Está en la página 1de 36

Más allá del desarrollo:

la buena vida
Gustavo Esteva
El desarrollo es hoy el emblema de un mito mún de sectas que perseguían la misma meta
en agonía y un lema político para vender pro- por medios incompatibles. Pero ha llegado el
ductos tóxicos. “Como desarrollo significa ya momento de reconocer que es el propio desa-
casi cualquier cosa”, dice Wolfgang Sachs en rrollo el mito maligno que amenaza la super-
la revista Development, “desde levantar ras- vivencia de las mayorías sociales y de la vida
cacielos hasta instalar letrinas, desde perforar en el planeta. Necesitamos oponernos con
por petróleo hasta perforar por agua, es un firmeza a la esperanza adicional de vida que
concepto de un vacío descomunal… Es testi- se quiere dar al desarrollo con la creación de
monio del poder de las ideas que un concepto alternativas. Padecimos ya las consecuencias
tan carente de contenido haya dominado el de adjetivos cosméticos, que trataban de di-
debate público por medio siglo”. simular el horror: desarrollo social, integral,
endógeno, centrado en el hombre, sustenta-
Hasta hace poco tiempo el desarrollo había ble, humano, “otro”… No podemos esperar
estado protegido por un tabú. Desde la iz- que la salida provenga de burócratas de las
quierda o la derecha, los académicos respal- instituciones internacionales ni de los nuevos
daban la reivindicación de los políticos de que cruzados del “desarrollo alternativo”, que de-
el sufrimiento de las mayorías era el precio rivan dignidad e ingresos de la promoción del
que debían pagar por el bienestar que final- desarrollo. Las cuatro décadas del desarrollo
mente obtendrían. Sin embargo, una sucesión fueron un experimento gigantesco e irrespon-
de crisis, empezando por la de los años ochen- sable que, según la experiencia de las mayo-
ta –oficialmente “la década perdida para el rías de todo el mundo, ha fracasado misera-
desarrollo en América Latina”- permitió des- blemente. La crisis actual es la oportunidad
garrar el velo que escondía la naturaleza del de desmontar la meta del desarrollo en todas
desarrollo. La corrupción de la política y la sus formas.
degradación en la naturaleza, que se le aso-
cian sin remedio, pudieron finalmente ser to- La era del desarrollo: nuevo episodio
cadas y olidas por todos. Un nuevo grupo de colonial
expertos documentó la conexión causal entre
el deterioro del entorno y la pérdida de soli- Desarrollo es en la actualidad un término ge-
daridad que antes sólo percibían los más po- latinoso que alude a un proyecto de construc-
bres. Resultó así posible empezar a enfrentar ción de viviendas, al despertar de la mente
la verdad dominante. Hasta los universitarios, de un niño, a la parte media de una partida
entrenados para confiar en la opinión de los de ajedrez o a la nueva turgencia en el pecho 1
expertos más que en sus propias narices, tu- de una quinceañera. Para dos terceras partes
vieron que reconocer que el desarrollo apesta. de la gente en el mundo, empero, desarrollo
Si uno vive en la ciudad de México o Sao Paulo, connota siempre por lo menos una cosa: la
es preciso ser muy rico o muy obtuso para no capacidad de escapar de una condición vaga,
darse cuenta de ello. indefinible e indigna llamada subdesarrollo.
Soy uno de los dos mil millones que fuimos
Para toda una generación, la mía, el desarro- subdesarrollados el 20 de enero de 1949,
llo fue sagrado e inviolable. Era el ídolo co- cuando el presidente Truman tomó posesión y

junio 2009
acuñó el término. Rara vez una palabra fue ‘desarrollo’ aparece como un algoritmo: un sig-
tan universalmente aceptada el mismo día de no arbitrario cuya definición depende del con-
su acuñación política, como le ocurrió a ésta1. texto teórico en que se usa. Como ha señalado
Truman la empleó para identificar una calami- Gilbert Rist, “el principal defecto de la mayor
dad específica que afecta a la mayor parte de parte de las seudo-definiciones de ‘desarrollo’
los seres humanos y a la mayoría de los paí- es que se basan en la manera en que una per-
ses fuera de Estados Unidos. Usó una palabra sona (o grupo de personas) describe las condi-
que incluso los antiyanquis podrían reconocer ciones ideales de la existencia social… Pero si la
como una condición indeseable. La usó para palabra ‘desarrollo’ solo es útil para referirse
designar una condición social que casi todo el al conjunto de las mejores aspiraciones huma-
mundo se siente capaz de plantear, sin nece- nas, podemos concluir de inmediato que ¡no
sidad de identificarse con la tensión que así existe en parte alguna y probablemente nunca
impone a la mayoría a la que se dirige. Se existirá!” (cursivas de Rist 1997).
convirtió en un término capaz de producir
irrefrenables burocracias. Sin embargo, a medida que las definiciones del
desarrollo se hicieron más variadas y contradic-
No éramos subdesarrollados. En los años torias entre sí, sus connotaciones adquirieron
treinta, al contrario, buscábamos empeñosa- mayor fuerza. “Es un vector emocional, más que
mente nuestro propio camino. Gandhi consi- un término cognitivo. Connota mejoría, avance,
deraba que la civilización occidental era una progreso; significa algo vagamente positivo. Por
enfermedad curable. En vez de nacionalizar eso es tan difícil oponerse a él: ¿quién quiere
la dominación británica, buscaba Hind Swaraj: rechazar lo positivo?” (Sachs 2007).
que la India se gobernase en sus propios térmi-
nos, conforme a sus tradiciones. Cárdenas, en En el mundo real, más allá de la disputa aca-
México, consciente de los efectos devastado- démica sobre los significados del término, de-
res de la crisis capitalista, soñaba en un México sarrollo es lo que tienen las personas, áreas
de ejidos y pequeñas comunidades industria- y países ‘desarrollados’ y los demás no. Para
les, que evitara los males del urbanismo y el la mayoría de la gente en el mundo, ‘desarro-
industrialismo, y en que las máquinas fueran llo’ significa iniciarse en un camino que otros
usadas para aliviar al hombre de los trabajos conocen mejor, avanzar hacia una meta que
pesados y no para la llamada sobreproducción. otros han alcanzado, esforzarse hacia adelante
Mao había iniciado la Larga Marcha, en la bús- en una calle de un solo sentido. ‘Desarrollo’
queda de un camino chino de transformación significa sacrificar entornos, solidaridades, in-
social. Todos estos empeños se derrumbaron terpretaciones y costumbres tradicionales en
ante el empuje de la empresa desarrollista. el altar de la siempre cambiante asesoría de
Las presas fueron los nuevos templos para la los expertos. ‘Desarrollo’ promete enriqueci-
India de Nehru. México se rindió a la Revolu- miento. Para la gran mayoría, ha significado
ción Verde; la obsesión por la industrialización siempre la modernización de la pobreza: la
y el urbanismo ha hecho que la quinta parte creciente dependencia de la guía y administra-
de los mexicanos viva en un monstruoso asen- ción de otros. Reconocerse como subdesarro-
tamiento contaminado y violento en la ciudad llado implica aceptar una condición humillante
2 de México y otra quinta parte haya tenido que e indigna. No se puede confiar en las propias
emigrar. El socialismo chino, como el de otros narices; hay que confiar en las de los expertos,
países, se convirtió en la vía más larga, cruel e que lo llevarán a uno al desarrollo. Ya no es
ineficiente de establecer el capitalismo.
1) Truman no inventó el término subdesarrollo, que
Después de Truman se han sucedido una tras de se atribuye a Wilfred Benson, en un texto de 1942.
otra, a cortos intervalos, las teorías del desa- Pero el término se mantuvo en un uso discreto en el
rrollo y el subdesarrollo. En cada una de ellas, mundo académico y de las instituciones internaciona-
les hasta que Truman lo puso en circulación.

445
posible soñar los propios sueños: han sido soña- veces más ricos. Resultaba claro que el ‘de-
dos, pues se ven como propios los sueños de los sarrollo’ era muy buen negocio para los países
‘desarrollados’, aunque para uno (y para ellos) ricos y muy malo para los demás. Las cuentas
se vuelvan pesadilla. alegres que en los años cincuenta prometían
que países como México o Brasil se desarrolla-
“El viejo imperialismo –la explotación para ga- rían en un plazo de 25 a 50 años cayeron por
nancia extranjera- no tiene cabida en nuestros su propio peso: se rezagaban cada vez más.
planes”, señaló Truman en el discurso en que Nunca llegarían a ser como los países que se
acuñó la palabra subdesarrollo. “Concebimos adoptaban como modelo.
un programa de desarrollo basado en los con-
ceptos de trato justo y democrático” (Truman Esta conciencia tuvo efectos ambiguos. Para
1967). No había cabida para el viejo imperia- muchos, fue fuente de frustración, rabia, des-
lismo. Estados Unidos se convirtió en el cam- esperación. ¿Por qué tantos países parecían
peón de la descolonización, apoyando directa condenados a estar siempre en segunda posi-
o indirectamente a quienes se querían librar ción, al final de la cola? Se produjeron también
del yugo europeo. Pero así empezó otra forma reacciones individualistas: conscientes de que
de colonización, más penetrante y extendida. sus países no serían como los ‘desarrollados’
Para la defensa y fomento de los intereses es- algunos decidieron sumarse a las minorías de
tadounidenses, se recurrió a la fuerza siempre éstos. En clases medias y altas de América La-
que fue necesario y se respaldó toda suerte tina circuló por entonces una postura cínica:
de autoritarismos. El propio Truman señaló, “No vamos a vivir como los estadounidenses,
ante las críticas sobre su respaldo a Somoza sino mejor que ellos. Tendremos todos los bie-
en Nicaragua: “Sí, es un hijo de puta, pero es nes y servicios que ellos tienen, sus malls, sus
nuestro hijo de puta”. En general, sin embar- McDonalds, sus Walmart, y además criadas”.
go, se prefirió la vía suave de la persuasión, Millones de personas se convirtieron en los que
a través de la propaganda y el mercado, edu- Carlos Monsiváis ha llamado “los primeros esta-
cando a una generación entera en la religión dounidenses nacidos en nuestros países”. Son
del desarrollo. personas que no toman en cuenta los puntos de
vista de las criadas ni los de las mayorías socia-
El proceso de descolonización, que marca el les desplazadas y despojadas por el desarrollo.
inicio del milenio, pasa necesariamente por la Forman ahora los Nortes de cada Sur.
desmitificación del desarrollo. El supuesto de
que los ‘subdesarrollados’ deben y pueden lle- Los años ochenta, sin embargo, fueron también
gar a ser como los ‘desarrollados’ no tiene ya un momento de revelación. A pesar de los ve-
sustento y se le reconoce cada vez más como los tendidos sobre su realidad por las elites lo-
una amenaza a la naturaleza y a la conviven- cales, en las mayorías, particularmente entre
cia. Ha llegado el tiempo de deshacerse radi- los marginados, se produjo un despertar. Des-
calmente del mito colonizador. cubrieron que, a pesar de todos los despojos
del colonialismo y el desarrollo, aún contaban
La ruptura con la bendición de su dignidad, y con ella ve-
nía su propia definición de la buena vida, del
Desde los años ochenta se hizo públicamen- buen vivir, de sus formas sensatas y conviviales 3
te evidente el fracaso de la empresa desarro- de honrar a la Madre Tierra y de convivir con
llista. La propuesta de Truman prometía ex- otros. Descubrieron que, a final de cuentas, el
presamente cerrar la brecha entre los países ‘desarrollo’ sólo significaba aceptar una defi-
“avanzados” y los demás, para implantar una nición universal de la buena vida que, además
nueva forma de justicia en el mundo. En 1960 de inviable, carecía por completo de sentido.
los países ricos eran 20 veces más ricos que los Y descubrieron, además, que era enteramente
pobres. En 1980, gracias al desarrollo, eran 46 factible llevar a la práctica sus propias defini-

junio 2009
ciones del buen vivir –aunque hacerlo implica- Pero el consenso se rompe cuando se trata de
ba intensificar la resistencia ante desarrollistas identificar el cadáver. ¿Qué es lo que habría
públicos y privados, debilitados por las crisis muerto o se hallaría en agonía? Aunque domi-
pero no eliminados, y luchar a contrapelo de na todavía en los medios y las elites la con-
los vientos dominantes. vicción de que se trata solamente de un ciclo
económico más y pronto empezará una nueva
Empezó a hablarse de posdesarrollo, un térmi- fase de expansión capitalista, se acumulan
no que se puso repentinamente de moda. Tras continuamente otras revelaciones.
varios años de conversaciones en distintos paí-
ses, reflexionando sobre el tema, Iván Illich y * Terminó el Consenso de Washington, como
sus amigos publicaron el Diccionario del Desa- certificó en Londres en abril de 2009 el
rrollo: una guía del conocimiento como poder primer ministro británico Gordon Brown,
(Sachs 1992). Era un esfuerzo de desmantelar confirmando el funeral del neoliberalismo,
la frágil pero poderosa constelación semánti- cuya procesión inició el Banco Mundial en
ca del ‘desarrollo’ mostrando el carácter tóxi- 2007 y encabezaron los presidentes latinoa-
co de sus pilares lingüísticos: ayuda, ciencia, mericanos en El Salvador a finales de 2008,
desarrollo, estado, igualdad, medio ambiente, aunque algunos de ellos habían sido fanáti-
mercado, necesidades, nivel de vida, partici- cos promotores del catecismo neoliberal y
pación, planificación, población, pobreza, pro- sin él actúan como gallinas sin cabeza.
ducción, progreso, recursos, socialismo, tecno-
logía y un mundo. * En círculos académicos se examina por pri-
mera vez con seriedad la tesis que hace 20
El posdesarrollo significa ante todo adoptar una años sostiene Imanuel Wallerstein de que
actitud hospitalaria ante la pluralidad real del nos encontramos en la fase final del capita-
mundo. Significa, como dicen los zapatistas, lismo como régimen de producción. Algu-
ponerse a construir un mundo en que quepan nos analistas sostienen que no terminaría
muchos mundos. En vez del viejo sueño per- por sus contradicciones estructurales, las
verso de un mundo unificado e integrado bajo que examinó Marx y Wallerstein retoma,
la dominación occidental, que Estados Unidos sino por una especie de suicidio, provocado
tomó en sus manos al final de la Segunda Gue- por los fundamentalistas de mercado. Las
rra Mundial, se trata de abrirse hospitalaria- advertencias de Soros habrían resultado
mente a un pluriverso, en que las diferencias válidas.
culturales no sólo sean reconocidas y acepta-
das sino celebradas. * A veces se retoman las enseñanzas de diver-
sos pensadores radicales, como Foucault,
Posdesarrollo, en ese contexto, significa tam- para sostener que nos encontramos al fin
bién celebrar las innumerables definiciones de la era moderna. Se habrían desmontado
del buen vivir de quienes han logrado resistir ya los pilares fundamentales del modo de
el intento de sustituirlas con el American way ser y pensar de los últimos 200 años. Si
of life y ahora se ocupan de fortalecerlas y re- esto resultara cierto, nos encontraríamos
generarlas. En un sentido muy real, ir más allá en el periodo de incertidumbre al final de
4 del desarrollo significa encontrarse con la bue- una era, cuando sus conceptos y racionali-
na vida, curando al planeta y al tejido social del dades no permiten ya entender la realidad
daño que les causó la empresa desarrollista. y transformarla y aún no aparecen los nue-
vos.
El camino de la emancipación
Al margen del debate académico y político,
Existe consenso general sobre el hecho de que sin embargo, desde abajo y a la izquierda,
nos encontramos al final de un ciclo histórico. como dicen los zapatistas, millones de perso-

