Está en la página 1de 20

Psicopedagogía

Caracterización Psicopedagógica del Niño y la Niña de 6 a 12 años, con Relación al Desarrollo


Biológico

El período de edad que se extiende desde los seis hasta los catorce años se caracteriza por ser
una etapa de constante transformación y crecimiento del niño, tanto en las áreas de la
conducta como en lo respectivo a lo corporal, por eso debemos tener en cuenta ambos
factores y no descuidar ninguno de ellos, ya que ambos inciden en el desarrollo del niño en la
actividad, la disponibilidad con que se presenta a las distintas propuestas y las posibilidades
reales de llevar a cabo un juego o acceder a la realización de una consigna.

Los diferentes logros que el chico va adquiriendo y los cambios que va sufriendo, afectan
inevitablemente a toda persona, tanto sea a nivel socio-afectivo como psicomotor e
intelectual. Con respecto a esto, Jean Piaget, desde su postura cognitivista sostiene que toda
necesidad surge a partir de un desequilibrio, el cual tiende a que el sujeto lleve a cabo dos
actividades: la “asimilación” (incorporar nuevos objetos a sus estructuras ya conocidas) y la
“acomodación” (reajustar las estructuras y experiencias previas en relación a los nuevos
objetos incorporados). En este interjuego entre asimilación y acomodación , sujeto y objeto se
modifican entre sí. Esto da lugar a un nuevo aprendizaje y, por lo tanto, a una nueva
adaptación. Debemos tener en cuenta que el aprendizaje siempre se verá favorecido y será
más efectivo cuando la interacción entre objeto y sujeto sea atractiva, pues esto estimula la
motivación.

Ya hemos explicado que durante el crecimiento se desarrolla una constante modificación en


las conductas y en lo corporal. Debido a que estos cambios poseen diferentes características
en cada etapa, sería un error explicarlas como simples generalidades de los niños de seis a
catorce años, por eso desarrollaremos específicamente las características psicopedagógicas y
el desarrollo motor del niño en cada ciclo del EGB, y cómo éstas deben interaccionar en la
clase de Educación Física.

Primer Ciclo (6 a 8 años)

En este período el niño se encuentra atravesando la transición de la inteligencia preoperatoria


a la operatoria concreta. Es decir que está adquiriendo una estructura lógica de pensamiento y
consolidando la capacidad de abstraer. En esta etapa el niño comienza a formarse con una
postura mas “socializadora” ya que puede disociarse de los demás. Comienza a romper con los
esquemas egocéntricos, dando lugar a una cooperación incipiente, al surgimiento de la noción
de grupo, a una colaboración efectiva y a un intento de cohesión grupal. Por eso es el
momento ideal para la implementación de los juegos por equipos, dado que es importante
generar espacios para poner en práctica la capacidad de organizarse, repartir tareas, asignar
roles y responsabilidades. A partir de esta etapa se pueden realizar juegos de relevos,
principalmente simples. Esta capacidad creciente en los niños de colaborar y acordar con otros
nos permite proponer espacios en los cuales ellos puedan crear e inventar sus propios juegos y
comenzar a organizarse con sus pares. Debemos tener en cuenta que el juego no sólo tiene
como fin la capacidad socializadora, ya que a través del mismo los niños aprenden a jugar, a
respetar reglas, adecuarse a los espacios y a interaccionar con los demás teniendo en cuenta
estas variantes. El proceso en que los niños serán capaces de cooperar y acordar con otros será
gradual e irá desarrollándose desde las acciones individuales, a las de colaboración con los
demás y al posterior juego por bandos.

A partir de la capacidad de diferenciación de sí mismos respecto a los demás, decae la moral


heterónima, en la cual las normas, respetadas con sumisión, aparecían como una obligación
externa e impuesta por otros. En su lugar rige una moral autónoma que le permite al sujeto
comprender el valor de las normas y su fundamentación. A partir de esto el niño comienza a
manejarse sin necesidad alguna de mediación por parte de los adultos.

Esta descentración que se inicia hacia los seis años y cuyo soporte es el cuerpo, le permitirá
ubicarse en principio, con los objetos estáticos, y posteriormente, en relación a los demás en
movimiento. Es a partir de su relación e identificación con los demás que el ser se descubre y
se construye.

