REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DE EDUCACIÓN SUPERIOR COLEGIO UNIVERSITARIO DE LOS TEQUES “CECILIO ACOSTA” CARRERA: TERAPIA OCUPACIONAL

UNIDAD CURRICULAR: TERAPIA OCUPACIONAL Y PSIQUIATRÍA 2 DOCENTE: VICENTA MATA JULIO, 2010

TRASTORNOS MENTALES EN EL ADULTO MAYOR El gran relieve que han tomado los problemas de salud durante el envejecimiento, especialmente los trastornos mentales, se debe, en parte, a la elevada prevalencia de trastornos psiquiátricos entre los ancianos, con cifras que oscilan entre el 15-20%, y en las especiales características que ofrece la enfermedad psíquica en el anciano. Entre ellas podemos destacar el solapamiento de algunas manifestaciones psicopatológicas con el envejecimiento normal, la comorbilidad con trastornos somáticos, y la importancia de los factores psicosociales. Los ancianos con trastornos mentales constituyen un grupo significativo de la población general; padecen el mismo espectro de trastornos mentales que los adultos más jóvenes, pero algunas patologías se vuelven particularmente significativas en la vejez (trastornos cognitivos, trastornos afectivos - en especial depresión -, trastorno por ansiedad, abuso y dependencia de alcohol, trastornos de personalidad). Las reacciones de adaptación a los problemas personales que aparecen en esta edad (duelos, pérdidas, dolores físicos, trastornos del sueño, etc.) los hacen más vulnerables a la patología mental. TRASTORNOS AFECTIVOS Depresión: Los trastornos afectivos son los cuadros clínicos psiquiátricos que se presentan con más frecuencia en la primera mitad del período de la tercera edad, siendo dos veces más frecuente en mujeres que en hombres. La presencia de depresión en los ancianos ha sido estimada en un 10%: la depresión mayor alcanza una frecuencia de 3-5 %; la depresión moderada y la distimia entre el 10-12 %; el trastorno bipolar aproximadamente un 0,1-0,5%. En los pacientes institucionalizados, en residencias para ancianos o ingresados en diversos servicios hospitalarios, las proporciones alcanzan hasta el

1

Quejas detalladas y elaboradas de deterioro cognitivo. pero sí es mayor la presencia de síntomas afectivos que no cumplen criterios suficientes para establecer una categoría diagnóstica depresiva. Síntomas de tristeza presentes. apatía. Es más frecuente la sintomatología paranoide. 6. La depresión mayor no suele superar la frecuencia con que se presenta en otros grupos de población. Afecto plano. Evolución lenta y larga (años). 4. Evolución rápida y corta 2. Mayor resistencia al tratamiento. Inicio bien definido. con diversos rasgos diferenciales como: • • • • • • • • Los episodios tienden a ser más crónicos y prolongados. 2. 4. Poco esfuerzo en responder. 1. es común encontrar una pérdida de interés en sus actividades habituales. Se presenta con más frecuencia sintomatología ansiosa y agitación. Son más comunes los síntomas hipocondríacos y las somatizaciones. Las depresiones en los ancianos presentan una sintomatología similar a la que aparece en otras épocas. 6. Generalmente los adultos mayores se muestran irritables o ansiosos más que deprimidos. Cuadro Clínico 2 . Muchos ancianos con síndrome depresivo presentan enfermedades físicas o deterioro intelectual asociado. 3. Inicio insidioso. Más riesgo de suicidio. Pseudodemencia Historia y Curso Evolutivo Demencia 1. Diferencias entre síndrome demencial y depresivo con afectación cognitiva ("pseudodemencia depresiva"). Antecedentes previos de depresión o acontecimientos adversos. No conciencia de enfermedad 5. No antecedentes previos. Quejas escasas. Disminución importante del rendimiento cognitivo. Insomnio más prolongado.30-40% de los casos. 5. (semanas) 3. Se esfuerza para responder. Sin embargo.