445
nas se encuentran en movimiento. Por meros modelo de la sociedad por venir.
impulsos de supervivencia o por la convicción
de que ha llegado el momento de realizar La lista de iniciativas es interminable y nada
antiguos ideales, se extienden movimientos tienen de inocentes. Construyen realmente
sociales que abandonan impulsos meramente un mundo nuevo y luchan para evitar el de-
reivindicativos, que se reducen a presentar sastre.
demandas al estado. No confían ya en los par-
tidos políticos y el gobierno y se concentran en Una metáfora intenta captar lo que está pa-
recuperar sus ámbitos de comunidad o crear sando. Estamos todos en un barco, en me-
otros nuevos. Instalados con lucidez más allá dio de la tormenta perfecta. En el cuarto de
del desarrollo, cada vez más conscientes de la máquinas disputan intensamente políticos,
contraproductividad fundamental de todas las científicos, dirigentes sociales, funcionarios,
instituciones modernas –la medida en que pro- partidos políticos… Todos tienen ideas sobre
ducen lo contrario de lo que prometen, que la cómo enfrentar la dificultad. Tan ocupados
escuela genera ignorancia, la medicina enfer- están en su debate que no perciben que el
ma, el transporte paraliza… (Illich 2006-08)- barco se hunde. Pero la gente, en cubierta,
, enfocan sus empeños a construir un mundo se da cuenta claramente. Algunos, con sesgo
nuevo. individualista, saltan del barco y se ahogan.
Los demás se organizan y en pequeños grupos
Cambiar el mundo es muy difícil, quizá im- construyen botes y balsas y empiezan a ale-
posible, señalaron los zapatistas al terminar jarse del barco. Surgen pronto mecanismos
el Encuentro Intercontinental en 1996; pero para articular los empeños, hasta que descu-
construir un mundo nuevo es factible. Lejos bren que están en medio del archipiélago de
de ser una propuesta romántica, esta postu- la convivialidad… Observan, a la distancia,
ra resulta enteramente pragmática. Y en ella cómo sus supuestos ‘dirigentes’ se hunden
está un número creciente de personas. Obser- junto con el barco.
van que en el seno mismo de la vieja sociedad
es posible empezar a generar nuevas relacio- Bibliografía
nes sociales, ajenas a toda explotación, y que Illich, I. (2006-08). Obras reunidas. Tomos I y II.
con ellas no sólo se hace posible enfrentar las México, Fondo Cultura Económica.
dificultades de la crisis sino ampliar la digni- Rist, G. (2002) The History of Development. Lon-
dad personal y colectiva, desafiando todos los dres, Zed Books.
sistemas políticos y económicos existentes.
Sachs, W. (1992) The Development Dictionary: A
Guide to Knowledge as Power. Londres: Zed Books.
Proliferan actividades aparentemente inocen- En español: Diccionario del desarrollo: Una guía del
tes, que no tienen a primera vista un conte- conocimiento como poder. Lima, PRATEC (1996) y
nido político: Monedas locales, que surgen lo México, Galileo Ediciones (2001).
mismo en Medellín, Colombia, que en Buenos Sachs, W. (2007) En Upfront Reflections on 50 Years
Aires, Argentina, o Oaxaca, México. Tecno- of Development. Development. 50: 5.
logías apropiadas, como bicimáquinas, sani- Truman, H. (1967). Discurso de investidura, 20 de
tarios ecológicos secos o concentradores so- enero de 1949. Documents on American Foreign
lares construidos localmente, desafían a la Relations (Documentos sobre relaciones exteriores 5
sociedad tecnológica. Son apropiadas porque estadounidenses). Connecticut: Princeton University
corresponden a la intención de sus usuarios y Press.
éstos se las apropian, las mantienen bajo su
control, en vez de convertirse en esclavos de Gustavo Esteva, mexicano, es un “intelectual
la tecnología. Espacios de discusión y apren- desprofesionalizado” que acompaña a diversos
dizaje, más allá de la escuela, la vanguardia movimientos sociales y ha sido un promotor
y el partido, unen medios y fines y se vuelven destacado de la crítica al desarrollo.

junio 2009
Ecología política,
sustentabilidad y poder social
en Latinoamérica
Víctor M. Toledo

Vivimos tiempos tan inimaginables como in- del mundo contemporáneo (corporaciones,
esperados, en los que las críticas anticipada- bancos internacionales, empresas), es de-
mente hechas desde hace décadas se hacen cir, por el capital en su fase corporativa y
efectivas, confirmando que los procesos socia- global.
les son mucho más lentos de lo que se suponía.
Entramos a un “fin de época”, a la fase ter- c) Finalmente, la difusión y multiplicación de
minal de la civilización industrial, tecnocráti- innumerables iniciativas, proyectos y mo-
ca y capitalista, en la que las contradicciones vimientos ciudadanos en varias partes del
sociales y ecológicas se agudizan y en el que la mundo, pero especialmente en Latinoamé-
norma son cada vez más los escenarios sorpre- rica. Estos proyectos surgen como reaccio-
sivos y la ausencia de modelos alternativos. nes frente a la posibilidad, cada vez más
Dos fenómenos encabezan esta crisis de civi- apuntalada por la investigación científica,
lización: de un lado, la crisis ecológica con el de un colapso ecológico de escala global,
calentamiento global y el fin de la era del pe- que por primera vez en la historia pone en
tróleo en primera fila, y en segundo término, duda la supervivencia de la especie huma-
la crisis financiera y económica provocada, y na, es decir plantea la idea de que el Homo
largamente anunciada, por la voracidad insa- sapiens es una especie mortal.
ciable del capital.
Dos grandes tipos de movilizaciones parecen
Desde la perspectiva de la ecología política, dominar el espectro de estos movimientos
tres fenómenos operan como puntos de refe- ciudadanos: las movilizaciones anti-sistémicas
rencia de la crisis del mundo contemporáneo: realizadas en la última década mediante la
participación coordinada de cientos de miles
a) El deterioro y descrédito evidentes de la de ciudadanos organizados en pequeños gru-
clase política en la mayor parte de los paí- pos, redes y otras formas novedosas de protes-
ses (Estados y partidos), la cual ha queda- ta; y el desarrollo de proyectos territorializa-
do ampliamente rebasada, independiente- dos dirigidos a la construcción del poder social
mente de su orientación ideológica, por la mediante formas ecológicamente viables de
complejidad y la velocidad de los procesos producción, comercio y consumo, la autoges-
6 contemporáneos (ecológicos, económicos, tión y la democracia participativa, por lo co-
tecnológicos, informáticos, y culturales); mún orientados por el nuevo paradigma de la
esto se expresa en la falta de proyectos al- sustentabilidad.
ternativos a la altura de las circunstancias
actuales. ¿Cómo se construye el poder social?
b) La creciente sujeción de esa clase política, La movilización de las ciudadanías y sus or-
socialmente ineficaz y corrupta, por par- ganizaciones (asambleas de barrios, comuni-
te de los principales enclaves económicos

445
dades, cooperativas, grupos gremiales, orga- V) El poder social requiere, además, de co-
nismos de gestión, etc.) alcanza su forma de nocimientos acerca de la realidad social
poder social, cuando se salta de la protesta y natural del territorio. Por ello resulta
o la mera resistencia al control efectivo de importante la participación de científicos
espacios: barrios de ciudades, comunidades, y técnicos con conciencia ecológica y so-
municipios, cuencas, regiones. Cinco criterios cial. Ello supone el involucramiento de
permiten visualizar una plataforma mínima universidades, tecnológicos y otros centros
para la construcción del poder civil o ciuda- académicos que se vuelcan a apoyar el pro-
dano: ceso de empoderamiento civil, dotados de
nuevos enfoques, métodos e instrumentos;
I) El poder social se construye no en abstrac- es decir de una ciencia y tecnología desco-
to sino en los espacios concretos de los te- lonizada y desenajenada.
rritorios; es decir se realiza una práctica
política territorializada, no meramente La construcción del poder mediante las pre-
discursiva. misas anteriores busca entonces el empode-
ramiento social (de los individuos y sus fa-
II) El poder lo construyen los conglomerados milias, las comunidades, las regiones, etc.),
sociales (no partidos políticos ni gobiernos, frente a y por encima de los otros dos poderes
ni empresas o corporaciones) en iniciativas, que hoy dominan a la sociedad: el del esta-
proyectos o movimientos de carácter mul- do (poder político) y el del mercado (poder
ti-sectorial. Es decir, por núcleos organiza- económico). En su desarrollo y expansión, el
dos y conformados por diferentes actores poder social va imponiendo en cada territorio,
o agentes sociales, ensamblados mediante pautas o modalidades de organización social
el consenso (democracia participativa), autogestiva, que al sumarse y unificarse van
y en los que participan tanto los actores creando “zonas de resistencia”, que enfren-
locales (habitantes o usuarios de un cierto tan cada vez con más fuerza a los otros dos
territorio) como aquellos que sin pertene- poderes (político y económico), gestando, de
cer al territorio se encuentran articulados paso, nuevas sinergias que se orientan hacia la
a aquellos a través de los flujos de informa- transformación gradual de la sociedad y que,
ción, monetarios, asistenciales, educativos en ocasiones, terminan por desplazar súbita-
y tecnológicos. mente al poder político. Lo anterior supone la
creación de “zonas liberadas”, de territorios
III) El poder se construye para favorecer, man- autónomos donde la organización social logra
tener y acrecentar el control social de los el control del espacio, los recursos naturales,
habitantes o usuarios locales o territoria- el abasto, las transacciones económicas, la in-
les de una cierta región sobre los procesos formación, la educación y la cultura.
naturales y sociales que les afectan, única
manera de garantizar la calidad de vida y La “micropolítica doméstica”
el bienestar de las ciudadanías locales y re-
gionales. La construcción del poder social comienza
en la familia, en la edificación de un hogar
IV) El poder social se construye en lo concreto autosuficiente, seguro y sano, que comparte 7
de manera incluyente, mediante la orques- con otros hogares una misma “micropolítica
tación de habilidades, conocimientos y ro- doméstica”. Ello se logra mediante la imple-
les, más allá de las particularidades de los mentación de acciones en relación a aspectos
participantes, y a través de la discusión, la como la alimentación, salud, energía y otros,
auto-crítica, la disolución de las diferen- todo lo cual surge, a su vez, de la toma de
cias y la complementariedad de visiones y conciencia, ecológica y social, de los miem-
puntos de vista. bros de la familia, de un cambio de actitudes.

junio 2009
En fin, de la adopción de una nueva filoso- Latinoamerica – datos clave
fía por y para la vida.
Población Total 546,723,509
En el caso de la alimentación, se trata de Población Rural 160,000,000
que el hogar alcance donde le sea posible, Población Campesina 65,000,000
el auto-abasto de alimentos sanos, nutri- Población Indígena 40-55,000,000
tivos y producidos bajo esquemas ecológi-
Número de lenguas 725
camente adecuados (agricultura orgánica
o sustentable), y su obtención desde redes Datos basados entre otros en www.exitoexportador.
y mercados solidarios, justos y orgánicos. com; Díaz-Malaquez, 2002 (http://sisbib.unmsm.edu.
El hogar debe buscar también la autosufi- pe/bibvirtual/publicaciones/geologia/v05_n10/planes_
ciencia en agua y energía, lo cual impli- desa.htm); indicadores de FIDA, 2000; Gregor-Barie,
2003; Moreno-Fernandez, 2006 (www.juridicas.unam.
ca la adopción de tecnologías adecuadas,
mx/publica/ibrev/rev/derhum/cont/51/pr/pr35.pdf)
limpias, baratas y seguras. La vivienda
debe estar construida con materiales lo-
cales, no tóxicos y producidos ecológica- Sustentabilidad y poder social en
mente. Finalmente, la salud se alcanza por Latinoamérica
el consumo de alimentos sanos, materiales no
tóxicos, agua limpia, adecuados dispositivos A diferencia de los países industriales, donde
sanitarios, y el empleo no de una sino de va- existen experiencias ciudadanas en las perife-
rias tradiciones médicas (por ejemplo, desde rias urbanas y semi-urbanas, o bien ejecutadas
la acupuntura hasta las diferentes medicinas por actores neo-rurales (habitantes urbanos
industriales). que retornan al campo), en la América Latina
la mayor parte de las iniciativas encaminadas
Los hogares autosuficientes, sanos y seguros, a construir el poder social es representado por
conforman las células últimas del poder social, sus poblaciones rurales campesinas e indíge-
y sólo alcanzan a realizarse cuando forman nas. Ello, en parte, se explica por la enorme
parte de redes, cooperativas o comunidades presencia de la población campesina (unos 65
de territorios bien definidos. Estos represen- millones) y el gran número de habitantes in-
tan un segundo nivel de organización social y dígenas (40 a 55 millones), pertenecientes a
surgen de la agregación solidaria de los prime- unas 800 culturas, que en el caso de varios
ros. Un tercer nivel puede alcanzarse cuan- países conforman conglomerados sociales do-
do se logra la articulación a escala de barrios minantes (Guatemala, Perú, Bolivia, Ecuador),
urbanos, ciudades pequeñas, municipios y mi- o son propietarios de enormes territorios.
cro-regiones, y así sucesivamente. Esto último es el caso de Colombia, donde la
población indígena representando solamente
Todas estas formas de organización se alcan- el 2% de la población nacional, posee el 25%
zan más fácilmente cuando existe la partici- del territorio y el 80% de las áreas forestales;
pación de “agentes técnicos”: investigadores, en México el campesinado y las comunidades
promotores, animadores. Sin la construcción indígenas detentan la mitad del territorio, las
del poder social, la toma del poder político cuatro quintas partes de los bosques y selvas
8 (que corre en paralelo) se ve limitado en sus y el 20% del agua; y Brasil con un territorio
acciones reivindicadoras, incluso se torna ino- indígena de 100 millones de hectáreas.
cuo o disfuncional al ser dominado o contro-
lado por las fuerzas anti-sociales (como los El recuento de los movimientos sociales de
mercados dominados por el capital). inspiración ecológica y/o sustentable actuales
revela un panorama complejo y notable. In-
cluye formas incipientes o avanzadas, núcleos
autónomos o mezclados con los gobiernos o

