Está en la página 1de 74

2

Autoridades UNLaR

Rector:
Dr. Enrique Daniel Nicolás Tello Roldán

Vicerrector:
Lic. Sergio Eduardo Martin

Autoridades Departamento Académico de Ciencias


Sociales,
Jurídicas y Económicas

Decano:
Ab. José Nicolás Chumbita

Secretario Académico:
Mg. Marcelo Bonaldi

Revista INDICIOS

Director:
Lic. Nicolás Antonio López Alcaraz

Coordinador:
Lic. Maximiliano Bron
LA ESCENA DEL HECHO
AÑO 2 – VOL. 1 –

Dirección:
Nicolás Antonio López Alcaraz

Coordinación:
Maximiliano Bron

Revista Científica INDICIOS

4
INDICIOS

Segunda edición: 10 de Mayo de 2011, La Rioja, Argentina.

INDICIOS
Av. Luis M. de la Fuente s/n.
La Rioja. Argentina.
© De los Autores, 2010-2011
© INDICIOS, 2010-2011
Editorial: Universidad Nacional de La Rioja
Dirección: Nicolás Antonio López Alcaraz
Coordinación General: Maximiliano Bron
ISSN: 1853-2411

5
Revista INDICIOS, Año 2 Vol. 1. ISSN 1853-
2411.
La Rioja (Argentina) 2010.
INDICE

“LA ESCENA DEL HECHO”

Índice

“La escena del hecho: Presentación del número”


NICOLÁS LÓPEZ ALCARAZ 7

1. “La documentología relacionada con el lugar del hecho”


RAMÓN O. GONZÁLEZ 10

2. “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del


hecho”
DANIEL A. PEREA 18

3. “Estudios de rastros de pie calzado”


OSCAR BARRIOS KOGAN 48

4. “Nuevas tecnologías en el lugar del hecho”


JORGE DELGADO 53

5. “La necesidad de aplicar protocolos unificados


en el lugar del hecho y la escena del crimen”
ELOY TORALES 59

6
Revista INDICIOS, Año 2 Vol. 1. ISSN 1853-2411.
La Rioja (Argentina) 2010.
Nicolás López Alcaraz: La escena del hecho:
Presentación del número. pp. 7-9

“LA ESCENA DEL HECHO”


Presentación del número

DATOS DEL NÚMERO:


Lic. Nicolás López Alcaraz
URL: www.indicios.org
Director de Indicios. Fecha de Publicación: 10/05/2011
Director de la Licenciatura en Criminalística de la
Universidad Nacional de la Rioja. Director de la Revista:
Profesor Titular de la Universidad Nacional de La Antonio Nicolás López Alcaraz.
Rioja.
La Rioja. Argentina. (Director de la Lic. en
Criminalística UNLaR)

Coordinador:
Maximiliano Bron
(Profesor de la UNLaR)

Hace un tiempo en mi camino de formación profesional asistí a una ciclo de


charlas, en la hoy CABA, donde el prestigioso Investigador Científico
Internacional, Pierre Fernand Ceccaldi, manifestaba (entre otras cosas) “La
criminalística se funda en el hecho de que un criminal siempre deja huellas en el
lugar del hecho, que a la reciproca, recoge sobre su persona, sus ropas, otros
rastros, imperceptibles a veces, que hay que saber buscar y después explotar ,
porque esos vestigios son señales características de un pasaje, de una presencia,
de una acción, de un gesto. En realidad si bien son hombres los que cometen los
crímenes, siempre es por o con cosas en carácter de intermediarios y que son

7
NICOLÁS LÓPEZ ALCARAZ: “La escena del hecho:
Presentación del número”
_________________________________________________________________________

esas cosas, que por ello mismo sirven de “indicios”, las que constituyen dicha
prueba de los hechos a los cuales ellas se relacionan”.
Cuanta razón existe en dicho comentario, simple, pero de una claridad
extraordinaria.
Antes de la aplicación de los métodos “modernos” para las investigaciones
criminales, la solución de algún crimen misterioso era casi imposible.
Hoy en día tiene una importancia fundamental, para establecer la identidad
del autor o de los autores la evidencia indirecta, el examen científico de los
objetos dejados en el lugar del hecho y otras circunstancias.

En ese rumbo en este numero, contamos con la colaboración del Lic. Ramón
González, que aporta una mirada de la escena del hecho poniendo énfasis en la
relación con la documentología.
El Lic. Daniel Perea nos relata la importancia del lugar del hecho,
expresando la imperiosa necesidad de conservación de los indicios, aportando una
guía interesante de acciones al respecto.
El Lic. Barrios Kogan se refiere en su trabajo a las huellas con pie calzado,
mencionando de una manera eficaz las distintas posibilidades de trabajo con ellas.
El Lic. Jorge Delgado brinda una acertada visión del uso de nuevas
tecnologías en la investigación científica del delito, imprescindibles en los tiempos
que corren en la actualidad.
El Lic. Eloy Torales con una argumentación sólida nos pone en evidencia la
necesidad de establecer criterios conjuntos en la programación de acciones para el
trabajo en el lugar del hecho.

8
NICOLÁS LÓPEZ ALCARAZ: “La escena del hecho:
Presentación del número”
_________________________________________________________________________

Sin duda alguna que los diferentes participantes de este número comparten
la visión de la importancia del aporte de la tarea científica en el lugar del hecho en
toda investigación criminal, sabedores de que allí se encuentra la fuente principal
de datos, buscando establecer de un modo suficientemente claro la presencia de
la evidencia científica, que nos permitirá un exitoso aporte en búsqueda de la
verdad.
Un reconocimiento especial a los colaboradores de este número.

LÓPEZ ALCARAZ, N. (2011) La escena del hecho: Presentación del


número. Revista INDICIOS [en línea] 10 de Mayo de 2010, Año 2, Vol. 1.
pp.7 - 9. Recuperado (Fecha de acceso), de http://www.indicios.org

9
Revista INDICIOS, Año 2. Vol. 1. La Rioja
(Argentina) 2011.
Ramón O. González: “La documentología
relacionada con el lugar del hecho. pp. 10-17
Recibido 10/03/2011 Aprobado 13/04/2011

LA DOCUMENTOLOGÍA RELACIONADA
CON EL LUGAR DEL HECHO

PALABRAS CLAVES:
Ramón O. González Documentación,
investigación, preservación.
Lic. en Criminalística.
Profesor Titular de la Cátedra de Documentología II. KEY WORDS:
Universidad nacional de La Rioja. Argentina Documental- research-
preservation

Resumen
En esta ocasión el autor expresa su mirada en el sitio por excelencia para la
búsqueda de elementos que aportan claridad sobre la labor de la investigación. En
el enfoque también se hace mención de la
importancia de la tarea de preservación y gestión de las pruebas documentales en
general.

Abstract

On this occasion the author expresses his gaze on the site by excellence for our
search for elements that we provide clarity on the research work. The approach

10
RAMÓN O. GONZÁLEZ: “La documentología relacionada con el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

here expressed mention the importance of the task of preservation and


managment of evidence documental in general.

Desarrollo
Son innumerables los artículos escritos sobre “el lugar del hecho” y “escena del
crimen” que se publicaron en libros, revistas, revistas “on line”, etc., todos hablan
y resaltan la importancia que ostenta esta etapa imprescindible en toda
investigación criminal. El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través de
la Secretaria de Justicia y Asuntos Penitenciarios, Subsecretaria de Política
Criminal de la República Argentina (2004) sugiere una definición diciendo que “el
lugar del hecho” es: “…el espacio físico en el que se ha producido un
acontecimiento susceptible de una investigación científica criminal con el propósito
de establecer su naturaleza y quienes intervinieron…” “…puede estar integrado por
uno o varios espacios físicos interrelacionados por los actos del acontecimiento
investigado.” “…se caracteriza por la presencia de elementos, rastros y/o indicios
que puedan develar las circunstancias o características de lo allí ocurrido.”

El mencionado organismo gubernamental señala la diferencia de “el lugar del


“hecho” y “escena del Crimen”, indicando que, como ya se expresó, en el lugar del
hecho se debe establecer la naturaleza del suceso. En el caso de que esta
investigación de como resultado que las circunstancias y características del mismo
hacen suponer la existencia de un delito, pasa a denominarse técnicamente
“escena del crimen”. Sin embargo, hasta que se constate ó se descarte la
comisión de un ilícito, todo “lugar del hecho” debe ser considerado y tratado como
una “escena del crimen potencial”, debiendo el responsable de su procesamiento
generar los resguardos necesarios para “garantizar la intangibilidad de los
elementos, rastros o indicios que puedan existir y para evitar cualquier pérdida,
alteración o contaminación”.

11
RAMÓN O. GONZÁLEZ: “La documentología relacionada con el lugar del hecho”
____________________________________________________________________________

En todo lugar donde se comete un hecho delictivo queda siempre un


conjunto de huellas, rastros, manchas y objetos, cuyo estudio científico puede
aportar elementos que permitan orientar debidamente la investigación y facilitar
luego la identificación del o de los autores. La inspección ocular es la observación
analítica y pericial del sitio de un delito que tiene por finalidad la búsqueda de
indicios, su protección, levantamiento y acondicionamiento para el envío al
laboratorio criminalístico para su estudio. Debe destacarse que cuanto más rápido
y en mejores condiciones lleguen, existirán mayores posibilidades de obtener
resultados positivos. Se podría decir que el objetivo de la inspección ocular es
hallar los “testigos mudos” que quedan en el lugar del hecho.
La inspección ocular es un procedimiento que debe llevarse a cabo con la mayor
atención y esmero, dada la pluralidad de detalles y elementos que pueden llegar a
configurar una evidencia y la imposibilidad, casi absoluta, de poder reconstruir
completamente la escena original, ya que en ella, tal como resultara al
consumarse el hecho, sólo puede trabajarse una única vez, debido a que los
mismos investigadores dejan huellas de su presencia y acción, desfigurando ó
borrando improntas únicas.

La gran importancia de la inspección ocular y la diversidad de tareas que


implica, requiriendo todas, una particular especialización, impiden que pueda ser
llevada a cabo específicamente por una sola persona. Todos los organismos
policiales y judiciales actualizados, cuentan para ello con grupos de trabajo de
campo, que se movilizan rápidamente. Es fundamental concurrir lo antes posible
al lugar, por el deterioro de las evidencias en el campo o al aire libre, el sol, el
viento, la lluvia, los animales, destruyen indicios; en lugares cerrados, los
parientes y comedidos limpian, barren, echan agua, corren el cadáver,
produciendo una alteración accidental o culposa del lugar.
Estas personas especializadas, deben estar atentas a diversos factores que por lo
general se presentan en la búsqueda y localización de indicios; estos factores son:
-La clase de hecho que se trata de esclarecer, -La intuición y don de observación
del investigador, -Saber distinguir y separar las huellas producidas por personas
extrañas al hecho y que se presentaron en el escenario del suceso después de
consumado éste, -Hacer constar no solamente las

12
RAMÓN O. GONZÁLEZ: “La documentología relacionada con el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

evidencias que se encontraron, sino también las que de acuerdo con la forma del
hecho se suponía que deberían estar y no se encontraron, -Los indicios son
instrumentos muy delicados de la verdad, -Los indicios se deben tratar con toda la
tecnología y metodología vigentes disponibles para su protección, colección y
estudio.

El doctor Pierre Ceccaldi, francés, propone una división de los indicios que él
llama “los determinantes” y “los indeterminantes”; los indicios “determinantes”
son aquellos cuya naturaleza física no requiere de un análisis completo de su
composición y estructuración, sino sólo un examen cuidadoso a simple vista o con
auxilio de lentes de aumento, como lupas binoculares estereocópicas y guardan
relación directa con el objeto o persona que los produjo, permitiendo conocer y
determinar su forma y naturaleza, como por ejemplo huellas dactilares, escrituras,
armas de fuego, armas blancas, casquillos, proyectiles, documentos en general,
etc. Los indicios “indeterminantes” son aquellos cuya naturaleza física requiere de
un análisis completo a efecto de conocer su composición o estructura, ya que
macroscópicamente no se podría definirlos y generalmente consisten en
substancias naturales o de composición química, como sedimentos en vasos o
recipientes, pastillas desconocidas con o sin envoltura, productos medicamentosos
sueltos, manchas o huellas supuestamente de sangre, semen, orina o vómito, etc.

Entre los indicios más frecuentes que se pueden encontrar en el lugar del
hecho o escena del crimen, podemos mencionar los siguientes:

- Impresiones dactilares, latentes, positivas y negativas.

- Mancas de sangre, con características dinámicas, estáticas, positivas,


apoyo, embarraduras, etc.

- Huellas de pisadas humanas, calzadas, descalzas, positivas,


negativas e invisibles.

- Huellas de pisadas de animales, positivas, negativas, e invisibles.