El aislamiento es el factor sociodemográfico que con mayor frecuencia se asocia al suicidio. "no sé"). Suicidio: El riesgo de suicidio se incrementa con la edad. La dependencia. 7. aunque la calidad de las relaciones del anciano es un factor pronóstico más preciso que el hecho de vivir solo. El 20% de los ancianos que cometen suicidio o intento de suicidio presentan consumo abusivo de alcohol y el 10% problemas de alcoholismo crónico. la pérdida de capacidad para adaptarse a los cambios. Mejoría vespertina. Los ancianos son el grupo de edad con mayor tasa de suicidios consumados. Respuestas displicentes antes de iniciar la prueba (p. Patrón de déficit incongruente. 8. Entre los factores sociales relacionados con el suicidio. 10. Algunos ancianos consultan por primera vez con los especialistas tras un intento de suicidio.e. Congruencia entre el comportamiento y el déficit cognitivo. 9. Exploración 9. El estatus socioeconómico correlaciona inversamente con la tasa de suicidios consumados. Reacciones de duelo: 3 . pérdida de capacidad económica. Patrón de déficit congruente. el sistema de valores del paciente y el sentimiento de desesperanza son también indicador de riesgo suicida en los ancianos. 10. todo esto. Incongruencia entre el comportamiento y el déficit cognitivo. auditiva) pérdida seres queridos. y disminución de ilusión y proyección hacia el futuro. de la agudeza visual. 8. pérdida de salud (por Ej. No hay lagunas específicas. mientras que la separación y la viudez son predisponentes. puntos "sensibles") Entre los factores etiológicos que favorecen la presentación de los síntomas figuran las experiencias acumuladas de pérdidas en la vejez: Pérdida de poder y status social. Lagunas de memoria específicas (ej. Respuestas intentando disimular el déficit. predispone al anciano a reacciones adaptativas que pueden evolucionar hacia un episodio depresivo. 11. 11. el matrimonio aparece como un factor protector. especialmente entre los varones. Empeoramiento vespertino y nocturno.7.

la ausencia de hijos o de familia cercana y la carencia de apoyo familiar dificultan el proceso de duelo en los ancianos. Los síntomas del duelo normal se caracterizan por molestias somáticas: sensación de ahogo. Cuando el fallecido es el cónyuge y la relación entre ambos era de gran dependencia. pérdida de apetito. pensamientos reiterativos sobre la imagen social del fallecido. La muerte inesperada. Duelo patológico. estar lejos en el momento de la muerte. Puede aparecer hiperactividad sin sentido de pérdida. La mayor parte de los ancianos superan la pérdida y se adaptan a las nuevas circunstancias de forma adecuada. Así mismo. pobre autoestima con sentimiento de poca capacidad de control interno. Duelo normal. el fallecimiento por suicidio o asesinato. de un objeto o actividad valiosa. dificultades en las relaciones previas con los padres y las pérdidas repetidas en el pasado. También pueden aparecen reacciones de hostilidad hacia personas concretas y abandono de actividades sociales.El Duelo es la elaboración intelectual y afectiva por medio del cual la persona logra la comprensión. como mecanismo de negación. Se denomina reacción de duelo normal a los síntomas cognitivos y depresivos que aparecen normalmente tras pérdidas significativas: la muerte de un ser querido. las enfermedades terminales de larga evolución. Tras el fallecimiento suele presentarse un período de incredulidad o shock que da paso a una fase depresiva. Se alteran las relaciones con amigos y familiares. la falta de soporte social. La relación con la persona fallecida influye en la reacción de duelo. con incapacidad intelectual y anímica para hacer frente a la situación de pérdida. sentimiento de culpa. el desconocimiento del diagnóstico y pronóstico del fallecido. Entre ellos se encuentran los antecedentes de dificultades económicas. 2. Existen una serie de factores que predisponen a la aparición de reacciones de duelo complicadas o patológicas. laxitud. etc.. la pérdida de una función física. 4 . para finalizar en una fase de aceptación o resolución. reacciones de hostilidad e irritabilidad. cuya duración en torno a los 6 meses se considera normal. entorpecen la evolución del duelo. aceptación y adecuación anímica a la ausencia de lo perdido 1. aumenta el riesgo de reacciones anormales.

sudoración o manos húmedas. boca seca. la perplejidad y la presencia simultánea de sintomatología mixta maniacodepresiva. pero poco frecuente. palpitaciones o taquicardia. tensión muscular. sacudimientos. disminución del sueño. los trastornos de ansiedad de la vejez son crónicos y han persistido desde la juventud o adultez. un síndrome o un trastorno. o ser un estado psiquiátrico comórbido (por ejemplo de depresión o de demencia) o ser provocado por enfermedades o medicamentos. 5 . irritabilidad. El inicio en la vejez es posible. dolor. parestesias. las enfermedades mentales más comunes. TRASTORNOS DE ANSIEDAD En la mayoría de los casos. el relato interrumpible de anécdotas. y durante la tercera edad se presenta con una frecuencia del 35%. la fuga de idea sin taquipsiquia. Los trastornos de ansiedad son. El estado ansioso se presenta como "un estado subjetivo de expectación o aprehensión disfórica". impulsividad. desasosiego. con remisiones y recaídas de diversos grados intercaladas hasta llegar a la vejez. En la mayoría de los casos.) Es frecuente en los episodios maníacos de los ancianos los signos de deterioro cognitivo sugestivos de demencia. sensación de temblor. como grupo. frías y viscosas. Sólo en el 10% de los casos se inicia en la vejez. distraibilidad. la irritabilidad y el comportamiento sexual inapropiado. La ansiedad puede presentarse como un síntoma. abuso de alcohol y conductas paranoides y hostiles. Destacan los delirios Megalo-maníacos. el trastorno comienza en la vida adulta y tiende a cronificarse. fatiga. acompañado por una combinación variada de alguno/s síntomas agrupables en tres categorías: • • Tensión motora: estremecimientos.Trastorno bipolar: La edad de comienzo habitual del trastorno bipolar es la adulta. Los síntomas de la manía en el anciano son similares a los del adulto (euforia. Hiperactividad autonómica: respiración entrecortada o sensación de sofocación.