445
partidos, y en escalas locales, micro-regiona- nes de toneladas de alimentos, incluyendo
les, regionales o de carácter nacional. Entre el 65% del arroz, 45% de las verduras, 38% de
los más notables deben contarse el Movimien- las frutas, 13% de raíces y tubérculos y 6% del
to de Campesino a Campesino con 10.000 pro- huevo. Además, hoy en Cuba también exis-
motores y 500.000 familias beneficiadas en te un proyecto ecológico nacional que inclu-
el norte de Centroamérica, y la Asociación ye bio-fertilizantes (5 millones de ton para
Coordinadora Indígena y Campesina de Agro- 475.000 ha), control biológico de plagas (276
forestería Comunitaria Centroamericana (ACI- centros y 4 plantas industriales), áreas natu-
CAFOC), que lleva a cabo proyectos de mane- rales protegidas, energía alternativa, manejo
jo de bosques, agua y servicios ambientales, y mejoramiento de suelos y otros.
eco-turismo, producción y comercialización.
En los países andinos las luchas políticas y por
También debe incluirse a la COICA (Coordina- la defensa de los territorios se entremezclan
dora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca con las que se hacen por los recursos natura-
Amazónica), organización regional fundada en les, las prácticas agrícolas tradicionales y el
1985, representando 400 diferentes pueblos agua (como en Cochabamba, Bolivia). Final-
o culturas de 9 países (1.5 millones de per- mente, en México, disponemos de un reperto-
sonas), cubriendo más de 7 millones de km2. rio de experiencias por buena parte del centro
Otras iniciativas son el Movimiento de los Sin y sur del país, desde las comunidades y coo-
Tierra (MST) de Brasil, que en el año 2000 du- perativas productoras de alimentos orgánicos,
rante su 4o. Congreso (11.000 participantes), las organizaciones forestales, las comunidades
adoptan la agro-ecología como su modelo para erigidas en defensa del agua, o con proyectos
la producción. A la fecha, el MST ha reali- ecoturísticos, etc. En México existen unas 15
zado varias jornadas anuales de agro-ecología regiones con más de mil comunidades con pro-
(5.000 participantes) y creado 12 Escuelas Au- yectos hacia la sustentabilidad encabezadas
tónomas de Agroecología, además del Centro por Oaxaca (616), Chiapas (134), Michoacán
“Chico Mendes” de Agroecología en Paraná. (94), Quintana Roo (100) y Puebla (100) y or-
ganizaciones estatales y de escala nacional.
En Cuba, el sector no estatizado y campesi-
no representado por la Asociación Nacional Iniciativas ciudadanas
de Agricultores Pequeños (231.000 socios en
1998) con 1.689 millones de hectáreas, pro- Utilizando el parámetro de la huella ecológica
ducen: 85% del tabaco, 81 % del frijol, 67% por un lado, y el índice de bienestar humano de
del maíz, 60% del cacao, 68% de los frutales, la Organización de las Naciones Unidas, un gru-
51% de la miel, 50% de las hortalizas, 47% del po de investigadores confeccionaron un méto-
café, 50% de la acuicultura, 40% del ganado, do para cuantificar el nivel de sustentabilidad
37% de la carne de cerdo, 30% de la leche del de los países, definido como aquel que alcanza
país. Ellos fueron el único sector producti- un mínimo grado de bienestar social y un ni-
vo que se mantuvo al margen de la tremenda vel de consumo que no excede la capacidad de
crisis que sufrió el país tras el desabasto del renovación de la biosfera (bio-capacidad) (Mo-
petróleo provocado por la caída de la antigua ran, et al, 2008). La aplicación de ese índice
URSS. El movimiento más avanzado lo con- a 93 países, entre 1975 y 2003, reveló que, no 9
forma sin duda los clubes y organizaciones obstante los conocimientos acumulados y las
de vecinos que frente a la crisis alimentaria medidas adoptadas durante ese período, la
se organizaron con el apoyo del movimiento sociedad humana se ha vuelto menos, no más
agroecológico, para restablecer huertos urba- sustentable, con excepción de un país (Cuba)
nos orgánicos, un movimiento de autogestión (véase www.footprintnetwork.org). Los resul-
que hoy reúne a miles de ciudadanos. Hacia tados también ubicaron a Latinoamérica como
2003, 200 mil predios generaron 3.4 millo- la región “menos insustentable” del globo.

junio 2009
En una región donde se realizan nuevos
proyectos políticos mediante el triunfo
electoral, también existen innumerables
proyectos ciudadanos, esencialmente ru-
rales, que caminan en la vía de la susten-
tabilidad y el poder social y que conforman
formas novedosas de resistencia frente a
la crisis de civilización que hoy se padece.
Estas iniciativas parecen contener elemen-
tos de una enorme importancia porque, a
diferencia de los impulsos anti-sistémicos
o de la izquierda convencional, ofrecen al- Del desarrollo a la
ternativas territorializadas basadas en lo autonomía:
local, la autogestión, la democracia parti-
cipativa o de base y el manejo adecuado

La
de los recursos de la naturaleza. Por todo
ello, es posible anticipar que en el futuro
inmediato estas iniciativas cobrarán una

reinvención
mayor importancia y serán los ejes o pi-
votes de nuevas fórmulas emancipadoras
(llámense “modernidad alternativa”, “de-
crecimiento” o “post-desarrollo”), en las
que un cambio en las articulaciones de los
grupos humanos con la naturaleza correrá
de los
en paralelo con nuevas formas de relacio-
nes sociales. Todo indica que es este el
camino que permitirá superar la crisis, de
territorios
carácter global, que la civilización indus-
trial ha generado.

Bibliografía
Carlos Walter
Moran, D, et al 2008. Ecological Economics 64:
470-474 Porto-Gonçalves
Toledo, V.M. 2006. Ecología, Espiritualidad,
Naturaleza. Jitanjáfora Ediciones. 175 pp.
Toledo, V.M. 2001. La Paz en Chiapas: ecología,
luchas indígenas y modernidad alternativa.
UNAM y Ediciones Quinto Sol.
Zermeño, S. 2004. La Desmodernidad Mexicana.
Editorial Océano.

10 Zibechi, R. 2006. Espacios, territorios y regio-


nes: la creatividad social de los nuevos mov-
imientos sociales. Contrahistorias 5: 39-60.
El desarrollo como
noción colonial
Víctor M. Toledo, mexicano, es
docente e investigador en el Centro La idea de desarrollo se man-
de Investigaciones en Ecosistemas,
tiene como un referente fuer-
Universidad Nacional Autónoma de
México (UNAM). te, incluso entre los críticos

445
del capitalismo. Esa idea-fuerza se presen- Occidental, se afirmó en nombre de la fe en la
ta como si fuese natural y, por tanto, como ciencia -olvidando que la fe en la ciencia no es
si no tuviese una génesis histórica y un lugar ciencia, es fe-; la tercera colonialidad, bajo
de origen muy específico. El desarrollo ganó hegemonía estadounidense, sobre todo en la
el mundo en el contexto de la post guerra, post guerra, se afirmó en nombre de la idea
cuando el Sr. Harry Truman, entonces Presi- del desarrollo. Así como un día los europeos
dente de EE.UU., y el naciente Banco Mundial colocaron la idea de catequizar y colonizar el
de Reconstrucción y Desarrollo, comenzaron mundo, ahora quieren desarrollarlo, esto es,
a definirnos como subdesarrollados por tener conducir a todo el mundo hacia su idea de de-
una renta per cápita por debajo de US$ 100 y sarrollo. La idea es rigurosamente colonial,
estar sin-capital, sin-escolaridad, sin-conoci- como se ve.
miento, sin-tecnología, sin-urbanización. Es
decir, cuando pasamos a ser analizados no por En Abya Yala/América somos
lo que éramos, sino por no ser iguales a los modernos hace 500 años!
que nos caracterizaban como tales, quienes
disponían del capital, del conocimiento, de la Es en ese contexto de descolonización de los
tecnología, del ideal urbano al que habríamos pueblos africanos y asiáticos, sobre todo, que
de convertirnos. se propone la revolución verde1 como una re-
volución técnica, donde el verde1 de esa revo-
En fin, el desarrollo es una idea colonial en lución buscar vaciar la revolución roja que ha-
el sentido más preciso de la palabra. Hasta bía ganado gran expresión con la Gran Marcha
los años ‘50, nadie quería desarrollar a nadie campesina en China. El desarrollo tecnológico
y los países europeos hablaban abiertamente emergía como una bendición a la que todos
de colonizar África y Asia, donde estaban sus tendrían derecho, teniendo a la ciencia occi-
colonias. Incluso los primeros documentos dental como su fuente de inspiración. Así, con
que propusieron la creación del Banco Mun- un sesgo universalista, aunque con un origen
dial decían explícitamente que se trataba de bien provinciano, el occidental, se presentaba
un banco de reconstrucción y no de desarrollo a la ciencia occidental como una panacea, in-
(Pereira, 2009). Hasta mediados de los años dependiente de los contextos socio-geográficos
‘50, la cartera de inversiones del Banco Mun- específicos donde fuera a insertarse. Incluso se
dial fue básicamente destinada a la recons- nos contó una historia de las técnicas con énfa-
trucción de Europa y poco o nada a las “áreas sis en la Revolución Industrial del siglo XVIII eu-
subdesarrolladas” (Truman). Fue la ola des- ropeo que debía iluminar el mundo (sic), como
colonizadora desencadenada por los pueblos si estuviésemos en la edad de las tinieblas.
africanos y asiáticos en la post guerra, la que Olvidaron no sólo las innovaciones tecnológi-
proporcionó las condiciones para que los paí- cas presentes cuando la conquista colonial de
ses que perdían sus colonias reinventen esa Abya Yala/América, inclusive el hecho de que
noción colonial, que pasó a dividir el mundo este continente no exportaba materias primas,
entre los que eran desarrollados y los subde- como se enseña en los libros, puesto que tanto
sarrollados, estableciendo que estos deberían el oro como la plata, que salían de Anauac y
seguir el modelo de aquellos. A partir de en- del Tawantinsuyu, al igual que el azúcar, que
tonces, las agencias (poco) multilaterales se salía de Cuba, Haití y de Brasil, eran productos 11
encargaron de contratar científicos y técnicos manufacturados. No sólo el oro y la plata eran
para medir cuanto faltaba a los sub para que
se vuelvan desarrollados y, para eso, diversas
misiones y sus misioneros fueron enviados al 1) En fin de cuentas, ¿por qué una revolución
llamado Tercer Mundo. Así como la primera técnica tendría que tener un color? El rojo era
colonialidad, bajo hegemonía ibérica, se afir- ideológico, mientras el verde, técnico. Obviamente,
mó en nombre de la fe cristiana, y la segunda no fueron los colores como tal que se colorearon con
estos valores.
colonialidad, bajo hegemonía de Europa Norte

junio 2009
objeto de un tratamiento manufacturero con da de los esclavos no lo hacemos como si fue-
un sofisticado conocimiento de esas metalur- se una figura de retórica simplemente, puesto
gias ya previamente existentes, sino también que la Iglesia a la vez que cuidaba del alma de
el azúcar procesado en los ingenios para ser los indígenas, aunque con ambigüedad, bende-
exportado. A la época, el azúcar era el mayor cía la esclavitud.
commodity en circulación en el mundo y era
producido aquí en Abya Yala/América con pro- La reinvención de los territorios
cesos manufactureros que no encontraban pa-
ralelo en el continente europeo. Por lo tanto, El “desenvolvimento” (desarrollo2), entre los
si quisiéramos contar la historia del desarrollo muchos significados que encierra, contiene
tecnológico moderno deberíamos comenzar por uno muy especial que se refiere a su no “en-
todo lo que abarcó la conquista y la coloniza- volvimento” (envoltura) con los lugares y las
ción de Abya Yala/América. ¡Somos modernos regiones en sus singularidades. Hubo un autor,
hace 500 años! Walter Rostow, que llegó a caracterizar el mo-
mento exacto en que un país o una región se
Somos modernos sí, pero el lado olvidado de la desarrollaban como take off; o sea, una me-
modernidad, esto es, el lado colonial que, to- táfora de la aviación para señalar el momento
davía, le es constitutivo. Europa, hasta la con- del despegue. Desarrollar es despegar y, así,
quista de Abya Yala/América en 1492, no tenía el “desenvolvimento” es también “des-envol-
la centralidad que pasó a tener después de in- vimento” en el sentido preciso de romper el
corporar este continente. A la época, “orien- “envolvimento” (environment, del inglés), de
tar” indicaba el camino acertado a seguir, esto privar a quienes son de lo local, a quienes son
es, el Oriente. La conquista de Abya Yala/Amé- de una determinada región o de un determina-
rica proporcionó a Europa las condiciones de do territorio, el poder de definir su propio des-
posibilidad para que se convierta en el centro tino, de concebir su propio ambiente. En ese
geopolítico, geocultural y geoeconómico del sentido, “des-envolver” es desterritorializar.
mundo. De hecho, no se comprende la centra- Sus raíces pertenecen a la tradición liberal que,
lidad de Europa sin su lado colonial que, así, por ello, da tanta importancia al derecho de ir
cumple un papel protagónico en la constitución y venir, y no da ninguna atención al derecho de
del sistema mundo moderno-colonial que nos quedarse, al derecho de permanecer que, en el
habita hasta hoy. La modernidad desde su pri- fondo, es el derecho de territorializarse por sí
mer momento fue colonial. Hacer monoculti- mismo, en su differentia specifica. Por ello, es
vos extensivos, esto es, en latifundios, fue una importante constatar que la crisis del desarro-
innovación tecnológica que tuvo su lugar en el llo viene junto con el debate acerca del terri-
mundo colonial y, para eso, fue necesario el torio y de las territorialidades (Oporto-Gonçal-
trabajo esclavo puesto que nadie espontánea- ves, 2001). Es un debate por el ambiente, por
mente hace monocultivo. El monocultivo es el “envolvimento”, por la reapropiación social
una técnica que sólo tiene sentido cuando se de la naturaleza (Leff, 2006). Y ya no se trata
produce no para sí mismo, sino para otro, aún de un debate de cada cual en defensa de su
más cuando se lo hace en grandes extensiones propio territorio (Diaz-Polanco, 2004), puesto
territoriales. La técnica se muestra, así, par- que el “desenvolvimento” al “des-envolver”-
12 te de las relaciones sociales y de poder. Los se (despegar) de cada contexto sociogeográfi-
ingenios de azúcar molían la caña proveniente co específico, comprometió a cada uno con el
de los latifundios de monocultivo bajo la mano
santa del látigo en la espalda de los esclavos,
tal como hoy los latifundios empresariales de 2) NDLT: En portugués, “desenvolvimento” significa
monocultivos de soja o de caña operan bajo la desarrollo, mientras que “envolvimiento” significa
tecnología de la Monsanto. Cuando decimos la envoltura, involucramiento o enredo. Por la conno-
tación que le da el autor a los términos, mantenemos
mano santa del látigo de los señores en la espal-
ambas palabras en dicho idioma.