En esta etapa, la estructuración del espacio y el tiempo se realiza a partir de experiencias


vividas y de actos inteligentes. Hasta los siete años la actividad lúdica por excelencia es el juego
simbólico. A partir de los siete años su sed de realismo hace que sin que llegue a caducar
definitivamente el juego simbólico, aparezca otro tipo de manifestación lúdica: el juego
reglado. La aparición de la regla en esta etapa es incipiente, pero su importancia radica en que
marca el principio de los acuerdos. Las reglas concientizan al niño de lo que debe hacerse. A
partir de esta etapa el niño podrá diferenciar aquellos roles que dentro del juego estén bien
diferenciados (ej: policías-ladrones, lobos-obejas, etc.). A partir de estos juegos los niños
comienzan a responder a roles con lugares espaciales ocupados. Este tipo de juego implica
para sus participantes responder a funciones que le competen y coordinar su accionar con
respecto a las relaciones interhumanas de nivel grupal. Los juegos reglados con intención
socializante se modificarán posteriormente hacia el juego en la iniciación deportiva, no con el
fin de iniciar un proceso hacia el deporte exclusivamente, sino de permitir a través del juego la
construcción de habilidades, reglas estrategias, conocimientos, etc. A partir de este edad
pueden implementarse conceptos de táctica y estrategia, no sólo vinculados al terreno de lo
deportivo, sino también al juego.

La aparición de conductas de cooperación y solidaridad, a la vez que la noción de equipo,


fomenta la importancia de que los compañeros dejen de ser rivales para convertirse en
compañeros reales.

Pueden realizarse juegos en a cargo del docente que posteriormente sean modificados en
virtud de las necesidades o inquietudes del grupo. Dado que el chico está elaborando su
inserción al mundo es conveniente la presentación de problemáticas que favorezcan el
contraste con lo real, para luego poder, incluso, poner en palabras lo sucedido.

Segundo Ciclo (9 a 11 años)

El niño que está atravesando esta etapa se encuentra afianzando algunos logros alcanzados en
el período anterior a nivel de la inteligencia, la motricidad y la afectividad, a la vez que está
incorporando nuevas adquisiciones. El final de esta etapa coincide con el cierre del período
operatorio concreto. El chico puede operar sin dificultad objetos concretos e incluso la
representación mental que logró hacer de los mismos. La consolidación del lenguaje y del
pensamiento le permite ahora planificar sus acciones teniendo en cuenta el objetivo final
como meta a alcanzar. Esto le permite dedicarse con esmero los mismos. Es celoso de sus
objetos personales y los “administra”. Las niñas, en la medida en que comienzan a modificar su
cuerpo por la aparición de los caracteres sexuales prefieren actividades más pasivas. Los
varones en cambio, buscan la acción en actividades de utilización de la fuerza y la potencia. Los
actividades físicas preferidas suelen ser aquellas pertenecientes al terreno de lo deportivo.

En esta etapa se consolida la integración del yo y la inserción en el mundo. El niño se


encuentra en una armonía psicofísica. Aparece el análisis de la actitud propia personal.

Un correcto manejo del cuerpo y una mayor disponibilidad del mismo, le permitirá al niño
explorar el medio circundante con una actitud de seguridad y alegría que enriquecerá sus
vínculos. El enriquecimiento de la concientización del propio cuerpo le permite mejorar el
ajuste corporal en relación con el tiempo y el espacio.

El niño busca identificarse con sus pares, planea proyectos, decide actividades, realiza acciones
secretas, etc. En todas sus actividades, especialmente en el juego, se observa un gran sentido
de la camaradería. Adquiere la capacidad de autoevaluarse y reconocer el valor de sus
conductas. Hacia el fin de este período el niño adopta posición de choque y oposición a los
mayores, y más precisamente, a sus padres. Las actividades de varones y mujeres se
comienzan a diferenciar mas por la diferencia de intereses. Al haber objetivos grupales no
coincidentes se divisan liderazgos perfectamente diferenciables.

El hecho de que puedan manejarse dentro del marco reglado facilita el acceso al deporte.
Aunque este debe adaptarse a las posibilidades y necesidades del niño, y no convertirse en la
mera realización de entrenamientos, lo cual podría resultar provocando el abandono de la
actividad en edades tempranas. Al final de esta etapa ya se pueden integrar conceptos de
ataque-defensa.

En este momento el niño está preparado para adoptar cualquier tipo de consignas, tanto
abiertas como cerradas.

Desarrollo psicomotor

Desarrollo motor en la infancia intermedia

Edad Comportamientos seleccionados

6 Las niñas son superiores en la precisión del movimiento; los niños son superiores en actos
que involucren fuerza, menos complejos. El acto de saltar es posible pueden lanzar con
equilibrio apropiado.