13
RAMÓN O. GONZÁLEZ: “La documentología relacionada con el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

- Huellas de herramientas, principalmente en los delitos contra la


propiedad, en puertas, ventanas, cajones de escritorio, cajas fuertes,
cerraduras, picaportes, mampostería, etc.

- Huellas de neumáticos, por aceleración, rodada, por frenado o


desplazamiento, pueden ser positivas o negativas.

- Diferentes tipos de daños en vehículos por colisiones, volcaduras o


atropellamientos, también en objetos diversos por impactos o
contusiones.

- En ropas se puede ubicar huellas de rasgaduras, descoseduras y


desabotonaduras, nos podrían indicar defensa, forcejeo o lucha.

- Huellas de labios pintados en servilletas de papel, ropas, tazas,


cigarrillos, pañuelos, etc.

- Huellas de dientes y uñas, en luchas, riñas, violaciones o delitos de


perversión sexuales.

- Marcas de escritura sobre las hojas de papel subyacente a la escrita,


anónimos, amenazas escritas o denuncias.

- Armas de fuego, cartuchos, proyectiles disparados, vainas percutidas,


marcas de impacto, orificio de proyectil, rastros de sangre, mancas
de diversas sustancias, etc.

- Las más diversas armas blancas, como elementos punzantes,


cortantes, contundentes, punzo-cortantes, punzo-contundentes,
corto-contundentes, etc.

- Pelos humanos, pelos de animal, fibras sintéticas, fibras de tela,


fragmentos de ropas.

- Cosméticos, polvos diversos, cenizas.

- Orificios en ropas y piel humana, huellas de deflagración de la


pólvora, quemaduras, ahumamiento, esquirlas, etc.

- Manchas y restos de pintura, grasa, aceite, costras de pintura,


combustibles, huellas de impactos, huelas de arrastre, acumulación

14
RAMÓN O. GONZÁLEZ: “La documentología relacionada con el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

de tierra, fragmentos de accesorios, residuos de tóxicos, sedimentos


medicamentosos, etc.

- Envases descartados de alimentos, bebidas, fármacos, etc.

- Polvos metálicos, limaduras, aserrines, cal, yeso, cemento, arena,


lodo, tierra, etc.

- Herramientas manuales y herramientas eléctricas, como taladros,


sierras, amoladoras, etc.

Todos estos indicios pueden proceder de las siguientes fuentes:

- Del lugar del hecho.

- De la víctima.

- Del presunto responsable o autor.

Y se produce lo que se conoce como intercambio de indicios, “algo se deja y


algo se lleva”

Entre esa diversidad de huellas, rastros, manchas y objetos que se hallan


con frecuencia en el escenario de los delitos, encontramos los que corresponden al
área de la Documentología y que muchas veces son considerados secundarios y
manejados incorrectamente con relación a los demás elementos probatorios de
cualquier otra naturaleza. Entre ellos podemos localizar documentación personal y
dinero auténtico, documentación personal y dinero falsificado, borradores,
diversidad de notas, anónimos y cartas manuscritas, documentos mecanográficos,
documentación del automotor, cheques, pagarés y documentos en general.

Todo tipo de documento, no debe ser tocado hasta que no hayan sido
examinados por los técnicos dactiloscópicos en busca de rastros papilares
latentes, y visibles en otras oportunidades.

Recién después de haber sido sometidos al revelado de huellas deben


recogerse no con los dedos, sino con una pinza especial para levantar
documentos, a efectos de no marcar en ellas las impresiones dactilares del

15
RAMÓN O. GONZÁLEZ: “La documentología relacionada con el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

investigador y no destruir las existentes con anterioridad. Los rastros papilares


quedan impresos por lo general en los bordes del papel.

Los escritos manuscritos (sean textos o firmas) conducen a establecer la


identidad del autor, dependiendo ello de la extensión de la escritura y del material
obtenido para comparación.

Nunca deberán doblarse las pruebas documentales, aún cuando ya antes


hayan sido dobladas, una vez que se desdoblan deberán conservarse así, pues
cada vez que el papel se dobla y desdobla sufre alteraciones la parte que está en
el dobles.

Para conservar debidamente las pruebas documentales, es conveniente


colocarlas en una bolsa plástica transparente, de tamaño apenas un poco mayor
que el documento, pegando sus orillas de modo que se evite rozar los papeles al
manipularlos. Esto también impide que entre polvo y facilita su examen sin que
sufran daños ó alteraciones.

Si se hallaren cartas sin abrir, deben conservarse los sobres tal como se los
encuentra, sin extraer su contenido hasta que los técnicos lo hagan en el
laboratorio con las precauciones necesarias para la obtención de huellas papilares.

En papeles impresos es posible también la revelación de huellas papilares.

En caso de hallarse blocks de anotaciones ó talonarios con hojas en blanco,


siempre es conveniente arrancar la primera hoja ya que en la misma pueden
hallarse impresiones digitales ó calcos de lo que se escribió en las hojas
precedentes.

Es conveniente recordar que toda la documentación recolectada debe ser


registrada fotográficamente, para su posterior envío al laboratorio. La fase de
embalaje también deber estar garantizada usando el procedimiento adecuado por
cuanto un indicio importante bien recolectado se puede convertir en inservible al
llegar al laboratorio a consecuencia de un deficiente embalaje. Debe ser remitido
correctamente documentado mediante etiquetado e informe,

16
RAMÓN O. GONZÁLEZ: “La documentología relacionada con el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

estableciendo siempre una cadena de custodia para seguridad y control del


indicio.

Bibliografía Consultada:
Manual de procedimiento para la preservación del lugar del hecho y de la escena
del crimen, Buenos Aires: Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.
Publicación de los Licenciados Carlos Sosa y Osvaldo Cantarelli.
Criminalística, de Juventino Montiel Sosa, Editorial LIMUSA.-

GONZÁLEZ, R (2011) La documentología relacionad con el lugar del


hecho. Revista INDICIOS [en línea] 10 de Mayo de 2010, Año 2, Vol. 1.
pp.10 - 17. Recuperado (Fecha de acceso), de http://www.indicios.org

17
Revista INDICIOS, Año 2. Vol. 1. La Rioja
(Argentina) 2011.
Daniel A. Perea: “Guía para la preservación de las
pruebas en el lugar del hecho. pp. 18-47
Recibido 19/03/2011 Aprobado 20/04/2011

GUÍA PARA LA PRESERVACIÓN DE LAS


PRUEBAS EN EL LUGAR DEL HECHO

PALABRAS CLAVES:
Daniel Antonio Perea Metodología – balística –
tanatología – papiloscopía.
Lic. en Criminalística.
Profesor Titular de la Cátedra de Documentología.
Universidad nacional de La Rioja. Argentina KEY WORDS:
Methodology - ballistic -
thanatology - papiloscopia.

Resumen

Se expresa un esquema de tareas para preservar evidencias en el lugar del hecho,


la metodología, acciones en el lugar, durante y después de la inspección, con un
enfoque multidisciplinar, para la conservación del lugar destacado por excelencia
luego de cometido un supuesto hecho delictivo.

Abstract

Expressed an outline of tasks to preserve evidence in the crime scene, the


methodology, actions in the place, during and after the inspection, with a
multidisciplinary approach to preserve the site known for excellence after an
alleged offense committed.

18
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

MOTIVACIONES E INTRODUCCIÓN AL TEMA

Este enfoque comprende una diversidad de proyecciones cuya dinámica


permanente es abarcada por la Criminalística; por tanto, se pretende en forma
sintética y sencilla, destacar su importancia dentro del marco probatorio de la
actividad procesal penal, en especial en el teatro de los sucesos, porque el fin es
alcanzar la verdad real del hecho hipotéticamente tomado como delito.

De tal modo surge en todo esto, la revelante necesidad de preservar la prueba


física o material en el lugar del crimen, para sostener la acusación, que es el fin
inmediato del proceso, y buscando la reconstrucción que compruebe y demuestre
lo acontecido, inducida por los rastros o huellas que los presuntos autores del
hecho pudieron haber dejado en cosas o personas o de las inferencias que surjan
sobre aquellos. Esto se corresponde con el sistema jurídico vigente, pues en las
resoluciones judiciales sólo se podrán admitir como ocurridos los hechos o
circunstancias que hayan sido fundados en pruebas objetivas, descartando de
plano los elementos meramente subjetivos.

A tal respecto, en su libro “La prueba en el proceso penal”, el eminente jurista


Dr. José Cafferata Nores expresa que el “proceso penal tiende a descubrir la
verdad sobre la hipótesis delictiva que constituye su objeto, para lo cual no hay
otro camino científico ni legal que el de la prueba”.

En tal sentido cabe acotar que los testigos mudos que se observan, recogen y
describen, pueden hablar a través de una reconstrucción y posterior interpretación
pericial de lo acontecido, con un lenguaje veraz y científico como quizás no lo
puedan hacer otros testigos. Esto habla a las claras de la relevancia procedimental
del aporte pericial, desde el instante primigenio de la intervención de la autoridad
en relación a los hechos.

En función de esto, la pericia es el medio probatorio por el cual se intenta


obtener, para el proceso, un dictamen fundado en especiales conocimientos

19
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

científicos, técnicos o artísticos, útiles para el descubrimiento o la valoración de un


elemento de prueba, que en especial comprende la prueba física integrada por
evidencias e indicios recogidos en lo inmediato en el lugar donde se hubiesen
producido los hechos.

Por eso resulta sustantivo ponderar que, la obtención de la prueba objetiva le


brinda un fuerte impulso a la actividad del órgano jurisdiccional, del ministerio
público, y la intangibilidad de las garantías de la defensa en juicio que goza el
imputado, para no ser objeto de actos arbitrarios, descontando que todo esto
enlaza y armoniza dentro del bloque de la legalidad las pretensiones y cargas de
cada segmento de los actores del proceso penal, permitiendo al órgano
jurisdiccional ordenar todas las operaciones técnicas y científicas convenientes en
materias de inspecciones y reconstrucciones.

Cabe agregar que también resulta importante la cooperación de la Policía


Científica y la Criminalística, a través de informes precisos y certeros que
coadyuvan a la lucha contra el crimen organizado y asimismo científico y provisto
de medios poderosos, a veces de mayor alcance que aquellos con los que cuenta
la ley y las fuerzas de prevención y de seguridad en el momento inicial.

Por tanto, en ese terreno y a través de la Criminalística y el Informe Técnico


que aporta la Policía Judicial como auxiliar de la justicia, se fusionan y fortalecen
las garantías del órgano jurisdiccional y del Ministerio Fiscal, para asegurar la
correcta marcha del proceso y en concordancia con las prescripciones del Art. 184
Inc. 4 del Código Procesal, que textualmente dice: “Si hubiera peligro de que
cualquier demora comprometa el éxito de la investigación, hacer constar el estado
de las personas, de las cosas y de los lugares mediante inspecciones, planos,
fotografías, exámenes técnicos y demás operaciones que aconseje la Policía
Científica”.

Todo esto tiene ciertamente mucho que ver para poder apreciar con certeza la
existencia o inexistencia de elementos que inducen a afirmar o negar que ha
acontecido un hecho delictuoso, después de haber estado en la escena del crimen

20
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

y la eficacia probatoria que deviene de tal vínculo, el que opera a través de la


llamada “Inspección Ocular”, que es la suma de evidencias e indicios de
naturaleza esencialmente descriptiva que comprenden además el levantamiento
de huelas y rastros de toda naturaleza, conforme a la actividad procesal ya
mencionada.

Esta observación aplicada con criterios veraces para el descubrimiento o la


valoración de pruebas, originados en los especiales conocimientos de los auxiliares
técnicos que las llevan a cabo, posibilitan desde el instante primigenio de su
intervención hasta haber finalizado esas operaciones, una orientación certera de la
investigación tendiente a tener las respuestas adecuadas que puedan servir al
derecho, a la justicia y a todos los funcionarios que la representan y la hacen
posible, vinculados a la noble y honesta función de proteger a la comunidad, que
espera estar resguardada de las acechanzas del delito.

Abundar en más, demandaría un largo catálogo de observaciones que requiere


el proceso penal, pero sí queremos dejar sentado que lo que se busca es una
manera distinta de observar la realidad, despojado de apreciaciones subjetivas, lo
cual evitará que se diluya la prueba en relación al tiempo o por factores extraños
a lo acontecido y ello no permita llegar a la verdad objetiva que es lo que se
busca.

Tenemos grandes esperanzas de mejorar las cosas para evitar el injusto


procedimental, esa es toda la tarea, esto es todo lo que nos aguarda.-

METODOLOGÍA GENERAL DE INVESTIGACIÓN Y


PRESERVACIÓN DE INDICIOS FÍSICOS EN EL
LUGAR DE LOS HECHOS

El laboratorio de Criminalística es una organización científica que tiene una


misión altamente delicada: la de ayudar al proceso de la Justicia Criminal.