445
destino de todos, al poner en peligro la propia rritorialidades) y, así, ponen en el orden del día
supervivencia del planeta y de las especies. el derecho a la igualdad en la diferencia (Opor-
to-Gonçalves, 2001). Por encima del “desen-
No en vano, la actual crisis por la que pasa la volvimento”, autonomía. Autonomía significa
humanidad es la crisis del éxito de su revolu- en griego, darse las propias normas, en fin,
ción que, tal como Prometeo, se hizo por el tener el control de su destino. Autonomía es,
control del fuego, por la revolución energética entonces, recuperar el control sobre nuestros
fósil, la Revolución (en las relaciones sociales y destinos y, de este modo, es, rigurosamente, lo
de poder) Industrial. Fue la generalización del otro de “des-envolvimento”. Y, no olvidemos,
uso de la energía fósil (carbón y petróleo) que tal y como todo ser vivo, toda autonomía tiene
permitió no sólo que la energía (en física, capa- que tener poros, aperturas para relacionarse
cidad de realizar trabajo) transformase la ma- con el otro en condiciones de igualdad sin que
teria (en física, trabajo) y, así, hizo posible que la autonomía se pierda. (Traducción ALAI)
la materia transformada en cualquier lugar del
mundo con el uso de máquinas a vapor pudiese Bibliografía
ser transportada a cualquier lugar del mundo Díaz-Polanco, H. El Canon Snorry. UACM, Ciudad de
con el uso de la máquina de vapor adaptada a México, 2004.
los medios de transporte y, así, que proporcio- Escobar, A. La invención del Tercer Mundo: construc-
ne una transformación de la materia en pro- ción y desconstrucción del desarrollo. Barcelona:
porciones jamás vistas en toda la historia del Grupo Editorial Norma, 1996.
planeta, “des-envolvendo”-se (despegándose) Esteva, G. Desenvolvimento. En: Sachs, W. Dicionário
de cualquier lugar a la vez que “envolvía” a do Desenvolvimento: Guia para o Conhecimento
todos en su “desenvolvimento” (desarrollo). como Poder. Petrópolis, Vozes, 2000.
Con eso, el “desenvolvimento des-envolveu- Leff, E. Racionalidade ambiental: a reapropriação
se” (despegó) y se olvidó de las leyes de la social da natureza. Civilização Brasileira, Rio de
termodinámica, del principio de entropía. El Janeiro, 2006.
calentamiento global es la expresión del éxito Pereira, J. M. M. O Banco Mundial como ator político,
de un desarrollo que perdió el sentido de su intelectual e financeiro (1944-2008). Tese de Dou-
“envolvimento”. Hubo un tiempo en que se torado, Universidade Federal Fluminense, Niterói,
llegó a saludar la llegada del desarrollo con sus 2009.
locomotoras, llamadas en Brasil cariñosamente Porto-Gonçalves, C.W. Da Geografia às geo-grafias:
como “María Humareda”. um mundo em busca de novas territorialidades. En:
Ceceña, A.E. y Sader, E. (comps) La Guerra Infinita:
He ahí la razón de ser de las luchas por la re- hegemonía y terror mundial. Buenos Aires, Clacso,
apropiación social de la naturaleza (Leff), de 2001.
las luchas por territorios, por sentidos de estar Porto-Gonçalves, C.W. Geo-grafias: movimientos
en la tierra, en fin, por territorialidades. Los sociales, nuevas territorialidades e sustentabilidad.
pueblos indígenas y los diferentes campesinos México, Siglo XXI, 2001.
tienen un papel estratégico al protagonizar lu- Porto-Gonçales, C.W. Abya Yala, o des-cobrimento
chas en defensa del agua, del aire, de la tierra da América. En: http://otrosbicentenarios.blogspot.
y de la vida. Así como los últimos 30/40 años com/2009/01/abya-yala-o-descobrimento-da-ameri-
ca-cw.html
fueron los 30/40 años más devastadores de la 13
historia humana, cuando hubo la mayor ola Sachs, W. Dicionário do Desenvolvimento: Guia para
de expropiación indígena-campesina que des- o Conhecimento como Poder. Petrópolis, Vozes, 2000.
ruralizó y sub-urbanizó por todas partes, fue
también en estos 30/40 años que la humanidad Carlos Walter Porto-Gonçalves, geógrafo
tomó conocimiento de su carácter planetario y brasileño, es docente en la Universidad
que emergieron por todas partes movimientos Federal Fluminense (Brasil). Colabora con
que luchan por territorios en su diversidad (te- diversos movimientos sociales, como el MST y
la Comisión Pastoral de la Tierra.

junio 2009
Alternativas AL Desarrollo en América Latina:

¿Qué pueden aportar las


universidades?
Ana Agostino
Post desarrollo el discurso del desarrollo porque cuestiona la
noción fundamental de estados superiores a
En la historia del desarrollo es posible encon- alcanzar, donde un tipo de sociedad desarro-
trar diversos énfasis, desde la clásica propues- llada se constituye el modelo a seguir. Teodor
ta de Rostow respecto a estadios de crecimien- Shanin (1997) plantea que la palabra progreso
to económico que los países subdesarrollados fue cambiando según las tendencias en mo-
necesariamente debían seguir para alcanzar la dernización, desarrollo o crecimiento, pero la
modernización y la industrialización, pasando idea central se mantuvo: la diversidad fue pro-
por la propuesta de las necesidades básicas, la ducida por diferentes momentos del desarrollo
teoría de la dependencia, desarrollo endóge- de diferentes sociedades. A medida que quie-
no, desarrollo sustentable y desarrollo huma- nes están en los niveles percibidos como más
no, entre otros. Algunas de estas propuestas bajos se muevan hacia el ejemplo propuesto
surgieron en el marco de lo que se ha dado en por quienes ya han alcanzado los mayores lo-
llamar desarrollo alternativo debido a la in- gros del progreso, la diversidad desaparece-
troducción de nuevas áreas de preocupación rá. Esto significa que otras formas posibles de
como el ambiente, los derechos humanos, los hacer las cosas –de alimentarse, de producir,
procesos democráticos y la dimensión local. de intercambiar bienes, de relacionarse con la
naturaleza- no son percibidas como expresio-
Un análisis sistemático de estos modelos, sin nes de diversidad sino como la incapacidad de
embargo, evidencia que los ejes centrales del actuar de acuerdo con el modelo visto como
discurso del desarrollo se han mantenido in- universalmente válido, es decir el occidental.
modificados. Uno de ellos es el concepto de Por lo tanto, las alternativas y soluciones que
subdesarrollo. Una sociedad que se plantea se promueven no están ancladas en las parti-
el desarrollo como meta necesariamente se cularidades de las personas y los pueblos sino
percibe a sí misma como subdesarrollada, es en los elementos previamente definidos por el
decir, en un estado de atraso respecto a un discurso del desarrollo.
modelo al que se ve como universal y superior.
El discurso del desarrollo ha contribuido preci- Directamente asociado con este aspecto se
samente a que más de la mitad de la población encuentra otro elemento central del discur-
mundial se considere como subdesarrollada. so, y es la legitimación de la intervención. El
Esto es muy significativo pues las opciones y desarrollo no solamente es normativo respec-
14
alternativas que se buscan para modificar o to al modelo de vida a seguir sino que justi-
mejorar la calidad de vida tienen como punto fica la intervención de actores externos. En
de partida la auto percepción del fracaso, lo la medida que se acepta que hay poblacio-
que no se ha logrado realizar o alcanzar. nes “atrasadas” y “subdesarrolladas” que no
han logrado alcanzar su potencial y que por
Este aspecto tiene que ver con otro elemen- otro lado hay naciones –y corporaciones- con
to central del discurso: la negación de la di- los conocimientos y los instrumentos adecua-
versidad. Ésta no puede ser valorada desde dos para ayudarlos a mejorar su desempeño

445
y lograr los niveles de vida aceptados como finiciones e intereses en torno al sustento, las
universalmente válidos, el carácter transiti- relaciones sociales y las prácticas económicas,
vo del desarrollo, es decir su intervención en que prioriza la suficiencia frente a la eficien-
los asuntos internos de otras naciones, surge cia, entre otros conceptos.
como elemento natural e incuestionable.
América Latina, cambios y desarrollo
Un cuarto elemento, y probablemente el que
más claramente caracteriza el discurso del Durante los últimos años los países latinoame-
desarrollo, es la centralidad del crecimiento ricanos han protagonizado un cambio de orien-
económico. De hecho el desarrollo siempre se tación política, contando con una mayoría de
refiere a “más”: más inversiones, más infraes- gobiernos que se autodenominan progresistas
tructura, más producción. La respuesta dada de izquierda. Ello ha implicado la implemen-
a las múltiples y diversas situaciones a las que tación de políticas de nuevo signo y también
se enfrentan sociedades heterogéneas es siem- la llegada de un discurso oficial que incorpo-
pre de carácter económico, orientada a crear ra como propias las aspiraciones de amplios
dependencia de bienes y servicios que sólo se sectores de la población históricamente mar-
pueden obtener en el mercado. De acuerdo con ginados de las prioridades gubernamentales.
Arturo Escobar, la visión económica ha sido, sin Un elemento, sin embargo, se ha mantenido
duda, la mayor influencia en el pensamiento constante durante las últimas décadas con in-
del desarrollo, y ha tendido a “economizar” no dependencia de la orientación de los gober-
solo al desarrollo sino a la vida misma. nantes: la exaltación del desarrollo como ob-
jetivo tanto de las políticas nacionales como
Escobar y otros autores de la corriente conoci- de los esfuerzos de integración regional.
da como post desarrollo han argumentado que
estas características están siempre presentes El Tratado de Asunción que dio origen al MER-
en el discurso del desarrollo, con indepen- COSUR (Mercado Común del Sur, integrado por
dencia de si se trata de teorías dominantes Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay y otros
o alternativas y han convocado a pensar al- estados asociados) fue firmado en 1991 por
ternativas AL desarrollo. Mientras éste es de gobiernos neoliberales. En su primer conside-
carácter normativo imponiendo a las personas rando plantea que “la ampliación de las actua-
y a las sociedades una forma de percibirse a sí les dimensiones de sus mercados nacionales, a
mismas, de interpretar sus vidas y de proyec- través de la integración, constituye condición
tarse hacia el futuro, el post desarrollo ofrece fundamental para acelerar sus procesos de de-
argumentos que cuestionan la universalidad sarrollo económico con justicia social”.
del modelo y convocan a identificar y promo-
ver “otras maneras de hacer las cosas”. El Quince años después, con gobiernos de izquier-
desarrollo cuenta, según Escobar (1987), con da en la mayor parte de los gobiernos de Améri-
dos instrumentos fundamentales: el trabajo ca del Sur, se creó la UNASUR (Unión de Nacio-
del conocimiento del desarrollo (la profesio- nes Suramericanas) en un intento por superar
nalización del desarrollo), y el trabajo de las lo que muchos veían como una mera unión
instituciones del desarrollo (la institucionali- aduanera para transitar un verdadero camino
zación del desarrollo). El post desarrollo, por de integración. El desarrollo aparece nueva- 15
su parte, no presenta un discurso alternativo mente como el principal objetivo a alcanzar:
sino una nueva sensibilidad que valoriza la di- “La Unión de Naciones Suramericanas busca el
versidad, que cuestiona la centralidad de la desarrollo de un espacio integrado en lo polí-
economía –en particular del mercado-, que tico, social, cultural, económico, financiero,
promueve la sustantabilidad de la vida y la ambiental y en la infraestructura. Este nuevo
naturaleza, no del desarrollo –¡mucho menos modelo de integración incluirá todos los logros
del crecimiento!- que reconoce múltiples de- y lo avanzado por los procesos del MERCOSUR y

junio 2009
la Comunidad Andina, así como la experiencia de la misma crítica sino que continúa siendo la
de Chile, Guyana y Suriname. El objetivo últi- aspiración fundamental.
mo es y será favorecer un desarrollo más equi-
tativo, armónico e integral de América del Sur. Una posible respuesta tiene que ver con que
los beneficios del desarrollo pertenecen a lo
A nivel nacional podemos citar los ejemplos de que John Kenneth Galbraith dio en llamar “sa-
Brasil y Uruguay. Según cobertura de prensa biduría convencional” en su libro “The Affluent
brasileña “el desarrollo de Brasil, la distribu- Society”. Allí planteó que con frecuencia las
ción de la renta entre los más pobres y alcan- personas reaccionan casi con pasión religiosa
zar una educación de calidad, son los objeti- para defender lo que han aprendido con es-
vos prioritarios del programa de gobierno del fuerzo. Según él, la familiaridad es muy im-
presidente Lula da Silva para un segundo man- portante para la aceptabilidad, y las ideas que
dato”. Y para el caso del Frente Amplio, coali- son aceptadas tienen gran estabilidad, son
ción de izquierda que gobierna Uruguay desde altamente previsibles. En base a estas tres
2005, el programa aprobado en su último con- características (familiaridad, previsibilidad y
greso con miras a las elecciones de 2009, plan- aceptabilidad), acuñó la expresión “sabidu-
tea que esa coalición “procura transformar el ría convencional. El desarrollo claramente se
Uruguay para que sus habitantes logren niveles ubica en este campo dada su alta aceptabili-
crecientes de calidad de vida. Esta aspiración dad que deriva de la familiaridad con inde-
se resume en el concepto de desarrollo. En el pendencia de los resultados objetivos. Según
marco de una concepción integral del desarro- Galbraith, la articulación de la sabiduría con-
llo cabe definir aquí el desarrollo económico- vencional es un rito religioso, la afirmación de
social como un objetivo central del gobierno lo que la gente ya sabe sin ninguna intención
de izquierda. Esta aspiración implica definir de generar conocimiento.
políticas activas en diversos campos para me-
jorar las condiciones de vida de la población. En un sentido similar, Gilbert Rist (1997) ha
Para lograrlo es imprescindible el crecimiento afirmado que el desarrollo es una creencia
económico sostenido, porque así aumentará el profundamente arraigada, una certeza colec-
producto y la riqueza nacional”. tiva sobre la cual no sería apropiado realizar
cuestionamientos en público. El desarrollo
Esta reseña muestra la aspiración al desarrollo pertenecería a un grupo de proposiciones en
como una constante en los gobiernos de América las que la gente cree porque han sido repeti-
Latina, independientemente de su orientación das por largo tiempo y todo el mundo acepta.
política. El documento del Frente Amplio en En la misma línea, Raff Carmen (1996), sos-
particular sintetiza la aspiración común de los tiene que el desarrollo puede ser llamado la
diversos gobiernos que presentan al crecimien- religión sustituta de la segunda mitad del siglo
to económico como la llave para otros procesos XX. Ha sido este carácter de religión moderna
que permitan acceder al bienestar general. lo que le ha permitido continuar y reprodu-
cirse a pesar de más de 50 años de promesas
Es interesante observar que los gobiernos de incumplidas e incluso de planteos que entran
izquierda de la región criticaron de sus ante- en contradicción con desafíos a los que se en-
16 cesores la aplicación de las políticas neolibe- frenta la humanidad, como por ejemplo el de
rales, los tratados de libre comercio, la de- la sustentabilidad ecológica.
pendencia de los organismos internacionales
de crédito. Cabe preguntarse por qué, si du- Otra posible respuesta tiene que ver con el
rante décadas el desarrollo fue la guía de esos modo de intervención, generador de determi-
mismos gobiernos –y de los organismos inter- nadas formas de percibir el mundo y auto-per-
nacionales que promovieron la aplicación del cibirse que acarrea el discurso del desarrollo
modelo neoliberal- éste no sólo no es objeto sobre todo luego de más de medio siglo de ins-
titucionalización.