7 Mantener el equilibrio en un pie sin mirar, llega a ser posible.

Pueden caminar en barras de equilibrio de dos pies de ancho. Pueden brincar y saltar con
exactitud en cuadros pequeños. Pueden ejecutar ejercicios exactos de golosa.
8 El número de juegos en que participan, para ambos sexos, es el más amplio a esta edad.

9 Los niños pueden correr 16 pies por segundo.

Los niños pueden lanzar una pelota pequeña s 70 pies.

10 Pueden juzgar e interceptar el camino de pelotas pequeñas lanzadas desde cierta distancia.

11 Un salto amplio de cinco pies es posible para los niños; seis pulgadas menos para las niñas.

12 Es posible un salto alto de tres pies.

- Manejo de las manos

La preferencia para usar una mano más que la otra se llama uso de las manos. A pesar de que
el concepto parece simple, la determinación de usar una de las manos puede ser difícil de
tomar, puesto que no todo el mundo prefiere una mano para cada tarea.

Tanto zurdos como diestros tienen algunas ventajas y desventajas. La gente zurda sufre más
alergias y está más propensa a dislexia y déficit de atención.

Pero, asimismo, están más predispuestos a ser mejores en tareas especiales y a recuperarse
más rápidamente de daño cerebral.

Ninguna de las muchas teorías ambientales, anatómicas y genéticas acerca de las causas del
uso de una mano ha sido capaz de establecer el asunto. Un creciente consenso favorece las
teorías anatómicas, en especial las que se refieren a la anatomía del cerebro. La hipótesis
parece lógica: el cerebro regula el comportamiento motor; el uso de la mano izquierda es una
característica de este comportamiento; por tanto, el cerebro regula el uso de la mano
izquierda.

DESARROLLO PSICOAFECTIVO

Desde el punto de vista del psicoanálisis, Freud, después de la fase fálica va a sobrevenir
una fase de tranquilidad que se conoce con el nombre de periodo de latencia. Va desde los seis
años hasta la adolescencia, y consiste en que el niño se tranquiliza un poco. Es la única etapa
de la vida en que el ser humano no se pasa todo el día pensando en el sexo. Se caracteriza por
un predominio de la ternura sobre la sexualidad, por una importante disminución de los
deseos hostiles y las pulsiones agresivas. Los impulsos sexuales inaceptables son canalizados a
niveles de actividad más aceptados por la cultura.

Para Erikson, El niño se encuentra en una etapa de Industriosidad frente a inferioridad.


Desde los seis años hasta la pubertad, los niños comienzan a desarrollar una sensación de
orgullo en sus logros. Inician proyectos, los siguen hasta alcanzarlos y se sienten orgullosos por
lo que consiguen. Durante este tiempo los educadores tienen un papel muy importante en el
desarrollo del niño. Si se le anima por sus iniciativas comienza a sentirse trabajador y tiene
confianza en la capacidad para cumplir sus metas. Si esta iniciativa no se anima o se restringe,
comienza a sentirse inferior, dudando de todas sus capacidades y por lo tanto no puede
alcanzar su potencial.

De acuerdo con esto, la relación con sus padres, maestros, y otros adultos de su entorno es
muy importante. Pero más importante es la relación con los compañeros, con los que el niño
se identifica o se opone; se une o se enemista, pero con los que siempre se compara.

Erikson coincide con Wallon considerando que mientras en los años preescolares la
orientación está centrada hacia la construcción del yo, en esta edad hay una clara orientación
por la construcción de la realidad exterior a través del conocimiento.

1- Desarrollo del autoconcepto y autoestima

El autoconcepto que se desarrolla en la niñez suele ser sólido y perdurar hasta la edad
adulta. Si en esta época un niño se forma una imagen negativa de sí mismo puede durar
muchos años, por este motivo es muy importante la ayuda de padres y educadores.

Entre los siete y los ocho años, desarrollan sistemas de representación que les permiten
integrar diferentes características de sí mismos para hacer generalizaciones más amplias. Por
ejemplo, pueden decir: “me siento muy inteligente en matemáticas pero poco inteligente en
lengua”. Es decir, pueden integrar dos conceptos que parecen contradictorios: listo y torpe.
Además, cuanto más nos acercamos a la adolescencia, las autodescripciones, con mayor
frecuencia se harán en términos abstractos y menos concretos. La fundamentación del
autoconcepto, va a dejar de ser la opinión de los adultos sobre el niño para elaborarse sobre la
base de sus propios juicios.