21
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

Proporciona dicha colaboración respondiendo o ayudando a responder las


preguntas vitales sobre si un crimen ha sido cometido, cómo y cuándo fue
cometido, quién lo cometió y lo que es igualmente importante quién no pudo
haberlo cometido.

El laboratorio de investigaciones criminales busca soluciones por medio del


análisis científico de los materiales de pruebas físicas reunidas principalmente de
las escenas de crímenes o de sospechosos.

Las tareas de la criminalística de campo consisten, primordialmente, en la


aplicación de cinco pasos sistemáticos y cronológicamente ordenados, conocidos
como “Metodologías de la Investigación Criminalística en el Lugar de los Hechos”:

* La Protección del lugar de los hechos.

* La Observación del lugar.

* La Fijación de la escena del crimen.

* La Colección de indicios y

* El Suministro de indicios al laboratorio.

El material derivado de pruebas físicas en la escena del crimen y en las


cercanías del mismo es altamente frágil en el sentido de que los elementos, el
tiempo, el movimiento inadvertido, el manipuleo y el empaquetamiento impropios,
y numerosas otras influencias, pueden reducir o destruir su valor probatorio.

En este sentido, es fácil cometer errores en el procesamiento de la escena del


delito, cuando es realizada por personal inexperto; pero si se siguen
procedimientos acertados, los errores pueden evitarse fácilmente, de ahí la
importancia del entrenamiento policial.

22
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

PROTECCIÓN DEL LUGAR

Cuando se inicia una investigación en la escena del crimen, se debe proteger


siempre el lugar del suceso antes de la primera intervención del agente del
Ministerio Público en su inspección ministerial, coadyuvado por la Policía
interventora y los peritos, teniendo en mente que el éxito de las investigaciones
depende de la exacta protección que se brinde al lugar de los hechos.

Al respecto, se nombran tres normas básicas:

1.- Llegar con rapidez al escenario del suceso, desalojar a los curiosos y
establecer un cordón de protección.

2.- No mover ni tocar nada, hasta que no haya sido examinado y fijado el
lugar.

3.- Seleccionar las áreas por donde se caminará, a fin de no alterar o borrar
indicios.

Por lo general, la protección inadecuada de la escena del delito producirá la


contaminación, la pérdida o el desplazamiento innecesario de artículos que
constituyen pruebas físicas.

En este sentido, el primer oficial que llega al lugar de los hechos asume,
automáticamente, la seria y crítica responsabilidad de asegurar la escena contra
las intrusiones no autorizadas.

ACCIONES INICIALES AL LLEGAR A LA ESCENA DE


UN CRIMEN

El éxito de una investigación que implique una escena del crimen depende
enormemente de las observaciones y acciones iniciales realizadas por el primer

23
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

oficial que llega a la escena. En este sentido, las acciones adoptadas por dicho
funcionario gobernarán para proteger y preservar las pruebas físicas.

La recuperación de pruebas físicas durante la investigación en el lugar del


hecho es una de las empresas más importantes de la actividad criminalística.

A diario, podemos comprobar que los indicios acopiados como medios


probatorios y la información descriptiva, obtenidos en el lugar de la investigación,
componen los elementos decisivos hacia el éxito o el fracaso al momento de llevar
el caso frente a los tribunales.

La experiencia ha puesto de manifiesto que un equipo de profesionales


cabalmente capacitados, coordinado y equipado con instrumentales adecuados,
cuenta con sobrada ventaja en la metódica tarea de la recolección eficaz de
pruebas físicas.

El valor de esta prueba física es tan relevante que, a través de ella, podemos
determinar la verificación de que un crimen ha sido cometido, identificando a su
autor y librando de culpas a aquella otra persona que se encuentre bajo sospecha.

GUÍA DE ACCIONES A REALIZAR EN EL LUGAR DE


LOS HECHOS

* Si se constata la presencia de personas heridas en la escena del crimen,


constituirá una prioridad brindarles ayuda.

* Si se dispone de suficiente personal, las medidas inmediatas para preservar


la escena del hecho se llevarán a cabo simultáneamente con la ayuda a los
heridos y el examen de personas aparentemente fallecidas, para constatar tal
circunstancia.

24
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

* Las nombradas “medidas de protección inmediatas” incluyen la implantación


de un cercado perimetral con cintas indicativas o sogas, o bien la interrupción de
pasos de entrada o salida, controlando y restringiendo el ingreso del personal
policial y de los espectadores en zonas donde potencialmente pueden existir
pruebas físicas, como así también la cobertura de áreas expuestas al humo, lluvia,
rayo directo del sol o viento.

* Sólo en casos extremos se podrá desplazar aquellos objetos que


potencialmente puedan ser poseedores de evidencias, de las zonas donde, de lo
contrario, podrían ser destruidos o afectados. No obstante, se recuerda que
cuando sea posible, deberá evitarse el desplazamiento de evidencias antes de que
hayan sido totalmente examinadas o procesadas.

* Se tomarán precauciones especiales para evitar que personas paseen


innecesariamente por

aquellas zonas contenedoras de huellas o indicios.

* Evitar el desplazamiento o desarreglo de los cuerpos de personas fallecidas.

* Abstenerse de tocar aquellos artículos o superficies que puedan contener


todo tipo de rastros (sangre, pelos, digitales, palmares, etc.).

* No permitir el desplazamiento de elementos de la escena del crimen sin


previa consulta del investigador (por ejemplo, armas, vainas servidas, proyectiles,
objetos manchados de sangre, etc.).

* Sostener la implementación del cerco perimetral hasta que el investigador


del hecho haya relevado las muestras o abandonado el lugar.

* Observar al momento del arribo al lugar del crimen, la presencia de personas


que puedan aportar ayuda importante a la investigación.

* Los oficiales que concurrieron en primera instancia a la escena del delito


deben colaborar con los investigadores, brindándoles los informes necesarios
relacionados con el caso.-

25
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

* En el caso extremo, de ser necesario el desplazamiento de algún objeto, se


apelará a la utilización de coberturas para las manos a fin de evitar dejar nuevos
diseños digitales o bien contaminar las muestras con la propia transpiración del
operador.-

La fijación del lugar de los hechos es imprescindible en todos los casos de


investigación criminal; se efectúa utilizando las siguientes técnicas:

* La descripción escrita.

* La fotografía forense.

* La planimetría forense.

En ciertas ocasiones, y atendiendo a la urgencia de determinados casos, es


necesario que el primer oficial que toma contacto con el lugar implemente estas
técnicas mencionadas anteriormente. Recordemos los enunciados de Edmond
Locard cuando nos enseñaba que “el tiempo que pasa es la verdad que huye”, y
en este sentido, debemos librar permanentemente esta batalla contra el tiempo,
dado que de lo contrario, estaríamos cada vez más lejos de realizar una
investigación eficaz.

PROCESAMIENTO DE LA ESCENA DEL CRIMEN

Hoy en día, casi la totalidad de las fuerzas de seguridad, tanto nacionales como
provinciales, han actualizado sus estructuras con la finalidad de lograr una mayor
operatividad.-

COLECCIÓN DE INDICIOS

Luego de las actividades mencionadas, y de analizado y fijado el lugar de los


hechos, se realiza un minucioso examen y selección exacta de todos los indicios
asociativos, los que se levantan con técnicas adecuadas, se embalan y etiquetan
con datos de su procedencia, para finalmente ser suministrados a los laboratorios
de Criminalística.-

26
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

ASPECTOS VINCULADOS A LA PAPILOSCOPÍA

LA INPECCIÓN OCULAR EN PROCURA DE RASTROS


PAPILARES.

SU OBJETO E IMPORTANCIA

En el lugar donde se comete un hecho delictuoso queda siempre un conjunto


de huellas, rastros, manchas y objetos, cuyo estudio científico puede aportar
elementos que permitan orientar debidamente la investigación y facilitar luego la
identificación del autor.

La inspección ocular es la operación que tiene por finalidad la búsqueda de


esos indicios, su protección, levantamiento y acondicionamiento, para su posterior
envío al laboratorio criminalístico donde serán sometidos a los estudios
correspondientes.

Debe destacarse que cuanto más rápido y en mejores condiciones lleguen,


existirán mayores posibilidades de obtener resultados positivos.

Podríamos decir que el objetivo de la inspección ocular es hallar los “testigos


mudos, veraces e impersonales” que quedan en el escenario de los hechos.

Siendo la primera tarea que debe realizar el investigador, su influencia en el


curso del proceso investigativo es de vital importancia, ya que contribuirá a
conformar la prueba indiciaria, pieza fundamental para probar la existencia del
delito y su autoría.

Es una operación delicada que debe llevarse a cabo con la mayor atención y
esmero, dada la diversidad de detalles

y elementos que pueden llegar a configurar una evidencia y la imposibilidad,


casi absoluta, de poder reconstruir completamente la escena “a posteriori”, ya que

27
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

en ella, tal como resultara al consumarse el hecho, sólo puede trabajarse una
única vez, debido a que los mismos investigadores dejan las huellas de su
presencia y acción, desfigurando o borrando los detalles originales aun aplicando
los mayores cuidados.-

La importancia misma de la inspección ocular y la diversidad de tareas que


involucra, muchas de las cuales requieren una especialización, impiden que pueda
ser llevada a cabo eficazmente por una sola persona. Todos los organismos
policiales bien actualizados cuentan para ello con grupos de trabajo exterior, que
se movilizan en forma inmediata.

La experiencia ha demostrado que toda demora redunda negativamente en la


investigación criminal.

Al llegar a la escena del crimen, el técnico o especialista en huellas digitales


frecuentemente se enfrenta a una serie de problemas. El mayor de ellos es la
seguridad del lugar. Con frecuencia llega después de que el ama de casa ya tuvo
oportunidad de arreglar todo, o el impaciente comerciante ha abierto su negocio.

También existe el problema de los curiosos, gente que se detiene para ver qué
sucede, familia y vecinos que llegan a consolar a la víctima y mueven esa
peligrosa arma para que no quede al alcance de los niños, o que limpian la sangre
antes de que manche los muebles o la alfombra.

El procedimiento recomendable a seguir debe tener las siguientes secuencias:

* Revisar daños y pedir la ayuda necesaria, administrando primeros auxilios


cuando así correspondiere.

* Asegurar la escena, colocando agentes o personas responsables en todas las


entradas del inmueble. En lugares abiertos, poner barreras, cuerdas, señales, etc.
Poner vigilancia en lugares claves.

* Interrogar a testigos mientras tengan frescos los detalles.

* Fotografiar la escena completa.

28
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

* Realizar la inspección del lugar, localizando todas las pruebas pertinentes, sin
recogerlas.

* Iniciar la búsqueda de impresiones digitales.

* Preparar el dibujo del escenario.

* Recoger todas las huellas físicas.

La búsqueda de huellas dactilares latentes requiere paciencia y habilidad. De


hecho, el técnico debe pensar como delincuente y, mentalmente, seguir la
trayectoria de quien cometió el ilícito.

El lugar obvio por donde comenzar la búsqueda es el punto de entrada. De no


haber muestras visibles de acceso con violencia deben chequearse todas las
posibilidades.

Proteger hasta el arribo del experto: perillas o manijas de puertas, marcos de


puertas y ventanas y repisas de éstas. Con frecuencia es útil emplear una
linterna, sostenida en un ángulo adecuado para descubrir las huellas latentes
(tarea que efectivizará el idóneo).

Cualquier objeto que se piense que la víctima haya movido, como lámparas,
ceniceros, cajones o armarios, también deben ser preservados del contacto de
personal no especializado.

Un delincuente cuidadoso puede dejar el lugar virtualmente igual a como lo


encontró. Por lo tanto, hacer que los testigos señalen dónde se guardan todos los
objetos, sin dañar ninguna de las huellas latentes que puedan existir, es una
buena técnica.

Controlar los lugares no tan obvios (refrigerador, alimentos, etc.).

29
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

ASPECTOS VINCULADOS A LA MEDICINA LEGAL

METODOLOGÍA Y DINÁMICA DE SU EXAMEN. ROL DEL


MÉDICO LEGISTA O TANATÓLOGO FORENSE DE LA
UNIDAD MÉDICO FORENSE DE INVESTIGACIÓN CRIMINAL

INTRODUCCIÓN:

El estudio de la escena del crimen es una parte fundamental de la peritación,


constituyendo un arte y una ciencia. Como ciencia, requiere de una determinada
sistemática o método, que no es otro que el método científico. Dicha metodología
se plantea como objetivos, entre otros, los siguientes:

1. Ser beneficiosa a la investigación criminal.

2. Ser calificada desde el punto de vista técnico.

3. Ser fácilmente reproducible, archivada y documentada.

4. Contener todos los puntos de interés pericial, fijados por el Juez.

5. Ser de fácil ejecución por el perito, aún el no entrenado.

6. poder ser interpretada por la Justicia sin dubitación.