445
Universidad, desarrollo y post ría convencional se produce cuando las ideas
desarrollo convencionales fracasan notablemente para
hacer frente a alguna circunstancia frente a la
Las universidades latinoamericanas se han cual su obsolescencia las ha hecho evidente-
caracterizado por una vocación dirigida a la mente inaplicables”- dice Galbraith. Agrega
acción social, fundamentalmente luego de la que a esa altura la irrelevancia será dramatiza-
Reforma de Córdoba a partir de la cual, y a lo da por alguna persona a quien se le dará crédito
largo de varias décadas, se concretaron los ma- por haber instalado las nuevas ideas si bien lo
yores procesos de transformación institucional, único que habrá hecho será poner en palabras
reflejada en los principios de autonomía y co- lo que la marcha de los acontecimientos habrá
gobierno. Muchas universidades acompañaron dejado en evidencia.
los cambios políticos que ha vivido la región y
en varios países fueron centros de resistencia a Vale la pena preguntarse si el cambio climáti-
gobiernos autoritarios. Es posible afirmar, sin co, la crisis energética, la alimentaria y la fi-
embargo, que en lo que refiere al discurso del nanciera, sumados al crecimiento del número
desarrollo, las universidades pueden ser compa- de personas pobres, la pérdida de la biodiversi-
radas con los gobiernos progresistas. No sólo es dad, entre otros, no constituyen una acelerada
difícil encontrar espacios de cuestionamiento marcha de los acontecimientos que muestran
al desarrollo sino que reiteradamente se men- la obsolescencia del desarrollo. Y cabe pregun-
ciona como función genérica de la universidad tarse también en qué medida las universidades
atender a las necesidades del desarrollo. Los no son un espacio privilegiado para colaborar
planteos del post desarrollo, muy tímidamente, en la promoción de nuevas ideas, en muchos
han llegado a espacios universitarios y cuando casos ayudando a revelar la importancia de
lo han hecho son percibidos con sospecha. ciertas prácticas hasta ahora desechadas por el
discurso del desarrollo.
En las últimas dos décadas, y sobre todo a
Bibliografía
partir del libro editado por Wolfgang Sachs,
“Diccionario del Desarrollo. Una guía del cono- Carmen, R. Autonomous Development. Humanizing
cimiento como poder”, ha habido una impor- the Landscape: An Excursion into Radical Thinking
tante producción sobre los planteos, la prácti- and Practice, Zed Books, London y New Jersey, 1996.
ca y las perspectivas del post desarrollo. Son Escobar, A. La invención del Tercer Mundo: Construc-
escasos, sin embargo, los aportes surgidos de ción y Deconstrucción del desarrollo. Bogotá, Edito-
universidades latinoamericanas y menores aún rial Norma, 1996.
los cursos que incluyen en un pie de igualdad a Esteva, G. Desarrollo, En: Diccionario del desarrollo
las supuestas ventajas del desarrollo -e incluso (W. Sachs, compilador), PRATEC, Perú, 1996.
a la inevitabilidad del desarrollo como destino- Galbraith, J.K. The Affluent Society. Penguin Books,
, las críticas y propuestas alternativas del post Inglaterra, 1999.
desarrollo. Tampoco es fácil encontrar a nivel Rist, G. The History of Development. From Western
universitario proyectos de investigación que Origins to Global Faith. Zed Books, London y New
analicen la pertinencia y viabilidad de estas al- York, 1997.
ternativas o de prácticas que, sin autodenomi- Sachs, W. Diccionario del desarrollo. PRATEC, Perú,
narse post desarrollo, plantean una distancia y 1996.
17
un cuestionamiento a las prácticas tradiciona-
Shanin, T. The idea of progress, En: The Post-Devel-
les del desarrollo orientadas al crecimiento. opment Reader. Zed Books, Londres y Nueva Jersey,
1997.
Retomando a Galbraith y su idea de sabiduría
convencional, también plantea que el enemigo
Ana Agostino, uruguaya, es asistente social
de ésta no son las ideas sino la marcha de los y estudiosa del postdesarrollo; actualmente
acontecimientos. “El golpe mortal a la sabidu- es secretaria del Consejo Internacional de
Educación de Adultos (ICAE).

junio 2009
Maldesarrollo como Mal Vivir
José María Tortosa
“Se reconoce el derecho de la población Global Failure) de 1990, sin olvidar el Insights
a vivir en un ambiente sano y ecológi- into Maldevelop¬ment que editó Jan Danecki
camente equilibrado, que garantice la en 1994 con amplia participación interconti-
sostenibilidad y el buen vivir, sumak kaw- nental. En estos últimos en particular, late
say” - Constitución Ecuatoriana, 2008, la idea del fracaso del proyecto inicial, fra-
Art. 14 caso que se sitúa a escala mundial y no sólo a
escala de los estados concretos o localidades
”El estado asume y promueve como particulares.
principios ético-morales de la sociedad
plural: ama qhilla, ama llulla, ama suwa
Sigue siendo una metáfora, pero a diferencia
(no seas flojo, no seas mentiroso ni
de “desarrollo”, “maldesarrollo” intenta refe-
seas ladrón), suma qamaña (vivir bien),
ñandereko (vida armoniosa), teko kavi
rirse no a un Buen Vivir que debería buscarse
(vida buena), ivi maraei (tierra sin mal) y sino a la constatación, primero, del fracaso
qhapaj ñan (camino o vida noble)- Cons- del programa del “desarrollo” y, segundo, del
titución Política del Estado de Bolivia, Mal Vivir que puede observarse en el funcio-
2009, Art. 8, epígrafe 1. namiento del sistema mundial y de sus com-
ponentes, desde los Estados nacionales a las
La palabra desarrollo ha sido usada como una comunidades locales. Si “desarrollo” implica
metáfora afortunada que comenzó a usarse a un elemento normativo (lo deseable), “malde-
partir del discurso del presidente estadouniden- sarrollo” contiene un componente empírico (lo
se H. Truman de 1949. Toma prestada de la bio- observable) o incluso crítico (lo indeseable).
logía la constatación de que los seres vivos se
desarrollan según su código genético en un pro- El fracaso del “desarrollo” tiene, por lo menos,
ceso natural, gradual y beneficioso. Como otras dos facetas. Por un lado, y aunque se niegue
metáforas, tiene el riesgo de esconder ideología retóricamente, sigue significando crecimiento
y más si consiste en indicar el objetivo a seguir, económico medido por aumentos del Producto
el del crecimiento, y, además, no hace ninguna Interno Bruto. Y tal vez no sea el mejor mo-
referencia a los límites del mismo, como si el mento histórico para hablar de ello: en 2009
crecimiento fuese algo ilimitado. se ha visto reducida, en más de un billón de
dólares, hasta la fortuna de los hiper-ricos que
La palabra maldesarrollo, por su parte, es tam- calcula anualmente la revista Forbes. Por otro
bién una metáfora. Los seres vivos sufren mal- lado, la unidad a la que se refiere el “desarro-
desarrollo cuando sus órganos no siguen el có- llo” fue en un primer momento el Estado nacio-
digo, se desequilibran entre sí, se malforman. nal (se trataba de “desarrollo nacional”, de ahí
Su uso en las ciencias sociales parece haberse el recurso al PIB), después se eclipsó durante
iniciado a partir del artículo de Sugata Das- la etapa neoliberal ya finalizada y se redujo al
18 “desarrollo local” tomando como unidades de
gupta (“Peacelessness and Maldevelopment”)
de 1968, sigue con el libro de René Dumont análisis e intervención las colectividades sub-
y Marie-France Mottien (Le maldéveloppment estatales. La crisis visible, por lo menos desde
en Amérique Latine) de 1981, el de Laurence 2007, a través de la explosión de las burbujas
R. Alschuler (Multinationals and Maldevelop- inmobiliarias, financieras, alimentarias, ener-
ment) de 1988, aunque probablemente la obra géticas y, finalmente, económicas ha vuelto
clásica en el uso de este concepto sea la de a poner sobre la mesa la cuestión del “Estado
Samir Amin (Maldevelopment. Anatomy of a activista” en los procesos de desarrollo como

445
ya indicó el Programa de Naciones Unidas para básicas, es decir, básicas porque si quedaban
el Desarrollo en su Informe sobre el desarro- insatisfechas difícilmente se podía decir que
llo humano de 1997. Todo ello sin olvidar las la vida humana era realmente humana.
demandas de “rescates” gubernamentales de
sectores en crisis (¡incluso el de la pornogra- “First things first”, se puede iniciar, aunque
fía!) por parte de los que habían proclamado el aquí no se trate de una jerarquización de las
“menos Estado, más mercado” o habían predi- necesidades al estilo de Maslow, por el bien-
cado el “Consenso de Washington”(1). estar y su mínimo exigible, la supervivencia.
Pero la necesidad del bienestar no se satisface
Tal vez sea preciso hablar primero del diag- necesariamente mediante el dinero. Basta re-
nóstico (el maldesarrollo) antes de hablar del cordar las actividades económicas que quedan
tratamiento o la terapia. Pero el diagnóstico fuera del cálculo del PIB para ver dónde reside
es siempre con respecto a un ideal. Así su- el problema: el autoconsumo, el trueque, el
cede con la medicina clínica que compara lo trabajo doméstico y el no asalariado en gene-
observado con un determinado ideal de salud. ral pueden ser un satisfactor de la necesidad
Del mismo modo, se puede tomar como ideal de bienestar sin que por ello se tenga que re-
el Buen Vivir para hacer un diagnóstico que, currir a una medida monetaria de dichas acti-
desgraciadamente, será algo más complicado vidades. La seguridad es la segunda necesidad
que el que puede hacer un médico en su con- básica a incluir en el Buen Vivir. Su contrario
sulta: la realidad socio-económica es mucho es la violencia que no se reduce a la violencia
más compleja que la biológica. física sino que incluye las otras formas en las
que los seres humanos consiguen de sus seme-
El punto de partida para dicho ideal puede ser jantes comportamientos o actitudes que, de
el recurrir a las necesidades humanas básicas. no haber intervenido aquellos, no se hubieran
La versión dominante ha sido la de reducir és- producido. Se trata, por usar un vocabulario
tas al bienestar y tomar como satisfactores lo bien trillado, de las violencias estructurales
estrictamente monetario: el bienestar se con- (explotación, marginación) y de las violencias
sigue con el dinero, del mismo modo que la culturales que otros autores prefieren llamar
pobreza consiste en no disponer de un deter- violencias simbólicas. La libertad es una ne-
minado montante de dólares (eso sí, a paridad cesidad básica que consiste en la capacidad
de poder adquisitivo, que, de nuevo, indica la de decidir, libertad de y libertad para. Tiene
unidimensionalidad de la medida). Manfred como contrario la represión. Finalmente, la
Max-Neef y coautores reaccionaron con vehe- necesidad de la identidad, de la capacidad de
mencia ante tal reduccionismo y, reconocien- responderse a uno mismo “quién soy yo”, tie-
do la importante distinción entre necesidad ne como contrario la alienación.
–tal vez universal- y satisfactor –más depen-
diente de la cultura-, proporcionaron una lista Son, como se ve, planteamientos muy genera-
de necesidades humanas que hacía ver hasta les, pero pueden ser útiles para definir el Buen
qué punto era insuficiente la visión economi- Vivir y, consiguientemente, pueden servir para
cista del desarrollo, hoy todavía difundida. diagnosticar los casos de Mal Vivir. Pero ¿en
qué ámbitos?
Tal vez la lista de necesidades humanas de 19
Max-Neef era demasiado prolija y, por tanto, El desarrollo convencional, como ya se ha di-
había ido al extremo opuesto del economicis- cho, ha estado oscilando entre el desarrollo
mo monetarizante. Por eso emergieron otras nacional y el desarrollo local. Con dificulta-
enumeraciones de necesidades humanas que
pudieran servir como criterios de evaluación 1) Un caso particular y sintomático de este maldesar-
de situaciones concretas. Johan Galtung pro- rollo son los abusos cometidos por los altos ejecutivos
puso cuatro grandes necesidades humanas que, habiendo hundido la empresa que gestionaban,
se adjudicaron jugosas bonificaciones y sobresueldos.

junio 2009
des se ha ido introduciendo el sistema mundial blemática de la desigualdad y la inequidad.
aunque sí han sido perceptibles las indicacio- Planteado a escala estatal, se trataría del
nes sobre el ecosistema. De hecho, estos cua- “desarrollo nacional”, pero también podría
tro sistemas pueden verse como cajas chinas o referirse al “desarrollo local”. La lectura en
como matrioshkas, una dentro de la otra pero vertical de esta primera columna indica los
relacionadas de forma ineludible. El sistema puntos en los que se encuentra el maldesarro-
local forma parte del sistema nacional o esta- llo en el mundo contemporáneo. Cierto que
tal, que es uno de los puntos que los dedica- su incidencia será mucho mayor en los países
dos a los “proyectos de cooperación (al desa- de la periferia, después en los emergentes y,
rrollo)” suelen olvidar. Cierto que en lo local finalmente, en los países centrales y en el he-
se puede intervenir con mucha más facilidad, gemónico actual. La pobreza, la represión,
pero eso no obsta para que lo que sucede en el fundamentalismo o la violencia criminal no
la escala del Estado o de la nación(2) no acabe son patrimonio exclusivo de la periferia sino
siendo determinante para lo local. que se encuentra (y a veces con mayor inten-
sidad) en los países centrales.
Pero lo mismo se puede decir sobre la escala
estatal o nacional: que está inserta en el sis- La segunda columna se refiere a temáticas
tema mundial. Cierto, de nuevo, que el poder que han estado presentes, por lo menos a ni-
del Estado permite intervenciones importan- vel retórico, en algunos planteamientos del
tes en la satisfacción (e insatisfacción) de las “desarrollo”. Se ponen aquí para hacer ver
necesidades básicas indicadas. Pero el siste- una doble realidad: por un lado, que sus cau-
ma mundial en el que se encuentra el Estado o sas suelen estar más en los países centrales
la nación, y la crisis contemporánea es prueba (y recientemente en los emergentes) que en
de ello, se convierte en un elemento que faci- los periféricos ya que son aquellos los mayo-
lita o dificulta esas intervenciones. res emisores de gases de efecto invernadero,
CO2 y en general de residuos contaminantes
Para complicar el análisis, el sistema mundial (aunque procuren almacenarlos en países de
se encuentra, a su vez, actuando de subsis- la periferia). Por otro lado, que nos encon-
tema del ecosistema que engloba a todos los tramos ante problemas que, aunque en algu-
demás. De hecho, una de las razones esgrimi- nos casos puedan ser más dramáticos en sus
das para anunciar la crisis terminal del siste- efectos contra las periferias en forma de ca-
ma mundial contemporáneo es precisamente tástrofes de origen humano, sin embargo, los
su incapacidad para responder a los problemas efectos importantes para la supervivencia de
de agotamiento de recursos, contaminación, la especie y para el mantenimiento del actual
calentamiento global y eventual cambio cli- sistema podrían se generalizados. El Planeta,
mático que no pondrían en discusión la exis- como se ha dicho, no estaría amenazado, lo
tencia del Planeta sino de la especie humana estaría la especie que le ha llevado a la actual
que ha dejado esa huella ecológica indeleble situación que algunos ven de “no-retorno”.
y de efectos irrecuperables.
Finalmente, la tercera columna trata de al-
Cruzando aquellas cuatro necesidades básicas gunos aspectos del “desarrollo” que, aunque
20 y estos tres niveles, se obtiene el cuadro-resu- planteados por algunas escuelas (los depen-
men de la Tabla 1.

La primera columna hace referencia a una vi- 2) Estado y nación no son sinónimos y no es espacio
éste para bajar a detalles. Si hay unos 200 Estados
sión del “desarrollo” algo más compleja que en el mundo, es posible que haya 2.000 naciones,
la que se reduce al mero crecimiento econó- siendo, por tanto, lo normal (lo más frecuente) la
mico, sea o no acompañado por la reducción existencia de Estados plurinacionales. Lo que, a
de la pobreza y, raramente, unido a la pro- escala mundial, sería la excepción serían casos como
Uruguay, Portugal o el Japón.

445
dentistas, los globa- Tabla 1
listas) no ha acaba- Maldesarrollo como insatisfacción de necesidades humanas básicas
do de entrar en la Estatal/Local Ecosistema Sistema mundial
corriente principal
Inequidad Calentamiento Polarización
de las discusiones
Bienestar Pobreza Agotamiento Periferización
sobre el “desarro-
Estancamiento Contaminación Explotación
llo” (probablemen-
te porque no había Democracia escasa Dependencia de Dependencia
buenas terapias Libertad Represión la Naturaleza, sin Represión
para dicha enfer- Marginación “partenariado” Marginación
medad) aunque sí Colonialidad
Colonización interna Enajenación ante la
ha entrado en los Homogeneización
Identidad Nacionalismo Naturaleza, pérdida
planteamientos crí- Reacciones “identi-
Fundamentalismos de raíces
ticos de determi- tarias”
nados movimientos Guerra entre Estados
sociales como el Violencia
Catástrofes de ori- Terrorismo transna-
altermundialismo. Seguridad Guerra civil
gen humano cional
La tercera columna Terrorismo
Nuclearización
incluye, en efecto,
las relaciones entre cia sea, a su vez, un indicador más del fun-
los diferentes actores del sistema mundial ca- cionamiento “maldesarrollado” del sistema
racterizados por su asimetría en cuanto a ca- mundial contemporáneo.
pacidad y poder de decisión y de influencia.
Es cierto que, para los que tienen como prio-
El lugar en que se sitúe el proyecto de actua- ridad intervenir en estas realidades, un plan-
ción podrá llevar a olvidar los restantes niveles teamiento complejo como el que se acaba de
y, así, intentando salvar la economía nacional hacer puede resultar molesto e incluso recha-
(o, si se prefiere, la satisfacción de necesi- zable. Pero su objetivo no es desmovilizar la
dades básicas de los propios ciudadanos), se acción basada en la necesaria simplificación
olvida el carácter más general que tiene la ac- sino evitar las intervenciones basadas en el
tual crisis, con lo que las medidas nacionales simplismo, que probablemente hayan sido uno
se convierten en ineficaces ya que se dedican de tantos factores que han llevado al malde-
más a los efectos que a las causas. Pero es sarrollo contemporáneo.
que hay planteamientos observables en la po-
lítica internacional en los que el interés por Saber lo que es el Mal Vivir, incluyendo todas
salvar el sistema mundial contemporáneo lle- las necesidades básicas en los niveles rese-
va a olvidar el problema acuciante que supone ñados (sistema local, ecosistema y sistema
el ecosistema: se sacrifica el medioambiente mundial), ayuda a definir el Buen Vivir y por
con tal de lograr (pretender lograr, más bien) dónde hay que empezar a construirlo: por los
una solución o una mejora de la crisis contem- más débiles en el sistema mundial y con un
poránea. contenido bien distinto al “American way of
life” y a los medios utilizados normalmente 21
Al mismo tiempo, es preciso reconocer que se para satisfacer los intereses de las élites de
carece de buenos indicadores y medidas para los países dominantes y de los sucesivos países
muchos de estos componentes, incluso si se hegemónicos.
recurre a los enfoques “institucionalistas”.
Pero eso no significa que no sean relevantes. José M. Tortosa, español, es docente e
Incluso hay razones para preguntarse por qué investigador en el Instituto Interuniversitario
se carece de ellos, no sea cosa que su ausen- de Desarrollo Social y Paz, Universidad de
Alicante, España

junio 2009
El despojo legalizado como
estrategia para el “desarrollo”
en el sector rural colombiano
Libia R. Grueso C.

