
Duarte – y ocupando el lugar del matafuegos-, un cartel anuncia la ultima fecha
programada en el mítico reducto...

…Definen la realización de un boletín mensual del MUR propulsado por una alianza con
la Grafica Patricios (imprenta recuperada, bajo control obrero)…

..De pronto el Cabra De Vega, de Las Manos, lo clarifica en medio del debate:
“Cemento es un lugar clave. Ahora, para el Estado y los grandes productores, somos un
granito en el culo. Si abrimos Cemento… ¡vamos a convertirnos en un forúnculo!”…
Prensa Obrera – Año 13 - 05-05-2005

PREMIOS GARDEL = EMPLEADOS


DEL AÑO
La música que mueve millones y millones de pesos y a miles de trabajadores entregó,
cual Mc Donalds, el premio al “empleado del año”. O sea que el Gardel de Oro se lo dieron
al empleado más aplicado (el que hace caso, graba las canciones como se lo indican, VIP,
etc.) está claro que es música chatarra.
Los Premios Gardel responden únicamente a los dueños de la industria y a sus intereses,
porque no son más que un capricho de las ventas y no tiene criterio artístico. Es otra
demostración de la mentira, de cómo la industria intenta lanzar e imponer sus productos
(degradación del artista). Por eso, aliento junto al MUR (Músicos Unidos por el Rock) la
entrega de los Premios Osvaldo Pugliese, para artistas y por artistas, mediante una encuesta
abierta vía Internet nacional.
Esta es la ecuación:
Premios Carlos Gardel = Industria.
Industria = establishment = corrupción y explotación = ni libertad, ni respeto por el
músico trabajador.

Pecho (de las manos de filippi).

La Mano – Nº 17 – Agosto 2005

La Gesta del MUR

REVOLUTION ROCK
El rock under se calentó y combate. Para esta gente, el rock será revolucionario
o no será nada.

Origen: ni bien ocurrió Cromañón, Orge –música under y pertinaz militante pro todo-
sintió el efecto persianas bajas y comenzó a diseñar estrategias para zafar.
Disconformes y combativos: “A cambio –dice Orge- el Gobierno pidió que no lo
punteáramos. Y yo pregunto ¿Qué tipo de rock es un rock que no putea?” Cabra, cantante
de Las Manos de Filippi, dice que, “Hay toda una política para privatizar rock, y
Cromañón les dio un impulso. Fíjate que los únicos que laburan ahora son Bersuit,
Divididos, Árbol y todos esos que van agarrados de un productor y las compañías. Que
venga un Santaolalla y te diga lo que tenés que hacer no es rock. Queremos todo lo
contrario”. El MUR volvió a plaza de Mayo, el 8 de julio. Tocaron Las Manos, La Covacha,
Andando Descalzo y Kapanga, entre otros, bajo una consigna a tono: “El rock se levanto, ya
que siempre lo han acostado”. Cabra concluye que, “La idea es organizarse cada vez más
para enfrentarse al poder con mejores armas”.

Cristian Vitale

Revista La Mano - Nº 5 - Agosto 2004

EL ROCK GUEVARISTA
Manifiesto: Por un rock más iconoclasta

Al final, el “rock combativo” es más frívolo que el pop al que dice oponerse: por
promocionar un manual de figuritas revolucionarias y por negar tanto su función de
entretenimiento como su responsabilidad estética. Su preocupación por el contenidismo
“social” lleva al “rock comprometido” a “componer leyendo diarios” (Pettinato, 1983),
cosa que todavía se comprueba en Attaque 77. Ante este contenidismo hay un caso
excepcional: Las Manos de Filippi. Si sus shows son directamente pasajes al acto
(motines anarcos post-12/2001), sus letras canalizan puteadas. Hasta ahora, el caos y
humor los mantienen indomables.