El autoconcepto que el niño tiene de sí mismo, es muy importante para la autoestima. Los
niños comparan sus yo ideales con sus yo reales y se juzgan a sí mismos.

Sus opiniones sobre ellos mismos ejercen gran influencia sobre su personalidad y su estado
de ánimo. Los niños con alta autoestima tienden a ser alegres, mientras que en el caso
contrario, los de autoestima baja, suelen ser tristes e irritables.
Los niños con autoestima alta son curiosos, confiados e independientes, confían en sus
propias ideas, inician retos y actividades con confianza, se sienten orgullosos de su trabajo y se
describen de forma positiva, toleran bien la frustración, se adaptan a los cambios, perseveran
para alcanzar una meta y pueden manejar adecuadamente un crítica o las burlas de los demás.

Por el contrario, los de baja autoestima no confían en sus propias ideas, carecen de
confianza, tienen falta de voluntad, observan el lugar de intervenir, se retraen, se alejan de
otros niños, se describen de manera negativa y no se sienten orgullosos de su trabajo.

Las principales fuentes de autoestima:

- Aceptación y apoyo de las personas importantes.

- Aspecto físico.

- Aceptación social.

- Competencia en el trabajo escolar.

La presencia de una de estas causas no compensa la falta de otras. Por ejemplo: una niña
que piensa que es guapa y lista puede ver dañada su autoestima si no es aceptada por sus
padres o por los adultos responsables de su desarrollo, o niños que son inteligentes pero no
son buenos en el deporte. etc. Esto producirá cambios cualitativos en el conocimiento que el
niño tiene de sí mismo. La creciente capacidad para clasificar jerárquicamente y para organizar
de forma lógica los hechos, objetos y personas, se extiende a los sentidos del niño para definir
los atributos que conforman su yo. La capacidad de adopción de distintas perspectivas le
permite imaginar qué piensan los otros de él.

2- Tipificación sexual

Consiste en el proceso a través del cual los niños y niñas adquieren pautas de conducta
que la sociedad considera típicas de uno u otro sexo. Se supone que este proceso implica una
combinación de mecanismos biológicos, cognitivos y sociales.
La educación sexual es responsabilidad de todos los que están en contacto con el niño. Se
debe proporcionar al niño la información más veraz posible de acuerdo a sus necesidades, y
ofrecerle apoyo y seguridad, pues es frecuente la aparición de sentimientos de inferioridad, la
tendencia a aislarse y a retraerse, debido al desequilibrio en el que se encuentra entre la edad
de la niñez y la adolescencia.

El primer logro que se alcanza con respecto a la identidad del género, es precisamente, el
desarrollo el concepto de género. Durante la etapa preescolar aun no son conscientes de que
el hecho de ser niño o niña durará todo la vida, habrá que esperar a la edad escolar (7-8 años),
para que sean conscientes de que la diferencia sexual son atributos genitales y no los adornos
que se pongan a la hora de vestirse. Los niños comprenden que la identidad sexual de cada
uno es un rasgo permanente de su personalidad, que permanece estable a lo largo del tiempo.

No obstante, entre los cinco y seis años, no diferencian entre identidad sexual y de género,
es decir entre caracteres biológicos y características externas asociadas a cada grupo sexual. Es
a partir de los siete u ocho años cuando comienzan a hacer diferencias entre identidad sexual y
diferencias anatómicas o biológicas, anteponiendo estas últimas a las culturales.

3-Estereotipos ligados al sexo

Entre los seis y nueve años los niños y niñas son sexistas y están fuertemente
estereotipados, es frecuente que critiquen y ridiculicen a los compañeros que se desvían de los
que se supone la conducta sexual convencional.

A partir de los nueve años, comienzan a admitir que determinadas características


convencionales asignadas a un grupo sexual pueden realizarlas personas del otro sexo.

A medida que pasa el tiempo hay mayor permisividad con respecto a la tipificación sexual,
en buena medida como consecuencia de los progresos morales, por el hecho de que son
capaces de diferenciar, de alguna forma, lo convencional de lo moral.

La educación juega un papel importantísimo en la tipificación que cada niño presenta y en


la rigidez de los convencionalismos sociales con respecto al sexo. Actualmente, todavía hay
familias que educan a sus hijos de forma distinta según sea el sexo de cada uno de ellos. Esto
llevará a perpetuar estos estereotipos.