7. No necesitar de medios sofisticados para ser llevada a cabo.

8. Que pueda ser sencillamente enseñada y aprendida.

9. Ajustarse a la verdad que se observa.

10. Poder ser defendida sin dificultades en el Proceso Oral Penal.

30
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

La peritación de la escena del crimen debe ser completa, metódica e ilustrada.


Cuando en el lugar del hecho hay un cadáver, al ser la muerte un hecho biológico
dinámico, en el que se van dando una serie de consecuencias sucesivas, una
cadena de eventos a ser interpretados, la idea directriz de dicha peritación debe
estar a cargo exclusivamente del médico legista o tanatólogo forense de
U.M.F.I.C., único perito con los conocimientos técnicos y científicos universales,
capacitado para recabar todos los datos que, al decir de los americanos, la “dumb
evidence”, es decir, la evidencia muda constituida por el conjunto de cadáver y
escena, pueden brindar, llevando a consideración de la Justicia una conclusión
clara, concreta, coherente y útil a los fines de resolución de un ilícito grave, en
donde el bien jurídico protegido es la vida humana.

Se dice habitualmente que “el cadáver habla”,… pero como en todo diálogo,
debe existir un interlocutor válido, que hable y sepa interpretar el mismo idioma,
por lo que –sostenemos- dejar esta importante actividad (el estudio del lugar del
hecho) en manos de otro perito, hará caer la eficacia de la investigación, ya que…
quien no sabe lo que busca, no reconoce lo que encuentra.

METODOLOGÍA:

En el común esfuerzo investigativo de un ilícito, por parte de la Justicia y la


fuerza policial, ésta como auxiliar de la primera, con el objeto de esclarecer rápida
y eficientemente el hecho, máxime cuando estamos en presencia de un cadáver,
es fundamental el buen manejo y control del lugar del hecho.

Es de suma importancia el análisis de la escena del crimen, del cadáver, de los


testigos y presuntos sospechosos y/o autores del homicidio desde el punto de
vista criminológico “in situ” para ayudar con la investigación criminal.

El estudio del lugar del hecho comienza teniendo claro qué se debe hacer y qué
NO se debe hacer. En primer lugar se debe delimitar la escena, preservándola de
curiosos, transeúntes, prensa, vecinos, funcionarios policiales (de cualquier
jerarquía) e inclusive, de funcionarios judiciales que no cumplan una tarea
concreta y específica. Se debe tener presente que al circular sin necesidad ni
motivo por el lugar del hecho, se transportan materiales no originales, adosados a

31
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

las ropas, calzados, manos, etc., tales como pelusas, fibras de tejidos, ceniza,
detritus, cabello, polvillo, y al mismo tiempo, pueden extraerse rastros
microscópicos que hubieran podido convertirse en evidencia incriminatoria, de
haberse preservado el sitio.

Se tomarán todas las vistas fotográficas que sean necesarias y, aunque


parezcan repetitivas, desde todos los ángulos posibles. Así mismo se filmará el
sitio del hecho propiamente dicho, los alrededores, el cadáver si lo hubiere, las
manchas de sangre o de cualquier otro líquido biológico, con el objeto de
documentar todo, previo a tocar algo o cambiar de su sitio original cualquier
elemento que posteriormente pudiera prestarse a interpretaciones erróneas.

Se realizará un dibujo “a mano alzada”, sin importar la técnica, de todos y


cada uno de los objetos hallados en el “ambiente – problema”, su cantidad,
posición y ubicación en el espacio, si están sobre el piso o sobre algún mueble.
Posteriormente, el perito planista procederá a realizar el relevamiento
planimétrico correspondiente, tanto de la dependencia donde se produjera el ilícito
como de las contiguas.

El perito químico recolectará las muestras que de acuerdo a su ciencia y


experiencia considere de eventual importancia para la investigación y efectuará
“dermotest”, todos los otros tests específicos que crea útiles y los que le sean
solicitados por la Justicia.

También el perito en balística realizará su tarea, analizando impactos en


paredes, vidrios, restos de proyectiles, vainas, probables trayectorias, calidad y
cantidad de armas empleadas, etc.

En suma, el lugar del hecho no es sólo el espacio físico donde se produjo un


delito, sino también su área circundante, la recolección, protección, derivación y
buen tratamiento del rastro, huella o indicio, por lo que resultará útil que los
peritos actúen de manera ordenada, en comunión, cooperando entre sí, juntos,
pero sin mezclar ni confundir tareas, cada uno aprovechando todos los elementos
que provea el lugar, para el mejor y más completo desarrollo de su labor pericial
específica.

32
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

ROL DEL MÉDICO TANATÓLOGO FORENSE DE LA


UNIDAD MÉDICO FORENSE DE INVESTIGACIÓN
CRIMINAL:

En la escena del hecho, el médico es quien debe valorar el cadáver y su


entorno. Es imprescindible la observación, para procesar mentalmente la
información que de este último proviene, previo a tomar contacto directo con el
cuerpo. Así se podrá ver si es coincidente el aspecto exterior del cadáver con el
ámbito del hallazgo propiamente dicho, vale decir, si el cuerpo quedó en el lugar
naturalmente, o fue depositado allí para distraer la investigación. Se valorará la
carga térmica y la humedad ambiente con la que pueda determinarse sobre las
prendas, también si hay restos de vegetación, tierra o barro sobre las mismas, si
existe relación entre la calidad de ellas y el medio ambiente social en el que fue
hallado, si tiene raspaduras, cortes, desgarros, costuras, etc., si los orificios que
puedan presentar coinciden topográficamente con los que se observan sobre la
superficie corporal. Se tendrá especialmente en cuenta la posición del cadáver, si
es natural o aparece como forzada, lateralizaciones cefálicas, posición de los
cuatro miembros. Una vez desprovisto de la totalidad de las ropas se evaluarán
las distintas señas particulares, tales como cicatrices, tatuajes y lesiones que
presenten, tipo, cantidad, calidad, tamaño, localización, tiempo aproximado de
producción, vitalidad (cuáles fueron producidas “pre mortem” y cuáles “post
mortem”), tipo de arma o elemento de producción de la lesión, cuál de todas las
lesiones que se encuentren tiene entidad suficiente como para producir el óbito,
etc. Luego, valorando los signos tempranos de muerte, como rigidez, temperatura
y livideces cadavéricas, se intentará hacer una aproximación, fundamentada
científicamente, al cronotanatodiagnóstico, verdadero desafío para el perito
médico, quien hará las correspondientes consideraciones médico legales y, con
todos los elementos de análisis estudiados, elaborará su informe, planteando las
hipótesis que considere menester. También concurrirá a la Morgue Judicial, en
casos puntuales, para ofrecer sus puntos de vista y apreciaciones al médico
tanatólogo forense judicial que ejecutará la autopsia, enriqueciendo la labor de
este último y aproximando a la verdad al Juez.

33
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

TAREA DEL MÉDICO TANATÓLOGO FORENSE DE LA


UNIDAD MÉDICO FORENSE DE INVESTIGACIÓN
CRIMINAL EN EL LUGAR DEL HECHO

Una vez que arriba al lugar, transportado por la Unidad Criminalística Móvil, el
médico anota todos los datos que no podrá olvidar y deben formar parte de su
informe, el

cual será elevado a consideración de Su Señoría una vez completado el mismo


y a la mayor brevedad posible.

Tales datos son:

1. La dirección, domicilio o lugar geográfico donde se produjo el hecho.

2. Fecha y hora de arribo.

3. Jurisdicción.

4. Las condiciones metereológicas reinantes, si el hecho es a la intemperie o en


la vía pública.

5. Descripción, lo más detallada posible, del lugar del hecho.

6. Descripción del cadáver.

7. Posición (decúbito), como también la posición de la extremidad cefálica y los


cuatro miembros.

8. Descripción de la vestimenta.

9. Análisis del plano de la ropa, si el elemento vulnerante es un arma blanca o


de fuego.

10. Desvestimos el cadáver.

11. Analizar y considerar:

34
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

* Livideces.

* Temperatura.

* Rigidez cadavérica.

* Putrefacción cadavérica.

12. Describimos todas las lesiones externas que presenta.

13. Determinamos el cronotanatodiagnóstico, tipo, causa y mecanismo de


muerte.

SÍNTESIS

La labor pericial, independientemente de la especialidad del perito, se basa en


un decálogo de pasos sucesivos y correlativos, teniendo cada uno de ellos su
razón de ser y no pudiendo ser obviados, si se pretende concluir con éxito una
investigación criminal. Ellos son:

1. Mirar solamente: detenidamente, observando detalles, aunque parezcan


insignificantes, y tratar de correlacionar esos hallazgos.

2. Inventario ilustrado: que deberá hacerse con todos los medios a nuestro
alcance, tales como fotografías, video, informe preliminar escrito, dibujos,
esquemas y planos.

3. Pasar cerca o rozando: sin tocar, pero mirando con mayor detenimiento,
desde distintos ángulos, lo más cerca posible, los distintos objetos para descubrir
a trasluz, por sobreelevaciones o depresiones superficiales algún indicio que
pueda ser llevado al rango de prueba.

4. Apreciar al tacto: ahora sí, tocar para sentir, temperatura, humedad,


consistencia, etc.

5. Posibilidades de la primera impresión: que para el médico perito… sin


preconceptos, será sólo eso, una impresión, ya que quien caratula un hecho es el

35
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

Juez, pero podrá, y es su obligación hacerlo, pensar en homicidio, suicidio,


accidente o muerte natural.

6. Deberá formularse las preguntas: ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿por qué?,


para hacerse una composición del lugar, tiempo, modalidad y móvil del hecho
delictuoso que se investiga.

7. Fijación del escenario: para saber fehacientemente dónde se produjo el


hecho, delimitarlo, acotar el espacio a peritar y disminuir los márgenes de error.

8. Posibilidades de la segunda impresión: con mayores elementos y aún en


plena labor, buscar coincidencias y resultados coherentemente compatibles con
alguna etiología, confirmando o rectificando si era como se pensaba
originalmente.

9. Comprobación – modificación – ratificación: interrelacionando los hallazgos


y la tarea de todos los peritos, para hacer una relación con la autopsia médico
legal que sea científicamente sustentable.

10. Decisión final e informe conjunto: El éxito de la tarea en equipo consiste en


tener presente que la Justicia, la Policía y los peritos deben trabajar codo a codo y
sin recelos, para lograr la dilucidación del crimen investigado. Trabajar en equipo,
respetando las incumbencias y las jerarquías, pero enriqueciéndose todos y cada
uno de los actores del “levee du corps”, para que se haga justicia dentro de la ley.

ASPECTOS VINCULADOS A LA BALÍSTICA

De concurrir al lugar un cuerpo de personas especialistas, el personal de


servicio jurisdiccional, como se dijo, sólo debe proteger el lugar del hecho.

El trabajo en el lugar del hecho debe ser minucioso y metódico, inspeccionando


los lugares y cosas, a fin de preservar las superficies impactadas u objetos de
interés balístico (o de efracción) que en primera instancia considere de
importancia. El perito será el que descartará o no cada objeto o evidencia.

36
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

Todo levantamiento de objetos de carácter balístico debe ser posterior al


relevamiento fotográfico y planimétrico.

Armas en el lugar del hecho

Las siguientes medidas serán realizadas por personal especializado en la


escena a estudiar, pero bien pueden guiar al interventor a fin de no alterar o
contaminar el sector a examinar:

* Fijar la ubicación del armamento con respecto a la víctima o punto fijo en


habitaciones, vía pública, etc. Siempre la ubicación se realizará tomando como
parámetro dos distancias: en el ejemplo el arma respecto de la víctima, se tomará
la distancia del arma a la cabeza y a la rodilla más próxima; en lugares cerrados o
abiertos, se tomarán dos distancias a puntos fijos como ser bordes de columnas,
ángulos entre paredes, marcos de puertas, etc.

* Tomar el arma –siempre con guantes protectores-, por aquellos lugares


donde no se eliminen otros indicios, como son el arco de guardamonte o
empuñadura (sector segrinado de las cachas).

* Luego de las constancias documentativas y vistas fotográficas del estado y


posición del arma, se procederá a poner el arma en posición segura, es decir, si
un revólver estuviera montado, desmontarlo; o si una pistola estuviera en el
mismo estado, quitar el cargador, desalojar la recámara comprobándola
visualmente, apuntando hacia el lugar más seguro que el personal evalúe, y
desmontarla. Todo este procedimiento se debe hacer ante los testigos del
secuestro.

* Es importante que el personal especialista en papiloscopía realice las pericias


pertinentes, antes de manipular el arma, asegurando la existencia y preservación
de evidencia papiloscópica.

* Una vez que las armas fueron examinadas por el Perito en Papiloscopía, y si
éste no dispone lo contrario debido a la prioridad de resguardar un diseño papilar
revelado, pueden ser trasladadas con protección normal, es decir un envoltorio de

37
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

papel o nylon, al sólo efecto de evitar manipuleo indebido del material (resultando
piezas rotas que pudieran estar debilitadas, lo cual puede ocasionar la
imposibilidad de pruebas de tiro ulteriores).