trastornos del sueño o dolencias corporales. problemas económicofinancieros del paciente o de sus allegados. ingesta de medicamentos. someterse a una evaluación neuropsicológica. muerte de seres queridos. ante el diagnóstico de enfermedades no graves o en momentos de crisis personales (Jubilación.vértigo o mareos. respuesta sobresaltada. vómitos u otra molestia abdominal. duelos. etc. diarreas. náuseas. irritabilidad. divorcios en la familia. enfermedades leves. Se debe realizar una cuidadosa historia clínica y un examen físico exhaustivo. etc. • Vigilancia y registro: sensación de excitación o impaciencia. procedimientos odontológicos) y otras propias de este grupo etario. etc. como son: mudanzas aún el cambio de habitación o de cama en un geriátrico puede ser importante-. CARACTERÍSTICAS DE ALGUNOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD EN EL ADULTO MAYOR Ansiedad situacional: Los síntomas de ansiedad se presentan ante las situaciones aceptadas como capaces de provocar ansiedad a ciertos individuos (viajes en avión.). Es primordial establecer la relación temporal entre el cuadro ansioso y la presencia de otros trastornos físicos. realizar un tramite bancario etc. Por Ej. Trastorno por estrés agudo: 6 . Muchas veces no se consideran importantes situaciones que pueden ser de gran valor para el anciano. frecuentes problemas para tragar o sensación de " nudo en la garganta". exagerada dificultad de concentración o "mente en blanco". como enfrentar situaciones que pongan a prueba capacidades que han sufrido deterioro y frente a las cuales el sujeto está inseguro. micción imperiosa. cefaleas. acaloramiento o escalofríos. etc. dificultad para dormir o para mantener el sueño. rubor o palidez. disfunción sexual. cambios en el medio ambiente del anciano. Ansiedad de adaptación (ajuste): Estos individuos pueden presentar cuadros ansiosos ante cambios mínimos en sus rutinas.

una depresión o un problema clínico agudo subyacentes. En muchos casos los ataques comenzaron en la juventud y no recibieron tratamiento o éste fue inadecuado. Su curso puede ser prolongado y crónico. La ansiedad puede ser el signo más precoz de una enfermedad de Alzheimer. Trastorno de ansiedad generalizada (GAD): Tiene un curso crónico y prolongado. Se lo ha observado asociado a: depresión. neurológicos o tiroideos) pueden provocar síntomas de ansiedad similares a los de este cuadro y deben ser descartados. Ansiedad asociada a un cuadro demencial: La agitación es una de las causas principales de consulta ante un paciente con demencia.Estos cuadros duran menos de un mes y se producen en respuesta a una causa identificable. En los adultos mayores suelen manifestarse por medio de síntomas somáticos específicos. mayor riesgo de suicidio y una tasa de mortalidad de origen cardiovascular más alta que el promedio. o ser parte de la evolución del cuadro demencial. muchos trastornos presentes en los ancianos (trastornos cardiovasculares. puede ser un trastorno que continúa en la vejez. El pronóstico se relaciona con la respuesta al trauma original. la retracción emocional y la presencia de abuso de alcohol y/o drogas. pulmonares. Además. 7 . Pueden evolucionar hacia un trastorno de ansiedad más persistente. la presencia de fenómenos disociativos. Esta puede reflejar un cuadro ansioso. Su curso es crónico con remisiones y recurrencias frecuentes. Trastorno de pánico (con o sin agorafobia): Su manifestación principal son los ataques de de temor a una amenaza inminente. que llevan a la ansiedad anticipatoria (miedo al miedo) y dan por resultado la evitación fóbica y la agorafobia. Su diagnóstico es más difícil en los viejos que en los más jóvenes debido a su alta comorbilidad con la depresión. Trastorno de estrés post-Traumático: Dependiendo del momento del trauma. aumenta a medida que el paciente toma conciencia de sus déficits y mientras conserva cierto insight. abuso de alcohol.