4-DESARROLLO SOCIAL

1-Relaciones familiares

La escolarización supone una apertura del niño al mundo exterior, principalmente


integrado por amigos, compañeros y profesores; como agentes de socialización, aunque la
familia continua ejerciendo una influencia notable sobre él. Dentro del marco de ella es donde
se realizan los aprendizajes básicos que serán necesarios para el desenvolvimiento autónomo
en la sociedad como el sistema de valores, el lenguaje, el control de la impulsividad, etc. A
través de distintos mecanismos la familia va modelando las características psicológicas del niño
durante el tiempo que permanece bajo su custodia.

Con el descubrimiento de la importancia de los iguales, descubre que sus padres, a los que
creía omnipotentes, ya no se lo parecen tanto. La idealización de la figura del padre y por
extensión la del maestro u otros adultos se sustituye por el prestigio de algún compañero con
el que trata de identificarse.

En esta etapa, un comportamiento agresivo de los padres, puede provocar agresividad en


sus hijo para con otros niños, aunque en casa se manifiesten como niños dóciles.

Con respecto a la sexualidad, como ya apuntamos en el apartado anterior, la imitación de


los roles paternos y el tipo de educación que reciben de estos, marcará la tipificación sexual.

2-La influencia de la escuela

Será determinante para el desarrollo cognitivo y social del niño, tanto por los objetivos
académicos marcados en el currículum, como por otros que no han sido planificados.
Las destrezas que aprenden en la escuela, lectura, escritura, operaciones matemáticas etc.
van a modificar el pensamiento porque pueden referirse a experiencias y situaciones que ya no
están presentes; esto les va a llevar a los niños a formarse un pensamiento abstracto.

El niño cuando entra en la escuela cuenta con una serie de experiencias previas que le han
llevado a fabricarse una determinada visión de él mismo. Pero donde realmente se desarrolla
el autoconcepto es aquí, por las opiniones que manifiestan los demás sobre sus características
en la interacción social. En la escuela conocerá a otros niños con los que tendrá que establecer
relaciones durante una parte considerable de su vida. Estas relaciones también las ampliará a
otros adultos que no pertenecen a su familia. Es aquí donde aparece la relevancia del profesor
como transmisor de esa socialización.

Aparece también un concepto nueve, el autoconcepto académico, son las características y


capacidades que tiene con respecto a su actitud académica. Son evaluados por profesores,
compañeros y padres, y construye una visión de sí mismo como alumno. La conducta del
profesor será determinante para el autoconcepto académico puesto que va más allá de la vida
escolar, ya que ira ligado a la capacidad intelectual en general y a las habilidades y destrezas
para resolver problemas de la vida real.

3-Relaciones con los iguales

En ocasiones se convierten en autenticas relaciones de apego. La influencia que ejercen los


iguales se produce a través de los mecanismos de modelado de las actitudes, reforzamiento de
las conductas y la enseñanza directa de habilidades.

Las relaciones con los adultos son asimétricas puesto que siempre hay una diferencia de
estatus, sin embargo, las relaciones con los compañeros son simétricas, basadas en la igualdad,
en la cooperación y la reciprocidad.

Durante la escolaridad, el concepto de amistad cambia entorno a tres aspectos


fundamentales:

La evolución del concepto de amistad.


Hacia los seis o siete años el niño tiene un concepto unidireccional de la amistad, en la
que un amigo es alguien que hace algo que a ti te gusta. Más tarde hacia los ocho años este
concepto se hace mas reciproco y bidireccional, cada amigo debe adaptarse a las necesidades
del otro y prestar la ayuda necesaria. Al principio es un intercambio de bienes, pero con el
tiempo estos intercambios se hacen menos tangibles y se intercambian sentimientos,
promesas, secretos, etc. Al mismo tiempo comienzan a ver la amistad como algo duradero o
perecedero su alguno de ellos deja de prestar ayuda al otro.

Las características de las interacciones entre los amigos.

La evolución de los procesos cognitivos y la adopción de distintas perspectivas, les lleva a


hacer interacciones más eficaces. Los amigos son más sensibles y están más atentos a la
comunicación de forma que la amistad esta mas sincronizada, es mas cooperativa, empática y
afectiva.

La estructura de los grupos.

En esta edad los niños se organizan en grupos en base a unas metas y a unos objetivos que
dan coherencia al grupo y lo diferencian del resto de grupos. Se encuentra en condiciones de
entrar en un grupo o retirarse de ellos en función de sus intereses y objetivos. Concibe el
grupo en función de las tareas que él puede realizar. Siente le necesidad de hacerse valer y de
medir sus fuerzas con respecto a los otro miembros del grupo.

Desde el punto de vista social en los niños de esta etapa se detectan las siguientes
características.