* Si hubiera restos de sangre, pelo, o cualquier otra sustancia de interés


químico, el levantamiento de estos rastros debe ser retirado por personal idóneo
en el momento del secuestro, para evitar la pérdida de ellos.

* Si durante la espera del personal idóneo, sucediera la lluvia, es conveniente


tapar las armas para que no se pierdan rastros papilares, de deflagración de
pólvora, sangre, etc.

Cartuchos de bala

* Estos elementos pueden ser hallados dentro del arma (tambor del revólver),
en un estuche cargador (pistolas, sub-fusiles, ametralladoras) o en bolsillos de
prendas, en el piso, en cajones, etc.

* Si se los hallara en lugares distintos, deben ser debidamente


individualizados, por ejemplo: ser embalados en envoltorios distintos, con letras,
números o referencias, haciendo descripción de las marcas (logotipos,
monogramas, etc.), calibre (“9mm Lugar”, “.38 SPL + P”), o cualquier otra
inscripción (“94” que indica el lote de fabricación).

* Se debe separar, en el caso de pistolas, ametralladoras o escopetas


semiautomáticas, el cartucho alojado en recámara, o individualizarlo, para luego
describir los que estuvieran en los estuches o almacenes cargadores.

* En caso de revólveres, se debe marcar el alvéolo que enfrenta al cañón, al


momento de la apertura, e individualizar los cartuchos alojados en los restantes
alvéolos, en sentido horario y en número creciente, al igual que las vainas
servidas si las tuviera.

38
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

Vainas y proyectiles

* Antes de su levantamiento se los debe fijar en el relevamiento fotográfico y


planimétrico, manteniendo la misma individualización durante todo el proceso de
la investigación. Esta individualización la debe realizar el personal idóneo luego de
la inspección ocular de carácter balístico, para que no queden elementos
intercalados y la descripción no sea confusa. No obstante, el personal de la
instrucción puede hacerlo tratando de llevar un orden, sea cual fuere, como por
ejemplo, barrido en avance si fuera en la vía pública, en sentido horario si fuera
una habitación, o la que se estime conveniente y clara.

* Es conveniente tomar las vainas por la boca y el culote, especialmente si el


tribunal establece algún peritaje especial.

* Se las puede individualizar en un pequeño sector de sus cuerpos con tinta


indeleble o bien ensobradas en forma separada, sectorizadas, o por detalles de
sus inscripciones de fábrica.

* Los proyectiles (balas ya disparadas) pueden ser levantados e


individualizados en sus bases (ovija-cuerpo-base). Si fueran fragmentos de
blindajes, en su zona interna.

* Debe evitarse que los proyectiles se mojen, para preservar las sustancias
que pudieran contener, de las superficies con las que tomaron contacto. Se debe
hacer

Constar en el secuestro, si ellos evidencian resto de mampostería, tela, pelos,


sustancia similar a sangre, brillos especiales, o cualquier otra circunstancia que
llame la atención en ellos.

* Dado que los proyectiles son el elemento agresor de un arma de fuego,


aplicada como tal, se los debe manipular con guante.

* Los proyectiles de plomo no deben ser colocados en envases de vidrio ni en


ningún otro cuyo material sea de mayor dureza que el mismo proyectil, y además
se debe evitar que se mueva dentro de su envase.

39
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

* Es importantísimo no dañar la zona de forzamiento, que es aquella que


muestra el rayado del arma que lo disparó. Si estuviera el proyectil incrustado,
por ejemplo en un árbol, puerta, pared de yeso, etc., se lo debe retirar,
rompiendo cuidadosamente el material que lo circunda para liberarlo sin dañar el
estriado.

* Es necesario consultar sobre el interés de establecer sustancias adheridas o


A.D.N. sobre el proyectil, ya que si fuera necesario, el perito en el estudio de
microscopía se ve obligado a limpiarlo y muchas veces, no pueden preservarse. Si
así fuera, es primordial que el proyectil sea “limpiado” por personal químico, para
proseguir el peritaje por cuerda separada.

Impactos o huellas que aparenten serlo

* se les debe fijar en el relevamiento planimétrico y fotográfico, con cotas bien


establecidas, ya que de ello dependen muchas veces, las trayectorias y por ende
las posiciones de los tiradores, que hacen a la reconstrucción objetiva del hecho.

* La preservación de estas huellas se basa esencialmente en no tocar nada, no


mover. La caída de mampostería en paredes, techos; fragmentos de vidrio en
ventanas, parabrisas; movimiento de vehículos que ocasionan caída de estos
cristales; alteración de las fibras deshilachadas en butacas; alteración de papeles
en paredes empapeladas, cuadros, etc., más allá de lo que por naturaleza se
desprenda, pueden llegar a no permitir o dificultar la reconstrucción de
trayectorias, por no poder demostrar objetivamente lo que ocurrió.

Prendas o vestimentas

* El cuidado de estos elementos se basa en: dejar constancia del orden en el


que se hallaban las prendas en

40
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

heridos u occisos (ello facilitará el estudio sobre la existencia o no de restos de


deflagración de pólvora).

* Tratar de impedir que quien atienda a los heridos o revise a los occisos, no
corten las prendas en el sector donde se hallan los orificios de importancia
balística.

* Separar aquella prenda que posea orificios producidos por proyectiles y si


fuera posible, permitir que se seque al aire libre, sin ayuda de estufas o calor
artificial, para que no se alteren los restos de deflagración de pólvora que
pudieran quedar en los casos donde se necesite establecer las distancias de
disparo. Luego, pueden ser embaladas.

* Si se observaran orificios con restos carboníferos o de color oscuro en sus


adyacencias, no doblar ni arrugar este sector. Es conveniente apoyar un papel
absorbente o papel tipo “madera” y luego enrollar cuidadosamente para que no se
desprendan o en el peor de los casos que no se pierdan los gránulos de pólvora
combustionados o sin combustionar.

* No permitir que las prendas que serán estudiadas en este sentido, se


contaminen con otras embarradas, ensangrentadas, mojadas, etc.

* No tocar los orificios que pudieran ser producidos por proyectiles, ni sus
adyacencias.

ASPECTOS VINCULADOS A LA QUÍMICA LEGAL

Para ser efectivos en levantamiento de rastros inherentes a materiales


susceptibles de análisis químico-biológicos, han de tenerse en cuenta los
requisitos clásicos, elementales y casi nunca cumplidos:

* Únicamente dentro del lugar, el personal necesario.

* El personal necesario ha de ser el idóneo.

41
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

* Verbigracia: En la escena debe circular lo menos posible, la menor cantidad


de gente posible.

Dadas las características del sistema penal imperante, donde la prueba físico-
química es de importancia vital, es requisito conservar la denominada escena del
crimen de un modo tal que roce la perfección.

Cómo se interpreta rozar la perfección

Debemos tener en cuenta que cada vez que se solicita la presencia de personal
idóneo en el análisis de la escena del crimen, o lugar del hecho, es en virtud de
tratar de colaborar en la resolución del problema.

Para esto ha de tenerse en cuenta principios básicos de la química analítica


(que en nuestro caso, de eso se trata) que se tienen como axioma; que el análisis
comienza con la toma de muestras; de nada valdría el más excelso de todos los
profundos estudios posibles si el indicio no representa situaciones de entorno.

Cómo cumplir con ese principio básico

Fundamentalmente, utilizando métodos lógicos de razonamiento tales como la


inducción, la deducción y la abducción; para ello es condición necesaria que la
mente del hombre llegue sin un preconcepto al lugar objeto de estudio (no tiene
que existir “carátula” previa en la mente de ese hombre; es lo observado y a
través del uso de la más importante de todas las herramientas que posee, “su
cerebro”, que debe inferirse a la realidad).

Se tiene claro que idealmente, un escenario del tipo que nos toca trabajar de la
posibilidad absoluta de emplear todo el potencial creativo, de debe estar a
disposición constante y hasta diría impulsiva. Con esta actitud primaria debería
encararse la investigación.

42
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

¿Cómo comenzar la investigación?

Obviamente, con lo primero que se debe contar es con la persona con


capacidad de observación profunda que le permita comenzar a utilizar el método
de razonamiento elegido para el caso. En este momento donde debería surgir la
idea de levantar o de indicar los elementos que acorde a la situación deben ser
motivo de secuestro.

Previo a esto, en términos generales, qué sucede

El personal experto no es el primero en llegar. Es entonces necesario que las


personas que abordan la situación en primera instancia estén capacitadas para
comprender la importancia de la labor que llevarán a cabo, para permitir que lo
anteriormente expuesto tenga sentido y utilidad.

Debe considerarse que cualquier persona que ingrese a la zona crítica (para
nosotros, escena del crimen) tiene la capacidad potencial, tanto ingresando o
saliendo de la misma, de modificarla; interprétese esto, por ejemplo, que al
tratarse de elementos tan pequeños como fibras, vestigios de vidrios, trazas de
metales, etc., éstos pueden ser incorporados o sustraídos involuntariamente con
el proceso

indicado. Sin duda, el primer paso lógico a seguir luego del procedimiento de
seguridad del personal interviniente y de terceros, eventualmente, es cercarlo.

Qué se interpreta por cercar

Arbitrar los medios para que ninguna persona que no esté relacionada con la
investigación que comienza, penetre en ella, con el fin de preservar el universo allí
delimitado.

Qué significa preservar el universo

Significas ser razonables y emplear criterio. Es decir, en forma sencilla e


intentando ejemplificar, podríamos decir que no sólo no debe alterarse nada
(mucho menos y por supuesto dejar colillas, salivar, etc.) sino que hay que tomar

43
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

medidas de acción directa cuando el medio ambiente tienda a modificar aquello


que no debe serlo (proteger de lluvia a las manchas, interponer pantallas entre el
objeto y el viento; etc.). tan sólo pensemos que de una mancha del tamaño de la
cabeza de un alfiler puede obtenerse, de estar en condiciones, un perfil genético
que nos permita establecer identidad (imaginemos un estornudo sobre ella).

Haciendo una última consideración: para lograr efectivizar un progreso en este


tema, como es de interpretar por el interés puesto de manifiesto en tal sentido y
postergado durante tanto tiempo, la idea primaria sería dirigir todos los esfuerzos
en implementar la capacitación a través de uno o más instructor de instructores.

ASPECTOS VINCULADOS A LA ACCIDENTOLOGÍA

VIAL FORENSE

La legislación vigente indica que todo hecho delictivo debe investigarse para
hallar al verdadero culpable. Dentro de estos actos delictivos se encuentran los
accidentes de tránsito, ya que implican un hecho de muerte y/o lesiones. A los
accidentes de tránsito se los debe tomar como delitos, ya que de no ser así sería
un suceso eventual e inesperado; pero de acuerdo con las estadísticas, es
equívoco culpar a la fatalidad de este tipo de hechos, ya que en su mayor
porcentaje se producen a consecuencia de la torpeza, inexperiencia, falta de
responsabilidad, desprecio por la vida ajena, tanto del conductor como del peatón.

La investigación policial de los accidentes de tránsito se subdivide en cinco


clases de actividades:

1. Medidas de urgencia para evitar que el accidente se agrave o se produzca


otro más, dirigir el tránsito, primeros auxilios a los heridos, etc.

2. Búsqueda de hechos (interrogar a eventuales testigos, tomar mediciones,


etc.).

44
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

3. Registro de datos, escribir, fotografiar, dibujar, etc.

4. Enjuiciamiento del accidente, analizar, evaluar información recogida.

5. Deberes resultantes, notificar a otras personas, efectuar arrestos,


citaciones, restablecer la circulación, etc.

Necesidad de planear la investigación-inspección ocular

Muchos investigadores quieren regresar al lugar donde practicaron una


investigación y encontrar las cosas tal como estaban la primera vez, ya que en
aquella oportunidad olvidaron inspeccionar un aspecto importante o dejaron de
tomar nota de un detalle esencial.

Desgraciadamente, en la práctica esto no resulta posible, dado que las


inclemencias del tiempo, tránsito, etc., se encargan de borrar las evidencias;
éstos y otros errores son causados por la falta de un plan de investigación.

Inspección ocular del hecho

El hallazgo de pruebas, huellas o condiciones descubiertas en el lugar del


accidente, mientras no se encuentre una explicación satisfactoria que permita
descartar totalmente su participación en el accidente habrá que considerarlas
como evidencias físicas, hasta tanto quede determinado con toda exactitud su
importancia.

El hallazgo de pruebas materiales, apoyado en un examen científico de las


mismas, es muy útil para los tribunales y aún cuando las pruebas no fueren lo
bastante evidentes con fines judiciales, pueden sin embargo contribuir con el
investigador o perito policial para formar un juicio de máximo valor.

Recopilación de datos y pruebas. Lo que hay que buscar: restos.