Pablo Schanton

La Otra – Nº 5 – 2004

ENTREVISTA A
LAS MANOS DE FILIPPI
“Tratamos de desenmascarar al gran carretaje”

Sus inicios se remontan al año 1992, en sótanos húmedos de Capital Federal. Sus
shows son muy comentados dentro del circuito rockero: saltos frenéticos,
perfomances salvajes y cumbia anarquista, ska, reggae y rock. Los Deveguitas, Las
Manos y Agrupación Mamanis. […]
“…No puede ser que nosotros hace 12 años que tocamos y no nos pasen en la radio. Es
obvio lo que pasa. Por eso en nuestras letras tratamos de desnudar lo que vemos y
reflexionamos. Con Las Manos tratamos de desenmascarar al gran caretaje…”

[…]

Sebastián Duarte

Rock.com.ar - 11.11.2003.-
(http://www.rock.com.ar/notas/0/811.shtml)

"Ellos saben que en cualquier


momento se pudre todo"
Antes de su presentación en Córdoba, el Cabra de Las Manos de Filippi dejó bien
en claro los ideales de la banda

Después de las dos fechas realizadas en la docta allá por el mes de julio, Las Manos de
Filippi regresaron a Córdoba explotando el Captain Blue. Se presentaron el pasado viernes
ante más de 700 personas y dejaron en claro que la Insurrección Popular es más clara que
nunca.
Antes del show dialogamos con el Cabra, que sin pelos en la lengua denunció a
compañías discográficas, bandas, periodistas y al Presidente de la Nación.

Pregunta: ¿Hay alguna sorpresa para esta noche?