síndrome carcinoide. arritmias. quienes indican medicamentos para diferentes patologías. enfermedad pulmonar obstructiva crónica. etc. prolapso de válvula mitral. convulsiones parciales complejas. Pulmonares: asma. alcohol.Abandono de medicación o tóxicos: Benzodiacepinas (en especial las de acción corta.Medicamentos: Anticolinérgicos. psicoestimulantes. cafeína. confusión mental.Enfermedades: • • • • Endocrinas: hiper e hipotiroidismo. hipotensión ortostática. nicotina. favoreciéndose la interacción farmacológica. . té. hipoparatiroidismo. 8 . inicio de un cuadro demencial. trastornos vestibulares. neumonía. antidepresivos. Cardiovasculares: insuficiencia cardíaca congestiva. pero también las de larga acción) otros depresores del sistema nervioso central (hipnnóticos). tumores cerebrales. Neurológicas: aura de migraña. esteroides. angina. cafeína. embolia pulmonar. alcohol. En general los adultos mayores consultan a diferentes especialistas. infarto agudo de miocardio. derivados xantínicos. hipoxia de cualquier origen. Las causas orgánicas de ansiedad más frecuentes son: . enfermedad de Parkinson.Drogas: Alcohol. enfermedad desmielinizante. etc. .Trastornos de ansiedad provocados por un trastorno médico general o inducido por sustancias (Sindrome de ansiedad orgánico): Los viejos constituyen el grupo etario más propenso a presentar este síndrome por la alta prevalencia de enfermedades médicas y la consecuente presencia de polifarmacia. simpaticomiméticos anestésicos locales. . hormonas tiroideas. cocaína y sus derivados. hipoglicemia de cualquier origen. enfermedad de Cushing.

Los síntomas psicóticos se presentan en los ancianos vinculados a diversas entidades clínicas. el término psicótico se convierte en sinónimo de deterioro grave del funcionamiento personal y social caracterizado por retraimiento social e incapacidad para desempeñar los roles domésticos y laborales normales. La evolución suele estar caracterizada por un deterioro que se da en los primeros años de la enfermedad para alcanzarse luego una cierta estabilidad donde son posibles las fluctuaciones. El anciano se resiste al cambio de sus hábitos de conducta refugiándose en lo que conoce previamente. alucinaciones.TRASTORNOS PSICÓTICOS El significado tradicional del término psicótico es pérdida del contacto con la realidad y deterioro del funcionamiento mental que se manifiesta con ideas delirantes. pudiendo presentarse confusión y alteraciones de la memoria. Así se remarca el carácter egocéntrico. resultado de la mejora de la atención sanitaria en los últimos tiempos. En 9 . La mayor longevidad general de la población. la retracción e interiorización de su vida afectiva. Un 10% de los ingresos psiquiátricos en personas mayores de 65 años presentan síntomas psicóticos. Existe poca información respecto a la prevalencia de trastornos psicóticos graves de inicio precoz en la edad avanzada. está suponiendo que cada vez existan más personas ancianas que padecen una esquizofrenia desde su juventud. Peculiaridades de la psicosis en la vejez: Con las modificaciones de las funciones psíquicas de la senectud. En su uso psiquiátrico más habitual. Pueden ser consecuencia de trastornos iniciados en la edad temprana o aparecer en la vejez. la hipertrofia del instinto de conservación. pero no de la forma intensa en que suelen darse durante los primeros años. se modifica la capacidad de enfrentarse eficazmente con los problemas que impone la realidad. la irritabilidad y avaricia material.

la evolución clínica y social de los pacientes es muy variable y también lo son sus características sintomáticas. Así. aislamiento. soledad. La calidad de vida se ve seriamente afectada por la desconexión social. Los pacientes suelen llegar a una suerte de entendimiento con sus delirios o alucinaciones. en buena parte. 10 . La persistencia de síntomas negativos es. el número de pacientes capaces de llevar una vida independiente y socialmente ajustada no suele superar el 50%. en los distintos estudios. desde el punto de vista del funcionamiento social. Si persisten los síntomas positivos. que las hace menos disruptivas y les permite una mejor adaptación integrándolas en su vida diaria.la mayoría de los casos ocurre una estabilización sintomática en la edad media de la vida que persiste con posterioridad. responsable del pronóstico poco favorable de la esquizofrenia a largo plazo. dando paso a estados residuales más inespecíficos. Los subtipos clásicos de la esquizofrenia persisten de una forma mucho más borrosa. interfieren en menor medida con la vida cotidiana. Por tanto. ausencia de funciones definidas y dependencia de otros.