Es el conjunto de partes rotas del vehículo, polvo, suciedad y otras materias


que deja la colisión en el lugar del accidente. Entre los restos puede haber piezas
del

45
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

vehículo, trozos de cristales, residuos de pinturas de los vehículos accidentados.

Muestras de los restos recogidos y guardados con todo cuidado permitirán


luego a los técnicos poder compararlos con los correspondientes del vehículo para
su identificación.

No tenemos que olvidar que las partes desprendidas de los vehículos son los
restos materiales más importantes en los accidentes con fuga, ya que luego
dichos restos se corroboran con los del vehículo a identificar.

Antes de que los vehículos sean movidos, observe y anote dónde se


encuentran los restos de los vehículos, manchas en el pavimento producto de
pérdida en los radiadores y cárteres, sangre, etc.; estas pruebas ayudarán a
determinar el punto del impacto. También se deben recoger otros indicios como
fibras, pelos, huellas digitales y de pisadas.

Si hay dudas sobre la identidad del vehículo implicado, el investigador recogerá


y rotulará las pruebas halladas. Las partes rotas son mucho más importantes que
las simplemente dañadas.

Un trozo de paragolpes o de empuñadura de puerta es mejor que los restos


que haya podido dejar una abolladura del capot.

Nunca se debe centralizar la búsqueda de objetos en el lugar de la colisión, ya


que dichos elementos pudieron rodar más lejos del punto donde se produjo el
accidente.

Los restos de tejidos o cabellos pueden ser importantes en los accidentes con
peatones, dichos restos serán tratados por personal especializado.

46
DANIEL A. PEREA: “Guía para la preservación de las pruebas en el lugar del hecho”
_____________________________________________________________________________________

DECÁLOGO DEL LUGAR DEL CRIMEN

1. El tiempo que pasa es la verdad que huye (E.Locard).

2. El valor de esta prueba física es tan relevante que, a través de ella podemos
determinar la verificación de que un crimen ha sido cometido, identificando a su
autor y librando de culpas a aquella persona que se encuentra bajo sospecha.

3. Si el procesado de la escena del crimen es óptimo, el delito perfecto no


existe.

4. La escena de cualquier delito constituye una prueba.

5. La protección inadecuada del lugar del hecho producirá inevitablemente su


contaminación, pérdida o desplazamiento de pruebas físicas.

6. El análisis comienza con la toma de muestras.

7. De nada valdría el más sublime y profundo estudio si los indicios no


presentan situaciones de entorno.

8. El primer interventor en llegar al lugar de los hechos asume


automáticamente la seria y crítica responsabilidad de asegurar la escena.

9. Únicamente debe permanecer dentro del lugar el personal idóneo.

10. La observación e inspección debe estar regida por métodos lógicos de


razonamiento tales como inducción, deducción y abducción.

PEREA, D (2011) Guía para la preservación de las pruebas en el


lugar del hecho. Revista INDICIOS [en línea] 10 de Mayo de 2010, Año 2,
Vol. 1. pp.18 – 47. Recuperado (Fecha de acceso), de
http://www.indicios.org

47
Revista INDICIOS, Año 2. Vol. 1. La Rioja
(Argentina) 2011.
Oscar Barrios Kogan: “Estudios de rastros de pie
calzado. pp. 48-52
Recibido 25/03/2011 Aprobado 25/04/2011

ESTUDIOS DE RASTROS DE PIE CALZADO


(HUELLAS PLANTARES)

PALABRAS CLAVES:
Oscar A. Barrios Kogan Pie calzado, Rastros,
Comparación, suelas de
Lic. en Criminalística. calzados
Subcomisario. Jefe de la División Policía Científica KEY WORDS:
de Río Grande. Tierra del Fuego. Footwear. Traces.
Profesor Titular de la cátedra de Criminalística II Comparison of traces-soled
Escuela Superior de Policía. shoes earch - preservation
Argentina.

Resumen

El presente trabajo, es una síntesis que refiere a las huellas dejadas por el pie
calzado y su metodología de búsqueda como asimismo los diferentes aspectos a
tener en cuenta para ser comparados con material indubitado.

Abstract

This work refers to the traces left by footwear and search methodology as well as
different aspects to be considered for comparison with undoubted material.
Keywords: Footwear. Traces. Comparison of traces-soled shoes

48
OSCAR BARRIOS KOGAN: “Estudios de rastros de pie calzado”
________________________________________________________________________________

HUELLAS PLANTARES

A. Tipos de Rastros

* Visibles

* Blandos
* Latentes

B. Metodología de búsqueda en el lugar del hecho

Superficies y lugares; uso de luz rasante; aplicación de reactivos físicos de uso


papiloscópico –polvos adhesivos-.

C. Levantamiento

Uso de cintas adhesivas y soportes para contraste –hojas de papel, cartulinas


satinadas, lámina de acetato transparente.

D. Estudio de Idoneidad

Integridad y nitidez

49
OSCAR BARRIOS KOGAN: “Estudios de rastros de pie calzado”
________________________________________________________________________________

E. Registro de Calzados

Base de datos de calzados –colección de patrones de suelas, que abarcan


varias marcas de calzado deportivo, laboral e informal, donde se agregan
además fotografías de la parte superior del calzado y los datos referentes al
estilo, marca y modelo-. Toda la Información es obtenida de los comercios
locales.

F. Registro de Calzados de Detenidos

Base de datos con patrones de suelas de los calzados de detenidos (Judiciales


y Contravencionales –PERSONAS SOSPECHOSAS-), donde se agregan
fotografías de la parte superior del calzado.

G. Registro de Rastros Pendientes de


Identificación

Rastros Plantares relacionados a delitos sin resolver –Archivados-.

50
OSCAR BARRIOS KOGAN: “Estudios de rastros de pie calzado”
________________________________________________________________________________

TAREA COMPARATIVA ENTRE RASTROS Y SUELAS


DE CALZADOS
(Técnicas y Procedimientos)

 Obtención de Impresiones Indubitadas de las suelas

1. Uso de sustancia oleosa; telas; soportes de papel blanco;


láminas de acetato transparente y polvo reactivo magnético
negro (de uso papiloscópico).

2. Uso de grafito en bloque (sólido); cinta adhesiva transparente


o similar; soportes de papel o de acetato transparente.

3. Otros Métodos (que dependerán de la forma en que se


hallaron plasmados los rastros).

 Documentación de los calcos a comparar

1. A través de macro-fotografías (digitales o analógicas)

2. Mediante escaneo

3. Microfotografías -digital o analógica-(Uso de microscopio


para ilustrar las particularidades identificativas)

51
OSCAR BARRIOS KOGAN: “Estudios de rastros de pie calzado”
________________________________________________________________________________

 NORMAS A CUMPLIR

1. Idoneidad de los calcos

2. Similitud de diseños

3. Correspondencia Scopométrica

4. Cantidad de Particularidades Identificativas (establecidas por


el CRIMINALISTA)

5. Calidad de las Particularidades Identificativas

 Exacta coincidencia de Ubicación

 Exacta coincidencia de Distancia

 Exacta coincidencia de Orientación

Relaciones de distintos hechos delictivos, en base a la correspondencia de


pisadas y otros elementos de la modalidad delictiva (número de autores,
rol de cada uno de ellos, modo de ingreso, especies del delito, entre
otros)

BARRIOS KOGAN, O (2011) Estudios de rastros de pie calzado. Revista


INDICIOS [en línea] 10 de Mayo de 2010, Año 2, Vol. 1. pp.48 - 52.
Recuperado (Fecha de acceso), de http://www.indicios.org

52
Revista INDICIOS, Año 2. Vol. 1. La Rioja
(Argentina) 2011.
Jorge Delgado: “Nuevas tecnologías en el lugar
del hecho”. pp. 52-10
Recibido 1/03/2011 Aprobado 05/04/2011

NUEVAS TECNOLOGÍAS EN
EL LUGAR DEL HECHO

PALABRAS CLAVES:
Jorge Delgado Reconstrucción 3D – Luces
forenses – Evidencia física.
Lic. en Criminalística.
Profesor Titular de la Escuela Superior de Jefes KEY WORDS:
y Oficiales de la Prefectura Naval Argentina. Reconstruction 3D -
Perito del Poder Judicial de la provincia de Forensic Lights - Physical
Buenos Aires. Argentina Evidence.

Resumen

Trata de nuevas posibilidades de tratamiento de las evidencias físicas en la


criminalística de campo. La utilización de luces forenses y reconstrucción 3 D son
de uso recomendable en la tarea de examen del lugar del hecho y la
reconstrucción de un pasado no revelado.

53
JORGE DELGADO: “Nuevas tecnologías en el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

Abstract

This work deals with new ways of treating the physical evidence in the forensic
field. The use of lights and forensic 3 D reconstruction are recommended in the
task of examining the crime scene and the reconstruction of a past not disclosed.

EL LUGAR DEL HECHO


NUEVAS TECNOLOGIAS

Existen tres vías principales por medio de las cuales es posible llegar al
esclarecimiento de un hecho punible: la confesión de los sospechosos, las
declaraciones proporcionadas por la víctima y/o testigos, y la información
obtenida a través de los objetos y huellas relacionadas con el hecho investigado.
Esta última vía es la que constituye la denominada evidencia física, que es
inanimada, proporciona datos imparciales y resulta ser objetiva, por lo tanto la
única que no puede cuestionarse, siempre y cuando se haya evitado su
contaminación y realizado correctamente la cadena de custodia.
El trabajo en el lugar del hecho es fundamental en toda investigación, y
teniendo en cuenta que puede llegar a ser decisivo, debe ser efectuado sin prisa y
con una metodología adecuada. Las tareas de evaluación y procesamiento del
lugar del hecho son de exclusiva competencia de especialistas en ciencias
forenses, dado que son los que poseen los conocimientos necesarios para lograr
una correcta preservación del lugar del hecho y de los indicios que en él pudieran
existir.

54
JORGE DELGADO: “Nuevas tecnologías en el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

Una de las disciplinas de la Criminalística, donde descansa la fuente


primordial de información indiciaria y que es de vital importancia para la
colección y estudio de las evidencias físicas con características identificadoras y
reconstructoras es la Inspección Ocular Técnico Científica ó también llamada
Criminalística de Campo.
El acto de Inspección Ocular implica asistir al lugar de los hechos y a otros
sitios relacionados con el ilícito con el objeto de efectuar las investigaciones,
captar la información indiciaria, identificarla, seleccionarla y estudiarla
científicamente, para consecuentemente distribuirla a las diversas secciones del
laboratorio de Criminalística a efectos de realizar estudios ulteriores
identificativos, cualitativos, cuantitativos y comparativos, con la correspondiente
metodología científica.

La Inspección Ocular que se transformará en prueba de indicios puede


tomar diversos aspectos en cuanto al tipo, forma o dimensión. Puede ser tan
grande como una casa, o pequeña como un pelo.

CRIMINALISTICA DE CAMPO - NUEVAS


TECNOLOGIAS:

DETECCIÓN DE EVIDENCIAS POR FUENTES DE LUZ


ALTERNATIVAS.

La física, y particularmente una de sus ramas, la óptica, han demostrado


históricamente que en ciertas circunstancias puede ser un error confiar sin más en
lo que vemos. El ojo humano, no hay ninguna duda, tiene sus limitaciones.
Y es por esta razón que el avance tecnológico hizo su aporte al área de
Inspección Ocular Técnico Científica mediante el uso de “FUENTES DE LUZ

55
ALTERNATIVA MUL TIBANDA”, conocidas también con el nombre de fuentes de luz
JORGE DELGADO: “Nuevas tecnologías en el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

forense o por su acrónimo inglés (ALS), Altemate Light Source. Se trata de


aparatos diseñados para emitir un haz de luz que cambia de colores, en la medida
en que se modifica la longitud de onda. Básicamente, se procede a examinar las
evidencias en el propio lugar de los hechos con todas las longitudes de onda
(colores) posibles usando el operador un juego de gafas con la sensibilidad
espectral apropiada.

Usando una fuente de luz multibanda es posible lograr que sólo brille la
evidencia (semen, sudor, saliva, fibras, etc.) y no la superficie en que se
encuentra. La utilización de luces forenses no solo permite localizar fluidos
biológicos como los reseñados, sino que además resultan el primer elemento a
utilizar al acceder a una escena del crimen, porque nos posibilita detectar huellas
de pisadas o rastros latentes y una vez “liberado” (analizado) el piso, poder dar
entrada a los distintos operadores del lugar del hecho.