- Adquiere amistades mas solidas

- Se adapta mejor a la interacción con los miembros del grupo

- A partir de los ocho años se forman grupos para actividades más estables.

- Se produce una atención creciente hacia el otro.


- Se detecta un cierto afán de superación.

- Se pone de manifiesto una gran preocupación por su valía personal y la necesidad de


medirse con sus compañeros.

- Siente gran necesidad de camaradería.

- Se establecen pequeñas normas de organización.

- Aparece la figura del líder del grupo.

La cooperación es un proceso gradual y creciente. Hacia los diez años adquiere su pleno
significado de compañerismo y solidaridad. Que se manifestaran a través del juego. El cual
pasa por las siguientes fases:

A los seis años, estructura anárquica.

De siete a nueve años, proceso de dictadura, centrada en el líder.

A partir de los diez años, democratización.

El juego posibilitara tanto una situación de enfrentamiento y superación individual como


de socialización, al moverse en un contexto donde se establecen relaciones sociales de
sumisión, mando, aceptación de normas, cooperación y donde pondrá a prueba tanto sus
habilidades, destrezas y fuerza física como sus propios juicios y criterios. Todo esto lo facilitara
la visión que cada vez tiene más realista de la realidad.

Debido a la integración que hace el niño con la pandilla, comienza a superar su sentimiento
del yo y comienzan los sentimientos del nosotros.
5-DESARROLLO COGNITIVO

Piaget describe el desarrollo cognitivo desde la infancia a la adolescencia: Cómo las


estructuras psicológicas se desarrollan a partir de los reflejos innatos, se organizan durante la
infancia en esquemas de conducta, Se internalizan durante el segundo año de vida como
modelos de pensamiento y se desarrollan durante la infancia y la adolescencia en complejas
estructuras intelectuales que caracterizan la vida adulta.

El comienzo de la educación primaria coincide, según la psicología de Piaget, con la


aparición de la inteligencia operativa, más específicamente con el subperiodo de las
operaciones concretas. Finaliza la etapa con la aparición del pensamiento abstracto que abre
las puertas a la formación del pensamiento adulto.

En esta etapa del desarrollo, los razonamientos se vuelven lógicos y pueden aplicarse a
problemas concretos y reales. Aparecen los esquemas lógicos de seriación, ordenamiento
mental de conjuntos y clasificación de los conceptos de casualidad, espacio, tiempo y
velocidad.

A lo largo del intervalo entre los 6 y 12 años el niño es capaz de transcender la percepción
subjetiva de la realidad y emplear un razonamiento de tipo lógico. Se va a transformar en un
sujeto operacional. La capacidad de abstracción creciente estará representada por:

- Identificación de símbolos y signos, captación de códigos convencionales y fluidez en su


uso.

- Desarrollo de la capacidad de análisis que le permite captar y disociar cualidades


distintivas de los objetos como peso, volumen, longitud, tamaño, cantidad, distancia…

- Construcción de abstracciones a partir de la experiencia que la proporcionan los esquemas


necesarios para utilizar esas abstracciones.

- Superación del egocentrismo, animismo y finalismo. Se construye un espacio y un tiempo


objetivos gracias al desarrollo de los esquemas mentales y la búsqueda de referencias
externas. Va diferenciando entre su punto de vista y el del otro.
- El lenguaje se convierte en un instrumento de ayuda en la evolución cognitiva y afectivo-
social

Capacidades cognitivas da la etapa de las operaciones concretas:

1-Operaciones lógico-matemáticas.

La clasificación: Los niños al final de la etapa Preoperacional eran capaces de clasificar


siempre y cuando esta criterio fuera simple, es decir, solo podían atender a una dimensión del
objeto. Ahora son capaces de hacerlo con un criterio múltiple que se puede referir a varias
dimensiones del objeto. Pueden clasificar tanto en función de las semejanzas de los objetos
como en las diferencias.

La noción de conservación. Va a permitir a los niños razonar en función de la lógica más


que de la apariencia. La conservación supone que el niño sea capaz de reconocer que a pesar
de la transformación que puede sufrir la materia, si no se altera la cantidad total, esta se
conserva.

Piaget realizo unos experimentos para explicar estas nociones. Presenta un vaso estrecho
con una cantidad de agua, esa agua se pasa a otro vaso más ancho, y se formula la pregunta
“¿dónde hay más cantidad?” Los niños que no han adquirido la conservación no perciben que
la cantidad es la misma. Para que se dé la operación de conservación el niño tiene que dominar
la propiedad de reversibilidad y ser capaz de imaginar intercambios, combinaciones y
compensaciones.