Cabra: Estamos con temas nuevos, ahora dejamos en la radio un tema nuevo que se
llama Señor Esperanza. Y hoy en el diario salió una nota como diciendo que ahora que
Kirchner sólo tiene los piqueteros en contra como vamos a cantar eso. Es parte del verso
que nosotros denunciamos en Señor Esperanza. Cómo los medios van creando toda esta
falsa ilusión de esperanza, la esperanza no es falsa, es falso por lo que te hacen tener
esperanza y están con esa honda de que está todo bien como si hubiera cambiado la
necesidad de que se vayan todos. Eso es lo que denuncia un poco el tema. El caretaje de los
medios, desde un Pergolini hasta un Tinelli, de tapar lo que pasó el 19 y 20.
P: Son los primeros que se animan a pegarle a Kirchner.
Cabra: Puede ser que de las bandas que se puedan llegar a conocer suene como la
primera. La banda es reflejo de miles de personas que son las que siguen luchando más allá
de estas falsas esperanzas, porque el otro día hubo una movilización de más de 30 mil
piqueteros y te lo tapan. La lucha esta pendiente y está ahí latente. Ellos saben que en
cualquier momento se pudre todo. Nosotros más que denunciar a Kirchner denunciamos la
caradurez de los medios y todo eso. Porque son caraduras, después del 20 de diciembre
hasta el más careta te decía que se tenían que ir todos y desde ese día hasta ahora se
encargaron de tapar toda la verdad para decir que apoyan a Kirchner o que hay que
apoyarlo. ¿Por qué? Si es el candidato de Duhalde, que mató a la gente en el punte
Pueyrredón, y él que es el continuismo de todos los asesinatos que se vienen haciendo, se
abraza con Bush que es el asesino mundialmente más reconocido y tenemos que estar
contentos de que el chabón le toca las piernas a Bush. Todo ese caretaje que te tapan los
medios eso es lo que nosotros ahora lo estamos denunciando en este tema
P: ¿Se sienten como la banda insignia de la lucha piquetera?
Cabra: Nosotros no decimos que somos una banda piquetera porque no militamos, pero
siempre apoyamos a todas las organizaciones que fueron surgiendo o que surgen como
asambleas, fábricas ocupadas o piqueteros, lo que pasa que los piqueteros por ser la
posición más clara y más de frente al Estado, que es lo que hay que destruir y atacar, ahora
aparecen como lo único. Ahora la CTA, la CGT… ya no pueden ni nombrarse, queda claro
que se están polarizando los sectores en lucha. Cuando explotó todo el 19 y 20 exploto todo
una organización que se venía dando en Cutralcó, en Salta… Pero en realidad fueron como
4 años los que tardó en llegar el piquete a la ciudad, a Buenos Aires. Esa vez
desgraciadamente quedaron paradas, había partidos de centro izquierda, esos que se
encargaron de destruir las asambleas y poder volver a lo que es hoy la prensa. Pero yo creo
que el próximo 19 y 20 de diciembre ya los va a agarrar más organizados a los piqueteros y
a la gente y con menos cartas para jugar el estado. Ya no va a tener ni a Moyano, ni a la
CTA. En algun momento va a caer este sistema.
P: ¿Les molesta que la faceta política de la banda haga que los encasillen?
Cabra: El último disco tiene de todo. Así como contamos con la ironía, con el
humor, con la cosa directa… es todo un estilo, contamos con todas esas cosas y así
sale. Esas son Las Manos.
P: Y el hecho de ser independientes ayuda a que eso sea posible.
Cabra: El tema de ser independientes nos da la libertad de ser irónicos y hasta
humorísticos, porque como vienen las cosas en las compañías, te inventan un productor
artístico y todo un verso que termina siendo un producto re careta tipo Bandana que no
aporta nada nuevo. Así como los movimientos en lucha tienen posibilidad de ir para arriba,
lo mismo las bandas independientes. Como las compañías se están viniendo a pique mal
porque se les acaban las mentiras del roquero loco, en cualquier momento van a salir a
hacer un casting tipo Bandana para hacer una banda de rock. Se le da mucha cabida a las
compañías y al sistema cuando el arte tiene que ser enfrentarse, tiene que romper y generar
cosas nuevas. No podes quedar pegado a Universal o a un productor como si fuese lo más
normal, lo podes hacer pero planteando que es un laburo, no mentir. Más a la juventud que
es un poco jodido. Es lo que hace Pergolini en el periodismo y Cordera en el rock, los dos no
terminan de desenmascararse ante el público y decir que esto es un laburo, eso es lo jodido
en ellos, cosa que no tiene un Tinelli porque todo el mundo sabe que el chabón es un
pelotudo y si lo mirás es porque te divierte y no está mal, pero el chabón no te anda
criticando todo y por izquierda te apoya a Kirchner. Y te dejan entrever que si no pasas por
Universal y su productor no podes hacer música, y eso es una boludez terrible. Es
justamente todo lo contrario: La música sale de las calles no de las compañías.
P: No venden falsas ilusiones…
Cabra: Cuando uno lo canta tampoco está vendiendo lo que vende una compañía que es
todo el tema de la admiración del artista, la elevación, todo eso lo pueden hacer solo ellos
porque sino no te pueden vender un disco al precio que te lo cobran. El fanatismo y esas
cosas, cuando te despojas de eso podes ser mas sincero con lo que haces y no lo tenés que
poner a concurso. Ya cuando la compañía te oculta todo el manejo de la imagen y te quieren
vender un chabón re loco, es toda una mierda que se viene abajo.
P: Y desde la independencia el mensaje llega a la gente con otros sentimientos
Cabra: En vez de gastar saliva en dar la esperanza en un Kirchner nosotros, como todos
los artistas independientes lo hacen, das la esperanza de que se puede hacer algo sin tener
que pasar por Santaolalla o Universal. Hay que hacer eso porque es la única forma de hacer
cosas nuevas. Nosotros tuvimos compañías pero nunca fabricaron los discos, nosotros no
dejamos que los chabones metan un dedo ni en la gráfica ni en la música. Eso es la
independencia. Después no existe eso de ser independiente porque lo haces todo solo, porque
terminas aislado. La mejor forma de poder manejarse como músico sin tener que cargar con
el carma de estos hijos de puta es decir esta es mi música y ninguno va a meter la mano, si
quieren metan plata que es lo único que saben hacer. Que sea más clara la relación, dejar en
claro que los tipos son una moneda, que es lo que son.
P: ¿Ahora en que andan?
Cabra: Ahora estamos preparando temas nuevos para disco nuevo. Nos vamos a
Venezuela a tocar a un festival que nos invita la Juventud Chapista. Después estamos todos
los fines de semana saliendo por el interior del país. Estamos a full.
P: ¿Sienten que ya están a punto caramelo para tocar o faltan cosas que pulir?
Cabra: No, estamos caramelo. Hace 11 años que estamos dulces todo el día.

Natalia Rozada (desde Córdoba)