Huellas de Pisadas observadas


Sistema CRIME LITE 80L con Sistema 80L

56
JORGE DELGADO: “Nuevas tecnologías en el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

RECONSTRUCCION 3D:

En el estudio a posteriori de una escena del crimen, normalmente se presentan


inconvenientes que dificultan en gran medida la resolución íntegra de las
incógnitas que plantea el Juzgador. Parte de estos inconvenientes, se resuelve en
la actualidad mediante la aplicación de nuevos recursos tecnológicos que permiten
la obtención de magnitudes de longitud a partir del tratamiento digital del
conjunto de fotografías ilustrativas del hecho y el análisis del lugar días o meses
después del evento investigado (siempre que no se hayan modificado las
estructuras fundamentales) a fin de extraer los datos indispensables que
permitan, desde la aplicación de su ciencia, dar respuesta a cuestionamientos que
realizan órganos jurisdiccionales.
En la actualidad se puede operar con Instrumental que reconstruye en tres
dimensiones (3D) toda la escena investigada en pocos minutos, permitiendo
además su reproducción con visión desde distintos ángulos (Scanner Láser 3D -
LEICA, ZF, MINOLTA), en caso de no contar con los mismos se pueden aplicar
tecnologías alternativas de reconstrucción virtual, mediante programas
informáticos de edición de imágenes y de referencias de mensuras. (FX, 3D
STUDIO MAX, COREL, CAD, ect.)

Fotografía Lugar Hecho y Reconstrucción (croquis)

57
JORGE DELGADO: “Nuevas tecnologías en el lugar del hecho”
________________________________________________________________________________

Escaner Láser 3D LEICA


SCANSTATION C10

Escaneo Láser 3D –
Equipo TRIMBLE-
MENSI

El desarrollo tecnológico es vertiginoso y obliga a estar permanentemente


actualizado y resulta de aplicación la siguiente metáfora: “CORRE, en la
Investigación Pericial quien camina, retrocede un paso”.

DELGADO, J (2011) Nuevas tecnologías en el lugar del hecho. Revista


INDICIOS [en línea] 10 de Mayo de 2010, Año 2, Vol. 1. pp.53 - 58.
Recuperado (Fecha de acceso), de http://www.indicios.org

58
Revista INDICIOS, Año 2. Vol. 1. La Rioja
(Argentina) 2011.
Eloy E. Torales: “La necesidad de aplicar protocolos
unificados en el lugar del hecho y la escena del crimen.
pp. 59-73. Recibido 01/03/2011 Aprobado 10/04/2011

LA NECESIDAD DE APLICAR PROTOCOLOS


UNIFICADOS EN EL LUGAR DEL HECHO Y LA
ESCENA DEL CRIMEN.

PALABRAS CLAVES:
Eloy Emiliano Torales Protocolo – lugar del hecho
– Metodología – Justicia
criminal.
Lic. en Ciencias Penales y Sociales.
Coordinador del Programa Nacional de KEY WORDS:
Criminalística del Ministerio de Justicia y Protocol – crime scene -
Derechos Humanos de la Nación. Methodology - Criminal
Justice

Resumen

El uso de protocolo en las tareas preliminares en el lugar del hecho se considera


de una importancia destacada. La metodología adecuada a las circunstancias es
una de las consideraciones destacadas para optimizar el sistema de justicia
criminal.

Abstract

The protocol used in preliminary work on the place of fact is considered of


outstanding importance. The appropriate methodology to circumstances is one of
the considerations leading to optimize the criminal justice system.

59
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

Desarrollo

La problemática de la inseguridad sumada a la sensación de impunidad


ocupa un lugar preponderante en la comunidad, que exige soluciones rápidas,
eficaces e inmediatas, vinculadas con la insatisfacción de la sociedad respecto de
la respuesta que brindan los distintos operadores del sistema penal frente a la
comisión de un delito.

La percepción social con respecto a la eficacia y eficiencia del sistema de


justicia, particularmente de la justicia penal, dista abismalmente del ideal. Las
encuestas realizadas por organizaciones de la sociedad civil refieren que la
credibilidad de la población en general con respecto a la justicia criminal no
supera el 7%.

Es indubitable que se deben comprometer los mejores esfuerzos para


optimizar el sistema de justicia criminal. La Subsecretaría de Política Criminal del
Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos se encuentra
consustanciada con ese objetivo, con la firme convicción que cualquiera sea la
estrategia que se elija para la optimización del sistema de justicia criminal, su
abordaje -dado las múltiples facetas que ofrece- no puede, ni debe, bajo ningún
punto de vista, ser lineal.
En este propósito cobra vital importancia la optimización del proceso penal,
especialmente del correspondiente a la investigación preliminar. El porcentaje de
fracaso de las investigaciones, aún en delitos graves, es significativo. Resulta
imprescindible dotar a esa etapa de las mayores herramientas científicas a fin de
lograr resultados exitosos y eficientes.

Ante la ocurrencia de un hecho delictivo es necesario desplegar un conjunto


de medidas tendientes a establecer la verdad real. De donde la Justicia, en tanto
órgano del Estado que aplica el derecho, requiere el auxilio de otras ciencias o
artes que le permitan a través de sus conocimientos cumplir con su misión
fundamental.

60
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

En tal sentido, la Criminalística al ocuparse, esencialmente, del


descubrimiento y de la comprobación científica del delito es decir al ser capaz de
transformar un simple indicio en prueba a través de métodos experimentales o
positivos, deviene en auxiliar de vital importancia para la justicia, toda vez que
permite reconstruir el cómo, el dónde, el cuándo y la individualización del autor
del delito.
El saber criminalístico, ávido de encontrar la verdad real, brinda una
inestimable colaboración al proceso penal con el propósito de que el hecho
delictuoso cometido no quede impune. Comprueba científicamente la existencia
del hecho punible, aporta determinaciones precisas relacionadas con la forma en
que el delito se ha perpetrado, con su cronología, con los medios utilizados, con la
individualización de la o las personas intervinientes, con la concordancia entre las
pruebas e indicios y la realidad de los hechos.
Si bien inicialmente la capacitación de las personas abocadas a esa tarea se
realizó a través del personal idóneo que empíricamente había aquilatado
conocimientos en el tema, hoy en día el estudio de la Criminalística, en tanto una
de las disciplinas que integra la Enciclopedia de las Ciencias Penales, como las
definiera don Luis Jiménez de Asúa, se desarrolla sostenidamente en los claustros
universitarios.
Mas no obstante lo expuesto, en la práctica se aprecian serias carencias y
defectos que impactan en el proceso penal y elevan el alto índice del rubro
“delitos sin condena “. En algunos casos estos déficits se relacionan con la
ausencia de criterio científico en el trabajo de los agentes preventores iniciales, ya
sea por la escasa o inadecuada capacitación o por la falta de consenso en las
reglas básicas de procedimientos para la aplicación de sencillas pero ineludibles
rutinas procedimentales.

Es por ello que el resguardo, la protección y conservación del lugar del


hecho y la correcta realización de las distintas medidas probatorias tendientes a la
identificación de los hechos y de sus presuntos autores se presentan como focos
nodales de interés y requieren para su abordaje del conocimiento técnico científico
que aporta la Criminalística

61
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

Sólo el conocimiento científico, el ejercicio y la aplicación de las mejores


prácticas en materia de preservación y conservación aséptica del lugar del hecho,
de recolección de datos, elementos e indicios con rigor científico garantizarán el
éxito de la investigación y el trabajo posterior de los peritos en distintas
especialidades.

El rigor científico con que se desarrollen los primeros pasos en la


investigación constituye la base fundamental para reconstruir el cómo, el dónde,
el cuándo y tener la certeza de atribución de responsabilidad penal,
individualizando a los autores y/o partícipes del delito.
Contrariamente la ineficiencia en esas tareas, a modo de ejemplo la
contaminación del lugar del hecho, la toma deficiente de muestras, la inversión
del orden de realización de las pruebas, la ausencia de rigorismo científico ponen
en peligro el esclarecimiento de un hecho.

Es procedente que las diversas especialidades que convergen en la


actividad pericial respondan a un método, organicen sus actividades conforme
esquemas de trabajo metodológicamente concebidos y reconozcan experiencias
desarrolladas en otros ámbitos internacionales, para lo cual es necesario la
elaboración de manuales de procedimiento particulares.

En consecuencia, por Resolución de la Secretaría de Justicia y Asuntos


Penitenciarios Nº 56 de fecha 23 de febrero de 2004 se encomendó a la Comisión
de Trabajo en Criminalística, creada por Resolución Nº 20/01 de la entonces
Secretaría de Política Criminal y Asuntos Penitenciarios, la programación y
elaboración de los siguientes Manuales de Procedimientos Criminalísticos: Manual
de Procedimiento para la Preservación del Lugar del Hecho y de la Escena del
Crimen, Manual de Procedimiento Papiloscópico, Manual de Procedimiento
Balístico, Manual de Procedimiento Documentológico, Manual de Procedimiento
Accidentológico y Manual de Procedimiento Bioquímico.

62
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

Los Manuales de Procedimiento responden a la necesidad de homogeneizar


ciertos criterios de intervención básicos, de carácter eminentemente operativos,
pero fundamentados científicamente. Su concepción intenta convertirlos en un
instrumento dinámico de orientación y guía para los operadores del sistema penal,
ya sea fuerzas policiales y de seguridad, miembros del Ministerio Público y todos
los vinculados funcionalmente con la temática.

La formulación de una metodología de intervención básica, consensuada y


coordinada, optimizará la utilización de recursos y seguramente coadyuvará a
incrementar el porcentaje de esclarecimiento de hechos delictuosos, objetivo
central en la lucha contra la impunidad.

El Manual de Procedimiento para la Preservación del Lugar del Hecho y de la


Escena del Crimen es el primero que se concreta, por entender que en la
investigación criminal es primordial el adecuado tratamiento de ambos escenarios,
donde siempre el autor y/o los partícipes algún elemento, dato o vestigio han
dejado.

El Manual fundamentalmente enumera reglas básicas a tener en cuenta a


fin de evitar posteriormente errores que dificulten la colección de pruebas
relacionadas con la investigación del delito y específicamente está dirigido a los
primeros momentos de intervención policial como judicial ante la notitia criminis.
No debemos soslayar que los procedimientos periciales son eminentemente
de carácter científico y se realizan sobre aspectos tangibles, físicos y reales de la
escena del crimen o vinculados con ella, incluyendo al autor y a sus participantes,
por lo que reviste fundamental importancia la preservación, conservación y
resguardo del lugar del hecho.

Es indispensable que quienes previenen en el lugar del hecho, que


posteriormente puede ser calificado como Escena del crimen, conozcan las reglas
elementales relacionadas con el acceso y el tratamiento del lugar del hecho con el
propósito de que su accionar como primera persona y autoridad que llega
conserve, preserve los indicios que revelarán la verdad de lo sucedido. El

63
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

desconocimiento o el tratamiento indebido en forma involuntaria pueden ocasionar


la destrucción de los indicios.
Esta guía de procedimientos como su nombre lo indica contiene principios
elementales, orientativos destinados precisamente a aquellos que acceden en
primer lugar al lugar del hecho. Obviamente no están dirigidas al técnico, al perito
dado que ellos tienen por su especificidad profesional el rigor científico para
moverse con idoneidad en la escena del crimen.
Sus contenidos armonizan con las reglas y principios vigentes en la materia
y con las mejores prácticas, sin referencias específicas a las disposiciones que en
la materia prescriban los códigos procesales de cada jurisdicción.

64
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

El presente PROTOCOLO FEDERAL DE PRESERVACIÓN DEL LUGAR DEL


HECHO O ESCENA DEL CRIMEN, fue elaborado, analizado y consensuado en el
marco del curso de Formación de Formadores “Preservación del Lugar del Hecho y
Escena del Crimen” organizado durante el año 2008 por el Programa Nacional de
Educación, Capacitación y Actualización Profesional de Cuerpos Policiales y
Fuerzas de Seguridad, dependiente de la Secretaría de Seguridad del Ministerio de
Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

El equipo técnico encargado de su elaboración estuvo conformado por el Lic.


Eloy Emiliano Torales, Coordinador del Programa Nacional de Criminalística de la
Subsecretaría de Política Criminal del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos
Humanos; el 2do. Comandante Licenciado Daniel Vázquez, representante de
Gendarmería Nacional Argentina; el Licenciado Alejandro Vázquez, representante
de Policía de Seguridad Aeroportuaria; el Prefecto Licenciado Jorge Norberto
Delgado y el Prefecto Licenciado Adolfo Aranda, representantes de Prefectura
Naval Argentina; el Doctor Julio Cesar Acuña, representante de Policía Federal
Argentina; el Oficial Inspector Hugo Ortiz, representante de la División
Criminalística de la Policía de Santa Cruz; y el Comisario Jorge Germán Vargas,
Jefe de la División Homicidios de la Dirección de Investigaciones de la provincia de
Jujuy.