La adquisición de noción de conservación pasa por unas fases:

Conservación de la sustancia. Supone que dos objetos tienen la misma cantidad aun
cuando cambia su forma.

Conservación del peso. Se adquiere a partir de las nueve o diez años. Es posterior a la
conservación de la cantidad.
Conservación del volumen. Cuando un niño es capaz de tal nivel de abstracción.
Consideramos que se encuentra ya en la etapa de cas operaciones formales.

Seriaciones: A partir de un sistema de referencias, permite establecer relaciones


comparativas entre los elementos de un conjunto y ordenarlos según sean sus diferencias ya
sea en orden creciente o decreciente. Posee las siguientes propiedades:

-Transitividad: Consiste en poder deducir las relaciones existentes entre dos elementos.

-Reversibilidad: Posibilidad de concebir dos relaciones inversas, es decir, considerar cada


elemento como mayor que el anterior y menor que el siguiente.

Concepto de número: Se construye a través de un proceso de abstracción reflexiva de las


relaciones entre los conjuntos que expresan número. Según Piaget, la formación del concepto
de número es el resultado de las operaciones lógicas como la clasificación y la seriación. Por
ejemplo, cuando agrupamos determinado número de objetos y los colocamos en serie.

2-Hitos del desarrollo cognitivo

6 años

- Comienza a reconocer palabras.

- Empareja palabras

- Es capaz de sumar cantidades hasta 6

- Escribe su nombre de pila y el apellido


- Cuenta de memoria por encima de 30

- Conoce la moneda y las fracciones de esta

Años

- Habla con fluidez

- Utiliza argot y frases hechas

- Comprende las relaciones causa-efecto

- Recita los días de la semana y los meses del año

- Es capaz de resolver problemas concretos

- Puede organizar y clasificar información

- Aprende mejor con ejemplos

- Aparece el sentimiento interno del tiempo

- Aumento del vocabulario

- Aumento de la velocidad de escritura

- Aprende a resolver combinaciones de sumas y rectas


- Aprende a decir la hora

8 años

- Facilidad para la expresión y comunicación

- Le gusta utilizar palabras largas

- Disfruta de la lectura en forma variable

- Le gusta el humor en las historias

- Prefiere leer en silencio

- Aprende las llevadas en las sumas y las rectas

- Intenta escribir con esmero

9 años

- Puede adquirir buen nivel de lectura, escritura y aritmética

- Asocia momentos del día especialmente malos con pesadillas nocturnas

- Le gusta el colegio y se preocupa por hacer bien las cosas


- Escribe un diario

10 años

- Puede participar en un debate de problemas sociales

- El interés por la lectura varía mucho d unos niños a otros

- Los deseos se ciñen básicamente en posesiones materiales

- En el colegio prefiere el trabajo oral al escrito

- La duración del interés es corta, necesita cambiar constantemente de trabajo en la escuela

11-12 años

- Incremento del interés por la ideas, valores y aspectos sociales

- Fuerte interés en el aspecto físico personal, sobre todo en las chicas

DESARROLLO MORAL

Aspecto muy importante en el proceso de socialización. Gracias a este desarrollo obtienen


principios morales propios, comprenden las reglas de la sociedad en a que viven y los valores
de esta, esto posibilitan una convivencia adecuada.

El sentimiento moral que surge es el del respeto a los iguales lo que lleva a respetar las
reglas de los juegos que se practican en grupo, surge también el sentimiento de honradez y de
no hacer trampas. La trampa o el engaño entre ellos se considera mucho más grave que
engañar a los padres.

Aparece un sentimiento nuevo que es el de justicia que marca las relaciones entre niño y
adulto. Poco a poco desarrolla una autonomía moral que le permite juzgar los hechos
basándose en valores de justicia y respeto y no por la sumisión como hacían en la etapa
Preoperacional.

Piaget plantea tres estadios en el desarrollo moral vinculados al desarrollo de la


inteligencia:

Estadio 1: Moral heterónoma

Características:

-Hasta los siete u ocho años coincide con el periodo Preoperacional.

- Realismo moral. Las obligaciones dependen del contexto.

-Heteronimia moral. Hay que cumplir las normas porque lo manda una autoridad.

-creencia en la justicia inmanente.

Estadio 2. Relativismo moral

Características:

-De los ocho a los once años. Coincide con el periodo de las operaciones concretas.
-Cierto relativismo moral basado en la cooperación entre iguales. El papel de los adultos se
reduce.