Un sistema de crecimiento económico que se senadora Cecilia Montaño López), que lo que
impone desde espacios de poder en el gobier- se ha venido dando en términos del “desarro-
no para el beneficio de un número reducido llo rural”, es un modelo desplazador a favor
de individuos no reúne las condiciones para del interés económico de agroindustriales de
ser definido como desarrollo, aun desde las la palma aceitera entre otros, y que la falta
definiciones clásicas como las de “desarrollo de escrúpulos que ha acompañado la imposi-
económico” entendido como el “proceso de ción de este modelo ha permitido que éstos
crecimiento mediante el cual los países incre- se abran paso violentamente o de manera co-
mentan los ingresos per cápita y se convierten rrupta en todos los espacios de la vida públi-
en industrializados” (Taylor, 2004). Esta de- ca. Se imponen mediante leyes, medidas ad-
finición hace referencia al incremento de los ministrativas arbitrarias contrarias al interés
ingresos per cápita de los países, esto sugiere general y la Constitución Nacional, e incluso
un nivel de participación económica por indi- con participación directa en los escenarios del
viduo de toda la población, no se refiere al conflicto como gestores del desplazamiento
incremento de ingresos de un grupo de indivi- forzado y el despojo de tierras.
duos excluyendo el resto de población en un
país. La situación vivida actualmente en Co- Junto al desplazamiento se impulsaron medi-
lombia como un todo, y en particular para las das legislativas que promueven el crecimiento
comunidades negras, los pueblos indígenas, y económico a expensas de los derechos territo-
los grupos campesinos, pone en evidencia el riales de grupos étnicos y comunidades campe-
fracaso de las estrategias de desarrollo aun en sinas. Normas como la Ley forestal y el Esta-
los propios términos del modelo. También re- tuto de desarrollo rural –ley 1152 de 2007- del
salta el papel central que sigue ocupando el Ministerio de Agricultura, fueron demandadas
estado en imponer estrategias que perpetúan por numerosas organizaciones entre indíge-
y agravan las desigualdades, el marginamiento nas, de comunidades negras y ambientalistas
de las comunidades rurales, y la destrucción por ser contrarias a los derechos territoriales
del medio ambiente. y al derecho a priorizar opciones de desarrollo
de acuerdo con su visión cultural, reconoci-
22 Situaciones como las que se presentan en Co- da a las comunidades negras y a los pueblos
lombia – una alta concentración de los bene- indígenas de acuerdo con el Convenio 169 de
ficios en un cada vez más reducido sector de la OIT ratificado por la Ley 21 de 1991. Ante
la población y en gran porcentaje centrada en las demandas, la Corte Constitucional decla-
los gremios de la banca, la agroindustria y la ró las medidas como inconstitucionales por no
ganadería-, difícilmente podrían ubicarse en haberse cumplido con el derecho a la consulta
un análisis sobre el desarrollo. Se ha plan- previa de acuerdo a lo establecido por el Con-
teado en debates públicos incluso por repre- venio 169 y la Constitución nacional.
sentantes de partidos tradicionales (como la

445
En la sustentación de sus decisiones la Corte actores armados que amenazan a la población
llama la atención frente a la falta de garan- afro descendiente para abandonar sus terri-
tías para la protección de los derechos de los torios”.
grupos étnicos y las graves afectaciones a su
integridad física y cultural por impactos como Además registra que, entre los motivos que
el desplazamiento forzado y el confinamiento causaron el desplazamiento de los grupos fa-
como dos expresiones del despojo de sus tie- miliares afro colombianos incluidos en el Re-
rras y territorios. gistro Único de Población Desplazada (RUPD),
sobresalen las amenazas directas como la prin-
La evidencia del despojo, como la falta de cipal causa, llegando a abarcar el 37,2% de los
compromiso del Estado para dar una salida a desplazamientos, seguidos por los asesinatos
la grave violación de los derechos y libertades familiares (12,4% para afro, 11,0% para total),
fundamentales en el caso de las comunidades las masacres (11,9 para afro, 11,7% para to-
negras y los pueblos indígenas, fueron defi- tal), los combates (11,7 para afro 10,5% para
nidos por la Corte Constitucional colombiana total), los asesinatos de vecinos o amigos (8,7%
mediante Sentencia T – 025 de 2004, como para afro, 7,4% para total), las amenazas in-
evidencias de un “estado de cosas inconstitu- directas (8,7% para afro, 6,5% para total) y el
cional”1. Ante la persistencia de los factores asesinato de vecinos y amigos (9,3% para afro,
causantes del despojo de tierras y territorios 7,4% para total). “De manera que los afro co-
de los grupos étnicos cuatro años después de lombianos han sufrido en mayor proporción
declarada la Sentencia, la Corte se vio en la las causas más violentas de desplazamiento”
obligación de declarar 11 autos donde señala señala textualmente la Corte Constitucional
los factores y efectos persistentes del despla- Colombiana. La alusión a los mega proyectos
zamiento forzado, señalando por primera vez evidencia cómo uno de los elementos centra-
la presencia de mega proyectos de la agroin- les al desplazamiento es el despojo a favor de
dustria, la minería, el turismo y obras de in- los grupos económicos.
fraestructura en los territorios de las comu-
nidades negras como factores causantes de La situación para la población campesina re-
desplazamiento y de confinamiento con grave viste igual gravedad, y quizás el caso más re-
violación de derechos humanos y libertades presentativo de la imposición de una visión del
fundamentales2. “desarrollo” centrada en el crecimiento eco-
nómico y a favor de gremios con gran capaci-
En el caso de las comunidades negras (Auto dad de inversión, la constituye el caso de la
005 de 2009, art. 67), la Corte identifica tres comunidad campesina desplazada del depar-
factores asociados al desplazamiento forzado: tamento del Meta. Aproximadamente mil fa-
“... se resaltan tres factores transversales
que contribuyen a que la población afro des-
1) Corte Constitucional de la República de Colombia,
cendiente sea una de las más afectadas por el “Sentencia T- 025 de 2004”.
fenómeno del desplazamiento forzado. Estos
2) Auto 005 de Febrero de 2004 sobre “Protección
factores son (i) una exclusión estructural de
de los derechos fundamentales de la población afro
la población afrocolombiana que la coloca en descendiente víctima del desplazamiento forzado,
situación de mayor marginación y vulnerabi- en el marco del estado de cosas inconstitucional 23
lidad; (ii) la existencia de procesos mineros y declarado en la sentencia T-025 de 2004”.
agrícolas en ciertas regiones que impone fuer- 3)Ver entre otros, los aportes citados por PCN,
tes tensiones sobre sus territorios ancestra- 2007 en ACNUR, AFRODES y Conferencia Nacional
les y que ha favorecido su despojo3; y (iii) la Afrocolombiana. Lineamientos para la construcción
deficiente protección jurídica e institucional de una política pública de atención diferenciadas a
de los territorios colectivos de los afro colom- la población afrocolombiana en situación de des-
bianos, lo cual ha estimulado la presencia de plazamiento y confinamiento, Documento Borrador,
Bogotá, Julio de 2007, pp. 25-26.

junio 2009
milias campesinas desplazadas recibieron por Como resultado del debate público, el Minis-
vía administrativa quinientas mil hectáreas de tro de Agricultura revierte la decisión de en-
una zona que perteneció a una entidad del Es- tregar el predio en licitación a los agroindus-
tado para fines de investigación, pero luego triales, pero al tiempo anuncio que “Se abrirá
les fueron quitadas, también por vía adminis- una licitación y ganará el proyecto que mayor
trativa para ser licitada entre agroindustriales número de familias beneficia”; no obstante,
de la palma aceitera. advirtió que la propiedad de la tierra seguirá
en cabeza del Estado “para evitar que, como
Esta situación generó un gran debate público ya ha ocurrido en otros casos, terceros se que-
sobre la toma de medidas de gobierno a favor den con las parcelas asignadas”.
de gremios económicos pero aun más por los
argumentos tanto del Presidente de la Repú- El gobierno del presidente Uribe ha entrega-
blica como del Ministro de Agricultura para do 54.565 hectáreas de tierra a 4.653 familias
revertir la entrega de la tierra a los despla- de desplazados, según el INCODER (Informe
zados: “El jefe de Estado añadió que visitó la de gestión 2007). Es una cifra muy baja en
finca de 17 mil hectáreas, y se pensó que se comparación con los 2,9 millones de hectá-
podía allí hacer un gran sentamiento de des- reas que, según la Contraloría General de la
plazados. Sin embargo añadió que no hay des- República, tuvieron que abandonar los des-
plazados cerca y que las tierras son ácidas. plazados por la violencia. El número de fa-
‘Tememos que si simplemente se distribuyen milias reportadas por la Agencia Presidencial
en pequeñas parcelas, eso se vuelva rastrojo para la Acción Social, entre 1997 y 2007 fue de
y rancherío de pobreza e improductivos’, ad- 519.702 familias desplazadas. Es decir que se
virtió el presidente. Insistió en que la mejor ha atendido menos del uno por ciento de esta
alternativa es entregar esas tierras en conce- población.
sión, argumentando que ‘para el país es más
interesante tener grandes proyectos de agri- En el debate público en torno al caso Carima-
cultura empresarial, intensivos en generación gua se han expresado dos concepciones frente
de empleos de buena calidad, que simplemen- a las estrategias más viables para el desarrollo
te lotear esos predios en pequeñas parcelas, rural en el contexto de la profunda crisis ac-
condenar a los adjudicatarios a vivir en unos tual: Una que plantea el crecimiento econó-
ranchos, con dos o tres matas de plátano o mico como el interés general a priorizar en
dos o tres de yuca, rastrojo y pobreza” (Radio el sector rural mediante la inversión de ca-
Santa Fé, Marzo de 2008). pital privado en grandes cultivos comerciales
para luego generar una redistribución de los
Por su parte el Ministro de Agricultura, directo beneficios (Ministerio de Agricultura). Otra
responsable del cambio de las medidas, ar- que plantea la reactivación de la economía
gumentó: “(…) luego de evaluar la inversión campesina como motor para el desarrollo ru-
necesaria para que esta tierra empezara a ral, opción que permite resolver el tema de
producir, se decidió reconsiderar el proyecto la seguridad alimentaria en el país y el forta-
y tomar la decisión de entregarla al sector lecimiento de procesos democráticos (actores
de los empresarios, comprometiéndolos con políticos y de la sociedad civil).
24 la generación de empleo y la construcción de
obras de infraestructura en el sector”. “Para En otros términos, una postura que promueve
lograr la productividad de estos terrenos es una economía rural para el crecimiento del ca-
necesario invertir cerca de 200 mil millones pital privado como motor del desarrollo rural
de pesos, dinero que no tiene ni el Gobierno, y agrario, y otra que promueve una economía
ni los desplazados”. “Tenemos derecho a co- rural orientada a una función social represen-
rregir para buscar el beneficio de los colom- tada por las comunidades negras, los pueblos
bianos”. indígenas y las comunidades campesinas. En

445
uno u otro caso se le reconoce o asigna un munidades negras como de pueblos indígenas,
papel al campesino pero sustancialmente dis- que celebran el reconocimiento de sus deman-
tinto; el esquema del crecimiento económico das y derechos a través de estas sentencias de
privilegia el empleo rural– jornaleros agríco- la Corte Constitucional colombiana.
las- y la inversión agroindustrial ; la la segun-
da opción, el uso productivo de la tierra en Para concluir, en Colombia actualmente exis-
manos de campesinos con encadenamientos ten proyectos de “desarrollo económico” que
productivos con prioridad en la producción de responden a intereses de gremios económicos
alimentos. legales, como los de las plantaciones de la
palma entre otros, y también ilegales como
Las oportunidades de uno u otro modelo están las plantaciones de coca. Ambos implican una
mediados por las prioridades que el Estado es- estrategia de desplazamiento y despojo con
tablezca sobre el uso y propiedad de la tierra y respecto a las comunidades negras, indígenas,
el reconocimiento de los derechos al territorio y rurales, unos por la vía legal mediante la im-
y a opciones propias frente al desarrollo de los plantación de normas y medidas administrati-
grupos étnicos y la dotación de tierras a la co- vas y excluyentes, otros por la vía de la guerra
munidad campesina, cuya vocación productiva y el desplazamiento forzado. La primera vía
esta orientada a la producción de alimentos. corresponde a una estrategia facilitada por
el Estado para beneficio de intereses econó-
Lo que se observa en Colombia es la instru- micos muy particulares. En oposición a estas
mentalización del Estado al servicio de grupos se encuentran las alternativas impulsadas por
económicos que legislan para beneficiar sec- las comunidades que han sido negativamente
tores específicos, incluso a costa de las posi- afectadas por los mega proyectos, tales como
bilidades del “desarrollo económico” del país. el de la palma africana. Estas estrategias bus-
La crisis alimentaria que atraviesa el país es can mantener la función social de la economía
una importante referencia de esta contradic- y se basan en la defensa de la identidad, el
ción generada por el conflicto social y armado, control del territorio, la búsqueda de auto-
el desplazamiento forzado y el confinamien- nomías, y la elaboración de una perspectiva
to que afecta prioritariamente a las regiones propia de futuro. Solo a un ejercicio demo-
con mayor presencia de comunidades negras y crático y participativo en lo económico que
pueblos indígenas (DANE, 2005). de espacio a otras opciones y visiones sobre
el desarrollo, donde exista el respeto por la
De ahí que las comunidades negras y pueblos diferencia y otras formas de vida, solo a esto
indígenas hayan optado por la demanda legal podríamos llamar ‘postdesarrollo”.
y hayan logrado importantes reconocimientos
impartidos por la Corte Constitucional ante la Bibliografía
evidencia del despojo y violación de sus dere- Taylor, John B.2004, Diccionario de términos
chos y libertades fundamentales. Aun así, el económicos. Biblioteca L. Á. Arango, Bogotá, 2004.
cumplimiento de los mandatos de la Corte no
constituye, en el contexto del conflicto social Libia R. Grueso C. es trabajadora social y
y armado, un avance significativo en las situa- politóloga colombiana, e investigadora en
ciones de hecho; los avances más relevantes el Proceso de Comunidades Negras (PCN) de 25
están en la resignificación y en la recupera- Colombia.
ción de la dignidad de las luchas tanto de co-