65
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

Lista completa de quienes participaron en su elaboración

Coordinador del Programa Nacional de


Cuerpo Criminalística de la Subsecretaría de
Lic. Eloy Emiliano Torales
Docente Política Criminal del Ministerio de Justicia,
Seguridad y Derechos Humanos
Cuerpo 2do Comandante Lic. Daniel
Dirección Nacional de Gendarmería
Docente Vazquez
Policía de Seguridad Aeroportuaria
Cuerpo
Lic. Alejandro Vazquez
Docente

Prefecto Lic. Jorge Norberto


Prefectura Naval Argentina
Cuerpo Delgado
Docente
Cuerpo
Prefecto Lic. Adolfo Aranda Prefectura Naval Argentina
Docente
Cuerpo
Dr. Julio Cesar Acuña Policía Federal Argentina
Docente
División Criminalística de la Policía de
Santa Cruz Of. Insp. Hugo Ortíz
Santa Cruz
Jefe División Homicidios de la Dirección de
Jujuy Crio. Jorge Germán Vargas
Investigaciones
Subcrio. Dr. Antonio Manuel Vice_rector del Instituto Superior
Jujuy
Vargas seguridad Pública

Chubut Of. Subinsp. Karen Bustos Dirección Policía Judicial

División Investigaciones
Chubut Of. Ppal. Hugo Mario Melipil
Policiales de la ciudad de Esquel
Of. Subinsp. Adan Bernabé 2do. Jefe de la División Investigaciones
Chubut
Figueroa Policiales de la ciudad de Rawson
Jefe del Departamento Delitos contra la
Neuquén Crio. Manuel Eduardo Gómez
Propiedad y Leyes Especiales
Encargado de las Secciones Fotografías y
Of. Ayte. Rubén Antonio
Chaco Dactiloscopía de la División Criminalística
Valenzuela
Metropolitana.

66
Jefe de Sección Accidentología y
PNA Of. Ppal. Lic. José Daniel Díaz
Planimetría
Docente del Instituto Superior de la Policía
Of. Lic. Maximiliano
PSA de Seguridad Aeroportuaria de la Materia
Dardanelli
Procedimientos Policiales
Subinspector Silvina María Superintendencia de Policía Científica
PFA
Florencia Bagna Perito en balística y documentología
Perito Documentólogo de la Divisón
Of. Ppal. Lic. Hugo Dante
Salta Criminalística de la Policía de Salta
Flores Solis
Licenciado en Criminalística
Subcrio. Abel Dario Segundo Jefe de División Criminalística -
Formosa
Burguener Departamento Judicial
Of. Ayte. Mayco Vilmar Dirección de Delitos contra las personas-
Córdoba
Gutierrez Personal de calle
Psicólogo Miembro Departamento Análisis
Pro Secretario Administrativo del Comportamiento Criminal.
Córdoba
Javier Francisco Chilo Prosecreatrio Administrativo (2ºJefe del
Àrea) – Policía Judicial
Tierra del Of. Ppal. Lic. Oscar Paulo Oficial Segundo en Policía Científica
Fuego Molina Ushuaia. Licenciado en Criminalística
3er. Jefe de División Homicidios y Delitos
Complejos de la Dirección General de
Tucumán Of. Ppal Jorge Eduardo Dib
Investigaciones de la Policía de la
provincia de Tucumán
Subcrio. Oscar Alberto
Río Negro 2º Jefe Comisaria. 20a. De General Conesa
González
Aux.P.P. Vanina Soledad Perito-División de Identificaciones
Mendoza
Bertolini Arias Forenses
Aux. P.P. Lic. Vanina Lourdes Perito-División de Identificaciones
Mendoza
Garay García Forenses
Of. Insp. Gustado Ariel Reyes Policía Científica - Encargado de la División
Mendoza
Ochoa Identificaciones Forenses
Lic. en Criminalística. Policía de la pcia. de
Misiones Of. Ppal. Juan Carlos Vazquez
Misiones
Subcrio. Carlos Alberto
San Juan Sección Homicidios
Washington Vallejo
Insp. Fernando Daniel
San Luis 2do Jefe de la División Criminalística
Villegas

67
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

FUNDAMENTOS

La formulación de una metodología de intervención básica, consensuada y


coordinada en el LUGAR DEL HECHO o ESCENA DEL CRIMEN, optimizará la
utilización de recursos y materiales, perfeccionará la capacidad y el tiempo de
respuesta y favorecerá a incrementar el porcentaje de esclarecimiento de hechos
delictuosos objetivo central de la lucha contra la impunidad.

Es indispensable que quienes realicen tareas de intervención y prevención


en el LUGAR DEL HECHO, que posteriormente puede ser calificado como ESCENA
DEL CRIMEN, conozcan las reglas elementales relacionadas al acceso y
tratamiento, con el propósito de que su accionar como primera persona y
autoridad interviniente, preserve los indicios que revelarán la verdad de lo
sucedido. El desconocimiento o el tratamiento indebido en forma involuntaria
pueden ocasionar la destrucción de los indicios.

Los procedimientos periciales son eminentemente de carácter científico y se


realizan sobre los aspectos tangibles, físicos y reales de la escena del crimen o
vinculados con ella, incluyendo al autor y a sus partícipes, por lo que reviste
fundamental importancia la preservación, conservación y resguardo del lugar del
hecho.

El documento que se presenta a continuación enumera las reglas básicas


que deberán ser tenidas en cuenta por los funcionarios que, por su labor y
funciones, intervengan en el LUGAR DEL HECHO O ESCENA DEL CRIMEN, con la
finalidad de evitar errores que, posteriormente, dificulten la colección de pruebas
relacionadas con la investigación del delito, y específicamente está orientado a los
primeros momentos de intervención, tanto policial como judicial ante la notitia
criminis.

Su adecuada y correcta aplicación favorecerá una intervención que, coordinada


con otras instituciones, permitirá brindar respuestas satisfactorias acordes a
cada caso, cumpliendo así con el compromiso profesional asumido por los
funcionarios intervinientes.

68
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

CONCEPTOS BÁSICOS

1. El LUGAR DEL HECHO es el espacio físico en el que se ha producido un


acontecimiento susceptible de una investigación científica criminal con el
propósito de establecer su naturaleza y quiénes intervinieron.

2. El LUGAR DEL HECHO se caracteriza por contar con la presencia de


elementos, rastros y/o indicios que puedan develar las circunstancias o
características de lo allí ocurrido.

3. El LUGAR DEL HECHO se denomina ESCENA DEL CRIMEN cuando la


naturaleza, circunstancias y características del acontecimiento permiten
sospechar la comisión de un delito.

4. El LUGAR DEL HECHO siempre será considerado potencial ESCENA DEL


CRIMEN hasta que se determine lo contrario.

5. Verificada la existencia del LUGAR DEL HECHO o ESCENA DEL CRIMEN,


corresponde inmediatamente llevar a cabo su preservación para garantizar
la intangibilidad de los elementos, rastros o indicios que puedan existir y de
esta manera, evitar cualquier tipo de pérdida, alteración o contaminación.

69
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

PROTOCOLO FEDERAL DE PRESERVACIÓN DEL


LUGAR DEL HECHO O ESCENA DEL CRIMEN

El funcionario policial o de Fuerzas de Seguridad que arribe al LUGAR DEL


HECHO o ESCENA DEL CRIMEN o intervenga inicialmente, deberá extremar todas
las precauciones a fin de preservar su intangibilidad, cumpliendo con los
presupuestos abajo descriptos. Los puntos de esta guía de intervención, no
requieren necesariamente de un seguimiento secuencial, dado que definen
acciones que pueden cumplirse simultáneamente:

1. Llegar con celeridad al LUGAR DEL HECHO.

2. Registrar la hora de arribo al LUGAR DEL HECHO.

3. Permanecer en continuo estado de alerta, partiendo de la premisa que


podría estar en curso un delito.

4. Observar globalmente el LUGAR DEL HECHO con el propósito de evaluar la


escena, carácter previo al desarrollo del procedimiento en sí, y determinar
quiénes son víctimas, presuntos autores y/o partícipes, testigos o público
en general.

5. Minimizar la contaminación de la escena.

6. Garantizar que las personas heridas reciban atención médica.

7. Ante la presencia de personas heridas o fallecidas se debe:

a. Evaluar a la víctima a fin de advertir sobre sus signos vitales, la


naturaleza de sus lesiones, su posición y su vestimenta.

b. Llamar al personal médico.

c. Prestarle los primeros auxilios y realizar las gestiones tendientes a


su inmediato traslado a un centro asistencial, debiendo establecer
la posición del cuerpo a través de tomas fotográficas. De no ser
posible la realización de tomas fotográficas, se debe demarcar con

70
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

una tiza el lugar en el cual se encontraba la víctima, preservando el


lugar demarcado ante la posibilidad de hallar cualquier elemento,
rastro y/o indicio. Una vez solucionada la emergencia, se debe
proseguir con el trabajo en el lugar.

8. Observar y registrar la presencia de personas, de vehículos o de cualquier


otro elemento o circunstancia que, en principio, pudiere relacionarse con el
acontecimiento.

9. Despejar el LUGAR DEL HECHO desalojando a los curiosos y restringiendo el


acceso al lugar.

10.Definir los límites del LUGAR DEL HECHO a fin de protegerlo y asegurarlo,
estableciendo un perímetro amplio.

11.Utilizar cordeles, cintas, vehículos, al propio personal o cualquier otro medio


existente a su alcance para la demarcación, protección y aislamiento del
LUGAR DEL HECHO, cuando se tratare de lugares abiertos.

12.Clausurar los accesos, cuando se tratare de lugares cerrados, ya sea


ubicando personal frente a puertas y ventanas o sellando dichos sectores.

13.Disponer la inmovilización de elementos que por su naturaleza sean


fácilmente removibles y que pudieren estar vinculados al hecho acaecido.

14.Resguardar de su destrucción, desaparición o manipulación, elementos


electrónicos tales como celulares, pendrive, computadoras, impresoras,
teléfonos, cámaras fotográficas, filmadoras, fotocopiadoras y todo material
de almacenamiento digital

15.Resguardar la integridad de víctimas, presuntos autores y/o partícipes,


testigos, agentes de las fuerzas de seguridad y público en general, tanto
frente a derivaciones del hecho acaecido como ante la posibilidad de
explosiones, emanaciones tóxicas, derrumbes, descargas eléctricas, etc.

16.Brindar contención y asistencia a las víctimas.

17.Tomar todas las previsiones ante peligros inminentes para reducir al


mínimo la posibilidad de que bienes materiales puedan resultar dañados.

71
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

18.Comunicar el conjunto de lo observado y actuado, por la vía más rápida, a


la superioridad, a efectos de su intervención para garantizar el orden y la
seguridad pública, como así también la dotación de especialistas periciales
que debieran intervenir.

19.Impedir el acceso al LUGAR DEL HECHO de personas no autorizadas, con


excepción de los servicios de emergencia, hasta la llegada de la Policía
Científica o Criminalística.

20.Controlar estrictamente que no se incorporen elementos extraños a la zona


comprendida por el perímetro asegurado.

21.Tomar registro de las personas que, en razón de sus funciones, ingresen al


perímetro asegurado.

22.Instruir al personal médico y de bomberos para que no limpie ni modifique


la escena, a fin de evitar el movimiento o la alteración de objetos originados
dentro de la misma.

23.Registrar el nombre y matrícula del profesional médico interviniente, centro


asistencial al que pertenece y teléfono del mismo, así como nombre y
domicilio del lugar donde se trasladará a la víctima.

24.Documentar cualquier declaración o comentario realizado por la víctima, el


presunto autor y/o partícipes o los testigos de la escena.

25.Evitar mover el cadáver de su posición original, salvo que medien


justificadas razones para retirarlo con prontitud (por ejemplo: peligro
inminente para otra persona, obstáculo para realizar alguna tarea pericial
impostergable, posibilidad de producirse alguna catástrofe).

26.El personal policial de Fuerzas de Seguridad que intervenga en el LUGAR


DEL HECHO debe abstenerse de hablar acerca del hecho o de las
circunstancias del mismo con terceras personas ajenas a la investigación.

27.Utilizar, durante todo el procedimiento, coberturas para las manos a fin de


evitar dejar nuevos diseños papilares o contaminar las muestras con la
transpiración del operador.

28.Abstenerse de fumar y/o salivar en el LUGAR DEL HECHO.

72
ELOY TORALES: “La necesidad de aplicar protocolos unificados en el lugar del
hecho y la escena del crimen”
________________________________________________________________________________

29.Evitar dejar abandonados efectos personales o material descartable


utilizado en el LUGAR DEL HECHO.

30.El Funcionario Policial de Fuerzas de Seguridad que intervenga inicialmente,


deberá tener en cuenta, en todo momento, las medidas de SEGURIDAD
PERSONAL Y de BIOSEGURIDAD adecuadas, a fin de no transformarse en
una nueva víctima.

TORALES, E (2011) La necesidad de aplicar protocolos unificados en el


lugar del hecho y la escena del crimen. Revista INDICIOS [en línea] 10 de
Mayo de 2010, Año 2, Vol. 1. pp.59 - 73. Recuperado (Fecha de acceso), de
http://www.indicios.org

73
74