-Igualitarismo radical y absoluto. Exige una igualdad total, incluso por encima de la
autoridad.

Estadio 3. Moral autónoma

Características:

- A partir de los 11 años. Coincide con el periodo de las operaciones formales.

- Relativismo moral. Juzga las normas en función de su propio criterio.

- Consideran la intención cuando evalúan las conductas.

Como puede verse el juicio moral va evolucionando con la edad. En la etapa de los 6 a los
12 años, se produce la transición del estadio de las operaciones concretas al estadio de las
operaciones formales y el pensamiento evoluciona desde una perspectiva egocéntrica a una
perspectiva propia con un carácter más universalista.

MORAL: Kohlberg, definió el razonamiento moral como los juicios sobre aceptación o
desviación a la norma. Sus estudios de razonamiento moral están basados en el uso de dilemas
morales o situaciones hipotéticas en las que una persona debe tomar una decisión. También
hay que decir que son universales; es decir, son válidas para cualquier era y cultura, además de
irreductibles. Por otro lado, van apareciendo según el niño interactúa con el entorno social. Los
estadios son lineales; es decir, siguen un orden invariante en el desarrollo de cada individuo.
Del mismo modo, los estadios o etapas no son acumulativos ya que ninguna persona puede
pertenecer a dos estadios a la vez. Por lo tanto, cada uno de ellos es un todo indivisible.

En este sentido cabe decir, que la conducta moral de cada niño es desarrollada, según el nivel
de educación que los padres den, por ejemplo: si un padre le enseña lo bueno y lo malo a su
hijo, según su visión, éste actuara de igual manera, los valores están ligados a esta conducta;
pero no quiere decir, que la moral sea siempre buena. Por lo tanto el niño en el colegio
reflejará una conducta moral mala o buena, que lo llevará a realizar juicios, donde pueden
llegar a valorar o destruir, moralmente a una persona.

VOCACIONAL: Los niños y niñas en edades comprendidas entre 6 a 12 años, psicológicamente


no están preparados vocacionalmente, ya que en estas edades, ellos se están enfrentando a
un desarrollo general, donde muchas cosas cambiarán de un año a otro.

En este período; ellos solo sueñan con ser: un médico, educador, policía, bombero, entre
otros, estas fantasías son producto, de que el niño en esta etapa , busca imitar o ser como
alguién a quien ellos admiran, su personalidad se va moderando según las circunstancias a las
que el mismo se enfrentara. A los 12 años ellos tendrán una madurez más elevada; pero esto
no quiere decir que ya están seguros de lo que quieren ser en la vida, sólo ven de una manera
más clara las cosas.

MOTIVACIONAL: Es bien claro que el estado emocional de una persona determinará, la forma
en que percibe el mundo, produciendo respuestas inconscientes e inmediatas, del sistema
nervioso, en este sentido el niño y niña suelen ser abiertos a los estímulos. No vamos a
encontrar ninguna guía ni métodos, universales para motivar a los niños". Para el docente el
proceso motivacional del niño es un reto, ya que en el mismo, influyen todos los factores
biológicos y sociales de cada individuo. Dar una clase y que en la misma se apliquen
estrategias motivadoras; es un compromiso, por que no se esta dirigiendo a un niño o niña, si
no; a un grupo grande con diferentes necesidades. La motivación educacional en los niños y
niñas ha sido objeto de estudio por muchos psicopedagogos ya que la misma influye en el
aprendizaje adquirido de manera incondicional.

Un buen docente es aquel que esta en busca de nuevas estrategias que motiven al niño no
solo a aprender, de igual manera que asista a clase y a su vez se desarrolle como un individuo
socializador, seguro de sí mismo.

AFECTIVO: Afectivamente los niños entran en otra etapa ya que saldrán del
amb i ente familiar; donde es el centro del cariño de todos para ir a
otro ambiente en el cual será uno más de un gran grupo; donde aprende y
desarrolla el sentimiento del deber, respeto al derecho ajeno, amor propio y
estima de sí, Predomina la actividad de conquista y conocimiento del mundo
exterior. comprende la edad de la razón y la edad escolar donde el poder de la
autodisciplina y atención, adquieren una importancia particular. A pesar que
en este periodo, ellos afectivamente intentaran demostrar que ya están
grandes y las expresiones de cariño las mantendrán distante, también es
cierto que están necesitados de ese afecto ya sea por ser muy mimados en el
hogar o abandonados de afecto. En este sentido la escuela no solo será un
centro de enseñanza si no también será una madre y un padre

También podría gustarte