junio 2009
Una Minga para el
postdesarrollo
Arturo Escobar
El Proyecto que amenaza la vida no respeta tiende a crear lo que la ecóloga hindú Vandana
fronteras, por eso lo llaman Globalización … Shiva llama “monocultivos mentales”. Erosio-
No solamente están a riesgo nuestras cultu- na la diversidad humana y natural.
ras, nuestras comunidades, nuestros pueblos
y familias. Es peor, la vida misma corre el Como lo manifestaran activistas indígenas du-
riesgo de ser destruida. Consulta Popular en rante el Foro Social Mundial de Belem, este
el Cauca frente al TLC, Proclama Pública del modelo ha entrado en crisis; no es la primera
Congreso Indígena y Popular, 2005.1 vez que se apela a “la crisis de civilización”,
pero esta vez hay algo nuevo: la combinación
Desde la perspectiva de la reciente Minga So- de crisis económica, ambiental y cultural crea
cial y Comunitaria convocada por los pueblos una mayor conciencia de la necesidad de un
indígenas de la región del Cauca en Colombia cambio significativo de modelo; llama a re-
(Octubre 2008), la globalización es un Proyec- constituir el mundo desde la diversidad y la
to de Muerte, y una de sus principales armas diferencia, desde abajo.
es el desarrollo, al menos como está conven-
cionalmente concebido. Nos encontramos ante una situación en que el
lenguaje limita nuestros intentos de imaginar
Resumamos algunas de las conclusiones sobre otras formas de pensar, ser y hacer; nos atrapa
el desarrollo a las que han llegado muchos mo- en las del pasado. Por ejemplo, ¿no pensamos
vimientos sociales e intelectuales y académi- aún que somos ‘pobres y subdesarrollados’,
cos críticos en las últimas dos décadas. que ‘tenemos que desarrollarnos’? Esto cons-
tata la vigencia del ‘desarrollo’ como forma
El desarrollo es un proyecto tanto económico naturalizada de soñar, de pensar, hasta de ser.
(capitalista e imperial) como cultural. Es cul- Y no es para menos: la creación de África, Asia,
tural en dos sentidos: surge de la experiencia y América Latina como ‘subdesarrollados’ ha
particular de la modernidad Europea; y subor- involucrado un profundo proceso simbólico y
dina a las demás culturas y conocimientos, las material; a esto apuntan los críticos cuando
cuales pretende transformar bajo principios dicen que fuimos “inventados” como subdesa-
occidentales. El desarrollo privilegia el creci- rrollados. Esta invención comenzó después de
miento económico, la explotación de recursos la segunda guerra mundial, y desde entonces
naturales, la lógica del mercado y la búsquela no hemos logrado salir de su discurso –espe-
de satisfacción material e individual por sobre cialmente las elites y las clases medias, pero
26 cualquier otra meta. afecta en mayor o menor medida a todos los
grupos sociales.
El desarrollo y la modernidad involucran una
serie de principios: el individuo racional, no Una invención cultural de esta naturaleza no
atado ni a lugar ni a comunidad; la separación se desmantela fácilmente, pues involucra ins-
de naturaleza y cultura; la economía separada tituciones, individuos y comunidades, prác-
de lo social y lo natural; la primacía del co-
nocimiento experto por encima de todo otro 1) Disponible en: http://www.nasaacin.org/con-
saber. Esta forma particular de modernidad sulta.htm

445
ticas sociales, económicas, y ambientales; y en la ecología contemporánea. Todos estos
se despliega en todos los rincones de la vida autores, sin embargo, enfatizan las dificulta-
social, y nos convoca afectivamente, en nues- des para llevar estas visiones a la práctica. La
tras subjetividades y cuerpos. Pero nada de mayoría de las políticas de los gobiernos están
esto es natural. aún en contradicción con el Buen Vivir, pues
continúan encarnando una visión modernis-
En su afán por superar el modelo neoliberal, ta del desarrollo. El Plan ecuatoriano ilustra
los gobiernos progresistas han revitalizado el este punto.
desarrollismo a nombre del cambio radical.
Lo llamado “postneoliberal” acarrea muchos El Plan define el desarrollo como sigue: Enten-
de los lastres del período que supuestamen- demos por desarrollo la consecución del buen
te habría terminado, más muchas trampas del vivir de todos y todas, en paz y armonía con
desarrollismo convencional. El caso de Ecua- la naturaleza y la prolongación indefinida de
dor nos permite ilustrar este punto. las culturas humanas. El buen vivir presupone
que las libertades, oportunidades, capacida-
Neo-desarrollismo versus des y potencialidades reales de los individuos
postdesarrollo en Ecuador se amplíen de modo que permitan lograr si-
multáneamente aquello que la sociedad, los
Bien sabido es que la nueva Constitución 2008 territorios, las diversas identidades colectivas
del Ecuador estipula que el objetivo del de- y cada uno -visto como un ser humano univer-
sarrollo es el sumak kawsay, o buen vivir. sal y particular a la vez- valora como objetivo
Esta “ruptura conceptual” con los modelos de de vida deseable (p. 59).2
desarrollo de las últimas décadas ya estaba
anunciada en el Plan Nacional de Desarrollo Es una definición interesante, aunque el lec-
2007-2010 (p. 11). El Plan es novedoso, pero tor atento detectará conceptos del pasado que
evidencia continuidades con el pasado que se van colando en ella (los cuales he indicado
se convierten en verdaderas trampas para la en letra cursiva). Primero, el Plan enfatiza
acción estatal y los movimientos. Aunque el el crecimiento, así “no suscriba únicamente
Plan fue elaborado antes de la Constitución, como objetivo la búsqueda del crecimiento
y es injusto criticarlo a posteriori, su análisis económico” (59). El crecimiento se cuestio-
nos permite ilustrar las tensiones entre neo- na como meta pero no como medio. El Plan
desarrollismo y postdesarrollo. habla de “áreas estratégicas para potenciar el
crecimiento económico que sustenta el desa-
Antes de pasar al Plan, unas palabras sobre rrollo humano (energía, petróleo, telecomuni-
las constituciones de Ecuador y Bolivia. Como caciones, ciencia y tecnología, minería, agua
bien lo afirma Alberto Acosta, “El Buen Vivir, y desarrollo rural), de especial atención por
más que una declaración constitucional, se parte del estado” (73). Esta noción es pro-
presenta como una oportunidad para construir blemática pues estas áreas parecieran estar
colectivamente un nuevo régimen de desarro- exentas de los criterios culturales y ambien-
llo” (2009). Para Catherine Walsh, la visión tales necesarios para el Buen Vivir. No por ca-
integral del ‘buen vivir’ ha orientado las cos- sualidad la política minera del gobierno opera
movisiones y prácticas de los pueblos de Abya bajo este principio. Cabe preguntarse, ¿acaso 27
Yala y de los descendientes de la diáspora no hay otras “áreas estratégicas” que deban
africana durante siglos (2009). Eduardo Gu- fortalecerse porque constituyen elementos
dynas (2009) considera que los derechos de la fundamentales del Buen Vivir? Aquí vemos
naturaleza reconocidos en la carta ecuatoria- una profunda asimetría en el Plan, entre los
na constituyen un giro del antropocentrismo
2) Ver la version digital del Plan, http://www.senp-
moderno a un biocentrismo que encuentra re-
lades.gov.ec/images/stories/descargas/2snp/1pnd/
sonancia en las cosmovisiones indígenas y afro DLFE-205.pdf

junio 2009
elementos que contribuyen al “crecimiento una ‘ruptura conceptual’ capaz de potenciar
económico” y aquellos que harían viable una el cambio radical que la Constitución presu-
política socio-ambiental para el Buen Vivir. me? Aquí hay que apuntar a varios problemas
Esta asimetría remite a una visión economicis- persistentes: 1) hay una serie de concepciones
ta y técnica, que podría ilustrarse con muchos contradictorias, especialmente alrededor del
otros aspectos del Plan. papel del crecimiento, ya anotadas; 2) falta
claridad en los procesos para llevar a cabo el
En resumen, el actual Plan y la Constitución Plan dadas estas contradicciones; 3) se man-
2008 abren la posibilidad de “disputar el sen- tienen los lineamientos macro desarrollistas;
tido histórico del desarrollo” (Acosta). Esta 4) persiste una orientación individual fuerte
búsqueda ha revitalizado la discusión política -inherente a las concepciones de ‘desarrollo
y del desarrollo, abriéndola a otros saberes y humano’ en base a ‘capacidades’- opuesta al
prácticas culturales (interculturalidad). En potencial colectivista y relacional del Buen Vi-
relación al modelo dominante, el desarrollo vir. Habría que preguntarse, finalmente, por
como Buen Vivir: 1) cuestiona el ‘maldesarro- la voluntad política para impulsar los cambios
llo’ (artículo de J.M. Tortosa en esta misma re- necesarios para una política social y ambiental
vista) basado en el crecimiento y el progreso efectiva para el Buen Vivir. Como lo apuntan
material como metas rectoras; 2) desplaza el Gudynas, Guevara y Roque (2008) en su análisis
desarrollo como fin hacia el desarrollo como de las políticas sociales de los gobiernos pro-
proceso de cambio cualitativo; 3) permite ir gresistas, en todos ellos hay una gran distancia
más allá de modelos basados en la exportación entre los pronunciamientos y la práctica.
de recursos primarios, y combate la reprimari-
zación en boga en el continente (p. 68), abor- Esta distancia ocurre porque los gobiernos
dando con cierta seriedad la sustentabilidad siguen atrapados en concepciones desarro-
del patrimonio natural. llistas. Para resumir: aunque en estos discur-
sos el ‘desarrollo’ ha sido descentrado hasta
Otros aspectos innovadores que han sido resal- cierto punto al abrir espacio para la cultura,
tados incluyen: 1) Al acoger la visión del Buen la naturaleza, y aspectos no económicos, el
Vivir, asume que no hay un estado de ‘subdesa- modelo propuesto sigue siendo modernizante
rrollo’ a ser superado, ni uno de ‘desarrollo’ a y dirigido por expertos. De esta forma, aun-
ser alcanzado, pues refiere a otra filosofía de que vislumbra el posdesarrollo, no se adentra
vida; 2) mueve el debate del antropocentris- hacia él con paso firme.
mo al biocentrismo, y reinserta la economía
en la sociedad y los ecosistemas (siguiendo a Algunos criterios para el
la economía ecológica). Intuye una ‘nueva postdesarrollo
ética de desarrollo’ que subordine los obje-
tivos económicos a los criterios ecológicos, la ¿Cómo distinguir entre neodesarrollismo y
dignidad humana, y el bienestar de la gente. postdesarrollo? Como hemos visto, los gobier-
3) En este sentido, busca articular economía, nos progresistas no han logrado una reconver-
medio ambiente, cultura y sociedad. Esto de- sión significativa de los modelos de sociedad,
manda la construcción de economías mixtas economía, y vida necesaria para enfrentar la
28 y solidarias3; 4) recupera lo público, la diver- crisis; esto aplica a muchas de las izquierdas
sidad, y la justicia social e intergeneracional del continente. Es necesario que estas se
como principios; 5) reconoce diferencias cul- abran a la idea de que la transformación re-
turales y de género; 6) permite nuevos énfa- querida va mucho más allá del estado y las
sis, incluyendo la soberanía alimentaria y el estructuras socio-económicas; involucra toda
control de los recursos naturales.

Vale preguntarse: ¿Constituyen estos rasgos 3) Ver “Economía Social y Solidaria”, América La-
tina en Movimiento No. 430, ALAI, 18 Marzo 2008.

445
una transformación cultural y epistémica, de que podrían llamarse cosmovisiones relaciona-
modos de conocimiento y modelos de mun- les, en la que todo existe en relación, incluyen-
do, hacia “mundos y conocimientos de otro do humanos y no-humanos5.
modo”. La descolonización epistémica debe
acompañar la transformación de estructuras. Darle “derechos” a la Pachamama de este modo
Falta claridad a este nivel en los estados, los no solo es una expresión ambientalista; la Pa-
cuales aún tienen que abordar “el reto central chamama es una presencia diferente que alte-
de imaginar una sociedad diferente”4. Esto ra fundamentalmente el sentido del desarrollo
también aplica a los Socialismos del Siglo XXI y y del Estado. Si ignoramos esta dimensión, o si
al “capitalismo andino-amazónico” boliviano. lo calificamos de ‘infantilismo ambientalista e
Desde su posición de autonomía, los movimien- indígena’ como lo hizo el Presidente Correa, es
tos sociales están en capacidad de abanderar porque semejante supuesto es históricamente
el proceso de imaginar alternativas reales al impensable dentro de una perspectiva moder-
capitalismo neoliberal y sus fundamentos cul- na. Que este artículo aparezca en la Constitu-
turales en cierto tipo de modernidad. ción Ecuatoriana es un evento político-episté-
mico que trastoca la historia moderna y a los
La dificultad de imaginar una sociedad dife- políticos que la habitan –incluyendo las izquier-
rente la explica Boaventura de Sousa Santos das- porque desafía al liberalismo, al Estado, y
(2007), cuando dice que “lo que no existe” es al capital. Ambas ideas —los derechos de la Pa-
activamente producido como no existente, “o chamama y el buen vivir— se basan en nociones
como alternativa no creíble a lo que existe”. de vida en las que todos los seres (humanos o
Tanto las prácticas de muchos grupos indíge- no humanos) existen siempre en relación entre
nas, campesinos y afrodescendientes, como sujetos —no entre sujeto y objeto, y de ningu-
las propuestas de sus organizaciones, son na manera individualmente (Walsh 2009; de la
construidas como “alternativas no creíbles” Cadena 2008). La relacionalidad que subyace
por los modelos imperantes (esto ocurre con a estas propuestas también explicaría el “man-
las propuestas de Vía Campesina y otros a fa- dar obedeciendo” Zapatista, que busca evitar
vor de sistemas agrícolas localizados y biodi- la separación entre la sociedad/comunidad
versos como solución a la crisis de alimentos, y un ente que la representa. Constituye una
energía, y cambio climático). El desarrollismo fuerza vital para transformar las instituciones y
del estado y las izquierdas tiene mucho que hacer visible aquello que había sido producido
ver con esta producción social de la invisibili- como no creíble.
dad y la ignorancia.
Hay que aclarar que la noción del Buen Vivir,
Muchos movimientos indígenas, de afro-descen- aunque anclada en cosmovisiones relaciona-
dientes y de grupos rurales o urbanos con base
territorial o comunal fuerte, marcan un quie- 4) Edgardo Lander en: “Conversación con el
bre mucho más profundo que un simple ‘giro politólogo Edgardo Lander”. Correo Semanal. In-
a la izquierda’ en la medida que a través de formativo electrónico de socialismo revolucionario,
ellos emergen mundos, conocimientos y prácti- febrero 6, 2009.
cas que se diferencian de las formas liberales, 5) Hay una convergencia auspiciosa alrededor de
estatales y capitalistas de la Euro-modernidad. tendencias y nociones como lógicas comunales y 29
Apuntan a mundos postliberales y postcapita- nuevas territorialidades (Mamani, Patzi Paco), formas
listas; aunque aún no lleguen allí, desordenan no-liberales y no-estatales de la política (Zibechi,
Gutiérrez Aguilar, Colectivo Situaciones), reconsti-
el orden epistémico de la política moderna ba-
tución del ayllu (THOA), procesos autonómicos en
sado en una visión que separa naturaleza y cul- Chiapas y Oaxaca (México), y Cauca (Colombia), la
tura, individuo y comunidad. Estas cosmovisio- decolonialidad (Mignolo, Quijano, Lander, Walsh), y
nes dualistas –y su matriz política liberal- están la relacionalidad (de la Cadena, Blaser). Estas ten-
siendo cuestionadas por el resurgimiento de lo dencias ayudan a pensar-hacer más allá del ‘desar-
rollo’.

junio 2009
les, es un proyecto político que surge en ten- micas y ecológicas; b) el diseño de políticas
sión con nociones desarrollistas de la ‘buena desde cosmovisiones relacionales, en vez de la
vida’, aun dentro de las mismas comunidades cosmovisión dualista dominante; c) establecer
indígenas y afro, causando conflicto en ellas. diálogos interculturales alrededor de las con-
Es importante verlas en el flujo histórico del diciones que podrían devenir en un pluriverso
poder y los significados para entender cómo de configuraciones socio-naturales (multiplici-
se proyectan política y culturalmente más allá dad de visiones, tales como liberales y comu-
de formas liberales y antropocéntricas. nales, capitalistas y no capitalistas, etc.); d)
propender por formas de integración regional
A menos que reconozcamos estas dinámi- autónomas en base a criterios ecológicos y de
cas culturales y políticas, seguiremos en una desarrollo autocentrado (no dictado por los
“época de cambios” dentro del desarrollis- requerimientos de la acumulación mundial de
mo moderno, pero no el ‘cambio de época’ capital), a niveles subnacionales, nacionales,
que anunciara Rafael Correa en su discurso regionales, y globales.
inaugural, muchos menos un Pachakuti. El
‘postdesarrollo’ busca avanzar en la transi- La memoria nos enseña y nos muestra el ca-
ción cultural de cambio de época, resolviendo mino: todos resistimos juntos la agresión que
las contradicciones entre neodesarrollismo y nos maltrata, pero cada uno respeta la diver-
postdesarrollo a favor de este último. sidad y la diferencia para que la tierra del fu-
turo sea un conjunto de conciencias colectivas
Algunos principios del postdesarrollo y de autonomías en equilibrio y armonía con
todos los seres de la vida6.
Presentamos algunos criterios sobre posdesa-
rrollo para concluir, sin pretender una fórmu- Bibliografía
la. A nivel de los imaginarios, el posdesarrollo Acosta, A. El Buen Vivir, una oportunidad por con-
apunta a la creación de un espacio/tiempo struir. Ecuador Debate 75: 33-48, 2009
colectivo donde el ‘desarrollo’ cese de ser de la Cadena, M. Política indígena: Un análisis más
el principio central que organiza la vida eco- allá de la ‘política’. WAN Journal 4: 139-171, 2008
nómica y social. Esto implica los siguientes (http://www.ram-wan.net/html/journal-4.htm)
elementos: cuestionar la preeminencia del Gudynas, E. La ecología política del giro biocéntrico
concepto de crecimiento económico y este en la nueva constitución de Ecuador. Revista Estu-
como meta; hacer visible la matriz cultural de dios Sociales (Bogotá) 32: 34-47, 2009.
donde proviene el desarrollo y su historicidad Gudynas, E., R. Guevara y F. Roque. Heterodoxos.
(visión dominante de la modernidad); desarti- Tensiones y posibilidades de las políticas sociales en
cular paulatinamente en la práctica el modelo los gobiernos progresistas de América del Sur. CLAES
de desarrollo basado en la premisa de la mo- y OXFAM, Montevideo (www.democraciasur.com)
dernización, la explotación de la naturaleza de Sousa Santos, B. The Rise of the Global Left.
como ser no vivo, la exportación, y la acción Zed Books, Londres, 2007.
individual. Por el lado afirmativo, implica a) Walsh, C. Luchas indígenas y de afrodescendientes
reconocer la multiplicidad de definiciones e y el estado: interculturalidad, decolonialidad, y
intereses alrededor de las formas de sustento, Buen Vivir en los Andes. Presentado en el Instituto
30 las relaciones sociales, y las prácticas econó- de Estudios Latinoamericanos, Universidad de Texas,
Austin, febrero, 2009.

6) Organizaciones Indígenas de Colombia, Propuesta


Arturo Escobar, antropólogo colombiano,
política y de acción de los Pueblos Indígenas. Minga
es profesor en la Universidad de Carolina del
por la vida, la justicia, la alegría, la autonomía y la
Norte (EE.UU.) Su libro, La invención del
libertad y movilización contra el proyecto de muerte
Tercer Mundo: Construcción y deconstrucción
y por un Plan de Vida de los pueblos (2004). http://
del desarrollo, acaba de ser reeditado en
www.nasaacin.org/propuesta_politica_pueblos_indi-
Caracas por la Editorial El Perro y la Rana.
genas.htm

445
El día después del desarrollo
Eduardo Gudynas

Enfrentar las limitaciones del desarrollo actual La situación es todavía más compleja debido
como la búsqueda de alternativas no es una a que, especialmente en América Latina, las
tarea sencilla. La mayor parte de las personas reformas de inspiración neoliberal vaciaron
creen sinceramente en los sueños que alienta todavía más a las ideas clásicas del desarro-
ese concepto. Muchos ambicionan un lujoso llo al suponer que todo sería resuelto por el
automóvil, los electrodomésticos más moder- mercado. La aspiración de generar políticas
nos, teléfonos celulares de última generación, de desarrollo y sus instrumentos de planifi-
aire acondicionado en sus casas, y televisión cación, comenzaron a desvanecerse tanto en
satelital. Los medios de comunicación alien- los gobiernos, las universidades y las agencias
tan esos sueños y los políticos los repiten en internacionales. Uno de los ejemplos más
sus discursos. Desde la academia convencio- dramáticos fue la casi total desaparición del
nal se insiste una y otra vez en afirmar que “desarrollo rural”, reemplazado por el geren-
debemos marchar al ritmo del progreso eco- ciamiento de proyectos y la mirada mercanti-
nómico; se pueden discutir los instrumentos lista sobre el campo y los campesinos. En ese
y los medios que sustentan el progreso, pero desierto, donde no hay casi nada, es enten-
la esencia de esa idea no la ponen en duda. dible que muchos reclamen la reconstrucción
Los académicos y los políticos apenas discuten de un desarrollo rural. Pero también sabemos
sobre cómo aplicar esas recetas de la manera que este nuevo esfuerzo no puede repetir los
más eficiente o más veloz. errores de las viejas ideas del desarrollo.

Las personas que cuestionaban esas ideas fue- La crítica del desarrollo también se nutrió de
ron durante mucho tiempo una minoría. Eran muchas experiencias ciudadanas, y los ensayos
presa fácil de las críticas superficiales, acu- que se originaron en su seno han mantenido
sándolos de impedir el desarrollo de nuestros viva la posibilidad de las alternativas. Otros,
países o carecer de seriedad técnica. Pero en si bien utilizaban la palabra “desarrollo”,
poco más de dos décadas la situación ha co- imponen cambios tan radicales a la fórmula
menzado a cambiar sustancialmente. convencional que su resultado es muy distinto
(por ejemplo, como sucede con el “desarrollo
Los proyectos de desarrollo clásico no han sostenible superfuerte”). Incluso se han re-
fructificado, persisten enormes problemas so- cuperado ideas tradicionales para ponerlas en
ciales y ambientales. El andamiaje del capita- un nuevo contexto, como el sumak kawsay, el
lismo mercantilizado, recostado en las finan- buen vivir de las culturas andinas.
zas globales, ha entrado en crisis. Tampoco
debemos olvidar que también se desplomó el El cuestionamiento del llamado postdesarrollo 31
socialismo real, a fines de la década de 1980, contribuyó a dejar en claro que las palabras
y que su apuesta también apuntaba al mismo no son ingenuas, ya que encierran significa-
sueño desarrollista aunque intentaba lograrlo dos, culturas y acciones. Entonces, cuando se
por otro medios. De esta manera, en un pe- habla de desarrollo, casi todos expresan los
ríodo de apenas dos décadas, casi un instante viejos sueños del progreso económico con sus
en tiempos históricos, los grandes marcos con- enormes fábricas de chimeneas humeantes y
ceptuales que sostenían las ideas convencio- miles de grandes tractores en el campo.
nales de desarrollo, entraron en crisis.

junio 2009
Nuestro propio debate por ejemplo, en Europa, donde su progresis-
latinoamericano mo languidece (la socialdemocracia alemana
está empequeñecida y se ha desplomado la
En el campo de las críticas y las alternativas izquierda tradicional en países como España
también es necesaria una nota de precaución, o Italia). Muchos de los incansables militan-
en especial ante algunas propuestas origina- tes políticos despiertan admiración por su te-
das en los países industrializados, tales como són, pero corren el riesgo de quedar anclados
el “des-desarrollo”, o “decrecimiento”. Estas en los contextos teóricos del siglo XIX sin dar
estrategias, que esencialmente reclaman una cuenta del nuevo mundo latinoamericano del
reducción de las economías en países como siglo XXI.
Alemania, Francia o España, no pueden ser
transplantadas de manera simplista a la situa- Es de la mayor importancia generar nuestras
ción latinoamericana. En efecto, en los países propias discusiones, y nuestros propios en-
ricos existen en la actualidad enormes niveles sayos, respondiendo a la coyuntura específi-
en el consumo de energía y materia, y muchas ca de América Latina: sociedades de enorme
actividades económicas están claramente aso- complejidad, multiculturales, donde persisten
ciadas a un sobreconsumo y el despilfarro. Por los claroscuros, por ejemplo entre impresio-
lo tanto, es por demás urgente avanzar en un nantes niveles de violencia y criminalidad con
decrecimiento en esos sectores. sobrecogedoras muestras de solidaridad y ac-
ción colectiva.
En América Latina existen algunos nichos opu-
lentos con un consumo exagerado. Pero tam- La cuestión central es, entonces, cómo refor-
bién es necesario advertir que muchos secto- mular el desarrollo en su propia esencia, tan-
res deberían crecer, incluso desde el punto to en el plano de las ideas como de las apli-
de vista económico: por ejemplo la provisión caciones prácticas, quiénes serán los sujetos
y cobertura de sistemas de salud, redes de de ese esfuerzo, y cuáles son las urgentes y
centros educativos, la previsión social, etc. condicionalidades propias de América Latina.
Por lo tanto, en América Latina es necesario Estos ensayos no necesariamente serán viejos
identificar aquellos procesos que deberían o modernos, o de izquierda o derecha bajo las
ser reducidos, pero también los sectores que viejas perspectivas políticas convencionales,
se deben mantener e incluso que merecerían sino que deben ir más allá de esas categorías
crecer mucho más. Por lo tanto, postulados para generar una nueva mirada sobre la socie-
del decrecimiento como una reducción econó- dad, sus interacciones productivas, y el papel
mica bajo un factor 10, podría ser aceptable del ambiente.
en Alemania, pero sería una catástrofe en paí-
ses como Nicaragua o Paraguay. Ideas para el día después

Sin duda, los análisis que se realizan en otras El “desarrollo” ha muerto, y no ha terminado
regiones son importantes; muchos compañe- su velatorio cuando ya nos encontramos recla-
ros generan ráfagas de nuevas ideas que re- mando un otro desarrollo – podría preguntarse
frescan el debate en nuestro continente y su más de un lector después de leer estas pági-
32 experiencia puede servir para evitarnos algún nas. “Nos tenemos que desarrollar, pero a la
tropezón. Pero también es cierto que muchos vez esa es una palabra inadecuada” – pensa-
de esos caminos alternativos no han fructifica- rán otros lectores, un poco perplejos con las
do en los países industrializados. Más allá de ideas en estas páginas.
las contradicciones dentro de la izquierda lati-
noamericana, está en marcha una renovación Precisamente eso es lo que está sucediendo,
y florecen los ensayos, con todos sus aciertos y en ello reside la oportunidad actual: ante el
como equivocaciones. Pero esto no sucede, derrumbe de los viejos saberes y el resquebra-

445
jamiento del dogmatismo, se abren innumera- mercados son plurales, y la interacción con
bles oportunidades para el cambio. Quienes ellos también deberá ser representada por un
cuestionan el desarrollo ya no son tomados por amplio abanico.
excéntricos, y se asoman nuevas vías alternas
para alcanzar el bienestar. Está comenzando Por otro lado, esa regulación necesariamente
el “día después” del desarrollo, y enfrentamos debe girar alrededor de la “regulación social”,
un momento clave que debería ser aprovecha- entendida bajo una amplia participación ciu-
do para alumbrar esos otros caminos. dadana. La idea que el Estado es la cura para
todos los males del mercado es una simplifica-
En esa tarea hay varias ideas claras. La prime- ción que puede llegar a ser peligrosa, ya que
ra es que no existen las recetas. Los caminos los gobiernos no han dudado en promover el
son múltiples, ya que es necesario respetar “maldesarrollo”.
la pluralidad de valores y culturas, sus dife-
rentes ambientes, y por lo tanto la aspiración Esto permite avanzar a un quinto aspecto cla-
de una “receta” o “modelo” de desarrollo se ve: el Estado también debe estar sujeto de
desvanece. El énfasis neoliberal justamente esa “regulación social”. Es necesario abrir
machacaba en una única estrategia reducida a el Estado a una mayor participación y control
un tipo de valoración (económica). ciudadano, luchar contra la burocracia ino-
perante y la corrupción, para convertir a sus
La segunda idea defiende que estas nuevas diferentes componentes en instrumentos al
miradas no pueden anular la diversidad cul- servicio de las personas y de un nuevo estilo
tural en América Latina. El tiempo de la sub- de desarrollo.
ordinación de esa voces ha quedado atrás, y
por lo tanto la tarea ahora es incorporarlas, y A partir de estas y otras ideas similares, va-
permitir el diálogo con otros saberes. rias de ellas presentadas en otros artículos en
esta revista, es posible fundamentar otras de-
En tercer lugar, los aspectos ambientales ne- mandas básicas. Es tiempo, y contamos con
cesariamente deben ser incorporados. Améri- la oportunidad, de avanzar hacia cambios más
ca Latina está sufriendo una creciente presión profundos sobre la estructura y la dinámica
sobre sus recursos naturales, se ha abusado del capitalismo contemporáneo.
de su papel como proveedora de materias pri-
mas para los mercados globales, y se han me- Lo importante es aceptar que debemos avan-
nospreciado las posturas, tanto tradicionales zar hacia cambios sustanciales. La tentación
como recientes, que defienden la Naturaleza. de muchos académicos y políticos, de buscar
una salida a la presente crisis económica por
Un cuarto aspecto consiste en la necesaria medio de “reparaciones” y “rectificaciones”
regulación del mercado. Pero ese esfuerzo del mercado, manteniendo la esencia del
requiere aceptar varias precisiones. Por un capitalismo actual, resulta tanto infundada
lado, hay más de un tipo de mercado, tales como insuficiente. Por lo tanto, las discusio-
como pueden ser las relaciones cooperativas o nes sobre otro desarrollo requieren abordar la
solidarias en las grandes ciudades, o los mer- esencia misma del capitalismo. El día después
cados campesinos basados en el trueque y la del desarrollo, es un día de cambios radicales, 33
reciprocidad. Por lo tanto, las medidas ne- y ese día ya es hoy.
cesarias serán muy variadas, ya que sin duda
es imprescindible imponer severos controles
sobre los mercados financieros globales, pero Eduardo Gudynas, uruguayo, es investigador
los mercados campesinos necesitarán otras en el Centro Latino Americano de Ecología
Social (CLAES) (www.ambiental.net)
medidas, más cercanas al apoyo y su forta-
lecimiento. Es necesario reconocer que los

junio 2009